www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4980701
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 446 - ver ahora
Transcripción completa

No estoy pasando por mi mejor momento.

-Si necesitas cualquier cosa, sabes que tienes un amigo aquí.

Para tomar algo, para rayarle, para darte ánimos...

Para lo que necesites, en serio.

-¿Qué tal, Casanova?

-Estaba hablando con ella como amiga, igual que hablo contigo.

-Pues a mí no me haces esas caritas.

-Podíamos decírselo a Olga.

-No le dije nada porque pensé que sería un plan de dos.

-Yo también, pero esta mañana cuando la he visto estaba de bajón.

Ya verás cómo está guapísimo, y así te olvidas de tus movidas.

-Gracias, en serio.

-Quiero que encuentre a alguien. Se llama José Manuel López,

tiene 28 años y es de Madrid.

-El tal López, ni es electricista,

ni ha montado una empresa en Salamanca.

Quiero toda la verdad y no le daré la dirección hasta saberla..

-Estoy dispuesto a pagarle el doble, ahora mismo, en efectivo,

pero quiero la dirección ahora.

-Me va más ser mi propio jefe. A ti te va apropiarte de lo ajeno

y ser un corrupto de los pies a la cabeza.

Gente así es una deshonra para el cuerpo

y nos perjudica a todo. Pues sí, y mucho.

Por eso me preocupa verlo en el barrio,

seguro que trama algo malo. Habrá que tenerlo vigilado.

¿Qué pasará cuando la mano derecha de Konchalovsky venga a mi empresa

y vea que mis camiones solo transportan televisores, muebles,

y electrodomésticos?

Todavía es pronto para hablar de eso.

Puede presentarse en mi oficina mañana,

¿qué hago si me pregunta por la ruta del sur?

Tenemos mercancía, tranquilo.

Un alijo incautado por la UCO está a punto de ser incinerado.

Tendrás tu droga.

Si fuese necesario, puedo convencer a la mano derecha de ese ruso

de que puedo manejar más droga de la que ve.

Hay algo que no me estás contando.

Hablas con demasiada seguridad de ese contacto.

Será porque he quedado con él mañana mismo.

-Mi bolso no está, Marcelino.

¿Qué llevabas en el bolso? Llevaba...

el arma reglamentaria.

-Mirad con atención esas fotos, son de posibles sospechosos.

-Espera un momento. Pasa a la anterior.

Ese chico estuvo ayer aquí.

-Se apoda la Ardilla, y es adicto, suele robar para consumir.

-Si colaboramos en este caso con la policía

nos verán con otros ojos.

-Creo que sé dónde encontrar al Ardilla.

Álvaro me ha dicho que ese chico le llevó la moto al taller

hace unos días.

Además de saber que su arma fue disparada

y casi le cuesta la vida a un hombre,

se ha enterado que su caso lo lleva un tal Antúnez.

No es para menos.

En ese caso y por el bien de Montse,

hay que encontrar al Ardilla cuanto antes y recuperar su arma.

¿Andrés Díaz?

Sé que estuvo a punto de matar a alguien,

y que también podría haberme matado a mí,

todo eso ya lo sé, pero...

De todas las cosas que hubiera dejado atrás

si me llega a pasar algo,

la única cosa que no estaría dispuesto a renunciar es a ti.

-Si es verdad que te importo, yo prefiero ir paso a paso.

Y vamos viendo si mi profesión es un obstáculo para lo nuestro.

-Está bien, si es lo que necesitas, te respeto.

Han estrangulado a otra mujer, muy cerca del Parque de la Dehesa.

¿Usted cree que yo maté a esa mujer?

No le estamos acusando de nada, pero usted estaba allí,

y sus explicaciones son un tanto vagas.

En mi móvil hay pruebas de lo que hice aquella noche.

Se citó con otro hombre en el Parque de la Dehesa

para mantener relaciones sexuales.

Álvaro encajaría con total naturalidad que seas homosexual.

-Te estás metiendo donde no te llaman.

La autopsia de la mujer estrangulada

demuestra que la mataron horas después de las once.

-Me extraña que la policía

no supiera la hora de la muerte hasta hoy.

Te voy a hacer solo una pregunta, y quiero que me digas la verdad.

¿Tú te drogas también? -¿Tú crees que soy tan tonto

como para caer en eso y acabar como el tío Javier?

Hasta ahora todas las pistas han sido falsas

y nos han conducido a dos hombres inocentes.

Hay que encontrar un hilo del que tirar,

un denominador común.

Aquellas mujeres

que reniegan de dar vida

se condenan ellas mismas a la oscuridad.

(Música emocionante)

Cariño, ¿qué haces aquí? ¿Has dormido en el sofá?

No podía dormir y vine a ver la tele.

Me quedé dormida hace una hora y media más o menos.

Tienes que estar agotada.

¿Por qué no llamas a comisaría y te tomas el día libre?

Seguro que lo entienden.

Si cada policía se cogiera el día por dormir mal,

la comisaría estaría desierta.

No estoy hablando solo de sueño.

Sé que es por la muerte de ese tipo.

Se llamaba Andrés Díaz.

Estoy convencido de que hace tiempo dejó de ser esa persona.

Se enganchó a las drogas y se convirtió en un delincuente.

Eso no cambia nada, Iker.

Pero que te disparó con intención de matarte sí.

Pero si yo le hubiera dado en un brazo o en una pierna,

podría estar recuperándose,

y tal vez tendría la posibilidad de volver a ser Andrés.

Tu instinto reaccionó bien.

Ni los mejores tiradores consiguen darle a un objetivo específico

en una situación de estrés.

Tus reflejos demostraron que tienes un buen entrenamiento.

Esas justificaciones a la familia de Andrés no le servirán de nada.

Pues a lo mejor tienes que seguir tus propios consejos.

Cuando maté a Yuri en Chechenia me recomendaste ir al psicólogo.

Igual te vendría bien hacer algunas sesiones,

sobre todo, tratándose de tu primera víctima mortal.

Ya... Ya lo he pensado, pero igual es algo prematuro.

A lo mejor en dos días estoy bien.

Además, en comisaría estamos hasta arriba de trabajo.

Eso tendrá que decidirlo Miralles, ¿no crees?

Eso lo dices porque sabes que me va a decir lo mismo que tú.

¿Entonces qué?

Lo pensaré.

(Teléfono)

Es Quintero.

Dime. "¡No, dime tú

dónde está la metanfetamina que me ibais a proporcionar

para cuando llegase el ruso! Estamos trabajando en ello.

Espero que podamos entregarla hoy. Me diste tu palabra

que esa mercancía estaría aquí en mi empresa,

y me habéis dejado con el culo al aire delante de ese tío.

Escúchame, estamos trabajando a contra reloj.

Me importa una mierda lo que estáis haciendo,

o tengo aquí la droga antes de que llegue ese ruso,

o toda la operación se irá al carajo y yo seré hombre muerto.

¿Te das cuenta la situación en la que me estáis dejando?

Confía en mí. ¿Que confíe en ti?

No puedo confiar en alguien

que me deja con el culo al aire una y otra vez".

(QUINTERO CUELGA)

¿Va todo bien? Sí, sí, todo bien.

Pues no lo parece.

¿Por qué no quieres contarme qué pasa?

Nada, un pequeño contratiempo sin importancia, de verdad.

¿Seguro? Sí, segurísimo.

Anda, ven aquí.

Pero bueno, ¿y esto?

Vivo aquí, ¿te acuerdas? Sí, me acuerdo.

Y también me acuerdo que cuando trasnochas

estás medio dormida todo el día y ahora estás preparada,

y has puesto el desayuno. ¿Qué está pasando? Me extraña.

Pues que lo de anoche me ha dado energía para levantarme así.

Pues yo juraría que no has dormido más de cinco horas.

¿Y para qué? Si tengo sueño ya me echaré una siesta luego.

Muy bien.

¿Y con quién has estado que lo has pasado tan bien

y que no necesitas dormir?

Con Tony. Nos llevó a un sitio que se llama The Rock Cave.

Tiene unos amigos que ensayan allí y luego dieron un conciertazo.

Cuando dices "nos llevó", ¿te refieres a Paty y a ti?

Claro.

Tony estuve sembrado toda la noche.

Todo el rato contando anécdotas de sus amigos de Carabanchel.

Me alegro.

Además, cuando se puso a bailar, un baile...

Como si fuese un búho moviéndose así...

Moviendo la cabeza, graciosísimo, yo me partía con él.

Además estuvo toda la noche superatento conmigo.

Me parece muy bien.

¿Y dónde estaba Paty?

Allí, con nosotros. ¿Por?

Porque no paras de hablar de Tony, de lo gracioso que estaba,

de las anécdotas que contaba, de que baila como un búho...

Pero es como si Paty, tu mejor amiga,

con la que te acabas de reconciliar no hubiera estado.

Paty siempre va a ser mi mejor amiga,

pero ayer quien me animó fue Tony.

Y digo yo,

¿no será que ese chico te sigue gustando?

No digas tonterías, mamá, Tony y yo somos amigos y punto.

Bueno, tú verás, pero tal y como lo cuentas

parece que estabais los dos solos, que habéis tenido una cita.

Claro, una cita con su novia delante.

No sé, pero es lo que parece.

Tony estaba sembrado y nos hizo reír mucho a las dos,

pero no estábamos solos. Allí había más gente,

estaban los amigos de Tony de Carabanchel...

Vale, vale. Habrá sido impresión mía.

Y para que lo sepas, fue Paty la que me llamó.

Así que no creo que le moleste mucho.

Olga, Paty es tu amiga y te quiere,

y haría cualquier cosa por verte feliz.

Pero también es verdad que está iniciando una relación

y cuando una relación se inicia necesita espacio.

¿Qué quieres decir, que estoy todo el día pegada a ellos?

Perdona, pero tuvieron que insistir mucho para que yo fuese.

Yo solo te digo que dos son compañía y tres son multitud.

Tú ponte en el lugar de Paty. Vale, mamá, ya está. Lo he pillado.

No es nada raro, simplemente salí y me lo pasé bien.

-Las dejé en la mesa.

Enseguida estoy en comisaría, no te preocupes.

Hasta ahora.

-Buenos días. -Buenas.

-¿Qué, algún marrón mañanero de comisaría?

-Nada.

Hice a Soriano unas diligencias por estafa y no las encuentra.

-Un clásico suyo.

Pero esa carita no es solo por Soriano, ¿no?

-Álvaro vino ayer a casa. -¿Otra vez?

-Buenas. Llega justo a tiempo

para unirte al simposio sobre mi relación con Álvaro.

-Un tema apasionante que me subyuga.

-Cuéntanos a qué vino.

-Estaba muy afectado por lo que pasó en el taller,

por el tiroteo y la muerte del chaval.

-Y vino a que lo consolaras.

-No para de pensar que el muerto podía haber sido él.

Salió a dar una vuelta para despejarse

y acabó aquí de casualidad.

-Sí, sí, de casualidad...

-A mí me pasa todos los días, que de casualidad...

-Al parecer no dejaba de pensar mientras deambulaba

todas las cosas que podría haber perdido de no seguir vivo.

Que cuando llegó al portal se dio cuenta

que lo más importante para él era yo.

-Boom... Eso es una declaración de amor en toda regla.

-¿Te dice eso y lo mandas de vuelta a casa?

-Es que quiero que se lo piense bien.

Ya hemos estado así, y la última vez se echó para atrás y me dejó tirada.

Paso de que me diga otra vez esa mierda

de que no puede estar conmigo porque soy policía.

-Eso es lo que piensa su familia, no él.

-Su familia y él es lo mismo.

Salir con una poli le puede traer problemas.

Y todos sabemos que los Soler son una piña.

-Si de verdad siente lo que te dijo, les hará entrar en razón

y entenderán que no es tan malo salir contigo, ¿no?

-Yo no quiero movidas con su familia, quiero una relación con él.

Y para eso él tiene que aclararse y aclararlo con su familia.

-Las relaciones así son las que molan,

porque las tortuosas y apasionadas son para el cine.

-Pues sí, te encaprichas con alguien, no lo conoces

y después salen las pegas.

-Yo toco madera,

porque por fin creo que he tenido suerte.

(Teléfono)

-Es de comisaría. -¿Y qué quieren a estas horas?

-Sí.

Fede, escucha. Llamaba para felicitarte por el vídeo

que anda circulando por las redes sociales,

el de la chica "influencer".

Sí, lo de Yesica Online, ¿ya lo ha visto?

A mí no me ha dado tiempo a verlo, pero mi hijo mayor

me ha dicho que es muy bueno.

Y mi hija me ha mandado un mensaje felicitándome

porque ha sido trending topic.

"Es muy seguidora de esta chica, la tal Yesica.

Qué maravilla. Pero tampoco tiene mucho mérito,

no estuve yo muy natural que digamos.

Hace mucho que no publicaba ningún vídeo. Fue por eso, yo creo.

Pues mi hija me dice que le ha encantado"

el cambio que ha hecho, que antes solo trataba temas de moda,

y que con este giro, hablando de otras cosas como el ciberacoso,

está enganchando a mucha gente. Así que felicidades.

Muchísimas gracias, señor comisario.

Nos vemos en comisaría.

Pues nada, era Bremón.

Que le ha parecido estupendo en vídeo de Yesica Online.

Vamos a brindar con café. -Venga.

Alicia, siempre estamos igual contigo.

Hoy no deberías estar trabajando,

necesitas una evaluación psicológica.

Has pasado por una experiencia traumática.

Pues esta vez no me voy a negar.

Desde ayer no dejo de pensar en Andrés Díaz.

Bueno...

Quizá los demás lo ignoren, pero...

yo sé que el Ardilla es tu primera víctima mortal,

y eso es algo muy duro.

Da igual las veces que me repita que actué en legítima defensa.

Me siento culpable.

He truncado la vida de una persona, sus aspiraciones, su futuro...

En aquel momento todo acabó para él.

Y se lo he arrebatado a su familia. Frena, frena, frena.

Tienes que alejar esos pensamientos de ti,

no te puede instalar en la culpabilidad

porque si no, va a ser muy difícil que lo superes.

Pues ahora mismo no puedo pensar en otra cosa.

Alicia, es normal que sufras, has matado a una persona.

Pero por desgracia,

en nuestra profesión es una posibilidad que siempre está ahí.

Imagino que para ti también hubo una primera vez.

Pues sí, y te voy a decir más,

es algo que nunca se termina de digerir.

Es como si se llevaran una parte de ti.

¿Cómo fue?

Yo acababa de incorporarme al cuerpo,

eran otros tiempos, había...

había mucho miedo en la calle, estaba todo muy revuelto.

Y en un control rutinario

dimos con un comando terrorista.

Cuando les dimos el alto sacaron las pistolas, abrieron fuego

y no tuvimos más remedio que responder.

Cayeron los dos.

Yo...

no sé si habría sido capaz de salir con vida de algo así.

Mi compañero resultó herido, aunque salió adelante.

Pudo sobrevivir, pero todavía...

todavía me provoca escalofríos

el recuerdo de los dos cadáveres de aquellos terroristas.

Tuvo que ser horrible.

Sí.

Aún hoy, si cierro los ojos,

les veo la cara perfectamente a aquel hombre y a aquella mujer.

Miralles, necesito que nos reunamos en algún momento del día.

Perdón.

Te buscaba porque tengo que hablar contigo.

Alicia, ¿qué tal estás?

Más o menos. Pero nosotras ya hemos terminado.

¿Por qué siempre se empeña en seguir trabajando?

¿Has pedido su valoración psicológica?

Sí, y ha aceptado pasar por ella.

Pero no creo que se quiera quedar en casa.

Supongo que la mantendrás en un perfil bajo.

En cuanto tenga el informe del psicólogo obraré en consecuencia.

Pero la reunión que querías mantener,

ahora tengo tiempo libre. ¿Quieres que vayamos a mi despacho?

Vamos.

María, ¿me pones un cafelito solo para llevar?

-Madre mía, encima de que te dejas ver poco por aquí,

¿te pides los cafés para llevar?

-Son gajes del oficio.

A ti también te veo muy liada, ¿no está la niña?

-No, me pidió entrar un poco más tarde, tiene que estar al llegar.

Déjame que te ponga un café y te lo tomas aquí conmigo.

-Me encantaría, pero estoy con una investigación

que me tiene muy absorbido. No he podido ni venir a verte.

-Ya. Elías, que nos conocemos,

que tú estás comiendo de cualquier manera.

Tienes que buscar tiempo para cuidarte.

Te voy a poner un café y un pincho

y te lo tomas aquí conmigo, tranquilamente.

-¿Y tú a todos los clientes les tratas con tantos mimos?

-A todos no, esto es un trato especial, personalizado.

(Teléfono)

-Sí. Hombre, figura.

Ya pensaba que no me ibas a llamar.

¿La información es buena?

No me hagas ir allí para nada.

Venga, nos vemos donde siempre. En 10 o 15 minutos.

Hasta luego.

Lo siento, es una llamada de trabajo.

Es un confidente y no le puedo hacer esperar, son muy "estrellones".

-Bueno, qué se le va a hacer.

-Te prometo que vengo a por el pincho y el café en buena compañía.

-A ver si es verdad.

-¿Qué pasa, se te han pegado las sábanas?

-Perdona, María, perdona... Ya sé que me dijiste dos horas,

y han pasado tres, pero no sé lo que me ha pasado.

Te voy a compensar, no lo volveré a hacer.

-¿No sabes lo que te ha pasado?

Trasnochar, eso es lo que te ha pasado.

Pero te voy a perdonar porque la mañana no ha sido muy mala.

-Menos mal.

Con la cara que tienes, pensé que me ibas a despedir.

-No, pero no te acostumbres.

-Entonces, ¿no estás enfadada? -No, hija, contigo no.

-Ay... ¿Qué ha pasado con Elías?

Se ha ido tan rápido que no me ha dado tiempo ni a saludarle.

-Que le iba a poner un pincho de tortilla y un café,

lo iba a invitar, y me ha dejado con las cosas preparadas.

No sé... -Algún motivo tendrá.

-No sé si es bueno o malo,

lo único que sé es que estamos como siempre, como el ratón y el gato.

No sé si se han enfriado las cosas entre nosotros

o este hombre no pilla las indirectas que yo le mando.

-Parece mentira que todavía no conozcas a Elías.

Él para estos temas siempre ha sido muy indeciso.

Yo creo que tú tienes que dar el primer paso

y dejarle las cosas bien claritas.

-No te creas que no lo he pensado. -Pues eso. Tú sabrás.

Si fuera tú yo me lanzaría,

si no, podéis seguir así diez años más por lo menos.

Pues a mí no me consta ninguna denuncia por estafa.

Tampoco habrá muchos apartamentos turísticos en Distrito Sur.

Exactamente lo mismo les he dicho yo.

Pero nunca está de más que la gente esté informada.

Si descubres algo puedes informar directamente a Distrito Centro.

De acuerdo.

(Puerta)

¡Adelante!

Iker, cuánto tiempo sin verte por aquí.

Pues sí, y ya lo echo de menos.

Pero no vengo a hablar de trabajo.

Estás preocupado por Alicia, ¿no? ¿Habéis hablado con ella?

A mí me ha rehuido, pero con Claudia sí ha hablado.

Hemos estado hablando del tema y...

Efectivamente, está afectada.

El primer paso es reconocerlo, y ella lo ha reconocido.

Mantenerla alejada de la comisaría es otro cantar.

Ya le he dicho que tiene que pasar por una evaluación psicológica

y no le ha parecido mal. Algo es algo.

El informe psicológico nos dirá qué debemos hacer después,

pero de momento la mantendré alejada de la calle.

Quizá tenga una solución que nos tranquilice a todos.

En un par de días empieza en Santander

un curso de criminalística

y me han llamado para decirme que hay plazas vacantes,

y nadie de esta comisaría se ha inscrito.

Pues me parece muy buena opción,

porque Alicia siempre está deseando aprender cosas nuevas,

y la criminalística me consta que le interesa mucho.

Además, serían dos días alejada del trabajo.

Si os parece bien,

voy a inscribirle ahora mismo,

y le decimos que se trata de algo obligatorio.

La única pega que puede poner es el niño.

No le gusta estar lejos de él.

Hablaré con Marcelino y nos apañaremos.

A todos nos vendrá bien que esté lejos de Madrid unos días.

Iker, ¿tienes algo que contarnos?

Eso último que has dicho me has sonado un poquito raro.

Quintero ya está en tratos con la gente de Konchalovsky,

y Alicia es consciente de que, aunque protegido día y noche,

su padre biológico corre peligro.

y no quiero que se arriesgue innecesariamente

ni que se preocupe por la operación.

¿En qué punto estamos? Sabéis que no puedo contar mucho,

pero os pondré en antecedentes.

Es posible que si la cosa se complica,

necesitemos vuestra ayuda. Todo un detalle.

A lo largo del día de hoy, uno de los enviados de Konchalovsky

se reunirá con Quintero.

Nosotros estamos esperando que un envío de mercancía

la reciba el ruso en las próximas horas.

Suena bien, pero ya sabes que los negocios son números, no palabras.

-Los número los tendrás.

Pero las botellas en la destilería nos las dejan a mitad de precio,

tú misma puedes hacer las cuentas.

-¿Y son gente de confianza? -Totalmente.

Me he reunido con los dueños en la nave donde destilan el alcohol.

El etiquetado y las botellas dan el pego.

-¿Hay un pedido mínimo de compromiso?

-El primer mes es de prueba, después hay un mínimo, pero es asumible.

He pensado que compremos al por mayor

para que nos haga mejor precio,

y ser nosotros los distribuidores para otros pubs.

Si la mercancía es buena no habrá problema.

-Muy bien, tú tienes los contactos y sabes a quién puede interesarle,

siempre que no se vaya de la lengua, claro.

-Álvaro. ¿Vas a decirle algo?

-No hace falta que os calléis porque he entrado,

podéis seguir hablando de vuestras movidas.

-Si nos callamos,

es porque sabemos que no te interesan

los negocios de la familia. -Me interesarán cuando sean legales.

-Bueno...

-Antes, cuando te dedicabas a tunear los coches de lujo robados

no ponías tantos remilgos.

Claro que entonces no te acostabas con policías.

-Era un crío, y no sabía las consecuencias de estar en la cárcel.

Igual tú nos puedes dar alguna clase de eso.

-Basta ya de provocar a la mamá.

-No la estoy provocando, solo me estoy defendiendo.

-Álvaro, es un negocio sin riesgo, es muy seguro,

quizá pueda interesarte.

-Te vamos a contar de qué se trata.

Vamos a comprar unas botellas a una destilería

para duplicar los beneficios del pub.

Tu hermano ha encontrado una fábrica de confianza,

y ha pensado que se va a hacer distribuidor de otros pubs.

Siempre con gente discreta, claro.

-¿Para qué me contáis esto si sabéis que no me interesa?

-Porque a lo mejor llegado el momento,

necesitemos el almacén del taller para guardar el género.

-Ni de coña. -Yo creo que no es una buena idea.

Puede ser sospechoso guardar alcohol en un taller.

Creo que con el almacén del pub es suficiente.

-Bueno, quizá tienes razón.

Pero quiero que sepa que los negocios de la familia

son por y para la familia.

-Si quieres hablar de la familia, ¿por qué no hablamos de Ricky?

-¿Qué le pasa a Ricky, no está bien?

-Sí, pero debería estar de vuelta en casa.

Ya habrá aprendido la lección no debe estar encerrado más tiempo.

Deberías levantarle el castigo.

-Has hablado con él y te ha dicho que me convenzas.

Ya se lo expliqué la última vez que hablé con él.

Tiene que terminar el tratamiento,

serán los médicos los que decidan si ya está desenganchado.

-¿Qué te van a decir los médicos? Cobran mucho por tenerlo dentro.

¿Algún médico le ha preguntado por qué empezó a meterse?

-Seguramente sí, hijo mío,

porque hay un magnífico gabinete de psicólogos.

-Bonita manera de quitarte el marrón de encima, como haces siempre.

-Oye, cielo,

quiero que te quede clara una cosa:

siempre hago lo mejor para vosotros. Siempre.

-¿Estás segura?

Tranquilízate, que no te vea nerviosa.

No puedo controlarlo.

Sé que me enfrento a una sanción gorda por haber perdido el arma.

Para tu tranquilidad te diré que conozco casos similares

que han sido resueltos con sanciones leves.

Puedo asegurar que no fue Antúnez el instructor,

si no, no se hubiera librado ni uno.

Él no va a dudar en pedir la máxima sanción para mí.

Alfonso Antúnez es muy duro,

pero siendo compañeros en Régimen Disciplinario

seguro que hace la vista gorda.

Al contrario, va a pedir un castigo ejemplar para mí.

Vamos a centrarnos en las cosas positivas, que tenemos muchas.

Hemos recuperado el arma y con ella no se ha matado a nadie.

Además, tu hoja de servicios es impoluta, ¿eso cuenta o no?

Sí.

¡Adelante!

Comisario, ha llegado el inspector jefe Antúnez.

Le estábamos esperando. Comisario.

Inspectora. -Buenas tardes.

-Me gustaría saber la razón por la que me ha hecho venir.

Tengo por costumbre llevar la instrucción desde mi despacho.

Tengo entendido que la investigación se ha cerrado.

El arma de la inspectora Ibarra ha sido recuperada,

y mi intención es devolvérsela si usted no tiene inconveniente.

Puntualizar que la investigación preliminar ha terminado.

Yo no he tenido ocasión de entrevistarme

con la inspectora Ibarra.

Si tienen alguna sala donde pueda entrevistarla sin interrupciones...

Por supuesto.

Seguro que encontramos algún lugar de su agrado.

Acompáñeme, por favor.

Cuando terminemos, si quiere volvemos a hablar del arma.

-Hola, buenas. -Hola.

-Estábamos interesados en una cerradura para una puerta.

-Esta es la que se me ha roto.

¿Será fácil cambiarla o llamo a un cerrajero?

-Un cerrajero te va a cobrar un pastón.

Si es solo el bombín, basta con cuatro tornillos.

-Sí, lleva mucha razón. Busco en la trastienda a ver si tengo.

-Gracias. -¿No voy a saber yo de cerraduras?

La de cerraduras que habré visto yo reventar.

-Ya, pero necesito cambiarla hoy. -Si quieres te ayudo a cambiarla,

así no te revientan la puerta de una patada.

Pero tendrá que ser dentro de un rato,

porque tengo que comprobar la información de un "confite".

-¿Y me lo dices ahora? -Hablé con él hace un rato.

-¿Qué es eso tan importante que no puede esperar?

-Me ha dicho que Quintero vuelve a las andadas.

Que tiene entre manos algo gordo

y espera que le llegue un cargamento de algo.

-No sé cómo Quintero se mete en líos estando a la espera de su juicio.

Me parece hasta suicida.

-Todos creen que Quintero ha cambiado,

pero yo sé que no y lo voy a demostrar.

-En eso tienes razón, la gente no cambia, y el primero tú,

que sigues empeñado en echar el guante a ese tipo.

-No, yo estoy empeñado en que se cumpla la ley.

-¿No será que ese "confite" tuyo te dice lo que quieres escuchar?

-¿No pensarás tú que le estoy presionando?

Pues no, ha sido él quien me ha dado la información.

-Yo no sé para qué te empeñas en esto,

si Quintero va a acabar en la cárcel.

Será que no tiene un historial bastante potente

para pasarse una buena temporada entre rejas.

-Ya sabes que lo tengo aquí y no pararé hasta que lo compruebe.

-Ni Miralles ni Bremón están al tanto de esto, ¿no?

-Pues claro que no.

Me dirán que deje en paz a Quintero.

Prefiero investigar por mi cuenta, encontrar pruebas y...

y trincarle. Esta vez no se me escapa.

Compañera, ¿tú quieres estar a mi lado en esto?

Si no quieres lo entenderé, ningún compromiso.

-Está bien, estoy contigo, pero solo para tenerte controlado,

porque últimamente estás muy nervioso.

-A mí este tío no me pone nervioso. ¿Por qué dices eso?

-Porque saltas a la primera. -Pero qué voy a saltar...

-Me ha costado porque estaban al fondo del almacén,

pero tengo estas dos. -Pues esta es perfecta.

-Muy buen ojo.

A mí es la que más confianza me inspira.

-Fenomenal. ¿Cuánto es?

-25.

-¿Has visto? Todavía tengo buen ojo para algunas cosas.

Los picaportes.

-Gracias. -A ustedes. Buen día.

-Me la llevo sin bolsa. -Muy bien.

-Esto pinta muy mal, Montse. -No veo por qué.

Conozco las sanciones aplicables para ese error.

-Ah, ¿sí? -Sí.

También sé que tu trabajo es intimidarme para que me venga abajo.

Estoy dispuesta a asumir la falta.

Siendo tú el instructor de mi caso, ya sé que pedirás la máxima sanción.

-Me conoces muy bien.

Voy a solicitar tres meses de suspensión.

-Eso es una sanción por una falta muy grave.

Te va a costar demostrarlo.

En mi caso hubo robo, no solo un simple extravío.

-No voy a permitir que te vayas con una simple sanción

y suspensión de varios días.

Tu comportamiento fue inexcusable. Yo aquí veo una clara negligencia.

Estabas de juerga con tu marido y dejaste tu arma tirada

mientras te dedicabas a beber.

-¡Ni estaba de juerga, ni mucho menos bebiendo!

-Ah, ¿no? Te leo.

"Según testigos, la inspectora se encontraba en actitud alegre,

jugando una partida de billar con su marido.

En la mesa había varias consumiciones

y su bolso estaba junto con su ropas de abrigo

a, escucha bien, más de tres metros donde se encontraba su dueña".

-Yo me tomé un refresco.

Las consumiciones eran de los jugadores de la partida anterior.

-No te exaltes, ya tendrás tiempo de rebatirlo.

¿Y qué pasa con el chico que está en el hospital?

Tuvieron que operarlo para sacarle una bala de tu arma.

Y el que la empuñaba, el ladrón, ese está muerto.

Nada de esto hubiera pasado si tú hubieras cumplido con tu deber,

y no hubieras dejado tu arma tirada.

Veo que te has quedado sin palabras.

Pues todavía no he terminado.

Voy a solicitar a la Dirección de Área una suspensión

cautelar hasta que se dicte la resolución de tu procedimiento.

-Eso es excesivo.

-Ya veremos. De momento olvídate de recuperar tu arma

y de volver a tu puesto de trabajo, ya sabes cómo funciona esto.

-Espera, Alfonso, ni siquiera me has dado la oportunidad

de contar mi versión de los hechos. -Claro que te la he dado.

Me has confirmado todas mis sospechas,

estás llena de culpa, y eso te guste o no, me da la razón.

Eres culpable.

¿Cómo ha ido? Tal y como esperaba, fatal.

No será para tanto.

Ha pedido la máxima sanción y ha solicitado la suspensión cautelar.

¡Joder!

Mira que había oído cosas de él, pero no me imaginaba

que llegara tan lejos en esto.

Es que hay algo que no sabes. ¿De Antúnez?

De Antúnez y de mí, es algo que viene de lejos.

Debería habértelo contado antes.

¿Quieres hablar? Sí, creo que será lo mejor.

-¿Te han registrado? -Sí, a la entrada.

-Protocolo del centro, para que no metan droga de fuera, ya ves tú.

(GRITA) ¡Como si no nos hicieran análisis todos los días!

-Ricky... Va.

Cuéntame cómo te encuentras. -Pues mira, ni tan mal.

Estoy llevando el mono mejor de lo que esperaba.

-Eso es una buena noticia. -Ya.

Pero no soporto estar controlado todo el día,

y lo peor es por la noche. -¿Qué pasa por la noche?

-No puedo dormir.

No hago más que dar vueltas, pero no consigo dormir nunca.

No me puedo ni levantar encerrado en la celda. No me dan ni agua.

-¿Lo has hablado don los médicos?

-Les da igual lo que me pase, solo quieren el dinero.

-Pero es muy importante, depende de ellos que salgas de aquí.

Tienes que ser fuerte y aguantar.

-¿Has hablado con ellos? -Sí.

En cuanto estés limpio empezarán con la terapia eléctrica.

-No me lo puedo creer. ¿Va en serio?

¿De verdad mamá me va a hacer pasar por esto?

-Tienes que ayudarme.

No os podéis quedar quietos mientras me fríen el cerebro.

-No exageres, nadie te va a freír nada.

Es un terapia innovadora que va bien para los adictos a la coca.

-No sé yo...

-Todos queremos que te mejores, Ricky.

Ya sabes lo que le afectó a mamá lo del tío Javier.

-Esto no tiene nada que ver con el tío Javier.

Lo que pasa que mamá me quiere lejos

y así me puede tener apartado durante un tiempo.

-No digas eso, ella se preocupa por ti.

-No, no te equivoques, he intentado hablar con ella

y solo me echa en cara todas las cosas que he hecho mal.

Solo se preocupa por ella y por el negocio.

-Las cosas no son así.

-Es la persona más egoísta que he conocido,

y mira que he conocido indeseables.

-Mamá será lo que quieras, pero no es una indeseable.

¿Ya se te olvidó lo que hizo por ti en Valencia?

Se comió cinco años de cárcel para salvarte el marrón,

y eso no lo hace una tía egoísta.

-Eso lo hizo para echármelo en cara hasta el día que me muera.

-Ahora lo dices porque estás enfadado,

pero sabes que solo se preocupa por ti.

-Vale, paso de hablar de la vieja.

Cuéntame otra cosa.

¿Qué tal en el taller?

-Pues no te lo vas a creer,

pero han matado un tío. -¿Qué dices? ¿En el taller?

-Como te lo cuento. Llevaban tiempo detrás de él

y cuando fueron a detenerlo estaba con el mono.

No se le ocurrió otra cosa que sacar una pipa,

y lo tuvieron que matar de un tiro.

-Venga. ¿Me lo estás contando en plan moralina?

¿Qué es esto, una fábula? Yo no acabaré como el tío ese.

-Supongo que el tío ese no pensaba lo mismo tampoco.

Mamá estaba muy preocupada por ti.

Si seguías por este camino podías terminar de la misma forma.

Sabes que no le molan las drogas. -Yo no soy ningún yonqui.

-Yo no estoy diciendo eso,

pero si haces caso a los médicos y psicólogos te curarás antes.

-Es la mamá la que tiene la culpa de todo esto, ¿te enteras?

Nos maneja a su antojo porque es una manipuladora.

-No seas injusto, ella solo quiere cuidar de nosotros,

y sabes que siempre nos ha sacado adelante sola.

-No sabes lo que dices. Se nota que no la conoces de verdad.

-Como se nota que dices eso porque estás agobiado.

Seguro que en un futuro se lo agradecerás.

-Como tú con el taller.

-¿Qué pasa con el taller? Es una inversión familiar,

es un negocio para todos.

-Mira, Alvarito, el taller es un capricho tuyo

que salió porque a la mamá le dio la gana.

-¿Qué dices? -¿Qué digo?

A ver si te enteras. La mamá me encargó un trabajito en el taller

para que el viejo Jeremías se decidiera a vender.

-No puede ser.

Ricky, ¿me estás diciendo que tú...?

No me estás diciendo la verdad. -Sí, Álvaro, sí.

Abre los ojos de una vez.

Tu madre me pidió que destrozara el taller del viejo

para ella poder rematar la venta a su estilo.

¿Te enteras?

Hala, ahí lo llevas.

-¿Qué pasa, cosita guapa? -Hola, amor.

-¿Estás lista ya? -Sí.

Y dale las gracias a María que me deja salir antes.

Es la segunda vez que me libro del cierre.

-Muchas gracias, María.

-A ver si hoy no se os hace tan tarde

y mañana viene Madame Butterfly en condiciones.

-Pues sí, hoy de "tranqui" por favor.

Me apetece un montón ir al cine. -Bueno.

-"Bueno", qué entusiasmo, ¿no?

-No, hoy también toca mi colega con su grupo

y había pensado que avisemos a Olga

e irnos los tres, porque estuvo guapísimo ayer.

-Estuvo guapísimo, pero yo estoy reventadísima, tío.

-Pues cine.

¿Has preguntado a Olga qué va a hacer?

-Iba a hacer un trabajo de la escuela.

Déjala estudiar tranquila

y nos vamos tú y yo al cine, solitos.

Un cine, una cenita, y luego ya veremos.

-Vale, genial.

-Nos vamos. María, gracias.

-Venga, hasta mañana. -Hasta luego.

-¿Qué pasa, pareja? -Hasta luego, Elías.

-¿Todavía puedo disfrutar de ese pincho de tortilla y de ese café

en buena compañía?

-Esta tortilla es otra, pero también tiene que estar muy rica.

Sabía yo que venías. -¿Tanto te fías de mí?

-Me fío más del poder de convocatoria de mi tortilla.

¿Te la pongo en una mesa o te la tomas aquí?

-Aquí está bien. -¿Un zumito?

-Venga.

Oye, María, ¿a ti te gusta el cine español?

-El español, el argentino, el francés... El que sea bueno.

-Es que están poniendo una comedia muy divertida en el cine del barrio,

¿te gustaría que fuéramos juntos a verla?

-Claro que me gustaría, a mí me encanta el cine

y hace un siglo que no voy.

-Podríamos ir mañana. -Claro.

O esta noche, todavía llegamos al último pase.

¿Cómo te viene?

-A mí me viene de perlas.

(Teléfono)

Sí.

¿Y tiene que ser hoy, no puede ser mañana?

Voy para allá. No cuelgues.

Es un asunto de trabajo, tengo que irme.

¿Te importa si lo dejamos para mañana?

-No.

-Bueno.

¿Tú estás seguro de que es Quintero?

Venga.

-Bueno, ya has visto que la logística está bien organizada,

la ruta es segura y la tapadera es buena.

Una lástima que ese camión con la mercancía

haya tenido que salir antes de tiempo por los cambios de horario

de los agentes que tengo infiltrados en los controles de vigilancia.

Y siento que ese imbécil que tengo de encargado ahora mismo

no se acordase de dejar apartada la caja

donde estaba la muestra que te tenías que llevar.

Mañana le daré un buen escarmiento.

No va a solucionar nada, pero servirá de ejemplo ante los demás.

Yo me voy a tomar algo. ¿Tú quieres una copa?

¿No? Bueno.

De todas formas, dentro de un par de días

recibo aquí otro cargamento con mercancía.

Puedes pasarte para llevarte esa muestra, o si lo prefieres

dime dónde te la hago llevar y te la envío con total seguridad.

Así no tienes que molestarte en venir otra vez.

-No es necesario, pero mi jefe no quiere fallos.

-Tranquilo, no habrá más fallos.

Yo me encargaré personalmente

de apartar y de guardar esa muestra para que te la puedas llevar.

Te aseguro que esa mierda es de primerísima calidad,

así que dile a Konchalovsky que no se arrepentirá.

¿De acuerdo?

Iker, soy yo, Quintero, se acaba de ir.

"De acuerdo, tenemos un coche esperando para seguirlo.

¿Cómo ha ido? No lo sé, qué quieres que te diga.

No sé si ha ido bien o mal. Pero me ha lanzado una advertencia,

me ha dejado bien claro que Konchalovsky no dejará pasar otra.

Cuanto antes tenga aquí esa maldita metanfetamina, mejor para todos.

Todo estará en orden, el material está en camino.

¿Qué quieres decir con que el material está en camino?

¿El material está en la M30 o está saliendo de La Coruña?

No me jodas, Iker, me prometiste que tendría esa metanfetamina hoy

y me habéis dejado con el culo al aire

delante de ese puñetero ruso.

48 horas como máximo. Tienes mi palabra.

48 horas, está bien, pero ni una hora más,

porque ese es el plazo que le he dado a Serguei, ¿de acuerdo?

Y sobre tu palabra, permíteme que te diga,

que cada vez me fío menos, cada vez tiene menos garantías.

Ya empiezas a parecerte a uno de los nuestros. Buen trabajo".

Me ha colgado. "Buen trabajo" dice el imbécil.

-Ya era hora. Has tardado tanto que ya he cenado.

¿Qué, no piensas contármelo?

-¿El qué?

-Que has ido a visitar a Ricky, me lo han dicho de la clínica.

-¿Te parece mal que fuera a verlo?

-No, pero al principio del tratamiento

las visitas no son buenas.

Fue lo primero que nos dijeron cuando lo ingresamos,

yo lo he cumplido a rajatabla.

-Y parece que no te está costando mucho.

-Pero sé que es lo mejor para él, lo acepto.

-¿Lo mejor para él?

Lo que me extraña es que no me preguntes cómo se encuentra.

-Porque tengo la información de los médicos, hijo.

-Lo único que te importa es que salga limpio, ¿no?

Te da igual cómo se encuentre ahí dentro.

-Pues no, te equivocas.

Claro que me importa cómo se encuentra dentro,

y sí me importa que salga limpio.

-¿Los médicos te han dicho que no duerme por las noches,

que se encuentra agobiado en la habitación?

No le dan ni agua porque no acuden a sus llamadas.

-¿Eso te ha dicho? Eso yo no lo sabía.

-Pues ahora ya lo sabes.

Nuestros hechos tienen sus propias consecuencias, mamá.

A ti no hay nada que te pare, ¿verdad?

-¿De qué me estás hablando?

-De cómo te empeñaste en que Ricky entrara en ese centro.

De cómo extorsionaste a un hombre para que te vendiera el taller.

Y de cómo te sales siempre con la tuya, cueste lo que cueste.

-¿Y tú qué sabes de eso? -Lo sé todo.

-Ricky en su estado puede decir muchas tonterías.

-¿Y Jeremías también dice tonterías?

Lo llamé y me ha contado todo.

Está amargado y deprimido en Benidorm, ya no sabe qué hacer.

Y me ha contado lo que tuviste que hacer

para que te vendiera el taller.

¿De verdad mandaste a mi hermano Ricky

para que destrozara el taller de Jeremías?

¿Por qué? Sabías perfectamente que era toda su vida.

-Y ahora es la tuya. Las cosas son así, hijo.

Las oportunidades no son para los buenos, son para los fuertes,

para los que saben lo que quieren y hacen lo que sea por conseguirlo.

-No te confundas, yo no soy como tú.

Lo que hiciste estuvo muy mal.

-¿Cuándo vas a dejar de ser un ingenuo?

La vida no es fácil, cariño, y cuanto antes lo aceptes mejor,

o sino, tarde o temprano aparecerá alguien que te lo quitará todo:

tu taller, tu dinero... Todo.

-Yo nunca pondría mi negocio por delante de ninguna persona.

-Nosotros somos así:

ambiciosos, luchadores, duros. -Y criminales.

Es alucinante que estés orgullosa de lo que eres.

Tras salir de la cárcel has extorsionado a un hombre

para que te venda el taller, has organizado un atraco,

y a saber las cosas que no me he enterado.

-Y gracias a eso tú tienes tu propio taller,

tu hermano tiene el mejor tratamiento médico

y Luis ha acabado de pagar el pub. ¿Mentira?

Cuando yo llegué, Luis tenía pérdidas en el pub,

tú te dejabas los cuernos en un taller que te explotaban,

y Ricky estaba descontrolado.

A duras penas llegabais a fin de mes.

-Solo te has dedicado a manejarnos

para que hagamos lo que a ti te da la gana,

como haces siempre. -¿Lo estás diciendo en serio?

No seas hipócrita, hijo.

Aquí el único que ha hecho lo que le da la gana eres tú.

¿A caso te ha importado de dónde venía el dinero para tu taller?

No, no te importaba.

Mientras tu familia te costeara esa vida tan honrada que llevas.

-Antes no sabía lo que sé ahora, si no, hubiera sido muy distinto.

-Siempre has sabido cómo nos ganamos el dinero,

somos una familia, te guste o no.

-No cuentes conmigo.

-Alicia, pasa, hija. Qué sorpresa, no te esperaba.

Perdona que me presente sin avisar.

No te preocupes, puedes venir cuando quieras,

sabes que siempre es una alegría verte.

Llevo todo el día dándole vueltas a algo,

y necesito contárselo a alguien que no sea policía

ni nada parecido. Claro que sí, hija,

cuéntame lo que quieras.

Pasa y ponte cómoda.

¿Quieres tomar algo?

No, gracias. Bien.

Entonces, tú dirás.

Verás, ayer ocurrió algo que me está costando digerir.

Maté a un hombre en una detención.

¿Cómo?

No sabía nada. Pero ¿tú estás...?

¿No te ha pasado nada, no estás herida?

No, yo estoy bien.

Pero...

el tema es que era la primera vez que mataba a alguien.

Ya. Y no sé...

Supongo que tú estarías actuando en legítima defensa.

Sí, era una detención rutinaria.

El ladrón iba colocado y cuando me identifiqué

en vez de entregarse, abrió fuego.

Y tu tuviste que responder disparando.

No logro quitarme de la cabeza la imagen de su cuerpo sin vida.

Ya.

Verás, hija...

no es nada fácil hablar de esto.

Yo...

Ya sabes que por los muchos errores

que he cometido a lo largo de mi vida,

me he tenido que enfrentar

alguna que otra vez a...

a una situación parecida.

Te aseguro que se termina superando, pero...

tampoco terminas de acostumbrarte a que pase algo así.

Te juro que si pudiera volver atrás,

haría lo que estuviera en mi mano para que...

ese pobre hombre no acabara así.

Pero...

ya sé que eso es imposible.

Tú misma lo has dicho, no puedes volver atrás,

pero tampoco te puedes sentir culpable por lo que ha pasado.

Verás, Alicia, yo...

yo creo que cuando una persona decide matar

también sabe que puede morir.

Sabe que se provoca una situación límite.

Aparece el instinto animal.

El instinto de protección es lo que te ha ayudado a seguir con vida.

Lo único que has hecho ha sido sobrevivir, nada más.

Porque el que tiene los mayores motivos para seguir con vida

es el que consigue sobrevivir.

No sé cuáles serían los de ese chico,

pero los tuyos son fuertes y poderosos.

Tienes a tu hijo y también tienes a tu familia.

¿Y cuáles son los tuyos?

Lo sabes de sobra.

Supongo que por eso has aceptado volver a colaborar con el CNI,

aun sabiendo los riesgos que conlleva

hacer de cebo para los rusos.

Sí, lo sé, sé que estoy poniendo en riesgo mi vida, pero lo prefiero,

a estar encerrado en una cárcel el resto de mi vida,

y estando lejos de mis hijos.

Vosotros sois el verdadero motivo que me ayuda a seguir adelante.

Tú, Julio y el pequeño Leo sois lo más importante que hay en mi vida

y por vosotros sería capaz de hacer cualquier cosa.

Iker no me ha contado mucho de la misión.

Pero no quiero que te arriesgues innecesariamente,

te ha costado mucho llegar hasta aquí, y no...

quiero que ahora te maten por ayudar al CNI.

Tranquila, no me va a pasar nada, sé cuidarme.

Además, no voy a dejarme matar,

ni me voy a morir ahora

que por fin puedo estar disfrutando momentos como este.

Verás, hija, yo quiero...

agradecerte mucho que hayas venido a compartir

las cosas que te preocupan, significa mucho para mí.

Y también quiero que sepas que yo...

me siento muy orgulloso de ti.

"De los sospechosos ninguno resultó ser el asesino,

y uno de ellos se suicidó en dependencias policiales.

Los vecinos están alarmados y cuestionan la labor policial".

Tienes motivos para indignarte, pero hay que abstraerse

del ruido mediático para poder hacer nuestro trabajo.

Para que no falte nada hablan otra vez del violador de la máscara.

Dicen que estáis dando palos de ciego

y que el asesino podría atacar en cualquier momento.

-No será porque no estamos currando para impedírselo.

Miralles y Bremón han dado prioridad absoluta a esta investigación.

-Así que en breve seguro que trincamos a ese tipo,

igual que trincamos al violador de la máscara hace años.

-Ojalá que a este lo pilléis muy pronto.

-Te has venido arriba con la cita de esta noche, ¿no?

-No es para menos, una vez que se alinean los planetas

para que podamos salir... -¿Adónde vais?

-Creo que al cine, y luego lo que surja,

pero con que no se "chungue" la noche y podamos salir me conformo.

-¿Por qué se va a "chungar" la noche?

-Anoche íbamos a salir, recibió una llamada de trabajo y se tuvo que ir.

-¿Qué quiere que es tan urgente?

-La dirección que me dio de López no es correcta.

-¿Cómo que no es correcta? -¿Por qué me mintió?

-Aquí el único que ha mentido es usted.

Me dijo que López era electricista y que le debía dinero y no es cierto.

-¿Me viene ahora con remilgos?

Cuando me pidió dinero no dijo nada de eso.

-Si quiere encontrarlo suelte más pasta.

-¡Otra vez! La última vez me pidió más dinero,

¿hasta cuándo va a durar esto?

Mientras estés por Distrito Sur tendré un radar puesto sobre ti

para que no hagas de las tuyas.

Si no me dejas en paz te denunciaré.

Ese hombre era policía y fue expulsado del cuerpo por corrupto.

No suena muy bien, ¿verdad?

La verdad es que no, y me temo que con el tiempo no ha cambiado.

Sigue siendo un estafador y un liante,

y no me gustaría que usted fuera una de sus víctimas.

Bremón me ha hablado de un curso muy interesante de criminalística

en Santander, y te lo quería decir. Sí, algo he oído.

Pues hemos decidido

que vayas a hacerlo.

Empieza mañana.

Pero es un poco precipitado, ¿no?

No me da tiempo a organizar toda la logística con Leo.

Antúnez y yo tuvimos una relación hace mucho tiempo.

-¿Y cuánto hace de aquello? -Mil años.

Ocurrió después de que rompiera mi relación con Antonio.

Yo estaba fatal y me lie con Antúnez para buscar consuelo.

-¿Y qué más pasó para que te la tenga jurada?

-¿Con qué autoridad moral haremos que el resto cumpla las normas

si nosotros no las cumplimos?

Ya veo, Montse tiene que dar ejemplo

y tú vas a aplicar una sanción ejemplificadora.

Absolutamente, sí.

Pues espero que actúes igual

cuando algún otro compañero de Régimen Disciplinario

se vea en una situación parecida. No vayas por ahí, Claudia.

-Solo te preocupas de ti misma.

El negocio, el dinero... Es insoportable,

ojalá no fueras mi madre, no te aguanto.

-No entiendo que me estés hablando así. Bueno, sí,

porque debes estar nervioso pero te estás pasando de la raya.

-Eres una amargada.

Ahora entiendo por qué papá se largo y no quiso volver a verte.

¿Sabes qué? Que yo haría lo mismo.

Silvia, yo eso lo tengo claro,

y quiero estar contigo. -Ya te conozco un poco Álvaro,

y sé que lo pasarías muy mal.

Y yo sufriré si tú lo pasas mal.

-Déjame demostrarte lo que siento por ti.

-Los de la destilería clandestina tienen otra gente

para distribuir el material. -¿Y les funciona el negocio?

-Se están forrando.

-Si ese negocio puede dar beneficios,

no tenemos por qué renunciar a él. -¿En qué estás pensando?

-Si tienes algún problema me lo traes y te lo cambio, ¿vale?

-El problema es que no lo podré poner

porque estas cosas las hace mi padre, yo no tengo ni idea.

-Si quieres lo hago yo, ya he terminado el turno.

-No, es tu tarde libre, querrás hacer otra cosa, ¿no?

-Qué dices, a mí me flipan estas chapuzas.

Además, esto son cinco minutos de reloj.

-Me libré por muy poco de ser una víctima del violador de la máscara.

-Qué va, ¿en serio?

-Sí, me atacó en un callejón con una navaja.

Todo esto del estrangulador me está trayendo recuerdos.

-¿Confías en mí?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 446

Servir y proteger - Capítulo 446

11 feb 2019

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 446 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 446 "
Programas completos (453)
Clips

Los últimos 1.583 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 450 Completo 57:40 8% ayer
    Capítulo 450 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 449 Completo 57:07 100% pasado jueves
    Capítulo 449 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 448 Completo 58:16 100% pasado miércoles
    Capítulo 448 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 447 Completo 55:41 100% pasado martes
    Capítulo 447 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 446 Completo 57:29 100% pasado lunes
    Capítulo 446 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 445 Completo 58:21 100% 08 feb 2019
    Capítulo 445 08 feb 2019 Toni anima a Olga, ya que la ha notado tocada por la enfermedad de su padre. El Ardilla aparece en el taller de los Soler y se enfrenta a Alicia en un tiroteo con trágicas consecuencias. El CNI pone en mar...
  • Capítulo 444 Completo 58:19 100% 07 feb 2019
    Capítulo 444 07 feb 2019 Gracias a información suministrada por Elvira, la policía se presenta en el taller de Álvaro siguiendo la pista del delincuente conocido como "El Ardilla". Elvira visita a su hijo L...
  • Capítulo 443 Completo 55:38 100% 06 feb 2019
    Capítulo 443 06 feb 2019 Luis es interrogado por Silvia y Alicia, como sospechoso del asesinato de Susana Huertas. Fede descubre quién está detrás del acoso a Jessica, y será para ella toda una sorpresa. Ibarr...
  • Capítulo 442 Completo 58:02 100% 05 feb 2019
    Capítulo 442 05 feb 2019 Miralles y Alicia consiguen animar a Silvia y la investigación conduce a las inspectoras hasta un sorprendente sospechoso. Los Soler acusan, cada uno a su manera, el ingreso de Ricky en la clínica d...
  • Capítulo 441 Completo 56:26 100% 04 feb 2019
    Capítulo 441 04 feb 2019 Mientras Pablo intenta ganarse a Espe, en comisaría se produce una hecatombe al descubrirse una nueva víctima del estrangulador. Esto supone un fuerte varapalo para Silvia, que se siente aún ...
  • Capítulo 440 Completo 56:09 100% 01 feb 2019
    Capítulo 440 01 feb 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 439 Completo 58:08 100% 31 ene 2019
    Capítulo 439 31 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 438 Completo 57:14 100% 30 ene 2019
    Capítulo 438 30 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 437 Completo 57:03 100% 29 ene 2019
    Capítulo 437 29 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 436 Completo 55:15 100% 28 ene 2019
    Capítulo 436 28 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 435 Completo 56:23 100% 25 ene 2019
    Capítulo 435 25 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 434 Completo 57:04 99% 24 ene 2019
    Capítulo 434 24 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 433 Completo 58:16 100% 23 ene 2019
    Capítulo 433 23 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 432 Completo 57:38 100% 22 ene 2019
    Capítulo 432 22 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 431 Completo 58:07 100% 21 ene 2019
    Capítulo 431 21 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos