www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5051718
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 466 - ver ahora
Transcripción completa

Olga...

Estoy pensando en irme una temporada a Barcelona.

-Estás huyendo y a la vida hay que plantarle cara, Paty.

-Me quedo. -Menos mal.

-Pero no pienses que se me va a olvidar todo lo que me has hecho.

-Tú y yo vamos a ser solo amigos.

Esta mañana le he dicho que no quiero nada con él,

solo quiero recuperar tu amistad.

-Me va a costar volver a confiar en ti.

Y en ti también.

Me imagino que con el tiempo podré hacerlo.

-Yo solo veo un cobarde incapaz de enfrentar una verdad.

-¿A qué verdad dices que no me enfrento?

-A que esto nunca debió haber empezado.

-Ya han cortado, no te tienes que preocupar.

-No cantaría victoria tan pronto. -¿Qué quieres decir?

-Tenemos que evitar que vuelva con ella.

Yo remataré el trabajo.

Sara, en la vida hay que luchar y arriesgar

por las personas que merecen la pena.

-Siempre consigues que estemos de buen rollo y animarme.

¿Y esto?

-Lo siento, no he podido evitarlo.

Adiós. -Luego te veo.

-¿Has quedado con Álvaro?

-Sí, y todo gracias a ti.

-Ver a Álvaro o no verlo es asunto mío,

a ver si os entra en la cabeza a los Soler.

-Sí, lo que pasa es que...

ver cómo Sara le come la boca a mi hermano

quizá no es lo que más te apetece ver.

-No descartaría que lo haga por hacerte daño o darte celos.

-Me da igual el motivo, lo que quiero es dejar de pensar en ello.

¿Por qué la eligió a ella?

¿Y por qué le repetía insistentemente "te lo mereces"

mientras intentaba estrangularla?

Alicia y yo hemos encontrado claves importantes

sobre las motivaciones del estrangulador.

Es un fanático de la maternidad.

Un hombre que considera que las mujeres tienen un único fin sagrado:

la procreación.

El plan es que Konchalovsky

nos lleve al almacén donde guarda esas armas

antes de que las venda a una célula yihadista.

Su colaboración con el CNI está a punto de ser finiquitada.

No estaré tranquila hasta que esto acabe.

El operativo se realizará esta tarde.

"La operación ha sido un éxito,

hemos encontrado los explosivos y las armas químicas.

¿Qué ha pasado con Konchalovsky?

Ha huido por carretera, pero lo tenemos localizado.

No se escapará".

Adiós, Quintero.

Buen viaje al infierno. -¡Espera, espera, espera...!

Te puedo ofrecer la vida de Iker Lemos a cambio de la mía.

-Esperaremos a que mamá venga con su hijito

para acabar con vosotros.

Alicia, tú padre está conmigo,

¿por qué no dejas lo que estás haciendo

y vienes con un pizza familiar cargada de anchoas?

Ya sabes lo que me gustan.

Iker es alérgico a la anchoas, si ha soltado eso

es porque alguien lo estaba escuchando.

Llevaré un arma oculta

y solo necesitaré un instante para despistarlo.

Necesitamos una ambulancia, tenemos un civil herido.

Dile a mi nieto cuando sea mayor que su abuelo le quería mucho.

Se lo dirás tú.

Su corazón sigue latiendo, pero ha entrado en coma.

¿Me quieres decir qué significa eso?

Que sus posibilidades de recuperación son nulas.

Mañana a primera hora

nos pagas los 30 000 euros que nos debías hoy.

-Un par de tíos entraron, me pegaron una paliza

y se llevaron la pasta que había en la caja.

-Espero que se te hayan quitado las ganas de pegarme, humillarme,

amenazarme... -Esto lo vas a pagar, te lo juro.

-Te aseguro que no me quedaré de brazos cruzados.

-Ni yo te pido que lo hagas,

pero hay otras maneras de hacerlo.

-¿Quieres jugar? Pues aquí tienes un juego.

O nos devuelves toda la pasta que nos debes,

o te juro que te corto las manos.

-Como te vuelva a ver por mi barrio, no me acercaré a hablar.

Y de los Soler, el malo soy yo.

-Lo que más me dolió no fueron los golpes sino la humillación.

Pues ahora me toca a mí.

Quiero ver cómo un Soler se humilla ante mí.

(Música emocionante)

Ayúdame.

¿Te importaría echar una mano?

Que yo sola no puedo.

¡Hijo, reacciona!

-¿Seguro que está muerto?

-Sí, sí que está muerto.

Y tenemos que ocuparnos de él.

-Teníamos que haber llamado a la ambulancia.

-No digas tonterías, no pueden hacer nada por él.

Y nosotros estaríamos en comisaría, justo antes de ir a la cárcel.

-Podíamos haber contado lo que ha pasado.

-Escucha,

deja de decir tonterías, concéntrate.

Tenemos que hacer esto rápido y bien.

-Mamá, no podemos. -¿Qué es lo que no podemos, hijo?

Aquí no ha pasado nada, ¿eh?

-¿Cómo que no ha pasado nada? -Nada.

-Anda, ve a echarme una mano. ¡Venga!

¡Venga!

Ricky...

Tienes que venir inmediatamente al taller,

ha habido un imprevisto.

No digas a nadie adónde vas.

Te inventas algo.

Además, Sara está acostumbrada, y está Juan.

A ver, tenemos que hacerlo rápido, hijo.

Si alguien ha oído el disparo y ha llamado a la policía,

estamos perdidos.

-Mamá, esto no está bien. -¡Basta de decir eso!

Escúchame, esto es muy serio, aquí no ha pasado nada.

¡Mírame! Mírame...

Él no ha estado aquí.

Y tú has estado solo trabajando hasta última hora.

Venga.

Venga...

Tira de él.

-¿Y qué hacemos con el cadáver? -Yo me ocupo de eso.

Sí, cuando vuelva Alicia le digo que os llame.

Te lo prometo, Montse.

Ya sé que Marcelino quiere hablar con ella.

No te preocupes que yo se lo digo, ¿vale?

Venga, hasta luego. Adiós.

¿Qué tal ha ido? ¿Alguna novedad?

El internista y el neurólogo me han confirmado lo que ya sabíamos.

Quintero está en estado de coma profundo,

su cerebro funciona, pero no controla las funciones vitales.

¿Y hay alguna posibilidad de que despierte?

No pueden saberlo.

Y tampoco saben si hay daños cerebrales.

Aunque despertara tendría que seguir conectado a las máquinas.

Entonces es irreversible.

Eso parece.

Cuánto lo siento, cariño.

¿Ya has podido entrar a verlo?

Parecía...

tan indefenso.

El equipo médico no cree que haya esperanzas de recuperación.

¿Podemos pedir una segunda opinión?

Tiene que haber algo que se pueda hacer.

Las pruebas que le han hecho

siguen el mismo protocolo en todos los hospitales.

De momento lo van a alimentar con suero

y lo mantendrán sondado para que drene.

¿Cómo?

No pueden hablar de Quintero como si ya estuviese muerto.

Me ha salvado la vida, la vida que le ha dejado así iba dirigida a mí.

El plan no salió como yo quería.

No digas eso.

Tengo que llamar a Julio.

Va a ser duro porque llevamos tiempo sin hablar, pero...

Debe enterarse por mí.

Fede me ha dicho que se iba a cenar con unos compañeros

para celebrar el éxito del operativo de los cangrejos chinos.

¿Tú no vas? -No, me he rajado a última hora.

Fede me insistía, se va a una marisquería,

pero no tengo el cuerpo para muchas celebraciones.

-¿Por Álvaro? -También me ha dado bajón.

No paro de pensar en ello y...

y de preguntarme si no estaría ya con Sara mientras estábamos juntos.

-¿En serio?

-Sí, eso no es lo que más me duele, lo que más me jode...

es que el Álvaro del que yo me enamore no existe,

es un espejismo. -Anda ya, no te machaques más.

-Estoy harta del tema, pero no me lo puedo sacar de la cabeza.

Supongo que debo ser masoca. -¿Te digo una cosa?

Lo que tienes que hacer es irte de cena,

porque entre el Alvariño, el marisco,

y los chistes malos de Fede seguro que se te quita el runrún ese.

Además, salir con los compañeros está muy bien, hacer equipo.

-Creo que hoy no soy una buena compañía.

-Pues si vas a renunciar a celebrar con tus compañeros,

por lo menos haz algo útil.

-¿Para qué?

¿Para preguntarle si es verdad que está saliendo con Sara?

-No te digo que vayas en plan despechada a pedirle explicaciones,

pero por lo menos, no sé...

Pregúntale si es verdad lo que te ha contado Ricky.

Yo creo que lo ha hecho para picarte.

-Una cosa es que a la familia no le guste que salga conmigo,

y otra muy distinta que empiecen a inventarse chismes.

-Pues tú misma, chica, pero es la mejor forma de saberlo.

Además, me has dicho que tu relación con Álvaro te parecía un espejismo.

La mejor forma de comprobarlo es ir ahí

y mirarlo cara a cara, preguntárselo. Ya está.

Cariño, pero ¿qué haces aquí?

No habíamos quedado hoy, ¿no? -Hola.

-No habíamos quedado, pero te echaba mucho de menos,

y he dicho: "Voy a recogerla y acompañarla a casa".

-Qué sorpresa.

-Y de paso había pensado en prepararte la cena.

Si no tenéis algún otro plan.

-Yo tengo que repasar un caso que mañana pasa vista oral.

Pero da igual porque puedo currar mientras tú preparas la cena.

-Había pensado en todos, he hecho la compra para cuatro.

-Es un detallazo, pero Fede tiene una cena, y yo...

Yo quiero resolver algo antes de ir para casa.

-¿Te refieres a una conversación pendiente, no?

-Va a ser la única manera de poder dormir esta noche.

Recojo y me voy. Pasadlo bien.

-Oye, voy a hacer mucha lasaña, por si luego te apetece comer.

-Vamos.

-Limpia eso bien, que no quede ni rastro.

(Teléfono)

Es Ricky, debe estar ahí fuera. -¿Ricky?

¿Qué tiene que ver Ricky en todo esto?

-Le he llamado yo.

Venga, límpialo bien. No, mira, por ahí.

Si llego a entrar dos minutos más tarde esa es la sangre de tu hermano.

-Dios...

Quizá me pasé esta tarde dándole el ultimátum en el bar.

-¿Te vio alguien hablando con él?

-No, la camarera había entrado a la cocina,

le había pedido yo una botella de ron miel.

No había ningún cliente más. -¿Seguro?

Necesito que me ayudes a deshacerme del cuerpo.

-Que sí, seguro.

El otro día mi colega el Bujes

me habló de un sitio en la parcela de su abuelo,

es un pozo seco en mitad del campo.

Él lo utilizó una vez para tirar una pistola que usó en un atraco.

-Ah. ¿Y le necesitas a él para llegar hasta allí?

-No. Sé llegar perfectamente, hay un cobertizo abandonado.

-Bien, bien.

-Pero voy a necesitar ayuda cargando a este,

porque tiene pinta de pesar lo suyo.

-Nosotros podemos ayudarte aquí, pero allí tendrás que apañarte tú solo.

¿Te ves capaz? -Sí.

Creo que sí, ese sitio está abandonado,

no andará nadie rondando.

-Cuando salgas de la carretera, apaga las luces.

Por suerte, hoy hay luna llena, así que podrás conducir a oscuras.

-De acuerdo.

¿Qué coche me llevo?

-¿Ese funciona?

-¿Os estáis oyendo? Esto está yendo demasiado lejos.

-Vamos a ver, Álvaro, ¿tenemos otro coche acaso?

Ayúdame a llenar esto de plástico para no manchar nada.

-Ricky, yo no quiero tirar el cadáver a un pozo.

No quiero utilizar este coche ni llenar el maletero de plásticos.

¿Vale?

¿Por qué no llamamos a la policía?

Todavía estamos a tiempo, diré que actué en defensa propia,

y asumiré la culpa.

-Escúchame.

No tenemos tiempo para tonterías, esto es lo mejor para todos,

y sé de lo que hablo.

Este tipo ha venido con intención de matarte.

No estamos haciendo nada malo, hijo, estamos poniéndonos a salvo.

-Si sacamos el cadáver de aquí seremos culpables.

Tenemos la oportunidad de hacer las cosas bien.

-Lo que no tenemos es tiempo, o colaboras o te quitas de en medio.

Tienes que ponerte unos guantes, hijo.

-Sí. Termina de poner esto.

¿Has podido hablar con él?

Me ha costado localizarlo, pero lo he conseguido.

¿Y cómo se lo ha tomado? Está en shock.

Julio no sabe que Quintero colaboraba con el CNI.

Simplemente le he dicho que le dispararon para salvarnos.

Has hecho bien.

No me ha parecido momento de darle más explicaciones.

Y menos ahora, que tan solo hace un par de semanas

que salió de la clínica.

Es mejor contarle las cosas poco a poco.

Sí, yo también lo creo, y no por teléfono.

La medicación que está tomando le va bastante bien,

estaba contento.

Pero todo esto le ha afectado mucho.

Me ha dicho que cogería un avión lo antes posible.

¿Y su madre, has podido hablar con ella?

No. Julio dice que no cree que venga.

Lo pasó muy mal durante la separación

y luego se volvió a casar. No quiere remover el pasado.

Entiendo su postura perfectamente.

Por cierto, han estado llamando Marcelino y Miralles,

están muy preocupados. Los llamo ahora.

Tengo muchas ganas de ver a Leo. ¿Vas para casa?

Sí, me iré contigo aunque... me cueste irme.

Siento que estoy en deuda con él.

Pero vamos.

¿Qué pasa si tienes un accidente y te para la policía?

El coche es de un cliente. -Irá con cuidado.

-Vamos a ver, Álvaro,

si me para la policía les digo que acabamos de arreglar el coche

y que lo estamos probando. -¿Y si te hacen abrir el maletero?

Mamá, esto no va a salir bien, lo presiento.

Lleva un tío muerto en el maletero.

No es como llevar teles robadas o alcohol de contrabando,

es algo mucho más serio. -Álvaro,

la decisión está tomada, no hay marcha atrás.

-Todavía hay tiempo de llamar a la policía.

Ese tío quería matarme, lo podemos explicar.

-Pero ¿tú te estás oyendo?

Que hemos movido el cadáver, no hemos llamado a la ambulancia,

lleva más de una hora muerto. -¡Y qué!

Les diremos que estaba asustado y que no me dio tiempo a reaccionar.

-Álvaro,

¿quieres dejar de ser ingenuo?

Quizá la policía escucharía tus argumentos,

pero las pruebas dirían otra cosa.

Este tipo nos debía pasta,

¿a qué conclusión crees que van a llegar?

-A que le queríamos dar un escarmiento

y se nos fue de las manos.

-Por fin empiezas a pensar con claridad.

Te ha costado, hermanito.

-Eso son de diez a quince años,

y yo he pasado cinco en la cárcel. No pienso repetir.

(Teléfono)

-Joder, es Silvia, ¿qué hago?

-"¡Álvaro!"

-Está ahí fuera.

-Abre y compórtate con naturalidad.

Hemos venido a ayudarte en la contabilidad,

y después nos vamos a cenar.

-Perdona, tenía el teléfono ahí y no me dio tiempo a cogerlo.

-Siento presentarme sin avisar.

Me gustaría hablar contigo, es importante.

-No es un buen momento.

Estamos terminando con la contabilidad.

-Van a ser solo cinco minutos. -Ya, pero...

Es mejor que quedemos otro día, ¿vale?

-Es solo un segundo.

Me ha costado muchísimo decidirme para venir.

-Silvia, la próxima vez intenta avisarme con tiempo.

Prefiero que nos veamos otro día y lo hablamos tranquilamente.

¿Vale?

-Igual es que no hay nada que hablar entre tú y yo.

-Espera, no te vayas, por favor.

-Álvaro, ¿has terminado?

-¿Qué pasa contigo, ibas a delatarnos?

-Claro que no.

-Me alegro que no lo hayas hecho, hijo.

Por fin en esta familia empezamos a remar en la misma dirección todos.

Me has protegido y eso no lo voy a olvidar.

-Ahora he quedado con Sara, ¿qué hago?

-Actuar con naturalidad.

-Oye, si te apetece más este plan, me voy yo con Sara.

-Hola, Paty, ¿qué tal?

-¿Qué quieres tomar?

-Un botellín, pero solo si no me lo vas a tirar por encima.

-Estás gracioso, ¿eh? Tranquilo.

-Mañana vuelvo al curro.

-¿Patatas o aceitunas?

-Vale ya de estar borde, ¿no?

Si vienes a verme al hospital, te alegrarás cuando me dan el alta.

-Fui a verte al hospital porque pensé que era grave y me asusté.

Pero no voy a hacerte la ola cada vez que te vea.

-No te pido que lo hagas, una sonrisa sería suficiente.

-Lo siento mucho, pero no me sale, ¿qué le hago?

Está todo bien, fui a verte, ya está. Cada uno a lo suyo.

-Muy bien, estás en tu derecho.

A mí se me hacer raro hacer como que no te conociera.

A partir de ahora vendré como cuando éramos colegas,

a tomarme mis cañas y ya está.

La esperanza es lo último que se pierde.

-Eso dicen, sí. -Pues ya está.

-Yo flipo con el notas este,

ni el susto ni el hospital le han quitado la chulería.

-Tú has estado muy bien. Tú en tu sitio, muy bien.

Y lo mejor ha sido la decisión de no irte a Barcelona.

Yo no quería presionarte.

pero estaba deseando que dijeras que te quedabas.

¿Dónde iba a encontrar yo una joyica como tú?

-Atiéndelo tú que no quiero mal acostumbrarle.

Trae.

-¿Qué, todo bien? ¿Quieres alguna cosita más?

-No. Si me cobras ya, porfa.

Mañana me toca primer turno, me tengo que dar un madrugón.

-Pues 1,50.

-Ya está.

-Gracias. A ver si mañana tienes una buena reincorporación.

-Muchas gracias.

Chao. -Hasta luego.

-¡Chao!

-Te ha dejado propina. -Para lo que le va a servir...

-Ahora yo sé que tú tienes que hacerte la dura,

pero a mí no me la cuelas,

tú sigues sintiendo algo por este. -¿Yo por este?

Después de la que me ha liado voy a sentir algo por este.

¿Qué pasa, tanto se me nota? -¡Lo ves!

Estoy perdiendo perras aquí,

tendría que haber sido psicóloga, os leo como un libro abierto.

-Pero ¿eso significa que se me nota mucho, poco...?

-Poco.

¿No habías quedado con tu madre a cenar?

-¡Ostras, es verdad!

Solo me faltaba llegar tarde con lo pesada que es con la puntualidad.

-Tú échame la culpa a mí.

-Eso siempre lo hago, no te preocupes.

-Qué morro más grande tiene.

-¡Venga, Álvaro!

Vete ya que Sara se va a impacientar y eso no nos conviene.

-Solo espero que Ricky esté haciendo las cosas bien

y que no le dé ningún golpe al coche.

Mañana lo limpiaré a fondo para que el cliente no se dé cuenta.

-Deja ya de pensar en eso.

-¿Cómo voy a dejar de pensar lo que acabamos de hacer?

-Álvaro, te lo repito: Carvajal hoy no ha estado aquí.

Vino hace tiempo a pedir un presupuesto,

pero no ha vuelto nunca más.

-Se me está revolviendo el estómago.

¿Y si llamo a Sara y le digo que quedamos otro día?

-¡No! Álvaro, céntrate.

Ella es tu coartada, antes ha estado aquí la policía, no ha visto nada,

y ahora ella, esto es perfecto.

(Teléfono)

Hola, Coco.

Sí, ya veo que estás con tus horarios noctámbulos de siempre.

No, no me has despertado.

¿Ya estás aquí en Madrid?

No, ahora no puedo quedar contigo.

¿Por qué no te vienes mañana a mi casa?

Vale. Hasta luego.

-Sara está a punto de llegar. -Bueno, ¿y qué?

-Pues que yo no soy como tú, mírate,

estás tan ancha, quedando con Coco, como si no pasara nada.

-Mira, esto es pura supervivencia.

Coco es una compañera mía de la cárcel,

una persona con un gran talento.

-Para el robo, me imagino. -Te equivocas.

Para el hackeo informático, le iba todo muy bien,

hasta que dejó de tener la cabeza fría.

Por eso he actuado con normalidad.

La policía nunca sospecha de la gente normal,

la gente currante que tiene una rutina, como nosotros.

-Ya, como nosotros.

Si nosotros somos normales, no me quiero imaginar al resto de la gente.

Sara... -Hola.

-Hola, Sara. -Elvira, no sabía que estabas aquí.

-He venido a ayudarle con la contabilidad,

pero ya me iba. -Si quieres te acompañamos.

Se va a hacer tarde. -No, no, no,

me irá muy bien dar un paseo.

-A mí no me importa acompañarte.

Seguro que lo del Submarine todavía no ha empezado.

¿Estás bien? -¿Qué?

Sí, solo estoy un poco cansado, nada más.

-Si no tienes ganas podemos dejarlo para otro día.

No pasa nada.

-No te preocupes.

Seguro que llego allí y me animo, ya verás.

-Así se habla.

Venga, chicos, iros ya.

Ya cierro yo.

-He estado en comisaría y tenían mucho lío montado.

-¿Y te reincorporas ya? -No, mañana.

-Hoy fue vuelta de reconocimiento.

Y luego fui a La Parra, he estado con Paty.

-¿Y qué tal?

-No me ha echado, así que algo es algo.

Pero muy comunicativa no estaba.

Creo que la vi sonreír en algún momento.

-Contigo no es muy difícil sonreír.

Pero me alegro.

-¿Te alegras porque ha sonreído o porque yo sea así?

-Por las dos.

¿Y eso respecto a nosotros...?

-Respecto a nosotros significa que seguimos siendo amigos.

(TONY CARRASPEA)

-Olga, yo estoy muy rayado con este tema,

porque no hice las cosas bien.

Y... no sé...

A mí me sigues molando tú, pero conocí a Paty y me lie,

ya lo sabes.

Tony.

¿Ha pasado algo? No, no ha pasado nada.

He venido porque fui a comisaría pero no estaba

para decirle que me reincorporo mañana.

Sí, sí, me han informado.

-Eso, estaba saludando a mi coleguita.

¿Estabais viendo una película? No, yo acabo de llegar, lo juro.

-Sí, acaba de llegar.

Tampoco hacen falta tantas explicaciones.

Ya, ya.

Me voy, que mañana entro pronto.

Tengo que acostumbrarme al horario.

Pues sí, porque mañana te quiero en plena forma.

Chao. -Chao, ya hablamos.

-Hasta luego.

Estoy molida.

Ya me ha dicho Tony que ha sido un día duro.

Pues sí.

No sé ni por dónde empezar.

Ay...

Quintero ha resultado herido en un operativo.

¿Y es grave?

Me temo que sí.

Está en coma en el hospital.

Los médicos no son muy optimistas con su recuperación.

Pero ¿qué ha pasado?

Que intentó salvarle la vida a Iker y recibió un disparo.

¿Se lo habéis contado a Julio ya? Alicia llamó a su hermano enseguida.

Al parecer va a coger el primer vuelo.

¿Cómo se lo ha tomado, está bien? Alicia dice que sí.

Lo ha encontrado tranquilo, hablaron por videoconferencia.

Al parecer, el tratamiento que está siguiendo

desde que salió de la clínica le está funcionando bien.

Ha tenido que haber sido un mazazo para él.

¿Tú crees que debería mandarle un mensaje o algo?

-No entiendo a qué vienen tantas prisas por volver aquí.

Podíais haberos quedado los tres en casa.

Supongo que nos daba pereza preparar bolsas solo para una noche.

Más pereza me daría a mí volver al sitio donde me han tenido retenido

durante horas, y en el caso de Alicia...

Leo se ha dormido enseguida. Ojalá para mí fuera tan fácil.

Le estaba contando a Iker

que no entiendo vuestras prisas por volver a casa.

¿Piensas que es buena idea volver tan pronto

después de todo lo que ha pasado?

Ya lo hemos hablado, papá.

¿Quieres que te prepare una infusión?

Los de la Científica han sido muy considerados

al despejar tan rápido el escenario.

Eso es lo de menos.

¿Tú cómo estás? Nunca pensé que...

si le ocurría algo a Quintero iba a afectarme tanto,

pero lo cierto es que siento un vacío gigante.

Iker me ha dicho que la bala iba dirigida a él.

Al final se ha ido como un héroe.

A mi manera también lo voy a echar de menos.

Con mayor o menor fortuna

ha formado parte de mi vida durante muchos años.

Y ahora compartimos algo muy importante.

Y desde hace unos meses a nuestro nieto.

Así que tengo el deber de cuidaros por los dos.

Gracias.

Perdona, no te he preguntado si querías otra.

No, gracias, estoy bien.

Papá, es tarde. Seguro que madrugas y te estamos entreteniendo.

Será mejor que te vayas a descansar. La que tiene que descansar eres tú.

Si me voy a la cama no voy a dejar de dar vueltas,

así que prefiero...

quedarme hasta que me entre el sueño.

Seguro que la infusión me ayuda.

Bien, en ese caso me marcho y os dejo tranquilos,

pero ya sabéis que si necesitáis algo...

Gracias. Adiós, hija.

(Mensaje)

Es Fidalgo.

Dice que a raíz del operativo están realizando detenciones.

Nos da la enhorabuena.

Pues me parece muy bien, pero...

Me parecería mejor

si esas detenciones nos devolvieran a Quintero.

Quintero no dio su vida por esas detenciones.

La dio por mí.

Sabía lo que yo significo para ti.

Quería que tú siguieras con tu vida, con tu familia.

Me duele pensar que él está en el hospital rodeado de cables

y nosotros estamos en casa tranquilamente.

No sé creo...

que donde tengo que estar es allí con él.

Lo entiendes, ¿verdad?

Perfectamente.

Tú ve tranquila que Leo y yo vamos a estar bien.

Yo creo que voy pasar del postre.

La lasaña estaba tan rica que no he podido evitar repetir.

Estoy llenísima. -Yo también.

¿Tú crees que esto recalentado estará rico?

Lo digo por estos.

-Va a estar rico, rico, rico.

-Buenas.

Seguid que no quiero interrumpir.

Yo me voy directa al cuarto. -¿No quieres un poquito de lasaña?

Está muy rica, y todavía está caliente.

-No gracias, no tengo hambre. -¿Y un poco de vino?

-Lo que necesitaría ahora mismo es un copazo doble,

a ver si se me anestesia la cabeza.

-Hala, pero ¿qué te pasa?

Como no venías te hacía con Álvaro,

pero parece que la cosa no ha ido muy bien.

-¿Con Álvaro? Con Álvaro ha sido una mierda.

De la rabia me he puesto a dar vueltas por el barrio.

-¿Tú sola por el barrio?

Silvia, eso no es ninguna buena idea.

-¿Lo dices por el estrangulador?

Me lo encuentro esta noche y el que sale perdiendo es él.

-Bueno, ya está. ¿Y con Álvaro qué tal?

-Ni me lo nombres.

Vosotros seguid a lo vuestro y te lo cuento mañana.

-Bueno, como quieras.

-Buenas noches. -Buenas noches.

¿Tú no crees que se ha molestado por lo que le he dicho?

Eso del estrangulador.

A ver, a mí se me olvida a veces que sois policías

y bueno...

me sale la vena protectora.

-Ay...

Que no, hombre, no te preocupes.

No tiene nada que ver contigo.

Además, para tu tranquilidad,

nosotras no somos víctimas potenciales de ese desgraciado.

-¿Y eso cómo lo sabes?

Mujer, blanca, Distrito Sur...

Para mí que sois el blanco perfecto de ese criminal.

-No, porque ya lo vamos conociendo un poco mejor,

los de Análisis de Conducta nos han ayudado a elaborar un perfil

y ahora sabemos cómo funciona su mente y qué le motiva.

-Ah, ¿sí?

Pues habéis hecho grandes avances.

¿Y qué es lo que habéis descubierto? ¿Cuál es su motivación?

-Ya sabes que no te puedo contar nada.

-Sí, cariño, lo sé, perdóname.

Soy un vecino que me preocupa la situación del barrio...

Y sobre todo que no quiero que te pase nada a ti.

-Pues tú tranquilo y...

¿Por qué no nos centramos en el postre?

-El postre...

¿Tú no me has dicho que no querías postre?

-Es que hay que explicártelo todo, de verdad.

-Vale, Fernando, hasta mañana. Dale recuerdos a Marisa de mi parte.

¿Se puede saber qué te pasa hoy que estás tan mohíno?

-¿Qué va a ser, María?

Estoy impresionado con lo de Quintero.

Un vegetal de por vida. -Tampoco hables así,

que hay familiares que confían en la recuperación de los suyos.

Hace un año saltó la noticia de una mujer que estuvo 19 años

cuidando a su hijo en coma.

-Venga ya, María. -Es verdad,

19 años tardó en despertarse, y la madre ahí estuvo,

día y noche los 19 años.

-Yo no creo en los milagros.

Quintero respira porque está conectado a una máquina.

Miralles me ha dicho que su cerebro es incapaz

de dar órdenes a su cuerpo para seguir viviendo.

-Pero ese hombre ha salido de cosas muy chungas.

¿Quién te dice que no salga de esta?

-Espero que sí, aunque la cosa pinta mal.

-De todas formas, tampoco tú eres uña y carne con Quintero.

En otra época no te habría afectado tanto.

-Tú lo has dicho, en otra época.

Pero ahora estaba descubriendo que detrás del Quintero criminal

hay una buena persona, ¿sabes? -Ya.

Yo también me arrepiento de haber estado tan borde con él

a partir de que encontré la pistola en el sótano.

-Ese era el Quintero que yo perseguía.

-Cuando me enteré de todo me sentí estafada,

me sentí engañada.

Él que iba de benefactor

y resulta que estaba traficando con droga.

-María, Quintero y yo nos conocemos

del barrio desde jóvenes, y yo siempre

le avisaba que iba a acabar mal,

que no se juntase con gente tan peligrosa,

pero el tío era un bala y tiró por su lado.

Si me llegan a decir que iba a morir como un héroe,

hubiera pensado que me tomaban el pelo.

-Tampoco digas eso que todavía no se ha muerto.

-Para el caso.

Me han dicho que si no se pone en medio para detener esa bala

sería Iker el que estuviera en esa cama.

¿Qué ironía, no?

Quintero colaborando para trincar a un gran delincuente

y postrado en la cama

por salvarle la vida a un compañero. -Pues sí,

justo ahora que empezaba a hacer las cosas bien.

-¿Sabes?

La verdad es que él y yo tenemos muchas cosas en común,

los dos hemos recuperado tarde a nuestros hijos,

espíritu de superación y un gran sentido del humor.

-Tampoco te compares con él,

no es cuestión de compararte con un narco.

-No es cuestión de compararse, pero sí de reconocer las cosas.

A la hora de la verdad le echó un par de huevos.

En esas situaciones se ve a la gente.

No va a poder disfrutarlo.

-¿Quieres que subamos a casa?

Te veo muy cansado, necesitas descansar.

-No, prefiero dar una vuelta, necesito despejarme un poco.

-¿No quieres que te prepare un bañico caliente?

-No, de verdad, cariño, tú sube,

y no me esperes despierta.

Voy a pasar por casa y puede que me quede allí a dormir.

-Como tú veas,

pero mándame un mensaje con lo que decidas

para que yo me quede tranquila. -Claro que sí, cariño.

-¿Qué haces colgando la ropa a estas horas?

-¿A ti qué te parece?

-¿Ya lo has lavado todo? -Sí,

y así espero a que venga Ricky.

No iré a la cama hasta que vuelva.

¿Y tú?

¿Cómo es que has vuelto tan pronto?

Daba por hecho que te ibas a quedar con Sara.

-Espero que no lo estés diciendo en serio.

-Totalmente.

-Es lo último que se me ha pasado por la cabeza, mamá.

Bastante tuve en la discoteca haciendo que lo estaba pasando bien.

-¿Y Sara? -Se ha ido a casa, enfadada.

Con toda la razón porque no he dejado de mirar el móvil toda la noche

pensando que saldría alguna noticia o yo qué sé.

-¿De Carvajal?

Es muy pronto para eso. Dudo que alguien lo eche de menos.

-Alucino contigo.

No entiendo cómo puedes estar tan tranquila

después de lo que hemos hecho. -Porque ya te lo expliqué,

hay que tener la mente fría.

Deberías haberte quedado con Sara,

te lo hubieras pasado bien.

Lo hecho, hecho está.

Y cuanto antes asumas que no ha pasado nada,

mucho mejor.

-¿Cómo que no ha pasado nada?

Nos hemos cargado un tío en mi taller,

y mi hermano pequeño está intentando deshacerse del cadáver,

¿te parece poco? -Mira, hijo,

una madre hace lo que sea por su hijo,

sin esperar nada a cambio.

Y que conste, que yo esto lo volvería a hacer.

Pero tengo la sensación

de que te has olvidado que no lo he hecho por gusto,

sino por salvarte la vida.

Y me duele que pienses en Carvajal

y des por hecho que para mí es normal cargarme a un tío.

¿Tú sabes cómo yo me siento?

¿Tú sabes

el miedo que siento de haber involucrado a tu hermano en esto?

-Lo siento, lo siento, tienes toda la razón.

No sé qué hubiera pasado si no entras en el taller a tiempo.

Tranquila.

Vamos a salir de esta como hemos hecho siempre.

Estoy convencido de que Ricky entrará por esa puerta

y todo habrá ido bien.

¿Vale? -Sí.

-¿Qué haces ahí a oscuras?

-Nada, que...

que he comido demasiado y...

y me está pasando factura.

Me he despertado para tomarme una manzanilla.

-¿Y dónde está?

La manzanilla, ¿dónde está?

-Es que no he sido capaz de encontrar dónde tenéis las infusiones.

¡Ah...!

Te juro que la he buscado en todos los lados y no la he encontrado.

-Si lo hubieras hecho con luz habría sido un poco más fácil.

-Ya, pero no quería despertar a las chicas y...

Pero... tú estabas en una cena, ¿no? ¿Qué tal?

Me ha dicho Espe que te habías ido

con unos compañeros de celebración a una marisquería.

-Sí, teníamos unos cuantos casos que celebrar,

que han salido muy bien esta semana, y hemos dicho:

"Vamos a darnos un homenaje".

-No me imagino cómo es una juerga de polis.

-Pues te diré que es de lo más normal,

que somos de carne y hueso. Un buen vinito,

comida estupenda, luego unos chupitos...

-¿Qué hacéis de cháchara a estas horas?

-Perdona, Espe, yo acabo de llegar y me iba al sobre,

pero he visto a Pablo y digo: "Vamos a hablar un rato".

-¿Y a ti qué te pasa? -Pues que he cenado mucho,

y me he despertado con un ardor de estómago...

Y he venido a preparar una manzanilla.

-¿Y te ha sentado bien?

-Pues la verdad es que no me la he tomado.

Yo creo que estoy mejor.

-Pues vamos a la cama, que tengo un sueño que me muero.

Mañana ya me cuentas qué tal la mariscada.

-Merinero desatado, con la corbata en la cabeza...

Nos ha llevado a un karaoke, no veas cómo canta por Gurruchaga.

(IMITA A GURRUCHAGA

-Eh, mañana quiero todos los detalles.

-Todos y cada uno de los detalles. -Oye, ¿vas a ver una peli?

-Voy a zapear un poco antes de meterme en la cama

que es una costumbre que tengo desde niño.

Pues te quito eso, no vaya a ser que te moleste, ¿vale?

-Que no, que eso no estorba.

-Déjalo, todavía no se habrá terminado de cargar.

-Ya, pero lo llevamos a la habitación y lo enchufamos ahí.

Buenas noches.

-Buenas noches.

-De pequeño siempre te dolía la barriga, ¿te acuerdas?

-Y me decías que me tomara la manzanilla a cucharaditas

para que no me hiciera daño.

-Sí.

Cuántas veces no te habrás quedado dormido esperando que se enfriara.

Me acuerdo de una vez que te empachaste con patatas fritas

y el tío Javier te dio un poco de aguardiente,

para desatascar que decía él.

Y terminaste... -Vomitando encima de papá.

Se pilló tal cabreo que si no llegas a estar allí,

me hubiera dado una de sus palizas.

Hasta ese recuerdo es mejor que lo que hemos hecho esta noche.

¿Por qué no llamamos a Ricky?

-Le he hecho dejar el teléfono.

A efectos de localización tu hermano no ha salido de casa

desde que llegamos del taller.

-Me dan escalofríos, mamá.

Es como si hicieras esto todos los días.

-¿Cómo ha ido, hijo?

-Bien.

Me ha costado encontrar el sitio, pero ha ido bien.

-Bueno, quítate toda la ropa, anda,

incluidas las deportivas. Voy a poner otra lavadora.

-¿Y el coche? -En el taller.

-Vale.

Mañana me encargo de limpiarlo a fondo,

y de trucar el cuentakilómetros, por si acaso.

No le habrás dado ningún golpe. -Tranquilo, lo he tratado muy bien.

-Yo me voy a la cama.

No me encuentro muy bien.

-¿He dicho algo malo? -No, no, no.

¿Seguro que no te ha visto nadie? -Seguro, no me ha visto nadie.

A mí el que me preocupa es este.

¿Estás segura de que sabrá aguantar la presión?

-Sí, sí.

Sé que tú y yo en algunos momentos no nos hemos entendido...

-Mamá, déjalo que no son horas. -No, no quiero dejarlo.

Hoy has estado a la altura de las circunstancias, hijo,

estoy muy orgullosa de ti.

Doy gracias a Dios por tener un hijo como tú.

Lo que has hecho es muy importante para esta familia.

Es muy importante para mí.

Y solo quería que lo supieras.

-Gracias.

-Voy a ver qué hay en la nevera para que comas algo, ¿vale?

-Gracias.

Tengo un hambre que flipas, pero antes voy a darme una ducha.

-Está bien.

Estaba en casa y...

me sentía mal pensando que estabas aquí solo.

Ni siquiera sé si puedes oírme.

Pero...

me niego a pensar que esto sea el final.

Ahora que empezaba a encontrarle sentido a esto que nos une.

No sabes lo que me ha costado entender que eres mi padre.

¿Interrumpo?

Si quieres puedo venir en otro momento.

No te preocupes, es solo que no esperaba verte.

Ya ves, al final Quintero se ha salido con la suya,

nos ha demostrado que entre tanto delito había una buena persona.

Sí.

Si hay dos personas que queríamos verlo en la cárcel

éramos nosotros, y aquí estamos.

Siempre me decía que lo hacía para proteger a su familia,

y yo insistía en que mentía.

Al final lo ha demostrado dando su vida para protegeros.

Ojalá pudiera oírte, Elías.

Y ojalá pudiera decirle que estoy orgullosa de él.

Yo siento lo mismo.

Por eso he tenido necesidad de estar con él y despedirme.

Al final se ganó tu respeto.

Sí, podríamos llamarlo así.

Fuimos muy amigos, y teníamos cosas en común,

pero nuestros caminos se separaron.

Al final se volvió con los buenos.

Hasta siempre, amigo.

Yo me tengo que ir. Si quieres que te acerque a algún sitio...

No te preocupes, me quedo un rato más. Gracias, Elías.

Ya has estado demasiado tiempo solo, así que esta noche me quedo contigo.

No he podido agradecerte todo lo que has hecho por nosotros.

Por salvar a Iker y...

Y tampoco he podido decirte que no quiero que te vayas.

Quiero pasar más tiempo contigo.

Y que te quiero.

Aunque no puedas oírme vendré a decírtelo siempre que pueda.

Hola, Emilio, ¿has venido de visita? No ira a incorporarse, comisario.

No, oficialmente mañana. Es demasiado pronto.

¿No tendrías que quedarte en casa reposando un poco más?

¿Para estar sin hacer nada con lo que me necesitáis aquí?

Más ahora que está Alicia de baja y Espe en casa con gripe.

Si es por eso no te preocupes,

que con los efectivos que tenemos nos apañamos.

¿Y fuiste al taller para nada?

-No pude hablar con Álvaro.

Solo le faltó echarme directamente, delante de su madre y de su hermano.

-Yo qué sé, a lo mejor creyó que fuiste a pedirle explicaciones

y fue su manera de escurrir el bulto.

-Ayer lo pasé mal,

pero hoy casi que mejor.

Si no somos nada, ¿para qué seguir perdiendo el tiempo?

Dejó las cartas boca arriba.

No puedo entretenerme mucho, ¿qué quieres?

-Disculparme por lo de ayer.

-¿Te refieres a cuando me dijiste que me fuera

porque no tenías ni cinco minutos para dedicarme?

-Por favor, déjame arreglarlo, ¿vale?

-¿Por qué pierdes el tiempo conmigo?

¿No estarías mejor con tu querida camarera?

El Servicio de Control de Juegos de Azar

nos ha avisado de un repunte

de partidas ilegales de póker en el barrio.

Quiero que lo investiguéis. Ha llegado a mis oídos

que el agente Ríos es un experto jugador de póker, ¿sí o no?

¿Yo? Experto experto tampoco.

Igual sí un amateur prometedor.

Pues espero que ese amateur prometedor

y sus habilidades nos sean útiles en este caso en algún momento.

Muy bien, Coco, pásate a eso de las siete.

Perfecto. Venga.

-Una nunca acaba de conocer a la que tiene al lado.

Un puede ser una mula y de repente ser una pianista cojonuda,

por ejemplo.

-O una hacker cojonuda, por ejemplo. -Ya.

No creas, ya me arrepiento un poco. -¿De qué?

-De haber sido demasiado hacker.

-Anda, anda, nunca se es demasiado hacker.

-¿Qué hacía un mafioso ruso en casa de Alicia?

Al parecer el mafioso está obsesionado

con la familia porque en un operativo del CNI en Chechenia

falleció su hijo y...

El agente Lemos tuvo un papel destacado.

¿Y quién fue el herido en esta operación?

En la radio no decían su identidad. ¿Era familiar de Alicia?

-Era Fernando Quintero.

He pasado por la muerte de muchas personas que quería:

mi madre, Rober, Jairo...

Pero esto no tiene nada que ver.

¿Por qué? Porque Quintero está vivo.

Julio... Hermanita.

Qué alegría verte.

Te dije que iba a coger el primer vuelo que encontrara.

Julio. ¿Qué tal, Iker?

Me alegro de verte. Igualmente.

-¿Qué estás haciendo?

-Lo de ayer fue de vida o muerte, era entre él o tú.

¿Qué crees que hubiera hecho Carvajal

después de abrirte el cráneo con el martillo?

-¿Te enteras de una vez o qué?

En lugar de él podrías ser tú el que estuviese en ese pozo.

-¿Cómo os sentirías mamá y tú ahora si hubiera sido así?

¿Eh?

-No te sigo. -Que Carvajal tiene familia, Ricky,

y gente que le aprecia.

-¿Por casualidad no habrás visto por aquí un tipo de unos cuarenta años

pelo rizado, bigote, camisa floreada...

-Pues no sabría decirte.

-Que se llama Marcos Carvajal.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 466

Servir y proteger - Capítulo 466

11 mar 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 466" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 466"
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.609 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 476 Completo 58:10 100% ayer
    Capítulo 476 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 96% pasado viernes
    Capítulo 475 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 471 Completo 57:08 100% 18 mar 2019
    Capítulo 471 18 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...