www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5149720
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 492 - ver ahora
Transcripción completa

¿Cómo dices que te has hecho esto?

¿Es tu padre?

-¿Quién te crees para hablarme así?

-¿Y tú para apagar cigarrillos en la espalda de tu hijo?

-Ya hablaremos tú y yo luego.

-¿Quién dice que es?

¿En qué hospital?

-Álvaro, no quiero que mi padre sepa dónde estoy.

-No te preocupes, no se va a enterar.

Cuando quieres mucho a la persona que te maltrata,

no es fácil denunciarlo,

y a veces la policía no es la mejor opción.

-Mira, yo creo que mejor me voy. Me dejáis en paz, y...

-Este tío todavía no se ha dado cuenta

de que no le vamos a dejar en paz.

-Por cada hematoma que le has hecho a tu hijo,

tú vas a tener lo mismo.

-¿Qué haces? ¡No, no! -¡Vamos, para adentro!

-¡No, no, no!

Tenemos un sospechoso

y estamos pensando en hacer una rueda de reconocimiento.

"Un sospechoso de..." Podría ser el estrangulador.

Quiero que incluya un nombre en esa rueda: Pablo Baeza.

Vale, pero no le tratamos como sospechoso.

¿Estás nerviosa? Sí, no puedo evitarlo.

Todo va a salir bien, Montse, ya verás.

Ya sé que estoy cruzando la línea roja.

Si tuviera una orden judicial no estaría hablando contigo.

Solo te he pedido la wifi de Ferreterías Damián.

"Ya eres mío, chaval".

-Sí, es esta tarde.

Lo que voy a hacer es irme un rato al centro comercial

para relajarme un poco.

-¡Quieto!

-¿Cómo me has localizado?

¡Ay!

Estamos a punto de empezar la rueda de reconocimiento.

Claudia... ¿Qué pasa?

(MONTSE) Me debí de cruzar con su asesino.

Es verdad, tú ibas a ese centro comercial.

Sí, dejé mi coche en el "parking".

-¿Le has visto?

¡No, no, no, no...!

No, por favor, dime que no.

(Música emocionante)

(Puerta)

Perdona que me presente sin avisar,

pero necesitaba hablar contigo cuanto antes.

Claro, pasa, por favor.

¿Estás sola? Sí,

Olga ya se ha ido a la escuela. Siéntate.

Bueno, cuéntame.

Ya sabes que ayer interrogamos

a los delincuentes habituales del barrio,

a los que tiran de navaja y todos tienen coartada.

Y Elías habló con sus confites de la zona de El Guijarro,

y tampoco consiguió nada,

pero no creo que hayas venido para contarme eso.

Es que cada vez tengo más claro que lo del robo con violencia

no tiene sentido.

¿Cuál es tu hipótesis?

Creo que quien mató a Fede fue el propio estrangulador,

y que su objetivo era Ibarra.

Esa es una afirmación muy rotunda. ¿En qué te basas?

Imagina que Fede descubriera quién es el estrangulador

y decidiera seguirle.

Cuando ve que va a por Ibarra tiene que enfrentarse a él.

El asesino le clava un cuchillo,

y lo del robo sería para desviar la atención.

No te digo que no se me ha pasado algo así por la cabeza.

¿Pero?

Pero sin pruebas no podemos sostener esa hipótesis.

Ibarra estaba en el "parking" donde encontraron el cuerpo de Fede.

Ya lo sé,

Ibarra me dijo que iba a comprar unas plantas

al centro comercial El Guijarro, pero también es verdad,

que Olga y su novio estaban en ese mismo centro comercial,

es más, estaban en el "parking". En la rueda de prensa dijimos

que el estrangulador había fallado con Ibarra,

¿y si el estrangulador quiere demostrarnos

que es capaz de terminar lo que empieza?

Sin pruebas se queda en conjeturas, Silvia.

El crimen se produjo el mismo día

en que íbamos a realizar la rueda de reconocimiento.

Ese estrangulador tenía miedo de que Ibarra lo reconociese.

Esa teoría solo tendría sentido

si el estrangulador fuera uno de los participantes

en la rueda de reconocimiento. Exacto.

¿Estás insinuando...?

Que el sospechoso número uno de la muerte de Fede

y de ser el estrangulador es Pablo Baeza.

Qué raro que la mamá no se ha levantado todavía.

-Es verdad, es raro que no esté a estas horas por aquí.

-Igual está enferma.

Voy a ver.

-¿Se puede saber a quién pegasteis una paliza ayer?

-¿Quién te lo ha contado? -Juan.

¿Qué pasa? ¿Me estoy inventado algo?

Parece ser que se olvidó algo en el pub,

volvió y os oyó la conversación.

-Ya hablaré yo con él. -¿De qué, Luis?

Aunque tú seas el jefe del pub,

los empleados saben que tienen que mantenerme informada.

-Pues yo creo que Juan... -¡Bueno, basta ya!

No se trata de matar al mensajero.

Lo importante es que habéis hecho algo a mis espaldas.

¿A quién habéis pegado una paliza?

-A Paco, el padre de Dani. -Pero ¿cómo se os ocurre?

-Alguien le tenía que parar los pies, mamá,

no podía seguir pegando a ese niño.

-Con la última lo mandó al hospital,

le pegó con una barra de hierro y le rompió una pierna.

-Eso es una barbaridad.

Pero creo que fui muy clara el otro día,

este tema no nos incumbe.

¿Por qué queréis complicaros la vida?

-Porque no podíamos quedarnos con los brazos cruzados.

-Paco le apaga cigarrillos en la espalda a Dani, mamá.

¿Crees que ese chaval está en condiciones de denunciarlo?

-Sí que te has puesto sensible con el tema.

-A ti no te vendría mal un poco más de empatía.

Tú no sabes lo que se puede sentir en esas situaciones.

-Y tú sí. -Ricky,

deja de comportarte como un niño y escucha, a lo mejor aprendes algo.

-¿Veis para qué os sirve ir de salvavidas?

Para que acabéis discutiendo entre vosotros.

-Mamá, ese chaval necesitaba nuestra ayuda.

¿Te cuesta entender eso? -Lo entiendo perfectamente.

Cometisteis un delito

del que no vamos a sacar ningún beneficio.

-En la vida no todo se hace para sacar tajada.

-No somos una ONG. -Que lo hicimos por compasión,

no para sacar nada a cambio. -Llamadme egoísta,

pero yo siento compasión por vosotros,

los demás que se arreglen como puedan.

-Paso de seguir con esta charla,

me estoy poniendo un poquito nervioso.

-Y yo me voy al taller.

-¿Qué les pasa a estos dos ahora?

-Que son unos blanditos.

Al final, el único que ha salido a ti soy yo.

-¿Sí?

¿Y tuve que enterarme de lo de ayer por Juan y no por ti?

Pero hay piezas que no me encajan.

Pablo Baeza en ningún momento puso una pega

para participar en la rueda de reconocimiento.

Y por otro lado sabemos que tiene coartada

para la noche en la que mataron a Mónica Llorens.

Una coartada que solo se sostiene por la palabra de Damián.

¿Y por qué Damián iba a mentir en una cosa así?

Pues no lo sé, lo que sí tenemos comprobado

es que Pablo estuvo en la fiesta del Moonlight

la noche que asesinaron a Mónica,

y que el estrangulador está obsesionado con la maternidad.

¿Y Pablo lo está?

Espe lo dejo, entre otras cosas,

porque le metía mucha presión con el tema de tener hijos.

Pero eso no nos serviría como prueba ante un juez.

Hay más, los extraños cambios de humor de Pablo,

y la herida en la pierna.

Fede llegó a pensar que él mismo se echaría ácido encima

para cubrir la herida original y así poder camuflarla.

¿Y si tenía razón? Desde luego, Fede insistió mucho

en que citáramos a Pablo para la rueda de reconocimiento.

Porque confiaba en que Ibarra lo reconocería.

Nunca dejó de sospechar de Pablo.

La noche antes de que lo mataran se la pasó entera trabajando.

¿Crees que Fede investigaba a Pablo por su cuenta?

Intentó disimular,

pero mirando con perspectiva

juraría que sí, que descubrió algo y que decidió seguirle.

Pero no me encaja

que Fede descubriera algo importante sobre Pablo y no me lo contara.

Si lo hizo de forma ilegal,

tú no le hubieras dejado continuar con la investigación.

Eso desde luego.

Por eso no te lo dijo ni a ti ni a nadie.

Por Dios, ¿qué hacía Fede a esas horas

en el "parking" de un centro comercial?

¿Los tiempos coinciden?

La hora de la muerte que señala la autopsia de Fede

y la hora en que Ibarra dejaba el "parking" son la misma.

Todo encaja.

No hay cámaras de seguridad

en la zona donde se cometió el asesinato,

tenemos que solicitar las imágenes de las cámaras adyacentes,

por lo menos la de la entrada.

Vamos averiguar si Pablo entró en el "parking".

Mientras tanto, deberíamos ir registrando

su casa, la ferretería, el coche.

Pero antes de pedir la orden al juez tengo que hablar con Bremón.

¿Crees que pondrá problemas? No lo sé, espero que no,

intentaré convencerlo. Lo que sí podemos hacer

es interrogar a Pablo Baeza, y que nos diga

qué hizo exactamente ayer por la mañana.

Yo me encargo de hablar con él en la ferretería.

Pero ten mucho cuidado,

si es el responsable de la muerte de cuatro mujeres y de Fede,

es muy peligroso, no podemos cometer errores.

Tranquila. Llévate a Salgado,

que se quede en la puerta de la ferretería

por lo que pueda pasar, ¿vale?

Oye, Luis,

¿sabes si Aurelio nos pagó lo que nos debía del alcohol?

-No, quedó en pagarnos la semana que viene.

-Ah, por eso no me salían las cuentas.

-Yo me voy al pub, nos vemos después.

-Espera, quiero hablar contigo.

-Ahora no puedo, tengo que chequear unos pedidos.

-Será solo un momento.

-¿Qué pasa?

-Se te ve...

muy tenso con el tema de Dani.

Parece como si te afectara personalmente.

-No sé por qué dices eso.

-Porque te conozco.

¿A ti alguien te ha hecho...

las barbaridades que le han hecho a Dani?

-No.

-Por tú actitud, está clarísimo que sí.

-Está bien, me llevé unas cuantas palizas de pequeño, sí.

¿Contenta?

-¿Cómo voy a estar contenta? No digas tonterías.

¿Quién te puso la mano encima, hijo?

-Eres muy lista, mamá.

Piensa un poquito y verás cómo en medio segundo lo aciertas.

-Tu padre.

¿Por qué no me lo dijiste en su momento?

-Porque estaba tan acojonado como está Dani, mamá.

Por eso lo entiendo tan bien.

¿Qué pasa?

¿Te suena muy raro o qué?

Ya ves, hay padres que pegan a sus hijos,

ya ves tú cómo es la vida.

-¿Qué te hizo ese cabrón?

-Me daba puñetazos,

me daba patadas,

me insultaba,

me escupía, mamá.

Me escupía.

Me apagaba cigarrillos en la espalda.

Siempre tenía cuidado de no romperme ningún hueso,

pero a veces... a veces se le iba la mano.

(ELVIRA SUSPIRA)

-¿Cómo es posible que yo no me diera cuenta?

-Siempre lo hacía cuando tú no estabas en casa.

-Si lo llego a saber

le arranco los ojos con mis propias manos.

(ELVIRA SUSPIRA) -¿Tú crees?

¿Sabes lo que creo que habrías hecho?

Lo habrías minimizado como haces ahora con Dani.

-Esto es un golpe muy bajo, Luis.

Tú eres mi hijo. no se pueden comparar los dos casos.

-Pues mira, yo los comparo.

Yo estaba tan traumatizado como está Dani ahora.

Te voy a decir una cosa,

una cosa que nunca te dije.

Hubiera estado muy bien

que hubieras estado un poquito más atenta

a lo que estaba pasando a tu hijo.

Un poquito más.

Me voy, que esta charla ya me cansa.

-Buenos días.

-Hola, Paty.

-Esa cara es la que tienes cuando me vas a echar la bronca,

¿qué he hecho? -Nada.

-¿Por qué estás tan seria? ¿Por tu problema con Elías?

-No, Paty, siéntate.

Te tengo que contar algo muy gordo y no sé ni cómo decírtelo.

-Me estás empezando a asustar. -Siéntate.

Fede ha muerto.

-¿Qué dices?

Pero ¿qué ha pasado?

-Pues que ayer lo atracaron y le dieron un navajazo.

Cuando lo encontraron estaba muerto, se había desangrado.

-Pero ¿qué me estás contando, María?

¿Cuándo, ayer?

-Sí, en el "parking" del Guijarro, del centro comercial.

Elías me lo contó a última hora de la noche.

-Qué horror.

Pobre Fede.

(PATY LLORA)

-Yo todavía no...

no me lo puedo creer.

Me da la sensación de que va a entrar en cualquier momento.

-Si Fede era una persona maravillosa,

solo se dedicaba a ayudar a todo el mundo,

todo el rato, con una sonrisa.

-Porque le encantaba su trabajo,

le encantaba la gente, se desvivía por todo el mundo,

por eso le dieron la medalla.

¿Cómo se iba a imaginar él que una semana después...?

-Madre mía, Espe tiene que estar echa una mierda.

-Imagínate.

Lo que no me cuadra es...

por qué alguien se iba a pringar matando a un policía

para robarle la cartera.

-Pues a mí no me extraña nada.

Hace unos días me pusieron a mí una navaja en el cuello

para robarnos la caja.

Y te recuerdo que hay un pirado suelto por el barrio

que se dedica a estrangular mujeres.

-Ya, pero...

Nacha...

Qué horrible lo de Fede.

-Ya veo que os habéis enterado.

-¿Cómo andan los ánimos por comisaría?

-Pues imagínate, estamos...

estamos todos destrozados.

Pero nos mantenemos en pie

porque tenemos que pillar al asesino de Fede.

-¿Quieres que te ponga una tila? -No, María,

ponme, por favor, un café para llevar,

porque por muy mal que estén los ánimos

no podemos bajar la guardia en estos momentos.

-Yo se lo pongo.

-¿Cómo está Espe?

-Pobrecita, destrozada,

no ha sido capaz ni de venir a trabajar.

-¿Se ha quedado sola en la casa?

Es que ella estaba muy unida a Fede. -Sí,

La verdad es que ese par tenía una relación muy bonita,

y muy especial.

-No sé, me da cosa que se haya quedado sola en el piso,

con todos los recuerdos que tendrá de Fede allí.

-Ya, debe ser horrible.

Yo voy a ver si cuando acabe el turno voy a darle un abrazo,

y acompañarla un ratico.

Lo que pasa es que con la que tenemos liada encima,

acabaremos a las tantas. -Ya.

-Gracias, Paty. Espera que te pago. -No, no, no,

a este café estás invitada, cariño.

-Gracias.

Gracias, chicas, me voy...

a seguir con esto.

En serio, Emilio,

creo que con los indicios que tenemos,

tiene sentido iniciar un registro

en la ferretería y en la vivienda de Pablo Baeza.

No lo veo claro.

Yo estoy de acuerdo con Orestes,

creo que hay que pedir la orden de registro ya,

cada minuto es oro que perdemos.

A mí me parece que la inspectora Orestes

está sacando conclusiones de forma precipitada.

¿Por qué dices eso?

Porque no hay pruebas sólidas contra Pablo,

lo que me cuentas son conjeturas.

¿Y tú por qué estás tan convencido de que él no es el asesino?

Me cuesta creer que decidiera matar a Ibarra

para que no lo reconociera en la rueda de reconocimiento.

Entones, ¿por qué se prestó a participar en ella?

Precisamente para disipar las sospechas

que tenía Fede hacia él, de esa manera zanjaba el asunto.

Te recuerdo que Pablo tenía una coartada

para la noche que mataron a Mónica Llorens.

Una coartada únicamente avalada por el testimonio de Damián,

y no la hemos podido corroborar.

Os estáis agarrando a un clavo ardiendo.

Tú sabes que yo huelo a la legua

a alguien que tiene instinto policial,

y Orestes lo tiene, creo que debemos hacerle caso.

Te recuerdo que su obsesión por este caso

ya llevó a un hombre a suicidarse en los calabozos.

Me vas a disculpar,

pero creo que ese comentario está fuera de lugar.

Tienes toda la razón,

pero me resisto a creer que el asesino de Fede

y el estrangulador son la misma persona.

¿Por qué? Por todo lo que te he dicho.

Y porque en ese caso,

yo también sería responsable de la muerte de Fede.

Por favor, no digas barbaridades. Eso es lo que siento,

y seguro que en Jefatura piensan lo mismo que yo.

¿Y nos vamos a quedar de brazos cruzados

solamente por eso? No te estoy diciendo eso.

¿Entonces?

Que necesitamos pruebas sólidas

para que el juez me dé una orden de registro.

Muy bien, ¿tú quieres pruebas? Yo te voy a traer pruebas.

Hola, inspectora.

¿En qué puedo ayudarla?

Necesito hablar con Pablo Baeza, su empleado.

Pues hoy no ha venido a trabajar.

¿Y eso?

Porque me mandó esta mañana un mensaje

diciéndome que estaba enfermo,

que no podía venir a trabajar. Me gustaría ver ese mensaje.

Perdón, no la entiendo. Pues creo que he sido muy clara.

Vamos a ver...

Aquí lo tiene.

¿Qué pasa, ha hecho algo?

No lo sé,

por eso necesito que me conteste a unas preguntas

sobre una investigación en curso. Lo que quiera.

¿Sabe dónde estuvo ayer por la mañana Pablo?

Sí, salió a hacer un par de arreglos a domicilio,

cambió lo que tenía programado para la tarde.

¿Y por qué lo adelantó?

Porque por la tarde tenía que ir a comisaría

por la rueda de reconocimiento que al final no se hizo.

¿Cómo sabe eso?

Porque me lo dijo él cuando volvió a la ferretería.

Lo que no sabía era por qué se había cancelado.

Si no recuerdo mal,

nos contó que la noche que asesinaron a Mónica Llorens

Pablo y usted estuvieron aquí

arreglando el robot de cocina de una clienta.

Exactamente, Pablo terminó su turno

y se fue al Moonlight a tomar una copa, creo.

Y cuando salió, pasó por la puerta, vio la luz encendida, llamó,

le conté lo que estaba haciendo y se quedó a ayudarme.

¿Hasta qué hora estuvieron esa noche?

Es que no le entiendo yo... Otra vez contestar a lo mismo,

esto ya me lo ha preguntado, ya se lo he dicho.

¿Me contesta o no me contesta la pregunta?

Estuvimos hasta bastante tarde,

yo calculo que serían en torno a las cuatro de la mañana.

Si no le importa, me gustaría echarle un vistazo a la trastienda.

¿Tiene usted una orden de registro?

No, pero solo sería un vistazo superficial.

Si no la tiene preferiría que no la hiciera, la verdad.

¿Por qué, tiene algo que temer?

Pues sí, un poco sí.

Puede entrar algún cliente

y ver a la policía inspeccionando mi negocio...

Se corre el rumor y no es bueno.

¿Puede darme los teléfonos y las direcciones

de los domicilios donde acudió Pablo para los arreglos?

Los necesito, pero puedo pedir una orden judicial para ello.

No, por favor, yo lo que quiero es colaborar.

Uno de ellos fue a la calle Camelia, y el otro era...

Bueno, los tengo aquí apuntados.

Gracias por su colaboración. Por favor.

(Puerta)

-Ay, Espe, qué lástima. -María...

María, es horrible, esto es horrible.

-Me ha dicho Nacha que...

que no has ido a trabajar, que estabas aquí sola,

y me he escapado para traerte algo de comer.

-Muchas gracias, pero no me entra nada, de verdad.

-Yo te lo voy a dejar aquí para cuando quieras.

-Sí, anda, siéntate.

-No he pegado ojo en toda la noche pensando en Fede.

¿Cómo estás tú?

-Yo tampoco he pegado ojo, cada minuto que pasa estoy peor.

Yo...

Yo no sé si voy a tener fuerzas para soportar esto, María.

-Claro que sí, ya verás como sí.

Pasando el tiempo y...

y apoyándote en la gente que te quiere,

lo vas a superar, ya verás.

-Es que me duele mucho, María, no puedo.

No puedo, de verdad...

Desde que me enteré de la noticia no he podido parar de llorar.

-Es normal, tienes mucho dolor dentro,

te tienes que desahogar, Espe.

-¿Y sabes qué?

Me martiriza

no...

no haber sido consciente de todo lo que valía Fede, ¿sabes?

-Eso no lo digas porque no es verdad.

Tú lo valorabas mucho y lo querías mucho,

y por eso os llevabais tan bien y él también te quería mucho a ti.

-Sí, pero él...

sentía algo más por mí.

-¿Sí?

-Se me declaró justo cuando...

cuando Pablo y yo habíamos decidido

tomarnos un tiempo para...

para replantearnos nuestra relación.

-¿Y tú qué le dijiste?

-No le dije nada. Es que no lo sé, no...

No pude decirle nada.

Pero lo entendió.

Y me lo puso muy fácil, sabía que en ese momento

yo estaba hecha un lío y...

y no podía pensar

en otra cosa, en empezar nada.

-No, no era el momento.

Pero fíjate que yo...

que yo siempre había notado algo entre vosotros.

¿Te acuerdas de aquella noche del "speed dating" en La Parra?

-Esa fue la noche

que...

Fue una noche maravillosa.

Pero luego, pues...

decidimos no seguir adelante con lo nuestro,

por no poner en peligro nuestra relación de amistad.

-¿Y nunca volvió a pasar nada más?

-Pues no, María, es que no era fácil.

No era fácil.

Luego vino Karim a Madrid y se quedó en casa.

Hasta Karim se dio cuenta

de lo que sentíamos el uno por el otro.

Justo antes de irse a La Haya me dijo que lo intentara con Fede,

que le diera una oportunidad, pero...

Yo no sé por qué no hice nada y...

Y él tampoco hizo nada, por eso me sorprendió tanto

cuando el otro día me dijo que...

que estaba enamorado de mí desde el día del "speed dating".

-¿Y tú no lo habías notado? -A lo mejor sí, pero...

preferí obviarlo por...

porque nuestra amistad no se torciera o yo qué sé.

Preferí cerrar los ojos a lo que él sentía,

a lo que yo sentía.

-¿Tú también sentías algo por él?

-Sí, María,

sí,

pero fui una cobarde,

fui una cobarde, nunca le dije nada.

Y ahora está muerto y se ha ido,

sin... sin saber lo que yo le quería.

-Eso no es así, Espe.

Él sabía que tú lo querías mucho.

Él sabía que era una persona muy importante para ti,

claro que lo sabía.

-Ojalá, ojalá, ojalá, ojalá...

Porque me duele tanto pensar que se haya ido con la pena esa...

-Que no, cariño, que esas cosas se saben.

-¿Qué tal, cómo andas?

-Andar poco, pero voy bien.

-¿Has conseguido hablar con tus tíos de Getafe?

-Sí, les llamé.

-¿Y te puedes quedar con ellos un tiempo?

-Sí, aunque no les he dicho nada sobre las palizas de mi padre.

-¿Y qué les has dicho?

-Que me he roto una pierna en el desguace,

y que últimamente no me llevo muy bien con mi viejo.

-Les tendrías que haber dicho la verdad.

-Ya.

De momento prefiero decirles lo mismo que a los médicos,

porque, si no, van a insistir en que denuncie,

y paso de líos ahora mismo. -Vale, tranquilo.

Lo importante es que te puedes quedar con ellos

y estás a salvo de tu padre.

-Bueno, hay un pequeño problema para que pueda vivir con ellos.

