www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5041023
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 464 - ver ahora
Transcripción completa

La Guardia Civil ha solicitado nuestra colaboración

para interceptar un cargamento muy importante de cangrejo chino.

Tenemos un sospechoso, se llama Kim, es español de origen chino

y vive en Distrito Sur, trabaja como repartidor de bollería.

Creemos que la bollería es una tapadera.

-Lo primero hemos revisado la lista

que nos pasó el SEPRONA de los locales,

y hemos encontrado una reseña en un restaurante

que vende cangrejo chino.

Hay una cámara de tráfico en la misma calle.

-Tenemos imágenes tuyas haciendo un reparto de cangrejos

en un restaurante del polígono.

Yo creo que detrás de esto está la mafia china, las tríadas.

Tu abogado no tardará mucho en llegar.

Pero me jugaría lo que fuese a que cuando venga,

más que para protegerte,

estará pendiente de que no digas nada que no debas.

Si colaboras será un primer paso hacia eso que siempre has soñado,

la libertad.

-Conozco a dos contactos de mi grupo.

Pero no sé nada más.

-Lo que sea.

-Está bien, vuelvo a casa,

hasta que me demuestres que dices la verdad.

Y a la mínima que me sienta agobiado me largo.

Son lazos de sangre que no se pueden romper.

-Con eso no se puede competir. -No deberías.

-Me alegra ver que lo tienes tan claro.

-No me gusta que estemos así. -A mí tampoco me gusta,

pero no es el mejor momento para arreglarlo.

-Últimamente no acierto con nada.

-Tú no entiendes mi devoción policial

y yo no entiendo tu devoción familiar.

Esta mañana ha venido por un robo y no me ha dicho nada,

me he enterado por Merche.

Mientes a todas horas, eres incapaz de ser tú mismo.

Yo solo veo un cobarde incapaz de enfrentar una verdad.

-¿A qué verdad dices que no me enfrento?

-A que esto nunca debería haber empezado.

-No me hagas esto ahora. -Es lo mejor para los dos.

-Nunca me hubiera imaginado a la inspectora Ibarra

ensuciándose las manos con la tierra.

-A la que sí me imagino ensuciándose las manos con la tierra,

recogiendo tomates, lechugas, en su propia casa de campo,

con un montón de niños a su alrededor es a ti.

-¿Te parece normal que él esté pensando en formar una familia,

en irse a una granja al campo con perro, niño...?

-Igual deberías hablar con él antes de daros el tortazo.

-Yo lo único que sé es que no quiero ni oír hablar de hijos.

-Eres una persona increíble,

y vas a ser una madre maravillosa.

-¿Ya estamos otra vez con lo de los hijos?

El plan es que Konchalovsky nos lleve a donde guarda esas armas,

antes de que las venda a una célula yihadista.

Escúchame bien, tengo un negocio nuevo que proponerte.

Dime palabra por palabra lo que te ha pedido Konchalovsky.

Me ha pedido tu cabeza.

Si consigues colocarle este localizador,

sabremos en todo momento dónde está.

Tarde o temprano nos llevará a las armas,

y podremos evitar que se acerque a Alicia, a ti o a mí.

Toma.

Y no te preocupes por ese agente del CNI,

que ya me encargo yo.

-"Quiero que mañana cenemos juntos tú y yo".

Brindaremos con vodka. -¿Tenemos algo que celebrar?

-Mañana haré una entrega importante y quiero celebrarlo.

-Me juró que esta mañana a primera hora tendría todo el dinero

más los intereses, y ni siquiera coge el teléfono.

-Pues eso no puede quedar así.

Mañana a primera hora

nos pagas los 30 000 euros que nos debías hoy.

-"Estoy dentro. Atentos".

-Dígame en qué puedo ayudarle.

Un par de tíos entraron, me pegaron una paliza

y se llevaron toda la pasta de la caja.

-Espero que se te hayan quitado las ganas de pegarme,

humillarme, amenazarme... -Esto lo vas a pagar, te lo juro.

-Te aseguro que no me quedaré de brazos cruzados.

-Ni yo te pido que lo hagas.

Pero hay otras maneras de hacerlo.

-¿Queréis jugar? Pues aquí tienes un juego.

O nos devuelves toda la pasta que nos debes

o te juro que te corto la manos.

-"Mis hijos ahora te han perdonado la vida,

pero si te volvemos a ver por aquí, no tendremos tantas contemplaciones,

¿verdad que no, chicos?" -Ya la has oído,

este territorio es de los Soler.

-¿No quieres aceptar lo que has sentido hoy?

-Me guste o no, soy un Soler,

y estoy condenado a serlo toda la vida.

(Música emocionante)

Así da gusto levantarse. -Es lo mínimo que te mereces

después de haber resuelto el caso de los cangrejos chinos.

-Fue gracias a que tú localizaste las imágenes con Kim,

mejor dicho, con Fai.

-Fue un cantazo verle al tío meterse en el dragón de fuego

con todos esos cacharros de bollería... Por favor.

¿Qué tal fue el interrogatorio? ¿Se puso difícil al final?

-El tío empezó muy hermético, pero poco a poco aflojó.

-¿Y es verdad lo que te contó sobre su mujer,

que hace mucho tiempo que no la ve?

-Estoy haciendo comprobaciones con la embajada, pero parece que sí.

Fue nombrarla y venirse abajo.

-Lamentablemente no es al primero que le pasa, a Kim, bueno a Fai.

-¿Tú sabes lo que significa Fai? Significa principio.

Ojalá esto sea un comienzo para él,

y no la vida que le prometieron los cabecillas de la mafia.

-Sí, es un cante lo que les pasa.

Vienen de sus países completamente engañados,

les dicen que les van a dar el oro y el moro,

y cuando llegan...

-Cuando llegan a la tierra prometida, se topan con la cruda realidad.

Espero que el juez tenga en cuenta que colaboró con la policía,

y que él también es una víctima de engaño.

-La verdad que sí.

Ya que lo hemos hecho todo tan bien y que lo hemos resuelto tan rápido,

tendríamos que ir a celebrarlo.

-Pues me vendría muy bien despejarme.

-Podemos ir a tomarnos unos pelotazos al Moonlight.

-¿Puede ser a otro sitio?

Es que he cortado con Álvaro.

-Adiós.

En Antón Martín hay más bares que en toda Noruega, que decía el clásico.

-Estaba harta de sus mentiras y siempre con su familia encima.

-¿De qué hablabais? -De que Álvaro y yo hemos cortado.

-Venga ya.

Vaya noticia para empezar el día.

¿Y qué ha pasado? -Pues lo de siempre,

que para él lo más importante es su familia.

Y si para protegerlos tiene que mentir,

no se corta y me miente en la cara.

-¿En qué te ha mentido exactamente? -Pues lo del robo del taller.

No me contó nada,

cuando fue a comisaría y le pregunté qué había pasado

se hizo el despistado.

Y estaba encubriendo a su madre o a sus hermanos... Vete a saber.

-Pues sí que estamos buenos, sí.

-¿A ti qué te pasa?

-Que no dejo de darle vueltas a la cabeza... No sé.

Pablo me tiene rayada con su obsesión de formar una familia y yo...

Me siento acorralada no sé cómo resolver esta situación.

-Igual te tienes que hacer una sola pregunta:

¿quieres tener hijos o no quieres tener hijos?

-Yo siempre he pensado que sí.

-Igual no he formulado bien la pregunta...

-La cuestión es:

¿tú te imaginas a Pablo como padre de tus hijos?

En caso de que tú quieras ser madre, claro.

-Es que hay algo en Pablo que me echa para atrás,

porque cuando habla de formar una familia

me suena... -Te suena, ¿cómo?

-No sabría cómo explicarlo.

-A mí me parece que hay algo de él que no te cuadra,

y eso me lleva a la siguiente cuestión.

¿Tú te has planteado cortar con él?

-Sí lo he pensado, sí.

Pero en el fondo me da mucha pena porque...

Estas cosas no pasan y estamos bien... Es que es muy majo él.

-Bueno, majos somos todos.

Pero si te planteas tener hijos con alguien

tienes que saber que va a ser una relación para toda la vida,

y si tienes dudas...

-Da igual, vamos a dejar el tema porque cada vez que lo pienso

voy a peor. -No te agobies,

piénsatelo con calma, ¿vale?

-Haz así: "fiu, fiu, fiu..."

¡Sal de este cuerpo!

Yo me voy a comisaría, ¿quién se viene?

-Voy.

-Huid, cobardes.

-Me cuesta creer que el asesino elija a sus víctimas por una razón así.

A mí la teoría de Silvia no me parece descabellada,

al fin y al cabo el único raso que tenéis en común las víctimas

es el de no ser madres.

Siento un escalofrío cada vez que recuerdo

la frase que me dijo a la cara: "Te lo mereces".

No sabes con qué odio lo dijo.

Yo cada vez lo tengo más claro,

yo creo que ese psicópata

está obsesionado con las mujeres que no ejercen la maternidad.

Sí, pero ¿cómo sabe él que yo no tengo hijos?

Hoy por hoy es fácil encontrar información sobre cualquiera

en internet, redes sociales... Yo qué sé.

Pero todo apunta a que este psicópata

penaliza a las mujeres que no quieren tener hijos por voluntad propia

como es mi caso, y eso no lo sabe mucha gente.

Eso es verdad, pero Fede y Silvia

encontraron un montón de información en redes sociales

sobre las otras víctimas y haciendo preguntas aquí y allá.

Yo nunca he ocultado mi falta de instinto maternal,

siempre que ha salido el tema.

Ya.

Pues me temo

que a partir de ahora vas a tener que llevar escolta.

Pero ¿qué dices, Claudia?

Ese asesino te ha puesto el sello de víctima

y no terminó el trabajo.

No sería extraño que intentara de nuevo estrangularte.

Sí, puede ser.

Pero yo ya tengo escolta. ¿Cómo que ya tienes escolta?

Marcelino.

No quiere que vaya sola ni a tirar la basura.

Está obsesionado con que va a pasarme algo

y se ha convertido en mi sombra siempre que puede.

Celebro que lo tomes con humor,

pero sabes que estamos hablando de protección profesional.

Sí, ya lo sé, pero no es necesario.

Si ese tarado vuelve a por mí, no me va a pillar desprevenida.

Además, no quiero que inviertas recursos en un escolta para mí,

yo soy policía. Pero ¿qué tendrá que ver?

Existe un peligro potencial, no podemos mirar para otro lado.

Insisto, no es necesario.

Está bien, yo no te puedo obligar, pero si cambias de idea

me avisas inmediatamente, ¿vale? Vale, no te preocupes.

-Disculpad.

Llaman de Europol, quieren hablar contigo.

¿Y te han dicho para qué?

Comentar los avances en el caso de los cangrejos chinos.

Ah, bueno, es que gracias a la declaración de Kim

hemos tirado del hilo y hemos desmantelado

prácticamente toda la organización de distribución en Madrid.

Pues tiene mucho mérito.

La mafia china se organiza en triadas,

es una organización muy hermética. En cada triada solo hay un miembro

que conoce a otro miembro exclusivo de otra triada.

No quiero meterte prisa, pero el inspector Laberti

quería hablar contigo cuanto antes. ¿Te paso la llamada?

Sí, sí, por favor.

Yo te dejo para que hables tranquila.

No te vayas que igual me tienes que ayudar.

Ah, ¿sí, en qué?

Porque tú siempre has tenido un inglés más fluido que el mío.

Anda ya, si a ti se te da fenomenal. Y un jamón con chorreras,

y menos después de haberme leído un montón de diligencias

con la jerga que tenemos.

No estoy yo para "speaking English" ahora.

Quédate, por favor. Vale.

En ese caso, nuestra intervención será antes de lo que esperábamos.

Sí, por supuesto que sí. Enseguida voy para allá, general.

¿Buenas noticias? Estamos a punto de descubrir

dónde tiene escondidas Konchalovsky las armas químicas.

¿Y hasta dónde me puedes contar?

Hemos reducido las opciones a dos naves.

En breve sabremos en cuál de ellas las esconde

y entraremos con todo.

Pero, ¿tú vas a formar parte del operativo?

Sería lo lógico que yo lo coordinase,

llevo en esto desde el principio.

Tengo miedo, sabemos perfectamente cómo funciona Konchalovsky,

es capaz de detonar el arsenal antes de entregarse.

Tú no te pongas en lo peor, ¿vale? Podría organizar una masacre.

No sé, pero en el CNI nos hemos puesto en contacto con Zara,

la responsable del TEDAX en la Policía Nacional,

y van a colaborar con nosotros. Es demasiado precipitado.

No te falta razón, pero estamos trabajando contrarreloj

y no podemos hacer nada más. Vamos a impedir como sea

que Konchalovsky venda las armas químicas

a esos terroristas.

Es la oportunidad de oro

para hacernos con el arsenal del ruso,

atraparlo, y acabar con la célula yihadista

que planea atentar en España.

Un tres por uno no está nada mal. Vaya...

Te veo muy positivo.

¿De verdad crees que los yihadistas estarán esperando

en el almacén de Konchalovsky? No lo creo,

pero ya nos encargaremos de que él o uno de sus hombres

nos lleven hasta ellos. Iker, es demasiado arriesgado.

Y además sabes perfectamente... Sí, me la tiene jurada

por haber matado a su hijo Yuri en Chechenia. Lo sé, cariño.

Y es lo que realmente me preocupa.

Si algo sale mal y tiene la oportunidad de matarte

no lo dudará dos veces.

Pero eso no va a ocurrir

porque lo tenemos localizado de forma permanente

gracias a un dispositivo que le hemos colocado.

¿Y cómo lo habéis conseguido?

¿Se lo puso Quintero?

Sí, y hablando de Quintero

su colaboración con el CNI está a punto de ser finiquitada.

¿Lo dices de verdad o para evitarme una preocupación más?

Te lo digo de verdad.

A partir de ese momento, Quintero dejará de colaborar con el CNI.

Pues me alegro.

Pero no estaré tranquila hasta que todo esto acabe.

Pues entonces no tendrás que esperar mucho,

el operativo se realizará esta tarde.

Estoy totalmente de acuerdo contigo.

El que ese hombre haya quemado el coche de su mujer

más la denuncia por amenazas de ella, no es un simple delito de faltas.

Podemos estar ante un caso de violencia de género.

Sí, estoy dejando la documentación en la mesa de Espe.

De nada. Adiós.

-¿Has visto a Espe por algún sitio?

-Pues no, y llevo un buen rato hablando por teléfono.

No la he visto llegar a su mesa. -Gracias de todas formas.

-De nada.

-¿Qué tal el dispositivo?

-Bien, hemos conseguido detener a casi todos los miembros

de la organización.

-Miralles me ha dicho que la han llamado de Europol

y que están encantados con el trabajo de la comisaría.

El caso ha quedado de diez.

También me han dicho que están muy agradecidos

porque estamos desarticulando esa banda criminal,

que ha empezado en España, pero que podía expandirse por Europa.

-No sabía que existía esa posibilidad.

-Amiga, porque no hay caso pequeño, ya te lo he dicho yo.

Fíjate la repercusión que está teniendo.

-También hemos confiscado toda la mercancía

y los cangrejos que habían distribuido en los restaurantes.

-Los dueños de los locales están avisados

de las consecuencias si hacen la vista gorda

con productos que no pasen los mínimos de calidad.

-Pero os veo un poco taciturnos para lo bien que ha ido el servicio.

-Es que hemos visto algunas escenas horribles,

de esas que te cambian el cuerpo.

-Cuando entramos en el local de la mafia

nos extrañó verlo tan vacío

y lo hemos inspeccionado de arriba abajo.

-¿Y qué habéis encontrado?

-En el sótano había decenas de personas

hacinadas en unas condiciones lamentables.

-La imagen era tremenda.

-Al perecer les obligaban a vivir hacinados en ese cuchitril

sin apenas espacio y...

Como mobiliario había unos colchones tirados

y usaban todos el mismo baño, si se le puede llamar baño.

-Por lo visto, los dejaban salir apenas para trabajar.

-Muchos de ellos estaban muy enfermos

así que los hemos derivado al hospital.

-Es bastante dantesco, no me extraña que estéis tan tocados.

-El traductor me ha dicho lo de siempre,

que los captan en sus países de origen

y que casi todos vienen del campo en China.

-Eso es lo que le pasó a Fai,

la mafia lo trajo con una promesa de trabajo y cuando llegó

nada era lo que le habían prometido.

-La verdad es que ha sido duro entrar en ese local.

Había gente de muchas edades, todos hechos polvo.

A mí el que me más me ha tocado es un tipo de mi edad

que estaba muy cascado... Parecía un campo de concentración.

-Pero gracias a vosotros, este y el resto van a estar a salvo,

y a los explotadores se les va a caer el pelo.

Primero por un delito contra la salud pública,

contrabando y tráfico de personas. Un puro de los gordos.

-Esos hijos de mala madre van a pasar una buena temporada en la cárcel.

-Como debe ser. ¿Y qué hay de las víctimas?

-Las hemos derivado a Asuntos Sociales,

y a oenegés especializadas en el tema.

-Igual entre todos pueden ayudarlos.

-Claro que sí, habéis hecho un trabajo realmente encomiable.

-Bueno, todavía nos queda el papeleo,

y ninguno de los tres tenemos cuerpo para hacer diligencias ahora.

Tenemos esos recuerdos muy frescos.

-Lo que tenéis que hacer ahora es airearos,

ya haréis las diligencia más adelante.

-La verdad es que yo necesitaría un café, sí.

-Voy contigo. Silvia, estamos en la sala de descanso.

-Yo enseguida voy.

Al final ha sido mucho más serio de lo que esperábamos.

-Sí, ya me ha comentado Miralles que las autoridades europeas

están encantadas porque hemos empezado a desarticular

esta banda criminal.

Flipo con que los cangrejos chinos no pasan ningún control de sanidad.

Ahora sabemos los riesgos que tiene el consumidor.

-Nunca volveré a quejarme de un caso.

No se sabe la dimensión que puede adquirir.

-Eso se lo tienes que decir a Miralles,

pero ya habéis hablado de esto.

-Sí, pero aunque me disculpase una y otra vez,

me quedaría corta. -Pues ánimo.

-Hola. -Hola.

-¿Qué haces aquí? ¿Todo bien en el taller?

-Sí, todo bien. -¿Entonces?

-He venido a por unas facturas del trimestre anterior.

Se las tenía que haber llevado al gestor, pero se me ha olvidado.

-No me hables de facturas,

tengo la cabeza que me estalla con tanto número.

-¿La gestoría no se encarga de todo eso?

-Sí, pero hay números que prefiero hacer yo.

Te ahorras dinero y problemas.

-Y de paso algún impuesto, ¿no? -Hombre, claro.

Tú también podrías hacerlo. -Gracias.

Pero prefiero seguir haciendo las cosas de forma legal.

-Hijo, hablas como si te sobrar el dinero,

y acabas de arrancar un negocio con lo que eso conlleva.

-El taller no va nada mal.

Cada vez tengo más clientes

y habiendo recuperado la pasta que me robó Carvajal

puedo respirar tranquilo.

-Estoy muy orgullosa de cómo has gestionado esa situación

con ese tipejo.

Seguro que no va a volver a molestarnos.

-Me hubiera gustado hacer las cosas por las buenas,

pero ese imbécil no me dejó otra opción.

-Hablas como un Soler.

-No te hagas ilusiones, mamá,

no quiero volver a saber nada de movidas raras.

Que sea la última vez que me metes en una.

-Que sí, hijo, voy a cumplir mi palabra,

no te volveré a involucrar en los negocios familiares

y no me voy a volver a meter en tu relación.

Por más que ella intente tocarnos las narices siempre que puede.

-¿Lo dices por algo en concreto?

-Hombre, buenos días.

Se nota que ahora eres empresario y no madrugas para ir a currar.

-¿Qué dices? Llevo currando desde primera hora,

tenía que venir a por unos papeles que se me habían olvidado.

Pero ya me voy. -Espera un momento, Álvaro,

quiero decirte una cosa. -¿Qué pasa?

-¿Por qué no le dices a Silvia que venga a comer?

Creo que nos vendrá bien a todos.

-No creo que le haga gracia venir por aquí.

-¿Qué pasa, tan mala opinión tiene de nosotros?

-No es por eso. -¿Entonces?

-Silvia ha cortado conmigo.

-Pues sí que se ha aburrido pronto de ti.

-Ricky, no hagas bromas con eso.

Seguro que lo estás pasando mal. ¿Cómo estás?

-Jodido, ¿cómo voy a estar?

Supongo que lo superaré.

Me voy, que llego tarde y no me apetece hablar del tema.

Luego os veo. -Hasta luego, hijo.

-Hasta luego.

Toma ya, la primera tía que deja colgado al guaperas de la familia.

-No hables así de tu hermano.

-¿Qué pasa? ¿No te alegras de que hayan cortado?

-Pues claro que me alegro,

esa relación solo nos hubiera traído problemas.

-Por un momento he pensado que te daba pena.

-Para nada, todo va sobre ruedas.

Y no solo me refiero a Álvaro, a ti también.

Veo que estás muy implicado en los negocios.

-La verdad es que me lo estoy currando.

-Estás aprendiendo mucho, hijo, y muy bien.

Por eso te pido que me ayudes con los números.

-Mamá, ya sabes que esto se me da fatal.

-Anda.

-No, señor Li, no se preocupe.

Claro que no hay ningún problema,

usted tiene que abrir el restaurante con normalidad y ya.

A usted.

-¿Algún problema?

-El dueño de un restaurante chino cercano a uno de los que traficaban

con cangrejos ilegales. -¿Y qué ha pasado?

-Quería venir a declarar para dejar claro

que él no traficaba con nada de eso.

-¿Estaba en la lista?

-No, su restaurante está limpio,

pero él está asustado y cree que esto le va a traer muy mala fama,

y yo lo entiendo.

-Indirectamente le va a pasar factura, eso está claro.

-Es lo que tienen las etiquetas y los prejuicios.

¡Fai!

¿Lo vas a llevar tú a los juzgados? -Sí, inspectora,

ya que ha colaborado con nosotros...

-Merinero se encargará de que no te cruces con ninguno de los detenidos.

Nadie va a saber que has colaborado. -Por favor,

no olvide lo que me prometió. -Claro.

Ya estamos buscando a tu mujer a través de la embajada.

Es lento, pero funcionará.

-Gracias, aunque han pasado 12 años no doy por perdida nuestra relación,

nos queremos mucho. -Claro.

-Me lo tengo que llevar. Vamos.

-Hay veces que detenemos a los malos,

pero no son malos malísimos. Este hombre ha cometido un delito,

pero engañado y bajo coacción.

-Y todo por intentar proteger a su esposa

y procurar volver a verla algún día.

No me imagino lo mal que lo ha debido pasar.

-Tendrá que vivir una vida nueva y a ver qué va ocurriendo.

Tú no tienes que estar triste, tú tienes que sentirte orgullosa.

-Supongo que no estoy triste solo por Fai.

-Con lo que sea, ánimo.

-Claro, hijo, quédate lo que sea necesario.

Sí, lo que importa es que quede todo bien atado.

Eso es. Muy bien, cariño, un beso.

Hasta luego. Adiós.

Ay...

-¿Qué, todo bien por Valencia? -Bueno, más o menos.

Siempre hay algún listillo que nos quiere meter un gol,

pero tu hermano lo tiene todo muy controlado.

¿Has terminado con los números? -Sí, y todo cuadra.

-Muy bien.

-Oye, eso que has dicho antes de invitar a Silvia a casa,

¿lo decías en serio? -Por supuesto.

-No me hace mucha gracia meter a una policía aquí dentro.

-Me divertía hacer el papel de familia honrada

delante de ella, quería ver de qué pie cojea.

Seguro que tiene alguna debilidad.

-¿Crees que podías haberla hecho cambiar de bando?

-No lo sé.

Aunque todo el mundo tiene su parte oscura.

-Habría estado bien tener un policía infiltrado

al que pagar para que nos diera información.

-Mis expectativas no eran tan altas.

Pero conociéndola como la conozco, creo que jamás cambiará de bando.

-Y yo tampoco lo creo.

-Aunque, en realidad,

a quien quería ganarme con esa invitación era a Álvaro.

Cuanto más me opusiera a su relación,

más se hubiera empeñado en ella.

-La verdad es que te ha salido redondo,

has quedado bien con Álvaro y no tenemos que soportar a la tía esta.

-Pues sí, nos ha facilitado el trabajo.

Aunque me preocupa que Álvaro se haya quedado colgado de ella.

-Bueno, ya sabes que Álvaro es un ligón,

antes de darnos cuenta estará con otra.

-No sé, nunca había visto a tu hermano tan enganchado de nadie.

Esa chica le gustaba de verdad.

-Ya han cortado, así que no te tienes que preocupar.

-No cantaría victoria tan pronto.

-¿Qué quieres decir?

-Que lo que tenemos que hacer es evitar que vuelva con ella.

Yo remataré el trabajo. -¿Qué piensas hacer?

-Te lo contaré en su momento.

(Puerta)

-¿Cómo estás? Necesitaba verte.

Sé que es muy peligroso venir hasta aquí,

pero tenía que hacerlo.

Leo está en la guardería. Sí, me lo imaginaba.

Pasa. Gracias.

¿Puedo? Siéntate, sí.

¿Qué tal?

No lo sé, bien, supongo.

Gracias por tu mensaje.

Si alguien me puede tranquilizar ahora mismo esa eres tú.

¿Estás muy nervioso?

Un poco sí, no veo la hora en que se acabe todo esto

de una maldita vez.

Yo también tengo la mañana libre y no dejo de darle vueltas al tema.

Nos lo estamos jugando todo a una carta, así que...

espero que todo esto salga bien,

que el CNI termine cumpliendo su palabra

y me termine agradeciendo los servicios prestados.

Esa es su intención, Iker siempre me lo ha dicho.

Por eso quería verte.

¿Te han contado algún detalle nuevo sobre la operación?

No, solo lo justo,

que es cuestión de horas que se lleve a cabo.

No nos queda otra que confiar. Sí, sí, no nos queda otra,

y yo confío, pero...

solo estaré tranquilo cuando vea a ese tío esposado y entre rejas.

Pues muy pronto lo verás.

Gracias al localizador que le pusiste,

la investigación ha dado un paso de gigante.

Lo sé, pero también sabes que ese tío está completamente loco,

y es muy peligroso, es imprevisible.

Espero que no se tuerzan las cosas porque...

no sé si tengo más miedo a seguir viéndole la cara a ese ruso,

o a tener que volver a la cárcel.

No van a ocurrir ninguna de las dos.

Yo que tú empezaría a planificar tu nueva vida

lejos del mundo de las drogas.

No hay nada que desee más en este mundo, créeme.

Si me estoy jugando la vida precisamente es por eso,

para estar cerca de ti

y cerca de mis hijos y de mi nieto tranquilamente.

A partir de mañana podrás empezar a hacerlo realidad.

Ojalá, ojalá.

Gracias por todo, hija, de corazón.

Yo creo que deberías marcharte ya.

Sí, sí.

Va siendo hora de acabar con todo esto cuanto antes.

Ten mucho cuidado. Tranquila, lo tendré.

Te quiero mucho.

Buenas tardes. Hola, buenas tardes.

¿Qué tal está su hijo Álvaro?

Muy bien, ¿por qué lo pregunta?

Porque ayer vino a comisaría a poner una denuncia y al final no la puso,

y estoy segura de que usted sabe lo que sucedió.

Ah... Bueno, nada.

Entraron unos gamberros en el taller la noche anterior,

pero no pasó nada grave, no se llevaron nada que yo sepa.

¿Que usted sepa?

Bueno, si se llevaron algo sería poca cosa.

Mi hijo no me dijo nada.

Sí se quejó de que hicieron un botellón en el taller.

Entonces,

no entiendo por qué no puso la denuncia.

Porque tenía prisa y la agente que le atendió

estaba hablando continuamente por el teléfono.

Se cansó de esperar. Sí, es probable, sí.

Ayer tuvimos que atender muchas llamadas

por los destrozos que causó la tormenta.

Este es otro de los motivos por el que no puso la denuncia.

Yo siempre inculco a mis hijos que no molesten a la policía por tonterías.

Ustedes ya tienen suficiente trabajo.

Le agradezco que piense en nosotros, pero siempre hay que denunciar.

Si no les paramos los pies a esos gamberros,

es muy probable que ataquen otro local del barrio.

Bueno, me conozco el tema

y meterte en un juicio por esto sería perder el tiempo.

Además, aunque los detuvieran,

al día siguiente estarían en la calle.

O no, eso lo decidiría un juez.

Eso es lo que siempre digo.

Pero yo creo que en cualquier caso

ellos se lo pensarían dos veces volver a atacar en otro local.

Y si su hijo no pone la denuncia

nosotros no podemos abrir una investigación

para descubrir a los culpables.

Es que no entiendo por qué se empeña en investigar una gamberrada,

¿por qué no pone más empeño en encontrar al estrangulador?

La policía tiene la obligación de investigar todos los delitos,

sean del tipo que sean, desde los más leves

a los más graves. Lo que usted diga.

Pero que ese asesino campee a sus anchas

es lo que más preocupa en este barrio.

Si se ocupan de asuntillos, luego pasa lo que pasa.

¿A qué se refiere?

Pues...

a que metan en el calabozo a gente inocente como mi hijo Luis.

Su hijo Luis no fue detenido así porque sí.

Tuvo la mala fortuna de pasar con su coche

cerca de donde habíamos encontrado una víctima.

Pero lanzar esas sospechas sobre él casi le cuesta la vida,

¿o le tengo que recordar que esos desgraciados

que organizan patrullas vecinales fueron a darle una paliza?

Y todo porque ustedes se habían equivocado.

No me lo tiene que recordar,

pero tal vez tengo que recordarle yo a usted

que gracias a uno de mis hombres la cosa no fue a más.

Y que el agente Ríos fue quien se llevó la peor parte.

De todos modos, lo que hicieron con mi hijo Luis

no tiene justificación.

Señora Soler,

es usted verdaderamente hábil. ¿A qué viene ese piropo?

A que yo he venido a preguntarle cuál ha sido el motivo

por el que su hijo finalmente no puso la denuncia

habiendo sido asaltado en su taller,

y usted ha mareado la perdiz y ha terminado reprochando

que detuviéramos a su otro hijo.

Una madre defiende a sus hijos hasta las últimas consecuencias.

Y ahora, si me disculpa, se me ha hecho tarde.

Buenas tardes.

Hasta luego.

-¿Has estado hablando con la señora Soler?

Sí,

le preguntaba sobre la denuncia que al final no puso su hijo ayer.

¿Y qué te ha dicho? Nada,

que unos gamberros entraron en el taller

y habían hecho botellón.

Pues eso no cuadra con lo que me dijo Álvaro a mí, que fue un robo.

Ni con la herida que tenía en la cara.

¿Le has preguntado por eso? ¿Para qué le voy a preguntar?

Esa mujer solo da respuestas de manual.

Me habría dicho que se había cortado afeitándose.

¿Y te ha dado algún detalle más de lo que pasó en el taller,

robaron algo? Me ha dicho que no.

Pero no me fío nada de lo que diga esa mujer.

Vaya familia.

Lo que está claro es que el cotarro lo maneja ella.

Sí, de eso estoy segura.

Por cierto, ¿dónde está María, que no la he visto en todo el día?

-Se ha tomado la mañana libre. -Ya le tocaba, ¿eh?

Qué bien, seguro que está en su casa, tumbada en el sofá,

descansando de las palizas que se pega en el bar.

-¿María? Qué va.

No, está de turismo. -Ah, ¿sí? ¿Dónde, en la sierra?

-No, se ha ido al Museo del Prado.

Los del Centro Cultural han organizado una excursión

y se ha apuntado. -Qué buen plan, qué genial.

Además en un día de diario, que habrá menos gente.

-Ya ves, María estaba superilusionada.

-Anda que no hace tiempo que yo no voy al Prado.

Años, por lo menos años.

A veces nos cuesta valorar lo que tenemos más cerca.

-¿Eso lo dices por el museo o por otra cosa?

-Por el museo, ¿por qué va a ser? -Ya.

Hola, Pablo. -Hola.

-Hola. -¿Te pongo algo?

-Una tónica, por favor.

Hola, cariño.

Esto es para ti.

-¿Qué es?

-Como sé que te gustan es mi manera de...

de disculparme contigo.

-¿Disculparte por qué?

-No hace falta que disimules, Espe. -Aquí tienes la tónica.

¿Quieres algo más? -No, muchas gracias.

A ver, es cierto que...

que últimamente he estado muy pesado haciendo planes,

que yo me aburro de oírme a mí mismo,

pero que a partir de ahora te prometo que...

que no voy a hacer tantos planes,

y que voy a disfrutar de la vida, del día a día.

-No sabes cómo me alegra oírte decir eso,

es justo lo que necesitaba escuchar.

-Es que he sido muy pesado con el tema de los hijos.

-Prefiero que ese tema lo dejemos para más adelante.

-Ya, lo entiendo perfectamente.

A partir de ahora nada de preocuparse por...

por el futuro, lo que hay que hacer es disfrutar del presente.

-Completamente de acuerdo.

-Por eso hay que relajarse y...

y vivir la vida.

¿Por qué no le das la vuelta a la caja de bombones?

En realidad, lo que yo te quería regalar está ahí.

-¿Nos vamos de fin de semana romántico?

-Sí, a un pueblecito de Segovia,

al lado de las Hoces del río Duratón.

Es que he descubierto un hotel rural precioso, te va a encantar.

-¿Y cuándo nos vamos? Yo no sé si podré coger

dos días seguidos libres. -No te preocupes,

cuando tenga que ser tú me lo dices y yo lo reservo.

Ahora lo importante es cambiar el chip

y hacer cosas que nos hagan estar felices y...

-Eres un cielo, cariño.

Me alegro mucho de que no te tomes tan a pecho lo de formar una familia.

-Se acabó. Por ahora.

"Carpe diem", ¿vale?

"Carpe diem", mi amor. Ven.

-Te voy a cobrar muy poco por el servicio.

Sí, porque conozco un par de chicos que lo hacen muy barato y muy bien.

(Puerta)

El viernes me llamas y me confirmas.

Muy bien. Adiós.

Pero ¿cómo has venido tan pronto si hace nada te he enviado un mensaje?

-Me ha parecido que era urgente.

Ahora no hay mucho lío en el pub y Juan lo tiene controlado.

-Muy bien. Espera.

Antes que nada, esto es tuyo.

Es tu paga extra de este mes.

-No había prisa, me lo podía haber acercado Luis al pub.

-Ya, pero como tardará unos días en venir...

A mí me gusta ser puntual en los pagos,

es lo que yo espero que hagan conmigo.

-Pues muchas gracias.

-Siéntate.

Siéntate, por favor.

¿Quieres un café? -No, muchas gracias.

-Está recién hecho. -No, de verdad.

-¿Unas pastitas?

-No, muchas gracias, Elvira.

-Las pastitas.

Cuéntame, ¿qué tal por el pub? ¿Todo bien, algún problema?

-No, ninguno, entre Ricky, Juan y yo nos apañamos bastante bien.

Eso sí, se echa mucho de menos a Luis.

-Bueno, volverá de Valencia

en cuanto solucione un par de asuntos.

Tengo una noticia que darte sobre Álvaro.

-¿Qué pasa? Ya se ha ido a vivir con Silvia, ¿no?

-Todo lo contrario.

Ha cortado con ella.

-¿Estás segura?

-Me lo ha dicho él esta mañana.

-Esto no me lo esperaba.

-Bueno...

Al parecer ha sido ella la que ha cortado con él.

-¿Y sabes qué ha podido pasar entre ellos?

-Pues no ha querido dar detalles, nos lo ha dicho a Ricky y a mí

y después se ha largado para no tener que dar explicaciones.

-Tiene que estar pasándolo mal, estaba muy pillado de Silvia.

-Por eso te he dicho que vinieras inmediatamente,

porque sé que tú puedes animarle.

-No sé, Elvira.

-¿Y por qué no? Si los dos encajáis,

os lleváis muy bien y hacéis muy buena pareja.

-De verdad, me encantaría, pero

Álvaro ya me ha dejado claro que no quiere nada conmigo.

Y me dolería muchísimo si vuelvo a intentarlo

y me rechaza otra vez.

-Pero ¿por qué tiras las toalla tan pronto?

No tienes ningún motivo para renunciar a él.

Aprovecha el momento, ve ahora al taller.

-¿Y con qué excusa voy?

-¿No estás con lo del carnet de conducir?

Que te dé unos consejos, unos truquillos,

así podéis hablar de vuestras cosas.

Sara, en la vida hay que luchar,

y arriesgar por las personas que merecen la pena.

Que sepas que me encantas,

y que eres la mujer ideal para ser pareja de Álvaro,

y para entrar en esta familia.

"La operación ha sido un éxito, hemos encontrado los explosivos,

y las armas químicas.

¿Y qué ha pasado con Konchalovsky?

Ha huido por carretera, pero lo tenemos localizado.

No se escapará.

Ese tío es muy escurridizo, se las sabe todas.

Tened mucho cuidado porque ahora es más peligroso que nunca.

Ya hemos establecido un control en la carretera para cazarlo.

Cuando lo atrapéis llámame, así me quedo tranquilo.

¿Vale?

Cuenta con ello".

¿Se puede saber qué haces con esa pistola en la mano?

-Me has traicionado. -¿Qué?

¿Por qué dices eso? Yo a ti no te he traicionado.

Baja esa pistola, por favor, siéntate

y charlamos tranquilamente tomándonos un vodka.

¿Te parece?

-No bebo con un mentiroso y un traidor.

Me has vendido a la policía. -Yo no he hecho nada de eso.

¿Qué es esto, otra de tus bromitas?

-Sé que fuiste tú quien puso el localizador en mi chaqueta.

El jueguecito de echar un pulso fue la trampa para colármelo,

pero lo descubrí

y he entendido muchas cosas.

-De verdad, no sé de lo qué estás hablando,

yo no te he puesto ningún localizador,

no sé de qué localizador me estás hablando.

-Una mentira más y te dejo seco aquí mismo.

Ahora sé por qué tenías tanto interés en trabajar conmigo

en todo tipo de negocios: armas, drogas...

Estabas trabajando para la policía.

-Yo no estoy trabajando para la policía,

solo soy un hombre de negocios, soy tu socio.

¿Por qué te iba a traicionar?

-Algún trato habrás hecho con la poli,

o con los servicios de inteligencia.

Se que son ellos los que van detrás de mí.

Pero no conseguirán atraparme.

-Espero que no lo hagan, porque si te atrapan a ti,

el siguiente en caer seré yo, así que...

-Te dije que no quería escuchar más mentiras.

Adiós, Quintero, buen viaje al infierno.

-Espera, espera, espera...

No lo hagas. -¿Por qué no tendría que matarte?

No creo que tengas ningún argumento con el que convencerme.

-Te puedo ofrecer la vida de Iker Lemos a cambio de la mía.

¿Qué me dices?

Desde el intento de asesinato de Montse Ibarra

es como si al estrangulador se le hubiera tragado la tierra.

Me gustaría pensara que no volverá a actuar.

Ojalá, pero su impulso por matar es fuerte,

y no creo que pueda controlarlo mucho más tiempo.

Sí, el examen de conducta indica exactamente eso.

¿Y no crees que con más personal avanzaríamos en la investigación?

Es que no tenemos nada, Alicia, no tenemos nada de lo que tirar.

Cuando tengamos algo pediré un regimiento si hace falta.

Creo que es cuestión de tiempo que cometa un error,

ya lo hizo cuando atacó a Montse.

Pero puede ser un arma de doble filo.

¿Qué quieres decir?

Es posible que ahora tome más precauciones.

Puede ser, pero también conocemos sus motivaciones.

Y no nos han servido de mucho.

Si somos sinceros con nosotros mismos,

tenemos que reconocer que siempre lleva un paso por delante.

¿En qué estás pensando?

Cada día estoy más convencida que fue él quien llamó a Pedro Aparicio,

el exlegionario de las patrullas ciudadanas

para informar sobre Luis Soler.

Le venía bien desviar la atención hacia él.

Todavía no me explicó cómo consiguió el expediente.

La información que le dio a Aparicio era muy muy precisa.

Sí, fue como si lo hubiera leído.

¿Y si consiguió acceder a nuestro sistema y leerlo?

No, Fede me aseguró que no habíamos tenido ningún ataque informático.

De todas formas, lo mejor será que Silvia vuelva a ayudarte.

¿Está libre?

Sí, ha resuelto el caso de los cangrejos chinos,

y no era ninguna tontería,

hemos terminado desmantelando una red de tráfico de personas.

Todos tenemos que aprender que no hay casos pequeños.

Nunca sabemos lo que hay detrás de una investigación.

Me alegro por ella, es hora de que esté más confiada.

Así podremos dar de una vez con ese maldito psicópata.

(MENSAJE)

Es un mensaje de Iker. Han accedido al almacén

donde Konchalovsky guardaba las armas químicas

y parece que todo ha salido bien.

Fantástico.

(Teléfono)

Es Fidalgo.

Dígame, general.

Sí, sí, estupendo.

Supongo que será cuestión de minutos.

Muy bien, gracias por la información.

A sus órdenes.

Me ha dicho que Konchalovsky va por la A2 camino de Zaragoza.

Van a intentar interceptarlo.

A ver si acaba esta pesadilla de una vez.

Pero confieso que me inquieta saber que Konchalovsky sigue en libertad.

No me extraña, pero no te preocupes, acabarán pillándolo.

¡Venga!

No creo que vayas a llevarme hasta Iker Lemos.

Te pedí que me lo entregases y nunca lo has hecho.

-Eso era porque hasta ahora no...

no era mi vida la que estaba en juego.

Sé cuánto odias a ese tío, fue él quien mató a tu hijo.

¿Qué pasa, se te han quitado las ganas de vengar su muerte?

-Por supuesto que no.

Pero no me fío de ti.

Oleg, mi hombre de confianza

no desapareció del mapa,

estoy seguro de que tú lo entregaste al CNI,

y ellos lo mataron, es lo mismo que has intentado conmigo.

-No te equivoques, lo que hizo Oleg lo hizo él solo,

yo no tuve nada que ver. -No, descubrió tu juego,

y por eso lo liquidasteis.

Ahora me cuadra todo. -Está bien.

Supongamos que todo eso que estás diciendo es verdad,

tienes la oportunidad de vengar la muerte de tu hijo.

Yo soy el único que puede ofrecértelo, ¿lo vas a dejar pasar?

-Está bien,

dime dónde le puedo encontrar.

-Ni de coña, no soy tan imbécil como para decírtelo.

Si te lo dijese, me matarías aquí mismo.

-Estoy cansado de ti, Quintero.

Lo mejor será que te elimine

y lo encuentre por mi cuenta.

(Teléfono)

-¿Te importa?

Vaya...

Hablando del rey de Roma, tu amigo Iker Lemos.

Tú me dices qué quieres que haga.

Si quieres que te lo sirva en bandeja solo tengo que descolgar esa llamada.

¿Quieres vengar la muerte de tu hijo?

-Pone el manos libres y queda con él cuanto antes.

A la más mínima tontería,

eres hombre muerto.

-Dime, Lemos.

"Quintero, Konchalovsky no la ha jugado".

Hemos detenido a uno de sus hombres

con un localizador en un control en la A2.

Seguramente se habrá olido el pastel,

ya sabes que es un tipo muy listo.

Habrá utilizado otra ruta para salir del país.

Solo te aviso para que estés prevenido.

No es probable,

pero si se ha quedado en España es posible que vaya a por ti.

Sí, ya sé que vendrá a por mí.

Gracias por avisarme.

Te dejo. Acabo de llegar a casa y tengo que hacer un volcado de datos

además de coordinar la busca y captura. Hablamos luego.

Espera. "¿Qué pasa?"

Tengo que decirte algo importante, se trata de Konchalovsky.

Es algo que os puede ayudar a atraparlo de una vez por todas,

pero no quiero decírtelo por aquí.

Prefiero que nos veamos en mi habitación del hotel

"dentro de una hora, si no te importa".

Si crees que es fiable esa información sí.

Lo es.

Te aseguro que te llevará directamente hasta Konchalovsky.

Está bien, en una hora me paso por tu hotel.

"De acuerdo".

Bien,

ya te dije que soy el único que te puede llevar hasta Iker Lemos.

-En realidad, ya me has llevado hasta él.

No te necesito para nada.

-Ese tío no va a atravesar la puerta de mi habitación

hasta que no compruebe que soy yo quien está dentro.

Si quieres quedarte a solas con él

no tienes más remedio que llevarme contigo.

-Está bien.

No pierdo nada porque vivas un par de horas más

antes que mate a Iker.

Eso sí, nada de irte libre.

-¿No has escuchado lo que hemos quedado por teléfono?

-También he escuchado que él ya está en casa.

Mejor me llevas allí.

-No puedo hacer eso.

-¿Y por qué?

-Seguramente porque su casa estará rodeada de agentes del CNI

que estén encubiertos, no creo que sea buena idea.

-Por si no te has dado cuenta, mando yo.

Mi venganza va a ser más grande de lo que había soñado.

Me habéis infravalorado, yo siempre voy un paso por delante.

Y hoy voy a acabar con todos los que me habéis traicionado.

Yo nunca intentaría separar a mi pareja de su familia.

No suele acabar bien. -Vamos a dejar el tema, Sara.

Me agobia un poco. -Pues fuera agobios.

Si quieres podemos salir a tomar algo,

así te despejas un poco. -Vale.

Pero te advierto que no me apetece hablar del tema.

-Ni a mí. Prometo no sacar el tema.

-¿Sabes?

Eres una tía muy especial.

Y gracias, porque siempre consigues que estemos de buen rollo y animarme.

-¿Vas a cambiar el Moonlight por este bar?

-No, yo estoy trabajando.

¿Por qué tendría que cambiar el Moonlight por otro sitio?

-Como ya no estás saliendo con Álvaro,

a lo mejor no quieres pasarte por allí.

-¿Desde cuándo es asunto tuyo lo que hago o dejo de hacer?

-Yo solo lo digo por tu bien,

no sea que vayas por allí y encuentres algo que no quieres ver.

¿Ha ocurrido algo? Konchalovsky sigue a la fuga.

Si lo teníamos localizado, ¿no?

Sabíamos que iba hacia Francia con sus hombres.

¿Es que ha esquivado el control de Zaragoza?

No exactamente, el control funcionó

pero dentro del coche solo iban algunos de sus hombres

con un señuelo. ¿Y el localizador?

Al parecer se dio cuenta de que lo llevaba puesto

y se lo colocó al señuelo para despistar.

¿Y tenemos alguna pista de dónde está?

Según Iker, el CNI valora dos escenarios:

que ha salido del país

o que está escondido en su última zona de actuación.

O sea, Distrito Sur.

Las manos a la cabeza, no quiero tonterías.

Ata a tu amigo.

Manos a la espalda.

-Anda, ¿qué tenemos aquí? Si es el señorito Carvajal.

¿Qué pasa? Pensé que te quedó claro que no queríamos verte por el barrio.

-Joder, Ricky, que vivo en el barrio.

-Sí, lo sé perfectamente, y me importa una mierda.

Haberlo pensado antes de chulearle pasta a mi madre

y de robar en el taller de mi hermano.

-Ese tema ya está aclarado.

Sabes que no volveré a meterme con ningún Soler.

¿Quieres mi palabra? -Como si eso sirviera de algo.

Mira, este es el último aviso,

como te vuelva a ver por mi barrio no me acercaré a hablar.

Y de los Soler, el malo soy yo.

-La última vez que nos vimos te dejé bien claro

que no quería volver a verte por el barrio,

y eso incluye no acercarte a ningún negocio de mi familia.

-Vaya con los Soler, parecéis papagayos.

¿Quién os adoctrina, mamá Soler?

Pedazo de bruja que está hecha. -Que te largues.

-Mira, yo también sé manejar una de estas,

¿pensabas que sois los Soler los únicos?

Al parecer Konchalovsky encontró el localizador

y ahora se encuentra en paradero desconocido.

Seguramente esté intentando salir del país.

-Apuesto a que tiene una buena red de contactos.

Es uno de los escenarios que contemplan desde Interior,

pero desafortunadamente, los controles que se han instalado

en aeropuertos, estaciones y carreteras

no han dado frutos por el momento.

El otro escenario es que Konchalovsky

puede estar escondido en Distrito Sur

esperando que la cosa se calme. Si está aquí lo lleva claro,

porque lo vamos a buscar debajo de las piedras.

-Eres una marioneta al servicio de cualquiera.

Me engañaste con Oleg, con la droga,

incluso me hiciste creer

que a la muerte no le tenías miedo.

Todo eso por sobrevivir, igual que una rata.

Esta rata ya ha vivido unas hora de más.

Muy bien.

¿Unas últimas palabras?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 464

Servir y proteger - Capítulo 464

07 mar 2019

El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pablo. Al saber que Álvaro y Silvia han roto, Elvira anima a Sara a salir con su hijo.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 464" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 464"
Programas completos (623)
Clips

Los últimos 2.084 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Isabel

    Que me alegra mucho que con mis impuestos se hagan series como esta. De verdad que son una maravilla todos los capítulos, algunos super-geniales que cuando uno cree que no os podéis superar os superáis aun más. Me pareció magnífico por ejemplo el capítulo en que Álvaro saca su lado oscuro, gran golpe este giro. O este último del viernes pasado, por favor, que no muera Quintero. Gracias, gracias por ser tan BUENOS (todos los actores perfectos y los guiones de 10). Yo española, trabajo en el extranjero, y poder verlo por internet es lo mejor y me alegra las tardes. Seguid así. Y es la primera vez que escribo a un medio.

    10 mar 2019
  2. c

    Me encantan Alicia e Íker, pero últimamente apenas los vemos. La trama de los Soler me parece un poco pesada y se lleva demasiado tiempo en comparación con las demás.

    08 mar 2019
  3. Amparo

    Me gusta mucho la serie pero le falta algún argumento más interesante. El tema del CNI cansa y es lento.

    08 mar 2019
  4. Enrique Moreno

    La serie es muy buena pero me parece excesiva la trama que involucra al CNI y habla de otros servicios secretos , para una comisaría de barrio me parece demasiado. Los otros enredos están muy bien elaborados y entretenidos.

    08 mar 2019
  5. Ana martinez

    Lo que no me gusta nada es que quieran hacernos creer ahora, que Quintero es un "angelito" después de todas las maldades que ha hecho. Sólo porque es el padre de Alicia...no lo soporto. Cada vez me cae peor. Por lo demás, chapeau por la serie, que me encanta!

    08 mar 2019
  6. ramon muñoz andujar

    Me encanta la serie, de lo mejor que hay en televisión.

    07 mar 2019