www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4752072
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 352 - ver ahora
Transcripción completa

parece muy interesado en la conversación. ¿Quién es?

-Ese ha venido un par de veces. Es arquitecto.

Salió una noche con Nerea Ocaña. -Salió.

-Quedamos el otro día, pasamos un buen rato y punto.

Si quisiera seguir con la historia, te hubiera llamado.

-Es increíble que me haya equivocado así.

-Soy nuevo en el barrio y quiero descubrir sitios.

¿Por qué no me llevas a tu restaurante favorito?

-Ha sido desagradable conmigo sin razón.

Se lo curró todo en plan romántico, muy atento. El problema vino después.

-No quiso volver a saber de ti.

-Pero eso sería asumible, esas cosas pasan.

El problema es cómo lo hizo.

De repente me ignoró y me humilló en público.

Estás en ese callejón voluntariamente, por pura ambición.

-¿Y tú qué sabes?

-Porque te conozco. Hazme caso y sal de ahí.

Podrías aspirar a otro tipo de vida.

-Seguro que consigues todo lo que te propongas, como siempre.

Te vendrá bien cambiar de aires, aunque sea unos días.

-No me apetece separarme de ti tantos kilómetros,

no vaya a ser que te dé por traicionarme.

-Sofía, parece que no te fías de mí. No está mal, parece auténtico.

Yo no he hecho nada, Sofía, te lo juro.

Diles que me suelten.

-¿Para que te largues a Tailandia con esa nueva identidad?

-¿Me has estado espiando?

-"Por supuesto. No vuelvas a hacer más tonterías".

-¿Has conseguido el apoyo de su gente en Cali?

-La gente de allí no quiere problemas

y el mensaje fue claro.

El patrón ha muerto, pero yo voy a seguir pagando la fiesta.

La producción no da dinero por sí sola,

hay que vender y transportar la mercancía

y nadie tiene una infraestructura como la nuestra.

-Escúchame, yo sé cómo te sientes.

El 80 % de los pacientes creen que están en un pozo sin salida.

Pero no es así. Tienes que marcarte objetivos,

pensar en, no sé, tal vez volver al trabajo.

-No, no pienso volver a sentarme en esa deprimente garita

viendo a borregos cómo entran al polideportivo

para correr o hacer bici como si fueran un hámster en una rueda.

-Karim, ¿qué haces aquí tan temprano? ¿Ha pasado algo?

-He recibido una llamada de mi jefe del Centro contra el Terrorismo.

Han encontrado bastante tráfico en la red

acerca de un ataque yihadista.

Tenemos los mensajes interceptados que han hecho saltar las alarmas.

Digamos que el sospechoso opera bajo el "nick" de París 90.

Lleva varios días intercambiando mensajes en foros yihadistas.

El mensaje más preocupante está en la segunda página:

"Si no tenéis un arma, tenéis un camión o un cuchillo".

-Es un aviso. He lanzado una búsqueda con varios "boots"

para encontrar el origen de los mensajes.

-Parece como si quisiera ocultarlos. -Está operando desde Madrid.

-¿Tenemos algo más de la IP? -No, de la IP no tenemos nada,

pero siento decirte que es más serio de lo que pensamos.

De estos avisos tenemos muchos y a veces estas amenazas se cumplen,

otras no. Nunca se sabe.

No es la primera vez que hay ataques xenófobos,

que hay una noticia sobre atentados

o porque la policía hace una redada a células yihadistas.

-Creo que este tío necesita un reconocimiento público.

-Sí, tal cual. Nosotros le ponemos el cebo,

el tío muerde el anzuelo y a cantar. ¡Y bingo!

-Habéis tenido la misma idea. Vaya compenetración, ¿no?

(Música emocionante)

-Hemos peinado muchos foros yihadistas

en busca del rastro de París 90, pero hemos encontrado muy poco.

Es muy raro porque es un tipo como muy activo,

pero que ha aparecido de la nada. ¿Qué quieres decir?

Hace dos semanas no existía este usuario, prácticamente.

Y, de repente, es un personaje como muy beligerante,

muy activo, muy seguido. Podría ser un tipo recién captado.

También podría ser un español sin ninguna raíz musulmana.

Eso explicaría los comentarios que tiene.

Suenan como propagandísticos, muy superficiales.

Sobre todo cuando se dirige a España como Al-Ándalus.

Se jacta de decir que es uno de los nuevos muyahidines

para reconquistarlo.

Te ha sonado a que fuera una pose. Ojalá fuese una pose.

De lo que estamos casi convencidos es de la idea del atentado.

Bueno, aquí el crack ha conseguido desencriptar

las claves de un foro importante y restringido

que tiene una seguridad aplastante.

-La decodificación de estos mensajes fue cosa de los dos.

¿Qué habéis encontrado?

París 90 asegura que tiene un atentado planeado.

Quiere dejarse de soflamas y pasar a la acción.

-Y tiene muchos usuarios que le siguen

y le animan a que lo hagan.

Había pensado que un lobo solitario era un tipo solo,

pero este tiene una manada detrás.

Me estáis queriendo decir que este tipo va en serio.

A ver, ¿tenéis alguna idea de lo que piensa hacer?

Sí, pero no le va a gustar, inspectora.

-De momento está barajando tres objetivos para cometer el atentado.

Son las tres plazas más concurridas de Distrito Sur.

¿Distrito Sur? Sí, inspectora.

Son la plaza de la Solana, del Olmo y la plaza del Reloj.

¡Dios mío, es un disparate! ¡Habría una masacre!

Esas tres plazas siempre están muy concurridas.

A ver, la plaza del Olmo al menos tiene jardineras de piedra

que le impedirían el paso.

La Comunidad de Madrid debe instalar barreras.

¿Tenéis alguna pista de cuándo piensa este loco atentar?

No y, además, no sabemos si va a utilizar el método del atropello.

-Lo que estamos haciendo ahora es rastrear en la "deep web"

su "nick" a ver si tiene algún tipo de relación

con la venta de armas, explosivos...

-Como usted sabe, inspectora, la "deep web" es un mercado

en el que cualquiera puede entrar a comprar lo que sea.

Nos llevaría días rastrear una transferencia, si existiese.

Eso me parece pesimista y no me gusta nada.

¿Tenéis alguna idea de cómo le podemos cazar?

Bueno, hemos empezado a trazar una estrategia, sí.

Vamos a crear un perfil falso en internet,

Hannah 22, una especia de fanática,

una especie de devota de este personaje.

-La idea es contactar con París 90 a través de un foro restringido

el cual él crea seguro. Una vez que hagamos esto,

establecer unos mensajes con él para ganarnos su confianza

y decirle que queremos ayudarle, conocerle en persona...

Vale, muy bien. Me parece buena idea.

Tenéis que conseguir que se confíe y os dé información relevante.

Sí, es fácil decirlo, pero no creo que sea moco de pavo, vamos.

Fede, estáis haciendo muy buen trabajo

y el trabajo dará sus frutos, ya lo verás.

Que te quiero optimista, ¿eh? ¿Vale? Gracias, inspectora.

Venga, los dos a trabajar.

Hay que cazar a este descerebrado antes de que cometa una locura.

Venga. ¡Arriba, arriba!

(Teléfono)

Sí, Emilio, te pensaba llamar ahora.

Sí, desgraciadamente, tenemos novedades.

Este tipo parece que va en serio. No, no, no.

No quiero que vengas. Déjanos a nosotros trabajar, no te preocupes.

Venga, sí. Que sí, hombre, que va a ir todo bien. Venga.

Sabía que le iba a encantar. Le he llamado cuando me he enterado.

No, mi fuente es fiable, no es ningún bulo.

Le aseguro que no peligra su puesto de redactor jefe.

Al contrario, lo van a ascender a director.

Que no, hombre, no exagero.

Ya verá. Déjeme recopilar más información.

Cuente con ello. Gracias, hasta luego.

Perdona. -¿Falta algo por aquí?

-Sí, otro botellín que este pincho lo merece.

-¿Qué, te ha gustado? -Sí, mucho.

De los mejores que he probado en tiempo

y lo dice uno que no perdona el pincho de media mañana.

-Me alegro. Ya sabes dónde los tienes.

Pero ándate con ojo que aquí la tortilla a veces vuela.

-Pues tomo nota. Me verá por aquí, me han destinado al barrio.

Soy Remo Sempere.

-Encantada. María, pero háblame de tú.

-Vale. -¿Eres policía?

-No, tengo el mejor trabajo del mundo, soy periodista.

Trabajo para el "Distrito Digital". -Así que periodista.

-Y a mucha honra.

-Bueno, ya tuvimos por aquí a un habitual.

Siempre estaba con el portátil y la antena puesta.

-Martín Díez. -¿Lo conoces?

-Sí, por supuesto. Y todos los del medio.

Ojalá algún día escriba como él con ese estilo tan afilado.

-Pues sí, afilado sería la palabra.

La verdad es que al principio me caía un poco gordo

porque tenía que medir mis palabras con él.

-El periodista que no incomoda no hace bien su trabajo.

-Hablas como él. -Me halaga.

-Él presumía mucho de ir de listillo, de ir por delante de la gente.

Sobre todo delante de la policía.

Pero bueno, con el tiempo nos demostró muchas veces

que era muy buena persona y le cogí cariño, la verdad.

-Es una pena que decidiera retirarse.

Creo que está en Tánger, donde escribió su segunda novela.

-¿Has leído la primera? "Kabul, policías en el corazón del barrio".

-No soy amigo de lo ficticio, me gusta lo real.

-Si vas a trabajar aquí, te recomiendo que la leas.

La mayoría de los personajes no están "ficcionados", que digamos.

Se armó una pelotera... -Pues nada, empezaré hoy mismo.

Me vendrá bien. Gracias por la recomendación.

-Oye, Remo, ¿te puedo hacer una pregunta personal?

-Sí, claro que sí. Déjame adivinar, es sobre mi nombre.

-A ver, es que conozco la fábula de Rómulo y Remo,

pero no conocía a nadie que se llamara así.

-No me llamo Remo por los fundadores de Roma.

¿Quieres saber por qué me llamo Remo?

Por el festival de la canción de San Remo.

Sí, mi padre era cantante aficionado y él una vez consiguió actuar allí

y dice que fue la experiencia más increíble de su vida.

Por eso me llamo Remo. -Agradece que no te pusiera Benidorm,

que tienen un festival. -Sí porque también actuó allí.

Pero no, me quedo con Remo.

-La verdad es que Remo Sempere suena bien, original.

-Sí. De pequeño lo odiaba, pero ahora creo que me da singularidad.

Me hace tener una firma única y reconocible.

Ojalá llegue tan alto como Martín. -Pues nada, suerte con eso.

Por si acaso yo mediré mis palabras cuando esté cerca de ti.

-Espero que no. Cóbrame, porfa, que tengo una entrevista con alguien

y en el periódico están deseosos de información.

-Son cuatro euricos. -Cuatro. Vale.

Cinco, quédate con el cambio, ¿vale? -Gracias y bienvenido al barrio.

-A ti. -¡Bote! Aplicaos, un generoso.

-Entonces, ¿lo de París 90 va en serio?

Eso parece.

Las investigaciones de Fede y de Karim

nos llevan a un lobo solitario radicalizado recientemente.

Está dispuesto a dar su vida por la Yihad

y a salir a la calle y cargarse a cuantos más infieles, mejor.

A estas alturas parece que estemos en las Cruzadas.

La pobre chica esta se puso el mundo por montera

y se fue a Siria a dar su vida por el Estado Islámico.

¿Cómo se llamaba, la pobre? Fátima, la hija de Omar y de Sole.

Yo también he pensado en ella.

Pobres padres, el disgusto que se llevaron.

No sabían que estaba siendo adoctrinada por yihadistas.

Por lo menos pudimos salvar a la hija de Matilde,

la del mercado. Se llamaba Lorena, ¿te acuerdas?

Y detuvimos a su captador. Pero ¿te das cuenta?

Demuestra que no sabemos a quien nos enfrentamos.

Puede ser cualquiera. Sabemos que quiere montar una masacre aquí.

De verdad, no puedo entender

cómo se puede caer en manos de esos descerebrados.

Porque los captadores eligen bien a sus candidatos.

Suelen ser jóvenes con sentimiento de incomprensión.

Incomprensión, inestabilidad familiar, emocional...

Sí, gente fácil de manipular,

gente que necesita sentir que pertenece a un grupo.

Como la secta, la misma técnica. Exacto.

Fátima y Lorena tenían ese perfil y yo tengo la sensación

de que París 90 también.

¿Qué vamos a hacer para que no se salga con la suya?

Confío en el trabajo de Karim y Fede.

Ya he alertado a jefatura y, sobre todo, a Distrito Dos.

Necesitamos refuerzos para tener más vigilancia en el barrio

en los lugares que ha señalado, por supuesto.

(Puerta)

Inspectora, un periodista quiere verla.

Hoy no es el día, Marta, lo siento. Otro día.

Inspectora jefe, soy Remo Sempere, de "Distrito Digital".

Está bien, no te preocupes.

Vaya, ¿cada día salís más jóvenes de la facultad o es cosa mía,

que me estoy haciendo mayor?

No se deje engañar por las apariencias. Tengo experiencia.

¿Sí?

Estuve en otro "Distrito Digital" en Guadalajara casi un año.

Haría bien en tomarme en serio.

Sé que hay una amenaza yihadista y quería consultárselo.

¿Lo ve cómo la juventud no está reñida con el buen periodismo?

Le repito, conozco la existencia de una amenaza yihadista.

¿Tiene algo que decir sobre eso?

Sí. ¿De dónde ha sacado ese infundio?

Por fin me ocurre algo bonito esta mañana.

-¿Qué tal, Iván? -Voy a tomar un café. ¿Te apuntas?

-No, tengo mucha prisa. -¿No tienes ni cinco minutos?

-No, de verdad. Tengo prisa. -¿Es cosa mía o estás más seria?

-No me conoces como para saber cómo soy habitualmente.

-Venga, Lola, ayer me reías las gracias

y hoy apenas me saludas.

-Tengo cosas que hacer, de verdad. -No pienso robarte mucho tiempo.

Además, quiero saber lo que te han contado de mí.

Obviamente, te han puesto en mi contra.

Ha sido ella, ¿no?

-Pues sí. Al vernos ayer hablando en el bar,

no sé, deduje que había pasado algo,

así que le pregunté y me lo contó todo.

-Ya. Querrás decir que te contó su versión.

-Parecía muy convincente.

-Tengo derecho a saber qué va contando sobre mí.

-Dice que parecía que teníais una conexión muy especial

o eso le diste a entender hasta que te acostaste con ella

y pasaste de ella olímpicamente.

-Espera un momento para ver si me aclaro.

¿Tener sexo toda la noche está prohibido?

¿Te compromete al amor eterno?

¿Nunca te has tirado a un tío sin estar enamorada?

-La cuestión no es esa, lo vomitivo es que la humillaste

para decirle que no querías nada. -¿Cómo?

¿Eso va diciendo Nerea, que la humillé?

Yo nunca he humillado.

-De verdad, no quiero malos rollos. No me metáis.

-Escucha mi versión. Estoy flipando. A ver, ponte en mi situación, ¿vale?

Conozco a una chica, tonteamos y nos acostamos.

Hasta ahí todo normal y al día siguiente quiere una alianza.

Lo pasamos bien, pero no pensaba que se enamoraría de mí.

-No vivisteis lo vuestro de la misma manera.

-No, pero no tengo la culpa.

-Me parece bien, pero no insistas conmigo.

No me apetece tomar un café ni hoy ni nunca.

-Solo te vas a creer su versión. Muy bien.

Como está despechada, alejará a toda persona que me interese.

-No dramatices, ¿vale?, y prueba con otra que no conozca a Nerea.

-Me gustas tú. -Hombre, si es el arquitecto.

¿Qué? ¿Has conseguido ya los permisos de obra?

-¿Eh? Sí, están ya tramitados. Bueno, es hora de volver al trabajo.

Que tengáis un buen día.

-¿Otra vez intentando ligar contigo? -Sí, pero le he parado los pies.

A mí no me va a tomar el pelo como a Nerea.

-No le habrá hecho ninguna gracia. -No, se ha puesto a la defensiva.

Dice que está enamorada de él y, como no le corresponde, le pone a caldo,

pero que le dejó claro que no quería nada serio.

Yo qué sé.

-Las rupturas siempre tienen dos versiones,

pero a veces las personas son lo que parecen y este parece un chulo

que se le ve a tres kilómetros, vamos.

-Sí, no me fío de él.

Te repito que no hay ninguna información que dar.

El nivel de alerta por atentado yihadista no ha variado.

Porque el nivel era ya alto, se mantiene en un nivel 4 desde 2015

y ni lo ocurrido en Barcelona y en Cambrils lo han cambiado.

Muy bien, has hecho los deberes.

Sabrás que los medios de lucha antiterrorista

están siempre alerta.

¿Han informado al ministerio del Interior de esta amenaza?

La policía no tiene conocimiento

de que pueda haber un atentado inminente.

Inspectora, he estudiado el historial de esta comisaría

y no es una persona incompetente, así que creo que miente.

Bueno, si me dices de dónde has sacado esa información,

igual podemos cotejarla. No pienso revelar mi fuente,

pero la persona que me lo dijo no estaba exagerando ni mintiendo.

Lo que haré será publicar lo que sé

subrayando que la policía ignora estas amenazas.

Ojo con lanzar bulos y crear alarma social.

Puede generar problemas a ti, tu periódico y a nosotros.

Correré el riesgo. Soy periodista y publicaré la verdad.

Es mi trabajo y obligación. No por ser joven soy peor periodista.

Lo sé, no quería faltarte al respeto con esto.

No se preocupe, no tengo la piel fina.

Pero se lo advierto, acostúmbrese a mi forma de trabajar.

He venido para convertirme en la voz del barrio

y la libertad de expresión es lo primero.

Tú respetas tu trabajo y yo el mío y te repito

que no hay nada que decir al respecto.

Muy bien. Usted sabrá.

-¿Qué quería ese pipiolo? ¿Presentar sus credenciales o qué?

Y vaya si lo ha hecho. Ha llegado a sus oídos

la amenaza de un atentado terrorista.

¿Perdona? ¿Y cómo se ha enterado? Eso me gustaría saber a mí.

Pero ojo con él. Estos jóvenes con ganas de comerse el mundo

pueden ser peligrosos y este tiene mucha hambre.

¿Tú qué haces aquí? -¿Cómo puedes ser tan rastrera?

-¿De qué estás hablando? -Lo sabes bien, no te hagas la tonta.

Has puesto a Lola en mi contra. -Solo le he dicho la verdad.

-¿La verdad o la película que te has montado en tu cabeza?

-¿Cómo tienes tanta cara? -Nerea, explícame una cosa.

¿Qué te he hecho para que hables tan mal de mí?

-Sabías que venía de tener malas experiencias

y preparaste el terreno para que me acostara contigo.

Que si teníamos una conexión especial,

que nunca había sentido nada parecido...

-Eso se hace cuando se liga, ¿o no?

No veo un problema en eso. ¿O te veías en el altar conmigo?

-Eres un capullo, ¿sabes?

No tengo problema con las relaciones esporádicas,

pero me hiciste creer que era otra cosa

para luego pasar de mí de la manera más cutre y cobarde.

Ningún hombre me había tratado así. -Ya será menos.

Con lo aburrida que eres, dudo que sea el primero.

-¿Pero de qué vas?

-No pienso tolerar que me jodas la vida, ¿de acuerdo?

Eres un muermo de tía dentro y fuera de la cama,

por eso pasé de ti, ¿lo entiendes?

-Creo que eres el más imbécil que me he cruzado en la vida.

-Me gustan las chicas explosivas, las que lo dan todo y tú...

