www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4885506
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 405 - ver ahora
Transcripción completa

Hoy me han llamado de la cárcel de Picassent.

Mañana la ponen en libertad.

-Cada vez que te imaginaba en una celda por mi culpa...

-Eso ya pasó.

Hice lo que hubiera hecho cualquier madre.

¿Tú quieres compensarme? Pues céntrate.

Ayuda a tu hermano en los negocios.

-Cuando la zona esté totalmente despejada,

estampamos la furgoneta

contra el escaparate de la tienda de electrodomésticos.

Entramos y cogemos los televisores.

En cinco minutos estamos fuera. -Estoy más nervioso que otras veces.

Necesito que esto salga perfecto. -Por la vieja, ¿eh?

-He abierto una ferretería al lado, soy Damián Pérez.

-Tienes predisposición, tienes ganas,

y eso es lo importante. -¿Entonces?

-Empiezas mañana a las nueve.

-Llevas no sé cuánto tiempo diciendo que vas a montar tu taller,

y te rompes el culo en el taller del cutre de Ramón.

-Estoy haciendo un estudio de mercado para asegurarme

que todo está bien.

-¿Quieres tener tu propio taller? Pues haz lo que sea para lograrlo.

Tú también te puedes aplicar el cuento.

-¿A qué te refieres? -He repasado las cuentas

y no pintan nada bien. No sé a qué demonios estás jugando.

Llevas casi un año al frente del Moonlight, es más que suficiente.

Mañana se incorpora a la comisaría un joven agente:

Antonio Ríos. De momento hará binomio con Nacha.

¿Por qué te hiciste policía?

Era esto o ponerme a servir cañas, ese era mi plan B.

Puestos a elegir opté por seguir los pasos de mi padre

que no le ha ido mal en esto.

O sea, que te has hecho policía para no servir cañas.

Yo soy más de tomarlas que de servirlas.

Sí, ya lo he podido deducir.

Se trata de un ataque al sistema informático

que bloquea y encripta los archivos del usuario,

quitándoles el control del mismo.

-¿Tú no ves la presión que me pone Bremón con el caso?

-¿Por qué no pides ayuda a alguien?

-He desarrollado un programa capaz de rastrear el origen del ataque.

-Hemos encontrado una dirección en Alcobendas,

se llama Leon Bavic.

Hace dos años fue detenido por crear un virus informático,

y puesto en libertad por falta de pruebas.

Llevadlo al calabozo. -¡Quiero hablar con mi abogado!

-Sí, vas a hablar con tu abogado cuando toque. ¡Al calabozo!

Ahora tengo que recopilar todas las pruebas válidas,

y demostrar que él es el culpable del ciberataque.

-Eso ya es cosa tuya, para algo te hiciste policía.

Yo me piro hoy porque ya se ha terminado el salón tecnológico.

El comisario ha luchado por ti hasta el último momento en Jefatura,

pero los de arriba se han empeñado

en que el puesto tenía que ser para un inspector,

concretamente para el inspector Almazán.

Muchas mujeres maltratadas, de partida,

son reacias a denunciar.

Si no se sienten comprendidas, es muy difícil que den el paso decisivo.

-Me he enfrentado a cuestiones de todo tipo a lo largo de mi carrera,

¿y sabe lo que me dicta la experiencia?

-No lo sé, dígamelo usted.

-Que implicarse demasiado emocionalmente en un caso,

nunca es positivo.

Lo mejor es mantener la cabeza fría y tomar distancia.

-Para atajar una situación de maltrato,

hay que ponerse en el lugar de la víctima.

-¿No te molesta que salga tanto con él?

-Mientras no te contagie su crisis de mediana edad...

-No hay peligro, no puedo seguirle el ritmo.

Por eso quedo con él a comer.

Había quedado con Germán para ir a comer, y no ha aparecido.

(Teléfono)

Es Germán. Sí, soy yo.

Pero ¿qué ha pasado?

¿Qué pasa, papá?

Que se ha tirado a la calle desde su balcón.

(Música emocionante)

A ver qué te parece esto.

Vamos a ver quién manda aquí.

¡Acceso denegado!

¡Me cago en la leche!

¿Qué tienes, Fede? Estoy en ello, comisario.

Llevas en ello más de una hora.

¿Cuándo vas a tener algo? Necesito más tiempo, comisario.

Tengo a Jefatura gritándome en un oído.

Y en el otro oído media docena de multinacionales

pidiéndome resultados.

Encima, el hacker ha contratado uno de los mejores abogados de Madrid.

Yo voy lo más rápido que puedo,

pero el tipo ha escondido el rastro de una manera brutal.

¿No podemos tirarle más de la lengua en el interrogatorio?

A ver si nos dice desde dónde. Ni soñarlo, Fede.

El abogado ha dicho que no van a hacer declaraciones.

Y que si no tenemos nada sólido de aquí a una hora,

nos van a poner un pleito, y van en serio.

Yo también voy muy en serio.

Pero necesito más tiempo,

Quizá nos pueden echar una mano desde otra unidad.

¿Y qué se supone que van a encontrar?

Pues no sé, en el registro...

Cuentas opacas, transferencias sospechosas... Yo qué sé.

Todo lo que hay que encontrar

está en el portátil o en los discos duros.

Y eso es responsabilidad tuya.

Así que ponte en movimiento y ponte ya, ¿de acuerdo?

Comisario, en el portátil no hay absolutamente nada.

Todas las pistas me han llevado a seguir sus servidores,

y su equipo, incluso la conexión se hizo desde este ordenador,

pero el tipo ha ocultado muy bien el rastro.

¿Me estás diciendo que hemos detenido al hacker equivocado?

Cracker.

Perdón.

Escúchame.

Si suelto a ese tío sin tener otra pista que seguir,

me van a crucificar en Jefatura.

Y espérate tú que el abogado no nos ponga una denuncia.

Dime una cosa, por favor.

¿Estás completamente seguro de que ese no es nuestro hombre?

Absolutamente. Entonces, ¿quién es?

¿Dónde se ha metido ese maldito hacker o como se diga, Fede?

¿Ha desaparecido por arte de magia? ¿Es un fantasma?

¿O es un cabrón que se está riendo de nosotros?

Lo he tenido delante de mis narices y no me he dado cuenta.

¿No te has dado cuenta de qué?

El tipo que tenemos en calabozos es un víctima, no es el culpable.

El verdadero cracker es el que infectó el ordenador de Bavic.

Nos ha mantenido con una pista falsa para despistarnos.

Es un señuelo y nosotros hemos caído, ¿no?

Efectivamente.

Además, conozco pocas personas que escriban de esta manera,

es un verdadero artista.

Hay poca gente en el mundo que pueda hacer esto.

Mejor. Así tienes menos probabilidades de cagarla.

¿Qué tal? ¿Cómo lo ves?

-Bien, ¿no?

-Un poco cutre, ¿no? -No, familiar, sin pretensiones.

Pero cutre no.

-No sé yo...

Deja eso, tú no empiezas a trabajar hasta mañana,

has venido a tomarte algo y a pasarlo bien. Deja eso.

-No pasa nada.

Mientras vienen los clientes, aprovecho el tiempo.

Además, lo que haga ahora no lo tendré que hacer mañana.

-Como veas.

-¿No crees que con el producto así, a la vista,

da mejor imagen del negocio? -Sí, haz lo que tú quieras.

Hola, guapa.

-¿Te lo dejo por aquí? -Sí, sí, por favor.

Qué bien huele, ¿no?

Qué maravilla. Muchas gracias. -Enseguida vienen otras dos bandejas,

una de salado y otra de dulce, para que haya variedad.

También hay opciones para veganos, sin gluten... Un poco de todo.

-Qué bien, hija, qué lujo. -Vamos a dar un fiestón.

-¿Y tu compañera se anima a venir? ¿Paty era?

-Sí, pero no sé si puede porque está la jefa de vacaciones.

-Pídele que lo comente a la clientela del bar,

cuanta más gente venga mejor.

-Descuide, se le va a llenar la ferretería.

Lo que más le gusta a la gente es comer de gratis.

-Y, por favor, no me trates más de usted.

-Perfecto. -Oye, otra cosa.

He conocido a tu madre que es policía, estuvo aquí comprando.

-Sí, le dije que habíais abierto la ferretería.

-Muy bien hecho, muchas gracias.

-Voy a por las otras bandejas. -Muy bien, te esperamos.

¿Cómo lo ves? Yo creo que está todo.

¿Sabes lo que te digo?

Entre que llegan los invitados vamos abriendo una botella de vino

y cuando llegue Olga brindamos por el éxito de la tienda.

¿Qué pasa?

-Estaba pensando en el cartel de la inauguración.

¿No es un poco pequeño?

-No, hombre, está bien.

Acércate a por un abridor, por favor.

-¿Dónde está? -Al fondo a la derecha.

-¿Cuánto tiempo llevas sin despegar la vista del ordenador?

Tienes derecho a diez minutos de descanso cada dos horas,

tus cervicales te lo van a agradecer.

-¿Qué quieres, Espe?

-Chico, no sé. Saber qué tal estás.

Acaban de soltar a tu detenido.

Bremón ha tenido una bronca con su abogado,

al parecer él esloveno era una víctima más, ¿no?

Los de Ghost Team se han metido en su ordenador,

para hacerle parecer culpable.

-No sé cómo no me he dado cuenta antes,

lo tenía delante de mis narices.

-¿El qué tenías delante? -Esto.

¿Y se supone que yo tengo que entender eso?

-He localizado el malware

con el que infectaron el ordenador de Leon Bavic.

-¿Eso es lo que pone en la pantalla?

-Flipa, esto es pura poesía.

-Si tú lo dices. -Absolutamente.

Mira, está todo meticulosamente escrito,

de una manera pulcra, está todo etiquetado.

Es como Espronceda. Una barbaridad.

-Cualquiera diría que admiras al tipo que ha hecho eso.

-No lo admiro por lo que ha hecho, sino por cómo lo ha hecho.

Una manera, no sé...

Conozco pocas personas capaces de hacer esto.

Y sobre todo para hacer malware.

-Yo sé que intentas decirme algo, pero no me entero de nada.

-No hay mucha gente que lo escriba así.

Es Teo Pallín.

-Un momento...

¿Tu amigo Teo?

-Mi amigo Teo, sí.

Llegó a casa cuando empezaron los secuestros,

y fue el primero en ofrecerse a ayudarme con la investigación.

-¿Estás seguro de esto? -Absolutamente.

Es un tío que tiene mucha pasta.

Se podía haber quedado en el Ritz, el Palace o cualquier hotel,

y no en casa de mochilero.

-Esto es muy fuerte, hay que avisar a Bremón cuanto antes.

-No va a servir de nada. -¿Por qué?

-Porque Teo estará volando ya a Estados Unidos,

y Bremón me va a cortar los huevos, te lo digo yo.

(Teléfono)

Alguien está utilizando la wifi de casa.

-¿Cómo lo sabes? -El otro día puse un chivato.

Tiene que ser Teo.

Todavía voy a tener tiempo para detenerlo.

-¿Adónde vas?

-Hola, mamá. -Hola, cariño.

¿Ya has llegado del taller? -Sí, afortunadamente.

-Lo dices como si vinieras de picar en la mina.

-No, pero no aguanto a mi jefe.

Hoy ha venido a revisión un Coupé turbo guapísimo.

Estaba muy bien conservado,

y no es un Ferrari, pero quien tenga ese coche le tendrá cariño.

-¿Y qué ha pasado?

-Que Ramón me ha obligado a ponerle el aceite más barato del mercado.

Una mierda.

Y en la factura tendré que poner que estoy utilizando

materiales de primeras marcas. -¿Pero qué pasa?

¿Se estropea el coche? -No, no se estropea el coche.

Pero a los clientes buenos hay que cuidarlos.

Es cutre hacer esas cosas para ganar 13 o 14 pavos más.

Si robas, hazlo a lo grande, como lo hacía el papá.

-¿Qué?

-Lo siento, me ha salido solo.

-No nombres a tu padre en mi presencia.

-Perdona. Tienes razón.

Me voy a duchar, he quedado para cenar.

-Te plancho una camisa mientras te duchas.

-No te preocupes. -Sí que me preocupo.

He visto cómo las dejas cuando planchas tú. Dime cuál quieres.

¡Hola, cariño! -Hola.

Acabo de llegar ahora mismo.

-¿Tienes hambre? ¿Te preparo algo?

-No te preocupes, me tengo que ir al Moonlight.

-Ah, ¿sí? ¿A perder la tarde sin hacer nada?

-No, no, que...

he quedado con Luis para echarle una mano.

-Ah. Eso está bien.

Nada de borracheras.

Ni de escándalos. -No, no.

No te preocupes.

No nos esperes despierta, llegaremos tarde.

-Bueno. Venga.

Hasta mañana. -Chao.

-Vaya fiasco de inauguración.

-Todavía es pronto.

-¿Pronto?

Llevamos hora y media y no ha entrado nadie.

Llevabas razón, el cartel no se ve.

-Paty se lo dijo a todos los clientes de La Parra.

-Ya, y se agradece.

Supongo que cuando uno sale de merendar del bar,

lo último que le apetece ir a otro sitio para seguir comiendo.

Digo yo.

Es una pena porque está todo buenísimo.

-Riquísimo.

-Gracias. Pero me da pena que no ha salido como esperabais.

-Es normal.

¿A quién le apetece ir a comer a una ferretería?

-La gente está trabajando, igual cuando salgan...

-Que no, Pablo, cuando salgan querrán irse a su casa.

A cenar, al teatro o a un bar de verdad.

La inauguración ha sido una cabezonería mía y me ha salido mal.

-Mira, mamá. ¡Hola!

Pero la fiesta era aquí, ¿no?

De hecho, esta es la fiesta, supongo.

¿Te apetece tomar algo, dulce, salado, un vino?

Estoy de servicio y además a régimen,

así que ni lo uno ni lo otro. Lo siento mucho.

¿Tú se lo dijiste a la gente en comisaría?

Sí, lo comenté por encima,

pero se nos han complicado las cosas, como siempre.

¿Qué pasa, no ha venido nadie más? De momento no, pero...

Vendrán.

-De momento hemos patinado pero bien.

Los comienzos son así de complicados.

Yo me acuerdo cuando abrí mi primera tienda en Salamanca.

Dos o tres días solo, no entraba ni un alma.

-No te preocupes, que en Madrid no va a ser así,

se te va a llenar la ferretería de clientes.

-Y si no vienen iremos a buscarlos.

Porque por internet se pueden hacer muchas cosas.

Pues yo estoy de acuerdo.

Internet es lo mejor para el marketing.

¿Y qué te pasó, Damián?

¿Viniste de Salamanca porque allí no tuviste éxito?

No...

El negocio no era muy boyante, pero me daba para vivir.

Vine por... circunstancias de la vida.

Es un poco largo de contar.

Visto lo visto, lo mejor es que vayamos recogiendo, ¿no os parece?

Y yo vuelvo a comisaría. ¿Vienes a cenar?

Sí, cocino yo. Qué suerte tengo. Venga.

Gracia por venir. Nada. Hasta luego.

¿Recogemos? -Sí, yo te ayudo.

-Muy bien, capullines, así me gusta.

Gracias por vuestra generosidad.

En dos minutos vuestra red

estará liberada.

-Aléjate de ese teclado y no te muevas.

-Demasiado tarde, lo he bloqueado.

-Teodoro Pallín, quedas detenido. Date la vuelta.

-¿Detenido por qué? -Eres Ghost Team, tío.

Te he descubierto, imbécil.

-Eres bueno.

Pensé que no te darías cuenta hasta mañana,

pero se nota que has mejorado.

Aunque, reconoce que has tenido un poco de suerte.

Si no vuelvo al apartamento a por el pasaporte

y aprovecho para gestionar el último cobro,

tú no me habrías localizado. -Venga, date la vuelta.

-¿Me vas a poner las esposas? -Por supuesto, tío.

Has cometido un delito muy grave.

-¿Y qué he hecho? ¿Matar un niño?

¿Poner una bomba en un cine?

Solo he apretado unas pocas teclas.

Unos y ceros, eso es todo.

-Has robado muchos millones.

-A un banco que tiene muchos más y que los va a recuperar

moviendo unos y ceros aquí y allá.

Vale, a lo mejor he saqueado alguna multinacional,

pero creo que no van a quebrar por mi culpa.

-No me vengas con discursos y date la vuelta.

-Lo que acabo de hacer es lo que se hace en la bolsa cada mañana.

El sistema está montado así. -Date la vuelta, por favor.

-No servirá de nada. Este ordenador ya no lo desbloquea ni Dios.

En diez minutos la información estará borrada.

-Me da igual, irás a la cárcel.

Tengo tu móvil, nos han visto juntos, tengo testigos,

tengo el código Bavic... Por lo menos te caen cuatro o cinco años.

-162.

- ¿162 qué? -Tengo 162 bitcoins en mi "wallet".

A 10 000 dólares cada una,

y solo de una empresa.

De aquí a mañana eso se va a multiplicar por seis,

y la mitad puede ser tuya, Fede. Yo necesito un socio.

-¿Me estás pidiendo que robe? -No, no sería robar, sería como...

parasitar un organismo.

Solo seríamos dos bichitos molestos que no matan a nadie.

Viviríamos a cuerpo de rey, tío.

Nos pasaríamos la vida creando robots,

o rascándonos la barriga, lo que queramos.

Di que sí,

y mañana tendrás en tu cuenta tres millones de euros

en criptomoneda.

¿Cuánto años tienes que currar en la policía para ganar eso?

Ni en cinco vidas lo podrías lograr.

Unos y ceros, Fede, eso es todo, unos y ceros.

-Que tenga un buen día, señora. Y por favor,

la próxima vez piénselo bien antes de hacernos perder el tiempo,

cada minuto perdido en nimiedades,

es un minuto menos para perseguir el delito, ¿entiende?

-Sí, comisario, lo siento.

-Por tercera vez, no soy comisario, soy inspector.

-Perdón, perdón. Buenos días.

-¿Qué tal? ¿Ha denunciado?

-Qué va a denunciar. No ha dicho nada.

-No lo entiendo, yo la tenía casi convencida para declarar.

-Usted me dirá qué quería declarar, a mí no me ha dicho nada.

-Inspector, esa mujer ha sido agredida por su novio

en repetidas ocasiones. -¿Seguro? No es lo que ella ha dicho.

-Porque seguirá asustada,

pero los vecinos y su propio comportamiento indican

que en esa casa hay malos tratos. -Oficial,

las denuncias contra un ciudadano en particular

hay que presentarlas en comisaría y firmarlas.

Las habladurías son otra cosa.

-Yo no lo entiendo.

¿Usted le ha preguntado directamente por las agresiones de su novio?

-¿Me está diciendo cómo hacer mi trabajo?

-No era mi intención. Solo le digo que las víctimas

de violencia de género necesitan un poco de...

de confianza, de empatía.

-He hecho pasar a la supuesta víctima a una sala,

y le he preguntado qué es lo que quería declarar,

y no me ha contestado nada, tres veces le he preguntado.

Silencio, nada de nada. Así que la he mandado a casa.

-¿Cuánto tiempo ha estado con ella?

¿Le ha ofrecido café, un vaso de agua, algo?

-Tengo más de 40 casos abiertos, oficial,

yo no vengo aquí a tomar café.

Y los años que llevo en el cuerpo que sin duda son más que usted,

he tomado declaración a cientos de víctimas.

-¿De violencia de género? -De todo tipo de delitos,

y he aprendido algo crucial para tomar declaración,

la imparcialidad: preguntar y escuchar.

No tirar de la lengua del denunciante para oír lo que queremos.

-Las víctimas de violencia de género sufren con demasiada frecuencia

una anulación de su personalidad que les impide expresarse

con la seguridad que lo harían otras víctimas.

-Muy bien, pero si esa mujer no puede señalar con el dedo

a su novio y decir: "Me ha agredido", no hay delito, y punto.

-A lo mejor no es capaz delante de un inspector hombre

que la hace sentir insegura y del que no se fía.

-En la UFAM somos policías,

no una ONG ni un gabinete psicológico.

Además, usted no pertenece a esta unidad,

a lo mejor su jefe de grupo quiere oír sus consejos,

pero yo no tengo ningún interés en seguir escuchándola.

Sé perfectamente cómo dirigir mi unidad.

-Te voy a dar el código de mi cuenta.

-¿Quieres que te pague ahora? ¿Tú te crees que soy gilipollas?

Tendrás el dinero cuando me dejes marchar.

-Espe viene hacia aquí, y en dos minutos habrá una patrulla.

Si no hay transferencia no hay trato.

-No, tío. -Vamos a ver, que soy policía, joder.

¿Tú sabes lo que le hacen a los policías en la cárcel?

Si me meto en este fregado necesito un seguro de vida,

una jubilación... Dinero para poder desaparecer.

-Vale.

Pásame tu código.

-¿Creías que aceptaría tu oferta?

Pensabas que iba a caer, que traicionaría a mis compañeros

por tu sucio dinero.

Fíjate tú que no. ¡Arriba!

-Estás perdiendo el tiempo, Fede.

-¿Sí? Estoy perdiendo el tiempo.

-Yo soy más listo que tú, asúmelo. -¿Sí? ¿Más listo?

Fíjate, al final yo he hackeado tu ordenador sin ni siquiera tocarlo.

Lo has hecho tú mismo, tú has puesto la clave.

Además, te has saltado la primera regla de un hacker:

no hay ordenador seguro, aunque esté apagado.

Siempre puede llegar alguien y convencerte para que lo enciendas.

-A veces eres tan tonto que me das pena, Fede.

He hecho algo más que desbloquear el ordenador,

he activado el plan B.

-¿Qué plan B? -Enseguida lo sabrás.

Dentro de nada sonará tu teléfono, tú estate atento

-¿A esto qué le pasa ahora?

-¿Qué te pasa? -A mí nada.

Qué le pasa a este trasto,

que estaba tecleando las diligencias y al guardarlas, mira,

se ha quedado la pantalla en negro. -Reinicia.

-Todo el trabajo para el carajo.

-Ostras...

No solo te ha pasado a ti.

-¿A vosotros también os están fallando los ordenadores?

(RÍE EL FANTASMA)

Pero bueno, ¿y esto qué es?

-Han hackeado la comisaría.

¿Pero qué es este jaleo? ¡Bajad el volumen de los ordenadores!

No se puede, los ordenadores no responden.

-Es Ghost Team, ha secuestrado la red.

¿Qué? ¡Por favor, apagadlos!

¡Desconectad esos ordenadores ahora mismo!

No quiero oír esa maldita risa ni un segundo más.

Tu ordenador también. ¿Es en toda la comisaría?

Eso parece.

Pero ¿no tenemos un sistema de seguridad para impedir esto?

Las empresas secuestradas también lo tienen,

y mejores que este. Pero las hackean para pedir dinero,

pero ¿a nosotros qué nos van a pedir? Voy a informar a Jefatura.

De momento dejémonos de conjeturas.

Todo el mundo a trabajar. Con ordenadores o sin ellos,

esto sigue siendo una comisaría. ¿Dónde está Fede?

Se ha ido a casa.

Pero le quedan cuatro horas de turno.

Precisamente... Da igual, le llamo.

(Teléfono)

Ahí está. Contesta, seguro que es de comisaría.

-Inspectora. "Fede, ¿dónde estás?"

Te necesitamos en comisaría. Alguien nos ha hackeado la red.

¿Qué red?

Yo qué sé, la red de comisaría, la de la policía entera,

no tengo ni idea. Aquí no funciona nada.

Pero ¿qué has hecho, cabrón?

¿Con quién estás hablando?

Estoy hablando con Ghost Team,

lo tengo detenido en casa, es mi amigo, el informático,

"el que pensé que nos estaba ayudando".

¿Qué? "Si no me suelta,"

toda la red quedará destruida. -¡Cállate!

¿Qué está diciendo?

Nada, voy para allá con el detenido. -En cinco minutos un troyano

destruirá la base de datos de la policía.

Él no puede hacer lo que está diciendo, ¿no?

"Yo creo que es posible",

pero no sé. -Si me suelta le doy las claves.

Fede... "Inspectora, tengo que colgar".

-¿A que te gusta mi plan B?

Ahora, deja de jugar a los polis y quítame las esposas.

Yo te doy las claves y salgo de tu vida para siempre.

Es lo mejor para todos.

-Quédate calladito y quietecito.

-¿Qué haces?

¿Te crees que puedes parar el gusano?

Tienes menos de cinco minutos y necesitarías cinco años de estudios

para deshacer mi obra maestra. -¡He dicho que te calles!

-¿De verdad quieres ser responsable

de destruir la base de datos de la policía?

¿No te das cuenta de las consecuencias que puede tener eso

si te equivocas?

-Eres culpable de un delito muy grave.

Y dejarte ir también tendría consecuencias.

-Miles y miles...

de fichas de delincuentes quedarán borradas

en menos de dos minutos.

Un montón de diligencias, interrogatorios,

pruebas, declaraciones,

transcripciones de escuchas...

La de procesos judiciales que se van a quedar paralizados.

Tus superiores te van a... -Cállate, tío.

Tú a mí no me conoces enfadado.

Cállate.

-Muchas gracias por quedarte hasta el final.

-Yo encantada.

-Y perdona si te he aburrido con mi cháchara

sobre el mundo de la ferretería.

-No, si se me rompe algo de la cocina lo arreglaré yo solita.

-Da gusto conocer gente tan joven como tú y con tan buena disposición.

Oye,

Lo tuyo.

-Me da cosa cogerlo porque no has aprovechado la comida.

-No, no, soy el empresario y soy el que corre el riesgo.

El trabajador tiene que cobrar sí o sí. Cógelo.

-Te entiendo. A mí ya me ha dado tiempo a montar un negocio

y verlo fracasar. -¿No me digas?

Pues más a mi favor. Cada palo que aguante su vela. Cógelo.

-Gracias. -Otra cosa.

¿No sabrá dónde hay un comedor social?

Lo digo por llevarles esto, por no tirar la comida, me da pena.

-Hola.

Se te ha caído algo. -No.

No, que no...

que no sé de ningún comedor social.

-¿Qué tal, vienes por la fiesta?

Lo digo porque se ha acabado, pero puedes llevarte pastelitos.

-Venía a por dos fluorescentes y dos cebadores.

-No.

-¿No? -No, llévate LED.

Son mejores, y te ahorras los cebadores, la reactancia,

y un 60% de consumo.

-¿Trabajas aquí tú también? -No.

-¿No?

-No, pero yo he hecho pasteles. ¿Quieres uno?

-Sí, claro.

Están tremendos, increíbles.

Me llevo los LED también, tía, me has convencido.

-¿De qué tamaño?

-Me da igual, grandes, los que quieras, me da igual.

¿Puedo pillar otro? -Sí, claro.

Los que quieras, los vamos a tirar. -¡No!

-¿No? ¿Te los quieres comer todos?

-No, pero al lado hay un comedor social.

-Ah, ¿sí? -En la Calle del Diamante.

No me acuerdo del número, pero búscalo en internet.

-Pues lo voy a buscar. Aquí lo tienes.

-Muchas gracias. ¿Cuánto es? -19 euros.

Tu cambio. -Gracias.

-¿Y eres del barrio?

-No, pero he alquilado una habitación aquí por curro.

-Pues ya sabes dónde estamos.

-Me han flipado los pastelitos.

Hasta luego.

-Que eres un "lamer" de mierda, Fede.

Siempre lo has sido.

Si valieras para esto,

no estarías currando en la policía por un sueldo de mierda.

No me vas a pegar otra vez, ¿verdad?

Además de cargarte la red de la policía,

cargarías con un delito de abuso de autoridad.

En el tiempo que llevas tecleando, yo habría ganado...

-150 bitcoins. -No sé si tanto.

-Sí, sí, 150, te acaban de entrar.

Te acaba de pagar otra empresa.

-¿Cómo has entrado ahí?

-Porque este "lamer" de mierda también tenía un plan B.

¿Ves mi teléfono? En un ratito

me llamará alguno de mis superiores

para darme una palmadita en la espalda,

y decirme que he roto tu código y he liberado la comisaría.

-¿Cómo has hecho eso?

-Durante los últimos días he podido ver muchas líneas de tu código,

he aprendido tus modos, tus giros, tus trucos...

Tengo que decirte que te repites, te repites más que el ajo.

Y como buen psicópata,

eres un soberbio y vas dejando pistas.

Tienes una costumbre mala y terrible, que es la de rimar,

rimar al final de los comentarios, unos ripios absurdos.

Sin lírica ninguna.

También tienes un estilo de patronaje a la hora de etiquetar.

Ha sido bastante fácil.

Llegar hasta la puerta me ha resultado superfácil.

Pensé que me lo pondrías un poco más interesante, pero no.

-Muy bien, acepto la derrota.

Reconozco que has mejorado mucho.

Ahora suéltame y nos vamos juntos de aquí.

Te doy un 60% del dinero.

Un 70. -Pero ¿qué dinero, Teo?

Unos y ceros.

Unos y ceros, acuérdate.

(Teléfono)

Es la inspectora, perdona. Tengo que contestar.

Inspectora. Disculpe que le haya colgado antes.

¿Todo bien por ahí?

"Sí, sí, aquí funciona todo correctamente, pero por favor,"

¿no habrás tenido que soltarle a cambio a este tipo?

No, aquí lo tengo.

Tampoco me ha costado mucho terminar con el ciberataque.

"Lo has arreglado tú solo"

y en cinco minutos, no doy crédito.

Tampoco tiene mucho mérito, como programador es bastante mediocre.

¿Me podía mandar un par de compañeros,

"para que terminemos con la detención?"

No te preocupes, ahora mismo te mando a Espe.

"Buen trabajo, Fede" Muchas gracias.

Espe, coge un zeta y ve para tu casa,

y ayudas a Fede a traerse a ese tipo.

¿Vale? Ahora mismo.

¿Qué te pasa, Nacha?

Nada. El ordenador ya está bien,

pero he perdido el rato de las diligencias que había tramitado.

Una hora entera de trabajo a la basura.

Bueno, podía haber sido peor.

Mejor me voy a patear las calles, a ver si se me pasa este cabreo.

Cada vez te parece más a Elías.

¿Se puede saber dónde carajo estabas metido?

-Salí a comprar un fluorescente y al final compré unos LED

porque te ahorras la reactancia y el cebador.

-Déjate de reactancias y vamos para el coche.

Claudia, ¿ya funciona todo? Sí.

Lo ha arreglado Fede en cinco minutos,

y te comunico oficialmente que ha detenido a Ghost Team,

lo tiene en su casa. Espe lo va a traer a comisaría.

¿Fede ha liberado la comisaría y ha detenido al sospechoso él solo?

Como lo oyes.

Voy a informar ahora mismo a Jefatura.

Espero que esta sea la definitiva.

Y este viene siendo el comedor no oficial de la comisaría.

-Ah, ¿sí?

Me han hablado muy bien de la tortilla de patata de aquí.

Habrá que probarla. -Sí, está muy rica, mira.

Aquí todo está muy bueno. -Ya veo.

Sobre todo la dueña.

-Toni, vigila los comentarios.

-Perdón.

Y ella no es la dueña. Es la camarera, se llama Paty.

Así que pilas con lo que dices porque es Paty.

¿Quieres un pinchito de tortilla?

Toni, ¿que si quieres algo? -No, nada. Gracias.

-¿No quieres nada? -No sé.

¿Qué tienes? -Vamos justos de tiempo.

-Yo soy el compañero de Nacha, Toni, que no nos han presentado.

-Encantada, yo soy Paty.

Si eres sus compañeros nos veremos por aquí a menudo.

-No. (AMBOS) ¿No?

-No tanto, o sea, que...

no estamos todo el día metidos en el bar.

-No me estaba refiriendo a eso, mujer.

-Ponme un café y a él lo que quiera, si es que se decide.

Sí, dime, "Ácidos".

-En fin, ¿qué vas a tomar? -Otro.

-¿Otro qué? -Otro café con leche en vaso.

-Vale. -No.

(AMBOS) ¿No?

-Que se lo ponga para llevar.

Y el mío también porque nos tenemos que ir.

He hablado con un "confite" que tiene información importante

sobre Charly Zaldívar. Te vienes, ¿no?

-No. -¿No?

-No, digo que no me lo perdería por nada del mundo.

-Paty, ¿nos puedes poner esos cafés para llevar, por favor?

Al estar desbloqueado el ordenador,

pude abrir la terminal y continuar ejecutando.

Fede, por favor...

Vamos a ver. Digamos que

encontré el virus, que no era un virus,

y conseguí desactivarlo, que no lo desactivé...

Bueno, da igual. El caso es que está todo arreglado.

¿Y las empresas que estaban secuestradas?

Pueden dormir absolutamente tranquilas.

¿Estás completamente seguro que no ha quedado ningún virus

latente o como se diga? No, nada de nada.

Esto era un secuestro puro y duro.

A Teo le interesaba transmitir la idea

de que al recibir el rescate las empresas volverían a la normalidad.

Y tenía pensado continuar con esta jugada en el futuro.

Enhorabuena, Fede, buen trabajo. Y muchísimas gracias.

Muchas gracias a usted por su paciencia.

La verdad que todo lo que ha pasado durante el día de hoy

ha sido culpa mía, no debí confiar en Teo.

Fui yo quien lo aceptó como colaborador,

la responsabilidad es mía.

Te llamará pronto de Jefatura para felicitarte.

¿Se puede? Director Mosquera, pase por favor,

Buenas noches. Buenas noches.

Le presento a Federico Alarcón, es nuestro jefe de la UIT.

Un placer.

-¿Así que es usted el héroe que ha desmantelado la red de Ghost Team?

Me alegra saludarlo personalmente,

ha prestado un gran servicio al cuerpo.

Y me complace transmitirle la felicitación de Jefatura.

-Muchísimas gracias, pero no soy ningún héroe,

estoy cumpliendo con mi deber.

Y he tenido mucha suerte, la verdad.

-No sea usted modesto, inspector.

Tiene motivos de sobra para estar orgulloso,

esos ataques eran un riesgo para la seguridad nacional.

Y estaban poniendo en riesgo nuestra imagen exterior y nuestra economía.

Desactivar el virus con esa rapidez y sin alarmar a la población,

ha sido todo un logro.

Enhorabuena a usted también, comisario.

Muchas gracias a usted por venir. Todo un detalle.

Yo les dejo porque tendrán cosas que hacer.

Encantado. -Encantado

Hola, Montse. Hola.

-Hola, cariño.

No me lo puedo creer.

Yo no soy psicólogo, pero...

Una persona como Germán, llena de vida, de ilusiones,

de energía...

Una persona así no se suicida.

Igual era ciclotímico

y estaba con la euforia de la fase maniaca y luego entró en depresión.

¿Cómo se ha portado el niño?

Fenomenal, como siempre.

¿Cómo ha ido? -Pues mal.

Papá... Germán no era maniaco depresivo.

Estaba viviendo una segunda juventud, solo eso.

Es cierto que pensaba todo el día en fiestas,

en viajes y en ligoteo, pero...

Eso no son fantasías de un loco.

Y realmente las llevaba a cabo,

y las justificaba de manera consecuente.

-Por mucho que creamos que conocemos a los demás,

nunca sabemos lo que tienen realmente en la cabeza.

-Ya, supongo que no.

-Te ha afectado mucho, ¿verdad, cariño?

-Es verdad que...

que hacía mucho que no nos veíamos, pero...

pero era mi amigo, y tenía muchos proyectos.

No sé, tal vez...

me da vergüenza no haberlo visto venir.

No sé. ¿Qué es lo que no sabes?

Nada, igual es una tontería mía. Olvídalo.

Papá, ¿qué ibas a decir? Pues que no me creo

que se haya suicidado.

-¿En qué te basas para decir algo así?

¿Estás diciendo que alguien lo tiró por el balcón?

No tengo ni idea.

Pero Germán no era un suicida.

La policía no encontró indicios de violencia ni de allanamiento.

Vamos a ver, Germán estaba disfrutando de la vida.

Se pasaba todo el día sonriendo, y haciendo sonreír a los demás.

Iba bien de dinero.

No le vi el más mínimo indicio de una depresión.

¿No podrías tú, a lo mejor...? Papá, por favor.

Ya sé, hija, perdóname.

Ya sé que no puedes iniciar una investigación por tu cuenta.

Pero ¿seguro que no puedes mirar las diligencias, hacer algunas preguntas?

Papá, las cosas no funcionan así.

Nadie que tuviera negocios con Germán y nadie de su familia

ha denunciado ni han encontrado nada sospechoso.

Pero yo era una persona cercana, y te estoy diciendo,

que sospecho que hay algo raro. Algo raro no es indicio de nada.

Por favor, yo solo te pido que me digas

que ha mirado más de cerca y que no has visto nada.

Que estoy equivocado. Así me quedo más tranquilo.

Está bien. Veré lo que puedo hacer, pero no te prometo nada.

Muchas gracias, hija.

Bueno, ya nos vamos. -Sí.

Buenas noches, y muchas gracias, Montse.

De nada. Hablamos mañana. Buenas noches.

-Buenas noches, hija.

-Sara, vete a casa si quieres.

-Queda recoger la sala y rellenar las cámaras para mañana.

-Lo haré yo. -No me importa quedarme, Luis.

-Ya te he explotado suficiente por hoy.

Ve a casa y descansa. Ya cierro yo.

-¿Todo bien?

-Sí, todo bien.

-Bueno, si insistes...

-Vale. -Hasta mañana.

-¡Eh! -¿Dónde estabas?

¿Ha ido todo bien? -Sí, ¿qué te pasa?

-¿Algún problema? -No, no.

-¿Ha pasado algo? -No, no.

Habéis tardado muchísimo en volver.

-Hemos venido dando un rodeo,

había un montón de controles de alcoholemia,

y queríamos evitarlos. -¿Cuántos televisores habéis cargado?

-Diez, pero de los buenos,

de los de 50 pulgadas para arriba. -Bien, son los que quiere la gente.

¿El Lucho y el "Bala" se han portado? -Correcto.

Están en la furgoneta.

Y el segurata en cuanto ha cobrado su parte, dócil como un cordero.

-Pues perfecto.

Abrimos la puerta de atrás y lo metes en el almacén.

-Pero ¿qué estáis haciendo? Tirad para la furgoneta, coño.

-Te dije que esperaran fuera hasta abrir la puerta del almacén.

-Lo que les he dicho, pero no dan para más.

-Así no se hacen las cosas, Ricky.

Un fallo y acabaremos todos detenidos.

-No me eches la bronca que no eres la mamá.

Si el bar funcionase como debe, no tendríamos que robar teles.

Venga, vete a abrir la puerta.

-Ya era hora, ¿se puede saber dónde te habías metido?

-Tengo cosas más importantes que hacer que estar contigo.

-Cosas importantes que hacer, ¿eh?

Supongo que serán...

más importantes que esto, ¿no?

-¿Eso qué es?

-¿Tú qué crees?

Me pediste contactos, ¿no? Pues ahí los tienes.

-Aquí hay solo dos teléfonos.

-No necesitas más para empezar, hombre.

Esos dos son dos franceses que viven en Marrakech.

Ellos solos son responsables de más de la mitad del hachís

que pasa por la península entrando por el estrecho.

Te surtirán bien y te harán buenos precios.

Eso sí, si le das la clave.

-¿Qué clave?

-La que te daré cuando me des lo que te voy a pedir.

-No pienso llevarte más al parque, la policía te está buscando,

no puedes pasearte con unos prismáticos

mirando a bebés como si fueras un pervertido.

-No quiero que me lleves a ningún parque.

Lo único que quiero es que me des un teléfono.

-Sí, claro. No te jode.

Si quieres te abro la puerta, te doy las llaves de mi coche y te largas.

-No me voy a escapar, no iré a ningún sitio ni te voy a traicionar.

-Dame una sola razón para fiarme de ti.

-Te la daré.

Solo quiero un teléfono, Charly,

el más básico, simple y sencillo que haya,

uno de prepago, no necesito internet, wifi, ni redes ni nada de eso.

Lo único que necesito es hacer una llamada.

¿De acuerdo?

-Primero la clave y luego hablamos.

-Primero me das el teléfono y luego te doy la clave.

-No hay trato, Quintero, me juego demasiado.

-Está bien, está bien.

Ahí tienes. Toma tu maldita clave.

Pero, por favor, déjame hacer esa llamada.

-Si estos franceses responden, y están dispuestos a hacer un trato,

tendrás tu móvil prepago.

-Charly,

ten mucho cuidado cuando hables con ellos, son muy escrupulosos.

No seas muy explícito,

porque no les gusta tratar con aficionados.

-¿Me estás llamando aficionado?

-Solo te digo que tengas cuidado cuando hables con esa gente,

nada más, ¿de acuerdo?

-De acuerdo. -Espera.

¿Cuándo me vas a dar mi teléfono?

-Recuerda, Quintero: las prisas son malas consejeras.

-Que sea la última vez que entráis por la puerta de delante.

-Que ya lo saben, Luis. Se lo has dicho 20 veces.

-Fuera. Y no empecéis a gastar el dinero a lo loco.

No conviene llamar la atención. -Hasta luego.

-¿A ti qué te pasa?

-¿No lo gastéis a lo loco? Por favor, son 300 euros cada uno.

¿Qué van a hacer, irse a Montecarlo a jugar a la ruleta?

-El perista no llama y ha pasado una hora.

-¿Por qué estás tan nervioso?

-Tenemos el almacén lleno de mercancía robada,

no me quedaré tranquilo hasta que eso salga de ahí.

El plan estaba cogido con pinzas.

Si el vigilante nos da algún problema...

-No nos ha dado ningún problema.

Y si lo hubiera hecho lo habría arreglado yo

por la vía rápida. -¿Tú qué haces con eso?

¿Has ido con eso por la calle? -Es mi seguro de vida.

(Teléfono)

-El perista.

Sí. Hombre, menos mal.

Claro que están en perfecto estado? ¿Cuándo vienes a por ellas?

No, no, no.

Tú y yo teníamos un trato.

Esos televisores cuestan por lo menos 2000 euros.

Puedes venderlos fácil por...

Nos ofrece 300 por cada uno.

-¿Qué dices? Habíamos dicho 600.

Mándalo a tomar por culo. -Y nos los comemos con patatas.

Dile 500 aunque sea.

-Le voy a decir 400.

-Escúchame con atención, pedazo de mierda.

Soy Elvira Soler,

dentro de dos horas te quiero aquí con 7000 euros en la mano.

Sí, ya, ya...

Es que el precio ha subido a 700 por hacerte el chulito.

A los Soler no los torea ni Dios bendito, ¿estamos?

Yo no tengo nada más que hablar contigo.

Tráeme mi dinero, cumple con tu parte o atente a las consecuencias.

¿Se puede saber qué estás haciendo?

No seas blando con esta gente, ¿no ves que te chulean?

-Es lo que le he dicho yo, que se ponga duro.

-¿Duro?

¿Dónde vas con este trasto?

¿Y si te para la policía?

¿De verdad que no habéis aprendido nada?

Cogéis a los dos rateros más inútiles de Madrid,

dejáis la mercancía en el almacén entrando por la puerta de delante,

vais armados por ahí...

De verdad, ¿no lo podéis hacer peor?

Nos estamos jugando la ruina

por diez puñeteros televisores, ¿no lo veis?

Pues esto se ha acabado.

A partir de ahora yo llevo los negocios, ¿estamos?

Y yo tomo las decisiones, ¿está claro?

Desmóntala y tira al río las piezas.

Es que...

-Ya era hora. ¿Has hablado con los franceses, ha ido todo bien?

-Te has portado, Quintero.

Ahora no vayas a cagarla.

-Gracias.

¿Me podéis dejar solo un momento?

-Tampoco te pases. -A ver, Charly,

no te voy a traicionar, se trata de una llamada personal,

quiero llamar a mi familia para despedirme de ellos, nada más.

Necesito un poco de privacidad.

No te la voy a jugar, hombre. -Por supuesto que no.

No me voy a despegar de ti hasta que no termines la llamada.

¿Sí?

¿Quién es? "Alicia, hija, ¿qué tal?

soy yo, Fernando."

¿Dónde estás?

De aquí para allá, ya sabes.

Solo llamaba para saber qué tal estás tú y cómo está el pequeño Leo.

La última vez me dijiste que me darías tu dirección,

y entregarte.

"¿Dónde estás, Fernando?"

Sí, ya sé lo que te dije cuando hablamos,

pero créeme que no te puedo decir dónde estoy ahora mismo.

Las cosas no están saliendo como las tenía planeadas,

"y se han complicado un poco, estoy teniendo que improvisar.

Entonces no tenemos nada que hablar.

"¡Espera, espera, hija, por favor!"

Solo quiero saber cómo estás tú y cómo está el pequeño Leo.

Creo que es la última vez que lo voy a hacer en mi vida. Solo eso.

Estamos bien.

El otro día llevé a Leo al pediatra.

Una vacuna. La verdad es que fue muy valiente.

"Está creciendo mucho".

Ese pequeñín se está convirtiendo

en un hombrecito fuerte y valiente, ¿verdad?

"Gracias, hija."

Gracias por decírmelo.

Lo siento mucho, pero voy a tener que colgar.

Me tengo que ir.

No sé si podremos hablar en otro momento. Adiós.

Adiós.

El problema es que en Madrid la gente compra por internet,

no sé si esto será mi ruina.

-Internet no tiene por qué ser un problema,

también puede ser una solución.

Esta tienda tiene algo que no existe en internet.

-Ah, ¿sí?

¿Por ejemplo? -Arréglalo tú mismo.

-Hace años Germán invirtió en energías renovables,

pero la cosa salió mal, el negoció quebró.

¿Qué tiene que ver esto con su muerte?

Que todos los socios acabaron bastante cabreados.

Perdieron muchísimo dinero, Alicia. Hablamos de millones.

-Quizá me equivoqué viniendo a Madrid en lugar de quedarme en Salamanca.

-¿Allí iba mejor el negocio?

-En Salamanca no podía quedarme, demasiados recuerdos.

-Habrá que repartir el dinero de anoche, ¿no?

-Ya está repartido. Tocáis a 300 cada uno.

(AMBOS) ¿Cómo?

-300 euros, el resto para la caja. -¿Qué caja?

-La caja con la que se paga esta casa y todo lo demás.

Y por supuesto, esa caja la manejo yo.

-Conocí ayer a un chico muy guapo en la ferretería.

Y me dijo que es del barrio y estoy viendo si aparece por aquí.

No sé, fue como un flechazo.

-Pues no te lo vas a creer, pero estoy igual que tú.

Si se te acumula el trabajo dímelo y te pongo a alguien.

Pues yo estoy bien, pero puede que el inspector Almazán

sí necesite ayuda.

No me ha comentado nada.

Pues mire la pila de expedientes sin abrir que tiene encima de su mesa.

-Se ve de lejos la clase. -Ah, ¿sí?

¿En qué lo notas? -En el reloj, por ejemplo.

¿A qué te dedicas? Si no es mucha indiscreción

-Tengo mi propia empresa.

Casi todo lo hago online, por eso vengo aquí a trabajar.

-Ha sido verlo y oler la pasta.

Lo he invitado a un par de güisquis y me ha contado su negocio.

Creo que busca con quién asociarse. -Espero un poco, ¿qué negocio es ese?

-Hace movidas por internet.

Le he oído algo de pagar 200 000 a tocateja.

-¿Y cómo sabes tú que ese tipo no es un cantamañanas,

y que intenta camelarte a ti?

-Yo, lidiando con el gran inspector Almazán,

no sé si te suena.

-O sea, que habéis tenido bronca.

-Es que no le importa un ápice su trabajo en la UFAM.

Yo creo que su designación ha sido un error garrafal.

-Yo creo que tendrías que hablar con él.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 405

Servir y proteger - Capítulo 405

11 dic 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 405" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 405"
Programas completos (433)
Clips

Los últimos 1.563 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 430 Completo 57:07 62% ayer
    Capítulo 430 ayer Silvia descubre nueva información sobre el caso del estrangulador. Alicia recibe la visita de Quintero. Miralles viaja a Italia para estar con su marido y con Olga. Luis despide a Andrea y le dice a su mad...
  • Nuevo Capítulo 429 Completo 54:39 88% pasado jueves
    Capítulo 429 pasado jueves El tiempo se acaba. A Alicia solo le quedan cuatro horas de vida y el éxito del operativo de rescate depende de Maica. Ricky descubre que Andrea tiene mucho que ocultar. Tras su ruptura con Silvia, Á...
  • Nuevo Capítulo 428 Completo 56:55 100% pasado miércoles
    Capítulo 428 pasado miércoles Quintero intenta convencer a Maica para que seduzca a Oleg. Konchalowsky llega con la intención de matar él mismo a Alicia. Ante la gravedad de Antonio, Olga decide viajar a Milán. Espe quier...
  • Nuevo Capítulo 427 Completo 55:38 98% pasado martes
    Capítulo 427 pasado martes Iker propone a Quintero otro plan para rescatar a Alicia que supone utilizar a Maica. Nacha y Toni investigan al ex novio de Carolina como sospechoso de su muerte. Miralles habla con Olga de la salud de Antonio.
  • Nuevo Capítulo 426 Completo 56:13 94% pasado lunes
    Capítulo 426 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 425 Completo 58:07 100% 11 ene 2019
    Capítulo 425 11 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 424 Completo 55:51 100% 10 ene 2019
    Capítulo 424 10 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 423 Completo 57:42 100% 09 ene 2019
    Capítulo 423 09 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 422 Completo 54:10 100% 08 ene 2019
    Capítulo 422 08 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 421 Completo 54:25 100% 04 ene 2019
    Capítulo 421 04 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 420 Completo 56:16 100% 03 ene 2019
    Capítulo 420 03 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 419 Completo 53:03 100% 02 ene 2019
    Capítulo 419 02 ene 2019 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 418 Completo 58:05 95% 31 dic 2018
    Capítulo 418 31 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 417 Completo 56:42 76% 28 dic 2018
    Capítulo 417 28 dic 2018 La coartada de José es muy sólida. La policía sospecha que el asesino de Rita anda suelto. Iker sigue muy afectado por haber matado al joven Yuri, y Alicia le recomienda que se ponga en manos...
  • Capítulo 416 Completo 56:55 98% 27 dic 2018
    Capítulo 416 27 dic 2018 La policía busca a José, el marido de Rita, como principal sospechoso de su asesinato. Elvira quiere que Ricky empiece ya a encargarse del Moon Light. Luis no está muy convencido de ello. Qui...
  • Capítulo 415 Completo 55:35 99% 26 dic 2018
    Capítulo 415 26 dic 2018 Silvia visita el piso de Espe y Fede y decide trasladarse a vivir con ellos. Marcelino acepta llevar la defensa de Quintero y le visita en la cárcel para comunicárselo. Miralles y Espe citan a Rita ...
  • Capítulo 414 Completo 55:12 93% 24 dic 2018
    Capítulo 414 24 dic 2018 Ricky, por orden de su madre, asalta el taller de Jeremías. Por otra parte, Elvira pide a Luis que haga socio del pub a Ricky. Silvia tiene su primera cita con Álvaro. Miralles pide a Espe que inves...
  • Capítulo 413 Completo 56:17 94% 21 dic 2018
    Capítulo 413 21 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 412 Completo 57:25 90% 20 dic 2018
    Capítulo 412 20 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 411 Completo 53:31 100% 19 dic 2018
    Capítulo 411 19 dic 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...

Añadir comentario ↓

  1. José

    Me acabo de percatar de que la ferretería era antes la frutería, y antes el gimnasio. La puerta es la misma.

    12 dic 2018