www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4872786
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 401 - ver ahora
Transcripción completa

Toda España quejándose de que la justicia es lenta

y me adelantan el juicio. No vuelvo a la cárcel ni loco.

-Sergio Mayoral planea fugarse de España en horas.

-Mis planes se han precipitado. Necesitaré antes los papeles.

-Joder, no puedo matarte, ¡no puedo!

Fidalgo le acaba de confirmar a Iker que una tonelada de cocaína

procedente del cártel de Sinaloa va a entrar en Madrid,

concretamente, a Distrito Sur.

Aquí tenéis toda la información que hace falta

para atrapar a Sofía Collantes y que caiga con todo su equipo.

-Bajad las armas. -Lo hemos conseguido.

Nunca bajes la guardia.

Ni un paso más.

Al parecer, Gallardo abrió fuego sobre nuestros agentes,

creando una distracción para escapar.

Hay un operativo de búsqueda. En minutos darán con él.

Cada bala sobre mis agentes va a recaer sobre usted

junto a los delitos que se le imputan, que no son pocos.

Soy libre de hacer lo que quiera

y no pienso volver a tu sala de meditación en la vida.

-En ese caso, debes pagar una multa de 3000 euros.

-Aléjate de Iago cuanto antes y protégete.

A mí me está haciendo la vida imposible

desde que le he dicho que dejo sus clases.

No solo me acosa él, le pide a los alumnos que me metan miedo.

-No me creo nada. -Te juro que es verdad

y, por favor, si te da unas pastillas verdes, no las tomes.

-Lo cogió Candela de la mesa de Iago.

Son las pastillas que les da a las alumnas

antes de acostarse con ellas. -Tómate esto.

-¿Sabes qué te digo?

Que no cuentes conmigo para acosar ni para nada.

Yo también abandono el grupo.

No llames a Elías, de verdad. Quiero hacerlo.

No pienso consentir que siga estafando.

Vamos a hacer lo de la cámara, Fede. -Estás detenido.

Tenemos una orden, registraremos esto

y te vienes a dependencias judiciales.

-No he hecho nada malo.

-Parece que, en el vídeo, hemos visto otra cosa.

Hay indicios de estafa, de abusos sexuales

y de un delito contra la salud.

-Nacha, ¿qué ha pasado aquí? -Nada.

Cuando llegué, ya estaba agonizando, Elías.

-Nacha, si tienes toda la ropa y las manos llenas de sangre.

Quedas detenida por asesinato.

Sé quién mató a Cholo Trejo, fue Tote Gallardo.

Le mató con una piedra.

Tu declaración está siendo transcrita

para que la firmes.

Encárguese de los últimos flecos, Lemos.

Por supuesto, general.

Vas a pagar por esta traición, Sergio.

-Yo solo sé que tú vas a ir a la cárcel

y yo voy a quedar libre.

Gallardo.

-No se mueva.

-Me hubiese gustado que lloraras por mí.

(Música emocionante)

De verdad, te agradezco que me hayas ido a buscar

porque me has hecho ganar media hora

y Bremón también te lo va a agradecer.

Me voy a dar una ducha rápida y me voy a comisaría.

Espera. Primero me tienes que contar la verdad.

Ya te lo he contado. ¿Qué verdad? La verdad de cómo está papá.

Que no, si ya te lo he contado todo. Ya, mamá,

pero nos conocemos y sé que me edulcoras las cosas.

¡Ay, Dios mío! A ver, ¿qué quieres que te cuente?

Tu padre está fenomenal. Y el doctor Salazar, ¿qué tal?

Te dije que me había causado buena impresión

cuando fuimos a la entrevista.

Mira, es una persona sencilla. No se nota que es una eminencia.

Y te diré más, es muy guapo y se parece a George Clooney.

Ay, de verdad, en qué cosas te fijas, mamá.

Me fijo en eso porque estoy relajada.

Además, según el doctor Salazar,

tu padre está reaccionando muy bien al tratamiento.

Me parece todo demasiado fácil, la verdad.

Pues no lo es,

no lo es y no podemos lanzar las campanas al vuelo.

Según el equipo médico y tal y como veo a tu padre,

creo que podemos ser optimistas.

¿Y ahora no se va a sentir muy solo, que te has venido tú?

¿Solo, tu padre? ¡Vamos!

No te imaginas la cantidad de amigos que se está echando.

Vamos, y está estudiando italiano, no sé de dónde saca el tiempo.

Al próximo viaje voy yo. Me ha dado pena no poder ir a este.

Al próximo viaje vamos las dos.

Ay, Dios mío, se me está haciendo tarde.

Venga.

¿Sabes qué me dijo la cuidadora cuando fui a recogerlo ayer?

Dice que Leo es incapaz de dormirse

a no ser que lo ponga en la colchoneta al lado de Julia.

Mi padre me dijo que se llevaba muy bien con esa niña.

Vamos, es que Julia es un amor.

Leo tiene muy buen gusto. Como su madre.

Oye, a ver si esta tarde puedo recogerlo yo,

que al final se van a acostumbrar a verte solo a ti.

Aprovecha que tengo horarios flexibles.

Ojalá dure mucho esa tranquilidad, tanto en casa como en la comisaría.

Oye, ¿cómo están las cosas allí?

Tras cerrar los últimos flecos de la Operación Valentina,

estamos como en una balsa de aceite.

Me cuesta quitarme de la cabeza

la última imagen de Sergio Mayoral tendido en el suelo.

Sí.

Fue un final muy triste y, no sé, lo más extraño es

que Gallardo lo matara por despecho.

Ya echo de menos los "briefings" en comisaría.

Te aseguro que sigue todo exactamente igual.

¿Y los compañeros no preguntan por mí?

Están todos muy orgullosos de haber participado

en uno de los operativos más importantes de España

para acabar con el narcotráfico. Se portaron todos muy bien.

Echo de menos el buen rollo de comisaría,

nada que ver con el ambiente gélido de la casa.

Oye, ¿sabes que alguien colgó en la pared de la sala común

la portada del periódico del operativo

y todavía sigue ahí? ¿Sí?

¿Qué portada? ¿Esta?

(LEE) "La operación se ha resuelto con éxito

gracias al trabajo de agentes del CNI

en colaboración con los policías de la comisaría de distrito Sur".

"Tras su desembarco en España, esta red mafiosa

controlaba el narcotráfico del sur de Europa".

"A la muerte del capo, Somoza, meses atrás,

el cártel estaba en manos de su exmujer,

la modelo, Sofía Collantes,

que triunfó hace años en las pasarelas".

Sí. Oye, ¿esta cosa que tenías en comisaría era importante?

Porque tenías prisa.

Vendrá el director general, nos dará una charla

y yo creo que nada más. Que, por cierto,

se me ha hecho tarde y me tengo que ir.

Yo iré preparando la pintura

para pintar la pared de la habitación de Leo.

Ni se te ocurra empezar sin mí. Quedamos en hacerlo juntos.

Sí, tranquila. Si vuelves con tiempo esta tarde,

nos ponemos a ello, ¿vale? Ahora, vete tranquila

que yo me encargo de darle el bibe. Qué haría yo sin vosotros.

(Puerta)

El grueso de la Operación Valentina perteneció al CNI,

pero la aportación de la policía de Distrito Sur no fue pequeña.

En el ministerio no nos cabe ninguna duda

de que esta comisaría, con usted al frente,

ha hecho un trabajo formidable

para atrapar a Somoza primero y a su exmujer después.

Mis hombres se emplearon a fondo.

Reconozco, la verdad, que a veces fue muy complicado

poder lidiar con todo y mantener la discreción en comisaría

cuando el agente Lemos estaba infiltrado.

Ah, por cierto.

Le alegrará saber que el capo de Sinaloa,

aliado de Somoza en México, cayó ayer en una emboscada.

Excelente noticia, director. La operación aún no está cerrada

porque algunos integrantes de ese cártel consiguieron huir,

pero es cuestión de horas

que nuestros colegas mexicanos les atrapen.

Está claro que hay que actuar rápidamente.

Cuando Somoza cayó, ya tenían enseguida repuesto.

A rey muerto, rey puesto, como se dice.

Reina, diría yo, en este caso.

Por lo que sé, Sofía Collantes ha contratado

a uno de los bufetes más prestigiosos de Londres

para que la defiendan.

Esa guerra se la dejo a los tribunales.

En lo que a nosotros respecta, estoy contento

de poder volver a los casos de barrio.

Mayores o menores, hay que estar siempre vigilantes

con todo tipo de delito.

Seguro que es usted una inspiración para sus hombres.

Renunció a un puesto muy importante, un puestazo,

por quedarse aquí.

Dígame, comisario,

¿qué tal se tomó su suegro, don Augusto,

que dijera que no a esa promoción?

La verdad es que costó un poco.

Y a mi mujer también le costó aceptarlo,

pero, al final, tuvieron que entender

que era la decisión que había tomado.

Yo estoy muy orgulloso de que haya alguien como usted

al frente de un barrio como Distrito Sur.

Aún recuerdo cuando le destinamos aquí.

Entre nosotros le llamábamos Kabul

y, a este paso, lo va a convertir en Copenhague.

No exagere.

Esto siempre será Distrito Sur, ni más ni menos.

¡Iván! -¡Marcelino!

¿Qué tal, hombre? ¡Cuánto tiempo!

-¿Cuándo fue la última vez que nos vimos?

-Pues si no recuerdo mal y mi mente no me falla,

¿hace poco más de un año?

En un restaurante tailandés cenando, ¿no?

-Y te presenté a mi mujer. -¿Aún sigues casado con ella?

-Sí, hombre, claro, y nos va muy bien.

¿Y la tuya qué tal? -Silvia ya es historia.

-¿Qué dices? ¿Os habéis separado? -Divorciado.

-Vaya, lo siento.

Era tu tercer intento, ¿no? -Sí.

En mi caso, a la tercera no va la vencida,

pero no me arrepiento, ¿eh?

Nuestra relación estaba agotadísima. -Vaya, lo dices de una manera...

-Porque soy de los que creen

que todas las parejas tienen fecha de caducidad.

¿Por qué no vamos a tomar algo?

Tengo un hueco. Acabo de salir de una reunión con un cliente.

-Estoy, precisamente, esperando a Montse.

-Venga, hombre, que podríamos ponernos al día

o, si lo prefieres, hablar de los viejos tiempos,

cuando íbamos juntos a la facultad.

-Mira, por ahí viene, precisamente, Montse.

-Vaya. ¿No vendrá de poner una denuncia, no?

-Es inspectora de Régimen Disciplinario.

-Ándale. -Hola, cariño.

-¿Qué? Mucho follón en la comisaría, ¿no?

-Sí, va a haber un evento con el director general,

ya sabes cómo son estas cosas.

-Mira, es Germán, ¿te acuerdas de él? -Ya decía yo que me sonaba tu cara.

-Encantado de volver a verte, Montse.

Le estaba comentando que fuéramos a tomar un café,

¿te apuntas? -Me haces un favor si vais vosotros

porque me acaban de convocar en Jefatura

y prefiero irme para allá.

-Bueno, como quieras, amor. -Nos vemos luego.

-Venga.

-Hasta luego. -Hasta otra. Chao.

-¿Van a venir los periodistas, comisario?

Sí. Deberíamos ir saliendo.

Si no le importa, esperemos unos minutos

a ver si llega la inspectora jefe, Miralles.

Naturalmente, ¿Por qué no está? ¿Ha ocurrido algo?

Su marido está hospitalizado en Milán

y tiene que estar a punto de llegar del aeropuerto.

Muy bien, no hay problema. No podemos empezar sin ella.

La inspectora jefe ha hecho una labor impecable

coordinando la participación del Cuerpo en el operativo.

Ah, por cierto, respecto a lo que me pidió, comisario...

(Puerta)

Perdón. No he podido llegar antes.

Inspectora Miralles, es un placer volver a verla.

Igualmente, señor.

Por cierto, me acabo de enterar, su marido está hospitalizado.

Sí, está siguiendo un tratamiento por una dolencia cardíaca,

pero está controlado. Gracias. Ah, pues me alegro.

Muy bien, pues ya estamos todos.

-Ya está todo listo. -¿Vamos, comisario?

Hoy es un gran día. ¿Estás preparada, Miralles?

Yo sí, claro. Por favor. Gracias.

Buenos días a todos.

Como sabéis, hoy nos acompaña el director general de la policía,

don Jorge Mosquera, que nos va a dedicar unas palabras.

Señor, es un gran honor tenerle aquí.

Buenos días a todos. Muchas gracias, comisario,

pero permita que le corrija, el honor es mío.

Soy consciente de la velocidad con la que se elaboró

el dispositivo junto al CNI y los GEO

para detener a la cúpula del cártel de Cali.

y no ignoro el valor que demostraron aquellos

que estuvieron durante el tiroteo

que culminó con la detención de Sofía Collantes.

Algunos de esos agentes incluso llegaron a ser heridos.

Para el Servicio de Inteligencia Español

han sido dos largos años de intenso trabajo

hasta conseguir los frutos que ahora se están cosechando.

-Ahora vengo. Me están llamando por teléfono.

-Fueron detenidos en México

algunos miembros del cártel de Sinaloa,

entre ellos su capo, Emiliano Alvarado.

Si sumamos eso al desmantelamiento del cártel de Cali,

me atrevo a decir... -¿Qué pasa?

-Era Distrito Dos. Tienen un problema.

Están intentando contactar con el comisario

y creo que es urgente. -Pues qué oportunos.

-Voy a intentar decírselo a Miralles, ¿no?

-Y, en primer lugar, me gustaría resaltar el valor

de algunos queridos compañeros. Es justo

que haga una mención especial al oficial, Roberto Batista.

Fue una de las primeras víctimas del cártel de Cali

y me consta que era muy querido en esta comisaría.

Ahora comprendemos que su muerte no fue en balde

y que, gracias a su trabajo, el mundo es hoy un lugar mejor.

-Era Distrito Dos.

Están intentando contactar con el comisario.

Parece urgente. Intentaré hablar con ellos.

-El policía que cayó en manos

de la organización criminal liderada por Somoza.

Y, por último, mencionar al agente Miguel Flores,

que fue herido de gravedad en el operativo.

Bien, la Policía Nacional dispone de cuatro condecoraciones

que otorga en ocasiones excepcionales.

Se entregará la Cruz al mérito policial

con distintivo rojo a dos magníficas profesionales de esta comisaría.

En honor a la verdad, la propuesta parte del comisario Bremón,

quien ha querido que se les reconozca su trabajo impecable en el operativo

y su trayectoria en el Cuerpo Oficial de Policía.

Les hablo de la inspectora jefe, Claudia Miralles,

y la inspectora, Alicia Ocaña.

Mi enhorabuena a ambas.

(Aplausos)

Pero los reconocimientos no acaban ahí.

Es deseo de esta dirección general

que todos aquellos que participaron en el dispositivo

reciban una felicitación pública.

Y ya con esto termino.

Solo me queda animarles a que continúen trabajando

como lo hacen para servir y proteger nuestra sociedad.

Muchas gracias.

(Móvil)

Sí, ya sé que estáis llamando, pero... Bueno, da igual.

¿Qué necesitáis?

Claro, por supuesto, todo el apoyo que sea.

Sí, sí, sí.

Dime.

Aquí van los cafés. -Gracias.

-Ay, las tostadas. Ahora mismo las traigo. Perdón.

Es que no doy abasto. -No te preocupes.

-Oye, ¿sabes con quién me encontré el otro día?

Con la profesora aquella de Derecho Civil,

la que siempre ponía sus exámenes por sorpresa.

-¡Ah, sí! ¡Doña Gema!

-¡Esa! -Que era peor que un dolor de muelas.

-Esa, sí. -Oye, ¿y la saludaste?

-Qué va. Cambié de acera para no cruzarme con ella.

-No te habría reconocido. Está hecha una anciana.

-¿No estarás diciendo que he envejecido?

Porque yo, por dentro, me siento el mismo chaval.

Además, ¿sabes cuál es el secreto de sentirme tan pletórico?

-Pues no, ¿cuál?

-El secreto de mi éxito es el fracaso matrimonial.

-O sea, ¿que divorciarse es un éxito? -Sí, así es.

Aunque dejes a tu pareja, la vida está llena de oportunidades.

Mírame, yo me siento más dinámico,

más joven, más feliz, ¿eh? Tendrías que probarlo.

-¿Quién, yo? No, yo estoy muy feliz con Montse.

-Ya, tiempo al tiempo. Yo no me arrepiento de nada.

-Oye, ¿y no lo pasaste mal con el divorcio?

-Tras la ruptura, caí en una pequeña depresión,

pero, afortunadamente, me repuse y ya me ves, aquí estoy.

Eh, "voilà", feliz como una perdiz.

-De verdad que tienes un brillo en la mirada.

¿No te habrás enamorado otra vez, no? -No, qué va, qué va.

Quiero exprimir las ventajas que me da ser un cincuentón.

Que sí, Marcelino, que hay vida después de los 50

y más si te apuntas a un club de "singles".

-¿Un club de "singles"? -Sí.

Mira, organizamos viajes, vamos a encuentros culturales

y los fines de semana solemos salir a hacer "trekking",

kayak, piragua... Aventuras. -No sé si tendría tanta energía.

-La energía te la dan los amigos y las amigas que vas conociendo.

A menudo quedamos al margen del club. -Ya sé por dónde vas tú, pillastre.

-Aunque tengas pareja, alguna escapadita podrás hacer, ¿eh?

Esta noche pensaba ir de copas.

¿Por qué no te vienes y recordamos viejos tiempos?

-Esta noche tengo un plan fascinante, que es ir a visitar a mi nieto.

-¿Ya eres abuelo?

-Pues sí y es una criatura que me hace muy feliz.

-¡Vaya, vaya con el abuelete!

Bueno, ¿otro día? -Pues sí, otro día.

Además, ahora tengo que volver al trabajo.

-Sí, yo también me voy.

El trabajo es la única tiranía de la que no he podido divorciarme.

-Ni lo harás. -Oye, que invito yo, ¿eh?

Eh, nena, cobra dos cafés. -¿Y las tostadas?

-Olvídalo, no te preocupes. Quédate con el cambio.

-Gracias. -Debemos intercambiar los teléfonos.

-Claro que sí. Adiós, Paty. -Adiós, Marcelino.

Operativo 502. Voy a informar al comisario

y nos ponemos en marcha, ¿vale? Sí, me pongo a ello.

Lo sentimos, el director general no hará más declaraciones. Gracias.

Disculpen. Comisario, Distrito Dos tiene un operativo en marcha

y solicita nuestra colaboración.

Dales lo que necesiten. Es una colaboración urgente.

Deberíamos reunirnos

y ver los efectivos que tenemos disponibles.

Lo siento, señor.

No se preocupen. Les dejo para que sigan trabajando.

Lo siento, señor. Gracias por venir. Enhorabuena.

(Móvil)

Ay, es Elías. Disculpe. Te espero.

Elías, ¿qué pasa?

¿Nos echas de menos el primer día de vacaciones?

Ya le vale a Méndez decirte lo de la medalla.

Sí, que yo no sabía nada, hombre.

Vale, venga, tú disfruta en París. ¿Qué?

Ah, pues lo de Nacha sí es una buena noticia.

Venga, que sí, que te mantengo informado.

Disfruta en París con tu hijo. Dale recuerdos. Venga, chao.

¿Todo bien? Sí.

Nada, que nos echa de menos ya. ¿Está en Francia?

Aún no, está en la puerta de embarque.

Le va a venir muy bien tener una temporada de vacaciones.

Sí, lo que no sé es cómo ha aceptado tener

cuatro semanas seguidas, no lo va a soportar.

Seguro que disfruta mucho al lado de su hijo.

Sí. Me ha dicho que ha hablado hoy con Nacha.

Ah, mira, eso ya es un logro.

Últimamente, estaba poco comunicativa.

No he dejado de pensar en ella.

Tenía que haberse llevado las felicitaciones del director.

Sí, yo también la eché de menos, también se lo merecía.

Oye, vamos a tu despacho

y te explico en qué consiste el operativo.

¿Que estaban muy frías las albóndigas?

Perdóname, Javier. Mira, te invito al café, ¿vale?

-Muy bien. Gracias.

-¿Qué tal hoy? -Tía, mira, de culo.

Estoy sola para atender esto. No puedo más.

-Bueno, mira el lado positivo.

Si entra un chico interesante, le puedes tirar la caña

y María no te hará preguntas. -¿Un chico interesante? Sí.

Últimamente, brillan por su ausencia los chicos interesantes aquí.

-En eso te doy la razón. -Ni alegrarse la vista puede una.

Todo es curro y más curro. -¿Quieres que te ayude?

-Pues mira, si puedes recogerme esta mesa,

tráeme todo aquí, a la barra. -Claro.

Oye, ¿y María se sabe ya cuándo vuelve del pueblo?

-No, tía, ni idea. Hablé con ella el otro día

y me dijo que volvería pronto, pero llevamos así unos días.

-¿Pero no se iba al entierro de un familiar o algo así?

-Sí, pero decidió quedarse una temporada más en Barinas.

Tócate las narices.

-Pues menuda faena porque tú estás bastante agobiada.

-Sí, la verdad es que sí, pero bueno, ¿tú qué tal?

¿Sabes algo de tu padre?

-Sí, dice mi madre que va todo muy bien,

pero "piano, piano", como dicen los italianos.

-Ahí va, me olvidé atender a esa mesa y llevan más de una hora.

-Yo me tengo que ir a la escuela.

Si esta tarde tengo un hueco, vengo y te ayudo.

-Vale, no te preocupes. Muchas gracias.

-Chao, amor. -Adiós.

No pasa nada, Asensio,

necesitabais apoyo y ahí hemos estado, es lo normal.

"Al menos deja que te dé las gracias, Miralles".

"Distrito Dos está en deuda contigo".

Bueno, como quieras, pero tú hubieras hecho lo mismo, ¿o no?

"Touché".

"Ya sabes, para lo que sea, levanta el teléfono

y los recursos que necesites de Distrito Dos serán vuestros".

Te cojo la palabra, ¿eh? Venga, hasta luego.

(Puerta)

¿A ti te había contado algo Bremón de todo esto?

Nada de nada.

La verdad es que ha llevado todas las gestiones en secreto.

Menudo detalle. No me lo podía ni imaginar.

Ha sido un acto muy emotivo.

Para todos, pero especialmente para ti, ¿eh?

Esa mención a Rober después de tanto tiempo

me ha parecido muy merecida y te digo una cosa,

este tipo de actos tienen un objetivo muy importante,

que es mantener la moral alta después de un gran esfuerzo.

Sí, ninguno de los policías de esta comisaría

vamos a olvidar el día que detuvimos a Sofía Collantes.

Lástima que ese día se saldara con derramamiento de sangre.

No te preocupes.

Flores se recuperará bien, ya lo verás.

No estaba pensando solo en Miguel.

¿Estabas pensando en Sergio Mayoral? Ajá.

A pesar de que teníamos una relación complicada

y de que era una persona tóxica, hubiese preferido que siguiera vivo

para poder responder por sus crímenes ante la justicia.

Lo sé, y yo también, pero Mayoral llevaba demasiado tiempo

jugando con fuego y es normal que haya acabado así.

Pero no vamos a hablar de cosas tristes, ¿Cómo estáis?

¿Ya tiene nuevo destino Iker o no? La única misión que tiene

es pintar la pared de Leo con pintura de pizarra.

Sí, así podremos dibujar con él.

Muy bien. Me alegro de que estéis tranquilos.

Sí, yo también. Me gusta mucho tenerle en casa

y verlo, por fin, tan relajado. Lo malo es que...

Es que, ¿qué?

Que algún día tendrá que irse.

A lo mejor se tiene que quedar en Madrid.

Ojalá. Perdona, que con este rollo

no te he preguntado cómo está Antonio.

No te preocupes,

si nos hemos estado mandando mensajes todo el tiempo.

Ya te digo, pues está bien,

está reaccionando bien al tratamiento.

Eso por el momento. ¿No hay efectos secundarios?

Parece que no. Pero va a ser lento.

Sí, Olga y yo queremos ir a verlo en cuanto podamos.

¿Él está animado? ¿Animado?

Animado es poco. Yo creo que las células madres

se las están poniendo en el corazón y en la moral, de verdad.

Sí. ¿Se puede?

Adelante, comisario. Acabo de colgar con Distrito Dos.

Nos han llamado para darnos las gracias

y decir que el operativo ha culminado con éxito.

Y, por cierto, muchas gracias.

Sí, muchas gracias. Ha sido un gesto muy bonito.

Bueno, las dos os lo merecéis con creces.

Reconozco que la había solicitado, pero no tenía la confirmación

de que habían sido aprobadas. Gracias de nuevo.

Me tengo que marchar para buscar a Leo.

No te preocupes. Yo me tengo que poner al día con esto.

Dame dos segundos, ¿eh?

A ver, cuéntame brevemente qué tal está Antonio,

que antes no dio tiempo. Pues bien.

Ha reaccionado favorablemente al tratamiento.

Pero te advierto que voy a querer ir a Milán

en alguna otra ocasión, ¿eh? Muy bien.

(Móvil)

Perdona.

Caramba, cómo vuelan las noticias.

Es Lola, que me felicita por la condecoración.

Qué detallista. Por lo que sé, está haciendo

un gran trabajo en la UFAM de Valladolid.

Sí, algo me habían comentado. ¿No mantenéis el contacto?

No. Bueno, por cierto,

¿ya sabes a quién vas a poner al frente de la UFAM?

Ya urge saberlo, ¿eh? En breve se sabrá.

Dejemos que las cosas sigan su curso.

Tú mandas. Bueno, te dejo aterrizar.

Ahora nos vemos. Vale.

Ha sido guay encontrarnos en la guardería.

Sí, muy guay. Oye, ¿por qué no me hablas de eso de las medallas?

No es una medalla, sino una Cruz de distintivo rojo,

no confundir con Cruz de distintivo blanco.

Ah, perdóname. Siempre me he hecho un lío con esas cosas.

Cruces del orden al mérito policial hay dos

y tenemos dos medallas que son las más importantes,

la de oro y la de plata.

¿Y a ti por qué te han dado una con distintivo rojo?

Es una recompensa que te da el cuerpo

por hechos distinguidos y extraordinarios

con patente riesgo o peligro personal.

No me mires así, lo aprendimos en la academia.

Oye, por cierto, ¿sabes que la cruz comporta una pensión de por vida

de más de 100 euros sobre el sueldo? Ah, mira, no está mal.

¿Y dónde tienes la medalla?

Nos la entregarán el día del patrón de la policía.

¡Ah! Espero que la pensión llegue antes de ese día.

Oye, no te burles que estoy muy orgullosa

y que sepas que fue el comisario quien pidió que nos condecoraran.

(Móvil)

Espera, Alicia. Me están llamando. Es Fidalgo.

Buenas tardes, mi general.

Sí, por supuesto que puedo. ¿A qué hora quiere que nos veamos?

Está bien, a las ocho estaré ahí. Hasta luego.

¿Quiere verte? Sí y con prisas.

Bueno, igual quiere entregarte una medalla.

¿Y ahora quién es la que se está riendo, eh?

En el CNI no funcionamos así. Anda, ven aquí.

(SE RÍE)

Pues nada, he estado consultando la felicitación del director general,

pero no comporta ninguna asignación. Un punto en el expediente, solo.

-Lo que me flipa es que haya venido el director a decirnos unas palabras.

-Para dar un poco más de categoría al asunto.

-Es un hombre muy profesional y muy humano.

Ya vino cuando asesinaron a Laura Escalada

y se mostró muy cálido con sus padres.

-Yo creo que ha dado buen rollo a la comisaría.

La gente estaba muy contenta.

Además, parece que el crimen se ha puesto en huelga.

-La UFAM lleva unos días bastante tranquila.

-Bueno, eso es estupendo

porque en tu trabajo en la ODAC y la UFAM, no das a basto.

-Estoy atacada porque Bremón no termina de anunciar

quién será la nueva responsable de la UFAM

y Lola ya hace semanas que se fue.

-Vas a ser tú y no tienes que dudarlo. Ya está.

-Ya me gustaría, pero te recuerdo que hay un escollo

para que el comisario me escoja. -Sí, que no eres inspectora,

pero Lola tampoco lo era y Bremón hizo una excepción.

Yo creo que es una cosa transitoria hasta que promociones.

-Pero yo no soy Lola. -Pues no, eres Espe

y vas a trabajar muy duro en la UFAM a la vez que promocionas

y eso es lo que le tienes que decir al comisario.

-¿Que se lo diga? Que no, yo no me atrevo.

-¿Por qué no te vas a atrever?

Así se te quita el runrún de la cabeza y ya está.

(Timbre)

Hombre. Hola.

Hola. Buenas noches.

Buenas noches.

¿Mi nieto está despierto? Tu nieto se acaba de dormir.

Le enviamos un mensaje a Alicia, pero no debió verlo.

Supongo que no, no me ha dicho nada. ¿Os apetece tomar algo?

No, muchas gracias. -No, a mí tampoco.

Pues nada.

(Móvil)

Un segundo. Germán, ¿qué te cuentas?

-"Me acabo de acordar del mote de la profesora de Derecho Civil".

"La llamábamos 'la Gota malaya', porque era lenta, pero letal".

-¡Es cierto! Vaya, que era una tortura, sí, sí.

-"Oye, perdona si te estoy interrumpiendo

y estás ejerciendo de abuelo".

-No, en este momento mi nieto está durmiendo.

-"Anda, ¿qué me dices?".

"Entonces, estás libre para venir a tomar una copa".

-¿A tomar una copa ahora? Verás, estoy en casa de mi hija

y quiero aprovechar para estar con ella.

Espera, que me dicen algo. Un momento.

-Vete a tomar una copa con él. -No sé.

-Que está muy bien que retomes el contacto con los viejos amigos.

-Germán, sí, de acuerdo. ¿Dónde quedamos?

-"¿Qué te parece en un pub que se llama Moonlight en media hora?".

-¿Moonlight? Yo sé dónde está.

"Sí, es un pub estupendo. Te mando la ubicación".

-Muy bien, estupendo. Pues nos vemos allí.

¿Has estado allí?

No, pero sé que está en Distrito Sur,

me han hablado de él. Bueno, en fin.

Tendré que tomarme esa copa. -Bueno, cariño, no es un suplicio.

-No, pero yo no estoy ahora para ruidos y músicas estridentes.

-No seas muermo, Marcelino. -En fin, venga, me marcho.

-Venga, vete con él y pásatelo bien.

Yo me voy a casa y así dejamos descansar a Iker.

-Dale un beso a Leo y a Alicia y le dices que hemos pasado a verla.

Yo se lo digo. Tú sal y diviértete, Marcelino.

Hasta luego. Adiós.

Pues sí, igual tienes razón. Debo hablar con Bremón.

(Timbre)

(HABLAN EN INGLÉS)

-Te presento a Espe, mi compañera de piso.

Este es Teo, un colega de Informática.

-Encantada. -No está nada mal el pisito.

-Nos conocemos desde críos, ya te digo, de la facultad.

-¿Y vives en Madrid? -No, en Barcelona.

Acabo de llegar en tren. ¿Me invitáis a algo, que vengo seco?

-¿Qué quieres? -Cualquier cosa que tenga limón.

-Como no sea una limonada... -Perfecto.

-Me echó una mano en la facultad que alucinas,

sobre todo con las asignaturas en las que andaba pez.

-Tampoco fue para tanto.

Solo te guie por el buen camino, pequeño saltamontes.

-Siempre decía chorradas, también.

Pero es un crack, le ha fichado una multinacional en Barcelona

de sistemas operativos.

-¿Y qué has venido, a visitar a la familia y amigos?

-No voy a tener tiempo.

Me voy a pasar los próximos días en el Salón tecnológico de robótica.

¿Te has pillado las "invis"? -La verdad es que no.

Se me ha pasado, tenía curro y... -Lo hago por ti

y luego me dices dónde voy a dormir. -¿A dormir?

-Sí, es que bueno, cuando me dijo que iba a venir,

pensé que se podía quedar en la habitación de Lola.

Espero que no te importe. -No me importa.

Si me importara, ya es tarde. -Si molesto, me abro.

No quiero ser un incordio. -Qué va.

Los amigos de Fede son bienvenidos. -Estupendo.

Hala, ya está, ya te he conseguido las invitaciones.

-Qué rápido. -Te digo que es un crack.

-Bueno, si quieres te ayudo a acomodarte.

-No, no me gusta que trasteen mi mochila.

Tengo materiales sensibles, unos discos duros y un procesador.

-Bueno, mira, esa es tu habitación. -Perfecto.

-Oye, ¿y a qué venía lo de la mano así?

-Es el saludo de Spock. ¿No has visto "Star Trek"?

-Sí, pero esa serie es muy viejuna. -Viejuna, no. Es una serie de culto.

Como te oiga decir que es viejuna, nos monta un pollo a los dos.

-Jo, qué tío más raro, de verdad.

¿Has visto cómo se ha puesto con la mochila?

-Un poquito raro es, pero, hija mía, los genios son así.

Son gente extraña, atrabiliaria, que tiene sus cosas, ¿eh?

Y, además, entre que va a estar en el Salón de robótica

y metido en su habitación con las APP y los softwares,

ni sabremos que está aquí. -O sea que es un friki como tú.

-No, un "geek" en toda regla.

-Oye, ¿tienes activado el Bluetooth del móvil?

-Sí. -Te voy a chutar las invitaciones.

Ahí estás.

Y ahora vamos a hacer una visita virtual por el salón.

-¿Una visita virtual?

-Por el salón de... -Sí.

-Qué guay, tío, tenía unas ganas de...

-Es la leche el salón. -Ya te cuento.

-Ahí lo tienes.

-Sara, ¿puedes venir un momento? -Claro.

-Por lo que me han dicho, lo inauguraron hace un año,

aunque no lo conocía.

Esto ha sido todo un descubrimiento para mí.

-Y para mí.

-Hay muy buen ambiente, las copas son buenas

y el nombre es muy sugerente, Moonlight.

Oye, Marcelino, voy a hacerte una pregunta, ¿eh?,

y quiero que seas totalmente sincero conmigo.

-Lo intentaré.

-Tengo 54 años, ¿crees que los aparento?

-Para nada, hombre. Yo te veo una forma estupenda.

Es más, diría que no pasas de los 40.

-Tengo la genética de mi madre, que envejece muy bien.

Ella no tiene el problema que yo tengo.

-¿Problemilla? -Sí.

La calvicie, Marcelino, qué va a ser.

Mira, lo que más me fastidia de cumplir años es quedarme calvo.

No me gusta nada quedarme calvo. -Tampoco es un drama, ¿no?

-Como a ti no te pasa... Claro, tú estás tranquilo

con esa mata de pelo que tienes. Oye, por cierto,

¿haces algo para tratártelo? -No, esto es genética, supongo.

-Yo sí me lo estoy tratando.

-¿Ah, sí? -Sí.

Llevo un tiempo utilizando un tratamiento capilar

para que me vuelva a salir pelo. -¿Y te funciona?

-Bastante bien.

Ya me viste hace un tiempo, no tenía nada, liso,

como una bola de billar, pero ahora, mira.

Se ve algo por ahí. -Es verdad.

-¿A que sí?

-Me vas a dar el nombre, por si algún día lo utilizo.

-Muy bien.

Me voy a pedir otra y también para ti.

-No, yo ya me marcho, Germán. -No me digas eso.

Venga, hacemos la penúltima. -No, que Montse me está esperando.

-Ponle un mensaje para que se duerma.

-No, que ya ha sido bastante comprensiva.

Además, mañana tengo una reunión y quiero ir descansado.

¿Vale? -Sí. No, no, ni se te ocurra.

Estás invitado. Te he obligado a venir, te invito.

-Bien.

-Queda una ronda pendiente que pagarás tú.

-Estupendo. ¿Te quedas? -Ajá.

Adiós, Marcelino. -Muchísima suerte.

-Muchísimas gracias.

Entonces, ¿has comprado la pintura de pizarra?

Sí, en cuanto tengamos un rato, nos ponemos a pintar.

Genial. Ojalá esto dure mucho.

Oye, por cierto, ¿has hablado con Fidalgo?

Sí.

Verás, Alicia, me han encargado una misión

y no es cerca. ¿Dónde?

En un extremo de Europa del este, en Grozni, Chechenia.

Pero las cosas allí están fatal.

No suelen darme paraísos vacacionales, la verdad.

¿Y para qué quieren enviarte allí?

¿Te acuerdas de Mendoza, mi mentor? Sí, me hablaste de él.

Semanas atrás lo enviaron a Grozni

para infiltrarse en una organización mafiosa rusa

liderada por el criminal internacional, Kiril Konchalovsky.

Escuché su nombre de Europol. Sí. Todo parecía ir bien

hasta que han dejado de recibir los informes de Mendoza.

Han perdido todo contacto.

Fidalgo está convencido de que su tapadera se vería comprometida

y que Mendoza está siendo retenido por la mafia rusa.

Eso en el mejor de los casos.

Así que la misión que me han encomendado

ha sido desplazarme a Grozni para rescatarle.

¿Y no te puedes negar?

Sí, podría rechazar la misión y que fuera otro agente,

pero Alicia, yo tengo un compromiso moral con Mendoza.

No ir sería como abandonarle.

Dime, cariño, ¿qué hago? Tienes que ser tú quien decida.

Si soy el agente que soy es gracias a Mendoza

y él me lo enseñó todo,

pero no quiero irme lejos, Leo y tú lo sois todo para mí.

¿Cuándo tienes que comunicar tu decisión?

Mañana.

¡Eh!

Perdona, ¿cómo te llamas? -Sara.

-Yo Germán. Solo quería decirte

que me ha encantado la copa que me has preparado.

y que tienes un don.

-Esa copa no la he preparado yo, sino Luis, el dueño.

-En ese caso, dile que tiene muy buena mano para las copas, ¿eh?

Y seleccionando al personal también.

Sara, ¿me haces un favor? -Claro. ¿Quieres otra copa?

-Sí, pero prefiero que me la prepares tú.

-OK.

-¿Sabes? Solo he venido a este local tres o cuatro veces,

pero me encanta. -Lo sé.

-¿Cómo que lo sabes?

-Que has venido tres o cuatro veces. -Ah, te habías fijado en mí.

-Forma parte de mi trabajo. ¿Lo mismo?

-Sí.

¿Y si te propusiera que fuéramos a tomar algo

cuando acabes tu turno?

-No te lo tomes a mal, pero no. -¿Por qué no?

Venga, mujer, ¿a qué hora acabas tu turno?

-¿No te ha gustado mi copa?

-Sí. Justamente le decía a Sara que pones unas copas muy buenas.

-Sara es la camarera del Moonlight y te preparará las copas que quieras,

pero nada más.

-Vale, vale, mensaje recibido.

-Pero no queremos perderte como cliente.

-No, no os preocupéis.

Ahora, si me permitís, voy un momento al baño.

-Es inofensivo, Luis.

-¿Qué? ¿Quieres?

Pues tú te lo pierdes.

(Puerta)

-Buenas.

¿Qué? ¿Todo a tu gusto?

-Si tengo alguna queja, ya te lo diré.

-Ha dicho Zeus que eres un cocinillas.

-¿Zeus? ¿Me estás diciendo que ese grandullón se llama Zeus?

-Sí, ¿por qué? ¿Algún problema con su nombre?

-No, qué va, ninguno. Solo que me resulta raro, nada más.

-Según me contó, es su apodo

porque desde chaval iba a un gimnasio que se llamaba Zeus.

-Sí, ya.

Supongo que no le pondrían ese apodo, precisamente,

por leer a Aristóteles o a los clásicos griegos, ¿no?

-Huele bien, ¿eh?

La casa es cómoda y está en un lugar tranquilo.

Tienes vigilancia interior. -Sí. Ya te digo.

Todo un lujo, primeras calidades.

Casi como vivir en el barrio de Salamanca.

En esta zona de Madrid no tienes problemas

porque no te conoce nadie, pero más vale prevenir.

-Sí, un lujo, ya te digo.

-La verdad es que me tienes despistado, Quintero.

Monto todo este tinglado para darte cobertura

porque el CNI está detrás de ti como un perro

¿y tú qué haces para protegerte?

Te pasas la tarde en un parque con unos prismáticos.

-¿Me estás espiando? -Hombre, espiando, espiando...

Digamos que Zeus tiene que justificar su sueldo.

Mayormente porque, si te trinca la policía, pueden ir a por mí.

Dime para qué demonios vas a ese parque.

-Voy a ver a mi hija, vale?

Pasea por allí por las tardes con mi nieto y me gusta verlos.

-Ni se te ocurra ponerte en contacto con ella.

-Tranquilo, hombre, tranquilo.

Ella piensa que estoy muerto y así debe seguir.

-Se me hace raro que tengas una hija.

Pensaba que tenías un hijo majara que se largó a Miami.

-Mucho cuidado, Charlie.

No tengo por qué decirte nada de mis hijos

ni de mi familia ni de mi vida privada, ¿entiendes?

-Me estás descubriendo que eres un blando.

-Sí, claro.

Lo que tú digas.

-Aquí lo que importa es que he cumplido mi palabra,

te he dado un refugio seguro, aunque la seguridad te la pasas por el forro

y ha llegado la hora de que saldes tu deuda.

-¿Deuda? Pero ¿de qué deuda me estás hablando?

Tú a mí no me estás haciendo ningún favor, Charlie.

Lo que estás haciendo por mí me está saliendo caro

y te he dado por adelantado el dinero.

-Me estoy jugando el culo por algo más que dinero.

-Verás, socio, tú y yo tenemos un trato

y los hombres de verdad siempre respetan esos tratos.

Yo estoy cumpliendo con mi parte. -No del todo.

-Está bien, está bien, ¿qué quieres?

-Tus rutas. -¿Qué?

-Tus contactos, tus enlaces, tu gente de confianza.

Quiero la información para recomponer tu imperio del narcotráfico.

No te rías, estoy harto de estar en segunda fila

chupando rueda mientras otros se levantan la lana.

Cuando saliste de circulación, Somoza se hizo con el mando

y luego fue Sofía Collantes y eso me dio que pensar.

Si una mujer se puede hacer con las riendas,

¿quién no va a poder manejar el cotarro?

No te rías, imbécil, que Zeus no está solo para vigilar.

Así que ya puedes empezar a largar.

-Está bien, hombre, está bien, está bien.

¿Quieres que hablemos en serio? Vamos a hablar en serio.

Lo que quieres es imposible. -No me infravalores, Quintero.

-¡No estoy hablando de ti, imbécil!

Estoy intentando decirte que la policía ya arrasó

con el entramado que monté durante años.

De ese imperio del que hablas ya no queda nada, es historia.

-No me vaciles, trabajé para ti desde el sur.

Queda mucha gente que permanece durmiente

a la espera de que alguien se ponga al timón.

Con una palabra tuya, todos se pondrán firmes.

Sofía se centró en los proveedores latinos,

descuidó la ruta que llega de África. Con eso me basta.

¿Lo entiendes o te lo explico mejor? ¿Vas a hacer lo que te pido?

O tendré que enfadarme.

-Está bien, está bien, pero necesito tiempo.

-Tiempo, ¿para qué?

-¡Para saber cómo están las cosas ahí abajo!

-Y luego intercederás por mí. ¿Cuánto tiempo?

-No lo sé, no sé cuánto tiempo.

Antes de hacer nada o dar ningún paso, hay que ser prudentes.

-Haz lo que tengas que hacer,

pero voy a convertirme en el nuevo rey del narcotráfico.

Seguro que habrá muchos agentes del CNI

que estén encantados de ocupar tu lugar.

Pero ninguno conoce a Mendoza como yo.

Nadie es capaz de pensar como él y de seguir su rastro, solo yo.

Entonces, ya has tomado una decisión.

"¿Es Campo Soler?". -Sí, soy yo.

-"Soy Rafael Bermejo".

"Le llamo del centro penitenciario de Picasent".

"¿Es familiar de Elvira Soler?". -Sí, soy su hijo. ¿Le ha pasado algo?

-No te agobies, eres la persona idónea para ese puesto.

Tú eres el espíritu de la UFAM.

-Ya lo era antes de que se lo dieran a Lola

y ya entonces todos decían que era la candidata ideal y mira.

Siento ser el causante de tantas molestias,

pero no te preocupes porque ese trajín se solucionará pronto.

Trabajar está sobrevalorado. Si el pub está en horas bajas,

echarle horas no es la solución.

Tienes que sacarle partido a los activos disponibles.

¿Tengo que ser más explícito?

-¿Tú de qué vas? -A ella le va la marcha, lo sé.

-¿Tú qué vas a saber?

-Si el consejo te lo hubiera dado Álvaro, las cosas serían distintas.

-¿Y comes eso a todas horas? -No, mujer.

Este tiene sabor dulce.

El de la comida y la cena son salados.

-¿Y eso es lo que estuviste haciendo hasta las tantas de la madrugado?

-Se trata de un ataque al sistema informático

que bloquea y encripta los archivos del usuario,

quitándoles el control del mismo.

Quiere decir que estas empresas en estos momentos están paradas.

Desde un punto de vista informático, sí.

El mismo director general de la policía

ha solicitado la ayuda de Distrito Sur

y te tengo que pedir que te pongas ya con esto.

Tienes mucho talento.

Aquí te estás acomodando, lo estás desperdiciando.

-Ahora estoy trabajando

en un caso de ciberseguridad a nivel internacional.

-Me han llamado de la cárcel de Picasent.

Mañana la ponen en libertad.

-Te dije que quiero tus contactos en aduanas,

la lista de proveedores y clientes,

los trayectos exactos por las carreteras secundarias,

lo quiero todo. -¡Lo tendrás!

¡Lo vas a tener todo, Charlie,

pero necesito tiempo para organizarme!

¡Y tengo que reunirme con alguna gente

para saber cómo están las cosas ahí fuera!

-Buen intento.

De aquí no se mueve nadie hasta que no me pases el testigo.

Si quieres salir, sabes el precio.

Te presento a Carlos Zaldívar, alias Charlie.

Se le ha visto por Distrito Sur

recién llegado del Campo de Gibraltar.

¿A que no sabes con quién estuvo trabajando hace años

durante bastante tiempo? Con Fernando Quintero.

Grandullón, escúchame porque no te lo voy a repetir.

Apártate ahora mismo y déjame salir.

-Ya te lo he dicho, debes esperar al jefe.

-Apártate de esa puerta.

Charlie Zaldívar. Se le había visto en el Puerto de Algeciras

hablando con algunos camioneros que habían trabajado con Quintero

y que se libraron de la Operación Valentina

porque Somoza los despidió al adquirir la empresa.

En comisaría estamos desbordados y no puedo prescindir

de una de mis mejores policías. Yo presenté mi renuncia.

Y yo nunca la tramité.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 401

Servir y proteger - Capítulo 401

04 dic 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 401" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 401"
Programas completos (406)
Clips

Los últimos 1.536 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 403 Completo 54:13 94% pasado viernes
    Capítulo 403 pasado viernes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 402 Completo 54:26 100% pasado miércoles
    Capítulo 402 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 401 Completo 52:47 100% pasado martes
    Capítulo 401 pasado martes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 400 Completo 56:25 100% pasado lunes
    Capítulo 400 pasado lunes La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 399 Completo 53:24 100% 30 nov 2018
    Capítulo 399 30 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 398 Completo 57:27 64% 29 nov 2018
    Capítulo 398 29 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 397 Completo 57:32 43% 28 nov 2018
    Capítulo 397 28 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 396 Completo 58:01 34% 27 nov 2018
    Capítulo 396 27 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 395 Completo 55:10 26% 26 nov 2018
    Capítulo 395 26 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 394 Completo 55:34 8% 23 nov 2018
    Capítulo 394 23 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 393 Completo 54:17 8% 22 nov 2018
    Capítulo 393 22 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 392 Completo 56:48 100% 21 nov 2018
    Capítulo 392 21 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 391 Completo 57:01 100% 20 nov 2018
    Capítulo 391 20 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 390 Completo 56:48 100% 19 nov 2018
    Capítulo 390 19 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 389 Completo 54:07 91% 16 nov 2018
    Capítulo 389 16 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 388 Completo 56:20 90% 15 nov 2018
    Capítulo 388 15 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 387 Completo 53:04 90% 14 nov 2018
    Capítulo 387 14 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 386 Completo 56:26 87% 13 nov 2018
    Capítulo 386 13 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 385 Completo 57:30 83% 12 nov 2018
    Capítulo 385 12 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 384 Completo 57:11 91% 09 nov 2018
    Capítulo 384 09 nov 2018 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...