www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5116339
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 483 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué es eso que te pone tan contenta?

Acabo de hablar con tu padre,

le adelantan el alta, vuelve ya.

¿Por qué no empezamos con los preparativos

de la bienvenida a tu padre?

Es que viene ya. Sí, tienes razón.

Papá viene y yo te prometí que le haría algo especial.

-Acabo de robar en la ferretería y aquí tengo la mercancía.

Son navajas, seguro que vale una pasta.

-¿Y qué pasó con lo otro?

-Eso no ha hecho falta, este señor no se me resistió.

-¿Cómo así que no hizo falta?

Te doy hasta la tarde para que me demuestres

que tienes lo que hace falta para ser uno de nosotros.

En los últimos días estamos registrando

un aumento de atracos violentos en el barrio,

la mayoría llevados a cabo por jóvenes latinos.

Parece que estos atracos violentos

podrían atribuirse a una banda nueva,

los Corona.

¡La pasta, hermano, rápido!

-¡Tira eso!

-¿Por qué no quieres poner la denuncia?

-Tendría que explicarle a la policía por qué los eché a punta de pistola,

una pistola que es ilegal, y que no tengo licencia de ella.

-Yo te voy a dar otra oportunidad,

pero donde la vuelvas a cagar te ves conmigo, ¿lo entiendes?

-Yo no la volveré a cagar, usted dígame qué tengo que hacer

y yo lo hago.

-Creo que Julio es el único chico al que he querido de verdad.

-En Miami estoy saliendo con alguien,

y no quiero engañarte ni a ti ni a ella.

No hay ninguna novia, me lo inventé para protegerla.

Ella piensa que está enamorada de mí, pero lo que siente es compasión.

-Yo que tú lucharía por ella, tío.

-No huyas de la mujer que amas, porque te aseguro

que te vas a arrepentir el resto de tu vida.

Hazme caso y vete a verla.

-Estoy huyendo de mis sentimientos, cuando en realidad

soy incapaz de pensar en nadie que no seas tú.

-Vamos a vivir el presente y que pase lo que sea.

-¿Tienes planes de ser madre?

-No contemplo ser madre en la vida real,

y en la ficción estoy abierta a lo que sea.

-Si no aprecias el don de ser madre no mereces la vida.

(MÓNICA SE QUEJA)

-La he llamado pero no lo coge.

-Dijo que hoy empezaba a estudiar el guion, ¿no?

-Sí, pero me parece raro.

Es una foto instantánea.

(LEE) "Alardeaba de sus delitos como mujer".

Es una actriz, se llama Mónica...

No recuerdo el apellido, la vi en el Moonlight.

Creo que un buen hilo del que tirar son los Soler,

porque era... bueno, es su amiga.

Por el momento solo puedo decirles que la buscamos por desaparición,

y esta fotografía es la única prueba de lo que le ha podido suceder,

pero les adelanto que no pinta muy bien.

Al haber publicitado la fotografía pero no haber encontrado el cadáver,

podemos pensar que quizá la está manteniendo con vida,

o secuestrada. Hay que buscarla, es prioritario.

No están seguros de que esté muerta, ¿no?

No descartamos ninguna posibilidad.

¿Se sabe si es cosa del estrangulador?

Sí, ha sido el estrangulador.

Pero esta es una información absolutamente confidencial.

Vamos a vengar la muerte de Mónica,

eso os lo juro yo por lo que más quiero.

(PIENSA) -"Jamás la encontrarán. Púdrete en el infierno".

(Música emocionante)

Buenos días, ¿hay café?

Lo acabo de terminar, enseguida te hago más.

¿Te has bebido la cafetera entera tú sola?

Sí, necesito mucha energía hoy.

No me extraña, anoche llegaste a la mil y hoy madrugas...

¿Está todo bien en comisaría?

Digamos que estamos un poco desbordados,

pero prefiero que me cuentes tú.

¿Que te cuente qué?

Eso que te tiene tan sonriente, porque ayer estabas hecha polvo,

y hoy estás como unas castañuelas. ¿Tanto se me nota?

Un poquito.

Venga, cuéntame, o mejor no, voy a adivinarlo.

Tiene que ver con Julio...

Has hablado con él. Sí a las dos.

¿Estáis otra vez juntos? Es increíble,

no sé cómo consigues averiguar siempre todo.

Estáis juntos...

Pues no tiene tanto mérito.

Ayer estabas como un alma en pena

y hoy te has levantado y has cantado canciones de amor en la ducha.

Blanco y en botella. Soy un libro abierto, ¿no?

Tampoco tanto.

Te conozco como si te hubiera parido.

Pero no puedo adivinar los detalles, cuéntame qué es eso que ha ocurrido,

para que haya tanto cambio entre ayer y hoy.

Bueno, Julio y yo somos conscientes de que hay cosas en el aire:

su padre no ha salido del hospital,

no sabemos cuánto tiempo se va a quedar en Madrid...

¿Y sois conscientes

de que la última vez que estuvisteis juntos

tuvisteis bastantes problemas? Sí, somos conscientes.

Pero creemos que juntos podemos superarlos.

Además Julio está perfectamente

desde que salió de la clínica de Miami.

Bueno, pues me alegro muchísimo, cariño.

Y con esto y un bizcocho,

esta que está aquí se va a trabajar a comisaría.

(Teléfono)

Ya lo cojo yo.

Papá.

¿Que estás ya en el aeropuerto?

Sí. ¿A qué hora llegas a Barajas?

Claro, vamos mamá y yo a recogerte, sí.

Ah, no...

mamá no porque ya se ha ido a trabajar,

porque tiene lío en la comisaría.

Sí, sí, yo voy a por ti.

Venga, luego nos vemos.

Prepárate para los abrazos.

Chao.

Se te había olvidado que viene papá. No.

Sí.

Lo siento.

¿No te importa? ¿Puedes ir a buscar a papá?

No me importa, mamá.

Pero ¿me vas a contar qué está pasando?

Nada, que tenemos muchísimo trabajo en comisaría, eso es todo.

Yo no soy tan buena como tú deduciendo,

pero tampoco estoy ciega.

Papá lleva mucho tiempo allí, ¿y el día que viene se te olvida?

Yo estoy muy contenta de que vuelva, lo que ocurre es que en comisaría...

¿Es el estrangulador?

¿Ha atacado a otra víctima?

Sí, ya van cuatro muertes y...

y no lo pillamos.

Tengo 70 folios de diligencias sobre mi mesa,

y no soy capaz de atraparlo.

Tiene que ser mucha presión.

Yo estaba ilusionada en hacer una fiesta a tu padre de bienvenida,

incluso pedir dos días para estar con él relajada,

pero es imposible, de verdad.

Y lo siento mucho por ti porque...

Es que vamos a tener que cancelarlo todo.

No te preocupes,

tú encárgate de pillar a ese tío, ya lo celebraremos otro día.

Hoy nos comemos papá y yo los canapés.

Ojalá llegue a tiempo de probarlos. Tú llega cuando puedas.

Ay, cariño, eres un sol, de verdad.

Me voy.

Ay...

Tuviste suerte, huevón.

Te vamos a dar otra oportunidad para que entres a la nación.

-¿De verdad?

-Sí, pero los hermanos no querían, mi hijo,

dicen que vos la cagaste el otro día

en la ferretería, pero para suerte tuya,

el supremo soy yo, y aquí se hace lo que yo diga.

-¿Esto es para hacer la vuelta? -Sí, señor.

-Tienes que conseguir el dinero.

y te tienes que levantar a uno, te lo levantas.

-Yo lo hago, usted dígame dónde y ya está.

Pero no me vaya a sacar del barrio.

-Yo decido dónde se hace, mi hijo, -Yo estoy relajado, hermano.

-¿Tú has visto la plata que hay en esa caja?

-¿En qué caja?

¿Aquí quiere que haga la vuelta, hermano?

Pero, supremo, está pegado a la comisaría de policía.

-¿Qué pasa, te vas a cagar?

Después de todo lo que he hecho por vos.

-Lo voy a hacer, de verdad, usted dígame cuándo.

-Así me gusta Jota, esa es la actitud.

Ya mismo, arranque.

¿Qué pasa, se cagó en los pantalones?

-No, hermano...

-¿Usted sabe lo que tuve que hacer con 12 años para entrar a los Corona?

-Sí, todos lo saben.

Que lo mandaron allá donde los Peques,

y usted se quedó con todo el vegetal que tenían en un coche, ¿no?

-Vegetal, polvo, piedras, yerba, todo lo que había en ese coche,

eso valía por lo menos 20 000 euros, mi hijo.

Pero yo no tenía miedo ni me cagué en los pantalones,

y menos cuando los Peques vinieron por mí.

-¿Cómo así? ¿Que los Peques vinieron y sabían que había sido usted?

-Claro, mi hijo, esa era parte de la prueba, dejar mi firma.

Pero yo no tenía miedo,

yo tenía los "bros" de la nación para que me protegieran,

ellos pelearon por mí y me salvaron la vida.

Pero eso hay que ganárselo, mi hijo.

-Y yo me lo voy a ganar, supremo,

le juro que me lo voy a ganar, usted dígame cuándo y yo voy.

-Esa es la actitud, mi hijo.

Esta noche estate aquí a las diez de la noche,

te voy a mandar un "bro" de la nación

para que te acompañe a hacer esa vuelta.

Todo bien. Hablamos.

-Hola, chicas. -Hola, bombón.

-¿Me ponéis un café americano para llevar?

-Ahora mismo. -¿Tienes prisa?

-Sí, voy a por mi padre el aeropuerto que vuelve ya.

-¿Vuelve tu padre de Italia? -¿Ya está recuperado del todo?

-¿Va a volver a trabajar? -Recuperado sí que está.

Si vuelve a trabajar no lo sé, no he hablado con él.

Conociéndole, supongo que sí,

después de haber estado tanto tiempo sin hacer nada.

-No sabes lo que me alegro,

porque la siesa esa que han puesto en su lugar...

Qué seca es la tía, no la soporto.

-¿Nos vemos luego? -Vale.

Dale un beso a tu padre de mi parte. -Y de la mía.

Dile que tiene un pincho de tortilla esperándolo.

-Hazle un selfi a la tortilla, se lo mandas por el móvil.

-Seguro que le hace mucha gracia. -Sí.

Adiós.

¿En serio, María? -Que sí, házselo.

-Vale, vale.

Dios mío...

-¿Qué pasa?

-Me acaba de saltar una noticia...

Es mejor que ni la veas.

-Esta es la discreción que nos pedía la policía, ¿no?

¡Es que yo flipo!

-Menuda gentuza.

¿Cómo pueden publicar una foto así?

-¿Estás bien, mamá?

-Es que... Dios...

Pobres padres cuando vean esa foto.

-No pone de dónde han sacado la foto.

-¿De dónde la van a sacar? De la policía.

-Tampoco lo sabemos, Ricky. -¿Que no lo sabemos?

Si ayer fueron al pub para enseñaros esas fotos.

Esas mismas fotos, ¿de dónde van a salir?

-A lo mejor las enviaron por correo al periódico.

-Eso da igual, deberían haberlo impedido.

¡Deberían haber prohibido que saliera esa foto!

Tenían que haber llamado a la prensa y prohibirlo.

Y nosotros deberíamos haber hecho algo.

-Yo debería haberla acompañado al hotel.

-Luis, que no te tortures, tío.

Nosotros no tenemos la culpa.

El único culpable es quien le ha hecho eso a Mónica,

y os recuerdo que en el barrio ya había actuado.

La policía pudo dar con él. -Precisamente por eso.

¿Cómo pude dejar que fuese sola

sabiendo lo que les pasa a las mujeres en este barrio?

-A ver si la mujeres no van a poder caminar solas por aquí.

-Si la policía no hace su trabajo, tendremos que encontrarlo nosotros.

La gente nos respeta, ¿no?

¿Nos quedamos de brazos cruzados o hacemos algo?

-No cuesta nada intentarlo.

-¿Os estáis oyendo, chicos?

¿Vais a salir a la calle en plan justicieros?

Como si lo fuerais a encontrar.

Además, no vais a conseguir que confiese.

Vamos a dejar que la policía haga su trabajo.

-Tú mismo has dicho que son incapaces de encontrarle.

-Si no pueden mantener en secreto una foto,

¿cómo van a ser capaces de encontrarlo?

-Álvaro tiene razón, dejemos trabajar a la policía.

Pero...

nosotros también podemos hacer algo.

Tú puedes hacer algo.

-¿Yo?

-Claro, tu amiguita Silvia.

-Que nos diga cómo está el tema.

Que nos mantenga informados. -Sí, claro,

para que me informe del estrangulador y vosotros lo matéis.

-Pues eso no estaría nada mal.

-Álvaro, la mamá solo te pide que le preguntes.

Lo que hagamos nosotros es otro tema.

-Álvaro, llámala.

Si alguien de la familia tiene contacto con la policía,

tiene que servirnos de algo. -No, tío, paso.

No tengo contacto con ella desde que lo dejamos.

Además, hay algo que se llama secreto profesional,

y Silvia no se lo saltará por mí.

-Silvia es nuestro contacto en comisaría,

y si hay una mínima posibilidad de que Mónica siga con vida,

ella tiene que saberlo.

-Está bien, está bien, la llamo.

Pero prometedme que no haréis ninguna locura,

y sobre todo tú.

-Sí, vale, te lo juro, pero llámala.

¡Antonio!

¡Qué ganas te nía de verte, cariño!

Qué guapo estás. Anda que tú...

Tú sí que estás guapa: guapa, guapa, guapa.

Siento no haber ido al aeropuerto, pero estoy desbordada en comisaría.

No te preocupes, ya me imaginaba que algo gordo estaba pasando.

Jo, siento tener que trabajar hoy, de verdad.

Me gustaría pasar el día contigo. No pidas perdón.

¿con todo el trabajo que tienes vas a ocuparte de tu marido?

Yo quería prepararte una fiesta sorpresa,

y una comilona, incluso quería reservar una habitación.

¡Ale, comilonas, viajes! Por un cardiópata crónico, ¿no?

Oye, muchas bromas haces tú con ese corazón.

¿Estás bien? Perfectamente, al cien por cien.

¿Seguro, no me ocultas nada? Los implantes han funcionado bien,

tengo el miocardio totalmente regenerado.

Tengo el corazón de un chaval de 20 años

y la libido de uno de 15.

Eso me lo vas a decir esta noche. Esta noche te lo digo todo.

Te he manchado. Estamos en comisaría.

Claro que sí.

Cuéntame qué pasa, ¿es un supersecreto o qué?

¿No te lo ha contado Olga? No me ha dicho nada.

He leído la prensa por internet en Italia,

me imagino que será el estrangulador. (CLAUDIA ASIENTE)

Tenemos otra víctima.

Lo siento.

¡Antonio, qué sorpresa! ¿Qué pasa, hombre?

¡Ay! ¿Qué pasa?

Me has clavado el marcapasos en las costillas.

Lo siento. Que es una broma, hombre,

que no tengo marcapasos.

Tú tienes mala cara, ¿no? No, estoy bien.

Un poco preocupado, ya sabes, el trabajo.

Claudia cuando termines estoy en mi despacho,

te comento algo. Vale.

No te preocupes, os dejo, tendréis que trabajar, yo qué sé.

Venga. Te veo esta noche.

Gracias, cariño. Gracias, Antonio.

Mira, es el diario "El Barrio".

Míralo.

No fastidies, esto es horroroso. En redes ya se ha hecho viral.

¿Cómo no se nos ha ocurrido antes? Lo tendríamos que haber previsto.

¿Y qué hubiéramos hecho?

¿Derogar la libertad de prensa en Distrito Sur?

Hay que hablar con este periódico para ver cómo han verificado

que la foto se la ha mandado el estrangulador.

¿Quieres tomarte el día libre con Antonio aquí?

A Jefatura no le gustaría que pongamos esa excusa

para ausentarme del trabajo,

además, mi conciencia no me lo permite.

Muchas gracias, pero no.

Tienes que enviar alguien a la redacción de "El Barrio",

a ver qué saben. Con un poco de suerte,

ha dejado alguna huella en esa carta.

Pobre Merche, los teléfonos van a echar humo.

Ya lo están echando.

Me da rabia que este tipo siga marcando los tiempos,

seguimos bailando al son que él toca.

En Jefatura están echando espuma por la boca.

Vamos a tener que hacer una declaración oficial,

la gente quiere respuestas, Claudia.

Bueno, voy a empezar a preparar un borrador,

pero no tenemos mucho que decir.

Vamos a estar preparados

porque nos van a abrasar a preguntas.

Eh, ¿qué haces aquí?

-He venido a acompañar a mi padre que ha vuelto de Milán.

Me ha dejado tirada con el coche y ha ido a ver a mi madre.

-¿Y por eso estás tan contenta?

-¿Me ves contenta? -Hombre, comparado con ayer...

Pero igual me estoy columpiando y no es por tu padre.

Igual es por el chaval por el que estabas tan rayada,

el "Quinterito".

-Parece que os han traído una bola de cristal a comisaría, ¿no?

Mi madre igual, ni que lo lleve escrito en la frente.

-No me han traído ninguna bola de cristal,

estuve ayer en el hospital.

-¿Con Julio? -Sí.

Fui para interrogar a una testigo,

y me lo crucé de casualidad. Estuvimos charlando.

-¿Y qué te dijo?

-No me dijo gran cosa.

Pero hablamos de ti y tenía una carita que era como...

Estáis hechos el uno para el otro.

Mira cómo se ríe. Estás de acuerdo, ¿no?

-Me tengo que ir con mi padre.

-Bien.

Oye... Que me alegro mucho.

-Gracias.

-¡Qué dices, hombre! La pasta no engorda,

mira qué tipo se me ha quedado en Italia.

Depende de la cantidad que comas, claro.

-Papá, deja de intentar convencer que la pasta no engorda,

y que el vino es fruta. -Bueno, Javi, nos vemos,

que mi hija me reclama. -¿Has visto ya a mamá?

-Sí, está muy ocupada. Vamos a casa. -Vale.

Mira papá. Buenos días, Merche.

Mira, este es mi padre, Merche Zamora.

-Hombre, el famoso doctor Torres. -¿Ya me he hecho famoso?

-En esta comisaría es usted una estrella.

-Mi mujer que no para de hablar de mí, ¿no?

-Bueno, la inspectora Miralles lo nombra de vez en cuando,

pero quien realmente acrecienta su fama es la oficial Beltrán.

-Beltrán.

¡Espe! Entiendo.

-Cada vez que le duele algo dice: "Si estuviera aquí el doctor Torres".

Parece que es usted el único médico que puede tratarla.

Espere, voy a buscarla. -Gracias, no hace falta,

he venido a ver a mi mujer, nada más. Muchas gracias, y encantado.

-Disculpen, tengo que responder,

el comisario está esperando una llamada de Jefatura.

-Muy bien.

-Comisaría de Distrito Sur, dígame.

Tranquilícese, señor, no hemos tenido nada que ver

con la publicación de esa foto en el diario.

No ha sido una filtración de la policía.

Si lee la noticia con atención verá que no nos nombran como fuente.

De nada.

Cóbrame el menú, María. -10,50, cariño. Bueno, 10 para ti.

-Invito yo.

-Entonces 10,50.

-Si a ti no te importa.

Estoy acostumbrada a pagar mis consumiciones,

si no te importa a ti...

Cóbrame, María.

-Perdona, no quería molestar. No molestas,

pero no me parece apropiado.

¿Vas a comer aquí?

El pescado estaba muy rico. -No he venido a comer.

Quería hablar contigo.

Yo tengo que irme ya. -Solo será un minuto, Silvia.

Por favor, es importante.

Supongo que sabes que Mónica Llorens era amiga de la familia,

la conocíamos desde niños. Siento lo que ha pasado.

Mi madre está destrozada, y yo también, la verdad.

Me imagino.

Sé que es confidencial, pero...

necesitamos saber si la habéis encontrado.

Álvaro, no te puedo contar nada.

Es una investigación abierta,

cualquier dato que se difunda afectaría a nuestro trabajo.

Ya lo sabe todo el mundo, ha salido en los periódicos.

Eso no ha sido cosa nuestra. ¿Cómo que no?

Algún compañero lo ha filtrado, solo vosotros teníais la foto.

No ha salido de comisaría, te doy mi palabra.

¿Entonces?

Pensamos que el estrangulador ha mandado la foto a la prensa.

Ese tío está buscando notoriedad, por eso tenemos que ser discretos.

Nada de alimentar el morbo ni la alarma social.

Lo entiendo,

pero necesitamos saber si lo habéis encontrado.

No sabes la angustia que se siente sin saber si está viva o muerta.

No, no la hemos encontrado.

Pero no tenemos esperanzas de encontrarla con vida.

Lo siento.

Gracias.

Me tengo que ir. Espera, por favor.

Si necesitas cualquier cosa,

puedes contar con nosotros decirnos lo que sea o para ayudarte.

Ya te he dicho más de lo que debería.

Mis hermanos conocen mucha gente, podemos preguntar por el barrio.

Tío, ¿qué me estás contando?

¿Tus hermanos van a preguntar a sus amigos delincuentes

si conocen al estrangulador?

¿Para vengaros por vuestra cuenta?

No quería decir eso, no saques las cosas de quicio.

Hay que tener cuidado.

Las cosas se sacan de quicio muy fácilmente.

¿Recuerdas que le pegaron una paliza a tu hermano Luis

porque creyeron que era el estrangulador?

Me acuerdo perfectamente. ¿Y eso por qué pasó?

Porque alguien tuvo acceso a información

y decidió tirar por la calle de en medio.

Por eso la policía trabaja con discreción,

o por lo menos lo intentamos. Ya.

Contarme más información sería correr un riesgo.

Eso es.

Hay que seguir un protocolo,

nada de atajos ni de saltarse las normas,

porque su señoría en el juicio

invalida las pruebas y el criminal sale en libertad.

Lo entiendo perfectamente, disculpa.

No pasa nada, entiendo que son momentos difíciles.

Si no quieres nada más, yo tengo que irme.

Espera...

Me gustaría que siguiéramos hablando,

cuando haya pasado todo esto, me refiero.

Me gustaría que siguiéramos siendo amigos.

A mí también.

Cuando fui a comisaría a firmar la declaración de la moto,

me dio mucho bajón.

Fue todo muy frío, Silvia.

No quiero que nos tratemos como si fuéramos desconocidos.

Amigos.

Lo de amigos suena un poco raro.

Pero amigos.

Claudia, han llegado los informes de dactiloscopia y grafológicos.

No hay huellas ni en la foto ni en el sobre,

y según el estudio de grafología,

la caligrafía es de un hombre adulto, calculador,

orgulloso y posiblemente celoso.

¿Alguna cosa que no sepamos ya? No.

¿Y de la UIT algo nuevo? Pues no.

Es muy difícil porque el móvil de Mónica

fue desconectado al poco de salir del Moonlight.

No podemos rastrearlo por antenas ni por GPS.

Fantástico, un montón de trabajo policial desperdiciado.

¿Alguien ha ido a la redacción de "El Barrio"?

Nacha y Elías.

La foto ya la habían tocado al menos tres personas,

el sobre en que llegó a la basura, y ha sido imposible recuperarlo.

La foto la tienen los de Científica, por si acaso,

pero no van a encontrar nada. Espera un momento.

En la foto que mandó a la redacción de "El Barrio"

había otra leyenda.

¿Y qué es? (LEE) "Mónica Llorens:

lo que la policía no quiere mostraros".

Bueno, eso demuestra que la información no salió de aquí.

En 20 minutos tengo que hablar con Jefatura

para informar de las nuevas noticias.

¿Qué crees que me van a decir?

Que para qué encargamos un perfil psicológico

si no sirve de nada. Exacto.

(Puerta)

Permiso. Pasa.

Acaba de llamar Ochoa,

han encontrado el cadáver de Mónica Llorens

en el vertedero del Mediodía.

¿Ochoa? Lo han encontrado de casualidad,

estaban investigando el caso de los vertidos contaminantes.

Estaban a punto de incinerar todo el sector.

Científica ya va de camino.

Lamentablemente ya tienes algo que contar a Jefatura.

Y ya sabemos lo que Científica va a encontrar

en el cadáver de esa chica:

marcas de asfixia únicamente.

Trazas de guantes Kevlar...

Y sin ningún resto biológico que nos ayude.

Bueno, a lo mejor...

Es la primera vez que intenta deshacerse de un cadáver,

es un cambio en el "modus operandi".

Ahí es donde suelen cometer errores.

Es cierto.

Bueno, os dejo trabajar,

voy a hablar con Jefatura. Y yo me voy al a teléfono.

¿Qué piensas?

Pienso en que Merche tiene razón.

Ahora es cuando el perfil psicológico

puede sernos más útil.

Trazar un patrón nos ayuda a ver cuándo el asesino se lo salta,

y eso es lo que acaba de ocurrir. Estoy de acuerdo.

Y no te preocupes porque se pongan nerviosos los de arriba,

les suele pasar habitualmente.

Y te voy a decir una cosa,

en este tipo de crímenes no valen inventos,

estos crímenes se resuelven

con trabajo policial de toda la vida:

reuniendo indicios, buscando pruebas,

e interrogando a testigos. Venga, al lío.

Buenas noches.

-Vaya día, ¿no?

-Mira, como para olvidarlo, de verdad.

-Todo el mundo hablando de la pobre chica esa.

-Te juro que no voy a poder sacarme esa imagen de la cabeza en la vida.

¿Cómo son tan sinvergüenzas en el periódico

para publicar esa foto?

-Porque a la gente le va mucho el morbo, Paty.

-Espero que no vuelvan a organizar las patrullas ciudadanas.

-Que no te extrañe porque la gente está muy quemada.

-Lo que quiere ese tío es sembrar el terror en el barrio,

y los del periódico le hacen el trabajo sucio.

-Pues sí, justamente eso han hecho.

Cóbrale a ese chaval, hacemos caja, y nos vamos a casa.

(Teléfono)

-Keylor, llevo una hora en el bar.

-"¿Y qué? -¿Cómo que y qué?

Están a punto de cerrar y acá no viene nadie.

Es que no va a ir nadie, viejo,

haga la vuelta y cuando salga se viene acá.

-¿Que dé la vuelta yo solo? Pero usted me dijo que...

-Yo te dije que para entrar en los Corona

tenías que hacer lo que tenías que hacer.

Así que haz esa vuelta. Acá te espero, viejo".

-Si no te importa voy cobrándote, ¿vale?

Con tarjeta, pues traigo el datáfono.

Vale, vale, tranquilo, por favor.

-Llama a la otra, pero sin gritar. -Vale, vale, vale.

María, por favor, ¿puedes venir un momento?

-Callaos las dos, a la primera que grite me la rajo.

-Vale, tranquilo. ¿Qué quieres, dinero?

-Todo el que tiene en la caja, pero rapidito,

hágale, mamacita, hágale.

-Vale, vale, tranquila.

-Pero hágale. -Sí.

¿Dónde te pongo el dinero? -¿Dónde lo va a poner? En una bolsa,

pero hágale. -Tranquilito.

Tranquilo.

-Rápido, los de 20 y los de 50. -Hay mucha moneda.

-Ponga los billetes y todas las monedas gordas,

no me eche calderilla.

-Tú has estado aquí esta mañana, ¿no?

-Cállese y ponga los billetes, ¡hágale!

Me la voy a rajar de verdad, hágale. -¡Ya, ya, ya!

Ya está todo. -Usted deme la bolsa.

-Primero suéltala a ella.

-Deme la bolsa y luego yo la suelto. -¡Vale, vale!

Perdona, que me he puesto nerviosa.

-Eh, quieto, soy policía y te estoy apuntando a la cabeza.

-Tú quédate detrás. Quieta.

Suelta esa navaja.

-Suéltala que te meto dos tiros.

Empiezo a contar hasta tres: uno, dos...

-¡Ya, ya, ya! Tranquilo, tranquilo.

-Paty, ¿estás bien? -Sí.

-María. -Sí, yo muy bien.

Paty, has sido muy valiente, cariño, muy valiente.

-¿Nacha?

-Estamos.

-Venga, andando.

Ahora te veo, María. -Vale.

-Estás detenido, tienes derecho a guardar silencio.

(MARÍA SUSPIRA)

-Merche, ¿puedes avisar a Merinero

que fiche a este listo y lo meta en el calabozo?

-Claro. ¿Número de diligencias?

-No tiene, lo hemos pillado por casualidad

en un intento de robo con arma blanca.

-No parece mayor de edad. -Edad mental ninguna.

Robo e intimidación con arma blanca en La Parra,

a 20 metros de la comisaría.

-Íbamos a tomarnos un bocadillo y un café

y lo hemos pillado poniendo una navaja en el cuello a Paty,

imagínate. -Increíble.

-Vamos a ver, chaval,

¿no hay más bares en Distrito Sur

que vas a robar en frente a comisaría? ¿En qué estás pensando?

-¿No ve que es primera vez que lo hago?

-Que no eres un profesional lo has dejado claro.

-En serio, ¿por qué lo has hecho?

Alguien te ha mandado, esto no ha sido idea tuya.

Si alguien te ha inducido a hacer esto

la pena que vas a pagar será mucho menor,

hasta te podemos dejar libre y sin cargos,

pero tienes que contarme quién te mandó robar en La Parra.

-A mí no me ha mandado nadie, déjeme en paz.

-Oye, niño, baja la voz.

¿Con quién te crees que estás hablando?

-Tranquilo, ¿vale? -Pues que no se ponga gallito.

Mira, las dos mujeres que has atacado son amigas mías.

Suerte tienes que estaba Nacha y no estaba yo solo,

porque igual te hubieras llevado dos tiros.

-Elías, cálmate, por favor.

-Muy buenas.

¿Me lo llevo ya? -Sí, llévatelo

antes de que me cabree más de lo que estoy.

-Venga, andando.

-Ese comentario que has soltado igual sobraba un poquito.

-Ya sé que me he pasado, pero pienso en María y Paty, y...

-Ya lo sé, pero vamos a tranquilizarnos

y a ser más objetivos con este asunto.

Se nota que a ese muchacho lo ha mandado alguien,

puede ser alguien de una banda.

Si nos ganamos su confianza

igual llegamos a saber el nombre de sus jefes.

-No sé, pero a mí no me cuadra,

las bandas latinas suelen actuar en grupo

y normalmente llevan un distintivo. -No siempre,

¿tú no has oído hablar de los ritos de iniciación?

-Es verdad que a los nuevos les obligan a cometer delitos

de riesgo y en solitario para demostrar que tienen narices.

A lo mejor este no se ha ganado los galones todavía.

-Pues ahí es donde yo voy.

Si me dejas yo puedo intentar hablar con él

para sacarle información.

Ya viste que estaba muy nervioso. -Claro, como tú quieras.

-Si hay suerte podremos averiguar quién lo ha mandado.

-Seguro que sí, yo voy a ver cómo está María.

-Ve y tranquilízalas, luego nos vemos.

-Venga, suerte.

(CLAUDIA RESOPLA)

¿Has visto las fotos del vertedero?

Sí.

Estaba con ellas ahora.

¿Tenemos hora estimada de la muerte?

La que barajábamos, alrededor de las tres de la mañana.

¿Qué piensas?

Vamos a intentar reconstruir todo este disparate

desde el principio, ¿vale?

Mónica Llorens está celebrando en el Moonlight,

su carrera ha dado un paso adelante. Mónica se divierte en el Moonlight,

pero se va temprano, se va a media noche,

y se va sola.

Porque tiene que estudiar el guion de su nueva película.

Se despide de todo el mundo,

y supuestamente se va hacia el hotel.

Poco después el móvil se desactiva

y no la vuelve a ver nadie, ni en las calles ni en el hotel,

hasta que Ochoa la encuentra en el vertedero.

Muere tres horas después de haberse desconectado su móvil.

Al día siguiente

recibimos una foto suya estrangulada.

¿Qué nos dice todo esto?

A nivel probatorio casi nada.

A nivel psicológico,

que el estrangulador ha cambiado su modo de actuar.

Ya no es un criminal silencioso,

no se esconde.

Se ha convertido en un provocador.

Se está viniendo arriba. Le hemos provocado,

ha recogido el guante y ahora es él quien nos desafía.

Antes las fotos las guardaba como un trofeo privado,

ahora son su bandera.

Se ha vuelto ambicioso, quiere repercusión mediática,

quiere eco para su mensaje,

pero ¿por qué?

¿Qué es lo que ha cambiado, qué le ha hecho reaccionar?

No sé, yo veo más rabia, más frustración.

¿Frustración tal vez

porque no consiguió sus objetivos con Ibarra?

Es posible.

O un nuevo conflicto

con la figura materna, con la pareja.

¿Tú crees que un psicópata así tiene pareja?

Pues no creo que le resulte fácil,

pero si consigue mantenerla ajena a las monstruosidades que comete...

Sí, podría ser, pero ¿adónde nos lleva eso?

Yo creo que no podemos especular,

tenemos que hacer trabajo de pico y pala,

necesitamos algún testigo que viera a Mónica por la calle.

O a alguien merodeando por el Moonlight.

Sí, alguien que viera

el momento en el que se cruzaron el asesino y Mónica.

Te vas a ir al Moonlight,

y le vas a pedir a los dueños

una lista de todos los asistentes a esa fiesta,

si tienen los nombres, y si no descripciones.

Además era una fiesta,

tuvieron que hacer fotos o vídeos con el móvil.

Buena idea, empezamos por esa lista y les preguntamos uno por uno

si llevaban cámaras,

o hicieron fotografías o lo que fuera.

¿De acuerdo? Pero ahora no te vas al Moonlight.

¿Adónde voy a ir si no? ¿Qué te parece a casa?

Llevas todo el día al pie del cañón, tienes que descansar.

Mañana a primera hora te quiero hablando con los Soler.

Con una condición: que la jefa también se vaya.

A mí me quedan un par de cosas.

¿Qué par de cosas? ¿No acaba de llegar tu marido?

Pues te vas a casa, con la familia.

Cuando se pone así, inspectora Orestes...

no queda otra que hacerle caso.

Ay...

Merinero, ¿qué tal? -Muy bien,

intentando poner al día los partes.

-¿Te importa si hablo un momento a solas con el muchacho?

-Para nada. Adelante.

-Te cojo la sillita, ¿vale? -De acuerdo.

¿Qué tal, cómo lo llevas?

Mira, te he traído esto.

Hasta mañana no te van a dar nada de comer,

y la hora de la cena ya pasó. Yo que tú lo cogería.

¿Te llamas Jota, no?

Yo me llamo Nacha.

Me imagino que te estarás preguntado que va a pasar mañana en el juzgado.

Tú tranquilo, que creo que a la cárcel no vas a ir.

-¿Oíste? ¿Y cuándo va a venir mi abogado?

-Justo estaba llamando al colegio de abogados

para averiguar quiénes estaban de guardia.

Han dicho que uno andaba por Alcalá, el otro por Ciempozuelos,

y hasta mañana nadie podrá venir por ti.

-Entonces no entiendo qué hace usted acá.

-Mira, Jota,

a tu edad

sin antecedentes, sin heridos,

medidas cautelares te van a caer fijo, pero...

te dejan en la calle y...

cuando te juzguen puede que te caiga una pena de prisión,

pero no llegarás a ir a la cárcel por el momento, claro.

Ya, tú no tienes miedo del juez, ¿verdad?

Tú estás acojonado con tu supremo, el jefe de tu nación.

El palo que diste en el bar

era el precio para entrar en una banda, ¿no?

-Yo no sé de qué me habla, la verdad.

-¿Qué van a hacer cuando sepan que la has cagado?

-Yo no quiero entrar en ninguna banda.

-Mira, yo también soy colombiana.

Vine hace muchos años en unas circunstancias muy difíciles,

y como tú, tuve otros amigos que...

se metieron en bandas y cayeron mal.

Yo tuve la suerte de pagarme los estudios y salir adelante,

pero soy consciente de lo difícil que es salir adelante

en este país donde te ven como un sudaca de mierda.

-Yo no soy un sudaca, yo soy español. -Ya.

Yo también tengo pasaporte español, pero da igual,

te siguen diciendo "sudaquilla". Porque no todos lo entienden,

da igual si eres colombiano, venezolano, boliviano... lo que sea.

Si no tienes plata y tienes acento sigues siendo la misma mierda.

Me imagino que además tu familia

se habrá roto la espalda trabajando muy duro

para sacarte adelante, ¿no?

¿Qué van a pensar tus papás cuando te vean entre rejas?

-¿Qué van a pensar de qué? Yo ya soy mayor de edad,

usted no tiene derecho de llamar a mis padres.

-Pues claro, pero se acabarán enterando.

Antes eran los Latin Kings,

después eran los Ñeta, ¿ahora son los Corona?

Son los Corona, ¿verdad?

¿Son los Corona? -¿Sabe qué?

A mis padres no les importa mi vida,

por ellos como si me muero, ¿me entiende?

Total, una boca menos que alimentar.

-Claro.

-Muchas gracias, compañeros.

Sí, que aseguren la zona,

no vayan a estar estos listos por aquí.

Venga, hasta ahora.

¿Qué, no quieres que te miren el cuello en el centro de salud?

-No, estoy bien, ya me ha mirado María.

-La verdad es que habéis tenido mucha sangre fría.

-Tú cuando me has visto ni has pestañeado.

-Ya tengo callo, con todo lo que nos ha pasado aquí.

-Me tenéis impresionado, habéis tenido mucho temple.

-Lo de tirar la bolsa al suelo, momentazo.

¿Cómo se te ha ocurrido eso?

-Yo lo solo quería alejarlo de ti,

y que no viera a Nacha y Elías, no fuera a cometer una locura.

-Ha sido una gran idea,

pero a mí se me han puesto de corbata,

porque no sabía si se iba a dar la vuelta,

entonces ¿qué hago? -¿Habrías disparado?

-La verdad es que no los sé.

Si se da la vuelta y se pone detrás de ti

y te usa como parapeto, el margen es de centímetros.

Te podías haber llevado el disparo tú.

-¿Y qué hubierais hecho entonces?

-Hay protocolos que prevén estás situaciones,

y las prevén, pero una cosa es un libro

y otra la realidad.

Aquí actúa la experiencia, decides sí o no,

esto no es un película.

-Me dejas mucho más tranquila.

-El chico estaba casi más nervioso que nosotras.

-Yo espero que le caiga un buen marrón.

-Imagínate: robo e intimidación con arma blanca,

y dos policías de testigos.

-Yo no sé qué se les pasa por la cabeza para hacer algo así.

-Nacha tiene la teoría de que le han podido inducir,

igual quiere entrar en una banda

y le han puesto una prueba de iniciación.

-Pues mira tú la gracia.

Vamos dejar de darle vueltas al tema y vámonos dormir.

-Oye, tenéis que poner una denuncia.

-Joder, Elías, que en un rato tengo que abrir,

¿tiene que ser ahora? -No tiene por qué ser ahora mismo.

-Entonces yo me voy para casa.

-Mañana a más tardar, os lo digo a las dos muy en serio,

tenéis que ponerla.

Dile al compañero de la entrada que te acompañen a casa, ¿vale?

-Vale. -De mi parte.

-Hasta mañana.

-Descansa, cariño, ¿vale?

-Tú también.

-Ay, Elías, qué mal rato.

No lo quería decir delante de Paty, pero casi me da algo, lo juro.

Ha sido el minuto más largo de toda mi vida.

-Venga, tú tranquila. que todo pasó.

-Yo no sé qué hubiera hecho si no llegáis a aparecer.

-Lo importante es que todo ha salido bien,

y tú has controlado muy bien la situación, estoy muy orgulloso.

¿Tú nunca has pensado en meterte a policía?

-Justo, sí, lo estaba pensando ahora mismo.

-Oye,

que hoy duermo contigo.

-Voy a apagar las luces.

-Eso es lo que a ti te pasa, ¿no?

Que vas buscando una segunda familia en una banda.

Pero ¿sabes qué?

Ahí no hay abuelos.

La mayoría no llegan ni a los 30.

Unos acaban en la cárcel si tienen suerte,

y si no, acaban muertos por ahí,

descabezados con una bala en medio de un solar.

-Ya, pero yo no sé de qué me habla.

-Sí lo sabes, Jota,

porque muchos muchachos han estado en tu lugar,

se creían que en la nación iban a estar protegidos,

integrados, ¿y cuál es la realidad?

Que la mitad están muertos y la otra mitad en la cárcel.

-¿Sabe qué? Tome, lléveselas,

yo prefiero pasar hambre con tal de que usted me deje en paz.

-Están cayendo todos,

los estamos deteniendo uno a uno.

El año pasado tuvimos 200 detenidos solo aquí en Madrid, Jota.

Las bandas no son el futuro,

y esos que dicen ser tus hermanos no lo son tampoco,

si no estarían aquí para ayudarte, ¿y dónde están?

Tú estás solo y te tienes a ti mismo.

-Pues en eso sí le doy la razón.

Después del ridículo que hice en ese bar,

¿qué nación iba a quererme?

-Yo, en cambio, creo que eso te ha salvado la vida.

Yo tengo buen ojo,

no te veo por ahí de delincuente de bandas

matando gente, violando mujeres...

No, yo creo que tú eres buen muchacho.

Demuéstrame si me equivoco.

Mañana por la mañana el juez va a hablar conmigo,

y me va a preguntar si has colaborado,

dependiendo de lo que le diga, pues...

te meterá en prisión o te dejará en libertad,

tú decides.

Yo estoy dispuesta a ayudarte, si tú me ayudas a mí.

Piénsalo.

Quédate las galletas.

No seas necio, te harán falta.

-¿No vas a ponerle más "burrata"?

-¿Tengo que echar más "burrata"?

-Yo no digo nada, el que está cocinando eres tú.

Cosa que no entiendo,

habíamos dicho que yo te haría la cena.

-Bueno, los planes están para cambiarlos, ¿no?

Me apetece un poquito de ensalada. -Bueno, pues ya está.

¿Y esa albahaca es fresca? -Cien por cien seguro, ¿por?

-Nada, nada.

Es que cuando veo alguien cometiendo un error

no me puedo callar.

-¿Tienes tendencia a llamar error

a lo que no es sino un opinión diferente a la tuya?

-Puede ser, sí. -Pues eso.

Ahora ya sabes lo que es ser padre de una adolescente.

-Yo no soy una adolescente. -Pero lo fuiste durante mucho tiempo.

-"Touchée".

Oye,

¿te acuerdas de Julio Quintero?

-Como para olvidarle.

-Pues está en el barrio.

Ya te contará mamá,

porque a su padre le han pasado un montón de cosas,

pero estaba colaborando con el CNI,

le dieron un tiro y Julio vino de Miami.

-Ya. ¿Qué tal, cómo está Quintero?

-Bien, creo que le dan el alta mañana.

Pero el caso es que este tiempo

he estado mucho con Julio porque necesitaba apoyo.

-Apoyo. Ahora me vas a decir

que estáis saliendo juntos otra vez, ¿no?

-Algo así. ¿Te parece mal?

Te parece mal.

-A ver,

¿recuerdas cuando tu madre y tú

os empeñasteis en que me tenía que tratar,

no tirar la toalla, irme a Italia? Y yo que no, que no, que no.

Me enfadé muchísimo y os mandé a freír espárragos.

-Me acuerdo perfectamente. -Muy bien,

pues aquí estoy, perfectamente sano,

porque hice el tratamiento que tú te empeñaste en que hiciera.

¿Y esto qué quiere decir?

-¿Qué eres muy cabezón? -Eso también.

Pero también quiere decir

que uno puede saber mucho de una cosa,

y sin embargo estar totalmente equivocado,

porque de medicina yo sé más que vosotras.

-Sí, y estabas equivocado porque el tratamiento ha funcionado.

-Pues esto es lo mismo,

yo tengo más experiencia en las relaciones

y en la vida también.

Y a mí ese chico no me convence,

no es que no me guste, pero tengo mis reservas.

Sin embargo, puedo estar totalmente equivocado,

y como a quien te tiene que gustar es a ti, ¿qué quieres que te diga?

Que sigas tu vida, que hagas lo que quieras,

que te va bien, yo feliz,

que te va mal, pues aquí me tienes para ayudarte en lo que necesites,

siempre y cuando me lo pidas. -Eres el mejor padre del mundo.

-Todo esto, si tienes la misma actitud con la ensalada.

-Haz la ensalada como tú quieras,

además si sale mal, se pide una pizza y punto.

¡Hola!

Qué gusto llegar a casa y veros así. ¿Qué tal en el trabajo?

¿Se sabe algo del caso?

Si no os importa prefiero no hablar de ello,

llevo todo el día.

Tienes la razón, hablemos de otra cosa.

¿Rioja o Ribera?

-Ya le he dicho a papá que con esta cena

pega más un Priorato.

-Ya salió la milenial, deja de opinar de todo.

¿Y yo puedo opinar?

Yo con esto tan rico, prefiero un Rioja.

Me cambio y vengo a ayudaros, ¿vale? Perfecto.

-Yo también me voy a poner cómoda.

-Ale, tan tranquilas, me dejan aquí solo.

Si lo sé no vengo.

(Teléfono)

"¿Se lo has comunicado ya a tu familia?"

¿Cuándo piensas reincorporarte? En un par de meses o así.

¿Un par de meses? Esto sí que es una sorpresa.

Conociéndote pensé que me dirías mañana, el lunes... No sé.

Pero me parece muy bien que lo tomes con calma,

así estarás bien fuerte cuando te reincorpores.

Esa no es la única razón por la que me reincorporo más tarde.

¿Qué pasa?

Tengo que contarte una cosa.

-¿Conocías al tipo que os atracó?

-Había pasado por aquí un par de veces,

pero no sabíamos quién era,

pero era un pobre pringado. -¿Por qué dices eso?

-Porque el tío tenía más miedo que yo durante el atraco, sí, sí.

Según Elías, era la primera vez que robaba,

y que seguramente era una prueba para entrar en una banda.

-Pues eso sí que es chungo,

si estaba nervioso y era inexperto, podía haber pasado cualquier cosa.

-Ese chaval lo tiene jodido para salir de ahí,

y no lo digo por nosotros.

-Yo lo veo como tú,

a ese chico se lo comen en dos minutos en una banda.

Aunque va de durillo, no tiene ese perfil,

yo creo que es buena persona en el fondo.

Tenéis que convencerlo como sea para que no entre en la banda,

y sacarle información sobre los Corona y su líder,

o su supremo, como dicen ellos.

Cuenta con ello.

-Está claro que tu supremo te tiene manía.

¿No te das cuenta que atracar una peluquería es mucho más fácil

que atracar La Parra al lado de la policía?

Ese tipo te metió en la boca del lobo.

-No, ¿sabe qué es lo que pasa?

Que la primera vuelta me salió mal,

y si te dejan volverlo a intentar tiene que ser más difícil.

Esas son las reglas.

-Espera, espera, que esto se pone interesante,

¿qué es eso de la primera vuelta que salió mal?

-Tenía que robar la ferretería, pero eso salió mal.

El dueño sacó una pipa y tuvimos que irnos volados.

Necesito una lista de la gente que vino esa noche, los clientes.

Es muy posible que el estrangulador estuviese aquí,

o que alguien viese un tipo raro merodeando.

También necesito que habléis

con los camareros que trabajaron esa noche,

puede que sirviesen una copa al estrangulador,

o que viesen algo raro.

Tranquila, tendrás esa lista.

Cuando lleguen Sara y Juan, los camareros que estaban esa noche,

les preguntaremos si recuerdan algo.

Sabemos que Mónica Llorens estuvo en la fiesta del Moonlight,

y que entre la hora que salió de allí

y la hora en que fue asesinada pasaron unas horas.

Hay que averiguar qué sucedió en esas horas.

Lo más probable es que el asesino estuviera en la propia fiesta

o esperándola fuera.

Lo más probable, pero no es una certeza,

puede que el asesino nunca haya pisado ese pub.

Pero es la línea de investigación que vamos a seguir.

Falta la pareja: ella toma zumo de tomate

y él cerveza sin alcohol,

se llaman Elena y Curro. -Sí, es verdad.

-¿Estos son los de la notaría?

Tienen pinta de ser inofensivos, pero los apunto.

-También os habéis olvidado del ferretero,

el novio de la policía morena que atiende a mujeres maltratadas.

Tiene pinta de no haber roto un plato en su vida.

-Bueno, "pa la lista".

-Pablo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 483

Servir y proteger - Capítulo 483

03 abr 2019

Mientras la policía sigue buscando pistas, la foto de Mónica llega a los medios de comunicación. Los Soler, indignados, presionan a Álvaro para que sonsaque a Silvia. Jota tiene una nueva oportunidad para superar su "prueba de valor".

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 483" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 483"
Programas completos (521)
Clips

Los últimos 1.654 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios