www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4897460
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 409 - ver ahora
Transcripción completa

Hola.

-¿Qué tal? ¿Vienes por la fiesta?

-Venía a por dos fluorescentes y dos cebadores.

-No.

-¿No?

-No, no, llévate LED. -¿Trabajas aquí tú también?

-No.

-Me ha dicho Nacha que te había puesto trabajo en la comisaría.

-Me ha comentado que has preguntado por mí.

Por eso le he dado caña,

para venir a tomarme un cafelito y estar contigo.

-No puede ser.

¿Y cómo ha sido?

¿Qué es lo que ha pasado?

Que se ha tirado a la calle desde su balcón.

Mi padre está totalmente convencido de que no fue un suicidio.

¿Tenemos el móvil de este hombre? No. ¿Te hace falta?

En los móviles todo el mundo guarda sus secretos.

-Os pido que me perdonéis por lo que estoy a punto de hacer.

Estoy muy solo

Adiós.

Todos tenemos una fachada que se desmorona cuando estamos solos,

y a lo mejor el Germán de verdad es el que vimos en el vídeo.

Tal vez tienes razón, hija.

-Tú pruebas, que te parece bien, repites,

que no es lo esperado, pues lo dejas.

Pero te recomiendo hacer el ciclo completo.

-Todos los productos que vendes están muy por debajo del precio de mercado.

Seguramente, toda esa morralla la compras en la "deep web",

o en laboratorios de la India,

y lo haces pasar por mercancía registrada en Sanidad.

Pero me apuesto lo que quieras

a que el 80% no pasa un control de Sanidad.

Tengo entendido que vas a ser su guía.

Así es. Ya hemos hecho el tour por la comisaría,

y hoy se familiarizará con el archivo.

Estás en buenas manos. Haz lo que te diga y te irá bien.

Daba por hecho que te acompañaría a la calle.

Miralles me pidió que fuera tu guía,

y me parece una buena forma de coger el pulso a Distrito Sur.

Estoy muy orgullosa de ti, hijo.

-Solo he hecho lo que tenía que hacer.

Sin padre y con la madre encerrada no tuve otra.

-Yo quiero que tus hermanos maduren también.

Álvaro tiene que volar lejos de esa sanguijuela que lo explota.

Y Ricky... Qué te voy a contar de Ricky que tú no sepas.

-Mi vida no es asunto vuestro. No sé a qué viene tanto control.

-No puedes largarte cada vez que hay un problema en casa.

-No me interesa el punto de vista de alguien incapaz de montar su taller.

-Solo digo que si quieres que dejen de tratarte como a un niño,

no te comportes como tal.

-He pasado por su mesa y tiene una pila de expedientes sin abrir así.

La UFAM es muy importante para reconducir conductas,

que pueden terminar siendo peligrosas en los chavales.

-Yo ayudaré mucho más evitando que Zaldívar

levante una red de narcotráfico.

Puede que Almazán sea un estupendo investigador,

y un magnífico policía, pero no está capacitado

para el puesto que desempeña.

Le importa un rábano la UFAM.

Todo indica que Charly Zaldívar

intenta hacerse con el chiringuito de la ruta del sur.

Que es lo que nosotros no podemos ni vamos a permitir.

Conozco bien el perfil de Carlos Zaldívar,

es peligroso, sí, pero no tiene madera de líder

ni cabeza para dirigir un entramado.

Creo que es un muñeco de paja

y que detrás de él hay alguien moviendo los hilos.

-Me he dado cuenta que necesito a mi lado alguien que me dé lustre,

veteranía... -No te lo voy a repetir, Charly.

A mí lo único que me importa ahora son mis hijos.

¿Te queda claro?

-Esto tiene muy buena pinta. -¿En serio?

-Claro, ¿no ves la relación?

Hemos encontrado tres transferencias por igual cantidad

desde una cuenta fantasma a nombre de Miguel Zaldívar,

uno de los hijos de Charly Zaldívar.

Y las tres se han realizado a antiguos socios de Quintero.

-Los gabachos dicen ahora que no quieren hacer negocios conmigo.

Solo entran si es contigo.

Tú me has fallado con esos franchutes y tú lo vas a solucionar.

"Está todo listo, mañana salgo para Marrakech.

Voy a reunirme con los franchutes para apalabrar la mercancía.

Cuando han sabido que me acompaña Fernando Quintero

no se les ha ocurrido darme largas".

-El inspector Almazán tenía razón, Charly no es más que un segundón,

y quien vuelve a mover los hilos de todo esto es Fernando Quintero.

(Música emocionante)

Si no hemos dicho nada en todo este tiempo,

es porque no teníamos autorización del CNI,

y seguimos sin tenerla.

Todo el montaje era clave para la Operación Valentina.

Y tenía que salir bien

para que la infiltración del agente Lemos fuera un éxito.

Como comprenderás, tu compañero Elías

tampoco sabía nada de esto.

Me parece muy bien que yo no supiera nada, pero Elías,

mi compañero que se ha partido el pecho estos años

para que Quintero rinda cuentas ante la Justicia,

debería haber estado al tanto de todo esto.

Ya te hemos dicho que no teníamos autorización para contarlo.

¿Y ahora por qué lo han hecho?

Porque era evidente que Quintero sigue vivo.

Y te pido que no se lo digas a Elías.

Ya se lo contaré yo cuando vuelva.

Nacha, no tenemos tiempo para más explicaciones,

tenemos mucho trabajo por delante. Ahora lo importante

es intentar impedir que el narcotráfico vuelva al barrio.

Perfecto. Espero que Quintero no se vaya de rositas

por culpa de ser un testigo protegido.

Nacha, no te equivoques. Eso nunca ha estado en cuestión,

lo único que hemos hecho es dilatar el tiempo

de ponerlo delante del juez. Pero me parece injusto

que durante todo este tiempo

Quintero se haya pegado la gran vida a costa del erario público.

Tampoco es eso.

Lo importante es que sabemos que quiere volver a las andadas.

Y eso es exactamente lo que vamos a impedir.

En este momento Fede intenta geolocalizar el móvil de Charly.

En cuanto nos dé una ubicación te vas rápidamente a por él.

Muy bien. Espero que ese tipo nos lleve hasta Quintero.

Ese es el plan.

Y que esta vez no haya sorpresas. ¿A qué te refieres?

A que cuando atrapemos a Quintero, los del CNI

no hagan otro truco y desaparezcan a Fernando Quintero

por obra y arte de magia.

Nacha, al tajo.

¿Sabes qué? Creo que tiene razón.

A mí tampoco me gusta cómo ha llevado el CNI este asunto.

Ni a mí, pero no podíamos hacer otra cosa.

Siéntate, por favor. -Gracias.