-¿Cuál?

-Como todavía soy menor, mis tíos quieren llamar a mi padre

para ver si está de acuerdo, y yo lo veo bastante chungo.

-Tranquilo, tu padre no va a poner ningún impedimento.

-¿Cómo que no?

No dejará que me vaya con mis tíos así como así.

Se cabreará y en cuanto pueda me dará una paliza.

-No va a volver a tocarte. -¿Cómo estás tan seguro?

-Porque he tenido una conversación seria con él.

-¿Qué le dijiste? ¿Lo amenazaste con denunciarle?

Seguro que se cabreó todavía más.

-No, mis hermanos y yo hablamos con él.

No te volverá a hacer daño.

-Eso no me cabe en la cabeza. ¿Cómo que hablasteis?

-Le recordamos que no estaba haciendo las cosas bien,

y que tenía que parar

porque por ese camino terminaría en la cárcel.

Pero tú no te preocupes, tú olvida esta historia.

¿Cuándo te dan el alta? -Mañana.

-Perfecto, cuando te la den me llamas,

y vengo a buscarte para llevarte a Getafe.

-No hace falta, he quedado que vienen mis tíos a buscarme,

siempre y cuando mi padre les dé permiso.

-Se lo dará, ya verás.

-Gracias.

Si no fuera por ti seguiría en la mierda y recibiendo palizas.

Los golpes duelen,

pero si es tu viejo quien te los da, duelen el doble.

-Normal, no se espera esa actitud

de alguien que se supone que te quiere.

-Menos mal que dentro de poco cumplo 18,

y no necesitaré su permiso para vivir con mis tíos ni para nada.

No sabes las ganas que tengo de ser mayor de edad.

-En el fondo ya lo eres.

Los chicos como tú, que han sufrido tanto desde niños,

están obligados a madurar a pasos agigantados.

-Puede que tengas razón.

Ya sé que el maltrato de mi padre no tenía ninguna justificación.

-No la tenía.

Y quiero que recuerdes siempre una cosa:

quien te quiere no te pega.

Y grábatelo también a la inversa.

-¿Por qué dices eso?

-Porque a veces, los niños que han sido maltratados

cuando son mayores pueden tener tendencia a maltratar.

-A mí eso no me pasará, lo sé.

-Estoy convencido, pero aun así recuérdalo:

si alguna vez tienes un impulso violento

solo tienes que pedir ayuda. -OK.

Lo tendré en cuenta.

Entonces, Pablo no fue a revisar las tuberías ni le llamó.

Eso es suficiente. Muchas gracias.

¿Hay novedades?

Pablo no realizó ayer ninguna chapuza

he llamado a las dos casas donde tenía que ir,

pero no pasó por allí. Eso sí parece determinante, ¿no?

Además, me he pasado por su casa, si está allí no abre la puerta.

¿Has hablado con algún vecino?

Sí, uno lo vio salir esta mañana de casa

Si estaba enfermo, es posible que haya ido al centro de salud

o al hospital.

Al vecino no le pareció que estaba enfermo,

lo ha saludado de forma normal.

Además, he comprobado que no ha pedido cita

en el centro de salud. Voy a hacer de abogado del diablo.

Ya sé que todo apunta a Pablo,

pero ¿y si es Damián quien nos está mintiendo?

Ya en otras ocasiones ha tenido un comportamiento extraño,

como si estuviera ocultando algo. ¿Y si Pablo no está enfermo?

No creo que Damián mienta, yo misma he visto el mensaje.

Además, Damián no puede ser el asesino de Fede

porque estuvo en la ferretería y tienes testigos.

¿Cómo va la investigación, tenéis algo nuevo?

¿Qué pasa? Estamos barajando la posibilidad

de que el estrangulador y el asesino de Fede

sea la misma persona.

Creemos que tú eras el objetivo,

pero cambió de planes cuando Fede intentó detenerlo.

Pero ¿sospecháis de alguien en concreto?

Pablo Baeza, el empleado de la ferretería.

¿Pablo Baeza?

La verdad es que siempre me trataba con demasiada amabilidad.

En los perfiles psicológicos de los psicópatas

suele destacar la amabilidad de los sujetos.

¿Recuerdas que tuviera algún comportamiento extraño contigo?

Y hay un par de viveros en las carretera de Toledo

que están bastante bien. -Pues voy a ir hoy.

-Pues vete a media tarde, que hay mucha menos gente

y te atienden mucho mejor.

-Sí, claro, ahora que caigo

él me dijo que montara un huerto en casa

y que fuera a comprar plantones a la carretera de Toledo.

Pues eso más que una recomendación parece una encerrona.

Claramente te condujo al lugar donde pensaba atacarte.

Sí, sí, además estoy recordando otra conversación que tuvimos.

(PIENSA) -"¿Por qué no se lo dices a tus hijos?"

-No tengo. -Ah, ¿no tienes?

Pues yo hubiera jurado que sí. tienes pinta de ser una madraza.

-¿En serio te lo parezco? -Sí.

¿Por qué te ríes? -Si te soy sincera,

no tengo ningún instinto maternal.

Ya de joven me horrorizaba

cuando mis amigas se iban quedando embarazadas

una tras otra.

-¿Qué es lo que te horrorizaba tanto?

-Yo me sentía muy alejada de ese modelo de vida,

tenía otras prioridades y estaba encantada con esas prioridades.

-Otras prioridades: trabajar, trabajar...

-"Pues mira, sí."

En esa conversación te señaló como víctima.

Voy a hablar con Bremón, ahora sí que tenemos pruebas.

Vamos a registrar todo lo que tiene que ver con Pablo.

(Puerta)

(ESPE SUSPIRA)

Ay...

Pablo, ¿qué haces aquí?

-Espe, ya me he enterado de que han asesinado a Fede y...

Es horrible.

-¿Quién te lo ha contado?

-En La Parra lo están comentando todo el tiempo,

y tenía que venir a verte

para decirte que lo siento mucho, de verdad.

-Muchas gracias, porque yo sé que...

que lo dices de corazón.

-¿Te importa que pase?

-Pues...

No sé si es buena idea porque...

yo estoy fatal y...

y tú tendrás que irte a trabajar, ¿no?

-Damián me ha dicho que me tome el tiempo que necesite

para venir a verte, pero...

No quiero molestarte, solo venía a darte ánimos y ya está.

-Venga, pasa, ya que has venido...

Pasa y te preparo un café.

-Gracias.

En el fondo yo, con verte un rato me quedo más tranquilo.

Venga, ya lo hago yo.

-Es que...

cuanto más tiempo pasa estoy peor.

No puedo creer que no volveré a ver a Fede.

-Es que ha sido un golpe tan duro...

Necesitas tiempo para recuperarte.

¿Y se sabe algo del asesino?

-Yo no sé nada de la investigación,

no soy yo quien la lleva,

y además no tengo fuerzas para trabajar,

pero si tuviera algún dato tampoco te lo podría decir.

-Sí, lo sé, lo entiendo.

Solo que me hierve la sangre de pensar que...

que el asesino está suelto.

A ver, que yo tenía mis diferencias con Fede, pero...

pero lo apreciaba.

-Ya lo sé,

incluso aceptaste participar en la rueda de reconocimiento

para zanjar el asunto.

-Una pena no haberla terminado.

-Es que yo sé que vamos a atrapar al asesino, pero...

pero ni eso me consuela.

Yo quiero volver a ver a Fede aquí en casa,

y es que nada ni nadie me lo va a devolver.

-Chist...

¿Por qué?

¿Por qué, Fede, por qué?

No es justo, joder, no es justo.

-No es justo.

No.

Llora todo lo que necesites que yo estoy aquí contigo,

y voy a estar siempre.

-¿Y ese careto?

No me digas que has suspendido el práctico.

-El examinador me ha pedido que aparcara en línea y...

me he comido todo el bordillo. -Lo siento mucho, Sara.

-¡Que es broma!

¡Que he aprobado! -¡En serio!

¡Vamos!

Enhorabuena.

-De verdad, ha sido todo gracias a ti,

me has enseñado muy bien. -No digas tonterías.

Estaba seguro de que ibas a aprobar. -Lo he hecho perfecto.

-Eres muy buena actriz, me la has colado.

-Ah, ¿sí?

A lo mejor podría dejar la barra del pub y dedicarme a hacer series.

-Puede ser.

¿Cuándo me das una vuelta en el coche?

-Cuando tú quieras, hoy mismo. -Hecho.

-De verdad, qué alegría verte tan bien.

Has estado unos días serio con el tema de Dani.

Por cierto, ¿sigue en el hospital?

-Sí, pero mañana mismo le dan el alta.

-¿Y va a volver con su padre? -No, ni de coña,

se va con sus tíos a Getafe. -¿Y su padre le va a dejar?

-Sí, me encargué personalmente de convencerlo.

-¿Y cómo lo has conseguido?

-Le dije que o dejaba en paz a Dani

o iría diciendo por ahí que es un maltratador.

Y nadie le compraría piezas en su desguace.

-¿Y solo con eso te bastó?

-No, le tuve que decir cuatro cosas.

Pero no pasa nada, es mejor que dejemos el tema,

total, Dani ya está a salvo que es lo importante.

-Pues sí, tienes razón.

Me voy para el pub,

solo he venido para decirte que he aprobado el carnet.

Luego te llamo. -Venga.

-Chao. -Hasta luego.

-Hola, Paty. -Hola.

-Qué mala cara tienes.

-Es que...

han matado a un policía de la comisaría

y lo queríamos mucho.

-No sabía nada. ¿Qué ha pasado?

-Parece ser que le han atracado y le han dado un navajazo.

Lo vamos a echar mucho de menos.

-Lo siento mucho. -Gracias.

¿Qué quieres tomar?

-Un café con leche. -Ahora mismo.

-Hola, cariño. -Hola.

¿Qué haces aquí?

-He venido a pedirte perdón.

-¿Perdón por qué?

-Porque te he fallado.

Tenía que haberme dado cuenta de lo que te hacía tu padre.

-No lo tenías muy fácil.

Ya te he dicho que el papá me pegaba siempre a escondidas.

-Igualmente no he sido una buena madre,

tú mismo me lo has dicho hace un rato.

-No pretendía echarte nada en cara,

simplemente te lo he contado

para que entendieses por qué quería meterme a fondo en el tema de Dani.

-No sé, a veces me paso de la raya.

Me cuesta admitir que vosotros tenéis vuestro propio criterio,

y que no siempre pensáis exactamente igual que yo.

Lo siento.

-Yo también lo siento, mamá,

esta mañana me he puesto muy borde contigo

y no te lo mereces.

Te he hablado así porque...

lo de Dani me ha hecho...

revivir las palizas y todo eso.

Pero no quiero que pienses que creo que tienes la culpa

por no haberte enterado de nada.

-No, no, tenía que haber estado mucho más pendiente de ti, hijo.

-Tú bastante tenías con lo tuyo:

un marido de mierda y encima te metían cosas chungas.

Pero nos has sacado adelante a los tres,

a los tres, mamá.

-¿Sabes?

Lo que más rabia me da es que se permitiera el lujo

de abandonarnos.

Si llego a saber lo que te estaba haciendo,

yo misma lo echo de casa a patadas.

-No podía contártelo, mamá.

Ese cabrón acabó con mi autoestima.

Llegado a un punto, yo pensaba que...

que me pegaba

porque me lo merecía.

Me imagino que no era el tipo de hijo que él quería tener.

-Sí.

Supongo que en vez de la criatura tierna y maravillosa que eras y eres,

hubiera preferido que fueras una mala bestia como él.

¡Ojalá está muerto!

Así no podrá hacerle daño a nadie más.

-Mamá, por favor...

vamos a dejar el tema, ¿sí?

Me remueve muchas cosas por dentro.

-Sí.

No lo volveré a sacar, cariño,

pero prométeme que no me vas a ocultar nada más.

-Hace tiempo que quiero contarte algo.

-Dime.

-Estoy muy orgulloso de ti,

y no te cambiaría por ninguna madre del mundo.

(LLORA) -Gracias, hijo.

-Ay...

-Ahí están las cosas de mi hijo,

si echa algo en falta que me lo diga y yo se lo acercaré a Getafe.

-Ni se te ocurra, Paco,

Dani no quiere volver a saber nada más de ti.

-Es por tu culpa,

yo me llevaba bien con mi hijo hasta que apareciste tú

y empezaste a malmeter. -¿Te parece normal

apagarle cigarrillos en la espalda a tu hijo y pegarle palizas?

-Qué sabrás tú lo que he tenido que sacrificarme por él.

Pero él nunca lo ha valorado. -No digas tonterías,

Dani lo valoraba y mucho, y aunque no lo hubiera hecho,

no te da ningún derecho a pegarle una paliza.

-Déjale, ya se arrepentirá de haberse ido.

Sus tíos nunca se ocuparon de él, no lo harán ahora.

-Eso no es verdad y lo sabes.

Ha pasado muchos veranos con sus tíos,

y ellos no le han puesto la mano encima,

no como tú, que eres un maltratador,

y me da asco solo hablar contigo.

-Anoche...

fuiste muy valiente con tus hermanos,

pero si hubiéramos estado solo, no te habría salvado ni Dios.

-Ah, ¿no? Lo comprobamos cuando quieras.

Eres una mierda de tío, Paco, y un cobarde,

llevas años maltratando a tu hijo, debería darte vergüenza.

-A mí nadie me da lecciones de cómo educar a mi hijo,

¿te enteras? Sé perfectamente lo que le conviene.

-A un hijo no se le toca,

así que lárgate de aquí.

Y te juro

que como le vuelvas a poner la mano encima a tu hijo,

iré a por ti otra vez.

-No te pongas tan chulito, a ver si voy a denunciaros.

-Hazlo, no tengo ningún problema.

Saldrá a la luz que eres un maltratador,

y te aseguro que tienes mucho más que perder que yo.

-Eres un miserable.

-Lárgate.

¡Que te largues!

Hola, de nuevo.

Hola, otra vez.

Venimos a registrar la ferretería.

Supongo que traen la orden del juez, ¿verdad?

Aquí la tiene.

¿Han encontrado a Pablo?

No parece estar en su casa y tampoco coge el teléfono.

Escúcheme, Damián, la cosa es muy seria.

En estos momentos hay agentes de policía

entrando por la fuerza en el domicilio de su ayudante

para registrarlo.

Por cierto, ayer no estuvo realizando arreglos

en ninguno de los domicilios que nos dijo.

Pues me mintió. Y no es el único que miente.

Usted y Pablo no estuvieron juntos

la noche en que mataron a Mónica Llorens.

No, estuvimos juntos arreglando el robot de cocina.

¿Hasta cuándo va a mantener esa versión?

No es ninguna versión.

Si se empeña en cubrir a Pablo a toda costa,

solo conseguirá meterse en un buen lío, se lo aseguro.

Pues muy bien, lo siento mucho,

yo no puedo contar otra cosa que no fuera lo cierto.

La única razón para proteger a un asesino,

es estar implicado en sus crímenes, ¿lo sabe?

¿Qué crímenes?

Yo en eso no tengo nada que ver, lo juro.

Entonces, cuente la verdad de una vez,

qué sucedió la noche en que asesinaron a Mónica Llorens.

Yo eso no lo sé,

pero es verdad que Pablo no estuvo conmigo.

¿Por qué le ha estado encubriendo? Porque él me lo pidió.

Espe le había pedido que lo dejaran un tiempo,

él estaba destrozado, me lo pidió y yo acepté.

¿Y dónde le dijo Pablo que estuvo esa noche?

Me dijo que estuvo en el Moonlight tomando copas

y cuando salió pues...

se sintió solo, mal, se fue a un club de alterne,

y se acostó con una prostituta.

¿Y qué tiene que ver eso con Espe?

Que Espe le preguntó que había hecho después,

y a él le daba miedo que se enterase de la verdad.

Si se enteraba lo dejaría para siempre.

Y por eso le pidió a usted que mintiera y diera esa versión.

Yo me crucé con ella en la puerta de la comisaría y...

y le conté lo que habíamos acordado.

¿Y qué ganaba usted con eso? ¿Yo? Nada.

No ganaba absolutamente nada, ayudar a un amigo.

Estaba destrozado y verdaderamente arrepentido de lo que había hecho.

Es normal, tu mujer se entera de que has ido con una prostituta

y te deja. Ya.

Oiga,

a mí ni se me pasó por la cabeza

que me estuviera utilizando como una coartada.

Créanme, ¿cómo se me va a ocurrir a mí eso?

-¿Quieres otro café? -No, gracias.

Además me voy a ir, pero antes voy al baño si no te importa.

(Teléfono)

Fede no puede ser.

(LEE) "Ahora mismo debes estar flipando

por recibir un email mío, pero te juro que soy yo.

Entra en este enlace, por favor".

-Espe, he programado este vídeo

para que te llegue dentro de 24 horas,

si lo estás viendo es que no me ha ido muy allá.

Siempre he sospechado de Pablo, por desgracia estaba en lo cierto.

A través del wifi de la ferretería conseguí entrar en su móvil,

y accedí a todos sus movimientos bancarios.

Descubrí que había comprado una cámara instantánea

hace cinco meses, días antes del asesinato de Rita Blanco,

la primera de las víctimas,

y que los días previos a cada asesinato

compraba distintos carretes para esa cámara.

También se hizo con una videocámara de esas pequeñas

que colocó en un peluche

con la que grabó todas tus contraseñas

y así pudo tener toda la información de la investigación policial.

Como he hackeado su móvil sé en todo momento dónde está,

así que le voy a seguir.

Es un asesino, y en fin, puede pasar cualquier cosa.

Si ves este vídeo es que algo malo me ha pasado.

Y tú, aléjate de él

porque... él es el estrangulador, Espe.

Él es el estrangulador, ya te lo dije.

Espe, yo...

te quiero...

te quiero como jamás he querido a nadie,

y esté donde esté ahora mismo,

siempre te llevaré dentro,

en mi corazón.

(ESPE SE QUEJA)

-Tranquila, tranquila...

Tranquila...

Tranquila.

Una cámara de fotos instantánea.

Con una así el estrangulador hizo las fotos que nos envió.

Aquí hay una libreta.

Yo ya tengo todo lo que quiero en la vida,

por eso no quiero hacer negocios contigo.

Por eso estoy fuera de este negocio y te lo vuelvo a repetir,

búscate a otro. -Nunca se sale.

Por mucho que andes ahora a político y a ciudadano honrado,

lo que fuiste está ahí.

-¿Qué pasa? Eh, tranquilo...

No vamos a poner resistencia, puedes bajar eso.

¡Eh, suéltala!

-¡Por favor! -¡Ah!

-Saludos de Anxo Nogueira.

(LEE) "Gracias, Señor, por enviarme una mujer como Espe,

ella me dará muchos hijos para formar una familia".

Espe está en peligro.

Si su nombre está en este diario no es buena señal.

Este vídeo prácticamente nos asegura

que Pablo es el autor de la muerte de Fede.

Fede debió localizar a Pablo en el centro comercial

cuando iba a matar a Ibarra. Hay que localizar a Espe como sea.

Pablo está enamorado de Espe, eso nos da un pequeño margen.

Hasta que se dé cuenta

de que no tiene posibilidades con ella,

y cuando eso suceda, no sabemos cómo será su reacción.

¿A ti qué te pasa? ¿Por qué tienes esa cara tan larga?

-Nada.

-Venga, cuéntamelo.

-Nada, nada.

-Venga, Olga, que tú no eres de tomar tila.

Déjate de chorradas y cuéntame lo que os pasa.

-Nos han atracado en el "parking" del centro comercial del polígono.

Quiero a todo el mundo buscando algo sobre Baeza,

que se doble turnos, que vuelvan los que tengan el día libre.

Digo todo el mundo sin excepción.

Ya les he dicho dónde vive Pablo,

yo no sé dónde está él, no sé dónde está ella...

Tiene que creerme, yo quiero colaborar.

Colaborar.

Si ayer hubiera dicho la verdad, esto se hubiera evitado.

¿Reconoce a la quinta víctima?

¡Dígame dónde podemos encontrar a Pablo!

Y quizá no lamentemos una sexta.

Yo solo quiero salir de aquí,

solo quiero salir de aquí...

¡Socorro!

¡Socorro!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 492

Servir y proteger - Capítulo 492

16 abr 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 492" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 492"
Programas completos (516)
Clips

Los últimos 1.649 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Bárbara

    Me encanta la serié y el enganche es seguro, pero sacarme a Fede ohhh!!! Que fuerte no lo esperaba, pero bueno un policía atrapando a los malos también puede tener finales funesto, así que estamos de luto.

    20 abr 2019
  2. Luz Msrlén

    Desde Colombia quiero felicitarlos por tan excelente serie, la sigo todos los días pero definitivamente la muerte de Fede ha sido un golpe que no esperaba.! Que tristeza! Que un personaje tan blanco haya desaparecido. El era la representación del hombre integro que no merecía ese final, por el contrario dejarlo en la serie hubiera dado a entender que ser bueno si paga.

    18 abr 2019
  3. Martha Bassilia

    Martha En usa admiramos sus novelas por que rompen el esquema de la mediocridad de los hijos perdidos y los pobres que se vuelven ricos ,y viceversa, pero últimamente lamento decir que después de esta matanza que han hecho en esta serie, de la comisaría más fatídica del mundo , añoramos a los escritores de Amar en tiempos revueltos , y cuéntame cómo pasó. Saludos no tiren por la borda tanto prestigio internacional usen la imaginación para sacar del juego a los personajes. Arriba escritores , ánimos , a trabajar.

    18 abr 2019
  4. Angelana Martínez

    Hola desde Puerto Rico ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ Que pena que muriera Fede, el mejor personaje junto con Espe ¿¿¿¿¿¿

    17 abr 2019
  5. Rebeca

    No me gustó que sacaran a Fede, era un excelente personaje y me hubiera gustado que atrapará a Pablo. La gente como él debe ser importante en este tipo de series, Basta de tanta maldad en el mundo, sí Quintero cambió, no entiendo porque matar a un buen policia.Los sigo desde México. Espero mejoren las historias y que paguen los malos.

    17 abr 2019
  6. Belén

    Cómo ha podido pasar esto???era un personaje que me encantaba,casi el que me más. Me ha sentado fatal.

    17 abr 2019
  7. Viviana

    Desde Argentina, somos fan de la serie. Pero también lamentamos que sacaran un personaje tan querible como Fede. Saludos!

    17 abr 2019
  8. Lorena

    Me entristece que hayan matado a fede, ya que cuando descubre a Pablo, el asesino, e iba a tener algo con Espe le arrebatan su vida, pero bueno seguiré viendo la serie para ver como hacen justicia su muerte, y que lo pillen ya, que ya es hora.

    17 abr 2019
  9. Jose Miguel Acosta

    No me gusto que un personaje como Fede, simpatico, buen actor y cariñoso desaparezca de la serie y mas cuando habia descubierto al asesino. No me ha parecido mal que Alicia e Iker desaparezca durante un tiempo pues se pasaban de cariñosos. Tampoco me gusto, pues no es creible que un parking de un centro comercial, no entrara ni saliera nadie durante la conversacion surrealista de Fede con el asesino. Estoy enganchado a la serie y espero que sigan sacando casos del dia a dia, donde nos dan mensajes para que los jovenes no caigan. un saludo

    17 abr 2019
  10. odpam

    desde Israel, también los felicito por tan buena serie,es un placer verla, la sigo diariamente, y muy buena la seleccion del staff, lamento que vayan desapareciendo figuras importantes que dan movimiento a esta serie. Les saludo y continúen por favor, con tan buen guion, seleccion de actores, y los demás que hacen esta serie.

    17 abr 2019