www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5022572
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 459 - ver ahora
Transcripción completa

Mi mujer, Natalia, está ingresada. Lo siento mucho, ¿qué ha pasado?

El otro día en la sierra cogió frío,

y lo que empezó como una faringitis ha derivado en una neumonía.

Natalia ha muerto. ¿Cómo ha sido?

Esta madrugada la infección se ha complicado,

y los médicos no han podido parar la neumonía.

Todas las relaciones tienen luces y sombras.

Yo solo me acuerdo de las faenas que me hizo mi marido.

Pero tuvimos momentos maravillosos.

Natalia y yo también.

Estábamos muy enamorados. Pues quédese con esos momentos.

-Olga...

¿Es esto una venganza porque Toni me eligió a mí?

¿Te jode verme feliz?

Estoy pensando en irme una temporada a Barcelona.

-Estás huyendo, y a la vida hay que plantarle cara.

-Me quedo. -Menos mal.

-Pero no se me va a olvidar todo lo que me has hecho.

Todavía os queda mucho camino que recorrer,

pero yo creo que Paty ha dado un primer paso.

Tú y yo vamos a ser solo amigos.

Esta mañana le he dicho que no quiero nada con él,

solo quiero recuperar tu amistad. -A ver lo que aguantáis.

-Ojalá no la hubiera cagado así. -Ahora solo te queda

esperar que las aguas vuelvan a su cauce

y que ellas hagan las paces.

-Ibarra le clavó un punzón en la pierna al estrangulador

y así se pudo salvar.

-El estrangulador está herido de una pierna.

Será mucho más fácil para nosotros localizarle así.

-¿Qué te pasa en la pierna?

-Esta mañana he salido a correr y yo creo que me he pasado.

-Esta noche te doy un masajito profesional

y te dejo como nuevo. -Es que esta noche...

tengo una cena con los compañeros del antiguo trabajo.

(PABLO SE QUEJA)

¡Damián, Damián!

-¿Qué ha pasado? -¡El desatascador, Damián!

-¿Esto qué hace abierto?

¿Por qué la eligió a ella?

¿Y por qué repetía "te lo mereces" mientras la estrangulaba?

Alicia y yo hemos encontrado claves importantes

sobre las motivaciones del estrangulador.

Es un fanático de la maternidad.

Un hombre que considera que las mujeres tienen un único fin sagrado:

la procreación.

Fernando Quintero está trabajando para el CNI.

Elías, tú no tienes ni idea por qué estoy haciendo todo esto.

-Mira, Fernando, te conozco de toda la vida,

siempre has sido un cobarde, siempre has ido por el atajo,

por la vía rápida.

¿Me estás amenazando? -Deja de hacer el ridículo.

¡Elías!

Inspectora...

Sabes que te pueden abrir un expediente

por agredir a un ciudadano. ¿Le está protegiendo?

Me secuestraron, me torturaron y estuvieron a punto de matarme,

y si no hubiese sido por él, hoy estaría muerta.

Y hoy en día Quintero sigue colaborando con ellos

para atrapar al líder de esa banda criminal,

y lo hace para protegernos a Leo y a mí.

¿Cómo que a Leo y a ti? Cuanto más me cuentas menos entiendo, Alicia.

Soy su hija, Elías.

"Por nuestras hijas, hermanas y madres movilízate,

únete a la caza del estrangulador".

Lo que nos faltaba.

Os presento a Pedro Aparicio.

-¿Y por qué abandonó el ejército?

Según su perfil está bastante orgulloso de ser legionario.

-Porque lo expulsaron.

Aquí consta que tuviste numerosas sanciones disciplinarias,

y que eras consumidor habitual de estupefacientes.

A mí me gustaría saber qué opinan

esos compañeros de patrulla a los que has convocado.

Suspenderé lo de esta noche.

-Acabo de oír que la policía anda detrás de él

y ha cancelado el evento de esta noche.

Pero el que hablaba le ha dejado claro

que no van a parar de buscarlo.

-"Atestado Susana Fuentes.

Sospechoso principal Luis Soler".

-"¿Quién eres?"

-"¿Un vecino que quiere aportar su granito de arena

para que cacéis a ese malnacido".

-Ven a hablar y veremos si me interesa.

-Se llama Luis Soler, ¿lo conoces?

-Como me sigas mintiendo te voy a dejar como un colador.

¡Eh, qué está pasando aquí!

-Otra vez la mosca cojonera. -Soltadle ya.

Y me vais a acompañar a comisaría.

¡Tú no vas a ningún lado!

-¡Toni!

(Música emocionante)

Espera, Ruiz, espera.

¿Qué ha pasado, cuándo ha sido eso?

Pero...

Pero ¿cuándo? Buenos días.

¿Ríos está herido? ¿Qué?

No, al comisario no le llames que hoy es el entierro de Natalia.

Ya voy yo.

Voy a hora mismo al hospital.

Venga. Hasta luego.

¿Qué le ha pasado a Toni?

Anoche tuvo que frenar una agresión en el Moonlight

y no salió bien parado.

¿Qué significa que no salió bien parado?

Que le dieron un navajazo.

¿Cómo está?

Bien, creo que su vida no corre peligro.

¿Crees? Sí, hija, yo no sé nada más,

me lo acaban de contar. Yo me doy una ducha rápida

y me voy al hospital. Yo me voy contigo.

No.

No creo que sea buena idea.

Ahora está con su familia y...

Las visitas en los hospitales están restringidas.

Ya lo sé, pero le haría ilusión... Que no, cariño, de verdad.

Él ahora mismo tiene que estar con su familia.

No te preocupes, en cuanto salga de allí te llamo.

Yo tengo que ir porque soy su inspectora jefe

y tengo que saber qué ha ocurrido. Pero llámame.

Sabes que Toni es muy importante para mí.

Sí, en cuanto salga de allí te llamo, ¿vale?

Estate tranquila, ¿de acuerdo?

(Puerta)

¿Puedo pasar? Jefa...

Claro que sí, ¿cómo no va poder?

¿Cómo estás, Toni? Bien.

Por suerte no me ha tocado ningún órgano interno.

No sabes cuánto me alegra oír eso.

He sangrado como un gorrino.

Sí, me han tenido que hacer una transfusión.

Igual estás un poco mareado. No, estoy bien, de verdad.

¿Para cuánto tiempo tienes?

Me dijeron que con estar hoy en observación ya.

Eso sí que son buenas noticias. ¿Y tu madre?

Me han dicho que estaba por aquí. Ay, qué pena.

Acaba de bajar a la cafetería.

Se fue a tomar una tila porque estaba de los nervios.

Menudo susto se habrá llevado, como el que nos hemos llevado todos.

¿Tú estás tan bien como parece? Que sí, que estoy bien.

Solo me duelen los oídos. ¿Los oídos, por qué?

Por mi madre,

toda la mañana diciendo que deje la policía para volverme al bar.

Es normal, pobrecilla. Te acabas de llevar un navajazo.

El navajazo me lo podrían haber dado sin ser poli.

Yo no estaba de servicio, inspectora.

Tienes razón, pero es normal que ella lo vea así.

En cualquier caso, te portaste de manera muy valiente.

Tuviste una actuación brillante. Enhorabuena.

¿Me lo está diciendo en serio? Claro, ¿por qué te extrañas?

No sé, no sé...

Pensaba que me iba a bajar puntos esto,

como estoy en prácticas.

Precisamente por eso tiene más valor tu actuación.

Impediste que unos delincuentes

le dieran una paliza a un ciudadano.

Que, por cierto, me tendrás que explicar cómo fue porque...

No me ha quedado claro.

Yo estaba tomando una cerveza en el Moonlight

y el jefe me dijo que iban a cerrar.

Luis Soler. Sí.

Acabé la consumición y me fui a mi casa.

Pero tuve que volver porque me dejé el móvil.

Y entonces viste que le estaban dando una paliza.

Exacto.

Yo entré, me identifiqué y les dije que estaban arrestados.

Entonces soltaron a Luis Soler y se fueron por patas.

¿Y a ti quién te dio el navajazo? Pedro Aparicio,

porque le agarré del brazo para que no se escapara,

y para soltarse me soltó un navajazo.

Vaya.

(Puerta)

Hola, Miralles.

¿Qué pasa, que tú no curras hoy? -¿Qué pasa, Nachita?

Ahí lo tienes.

Bueno, ¿qué, cómo estás? -He estado mejor, la verdad.

Me han cosido un poco el traje, me han hecho las curas y ya está.

Ya, eso me han dicho los médicos.

¿Tenemos alguna novedad sobre Pedro Aparicio?

No. Pasamos a buscarlo a su domicilio, pero allí no estaba.

¿Y no había nadie más en esa casa? Su novia.

Dice que llegó alterado de madrugada, cogió ropa y se largó

sin dar explicaciones. Supongo que habéis puesto en marcha

una orden de busca y captura.

Hemos activado dispositivos de seguridad

en el aeropuerto y estaciones de tren, autobuses y en las carreteras.

Cualquier novedad la quiero a tiempo real, ¿vale?

Claro que sí. Me he escapado un momento

para confirmar que Toni está bien y darle ánimos.

-Muchas gracias, compañera. -Yo regreso al curro.

Cuídate.

Ahora nos vemos. Vale. Adiós.

Yo me voy a ir también porque tú tienes que descansar y recuperarte.

Y haz caso a los médicos, aunque sean muy pesados

suelen tener razón, te lo digo yo que tengo uno en casa.

Y otra cosa, Toni.

No me gustaría pecar de indiscreta, pero sé que últimamente

Paty, Olga y tú

estáis pasando por un mal momento por vuestras cosas.

Sí.

Y sé que cuando uno está en el hospital

acaba un poco harto de visitas.

Pero a mí me fliparía que venga Olga a verme.

Y Paty si pudiera ser también.

Oído cocina.

Inspectora,

gracias por todo.

-¿Se puede? -Hombre, Ricky.

-¿Qué pasa, hermano, estás muy liado?

-Lo normal.

¿Qué haces por aquí, no te esperaba? -Es que en casa se te echa de menos.

-No me digas que has venido a convencerme de que me quede.

-Que no, no es eso.

-Pero no termino de entender por qué te has marchado.

-Paso, Ricky, no quiero vivir bajo las alas de mamá.

Necesito volar por mí mismo.

-Ya, pero te has ido a una pensión de mala muerte.

Hasta que encuentre algo mejor es lo que hay.

-Hasta que lo encuentres puedes volver a casa.

Allí no te falta de nada y yo estaría feliz.

-Menos mal que no has venido a darme la chapa para que vuelva.

-Que no es eso, de verdad.

Lo que pasa es que me aburro con mamá y Luis,

solo saben hablar del "business", ya lo sabes.

-Claro que lo sé.

-Además, Luis con la consola es más malo que hecho de encargo.

-Bueno...

Ya quedaremos para echar unas partidas.

Ya sabes que conmigo no hay nada que hacer.

-Yo lo único que quiero es pasar el rato,

encerrado con ellos me subo por las paredes.

-Tú tranquilo, ya has salido de la clínica,

todo saldrá bien, no tienes que volver a cagarla.

-Te aseguro que no tengo ganas de volver a meterme esa mierda.

-Espero que hables en serio. -Que sí, pesado.

Además,

ahora están pasando otra cosas como para preocuparse por eso.

-¿Qué está pasando? ¿Qué me he perdido esta vez?

-Anoche, en el pub.

Le dieron una paliza a Luis.

-¿Qué? ¿Y me lo cuentas así?

-Sí, pero estate tranquilo, él está bien.

De algo le tenía que servir tener la cabeza tan dura.

-¿Qué ha pasado? -Un notas.

Lleva unos días dando la turra por el bar,

y anoche a la hora del cierre se presentó con dos mostrencos

y le partieron la cara a Luis.

-Tendría alguna cuenta pendiente con vosotros por alguna movida.

-¿Qué dices, "flipao", no tiene nada que ver con eso.

-¿Entonces?

-Resulta que el jefecillo, Pedro se llama,

está montando una partida de caza

para ver si encuentran al estrangulador,

y alguien le dijo que la policía sospechaba de Luis,

por eso fueron a por él.

-¿Y quién se ha podido ir de la lengua?

-Eso me gustaría saber a mí.

Les podías preguntar a tus amigos de la policía a ver si saben algo.

-La policía no da ese tipo de información si es lo que insinúas.

-No quiero decir nada malo,

lo único que digo es que si alguien tiene esa información,

serán ellos, digo yo.

-Yo qué sé, no tengo ni idea, no soy poli.

Seguro que esa información la tiene más gente,

los funcionarios del juzgado, por ejemplo.

-No te pongas tan serio.

Para una vez que tenemos que darle las gracias a la pasma...

-¿De qué hablas?

-¿Te acuerdas del madero al que le partí la cara?

-Sí. -Estaba en el bar tomando una copa,

y se dejó el teléfono, cuando volvió a recuperarlo

se encontró con el pastel y a Luis le salvó el culo.

Pero el nota se llevó un navajazo.

-No jodas. -Sí, tío.

Pero nos han dicho que está bien, que no tenemos que preocuparnos.

-Menos mal.

Me tengo que poner a currar que estoy muy liado.

¿Por qué no me echas un cable?

Tomás se fue a comprar unos recambios.

-Yo no me mancho las manos con grasa, mejor me voy

que tengo otras cosas que hacer.

Me has prometido una partida a la consola,

he estado practicando, te voy a machacar.

-No te lo crees ni tú, fantasma.

Oye...

Cuídate.

Que no me entere que la vuelves a pifiar.

-Que sí, pesado, que eres muy pesado.

Hasta luego. -Adiós.

-Buenos días, hijo.

-Buenos días.

¿Café? -Sí, por favor.

-Se me hace raro entrar en la cocina a primera hora y no encontrarte.

-Si quieres que te diga la verdad,

es el segundo café que me tomo, llevo horas despierta.

-Pero ¿te has vuelto a acostar? -No.

Estaba en la habitación

y en cuanto he oído que uno de vosotros se levantaba...

-Eso de dormir tan poco no debe ser nada bueno.

-Ya.

Es que aún estoy nerviosa

pensando en lo que te podía haber pasado ayer.

Si no llega a aparecer aquel chaval...

-Las vueltas que da la vida,

que un madero me salve de recibir la paliza del siglo.

-Y menos mal que vio cómo te daban leña,

porque si no la policía es capaz de darle la vuelta

y acusarte de vete a saber qué.

(Puerta)

¿Esperas a alguien? -No.

Igual es el cartero con un certificado por el pufo de Hacienda.

¿En la gestoría no te han dicho nada?

-No sé...

Hola.

Buenos días.

Disculpen que me presente sin avisar,

pero quería hablar con su hijo Luis.

Bueno, si sirve para encontrar a sus agresores...

Eso espero.

¿Cómo se encuentra? Bien, bien, pero...

Puede tutearme, si me trata de usted parece que va a acusarme.

Muy al contrario, solo quería hacerle unas preguntas

sobre la agresión que sufrió ayer.

Pues ya se lo he contado todo a los agentes.

Lo sé, pero he pensado que tal vez

al despertar habría recordado algún detalle importante,

no sé, cualquier dato extra es fundamental para la investigación.

Pues...

La verdad es que no he recordado nada más.

Ya.

En cualquier caso, no es el único motivo de mi visita.

Verá, quería darle las gracias por auxiliar a mi agente

y por llamar a la ambulancia.

Es lo mínimo que podía hacer.

Si no aparece para recoger su móvil, no sé qué habría pasado.

¿Cómo está? Los de la ambulancia me dijeron que no era grave.

Está en el hospital, pero creo que le darán el alta pronto.

Me alegro mucho.

Pues no les molesto más.

Si recuerda algo, por favor, se lo agradecería.

Perfecto.

-Me sorprende la lentitud con la que trabaja la policía a veces.

No entiendo cómo no saben quiénes son sus agresores.

Ya hemos identificado a uno, Pedro Aparicio,

pero creo que usted ya lo sabía.

Él nos podrá decir quiénes son los otros dos.

Ojalá, porque me gustaría que mis impuestos

sirvieran para defender a mi familia.

No solo para lanzar sospechas infundadas sobre nosotros.

Señora Soler,

la policía no se mueve por inquinas personales,

ya se lo dije la primera vez que lo insinuó.

Nosotros investigamos todos los delitos,

provengan de donde provengan.

Seguro que sí.

Como ya le he dicho, continuamos con la investigación

En cuanto tenga novedades se las comunicaré.

La información sobre la detención de mi hijo Luis es confidencial,

no tenía que haber trascendido. En efecto,

por eso estamos investigando de dónde ha salido.

Pero no es fácil descubrir al autor de una filtración.

Tiene que haber sido un agente suyo. Lo dudo mucho.

Nosotros somos los principales interesados

en que los pasos que damos y las investigaciones que hacemos

no trasciendan.

¿Y qué piensa hacer para zanjar el asunto?

Mi trabajo.

Primero localizar, y posteriormente detener a Pedro Aparicio.

Él nos podrá decir quién le dio la información.

Ustedes sabían que ese desgraciado va de justiciero y no hicieron nada.

¿A qué esperaban, a que matara a mi hijo?

No podíamos detenerlo sin pruebas fehacientes

de que había cometido un delito, ahora ya las tenemos.

(Teléfono)

Disculpe.

Dime, Ochoa.

¿Dónde lo habéis detenido?

No te preocupes, estoy en diez minutos en comisaría.

Gracias.

Buenas noticias, mis agentes han detenido a Pedro Aparicio.

Se encontraba en la estación de Méndez Álvaro

a punto de coger un autobús para Granada.

Espero que tomen las medidas necesarias

para que pase una larga temporada sin pisar la calle.

Es un peligro público.

Son los jueces los que determinan las condenas.

De sus palabras deduzco que le da igual.

En absoluto.

Verá, la policía hace su trabajo, investiga,

pero son los jueces quienes determinan las condenas,

son los jueces los que tienen que impartir justicia.

Y son ellos los que deciden

cuánto tiempo tiene que pasar un delincuente en prisión.

Buenos días y muchas gracias. No se preocupe,

sé dónde está la puerta.

Esta mujer siempre tiene que tener la última palabra,

si no, no se queda tranquila.

-Muchas gracias. Hasta luego.

-Mujer, respira un poco,

no hay tanto jaleo para que te estreses.

-Precisamente por eso quiero adelantar trabajo.

-Ya, y para no estar ocupada. -Sí, eso también.

-¿Te arrepientes de haberte quedado en Madrid?

-No, para nada.

-Ya, pero sigues cabreada con Olga.

-Me está costando olvidar todo esto, la verdad.

-Piensa que a vuestra edad

tenéis las hormonas muy revueltas...

y es normal que pasen este tipo de cosas.

-Yo creo que no es cuestión de hormonas

ni se me ocurriría liarme con ningún novio de Olga.

-También te ha pedido perdón un montón de veces,

le ha faltado venir de rodillas.

-Pues me parece muy bien.

Pero yo tengo que respetar lo que siento y estoy muy dolida.

-Ya.

-Me voy a freír patatas, si necesitas algo me das una voz.

-Paty, me gustaría hablar contigo.

-Olga, estoy cansada de oírte decir siempre lo mismo,

que está muy arrepentida, muy bien.

-No quiero hablar de mí, es sobre Toni.

-Si es de él me interesa todavía menos.

Adiós.

-Paty a Toni le han dado un navajazo y está en el hospital.

-¿Qué?

Pero ¿está bien?

-No ha sido muy profundo, creo que está fuera de peligro.

-Pues me alegro. -Menos mal, menudo sustazo.

-¿Quieres venir al hospital a verlo? Seguro que le hace mucha ilusión.

-No puedo, tengo mucho curro.

-Si es por curro yo te dejo que salgas.

-Le ha dicho a mi madre

que le gustaría que vayan sus amigos a verlo.

Si vamos juntas se alegrará mucho, así le ayudamos a recuperarse antes.

-¿Y a mí quién me ayuda a recuperarme

del navajazo que me disteis los dos?

Ese me lo estoy comiendo yo solita.

Bueno, me voy

a la cocina, que se me acumula el trabajo.

-Ya verás cómo tarde o temprano te perdona.

-Yo no lo tengo tan claro.

-Mujer, tú sigue currándotelo.

Vaya panorama.

-Luis.

-¿Qué tal, todo bien?

-Sí, pero no entiendo qué haces aquí,

pensé que te ibas a quedar en casa.

-No voy a cambiar mi rutina por unos matones de medio pelo.

-Cuando me mandaste el mensaje pensé que estarías hecho un cromo,

pero no tienes tan mal aspecto. -Tengo la piel dura.

-¿Y no te duele nada?

-Un poco las costillas, pero estoy bien.

La peor parte se llevó el madero que me ayudó.

-Ya, le dieron un navajazo, ¿no? (LUIS ASIENTE)

¿Y sabes algo de él? -Está bien.

Al principio había mucha sangre, pero la herida es superficial.

-Menos mal.

¿Sabes si han detenido ya a Pedro?

-Sí, a él lo han pillado.

A los otros dos, que yo sepa no. -Espero que lo hagan pronto

porque tengo miedo de que vuelvan por aquí.

-No te preocupes, seguro que los cazan antes.

Y vamos dejar el tema porque yo estoy un poco harto

de hablar siempre de lo mismo. -Pues sí.

-¿Hay que reponer cervezas?

-Sí, iba al almacén a por un par de cajas.

-Deja, ya voy yo. -De eso nada,

con el dolor que tienes de costillas mejor voy yo.

-Gracias.

-Hola.

-¿Olga?

Pensé que no ibas a venir.

-Bueno...

¿Cómo no iba a venir si somos amigos?

¿Cómo estás?

-Aburrido como una ostra.

Deseando que me den el alta porque no aguanto los hospitales,

me dan urticaria. -A ti y a todo el mundo,

a mi padre le pasa igual, y eso que es médico.

¿Cuándo te van a dar el alta? -Yo espero que esta tarde o mañana.

Yo no valgo para estar aquí tirado, no valgo.

Por suerte no ha sido para tanto. Mira.

-No, no, no. No me la enseñes que me da repelús.

-Era para que te tranquilizaras, y veas que no ha sido para tanto

-Me alegro.

Cuando mi madre me dijo que estabas en el hospital me agobié un poco.

-Si hubiese quedado contigo igual no hubieses ido al Moonlight,

y ahora estarías bien. -O sí.

Hubieras venido conmigo y te hubieran pinchado a ti también.

Mejor que hubieras pasado de mí.

-Toni, no paso de ti.

Simplemente que mi prioridad es Paty, ya te lo he dicho.

-Ya.

¿Paty sabe lo que me ha pasado? -Sí.

-Seguro que le da igual, ahora os importo una mierda a las dos.

-Eso no es verdad. -¿No?

Paty no ha venido y ti te ha costado bastante.

-Porque me ha dicho mi madre que está desfilando por aquí

toda tu familia.

-Eso es verdad.

Han venido primos por aquí que no conocía.

-Yo no quería molestar.

-No sé...

Me hacía ilusión pensar que vendríais tú y Paty.

-Paty no ha podido venir porque tiene mucho curro en La Parra.

-Ya, seguro que ha sido por eso.

(Puerta)

-¿Molesto? -No, pasa.

-Le decía a Toni que no has venido porque tenías mucho trabajo.

-¿Cómo estás?

-Al final no ha sido tan profundo como pensábamos,

así que bien.

Yo creo que mañana volveré a dar guerra con el pesado de Soriano.

Me sigue dando la chapa con la Fórmula 1 como el primer día.

-Me alegra verte tan animado.

-Sí, me he salvado de una buena.

Y encima, dos amigas que me importan han venido a verme,

¿qué más puedo pedir?

-He estado dándole muchas vueltas a todo lo que ha pasado.

Me he sentido doblemente traicionada.

-Paty, yo ya no sé cómo pedirte perdón.

-Y yo tampoco. Te juro... -Déjame hablar,

que no había terminado.

También sé que...

que estáis muy arrepentidos

y que ninguno de los dos quería que me fuera a Barcelona.

-Por supuesto que no.

-Eso significa que os importo un poco.

Si no fuera así estaríais deseando de que me pire

para tener vía libre y enrollaros cuando os diese la gana.

Pero tengo que ser sincera con mis sentimientos,

y ahora mismo estoy muy dolida.

Tampoco puedo olvidar lo que has hecho por mí,

todas las veces que has dado la cara por mí.

Para empezar con el de la secta, a saber dónde estaría sin ti.

-¿Eso quiere decir que me perdonas?

-No lo sé.

Me va a costar volver a confiar en ti.

Y en ti también.

Pero me imagino que con el tiempo,

podré hacerlo.

-Yo con oír eso me conformo.

-Y yo también.

Eres muy importante para mí, Paty.

-Cuídate mucho, ¿vale?

Y tú también.

Pedro Aparicio, veo que has cogido afición a venir a vernos.

¿Cuándo van a sacarme de aquí? No seas impaciente,

todavía tienes muchas cosas que contarme.

Yo no he hecho nada.

Intentaba defenderme de un imbécil que quería detenerme.

Para impedir que huyeras tras darle un paliza a un hombre.

Ese policía me atacó. El agente Ríos

intentó detenerte después de que hubieras cometido un delito.

Y menos mal, si no le hubierais dado un paliza de muerte

al dueño del Moonlight ¿Una paliza de muerte?

Yo creo que están sacando las cosas de quicio.

Simplemente fuimos a preguntar si era cierto que fue detenido

como sospechoso de ser el estrangulador.

¿Preguntarle cómo?

¿A puñetazos con una navaja en la mano?

¿Quién os dijo que Luis Soler había estado detenido?

¿Y eso qué más da? Da.

Ya lo creo que da.

Porque el autor de la filtración ha cometido un delito muy grave.

Está admitiendo que lo que me soplaron es verdad.

Lo que estoy diciendo es que Luis Soler es inocente,

fue detenido, investigado y puesto en libertad sin cargos.

Ese hombre es un asesino y lo lleva escrito en la frente.

Y seguro que está libre porque ha pagado un buen abogado.

No te dar más detalles de la investigación,

lo único que tienes que recordar es que Luis Soler es inocente.

Métetelo aquí. Pero claro,

eso a ti y a personas como tú os da igual.

Os entra por un oído y os sale por otro,

lo único que queréis es salir a la calle a cazar,

a cometer actos violentos. No es violencia, es justicia.

¿Qué haría usted si una de las víctimas fuera su hija?

Lo mismo que estoy haciendo ahora, mi trabajo.

Diga lo que quiera, pero el asesino está en la calle,

y yo estoy en el calabozo por no hacer nada.

Y mientras la policía no pega una derecha.

-Hola. -Hola, buenas.

A mediodía os he puesto falta, me habéis dejado colgada con el menú.

-Perdona, cariño, hemos tenido un mañana muy complicada

cazando a un bicho malo.

-Y después hemos redactado las diligencias de eso

y de un par de casos más.

Y a mi compañero y a mí se nos atraganta el papeleo.

-Al final nos hemos tomado un sándwich de la máquina.

Queríamos dejar el trabajo listo a Miralles

para que lo mirara antes de comer. -Por los menús no os preocupéis,

cuando he visto que no veníais se los he colocado a otro.

¿Qué vais a tomar? -Yo una tónica,

a ver si me baja la bola que se me ha hecho con el sándwich.

-Claro, es que eso ni es comida ni es "na".

¿Y a ti qué te pongo, Elías?

-Yo no perdono mi cafelito solo sin azúcar, por favor.

-Gracias.

-Bueno, por lo menos

espero que haya valido la pena quedaros sin comer.

¿A quién habéis cogido?

-Se me había olvidado decirte, a un conocido tuyo.

A Pedro Aparicio, exlegionario y un capullo integral.

-No sabes lo que me alegro porque ese tío era un punto...

-Tremendo.

(Teléfono)

Tengo que cogerlo, es el Tuerto.

-¿A ver si le sacas quién ha dado el palo en la farmacia?

-Sí, en eso estoy. Hola, ¿qué tal?

Oye, ¿tienes algo?

-¿A ti qué ventolera te dio ayer con Quintero?

-Lo de siempre, que nos enzarzamos y monté el numerito.

Él tenía razón, me pasé un poco.

-Si no supiera la manía que le tienes, diría que te arrepientes.

-Puede que algo de eso haya.

A veces juzgamos a la gente sin tener toda la información,

sobre sus historias personales, su vida y...

-¿Me estoy perdiendo algo

o es posible que estés defendiendo a Fernando Quintero?

-De eso nada, para mí sigue siendo un...

¿Por qué no dejamos de hablar de este hombre?

-Sí, vamos dejar de hablar de él, pero...

me alegro que estés perdiendo cualidades de cascarrabias.

-Quizá tiene que ver con mi relación contigo.

Me estarás ablandando el corazón.

-Aún tengo que amasarlo un poquito. -¿Sí, y cómo?

(NACHA TOSE)

-¿No estaban los morreos prohibidos durante el servicio?

-¿Y eso quién lo dice? -Pues tú.

Me cortabas el rollo todo el rato con Laura y con Teresa.

-En eso tienes razón. ¿Le has sacado algo al Tuerto?

-Sí, ya sabemos quién ha dado el palo en la farmacia.

-¿Y quién es? -El mismo Tuerto.

-¿Qué me dices?

-Se ha liado a contarme una trola y le he pillado en la mentira.

Es él.

-Este tío no tiene dos dedos de frente.

-De nunca.

¿Sabes cuál es uno de los problemas más grandes que tenemos?

Que no podemos disponer de los recursos.

¿Por qué?

Porque los tenemos que desperdiciar

buscando justicieros de pacotilla como tú.

Los ciudadanos honrados también tenemos derecho

a defendernos. ¿Cómo?

¿Dando palizas a diestro y siniestro?

Si hay un asesino poniendo en peligro a las mujeres del barrio,

yo no soy de quedarme de brazos cruzados.

Venga ya, hombre.

¿No te cansas de contar siempre la misma historia?

¿Quién os dio el soplo de que Luis Soler estuvo detenido?

Eso lo oí de refilón en una conversación en la calle.

¿Seguro? Pues sí.

O sea, que lo oíste de refilón

y te creíste que era culpable, llamaste a tus amigotes

y fuisteis a darle una paliza. ¿Así fue?

Solo fui a preguntarle si el rumor era cierto.

¿Rumor? No me lo creo.

Alguien tuvo que daros información fiable para que tú lo creyeras.

¿Quién?

Yo no soy un chivato.

Así que admites que alguien se tomó la molestia

de informarte personalmente.

No lo admito, simplemente le digo que yo no soy un chivato.

Haz lo que te dé la gana, pero es una torpeza por tu parte.

Voy a averiguarlo antes o después.

Ya te he dicho que la filtración es un delito muy grave.

Alguien me llamó por teléfono y me lo dijo.

¿Quién? Le juro que no me dijo su nombre.

¿No me digas que eres tan simple?

Alguien te llama por teléfono,

te cuenta esa historia y tú te la crees.

Usted misma ha reconocido que investigaron al dueño del Moonlight,

y él también lo ha reconocido.

¿Qué día y a qué hora te llamó por teléfono?

Si te hago esa pregunta

es para ahorrarle tiempo a nuestro inspector de la UIT.

Porque yo te aseguro que lo voy a averiguar.

Era al mediodía, sobre las 12.

Me llamaron desde un número oculto.

Fede, analiza todas las llamadas entrantes

al móvil de Pedro Aparicio.

En un rango entre las 11 y las 13 horas de ayer.

Bien, luego te veo.

Bueno, por el momento hemos acabado.

Puedes volver al calabozo.

Hola, hermano.

-Qué raro por aquí a estas horas.

-Ha venido Ricky al taller a decirme lo que ha pasado.

¿Cómo estás? -Bien.

Solo tengo un moratón en la costillas.

-¿De verdad?

-Sí, tío, ¿no ves que yo estoy curtido

de partirme la cara contigo y con Ricky?

-Sí, pero nosotros nos partíamos la cara en broma y controlando,

no con navajas por medio. -En eso tienes razón.

Pero, tranquilo, estoy bien.

En urgencias solo me han dado un antiinflamatorio

y otra pastilla para calmar el dolor.

-¿Y qué te han dicho los médicos?

-Que estaré jodido unos días, pero que no tengo nada roto.

La peor parte se la llevó el madero que me ayudó.

-Me lo ha dicho Ricky, pero al parecer está bien.

-Sí, al principio parecía algo grave porque había mucha sangre.

Pero se ha quedado todo en un susto.

-Menos mal, a ver si los cogen pronto.

-La policía está en ello, al cabecilla ya lo han trincado.

-Ah, ¿sí? Eso Ricky no me lo ha contado.

-Porque no lo sabía.

Nos lo ha dicho esta mañana la inspectora Miralles

cuando ha venido a verme a casa. -Joder...

Por unas cosas u otras siempre tenemos a la poli encima.

-Sobre todo tú.

Eh, eh...

Perdona.

¿Cómo estás?

¿Ya has encontrado piso? -Qué va, están todos por las nubes.

-Álvaro, ¿por qué no vuelves a casa? -Ni de coña, Luis. Paso.

Ricky ha venido a darme la misma chapa.

No quiero vivir bajo el radar de mamá.

A ti tampoco te viene bien.

Es muy asfixiante y no nos deja respirar,

hay que hacer lo que ella quiere. -Álvaro, no te pases.

La mamá lo está pasando fatal desde que te fuiste de casa.

Sabes que le da mucha importancia a tener la familia unida.

-Vale, pero vamos a dejar el tema.

He venido a ver cómo estás, no para que me des la chapa tú también.

Además, me tengo que ir al taller.

Luego te veo, ¿vale? -Venga.

-Pobre comisario, ha tenido que hacer un esfuerzo enorme

por mantenerse en pie durante el entierro.

Estaba totalmente descolocado.

Pero es que ha sido todo tan repentino...

Vamos a tener que estar pendientes para que no se venga abajo.

Vamos a tener que darle todo nuestro apoyo.

-¿Cómo ha ido? Mal, Espe, ¿cómo va a ir?

Emilio y los niños están destrozados.

Ya me imagino, ya.

Yo no he podido escaparme porque he tomado declaración a Maricarmen.

¿Has conseguido que denuncie a su ex?

Sí, me ha costado convencerla, pero ha aceptado

al confirmarle que tenía plaza en un centro de acogida

para mujeres maltratadas. Es lógico,

necesitaba sentirse protegida de él.

¿Los niños de Bremón no son muy pequeños para ir al entierro?

Yo no creo que son tan pequeños, Marcos tiene 12 y Jaime tiene 10.

Han estado aguantando ahí los pobres.

Está bien que hayan ido.

Si no, de mayores se arrepentirán de no haberse despedido de su madre.

La verdad, vaya racha que lleva el comisario.

No ha levantado cabeza

desde que Natalia se quedó en silla de ruedas.

Tenemos que apoyarle. ¿Se va a tomar unos días libres?

Me ha costado un mundo que se tomara dos días, pero...

Por fin se va a quedar en casa.

Todo lo que suceda me lo tenéis que pasar a mí.

Por supuesto, inspectora.

-Con tanto llanto y tanto duelo, me están entrando unas ganas tremendas

de ver a mi hija.

-Pues llámala y se lo dices. -Está trabajando.

Trabaja en un hospital, es enfermera,

esta semana tiene turno de noche. -Pues mándale un mensaje,

que estas cosas hay que hacerlas en el momento.

-Pues te voy a hacer caso.

Le voy a mandar un mensaje a ver si puedo cenar con ella.

La verdad es que en estas circunstancias

te planteas lo efímera que es la vida,

te crees que lo tienes todo controlado, y de repente,

te das cuenta de que puede pasar cualquier cosa

en cualquier momento.

Pero no hay que tenerlo tan presente en todo momento,

porque viviríamos alerta y poniéndonos siempre en lo peor.

-Yo estoy aprendiendo a relativizar.

A veces le damos importancia a cosas que no la tienen,

y no ponemos atención a las que lo tienen de verdad.

-Ya veo que el entierro os ha hecho mella.

Yo no sé si quiero continuar esta conversación, lo digo de verdad.

Me está entrando una angustia solo de pensar en Antonio...

Pero Antonio está prácticamente recuperado, ¿no?

Sí, sí, pero...

La enfermedad es muy delicada y me da miedo

que dé un paso atrás en el tratamiento.

Venga, tienes razón, vamos a dejar el tema

porque nos estamos poniendo de un pesimista...

Sí, me voy al despacho.

(MENSAJE)

¿Álvaro?

-¿Qué haces aquí?

-Te he llamado muchas veces y siempre salta el contestador.

-Me quedé sin batería. -Ya...

Estás durmiendo aquí, ¿no? -Sí,

desde hace un par de días.

Los hoteles están caros y la pensión donde estuve era una mierda.

-Hijo, ¿no me dijiste que te ibas a buscar un piso?

-Sí, pero están por las nubes.

Estoy pensando en compartir,

pero hasta que lo encuentre me quedo aquí, eso que me ahorro.

-Me parece una barbaridad que tengas que dormir aquí

teniendo una casa con todas las comodidades del mundo.

-Porque aquí soy independiente. y es lo que más me importa ahora.

-No digas chorradas, hombre.

Nadie puede ser feliz viviendo en un cuchitril y muerto de frío.

-Tampoco está tan mal.

Además, si miras el lado positivo,

me caigo de la cama y estoy en el curro.

-Venga, que no hace ninguna gracia.

Si ni siquiera tienes ducha, cariño. Solo tienes un lavabo y un váter.

-Me ducho en el gimnasio que está al lado.

-Digas lo que digas, yo creo que debes volver a casa.

-Lo que tú quieras.

Me tengo que ir a dormir, mañana trabajo.

-Vuelve a casa.

-¿Os habéis puesto los tres de acuerdo para darme la chapa?

-¿De qué estás hablando? -De Ricky y de Luis,

que han venido con el mismo tema. -Pues debe ser casualidad.

Yo no les he dicho nada.

¿Cuándo los has visto?

-Ricky ha venido para contarme lo de Luis.

Me he quedado muy rayado.

-No te pienses que le han dado una paliza por movidas extrañas,

han sido unos desalmados que andan de justicieros.

Ya, eso me han contado.

-¿Y tú no te lo has creído? -Sí, pero me cuesta creérmelo.

-Pues es la verdad.

Y por suerte, Luis está mejor.

Pero Ricky... -¿Qué pasa con Ricky?

Cuando vino estaba muy tranquilo. -No, es pura fachada.

Tu hermano necesita alguien que esté encima de él,

y tú eres la persona adecuada, hijo.

-Quieres que me convierta en su niñera. Lo siento, pero no.

Me ha prometido que no se va a meter ninguna mierda más.

-Y yo no dudo de su palabra, pero...

Necesita alguien que le ate corto para no volver a descontrolarse.

-Cuando yo vivía en casa fue cuando pasó todo,

se descontroló, no sirvió de nada. -Ahora es diferente, él ha cambiado,

y está haciendo esfuerzos, pero necesita ayuda.

-Ya os tiene a Luis y a ti todo el día encima.

-Nosotros andamos arriba y abajo todo el tiempo.

-Mamá, que no.

-Ya veo que no te importa lo que le pueda pasar.

-Sabes que eso no es verdad.

-A ver, hijo,

Ricky está en un momento muy delicado.

Si recae nunca volverá a tener confianza en sí mismo.

Te juro que si vuelves a casa, renunciaré a lo que haga falta.

No volveré a involucrarte en los negocios de la familia.

-Hasta que necesitéis que os arregle el coche para vuestras movidas.

-Que no.

Además,

aceptaré tu relación con Silvia.

-Mamá, eso no me lo creo. -Oye,

que hasta la fecha yo cumplo mi palabra.

-¿Quieres que vuelva para tener una cama confortable

o para que cuide a Ricky?

-Para las dos cosas.

-Está bien, vuelvo a casa.

Pero solo durante unos días.

hasta que me demuestres que dices la verdad, y te juro

que si me siento agobiado me largo. -Que sí hombre, que sí,

ya verás cómo no hará falta.

-Anda...

¿Qué tal, Fede? Recogiendo el chiringuito ya.

¿Tienes información de la llamada al móvil de Pedro Aparicio?

Sí, ahora iba a su despacho para ponerla al tanto.

¿Y sabes quién filtró la información de que Luis Soler

estuvo detenido como sospechoso?

Tengo dos noticias, una buena y una mala,

¿cuál quiere primero? En el orden que te parezca,

pero dámelas ya. La buena.

Hemos identificado a los dos cómplices de Aparicio.

¿Son de Distrito Sur? No, pero ya van dos agentes

a sus domicilios para proceder con la detención.

¿Y la mala?

La mala es que el tipo que le dio el chivatazo a Aparicio

se ha cubierto muy bien las espaldas.

Ha utilizado un teléfono móvil de un fallecido,

de estos que son de tarjeta prepago.

Y no se ha conectado desde que hizo la llamada.

Para mí que la tarjeta debe estar hecha trizas,

o en el río, no sé.

Sí que es una mala noticia, sí.

Eso quiere decir que el hombre que buscamos

conoce los protocolos y se ha tomado muchas molestias

para borrar su rastro y que no lo encontremos.

¿Y usted cree que puede ser uno de los nuestros

Lo dudo, pero me gustaría estar segura.

Yo tampoco creo, además muchísima gente conocía la detención,

había muchísimos clientes en el pub...

Esto de la información es como el reguetón, esa música infame,

de repente se propaga como la peste, como el tifus.

Ya, ya, ya...

Lo que está claro es que alguien

que se toma tantas molestias antes de hacer una llamada,

indica intencionalidad.

¿En qué sentido?

¿Quién sería el mayor beneficiario si se le da una paliza a Luis Soler

y se le señala como principal sospechoso?

¿El estrangulador? Exacto.

Lo que más me preocupa es que sea tan controlador,

y que tenga tantos recursos. Eso ya lo sabíamos.

Lo que sería muy fuerte es que él supiera

que nosotros habíamos detenido a Luis Soler.

Es como si controlara la información de comisaría.

¿No nos habrán hackeado?

No, no, yo ya he hecho mis comprobaciones

y no hemos sufrido ningún ataque.

Pero tenía toda la información sobre Luis Soler.

No sé, Fede, pero mi intuición me dice,

no me preguntes por qué, que esa llamada la hizo el asesino.

Tarde o temprano tendrá que cometer un fallo.

Sí, es posible, pero por el momento nos lleva delantera.

Buenas noches.

-Otra vez...

¿No puedes soportar verme en libertad

y tienes que presentarte delante de mí a tocarme las narices

una y otra vez?

-Ya sabes que nada me gustaría más que verte entre rejas.

-Sí, ya lo sé, ya lo sé, eso no es nada nuevo.

Pero ¿sabes lo que a mí me gustaría?

Que de una vez por todas te enteres que estoy colaborando con el CNI,

porque te vas a acostumbrar a verme por la calle.

-A mí me jode que para cazar a un pez gordo

tengamos que dejar libre al pez chico.

Tranquilo, no vengo buscando pelea. -¿Entonces a qué has venido?

-He venido para enterrar el hacha de guerra.

-Estás de coña, ¿no?

-Digamos que me he enterado de algo tuyo que me tiene descolocado.

-Ah, ¿sí? ¿Y de qué te has enterado?

-De que Alicia Ocaña es tu hija.

-¿Quién te lo ha dicho? -Ella misma.

Cuando asistió a esa pelea que tuvimos

consideró que era el momento de contármelo,

por eso he venido a hablar contigo. -Tú y yo no tenemos nada que hablar.

Que yo sea el padre de Alicia ni es asunto tuyo

ni tiene nada que ver entre nosotros.

-Te voy a ser sincero.

A mí me toca las narices verte suelto por la calle.

-Cuéntame algo que yo no sepa.

-Son muchos años convenciendo a la gente de que eres un criminal,

y aún debes pagar tu deuda con la sociedad.

-Para eso no era necesario que vinieses hasta aquí,

no estás diciendo nada nuevo. -Te equivocas.

Cuando me enteré de lo de Alicia,

cambié de opinión para bien.

Entendí por qué colaboras con el CNI,

en contra de lo que pensaba, no lo haces solo en tu propio interés,

sino para proteger a Alicia y a tu nieto.

-Y también a mi hijo Julio, lo hago para proteger a mi familia.

-Exacto, sí.

Reflexionando me he dado cuenta de que muchas de tus decisiones

han sido para proteger a tu familia.

Eso te honra.

-¿Me estás hablando en serio? -Sí.

Me he dado cuenta de que por un hijo hasta un criminal como tú

es capaz de redimirse y pagar por sus pecados.

Y sé de lo que te hablo.

-¿Te estás comparando conmigo?

-Yo nunca me he saltado la ley explícitamente,

pero sí provoqué mucho sufrimiento.

Y cuando me di cuenta del cariño que le tenía a esa gente,

le pude dar un volantazo a mi vida. -Entonces, también sabrás que...

después de dar uno de esos grandes volantazos

se pasa un tiempo derrapando hasta que termina estabilizándose.

-Y como tú puede ser capaz por su familia

de reconducir su vida.

Tienes todo mi respeto.

-Nunca pensé que llegaría a oírte decir algo así.

Pero tienes razón he dado...

un gran volantazo a mi vida y no está siendo nada fácil.

Sabes que estoy arriesgando mi vida para proteger a mi familia,

y que por mis hijos y por mi nieto

yo sería capaz de hacer lo que sea, hasta morir, si fuese necesario.

-Te entiendo, en eso también somos iguales.

Yo hice sufrir mucho a mi hijo

y cuando lo recuperé fue como volver a nacer.

-Es curioso.

No sé qué decir...

Nunca pensé que podría llegar a ganarme el respeto

de uno de mis peores enemigos.

-Tampoco te vengas arriba, te voy a tener muy vigilado.

No te desvíes ni un milímetro del camino que has tomado.

-Tranquilo, Elías, no pienso hacerlo.

Ahora mismo solo hay dos grandes objetivos en mi vida,

uno ayudaros todo lo posible en atrapar a ese hijo de perra ruso,

y el segundo y más importante para mí,

proteger a mi familia de ese tío y de cualquier otra amenaza.

-Pues te deseo toda la suerte del mundo, amigo,

creo que la vas a necesitar.

-Gracias, Elías, muchas gracias de...

Gracias por esto y por lo que me acabas de decir,

sabes que significa mucho para mí.

¿Tú no deberías estar descansando? Para eso es la baja.

-No me eches la bronca que tú harías lo mismo que yo.

-El chaval te tiene calada. -Solo quería venir para saludar

y saber qué ha pasado con Pedro Aparicio,

me dijeron que lo habíais detenido. -Tranquilo,

ese de momento no va a hacer daño a nadie,

por lo menos fuera de la cárcel.

-¿Confesó lo que había hecho? -Reconoció la paliza

y señaló a Luis como el estrangulador.

Pero dijo que no sabía que tú eras policía.

-¿Has vuelto a casa? -Sí, no tenía otro remedio.

-No me lo puedo creer.

-Lo decidí anoche, no te iba a llamar para pedirte permiso.

-Claro que no.

Igual no me lo dijiste para no recordarte tu decisión.

-No tienes que recordarme nada. -¿No?

¿Dónde queda eso de: "Quiero distanciarme de mi familia

para que no interfiera en lo nuestro"?

-¿Ya te he puesto al corriente

sobre la distribución del alcohol adulterado?

-Sí, me ha pasado una lista con bares de todo Madrid

para que vaya retomando el contacto.

-Pues ponte las pilas, cariño,

que a partir de mañana te vas a ocupar del pub también con Sara.

-Estupendo.

-¿Podrás con todo?

-No te preocupes, voy a echar todas las horas que haga falta.

-Así me gusta.

-Pero...

¿qué pasa con Luis?

-Menos mal que la economía familiar no depende solo del pub,

esto está un poco muerto, ¿no?

-¿Qué te pongo? -Nada, venía a hablar contigo.

Quiero que vayas a Valencia.

-¿Sabes si el chico va a salir del hospital pronto?

-Me parece que le daban el alta anoche.

Pero va a estar de baja, así que no lo veré un tiempo.

-Ya. No diría yo tanto.

Pero ¿tú no tenías que estar de reposo?

-Sí, he venido a comisaría a ponerme al día,

como está al lado he venido a saludar.

Si te parece bien, si no, me voy.

-Estamos jugando en mi terreno, ¿entiendes?

Sé perfectamente cómo funciona este negocio

y aquí no se utilizan los contactos de nadie

a no ser que sean imprescindibles.

Jamás se le debe meter prisa a un comprador

si no quieres darle argumentos para que desconfíe de ti.

Pero es que en esta ocasión tú serás el contacto.

La Guardia Civil ha solicitado nuestra colaboración

para interceptar un cargamento de cangrejo chino.

¿Quieres que me ponga a buscar cajas de cangrejo chino

en vez del estrangulador? Es broma.

Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza

han hecho un magnífico trabajo que puedes leer en ese informe.

Han identificado varios locales

que están en un polígono de Distrito Sur

donde se están produciendo descargas de esa especie.

No quiero sonar irrespetuosa, pero

por primera vez tenemos un avance significativo

en el caso del estrangulador, sabemos cómo elige a sus víctimas,

y no es por ponerme una medalla... Ya te la has puesto.

¿Así se me recompensa, sacándome del caso?

Sabes que Elías tuvo unos años muy malos,

una mala racha, estaba completamente solo,

sin dinero, alcoholizado...

Iba mendigando copas por los bares y yo...

en una ocasión delante de mucha gente llegué a humillarlo

a cambio de una copa. ¿Y por qué no le pides perdón?

Ya lo hice, dos veces incluso.

Si te soy sincero, creo que no lo sentía de verdad,

al menos no como lo siento ahora.

-¿Qué pasa?

-Mira lo que me he encontrado limpiando el sótano.

-Joder, María, ¿de dónde has sacado esto?

-Estaba detrás de la caldera.

-¿Tienes idea de cómo ha llegado ahí?

-Eso es de Quintero, seguro.

Fue la condición que me puso

cuando me prestó el dinero para comprar el bar.

Me pidió un llave del sótano para hacer su trastero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 459

Servir y proteger - Capítulo 459

28 feb 2019

La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 459" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 459"
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.609 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 476 Completo 58:10 100% ayer
    Capítulo 476 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 96% pasado viernes
    Capítulo 475 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 471 Completo 57:08 100% 18 mar 2019
    Capítulo 471 18 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...

Añadir comentario ↓

  1. Yiyo

    Felicidades a todo el equipo en general, la serie tiene sus fallicos, pero me quedo con los valores que quiere transmitir, la calidad de los actores , el mensaje y la ética que tiene esta gran serie, para mi, la mejor!!!!, Me emociono cada día y lo de Elías y Quintero hoy ya ha sido el acabose de sentimientos. Luisa Martín la mejor!!!!!, La adoroooooooo

    02 mar 2019
  2. José

    Ya quedan pocos por pasar por el hospital... qué concurrencia...

    01 mar 2019