Prefiero no seguir hablando para no hacerte daño.

Que te quede clara una cosa: tras nuestra noche juntos,

nunca más nos vamos a acostar. Asúmelo ya.

-Das asco. -Nerea, cariño,

no pagues tu frustración conmigo. Mírale el lado positivo,

al menos pasaste una noche acompañada.

-Basta ya. Fuera de aquí. Fuera.

-Hola. -Hola.

-¿Has visto a Marcelino?

-Ha salido al notario y me ha dicho que volvía enseguida.

-Nerea, ¿qué te pasa? -Nada, no tiene importancia.

-Ya. Y eso que no tiene importancia ¿tiene algo que ver

con el guaperas que me he cruzado al entrar?

-¿Guaperas? Menudo imbécil. Me ha dicho cosas horribles.

Ha sido tan humillante... -¿Has tenido una historia con él?

-Sí y, al principio, parecía todo maravilloso,

pero se ha convertido en lo más desagradable que he vivido nunca.

Pero ¿qué me pasa a mí con los hombres?

-Que no ha aparecido aún el adecuado.

Mírame a mí, ya había perdido toda esperanza

cuando Marcelino llegó a mi vida.

-Yo estoy empezando a pensar que es culpa mía.

Algo estaré haciendo mal,

no puede ser todo cuestión de mala suerte.

-Tú no tienes nada que ver, no estás haciendo nada mal.

Hay muchos tipejos que se sienten poderosos humillando a las mujeres.

-Yo debo tener un imán. -Por desgracia, son muchos.

La buena noticia es que hay hombres maravillosos

que te alegran la vida

y aparecerá alguno que te valore por lo que eres, ya lo verás.

-No estoy tan segura.

-Venga, vamos a airearnos un poco. Te invito a un café, ¿quieres?

-Venga.

-Héctor, ¿qué haces aquí? No tienes consulta hoy.

-Ya, pero es que necesitaba hablar con alguien,

pero si no quieres atenderme... -No, pasa. Siéntate, por favor.

Tengo un paciente, pero viene con retraso.

¿Qué te ocurre? Pareces nervioso.

-Que he pasado toda la noche en blanco, pensando.

-El insomnio es uno de los síntomas de la depresión clínica, lo sabes.

Podemos tratarlo, si quieres. -No necesito más medicación.

Necesito hacer algo con mi vida. -¿Eso es lo que te quita el sueño?

-Es que estoy seguro de que no he nacido para ser un simple bedel

de un polideportivo de mierda invisible para todo el mundo.

-La valía personal no tiene que ver con el éxito profesional.

Puedes ser un bedel y sentirte satisfecho con tu vida

o un neurocirujano muy exitoso y sentirte un desgraciado.

-Ya, claro. ¿Tú tienes hijos? -No.

Imagínatelo. Imagina que un día te viene uno de ellos

y te dice que quiere ser bedel de un polideportivo.

¿Seguirías con tu discurso o le animarías a hacer algo más ambicioso?

-Héctor, la única ambición sensata es perseguir la felicidad.

Porque, al final, ¿qué es el éxito? ¿Ganar un concurso en la televisión?

¿Tener mucho dinero metido en el banco?

¿O ser importante para alguien?

-Mira, estoy solo, no me conocen ni mis vecinos,

no tengo dinero. -Estás exagerando y lo sabes.

-Es que sé que mi ansiedad y la depresión vienen

porque echo la vista atrás y no encuentro nada en la vida

de lo que pueda sentirme orgulloso. -¿Estás seguro?

¿Nunca has ayudado a alguien?

¿Nunca has sentido que eras especial para otro?

-No quiero hablar de eso. -Vale, está bien.

Pero quiero que sepas que la obsesión por el triunfo

puede acarrear una gran sensación de vacío.

Esta sociedad nos hace proyectar una imagen de éxito

que no tiene que ver con la realidad. Por eso mucha gente sufre depresión.

-Eso es una excusa para no afrontar el miedo al fracaso.

-Héctor, eres joven. Aún tienes muchas vías por explorar

para sentirte realizado. No te digo que no seas ambicioso,

te digo que no te obsesiones con el triunfo.

Eso sí que puede ser muy frustrante.

-Entiendo que lo normal para la gente corriente como tú

sea vivir para trabajar, conformarse con una vida sencilla

sin grandes emociones. Anular toda ambición.

Pero yo no soy así.

-¿Qué te hace pensar que llevo una vida sencilla y sin emoción?

-Porque te veo y por cómo actúas.

A ver, no te lo tomes a mal. -No.

-Se ve que eres una mujer que ha conseguido su objetivo en la vida

y eres feliz, o al menos esa es la imagen que proyectas.

Se ve que eres el prototipo de una mujer moderna y realizada.

¿De verdad te sientes realizada? -Estamos aquí para hablar de ti.

-Me lo tomaré como un no.

-Nadie se siente realizado al 100 %. Siempre hay objetivos por cumplir,

cosas que te apetecen hacer y no te atreves.

Cuanto antes lo asumas, antes te recuperarás

y podrás conquistar esas parcelas de felicidad.

-No, no pienso conformarme y te animo a que tú tampoco lo hagas.

Las estadísticas son muy preocupantes, Lola.

Los indicadores de riesgo

por violencia machista entre jóvenes se han disparado.

Un 15 %, lo sé. Es un palo para la UFAM.

Sí, es un desastre.

Parece que todo lo que avanzamos en un los grupos de población

de mediana y tercera edad lo perdemos en la retaguardia.

Y los móviles y las redes sociales ofrecen opciones de control

y los chavales lo han normalizado. Deberías ver las caras de las chicas

cuando les sugiero denunciar. No se ven como víctimas.

No me extraña, Lola. Estamos hablando de menores de edad.

Hay que reforzar la presencia de la UFAM en los institutos.

Hoy empiezo la ronda de contactos con la dirección de los centros.

Las campañas de sensibilización parecen tediosas,

pero es como en medicina, es importante la prevención.

Podría hacer una campaña en redes sociales

y en prensa poniendo casos reales.

Podría poner ejemplos de victimización

que los jóvenes consideran normales y divertidos.

Me parece muy buena idea.

Miralles, debes ver esto. Perdón por interrumpir.

Esto es muy fuerte. ¿Qué ha pasado?

Mira lo que acaban de publicar en "Distrito Digital".

A que lo adivino, un tal Remo Sempere lo ha publicado, ¿no?

¿Lo conoces? Por desgracia, sí.

(LEE)

"La posibilidad de un atentado inminente

ha hecho saltar las alarmas. Alertada por Europol,

la policía nacional ha doblado los efectivos

de la unidad de investigación tecnológica".

"El secretismo de las fuentes policiales al respecto

no impide que la ciudadanía se pregunte

la razón del aumento de presencia policial

en nuestras calles y plazas".

Esto puede generar una alarma social tremenda.

-La gente lee "atentado inminente" y "Distrito Sur"

y se pone a compartirlo sin parar.

Qué desastre. Me lo estaba viendo venir.

Porque no has leído los comentarios. Nos ponen fatal.

No falta el "conspiranoico" que dice que miramos a otro lado.

-Como si ganásemos algo con esto.

(Móvil)

Dime, Emilio. Sí, acabo de leerlo.

A ver, no seas "conspiranoico" también.

No es que te lo haya ocultado, es que me acabo de enterar.

No, pues no tengo absolutamente ni idea

de cómo ha llegado a este periodista.

No, él es verdad que ha estado en comisaría.

Ha venido preguntando, pero se ha ido de vacío.

No, pues claro que me voy a enterar

cómo ha llegado la noticia a sus oídos. Venga.

Vale. Claro que te mantendré informado, como siempre.

Vale.

¿Estaba muy enfadado? No más que yo.

Hola, buenas, ¿le puedo ayudar en algo?

-He visto al pasar que tenía frutas tropicales.

No he podido resistirme. -¿Busca alguna en concreto?

Tenemos mango, guayaba, maracuyá... -¿Puedo?

-Sí, claro, por supuesto.

-Huele como el campo de mi abuela en Colombia.

-Mire, tenemos una clienta colombiana

que viene todas las semanas a por uchuvas.

Pero se nos han acabado y hasta mañana no recibiremos más.

-Mire, dígame, ¿de qué países las traen o qué?

¿Cómo hacen? -Depende.

Por ejemplo, tenemos la piña, que viene de Canarias

y luego el mango y los aguacates vienen de Málaga.

-Ah, pues como yo.

Yo actualmente resido en Marbella, ¿sabe?

-Todo lo demás es importado, sí. -Parece un buen negocio.

Póngame un variado de frutas tropicales para que las pruebe.

-¿Usted se dedica a importación? -Sí, algo así, sí.

-¿Y está en Madrid por negocios o por placer?

-No me gusta hacer distinciones.

Si su negocio no le produce placer, mejor cámbielo.

-¿Y a usted eso de la importación le divierte?

-Sí, claro. Muchísimo.

Asegurarse de que la mercancía llega a su destino es un reto.

Y luego están los viajes de negocios.

Nunca vi mujeres tan guapas como en Madrid.

-Son 8,50, por favor.

Que las disfrute. -¿Las frutas o las mujeres?

Porque pienso hacer las dos cosas.

Quédese con el cambio. Nos vemos en otro ratico.

-Gracias. Hasta luego.

Fede. -¿Qué tal?

Porfa, ponme un variado de frutas para dos

y que se puedan comer hoy. -¿Te apetece alguna en especial?

-Pon lo que veas. Estamos Karim y yo trabajando a "full"

y no vamos a tener tiempo ni de salir.

-Así que es verdad lo publicado. -No te puedo contar nada.

-Perdona, pero todos están revolucionados

por la amenaza de atentado. -No sé qué pasa en este distrito

que las noticias corren como la pólvora.

-Pero ¿hay motivo para preocuparse? -No te puedo contar nada, de verdad.

Lo que puedo decir es que trabajamos duro

para controlar cualquier amenaza. -O sea que es verdad.

-A ver, hay amenazas yihadistas a diario, David.

Lo que no se puede es publicar cosas así,

a lo loco que lo que hacen es poner a la gente histérica

y alimentar el desconcierto y el caos.

-Las redes os están dando cera por no advertir a la población.

-El periodista, que es un descerebrado

que solo quiere notoriedad. ¿Sabes cómo se llaman estas noticias?

"Clickbait" y lo único que buscan es mogollón de visitas.

-Por eso todos se han puesto nerviosos.

-Todos lo que deberían hacer es confiar en la policía nacional.

La gran mayoría de nuestro trabajo no aparece en la prensa.

-Te aseguro que yo confío en vosotros.

-Ya lo sé.

-Espero que la fruta sirva para cargar las pilas.

Te voy a poner unos frutos secos, que van muy bien.

Toma.

-Me he dejado la cartera. -No te preocupes, ya me lo pagarás.

No, mejor, a esta invito yo para aportar mi granito de arena.

-Muchas gracias y a ver si acaba esto rápido

y nos podemos tomar un menú en La Parra.

-Fenomenal. Hasta luego.

-¿Ricardo Álvarez? No, no lo conozco.

¿Y dices que quiere contratar un transporte?

Vale, pues que pase.

-Con permiso. Gracias por recibirme así, sin cita previa.

-Un placer, señor Álvarez, ¿no? Yo soy Sergio Mayoral.

Mi secretaria me ha dicho que quiere contratar nuestros servicios.

-Así es, ciertamente.

He venido a hacer una primera indagación.

-Colombia. -Ya ve.

Tantos años viviendo en Marbella no han servido para borrar mi acento.

Y fíjese que en otras cosas me he acoplado divinamente.

Las fiestas, las mujeres, el horario...

Pero es que el habla de mi madre la conservo como un tesoro.

-Ya veo. -Sí.

-Y dígame, ¿a qué se dedica usted? -Tengo varias empresas.

Hago algunas inversiones por aquí y por allá.

Pero la vida en mi tierra no es fácil para la gente como yo, ¿sabe?

Uno vive todo el tiempo con el miedo en el cuerpo.

-Ya imagino.

Si me dice en qué puedo ayudarle... ¿Está interesado en un presupuesto?

-Así es,

pero fíjese que tenía una idea equivocada de su empresa.

Me esperaba algo mayor, no tan austero.

-No se deje llevar por las apariencias.

Transportes Quintero es una empresa líder en el sector.

Estamos capacitados para transportar cualquier mercancía.

De lo contrario, no se preocupe que se lo diré.

No me gusta hacer perder el tiempo.

-Aceite. -Aceite.

-Sí, aceite de oliva.

He adquirido una fábrica recientemente

con la idea de exportarlo a Europa. -¿De qué cantidad estamos hablando?

-No sabría decirle.

-¿Cuántos litros produce? Y de esos, ¿cuántos le gustaría exportar?

-La compra ha sido reciente. La verdad, no lo sé.

-Bueno, pero al adquirir la fábrica

vio usted sus cálculos de rentabilidad.

¿Puede decirme si supera el millón de litros?

-Puede ser.

-O puede ser que no exista ninguna fábrica de aceite

y esté aquí con otras intenciones.

¿Qué es lo que quiere? -Tranquilo.

No se me ponga nervioso, amigo.

Yo solo quería conocer el lugar. -Ya lo ha hecho.

-Está bien. Ya hablaremos de negocios en otro momento,

cuando esté más relajado.

-Hola, Sergio. ¿Puedo pasar un momento?

-Hola, Nerea. Qué guapa. ¿Qué haces tú por aquí?

-A ver, te traigo esto.

Es documentación de Transportes Quintero.

Me lo debí llevar por error cuando recogí mis cosas de las oficinas.

-Por un momento pensé que te habías replanteado mi propuesta.

-Me temo que soy muy convencional para darte una oportunidad.

-Tú no eres nada convencional. Si acaso, demasiado lista.

-Si te cuento la última te voy a parecer muy lista, sí.

-Has vuelto a quedar con el tipejo que te dejó tirada.

-Da igual. Prefiero olvidarlo. Ha sido muy desagradable.

Espero no volver a verlo más. -¿Ha pasado algo?

No te habrá puesto una mano encima. -No.

Pero se puede ser muy duro solo con palabras.

Ha venido esta mañana al bufete y me ha montado un pollo alucinante

por advertir a una compañera sobre él.

-¿Quieres que le calle la boca? -Olvida que te lo he contado, anda.

-¿Seguro? -Sí.

Solo quiero pasar página y olvidarme ya de ese impresentable.

-Vale, pero ya sabes que estoy aquí para lo que haga falta.

¿Sabes? Si hubieses querido, habrías sido la mujer de mi vida.

Ojalá te hubiera conocido antes de meterme en toda esta mierda.

-Las cosas son como son. Cuídate.

-Genial, estoy dentro. -¿Tienes las claves?

-¿Qué te esperabas? Ahora hay que esperar

a que París 90 asome la patita en el foro.

Este es el más reciente.

-Y seguro que ven que es el más seguro. Muy bien, Fede.

-Mira, aquí está.

"Sus ciudades infectadas con el pecado

del capitalismo occidental serán purificadas".

"Incendiémoslas con el fuego sagrado que agrada al profeta".

"Alá es grande".

Este es un mensaje de ayer mismo. -Ponle el cebo.

-Voy. Vamos a ver.

"Bendecido seas por Alá, París 90, y tus deseos se hagan realidad".

"Apoyo tu lucha. Quiero ayudar".

"Dime qué necesitas y, si está en mi mano...".

-"Dios mediante". -Vale. A ver.

"Te será concedido".

"Insha'Allah". A ver qué responde. -Solo falta ver si pica.

-Pues sí. Oye, ¿quedan nueces?

Porque con la ansiedad me entra un hambre...

-Sí.

No te preocupes, que ya somos dos.

-Muchas gracias. Sí, ha sido un bombazo.

Mis colegas no han parado de llamarme para felicitarme.

La repercusión en las redes ha sido alucinante.

Sí, claro, habrá que celebrarlo. Sí, por supuesto, invito yo.

Vale, gracias. Chao.

-Oye, Remo, perdona que te pregunte,

pero ¿todo lo que dices en tu artículo es verdad?

-Por supuesto. La veracidad es el pilar fundamental del periodismo.

Esa amenaza yihadista es tan cierta como esta cerveza.

-Madre mía, qué angustia. No sé cómo puedes estar tan contento.

Parece que te alegra estar amenazado. -Mi trabajo es informar.

Yo he cumplido, estoy satisfecho. El de protegernos es cosa de otros.

-Elías, ahora estoy contigo.

-Inspector, tómese una cerveza, invito yo.

-Si fueras un periodista serio sabrías que ni bebo

ni soy inspector y menos acepto invitaciones de un plumillas.

-Vaya, no le ha gustado mi artículo.

Debe ser el único. Mis colegas me han felicitado.

-Serás unos carroñeros como tú, ¿eh?

Sabes perfectamente que esa noticia es humo.

Has sentado la alarma sin ningún dato concreto ni fiable.

-Si su jefa hubiera querido dar réplica, la habría publicado.

Lo intenté. -Pues quédate con eso,

con que lo has intentado, que es tu nivel.

-Usted puede insultarme lo que quiera,

pero he hecho mi trabajo.

En cambio usted, ¿no debería estar deteniendo yihadistas?

-Mira, tenemos una unidad especializada trabajando en ello.

-¿Ah, sí? ¿Y tienen avances? -¿Quieres sonsacarme a mí, chaval?

Te crees muy listo, ¿verdad?

¿Tú te has parado a pensar que la inspectora Miralles

igual no te cuenta nada por seguridad?

-Seguridad.

La excusa de los gobernantes para coartar nuestras libertades.

No les gusta tener ciudadanos informados.

Los primeros ustedes, que les gusta hacer y deshacer a su antojo.

-Anda ya. A ti te importan tres cojones la gente

mientras tengas algo sensacionalista que contar.

Te gustaría que hubieran varias bombas más

para tener más carroña que contar. ¿Qué?

-Alguien tendrá que hacer el trabajo sucio.

-Mira, chaval, te estás ganando... -¡Eh!

-Eh, oye, ¿qué pasa aquí? Elías, ¿te has vuelto loco o qué?

-Nada, tranquila, si yo ya me voy, María.

Pero se lo advierto: a mí nadie me va a callar.

-¡Elías! Tienes ya una edad para controlarte, ¿no?

-Ya, María, pero este chaval me saca de quicio.

-Que ya lo sé y tienes razón en lo que le has dicho.

¿Qué te pongo? -Un cafelito solo, anda.

-Qué carácter, hijo.

-Parece que nuestro amigo contesta.

-"Las personas no debemos estar de paso en esta vida".

"La gloria nos espera. Quien ríe el último, ríe el mejor".

-Lo sabía. Tirándole de la lengua... Lo que tiene el tipo este es vanidad.

Ya verás.

"Me gustaría ayudarte a alcanzar la gloria, París 90".

-Hay algo que me escama en esto. No responde como un verdadero yihadista.

-¿Por qué lo dices? -Sus respuestas me descolocan.

Al principio se dirige a la sociedad con rabia

y no tiene en cuenta el tema de la religión.

-Yo creo que el tío está muy harto de Hannah 22

y por eso no contesta, ya está.

-Lo tengo.

Fíjate, las direcciones IP desde las que se conecta

y participa en los foros. Dos de ellas pertenecen

a un ciber café y la otra a un locutorio.

-Y las tres están en Distrito Sur.

Macho, eres un fenómeno, ¿cómo lo has conseguido?

Esto es un laberinto de dominios espejo.

-Cuando tengamos a este cabrón yo te cuento esto

y tú lo de las claves, que me tenía atascado.

-Vale, todo a su tiempo.

Voy a pedir una unidad para que chequeen las cámaras de seguridad

de los dos ciber cafés y del locutorio.

Es que podemos tener grabado a París 90,

claro, en las horas en las que intervino en los foros.

(SE QUEJA)

(Puerta)

¿Qué tal, cariño? ¿Qué tal el día? Pues fatal, no te voy a engañar.

La amenaza yihadista.

Pues sí. Es que es posible que estemos ante algo muy gordo.

Bueno, en ese caso, entonces, los calamares a la andaluza

que te estoy preparando y yo te estamos agradecidos

porque te hayas pasado por casa. Gracias. ¿Y Olga no viene?

No, ha quedado con una amiga. ¿Cómo estás?

Bien, como un toro. Pues venga, va.

Eh, siéntate, venga. Yo me encargo de todo.

Estarás cansada, has trabajado mucho.

No sabes lo que te lo agradezco porque estoy reventada.

(SE QUEJA)

Ya. No te puedes quitar de la cabeza la amenaza yihadista.

Pues no, no puedo.

Yo me conformo con que no salgas pitando a la comisaría

y me quede compuesto y sin novia.

No te preocupes, no saldré corriendo. No puedo hacer más.

Ahora dependemos de encontrar información

del terrorista para impedirlo.

Estamos en manos de Karim y de Fede ahora mismo.

Esos son los mejores. Ya lo creo que son los mejores.

Pero con un terrorista nunca se sabe.

Parece que este tipo no pertenece a ninguna célula

y eso le hace más peligroso porque no depende de nadie.

Con que a él solito se le ocurra que ha llegado el momento

de matar infieles, nos monta una masacre de narices.

Así estamos.

Mira, esta mañana me enteré que una anciana en la consulta

dijo que por qué atendíamos a una del pañuelo

cuando solo querían vernos muertos.

Maldito periodista, de verdad.

Estoy seguro que esa noticia ha tenido algo que ver.

Pues claro. ¿Lo has leído? ¡Es un disparate!

Bremón y Jefatura están que trinan por la filtración,

como si yo tuviera la culpa.

¿Sabes de dónde han sacado esa información?

Ni idea o habría tomado cartas en el asunto.

De todas maneras, me preocupa que como prenda la mecha

de la alarma social, habrá conflictos entre los vecinos

y eso va a impedir la investigación y la labor policial.

¿Y no tienes ninguna pista?

No sé, ¿no sabes lo que está tramando?

Pues bueno, algo más sabemos.

Lo peor es que bueno, sabemos que es Madrid,

pero que estamos hablando del barrio.

Ha señalado tres plazas del distrito:

la de los Olmos, la del Reloj y la de Solana.

No sabemos ni cuándo ni cómo actuará porque claro, a ver,

cuando quieres crear pánico hay miles de posibilidades.

Además, cualquier cosa puede servir de arma.

Con razón estás tan agobiada.

(Timbre)

-Hola, Antonio, ¿puedo pasar? -Por favor.

¿Qué ha pasado, Elías? Nada, no te preocupes.

Pero tengo cierta información que creo que deberías conocer.

¿El qué? Dime.

Ya me he enterado cómo ha llegado a oídos de ese periodista

lo de la amenaza del atentado.

Ha sido Menéndez. ¿Menéndez? ¡No es posible!

Ya, bueno, no ha sido de manera consciente,

pero ha sido él. Él mismo me lo ha confesado.

¿Y cómo lo ha filtrado?

El hombre estaba haciendo bicicleta en el gimnasio

y le estaba contando a Ochoa el caso y resulta que el periodista este

estaba cerca y puso la oreja y bueno, ha atado cabos

cuando ha visto la foto de este idiota firmando el artículo.

¿Qué policía habla de una cosa así en el gimnasio? ¡Por Dios!

Menéndez es consciente de que la ha cagado, Claudia.

Le va a caer un expediente disciplinario por tonto.

El hombre tiene mucho agobio.

Le he dicho que vaya mañana a primera hora a tu despacho.

Has hecho bien, Elías. ¿Te quedas a cenar, Elías?

-No quiero molestaros.

Pero qué molestar ni molestar. Venga, hombre.

Antonio tiene la cena preparada. Olga nos ha dado plantón, así que...

-Pues muchas gracias. Me apetece una cenita en familia.

Venga. Mira qué calamares.

-Excelente trabajo. Sabía que podía contar con usted.

Seguimos en contacto. Gracias. -¿Buenas noticias?

-Júzgalo por ti mismo.

Estás hablando con la heredera de todo el imperio de Alejandro Somoza.

El reparto de bienes será inminente y completamente legal.

-Enhorabuena. ¿Cómo lo has conseguido?

-Con dinero, por supuesto. Alejandro era demasiado orgulloso

como para pensar en su propia muerte. Se creía intocable, el muy necio,

así que, a falta de un testamento, ha habido que inventarse uno.

-¿Has falsificado un testamento?

-Por suerte conozco a un notario en Cali

al que no le ha supuesto ningún inconveniente.

-Así que ya eres, oficialmente, la dueña de todo esto.

-No te veo muy alegre. -Lo estoy, mucho,

pero últimamente me cuesta exteriorizar mis emociones.

-Será una gran jefa, mucho mejor que Alejandro.

Os lo voy a demostrar a todos. -¿Y qué opinan tus socios de Cali?

-Están expectantes.

Hay cierta desconfianza y también quien ambiciona el trono,

pero el funeral de Alejandro me sirvió para sembrar la discordia.

No hay nadie lo bastante fuerte como para disputarme el poder.

-Van a darte una oportunidad.

-Por la cuenta que les trae y pobre de aquel que intente lo contrario.

(Puerta)

Adelante.

-Señora, tiene visita.

-Es el colombiano del que te he hablado antes.

Dice que se llama Ricardo Álvarez. -Está bien. Pase.

Un poco tarde para visitas. ¿Qué quiere, señor Álvarez?

-Vengo a darle personalmente el pésame.

La acompaño en el sentimiento. -Gracias.

-Don Alejandro era una gran persona y un buen amigo.

-Pero no le vi a usted en el funeral.

-Somoza sabrá disculpármelo allá donde esté

y espero que usted también.

Alguien debía vigilar los negocios de este lado del Atlántico, compréndalo.

-¿Se refiere al negocio del aceite?

-Tiene guasa este abogado. Me gusta.

Usted y yo nos vamos a entender bacano.

-Usted no tiene nada que hablar con mi abogado.

Lo que tenga que decir, me lo dice a mí.

-Así que es verdad lo que ha llegado a mis oídos,

que pretende proclamarse la reina.

-Los lugartenientes de mi exmarido en Colombia

ya me han aceptado como jefa.

Lo sabría de haber asistido a su funeral.

Mire, señor Álvarez, no sé muy bien quién se cree usted que es,

pero no voy a consentir... -Eh, eh.

No ha nacido la hembra que tenga que consentirme nada.

-Está hablando con la heredera legítima de Alejandro Somoza.

Así lo ha dispuesto él.

-Yo también conozco a Romualdo Contreras,

el notario que le ha arreglado el papeleo.

Mire, ha hecho bien en quedarse con el patrimonio de su exmarido,

yo ahí sí no digo nada.

Pero ni por asomo se le ocurra que yo voy a regalarle

el negocio de la cocaína a una mujer.

-¿Y yo se lo voy a regalar al primero que aparezca reclamándolo?

-Escuche usted. Don Alejandro y yo éramos socios.

Yo fui quien le apoyó en su llegada a España.

Yo fui quien le preparó toda la ruta del sur

mientras él intentaba hacerse con Transportes Quintero.

Dicho de otra manera, yo fui quien le preparó el terreno.

-Pues no debió usted apoyarle muy bien

porque en aquella época murió aquí mi hijo Andrés.

-A mí no me meta en eso, al contrario.

Fue a raíz de la muerte de Andrés que Somoza buscó mi alianza.

Sabía que me necesitaba para preparar las rutas del sur.

-Yo a usted no le necesito para nada.

-Escuche, yo solo quería presentarle mis condolencias.

Ahora que nos conocemos, tendremos ocasión de hablar de negocios.

Seguro que llegamos a un buen acuerdo.

Buenas noches.

-¿No decías que estaba todo controlado?

-Siempre surgen imprevistos. Tendré que solucionarlo.

-Muy bien. Muchísimas gracias, Márquez.

No, por el momento es todo. Gracias.

No hay cámaras ni en los dos ciber cafés

ni en el locutorio ni en los alrededores.

Lo tenía todo absolutamente premeditado.

-Sí, este tío sabe lo que se hace.

¿Por qué no descansamos un par de horas?

Hace un rato que París 90 no aparece en el foro.

Se habrá ido a dormir. -O está preparando el atentado.

Tenemos que trazar otro plan. -No puedo pensar así.

Necesito 20 minutos, por lo menos, para cerrar los ojos, macho.

-Está bien. Tranquilo.

-¡Avituallamiento! Os traigo sándwiches y barritas energéticas

que lleváis encerrados mucho tiempo. -¿Y tienen chocolate?

-Claro. Te conozco como si te hubiera parido, ¿eh?

Venga, chicos, mucha suerte. -Gracias.

Si quieres irte tú tranquilamente a la sala de descanso

y echas una cabezadita, me quedo haciendo guardia.

-Ya descansaremos cuando tengamos a este fanático.

(Alerta)

¿Es él? -Sí.

Sí, mensaje nuevo para Hannah 22.

"Gracias por tu apoyo, Hannah 22. Nuestra lucha necesita

un ejército de muyahidines para liberar Al-Ándalus,

pero esto tengo que hacerlo solo". -Contéstale antes de que se vaya.

-Ahí está.

"No dejo de rezar para que tengas éxito".

"Esto es lo que más deseo. Alá esté contigo".

"Mi gozo será pleno en tu triunfo". "¿Será dentro de poco?".

(LEE)

-Hola, María. -Buenas.

-¿Me pones un desayuno especial? Voy a una mesa.

-Muy bien.

-Eh, perdona, casi mejor no me lo pongas.

Me ha surgido algo y no me va a dar tiempo, ¿vale?

-Como quieras. -Gracias.

-Iván, espera. ¿Te estás marchando por mí?

-¿Que vuelves hoy al trabajo? -El doctor Cifuentes

ha dicho que puedo llevar una vida normal.

-Te doy el alta porque te has empeñado.

-Esto es lo que necesito.

-Deberías estar con tu familia el tiempo que te queda de vida.

-Nerea es muy buena amiga mía y no tolero que nadie le haga daño.

Ándese con ojo, Iván. -¿Sabe?

No llego a entender cómo alguien de su educación y su clase

se comporta como un pandillero. Creo que es un abogado de prestigio, ¿no?

Usted y yo no somos rivales. Nerea no me interesa, es toda suya.

-Oye, gilipollas, si quieres que te parta la cara vas a conseguirlo.

-Suéltame. -¿Qué es eso de "es toda tuya"?

-Era un hombre respetado, era un hombre importante.

-¿Y cómo te hace sentir eso? -¿El qué?

-Recordar los logros profesionales de tu padre.

-Me debería sentir orgulloso, pero es al contrario.

-¿Por qué?

-Porque me hace sentir pequeño en comparación.

Me hacía sentir pequeño

hasta que he entendido que puedo hacer como él.

Me refiero a escribir mi propio destino.

-"Soy Sofía. Necesito que vengas a mi despacho".

-¿Cuándo? ¿Ahora? -Álvarez ha sido el primero.

Si no reacciono con firmeza, otros vendrán.

Los segundones se matarán y el negocio se irá a pique.

-¿Qué quieres decir con reaccionar con firmeza?

-Vamos a matarlo y hay que hacerlo pronto.

-Hemos investigado en la red y no sabemos exactamente

cuál sería su modus operandi, pero sabemos que actúa solo,

que es un lobo solitario

y que está dispuesto a llevar a cabo su atentado

por sus propios medios.

-Atención, águila, aquí base uno. El mensajero acaba de conectarse.

Repito, el mensajero acaba de conectarse.

-"Recibido, base uno". -Teclea esto exactamente.

Sura 9 versículo 36. "Alá está con los que lo temen".

Si mis sospechas son correctas,

ahora este tipo tardará como 25 segundos en contestar.

-¿Cómo coño sabes eso?

-Es una intuición y lo hará con una cita del Corán.

-Puede que no tenga liderazgo,

per algún derecho sobre los bienes de Alejandro sí tendré.

-Naturalmente. Le daremos un puesto simbólico en la empresa

y un sueldo digno para que pueda presumir y pagarse sus caprichos.

¡Tengo a dos inspectores de la UIT que hace dos días que no duermen

y tengo un periodista que me toca las narices!

Como comprenderás, lo último que necesito es

que mi comisario me dé la bronca, ¿vale?

¿Me lo tiene que entregar en mano? Un poco raro.

Está bien, pero dígale que me lo entregue en un lugar público,

por seguridad.

No sé, en el bar La Parra, por ejemplo. Distrito Sur.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 352

Servir y proteger - Capítulo 352

24 sep 2018

Fede y Karim intentan contra reloj encontrar al terrorista, mientras Remo Sempere, un joven y avispado periodista recién llegado a Distrito Sur, publica la noticia de la amenaza yihadista. Un antiguo socio de Somoza pone en peligro el poder de Sofía. Iván arremete contra Nerea por hablar mal de él.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 352" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 352"
Programas completos (373)
Clips

Los últimos 1.503 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios