www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5146601
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 491 - ver ahora
Transcripción completa

Tenemos un sospechoso,

y pensamos hacer una rueda de reconocimiento.

(MONTSE) "¿Sospechoso de...?". Podría ser el estrangulador.

Quiero que incluya un nombre:

Pablo Baeza.

Pero no lo tratamos de sospechoso.

Voy a ir, pero no para ayudaros a vosotros,

sino para demostrar que no tengo nada que ver con esto.

-Turbo...

Sí, ya sé que estoy cruzando la línea roja,

si tuviera una orden judicial no hablaría contigo.

Solo te he pedido la wifi de Ferretería Damián.

Eres mío, chaval.

-Sí, es esta tarde.

No, me iré un rato al centro comercial

para relajarme un poco.

-¿Cómo te has hecho esto?

¡Es tu padre!

-¿Quién eres para hablarme así?

-¿Y tú para apagar cigarros en su espalda?

-Ya hablaremos luego.

-¿Creéis que uno que usa a su hijo de cenicero

va a cambiar por un desconocido?

-¿Pero qué te pasa?

No sé, ese tío me pareció que estaba muy arrepentido.

-Habla claro sobre lo que te hacía papá.

-Me pegaba.

-¿Por qué a ti?

-No era el niño que había querido tener.

¿Quién es el maltratador? Su padre.

¡Ostras!

Sí, es un bestia.

-¿Algún problema, agente? -No, ningún problema.

-Bueno, vamos a casa, tenemos mucho lío.

Buenos días, muchas gracias por preocuparse.

-¡Quieto!

(Música emocionante)

-¡Qué pena! Lo teníamos a punto de caramelo.

Si no se presentara el padre, el chaval se habría abierto.

Sí, con unos minutos más y un entorno apropiado

nos hubiera contado todo lo que le hace.

¿Y si los hubiésemos traído a comisaría?

Hum... demasiado delicado.

Estarás de acuerdo en que el padre lo maltrata.

Esa actitud y cómo lo agarraba...

Sí, pero son más evidentes los signos en Dani.

No te sigo.

A veces se detectan mejor

los signos de maltrato en las víctimas

porque los maltratadores como Paco disimulan mucho mejor.

Las víctimas son más transparentes.

El miedo es más difícil de ocultar.

O sea, Álvaro está en lo cierto.

Desgraciadamente, sí.

Que haya venido a contártelo le honra.

Es que es un tío muy legal.

A pesar del apellido.

¿Sigues pillada por él?

Pues no lo sé.

Es que esta mañana ha pasado algo.

No quería ni hablarlo,

pero me he quedado pensando en una escena.

¿Una escena? Pues no sé...

¿En plan peli romántica?

Pero sin final feliz para mí.

En el taller lo vi con Sara hablando acaramelados.

Pero es normal, son novios.

Creo que sí.

El caso, me ha dolido verlos.

Y me fastidia que me duela.

Ya... Pues si quieres mantener una relación de amistad con Álvaro

tienes que evitar que te duela verlo con Sara.

Consejos vendo, que para mí no tengo.

Mi caso es totalmente diferente, no hay terceras personas.

¡Perdona! ¿Tú?

Claro que hay una tercera persona: Pablo.

¿Quién se supone que es la primera?

(SUSURRA) Fede.

¿Cómo?

(RÍE) ¡Hombre, por favor!

Fede es mi amigo del alma.

Sí, es verdad que últimamente hemos estado muy enfadados

por las circunstancias,

pero esta mañana hemos hablado

y vamos a luchar por nuestra amistad.

¡Amistad!

¿Lo pillas? Sí, ya, ya.

Ya, ya...

(SUSPIRA) Mira...

Mi amistad con Fede es de lo más bonito que tengo.

No dejaré que se estropee por pensar que es lo que no es.

Espe, es lo que es.

Si pones en un lado de la balanza a Fede y en el otro a Pablo,

¿quién pesa más?

¡Ves!

¡No! ¡Es que la pregunta tiene trampa!

¡No te pienso contestar a eso!

¿En serio no has pensando nunca en darle una oportunidad?

¿A Fede?

A Pablo se la has dado y la ha desperdiciado.

Es que si mi amistad con Fede es de larga duración

es porque siempre la hemos mantenido alejada del romanticismo.

Pues es una pena.

Vuestra intimidad y confianza la he visto en pocas parejas.

Lo que tenéis es miedo. ¿Miedo de qué?

De cagarla.

No digo nada, pero da pena que busquéis fuera

lo que tenéis delante.

Paso de oírte, me vuelvo al curro.

Ya, ¿vas a decirme por qué? Porque tengo un poquito de razón.

¡Espe, lánzate!

¡Que no sé de qué me estás hablando!

Voy a llamar a Fede, que no lo he visto.

A tu amigo Fede.

A mi amigo, sí, a mi amigo.

(MURMURA) ¡Que pesada es la tía!

Me salta el buzón.

Bueno.

Ya aparecerá.

Adelante.

La sala de reconocimiento está lista.

¿Tenemos a los cuatro voluntarios

con las características del agresor de Ibarra?

Sí, incluido un compañero de Distrito Ocho que se ofreció.

A Miralles le apreció bien.

Muy bien.

Le dices a Merinero que cuando estén listos

suba a Lucio.

Desde luego, sí.

¡Espera, espera!

Creo que tenemos una conversación pendiente.

La verdad, me dolió mucho

cuando dijiste que no te parecía mal

que me echasen decomisaría.

Yo no dije eso.

Pero da igual, no le demos más vueltas.

Con lo que está pasando,

no es oportuno hablar de temas personales.

Supongo que tienes razón. Pero, Mercedes, hay...

Emilio, lo del beso está zanjado. Punto y final.

¡Espera, por favor, Mercedes!

Mira, entiendo que estés enfadada conmigo.

Fui un insensible.

Quiero que lo sepas. Créeme que lo siento.

No estoy enfadada.

Es que estamos para trabajar, no para tonterías.

El beso no fue ninguna tontería.

Un error, dijiste.

Lo dije, pero no lo siento.

Ayer el beso fue un error y hoy el error es un error.

Soy un estúpido.

Cuanto más me justifico más la cago.

En justificaciones eres un experto, desde luego.

(Música triste)

Perdona.

A veces soy muy directa diciendo las cosas.

Bueno, y yo soy muy torpe a la hora de gestionar

mis sentimientos.

Mercedes...

me gustaría que estuvieras a gusto en esta comisaría.

Y siento mucho haberte hecho daño.

No te preocupes.

Tengo una edad, podré con ello.

Sí que me preocupo.

No tienes por qué, Emilio.

Solo soy una agente más a tu mando.

Sabes que eso no es verdad.

Eres más para mí que eso, eres una persona importante.

Está bien. Hagamos borrón y cuenta nueva.

Hemos vividos situaciones difíciles, no vamos a complicarnos la vida.

Ya, pero a mí me gustan los retos,

tanto en lo personal como en lo profesional.

(Llaman a la puerta)

Buenas tardes, inspectora Ibarra.

-Hola, Merche.

Emilio, he querido venir con tiempo.

-Con permiso.

Me parece bien. Siéntate y comentamos la jugada.

¿Estás nerviosa?

Sí, no puedo evitarlo.

Es normal.

Miralles dice que te acuerdas muy bien

de los ojos del agresor.

Así es.

Grises y fríos como el acero.

Todo va a salir bien, ya lo verás.

Madre mía, de verdad. ¡Qué mal!

No lo he podido hacer peor.

¡Fatal, falta! -Sara, cálmate.

(ELLA SUSPIRA) Si fuera examinador te aprobaría.

-Pero tú no eres examinador.

-Lo has hecho muy bien.

Creo que te pones demasiada presión.

Si te tranquilizas seguro que apruebas.

-Eso es porque me ves con buenos ojos.

(ÁLVARO RÍE)

-Eres igual que una colega que tenía en el instituto.

Una empollona, decía que lo hacía todo mal,

que ni idea, y sacaba un ocho.

-Crees que lo merezco porque no ves cómo lo he hecho.

Lo he hecho fatal.

Estuviste bastante distraído.

-No iba distraído, sino pendiente de que no nos pillaran.

Aunque te parezca normal, darte clases es ilegal.

Como me pillen me meto en un lío.

-Es verdad.

¿Te has dado cuenta de que señalicé mal al salir de la rotonda?

-No, me ha parecido una pijada. -Ya...

No hemos pasado por rotondas.

¿Ves cómo estabas distraído?

-Vale, es verdad.

Pero porque me fío de ti, para mí conduces bien.

-¿En serio me mientes otra vez?

No estabas pendiente de mí.

Le dabas vueltas a Dani, ¿a que sí?

-Sí.

Me siento responsable de que Espe y Silvia

lo presionaran para denunciar.

Temo haber provocado que el padre le volviera a pegar.

-A ver, a ver.

Te estás haciendo una película.

Lo que le pase no es tu responsabilidad.

Su padre es un maltratador y va a buscar cualquier excusa.

-No lo veo como tú, Sara.

Me siento responsable, no lo puedo evitar.

-Creo que le das demasiadas vueltas sin motivo.

Voy a tomar algo con unas amigas.

Así me despejo antes del examen. -Vale.

-Chao. -Luego te veo.

(Teléfono)

Motor Soler.

Sí, soy yo.

(Música dramática)

¿Quién dice que es?

¿En qué hospital?

Vale, gracias.

José Luis, tendrás el uno.

Pasa al fondo de la sala y pégate a la pared.

Dionisio...

Gracias por venir, el número dos.

Lo mismo, a continuación del anterior.

Eh...

El sospechoso se pondrá entre el dos y el cuatro, el tres.

¿Jota?

Gracias por venir.

A continuación, por favor, bien pegado a la pared.

Todavía no os pongáis los pasamontañas.

Esperad a estar todos.

-Aquí lo tenemos, ¿dónde se coloca?

Entre el dos y el cuatro, por favor.

Adelante.

-Lucio, eso es.

Entre el dos y el cuatro.

Pablo no tardará mucho, ¿no?

Perdonad, he llegado tarde.

Estaba con una reparación, no podía dejarlo a medias.

-No te preocupes, llegas justo a tiempo.

Pablo, muchas gracias por prestarte a esto, ¿vale?

De nada. Venga.

Ponte en este extremo, por favor, bien pegado a la pared.

Bien pegados todos, por favor.

¿Lo tenemos que llevar todo el rato? No.

El pasamontañas os lo pondréis cuando os lo pidamos.

Buenas tardes a todos. Muchas gracias

por prestaros a la rueda de reconocimiento.

Os voy a explicar cuál es la mecánica.

Vamos a hacer dos pruebas,

una visual y otra auditiva.

Para la visual necesitaremos que os pongáis el pasamontañas.

Es muy importante que se os vean bien los ojos.

Para la prueba auditiva

os daremos una frase que tendréis que decir en voz alta

para que se os reconozca bien la voz.

¿Qué frase?

La frase se os dirá en su momento.

Claro.

Si alguno de vosotros es señalado

tendrá que dar un paso al frente, quitarse el pasamontañas

y seguir las instrucciones que se le dé.

Bien, eso es todo.

Muchas gracias.

(Música de tensión)

Tranquilo, Pablo. Esto será rápido.

-No te preocupes, tengo la tarde libre.

¡Espe!

Avisa a la inspectora Ibarra, puede venir.

(Teléfono)

Dime, Marisa. -"Está aquí el señor Nogueira".

-Dile que estoy muy ocupado y que no puedo atenderlo.

Invéntate lo que sea, por favor. Gracias.

-¡Fernando Quintero!

Ya tenía yo ganas de conocerte en persona, ¡hombre!

Veo que los rumores eran ciertos.

No eres de los que viene al despacho a calentar la silla,

eres un hombre trabajador.

De los que da ejemplo.

-Vamos a ver, Nogueira,

¿qué parte de "no me interesa hacer negocios contigo"

no te quedó clara por teléfono?

-Pero esa no es forma de empezar, hombre.

Además, tranquilo, te traje un regalito.

Quiero que te hagas idea

de lo extraordinario que es le material que movemos en la ría.

-¿Quieres hacer el favor de guardar eso en el puñetero bolso?

¿Cómo metes esa mierda en mi oficina?

(RÍE)

-¡Esa mierda, dice!

¡El mejor marisco de toda la ría!

Cogido esta mañana para ti.

No sé si lo sabes, pero los Nogueira

tenemos negocios de pesca y conserva que van como cohetes.

Este material tenía que haber llegado en cámara frigorífica,

pero tuvimos un problema con nuestro transportista.

Ceballos, ¿te suena?

-¿Has terminado ya?

-Pues mira, estas cosas del negocio,

que entró en la trena por cuatro tonterías.

¡Una auténtica injusticia!

-Ahora sí, ¿has terminado?

Me importa una mierda la historia de ese Ceballos,

mejor di lo que tengas que decir y te largas de una vez.

-Esto huele a Galicia.

Pues eso, que necesitamos nuevo socio

y Transportes Quintero es nuestra opción preferencial.

-¿Quieres dejar de hacer tonterías,

cerrar la caja y largarte de una vez?

-A ver si ahora no tienes educación.

-Lo que no tengo es paciencia.

No quieres que mis camiones transporten almejas ni percebes,

lo que quieres que transporten es otra cosa.

La mercancía que la que hablo

tiene un valor de mercado exponencialmente mayor.

Te voy a explicar cómo está el patio gallego.

Después de algunos asuntillos,

los Nogueira somos los mejor posicionados

para mover el negocio. No sé si oíste los rumores.

-Sé cómo está el patio en Galicia, no hace falta que me lo digas.

Fuisteis vosotros, ¿no?, los Nogueira,

los que dabais chivatazos para quitaros del medio

a los jefes de clanes rivales

y haceros con el control del tráfico en la ría, ¿no?

-Eso es hablar del pasado y eso no me gusta.

Prefiero hablar de futuro.

Y en el futuro

puedes ganar mucho dinero conmigo.

Te lo voy a poner en bandeja de plata,

este es el trato:

tú pones los camiones

y las rutas desde el sur de España al corazón de Europa.

Yo a cambio te doy el 20% de las ganancias.

¡Y el 20% son muchos cuartos, Nandiño!

(RÍEN)

-El 20% muchos cuartos.

Sí, sí, sí...

Mejor que te quites de en medio,

está claro que no sabes con quién hablas.

-Ni tú.

Te hablo de mover la mejor "fariña" del Atlántico.

¡Pero che!

No me contestes todavía.

Mejor piénsatelo un poco.

Pero no tardes mucho, el marisco es un material delicado.

Se estropea si no se come rápido.

¡Hasta "loguiño"!

(SUSPIRA)

¿Estás preparada, Montse?

Sí.

Sabes que si señalas a alguien tienes que estar segura al 100%.

Si señalo a alguien no habrá duda, conozco la ley.

Muy bien.

El caballero es el abogado de oficio del sospechoso.

Buenas tardes.

Si no reconoces a nadie no pasa nada.

(ASIENTE) Me centraré en la mirada.

Muy bien, pues venga.

¡Miralles! Ha pasado algo terrible.

¡Vamos a empezar la rueda de reconocimiento!

¡Claudia!

¿Qué pasa?

(Música de tensión)

(SUSURRA)

Dime que no es verdad.

H-50 recibió un aviso

de unos clientes del centro comercial

y Ochoa y Salgado estaban recorriendo la zona,

fueron a comprobarlo y...

y lo han identificado.

Es él.

Aquí no podemos hablar. Avisa a Bremón, en un minuto.

Venga.

Eh, disculpad.

Tenemos que suspender esto.

¿Pero por qué?

Os lo explicaré cuando lo tenga controlado.

Me tengo que ir.

(Música dramática)

Hola, Dani.

-Pensé que no querrías venir.

-¿Por qué no?

-Estarías cabreado porque no te he hecho caso.

-No es contigo con quien estoy cabreado.

¿Cómo estás?

-Ahora mucho mejor.

Ya casi no noto el dolor.

El médico que lo reparó ha sido majo.

Puedo pedir calmantes a demanda.

Quiere decir que tengo barra libre.

-Sí. Pero lo tiene que supervisar la enfermera,

no vaya a ser que te enganches.

-La tengo en el bote.

Ella te llamó, ¿no?

-Sí.

¿Tu padre sabe que estás aquí?

-El médico y la enfermera estaban preocupados.

-Lo sé, he hablado con ellos.

-¿Qué te han dicho?

-No creen que te la hayas roto currando.

Sé que ha sido tu padre.

-¿Se lo has contado? -No.

Preferí primero hablar contigo.

-No quiero que mi padre sepa dónde estoy.

-No se va enterar.

Necesito que me cuentes lo que pasó cuando te fuiste de mi casa.

No te olvides de un solo detalle.

(Música triste)

-Anoche mi padre no me puso la mano encima.

Pero me cayó una bronca del copón, peor que nunca.

Dijo que soy un traidor,

que lo había vendido.

Que soy un desgraciado y un cobarde que se caga.

-Desgraciado.

-Pero no me pegó, ¿eh?

Al contrario.

Prometió que no volvería a hacerlo si me portaba bien.

-¿Qué más pasó?

-Esta mañana me vio hablando con las polis colegas tuyas

y se puso de los nervios.

Megarrayado el tío.

Le dije que era una conversación sobre bicis,

pero no me creyó.

-¿Escuchó lo que dijeron?

-No, pero se imaginó lo peor.

Una me dio su tarjeta y él la pilló.

No veas cómo se puso.

Como una fiera.

Fue muy chungo, Álvaro. Muy chungo.

-Siento por lo que estás pasando.

-Cuando llegamos al desguace estaba enloquecido.

Comenzó a decir que si el problema eran las bicis

se encargaría de que no volviese a montar en una.

-¡Dios! -Fue horrible.

Me escondí, cuando se pone así me da de miedo.

Pero me encontró, me puso contra el suelo.

Cogió una barra del desguace...

-tranquilo.

Lo vamos a solucionar, ¿vale?

Me arrepiento de dejar que te fueras con él cuando vino.

-Tenía que irme con él, es mi padre.

-¿Tu padre?

Un padre que hace eso, Dani,

no se puede considerar un padre.

Pero no te volveré a fallar.

-No se lo cuentes a nadie.

Ni a policía, médicos, servicios sociales,

a nadie... -No se lo contaré a nadie.

Tengo una idea mejor.

-Si se entera de que te lo conté me mata.

-Me voy a encargar

de que no te vuelva a tocar ni una vez más.

Pero haz lo que yo te diga.

Dijiste que tienes tíos en Getafe.

-Sí, la hermana de mi madre.

Me quiere mucho, aunque casino los veo.

-Vale. Pues los vas a llamar.

Les dices que te quedas con ellos una temporada.

-¿Y mi padre?

-Me encargo yo.

Y no te preocupes.

Yo te voy a proteger.

Si necesitas cualquier cosa, calmantes, por ejemplo,

solo pídeselos a la enfermera.

(Música de tensión)

Luis, necesito que Ricky y tú me hagáis un favor.

No, hoy.

Es importante, no podemos esperar.

Luego os cuento, ¿vale?

(Puerta)

-Claudia, ¿querías verme? Sí, sí.

¿Por qué se ha suspendido el reconocimiento?

Siéntate, por favor.

Verás, Espe...

tengo que contarte algo terrible.

Le ha ocurrido algo muy grave a alguien que queremos mucho.

Especialmente tú.

¿A quién? ¿A Lola?

No.

A Lola no.

A Fede.

¿Qué le ha pasado a Fede?

Le...

(Música triste)

Hace media hora

lo han encontrado muerto en el centro comercial El Guijarro.

Todo apunta a que ha sido un robo con violencia.

El o los asaltantes lo hirieron en el abdomen

con un objeto punzante.

Le ha robado la cartera, el dinero

y su pistola.

Y lo abandonaron allí.

Cuando lo encontraron

había perdido mucha sangre.

Cuando llegó el SAMUR ya no pudieron hacer nada.

Al llegar al hospital ya estaba...

Lo siento mucho.

Espe, lo siento mucho.

No.

No...

No, no.

No puede ser, se han equivocado.

O sea, Fede tiene que estar ahora mismo en casa,

pegado al ordenador.

Espe...

Fede está muerto.

Eso es absurdo, Claudia.

¿No te das cuenta de que es absurdo?

¿Qué va a hacer en un centro comercial?

No le gusta ir de compras.

Además, que dices que no llevaba la cartera, ¿no?

¿Cómo lo han identificado sin la documentación?

Lo hemos comprobado.

Que Claudia, que no.

Ahora mismo lo llamo, verás que es un error.

Ahora mismo... Espe...

También me cuesta mucho asimilarlo.

Pero créeme que es verdad.

Han matado a Fede.

Los de Científica ya están...

Espe...

Espe, lo siento mucho. Escucha...

Yo... bueno, nosotros...

juro que vamos a atrapar al responsable de todo esto.

¿Estáis todos locos?

¿Os habéis vuelto todos locos? ¿Todos?

¡Que Fede está vivo!

¡Está vivo!

¡Espe! ¡Emilio!

Déjala.

Tiene que asimilarlo, le va a costar mucho.

Todos tenemos que asimilarlo.

Cuando pierdes a alguien tan querido

es como si te partiera un rayo por la mitad.

Eran los mejores amigos que he conocido.

Tenían una conexión especial.

Espe y Fede.

Fede y Espe.

Cuando uno piensa que ha tocado fondo

llega algo así.

Claudia, escucha,

máxima prioridad, ¿eh? Máxima prioridad.

Sí.

Científica ya está peinando la zona.

El aparcamiento, los alrededores... A saber dónde se han metido.

Así que es cierto.

(Música de misterio)

Me lo ha contado Elías.

Pero yo estuve allí.

Me debí de cruzar con su asesino.

Es verdad, tú ibas a ese centro comercial.

Sí, aparqué el coche en el parking.

Demasiada casualidad, el día de la rueda del reconocimiento

te cruzas con el asesino o asesinos y con Fede.

Y hay otra casualidad más.

Olga y Julio estuvieron allí también.

Me los encontré. Cuando llegaba ellos salían.

A ver, no nos volvamos locos.

Es muy grande, es normal que vaya mucha gente por allí.

Nos tenemos que centrar en lo que seguramente ocurrió:

un desgraciado robo que acabó en homicidio.

Es posible, pero no deberíamos descartar ninguna hipótesis.

Claudia, quiero hablar con los agentes que lo encontraron.

¿Qué pasará con la rueda de reconocimiento?

Queda suspendida.

Ahora la prioridad es atrapar a los responsables de esto.

A trabajar.

Te estaba buscando.

Yo tampoco acabo de creérmelo.

Imagino cómo te sientes. Sí...

(HISTÉRICA) Claro.

Claro, tú lo sabes todo, ¿no?

Eres muy lista, sabes por lo que estoy pasando.

Igual que sabes que estábamos hechos el uno para el otro. ¡No!

¡Te equivocas!

No me conoces a mí ni a Fede.

¿Cuánto tiempo llevas en el piso? ¿Cuánto tiempo?

¿Un par de meses? ¿Tres? ¿Cuánto tiempo? ¿Eh?

No tienes ni idea de cómo es nuestra amistad.

No tienes ni idea de lo que significa para mí.

¡Ni idea! ¡Ni idea!

¡No tienes ni idea de cómo me siento!

Ni idea.

A todos nos duele.

Los compañeros... ¡Los compañeros no me importan!

¡A la mierda... los compañeros!

A la mierda.

A la mierda.

A la mierda los compañeros. ¡Fede no está muerto!

Y va a venir. Va a entrar por esa puerta

y se va a ir a su despacho y a empezar a trabajar.

A trabajar como siempre, porque no está muerto,

para demostraros a todos que esto es una burla,

¡una burla estúpida!

Dejadme en paz.

Dejadme...

¡No, no, no!

Tú vete, vete.

Vete y déjame en paz.

Tienes razón.

No tengo ni idea de lo que sientes.

Pero no pienso dejarte sola.

Porque eres mi amiga.

¡Y me cuesta infinito hacer amigos!

Fede y tú me acogisteis como si fueseis de mi familia.

No pienso moverme de tu lado.

Me gustaría darte un abrazo,

pero si lo que quieres es insultarme o golpearme, está bien.

Y...

¿si se han equivocado? Dime que se han equivocado.

Dime que se han equivocado, por favor.

Yo he ido a identificarlo.

¡Tú!

¿Lo has visto?

¿Lo has visto?

¿Lo has visto?

¡No, no, no!

¡No, no, por favor! ¡Dime que no!

(LLORA)

Dime que no, por favor.

(Música de tensión)

-Así que este es tu bar.

Me cunde: gente normal... y huele a comida de cuchara.

-¿Qué estás haciendo aquí?

Será mejor que te largues, espero a alguien para comer.

-Buenas. ¿Qué le pongo?

-¿Albariño? -Sí, ¿una copa?

-Dos, la educación es lo primero. -Muy bien.

-Son listos aquí, ¿eh?

Hay productos de mi tierra, esos se venden solos.

-¿Qué estás haciendo aquí, Nogueira?

Te he dicho que no quiero hacer negocios contigo.

Mejor te buscas a otro.

-Es que te quiero a ti, Nandiño. No quiero a otro.

Si es por el porcentaje, no pasa nada, podemos negociarlo.

-No es una cuestión de porcentajes.

La cuestión es que no quiero mover tu "fariña", punto.

(Música de tensión)

-¿Por qué la mía no y la de otros sí?

¿Era mejor la de Somoza?

-No me lo pongas más difícil y quítate de mi vista.

-¿Sabes por qué me jode más todo esto?

Por mi tío Antón.

Siempre estaba hablando bien de ti y todo eran alabanzas

y lamentaciones de no haber trabajado contigo nunca.

"Fernando Quintero, ese sí es un lince", decía.

-Tú tío Antón era un hombre de honor y de respeto.

No llevábamos bien, éramos amigos y lamenté mucho su muerte.

Aunque era tradicional,

respetaba cuando alguien quería salir del negocio.

Deberías seguir su ejemplo.

-Aquí están.

Los Albariños.

-Gracias, bonita.

-¿De comer queréis algo?

-No, no. Gracias, María. Todo bien.

Ahora será mejor que te termines este vino cuanto antes

y te quites de mi vista.

Lárgate antes de que me cabree de verdad.

-Una cosa más.

¿Cómo te dejaron libre y pudiste mantener Transportes Quintero?

Vamos a ser claros.

Eso de que dejaste el negocio son "caralladas", Nandiño.

Tú tienes untados a los peces gordos.

Y estás financiando un partido para entrar en el ayuntamiento.

-Ni yo estoy financiando nada ni he comprado a nadie

ni mi empresa es una tapadera, que te quede claro.

Llevo muchos meses luchando y peleando muy duro

para limpiar mi imagen y mi pasado, ¿queda claro?

No voy a consentir que se presente un narco del tres al cuarto,

un novato que no le llega a su tío a la suela de los zapatos

para complicarme la vida.

-Puede que conocieras a mi tío Antón,

pero a quien no conoces es a mí.

No soy de los que se rinden fácilmente, Nandiño.

Pero por hoy te dejo tranquilo.

Todavía tengo otra noche de hotel.

Por lo menos habrás disfrutado del marisco.

-Sí, me dejó bastante apestada toda la oficina.

-¡Y lo bien que sabe!

(SUSURRAN) -Ese tío era... -Sí.

Ese es Anxo Nogueira.

El maldito gallego del que te hablé.

-Te están viendo con él en público. -No me veo con él.

Él viene a buscarme, esta mañana estuvo en la oficina.

-¿Qué vas a hacer?

-Pues no lo sé, hijo. Lo que estoy haciendo:

intentar quitármelo del medio, pero no es nada fácil.

Entonces no hemos avanzado nada, Elías.

(TELÉFONO) "Estoy pendiente de ver a un par de confites

que trapichean por la zona de El Guijarro".

Me encantaría estar con vosotros, ayudando en la investigación.

"Lo que tienes que hacer es estar con Espe.

¿Cómo está?".

Mal. "Pues cuídala y arrópala

en nombre de todos nosotros. Dale un beso muy fuerte.

Y ánimos para ti también".

Venga.

(Música emotiva)

¿Quieres que vuelta a calentarte la infusión?

Estaba hablando con Elías.

En comisaría están trabajando sin parar.

Están muy tocados.

Te manda un beso.

¿Qué miras?

El USB de Fede.

Se lo dejó tirado como siempre.

Demasiados recuerdos en esta casa.

¿Quieres que vayamos a dormir fuera?

¿Si me voy a un hotel dejaré de pensar que mi amigo está muerto?

No quería decir eso.

Solo que necesitamos dormir y aquí no sé si vamos a poder.

Sé que tienes la mejor intención, pero no entiendes que...

Si necesitas algo dímelo, ¿vale?

Lo único que necesito es que Fede vuelva.

No, aún es una operación oficial.

Todavía tenemos que averiguar

qué hacía Fede en ese centro comercial.

Ya...

Aquí también estamos destrozados, Fede era muy querido.

Puede estar muy orgullosa de su hijo.

Sí.

Era una gran persona.

Era generoso, positivo, inteligente, muy cariñoso...

Le aseguro que estamos volcados en encontrar al responsable.

Le mando un abrazo muy fuerte.

Adiós, Ángeles.

(Música triste)

(Llaman a la puerta)

Un momento... Adelante.

¿Alguna novedad, Mercedes? No.

¿Has hablado con su madre?

Sí.

La mujer está destrozada

y la familia rota, no se lo creen.

Un golpe tan duro, un hijo tan joven.

La pobre no podía casi ni hablar.

Ninguna madre debería jamás recibir una noticia así.

Vaya días de mierda.

Antúnez conspirando en la sombra,

el ultimátum de Jefatura sobre mi cabeza,

el estrangulador libre

y, lo peor de todo,

el asesinato de Fede.

Esta mañana has dicho que te crecías ante los retos.

Este es uno más.

El peor de todos, Mercedes.

Perder a un agente tan querido.

Tienes que mantenerte firme.

Dar ejemplo.

Inspirar a tus agentes.

Eso es ser comisario.

Estaré a tu lado para ayudarte en lo que necesites.

Gracias, Mercedes.

Significan mucho para mí tus palabras,

sobre todo después de lo que ha pasado entre nosotros.

Vete a descansar.

Mañana va a ser un día duro y quiero la mejor versión de ti.

Hay que enfrentarse a la prensa y, bueno,

todo lo demás.

Venga, buenas noches.

Te he visto mirar esa carpeta negra cuando he entrado.

No sé si te puedo ayudar en alguna cosa.

Son archivos personales.

Siempre los saco en momentos trágicos,

pero su contenido no lo conoce nadie.

Ni siquiera Miralles.

En ese caso te dejo. Buenas noches.

Espera, Mercedes.

Contigo sí que me apetece compartirlo.

Mira.

Son las fichas de...

policías que han muerto estando bajo mis órdenes.

(Música triste)

Hay oficiales valientes, como Roberto Batista.

Jóvenes promesas a las que no les dio tiempo

de demostrar su valía,

como a Elena Ruiz.

O cerebros brillantes, como Laura Escalada.

Es una especie de recordatorio.

Me sirve para acordarme

de lo que significa perder a un compañero querido.

Y también antes me servía

de antídoto.

Para que no vuelva a pasar. Sí.

Ya ves qué tontería, ¿verdad?

¿Te estás culpando de la muerte de Fede?

Emilio, lo mató un ladrón de tres al cuarto.

Ni siquiera estaba trabajando.

Conociendo lo entregado que era,

no me extrañaría que estuviera tras algo gordo.

¿Algo como qué?

Como el estrangulador.

Seguro que te equivocas.

Debería asumir mis responsabilidades

frente a Jefatura, frente...

a los padre de Fede y, sobre todo, frente a mi propia conciencia.

Ese pensamiento no te ayuda, Emilio.

Lo que tienes que hacer es usar todo tu talento,

que lo tienes,

y liderar la búsqueda del asesino de Fede.

Hazlo por su familia.

Y por nosotros, sus compañeros.

(Música emotiva)

Gracias, Mercedes.

Gracias por estar ahí siempre

y ser capaz de centrarme.

Alguien debe velar por quien está al frente.

Buenas noches. Buenas noches.

Sí, Chus, que me corre prisa.

El parking de El Guijarro.

Vale, muévete.

Gracias.

(Timbre)

Perdona, ya sé que no son horas.

(SUSPIRA)

Imagino que vienes... Por lo de Dani, sí.

Sé que me esperabas para hacer la notificación.

¿Qué te pasa? ¿Se te había olvidado?

No, es que..

he tenido un día muy duro.

Parece que pasó una semana desde esta mañana.

Ya, yo tengo la misma sensación.

¿Qué pasa con Dani?

Nada, nada.

Quisimos hacer lo correcto,

pero parece que le hemos fastidiado más la vida.

¿El padre se ha tomado mal que hablásemos?

¿Ha tomado represalias contra Dani?

Álvaro, he tenido un día muy jodido.

¿Qué pasa con Dani?

(Música dramática)

El padre le ha roto la pierna.

¿Qué ha hecho qué? Sé que he tardado en contarlo...

No es una buena idea.

No, ahora es cuando hay que denunciar.

Hay pruebas.

Imagino que tenéis el parte médico.

Dani no quiere que la denuncia vaya adelante.

Los médicos verían que es una agresión.

Lo han visto.

Pero Dani dice que se ha caído en un montón de chatarra.

¿Tú lo apoyas?

Esta mañana querías ayudarlo y ahora le sigues la corriente.

No le sigo la corriente a nadie.

Déjalo, no lo entenderías. No soy tan estúpida.

Tiene que hacer las cosas por el cauce legal.

Le comentamos que cuando está en situación de riesgo

tiene que hablar con la policía. Que no, Silvia.

Cuando quieres mucho a la persona que te maltrata

no es fácil denunciarlo.

A veces la policía no es la mejor opción.

¿Qué tratas de decir con eso?

Nada. Gracias de todas formas.

¡Álvaro!

No hagas ninguna tontería, por favor.

¿Qué te han dicho tus confites?

Nada, que lo del atraco no se sostiene.

Nadie ha oído hablar de un asalto a punta de navaja en El Guijarro.

Ya...

Marta y Javi también han preguntado a los navajeros de la zona.

No han conseguido nada.

¿Revisaron las cámaras de seguridad del centro comercial?

En esa zona del parking no hay cámaras.

¿Y las de los alrededores?

Las hemos solicitado. Hasta mañana nada.

La buena noticia es

que en Distrito Dos, Seis y Nueve han ofrecido toda su ayuda.

Madre mía.

Impecable, era un agente grande Fede.

Sus compañeros tienen que estar en "shock".

Sí. Sobre todo los responsables de las UIT.

(SUSPIRA)

Nunca había visto un compromiso así con nadie.

Es verdad.

Los nuestros estaban conmocionados.

¿Puedo hacer algo más, Claudia?

Sí.

Vete a descansar, Elías. Venga.

Mañana os necesito frescos

y listos a primera hora.

Te juro, Claudia, que voy a trincar a ese cabrón.

Estos delincuentes son unos chapuceros.

Ya... Elías...

(Música de misterio)

¿Y si no nos enfrentamos a un chapucero?

¿Y si nos enfrentamos a otra cosa?

¿A qué?

A un monstruo.

¿En qué estás pensando?

-¡Buenas noches!

-Buenas.

Te dejo en buena compañía.

¡Ey!

Cuídala, ¿vale?

Gracias, Elías. Hasta mañana.

(Música dramática)

¿Por qué me ha dicho en ese tono eso?

Verás, Olga...

Hoy han matado a alguien muy querido.

Uno de los hombres mejores del cuerpo de policía.

Lo han asesinado esta mañana en el centro comercial El Guijarro.

Pero yo he estado allí. Ya.

Ibarra me lo ha dicho.

Eso lo hace más horrible.

Hoy se lo he tenido que comunicar...

a su mejor amiga...

a sus compañeros...

a Bremón.

¿Es de Distrito Sur?

Lo siento, cariño, he estado aguantando todo el día.

No puedo más.

Desahógate, mamá.

(SOLLOZA) Olga...

han matado a Fede.

¿A Fede? A nuestro Fede.

¡A Fede! (LLORA)

¡De verdad!

Toda la vida con cuidado y ahora nos pide esto.

-Bueno, no le gustan este tipo de cosas.

Así que si nos lo ha pedido

es porque le parece necesario.

Además, somos una familia. Estamos para apoyarnos unos a otros.

¿Entendido? -Entendido.

-Ahí está, pírate.

-Luis, el tipo que esperabas ha llegado.

-Muy bien, gracias.

Puedes irte, ya cierro yo.

-Buenas noches. -Venga, dile que pase.

-Buenas noches, Luis. -Buenas noches, Paco. ¿Cómo estamos?

-Muy bien. -¿Quieres tomar algo?

-No, gracias.

Menudo local bien montado tiene usted.

¿Todo es suyo? -No.

Es un negocio familiar.

-¡Ah!

¿Su familia quiere invertir en Desguaces Herrera?

-La verdad es que no tenemos la más mínima intención

de invertir en la mierda de tu negocio.

(RÍEN)

-Es una broma, ¿no? -No.

Estoy hablando en serio.

-¿Para qué me ha hecho venir? ¿Para insultarme?

-Para hablar de tu hijo.

-¿Cómo mi hijo?

¿Conoce a Daniel?

(Música de tensión)

-Lo tengo visto, sí.

Y me cae bastante bien.

Lástima que vaya cubierto de heridas y moratones

que le haces para sentirte como más hombre, más macho.

¿Qué, eh?

-Yo a ti te... Eres el hermano de...

-Mi hermano pequeño.

Ricky.

Lo conociste el otro día en casa.

Somos los Soler.

Y, como hermanos que somos,

estamos para echarnos un cable. ¿A que sí, chicos?

Porque somos una familia de bien.

-¿Es una encerrona?

¿Qué queréis? -Justicia.

Hasta ahora he intentado hacer las cosas por las buenas.

Te dije que te alejaras de tu hijo.

Y he intentado convencerlo para que te denunciara,

pero es imposible porque lo tienes amenazado por la fuerza.

-No tenías que haber metido a la policía.

Te dije que nos dejaras, no era cosa tuya.

-Claro que sí, Dani es mi amigo.

Sé que le rompiste la pierna por pedir ayuda.

-Eso fue por tu culpa, por meterle pájaros en la cabeza.

(RÍE) -Claro.

Tú te comportas como un bestia

y la culpa es de los demás. -¡Pues sí!

Los asuntos de mi hijo los manejo yo.

Si queréis meterme miedo no lo conseguiréis.

Ni vosotros ni la policía.

Sé bien lo que necesita Daniel.

-¿Qué necesita?

¿Que lo hagas sentir como escoria?

¿Que lo golpees hasta romperlo?

¿Eso necesita, hijo de perra?

-Mira, creo que mejor me voy. Me dejáis en paz y...

-Este todavía no se ha dado cuenta de que no lo vamos a dejar en paz.

-Por cada hematoma que le has hecho,

por cada cigarrillo apagado en pecho o espalda,

por cada hueso roto, humillación, insulto, escupitajo...

tú vas a tener lo mismo.

-¡No! ¿Qué haces? ¡No!

-¡Vamos, para adentro! -¡No!

(Golpes y quejidos)

(PACO GRITA Y GIME)

-Grábate una cosa a fuego:

no le vas a volver a poner

un dedo encima a tu hijo.

¿Y si el estrangulador temía que Ibarra lo reconociese?

Solo tendría sentido

si fuera uno de los participantes de la rueda de reconocimiento.

¿A quién habéis dado una paliza?

-A Paco, el padre de Dani.

-¿Crees que el chaval puede denunciarlo?

¿Crees que Fede investigaba a Pablo?

Juraría que sí.

Que descubrió algo y decidió seguirlo.

¿A ti alguien te ha hecho

las barbaridades que le han hecho a Dani?

-Eres muy lista, mamá.

Piensa un poquito.

Verás cómo lo aciertas.

¿Sabe dónde estuvo ayer Pablo?

Sí salió a hacer un par de arreglos a domicilio.

Cambió lo que tenía para por la tarde.

Pablo no realizó ayer chapuzas.

Llamé a las casas a las que tenía que ir,

pero no pasó por allí.

Eso sí que parece determinante.

Además, he pasado por su casa. Si está no abre la puerta.

¿Has hablado con tus tíos?

-Sí, los llamé.

-¿Te puedes quedar con ellos?

-Hay un problema para vivir con ellos.

Como soy menor, quieren llamar a mi padre

para ver si está de acuerdo.

Lo veo bastante chungo.

-Anoche fuiste muy valiente con tus hermanos.

Ahora, si hubiéramos estado solos no te habría salvado ni Dios.

-¡Es que nada ni nadie me lo va a devolver!

-Llora todo lo que necesites.

Yo estoy aquí contigo.

Y voy a estar siempre.

Usted y Pablo no estuvieron juntos cuando mataron a Mónica Llorens.

Estuvimos juntos arreglando el robot de cocina.

Si se empeña en cubrir a Pablo a toda costa

lo único que conseguirá es meterse en un buen lío.

La única razón para proteger a un asesino

es estar implicado en sus crímenes.

Yo no tengo nada que ver, se lo juro.

Entonces cuéntenos la verdad de una vez.

¿Qué sucedió la noche en que asesinaron a Mónica Llorens?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 491

Servir y proteger - Capítulo 491

15 abr 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 491" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 491"
Programas completos (499)
Clips

Los últimos 1.631 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mar

    Ya sé por qué no me cuaja la interpretación del actor que hace de Álvaro, por la vocalización, seguramente si entrena eso me dejará de parecer falsete ^_^ es solo que no pronuncia siempre con fluidez, como que tendrá otro acento y tiene que hablar así forzadamente, yo también hablo cerrado cuando estoy cansada, je je. Me encanta toda la historia de los Soler, me saca de lo acostumbrado, es original para mi ver cómo se relacionan en familia y cada detalle de sus reacciones, es lo más estimulante para mi ahora mismo de toda la serie (empiezo a ver el capítulo 487 cuando escribo ésto).

    pasado viernes
  2. Maria

    Se me arrugo el corazón!! Excelente actor, excelente personaje ...te extrañaremos Fede !!

    pasado miércoles
  3. Pepe

    Mucha gente de vacaciones o tienen compromisos fuera de la serie. Antonio, Alicia, Íker ahora Fede. Ya es muy repetido eso de desaparecer personajes y aparecer otros. Lo que me extraña que los policías tan "buenoa y competentes que son", los eliminan tan fácilmente. Será por lo antes dicho otros compromisos profesionales o vacaciones en la serie. Porque luego aparecen de nuevo. Y otros bye bye sin ton ni son. Bueno no deja de ser una entretenida serie. Y para mi el mejor actor y personaje el de Fernando Quintero sin lugar a dudas. Sigan adelante.

    pasado miércoles
  4. Elena

    Qué pena que se vaya de la serie el peronaje de Fede. Ese actor trasmite tanto! Una verdadera lastima! Seguro que muchos te echaremos de menos. Hasta la siguiente vez que te vea en alguna serie, peli o quiza teatro ;) !!!

    pasado miércoles
  5. Carmen Franciska

    Un verdadero y completo actor. Lo felicito. Uno de mis preferidos. Muchas gracias por su hermoso trabajo. Le deseo siga trabajando, actuando. Muchos exos Fede!!!!

    pasado miércoles
  6. teresa fraga

    Desde que comenzo me queda enganchada,de esta serie.Television Española ha tenido siempre buenos actores y directores trabajam con tanta naturalidad .Que vives el momento.

    16 abr 2019
  7. LILIA SANROMAN

    Excelente serie Servir y Proteger no me la pierdo desde México. Hoy lloré por la muerte de Fede...

    16 abr 2019
  8. Emma

    Tve tiene las Mejores series de la televisión en España. Servir y Proteger es una de las mejores pero como ColombIan a residente en este país X más de 30 años debo decir que es horrorosa la forma en que tratais a los Colombianos...Siempre que haceis escenas de crímenes. mafia. delitos .y lo peor siempre poneis a los Colombianos!! Que injusto. Nos sentimos muy agredidos porque hemos sido los Colombianos a través de muchísimos años los que hemos librado la batalla cruenta y descarnada contra la droga. Somos los que hemos puesto las víctimas. El dolor . La sangre.las viudas y el desarraigo social y económico que esto genera. Para vos otros no significa nada nuestra lucha nuestra policía y ejército luchando a brazo partido por frenar esta guerra cruenta y dolorosa y mientras aquí en muchos otros paises seguis estimulando el consumo y el mercadeo de este veneno y la lucha sin cuartel de los Colombianos no vale nada para vos otroslos Colombianos seguimos llevando en la frente el lastre ....Hasta cuando? Por lo menos pido un poco de respeto! !! Y por favor leed un poco mas señores guionstas Colombia es un país desarrollado en muchos aspectos más que España. ...Sin ir más lejos la ley de la eutanasia lleva vigente en Colombia desde hace más de 10 años...Y así Muchas otras cosas....leed más sobre Colombia y quitarnos ya la impronta de narcotraficantes. LadroneS.......Y. ......

    16 abr 2019
  9. Alba

    Fede, te vamos a echar muchísimo de menos. A mi novio y a mí nos encantaba tu historia con Espe! Os seguimos desde Estados Unidos

    16 abr 2019
  10. monica

    Peder un personaje como Fede encarnado por un buen actor desmerece la serie ,creo que perdió en calidad ,los Soler no aportaron mucho,lo digo desde el guion ,no desde las actuaciones , Alicia y su retiro fue inesperado ,pero sin lograr dar efectos positivos en el interés por la serie.Y lo de "proteger" con estos últimos sucesos queda en duda .Desde Argentina aporto mi opinión Gracias

    16 abr 2019