Cuéntame, estoy deseando conocer los detalles de tu propuesta.

-Es muy sencillo. Se trata de comprar la misma mercancía

en un laboratorio español.

-Eso es imposible. Dentro de la Unión Europea

hay controles muy estrictos

para el tipo de suplemento que yo vendo.

Es más rápido y sale más a cuenta

comprarlo en laboratorios de Bangladesh o de India.

-Te garantizo que te puedo conseguir los mismo materiales

a un precio más asequible y de mejor calidad.

-No, conozco bien las leyes y sé cómo funcionan los laboratorios españoles.

-Tienes que confiar en mí.

-¿Dónde dices que lo comprarías?

-Tengo un contacto que trabaja en un laboratorio

a las afueras de Valencia, nos lo dejaría a precio de saldo.

-¿Y cómo haría eso?

-Es el encargado del inventario y controla todo el stock.

-Esa mercancía está fichada.

No podríamos venderla sin tener problemas.

-Mi contacto sabe cómo hacer para que esa mercancía

no deje rastro.

Antes de sacarla del laboratorio les borra el número de referencia

y los deja limpios para la venta.

Eso significa que ese material no ha existido nunca.

-Aun así, estamos hablando de material robado.

Si me trincan, la acusación sería más grave.

-Soy consciente, pero ahora también te la estás jugando

vendiendo productos que no tienen registro sanitario legal en España.

Con mi plan multiplicas las ganancias por tres.

Sin tener en cuenta lo que te ahorras en transporte,

aduanas, cargos extra...

-Teniendo los laboratorios tan a mano,

no está mal.

Está claro que le has dado vueltas al tema.

-¿Eso es un sí?

-Aún no lo sé. Déjame que lo estudie con más calma.

-Tú pregúntame lo que te haga falta, y yo te responderé sobre la marcha.

Pero no tardes en darme una respuesta,

o tendré que buscar otro socio.

-Veo que tienes prisa por lanzarte a la piscina.

-Sé que este negocio no tiene ningún cabo suelto.

¿Para qué voy a esperar más tiempo?

Pero si tú no lo tienes claro, yo no te voy a meter presión.

-Muy bien.

-Tranquilo, a esta invito yo, socio.

-Gracias. Luego te llamo.

-Nos vemos.

De aquí a nada estaréis comiendo todos de la palma de mi mano.

-No me digas. ¿Y eso?

-Aunque os cueste verlo, yo soy un visionario y sé sacar petróleo.

Ahora la pasta de verdad está en internet, y no en un garito.

Esto está desfasado.

Hay que contratar personal y el horario de apertura es limitado.

-¿Y qué tipo de negocio vas a montar en la red?

-Un tienda online

donde vamos a vender productos que están muy solicitados.

Pero no te puedo contar nada más.

-Pues que te vaya genial, pero la gente sigue saliendo a tomar copas

y encontrar a sus amigos en un bar.

-¿No lo dirás por cómo está este sitio, ¿no?

Mira, Sara, esto está de capa caída.

Menos mal que mi familia me tiene a mí, porque si no...

-Qué modesto. -Oye, ¿qué pasa?

Soy el único de mi familia con cabeza para triunfar en la vida.

Pero no te preocupes, que cuando mi negocio esté en marcha,

serás la primera que contrate. -¿Para qué?

¿No dices que tus negocios no necesitan personal?

-Algo se me ocurrirá.

Tú vales mucho para estar detrás de una barra.

Ya verás, te haré una oferta que no podrás rechazar.

Por fortuna, el juez ha comprendido la importancia del asunto

y ha sido flexible con los plazos de las escuchas.

De todos modos, no creo que se alargue demasiado,

Charly no es muy discreto en sus comunicaciones,

y nos va a facilitar mucho ponerlo contra las cuerdas.

No parece que tenga mucha luces,

y tampoco lo veo capaz de reorganizar todo el tinglado,

que me parece muy gordo. No sé.

Y me sorprende que Quintero se haya asociado con él.

(Puerta)

Disculpen. ¿Puedo pasar, comisario? Sí, dime.

Solo quería recordarles que Charly era un habitual en Distrito 4.

Conozco muy bien cómo funciona su cabeza,

si necesitan ayuda en el caso no duden en contar conmigo.

¿Y qué pasa con la UFAM?

En las comisarías existen prioridades,

y los recursos deben enfocarse en los problemas más acuciantes.

No me digas. Sí.

Igual que los anticuerpos de un organismo vivo

se concentran en combatir las urgencias.

Y a ti te parece más urgente este caso

que tu labor en la UFAM. Yo no he dicho eso.

Pero Charly es un verdadero cáncer que hay que extirpar.

Verás, en comisaría de Distrito Sur tenemos una máxima,

aquí la prioridad

es que cada agente se concentre en el trabajo de su área.

Lo sé, lo sé... Solo de esa manera podemos combatir

las amenazas específicas que afectan a los ciudadanos.

¿Me he explicado bien? Perfectamente.

Y perdonen que insista, pero puedo serles muy útil,

conozco muy bien a Zaldívar.

Y yo conozco muy bien esta comisaría.

Si empleas tu tiempo en este caso, estás descuidando la UFAM,

y eso es un problema, ¿sabes por qué?

Porque eres el máximo responsable de esa unidad.

Ya.

Yo solo quería aportar mi granito de arena,

pero si prefieren desperdiciar mi experiencia es cosa suya.

Bueno, ya está bien.

Aquí estamos todos en el mismo barco.

Almazán, tendré en cuenta tu ofrecimiento,

pero lo mejor es que te centres en la UFAM,

y que te pongas al día de la unidad. Entendido, comisario.

Te lo dije, Almazán está descuidando la UFAM.

Y eso puede acarrear consecuencias terribles.

Escucha, Miralles, por favor.

Ten paciencia.

Ten en cuenta, es un policía brillantes.

¡Pues que emplee su brillantez en la UFAM!

Que buena falta nos hace.

Por favor, vamos a darle tiempo, se tiene que adaptar.

Lo que tú digas, pero si de mí dependiera...

Sé perfectamente lo que harías si de ti dependiera.

Prescindirías de él, ¿a que sí? Pero yo no puedo hacer eso.

El nombramiento viene de arriba.

Por favor te pido, no le demos más vueltas a esto.

Sí, lo he entendido, donde hay patrón no manda marinero.

Yo me callo, pero ya estás advertido.

Voy a ver si Fede tiene alguna novedad con las escuchas.

Si la hay me avisas.

Pues un cortadito por aquí

-Tony, déjalo ya, en serio.

-¿Qué pasa, no te gusta cómo me muevo detrás de la barra?

-Te mueves genial detrás de la barra.

Y te agradezco que me ayudes, pero ya has hecho suficiente.

-No te preocupes, que esta es mi hábitat natural.

