www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4066727
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 35 - ver ahora
Transcripción completa

H-50 para K-8. Seguimos en polígono 7 Millas, km 33.

Un individuo tendido en vía pública.

Se ha "matao" con la moto de Jairo.

(FORCEJEAN)

Quedas detenido por resistencia grave.

A la 13:00 en polígono del Alamillo.

¿Qué pasa?

Que hoy le voy a echar mano al Pinardo este.

Dame las llaves de la moto.

Te la llevo cuando salga del taller.

A las 12:00 la necesito en la plaza.

La tendrás. Tienes la moto en la puerta.

Mi hermano se va a pillar un cabreo guapo.

Mejor cabreado que muerto. Con esa mano no puede conducir.

Ya sé la hora y el lugar de las carreras.

¿Qué tal está Rober?

No sabe que te lo he dicho

y quiere infiltrarse como corredor.

Queremos que escriba un artículo como trampa

para que ese miserable vuelva a atacar.

No creo que le cueste mucho escribir un artículo

con los datos que voy a darle.

-"¿Has visto el periódico?" Deja que lo adivine.

Martín Díez. (ELÍAS) "Bingo".

(LEE) "Un hombre de personalidad acomplejada

con miedo a las mujeres y baja autoestima".

Esas noticias solo consiguen aumentar la alarma social.

Intento que reaccione de forma visceral.

¿Y si mañana en lugar de un detenido

tenemos otra víctima?

También lo tengo controlado.

Ah. La víctima, digo.

Una mujer guapa, con minifalda,

sola en la noche...

¿Una policía en minifalda? En román paladino, un cebo.

Es inconcebible.

Las personas nos merecemos una segunda oportunidad.

-Me acabo de llevar una decepción. -¿Me lo cuentas?

-Es sobre Martín Díez. -¿Qué pasa con él?

-Me he metido en la "deep web"

para un caso de pederastia que investigo

y de rebote he dado con él.

Hay que poner un cebo y esperar a que pique.

Sabemos lo que le gusta.

-Una admiradora joven. -Que quiere ser periodista como él.

(LAURA LEE EL MENSAJE)

Y tanto que te ha hecho ilusión.

Te ha contado Alicia que...

Que pensabas infiltrarte en esas carreras.

No pararé hasta coger a Pinardo.

Pues hay un dispositivo preparado para atraparlo,

y Alicia Ocaña, que, te recuerdo, es tu superior,

está al mando.

Pues como se huela algo, no le trincamos.

Como te pase algo, me mata. Tengo 14 llamadas perdidas suyas.

¿Y tú cómo lo llevas? Tengo mis días.

La enfermedad me ha enseñado a no perder el tiempo

y a tener coraje para conseguir lo que uno quiere.

Han sido muchos años de fingir que no siento lo que siento por ti.

La vida que me queda quiero vivirla contigo.

-Montse... -Podemos repetirlo.

Tenemos una segunda oportunidad, no la desperdiciemos.

Te quiero.

(Música emocionante)

(Motor de moto)

(Sirena de policía)

¿Qué cojones pasa?

Soy inspectora de policía, así que no te muevas.

(Sirenas)

¡Quieto! ¡Policía!

¡Quieto!

Quietecito.

(GIME)

Te detengo por un delito contra la seguridad del tráfico.

Entre otros muchos.

Ya hablaremos tú y yo, ¿eh? Ya hablaremos.

(JADEA)

Es un té de máquina, pero se deja beber.

-Gracias.

¿Y bien?

¿Vas a decirme algo sobre lo que te he dicho antes?

-No me lo esperaba. Me has pillado desprevenido.

-¿Tan raro te parece? ¿No lo viste venir?

Fuimos tan felices el tiempo que estuvimos juntos...

-Yo no reniego de nada de lo que vivimos juntos.

-Entonces démonos una segunda oportunidad.

Nos la merecemos.

Yo te quiero.

-No te puedo corresponder, Montse.

-Sé que es difícil, que tienes una familia.

Pero no puedes seguir viviendo una mentira.

-Yo no vivo en ninguna mentira. -¿Cómo que no?

¿Me vas a negar lo que hay entre nosotros?

-No te equivoques, yo quiero mucho a mi mujer.

-Eso es lo que tú crees.

-Siempre he querido a Claudia, siempre.

Entre tú y yo lo que hay es una bonita amistad.

-Pero ¿entonces aquello...?

Recuerdo cómo me mirabas, me abrazabas, cómo hacíamos el amor.

-Hace muchos años de eso.

-¿Me estás diciendo que aquello fue falso? ¿Me engañaste?

-Forma parte del pasado y se acabó.

Se acabó para siempre.

(ANTONIO SUSPIRA)

Anda.

(MONTSE SOLLOZA)

-No...

¿Alguna vez fui importante para ti?

-¿Es que acaso lo dudas?

-¿Me viste como algo más que una distracción?

O lo que es peor,

alguien con quien dar celos a Claudia y así recuperarla.

-Yo nunca haría una cosa así.

Eras y eres una muy buena amiga.

-¿Amiga o mascota?

Yo creo que me ves como a un perro que te recibe moviendo el rabo

aunque lo desprecies.

-Nunca te he tratado con desprecio.

-¿No? Pues yo diría que lo estás haciendo ahora.

-Sé que no piensas lo que dices.

-Claro que lo pienso. Eso es lo más triste de todo.

Pero tranquilo, voy a salir de tu vida. Es lo que quieres, ¿no?

Pues puedes respirar tranquilo.

-Sé que ahora estás dolida,

pero que sepas que siempre que me necesites estaré aquí. Siempre.

-¿Por qué haces esto?

¿Para tener la conciencia limpia cuando ya no esté?

-No te alejes de mí así, Montse. No.

-No te necesito.

Y veo que tú a mí nunca me has necesitado.

(ANTONIO RESOPLA)

-Has cortado la conversación demasiado rápido.

Llevamos un rato y no ha dado señales de vida.

-Sigue conectado. Tengamos paciencia.

Aunque no sé si prefiero que conteste o deje de hacerlo.

-A ti este periodista te gustaba, ¿no?

-¿A qué te refieres?

-Pues a que yo de hombres sé bastante,

porque me ha tocado vivir de todo.

Y lo de este periodista te está afectando mucho.

-No. Yo con Martín no tengo absolutamente nada.

-Pero no te hubiera importado tenerlo.

(Sonido del chat)

¿Qué ha sido eso?

-Se ha desconectado.

-¡Joder!

-Es que no me lo puedo creer.

Solo de pensar que es un pervertido me dan arcadas.

¿Quién sabe? Quizás solo aceptó el chat por curiosidad.

Al fin y al cabo, ha sido amable y no ha insinuado nada.

-Laura, no te engañes.

Correos con una agencia de turismo sexual en Santo Domingo

y un historial plagado de búsquedas para tener sexo con menores.

Sus intenciones están bastante claras.

-Con esto no podemos ir al comisario. Necesitamos pruebas.

-Llámale.

-¿Y qué le digo? -Finge que estás interesada en él.

-No. Paso. -Hazme caso.

Parece que el interés que tenías en él es recíproco, ¿no?

Pues llámale. Está deseando llevarte a la cama desde que te vio.

Si cree que tiene posibilidades va a venir corriendo.

Te lo digo por experiencia, son todos iguales.

-No sé, Lola. No lo veo claro.

-Hazme caso. En esto sé más que tú.

¡Para ya!

Este es Pinardo,

un organizador de carreras ilegales.

No me mires así, hombre,

con lo bien que vas a estar. Si está libre la suite, es tuya.

Rober y yo tenemos que hablar. ¿Te importa empezar el papeleo?

Descuida, jefa.

Tú sabes que tienes derecho a un abogado, ¿no?

-Sí. Tengo su contacto en el móvil.

¿Eres consciente del peligro al que te has expuesto?

Mira quién fue a hablar. Creía que me darías las gracias.

¿Por qué? ¿Por ir corriendo a chivarte a Miralles?

Por evitar que te estamparas con la moto.

Era imposible que condujeras así, Rober.

Aquí está. Te marco...

y hablas con él.

Y tampoco entiendo por qué metes a mi hermano en este follón.

Necesitaba su moto y cobertura.

Pues me la ha "pegao" pero bien.

No te enfades con él.

No. Es contigo con quien tengo que enfadarme.

Aparte de mentirme, me has hecho quedar como un idiota.

Te lo advertí.

Te dije que no me gustaba el plan que querías llevar a cabo.

Y entérate de que soy tu superior.

Estos son tus derechos.

Ya te los han leído mis compañeros, pero, si quieres,

los puedes leer tú detenidamente.

¿Ah, sí? Pues nada,

hasta que venga tu abogado vas a ir al calabozo.

Estarás muy a gusto.

Hablé con Miralles porque era mi deber.

¿Tú deber de qué? ¿Para colgarte medallitas?

No digas tonterías, Rober.

Dejémoslo, porque no quiero discutir.

¡Pareja!

Este ya está limpio y encerado.

Gracias, Espe. Que vaya derecho al calabozo.

Vamos. Lo llevo entonces. Vamos.

-Os estáis equivocando. ¡Soy inocente!

¿Recuerdas a Mateo?

Pues ya te ayudo a recordarlo.

El chaval tenía 17 años y cuando se pegó el talegazo con la moto,

lo tirasteis por ahí como si fuera un perro.

Y todo para que tu chiringuito de apuestas mierderas

no se viera en peligro.

¿A su familia vas a tener el cuajo de decirle que eres inocente?

Sinvergüenza.

Tira.

-Hola, Laura, me ha sorprendido mucho que me llamaras...

Vaya... ¿estáis ocupadas?

Si lo prefieres, puedo venir en otro momento.

-No, para nada. Pasa, pasa.

-¿Por qué tengo la sensación de que es una encerrona?

-Martín, cierra la boca y mira eso.

Laura...

-¿Qué es todo esto?

-Pruebas de que has buscado la compañía sexual de menores.

-¿Qué?

-Es irónico, ¿no?

El experto en desenterrar trapos sucios

resulta que tiene un foso propio lleno de mierda.

No pongas esa cara.

En la UFAM me las veo a diario con indeseables

que ponen esa cara cada vez que voy a interrogarles.

Como si la movida no fuera con ellos.

-¿Cómo habéis conseguido esto?

-Un denunciante anónimo.

-Ya. No me lo creo.

-Solicitaste servicios de menores a una agencia en Santo Domingo

y alguien no se siente orgulloso de su trabajo

y nos ha enviado todo esto.

-Ahí veo más cosas, aparte de los correos a la agencia.

-O sea, que reconoces haberlos escrito.

-Cuéntanoslo todo. Es lo mejor.

-Solo hay una manera de conseguir esta información.

Has "hackeado" mi IP.

Contesta, Laura.

-Investigando un caso encontré tu nombre en la "deep web".

-Sí. Y seguiste mi rastro. O sea, que me has "hackeado".

-Nosotras ya te hemos contado bastante,

es hora de que tú nos des explicaciones, ¿no crees?

-¿Qué queréis, meterme en el calabozo?

Solo conseguiréis que esas niñas sigan siendo explotadas.

-¿Ahora nos estás dando lecciones de vida?

-No entendéis nada.

-Quien no entiende la que tiene encima eres tú.

-Lola, déjale hablar.

-Mira esto.

-¿Qué es?

-Son 135 páginas sobre prostitución infantil.

Llevo un año y medio trabajando en ese reportaje.

-Hay correos tuyos pidiendo servicios sexuales

y has reconocido que los escribiste.

-Claro que lo reconozco.

Yo escribí esos correos.

Me hice pasar por cliente para obtener información.

Soy periodista. No sé... ¿os acordáis?

Mi objetivo a largo plazo es sacar a la luz todo esto.

Denunciar a esa agencia

y a cualquiera capaz de cometer esas aberraciones.

Y, sí, los periodistas de investigación nos infiltramos.

Exactamente igual que los policías.

-Lo de "periodista de investigación" te queda grande.

-Lo que tú digas.

Mi tapadera tenía que resultar convincente.

Este tipo de información no se saca llamando a una puerta

y preguntando educadamente.

Así que, sí, efectivamente, entré en la "deep web",

aunque no soy ningún experto.

Pero solo quería averiguar toda la verdad

sobre esa agencia de turismo sexual.

-No se ha sacado el reportaje de la manga.

Según los metadatos,

lleva trabajando en él... meses.

Creo que dice la verdad.

-Habéis "hackeado" mi IP.

¡Habéis creado un perfil falso!

Soy yo el que os podría denunciar a las dos, ahora mismo.

Me he equivocado contigo, Laura.

Pensé que eras una persona que merecía la pena.

(SUSPIRA)

-¡Mierda!

La hemos cagado pero bien, Lola.

-Me he equivocado en todo menos en una cosa.

Creo que le gustas. Y mucho.

Señor, entiendo su desconcierto,

pero el artículo sobre el agresor

se ha publicado bajos las órdenes del inspector Osorio.

Él ha filtrado la información a la prensa.

Sí, sí. Osorio tiene bien atados los medios.

Sabe al milímetro cada paso de la investigación.

Por supuesto, confío en él.

Sabe plenamente lo que se hace.

Señor, lo siento, pero tengo que dejarle.

No se preocupe, le mantendré informado.

De acuerdo. Adiós.

Salva, qué sorpresa. ¿Qué tal? Se te ve muy bien.

Sí, el distrito 2 me ha sentado de lujo.

Y supongo que también el ascenso de nivel y de sueldo, ¿no?

Sí, desde que soy nivel 23 me veo hasta más alto.

De altura no sé, pero el ego te ha subido un palmo.

Y todo se lo debo a usted.

Sin sus gestiones nunca lo habría conseguido.

Cómo son las cosas, ¿eh?

Usted no me quería en comisaría porque daba mala imagen

y ahora tengo que estarle agradecido.

Esa es una manera de verlo.

No. No se lo tengo en cuenta, ¿eh?

El que nos ha dado mala imagen ha sido Martínez, ¿verdad?

Sí, lo de Martínez fue un palo.

Y no solo porque estuviera en trato con proxenetas,

sino porque era mi amigo y ahora está muerto.

La vida, Salva.

Sí. Y por lo que veo, aquí todo sigue igual, con jaleo.

Si yo te contara...

El violador de la máscara os traerá por la calle de la amargura.

Sí. Y ya sabes que el barrio ha sido siempre movidito.

El distrito 2, comparado con esto, es el paraíso.

Entonces ¿qué te trae por aquí?

Pinardo.

¿El organizador de carreras de motos ilegales?

(ASIENTE) Sí. Estamos tras su pista.

¿Y por qué no nos dijeron nada?

No son los únicos que van tras él.

Pinardo actúa en varios distritos.

Nosotros llevamos mucho tiempo intentando desmontar su tinglado.

Pinardo forma parte de una organización muy potente.

Primera noticia. No sabía que estabais en este caso.

Siento mucho la intrusión, de verdad.

Un poco tarde, ¿no cree?

Solo hemos hecho averiguaciones, nada consistente.

Dejamos el caso para vosotros.

De modo que es el comisario, pero no lo sabe.

¿Qué es lo que tengo que saber?

Pinardo está en el calabozo. Sus hombres lo han detenido.

Lo sé porque tengo confidentes dentro de las carreras ilegales

y que me iban a llevar no solo a Pinardo,

sino a los que están por encima.

Supongo que no he sido informado de las novedades.

Ya veo, ya. Pues he de decirle

que ni la detención ni las circunstancias de la misma

han sentado bien en mi comisaría.

¿Qué circunstancias son esas?

Según nuestros confidentes había una inspectora infiltrada.

¿Una inspectora de esta comisaría?

Cierra la puerta, por favor.

Déjame que te explique. Siéntate, Alicia.

Te he hecho venir sola porque estabas al mando del operativo.

Y si te emparejé con Roberto

es porque le conozco y pensé que tú tenías más cabeza.

Veo que me equivoqué.

Entiendo que la muerte de ese chico os afectara,

pero esto no tiene justificación.

Lo importante era atrapar a Pinardo y lo hemos conseguido.

Te voy a hacer una pregunta y quiero la verdad.

Cuando te dije que organizaras el operativo según tu juicio,

¿tenías previsto sustituir a Batista en la carrera?

¿Se puede saber por qué una inspectora de esta comisaría

se infiltra sin permiso

en una operación de carreras ilegales?

Tranquilo, las cosas no han sido exactamente así.

La inspectora no ha corrido ninguna carrera ilegal.

Lo que ha hecho ha sido acercarse al cabecilla de las carreras

de la mejor manera que ha podido.

¿Por qué no informaste a tu superior?

Sí que me informó y yo le di permiso.

¿Tú lo sabías? Sí.

¿Y lo aprobaste? Sí.

¿Cuándo pensabas informarme?

Todo ha ido muy deprisa.

Nos informaron de la carrera con poco margen de maniobra.

La inspectora Ocaña se ha jugado la vida

para detener a Pinardo.

Inspectora Ocaña, ¿ahora tienes ínfulas de superhéroe?

Solo hacía su trabajo.

Si tu compañero Batista y tú queríais colgaros una medallita,

ya os podéis ir olvidando.

Le habéis pisado el caso al distrito 2.

Llevaban semanas tras la pista de Pinardo.

Organiza carreras ilegales en otros distritos.

Ellos lideraban la investigación porque ellos empezaron con el caso.

¿Y cómo podíamos saberlo nosotros?

Si te quedas más tranquilo, nos disculpamos y ya está.

No creo que con eso les baste.

La organización que está detrás del negocio

de las apuestas clandestinas era el verdadero objetivo.

La detención de Pinardo en esas circunstancias

es un fracaso que traerá cola.

¿Y desde cuándo es un fracaso detener a un delincuente?

¡Estoy muy orgullosa de Ocaña y Batista!

Y no estaría de más

que fluyera un poco la información entre distritos.

¡Ni una cagada más!

Y rezad para que esto no vaya más allá de una pataleta

de los agentes del operativo.

Este marrón no me lo pienso comer yo.

Inspectora, gracias.

No me preocupa quedar mal delante de un superior.

Tú no podías saber que había una operación en marcha,

pero me has ocultado información y eso sí que es grave.

Es cierto.

Ya decidan amonestarnos o no, de lo que más me arrepiento

es de traicionar tu confianza.

Lección aprendida. Sabes que no se me olvidan.

Ahora respóndeme a la pregunta que te he hecho.

¿Tenías previsto sustituir a Batista?

¿Tenías previsto subirte a la moto?

Claro que no. No tuve otra opción. Era o Rober o yo

y sabes que con la mano así, se habría matado.

Redactad las diligencias de la detención.

Lo quiero para ayer.

Cuanto antes demos carpetazo, antes se olvidará.

Muy bien.

Con puntos y comas, Alicia.

Que cuando la lea, crea que he estado allí.

¿Qué, sigo teniendo mi toque?

-Genuino sabor La Parra, María.

Esta tortilla resucita a un muerto. No sé cómo he pasado sin ella.

-Si te viéramos más el pelo, no la echarías tanto de menos.

-Es que en el norte estoy como Dios. No necesito venir a este barrio.

-Ya, me imagino. Hola, Rober. Hola.

A no ser que los compañeros sigan robándome casos

y entonces tengo que venir a cantarles las cuarenta.

Salva, tengamos la mañana en paz.

Miralles se va a disculpar con tu superior

y os devolvemos a Pinardo a vuestro calabozo.

¿Así lo solucionáis todo?

Bueno, te pido perdón por la parte que me toca.

Y ahora, si no te importa, voy a comer.

María, ponme el menú. Muy bien, ahora mismo.

-Una cervecita para mi compañero.

Déjalo. En media hora estoy trabajando, con agua me vale.

Te sigues creyendo mejor que yo, ¿verdad?

Pero ¿cómo dices eso, compañero? Si tú eres el mejor.

Di lo que quieras, pero tú y Ocaña la habéis jodido bien.

No sé cómo haréis las cosas en Distrito 2;

aquí, detener a los delincuentes, está bien visto.

Si vais a por los peces chicos, sí.

Pero Pinardo era la punta de una red de apuestas mucho más gorda.

Y ya no va a poder desarticularse por vuestra culpa.

No te creo.

¿Por qué iba a mentirte?

Porque le hemos atrapado antes que vosotros y os jode.

Qué equivocado estás.

Pinardo era solo la cabeza de ratón de algo mucho más gordo.

Por eso llevábamos semanas colaborando con Coque.

Coque, el mecánico. Era nuestro confidente.

Pues no teníais de agallas de hacer vuestro trabajo.

Perdón, ¿agallas?

¿Me vas a hablar tú de agallas?

¿Dónde estaban las tuyas

cuando la pija se jugaba la vida encima de la moto?

Mira, me hice un corte... Espera, esto mejora por momentos.

Así que te hiciste pupita en la mano,

y la pija se jugó la vida en la moto para coger a los malos.

Estás hecho un superpoli. Cuando lo cuente,

se van a partir el culo.

Ya lo sabes cómo ha sido, adivino.

María, cóbrate lo mío y lo de mi compañero.

Ahórratelo de verdad, Salva.

¿Además de chulo, maleducado?

¿No sabes que las invitaciones se aceptan?

Las invitaciones "envenenás", "pa" ti.

Batista, yo muy pronto voy a ser oficial.

Pues me alegro un montón. Ojalá lo seas ya.

Tú no lo valoras porque a ti no te cuesta.

Con lamer culos, te vale.

Tú sigue bien agarradito

a las faldas de Miralles y Ocaña y verás qué pronto subes.

No te pases, chaval. Cuidao, cuidao, cuidao.

La manita.

¿Quieres que llame a Ocaña para que pelee por ti?

¿Quieres que te haga pupa a ti? ¡Rober!

¡Bah!

(DEJA EL DINERO) Un placer, como siempre, compañero.

Vete por la sombra.

Adiós, María.

-No merece la pena, Rober. Ya lo sé.

Qué buena pinta tiene esto.

Si quieres más pan, me lo pides. Vale, cariño.

(Ruido exterior)

Fernando, me han dicho que quería verme.

-Sí, pasa. Quería hablar contigo.

Siéntate.

Solo quería darte las gracias.

-¿Las gracias? -Sí, hombre.

Por el aviso que me diste de la redada en la carrera de motos.

-¡Ah! Hombre, no se preocupe.

Ya ve que no le mentí, le evité un buen disgusto.

-Claro que sí. Gracias a ti no me arriesgué más de la cuenta.

Menos mal, ¿no?

-Sí, porque se presentaron dos policías.

-Oye, ¿y tú...

cómo tenías esa información de primera mano?

-Aquí las noticias corren como la pólvora

y yo vivo a pie de calle.

-Bueno, lo que está claro es que puedo confiar plenamente en ti.

Te recuerdo que cuento contigo para la timba de póker.

-Por supuesto.

Es un honor estar a su "lao" en lo que necesite.

-Muy bien. Lárgate, ve a seguir descargando camiones.

Cierra al salir.

(RESOPLA)

Pasa. Usted dirá.

¿Qué es eso tan importante que debe decirme?

Lamentándolo mucho, no podré poner en práctica

tu plan para atrapar al agresor sexual.

No puedo usar una policía de cebo.

¿Puedo conocer la razón?

El uso de cebos da muy buenos resultados.

Lo usamos con el violador del ascensor,

con el del Ensanche y el de la catana.

Los tres coordinados por ti. Y los tres con gran éxito.

No le negaré que hay riesgos,

pero las circunstancias obligan a actuar rápido.

Lo siento, no puedo asumir ese tipo de riesgos.

Y menos ahora.

¿Cómo que ahora?

Después de lo que ha pasado, el asalto al centro médico,

la detención de Pinardo...

Tenemos todos los focos puestos en esta comisaría.

Tus planes, aunque efectivos, bordean la legalidad.

¿Y...?

Eso debería ser irrelevante

para un comisario preocupado por cumplir con sus objetivos.

Los casos de éxito siempre se pueden mejorar.

Los fallidos, no.

Por muchas florituras que le pongas,

incitar al delito es ilegal.

¿Y si le aseguro que de esta comisaría no sale

cómo se atrapó al agresor?

Por favor.

Tenemos la mirada de todos los superiores

puesta en esta comisaría.

No es momento de estridencias.

No he venido aquí para evitar estridencias,

sino para cazar al violador en serie.

Y es tarde para echarnos atrás.

Así que le pido que considere mi experiencia,

como en jefatura tienen en cuenta la suya.

Yo instruiría personalmente a la persona elegida.

Tengo fichada a la policía perfecta para el cebo.

¿De quién se trata?

Lola Ramos. La encargada de UFAM.

¿Por qué ella?

Responde a los rasgos que el violador busca en la víctima.

Es joven, aspecto frágil, piernas bonitas...

Además, me consta que es una policía valiente y eficaz.

Y comprometida con la causa.

No está preparada para algo así. Además, está ocupada con otro caso.

Después de formarla, le aseguro que lo estará.

¿Tiene algún problema con sus agentes?

¿Le pasa algo con Ramos?

He dicho que no y no hay más que hablar.

No lo haremos. Ya está.

Hemos provocado al violador para que actúe

y le aseguro que lo hará.

Será mejor que elijamos a su presa.

Si lo hace él, la víctima caerá sobre su conciencia.

Tengo la conciencia muy tranquila.

Provocarle fue idea tuya, no la vuelvas en mi contra.

Le guste o no sabe que soy el único que tiene un plan para cazarle.

Y tú sabes que yo soy el único autorizado

para aprobar el plan, cosa que no haré.

¿Seguro?

Me he adaptado a tus exigencias

para que tuvieras facilidades para la investigación,

pero por esto no paso.

No usarás a mis agentes como cebo.

Búscate otras alternativas, que para eso te hemos llamado.

Muy bien.

Como quiera.

Ibarra, soy policía.

Lo tenía todo controlado.

Un loco armado toma dos rehenes en el centro de salud

y antes de que llegue el negociador, te saltas el protocolo.

¿Algo que añadir? No entiendo tu actitud.

Hace unas horas en el bar no venías con el hacha de guerra.

No te salgas por la tangente.

Yo cumplo con mi trabajo. Y punto.

Manejaste la situación como te dio la gana.

Hice lo que debía.

Ahí dentro estaban retenidos mi marido y mi hija.

Precisamente.

Eras la menos indicada para manejarlo.

Debiste delegar en alguien que mantuviera la sangre fría.

Sé que aprecias a Antonio,

¿habrías mantenido la sangre fría en mi lugar?

No tiene nada que ver con Antonio.

¿Estás bien? ¿Ha ocurrido algo?

Sí, ha ocurrido.

Una negligencia policial.

Y, por una vez en tu vida, pagarás por ello.

-Miralles, tenía que decirte...

Inspectora Ibarra... Qué grata sorpresa.

-Osorio, cuánto tiempo. Veo que os conocéis.

Coincidimos hace un par de años.

El inspector apresó a un pederasta que actuaba en un colegio.

Fue un privilegio verle trabajar.

-¿A qué debemos el gusto de verla aquí?

-He venido por el secuestro de ayer en el centro de salud.

-Venía a hablar con Miralles del asunto.

-¿Cómo crees que gestionó el secuestro?

-Fue una situación muy crítica.

Con seres queridos por medio,

lo correcto es que el policía se mantenga al margen.

Pero sé de buena tinta que Miralles actuó de forma modélica.

Supo dar órdenes precisas,

estuvo fría

y resolvió el caso en pocas horas sin tener que lamentar víctimas.

Venía a felicitarla.

Felicidades, Miralles.

Gracias, inspector.

Considero que fuiste un ejemplo de conducta policial.

Y ahora me voy. El trabajo me llama.

Me alegro muchísimo de haberla vuelto a ver.

-Igualmente.

(Puerta)

-Vaya, parece que te ha salido un defensor.

Pues sí. Eso parece.

(Puerta)

Ver para creer.

(QUINTERO RESOPLA)

(CHASCA LA LENGUA)

(Llaman a la puerta)

(QUINTERO RÍE)

-Hola, Fernando.

-Amigo, siento haber insistido tanto

pero era importante que nos viésemos hoy.

-Ya lo veo. Cinco minutos de retraso y ya me llamabas.

-Siéntate.

(MARCELINO SUSPIRA)

-Con la agenda tan apretada que tienes,

temí que hubieses olvidado nuestra cita.

Trabajas demasiado, Marcelino.

Deberías desconectar de vez en cuando.

-Ya desconecto en casa leyendo, o cenando tranquilo.

(RÍE) -Me refiero a algo con más adrenalina. Ya sabes.

Estoy intentando organizar una timba de póquer

con algunos amigos empresarios, gente importante.

Si te apetece te puedo hacer un hueco en la mesa.

-Gracias, pero yo no he pasado del tute o del siete y medio.

-Entiendo que la sigas teniendo muy presente aún, pero...

Deberías vivir la vida con más intensidad.

-Claro. Y, según tú, ¿qué debería hacer?

-Dejar de pasarte la vida de tu casa al despacho

y del despacho a tu casa.

Renunciando a los placeres de la vida

no lograrás resucitar a Carmen.

-Estoy muy contento con la vida que llevo.

Y espero que no me hayas citado para hablar

de cómo organizo mi ocio.

-Por favor, discúlpame.

No es mi intención.

Solo pretendía animarte.

No todo en la vida es trabajar, amigo.

Yo me cogeré unos días de vacaciones para ir a Miami, a ver a mi hijo.

Pero lo importante, lo que quiero, es conocer a nuestro amigo,

el testaferro, ese tal Henry Wilkinson.

-Me alegro mucho. Disfruta del viaje.

-Todo ha ido como la seda, ¿verdad?

(MARCELINO ASIENTE)

-Por eso...

-Yo creo que es justo...

...que tú también te tomes unas buenas vacaciones.

-No tengo intención de realizar ningún viaje.

-Vamos, Marcelino, no seas escrupuloso. (RÍE)

A todos nos va bien salir de la cueva,

viajar y conocer mundo.

-Creo que hay algo que no has entendido, ¿verdad?

-Pues, no sé, explícamelo.

(SUSPIRA) -No seguiré ayudándote a blanquear dinero.

Eso se acabó.

Es lo que habíamos acordado.

-¿Por qué tomar ahora decisiones sobre el futuro?

Nunca sabremos cómo nos vendrán dadas las cosas en la vida.

¿Verdad?

Piénsalo.

(CARRASPEA) -Lo siento, pero para estas operaciones

tendrás que buscarte a otro asesor.

Hasta luego.

(Puerta)

(QUINTERO RESOPLA)

-Hola. -Hola.

-¿Puedo sentarme?

-¿No hay más sitios en todo el bar? -No me lo pongas más difícil.

He venido a hablar contigo. -¿Hablar?

¿Tú y yo podemos hablar? ¿Tener una conversación?

Pues, no sé, Laura.

Los amigos hablan. Los policías investigan.

Igual quieres investigarme sobre un asesinato, un atraco...

-No estoy para sarcasmos. No me lo compliques más.

Mmm... Quería pedirte disculpas.

Me equivoqué contigo y quería pedirte perdón.

-Esto no se arregla con una disculpa.

Si os buscara las cosquillas, Lola y tú tendríais problemas.

-De hecho, tienes derecho a hacer lo que quieras.

Errores policiales hay cada día, pero esto me da igual.

Quiero decir que...

Lo que más me importa es haberte defraudado como persona.

Creo que confiabas en mí. -Pues claro.

Siempre he confiado en ti.

Eras tú la que no. Yo pensaba que ya dejabas de verme

como ese periodista "carroñero y oportunista"

del que siempre habláis.

-No es nada personal. Todas las pruebas nos llevaban a ti.

-Sí. -Ponte en mi lugar.

A partir de ahora confiaré en ti, te lo juro.

-Bueno...

Y yo a partir de ahora confío en no escuchar lecciones de ética.

Ni de ti, ni de Lola, ni de nadie de la comisaría.

-Sí, descuida.

Te dejo trabajar.

-¿Sabes lo que de verdad me duele de todo esto?

(SUSPIRA) Tenía la sensación de que tú y yo

nos empezábamos a entender.

Que me veías de otra manera.

Y después de todo esto...

-¿Quieres saber la verdad? -Claro.

-Antes de ser poli fui una adicta a "hackear" a la peña

y desenmascarar sus secretos.

Este vicio me volvía loca,

así que un día me prohibí volver a hacerlo.

-Vale. Agradezco la honestidad.

Pero da la sensación de que conmigo has fracasado estrepitosamente.

-Sí, contigo recaí, es cierto.

Y solo encuentro una explicación para incumplir una prohibición.

Y es que alguien me empiece a interesar de verdad.

Creo que necesito construirme una coraza.

Cuanto más sé de la gente, menos me pueden hacer daño.

Sé que esto no justifica nada, pero espero que puedas perdonarme.

De verdad.

Hasta luego.

(MARTÍN SUSPIRA)

¿Buscas esto?

Gracias. No. Gracias a ti.

Me has echado un buen capote con Ibarra.

Lo que dije en ese despacho era cierto.

Bremón se empeñó en esperar a Gálvez, el negociador,

y yo no pude esperar.

En cuanto oí los disparos me salté el protocolo.

Cuando nos enfrentamos a peligros incontrolables,

el único protocolo es hacer lo necesario

para neutralizar la amenaza.

Esa es mi filosofía.

¿Y te has visto muchas veces obligado a aplicar esa filosofía?

Cuando las circunstancias lo han requerido, sí.

En cualquier caso, gracias. Me has librado de un expediente.

Ibarra venía con ganas de sangre. Ya me he percatado.

No hay peor enemigo que el que un día fue amigo.

¿Quién te ha dicho que Ibarra y yo...?

Es una sospecha que acabas de confirmarme.

Te debo una.

He leído el artículo del violador.

Deduzco que es una estrategia suya. -Deduce bien.

-Con algo así le provoca. -Efectivamente.

-¿Va a iniciar el dispositivo para cazarle?

-No habrá ningún dispositivo.

-¿Cómo? Si va a actuar, algo tendremos que hacer.

-Yo lo que haré es cenar algo ligero e irme al hotel.

¿Y usted? -¿Me pregunta que qué cenaré?

No le entiendo.

¿Le ocurre algo?

-El comisario Bremón ha cancelado mi plan.

Y eso que le he descrito hasta tres operaciones mías

que concluyeron en éxito gracias a agentes infiltradas.

-¿Por "infiltradas" se refiere a un cebo?

-Puede llamarlo así.

Pero Bremón tiene miedo a cualquier, ¿cómo lo llamó?,

"estridencia" que perjudique la reputación de la comisaría.

-¿Y qué reputación tendremos

si ataca a otra de sus víctimas por su culpa?

Inspector, ¿ya está?

¿Eso es todo? ¿No haremos nada?

No permita que Bremón le ate las manos.

-El problema de la comisaría no es Bremón,

sino la falta de voluntad.

¿Quiere saber cómo cacé a todos esos monstruos?

Gracias a los sacrificios de mi equipo.

Policías dispuestos a salirse de los renglones

para acabar con tanto sufrimiento innecesario.

Esa es la verdad más vieja. Y la más olvidada.

Sin sacrificio no hay ganancia.

En mi habitación rezaré

para que el violador no se cobre nuestra cobardía esta noche.

Le recomiendo que haga lo mismo.

Venía a traerte esto.

Lo metí en la taquilla y me olvidé.

¿No quieres quedártelo?

O puedes fingir que no lo quieres y me lo vuelves a robar.

Veo que sigues enfadado conmigo.

Acertaste. Para no variar.

Rober, odio que estemos así.

Siento haberte dado la espalda

y haber hablado con Miralles antes de informarte a ti.

Sentir no es suficiente. ¿Tú sabes cómo me siento yo?

Razona, era imposible que condujeras con la mano así.

Hice lo correcto. Porque tú lo digas.

Y aunque fuera lo correcto,

¿quién te da derecho a ocultarme un dispositivo?

Somos compañeros para lo que te interesa.

Los compañeros se protegen. Tú habrías hecho lo mismo por mí.

Si me empeñara en un imposible, darías tu vida por la mía.

Debo creerme que lo hiciste para protegerme.

¿Por qué iba a hacerlo si no?

Me has hecho quedar como un inepto.

Cómo se ha reído Salva por tu culpa.

¿Qué tiene que ver Salva?

Tú te vas colgando medallas y yo seré la risa del Distrito 2.

Se están descojonando del Rober.

¿Y ya está?

Todo se reduce a eso.

Creía que el enfado era

para desahogar tu preocupación por mí.

Que no me perdonabas haberte hecho sufrir

viendo cómo me jugaba la vida.

Pero eso te da igual.

(RÍE DECEPCIONADA) Soy una ingenua.

Esto es una lucha de egos con Salva para ver quién es más machito.

Eso es lo que te importa.

Eso no es así. ¿Ah, no?

Tú has metido a Salva en la ecuación.

¿Y si hubieras sacado pecho?

Podrías haberte sentido orgulloso de mí una vez.

Pero no, eso es mucho pedir. Espera.

Nada de lo que digas me interesa. Déjame pasar.

He dicho que me dejes pasar.

Pero ¿y nosotros?

Eso es lo más triste de todo.

Que precisamente venía a hablarte de nosotros.

Pero no ha hecho falta. Está todo dicho.

Si estábamos empezando. Aquí y ahora se acabó.

No quiero nada contigo.

¿Te lo digo más claro?

(Portazo)

(Llaman a la puerta)

"Inspector Osorio, soy Nacha ¿Está despierto?".

(NACHA LLAMA A LA PUERTA)

-Aguirre. ¡Qué sorpresa!

¿Qué le trae por aquí?

Pensará que estoy obsesionado.

-No.

-Puede ser sincera conmigo.

Estoy acostumbrado a que opinen sobre mi trabajo

o sobre mis métodos y también sobre mí.

-Un poco obsesionado sí que está.

Pensaba que con lo que había en comisaría bastaba para trabajar.

-Cierto grado de obsesión es necesaria

para tener éxito.

Hay quienes empiezan la jornada al entrar en comisaría

y terminan justo cuando salen.

Mi jornada no termina nunca.

Como puede comprobar...

he intentando establecer un intervalo horario

para saber cuándo actúa.

Este tipo de agresores sexuales

responden a rituales como este.

-Recuerdo la teoría de la academia,

pero es la primera vez que lo veo puesto en práctica.

¿Ha pensado en otras formas de atraparle?

-No consigo quitármelo de la cabeza.

Sé que el plan del cebo funcionaría.

(IRÓNICO) Pero supongo que debo olvidarme de ese plan.

-No lo descarte aún.

-¿Ha hecho cambiar de opinión a Bremón?

-No, pero doy clases de defensa personal

y mis alumnas me hacen ver el lugar que ocupo en el barrio.

Para ellas es muy importante cómo las enseño a protegerse.

Confían en mí. Y no las dejaré en la estacada.

-Eso le honra. Es muy noble por su parte

ponerse en el lugar de los demás.

Pero no sé adónde quiere llegar.

-Lo he pensado mucho.

Asumiré los riesgos necesarios para atrapar a ese desgraciado.

Confío en usted.

Y me pongo a sus órdenes.

-Si me está diciendo lo que creo,

debe saber que mi nivel de exigencia es muy alto.

Deberá hacer lo que ha visto esta noche.

Intentar pensar como él durante 24 horas.

-Lo sé y no me asusta.

He venido a ofrecerme como cebo.

-Y si le digo que tendría que ser

de espaldas a Bremón y a sus compañeros, ¿lo haría?

-Cuente conmigo.

-No se arrepentirá. Juntos atraparemos a ese miserable.

-Usted lo dijo, inspector.

Sin sacrificio no hay ganancia.

-Recuérdame que haga el pedido. -Sí.

Como Osorio se quede sin ese agua, nos quema el bar.

(MARÍA RÍE) -Qué maniático es.

-Maniático no. Es un hombre que se cuida.

-Como trabaja hasta altas horas de la noche.

-¿Qué quieres decir?

-Anoche, cuando acompañaba a Eugenio a su hotel,

vi entrar a Nacha y pensé que había quedado con Osorio,

como se aloja allí.

¿Y si lo limpias tú? Eso, lo limpio y le echo gasolina.

Porque el coche está seco.

Te crees que soy tu mayordomo.

¿A estos dos qué les pasa?

-Llevan todo el día discutiendo y cuando están así, mejor alejarse,

no sea que te salpique la sangre.

-Que yo sepa, se llevaban muy bien. -Más o menos.

-Buenos días, inspector.

-Gracias, María.

También me gustaría un café doble cargado, por favor.

-¿Y eso? ¿No has dormido bien? -He dormido poco.

-Es lo que tienen las visitas.

Sabes cuando vienen, pero no cuando se van.

-¿Quién te ha dicho que no patrullo con Nacha?

-Pensaba que Nacha iba con Osorio.

-¿De dónde lo has sacado?

-Anoche la vi entrar en el hotel donde se aloja Osorio.

-¿Estás segura? -Sí. Del todo.

-Lo que haga en mi tiempo libre es mi problema.

-No. Somos compañeros. Somos un binomio.

Me interesa todo lo que te pase, sobre todo como policía.

-Pinardo no era el objetivo.

Apuntábamos más alto.

No discutiré sobre eso.

La investigación ha pasado a tu distrito. Todos contentos.

Has jodido una operación gorda solo por ponerte una medallita.

Y todo porque eres una niñata, una incompetente.

-Ya está bien.

¿Me da su nombre y su número de placa?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 35

Servir y proteger - Capítulo 35

15 jun 2017

En medio de la carrera de motos, Alicia y Rober intentan atrapar a Pinardo. Bremón se opone a la estrategia de Osorio para atrapar al agresor sexual. Ibarra y Miralles tienen un encontronazo. Laura decide verificar con Martín su investigación.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 35" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 35"

Los últimos 313 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 61 Completo 53:55 92% pasado viernes
    Capítulo 61 pasado viernes Miralles parece dispuesta a apretar el gatillo contra Ibarra. Alicia interroga a Quintero en la comisaría. Rober llega con una fatídica noticia. Bremón monta en cólera por la injustifi...
  • Nuevo Capítulo 60 Completo 50:52 90% pasado jueves
    Capítulo 60 pasado jueves Juan, desde su zulo, da instrucciones a Miralles. La inspectora está dispuesta a todo para salvar a su hija. Tras la tensión vivida con el arresto de Óscar, Salima recibe un inesperado ultim&...
  • Nuevo Capítulo 59 Completo 50:25 91% pasado miércoles
    Capítulo 59 pasado miércoles La policía, con Miralles a la cabeza, empieza la caza de Juan Abascal. La vida de Olga está en juego. Alicia y Rober descubren que el doctor Alba les mintió sobre Quintero. Salima lleva a cab...
  • Nuevo Capítulo 58 Completo 53:16 89% pasado martes
    Capítulo 58 pasado martes Miralles recibe un mechón de pelo de Olga. La situación es desesperada. Alicia y Rober descubren nuevos datos sobre el doctor Alba. Lola y Espe explican a Salima que para atrapar a Óscar es n...
  • Nuevo Capítulo 57 Completo 52:24 91% pasado lunes
    Capítulo 57 pasado lunes Gracias a Paty, Miralles y Antonio descubren que Olga ha sido secuestrada. Da comienzo un operativo especial para encontrar al responsable. Salima sigue el plan para llevar a Óscar a la cárcel. Ibar...
  • Capítulo 56 Completo 53:02 88% 14 jul 2017
    Capítulo 56 14 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 55 Completo 53:08 89% 13 jul 2017
    Capítulo 55 13 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 54 Completo 52:30 90% 12 jul 2017
    Capítulo 54 12 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 53 Completo 53:34 89% 11 jul 2017
    Capítulo 53 11 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 52 Completo 52:54 88% 10 jul 2017
    Capítulo 52 10 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 51 Completo 52:06 80% 07 jul 2017
    Capítulo 51 07 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 50 Completo 51:44 87% 06 jul 2017
    Capítulo 50 06 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 49 Completo 52:44 87% 05 jul 2017
    Capítulo 49 05 jul 2017 Martín Díez recibe una llamada del violador. Bremón permite el registro de Transportes Quintero. Alicia encuentra algo que le conmociona. Salima no sabe qué hacer ante el chantaje de &...
  • Capítulo 48 Completo 51:44 85% 04 jul 2017
    Capítulo 48 04 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 47 Completo 52:37 82% 03 jul 2017
    Capítulo 47 03 jul 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...