www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4747227
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 350 - ver ahora
Transcripción completa

Te vendrá bien cambiar de aires. Nos vemos en unos días.

-No me apetece separarme de ti tantos kilómetros,

no vaya a ser que te dé por traicionarme.

-Parece que no te fías de mí.

No está mal, parece auténtico. Aquí tienes la mitad, como hablamos.

Cuando me des mi pasaporte te doy el resto.

-Nuestros planes con Quintero son confidenciales,

pero le puedo avanzar que en unas semanas

le traeremos para que pase a disposición judicial.

-¡Eso es imposible!

¡Mi padre no se hubiera ido sin decirme nada! ¡No me dejaría sufrir!

-No me fío de ese chaval, es imprevisible.

Siento que lo hayas pasado mal.

Tu hermana siempre quiso que lo supieras.

Gracias, hermanita.

No habrás contado que nuestro padre sigue vivo, ¿no?

Claro que no.

-Te recomiendo que te quites de en medio.

-¿Me estás amenazando? -En absoluto.

La sombra de Somoza es alargada

y la guerra por la droga que está por venir

no es un juego de pasteleros.

¿Has vuelto a saber de él? No.

Pero te mueres de ganas. Sí.

¿Hoy cómo lo tienes? ¿Quedamos?

-Estoy liado con el tema del proyecto del Parque de las Amapolas.

No me gustaría llegar tarde. -Claro. Nos vemos luego.

-Te he dicho que no puedo. -Hablo de nuestra cita profesional.

Debes pasar por el bufete a firmar el acuerdo que aceptó la otra parte.

-Mira, Nerea, no sé qué esperabas de mí,

pero somos mayores para saber que dos conversaciones y un polvo

no implica compromiso de por vida. -Claro.

-Encontraré a Almudena, pero no gracias a la policía

porque sois una panda de ineptos.

-Ya, ¿y has contratado a un detective privado o...?

-No, a alguien mucho mejor,

alguien que es una eminencia y, además, tiene poderes paranormales.

-Tu hija también está sufriendo. Te echa de menos

y repite tu nombre todo el rato: "Mamá, mamá".

Y también repite el nombre de otra persona.

-Hola, María. Vaya careto tienes. ¿Estás mosqueada por algo?

-Me mata que haya gente capaz de aprovecharse del sufrimiento.

-¿Has visto si le ha dado dinero? -A ver, no lo podría jurar.

Lo que te digo es que le ha dado sobres, ayer uno y hoy otro.

-Este tipo de estafas son muy difíciles de investigar.

De momento, vamos a contárselo a Miralles.

Sé que no tenemos nada para detenerla,

pero bueno, podríamos contar con su colaboración profesional

y así veríamos en persona sus dotes sobrenaturales.

¿Podría decirnos cuánto le cobra Marga Ferrandis

por compartir con ella ese don?

No le exijo ninguna contraprestación económica.

Estoy buscando a su hija por puro altruismo,

para no dejarla en la estacada como hizo la policía.

Pero tenemos un testigo que afirma haber visto

cómo Marga le daba sobres con dinero en distintas ocasiones.

Me imagino quién es el testigo, pero yo no pongo precio a mi don,

otra cosa es que las personas agradecidas

quieran darme un donativo.

(Música emocionante)

Disculpe, quiero poner una queja

contra dos policías de esta comisaría.

¿Quién puede atenderme?

-Yo misma. Si espera a que termine de atender a esta persona.

-¿Que espere? Disculpe, pero ya llevo muchos años esperando.

Quiero hablar con el comisario o el superior al mando.

-Si me disculpa un momento. Venga por aquí.

Cálmese. Dígame qué le ocurre. -Claudia Miralles y Elías Guevara

están interponiéndose en la búsqueda de mi hija

para que no la encuentre, ¿sabe?

-¿Por qué no nos sentamos y me lo cuenta todo?

-Perdona, ¿estás intentando distraerme?

Te estoy diciendo que quiero hablar con tu superior al cargo.

Policías de esta comisaría están acosando a la mujer

que va a encontrar a mi hija

y quiero que la dejen en paz, ¿me oyen?

-Vale, pero necesito que se siente para tomar nota de su queja

y que la firme. Así se podrá cursar oficialmente.

Y estaba atendiendo a esta persona, por favor.

¿Qué ocurre, Marga? ¿Ocurre?

Que no entiendo qué tienes en mi contra.

¿Yo? Pues nada, muy al contrario.

Me preocupa que alguien pueda estar aprovechándose de ti.

Lo único que queréis es que no encuentre a Almudena.

¿De dónde sacas eso?

Estáis intentando que Julia abandone la búsqueda.

¿Qué os pasa, eh?

No fuisteis capaces de encontrarla ¿y ahora, qué?

¿Os escuece que otra persona pueda lograrlo?

Lamento que pienses así. Es la verdad.

No, no es la verdad.

La verdad es que aquí nos entregamos en cuerpo y alma

a la búsqueda de Almudena. Lo dimos todo por el caso.

¿Y de qué sirvió? Porque mi hija no apareció.

Tienes toda la razón.

No pudimos resolver el caso como, lamentablemente, pasa a veces,

pero no por falta de dedicación.

Desgraciadamente, a veces no podemos llegar a más.

Eso lo dices porque no es tu hija la que desapareció.

Una madre nunca deja de buscar a su hija

y vosotros disteis por perdido el caso demasiado pronto.

Yo ahora estoy muy cerca de encontrarla

gracias a una persona que ha creído en mí desde el principio.

Marga, yo también soy madre. Ya.

Y sé lo que puedes estar sintiendo, entiendo que la eches de menos,

que vivas con la incertidumbre de la desaparición

y con la esperanza de encontrarla, pero créeme, de verdad,

Julia no es merecedora de la confianza

que has depositado en ella.

¿Por qué? Ella sabe cosas de mi hija que nadie más sabe

y está muy cerca de encontrarla,

así que deja de desprestigiarla y de molestarla.

No, ella no sabe nada, Marga, de verdad.

Ella está utilizando tu dolor para ganar dinero.

Es muy habitual en estos casos.

Mira, ella está buscando a mi hija, ¿qué estáis haciendo vosotros?

¿Eh? Nada. ¿Sabes? Julia tiene un don.

Sí, ha sido capaz de percibir la energía de Almudena.

La ve en sus visiones.

Te voy a dar un dato: mi hija está muy cerca de un lago.

Necesito que me creas. Julia Terón no tiene ningún don.

Solamente utiliza trucos

para que tú pienses que tiene datos sobre Almudena.

Pero es como trabaja esta gente. Son estafadores.

Bueno, esa es tu opinión.

Ella ya me previno de las personas como tú,

que no creen que la energía fluya

y que haya otras maneras de comunicarse.

Solo trato de evitar que se aprovechen de tu desesperación.

Bueno, pues déjalo, voy a encontrar a mi hija sin vuestra ayuda.

Así que aléjate de Julia y aléjate de mí,

tú y el resto de la policía.

Estoy más cerca que nunca de encontrarla.

-Parece que no se ha ido muy contenta, ¿no?

No, pero no podemos dejarla en manos de esa embaucadora.

Hombre, creía que había quedado claro que ni tú ni tus negocios

sois bienvenidos aquí. -No he venido por gusto.

Este local tiene muy mal karma. Aquí solo suceden desgracias.

-Chica, ¿y cómo es que te arriesgas entrando?

Lo pregunto porque no soy adivina, tengo que preguntar para enterarme.

-Recurrir a la mofa para desprestigiar algo

que no se conoce es habitual. Demuestra que no tienes ni idea

de cómo funciona el universo ni su energía.

-Vale, no cuentes tostadas que no tengo tiempo.

-No pensaste igual

cuando te hablé del ser querido al que habías perdido.

Sé que te impresionó. Tu cara no dejaba lugar a dudas.

-Trucos de charlatán. A mi edad quién no tiene un ser que haya perdido.

-Pena que no conectes con otros campos espirituales de la realidad.

Te estás perdiendo una visión más profunda

y amplia de tu vida. -Sí, fíjate, qué lástima más grande.

-Lo que no está bien es que vayas denunciando a la gente sin pruebas.

Yo no te he hecho nada. -Sí porque eres una estafadora.

Te aprovechas del dolor de la gente

y me duele que te metas con gente buena.

-Te estás equivocando. No le estoy haciendo ningún mal.

Solo la estoy ayudando.

-Mira, podríamos estar discutiendo toda la mañana,

pero no tengo tiempo ni ganas. Además, tengo un negocio que atender.

-Mira, creo que no...

Alguien cercano a ti oculta algo que te va a hacer mucho daño.

Pronto vas a descubrir su gran secreto

y eso te va a hacer sufrir.

Aléjate de tus amigos.

-María, ¿qué te pasa? ¿Quién era esa mujer?

-Esa era una vidente o una médium o como se llame

que me ha tocado y dice que ha tenido una visión.

-¿Y crees en estas cosas?

-No, pero no sé cómo hace para meterme el susto en el cuerpo.

Me ha dicho cosas que me han dado escalofríos.

-¿Y qué te ha dicho, si se puede saber?

-Que me aleje de los amigos, que alguien muy próximo

me va a contar un secreto que me va a hacer daño, a hacer sufrir.

-Ya. ¿Y te ha contado algo más sobre esa persona

o sobre lo que oculta?

No te preocupes, esos videntes siempre hablan de generalidades

para sugestionarte y que encuentres coincidencias con tu vida real.

-¿Sabes también de estas cosas?

-No. Sé de algún caso que he leído en las noticias, pero vamos...

-Me ha dejado un mal cuerpo...

-Lo que debes hacer es tomarte un buen café

y olvidarte de esa bruja, ¿eh? -¿Tú quieres otro?

-Venga, sí, uno rapidito, que tengo lío.

¿Cómo lleváis la investigación de Julia Terón?

Pues la verdad es que no hemos encontrado nada

que nos sirva para empapelarla.

Hay que encontrar algo para alejarla de Marga, lo que sea.

Como nos ha dicho Fede, está limpia, jefa.

-Sin antecedentes ni denuncias pendientes.

Se ve que la tía escoge muy bien a sus víctimas.

-Sí. Y aunque las personas acaban un poco decepcionadas,

pues el dinero que suele pedir tampoco son cantidades desorbitadas,

así que prefieren pasar del cuento y dejarlo así.

-Y la mayoría no denuncia porque les da vergüenza

dar esas explicaciones y quedar como tontos.

Ya. Pues visto lo visto, va a costar encontrar un testigo contra Julia.

No sé si... No sé.

Creo que deberíamos buscar que confíe en la policía más que en esa vidente.

¿Cómo conseguimos que Marga vuelva a confiar en nosotros?

Nosotros solo trabajamos con pruebas

y no hay ninguna de que Julia le esté timando.

Marga ha sido paciente de Teresa. Igual le puedo proponer

que nos ayude para ganarnos su confianza otra vez.

No sé, por intentarlo no perdemos nada.

-¿Qué tal? Aquí estás.

¿Qué tal te fue ayer con tu amigo Iván?

-Muy mal. -¿Y eso?

No me digas que se echó atrás y no firmó el acuerdo.

-Ah, no, perdona, eso. Está todo correcto. Está todo bien.

-Entonces, ¿a qué te refieres? ¿Ha pasado algo entre vosotros?

-Preferiría no hablar de eso.

-Seguro que te puedo ayudar, aunque sea escuchándote.

No me voy a quedar así sabiendo que lo estás pasando mal.

-Prefiero olvidarlo y centrarme en el trabajo,

aunque te lo agradezco igual.

-Como quieras. Sabes dónde estoy si necesitas algo.

-Oye, ¿qué tal está González? -Pues tiene baja para rato.

¿Tú qué haces aquí? -Quería hablar con Nerea.

Es un asunto urgente. No he podido esperar a que saliera del trabajo.

Si me das unos minutos, podemos tomar un café.

Prometo ser breve. -No tienes nada que hablar con ella.

Largo, ¡déjala en paz! -Calma, tío. Déjale que se explique.

-Es un asunto profesional,

no tiene que ver con nosotros ni con tu familia.

No te compromete a nada. -Déjanos a solas.

-Ya sabes dónde estoy.

-Estoy esperando.

-En realidad, quería darte las gracias

por lo que hiciste por mí ayer. -No hice nada.

Solo te dije lo que pensaba. -Eso es mucho.

Creo que eres la única que se preocupa por mí.

-No exageres. Simplemente fui sincera, ya está.

-Me aconsejaste que intentara librarme de la sombra de Somoza.

-Pues sí, no me gusta ver que sigues en esa jaula.

Yo también he estado ahí dentro,

pero no significa que no me arrepienta de sacarte de prisión.

Creo que deberías pagar por lo que has hecho.

-No creo que me lo merezca. No quería que las cosas acabaran así.

No soy ningún monstruo, solo quería prosperar, ser alguien en la vida.

-Quizá te equivocaste en el camino que elegiste para conseguirlo.

Es lo que diferencia a las buenas personas de las que no lo son.

Pero eso ya lo sabes, ¿verdad?

-Lo he tenido que aprender a base de golpes.

-Sergio, aún no sé qué haces aquí, a qué has venido.

-A decirte que eres la única con la que he sentido una conexión real.

La única que me ha comprendido y me ha mirado sin odio,

aunque solo fueran unos instantes.

-Sergio, no sé a qué viene esto.

-Quiero que sepas que me has hecho soñar

con la posibilidad de ser alguien normal,

de tener algo auténtico contigo si las circunstancias fueran otras.

Eres una mujer preciosa e inteligente

por la que merece la pena hacer las cosas bien.

-No sé por qué, pero viniendo de ti siempre me espero una trampa

o una doble intención. -Lo siento.

No sabes cómo me arrepiento de haber hecho las cosas tan mal.

La cagué, pero creo que estoy a tiempo de recuperar algo de dignidad.

-Si te refieres a que tú y yo podamos estar juntos, olvídalo.

-Lo sé, sé que eso es imposible.

Solo quería darte las gracias. Me has ayudado más de lo que imaginas.

Adelante, Teresa. Gracias por venir. No, encantada.

Vosotros diréis. Nacha no me ha querido desvelar el misterio.

Misterio, ninguno. Siéntate, por favor.

Solo que creo que es mejor

que todos dispongamos de la información al mismo tiempo.

Verás, tenemos un caso que afecta a una de tus pacientes.

Ya, me imaginaba algo así. ¿Y de quién se trata?

Marga Ferrandis. Elías y yo llevamos el caso

de la desaparición de su hija hace unos años.

Sabéis que debo mantener la confidencialidad del paciente.

Os puedo contar poco. Por supuesto, no te preocupes.

No pretendemos que nos des información,

queremos que nos ayudes a buscar la orientación adecuada

para llegar a ella y que nos escuche. Te explico.

Hemos sabido que Marga ha reiniciado la búsqueda de su hija,

pero, en esta ocasión, influenciada por una vidente

y nosotros creemos que, bueno, pues que es una estafadora

que se está aprovechando de su dolor.

Vale, ahora lo entiendo todo, pero no sé en qué os puedo ayudar.

-Verás, necesitamos alejar a Marga de esa médium, Julia Terón.

No tenemos pruebas para demostrarle que no es de fiar.

Pero con tu ayuda podríamos lograr desmontar su engaño

y quizás abrirle un poco los ojos.

-Me encantaría ayudaros, pero no sé cómo.

Yo no puedo influenciarla para alejarla de nada.

Marga ha dejado la terapia yo creo que por Julia Terón.

-Es que pensamos que Julia tiene mucho poder sobre ella

y que esto podría ser más grave de lo que creíamos.

Debemos llegar a Marga como sea. Tenemos que evitar a toda costa

que se hunda en el engaño que le ha montado.

Bueno, tengo algo, pero no sé si va a funcionar.

Es lo único que se me ocurre. Somos todo oídos.

Estuvo aquí esta mañana.

Me tocó el brazo y tuvo una visión de las suyas

que me heló la sangre.

-Julia es una charlatana del tres al cuarto.

-Ya, pero lo que me ha dicho me ha dado escalofríos.

-¿Tan fuerte ha sido? -A ver, si es cómo te lo dice,

que parece que te atraviesa con la mirada, ¿sabes?

No, me ha dicho que alguien me ocultaba algo que me hará daño

y que me alejara de los amigos. -¿Y quién no oculta algo?

Todos tenemos algún secretillo, ¿no? Que no, tú a Julia, ni caso.

-Lo que me da coraje es que se aprovecha de Marga

con las esperanzas que tiene de encontrar a su hija.

-Pues sí. Si es que cuando queremos que algo se haga realidad,

somos capaces de creer en lo que sea.

-¿Recuerdas a aquel que venía con las piedras?

¿Cómo era? ¿El Abraham ese? -Sí. Me acuerdo, me acuerdo.

Oye, no mires, pero ese que está allí, al fondo de la barra,

parece muy interesado en la conversación.

¿Quién es?

-Ese ha venido un par de veces. Es arquitecto.

Salió una noche con Nerea Ocaña. -Salió.

-Estuvieron aquí un ratico dándose el lote

y luego se fueron por ahí, vamos. -Ya.

-Pero vamos, que no sé si siguen juntos, si no...

-Ya, bueno. Cóbrame.

-Venga, corazón. Que tengas buen servicio.

-Hasta luego. -Eh, hola.

-Hola, María. -Hola, corazón.

-Hola. ¿Tú por aquí?

-Sí, ya sabes que trabajo por la zona.

Es el bar que mejor me queda.

-Sí, lo sé. ¿Qué tal? ¿Cómo va todo? -Bien, bien.

-María, ¿me pones un café con leche? -Ya mismo.

-¿Qué haces? -Voy a tomarme un café.

-Pensaba que te había dejado las cosas claras ayer.

-Sí, muy claras. ¿Y qué pasa? ¿El bar es tuyo? ¿No puedo tomar un café?

Dime una cosa porque no lo entiendo.

¿Cómo se puede pasar de ser tan majo a tan cretino?

-Aquí tienes, reina. -Gracias.

-A ver si esta vez lo pillas.

Quedamos el otro día, pasamos un buen rato y punto.

Si quisiera seguir con esto te hubiera llamado.

-Es increíble que me haya equivocado así.

Normalmente, reconozco a los imbéciles.

-Nos equivocamos los dos. Yo suelo reconocer a las desquiciadas.

Adiós, Nerea.

-Me ha extrañado tu llamada porque cuando dejé de venir

te expliqué que el motivo era económico. No puedo seguir pagándote.

-No te preocupes, no te voy a cobrar nada.

-Ya, pero no me puedo comprometer como antes, no tengo tiempo.

Estoy muy ocupada con lo de Almudena. -Ya. ¿Y cómo va eso?

-Mira, va muy bien. Dentro de poco me voy a reunir con mi hija.

Gracias a Julia, que me está ayudando muchísimo,

sé que queda muy poco para encontrarme con ella.

-Ya, bueno, por eso ha sido mi llamada.

Me supo mal que dejases así la terapia

y siempre sospeché que no solo era un tema económico

y creo que te puedo ofrecer otro tipo de ayuda.

-¿A qué tipo de ayuda te refieres?

-No sé si has oído hablar del instituto del doctor Villarosa.

-No me suena. ¿Está en Madrid?

-No, está en la Costa del Sol, pero da igual. Siéntate, por favor.

Verás, es un instituto científico que estudia los efectos parasicológicos

y las conexiones energéticas en los planos del universo.

No sé si me sigues.

-Sí, pero no entiendo en qué puede ayudarme en mi caso.

-Este doctor ha ayudado a encontrar a muchas personas desaparecidas.

Incluso ha colaborado con Scotland Yard

en la desaparición de un británico en Marbella.

-¿Sabes? Pensé que no creías en estas cosas

ni en gente como Julia.

-Es un instituto serio que cuenta con apoyos científicos.

-Aparentemente, ese doctor tiene las mismas creencias que Julia.

-No exactamente.

Aquí se dedican a investigar, no a cobrar a la gente.

Eso y su apoyo internacional es lo que me da confianza.

-Ya.

¿Y tú crees que ese doctor puede estar interesado en mi caso?

-Bueno, he estado indagando y el punto de partida

que proponen para hallar a las personas desaparecidas

son las cartas astrales. A ver qué te parece.

-Eh, bueno.

Este doctor parece que sabe de lo que habla, ¿no?

Es que mira,

ha clavado mi personalidad y la de mi hija. Es increíble.

¿Y el siguiente paso cuál es?

Porque me gustaría que este hombre investigara a mi hija.

-Lo primero, deberíamos olvidarnos de Julia Terón.

Esto es un instituto serio y no confía en quien cobra honorarios.

-Va a ser difícil que lo entienda,

pero si hay que hacerlo, se rompe con ella.

-Estás apostando por algo que te da más confianza, ¿no?

-Sí.

Digo yo que si Scotland Yard ha confiado en él

es porque es de fiar, ¿no? -Efectivamente.

Ahí quería yo llegar. -¿Adónde?

-Verás, hay muchas Julia Terón por el mundo

que se aprovechan de personas

que están en una situación de vulnerabilidad

o en un callejón sin salida.

Pero la respuesta no son las cartas astrales.

Por favor, fíjate bien. Mira el pie de página.

Estas son cartas astrales que he sacado de internet,

no son personalizadas.

Te ves reflejada ahí porque hablan de generalidades,

de lugares comunes.

Todos nos podemos sentir reflejados ahí.

-No, porque hablan de mí y de mi hija.

-No son las cartas astrales tuyas y de tu hija.

Las he sacado de internet, al azar. Son personalidades al azar.

-¿Para esto me has hecho venir aquí? ¿Para reírte de mí?

-Nada más lejos de mi intención, Marga, por favor.

Quiero demostrarte que Julia es una estafadora

y que tiene un negocio lucrativo, como las personas

que salen en la televisión o en internet.

Julia no sabe dónde está tu hija ni lo sabrá.

-Deja de hablar así de ella. No tienes ni idea.

Ella tiene datos de mí y de mi hija que solo nosotras sabemos,

nada de generalidades.

-Por la cara que llevaba Marga, el plan no ha funcionado muy bien.

-Pues no, ¡ha salido fatal!

Me he precipitado, esto no se hace así.

Requiere más tiempo. -Bueno, pero lo has intentado.

-Ya. Pues he fracasado.

¿Se lo dices tú a Miralles o se lo digo yo?

-Se lo digo yo, tranquila.

Lo has hecho muy bien y lo has intentado, que es lo importante.

-A ver, ya estoy aquí. ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido la mañana?

¿Mucho jaleo? -¿Pues tú qué crees?

A ver si lo adivinas sin mirar la caja.

-Déjate de adivinos. Me acabo de cruzar con una señora

que iba lanzando premoniciones y he tenido suficiente.

-No seas corta rollos. El día está yendo de cine.

Se ve que el rumor de que vamos a cerrar

se está extendiendo y mucha gente nos anima

para que no nos vayamos.

-Al final va a resultar que nos echarán de menos.

-Claro. La gente cada vez más quiere comprar productos ecológicos

y la tienda les quedaba muy cerca.

Mira la hora que es y estamos reponiendo.

-Sí, y seguirán haciéndolo. David, qué te juegas

que si no damos el traspaso a un negocio ecológico,

en menos de dos meses montarán una tienda igual en el barrio.

-¿No decías que no estabas para aciertos?

Al único que he conocido es a don Tomás,

el brujo del Bonillo. ¿Te acuerdas de él?

-Sí, claro que me acuerdo.

La verdad es que era un tipo peculiar.

No pasaba desapercibido. -De pequeño le tenía pavor.

La gente decía que su gato era un demonio

y por la noche le revelaba secretos.

Recuerdas que te decía dónde había agua para perforar un pozo

que encontraba una cabra perdida que encontraba aquel supuesto tesoro.

-¿Qué dices? Pero si eran baratijas.

-Yo creo que algo misterioso tenía don Tomás.

-Pobre Tomás y pobre su gato.

Además, que todas estas historias solo sirvieron

para que le lanzaran piedras al pasar.

Es curioso porque don Tomás era el menos supersticioso del pueblo.

Recuerdo que le pregunté por qué tenía un gato negro

y me dijo que por eso, porque no creía lo que contaban sobre ellos.

-¿Y no le preguntaste nunca sobre su secreto?

-Y dale, que no tenía ningún secreto, tenía el don de la observación.

Mientras la mayoría se metía en la vida de los otros,

él, simplemente, veía crecer la hierba.

-¿Cómo es eso?

-Él hallaba agua porque interpretaba los signos de la naturaleza,

por ejemplo, si crecía alguna planta alrededor

o los desniveles del terreno. Con las cabras hacía lo mismo, ¿eh?

Conocía todas las cabras a la perfección.

Sabía perfectamente dónde estaban los pastos,

así que para él no era difícil encontrarlas.

-¿Y lo del tesoro?

-David, yo qué sé, pues alguna historia que escuchó

o algo que le contó su abuelo. David, ¿sabes qué pasa?

Que para la gente que no sabe cómo funcionan las cosas,

pues para ellos todo es magia. -Ya.

(Móvil)

-Eh, es de la inmobiliaria. ¿Sí?

Sí, sí, sí.

Ah, pues qué buena noticia. Sí, esta misma noche, sí.

Perfecto. En cuanto sepa algo me lo dice, ¿de acuerdo?

Muchas gracias. Adiós.

-Bueno, ¿qué pasa?

-Parece que han hecho una oferta en firme.

-Es una buena noticia, ¿no?

¿Voy poniendo a enfriar el cava o qué?

-Calma. Hasta esta noche no dirán cuánto ofrecen.

-Te digo que será un ofertón.

El gato de don Tomás me está comunicando

que será una cifra con muchos ceros. -Lo noto, lo noto.

¡Anda, sigue! -Hola.

-Hola. No me gusta que nos veamos aquí.

-No te preocupes, la dueña no está.

-¿Qué ha ocurrido? ¿A qué viene la urgencia?

-Tenía que hablar contigo. No aguanto más.

¿Hasta cuándo el acoso de la policía? No solamente van a por ti.

¿Sabes que me han tendido una trampa para que deje de buscar a mi hija?

-¿La inspectora que llevó el caso? -Sí y más policías de la comisaría.

Se han compinchado con mi antigua psicóloga

para hacerme creer que tus métodos son una farsa.

¿Qué te parece? -¡Es increíble!

No sé hasta dónde van a llegar con tal de impedir que avancemos.

-Creo que tienes razón

porque cuanto más nos acercamos a Almudena, más se entrometen.

¿Crees que esto es una maniobra porque quieren esconder algo?

-Su propia ineptitud tras años de investigación.

-Ya, pero... -Pero no te preocupes.

Yo siento que cada vez estamos más cerca.

-Sí.

¿Qué ves? -El color amarillo.

Es muy suave, parece un peluche.

Es un loro pequeño de color amarillo. -Sí.

-Sí, eso es. Lo veo con mucha claridad.

-Era el preferido de Almudena.

Cuando era pequeña, siempre dormía con él.

-Ahora lo veo dibujado en una hoja. Es un dibujo infantil.

-¿Y qué quiere decir? ¿Lo ha hecho ella?

-No lo sé.

Puede que sí si es una imagen del pasado.

O puede que sea una imagen reciente

y lo haya pintado una niña que tiene cerca.

-¿Me estás diciendo que quizá Almudena me ha hecho abuela?

-No te lo puedo asegurar.

Tenemos que seguir trabajando en ello.

Sí, claro. ¿Sabes?

Sé que estamos más cerca que nunca de encontrarla.

Después de tantos años, por fin sé que me voy a reencontrar con mi hija.

-Estoy deseando que llegue ese día.

-Para que luego digan que eres una mentirosa.

¿Cómo ibas a saber lo del peluche? -Pura ignorancia.

Son incapaces de creer lo que no pueden ver.

Pero tú tienes la suerte de tener esa sensibilidad

y gracias a tu fe vas a encontrar a tu hija.

-¿Cómo has podido formar parte de semejante encerrona?

Debería denunciarte.

Sé que estáis ocultando pruebas de la investigación,

por eso no me dejáis que siga buscando,

porque cuando encuentre a Almudena todo saldrá a la luz, ¿no?

-¿De qué estás hablando, Marga? Aquí nadie está ocultando nada.

Y si Teresa se prestó a colaborar con nosotros

es porque quiere hacerte ver que hay gente como Julia

que intenta usar ciertos mecanismos para manipular a personas como tú.

-Déjalo, Marga, es como darse contra un muro.

No tiene sentido enfrentarse a gente

que es incapaz de ver el universo en su totalidad.

Es como si le intentaras explicar los colores a una persona ciega.

-Toda esa palabrería suena muy bonita,

pero no hay nada que la demuestre.

-Gente como vosotros va por la vida usando solo el 10 % del cerebro.

Si abrieras tu mente y dejaras trabajar todas las áreas del cerebro,

descubrirías un mundo lleno de sensaciones.

-No hay ni un dato científico en lo que dices.

Eso sí, una argumentación elaborada para cobrar lo que cobras, claro.

-Tú eres psicóloga, ¿no?

¿Tu trabajo no consiste en que te paguen una pasta

por escuchar a la gente contarte sus problemas?

Todos tus consejos se pueden encontrar en un manual de autoayuda.

-Déjalo, es inútil que sigamos discutiendo. Vamos.

-Estás perdiendo el tiempo. Sigue enamorada de alguien del pasado.

Su corazón murió atravesado por una flecha.

-Déjalas.

-Eh...

-Buenas tardes. ¿Puedo ayudarle en algo?

-Eh, sí. Soy el arquitecto de la obra de la Plaza de las Amapolas.

Venía a informarme sobre la petición de cortes de tráfico

para las calles colindantes.

Sí, ya sabe, para que los camiones puedan maniobrar

y las grúas y todo eso.

-Sabrá que eso se gestiona en el ayuntamiento, no en una comisaría.

-Sí, pero nunca está de más informar. Hay fallos en la coordinación.

¿Esa policía de ahí no podría informarme o encargarse de mi caso?

-En su caso tendría que acudir a la policía local.

Aquí resolvemos delitos.

Ella, en concreto, los de violencia de género y familia.

-Un tema apasionante.

Vale, pues ya sigo con lo mío. Policía local, ¿no?

Vale. Gracias.

-¿Y a este qué le pasaba?

-Nada, un fisgón que ha entrado contando milongas

y ha terminado preguntando por ti. ¿Le conoces de algo?

-Le he visto en el bar. No dejaba de mirarme.

Le ha faltado meterse en la conversación.

-Chica, no sé qué les das para que a un tío se le vaya la olla

de esa manera y se meta en la comisaría a ligar.

-Yo no les doy nada. Y tú no te hagas la santa

que mientras estaba en Valladolid sin comerme un colín,

tú te has comido dos. -Solo me he metido en problemas.

-Sí, sí, problemas, problemas.

(Teléfono)

-Aquí tenéis, chicas. -Gracias.

-Gracias, Paty.

-Es que, de verdad, no entiendo

cómo Julia sabe la forma en que murió Laura.

-Seguro que siguió el caso y aún se acuerda

o estuvo buceando en internet para buscar información.

Por favor te lo pido, no caigas en su trampa.

-No, tienes razón.

Pero no te creas ese cuento, no sigo enamorada de ningún fantasma.

-Si ya lo sé, tonta. Julia es una mentirosa profesional.

Haría lo que fuera para salirse con la suya.

-Bueno, no sabes lo que acabo de averiguar.

Hola, Teresa. Si seguimos esa pista, podremos dar con Julia Terón.

-Mira, nos la acabamos de encontrar y nos ha montado un pollo

porque como Teresa ha colaborado con nosotros...

Pero bueno, da igual. ¿Qué tienes?

-He estado haciendo trabajo de campo y me he dado una vuelta por el barrio

a ver si alguien había visto algo.

-Que se ha hecho inseparable de Julia.

-Resulta que un vecino que vive en su manzana

vio a un tipo colarse en su casa. -¿En casa de Marga?

-Sí.

-No tenemos ninguna denuncia, que nos conste.

-Ya, pero vio a un tipo colarse en la casa.

Pero como no ha habido denuncia ni alerta de ningún robo,

no ha dicho nada. -¿Qué tiene que ver eso con Julia?

-Creo que ese tipo se habrá colado a fisgar

para buscar fotos, documentación...

Lo que puede necesitar esta tipa cuando no conoce a alguien.

-Tiene que estar mal para hacer eso.

-O ser buena profesional, que es lo que es esta Julia Terón.

-¿Y sabemos algo del tipo que se coló en la casa?

-Un vecino me dijo que, al principio, creyó que era un niño

porque se metió por una ventana pequeña,

pero luego, al salir, le vio de refilón

y llevaba bigote y se dio cuenta de que era un adulto.

-¿Has consultado algunos archivos?

-Sí, conozco a un tipo que se llama el Lagartija,

que es pequeñajo, de complexión pequeña

y cabría por esa ventana.

Es un ratero de poca monta, pero a veces lleva bigote.

-¿A qué estamos esperando? -No.

Espera, debo hacer unas llamadas. Es cosa de mis confites.

Si me entero de cualquier cosa, te digo. Chao.

-Hasta luego.

-Hola, David, ¿todavía estáis abiertos?

-Sí, ¿qué quieres? ¿Uchuvas? -Sí, ponme un par de cajitas.

-Mira, tienes suerte de que aún queden

porque hoy ha venido mucha gente pidiendo cosas

que no se venden. Deben querer probar antes de que cerremos.

-Ni me lo recuerdes. No sé dónde voy a encontrar tantas cosas ricas.

Y mis uchuvas. Pero antes de que cierres

te voy a hacer un buen pedido para tener mi reserva de despedida.

-Por mí encantado. Lo que puedo hacer es preguntarle al distribuidor

por alguna otra tienda que quede más o menos cerca.

-Te lo agradezco. También voy a llevar un par de aguacates.

¿Ya tenéis pensado cuándo vais a cerrar?

Espero que me avises con tiempo.

No querría venir y encontrarme esto cerrado.

-Mira, todavía no tenemos fecha.

Mi padre está ahora con los de la inmobiliaria,

que había unos compradores interesados.

-Bueno, sea lo que sea, deseo que os vaya fenomenal,

aunque me dé mucha pena. ¿Ya pensasteis dónde os vais a instalar?

-La verdad es que no. A la aventura.

(Móvil)

-Ay, perdóname. Dime, Elías.

-"Ya tengo el paradero del Lagartija".

-Muy bien. Mándame la ubicación y voy para allá directamente.

-"No puedo esperar, que hace honor a su nombre

y se mueve muy rápido. Lo detengo y lo llevo a comisaría".

-Ok. Tú mandas. Nos vemos en la comisaría para el interrogatorio.

-"Venga". -Vale. Chao.

David, cóbrame que tengo prisa.

Hasta que han llegado los ingredientes para mi ensalada.

Y me avisas. No me quiero quedar sin despedirme.

-Perfecto. Gracias, Nacha. -Gracias a ti. Chao.

-Buenas noches. -Igual.

(Móvil)

-Sí. -"Hola, Nerea".

-¿Qué quieres, Sergio? -Te noto tensa. ¿Estás bien?

-¿Me llamas ahora para preguntarme si estoy bien?

-Sí. Te dije que me preocupo por ti, aunque no quieras creerme.

¿Aún estás trabajando en el bufete? -Exacto.

El único sitio donde estoy a gusto. -¿No me vas a decir qué te pasa?

-Pasa que los tíos sois un asco

y estoy harta de sentirme como una pringada.

¿Por qué los chicos guapos y majos que conozco

terminan tratándome como una mierda?

Bueno, menos tú, pero tú no cuentas.

-A ver, ¿qué ha pasado? ¿Quién te trata como una mierda?

-Un capullo con el que creía que estaba empezando a salir.

Al menos pintaba bien y ha salido corriendo.

-"Él se lo pierde, Nerea".

No eres ninguna pringada, eres una pedazo de tía

y mereces estar con alguien que valore la suerte que tiene

de estar con una mujer como tú. -Ya.

Tú siempre usando las palabras adecuadas para quedar bien.

-Es lo que pienso. ¿Qué ganaría mintiendo a estas alturas?

-¿Sexo? Es para lo que parezco interesar a los hombres.

-"Eso no es verdad".

Pienso que eres increíble, te lo he dicho muchas veces.

Nerea, el aprecio que te tengo es sincero.

-Bueno, te dejo. Tengo que seguir trabajando.

-"Espera".

Espera, yo...

No sabes cómo me gustaría poder empezar de cero contigo

y que vieras la persona que soy.

Pero supongo que eso es imposible, ¿no?

-Sí, tienes razón. Es imposible.

-Bueno, pues nada, aquí tienes tu declaración.

Échale un vistazo a ver si falta algo.

Está todo claro, ¿no? Pues venga, échame un autógrafo, figura.

-Ya está. Vamos.

Llévatelo.

Enhorabuena, compañero. Con esto tenemos a Julia Terón.

¿Cómo ha ido? Pues bien.

El tipo ha reconocido que entró en esa casa

por orden de Julia a hacerle fotografías

al diario de Almudena y a su habitación.

-La casa estaba tal cual como la dejó la última vez.

-Sabía cómo era la casa porque Marga la había invitado a cenar.

Julia jugaba en terreno conocido, ¿no?

Y no solo eso. Le dio instrucciones precisas

de que hiciese las fotos del diario personal de Almudena

y de sus cosas personales y las dejara como estaban

para que no se notase que habían entrado.

-Si no llega a ser porque Elías localizó a este tipo...

Te felicito, compañero.

Sospecho que este sistema lo habrá usado con otras víctimas.

No me extrañaría que apareciesen otros casos como este.

Lo prioritario es detener a Julia.

No quiero que siga manipulando a Marga.

Vale. ¿Solicito orden de registro en la vivienda de la vidente, jefa?

Sí, buena idea. Ahí vamos a encontrar la información

de otras víctimas y las fotografías del diario de Almudena.

Eso va a ser la prueba que valide la declaración del Lagartija.

Vale, muy bien. Me pongo con eso.

Vamos a ver. Lagartija, Lagartija.

Eh, ¿preparamos las maletas?

-Qué va. Con la mierda de oferta que nos han hecho

no llegamos ni al Bonillo. -¿Cómo?

¿No te dijo el de la inmobiliaria que la zona se había revalorizado?

-Me parece que se ha olvidado de aquello.

Además, pretendía que aceptara la oferta.

No sé, creo que estaban compinchados o que le daba una comisión.

-¿Tan mala era la oferta? -Por debajo de lo que nos costó.

-Siempre hay un listo que quiere hacer negocio a costa de los demás.

-Con nosotros lo llevan claro.

No pienso malvender la tienda. Si tenemos que esperar, esperaremos.

No estamos desesperados por irnos.

Es mejor esperar para tener una buena oferta.

-Sí, estoy contigo, papá.

Y ahora, ¿qué? Tendremos que buscar otra inmobiliaria.

-Ya he hablado con el tipo. Mañana busco otra más seria.

¿Sabes qué?

-Pase y siéntese, por favor. -No sé qué hago aquí.

¿Se me acusa de algo o es otro intento de acoso policial?

Sabes bien por qué estás aquí. Te han leído tus derechos

y los cargos de los que se te acusa cuando te han detenido en tu casa.

¿Conoces a este hombre?

-Es la primera vez que le veo.

Haz memoria. Él dice que le hiciste un encargo.

Os está mintiendo.

-Me extraña mucho que a mí el Lagartija me mienta.

Es ladrón, pero mentiroso, no.

Tenemos a un testigo

que afirma haber visto entrar al Lagartija en casa de Marga.

Él dice que tú le pagaste para que entrara.

-¿Y el juez a quién va a creer? ¿A ese ratero o a mí?

-A las pruebas, ¿eh? Así que no te hagas la desentendida

porque estabas presente durante el registro

y sabes bien que estas son las fotos que hizo el Lagartija.

Tú pagaste al Lagartija para que fotografiara

la habitación de Almudena y su diario.

Y todas estas fotos estaban metidas en la carpeta

del caso de la desaparición de Almudena.

-Recabo información sobre mis clientes.

-Sí, ¿y por qué necesitas recabar tanta información?

¿No eras vidente? ¿No cobras por eso?

Que te íbamos a pillar lo sabíamos nosotros,

pero tú deberías haberlo adivinado.

Ni se te ocurra intentarlo.

Mira, esta noche te agarras a los barrotes del calabozo

que seguro que tienes alguna visión.

-¿Qué es esto?

La cartera está sobre la mesa.

No hay nada de valor en la habitación.

Eso no lo cojas. Me voy de viaje y lo voy a necesitar.

(SE QUEJA)

-Has sido un niño muy malo. -¿Qué es esto, Sofía?

¿Por qué has mandado a los matones a mi habitación?

-Porque no me fío de ti.

-Dijiste que entre nosotros habría respeto.

¿Esta es tu forma de demostrarlo?

-Si hay algo que aprendí de Alejandro es

que el dinero pasa por muchas manos,

pero solo hace rico al que sabe sujetarlo.

Te has creído que por custodiar ese dinero ya te pertenece

y estos dos hombres van a recordarte que estás muy equivocado.

-No he hecho nada, te lo juro. Diles que me suelten.

-¿Para que te largues a Tailandia con esa nueva identidad?

-¿Me has estado espiando? -"Por supuesto".

Sé con quién hablas, con quién te reúnes

y las páginas que visitas en internet.

No vuelvas a hacer más tonterías o, de lo contrario,

estos dos amigos, cuando vuelvan a visitarte,

van a hacer que te falte el aire, pero de verdad.

Sé que eres listo, cariño

y que has aprendido pronto la lección, ¿verdad?

(SE QUEJA)

-¿Cómo os atrevéis a detener a Julia? ¡No ha hecho nada!

Además, está a punto de encontrar a mi hija.

¿Me puedes explicar de qué la acusáis? ¿De qué?

-Marga, debes dejarnos hacer nuestro trabajo.

No tengo inconveniente en explicar lo que necesites,

pero tienes que calmarte. -¿Cómo?

Te estoy diciendo que iba a encontrar a mi hija.

¿Es que no me oyes? Buenas noches, Marga.

¡Ah! Tú.

Has tenido años para encontrarla y no lo has hecho.

¿Es que no tienes corazón?

Sácala, por favor.

Sácala para que pueda llevarme hasta mi hija.

Nada me gustaría más que el hecho de que te reencontraras con tu hija.

Pero Julia Terón no es la persona que te va a conducir a ella.

No tiene ni un dato de dónde está Almudena,

solo se ha estado aprovechando de ti.

¿Por qué lo haces? ¿Por qué, eh?

Deja de mentir sobre ella, ¡déjanos en paz!

¿Qué es lo que quieres? ¿Qué quieres? ¿Pistas? Si es lo que quieres, bien.

Julia sabe cosas de mi hija que nadie más sabe.

Ha tenido visiones, ha visto un peluche,

ha visto dibujos... ¿Este es el peluche?

Marga, esta carpeta está llena de fotografías de tu casa.

Julia Terón le encargó a un hombre que las hiciera.

No.

Pagó para que un hombre entrara en tu casa

y fotografiara la habitación de Almudena.

¿Qué estás diciendo? No, Julia sabe cosas,

sabe cosas, sus gustos, cosas del día a día... Sabe...

Porque también fotografió el diario de Almudena.

Lo había leído todo, no había percepciones

ni visiones ni magia ni nada de nada.

No, tú no la conoces y me estás mintiendo.

Marga, no te estoy mintiendo. No te estoy mintiendo, escúchame.

Quiero que Julia Terón no se aproveche de nadie más

y que puedas seguir tu vida en paz. De verdad.

Julia, por favor, diles que todo es mentira.

Demuéstrales que, con tu poder, voy a llegar hasta mi hija.

Demuéstraselo. Diles lo que ves.

Díselo. Díselo.

Julia. -Venga.

-Julia, por favor, díselo. -Por favor.

-No. Julia, díselo. -Por favor.

-¡Por favor, no! -Vámonos.

-¡Julia, díselo, por favor!

¡Por favor, Julia!

Ya.

Quiero intentar convencerte por última vez

de que no dejes tus sueños. No te pido que te quedes,

solo te pido que no renuncies a lo que te hace más ilusión.

¿Qué ha podido pasar tan grave como para no contármelo?

David, somos amigos, ¿no? -Lo siento mucho.

No sé, si lo necesitas, pues cuéntaselo.

-Te has cansado de mirar y toca pasar a la acción.

-Por fin te has dado por aludida.

-Soy policía. Los mirones me resultan sospechosos.

-Ahora que me has descubierto, ¿por qué no continuamos la charla

durante la cena en un buen restaurante?

Soy nuevo en el barrio y querría descubrir sitios con encanto.

¿Por qué no me llevas a tu restaurante favorito?

-Claro que me puse a la defensiva.

Está dolida, pero no se tiene que meter.

-Puede que sea cierto lo que contaba Nerea sobre ese chico.

-¿Tienes unos minutos? -Sí, claro. Siéntate.

-Supongo que habrás oído hablar de mí por Alicia.

-Es una buena amiga, sí.

-Verás, querría comentarte un problema que tengo,

más bien una enfermedad.

Creo que no estoy preparado para enfrentarme a ella.

-Solo te pusieron firme. Fueron cuatro golpes de nada.

-Vete a la mierda.

-Tuve que hacerlo, amor. No me dejaste otra opción.

-¿Por eso has adelantado tu vuelta? ¿Para vigilarme personalmente?

-Por eso y porque ya he terminado mi misión.

-Karim, ¿qué haces aquí tan temprano? ¿Ha pasado algo?

-He recibido una llamada de mi jefe

del Centro Europeo contra el Terrorismo.

Han encontrado bastante tráfico en la red

acerca de un ataque yihadista.

Tenemos los mensajes interceptados que han hecho saltar las alarmas.

Digamos que el sospechoso opera bajo el "nick" de París 90.

Lleva varios días intercambiando mensajes en fotos yihadistas.

El mensaje más preocupante está en la segunda página:

"Si no tenéis un arma, tenéis un camión o un cuchillo".

-Escúchame, yo sé cómo te sientes.

El 80 % de las personas que vienen aquí creen

que están en un pozo sin salida, pero no es así.

Debes marcarte objetivos, pensar tal vez en volver al trabajo.

-No, no pienso volver a sentarme en esa deprimente garita

viendo a borregos cómo entran al polideportivo

para correr o hacer bici como si fueran un hámster en una rueda.

-Esto descargando los mensajes llegados de La Haya.

¿Qué hago después?

-Centrémonos en los foros donde ha participado París 90

y una vez que ha enviado el mensaje con la foto de Madrid.

-Ya, pero dime una cosa, vamos a ver.

¿Por qué ha hecho saltar las alarmas ese mensaje?

Se reciben miles a lo largo del mundo.

De estos avisos tenemos muchos.

Hay veces que estas amenazas se cumplen, otras no.

No es la primera vez que hay ataques xenófobos,

que hay una noticia sobre atentados

o porque la policía hace una redada a células yihadistas.

Y pagarían justos por pecadores y eso no está bien.

Es una aviso. He lanzado una búsqueda con varios "boots"

para encontrar el origen de los mensajes.

-Parece que la amenaza va tomando forma.

¿Tenemos algo más de la IP? -No, de la IP no tenemos nada.

Siento decirte que esto es más serio de lo que pensamos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 350

Servir y proteger - Capítulo 350

20 sep 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 350" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 350"
Programas completos (372)
Clips

Los últimos 1.502 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Fran

    Si alguien me lee....intentad entrar asi como pedro por su casa en cualquier comisaria....en este capitulo el ivan y la marga....halaaaa....sin pasar por el arco detector....sin identificacion V..de visitante...sin que el de puerta les pare....sres guionistas....q sabemos q es ficcion,pero haganla algo creible,no se cuidan estos aspectos tan elementales...

    pasado lunes
  2. Fatima

    Buenos dias, estancia repitiendo el program a del dia 20/09. No es la primera vez que pasta. Much as gracias

    21 sep 2018
  3. Cáncer

    Hola,Piscis igual me equivoco pero Iván puede ser dos cosas,como ya e dicho graba a las chicas para chantajes o le a pagado Sofía para hacerlo ella,pues le dijo a Sergio que ya sabía el punto débil del notario,esta deja a Somoza en pañales,lo único que me gusta es que tiene a Sergio«acongogado»jaja,preparada para ver que pasa hoy

    21 sep 2018
  4. Mamen

    Otra vez se queda pillado y no se ve por favor arregladlo ¿¿

    21 sep 2018
  5. FGH

    Es cierto porque no poneis avances?

    21 sep 2018
  6. Piscis69

    Estoy contigo Cancer,creo q Iker tiene algo vivido q le marco ,algo trste.Por otro lado creo q es un filon de donde extraer tramas.No sabemos nada de Iker,ni familia ,ni pasado,,,,Es una idea, Y Nerea ,pobre,no se merece lo q le esta pasando,aunq lo de Ivan ,no lo entiendo muy bien ,, Bueno y echando de menos a los de las vacacionesjijij

    21 sep 2018
  7. Cáncer

    Me parece bien que Alicia e Íker se vallan a relajar un poco,igual durante esas vacaciones nos enteramos porque lleva Íker una alianza,el día que Somoza le contó como murió su hija tuve un pálpito de que a Íker le había pasado algo parecido con alguien sigo con vosotros hasta mañana en mí casa

    20 sep 2018
  8. Cáncer

    Hola que mala suerte tiene Nerea con sus parejas, se merece le pase algo bueno, me da que Iván se dedica a engañar a las chicas para grabarlas y extorsinarlas ahora se a fijado en Lola veremos que pasa,

    20 sep 2018
  9. Cáncer

    Hola,que mala suerte tiene Nerea con sus parejas,y la pobre ya merece le pase algo bueno,Iván ahora se fija en Lola,no sera un elemento que lia a las chicas para grabar lo que hacen y luego las chantajea?que bien Alicia e Íker se vallan a relajar un poco igual durante esas vacaciones nos enteramos del porque la alianza que lleva Íker, cuando Somoza le contó como murió su hija tuve un pálpito de que a Íker le había pasado algo parecido con alguien,sigo enganchada con vosotros os espero mañana en mí casa

    20 sep 2018
  10. Piscis69

    Me tiene mosca el q no pongais los avances Q passsa???

    20 sep 2018