www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4991175
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 450 - ver ahora
Transcripción completa

Si necesitas cualquier cosa tienes un amigo aquí.

"Pa" tomarte algo, "pa" rayarlo,

"pa" darte ánimos, lo que necesites.

-Me libré por muy poco de ser víctima del violador de la máscara.

Todo esto del estrangulador me trae recuerdos.

-¿Confías en mí?

-Es que Paty es un trozo de pan.

Confía en la gente porque piensa que todos son como ella.

No podemos contárselo, la vamos a destrozar.

-Quiero que encuentre a alguien. Se llama José Manuel López.

Tiene 28 años y está en Madrid.

La dirección no es correcta.

-La que le di era la última conocida de López.

-Allí no vive nadie.

-Tendrá que soltar más pasta.

Me va más ser mi propio jefe.

Te va apropiarte de lo ajeno.

Ser un corrupto de pies a cabeza.

Son una deshonra para el cuerpo y nos perjudica a todos.

Habrá que tenerlo vigilado.

Quiero saber el motivo real por el que lo busca.

Quiero saber si es hijo biológico mío.

Es más de poner la mano, pero por lo dicen

cuando hay que cumplir no siempre lo hace.

En este caso sí, me ha dado la información que necesitaba.

No tendré que verlo más.

-La mamá me encargó un trabajo para que Jeremías decidiera vender.

-Siempre has sabido cómo ganamos dinero.

Somos una familia te guste o no.

-No cuentes conmigo.

-Entiendo por qué papá se largó

y no quiso volver a verte.

¿Sabes qué?

Yo haría lo mismo.

Eres insoportable.

-Tu hermano Ricky la ha montado buena.

Se ha pegado con un celador y destrozado el mobiliario.

-Pide perdón, habla con los médicos y cumple las normas.

Si haces eso, en una semana convenceré a mamá para que te saque.

Ricky se va a poner bien.

Pero Ricky seguirá siendo Ricky,

nunca será tranquilo como Álvaro.

Álvaro últimamente tampoco está tranquilo.

Desde que supo lo que hicimos en el taller apenas me habla.

-¿Viste lo que pasó con la poli con la que salía?

Al principio mucho protestar, después la dejó.

-Si es verdad que te importo, prefiero ir paso a paso.

Y vamos viendo si mi profesión es un obstáculo para lo nuestro.

-Me quiero largar de casa. Lo necesito.

Míranos, mamá. Tienes un hijo perdido.

Intentando salir de su infierno en un centro de desintoxicación.

Mañana seguramente me perderás también.

-Una joven que no quería quedarse embarazada

y tomaba anticonceptivos a espaldas de su marido.

Al final ha terminado enterándose

y le ha pegado una paliza a la pobre...

Ha terminado ingresada en el hospital.

Por eso estoy así.

-Claro.

¿No te parece muy triste que una vida deje de nacer

solo por decisión de ella?

-No. -¿No?

-Si hubieran tenido un hijo esa mala bestia

hubiera pegado también al niño.

-Bueno, quizás tienes razón.

-La destilería clandestina encontró a otros distribuidores.

Son los hermanos Morales. Ni idea de dónde salen.

-Julio y Nano.

El padre falleció hace poco de un derrame

y heredaron la empresa.

-Los imagino ahora desbordados

negociando precios y condiciones con los clientes.

-Es buen momento para abordarlos.

-Mi viejo nos enseñó todo lo necesario antes de palmarla.

Ninguna familia de mafiosos cutres

nos joderá el chiringuito.

-Hay formas menos diplomáticas de convencerlo.

-Les he dado 24 horas. Quizás cambien de opinión.

-Cúrratelo.

Vengo porque me dicen que eres de confianza.

-Te haré un buen presupuesto.

-No controlo tanto el negocio como creen.

Tras las muerte de mi padre, mi hermano y yo

intentamos ponernos al día. -Vaya, qué raro.

Hasta hace nada estabas segurísimo de que lo que distribuíais era legal

y de primerísima calidad.

-Está claro que esconde algo.

Estaba nervioso.

-Sí, pienso lo mismo que tú.

Habrá que seguir tirando del hilo y seguirle la pista de cerca.

(Música emocionante)

-Sí, gracias por la llamada.

Después de lo del otro día me quedé bastante preocupada.

Ya... No, no, no.

No, no tengo ninguna duda de que se curará gracias a ustedes.

Muy bien.

Gracias.

Gracias de nuevo.

-¿De la clínica?

-Sí, me ha llamado el director.

-¿Qué pasa? ¿Ricky la ha vuelto a montar?

-No, al contrario.

Ha dado un giro a su comportamiento radical.

180 grados, palabras textuales.

Parece ser que ha ido por voluntad propia

a disculparse con el celador al que agredió.

Y no está poniendo ninguna pega al tratamiento.

-¿Está yendo con los psicólogos? -Sí.

Y no ha dicho nada de marcharse incluso está haciendo amigos.

-Te dije que había que tener fe.

-Sí, hijo. Había que tener fe... en ti.

-¿En mí?

-Ricky ha pegado este cambio gracias a ti.

-Puse mi granito de arena.

Pero mérito es suyo, es quien se esfuerza.

-Lo que tú quieras.

Pero ni lo médicos ni la policía ni yo

hicimos que sentase la cabeza.

No te quites mérito.

Si yo hubiese ido hubiese empeorado las cosas.

Lo importante es que esto ayude a que se cure de su adicción.

-Siento mucho si no te digo todo lo que me haces falta.

Y lo importante que eres para todos nosotros.

Estos años que estuve en la cárcel has sido todo para Ricky.

Su hermano mayor ha sido su referencia.

-Teniendo en cuenta cómo ha estado estos cinco años

no sé si es para estar orgulloso.

-Lo que importa es que hablaste con él en la clínica.

Conmigo hubiéramos acabado a gritos,

pero tú sabes controlar.

Tú sabes dominar las situaciones.

No te dejas llevar por las emociones.

-¡Si será por llaves!

Otra cosa no, pero llaves tenemos las que quiera.

-Buenos días. -Buenos días.

Mire usted todo el muestrario y cuando elija me avisa.

Enseguida estoy con usted.

Ya era hora, hace 20 minutos que se fue mi ayudante.

-¿Y qué pasa?

(Música de misterio)

-No me gusta que me van hablando de ciertos asuntos con usted.

-No es la primera vez que me ve.

-Ya le he contado una milonga de que está interesado

en comprar mi casa de Salamanca.

-Es un especialista en mentir.

No es una vergüenza que hable con un detective privado.

Mi trabajo es legal.

-Legal o no, hay cosas que uno quiere mantener en secreto.

-Entiendo.

Por lo de su posible hijo biológico.

Descuide, discreción garantizada.

-Muy bien. ¿Para qué me ha llamado?

-He hecho averiguaciones.

Efectivamente, no vive en la dirección que le di.

-No habrá venido solo para eso. -Claro que no.

Vengo a decirle que mi información era correcta,

que es lo habitual.

El que le di fue el último domicilio de López ante de irse de España.

-¿Está en el extranjero?

-Ha Marruecos se ha ido de vacaciones.

-¿Está trabajando?

-Hombre, trabajando, trabajando...

Se gana la vida, pero no es un trabajo.

-No entiendo.

-López se dedica a ir y venir de Marruecos

con pequeñas cantidades de hachís.

-¿Está haciendo de mula?

-No. De hecho, parece que va por libre.

Lo que trae lo menudea él mismo por Madrid.

-Ya, entiendo.

-Una joya de muchacho.

Espero que usted tenga suerte y no sea hijo suyo.

Menuda prenda se llevaría.

-Espero que ahora se guarde sus comentarios

para quien le interesen. Aquí no interesan a nadie.

-Lo siento. No pretendía ofenderle.

-Vamos a lo que vamos. ¿Puede localizarlo?

-Según dicen y la frecuencia de viajes que suele tener,

debería estar en Madrid en un par de semanas o quizás tres.

-Cuando venga a Madrid usted me avisa.

-Por mí ningún problema, pero para eso...

-Para eso va a necesitar más dinero, ¿verdad?

-Si tengo que estar pendiente, eso conlleva unos gastos.

Tengo contactos en la aduana, pero comprenderá

esta información no se la dan a uno por su cara bonita.

-Claro. Mire, el dinero no va a ser ningún problema,

siempre que sea la cantidad que hemos acordado.

Cuando me dé la información le daré el dinero.

-Lo siento, no funciona así.

Me tendrá que hacer una provisión de fondos.

Tengo que soltar lana a los contactos para que hablen.

Póngase en su lugar. Lo que hacen comportan unos riesgos.

-¿Cuánto?

-Lo de la otra vez.

-¿Lo de la otra...? -Otro tanto

cuando tenga información actualizada.

Tendrá noticias en breve.

-A ver si es verdad.

-Has manejado muy bien la situación con Ricky

y has sabido convencerlo.

Por eso te pido que convenzas a Álvaro también.

-¿De qué tengo que convencerlo?

-De que no se marche de casa.

Quiere irse a vivir solo y no es un arrebato.

-¿Desde cuándo? Primera noticia.

-Ha llevado muy mal enterarse de lo que hicimos

en el taller de Jeremías.

Quiere mostrarme su indignación marchándose.

-Ya te dije que lo del taller no era una buena idea.

-Eso no me ayuda ahora.

-Bueno, Álvaro admiraba demasiado a Jeremías.

No hubiera aceptado quedarse con el taller...

-Te repito que eso no me ayuda.

Obviamente no quería que supiera cómo lo habíamos conseguido.

Pero lo hecho, hecho está.

Lo que importa es convencerlo de que no se marche.

-A ver, vamos a ver.

Quitando lo de Jeremías no es raro que quiera independizarse.

-¿En serio te parece bien?

-Yo no he dicho eso. -Mira, hijo,

si algo me mantuvo fuerte en la cárcel

fue pensar que cuando saliera

los cuatro iniciaríamos un camino juntos.

-Vale, mamá, pero vamos a ver...

-No, ni peros ni peros.

(SUSPIRA)

Tenemos que estar juntos, hijo.

Nos hace más fuertes,

sobre todo ahora que Ricky está como está.

-Ya. Y tengo que ser yo quien lo convenza.

-Pues sí.

No hay nadie que lo pueda hacer mejor.

Somos una familia, hemos de estar unidos.

-No sé si voy a poder convencerlo.

Álvaro es muy cabezota.

Y me imagino que la idea de que te disculpes con él...

-¿Disculparme? ¿Por qué?

¡Vamos!

¿Por hacer realidad el sueño de su vida?

De ser por él no hubiera podido levantar un negocio así.

-Ya...

Siendo así, mejor que vaya yo a hablarlo con él.

Si le dices estas cosas se va a ir a vivir solo,

pero a la otra parte del mundo.

-Si hay alguien capaz de convencerlo ese eres tú, hijo.

Por cierto, cambiando de tema...

Nano Morales, ¿qué sabes de él?

-Tengo que hablar con él.

-¿No habéis quedado? -No, no hemos quedado.

Es fácil de encontrar, tranquila.

-Tranquila estaré cuando esté solucionado.

Una cosa te voy a decir:

si no entra en razón...

a por él.

Que sepa quién manda ahora aquí, en este barrio.

(Motor)

(RÍE)

(IMITA MOTOR)

-Esta sí que es mi música favorita.

Es un trabajito fino, tronco.

-Cualquier cosa que necesites, sabes dónde estoy.

-Mola que en un taller se trabaje bien y rapidito.

-Quería hacerlo pronto, dijiste que tenías prisa.

-Sí. Hostia, pues me habían hablado bien de este sitio,

y yo también lo voy a recomendar.

-Te lo agradezco, macho.

-Buenos días.

-¿Qué pasa, hermano? -Hola, Nano.

-¿Esto qué coño es?

¿Me vienes siguiendo?

Al final me voy a mosquear.

-Relaja, que aquí nadie sigue a nadie.

Es el taller de mi hermano.

-¡Que sois...!

Coño, claro, Soler.

¡No había caído!

Qué fuerte. Si lo sé voy a otro sitio.

-Espera un momento, ¿qué tiene que ver?

Mi curro no será mejor ni peor porque me apellide Soler.

-No, por la moto no me quejo.

Me quejo por la encerrona.

-No ha habido ninguna encerrona, no sé de qué habláis.

-¿Me vas a decir que se ha presentado por casualidad?

-Piensa lo que quieras.

Ni curra para mí ni curro para él, ¿queda claro?

-Oye, Nano,

¿podemos hablar antes de que te vayas?

-No tengo nada que hablar.

-A ver...

Palabra, no ha sido una encerrona.

Pero ya que estamos, podríamos hablar de negocios.

-Yo no hago negocios con toláis.

¿No te quedó clarito o qué?

¡Espabila y déjame de una vez, hombre!

-Muchas gracias por acompañarme, Elías.

Ha sido un detalle.

-¿Qué dices? Me venía de perlas.

-Tanto como de perlas...

-Sí. Para mí normalmente descansar

es buscar un hueco para charlar contigo

y tomar café ahí, en La Parra, cuando dejan los clientes.

He podido disfrutar de ti este rato sin clientes.

-Visto así...

-Además, hace mucho que no iba a comprar con alguien,

suelo ir a comprar solo.

Y, la verdad, voy más rápido. -¿Me estás llamando tardona?

-¿Qué dices? Te manejas genial en el mercado.

-El mercado es un mundo.

Como no sepas claramente a lo que vas, te la lían.

-Yo es que cojo lo primero que veo, pim-pam, y no sé discutir.

He visto que has puesto al frutero firme.

-¿Has visto lo que quería vender?

-Cuando lo has mandado a buscar el género yo no daba crédito.

-¡Por supuesto, hombre!

Tengo que vigilar mucho el género.

La Parra no puede competir en sofisticación

ni en preparar platos como los restaurantes modernos,

tengo que cuidar el producto o la clientela se mosquea y se va.

-Ya...

-Central llamando a Elías Guevara, ¡cambio!

-Perdona, es que estaba pensando...

-Ya, en tu trabajo.

En el mercado te habías ido un poco.

-Es que estoy con una investigación

que me tiene obsesionado, no dejo de darle vueltas.

Vamos, que te estaba escuchando.

Que quieres cuidar el producto.

-Ya, no te preocupes. Que te entiendo.

-No vayas a pensar que me aburres o que no te hago caso.

-Que no, hombre. Tranquilo.

-Es un caso que estuve a punto de cerrar hace unos años

y se me fue de las manos

y qué rabia da eso.

Te estoy dando la chapa con el trabajo.

-No, no, que me interesa.

Pero también sé que no podrás contar mucho.

Estoy acostumbrada a la policía. No te preocupes, te entiendo.

Piensa en lo que tengas que pensar.

-¿En lo que quiera?

En la suerte que tengo, no me la merezco.

-Hola, parejita. -¡Ay, Nacha!

-Qué imagen más bonita.

Si tuviera el móvil os hago una foto.

-Me alegro por el móvil. No sabes dónde hubiera acabado.

-Ya salió el gruñón.

Se te acabó lo bueno. -¿Qué pasa?

-Este buscaba porque un confite me ha dado información.

¿O es tu día de descanso?

-No, me voy, que tengo cosas que hacer.

Os dejo hablando de trabajo.

-Hasta luego y perdona.

Cariño.

-Adiós. -Adiós, María.

Perdona que te haya interrumpido,

pero me han hablado de una destilería ilegal

y puede ser la que buscamos.

-No pidas perdón y vamos, a ver si tenemos suerte.

Conduces tú. -Dale.

-Siento el numerito.

-Más lo siento yo, he perdido un cliente.

-Menudo cliente.

-Sé que igual te sorprende lo que te voy a decir,

pero los que tenemos negocios legales

cuidamos a nuestros clientes.

A todos nuestros clientes.

-¿Sabes a lo que se dedica ese tipo?

-Ni lo sé ni me importan.

-La mamá y yo estamos intentando que entre en razón.

-Prefiero que no me cuentes nada.

Cuanto menos sepa de vuestros chanchullos mejor.

-Nuestros chanchullos.

Oye, Álvaro, estás hablando de tu familia.

La familia es lo primero.

-Que no me cuentes tu vida.

Si mi familia no quiere que le dé la espalda

que no me meta en sus historias.

-Cualquiera que te oiga...

Ni que fuéramos matando a la gente.

Solo intentamos meter garrafón en los bares del barrio.

Y este Nano Morales

quiere reventarnos el negocio.

-Ya. ¿Y qué quieres que yo te diga?

Solo le he arreglado la moto.

¿Algo más? Tengo mucho curro.

-Pues sí.

Quería hablar contigo.

La mamá está destrozada.

Le has dicho que te ibas.

-Te envía para que cambie de idea, ¿no?

-¿No podías elegir otro momento para lanzar una bomba así?

¿No ves lo mal que lo está pasando?

-¿Te ha dicho por qué me voy?

-Sí, me lo ha dicho.

-¿Y crees que no tengo motivos?

Apreciaba a Jeremías, era un buen tío y ella lo sabía.

Quería su taller, pero no a ese precio.

Hace lo que le da la gana y a mis espaldas, para variar.

-¿De verdad te vas a ir ahora, justo cuando Ricky está ingresado?

-A mamá Ricky no le importa. -No digas eso.

-Ni le ha preguntado cómo se siente.

Cómo y por qué empezó a meterse.

No ha preguntado nada.

Ni le ha ofrecido ayuda. -Claro que la ofreció.

-No, lo ha metido en un centro como a un recluso y ¡hala!

Que se encarguen otros de la movida.

No le importamos una mierda.

No le importan nuestras vidas.

Lo que quiere es quitarse los marrones de encima.

Y si es por la vía rápida, mejor.

-Estás demasiado dolido para ser objetivo.

-Hace años que me quité la venda de los ojos.

Por eso puedo hablar así, no como tú.

Eres su referido porque no te quejas.

Eres su perrito faldero. -No te pases.

-¿No es verdad?

¿No te ha enviado para que cambie de opinión?

¿No te envió para que dejara a Silvia?

Ya.

Ya que estamos, quiero hacerte otra pregunta y digas la verdad.

¿Sabías lo de Jeremías?

Luis, que me mires y me digas la verdad.

¿Sabías que la mamá mandó a Ricky a destrozarle el taller o no?

-La mamá me lo contó,

pero a toro pasado. Yo no tuve nada que ver.

-Cojonudo.

¿Y la familia se supone que es lo primero?

Lo siento, pero no.

Por encima de mis principios no hay nada.

Paso de seguir durmiendo

en casa de una mujer que se caga en mis principios.

Si no tienes más que decirme, lárgate porque tengo mucho curro.

Que te largues, Luis.

-Es la receta de Olga. No me ha salido tan bueno, pero...

-A ver...

¡Está muy buena!

-Sí, pero se nota la diferencia, ¿no?

-No, no noto la diferencia.

-Yo sí noto la diferencia entre un comentario de verdad

y un cumplido para agradarme.

Aprecio el intento, pero prefiero que seas sincero.

-A ver, la tarta está buenísima. O sea...

¿Se nota la diferencia? Un poco sí.

Pero nadie la va a dejar de comer porque está muy rica.

-Pero quien haya probado la Olga no va a evitar comparar.

En la cocina no le llego ni a la suela del zapato.

-Ni tú ni yo ni nadie del mundo mundial.

Olga es prácticamente una profesional de la cocina.

Ya gustaría saber la mitad que ella.

-La tortilla de patata, por ejemplo, no se la he probado,

pero no estará tan rica.

-Hombre, ahí seguramente le gano.

Pero porque son muchos años de práctica.

Por cierto, ¿sabes dónde empezó las prácticas?

-Alerta, empiezan las batallitas.

-Pues sí, aquí en La Parra la tuve trabajando.

Así convenció a sus padres para ir a la escuela.

(SARCÁSTICA) -No sé qué habría sido de Olga sin ti.

-Oye, a lo mejor ni se hubiera dado por estudiar cocina.

El día que sea una chef famosa

presumiré de que fui el trampolín de su éxito.

-Y cuando te den la medalla podré presumir

de haberte conocido antes de ser un héroe.

-¡Epa! Me tengo que pirar, se me hace tardísimo.

Hablamos luego, ¿vale? Venga, chao.

-Hasta luego.

-Lo has visto, ¿no?

-¿El qué?

-¿El qué?

Me está evitando.

Le voy a besar y quita la boca,

le hago un cariño y se pone nervioso.

Le ha faltado salir corriendo.

Le pasa algo, pero fijo.

-A lo mejor tiene la cabeza en otra parte.

La policía tiene que lidiar con muchas cosas cada día,

no es como poner copas.

-Está de prácticas.

-Bueno, aunque sea así.

Esta mañana o hablaba con Elías.

¿Sabes la de cosas chungas que ven y no lo pueden comentar con nadie?

Eso pesa.

-Eso sí que es verdad.

Tiene que ser difícil no poder hablar ni con tu pareja.

No sabes lo que me duele verlo así de ausente.

Parece que le da vergüenza darme un beso.

No entiendo nada, te lo juro.

En fin, no me rayo más.

-Muchas gracias, hasta luego.

(Campanilla)

-Hola, buenos días.

-¡Ah, es usted!

-¿Se acuerda de mí?

-Claro, ¿cómo me voy a acordar de usted... de ti?

Acordamos que nos íbamos a tutear cuando lo de las cajas.

-Eso, sí.

Que pensé que te ofrecías a ayudarme con la mudanza.

-Y que yo estaba encantado. -Sí, sí.

-¿Y qué tal? Con la cajas, digo. ¿Te sirvieron?

-Ah, sí. Mucho, muy buenas.

Muy resistentes, no se desfondó ni una.

Y eso que iban bien cargadas.

Tenía muchos trastos de mi ex.

-¿Se pasó a recogerlos?

-Sí, no tuve que tirar nada al contenedor.

-Yo también estaba encantado con tirarlas.

-Ya, ya.

Me llamo Merche.

-Yo soy Damián.

-Y trabajo en la comisaría del barrio.

-Sí, se ve.

-En Atención al Ciudadano. Si necesitas algo...

-Muchas gracias, bueno es saberlo.

¿Y qué querías?

-¡Ah!

Pues... ¿me puedes hacer una copia de cada, por favor?

-¿Del juego completo? -Sí, por favor.

-Tengo la máquina dentro, tardo 10 minutos.

-¿Te importa que venga más tarde?

-No te molestes, te las acerco yo a comisaría.

-No, no es ninguna molestia.

-No me importa, de verdad.

-De verdad, no tengo problema en venir.

¿A las 15:00?

-No, a las 15:00 estamos cerrados.

-Ah, cerráis a mediodía.

Entonces sí, llévamelas tú.

-Pues encantado.

-Muchas gracias, ¿eh?

-A ti, Merche. -Hasta luego.

(Campanilla)

-Este fenómeno debería estudiarlo.

-¿Qué fenómeno?

-Bueno, pues la... frecuencia con la que lo ferreteros

se sienten atraídos por las policías de Distrito Sur.

(PABLO RÍE) -¿Qué dices?

-Pues lo que veo.

A ver, no me imagino nada.

Que se te ve a la legua que te gusta esa mujer.

-Esa mujer es una cliente

y la he tratado con la amabilidad que debo a todas las clientas.

-Ya, bueno, y lo de llevarle las llaves y todo eso...

-¿Nunca has llevado un pedido a alguien que no podía?

Lo único que ha habido ha sido amabilidad y buena vecindad.

Si has visto algo distinto son imaginaciones tuyas.

Ese comentario está fuera de lugar y de mal gusto.

-Perdóname, Damián, que era todo una broma.

Lo retiro, ¿eh?

-No pasa nada.

Pero vamos a dejar una cosa clara.

En mi vida solo ha habido dos mujeres:

mi hija, Marga, y mi mujer, Ana, que en paz descanse.

Desde que falleció no ha habido otra ni ando buscándola, ¿estamos?

-Sí, no había ninguna maldad en el comentario.

-Quería dejar las cosas claras

para evitar comentarios desafortunados en el futuro.

-Está muy claro.

-Muy bien.

-Hola.

Sí que se te ve muy concentrado. -¡Hey!

Sí, estoy liado mirando pisos.

-¿Sigues con la idea de independizarte?

-Lo tengo decidido.

-¿Cómo va la cosa? ¿Complicadilla?

-Por decirlo de manera suave.

Siéntate si quieres.

-Venga, te acompaño.

¿Para cuándo quieres mudarte?

-Esta noche agarro el petate y me piro.

-Pero no tienes piso.

-Estas cosas hay que hacerlas sin pensarlo

y de golpe, como una tirita de una herida.

-Así que era verdad cuando dijiste que ibas en serio.

-Y eso Luis vino a intentar hacerme cambiar de opinión.

Cuanto más tarde más me darán la chapa.

-Eso sí.

A ver, como están los alquileres igual es un salto al vacío.

Igual tardas algo en encontrar un piso.

-No me quiero poner en lo peor.

Tengo un cliente que alquila pisos y la última vez que lo vi me dijo

que quedaba libre uno de un cuarto, le preguntaré.

-Ojalá tengas suerte.

¿Y mientras?

-Pienso quedarme en un hotel barato de la zona.

Supongo que habrá hoteles de oferta por el polígono

para los de Mercamadrid.

-Es una bajona. ¿La primera noche a un hotel del polígono?

Vente hoy al piso.

El sofá del salón es muy cómodo.

-Ya. No sé si... -¿No sabes qué?

-Igual no les parece bien a tus compañeros de piso

que llegue y les quite el sofá.

-Por ellos no te preocupes.

Ya los viste, son majos.

Lo van a entender.

Si quieres, cuando acabe el descanso voy

y les pregunto. Si hay una pega te aviso.

-Vale.

En ese caso te lo agradezco.

Ahora me piro, llego tarde al taller.

-Venga.

-Luego hablamos. -Cuando quieras.

Y ánimo con lo que te queda.

-Hola. -Chao, hasta luego.

¿Qué haces aquí? ¿Tomamos un café?

-Venga.

Me he encontrado a Álvaro, hemos hablado y no he pedido nada.

-¿Qué os pongo, chicas?

-Yo quiero un café con leche. -Otro.

-Esto no es vuestro, ¿no? -No.

-¿Qué tal?

-Pues que se va de casa.

Se independiza.

-¿Tan rápido ha encontrado piso?

-No. Quería preguntaros si no os importan

que se venga esta noche a casa.

Me ha dado pena que se fuese la primera noche a un hotel barato.

-Por mí no hay problema.

Supongo que por parte de Fede tampoco.

Tengo que buscar donde tengo los tapones de los oídos.

-¡Oye!

-A lo mejor queréis celebrar el día de la independencia.

-No vamos a celebrar nada.

Lo he invitado por mostrarle un poco de apoyo.

Intenta marcar distancia con la familia

y eso siempre resulta difícil.

-Ya te digo, con una familia así...

-Pero se queda en el sofá.

-Que sí, que sí.

Claro, en el sofá.

(Música tranquila)

-¿No vas a cenar?

-No, gracias. Me marcho ya, ¿vale?

-¿Así, sin más?

-Buenas noches.

-¿Cómo que buenas noches?

(Música tensa)

Te vas como si te fueras de un bar.

-No me voy al polo norte.

Seguiré currando y viviendo en el barrio, nos veremos.

-Si me hubieran dicho que de los tres tú te irías así...

-¿Cuánto me has echado en cara que vivo a tu costa

y no quiero pertenecer a tus negocios?

Ya está, todo solucionado.

-¿Esa soberbia de dónde sale? Yo no te la he enseñado.

-Supongo que somos muy distintos.

-No pareces mi hijo. -¿Por qué?

¿Porque me empeño en llevar una vida honradamente?

-¡Honradamente! -Sí, honradamente.

Sí, he conseguido el taller gracias a tus chanchullos,

eso no lo puedo cambiar.

Por lo menos me preocupo por tener un trabajo decente.

-No como yo, ¿no?

-No voy a discutir, si eso pretendes.

-¿Adónde vas a ir?

-¿Por qué lo preguntas?

-Podré saber dónde vas a vivir.

-Te lo diré cuando sepa, estoy buscando piso.

-¿Va a un hotel?

-Necesito encontrar donde sentirme en casa y pagarlo con mi dinero.

No estar preocupado con cómo conseguís el dinero.

-No creas que va a resultar tan fácil.

Sobre todo como están las cosas.

No se trata de coger una maleta y largarse.

-Tranquila, ese es mi problema.

No hace falta que saques a nadie de su casa

ni les envíes un matón

o les amenaces.

No envíes a Luis a hablar en tu nombre.

Lo pasa fatal y yo por él. -¡Álvaro!

Álvaro, espera.

Pase lo que pase

esta siempre va a ser tu casa.

(LLORA)

-"Es como el fuego que me quema por dentro.

Debo impartir justicia.

Solo yo puedo hacerlo.

Si no están dispuesta a cumplir

con el sagrado deber de la maternidad...

tendrán que pagar.

Una mujer que renuncia a crear vida...

no merece vivir.

(Puerta y campanilla)

(DAMIÁN) -¿Pablo?

Pablo, ¿estás ahí? -¿Damián?

¿Qué haces aquí?

¡Pero si me tocaba a mí cerrar!

-Sí... Bueno, venía para...

Para pedirte disculpas.

-¿Disculpas a mí? ¿Por qué?

-Por lo de antes de Merche.

He sido un poco borde, lo siento.

-¿Solo vienes por eso? ¿Te has dejado algo?

-No, solo por eso.

-Pues muchas gracias.

No hacía falta porque...

A ver, creo que sí he metido un poco las narices

donde no... -¡Que no!

Se supone que hay confianza. A veces comento sobre Espe.

-Bueno, pero es que la conoces y a esta mujer la he visto una vez.

No sé si está casada, divorciada... -Divorciada.

Está divorciada. Su marido la dejó por una más joven.

Y tiene una hija ya mayor, independizada.

Y...

un poco sí me gusta, la verdad.

A ver, sigo sin buscar ni voy a buscar a nadie,

quiero estar solo.

Pero guapa es. -Mucho.

-Quiero decir, siendo guapa entiendo esos comentarios.

-Damián, eres humano, como todos. No pasa nada.

(Campanilla)

-Estabais cerrando, ¿no? -Sí.

-¡No, pero pasa, por favor! ¡Pasa!

-Bueno, yo me voy.

-¡Hasta mañana!

-¿Puedo hablar contigo?

-Sí, sí. Voy a cerrar.

No vaya a ser que venga algún despistado.

(Música de misterio)

-¿Dónde vas?

Al cine con Gloria. Luego tomaremos algo.

Muy bien, salúdala de mi parte. Por supuesto.

¿Qué pasa? ¿Tienes mucho que estudiar?

No, miraba recetas para hacer algo.

Pero a lo mejor que acuesto ya.

¿Tan pronto? ¿Estarás incubando algo?

No, solo estoy aburrida.

Pues vente con nosotras.

Mamá, por favor.

¿Qué?

¿Con Gloria y contigo?

¿Te da vergüenza o qué?

No, pero vamos.

Vais a hablar de vuestras cosas. Bueno...

Dice que Gloria te cae muy bien. Y la conversación es entretenida.

Seguro que sí, pero...

(Música emotiva)

A ver. Sé que te lo he preguntado muchas veces,

¿pero qué te pasa?

¿Te pasa algo?

No.

Si es porque me ves tirada con el pijama

simplemente es que no me apetece arreglarme y salir.

No lo digo por eso.

Lo digo porque últimamente te noto un poco apagadilla.

Tengo mucho que estudiar de la escuela

y desde que Paty se ha echado novio hago menos planes.

Ya está, no me pasa nada.

Vale, venga.

Ya te lo he dicho: si te apetece me pones un mensaje

y te digo dónde estamos. Vale.

Venga, hasta luego.

Bueno, ¿qué pasa?

-Nada, es que quería invitarte a cenar.

A casa, porque viene un amigo de Silvia

y va a cocinar Fede algo especial

porque ya sabes lo que le gusta impresionar a las visitas.

-Pues me encantaría, ¿pero a qué hora es?

-Ese es el tema, está la mesa puesta.

Cenamos en 20 minutos.

-Justo hoy

tengo que cerrar, terminar una cosa del inventario...

Además, tengo que reparar un aparato

porque mañana viene el dueño a primera hora.

-Nada, nos vemos mañana.

-¿Mañana?

Bueno, a ver...

Que tú y yo no cenemos juntos no quiere decir

que no podamos dormir juntos esta noche, ¿no?

-Haber empezado por ahí.

Pero tiene que ser en tu casa, en la mía hay "overbooking".

-¿En mi casa? Encantado.

Mi casa es perfecta.

Oye, ¿qué te parece si te llamo cuando llegue allí

y tú vienes tranquila, cuando tú quieras?

(ASIENTE)

-Bueno, me voy.

Me voy, que ya sabes cómo es Fede.

-Sí.

-Si no están todos cuando saca el plato del horno

se pone hecho una hidra. -Vuela, vuela.

(Música de misterio)

Gracias...

Gracias por darme esta mujer.

Ella me va a dar muchos hijos.

(Móvil)

(Música emotiva)

-Hola.

-"Hey. Pensaba que no lo ibas a coger".

-Ya, es que no sabía si cogerlo, la verdad.

-"¿Por?".

¿Te pillo en mal momento?

-"No, no".

Estoy en el sofá en pijama, me iba a dormir.

-Ah. ¿Y por qué no querías contestar?

-Porque hemos hablado todo lo que teníamos que hablar.

-Sí, supongo que sí.

No sé...

No sé, igual es una...

idea de mierda haberte "llamao".

Pero..

No sé, no quiero molestarte ni causarte problemas, te lo juro.

Pero deberíamos hablar.

-¿Hablar?

-"Sí, pero con calma".

No en comisaría delante de todos ni en La Parra.

-Estoy en pijama y no me cambiaré para ir a ningún sitio.

-Y... ¿puedo ir a tu casa?

-¿A mi casa? -"No, no, no".

Perdón, ha sido una idea estúpida. Lo siento.

-No, igual no es tan mala idea porque deberíamos aclarar las cosas.

-Sí, por favor, tía.

Cuanto antes mejor.

Estoy acabando movidas en comisaría y voy para allá.

En 20 minutos o así, ¿te parece bien?

-Vale.

-Vale, pues hasta luego.

-"Chao".

(Música triste)

(Puerta)

-Perdón por llegar tan tarde.

-No, no pasa nada.

Vamos a cenar solos. Tu hermano no...

-Mamá.

Mamá, no llores, por favor.

(LLORA)

-Tu hermano ha cogido la maleta y se ha ido.

-Ya...

He intentado hablar esta mañana con él, pero...

-Ya, ya. No pasa nada, hijo.

Lo tenía muy decidido, le daba igual lo que dijéramos.

-Lo siento mucho.

-No pasa nada.

Estoy bien.

No te creas que me voy a quedar llorando.

¿Se quiere ir de casa? Que se vaya.

Venga.

Vale.

Cuéntame.

-¿Qué quieres que te cuente?

-Nano Morales.

-Tampoco tengo buenas noticias de eso.

-¿No has hablado con él? -Sí.

He hablado cuando fui a ver a Álvaro.

Resulta que es cliente del taller.

Pero ha sido imposible hablar con él.

Hasta se ha puesto faltón el tío. -Ah, ¿sí?

¿Coche o moto?

-¿Cómo?

-¿No has dicho que es cliente del taller?

¿Tiene coche o moto?

(Música de misterio)

-Moto.

-Mejor.

Una moto es fácil que tenga un accidente.

Con cruzarla un coche se sale de la carretera.

Son cosas que pasan continuamente, ¿no?

-Oficialmente, el mejor guacamole que he probado en la vida.

(RÍEN)

-Y los nacho brutales, mejores que de un bar.

-Y las tortillas, ni en el mexicano de abajo.

-Pues están hechos de esta misma tarde.

Son caseros.

-¿Hiciste tú los nachos y las tortillas?

-Con estas manos que me dio Dios y medio kilo de harina de maíz.

-Estaban buenísimo, eres un crack.

-¡Bravo, bravo!

-Ah, pues yo me voy, que mi novio ha llegado a casa.

Así que me tomo el postre fuera.

-¡Oh!

-Las hay con suerte.

Encima de que voy a dormir solo me quedan siete horas para trabajar.

-Vete a descansar, recogemos Álvaro y yo.

-Que no, yo os ayudo. -Fede, solo faltaría.

Me tenéis de gorra y te has dado la paliza cocinando.

Por lo menos déjame recoger la cocina.

-Nada. Si os ponéis así, me voy a la piltra.

Venga, chao.

-Buenas noches.

Cuántos recuerdos trae este salón.

-¿Sí? ¿De qué?

-De la primera cena que tuvimos juntos.

-A cualquier cosa llama tú cena.

Recuerdo una especie de suicidio ritual

a base de vino, bombones y brownie.

-No exageres, anda.

El menú era especial, pero el malentendido tuvo gracia.

-Sí, nos reímos mucho.

-¿Recuerdas con las velas que me encontré?

-Eran las 430 tonterías que me habías dicho.

-Me parece muy bonito que te acuerdes.

-Bueno, fue anteayer, como quien dice.

-A mí me parece que ha sido una eternidad.

Supongo que porque siento que soy una persona diferente.

-¿Porque antes bromeabas y te reías por todo

y ahora estás un poco más serio siempre?

-Supongo, pero no me refería a eso.

La persona que soy ahora jamás hubiera cometido el error que yo.

-Te he dejado aquí las sábanas.

La clave del wifi la tienes debajo del rúter

y tienes una lamparita por si te da por leer.

¿Quieres una manta? -Tranquila, no te preocupes.

-Pues yo voy a acostarme.

¿Te ayudo a poner las sábanas?

-No quiero molestar más, ve a dormir.

-Buenas noches.

-Buenas noches.

-¡Joder con los 20 minutitos!

(Timbre)

Vale.

-Perdón, perdón, perdón. -¿Por¿

-porque he llegado tardísimo.

-Ah, no me he dado cuenta.

-Y ando con las manos vacías.

-¿Qué se supone que tenías que traer?

-Cuando se va a casa de alguien se lleva...

-¿El qué? ¿Vino, bombones...?

¿Qué piensas, que es una cita romántica?

-¡Vale, no he dicho nada!

-A ver, ¿qué me querías decir?

-No sé si he hecho bien en venir.

-Pues ya que estás...

-¿Me puedo sentar, por favor?

Que lo que te quería decir...

es que...

que no paro de pensar en el beso.

¿No te pasa lo mismo?

-En todo caso el beso que tú me diste a mí.

Y sí, no has hecho bien en venir.

-Olga... -¿Qué?

¿Cómo se te ocurre preguntarme eso? ¿No ves que Paty es mi mejor amiga?

-Ya, y es una tía genial.

Me siento fatal por hacer esto, pero yo...

-Pero nada, Toni, es que no hay peros.

Dijimos que fue un error que no se repetiría.

Pensé que estaba zanjado. -No me has contestado.

-¿Te pasa o no te pasa lo mismo?

-¿No piensas en el beso? Yo no paro.

Me odio, pero no puedo parar de pensar en ti, Olga.

-Joder, Toni.

-Dime que no te pasa lo mismo.

Dilo y me voy y no te molesto más.

-No sé por qué es tan importante si me acuerdo del beso o no.

Eres el novio de mi mejor amiga, entre nosotros no puede pasar nada.

-Sí, tienes razón.

Eres la mejor amiga de mi novia y la hija de mi jefa.

Lo siento. Olvídalo, no ha pasado nada.

-Es que no es tan fácil olvidarlo.

(Música emotiva)

-¿Cómo has dicho?

-Que no es tan fácil olvidarlo.

El beso digo, que...

Que yo también pienso mucho en ti.

(Portazo)

¡Mamá!

¿Qué haces aquí?

Que Gloria no se encontraba bien y se fue a casa.

Ni hemos entrado al cine, ya veo que la película estaba aquí.

¿Qué pasa, Ríos?

Inspectora.

Con permiso.

Sí, sí.

Hasta luego.

Veo que te han entrado ganas de arreglarte,

debió de ser cuando salí por la puerta.

¿Cuándo aprendiste a mentir así?

No es lo que parece.

Ah, estabais haciendo pilates.

Vale, nos estábamos liando.

Pero te juro que no ha sido nada premeditado.

Te has ido y él me ha llamado:

"¿Podemos hablar?". "No voy a ningún sitio".

"¿Puedo ir a tu casa?".

Sí, pero no iba a abrir en pijama.

No veo por qué no. Hubierais acabado antes.

Mamá, por Dios.

Ayer me dijisteis que estabais preparando

una fiesta sorpresa a Paty...

¿Es esta la sorpresa?

No. Te mentimos.

Estábamos hablando de que...

de que le otro día estábamos aquí y me besó.

¿Aquí solos los dos? No es la primera vez.

Vale, pero te juro que ese día no pasó nada.

Me besó, le dije que no podía ser y ya está.

Ya. Y para que no pueda ser

tú lo invitas a casa cuando estás sola.

Muy bien.

¿Qué pasa, ha acabado ya con Paty?

No. Fantástico.

Cuando te pregunté si este chico te seguía gustando

me dijiste que no por activa y por pasiva.

Vale, mamá. Porque pensé que ya no me gustaba.

Hasta esto del beso.

O sea, por eso estabas estos días de bajón.

Me siento fatal. No me extraña.

Si no llego a aparecer yo de golpe excuso decir cómo hubiera acabado.

Ya, ya lo sé.

Paty es tu mejor amiga.

Sí, lo es.

Pues curiosa manera de demostrarlo.

¡Lo siento! ¿Te he asustado?

-¿Tú qué crees?

¿Qué haces ahí plantado?

-Me visto luz y quería una manta, estoy helado de frío.

Gracias.

¿No te puedes dormir?

-Yo sí.

He oído un ruido y...

-Ah, vale, te he despertado.

-Pero no pasa nada.

-Sí, sí que pasa, Silvia.

No voy a dormir hasta que te pida perdón por lo de esa noche.

-¿Por qué no nos vamos a dormir?

-No te merecías lo que te hice.

-Cualquiera que te oiga.

Tampoco me hiciste, no sé...

-Fui muy injusto contigo y un imbécil.

Mi familia me comió la cabeza y me agobié.

Lo siento.

Te juro que no va a volver a pasar. Ya no soy esa persona.

-Es muy tarde.

Mañana trabajamos. -Ya nos vamos a dormir.

Solo quiero que sepas una cosa.

(Música romántica)

El deseo que pedí cuando soplamos las velas.

-¿Te parece momento para confidencias?

(SUSURRA)

No te va a hacer falta la manta.

-Mira lo que tengo.

"En tu salsa".

"Ven a bailar con nosotros".

-Rumba Latina, el sitio adonde voy a bailar a veces.

¿Lo conoces? -Sí, lo conozco.

¿Por qué me das eso?

-Para que vayamos tú y yo esta noche a bailar.

-¿Esta noche?

Es que tengo guardia con Nacha, es imposible.

-¿Quieres que te guarde cena para la guarida?

-¿Guardia?

-¿No tienes guardia con Elías? Me lo ha dicho.

-No sabía cómo pedirte otra oportunidad.

Siempre que me acercaba a hablar estabas

muy seria y fría conmigo.

-Habrás notado que no dejaste de gustarme.

-Ricky necesitará atención 24 horas al día

y sola no voy a poder.

Soy la que está encima de él,

la que le riñe, lo ha llevado a la clínica...

Pero, en cambio, puedo confiar en ti.

Eso sí, si estás allí cuando le pase algo.

-¿Álvaro?

Te traigo el cargador.

Te lo dejaste esta mañana, por si lo necesitas.

-Eres la amiga con quien mi hijo pasó la noche...

¿Habéis ido al bar ese?

Sí, el aviso era correcto:

un hombre en las tragaperras con monedas falsas.

Tendrá relación con el fabricante o distribuidor.

¿Lo habéis interrogado?

No lo he detenido, inspectora.

Se me ha escapado corriendo. Fui detrás, pero no lo agarré.

¿Soriano no estaba en la puerta?

No ha venido conmigo, he ido solo.

-¿No habrá problemas en el trabajo por lo de anoche?

-No lo sé, la verdad.

Tu madre es superprofesional, pero está rayadísima conmigo.

-Me parece fatal, una cosa no tiene que ver con la otra.

¿Quieres que hable con ella? -Ni de coña, por favor.

-Está muy raro.

Seguro que intenta dejarlo conmigo y no sabe cómo.

O eso o ha conocido a alguien.

No digo que tengas que encontrar a alguien para emparejarte,

pero alguien para empezar una bonita amistad,

una motivación.

-Eso podría ser.

-¿Hay alguien por ahí?

-Solo en plan ilusión.

-¿De la comisaría?

¿Lo conozco?

-Damián, el ferretero.

Esta noche tengo plan de cena tranquila

y película en el sofá.

-Eso es un gran plan.

-Aunque prefiero ver el cine en pantalla grande, la verdad.

-El cine hay que verlo... ¡cine, cine!

Con su pantalla, palomitas y sus cosas.

-Podríamos ir juntos algún día, ¿no?

-¡Hola!

-¡Sara!

-Podemos hacer negocios juntos, Quintero.

Pero ándate con cuidado.

-¿Que me ande con cuidado yo por qué?

-Si intentas jugármela...

no habrá segunda oportunidad.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 450

Servir y proteger - Capítulo 450

15 feb 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 450" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 450"
Programas completos (479)
Clips

Los últimos 1.609 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 476 Completo 58:10 100% ayer
    Capítulo 476 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 96% pasado viernes
    Capítulo 475 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 471 Completo 57:08 100% 18 mar 2019
    Capítulo 471 18 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...