Yo he pasado la vida en el bar de mi madre.

Era de mi abuelo, del padre de mi madre.

-Sí, podías dedicarte a esto,

puede ser tu segunda profesión, se te da genial.

-Y eso que ahora no curro de camarero.

Estoy currando de poli.

-¿De poli? -Claro.

Si lo piensas bien, te estoy salvando la vida.

Estoy sirviendo a los demás y protegiéndote a ti,

lo que hacemos los polis.

-¿Se puede saber qué hace ahí metido?

-Paty estaba en apuros y como yo tengo experiencia en hostelería,

me he pasado a echarle una mano, pero ya está.

-Toni, sal de ahí ahora mismo, carajo.

-Nacha, no le riñas,

estaba haciendo una labor casi humanitaria.

De hecho, si no es por él me da algo, me estaba salvando de un colapso.

-Suerte que he entrado yo por esa puerta,

como lo vea el comisario poniendo cafés

se le cae el pelo a este muchachito.

-¿Lo has pillado? Sal de ahí ahora mismo

que tengo que ponerte al día de un asunto importante.

-Ya voy, mujer.

-Muchísimas gracias por todo, Toni. Eres un amor.

-Como me des más besos, me pongo a fregar los platos.

-Toni, por favor, que es para hoy. -Vale, voy, voy.

(Teléfono)

-Espera.

¿Sí?

OK. Genial.

¿Y dónde lo han localizado?

Vale. Vamos para allá ahora mismo.

Gracias.

Venga, que nos vamos de excursión. -Ah, ¿sí? ¿Adónde?

-Fede a localizado a Charly en un bar que se llama Moonlight.

¿Cómo se te da lo de ser actor, aparte de poner cafecitos?

-¿Por?

-Porque vamos a hacer de pareja. -¿Tú y yo?

-¿Algún problema, soy muy mayor para ti?

-No lo digo por eso.

No sé por qué no vamos directamente a por el tipo.

Con lo que tenemos de él podría cantar "La Traviata" en comisaría.

-Porque ese tipo nos sirve de cebo para una presa más grande.

-¿Cómo de grande?

-Lo más grande que ha dado este barrio.

Vamos, espabila.

-Te llamaré. -Vale.

-Jugar al billar en el pub sí que se te da bien.

Echar una mano detrás de la barra ya es más complicado.

-¿Todavía estás con eso? No veas si eres rencoroso.

-No es rencor.

Quiero que entiendas que para llevar un negocio

tienes que pringar más que nadie.

-¿Me puedes dejar de aburrir con tus rollos?

-Hasta que no entiendas ese rollo, no podré confiar en ti como socio.

-Me la pela.

No voy a estar toda la vida esperando tu bendición de hermanito mayor.

Además, yo ya estoy a mis propios asuntos.

-¿De qué me estás hablando?

-Estoy montando mi propio negocio, un "business" en internet.

que es donde se mueve la pasta. -Un "business".

-Sí, un "business". -¿Y qué "business" es ese?

-De momento ya sabes que es un negocio online.

-Ricky, ten cuidado donde te metes.

Puede que internet sea un buen sitio para el dinero fácil,

pero hay mucho estafador. -Que no soy gilipollas.

Me he asociado con un tío que tiene mucha experiencia y sabe lo que hace.

Y yo también sé lo que hago, aunque tú pienses que soy un inútil.

-¿Y se puede saber quién ese socio tuyo?

-Pues mira, es un cliente del bar.

Le he sacado partido a mis habilidades como relaciones públicas.

-Te veo un poquito sobrado, Ricky.

-Pues sí, porque mi negocio no tiene margen de error.

Y ahora tengo que hacer una llamada.

-Mira, nuestro hombre está ahí. Vamos a tomar posiciones.

-Hola. ¿Qué os pongo?

-Para mí una tónica, por favor. -Otra para mí.

¿Tú sabes quién es el tipo que está con nuestro hombre?

-Es un antiguo colaborador de Quintero,

solía hacer de puente entre Marruecos y los franceses.

Andaba bastante por el barrio,

pero con la muerte de Quintero desapareció.

-Con la muerte o con la no muerte, porque menuda historia.

-El narcotraficante más peligroso de Distrito Sur

ha resucitado y esos dos tipos nos van a llevar hasta él.

Toni, ¿qué haces?

No des ese canteo, hombre. -¿Se han percatado?

-Quita esa cara de estreñido agudo que pones.

Y esos tipos son perros viejos y se huelen la tostada

así que disimula, relájate.

Ven acá que te voy a decir una cosa.

¿Así mejor?

Tranquilo.

-Aquí tenéis. ¿Algo más? -No, gracias, está bien.

¿Tú quieres algo? -No.

-Y anímate, se supone que somos una parejita.

-Creo que la he liado. Noto la mirada del pavo clavada en la nuca.

-Relájate de una vez, por favor.

Y disimula. Vamos a brindar. -¿Por?

-Por lo que te dé la gana,

pero pon una sonrisa de oreja a oreja y brinda.

Salud.

-Alicia, espera.

Hoy salgo antes, si no es urgente hablamos mañana.

No sé si es urgente, pero creo que es importante.

¿Qué pasa? Has terminado de revisar los expedientes de los robos

en la calle Madrigal? Todavía no, pero estoy en ello.

Es por otro asunto que me ha llamado la atención.

¿Cuál?

Es supuesto suicidio de un abogado, Germán Aparicio.

Ese caso está cerrado y ni siquiera lo llevábamos nosotros.

He encontrado una copia de las diligencias que solicitaste

a los compañeros que llevan el caso y las he leído.

Espero que no te importe.

Mira, Silvia, sí que me importa.

Yo te he encargado otras tareas.

Ya, pero he visto el anexo que tú misma redactaste,

con la información sobre los posibles enemigos de Germán,

sus extractos bancarios, y el análisis de su móvil.

¿Adónde quieres llegar?

Quería preguntarte si has hecho las comprobaciones pertinentes

respecto a los datos de tu caso. Por supuesto que sí,

por eso te he dicho que el caso está cerrado.

Fue un suicidio y punto. A veces estas cosas pasan.

Yo no tengo tan claro que fuese un suicidio.

¿En qué te basas para hacer esa afirmación?

Creo que pasaste por alto un detalle.

¿Cuál?

En el extracto bancario se ve que compraba el mismo producto siempre.

¿Cómo el mismo producto? Todos los pagos eran distintos.

Pero tienen un denominador común.

Exactamente lo que yo decía, los pagos son distintos.

207 euros, 276, 345 y varios de 69.

Esa es la cifra clave.

El resto son el resultado de multiplicar 69 por dos,

por tres, por cuatro...

Dices que compraba el mismo producto en distintas cantidades.

Sí.

Es interesante, pero...

¿Quieres que tiremos de ese hilo a ver dónde nos lleva?

No, termina las diligencias de los robos en calle Madrigal.

Alicia...

¿He hecho algo que te haya molestado?

No.

Tengo la impresión que darme trabajo de oficina es un castigo.

Es un poco pronto para quejarse, ¿no te parece?

Lo que tú llamas castigo es el trabajo de muchos agentes

de esta comisaría y es muy importante.

Y ninguno se ha quejado hasta el momento.

Tienes razón.

Lo siento. Me pueden las ganas de salir a patrullar.

A partir de mañana patrullarás con Alicia,

inspectora con la máxima calificación.

¿No tendrás queja?

Os complementáis bien.

Alicia aprenderá a trabajar en la calle,

y tú aprenderás a trabajar en equipo.

Inspectora, vamos a ver cómo se lo explico.

¿Qué tal si no me lo explicas?

¿Qué tal si acatas mis órdenes sin rechistar

y yo me olvido de todas las quejas que tengo sobre ti que no son pocas?

¿Tú qué opinas, Alicia?

Que tengo tantas ganas de salir a la calle y empezar a trabajar,

que no me importa hacerlo con quien sea.

Solo por curiosidad,

¿cuándo crees que empezaré a pisar la calle?

Lo vamos viendo. ¿Vale?

De momento termina las diligencias.

Igual tienes razón y esos tipos son polis.

Pero no hay nada que temer.

No estamos haciendo nada ilegal.

-A ver, yo llevo un buen fardo en el maletero.

-Vaya. Pues entonces vámonos.

Pero sin dar el cante. Termínate la copa.

Yo finjo que hago una llamada y salgo disimuladamente del local.

Luego sales tú. -No, yo me voy ya.

-Se acabó el teatro. Vamos.

-¡Alto, policía!

¡Contra la mesa!

-Quieto ahí. Charly, tú también quedas detenido.

-Yo no he hecho nada.

-Quieto, las manos donde las vea.

-Soy un ciudadano honrado. -Sí, sí, muy honrado.

Quedas detenido por tráfico de drogas,

delito contra la salud pública, mira, tenencia ilícita de armas.

¿Quieres que siga, Charly?

-No tengo nada más, tranquilo.

-Quieto.

Calladitos estamos mejor. Vamos.

-¿Qué tal, compañera? -Hasta arriba de papeles?

-No doy abasto, hago lo que puedo.

-Has tenido suerte de que Miralles te ha puesto de guía a Alicia.

-Si tú lo dices...

-¿Qué pasa, no habéis congeniado bien?

-Perfectamente.

-Ah, por tu respuesta parecía que no.

-No le tires de la lengua que la muchacha está aterrizando todavía.

Igual no tiene la confianza suficiente

para decir que te cae regular Alicia. -No hay ningún problema con ella.

-Igual te parece un poco estricta y con mucho carácter,

pero es muy buena compañera y muy comprensiva.

-Lo que pasa es que no pensaba pasarme el día

enterrada bajo papeles.

Yo tengo ganas de salir a patrullar, las prácticas ya las hice en Luarca.

-No te preocupes, todo se andará,

seguro que Alicia pronto te sacará de la oficina.

Míranos a Fede y a mí,

solo ponemos el pie en la calle cuando hay un operativo gordo

y faltan efectivos. -El sol no dos da mucho.

A mi mis compañeros me llaman Pocaplaya.

Como estoy todo el día en la cueva.

-Eres el inspector de la UIT más prestigioso

de todas las comisarías de Madrid.

-Gracias por el piropo.

-De ti también sé cosas.

Tu trabajo con Lola Ramos en la UFAM se pone como ejemplo en la academia.

-¿En serio?

-Habéis conseguido que esa unidad tenga mucho prestigio.

-Entonces, le estás dando la razón a Alicia.

-¿En qué? -En que aquí dentro

también se pueden hacer tareas muy valiosas.

Fede y yo estamos encantados con nuestro trabajo.

-Gracias por intentar convencerme, pero sigo pensando lo mismo.

-Yo creo que lo que tú necesitas es airearte un poquito.

¿Por qué no vienes luego con nosotros y te familiarizas con el barrio?

-No te digo que no. -Claro, te va a venir muy bien.

-Podemos ir al Moonlight.

Es un garito que está en decadencia,

pero ponen una música muy buena, de la que me gusta.

-Vale.

Gracias por lo de la integración.

-No te me vengas arriba, mona, hasta que no te veamos bailar,

no estás dentro del grupo musical.

-Voy a seguir con esto, ¿vale?

-Bueno, te dejamos trabajar.

-¿Tú cómo la ves?

-Que necesita tiempo para aclimatarse.

-A mí me pasó lo mismo,

cuando llegué a comisaría me sentía un bicho raro

y ahora me siento raro fuera de ella.

-¿Y a que viene lo de llamarte Pocaplaya?

-Lo he improvisado un poco, como la he visto un poco mustia

he dicho: "Vamos a echarle un cable".

-Es que eres más buen compañero...

(Puerta)

¿Te pillo bien? Sí, claro. Pasa.

Vengo de pasear a Leo por el parque, se ha quedado frito.

Hablaré bajito.

O yo he perdido la práctica en mirar niños

o este crece muchísimo. Está enorme. No me extraña, con lo que come.

Siéntate. ¿Quieres tomar algo? No, no, gracias.

Solo he venido un momento para hablar contigo

de un tema un poquito delicado.

Ya, supongo que es por Silvia. Estoy siendo bastante dura con ella,

la he puesto a leer diligencias sin darle otra opción.

No tiene nada que ver con Silvia,

como le organices el trabajo es cosa tuya.

Quería hablar contigo de otra cosa.

¿De qué?

Fernando Quintero.

¿Hay novedades sobre él?

Al parecer, cuando te llamó el otro día

no era para despedirse, hemos confirmado que está en Madrid.

¿Cómo lo sabes? Hemos escuchado hablar de él

en las conversaciones intervenidas a Carlos Zaldívar.

Al parecer, se han asociado para organizar la ruta del sur.

Eso me extraña mucho. Cuando hablé con él por teléfono

no me pareció que tuviera esa intención.

¿Hay algo que no me has contado? No, no, es solo que...

No me pareció que tuviera interés en volver al narcotráfico.

¿No estarás influenciada por lo que sientes hacia él?

No parece que lo miras con los mismos ojos de antes.

Yo nunca me he dejado influenciar por eso.

Y sabes perfectamente que si hubiera tenido oportunidad

lo habría llevado delante del juez.

Ya. En serio, Claudia,

creo que Quintero quería dejar atrás todo ese mundo

y centrarse en su familia.

Esa es la sensación que me dio cuando hablamos por teléfono.

A mí también me extraña

que se haya asociado con un delincuente de medio pelo,

pero la conversación no deja lugar a dudas.

(Teléfono)

Dime, Nacha.

¿Pero no habíamos quedado...?

No, no, espera.

Yo quiero estar presente. Voy para allá.

Venga. Hasta ahora.

Los acontecimientos se han precipitado.

¿Qué ha pasado?

Nacha y Toni han detenido a Charly

y a uno de los colaboradores de Quintero.

Voy para el interrogatorio.

Yo voy contigo. No me parece buena idea.

¿Por qué no?

El interrogatorio es para que Charly nos conduzca hasta Quintero

para detenerlo.

Y creo que estás muy afectada

por la conversación que tuviste con él y por lo que te acabo de contar.

No puede soltarme todo esto

y pedirme que me quede de brazos cruzados.

Quiero colaborar en la detención, por favor.

¿Estás segura? Sí.

Llamo a mi padre para que cuide de Leo y voy a comisaría.

Como quieras. Te espero allí.

Yo no vi nada raro.

Cuando me di cuenta ya los habían esposado.

-¿No discutieron antes entre ellos? -No, nada de nada.

-No puedo creer que no supieras que eran maderos, esa gente canta mucho.

-A mí me la colaron, yo pensé que eran pareja.

Estaban de buen rollo, dándose besos.

-Sara tiene razón, yo los vi entrar y no daban ningún cante.

Sara, ¿puedes ir al almacén a recoger un poco?

-Claro, ahora mismo. -Gracias.

-¿Se puede saber qué ha pasado aquí?

Todo el mundo está pregonando la que se ha montado.

-No ha sido para tanto. Han detenido a un par de tipos.

Puede pasar en cualquier bar. -¿Qué ha pasado? ¿Quiénes eran?

¿Por qué se los han llevado? -No tengo ni idea.

-Ah, muy bien.

Tú tampoco tienes ni idea, claro. -Por supuesto que no.

Y no me gusta ese tono. Como si tuviera algo que ver con esos tipos.

-Estupendo. Aquí nadie sabe nada.

Pues que sepáis que esto es una propaganda nefasta para el negocio.

-Eso creo que puedo arreglarlo.

-¿Cómo? -Tengo un amigo periodista

que me debe un favor.

Le voy a pedir que escriba un artículo dejando claro

que los detenidos no eran clientes habituales

y que nosotros no tenemos nada que ver.

-Estás tardando en llamar.

¿Tú qué?

No piensas tomar ninguna iniciativa, claro.

-Yo no me siento responsable de las cagadas del bar de Luis.

-Una bonita forma de querer asociarte a tu hermano,

poniéndolo a parir. -Yo paso de asociarme con mi hermano.

De hecho, ya tengo mis propios asuntos en marcha.

-¿De qué estás hablando?

-Estoy montando mi propio negocio.

-¿Qué clase de negocio? -Es un negocio online.

Cuando esté cerrado te cuento los detalles.

A ver si te das cuenta de que soy el único de tus hijos

con madera de empresario.

-Sí.

Bien.

Todo OK.

-¿Quién era, tu jefe?

-Sí.

-¿Sabes, grandullón?

Tarde o temprano voy a salir de aquí.

Con tu ayuda o sin ella. Sí, hombre sí.

No te rías.

No estaré encerrado aquí el tiempo que a tu jefe le dé la gana.

Para eso prefiero estar en la calle.

Y si me tiene que trincar la policía, que me trinque.

Tendré tiempo para preparar mi defensa en la cárcel

y para poder recibir la visita de mis hijos.

Tranquilo, hombre, tranquilo.

No te haré nada con esto. Solo es una botella de plástico.

Tú tienes una pistola, ganas tú.

¿No?

Aunque estoy pensando...

Tú no permitirías que me pase nada malo, ¿no?

No podrías dejar que me muriese.

Porque entonces Charly no podría conseguir su imperio.

El que tanto desea.

¿Sabes que si le doy un trago a esta botella de lejía ahora mismo

el cloro destrozaría mi estómago?

Necesitaría una sonda nasogástrica inmediatamente.

Tendrías que llevarme al hospital si no quieres que me muera.

Y eso a Charly

no creo que le guste mucho, se enfadaría contigo.

-No serás capaz. -Bueno.

Muchas ganas no tengo, yo soy más de ron colombiano.

Está claro que no me dejas otra salida, así que...

A tu salud.

(TOSE)

Quieto ahí, amigo, quieto ahí.

Te dije que tarde o temprano saldría de aquí.

Con tu ayuda o sin ella.

Elegiste el bando equivocado.

Y ahora vas a hacer todo lo que yo te diga.

Y vas a estar callado

si no quieres que te reviente la cabeza de un tiro, ¿de acuerdo?

Vas a poner el pasaporte en mi mochila,

y vas a coger las llaves del coche, me acompañarás al garaje,

y una vez que llegue allí, ya veré qué hago contigo.

-¿Hasta cuándo vas a seguir negando la evidencia?

Tenemos pruebas de que te has reunido con la vieja guardia de Quintero

para volver a poner en marcha la ruta del sur.

-No sé de qué me hablas.

-Yo creo que sí sabemos de qué estamos hablando.

Toni, por favor.

¿Vas a seguir negando que te has reunido

con los camioneros que le fueron fieles a Quintero?

No he salido muy favorecido en esta foto.

Yo soy más guapo.

-No me entra en la cabeza cómo con la que se te viene encima

tienes tantas ganas de seguir con cachondeo.

¿Dónde está Fernando Quintero?

-Muerto, ¿no?

Lo asesinó un ladrón de medio pelo para quitarle la cartera.

Eso fue lo que yo oí.

Claudia, este tipo puede estar así horas.

Corremos el riesgo de que Quintero se nos vuelva a escurrir.

Tranquila.

Voy a entrar, pero tú te quedas aquí.

Buenas noches.

Parece que nos hemos equivocado de persona.

Charly dice no tener nada que ver con la ruta del sur

ni con Fernando Quintero.

No me digas.

Pues a ver cómo explica el señor Zaldívar esta conversación.

"Está todo listo, mañana salgo para Marrakech.

Voy a reunirme con los cabrones de los franchutes

para apalabrar la mercancía.

Cuando han sabido que me acompaña Fernando Quintero en persona,

no se les ha ocurrido darme largas".

Y esta es solo una de las 15 conversaciones intervenidas.

¿Cómo se atreven?

No pueden espiar y grabar mis conversaciones tan alegremente.

Tienes toda la razón, por eso pedimos

la correspondiente autorización judicial

y nos fue concedida. ¿Necesitas que te la enseñe?

Claro, la jueza vio indicios

de que estás reorganizando una banda criminal

con el ánimo de delinquir, obviamente.

Por no decir que has estado encubriendo

a un prófugo de la Justicia.

Mira, Charly,

puedes negar hasta la saciedad que te has encontrado con Quintero,

pero te aseguro que si colaboras te irán mucho mejor las cosas

a la hora de enfrentarte a la Justicia.

Venga, hombre,

piensa en todo lo que habrás soltado por esa boca

mientras hablabas alegremente por teléfono.

Está bien.

Pero antes de hablar tienen que asegurarme protección.

Si Quintero se entera de que me he ido de la lengua,

me corta el cuello.

No te puede pasar nada estando con nuestra custodia.

¿Seguro?

Quintero está como loco por retomar el control de la ruta del sur.

Haría cualquier cosa para quitarme la vida.

Todo por culpa suya, él me metió en este lío.

Hay algo que no me cuadra,

que Fernando Quintero te haya buscado a ti para ser su socio.

Oficialmente todo el mundo piensa que está muerto.

Y tiene cuentas pendientes con la Justicia,

sus movimientos son limitados.

Me necesitaba como intermediario.

Ya, ya. Ahora lo importante es que nos lleves hasta Quintero.

Porque tú le diste cobijo, ¿no?

Él me obligó a hacerlo bajo amenaza de muerte.

Me dio instrucciones de con quién y cuándo me debía reunir.

Él marcaba la estrategia y yo tenía que seguirla.

Sin embargo, en las conversaciones llevas tú la voz cantante,

parece iniciativa tuya. Porque él me exigió

que empleara ese tono autoritario, que fingiera que yo lo sustituía.

Fue todo idea suya.

-Parece que estabas muy metido en el papel, ¿no?

-Hacía todo lo que me ordenaba.

Ya saben cómo se las gasta Quintero cuando se le lleva la contraria.

Yo no quería participar en esto, me metió de intermediario.

Pero él estaba a la sombra, lo juro.

O sea, que tú eres una víctima más.

Si quieres que ese relato resulte creíble,

dinos dónde está Quintero.

Venga.

¿Dónde está, Charly?

¿Te quieres comer este marrón tú solito?

-Está bien. Lo diré.

Pero vayan con cuidado,

porque Quintero ha vuelto con ganas de sangre.

Lo veo capaz de cualquier cosa

por volver a ser el rey del narcotráfico de la ruta del sur.

Gracias.

Por el consejo.

¿Entonces, qué? ¿Tenemos trato?

-"Sí, acabo de corroborar los datos del laboratorio

en las afueras de Valencia.

Solo falta que me asegures que tu contacto es de fiar.

-Por supuesto que lo es.

Ya verás cómo nos saca todo el material a un precio de risa.

-Te has marcado un buen tanto, lo único que nos falta

es cerrar los flecos entre tú y yo a nivel económico.

-Por eso no te preocupes,

vamos a ganar tanta pasta vendiendo esto por internet

que el reparto es lo de menos.

Si quieres mañana quedamos y lo cerramos.

-Mañana lo cerramos. -OK.

-Mañana te veo, Rubén.

Chao. -Chao".

-¿Hablando de negocios?

-Pues sí, y resulta que van como la seda.

Dentro de poco vas a estar muy orgullosa de mí.

-¿No estás pisando terreno pantanoso con un desconocido?

-Gracias por preocuparte, pero sé cubrirme las espaldas.

No me estoy exponiendo a nada.

-Cuéntame todos los detalles del negocio

y todo lo que sepas sobre tu socio. -¿Y por qué tendría que hacerlo?

-Porque lo digo yo.

No me fío un pelo de la persona con la que te estás asociando.

-No le des tanta caña, mamá.

Tiene mérito que empiece a tomar sus propias iniciativas empresariales.

-Solo me fío de los negocios que pueden tocarse, verse y olerse.

Internet es una jungla llena de depredadores,

y tu hermano se puede meter en la boca del lobo él solito.

-¿Podéis dejar de hablar de mí como si no estuviera delante?

Gracias.

Mira, mamá, tú tienes cincuenta y pico palos

y te has pasado los cinco últimos en la cárcel.

Estás un poco fuera de onda.

-Vamos, hombre...

lo que me faltaba por oír.

¿Necesitas que te recuerde por qué estuve en la cárcel?

-No. No, no, ya lo sé de sobre.

Lo único que quiero decir es que internet avanza muy deprisa,

y que estás desfasada en muchas cosas.

No sabes cuánto dinero que se mueve ahí.

-Por eso mismo es muy fácil que te estafen.

-¿Siempre tienes que estar criticando las cosas que yo hago?

Si esto se le hubiera ocurrido a Luis o a Álvaro,

dirías que es una genialidad. -Eso no es verdad, Ricky.

-Mama es exigente con los tres.

Solo te está diciendo que veas dónde y con quién haces negocios.

-Mimimimimi...

¿Qué te crees que no lo sé?

Mira, cuando esté nadando en la pasta

me pedirás que te salve el Moonlight, que lo llevas fatal.

Y después vendrá Álvaro pidiendo dinero para abrir su propio taller.

-Hablas como si no quisiéramos lo mejor para ti.

-Pues no lo parece. -Vamos, hombre.

-Si fuera así notaría un poco de apoyo,

pero lo único que hacéis es desconfiar.

Ya que no podéis apoyarme, dejadme en paz.

¡Hala, a hacer lama!

-Igual deberías darle un voto de confianza.

-Si tuviera dónde agarrarme lo haría.

Pero mi obligación es abrirle los ojos y marcarle el camino correcto.

-¿Cuál es ese camino?

-Que no cometa las mismas estupideces que vuestro padre.

-Ricky no tiene nada que ver con papá.

-En muchos aspectos es igual que él.

Y con los años se parece mucho más a ese desgraciado.

-Si de verdad piensas eso, no se lo digas nunca.

-Quizá debo decírselo para enderezarlo.

-Despejado, aquí no hay ni Dios.

-Ya.

Ya veo que Quintero se ha largado con prisas.

-La puerta estaba abierta.

-Miralles,

hemos llegado tarde, Quintero se largó ya.

Vale.

-El tío dice: "María, que me he despertado con ganas de trabajar".

Y le pregunta ella: "¿Y qué has hecho?"

"Nada, me he vuelto a meter en la cama a ver si se me pasan".

-Qué tonto que es.

Pero si sabes reírte, compañera, con lo seria que eres en comisaría.

-Yo no soy seria.

Bueno, al principio hablo menos.

-Tú no te preocupes porque yo hablo por las dos.

-Eso te lo garantizo, parece una locomotora cuando se pone...

-¿Y dónde vives?

-Mientras encuentro piso por la zona,

estoy con unos compañeros de la academia en Carabanchel.

No está lejos, pero necesitaría algo por aquí.

-A ver si tienes suerte, porque está muy complicado.

-Ya lo veo.

-Cuéntanos cositas, ¿tienes pareja?

-Eres implacable, deja a la muchacha en paz.

-No pasa nada. La respuesta es no.

-Voy a pedir. -No, no, pido yo.

¿Qué queréis tomar?

-Pues no sé... una cerveza.

-Que sean dos. -Tres.

-Esto ya está arreglado.

La fuga era una goma de la presilla que estaba suelta.

-Gracias una vez más, Álvaro. -Me encanta echarte una mano.

-Ah, ¿sí?

Pues ya que estás aquí, ¿te importa quedarte un momento en la barra

mientras voy al almacén? -No, vete tranquila.

-Perdona, tres cervezas.

Hola. ¿Me escuchas? -Sí, sí, perdona.

Es que no soy el camarero.

-Disimulas mal, estás detrás de la barra.

-Ya. Si ves a un tío arreglando un desagüe igual es solo un chapuzas.

-Vale, perdona.

-Tranquila, estás perdonada.

-Entonces, ¿quién sirve las bebidas?

-Sería una estupidez que no lo hiciera yo.

-Ah, los chapuzas atienden en los bares donde arreglan el fregadero.

-Ya sabes cómo están las cosas, en el curro hay que hacer de todo.

Tres cervezas, ¿no?

-En serio, ¿trabajas aquí, estás ayudando?

-Digamos que tengo una relación especial con el bar,

y le estoy echando una mano a la camarera que ha ido al almacén.

-Tres, sí.

¿Cuánto es?

-Como no soy el camarero, lo que consideres por los servicios.

-Son nueve euros.

-Así está bien.

-Como ves, no soy de poner cervezas, soy más de arreglar motores.

Toma, el taller donde curro.

-¿Para qué quiero tu tarjeta?

-Por si tienes algún imprevisto con el coche o te deja tirada.

Nunca se sabe.

-Claro.

-Espera, que te ayudo.

Hola. -Hola.

-Hasta otra.

-Qué camarero tan majo, ¿no? -No es el camarero.

Creo que es mecánico.

-Mecánico. Yo tuve una vocación de mecánico como a los diez años.

Me interesaban mogollón las tuercas.

Era muy aficionado a la serie este del coche...

-De Kit. -Fantástico.

(CANTAN)

Me gustó el tema de la mecánica.

Bremón ya ha puesto al día al CNI del asunto de Quintero.

¿Y qué han dicho? Que delegan en nosotros.

Tendremos que ser nosotros los que lo capturemos.

Es lo lógico, hicimos un buen trabajo de colaboración

durante la Operación Valentina.

Y nadie tiene más ganas de echarle el guante que en esta comisaría.

Eso no es del todo cierto.

¿Por qué lo dices?

Porque hay algo que no te he contado.

Vamos a ver, Alicia, te lo he preguntado en tu casa,

yo confío en ti, no me puedes dar la información con cuentagotas.

¿Qué me tienes que contar ahora?

Hace dos meses pude detener a Fernando Quintero y no lo hice.

Dime que eso no es verdad. Por desgracia sí que lo es.

Lo tuve a la distancia que estás tú ahora y lo dejé escapar.

¿Y por qué no lo detuviste?

¿Qué pasó, dónde estabais?

Vino a mi casa, era de noche, quería...

saber si Leo y yo estábamos bien.

Me contó que había roto el pacto con el CNI

porque no le dejaban saber nada de nosotros.

Quería conocer a su nieto y yo...

estaba totalmente desconcertada.

Cuando estaba a punto de llamar a la policía...

¿Por qué no lo hiciste?

Te juro que intenté

no entrar en su chantaje emocional.

Me aseguró que estaba cometiendo un error.

Me dijo que además de inspectora de policía también era su hija.

Ya sabes que él se mueve como pez en el agua en todo esto.

Y al final te convenció.

Cuando estaba a punto de llamarte me pidió que te escuchara dos segundos.

Me dio una charla sobre el odio,

que no sirve para nada, que debía pasar página...

Yo le dije que no me diera lecciones de vida.

Pero ya sabes lo manipulador que es.

Aseguró que estaba arrepentido de todo lo que había hecho

y que lo único que quería era el amor de sus dos hijos.

Yo le dije que no lo consideraba mi padre.

Me repitió por activa y por pasiva, que precisamente por eso,

quería reunirse con Julio.

Y ahí...

me desmoroné, Claudia.

Recordé...

lo mal que lo había pasado Julio por todo este tema y...

por su enfermedad.

¿Y al final?

Al final lo dejé marchar.

Me convertí en su cómplice.

Me dejé corromper y ahora soy la responsable

de que el narcotráfico ha vuelto a Distrito Sur.

Alicia, para el carro. Eres responsable de tus actos.

No eres responsable de los actos de los demás.

Por supuesto que lo soy.

Mi debilidad nos ha llevado al borde del abismo otra vez.

Que Quintero sea un delincuente, no es incompatible con que te quiera.

Dejarle ir fue una pésima decisión como policía,

pero comprensible como hija.

Agradezco mucho tus palabras.

Sé que lo dices para que me sienta mejor.

Pero debo pagar por todo lo que he hecho.

Dejé escapar a un delincuente,

y los hechos me demuestran que Quintero jamás se rehabilitará.

A ver,

es posible que a partir de ahora el error sea de las dos.

pero tienes una oportunidad de enmendarlo.

Te aseguro que si lo tengo delante...

seré yo quien le ponga las esposas.

Te doy mi palabra, Claudia.

¿Te acuerdas de mí? -Vaya.

Si es mi amigo, el "Inspector Lapa". -No te pases, Charly.

-Así te llamábamos en el barrio

porque cuando se te metía alguien entre ceja y ceja no te despegabas.

-Si me hubieras confesado quien fue el asesino de Rodri,

las cosas habrían ido de otra manera.

-¿Todavía le estás dando vueltas a eso?

-Hay cosas que no se pueden olvidar.

¿No habías conocido un chico guapísimo en la ferretería nueva?

Se te caía la baba cuando me contabas.

Qué exagerada eres. ¿Lo has vuelto a ver?

No, ya te dije que ni nos dimos los teléfonos,

ni siquiera los nombres. Por eso no te preocupes.

Me dijiste que se había trasladado al barrio, ¿no?

Seguramente te lo encuentras cualquier día.

A ver, parroquia, ¿quién ha pedido unas albóndigas?

Para ti, majete.

-¿Qué haces?

-Darle una mano a la chica más guapa del barrio.

Estás muy fea cuando te agobias.

-¿Que estoy fea?

-Mira, tú no podrías estar fea ni queriendo.

-Estoy centrado en tener mi propio taller y no pienso en otra cosa.

Es lo que realmente me haría feliz. -Tú lo que deberías hacer

es mandar a paseo al roñoso de tu jefe

y liarte la manta a la cabeza de una vez.

-Necesito el local perfecto,

y los que he visto están ocupados o están por las nubes.

-¿Le has echado el ojo a alguno en particular?

-Es por el caso de Germán Aparicio, he investigado en mis ratos libres.

¿Ya estás otra vez con eso?

El caso está cerrado, fue un suicidio y punto.

¿Y si te digo que las compras que hizo por internet

podrían tener que ver con su muerte?

-Cuéntame lo que sepas del tipo con el que hablabas.

-Se llama Rubén Gimeno, vamos a ser socios.

Si quieres te lo presento para que veas que lo que digo es cierto.

-De acuerdo.

-Yo aporto una logística, y la página web de Naturfortex,

que ya está muy bien posicionada en la red.

Ricky se está subiendo a un tren que va en marcha.

-Claro, por eso le das una participación pequeña

en los beneficios.

-¿Sabes que esta madrugada han agredido a Margarita Medina?

Llegó a la comisaría muerta de miedo.

Pero yo conseguí convencerla para que denunciara.

Y luego tú la trataste con tanta frialdad

que se lo pensó mejor y no tramitó la denuncia.

-Yo no fuerzo a nadie a denunciar,

a no ser que esté segura...

-¡Lo que es seguro es que ahora mismo esta mujer está en un hospital!

-Siento molestarle, comisario, pero necesito hablar con usted

muy seriamente. ¿Qué ocurre?

Acabo de tener una conversación con la oficial Esperanza Beltrán,

una conversación muy desagradable.

-Yo solo pretendía...

-Estoy hablando yo, no me interrumpas, por favor.

¿Qué ha pasado, Nacha? Para que vengas tiene que ser grave.

Quintero no da señales de vida.

Todo el mundo lo está buscando.

Yo he patrullado toda la noche por los sitios que él frecuentaba,

pero es como si se lo hubiera tragado la tierra.

15 minutos, es el tiempo que te queda para ir delante del juez.

Y si no colaboras ya sabes cómo van a ir las cosas.

¿Qué más quiere que le diga?

Les dije todo lo que sé de Quintero, incluso dónde encontrarlo.

No es mi culpa que se escapara. No te alteres, hombre.

Te necesito tranquilo para hacerte unas preguntas.

He vuelto a interrogar a Charly, y nos ha dado una información

que nos puede ayudar a atrapar a Quintero.

Sigo sin entender qué tiene eso que ver conmigo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 409

Servir y proteger - Capítulo 409

17 dic 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 409 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 409 "
Programas completos (478)
Clips

Los últimos 1.608 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 475 Completo 58:15 94% ayer
    Capítulo 475 ayer La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 474 Completo 57:35 93% pasado jueves
    Capítulo 474 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 473 Completo 56:52 100% pasado miércoles
    Capítulo 473 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 472 Completo 57:45 100% pasado martes
    Capítulo 472 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 471 Completo 57:08 100% pasado lunes
    Capítulo 471 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 470 Completo 58:10 98% 15 mar 2019
    Capítulo 470 15 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 469 Completo 58:07 98% 14 mar 2019
    Capítulo 469 14 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 468 Completo 54:39 98% 13 mar 2019
    Capítulo 468 13 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 467 Completo 58:10 99% 12 mar 2019
    Capítulo 467 12 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 466 Completo 58:10 100% 11 mar 2019
    Capítulo 466 11 mar 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 465 Completo 56:11 92% 08 mar 2019
    Capítulo 465 08 mar 2019 Konchalovsky retiene a Quintero e Iker y está decidido a matarlos. Mientras, en comisaría, intentan localizar al mafioso. Sara y Álvaro preparan su primera cita como pareja.
  • Capítulo 464 Completo 55:30 95% 07 mar 2019
    Capítulo 464 07 mar 2019 El CNI se dispone a detener a Konchalovsky. Tras el caso de los cangrejos chinos, la policía descubre una trama de tráfico de personas. Espe empieza a pensar que ha llegado la hora de cortar con Pab...
  • Capítulo 463 Completo 57:49 96% 06 mar 2019
    Capítulo 463 06 mar 2019 Mientras continúa la búsqueda del armamento químico, Konchalovsky cita a Quintero para la mañana siguiente. Elvira convence a Álvaro de que no acuda a la policía. Harta d...
  • Capítulo 462 Completo 57:18 98% 05 mar 2019
    Capítulo 462 05 mar 2019 Quintero consigue colocar un localizador en la chaqueta de Konchalovsky. Silvia y Fede encuentran a Kim, pero el caso se complica. Elvira y Ricky deciden dar un escarmiento a Manzanedo. Bremón decide coger...
  • Capítulo 461 Completo 57:32 99% 04 mar 2019
    Capítulo 461 04 mar 2019 Iker pide a Quintero que coloque un localizador a Konchalovsky. Silvia y Fede descubren el enlace de la mafia que controla el tráfico ilegal de cangrejos. Elvira presta dinero a un ludópata. Pablo a...
  • Capítulo 460 Completo 58:26 92% 01 mar 2019
    Capítulo 460 01 mar 2019 Para indignación de Silvia, Miralles la aparta del caso del estrangulador y le asigna a uno de tráfico ilegal de cangrejos chinos. Konchalovsky contacta con Quintero y accede a venderle armas con un...
  • Capítulo 459 Completo 56:56 94% 28 feb 2019
    Capítulo 459 28 feb 2019 La policía sigue el rastro de Pedro Aparicio, que se ha dado a la fuga. Toni se recupera del navajazo. Olga pide a Paty que le acompañe al hospital. Elvira intenta que Álvaro vuelva a casa.
  • Capítulo 458 Completo 56:19 100% 27 feb 2019
    Capítulo 458 27 feb 2019 La investigación de Alicia y Silvia comienza a dar sus frutos. Sabiendo que le pisan los talones, Pablo decide pasar a la acción. Pedro recibe una llamada en la que acusan a Luis Soler de ser el est...
  • Capítulo 457 Completo 55:20 100% 26 feb 2019
    Capítulo 457 26 feb 2019 La policía averigua quien está detrás de las patrullas ciudadanas. Mientras, Pedro molesta a Sara y Luís interviene. Miralles pide a Alicia y Silvia que averigüen que tienen en co...
  • Capítulo 456 Completo 55:25 100% 25 feb 2019
    Capítulo 456 25 feb 2019 Miralles y Silvia investigan el ataque del estrangulador a Ibarra. Mientras se organizan patrullas vecinales para intentar buscar al estrangulador, Nacha y Toni intentan detener la llamada "Noche de Caza&quo...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos