www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4973746
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 444 - ver ahora
Transcripción completa

Yésica Online es una "influencer" supertop.

Era de Distrito Sur, pero ahora ya no.

-¿Por qué ya no publicas nada?

Alguien tan activo como tú es muy raro que no suba nada.

Desde hace un mes me llegan mensajes muy insistentes

de una cuenta que se llama Serpiente Azul.

¿Qué tipo de mensajes?

"Despídete de todo lo que tienes, estás sentenciada".

He dado con la forma de encontrar a Serpiente Azul.

Necesito una foto tuya.

Una foto a la que le voy a adherir un virus, un troyano,

en cuanto se descargue la foto le tenemos.

Camuflaba su identidad para tenernos a todos despistados.

Pero es una chica. -¿Quién es? ¿La conozco?

-¿Te suena de algo Sofía Melgar?

Ella pensaba que si tú no existieses

ella sería la primera "influencer top" de España.

-Por eso ha intentado hundir tu carrera.

-Pues casi lo consigue.

Estos día de ausencia en redes me van a salir caros.

-Sé cómo hacerme con el control de la droga

dentro de la cárcel.

Tú solo tienes que proporcionarme el material.

Tú le venderás la droga, pero no llegará a su destino.

Pagaremos a un "confite" para que dé el soplo a la policía.

La policía lo pillará con la droga, habrá violado el tercer grado,

y se acabó el problema para todos.

Está limpio. -Pues claro.

¿Qué esperabais encontrar? ahí solo hay plantas y arbustos.

-Nadie dice que Fernando Quintero está en tratos con la policía

y sigue con vida.

-Por favor, déjame vivir, yo me voy.

No te molesto más, lo prometo.

-No quiero volver a verte ni por Madrid ni por Algeciras.

Pongo la mano en el fuego a que Konchalovsky

tenía puesto su radar.

No me extrañaría que se pusiera en contacto contigo.

Se ha filtrado el asesinato de Susana Huertas.

Lo que nos faltaba.

¿Por qué no hacemos una rueda de prensa para calmar los ánimos?

Las ruedas de prensa pueden ser un arma de doble filo.

Solo tiene que estar preparado para contestar preguntas comprometidas.

Si quiere yo le puedo ayudar. La verdad es que sí.

Te lo agradecería de verdad, has demostrado mucha mano

con la gestión del suicidio de Alberto Posada.

No está mi bolso, Marcelino. -¿Que no está?

-Lo he dejado aquí. -¿Has mirado bien?

-Sí, sí, sí.

¿Qué llevabas en el bolso? Llevaba...

El arma reglamentaria.

-Mirad con atención esas fotos, son de posibles sospechosos.

-Espera un momento. Pasa a la anterior.

Ese chico estuvo ayer aquí.

-Se apoda la Ardilla y es adicto, suele robar para consumir.

-Estupendo, mi pistola está en manos de un yonqui.

-Hemos acudido a un aviso H50 por robo a mano armada,

han atracado la gasolinera del polígono.

¿El atracador está detenido?

No, pero Soriano lo ha identificado con las grabaciones de las cámaras.

Es el Ardilla.

Estaba con el síndrome de abstinencia

y se le disparó el arma.

El encargado está en el hospital y no sabemos cómo saldrá.

Han estrangulado a otra mujer, Claudia,

muy cerca del Parque de la Dehesa

Cometí un grave error.

Centré toda la investigación en Alberto Posada.

Murió por mi culpa.

Lo maté, Fede.

¿Crees que puedes seguir en la investigación?

Sí, quiero atrapar a ese asesino.

Tenemos la matrícula de un vehículo que circulaba hacia el descampado

30 minutos después de la muerte de Susana Huertas,

según la autopsia.

¿Sabemos a quién pertenece el vehículo?

Luis Campo Soler.

¿Usted cree que yo maté a esa mujer?

No le estamos acusando de nada. Pero usted estaba allí,

y las explicaciones que está dando son un tanto vagas.

Ambas coincidimos en que no dice toda la verdad.

Al principio estaba bastante tranquilo,

ni siquiera ha pedido un abogado.

A medida que avanzaba el interrogatorio,

se ha puesto más nervioso. Oculta algo.

-Espero que cuando se dé cuenta

del error que está cometiendo con mi hijo le pida perdón.

Porque si no, la voy a denunciar a usted por abuso de poder.

Queda usted advertida.

Mientras Luis siga siendo sospechoso investigarán todos sus movimientos,

y si tiran demasiado del hilo,

pueden sacar a la luz asuntos de la familia.

(Música emocionante)

Habíamos dado por hecho que el acusador era un hombre,

cuando en realidad era una aspirante a bloguera

que le tiene una envidia enfermiza. -Sofía Melgar

tiene que estar muy mal de la cabeza como para gastar tanta energía

en destrozar la carrera de Yesi.

en lugar de utilizarla para fomentar la suya.

-¿Quién pierde tanto tiempo en hacer daño a otra persona?

-Por lo menos no ha cumplido su objetivo.

-Sí, mira lo que dijo Yésica el otro día,

que muchos patrocinadores le han retirado su apoyo

por estar inactiva en las redes sociales.

-Y me parece absolutamente injusto, la chica no estaba para trabajar,

estaba siendo víctima de un acoso brutal.

-No te preocupes, seguro que remonta el vuelo,

ella es muy buena en lo suyo.

Una cosa, lo que me parece impresionante

es el poder de los "influencer", es excesivo, ¿no?

-No sé por qué lo dices.

-Porque forma parte de una estrategia de marketing.

-A mí Yesica me parece muy auténtica.

-Una cosa no quita la otra, pero las marcas la utilizan

para promocionar sus productos.

-Yo no creo que nadie le dicte lo que tiene que decir.

-No, pero si una empresa le cede sus productos

para que los comente, no será para que los ponga verdes.

-El otro día me comentó

que más importante que tener "followers"

es tener "engagement".

-¿Eso qué es?

-Es la capacidad de inducir a tus "followers"

a que vayan a distintos eventos o a que compren productos.

Y eso solo se consigue con personalidad,

y por eso Yésica Online es una "influencer" top.

-Oye, le voy a hacer yo una propuesta a Yesica.

-¿Y de qué tipo?

-¡Buenos días! -Buen día.

¿Has dormido bien? -Sí.

-Ya tienes mejor cara.

Ayer detuvisteis al sospechoso de asesinar a Susana Huertas, ¿no?

-Es el dueño del coche que aparece en las cámaras.

-Es muy mosqueante que pasara por allí

media hora después de morir la víctima.

-¿Y quién es? Porque no me he enterado de nada.

-Pues vais a flipar.

El dueño del pub Moonlight.

Luis Campo Soler

-¿El hermano de Álvaro? -Eso es imposible.

Estuvo toda la noche de autos trabajando en el bar a destajo.

-Al parecer se ausentó durante una hora más o menos.

-¿Cómo lo ha justificado? ¿Ha dado alguna explicación?

-Dice que salió para despejarse.

Pero el bar estaba hasta arriba,

no tiene sentido que se quitara del medio.

-No, eso no cuadra.

-A Alicia y a mí nos parece que oculta algo.

Vamos a tenerlo incomunicado en calabozos

mientras seguimos investigando.

-¿Y Álvaro sabe que su hermano está detenido?

-Sí.

Estaba en el pub cuando fuimos a detenerlo.

Fue muy raro e incómodo.

-Ya está. Es que esas cosas pasan.

-Perdonad, yo me tengo que ir a comisaría. ¿Venís alguna?

-Sí, me voy contigo, pero tengo que recoger unas cosas.

-Vale.

-Iros, yo me quedo. Entro más tarde y aprovecho para desayunar.

Ya recojo.

-Bueno. Tú tranquila.

Ánimo con que el hermano de Álvaro esté detenido.

No puedes hacer otra cosa, has hecho lo que debías.

-Claro. Yo con eso no tengo ninguna duda, Espe.

(Puerta)

-Iker, pasa.

¿Se puede saber por qué has tardado tanto?

Te estuve llamando más de una hora. Relájate.

No pude venir antes. ¿A qué vienen tantas prisas?

He recibido un mensaje. ¿Konchalovsky?

(QUINTERO ASIENTE) Tenías razón, ¿sabes?

Creo que todo lo que ha ocurrido con Lolo Jiménez

nos ha venido muy bien.

Se ha corrido la voz de que ese gilipollas vino a mi oficina

para que le vendiese mercancía y se llevó un buen escarmiento.

Todo eso creo que ha llegado a oídos del ruso.

Supongo que te ha escrito desde un número oculto.

(QUINTERO ASIENTE) ¿Qué dice ese mensaje?

Léelo tú mismo.

Toma.

Dice que Oleg ya no trabaja para él.

Que me va a enviar a uno de sus hombres

y alguien de su máxima confianza.

Y que quiere cerrar los negocios que tiene pendientes contigo.

Con un mensaje tan directo, diría que ese tío tiene mucha prisa.

Normal, Konchalovsky ahora está tocado.

Cree que Oleg le traicionó

y por eso no pudo vengar la muerte de su hijo.

Me apuesto lo que quieras a que su próximo paso es un golpe

encima de la mesa para recuperar su estatus

y no perder su parte del pastel.

Y es lo mejor que podía pasar,

porque para eso te necesita a ti en España.

Todo está saliendo según lo previsto.

No lo sé, Iker.

Ese tío ha mordido el anzuelo,

pero ya sabes que es muy peligroso, así que no las tengo todas conmigo.

Tranquilo, nosotros lo tenemos todo controlado.

Fidalgo se va a llevar una alegría en cuanto se entere de esto.

Ni en nuestros mejores pronósticos imaginamos que iría tan rápido.

¿Qué piensas?

¿De verdad quieres saberlo?

Estoy pensando qué pasará cuando la mano derecha de Konchalovsky

venga a mi empresa y vea que mis camiones solo transportan

televisores, muebles y electrodomésticos.

Todavía es pronto para hablar de eso.

¿Pronto? ¿Te parece que todavía es pronto?

Ese tío se puede presentar en mi oficina mañana mismo.

¿Qué hago si me pregunta por la ruta del sur?

¿Le digo que venga otro día, mañana o qué?

Se supone que la ruta del sur ya está funcionando.

Se supone que he sido capaz de levantar y poner en funcionamiento

la ruta de distribución de droga más importante de Europa.

Ya.

Estamos trabajando en eso.

En breve te diremos todo lo que tienes que hacer y decir

cuando llegue el momento. No me cuentes milongas, Iker.

Si tenéis una coartada prevista necesito saberla cuanto antes

para estar preparado.

La información te llegará en cuestión de horas.

Estamos reactivando la ruta del sur bajo el control de la casa.

Pero necesitábamos que el pez asomara la cabeza

para seguir trazando el plan.

No lo entiendo, de verdad.

Te lo digo de corazón. No sé por qué tengo que ser siempre

el último en enterarse de cualquier plan

que estemos llevando adelante.

Se supone que ya os he demostrado con creces

hasta dónde llega mi grado de compromiso con vosotros.

Pues no siempre.

Pero si no estás informado a tiempo real es por tu propia seguridad.

Cuando llegue el momento te informaremos de todo.

Eso espero. Iker...

Te recuerdo que aquí el único que se juega el cuello soy yo.

Y yo te recuerdo que fuiste tú

quien fijó el precio de esta colaboración.

Y ese precio es tu libertad.

(Puerta)

Hola. -Álvaro, ¿qué haces aquí?

-¿Puedo pasar?

-Estaba a punto de irme a comisaría, no tengo mucho tiempo.

-Ya, supongo.

-¿A qué has venido?

-Necesito que me expliques en qué situación está mi hermano Luis.

Qué le va a pasar.

-No es buena idea hablar con el hermano de un sospechoso

en el salón de mi casa. -Ni mi madre ni yo entendemos

por qué Miralles no le dejó verlo en el calabozo.

-Yo no puedo darte explicaciones, es una decisión de mis superiores.

-¿Y tampoco me puedes decir cómo está mi hermano?

Mi madre y yo estamos muy preocupados por él.

-Eso sí que te lo puedo decir.

Luis se encuentra bien.

-Pero estaría mejor en la calle con la gente inocente.

¿Pensáis que es motivo suficiente para retenerlo

que casualmente pasara con su coche

por el sitio donde apareció la víctima?

-Eso de "casualmente" aún lo tenemos que corroborar.

No puedo mantener esta conversación sobre una investigación en curso.

-Me parece muy fuerte que lo tengáis detenido solo por eso.

Mi hermano Luis es incapaz de hacerle daño ni a una mosca.

-Si tan claro lo tienes, confía en que saldrá pronto libre.

-¿Y por qué no lo soltáis ya? No tenéis nada contra él.

Pasar cerca del lugar de un crimen no es un delito.

-Miralles ya le explicó a tu madre que tenemos sospechas fundadas

para tenerlo detenido. -¿Y cuándo podrá salir?

-La ley permite retenerlo incomunicado hasta 72 horas.

Además, tenemos que resolver algunas dudas sobre su versión.

-Ya veo que no eres consciente del daño que le haces en su negocio.

-No por eso vamos a dejar de hacer nuestro trabajo.

Además, que yo sepa no ha trascendido

a los medios su detención. -Pero cuanto más tiempo tarde,

antes se enterará la prensa.

Pronto empezarán a cuchichear en el barrio.

-Ese no es mi problema.

¿Tú sabes cuál es mi problema?

Detener al monstruo que asesina mujeres en Distrito Sur.

-Mi hermano Luis no es ese monstruo.

-No puedo seguir teniendo esta conversación contigo.

Es mejor que te vayas.

-Tienes razón, ha sido una estupidez venir a hablar contigo.

Muchas gracias por nada.

Antes de irme me gustaría aclararte una cosa

para que no haya malos entendidos.

-¿Es sobre tu hermano? -No, es sobre mí.

Pero ya no sé si te interesa.

No estoy liado con Sara, es solo una buena amiga.

-A mí no tienes que darme explicaciones.

-Pero me apetecía dártelas.

Y que te quede clara una cosa,

tú eres la única chica que me gusta de verdad.

-Ah, ¿sí?

Pues no hace mucho en este mismo salón,

me dijiste que no sentías nada por mí.

Y que lo nuestro había sido un error.

-Te mentí. -¿Me mentiste?

Así lo solucionas tú todo, mintiendo.

-Joder, no es tan difícil de entender.

Mi madre y mi hermano tiene antecedentes.

Es lógico que no quieran tener una policía cerca, ¿no te parece?

Si nos hubiéramos conocido en otras circunstancias,

por lo menos por mi parte,

estaríamos juntos. -Es que no entiendo nada.

En su día te pregunté si rompiste conmigo

porque tu familia me rechazaba por ser policía.

Y me dijiste que no.

Me hiciste sentir fatal solo por sugerirlo.

-Estaba muy agobiado, ¿vale?

No tenía el valor de reconocerlo.

Lo siento.

-O sea, me mentiste diciendo que no sentías nada por mí,

y cuando me dijiste que tu familia

no tenía que ver con nuestra ruptura.

¿Alguna vez me has dicho la verdad?

-Sí.

Te la estoy diciendo ahora.

Me gustas mucho.

Quizás demasiado porque no puedo sacarte de mi cabeza.

-Lo siento, pero no puede creerte.

-Supongo que lo merezco por el daño que te hice.

Pero no lo pagues con mi hermano Luis, él no tiene la culpa.

-Tú eres imbécil.

¿Crees que soy capaz de investigar a tu hermano por asesinato

solo porque cortases conmigo?

¡Tú no tienes ni idea de quién soy yo!

Vete.

¡Vete!

-Ya te dijimos María y yo

que los policías de esta comisaría son increíbles.

No hay caso que se les resista.

-Tampoco es para tanto, que algunos casos se enquistan

y no conseguimos resolverlos.

-Pero no creo que sean muchos.

Lo normal es que pilléis a los malos siempre.

-Lo habéis hecho muy bien, de verdad.

Si no, mi carrera se habría terminado.

-El que tiene mérito es Fede, que se ha volcado con el caso

y no ha parado hasta atrapar a tu acosadora, Serpiente Azul.

-Es increíble lo que puede llegar a hacer la gente por envidia.

Menos mal que se ha terminado esto.

-Por suerte Sofía Melgar ya es cosa del pasado,

no volverá a acosarte.

-Otro caso resuelto con final feliz.

Es que sois muy grandes, chicas.

-¿Qué es eso que me querías contar? Estoy muy intrigada.

-Yo soy consciente que tu tiempo es oro y que estás muy ocupada,

pero quería proponerte una colaboración.

-¿De qué tipo?

-Quería que me acompañaras a colegios e institutos

para dar unas charlas y prevenir el acoso online.

-¿Tú crees que yo puedo ser útil ahí?

-Claro que sí.

Eres superpopular entre los jóvenes, entre los adolescentes,

y conectan mucho contigo.

Seguro que lo que digas lo tendrán en cuenta.

-Pero yo no soy experta en evitar el acoso, mira lo que me ha pasado.

-Nadie puede prevenir que le acosen.

Lo que se puede prevenir es que la cosa vaya a más

poniéndolo en manos de la policía como has hecho tú.

-Dime las fechas y lo hacemos.

-¿En serio, así de fácil? -Claro.

De verdad, estoy tan harta de promocionar eventos y productos,

que aunque no proporciono nada que no me guste,

me apetece hacer algo por los demás.

-Pues no sabes lo importante que es que alguien como tú

dé charlas y prevenga el acoso.

-Yo pongo mi granito de arena encantada.

-Pues me has alegrado el día.

-Buenas. ¿Qué habláis tan animadas?

-Espe me ha pedido que dé charlas con la poli sobre el acoso,

y le he dicho que sí.

Por cierto,

podríamos grabar un vídeo para moverlo en redes, ¿no?

-Ostras, eso ya sería la leche.

-Yo con eso os puedo echar un cable.

-No suelo necesitar ayuda,

pero de ti la voy a aceptar con una condición.

-Pues dime cuál.

-Que seas mi invitado especial.

-¿Yo en...?

¿Delante de una cámara? -Claro.

-Lo siento. Yo me pongo muy nervioso,

pierdo la naturalidad... -Que sí, hombre, que sí.

Yo te presento como experto informático

que conoce los peligros en la red,

y luego te hago una entrevista. -De verdad que no.

Lo siento, pero no. Mira, me está rebrotando la psoriasis,

me pica todo el cuerpo, las alergias y el asma.

-Que sí, hombre, que es por una buena causa,

no seas soso, la gente no está pendiente

de si estás nervioso o no,

solo quieren escuchar la opinión de un experto.

-Pues que se compren una enciclopedia de tomos.

Que me están picando las manos. -Fede, Fede, "porfa".

-Pero ¿qué "porfa" ni "porfa"... -"Porfa".

-Con "porfa" lo solucionas todo, ¿no?

Pues vale, sí.

-Que lo vas a hacer muy bien, ya verás.

-¿Qué hashtag le ponemos?

-fedecrackonfire.

-Es buenísimo.

-Maravilloso: fedecrackonfire, estoy flipando.

Se os ha ido la cabeza. -¿Cuándo quedamos?

-Cuando quedamos. Yo qué sé...

Yo mañana tengo turno de tarde en comisaría.

Por la mañana. -Por la mañana nos vemos entonces.

Yo me tengo que ir ahora.

-Muchas gracias. -A vosotros. Hasta mañana.

-No te pongas nervioso, que lo vas a hacer muy bien.

-Me voy a poner nervioso... Me parece muy fuerte.

Pero da igual.

-Hola, Sara.

¿Cómo lo llevas? -Un poco pillada.

Juan está de baja y estoy sola para todo.

-Por eso vengo a echarte un cable,

y decirte que Luis sigue en el calabozo.

-¿Qué dices?

Yo contaba con que la pasma se daría cuenta de que es inocente,

y lo soltarían hoy mismo.

-Si no encuentran nada gordo contra él,

lo tendrán que soltar en unas horas. -No van a encontrar nada.

Solo hay que mirar a los ojos de Luis para saber que es inocente.

-Pero la poli está un poco despistada.

Si alguien pregunta por él, di que se ha tomado el día libre.

-Tranquilo. -Y otra cosa,

¿podemos dejar para otro día la clase de conducir?

No me apetece con esto de mi hermano.

-Ya, a mí tampoco.

Lo dejamos para más adelante, cuando se pase todo esto.

-Vale, cuenta con ello.

Y dime en qué te puedo ayudar.

-¿No vas hoy al taller? -Sí, iré luego.

He dejado a Tomás. Si tiene alguna duda que me llame.

-Vale, encárgate de la sala. Falta barrer esta zona y limpiar el suelo.

Yo voy a reponer las cámaras y a preparar el pedido.

-Vale.

Si necesitas que venga esta noche para recoger vasos me lo dices.

-Muchas gracias.

-¡Hola! -Hola, mamá.

-Hola. -Álvaro, ¿qué haces aquí?

-He venido a echar una mano a Sara.

-Ah, muy bien.

Así me gusta, tenemos que remar juntos

ahora que Luis está encerrado.

-Estoy segura de que lo van a soltar enseguida.

Se darán cuenta de que es inocente. -Les veo un poco despistados.

Pero yo no me puedo quedar sin hacer nada.

-¿En qué estás pensando?

-Hace un par de días me dijo Luis que estuvo la policía aquí

investigando sobre el robo de un bolso, ¿no?

-Sí, nos enseñaron fotos de varios tipos

y yo identifiqué a uno que estuvo la noche del robo.

-Ajá. Luis me dijo que se llama el Ardilla

-Sí, eso dijo la poli. -Un momento, que no me entero.

¿Qué tiene que ver el robo del bolso con Luis en el calabozo?

-Nada.

Pero leyendo esa noticia,

se me ha ocurrido una estrategia.

-A ver.

-"Andrés Díaz, conocido como el Ardilla,

perpetró ayer un atraco a punta de pistola en una gasolinera.

Durante el atraco efectuó dos disparos alcanzando

uno de ellos al encargado del local en el tórax.

Su pronóstico es grave".

-Si colaboramos en este caso con la policía nos verán con otros ojos.

-¿Y de qué nos va a servir? Al final vas a tener razón

que la inspectora Miralles nos tiene enfilados.

-Por eso mismo necesitamos hacer lo que sea

para que vea que somos buena gente, y no vuelvan a dudar de nosotros

solo por el error que cometió Ricky pegando a un agente.

-Lo que no entiendo es cómo lo podemos hacer.

¿Cómo vas a colaborar con la poli?

-Buscando al Ardilla debajo de las piedras

y sirviendo su cabeza en bandeja.

Si vuelve a pasar por aquí, por favor, avísame.

-Claro, pero no creo que se pase.

Si ha cometido un atraco estará escondido.

-Bueno, detrás de una barra se oyen muchas cosas.

Por favor, estad atentos por si alguien dice algo de él.

¿Me has oído? -Sí, te he oído perfectamente, mamá.

Y creo que sé quién es el Ardilla y dónde encontrarlo.

Tranquila, Montse. Anoche estuve hablando con el hospital

y el encargado de la gasolinera está estable.

No corre peligro su vida, no te preocupes.

De nada. Te tengo que dejar.

No te preocupes, luego hablamos.

¡Adelante!

Gracias, Javi.

Hola.

¿Ha venido a cumplir su promesa de denunciarme por abuso de autoridad?

Ayer estaba desesperada por ver a mi hijo y dije cosas fuera de lugar.

Me alegro de que hoy piense de otra manera.

Cuando cometo un error soy la primera en reconocerlo,

por eso le pido disculpas. Aceptadas las disculpas.

Y ahora, si no le importa, tengo muchísimo trabajo.

Si me pudiera dedicar un momento, he venido para comentarle algo.

Supongo que quiere usted hablar de su hijo,

pero todavía tenemos que aclarar algunos aspectos

de su declaración. Quiero hablarle de otra cosa.

Usted me dirá.

Tengo entendido que Sara,

la chica que trabaja en el pub de mi hijo

les ayudó a identificar al sospechoso del robo de un bolso.

La camarera dijo haber visto al sospechoso en el Moonlight

la noche del robo.

Y por lo que he leído es un delincuente peligroso.

Ayer atracó una gasolinera a punta de pistola, ¿no?

Efectivamente, por eso estamos poniendo

todos los medios a nuestro alcance para atraparlo.

Puedo ayudarle a dar con él.

¿Perdone?

Álvaro me ha dicho que ese chico le llevó la moto a su taller

hace unos días.

¿Y su hijo está seguro que se trata de la misma persona?

Sí, por supuesto, estábamos leyendo la noticia

hace un momento y él lo ha reconocido.

Y...

¿por qué no ha venido su hijo a informarnos personalmente?

A parte de llevar el taller

tiene que echar una mano en el pub de su hermano.

Ya, ya, ya.

Por supuesto, mi hijo no tenía idea de que su cliente era un delincuente

Sí, no se preocupe. Muchas gracias.

Ya enviaré a dos agentes para que vayan a hablar con su hijo

y les pueda dar toda la información que posea.

Él estará encantado de colaborar con ustedes.

Es lo que yo les he recalcado desde pequeños.

Pues parece que Ricky no le hizo mucho caso,

porque ha sido detenido en repetidas ocasiones,

y la última por agredir a uno de nuestros agentes.

Le prometo que eso no se volverá a repetir nunca más.

¿Por qué está tan segura?

¿Puedo?

Dígame.

No es fácil contárselo,

pero creo que merece saber la verdad.

Hace poco descubrí que mi hijo es adicto a la cocaína,

y lo he ingresado en un centro de desintoxicación.

Su comportamiento tan agresivo era consecuencia de la droga.

Me parece una buena decisión.

Y espero que se rehabilite, por su bien y por el de todos.

Sí, yo tengo mucha fe en él,

es muy buen chico, igual que mis otros hijos.

Pero seguro que él acusó más el abandono de su padre,

y los cinco años que yo pasé en la cárcel

por el atropello involuntario.

Me va a disculpar, pero usted pasó por prisión

por darse a la fuga.

Sí, lo sé, es una losa que siempre llevaré en mi conciencia.

Usted también es madre,

seguro que entiende lo duro que es para mí

tener un hijo en un centro de desintoxicación

y otro en un calabozo sin haber hecho nada,

y sin poder verlo.

Ya sé por dónde va.

Pero ya que está aquí me va a contestar a una pregunta.

¿Qué hacía su hijo Luis dando un paseo en coche por el descampado

cuando tenía a rebosar el pub?

Porque, según tengo entendido,

en el Moonlight esa noche daban una fiesta.

Si Luis dice que estaba despejándose,

seguro que fue así.

Él no es un asesino, yo pongo la mano en el fuego.

Pero usted no es objetiva.

Nosotros nos basamos en hechos, no en opiniones.

Pero no se preocupe, si su hijo es verdaderamente inocente,

y nosotros no encontramos pruebas,

saldrá en libertad enseguida.

Mire, conozco la ley,

y sé que puede estar un par de días más.

Y esto puede ser un mundo para él y para mí.

Seguro que lo está pasando fatal, sabiendo todo lo que pesa sobre él.

Por favor, déjeme verlo.

-Ya ha oído a la inspectora jefe,

tiene cinco minutos para hablar con su hijo.

-Gracias.

-Aquí está.

-Mamá, ¿cómo has hecho para que te dejen pasar?

-Peleando duro como siempre.

¿Cómo estás?

-Yo no he hecho nada, te juro que no soy un asesino.

-Lo sé, hijo.

En ningún momento se me ha pasado por la cabeza

que hayas matado a nadie.

-Entonces, ¿por qué me miras así?

-¿Qué hacías a esa hora junto al descampado?

Ya sé que has declarado que estabas dando una vuelta con el coche,

pero hay algo que no me cuadra.

-Bueno, esa es la verdad.

-Te fuiste del pub justo cuando había más gente.

-Precisamente porque había mucho jaleo dentro del pub.

Hubo un momento que me quedé sin aire y salí a respirar.

No es la primera vez que me pasa.

Además, se quedaban dentro Sara, Álvaro Y Juan.

Supuse que se apañarían sin mí un rato.

-Y volviste al cabo de una hora.

-¿Qué pasa, que no me crees?

-Te conozco y sé que me ocultas algo.

-Mamá, no te he mentido jamás,

y no voy a empezar a hacerlo ahora.

-Ayudaste a Ricky con el cambiazo de los análisis,

si eso no es mentir... -Eso fue un error puntual, mamá.

Tú y yo sabemos que te dije la verdad a la primera de cambio.

-Tampoco me dijiste que la chica con la que salías era prostituta.

-Porque me daba vergüenza reconocer que me estaba engañando.

Por eso no te lo conté.

-¿Solo por eso? -¡Sí, solo por eso!

-Está bien, hijo. Te creo.

Eso sí,

tienes que demostrar que lo que has dicho es verdad.

¿No te cruzaste con nadie que pueda confirmar

que fuiste a dar una vuelta?

Por muchas vueltas que le doy a la cabeza

no recuerdo haberme cruzado con nadie.

-Me temo que la policía va a pedir una orden judicial

y van a poner patas arriba nuestra casa, el taller y el pub.

Eso no los podemos permitir. -Eso todavía no ha pasado.

-¿Y si pasa? -Tranquila,

tendrás tiempo de deshacerte de todo lo que nos comprometa.

-No es tan fácil deshacerse de todo.

-Mamá, no habrá ninguna orden de registro.

¿Vale?

-Yo ni siquiera conocía a esa chica que estrangularon,

¡joder! No me pueden culpar de nada. -Ya lo sé que eres inocente.

Pero no me fío de la policía.

Necesitan una cabeza de turco para tranquilizar al barrio.

Pronto dirán que tienen un sospechoso

y tú tienes todas las papeletas.

Esto va a ser la ruina de nuestra familia.

-No hables en plural.

Si alguien se va a comer un marrón, voy a ser yo.

-Te equivocas, nos lo vamos a comer todos.

Esto te afectará a ti, al pub y al taller de tu hermano.

-¿Y yo qué quieres que haga?

Estoy diciendo la verdad, ¡soy inocente, joder!

-Pero también tienes que parecerlo.

(Puerta)

Si esto dura demasiado, la gente nos dará la espalda.

Te lo voy a preguntar por última vez,

¿me estás ocultado algo de la noche del asesinato?

Si no me lo cuentas no voy a poder ayudarte.

-Por favor, señora, ya ha pasado el tiempo.

-Sí, ya voy.

¿Me ibas a decir algo?

-Gracias por venir a verme.

Tranquila, a la familia no le va a pasar nada.

-Adiós, hijo.

Buenos días.

Buenos días.

-¿Qué tal ha dormido?

-No he dormido en toda la noche.

Lo suponíamos, por eso le hemos traído un café.

Gracias.

Ya le han asignado un abogado del turno de oficio.

En un par de horas vendrá a verlo.

No necesito ningún abogado, soy inocente.

En cualquier caso, es lo que tenemos que hacer.

Si le soy sincera, no tiene el perfil de un asesino en serie,

pero no todos los criminales llevan escrito en la frente lo que son.

El hombre que ha acabado con la vida de tres mujeres en el barrio

es metódico, frío y astuto,

podría hacerse pasar por una persona normal.

¿Por qué no cuenta que hacía esa noche en el descampado?

Se lo he dicho mil veces.

Salí a dar una vuelta con el coche, nada más.

Qué bien.

Si esa es la versión que quiere mantener,

tendremos que pedir al juez una orden para registrar su casa

y demás inmuebles de su familia.

Cualquier sitio suyo o de su familia

donde podamos encontrar pruebas.

-Esperen un momento.

No va a hacer falta ninguna orden de registro,

en mi móvil hay pruebas de lo que hice aquella noche.

-Buenas. ¿Álvaro Soler?

-Sí, soy yo. ¿En qué puedo ayudarles?

-Soy el oficial Guevara y estamos con la investigación

del robo de un bolso en el bar de su hermano, el Moonlight.

-Ah, vale. Mi madre les comunicó

que el Ardilla se pasó por aquí, ¿no?

Me dijo que vendrían a hacerme unas preguntas.

-Nos dijo que le había traído una moto para que la arreglase.

-Efectivamente, tenía la cadena rota,

pero el motor de arranque tampoco funcionaba.

-¿Podemos verla? -Claro, acompáñenme.

Está hecha polvo, no vale la pena arreglarla.

Está para el desguace.

Lo que me hace pensar que este tío no vendrá a por ella.

Supongo que con la pasta de la gasolinera

se habrá comprado una nueva.

Es lo que haría cualquiera con dos dedos de frente.

-Espero que no le dijeras eso. -No.

Cuando la gente viene para arreglar algo no lo discuto, como de ello.

-¿Cuándo la trajo? -Hace...

menos de una semana, seis días.

-Eso es antes del robo del bolso. -Sí, justo.

¿Es la primera vez que el Ardilla viene a este taller

o lo conocías de algo antes? -No lo conocía de nada.

Nunca ha venido a este taller ni al que trabajé anteriormente.

-¿Te dejó algún teléfono de contacto?

-Sí, de hecho lo llamé,

porque al tratar de arreglar la cadena tenía más averías,

y quería consultarle el presupuesto, pero su teléfono no daba señal.

-¿Y le dijo cuándo estaría la moto lista para recogerla?

-Sí, va a ser algo rápido, unos seis días.

Creo que se cumplen hoy.

-Entonces el Ardilla no tardará en aparecer por aquí.

-Si no se ha comprado una moto nueva, supongo que sí.

-¿Me podrías facilitar el número de contacto que te dejó?

-Claro, creo que lo tengo por aquí.

Es este. -Vale.

-Mientras localizamos al Ardilla

estaremos por aquí vigilando por si aparece.

-Perfecto. Pero si los ve rondando por aquí,

dudo mucho que entre en el taller.

-Tranquilo, sabemos hacer nuestro trabajo.

-No lo dudo, pero les pido que sean muy discretos.

-Claro que sí.

-A mis clientes no les hará gracia ver a la policía ahí fuera,

pensarán que estoy metido en rollos chungos.

-Si el Ardilla apareciese antes de que volvamos,

nos llama a comisaría, por favor.

Y si no es pedir mucho lo entretiene, si lo ve seguro.

-Por supuesto, lo intentaré. -Gracias por su colaboración.

-A ustedes. -Gracias, Álvaro.

¿Qué es esto?

Una conversación que mantuve esa noche

por una aplicación de contactos.

Como ven, fue a las diez y media,

media hora antes de que me grabase esa cámara.

Se citó con otro hombre en el Parque de la Dehesa

para mantener relaciones sexuales.

Sí.

Y por lo que estoy leyendo,

fue usted quien le propuso ir al parque.

Sin embargo, el tal Mateo 09 le propuso ir a su domicilio.

-Sí, pero a mí no me apetecía.

Llevo con mucha discreción...

esto, y no quería que nadie nos viese.

-Mateo 09 le dijo que su compañera de piso estaría en casa.

-Precisamente por eso le dije de citarnos en el parque.

Además, tenía un poco de prisa.

En el pub había mucho jaleo y no quería llegar tarde.

-Porque nadie sabe que eres homosexual.

Ni siquiera su familia.

-No.

Ni mis hermanos...

ni, por supuesto, mi madre.

Y me gustaría que siguiese siendo así.

Vamos a tener que revisar su teléfono.

Tendremos que comprobar que sus movimientos

coinciden con su relato.

Y localizar a Mateo 09 para corroborar su coartada.

-Vale. Pero, por favor,

no le digan a nadie lo que les he contado.

No quiero que mi familia lo sepa.

Tendremos que informar a nuestros superiores,

y también aparecerá en las diligencias.

Pero no tiene por qué saberlo nadie más.

Eso es un asunto privado y no tenemos intención de revelarlo.

Así que tranquilo.

-Muchas gracias.

No, gracias, Sonia.

Lamentablemente hemos tenido que reforzar la vigilancia

en el Parque de la Dehesa.

Ya sabes.

No, no es que sean viejos conocidos

porque antes actuaban en Distrito Norte,

pero desde que se trasladaron aquí,

sí que sabemos quiénes son.

Además las víctimas de los hurtos

han coincidido en las descripciones.

Venga. No te preocupes, nosotros estaremos al tanto.

Yo te llamaré en cuanto tenga alguna novedad.

Pero muchísimas gracias... Siempre, sí, claro.

Por tu predisposición.

(Puerta)

Sí, adelante. Hola, Claudia.

¿Tenéis alguna novedad? Acabamos de hablar con Luis Soler.

¿Y? Esta es su declaración.

Ha confesado lo que hacía aquella noche en el descampado.

Tal como intuíamos, ocultaba algo.

No solo salió a dar una vuelta en coche.

¿Así que acudió allí

para mantener relaciones sexuales con otro hombre?

¿Y por qué no lo dijo en el primer momento?

Porque nadie en su entorno lo sabe.

Nadie sabe que es gay, ni siquiera su familia.

Él quiere que siga así, que la noticia no trascienda.

Yo no tengo ningún problema, pero me sorprende

que permita recaer sobre él la sospecha de asesinato

antes que declarar que es gay.

A mí también me ha parecido increíble, pero era sincero.

¿Y habéis podido hablar con Mateo 09?

Sí, y su relato coincide

con los mensajes que le mandó Luis Soler y con lo que nos contó él.

Y hay testigos que lo corroboran todo.

¿Qué testigos?

Hemos hablado con la compañera de piso de Mateo,

sabía que había quedado con Luis Soler

y vio fotos suyas en la aplicación. No hay duda de que dice la verdad.

También tenemos los resultados de Científica

y no han encontrado nada en su coche.

Ningún resto biológico de Susana Huertas.

El vehículo está totalmente limpio.

Pues está claro que Luis Soler no es nuestro hombre.

Vamos a tener que soltarlo,

y su madre se llevará una gran alegría.

¿Habéis encontrado conexión entre las víctimas?

Ninguna.

Bueno, que las tres frecuentaban los negocios del barrio,

pero eso no es nada raro, las tres vivían por aquí.

Hasta ahora todas las pistas han sido falsas,

y nos han conducido a dos hombres inocentes.

Por desgracia estamos dando palos de ciego.

Hay que encontrar un hilo del que tirar, un denominador común.

Tenemos un asesino en serie en Distrito Sur

que campa libremente.

Y tenemos que impedirlo antes de que vuelva a actuar.

Que quede claro que no tengo nada contra el fútbol,

pero robar en una tienda de camisetas a la luz del día...

Anda, descansa un poco en la suite.

-Señor agente. -¿Sí?

-¿Se sabe algo de lo mío? -No te preocupes,

si hay alguna novedad serás el primero en saberlo.

-Gracias.

-Tengo que hablar con el detenido. -¿El de las camisetas de fútbol?

-No, con Luis Campo Soler.

-Ahí lo tienes, todo tuyo.

-¿Han hablado ya con Mateo? -Sí.

-¿Y qué les ha dicho? -Ha corroborado su coartada.

Hemos confirmado que todo lo que nos ha dicho es cierto.

-¿Eso significa que me van a liberar?

-En unos diez minutos.

Le devolverán sus pertenencias y saldrá libre sin cargos.

(LUIS LLORA)

-Espere.

Acuérdense, por favor,

de no contarle a nadie lo que les he dicho,

es muy importante para mí. -Tranquilo.

No nos incumbe la vida personal de nadie,

y le hemos transmitido a la inspectora jefe su petición.

-Se lo agradezco.

-¿Le puedo hacer una pregunta?

¿Por qué oculta que es gay?

¿Cree que alguien le rechazaría?

-Mire, Silvia, esto ya no es un interrogatorio,

no soy sospechoso de nada y no tengo por qué responder a tu pregunta.

-Esta mañana se ha presentado en casa Álvaro,

supongo que sabes lo que había entre nosotros.

-Sé que cortó contigo

unos días después de empezar a salir.

-A pesar de lo duro e incómodo de la visita,

ha venido para saber sobre tu situación.

Es evidente que te quiere muchísimo.

-Eso ya lo sé yo, no hace falta que me lo diga nadie.

-Igual me meto donde no me llaman, pero hasta donde yo le conozco,

Álvaro encajaría con total naturalidad que seas homosexual.

Creo que para ti sería una liberación compartirlo con él.

-Estoy de acuerdo contigo en lo primero que has dicho.

Te estás metiendo donde no te llaman.

-Disculpa.

Pero te has arriesgado a que pesara sobre ti una acusación de asesinato

con tal de ocultarlo, no tiene sentido.

Has entorpecido la investigación y te hubiéramos liberado antes.

-Yo no tengo que dar explicaciones sobre mi sexualidad,

mucho menos a vosotros.

Si os lo he contado ha sido porque no me quedaba más remedio,

pero prefiero que las cosas sigan como están.

-Claro.

Cada persona sabe mejor que nadie lo que le conviene.

Enseguida viene un compañero y te saca del calabozo.

-Gracias.

Nos ha costado, pero hemos conseguido que Luis Soler

nos contara lo que hizo la noche de autos.

Hemos comprobado que era cierto y está en libertad.

¿Tan rápido?

Debía tener una buena coartada. ¿Qué os ha dicho?

Es algo personal, y nos ha pedido a Silvia y a mí que seamos discretas.

Le hemos dicho que así sería.

¿Y tenéis otro hilo del que tirar? No, tenemos que empezar de cero.

Y no ayudará que el caso de Susana Huertas ha saltado a la prensa.

Ya me imagino la presión.

Tendréis que actuar rápido

si no queréis que cunda el pánico en toda la ciudad.

Es posible que ese asesino en serie vuelva a actuar

y esta vez fuera del distrito.

(Puerta)

Hola. Hola.

Perdonad que me presente a estas horas.

No pasa nada.

Es que no podía quedarme encerrada en casa.

Desde que supe que el Ardilla

ha atracado la gasolinera con mi pistola

estoy de los nervios. Tranquila, Montse.

Estamos estrechando el cerco y es cuestión de horas

que demos con él.

Sí, me ha contado Miralles, que sigue en paradero desconocido,

pero que habéis preparado un operativo

y que puede caer muy pronto.

¿No te ha contado nada más?

No ha querido darme detalles.

¿Tú sabes de qué va la cosa?

Lo siento, pero...

si ella no lo ha hecho, yo tampoco puedo informarte.

No quiero ponerte en una situación comprometida,

pero estoy desquiciada.

Ya me han llamado esta tarde de Régimen Disciplinario,

el inspector jefe Antúnez va a ir a por mí.

¿Qué consecuencias crees que puede haber?

Graves seguro,

pero eso es lo que menos me preocupa ahora.

Lo que quiero es que detengan al Ardilla

para que no dispare a nadie más.

Supongo que Miralles te ha contado que el encargado de la gasolinera

está fuera de peligro. Sí, pero temo que este niñato

la vuelva a liar otra vez.

Ha demostrado que no tiene escrúpulos

en disparar para conseguir su botín.

Si alguien más cae herido,

o mucho peor, si alguien muere por un disparo de mi pistola,

no me lo perdonaré jamás.

Nuestra obligación es custodiar el arma,

pero también somos humanos y cometemos errores.

Montse, tranquila, ya verás cómo todo acaba bien.

Os lo pido por favor,

haced lo que sea para atrapar al Ardilla y recuperar mi arma.

Te lo prometo.

Mamá, mola una mierda tener todo el día un coche de la poli camuflado

en la puerta del taller.

A ver si viene el Ardilla a recoger la moto y lo detienen de una vez.

Mamá, ¿estás bien? ¿Qué te pasa? -Nada.

No, no, nada.

Acabo de cortar cebolla.

Fíjate qué tontería.

-Ese puchero no lleva cebolla.

Estás llorando, ¿no?

-Es que ya no puedo más, hijo.

Ya sé que soy fuerte y el pilar de esta familia, pero...

no tengo energía para seguir adelante.

-No, no, no digas eso ni de coña.

Tú puedes con esto y con mucho más.

-No. -Todo va a salir bien.

Ricky va a salir limpio del centro,

y Luis saldrá muy pronto, no hay nada contra él, es inocente.

-¿Y si no es así?

¿Qué va a ser de esta familia?

-Anda, ven aquí.

No llores.

-No me miréis así, no soy un fantasma.

-Pero ¿qué ha pasado para que te suelten?

-Ya no soy sospechoso de nada. -¡Ay, hijo, qué alegría!

¡Qué alegría, qué felicidad!

(RÍEN)

-Te lo dije, mamá, te lo dije,

no tienen nada en contra de mí.

Yo no he hecho nada.

-¿Y por qué no me has dicho que te soltaban?

Te hubiera venido a buscar a comisaría.

Le hubiera dicho cuatro cosas a la inspectora Miralles.

-Mejor no remover el asunto.

Además, me apetecía dar un paseo y que me diese un poco el aire.

-Que sí, te entiendo.

Álvaro, un poco de vino, hombre, esto hay que celebrarlo.

-Voy, voy.

(LA MADRE SUSPIRA)

-¿Por qué has dejado de ser sospechoso?

-Según parece, la autopsia de la mujer estrangulada

demuestra que la mataron horas después de las once,

que es la hora a la que pasé yo con el coche por el parque.

-Serán inútiles.

O sea, que no tenían nada y te han cargado el muerto

para hacer ver que trabajaban.

-No te obceques con eso, mamá.

Lo importante es que se ha demostrado que yo no fui.

Ya está.

¿Qué tal por el pub? -Tranquilo, todo bien.

Estuve esta mañana echando una mano a Sara.

Le dije que si preguntaban por ti te habías tomado el día libre.

Nadie del barrio se ha enterado. -Estupendo.

¿Brindamos o qué? -Venga, mamá.

¿Tú no brindas o qué? -Sí, claro.

Sí, sí.

-¿Qué pasa, en qué piensas?

-Bueno, es que...

Me extraña que la policía no supiera la hora de la muerte hasta hoy.

Normalmente lo sabe mucho antes.

-Igual se han dado cuenta de que la habían cagado conmigo,

y se inventaron esa excusa para que no les montase un pollo.

-Bueno, puede ser.

-Yo lo único que sé es que estoy reventado de tanta tensión.

Me voy a la ducha para relajarme. -Muy bien.

Cuando esté hecha la cena te aviso. -Venga.

-Yo voy a cambiarme.

¿Quieres un cafelito? -No, no te preocupes.

Empezamos ya, ¿no?

Tengo aquí las preguntas

para que las vayas repasando mientras yo te retoco. Toma.

Hay una parte más gamberra para hacerlo más divertido.

Luego paso a preguntarte por temas, y tú me contestas con tus palabras.

-No estoy pasando por mi mejor momento.

-Ya verás cómo puedes con todo.

Si necesitas cualquier cosa, que sepas que tienes un amigo aquí.

Para tomarte algo, para rayarle,

para darte ánimos... Para lo que necesites, en serio.

-Ya, pero yo no soy muy de contar mis problemas.

-Pero que sepas que estoy aquí.

-¿Qué Casanova? -¿Yo qué?

-Esa sonrisa que le has colgado a Olga ahora mismo.

-Estaba hablando con ella como una amiga, igual que hablo contigo.

-Pues a mí no me haces esas caritas.

-Me va más lo de ser mi propio jefe.

A ti lo que te va es apropiarte de lo ajeno,

y ser un corrupto de los pies a la cabeza.

Nunca te ha importado saltarte las normas

en tu propio beneficio.

En la comisaría era el policía que más casos resolvía.

Sí, y el único que se quedaba con lo incautado

y aceptaba sobornos y chantajes, ¿verdad?

Gente así es una deshonra para el cuerpo y nos perjudica a todos.

Sí, mucho, por eso me preocupa que esté por el barrio.

Seguro que trama algo malo.

He encontrado a López. -¿Dónde está?

La mala noticia es que he descubierto que los documentos

que acreditaban la deuda de López con usted son falsos.

El tal López, ni es electricista ni ha montado una empresa en su vida.

Quiero toda la verdad y no le daré la dirección hasta que me cuente.

-Supongo que habrá alguna forma de solucionar esto, ¿verdad?

Nuestros analistas han llegado a la conclusión

de que debes mover droga de verdad,

o nadie se creerá que has vuelto al negocio.

Pero si no hay mercancía, sabes que esa historia no se sostiene.

Tenemos mercancía, tranquilo.

Un alijo incautado por la UCO está a punto de ser incinerado.

Así que tendrás tu droga.

Si fuese necesario soy capaz convencer

a la mano derecha de ese ruso

de que puedo manejar mucha más droga de la que está viendo.

Tampoco te pases, no nos interesa llamar la atención,

y bajo ningún concepto se te puede relacionar con el CNI.

Podíamos decírselo a Olga. -Sí.

No le había dicho nada porque pensé que era un plan de dos.

-Yo también, pero esta mañana cuando la he visto,

estaba de bajón, me ha dado una penilla...

-Es que eres más bueno, madre mía...

Yo también me siento mal por dejarla de lado cuando salimos.

-Estás muy guapa. -¿Sí? Gracias.

-Seguro que esta noche triunfas.

-No sé, no tengo muchas ganas de fiesta,

porque ha insistido mucho Paty.

Pero no quería que me lo contaseis mañana y sentir envidia.

-Claro, verás cómo está guapísimo.

A ver si así te olvidas de tus movidas.

-Gracias, en serio.

-¿Qué hacías tú conduciendo solo a esas horas?

(LUIS CARRASPEA)

-Me apetecía conducir, ¿hay algo malo en eso?

-No hay nada malo, pero no me has dicho dónde fuiste.

-¿Qué más da? No sé...

¿Por qué tienes que ser siempre tan controladora?

-Te voy a hacer solo una pregunta, y quiero que me digas la verdad.

-Aquellas mujeres que reniegan de dar vida,

se condenan ellas mismas a la oscuridad.

(Puerta)

Te estaba buscando porque quiero saber cómo está Ibarra.

Pues bastante afectada, la verdad.

Además de saber que su arma se disparó

y casi le cuesta la vida a un hombre,

también se ha enterado de que su caso lo llevan un tal Antúnez.

Es que no es para menos. ¿Tan malo es?

Es un hueso duro de roer. En ese caso y por el bien de Montse

tendremos que encontrar al Ardilla y recuperar su arma.

¿Andrés Díaz?

Inspectora Ocaña, ponga las manos donde yo pueda verlas,

necesito que me acompañe a comisaría, por favor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 444

Servir y proteger - Capítulo 444

07 feb 2019

Gracias a información suministrada por Elvira, la policía se presenta en el taller de Álvaro siguiendo la pista del delincuente conocido como "El Ardilla". Elvira visita a su hijo Luis en los calabozos y éste acaba confesando a la policía algo sorprendente.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 444" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 444"
Programas completos (453)
Clips

Los últimos 1.583 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 450 Completo 57:40 8% ayer
    Capítulo 450 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 449 Completo 57:07 100% pasado jueves
    Capítulo 449 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 448 Completo 58:16 100% pasado miércoles
    Capítulo 448 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 447 Completo 55:41 100% pasado martes
    Capítulo 447 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 446 Completo 57:29 100% pasado lunes
    Capítulo 446 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 445 Completo 58:21 100% 08 feb 2019
    Capítulo 445 08 feb 2019 Toni anima a Olga, ya que la ha notado tocada por la enfermedad de su padre. El Ardilla aparece en el taller de los Soler y se enfrenta a Alicia en un tiroteo con trágicas consecuencias. El CNI pone en mar...
  • Capítulo 444 Completo 58:19 100% 07 feb 2019
    Capítulo 444 07 feb 2019 Gracias a información suministrada por Elvira, la policía se presenta en el taller de Álvaro siguiendo la pista del delincuente conocido como "El Ardilla". Elvira visita a su hijo L...
  • Capítulo 443 Completo 55:38 100% 06 feb 2019
    Capítulo 443 06 feb 2019 Luis es interrogado por Silvia y Alicia, como sospechoso del asesinato de Susana Huertas. Fede descubre quién está detrás del acoso a Jessica, y será para ella toda una sorpresa. Ibarr...
  • Capítulo 442 Completo 58:02 100% 05 feb 2019
    Capítulo 442 05 feb 2019 Miralles y Alicia consiguen animar a Silvia y la investigación conduce a las inspectoras hasta un sorprendente sospechoso. Los Soler acusan, cada uno a su manera, el ingreso de Ricky en la clínica d...
  • Capítulo 441 Completo 56:26 100% 04 feb 2019
    Capítulo 441 04 feb 2019 Mientras Pablo intenta ganarse a Espe, en comisaría se produce una hecatombe al descubrirse una nueva víctima del estrangulador. Esto supone un fuerte varapalo para Silvia, que se siente aún ...
  • Capítulo 440 Completo 56:09 100% 01 feb 2019
    Capítulo 440 01 feb 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 439 Completo 58:08 100% 31 ene 2019
    Capítulo 439 31 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 438 Completo 57:14 100% 30 ene 2019
    Capítulo 438 30 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 437 Completo 57:03 100% 29 ene 2019
    Capítulo 437 29 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 436 Completo 55:15 100% 28 ene 2019
    Capítulo 436 28 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 435 Completo 56:23 100% 25 ene 2019
    Capítulo 435 25 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 434 Completo 57:04 99% 24 ene 2019
    Capítulo 434 24 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 433 Completo 58:16 100% 23 ene 2019
    Capítulo 433 23 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 432 Completo 57:38 100% 22 ene 2019
    Capítulo 432 22 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 431 Completo 58:07 100% 21 ene 2019
    Capítulo 431 21 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. José

    Si a la gente que está en el bar al lado de los actores "no se les oye hablar", no deberían oirse los pasos de quien entra en el bar, estando a máyor distancia. Tendrían que ajustar el sonido ambiente. Es muy evidente que los clientes secundarios del bar hablan en voz baja o solo abren la boca simulando. No debe ser muy difícil dar mayor realismo a las escenas.

    pasado domingo
  2. Blanca

    Por qué no puedo ver la emisión de hoy, si ya ha sido emitida?

    08 feb 2019
  3. Blanca

    Por qué no puedo ver el programa de hoy, si a esta hora ya ha sido transmitido?

    08 feb 2019
  4. Nuno

    Va muy lento y se corta

    08 feb 2019