www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5066817
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 470 - ver ahora
Transcripción completa

¿Le has dicho a mi hija lo del diagnóstico de Leo?

No le he comentado nada todavía

y tampoco tengo pensado hacerlo de momento.

¿Y eso por qué?

Solo se trata de unas rojeces en la piel.

Además, el médico no le ha dado mayor importancia,

es algo que desaparecerá enseguida.

Emilio, ¿por qué estás aquí, has venido de visita?

¿No vendrá a reincorporarse ya? No, oficialmente mañana.

Yo no me creo que esté tan bien como aparenta.

Pero ¿cómo va a estar bien? Se acaba de morir su esposa.

¿Otra vez me vas a salir con lo de la baja?

Sabes que tengo razón.

El comisario se ha olvidado de recoger a los niños del colegio,

y están esperando en el patio. ¿Quieres que vaya yo?

Si alguien me sustituye en la ODAC.

Va a ser difícil y le llevará tiempo.

Pero los niños lo necesitan.

-Los de análisis de conducta nos han ayudado a elaborar un perfil,

y ahora sabemos cómo funciona su mente y qué cosas le motivan.

-¿Y qué es lo que habéis descubierto?

-Ya sabes que no te puedo contar nada.

-¿Qué haces con mi ordenador?

-Nada, estaba preparándote la oficina.

-¿Estás colocando una cámara espía?

-Sí, estaba mirando los modelos distintos que hay.

-¿A quién quieres espiar?

-Pones a Monchu aquí, y ya tienes al perfecto compañero de trabajo.

Buen trabajo, Monchu.

-¿Por casualidad no habrá estado aquí un tipo de unos cuarenta y pico años,

pelo rizado y bigote, que se llama Marcos Carvajal?

Un familiar ha denunciado su desaparición

porque no asistió al bautizo de su ahijado.

Es un jugador empedernido de póker.

Estuvo hablando con otro cliente. -¿Con quién, sabes?

-El chaval del Moonlight. -Ricky Soler.

-Carvajal solía ir por el pub, y le pidió pasta a mi familia.

-¿Se la prestasteis? -Claro que no, no somos un banco.

-Necesitamos unir todas las piezas del puzle

sin dejar sospecha sobre nosotros.

-No va a resultar fácil, Silvia no es tonta.

-Quiero que averigües todo lo que puedas

sobre el dueño de este teléfono, sin dejar rastro.

-No ha conectado el teléfono, no ha utilizado las tarjetas...

Sigo pensando que si alguien tiene información son los Soler.

-Pasaba temporadas en Costa Rica. -Sí, iba varias veces al año,

se quedaba dos o tres semanas. -¿Y el móvil?

¿Podría parecer que está allí? -Eso no.

Para eso tú tendrías que irte a Costa Rica

y usar el móvil desde allí. -¿Tienes bikini?

Es Servicio de Control de Juegos de Azar

nos ha avisado de un repunte

de partidas ilegales en el barrio, quiero que lo investiguéis.

Ha llegado a mis oídos que el agente Ríos es un experto jugador de póker.

Espero que sus habilidades nos sean útiles

en este caso en algún momento.

Mi pregunta no es sobre Carvajal,

es sobre el tipo que vino preguntando por él.

¿Podrías decirme si es este hombre?

Hay un pavo montando timbas ilegales de póker en Distrito Sur,

se llama Isaías Montero.

-Tony ha conseguido quedar con Montero en La Parra.

-Si quieres jugar dinero, mis timbas. -¿Sí?

-Tendrás dinero, entiendo.

-Son mil euros para entrar en la partida,

pero necesito mil de "cash" para apostar.

Lo siento, pero ahora es imposible.

¿Has traído el dinero? -Sí.

-Me mosquea la facilidad con la que estás ganando.

-Es increíble, no me habían tratado así en la vida en una partida.

Y luego dices que organizas timbas serias.

-Lo siento, pero eres nuevo, tenía que asegurarme.

-Tú estás rayada porque ha vuelto Julio, ¿no?

-Bueno, un poco sí. -¿Por qué te agobias?

-Los dos queríamos estar juntos, pero sabíamos que no podía ser.

-Entre los papeles personales de Quintero he descubierto

una carta con unas últimas voluntades,

y no quiere que se le mantenga con vida de manera artificial.

Sería lo más complicado que he hecho nunca,

pero es lo correcto.

¿Qué vas a decir tú? Has pasado los últimos años

intentando meterlo en la cárcel.

-Si la situación fuese al revés,

yo sé que a ti te gustaría que tu familia respetara tus deseos.

Lo importante es que los hermanos estéis juntos.

Encontraréis una solución.

Tú tenías razón, no tiene sentido seguir alargando esto.

(Música emocionante)

(LEE) "Crímenes con afán justiciero,

reparador...

Inmortaliza el castigo infligido a sus víctimas

por medio de fotografías para revivir la excitación

que le produce el acto del asesinato.

Psicópata de tipo ritualista,

cuya principal motivación

es castigar a las mujeres que no quieren ser madres.

Probable infancia traumática.

Relación complicada con su madre."

-Macho, ¿qué es todo esto?

-Buenos días, Fede.

Me he despertado y no quería...

despertaros a vosotros.

-¿Y qué haces con el ordenador de Espe?

-Pues buscando una información.

Es que quería invitarla... Bueno, es una sorpresa.

-Debes ser el único tío en la tierra que no tiene internet en el móvil.

-Ya, Fede, pero no sé a qué tanta pregunta.

-Tanta pregunta no. Me ha parecido extraño

con la persiana bajada, a estas horas

y tú otra vez con el ordenador de Espe,

que no es la primera vez que te veo con él.

-Ya, pero una sorpresa...

-Buenos días, chicos. He oído mi nombre, ¿hablabais de mí?

-Le estaba contando a Fede

que te estaba preparando una sorpresa y me ha pillado.

-¿Otra? Pero si ya me diste una hace dos días,

me regalaste el peluche. -Sí, pero esto es distinto.

Es un pequeño lujo para que tú y yo lo disfrutemos,

juntos. -Cuéntamelo, anda.

-Estaba mirando en tu ordenador

días para llevarte a Segovia a comer cochinillo,

como tú no has ido nunca.

-Me encanta...

-Quería hacer una reserva para el próximo finde que tengas libre.

-Pues ya puedes ir haciéndola,

porque dentro de dos fines de semana libro.

-¿Vamos a tu ordenador? -Claro.

-Fede, ¿no te molesta que siga usándolo?

-Que no me ha molestado,

me ha rayado un poco con lo de la persiana bajada,

y esta penumbra...

-Fede, me has estropeado la sorpresa, es normal.

-De verdad que lo siento, no era mi intención.

-No importa, lo importante es el detalle.

-Venga, pues yo miro y reservo, ¿vale?

-¿Qué pasa?

Qué tiquismiquis te pones, ¿no?

-Es que yo no he hecho "na".

Le he insistido para asegurarme

de que estaba convencido de la decisión.

Pero...

si se echara para atrás no lo haríamos.

Lo más importante es que estemos juntos en esto.

¿Crees que podría arrepentirse?

Espero que no, pero tiene razones más que de sobra y...

yo lo entendería.

¿Y por qué dices eso?

Porque he estado pensando en todo lo que me dijo Julio ayer,

y en algunas cosas tiene razón.

Cariño, Julio estaba fuera de sí,

y seguro que no pensaba en lo que estaba diciendo.

Lo sé, y me pidió perdón por ello.

Pero...

A lo mejor nos estamos precipitando, y deberíamos esperar un poco más.

¿Esperar a qué?

Aunque no tuviese validez legal, es evidente que Quintero no quería

que se le mantuviese de manera artificial con vida.

Lo sé, papá.

Pero que él escribiera eso no lo hace menos duro.

No he dormido en toda la noche, y Julio tampoco.

¿Has hablado con él ya? Sí, a primera hora.

Ha querido pasar la noche con Quintero.

¿Cuándo tenéis pensado hacerlo?

Tenemos que esperar a que estén firmados los protocolos médicos.

Seguramente será esta noche.

Eso mismo nos ha dicho el doctor Fernández

que es quien se va a encargar.

Vas a pasar el día en el hospital, ¿no?

Hija, sé que es un momento muy duro,

pero tú eres una mujer muy fuerte,

y has pasado ya por cosas terribles.

Pero estoy aterrorizada, papá.

No sé, creo que Julio es mucho más fuerte que yo,

y eso que ha sufrido un montón psicológicamente.

Pues apóyate en él.

Es una suerte que esté aquí. Sí, sin él sería insoportable.

¿Nosotros podemos hacer algo por ti?

Lo que ya estáis haciendo, darme todo vuestro cariño.

Bueno, me voy al hospital. ¿Te acerco?

Pues sí, te lo agradezco.

Voy a darle un beso a Leo.

Me da tanta pena verla sufrir así...

Con lo mal que lo ha pasado con Quintero,

y al final del todo

ella es la que tiene que tomar la decisión.

Qué paradojas tiene la vida.

Esta noche me acercaré al hospital para estar con ella y apoyarla.

¿Os importa haceros cargo de Leo? Por favor, no tienes ni que pedirlo.

Por cierto, ¿cómo está?

Anoche se despertó porque le costaba respirar,

pero le aspiré los mocos y volvió a dormirse como si nada.

¿Y las rojeces? Bien, han reducido.

Pero no te preocupes, que si vuelve a aparecer,

se lo diré a Alicia inmediatamente.

Hoy por hoy es mejor no agobiarla.

Ya verás cómo no es nada.

Leo está dormido como un tronco. ¿Nos vamos?

Me has desobedecido a pesar de mis órdenes expresas

de que te quedaras quietecito.

Comisario, Montero me lo puso a huevo.

Ya les informé que era una oportunidad única

introducirme en sus timbas. Informar no te da derecho a actuar.

No te di autorización para que participaras en esa timba,

te dije que no podías hacerlo,

y te has pasado mis órdenes por el forro.

Una cosa, Tony,

¿de dónde sacaste el dinero para participar en la timba?

De mi bolsillo.

¿Mil euros?

Mil euros para entrar más lo que aposté.

No perdí nada, de hecho recuperé.

Bueno, esto es el colmo,

¿se puede saber en qué estabas pensando?

En ganar, comisario. Y no estoy hablando de pasta

sino de lo que le podía reportar a la comisaría infiltrarme en la timba.

No había tiempo que perder y no podía esperar a la burocracia policial

para infiltrarme ¡Bravo, bravo!

¿Me puedes decir una cosa, tú de qué película has salido?

¿A ti qué te han enseñado en la academia?

¿A saltarte los cauces oficiales porque no hay tiempo que perder,

o a cachondearte de los cauces que siempre hay que respetar?

A mí no me parece para tanto.

Ese es el problema, que todavía te crees que has actuado bien.

Esto es el colmo, alucinante.

Bueno, vamos a tranquilizarnos un poco.

Vivimos en un estado de derecho

y la policía no puede actuar por su cuenta, ¿entiendes?

Sí, pero el tiempo de la policía y el del crimen a veces no coinciden,

porque van a tiempos distintos. Claudia, ¿has oído esto?

Y no me digas que me calme. No te voy a decir que te calmes,

y sí que lo he escuchado. Yo creo que efectivamente, el agente Ríos

lleva un ritmo un poco acelerado. ¿Acelerado solo?

Orestes, ¿tú sabías algo de esto?

No, comisario.

Al parecer al agente Ríos tampoco le pareció importante

informar a su compañera.

Su compañera y mando superior.

No es que yo quisiera ocultarle nada a nadie,

simplemente me pareció que no se iba a volver a dar

una oportunidad como esta.

Eso ya lo has dicho,

y más te vale mantener la boca cerrada,

porque estás cavando tu propia tumba.

¿Se puede saber qué has hecho con el dinero que has ganado?

No he tocado ni un céntimo.

Aparte de recuperar la pasta que había invertido.

¿Y aparte del asunto del dinero,

hemos conseguido algo más en esa infiltración?

¿Has averiguado algo?

Intenté sacarle información sobre los lugares donde hacen las timbas

y sobre sus jefes, pero no me han querido decir nada.

Lo que sí les puedo decir es que tengo su confianza.

¿Seguro? Sí.

Porque para ganar hice trampas y me pillaron,

pero yo me hice el indignado y coló que flipas.

Yo creo que me vuelven a invitar seguro.

Ya está bien,

no vas a volver a jugar porque te voy a abrir un expediente,

¿has oído, Ríos?

Alto y claro. Has actuado por tu cuenta,

te has saltado la cadena de mando, has desobedecido órdenes expresas

has ocultado información,

y encima has participado en actividades ilícitas.

¿Sigo? Sí, que lo he entendido.

Pero si me abre un expediente en prácticas me arruinará el futuro.

El futuro te lo has arruinado tú solito.

Si me permite, comisario,

quizá un expediente sea demasiado castigo para Ríos.

Si piensas eso, Orestes, haberlo atado en corto.

¿O quieres que tome medidas contra ti también?

Bueno, bueno, no saquemos las cosas de quicio.

(Teléfono)

Montero, ¿qué hago?

Que lo coja, ¿no? Yo qué sé.

¿Si?

No, no, imposible hoy.

No.

Ya, pero hoy tengo muchísimo curro.

Eeeeeh...

No sé, le pregunto a mi jefe y te digo algo, ¿vale?

Venga. Chao.

Que me quiere ver en el mismo sitio donde hizo la timba en una hora.

¿Para qué?

Solo me ha dicho que me va a interesar y mucho.

-Querrá proponerte una timba.

Yo creo que no deberíamos desaprovechar esta oportunidad.

Esto es el colmo, estoy diciendo que habría que expedientarle,

¿y me dices que le dé carta blanca? No digo que le des carta blanca,

solo tiene que ver a Montero, a ver qué quiere.

Agente Ríos,

te vas a verle y vienes derechito a reportarnos,

y nada de actuar por tu cuenta o te empapelo.

Entendido, comisario, muchas gracias. Con permiso.

Silvia, ve detrás de él y no le quites el ojo de encima.

(Puerta)

Hombre...

al final te has podido escapar, Tony.

-Pues sí.

He puesto una excusa a mi jefe, tengo poco tiempo.

-¿Cuál me dijiste que era tu trabajo?

-Electricista, hago chapuzas.

Si no te importa, ¿podemos ir al grano?

-¿No quieres tomar una copita?

-No, a estas horas no. -Buen chico.

-¿Me vas a invitar a otra timba? -De momento no.

Primero debo aclarar lo que pasó en la partida de anoche.

-¿Qué pasó, que gané? -Haciendo trampas.

-Y dale Perico al torno, que no hice trampas.

-Deja de mentir que no soy idiota.

He revisado a conciencia el mazo de las cartas,

y he comprendido qué hiciste para ganar.

Me costó darme cuenta de que marcaste esta carta.

Tiene una marca casi imperceptible hecha con la uña.

Gracias a esta marca,

tenías el as de diamantes localizado,

y eso te permitió saber si tus rivales iban de farol.

-Lo que me estás contando

podría haberlo hecho perfectamente otro jugador.

-Ya, pero quien ganó fuiste tú.

Eres un fullero, chaval.

A ver si me tengo que enfadar para que lo reconozcas.

-Hasta aquí, no voy a soportar que nadie me insulte.

-Relájate, que no te vamos a pegar.

Quiero proponerte algo.

Pero antes tienes que reconocer que hiciste trampas.

Te adelanto que lo que te voy a proponer te interesa.

-Vale, sí, marqué el as.

Pero no podría haber ganado si no fuera buen jugador.

-Buen jugador y fullero.

¿Eh, Zacarías? Y además con un par de pelotas,

hacer trampas ante jugadores tan experimentados...

-Tengo prisa. -Vale.

Quiero que sigas jugando partidas y ganando, con trampas o sin trampas.

-No te estoy entendiendo, Montero. -¿No?

La casa debe de ganar siempre,

y para eso, tú vas a trabajar para mí.

-A ver, a ver, a ver...

Me estás pidiendo que pele a tus jugadores

para llevarte tú la pasta que yo gano.

-Chico listo.

A cambio te llevarás el 20% de todo lo que ganes.

Partida a partida es un pastizal.

Y otra cosa, te enseñaremos unos cuantos trucos

para que hagas mejores trampas,

y más limpias.

Somos una organización importante, Tony,

tenemos diez salas como esta repartidas por Madrid,

y pronto abriremos más por el resto de España.

-Joder, sí que vais fuerte, ¿no?

-Los aficionados solo nos interesan para desplumarlos.

-O sea, tú eres el jefe de todo este cotarro.

-No te flipes, yo solo soy una pieza más de un engranaje muy potente.

-Por lo que veo movéis pasta gansa.

-Nuestro negocio está libre de impuestos.

Nada se declara, todo es limpio.

-Limpio limpio no,

más bien sucio.

-Es graciosillo el "jodío", ¿eh, Zacarías?

Bueno, Tony, no me hagas perder el tiempo y contesta,

¿te interesa o no?

-Pues no sé qué decirte, la verdad,

¿cada cuánto tendría que jugar? -Una partida por noche.

Tómatelo como un curro donde hay que fichar,

solo que este no es un curro cualquiera,

aquí te vas a forrar.

-Ya, pero tendría que dejar a mi jefe y no...

-A tu jefe que le den.

Tú vales mucho para andar por ahí colocando enchufes y pelando cables.

¿Qué dices?

-No sé, tendrás que consultar con tus jefes.

-Mis jefes están de acuerdo,

llevábamos tiempo buscando alguien como tú.

-Bueno, vale. ¿Cuándo empiezo?

-Esta misma noche.

Tengo apalabrada un partida con un par de ricachones,

será fácil desplumarlos.

-Vale, pero debo acabar un par de chapuzas antes.

-Y luego cuelgas el móvil para siempre.

-No sé, Montero, a mí todo esto me queda un poco grande.

-Venga...

relájate y confía en mí.

-Bueno, ojalá no me equivoque.

-¿Qué sabéis de Costa Rica? -¿Eh?

-Que está en Centroamérica, ¿no?

(ELVIRA RÍE) -Muy bien.

Siempre te gusto más estudiar que a tu hermano.

-Tampoco era muy difícil. -A ver, ¿qué pasa con Costa Rica?

-Que es el lugar donde se ha instalado Carvajal.

-¿Cómo que Carvajal? -¿Le has hecho una identidad falsa?

-Más o menos, aunque esto ha sido obra de mi amiga Coco, la hacker.

-¿Ella ha sido capaz de hacer eso sola?

-A cambio de una generosa cantidad.

Dentro de una horas aterrizará en el aeropuerto de Costa Rica,

y cuando esté cerca de la capital encenderá el teléfono de Carvajal.

-Eres una genio, mamá, siempre te superas.

-Ya sabéis cuál es mi lema: ir siempre por delante de la policía.

¿No quieren saber dónde está Carvajal?

Pues le daremos la localización de ese malnacido.

Ha huido por sus deudas

al lugar donde iba un par de veces al año.

Y para que la policía no tenga dudas,

Coco dejará un buen rastro de tarjetas de crédito

en hoteles, en restaurantes, en tiendas de lujo...

-Es un planazo, ¿que no, hermanito?

Carvajal bien lejos de Distrito Sur.

Y solo nosotros sabemos que está en el fondo de un pozo.

-Esto no lo vuelvas a decir nunca más,

ni aquí ni fuera de aquí.

-Entendido.

-Espero que el plan funcione.

-Va a funcionar, hijo,

pero vosotros tenéis que andar con cuidado.

La policía va a seguir dando por saco.

El otro día se presentó la inspectora Miralles en el pub

para meterme el miedo en el cuerpo. -¿Y qué te dijo?

-Que no tenía pruebas,

pero sabía que nos dedicamos a negocios chungos

y a la menor oportunidad nos echaría el lazo.

-OK, iremos con pies de plomo, ¿eh, Nano?

-Eso vosotros,

mi negocio seguirá siendo arreglar coches y motos, ¿está claro?

(ELVIRA ASIENTE)

Después de lo de Carvajal esto se ha terminado.

Y ahora me voy al taller que llego tarde.

-Muy bien, hijo.

-Hasta luego.

-Olga, ¿qué tal?

-Bien, ¿y tú? Pareces contento. -Sí,

es que me han colocado un caso tochísimo en comisaría.

Me siento policía por primera vez. -Me alegro.

-¿Y tú adónde vas? -Voy al hospital a ver a Julio,

está hecho polvo. -¿Ha empeorado su padre o qué?

-No, pero tampoco mejora.

-La verdad que no me molaría estar en la piel de tu ex.

-A mí se me parte el corazón de verlo así.

Ha perdido todas las esperanzas de salvar a su padre,

de hecho lo van a desconectar. -¿En serio?

Qué fuerte, tío. Menos mal que te tiene a ti.

-Sí, he pedido una horas en la escuela para estar con él.

-¿Sí?

Y quién mejor que su ex para consolarle, ¿no?

-¿A qué viene ese tono?

-Simplemente te lo digo por si habéis vuelto.

¿Estáis juntos otra vez? -Pero ¿tú de qué vas?

-Desde que ha llegado no paras de estar con él.

-Julio está a punto de perder a su padre,

es normal que le de mi apoyo, ¿no crees?

-Que sí, que sí.

Me parece un poco excesivo ¿no? -Excesivo no, Tony,

¿tú cómo estarías en su situación si no tuvieses a nadie más?

-Yo, hecho mierda. -Pues ya está.

No sé por qué te choca que este con él.

-Porque es tu ex, y el roce hace el cariño.

Te digo que si habéis vuelto, preferiría que me lo contaras.

-Yo a ti no te tengo que dar explicaciones de nada.

-Sería un detalle, la verdad,

porque entre nosotros hubo algo. -¿Qué hubo?

Un par de besos, unos abrazos...

Me voy porque esta conversación es absurda.

-¿Por qué te pones así? Solo te estoy diciendo

que la situaciones extremas unen, ¿o no?

-Me da mucha rabia que pienses que Julio aprovecha su situación

para sacar tajada conmigo.

-Lo siento, me he equivocado. -Sí, otra vez.

Me voy al hospital. -Adiós.

Yo al principio estaba acojonado,

porque Montero tiene una armario de guardaespaldas

de 2X2, una cosa... Al grano, Ríos.

Lo que quiero decir

es que yo pensé que me iba a reventar por lo de las trampas,

pero no, lo que hizo fue proponerme currar para él.

Explícate.

Montero es una pieza pequeña de una organización tochísima,

que está en expansión, tienen diez salas clandestinas en Madrid,

van a abrir más, montan timbas todas las noches...

-Hay que averiguar el nombre de los capos,

de los que manejan el cotarro.

-Claro, tiene jefes ante los que responde,

que han dado el OK a mi fichaje. ¿Fichaje?

Pues me extraña que te hayan fichado,

sabiendo que habías hecho trampas.

Ellos lo que quieren es que yo haga trampas

para desplumar a sus clientes.

Además de organizar timbas,

son unos tramposos y unos estafadores,

vamos, el kit completo.

Sí, sí, pero lo que está claro es que es absurdo

despreciar una oportunidad como esta.

Tengo en mis manos desmantelar una red mafiosa,

y de paso puedo saber

quién está detrás de la desaparición de Carvajal.

¿Y lo vas a hacer tú solito?

Comisario, no soy tan prepotente como usted piensa.

Obviamente, contaría con la colaboración de más agentes,

no sé... Claro que no sabes.

Para empezar, la operación todavía no está aprobada.

Claro, porque eso lo tiene que hacer usted,

pero me dijo que podía ir a hablar con Montero...

Una cosa es hablar

y otra pretender desmantelar la organización

en un abrir y cerrar de ojos. Yo no he dicho eso,

he dicho que mi intervención puede ayudar a que...

A ver, para un poco. El comisario tiene razón,

un operativo como el que tú estás proponiendo

no es cosa de un hombre solo infiltrado, ¿vale?

La policía no actúa sola ni improvisa,

o al menos no debería hacerlo. Muy bien,

pero reconozcan que sería de tontos

dejar pasar una oportunidad como esta.

Me he ganado la confianza de Montero yo,

es muy difícil eso.

En eso tienes razón.

No olvides que estamos hablando de un agente en prácticas,

que se ha pasado nuestras órdenes por el arco del triunfo,

le dijimos expresamente que no moviera ficha.

No lo olvido, no.

Dime una cosa:

si Montero hubiera descubierto que eres policía,

¿puedes decir quién hubiera salido en tu ayuda?

No tenía ningún motivo para sospechar,

además lo hice genial, piensa que soy electricista.

Ah, pues ese electricista podría haber acabado como Carvajal.

Perdone que le diga, pero no sabemos cómo acabó Carvajal,

sabemos que Montero lo está buscando porque le debe pasta. Punto.

Eso no significa que no esté detrás de su desaparición.

Razón de más para infiltrarme. -Si puedo decir algo en su defensa,

Ríos se ha pasado de la raya, sí,

pero es un policía con intuición, confío en él.

Conozco policías con mucha más experiencia

que no tienen la mitad de motivación.

Orestes, mejor mantén la boca cerrada,

si lo hubieras atado en corto ahora no tendríamos este problema.

¿Os importaría, por favor, esperar fuera?

Ya sé que me vas a decir que he sido muy duro con él,

que el chaval promete, pero es que no aprende la lección.

Además, los protocolos, las normas y la cadena de mando

están para algo, ¿no? No te iba a decir eso, Emilio.

Tony se merecía una bronca, pero no un expediente.

Si lo empuras, es muy probable que perdamos

un magnífico y prometedor policía.

Ya sabes lo que significa un expediente en prácticas.

Tony tiene intuición, inteligencia y valor,

y eso es fundamental para un policía.

Pero ya lo has visto, también es un chulito y un inconsciente.

Ya lo puliremos, tenemos tiempo para eso.

Hay que reconocer que nos ha puesto en bandeja

desmantelar la organización de Montero.

La operación no está cerrada.

Ergo, está abierta.

¿Qué, seguimos adelante con el plan de Tony?

Hola. -Hola.

-¿Cómo estás? -Mal.

Me estaba agobiando en la habitación y he tenido que salir.

-Sobre lo que me dijiste esta mañana,

¿tú estás seguro de apoyar la desconexión?

-Sí.

Tus palabras ayer me hicieron reflexionar.

Si me pasara a mí no querría vivir atado a una máquina.

-¿Se lo has dicho a Alicia?

-Sí, ella está destrozada, pero tiene las ideas muy claras.

Yo, en cambio,

siento como si estuviera a punto de asesinar a mi padre.

-Yo creo que estás haciendo lo correcto.

-Sí, sería muy egoísta mantenerlo con vida, ¿no?

-Egoísta no, es normal mantener la esperanza.

-Pero es una esperanza que no es real, Olga.

Los médicos lo han dejado claro, mi padre no podrá tener una vida digna,

ni siquiera una vida.

-¿Quieres que vayamos dentro?

-No, todavía no.

Se me hace muy duro estar allí.

Me quedo ahí mirándolo, inmóvil, callado, dormido...

Siento como si me estuviera acusando de algo.

-No pienses eso, Julio.

¿Dónde está Alicia?

Fue a localizar al doctor Fernández, su médico,

para saber qué protocolo van a seguir a la hora de...

de hacerlo.

-¿Y cuándo está previsto?

-Esta noche.

-Me puedo quedar el tiempo que haga falta.

-Tranquila, tú debes hacer tu vida.

-Para mí lo más importante es estar contigo en estos momentos.

-Contigo al lado me siento menos vacío.

-Bueno, no estás solo, también tienes a Alicia.

La familia es una de las cosas más importantes.

-Y la amistad.

Cuéntame qué tal está tu padre. -Bien, mejor.

El tratamiento de células madre va muy bien.

A lo mejor, pronto está en casa. -Me alegro mucho.

Tienes que disfrutar a tope de él.

Hola.

Qué alegría verte aquí.

Ya me ha contado Julio la decisión que habéis tomado.

Creo que hacéis lo correcto.

Bueno, yo me voy a ir.

Si necesitas cualquier cosa, llámame.

-Gracias.

¿Has podido localizar al doctor? Sí.

Me han confirmado que lo están preparando para hacerlo esta noche.

¿Quieres que pasemos las últimas horas con él?

¿Tú te has despedido de él?

Sí. ¿Tú no? No.

No sé cómo hacerlo.

Tienes que intentarlo,

si no luego te arrepentirás.

Gracias, hermana.

Quiero prioridad absoluta.

De acuerdo, espero confirmación.

El comisario y yo hemos decidido seguir adelante con el plan.

Pero una cosa importante, Ríos,

se ha terminado hacer de Clint Eastwood.

A partir de ahora vas a trabajar en todo momento coordinado

bajo las órdenes de tus superiores,

especialmente de tu inspectora al lado.

¿Cuál es el plan?

Acabo de hablar con la secretaria del juez

para pedirle con carácter urgente

el uso de cámaras en el operativo de infiltración de Tony.

También dispondremos de apoyo logístico

con una furgoneta de vigilancia.

Llevarás una cámara para grabar todo lo que suceda durante la timba.

¿De acuerdo?

Y esa grabación la podrá ver a tiempo real la inspectora Orestes

y un grupo reducido de agentes.

¿A qué hora has quedado con Montero? A las nueve.

Creo que hay tiempo para organizar el operativo y hablar con el juez.

Tony, no te lo voy a repetir, vas a estar en todo momento

coordinado con la inspectora Orestes,

¿estamos de acuerdo? Por supuesto, inspectora.

Esperemos no tener que arrepentirnos.

No se arrepentirá, comisario. Gracias.

-Vamos.

-Hasta luego.

-Estás completamente grillado, ¿cómo se te ocurre meterte

en un historia de timbas ilegales sin decirle nada a nadie,

pasando por alto a los superiores? Tío, estás en prácticas.

-Bueno, me vine un poquito arriba. -¿Un poquito?

¿Igual bastante arriba, por ejemplo?

-Ya me he comido un par de broncas de esta gente.

-¿De Miralles? -Y de Bremón.

-¿De Bremón? -Sí.

Bastante he tenido con la chapa que me han pegado.

-Yo te entiendo perfectamente,

cuando yo vine a Distrito Sur también me comí algunas broncas.

-A mí también me ha caído un buen repaso,

y eso que no era culpa mía. -Lo siento mucho, Silvia,

te juro que no quería meterte en este marrón.

-En parte te entiendo,

a mí también me habría costado quedarme de brazos cruzados

teniendo la oportunidad de infiltrarme en la partida.

-Tú dale alas al superdetective.

-Que no le doy alas, me pongo en su lugar.

-Gracias, Silvia.

-Lo que me parece grave es que no me dijeras nada a mí.

Que se te ocurre la idea y no le dices nada a Miralles

ni a Bremón, pero ¿a mí? El caso es de los dos.

-Ya, pero ¿me hubieras cubierto?

-A lo mejor sí.

Y me hubiera asegurado de que no corrías peligro.

Tío, que soy tu compañera.

La próxima vez te crujo. -¡Ay!

-Vamos a dejarnos de cháchara, por favor,

y nos ponemos con el tema de la vigilancia.

Pollito, atiende.

-¿Esto es la cámara? -Afirmativo.

-¿Esto me va a grabar? Qué desfase, loco.

-Sí, es bastante desfase y bastante loco.

También te voy a dar otro dispositivo.

Eso lo camuflas en la camisa, y el dispositivo

va a servir para encender y apagar la cámara.

¿Estamos? -Déjame ver.

-Con esto vamos a rebotar todas la imágenes

al equipo de vigilancia que va a estar ahí fuera.

-¿Puedes hacernos una demostración?

-Por favor, estás hablando con un inspector de la UIT en toda regla.

Lo tengo conectado aquí, al Ipad.

-Mira qué bien se ve.

Mira, mira, saluda.

Saluda, Silvia. -Venga, que esto es serio.

Tú vas a estar cubierto siempre que tengas la cámara encendida.

En el momento en que la apagues

los agentes de fuera van a saber que hay algo que va mal.

Pero tú vas a estar al mando de todo. -Sí.

Además, Miralles me acaba de confirmar

que la autorización del juez está OK. -¿En serio?

Menos mal.

-Te voy a dar estos botones que vas a tener que sustituir

por los que tenga la camisa que vas a llevar.

-¿Ahora? -Antes de la timba.

Nos van a servir estupendamente,

cuando los cosas bien, sobre todo el segundo,

para camuflar la cámara.

-¿Coser has dicho?

Lo digo porque esa clase en la academia me la fumé,

así que no...

-Yo creo que para ser un policía completo hay que saber coser.

-Que sí, que ya aprenderé. Cósemelos tú, anda.

-Que soy inspector,

igual si te has venido un pelín arriba, majo.

-No, no, ni se te ocurra,

yo tengo que montar un dispositivo de vigilancia en una furgoneta.

Joer, como no me los cosa Miralles...

-Se lo puedes decir a Merinero.

Lo conocen por el "Remendón Merinero",

te lo juro que es un hacha con el dedal

y con los alfileres.

(AMBOS) ¿Merinero? Merinero, Merinero.

Y encima es baratísimo, le invitas a un bocata de calamares

y una caña en la Parra, y tirado.

(MARCOS CARVAJAL)

Marcos Carvajal.

Aquí le tienes, vivito y telefoneando.

-¿Lo tienes localizado?

-Sí, puse una alerta,

para que en el momento que conectara su móvil me avisara.

-Eres un jefe. Dime dónde está,

que tengo unas ganas de una conversación con él

antes de la timba con Montero...

-Lo veo complicado porque está en Costa Rica.

-¿En Costa Rica? -Sí, y no me extraña.

-¿Por? -Porque tiene cuentas bancarias allí.

Es lo primero que investigué cuando me dijeron que tenía que seguirle.

-Vamos a olvidarnos por ahora de Carvajal,

y tú y yo a tope con el operativo de esta noche.

¿Sí?

-Quieto ahí.

Los botones.

-A ver si tengo suerte con Merinero. Hasta luego.

-Chao.

Y de golpe me saltó la señal del móvil de Carvajal.

¿Quieres decir que lo tenía apagado hasta entonces?

Desde que yo lo llevo rastreando sí.

Es posible que esté recién llegado a Costa Rica procedente de España.

No, me consta que lleva allí unos días,

he hecho un estudio informático de sus cuentas bancarias,

y ha sacado dinero en cajeros, ha pagado en restaurantes,

ha pagado en comercios también. ¿Has verificado su paso por aduanas?

Lo he verificado, pero no consta nada,

para mí que ha entrado con un pasaporte falso.

Tiene sentido,

ha querido borrar las huellas de su salida

para despistar a los que van tras de él.

Entre otros la mafia del juego, ¿no?

Fede, por favor, contacta con la policía de Costa Rica

para que intenten localizarle. A sus órdenes.

Me da la impresión de que a ese pájaro

no le volveremos a ver el plumaje.

Yo creo que los compañeros de Costa Rica

no se van a emplear a fondo

por buscar a un tipo que solo está desparecido,

con la que deben tener allí liada. Tienes toda la razón.

Lo que deberíamos hacer es informar de los descubrimientos de Fede

al familiar que puso la denuncia por desaparición.

Muy bien, yo me ocupo.

Ah...

¿Estás más tranquilo?

¿A qué te refieres? Si es por Ríos, ese chaval me saca de quicio.

Ya, no solo lo digo por Ríos,

lo digo también por otros incidentes.

Claudia, si estos días me he pasado contigo lo siento,

pero por favor, no me digas otra vez que coja la baja.

No estaba pensando en la baja, estaba pensando en tus hijos.

Que te olvidaras de recogerlos me dejó preocupada,

menos mal que Merche te resolvió la papeleta.

No me lo recuerdes, bastante mal me siento ya.

Además, están de morros conmigo,

no me hablan. Ya, es normal que estén enfadados,

pero el tiempo todo lo cura. Sí, bueno...

Vamos a centrarnos en el operativo que tiene que salir bien.

(Mensaje)

¿Qué pasa, es de Jefatura? No, peor.

Jaime, mi hijo, que cuándo voy para casa

para que le ayude con los deberes.

Natalia siempre los hacía con él. Ves como sí te hablan.

Voy a tener que llamar un momento. No, espera, espera...

Cuando lo llames le dices que vas enseguida para casa.

¿Qué dices, Miralles? Tenemos un operativo en marcha.

Yo me ocupo, y te prometo

que te voy a tener informado en todo momento.

Lo prioritario es recuperar la relación con tus hijos, ¿vale?

No sé cuántas veces tendré que darte las gracias

por ser tan buena amiga. Pues todas las que sean necesarias.

Y ahora te dejo porque tengo que mediar

entre Merinero, Silvia y Fede que no sé cómo lo llevan,

porque hay un problema de coser botones.

¿Botones?

Tal y como me lo han contado es una españolada.

(Teléfono)

Dime, Jaime.

No te preocupes, enseguida estoy allí, ¿vale?

Full de reyes y dieces.

El juego es mío.

Señor Chaparro, señor Montero, señor Iturbe; un placer.

-¿Te vas ya? -Sí.

-No puede, ha hecho trampas.

-¿Ya estamos otra vez con excusas de mal perdedor?

He ganado limpiamente,

si no les importa me voy que tengo una cita.

-Tú no te vas.

-Qué mal perder tiene, señor Chaparro.

-Bueno, bueno, bueno...

A ver si nos calmamos todos.

En mis timbas no tienen cabida los fulleros.

-A lo mejor el que ha hecho trampas ha sido él.

-Nadie ha hecho trampas,

pero si usted no se fía, podemos registrar al señor Ríos.

-¿Por qué no le registran a él?

-¿Tiene usted problema que comprobemos si esconde algo

que haya podido interferir en la partida?

-No.

Parece una costumbre esto ya.

-Cachéalo, por favor.

¿Todo bien, Zacarías?

-Está limpio, señor Chaparro.

Ya le dije que en mi mesa no se sientan fulleros.

Señores, lo dejamos aquí.

Seguro que en la próxima la suerte, que es caprichosa, estará de su lado.

-Muchas gracias. Hasta luego.

(INAUDIBLE)

-Ve a buscarlo.

-¿Qué, ha ido bien, no? -Estupendamente.

Vamos a repartir las ganancias. -Ah, sí.

-Menudo arte tienes, chaval.

Te has puesto un poco nervioso al final, ¿no?

-¿Yo?

-Con el cacheo.

-No.

Estaba bastante tranquilo de hecho.

-¿Hablaste con tu jefe? -¿Sobre qué?

-Sobre dejar el mono y dedicarte a esto en exclusiva.

-Ah, sí, estoy en esto a "full".

¿Cuándo es la próxima timba?

-Mañana.

-Gracias.

-Zacarías, déjanos solos, por favor.

-Yo creo que me voy también. -No te vayas aún.

¿Un whisky?

-Venga.

-A lo mejor no has sido el hombre más honesto del mundo,

pero has sido un buen padre, de eso no tengas duda.

Cuando mamá me llevó a Miami sentí...

sentí como si me arrancaran una parte de mí.

y ahora me siento igual.

Yo lo único que he querido en la vida es que estuvieras orgulloso de mí.

Por eso te oculté mi enfermedad cuando llegué a Madrid buscándote.

Gracias por recogerme. -No hay nada que agradecer, hijo,

soy tu padre. -Sí, yo creo que sí.

El padre de mi mejor amigo allí en Miami falleció,

y yo me di cuenta de que mi propio padre

era un desconocido para mí.

No quiero que siga siendo así, papá.

Todo lo que sé sobre ti es la versión de mamá,

y por eso me negué a tener una relación fluida contigo, ¿entiendes?

Ahora sé que estaba equivocado.

-Ven aquí, hijo mío.

-Yo siempre te he admirado y te he respetado,

incluso cuando descubrí que no eras el hombre que yo pensaba.

Por eso permanecí a tu lado y luché por ganarme tu respeto.

Yo lo hubiera dado todo por ti.

Eras mi modelo a seguir.

Eras mi héroe.

Por eso tuve muchos celos de Jairo,

porque él ni siquiera llevaba tu sangre,

pero parece que conectaba más contigo.

Y ahora, ¿quién sabe? Quizá vayas a reunirte con él.

Te prometo que voy a ser fuerte,

y voy a cuidarme, ahora que tengo la enfermedad controlada.

Papá, me gustaría formar una familia

y tener algunos hijos.

Les hablaré de ti.

Les diré el gran hombre que fue su abuelo.

Espero que desde algún lugar puedas verlo.

-Los tres están confirmados

para las timbas de la semana que viene,

si me fallara alguno te aviso.

-Sí, señor, qué bien.

¿Y de tus jefes qué sabemos?

-¿Qué pasa con ellos?

-¿Cuándo me los vas a presentar?

-¿Y para qué quieres conocerlos?

-Hombre, a ver...

Me gusta saber para quién trabajo, es normal, ¿no?

-Trabajas para mí.

-Por supuesto, Montero, yo estoy encantado contigo,

pero me da curiosidad saber

quién es el jefe de todo este cotarro.

Ten en cuenta que voy a hacer un cambio de vida drástico,

necesito saber dónde me meto.

Más que nada para saber si hago bien o no

dejando mi curro de electricista. -Claro, claro...

Oye, Tony, dime una cosa,

el artilugio ese que llevas en el bolsillo

¿es necesario para tu curro de electricista?

-¿Qué artilugio? No te entiendo. -Muéstramelo.

-En el bolsillo llevo las llaves del coche,

no sé si se habrá confundido tu compañero al cachearme, pero...

-¡Y yo me chupo el dedo!

¡Saca lo que llevas escondido, niñato!

-No me está gustando nada ese tono, Montero,

y no entiendo por qué estás desconfiando de mí.

-Yo desconfío hasta de mi madre. -Eh, eh, eh...

Vale.

-Lo que me temía,

un transmisor.

¿Quién coño eres?

-Soy agente de policía,

y te recomiendo que bajes el arma porque estás detenido.

-Agente de policía, esa sí que es buena, Tony.

¿Y dónde está entonces tu placa? ¿Y tu arma?

-Mi placa y mi arma no las llevo encima,

pero mis compañeros están fuera en una furgoneta,

y han visto todo lo que ha pasado en esta partida

a través del transmisor.

-Tú no eres un madero, no tienes pinta.

¿Para quién coño trabajas?

-Ya te lo he dicho, soy agente del Cuerpo Nacional de Policía.

Y ese transmisor está conectado a una cámara que tengo en el botón.

-Si eso fura cierto...

eres el tío más estúpido del planeta.

Te has metido en la boca del lobo, chaval.

-Que estoy cubierto te digo.

-Tú no vas a salir con vida de esta.

Ahora mismo llamo a mis jefes para que me digan qué hacer contigo.

¿No querías conocerlos? -Montero, no tienes escapatoria,

te recomiendo que bajes el arma, y mientras vienen mis compañeros

pienses si vas a colaborar con nosotros o no.

-Ya que te gusta negociar, te propongo un trato mejor.

¿Quieres forrarte?

Borra las imágenes que habéis grabado.

-¿Qué coño estás diciendo? -Tú solo ponle un precio,

te voy a hacer rico.

-No soy ningún poli corrupto,

así que no voy a borrar ninguna imagen.

Baja el arma. -Tony...

he visto el brillo de tus ojos cuando hacías trampas,

te encanta ser un fullero,

hacer trampas, ganar...

Lo llevas en la sangre.

A ti estas timbas te ponen de verdad.

¿Por qué vas a conformarte con la mierda de sueldo

que te van a pagar en la policía?

Te estoy proponiendo que trabajes para nuestra organización,

a lo grande, ¿eh?

Pásate al bando de los ganadores, Tony.

(Puerta)

-"¡Policía, abra la puerta!"

-Esto es muy fácil,

tú borras esas imágenes y yo te hago rico.

Mis abogados ya me sacarán del trullo,

y tú y yo volveremos a encontrarnos.

¿Vale?

Piénsatelo.

¡Ya va!

Bueno, bueno, ¿a qué vienen esos gritos?

-¡Contra la pared!

¿Estás bien? -Sí.

-Se está equivocando, agente.

-Inspectora, y no nos estamos equivocando,

tenemos pruebas que corroboran que está montando timbas ilegales.

-Quiero un abogado. -Por supuesto.

Date tú el gustazo, que es mérito tuyo.

-No me ha confesado el nombre de sus jefes.

-Ya lo hará. Vamos a empapelarlo por delitos varios.

-Y por un delito más que no estaba grabado.

-¿Cuál?

-Intento de soborno a un agente de la ley.

¿Verdad que me has ofrecido dinero a cambio de borrar las imágenes?

-Muy bonito.

-Queda detenido por un delito continuado de estafa,

y por pertenencia a una organización criminal.

Tiene derecho a guardar silencio, tiene derecho a no declarar

y tiene derecho a un abogado. -Lleváoslo.

-Te vas a arrepentir de esto, niñato.

-Que sí, hombre, que te pires.

-Buen trabajo, Tony,

esta vez los jefes van a tener que felicitarte.

-Con que Bremón no me eche la bronca me conformo.

Julio.

Adiós, papá, buen viaje.

Seguro que vayas donde vayas serás el más grande.

Estaría muy feliz de vernos a los dos unidos.

Sí.

Te quiero mucho, Alicia.

Os quiero a los dos.

Y yo también.

Sois mi familia.

¿Estamos listos? Vamos a proceder.

-Ya está.

¿Qué está pasando?

Está vivo.

El corazón ha vuelto a latir. ¿Vivo?

¿Por qué no dejas algo de ropa en casa de Espe,

así te ahorras las idas y venidas?

-¿Sabes que le estoy dando vueltas a una solución mucho mejor?

Quiero que nos vayamos a vivir juntos.

-Yo creo que Pablo nos está ocultando algo.

-Pero ¿qué nos va a estar ocultando?

-Es lo que me gustaría a mí saber.

-De verdad, es muy feo lo que estás haciendo.

-Yo solo te estoy diciendo que no me fío mucho de él.

-Como sigas malmetiendo,

el problema lo vamos a tener tú y yo.

-¿Y todo este lío de papeles?

-No es nada, que entre la lista de Ruiz,

la dirección de una mujer que tengo que visitar,

y el cambio de contraseñas... -¿Cambio de contraseñas?

-Sí, los de arriba

que son unos pesados con la seguridad,

y cada tres meses nos hacen cambiar

las claves de acceso a la base de datos de la policía.

-¿De qué crimen piensa acusarme hoy? De ninguno.

Quería comunicarle que Carvajal, el hombre por el que le preguntamos

tras su desaparición, ha sido localizado en Costa Rica.

Elvira Soler es una persona tóxica.

¿Has tenido alguna relación con ella?

Estuve saliendo con su hijo Álvaro unas pocas semanas.

Ah, no sabía. Me gusta ser discreta.

¿Y por qué lo dejasteis, si puede saberse?

Damián, ¿está todo bien?

-Tengo que irme a Guadalajara, te quedarás tú a cargo de la tienda,

¿de acuerdo? -Claro, no te preocupes.

¿Le ha pasado algo a tu hija?

-Tranquila, que ya estoy aquí.

Yo no quiero agobiarte,

pero ¿por qué no me cuentas que ha pasado esta noche,

por qué te has despertado gritando y golpeando el suelo?

-Si necesita algo pregunte.

Hola, Nacha, ¿necesitas algo?

-No, ya he encontrado lo que buscaba, gracias.

¡Eh, alto, está detenido!

(GRITA)

-¿Qué tal?

-Bien, ¿y tú? -Bien.

O, bueno, mejor que últimamente.

He estado un poco borde, ¿no? -Me alegro de que lo reconozcas.

-Lo siento, Sara. No sé, últimamente

estoy muy rayado con la tensión del curro y...

el taller no puede ser excusa

para pagarlo con la gente que aprecio.

-¿Por qué no me cuentas lo que te agobia?

-Mi relación con el comisario es estrictamente profesional.

He visto cómo le hablas, cómo le miras, Merche.

No me gusta nada lo que estás insinuando, Claudia.

Nada más lejos de mi intención que molestarte, Merche,

lo digo por tu bien.

Si tú sintieras algo por el comisario

podría ser un problema, pero especialmente para ti.

Yo espero que el encefalograma que le hicieron salga bien

y muestre que su actividad cerebral ha mejorado.

Yo también lo espero.

Y cuanto más tiempo tarde en despertarse, más riesgos hay.

Se va a despertar, Alicia, se tiene que despertar.

No se va a quedar así de manera indefinida,

para eso mejor que se hubiera muerto.

-Estaba pensando que igual te molaba ir a tomar algo hoy,

y te cuento que me han felicitado en el curro,

todos, tu madre también.

"Un besito".

(Puerta)

-¿Julio? -Hola.

¿Te pillo ocupada? -No, no, pasa.

Tienes que sentirte muy orgulloso de ti,

porque sé que tu padre cuando se despierte

también lo va a hacer. -Muchas gracias por estar ahí.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 470

Servir y proteger - Capítulo 470

15 mar 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 470" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 470"
Programas completos (623)
Clips

Los últimos 2.084 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios