www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5119159
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 484 - ver ahora
Transcripción completa

Silvia es nuestro contacto en comisaría.

Si hay una mínima posibilidad de que Mónica siga viva,

ella lo sabrá.

-¿La habéis encontrado?

No la hemos encontrado

y no tenemos esperanza de hallarla viva.

Quiero que seamos amigos. Yo, también.

Se te había olvidado que venía papá. No.

Sí.

Siento no haber ido a buscarte. Estoy desbordada en comisaría.

Tranquila, me imaginaba que pasaba algo.

-Han encontrado el cadáver de Mónica Llorens.

Es la primera vez que se deshace del cadáver.

Es un cambio en el "modus operandi". Ahí suelen equivocarse.

Te vas a ir al Moonlight y le vas a pedir a los dueños

una lista de los asistentes a esa fiesta.

¿Solo es pasar la vuelta? -Sí.

Esta noche estate aquí a las 10.

-Deme la bolsa y la suelto. -¡Vale, vale!

-¡Quieto! Te estoy apuntando.

-Lo ha mandado alguien. Puede que de una banda.

Si nos ganamos su confianza descubriremos a sus jefes.

Mañana por la mañana, el juez va a hablar conmigo

y le diré si colaboras.

Dependiendo de lo que le diga

te meterá en prisión o te dejará libre.

Tú decides.

(Música emocionante)

¡Pero bueno! ¿Y este despliegue?

¿Qué celebramos?

Que tengo la mejor familia del mundo.

¡Ay, cariño! Me gustaría cogerme el día libre hoy

para celebrar que has vuelto.

Creí que con lo de anoche había sido suficiente celebración.

Te estoy hablando en serio.

Es que tenemos mucho lío en comisaría

y con lo del estrangulador

la verdad es que estamos en vilo. Ya viste a qué hora llegué.

Lo primero es lo primero,

así voy a saludar a los del centro de salud.

¿Cuándo te reincorporas?

Un par de meses o así.

¿Cómo que un par de meses? ¡Qué sorpresa!

¿Por?

Porque conociéndote pensé que me ibas a decir esta tarde.

Pero me parece muy bien que te lo tomes con calma,

así estarás fuerte.

Esa no es la única razón por la que quiero que sea más tarde.

¿Qué pasa?

Tengo que contarte una cosa, Claudia.

Antonio, ¿qué pasa? No me asustes.

No pasa nada. Escucha.

Me he dado cuenta de que estoy en deuda con la ciencia.

El tratamiento ha sido un éxito

gracias a un gran equipo médico.

Olga y yo también estamos muy agradecidas

pero ¿qué quiere decir que estás en deuda?

Con ellos y con la sociedad,

que ha pagado un tratamiento muy caro.

Tengo la obligación de devolverlo.

¿Qué quieres decirme?

He sido paciente pero soy médico y he vivido la terapia.

Voy a hacer un proyecto académico con el doctor Salazar...

en Milán.

¿Milán?

Se trata de continuar con la investigación

y darle visibilidad.

Que se llegue a generalizar y poder traerla

a los centros de salud.

¿Quieres volver a Milán?

Sí, y mañana mismo.

No me lo puedo creer.

¿Por qué no lo habías dicho? No te lo iba a decir por teléfono.

(ENFADADA) ¡Increíble!

Se trata de salvar vidas. Tú deberías entenderlo.

Has dicho que no te gustaría pedir el día libre

para atrapar a un criminal.

¡No me líes, que no es lo mismo!

¡Yo no me voy al quinto pino hasta vete a saber cuándo!

¿Qué quieres que haga? El experimento está en Milán

con el doctor Salazar.

Se trata de que algún día pueda traerlo aquí.

¿Cuánto tiempo?

Un par de meses. En 8 semanas estoy aquí.

¡Te has comprometido dos meses y no me lo habías consultado!

El proyecto merece la pena.

Sí, es muy bonito y muy importante,

pero ¿y Olga y yo?

Te hemos echado de menos y podíamos estar juntos.

¿Y ahora te vas? Me parece muy egoísta.

¿Por qué estáis discutiendo?

Que te lo cuente tu padre. Me voy.

(LUIS) ¿Cómo están?

Ya.

Pobres.

¿Qué dices?

¿En serio?

¿Y cómo está ahora?

Ya, bueno. Dales muchos ánimos de nuestra parte, por favor.

Venga.

Hasta luego.

Ciao.

La mamá,

aún sigue con los padres de Mónica.

-¿Han ido a identificar el cuerpo?

-Sí.

A la madre le ha dado un ataque y ha ido el SAMU.

-Normal.

La Policía sigue sin hacer su trabajo.

Buenas.

Serán buenas para ti, porque aquí estamos bastante mal.

-Ricky, por favor.

No se lo tengas en cuenta.

Imagino que ya os habéis enterado.

Hemos localizado el cuerpo de Mónica.

Nos hemos enterado por los padres

y por el periódico digital.

-Nos habría gustado saberlo por ti.

Sabías que Mónica era amiga de la familia.

Os ha faltado tiempo para ir al periódico.

Ricky, ya le dije a tu hermano que no tenemos nada que ver con eso.

Bastante tenemos con cazar al asesino.

(ENFADADO) Lo estáis haciendo muy bien.

-Basta.

Me imagino que lo hacen lo mejor que pueden.

¿Tenéis alguna pista?

Lo siento, no puedo contar nada.

La investigación está en curso.

No dices nada porque no sabes nada.

-¿Te quieres callar? -Si digo la verdad.

Se les da estupendamente poner multas,

detener a pringados,

pero cuando es serio, no están a la altura.

No tienes ni idea. Es un psicópata frío y calculador.

Pero es un tío y vosotros sois un montón.

Si trabajarais, Mónica seguiría viva.

-¿Por qué no sales tú a buscarle?

Hay algo que sí sabemos:

Mónica no murió porque sí.

No es que estuviese en el lugar equivocado

en el momento equivocado.

Fue a por ella.

La escogió como víctima previamente.

¿De qué hablas?

No fue por azar.

Iba a por ella, la acechaba.

Es muy posible que la noche de la fiesta

él estuviese en el pub.

O fuera, vigilando.

(RICKY) Y ¿por qué querría matarla?

A eso no puedo contestar.

Ya he dicho más de lo que debía.

Por eso estoy aquí: necesito un favor.

Lo que quieras.

Necesito una lista de los clientes de esa noche.

Es posible que estuviese aquí.

O quizá alguien vio un tipo merodeando.

Vale, pero hay gente que viene y que no conocemos.

Gente que está de paso y no es del barrio.

No importa. A los que recordéis.

Luis, no creo que a los clientes les haga gracia.

¿Y si dejan de venir? -¿Qué quieres? ¿No hacer nada?

¿Que siga libre? ¿Y si vuelve a matar?

También necesito que habléis con los camareros.

Puede que le sirviesen una copa o viesen algo raro.

Tranquila, tendrás la lista.

En cuanto lleguen Sara y Juan, los camareros,

les preguntaremos si se acuerdan de algo.

Gracias.

Venga, un boli y un papel.

-Egoístamente me gustaría que te quedaras,

pero entiendo cómo te sientes y me parece bien.

-¿En serio?

-Me da mucha pena que te vayas tan pronto

pero te vas por algo bueno, no como la otra vez.

Esta vez, la despedida será más alegre.

-Ojalá tu madre piense igual.

-No es un buen momento con esto del estrangulador.

-Sé que no le he dado la noticia a cualquiera.

Ella tenía muchas ganas de verme.

-Dale tiempo, se le pasará. -¿Tú crees?

-Sí.

Y estoy muy orgullosa de ti.

Lo que vas a hacer es muy solidario. Ayudarás a mucha gente.

Sé que mamá haría lo mismo.

Le mantendré informado.

Gracias.

Perdóname, Claudia. Dime.

Como suponíamos, la autopsia de Mónica Llorens no arroja pistas.

Las mismas marcas de asfixia,

las mismas huellas de guantes Kevlar.

Y ningún rastro orgánico del asesino

que nos ayude con su ADN. Es desesperante.

Bueno, pero sí es cierto

que ha cambiado dos factores importantes en su ritual.

El primero:

nos ha provocado para que buscáramos el cadáver.

¿Y el segundo?

Sabíamos, suponíamos que utilizaba

las fotos de sus víctimas como trofeo.

Se las guardaba.

Pero ahora las divulga para proclamar su causa.

Tal vez por la frustración

de no lograr su objetivo con Ibarra.

Seamos sinceros: no tenemos ni idea de por dónde tirar.

Espera, no estamos tan perdidos.

Sabemos que Mónica Llorens estuvo en la fiesta del Moonlight

y que entre la hora que salió de allí

y la hora en que murió pasaron horas.

Hemos de averiguar qué pasó en esas horas.

Lo más probable es que el asesino estuviera en la fiesta

o esperándola fuera.

Pero no es una certeza.

Puede que el asesino no fuera al pub.

Esa es la línea de investigación que seguiremos.

Bien.

Le he mandado a Mercedes el borrador que hiciste

del comunicado de prensa.

Fede ha revisado los comentarios que suscitó en las redes

la entrevista de Mónica, por si hay alguno fuera de tono.

Y voy a convocar una reunión para repartir tareas.

Tenemos que detener pronto al estrangulador.

La publicación de esa foto con la noticia

del cadáver de Mónica en ese vertedero

ha creado alarma social.

Esto solo se para deteniendo al culpable.

De acuerdo.

Siento que no hayas podido disfrutar del reencuentro con Antonio.

En otra situación te hubiera mandado a casa

pero no podía.

Lo sé. Por eso no te preocupes.

A lo mejor, la semana que viene, si la investigación da sus frutos.

La semana que viene Antonio no estará, no necesitaré días.

¿Cómo que no estará? ¿Por qué?

Vuelve a Milán mañana mismo.

¿Qué ocurre? ¿No está curado del todo?

No, ha terminado el tratamiento y ha ido muy bien.

Se siente en deuda con el equipo médico y la sociedad

y quiere colaborar en la investigación

para que el tratamiento pueda ser de uso generalizado.

Entiendo cómo te sientes pero...

es un acto que le honra.

Deberías estar orgullosa. Pues no puedo.

Fue muy duro cuando estaba allí

y no solo porque no estuviera aquí, porque no pudiera verlo,

es que no estaba segura de que funcionase y...

no estaba segura de volver a verlo. Bueno, ha funcionado.

Ha vuelto y todo ha salido bien.

Sí, pero no me cabe en la cabeza que no le importe irse otra vez.

No lo entiendo. ¿Cómo no le va a importar?

Habrá sido una decisión difícil. Lo habrá pensado mucho.

O no, porque a veces es muy impulsivo.

Piensa, en cualquier caso, que es por una causa noble.

Ahora no sufrirás por su enfermedad.

Sí, lo sé.

Estaba también el notas, el del pelo largo.

Le puse un "gin-tonic".

¡Parecía un baboso! Miraba mucho a Mónica.

Si lo vuelvo a ver...

-Y los que no paraban de pedir cerveza.

-Es verdad, ¡qué pesados!

-Vale, los apunto.

(Pasos)

-¡Hola! ¿Qué hacéis?

-Una lista con los clientes de la fiesta de Mónica.

-Sí, lo del cuerpo en el vertedero ha sido horrible.

-La Policía piensa que el estrangulador

puede ser un cliente del pub.

-¿En serio?

-¡Qué mal rollo!

-Sara, tú tienes memoria fotográfica.

A ver si te acuerdas de alguno más.

-Estos son Paco y Amparo.

Viven por aquí cerca.

Es mejor que anotéis los nombres.

-Sí, tienes razón.

-Falta la pareja que ella toma zumo y él cerveza sin.

Se llaman Elena y Curro.

-Sí, es verdad.

-Estos son los de la notaría.

Tienen pinta de ser inofensivos, pero bueno, apunto.

-Y os habéis olvidado del ferretero.

El novio de la policía que atiende a las mujeres maltratadas.

Tiene pinta de no haber roto un plato.

-Bueno, a la lista.

-Pablo.

-¡Qué ganas de que mi padre saliera del hospital!

Parecía una pantera en una jaula.

-¿Y él está contento?

-Sí, le hace ilusión lo de vivir juntos.

¿Tu padre cómo está? ¿Qué tal ha llegado?

-Bien, pero vuelve mañana a Milán.

-¡No fastidies! Si acaba de llegar.

-Quiere hacer un proyecto con el doctor que le ha tratado

para que la terapia llegue a más gente.

-Ya. ¿Y tú cómo lo llevas?

-No me hace mucha gracia que se vaya otra vez,

pero entiendo que así puede ayudar a más gente.

¡Paty! -¡Hola, chicos!

-Hola.

-¿Cómo estás? ¿Ya se te ha pasado el susto?

-Sí, estoy mejor.

Perdona que te colgara tan rápido. No sabía ni qué decía.

Tenía aún las piernas temblando.

-Olga me lo ha contado. ¡Menudo susto!

-Ya te digo.

Me puso una navaja aquí

y no me soltó hasta que María le dio el dinero.

-Menos mal que llegaron Nacha y Elías.

Si fuese tú, estaría temblando aún.

-¿Conocías al tipo que os atacó?

-Había pasado por aquí un par de veces antes

pero no sabíamos quién era.

¡Un pobre "pringao"!

-¿Por qué?

-Porque estaba casi con más miedo que yo en el atraco.

Según Elías, era la primera vez que robaba

y seguramente era una prueba para entrar en una banda.

-Eso sí que es chungo.

Si estaba nervioso y era inexperto podría haber pasado de todo.

-Bueno, Julio.

-Gracias por pasaros a preguntar.

-De nada. Además, venimos a darte una buena noticia.

Estamos juntos otra vez.

-¿En serio?

¡Qué bien! Me alegro un montón.

Vamos a hacer una foto para inmortalizar el momento.

¿Tenéis claro que el intento de robo en La Parra

forma parte de un rito de iniciación?

Sí, para entrar en los Coronas.

Para esos chicos es fundamental sentirse parte de la banda,

de la nación, como ellos le llaman.

Son capaces de hacer cualquier cosa.

-¿A quién se le ocurre entrar en un bar al lado de una comisaría?

-A un yonqui desesperado y ese chico no lo es.

Tenía que demostrarles su valentía para merecer entrar en la nación.

Ya viste que estaba muy nervioso. Nervioso, pero con navaja.

Y la navaja era camuflada, que es la que usan los Coronas.

Es una prueba de que no vamos desencaminados.

Ya. ¿Y le habéis interrogado ya?

Yo anoche hable un poco con él en el calabozo.

Estaba reacio. No soltó prenda.

Le dejé caer un par de cositas, a ver si reflexiona.

Espero que haga efecto.

-Esperemos que funcione.

-Yo conozco bien este tipo de bandas de jóvenes.

Suelen ser peligrosísimas y muy violentas.

Los miembros que participan suelen tener obediencia absoluta.

Eso decía el informe.

Lo malo es que estallara una guerra de bandas en el barrio.

Lo que hizo Jota lo llaman "brincar" al barrio.

Se trata de cometer un delito.

Tienen que cargarse a un pandillero de una banda opuesta.

O atracar.

O asesinar una persona al azar.

Eso ya depende de cada banda.

-Un bautismo de fuego en toda regla.

(NACHA ASIENTE)

-Y una vez lo superan,

ya son miembros de la banda.

Y para el resto de pandilleros eres como su "brother".

Y cualquier problema que tienes, es de todos.

Imagino que para un chaval que se siente marginado

debe ser una buena perspectiva.

Sí, pero tiene su precio.

Tienes que cumplir las órdenes del supremo.

Y te piden atrocidades tremendas:

extorsionar, violar, matar, vender droga...

Ya, ya.

Le deben obediencia total a la banda.

(NACHA) Y de por vida.

No puedes salir, es imposible. Si lo intentas, te matan.

Ya.

Y...

¿qué perfil crees que tienen estos chavales?

Me gustaría saber tu opinión de ellos.

Inmigrantes, la mayoría.

O hijos de inmigrantes.

Suelen pertenecer a familias muy desestructuradas y marginales.

La mayoría sufre exclusión social o "bullying" en el colegio.

-Y al entrar en la banda, se sienten como en casa.

Incluso mejor.

-Ojo, porque la pandilla te da cobijo, pero también te castiga.

Si no sigues sus reglas o te acobardas,

no se andan con compasión. Cero.

Ya.

Ese chaval lo tiene jodido para salir de ahí.

Y no lo digo por nosotros.

-Yo lo veo como tú.

Se lo comen vivo en dos minutos en una banda.

Aunque va de durillo, no tiene ese perfil.

Creo que es buena persona.

Tenéis que convencerle para que no entre en la banda

y sacarle información sobre los Corona y su líder.

O su supremo, como dicen ellos.

Cuenta con ello.

Espero resultados rápido. Hay que atajar esto.

Si no, entre los Corona y el estrangulador, esto es Kabul.

Ya se han hecho con el parque y la cancha de baloncesto.

Nos chulean, se van un rato y vuelven corriendo.

Eso sin contar con las extorsiones y los atracos,

como el otro día en la peluquería de Paloma Castillo.

Sí. Oye, si no os importa, como ya he empezado a hablar con Jota,

me gustaría ser yo quien lo siga interrogando.

-Ningún problema. Tú conoces mejor a esos chavales.

Cuenta conmigo para ayudarte.

Por supuesto, no hay problema. ¡A trabajar!

Vamos.

-¿Qué tal? ¿Cómo has pasado la noche?

¿Has tenido tiempo para pensar?

-Por la cara que tiene, no has descansado mucho.

¿No te ha gustado la suite?

Esto es solo una noche. Imagínate años en la cárcel.

-Acuérdate de que si nos das información de los Coronas

y el nombre de su jefe

estamos dispuestos a ayudarte, ya te lo expliqué.

Si me das algo a cambio, te voy a ayudar.

-Después de lo del bar, ninguna nación me querrá.

-Pero ayer decidiste brincar al barrio para entrar en una.

¿Fue la prueba del supremo de la banda?

-A mí nadie me dijo nada. Yo me calenté solito.

-Claro. Entraste en el bar a atracar

sin darte cuenta de que al lado había una comisaría.

Lo que haría cualquier atracador.

-No eres tonto.

Eso solo lo hace alguien que recibe una orden.

-¿Eres consciente de que podrías haber acabado muerto?

(NACHA) Piénsalo.

¿Eso esperas de tu jefe?

¿Que te mande al matadero a la primera de cambio?

¿Eso quieres hacer entrando en los Corona?

-Tranquila, no sé quiénes son esos.

-Estoy tranquila.

Me sorprende que no lo sepas porque aquí todos saben quiénes son.

Se están haciendo con el barrio y con las bandas.

Se dedican a robar, tráfico de drogas, extorsión.

-Un futuro prometedor, carne de talego.

Eso, si no te cortan el cuello

porque a tu jefe no le gusta lo que haces.

-Yo no soy ningún carne de talego.

Puedo ser tan bueno como cualquiera.

-¿Lo reconoces?

Has hecho todo eso para entrar en la banda de los Corona.

(JOTA SUSPIRA)

-Yo lo que quiero es que me respeten,

tener dinero, un carro, ropa cara,

muchachas bonitas que bailen para mí.

Eso no es malo.

-Sí, si lo intentas con violencia.

No puedes ir por ahí asustando, amenazando y haciendo daño.

-No le he hecho daño a nadie.

-Le pusiste un cuchillo en el cuello a la chica del bar.

-Solo quería asustarla para que me diera el dinero.

-Robo con violencia e intimidación

son los dos primeros cargos a los que, de momento,

escucha, te enfrentas ante el juez.

-Sin hablar del atraco en la peluquería.

Eso empeora las cosas.

Tú estabas allí. -No, oiga, espere.

A mí no me eche ese muerto.

Ese no fui yo. Eso fue...

¡qué sé yo!

(NACHA) ¿Qué? ¿Quién fue?

¿Vas a cargar con ese muerto también?

¿Vas a agravar tu pena?

-Fue otro que también quería brincar el barrio.

-Está claro que tu supremo te tiene manía.

Atracar una peluquería es más fácil

que ir a La Parra, al lado de comisaría.

Ese tipo te metió en la boca del lobo.

-No, ¿saben qué es lo que pasa?

Que la primera vuelta me salió mal.

Si te dejan volverlo a intentar, ha de ser más difícil.

Esas son las reglas.

-Espera, que esto se pone interesante.

¿Qué es eso de la primera vuelta?

-Tenía que robar en la ferretería pero...

eso salió mal.

El dueño sacó una pipa y tuvimos que irnos.

Ese nos iba a disparar de verdad.

-A ver, ¿cómo así?

¿El dueño de la ferretería sacó una pistola?

-Sí, claro.

Ese hombre...

tenían que haberle visto la cara.

Estuvo a puntito, así, de dispararme a bocajarro.

-¡Qué raro! Aquí no hemos recibido ninguna denuncia de ellos.

-¿Estás diciendo la verdad o te lo inventas?

-Es verdad.

Si no me creen, pregunten en la ferretería.

Si esa vuelta hubiera salido chévere,

yo ahora no estaría acá.

-Pues ya se puede ir a Cabeiro a disfrutar de la batidora.

¡Dos años de garantía tiene! Hasta luego.

(Campanillas)

-Buenos días, Damián. -Buenos días.

-Estamos haciendo una visita rutinaria por la zona

para calmar a los comerciantes.

-Supongo que sabrás que ayer hubo

un intento de robo a punta de navaja en el bar La Parra.

-Pues no, no tenía ni idea.

-Era un chico que actuaba solo.

Por suerte íbamos a tomar café y lo pillamos.

-¡Hombre!

-Curiosamente, ese chaval nos contó

que también había intentado atracar aquí

con dos chavales más.

-Pero dice que no consiguió nada porque el dueño

sacó una pistola y estaba dispuesto a liarse a tiros con todos.

¿Eso es verdad, Damián?

-Lo de los tiros... Vamos a ver, tiros...

Vamos por partes, es cierto...

que entraron estos tres maleantes a intentar robarme,

pero no hubo tiros porque no tengo ninguna pistola.

-Ya. Y, entonces, ¿qué pasó?

-Pues estaba en la trastienda y escuché cómo uno de ellos

le pedía a Pablo, mi dependiente, lo conocéis,

el dinero de la caja y le puso una navaja en el cuello.

Total, que salí para defenderlo

y terminé apuntándoles con esto.

-Pero eso es una pistola de clavos.

Es normal que salgan corriendo.

Aunque son duros, están acostumbrados a pelear con navaja.

-Pues fue lo que pasó.

Salí, les apunté con esto y salieron corriendo.

¿Qué pistola voy a tener yo? No tengo.

-¿A cuento de qué se iba a inventar lo de la pistola?

¿Sacaba algo con eso?

-Yo qué sé, ya sabes cómo son los de las bandas,

que van de machitos por presumir.

Lo mismo le dio vergüenza reconocer que se amedrentó con esto.

O vete tú a saber.

O se quiere vengar y dice que tengo un pistola sin licencia

para buscarme un problema.

-Ya... ¿Entonces por qué no fuiste a denunciar a comisaría?

-Lo iba a hacer,

lo que pasa es que maduré la idea y decidí no hacerlo.

-¿Qué te hizo cambiar de opinión?

-Conozco comerciantes que han puesto denuncias

y se han vengado de ellos.

¡Y la policía no los defendió!

Les han roto escaparates y les han dado palizas.

Perdonadme, es lógico que sienta miedo.

-Con miedo o sin miedo estos casos hay que denunciarlos.

Les das alas para que sigan actuando impunemente.

-Que sí, que sí.

Si lleváis toda la razón.

Si vuelve a pasar, que espero que no, no lo dudéis.

Lo denunciaré.

-¿No será que no denunciaste porque tienes un arma de verdad

sin licencia y sabes que es ilegal?

-¡Oye! Que soy yo, ¿eh?

No tengo pistolas ni armas,

que lo amenacé con esto, de verdad. Punto.

¿Qué iba a hacer yo si no?

Hola, Pablo.

-Hola, buenas.

-¿Qué tal, Pablo?

¿De dónde vienes?

-De arreglar el desagüe de una vecina.

Pero ¿qué pasa?

-Bueno, estábamos investigando un intento de robo que hubo aquí

y sabemos que fueron tres tipos.

Nos gustaría escuchar tu versión.

-Pues yo estaba aquí, en la tienda, ateniendo,

y entró uno de los chavales y me amenazó con una navaja.

Luego entraron los otros dos

y me pidieron el dinero de la caja.

Y Damián salió del almacén.

-¿Y qué más?

-Pues...

Damián salió como muy cabreado y...

y les amenazó con uno como esos.

Lo que hay en la mesa.

-Con la pistola de clavos.

Lo que yo decía.

-¿Veis? Es verdad lo que digo.

El que miente es el chaval, que es un ladrón.

-Bueno, vamos a quedarnos de momento con vuestra versión.

Espero que sea verdad porque, de no ser así,

no sé si eres consciente de que te puede caer un buen puro

por posesión ilegal de armas.

Y a ti por encubrirlo.

Así que... -¿Te importa?

-Que tengáis buen día.

Hasta luego, Pablo.

(Música de tensión)

-Gracias.

¿Ya?

Los resultados de la autopsia de Mónica Llorens

ha revelado lo que ya esperábamos.

¿Estrangulamiento por asfixia? Exacto.

Pero antes el asesino le asestó un golpe para dejarla sin sentido

y después le suministró pentotal sódico.

Pero...¿y esto por qué, inspectora?

Bueno, para dejarla sin fuerzas cuando despertada.

Después la estranguló, le hizo la consabida y macabra foto

y la trasladó al vertedero.

Inspectora, ¿hay restos orgánicos del asesino en al cadáver?

Negativo, ni siquiera en las uñas.

Por el pentotal sódico,

quería asegurarse de que no pudiera defenderse

y así ahorrarse cualquier imprevisto.

Efectivamente. Además, como ya sabéis,

el estudio grafológico y dactiloscópico de la foto,

tanto de la que no envió a nosotros

como de la que envió al periódico El Barrio,

no han arrojado resultados.

Ahí también tenéis un informe que ha elaborado

la inspectora Orestes

con el cambio del patrón de conducta

respecto al perfil psicológico.

Lo más destacable es que no guarda fotos como trofeo.

Las exhibe para justificar su crimen.

Además de que nos reta a seguirle el juego.

¿Nos abre alguna línea nueva de investigación?

De momento vamos a centrarnos en las últimas horas de Mónica.

Sabemos que el estrangulador la tenía en el punto de mira

a causa de la entrevista que concedió y aquí pudimos ver.

¿Tenemos algo de eso, Fede?

No. He rastreado los comentarios sobre el vídeo.

No hay ninguna novedad.

La entrevista la realizó en el Moonlight.

Es donde se encontraba ella poco antes de su muerte.

Había una fiesta porque le dieron un papel.

No sería de extrañar

que el asesino hubiera asistido a esa fiesta

o que estuviera cerca.

Por eso, la inspectora

ha elaborado una lista con los que asistieron esa noche

a la fiesta en el pub.

¿Tenemos que investigarlos a todos? Efectivamente.

Silvia os está entregando una lista

que se os asignado a cada uno de los equipos.

Por favor, no olvidéis preguntar

si hicieron fotos o vídeos esa noche.

Sí, eso sería importante.

Puede que haya suerte y alguna foto nos arroje alguna pista:

algún movimiento extraño, alguna expresión sospechosa.

Vamos, que presionemos a la peña para hacerles recordar.

Sí, pero sin agobiar a nadie, ¿de acuerdo?

No queremos que la gente se retraiga y no cuente nada.

Tienen que decirnos por qué estaban en el pub esa noche.

Tienen que decirnos si recuerdan algún movimientos extraño,

qué vieron, pero tanto dentro del pub como fuera.

Os dejo, me voy a mi despacho.

Si necesitáis algo, allí estoy. Informadme de cualquier cosa.

¡OK!

-Pablo está en la lista.

(Música de misterio)

-Bueno, no es tan raro.

De vez en cuando se pasa por ahí

para tomar una copa tras el trabajo.

Nosotros íbamos a jugar al billar.

-¿Pero qué pintaba en la fiesta de Mónica Llorens?

-Pues que no era un evento privado, no cerraron el pub para la ocasión.

-¿No te dijo que iba a ir esa noche?

-No, porque precisamente habíamos cortado.

No iba a quedarse encerrado en casa, ¿no?

Tendría que salir a divertirse el chico.

-¡Qué contentos se os ve en la foto!

Sobre todo a Julio.

Desde que ha llegado no se separa de Olga.

-Te digo yo que acaban juntos.

-Ya están juntos.

Me lo dijeron hacen un rato.

-¡Qué me dices, hija mía!

¡Por Dios, los jóvenes con el amor!

Cómo sois, vais como locos.

-Qué exagerada eres.

-Exagerada no.

Es un ir y venir.

Vamos a ver, al principio estaba con Julio.

Luego, cuando estaba con Toni, también con Toni.

Luego otra vez con Julio.

No sé, me canso solo de pensarlo.

-¡Buenos días!

-¡Hombre, Antonio!

-¿Es aquí donde se hace la mejor tortilla de patatas del barrio?

-¡Por supuesto!

Anda que has tardado en dejarte caer.

-Qué alegría verte, se te ve superbién.

-Y vosotras tan simpáticas y guapas como siempre.

-¡Qué zalamero!

Te pongo un pincho. ¿Qué quieres beber

-Un zumo de frutas.

Me he enterado de que ayer os intentaron robar.

¡Qué susto!

-No veas cómo me puse. Le pusieron la navaja aquí a Paty.

Era un chaval nada más, pero me entró un temblor...

-Menos mal que María tuvo sangre fría.

Y que llegaron Nacha y Elías, que si no...

-Pues sí, salimos completas del susto.

Como tú de Italia, que está completamente recuperado.

-Sí. Vengo a agradeceros las muestras de cariño

que enviasteis a través de Olga y Claudia.

La verdad, estando lejos de casa

y postrado en una cama daba mucha vidilla.

-Lo hicimos de corazón.

-¿Cuándo vuelves por la consulta? Se te echa de menos.

-Lo estoy deseando, pero tardaré unos meses.

-¿Y eso?

-Haré un proyecto con el equipo que me trató

para que otros se puedan beneficiar del tratamiento.

-Qué maravilla, ¿no?

Va a ser muy bonito, ojalá salga bien el proyecto.

-¿Sabéis lo que echo de menos?

Vuestro café.

Y eso que en Italia el café tiene fama.

-Y el nuestro, a ver qué te crees.

Hay fiesta y no me habéis avisado. Ponme un zumito, por favor.

La fiesta la trae tu marido, que viene estupendo de Milán.

-No hagas caso, sabe que estoy aquí.

La he llamado para que tomáramos algo juntos.

-Qué maravilla de proyecto que va a hacer Antonio allí

y qué bien que lo apoyes.

Pues gracias. ¿Nos sentamos?

Bueno, ¿qué?

¿Ha visto a tus compañeros del centro?

No, todavía no.

Ahora iré.

¿Qué tal en el trabajo?

Si quieres que te diga la verdad, fatal.

Porque no abasto.

Vaya,

Oye, sobre lo de Milán... Espera, espera.

Precisamente de eso quería hablar contigo.

(Música emotiva)

(SUSPIRA) A ver...

Que quede claro que no me hace gracia que te vayas.

Pero necesito disculparme.

¿Disculparte? Sí.

Esta mañana te llamé egoísta y considero que no es justo.

Vas a hacer allí un trabajo fabuloso,

vas a ayudar a mucha gente,

va a haber mucha gente que va a sobrevivir gracias a ti,

a la experiencia que has vivido en primera persona.

No me gusta, pero quiero que sepas que te apoyo.

También me duele, pero tengo que hacerlo.

Ya, entiendo.

En fin.

Me resignaré pensando que, por lo menos,

allí estás con buena salud.

Pues yo no.

No puedo hacer nada si no estás conmigo.

¡Mentiroso!

(CARIÑOSA) ¡Tonto!

¡Madre mía, Sara!

Tienes una memoria flipante.

Tú sola has sacado a más de 20 para la lista.

-Hasta recuerdas lo que bebió cada uno.

Contigo no hacen falta cámaras de seguridad.

-Tengo memoria fotográfica.

Una vez de pequeña fue a Lisboa con mis padres y me perdí.

Supe volver sola al hotel

porque me acordaba perfectamente de cada calle.

Yo tendría seis años. -Madre mía, qué fuerte.

-Me gusta acordarme de qué bebé cada cliente fijo

porque cuando llegan se lo sirvo y les encanta.

-Buenas noches.

-Muy buenas.

¿Qué? ¿Os ha servido de algo la lista que os entregamos?

Nos estrujamos el cerebro para hacerla.

-Bueno, estamos en ello.

Quería preguntaros precisamente por una de las personas

que aparece en la lista, Pablo Baeza.

Es el empleado de la ferretería.

-¿Qué quieres saber?

-Pues todo lo que me puedas contar.

-Pues me acuerdo de que estuvo aquí,

se pidió un par de cervezas

y, no sé, se lo veía serio y un poco preocupado.

-¿Y estaba solo? -Sí.

-Pero, ahora que lo dices, me estoy acordando

de que estuvo el día de la entrevista a Mónica.

-¿En serio? -Sí.

Sí, sí... Estaba jugando al billar

y, con el ruido de las bolas, molestaban en la entrevista.

Les pedí que parasen un rato.

Hasta los invitamos a otra ronda por las molestias.

-¿Estuvo particularmente pendiente de la entrevista?

-¡Y tanto que sí!

Preguntó por ella y dije que se acordara del nombre

porque sería una gran actriz.

En cuando pudo puso la oreja. ¡Hasta se metió en el reservado!

-Es que era fan de Mónica.

-A ver, ¿cómo que era fan de Mónica?

¿Y eso? ¿Te contó algo?

-Me lo dijo la propia Mónica.

Los vi hablando un día en la plaza.

Ella me contó que era un admirador.

-¿Un admirador?

¿Pudiste escuchar lo que decía?

-No, había ido a comprar una revista.

Cuando volví se estaban despidiendo.

Me dijo que era un fan del que ya me había hablado.

-Vale. ¿Qué te contó?

-Nada, estaba muy contenta porque él le dijo

que había visto la entrevista y se tragó toda la webserie.

Hasta le pidió un selfi con ella.

-No sospecharás de él, ¿no?

Tiene pinta de inofensivo.

-No. Es más, sabiendo que es fan de Mónica

tendré que hablar con él, a ver si me da alguna pista.

Muchas gracias por todo. -A ti.

-Hablamos con el dueño de la ferretería

y dijo que no sacó ninguna pistola.

-Pues miente.

Pero, al final, qué más da.

Eso no me va a ayudar.

-Pues, mira,

ahí te doy la razón.

Lo que te importa es que mañana pasas a disposición judicial,

te mandarán a prisión provisional hasta que se celebre tu juicio.

-Es lo que hay.

-Porque es lo que elegiste tú.

Yo te ofrecí ayuda.

Tenías que decir cómo funcionan Los Corona,

el nombre del líder de la banda y, claro,

declarar que has actuado bajo sus órdenes.

-¡Che! ¡Oigan a mi tía!

¿Oíste?

Yo no soy un sapo. -¿Y de qué te sirve?

¿Qué sacas con proteger a esa gentuza?

¿Para qué, Jota?

¿Para convertirte en un ladrón, en asesino?

-¿Sabes qué? Es peor ser un "pringao"

y que se mofen de ti, sin nadie que te defienda.

Es que eso es peor.

(Música triste)

-Me di una vuelta por tu instituto.

Y conocí a Chusa, Chusa Luque, tu profesora de Literatura

y tutora el último año.

-¿Por qué fue a hablar con ella?

-Porque quería saber algo más de ti.

Como no me cuentas nada...

Me contó que no terminaste la Secundaria,

que se te habían enquistado dos años por ahí

que los repetiste

y a los 16 lo dejaste.

-Yo me comí esos libros. ¡Me los comí!

Pero al final no sirvió de nada.

-Bueno, ella me dijo que era muy pilas y muy cariñoso,

que se te daba muy bien el tema de los relatos.

-Claro, por eso estoy ahora en el calabozo,

para escribir relatos.

-Eso lo elegiste tú.

Pero, no sé, yo leí uno

que trataba de unas cucharas

que cobraban vida propia

y no dejaba que nadie tomara sopa con ellas.

-¡Todavía los guarda! -Pues claro.

Te tiene mucho cariño.

Cuando le conté lo que ha ocurrido y a qué te dedicas se puso a llorar.

Estaba muy triste.

Le ha dado mucha pena enterarse de tu situación.

Bueno, yo también, después de hablar con ella entiendo

que estés tan desesperado como para intentar meterte

en una de esas bandas.

-¿Por qué? ¿Qué le ha contado?

-El infierno en el que vives, Jota.

Me dijo lo amargada que vive tu madre

sin que le llegue la plata para mantenerlos

a tus hermanos y a ti,

que no sabe nada de tu padre

y que tienes un padrastro alcohólico que a la mínima

os coge a golpes a todos.

Y, claro,

es por eso que quieres entrar en Los Corona.

Para encontrar a tu verdadera familia.

Pero vas a encontrar un infierno más grande.

No podrás salir de él, ya sabes el lema de las bandas.

Se puede entrar, pero no salir. Y al que lo intenta...

lo matan.

Jota...

mírame.

Ya has visto que hay gente que cree en ti.

Chuza cree en ti.

Me ha suplicado que, por favor,

te convenza de dejarte de estas historias de bandas.

Cree que tienes un gran corazón como para tenerte en esto.

Me ha dado un regalo para ti.

(RESOPLA) -¿En serio?

-Sí, ella me dijo que sabrías por qué te mandaba esto.

-Eso me molaba mucho.

Me lo prestó en un par de exámenes porque decía

que me daba suerte.

La verdad es que esos exámenes los aprobé.

Los aprobé.

-Qué bien.

(SUSPIRA)

-¿Sabes qué?

El jefe de Los Corona, el Supremo, se llama Keylor.

Está reclutando gente

para montar la banda.

Es todo.

-Muy bien, Jota. ¡Muy bien!

Estoy muy orgullosa. Ahora solo necesito

que hagas el esfuerzo y me digas todo de ese Keylor.

-Vale.

-Yo te voy a ayudar a salir de esta.

-Vale.

(RECUERDA) -"¿Qué haces con el PC de Espe?

-No sé a qué tanta pregunta.

(Música de tensión)

-Tanta pregunta no.

Me pareció extraño, con la persiana bajada,

a estas horas y tú otra vez con el ordenador de Espe.

No es la primera vez que te veo con él".

"Es como si controlara la información de comisaría.

¿No nos habrán hackeado?

No, ya he hecho mis comprobaciones y no hemos sufrido ataques.

Tarde o temprano tendrá que cometer un fallo".

"¿Qué tal la pierna, tío?

-¿Se lo has contado? -¡Hombre! ¡Menudo susto!

-¡Una quemadura química!

-El estrangulador está herido de una pierna.

Seguramente sea más fácil localizarlo así.

-Ojalá.

-Ahora, para mí que lo tenemos más cerca de los que pensamos".

-"Me tiene muy desconcertada.

Porque él sí que puede opinar sobre mi maternidad alegremente,

pero luego es muy suyo para sus cosas.

-No sé. ¿Y eso por qué?

-No sé, porque a veces cambia de humor, así.

Y no es la primera vez que tengo la sensación

de que no lo conozco realmente".

Hola, Fede.

-Hola.

-Voy a hacer una ensalada de aguacate, ¿te apetece?

-La verdad es que no tengo mucho apetito, no.

No quiero cenar.

-¿Y Silvia? ¿No ha venido todavía? -No.

No ha venido y casi mejor.

Prefiero que estemos a solas.

Hay algo que tengo que decirte.

Creo que sé quién es el estrangulador.

-¿En serio? ¿Quién?

-Pablo.

-¿Pablo? ¿Qué Pablo?

-Pablo.

-O sea, estás de broma.

-No.

He hecho mis averiguaciones y todo encaja.

-Venga, Fede, no digas chorradas.

-No son chorradas. Sé que es difícil de asimilarlo.

Pero a veces los psicópatas parecen gente afable, tranquila

y completamente inofensiva.

-A ver, a ver...

Entiendo que Pablo nunca te ha caído muy bien,

y últimamente te ha tratado de manera desagradable,

pero de ahí a afirmar que es el estrangulador...

-A ver, entiendo que es algo muy grave,

pero no te lo diría si no tuviera indicios.

-¿Qué indicios?

-¡Indicios! El primero, la herida en la pierna.

Apareció justo después de que Ibarra hiriera al estrangulador.

-Pero que no era una herida.

Era una quemadura porque le cayó desatascador en la pierna.

-¿Y si era mentira?

-¡Hay testigos!

Damián lo vio y me lo contó.

-¿Y si encontró el momento para echarse el ácido

y camuflar la verdadera herida?

-Hay que ser muy retorcido para pensar algo así.

-¿Y toda esa obsesión por los hijos?

¡Tú la has sufrido!

Es exactamente la misma que tiene el estrangulador.

Reniega de las mujeres que no quieren ser madres.

(GRITA) -¡Por esa razón me tendría que haber matado hace tiempo!

No, Fede, no.

Hay muchos que desean tener hijos y no por eso son unos asesinos.

-Vale. ¿Y la entrevista con Mónica Llorens?

Sabía que existía esa entrevista.

-¡Y yo, porque estaba allí con él en el Moonlight esa noche!

Mira, Fede, de verdad, ¿eh?

Te estás pasando y me empiezo a cabrear.

-Parece que no te enteras. En la entrevista

ella decía que no estaba preparada, que no quería ser madre.

-Estaba en Internet, la pudo ver cualquiera.

-Es que estuvieron en el Moonlight hablando,

antes se hicieron un selfi...

Se declaró fan de ella.

¿Cómo va a serlo si no quiere críos?

(GRITA) -¡Bueno, basta ya!

¿De verdad piensas que he estado tan ciega

como para estar meses saliendo con un estrangulador?

-Vamos a ver, Espe, si tú misma decías

que es muy hermético para sus cosas,

que tiene cambios de humor completamente repentinos

y que a veces que no lo conoces.

-Son cosas que se dicen enfadado, pero no se piensan.

No hay que tenerlas en cuenta. Fede, de verdad.

No sigas, vamos a enfadarnos mucho.

(Puerta)

¿Qué ocurre?

Este, que...

que ha perdido la cabeza. Pero, vamos,

por completo.

Dice que...

que Pablo es el estrangulador.

Fede...

Tengo indicios, lo que pasa es que está ciega

y no quiere verlos.

¿Tú me vas a escuchar, por favor?

-A ver, qué tal.

-A ver...

Hum...

Te han quedado un poco duros.

-¿Qué dices? Tienen un "dente" perfecto.

-No. Pero, claro, es normal.

Los has puesto con la olla tapada, sin remover, no pueden quedar bien.

-¡Será posible!

¿No ves que el experto soy yo? Aprendí en Milán.

A quien se le pasa es a ti.

-No puedes decir eso.

Cuando hago pasta en la escuela me felicitan.

-Venga ya, hombre.

Lo que pasa es que estás mosqueada, te he quitado el trono.

No te preocupes, te lo devolveré por dos meses por lo menos.

-O sea, ¿te vas mañana seguro?

-Sí, he hablado con tu madre esta tarde

y, bueno, le ha parecido bien.

-Sabía que al final lo entendería. ¡Si sois tal para cual!

Pero es normal, te ha echado de menos

y no te esperaba tan pronto.

-También os echaré de menos,

pero me remordería la conciencia

si no afronto ese trabajo, la verdad.

Tampoco me voy tranquilo si os disgustáis por mi marcha.

Hola, perdón por el retraso.

¡Uy!

Pero qué bien huele, ¿no?

Papá ha hecho fetuccini, pero están duros.

-¡Qué poca vergüenza! Están fenomenal.

A mí como si son de cartón piedra,

con tal de estar a la mesa con mi familia

tengo suficiente.

Ponte cómoda,

que mi pinche se encarga de todo.

-¿Tendrás morro?

Al final te vas a dormir sin postre.

(RÍE)

¿Qué?

¿Al final has ido al centro de salud?

Sí. Mis compañeros se han alegrado mucho de verme.

He echado hasta una lagrima, ha sido emotivo.

¿Qué opinan de que te vuelvas a Milán

para trabajar con el doctor Salazar?

Al principio les extrañó que me fuera tan pronto,

pero, finalmente, la idea les ha parecido estupenda.

Me han felicitado y todo.

Me alegro.

Toma.

Te he traído esto.

¿Qué es?

(Música alegre)

¡Anda! ¡Un teléfono!

-Qué chulo, ¿no? ¿Te gusta?

¡Un móvil! Pero ya tengo uno.

Pero el tuyo está fatal.

Así puedes hacer videollamadas todos los días.

¿Todos? Todos, sí, todos.

No te librarás de mí tan fácilmente.

Tampoco lo pretendo.

Dame un besazo. Muchas gracias.

-Si es que los indicios están ahí, todas las piezas encajan.

(Música de misterio)

Puede ser duro, pero con esos indicios

no me parece descabellado empezar a sospechar de Pablo.

¿Qué?

¿Tú te vas a creer esa barbaridad?

También me cuesta creerlo.

A ver, somos policías.

Tenemos que contemplar todas las posibilidades.

Conocéis a Pablo, por favor.

Ha estado aquí.

Aquí, cenando con vosotros.

Es una persona normal. Tendrás sus cosas,

como todo el mundo, pero es una persona normal.

Si es inocente, ¿eh?,

no tendrá nada que ocultar y lo descartaremos.

¿Vale?

Muy bien.

Vale, vale.

Interrogadlo y veréis.

Haced lo que os dé la gana.

Pero estáis equivocados. Me voy a la cama.

Comeos esta mierda de ensalada. Se me ha quitado el hambre.

(Portazo)

-Joder, hay indicios. ¡Hay indicios! Sí...

Además...

Además, mi instinto me dice que Pablo es el estrangulador.

-Tenemos que irnos. Y tu madre sin venir.

-Todavía podemos esperar cinco minutos.

-Apuesto a que ni se ha fijado en la hora.

-¿Cómo no va a despedirse de ti?

-Con el caso del estrangulador entre manos,

no te extrañe nada.

Aunque no se lo echaría en cara.

-Yo sí. -De acuerdo.

En media hora estoy.

-¿Con quién has quedado?

-Con el general Fidalgo. Quiere hablar urgentemente.

-¿Para qué?

-Pues...

No te preocupes, tranquilízate.

Por lo que me ha dejado entrever, creo que se trata

de alguna información sobre mi futuro procesal.

-¿Y dices que no me preocupes?

-Respecto a Keylor, tranquilo.

Sabrás cuando lo detengamos.

-¿Y si se escapa?

-De momento parece que anda escondido,

pero lo trincaremos pronto.

-Decíme la verdad, huevón. Vos te vendiste, ¿sí o qué?

-No, ¿está loco? -¿Loco?

-Yo, ni hijo, estoy muy relajado.

Loco vos si crees que me vas a vender y seguir vivir.

-¿Vas a interrogarlo?

Primero hablaré con Miralles, pero es la idea.

Déjame hacerlo a mí.

Sabes que nunca te pediría esto.

Necesito confrontarlo personalmente.

No es buena idea.

Te juro que si lo miro a los ojos sabré si es él.

Estás demasiado implicada.

Hola, cariño.

No sabes las ganas que tenía de verte.

(SECA) -Buenos días.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 484

Servir y proteger - Capítulo 484

04 abr 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 484" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 484"
Programas completos (521)
Clips

Los últimos 1.654 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. isabel

    Familia Soler estupenda, sì, es que parecen totalmente reales, por ahora es lo mejor. La que no aguanto es a Espe y menos aún a Pablo. Ella ya metió la pata con la investigación. Siempre genial Quintero. Claudia maravillosa. Siento que se fueran Alicia e Iker. Falta otra pareja como ellos. Y Tony otro gran personaje y muy gracioso. Elías y Nacha un amor. De verdad que felicito a los guionistas.

    06 abr 2019
  2. Mar

    wuh! Antonio rejuvenecido, ¿qué se habrá puesto en las canas? me interesa, queda muy natural, lo sé sólo porque recuerdo como era antes. Yo también quieroooo!!! El corte de pelo también le favorece y estar bien afeitadito, las cosas como son. Me gusta la agente que se ocupa de la ODAC, el personaje y la interpretación de la actriz, maravillosa. También (aunque ya lo he dicho) los personajes de la familia Soler, menos la interpretación de Álvaro, que tal vez sea porque va de sobrado y noble al mismo tiempo, no se ve natural pero no sé por qué... Sin embargo, Elvira Soler, Luis y Ricky son la bomba, me los creo totalmente. Espero que sigan mucho tiempo en la serie, vayan los guiones por donde vayan :D

    06 abr 2019