www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4732766
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 343 - ver ahora
Transcripción completa

y asumir que somos pareja.

El nuevo podio de La Vuelta.

-¿Cómo?

Seguimos en Teledeporte,

-Quiero que seas mi novia.

-No me salían las palabras, menos mal que es un sol

les dejamos con la programación de La 1.

y me ha dicho que me lo tome con calma.

-Bueno, pues tú tranquila.

Ya le dirás algo. Eso sí,

le tienes que dar una respuesta.

-Me gustaría que se hicieran cargo de una demanda a mi prima

por la herencia de mi tía, que falleció recientemente.

-¿Qué tal la reunión?

-Bien, ya hemos acabado.

Creo que tengo la información para poner en marcha el litigio.

-Estupendo. -Nos vemos pronto, Nerea.

-Adiós, Iván.

-¿"Adiós, Iván"?

¿"Nos vemos pronto, Nerea"?

Bueno, cuánta familiaridad para acabaros de conocer.

Habéis conectado.

-Imposible, te debes confundir de persona.

¿Le has hecho una foto?

Ya estás tardando en mandármela.

-¿Qué broma es esta?

-No es ninguna broma.

Uno de los testaferros vive en Cabo Verde.

-¡Solo un tipo de persona no es capaz de matar ratas como estas!

¡Otra rata!

¿Cree que no sé que trabaja en el CNI?

¿Cómo sabes que Lemos está en tratos con Somoza?

Ayer el Migue y yo tuvimos una movida con el madero este.

¿Qué movida? Resulta que el Somoza

le pidió que nos quitara de en medio.

¿Qué pasó cuando se lo dijo? Que se negó.

Vimos cómo Somoza caneaba a Iker.

¿Qué? Sí.

Debió darle bien duro, cayó de rodillas al suelo.

A punta de pistola lo metió en el 4x4

en el que vino con el guardaespaldas.

Pagará por todo lo que ha hecho.

¿Sabe cuándo he pagado yo algo?

Nunca.

-No es tan fácil destruirlo.

-Yo lo haré.

Yo me convertiré en la reina de Cali.

-Te deseo buena suerte, reina.

Pero será sin mí.

-Te advierto, Sergio,

de que hay algo en lo que sí nos parecemos.

O estás conmigo o contra mí.

¿Desde cuándo no te llama? Desde ayer.

Hablamos por teléfono y no he vuelto a saber más.

Lo he llamado varias veces, pero el teléfono no da señal.

Hemos conseguido hablar con Miguel Sánchez en el hospital.

Cuando huyeron en la moto estuvo alerta

y pudo ver la matrícula del 4x4 de Somoza.

¿La recuerda? Sí, es esta.

Bien. Prioridad absoluta, localizar este vehículo.

Dime, Nacha.

"Se ha localizado el 4x4 negro de Somoza".

-No sé cómo te dejan llevar una pistola

con lo desequilibrada que estás. ¿Dónde?

"Aparcado en un descampado del polígono industrial

frente a unas obras. Le mando la geolocalización".

De acuerdo, vamos para allá.

Vamos.

¿Qué pasa, Claudia?

Han localizado el 4x4.

(Música emocionante)

Y pensar que llegaba a mi despacho con esa sonrisita

de galán de pacotilla.

Mírelo ahí, cómo está.

Parece una piltrafa.

(FARFULLA)

¿Qué dice?

¿Dijo algo?

Ah, no sé.

Quizás fueron unas ratas.

¿No ve que este lugar está lleno de ratas podridas?

Vete...

a la mierda.

¡Pobre muchacho!

Deshidratarse es algo bien fuerte.

No solo se le seca la boca a uno,

sino que pierde la conciencia de todo.

Es como una resaca que no ha terminado de pasar.

No se preocupe, ya todo va a terminar.

Ya no habrá más rabia, más angustia.

Sus amigos de viaje se encargarán de eso.

Ya el camión de Badajoz debe estar por llegar.

Esos cerditos se están muriendo de hambre.

Quizás lo que podemos hacer es que después le mandemos

un jamón a la comisaría con una postal

agradeciendo los servicios prestados

a la raza porcina.

Es ese.

Confirmado, tenemos el coche a la vista.

Tomad posiciones, me avisáis cuando estéis.

Recibido. Avanzo.

Vamos.

No te voy a dejar entrar.

Mejor deja esto en nuestras manos, confía en mí.

No me puedo creer lo que me dices.

Sabes lo que significa para mí y lo que me juego.

Precisamente por eso.

No quiero que los nervios te la jueguen.

¿Lo dices tú, que nunca has retrocedido?

Escúchame bien,

no sabemos lo que nos vamos a encontrar ahí dentro.

No sabemos lo que puede pasar entre Iker y Somoza.

No sabemos lo que puede haber pasado.

Pero sabes que puedo enfrentarme a cualquier cosa.

Lo sé.

Pero también sé que no podemos cometer fallos.

Ahí dentro necesitamos concentración y nervios de acero.

Nervios de acero.

Sabes lo que es tener nervios de acero.

No hay tiempo. Nervios de acero

es aguantar cómo el asesino de tu futuro marido

campa a sus anchas día tras día ante nuestra comisaría.

Es tener que aguantar sus amenazas y provocaciones

y sus comentarios insultando la vida de Rober.

¿Te parece poco?

Nervios de acero es aguantar que se enfríen las pistas

mientras Somoza se carga la vida de Jairo,

esclaviza a mi prima Nerea

y amenaza la vida de mi hijo.

Te aseguro que durante todos estos meses

he tenido motivos y oportunidades

para desenfundar el arma y meterle dos tiros.

Pero no lo he hecho.

Soy policía y cada día me recuerdo mi compromiso con la justicia.

Si alguien tiene nervios de acero

en esta comisaría, esa soy yo.

Nervios de acero.

Y cabeza como el pedernal.

Vas a entrar.

Pero recuerda que es un operativo en circunstancias especiales.

No olvides la instrucción.

Actuar de forma visceral.

¿Recuerdas tu primera evaluación?

Me la hiciste tú.

No cometiste fallos,

pero tuviste una observación negativa.

Me quitaste puntos por ser individualista.

Aún me escuece no sacar la mejor nota por eso.

¿Recuerdas mi explicación?

Para ti se llamaba cuerpo de policía

porque consta de muchos miembros que se coordinan como uno.

Hemos tomado posición, los refuerzos están al llegar.

No podemos esperar.

Vamos a entrar.

La vida de Lemos peligra, el CNI lo autoriza.

"A mi orden entramos". A la orden, jefa.

Recuerda, ahí somos un equipo coordinado y eficaz.

Nervios de acero y trabajo a una.

Adelante.

(Música emocionante)

Resulta que hoy estoy más generoso que nunca, mi querido Iker,

le voy a dar otra oportunidad.

Voy a dejar que salga de esto rapidito,

sin tanto sufrimiento.

¿Qué me dice?

Yo le ofrezco agua y usted habla.

Me cuenta todo lo que sabe el CNI de mí.

Ah, no tiene que hablar si no quiere.

Con asentir está bien.

Que te jodan.

¡Policía malparido!

¡Te voy a matar con mis propias manos, hijo de puta!

(RESPIRA)

¡Alto, policía!

¡Tiren las armas!

¡Los brazos en alto!

El edificio está rodeado.

¡Quieto!

Iker, ¿estás bien?

Cálmate un poco.

-Qué rápido cambió el cromo de Rober por el de Iker, inspectora.

Estás a una bala de pagar por todo lo que has hecho.

Te juro que nunca he deseado tanto el fin de alguien.

¡Alicia!

Te dije que sería yo quien te pondrías las esposas.

No, ni por "mail" ni por chat ni por SMS ni nada de nada.

La orden de alejamiento dice que Ramón no puede contactar contigo.

No, ni mandarte mensajes.

No, contacto de ningún tipo.

Actúan de oficio y tienen que informar

de que se ha quebrantado la orden.

No te preocupes, iré a hablar con él.

Adiós.

-Esta es mi Espe, tan cariñosa y paciente como siempre.

¿Qué tal estás?

¡Pilar!

Qué alegría verte. ¿Qué tal llevas las oposiciones?

-Pues ahí voy.

Hay temas que se me atragantan, pero bien.

-¿Cuál te está costando más?

-La de introducción a redes informáticas.

-Madre mía. ¿Y el que mejor llevas?

-¿Cuál crees que es?

-Protección Integral Contra la Violencia de Género.

-Lo has clavado.

-No era difícil. Siempre dijiste que tu sueño

era pertenecer a la UFAM.

-Sí, Lola y tú tenéis la culpa de mi vocación.

Me ayudasteis tanto cuando no tenía a quién recurrir.

-No, el mérito es tuyo.

Es muy difícil superar una agresión como la que sufriste

y, además, siendo el tema tan mediático

no era fácil no estar expuesta.

-Manejasteis tan bien la situación...

Sois las que me disteis fuerzas para venir.

-Ay, qué bonito lo que dices. -Es la verdad.

-Bueno, muchas gracias.

Pero tengo que estar perdiendo facultades

porque no doy pie con bola.

-Bueno, ya será menos.

¿Lola qué tal? ¿Está por aquí?

-No, se ha cogido unas semanas de permiso

por un asunto familiar.

¿Quieres que hable con el inspector

de la Unidad de Investigación Tecnológica?

Es majo, seguro que no tiene inconveniente

en explicarte el tema que necesites de redes.

-Sí, el famoso Fede, ¿no?

-¿Por qué es tan famoso?

-Tengo un compañero que me habla de él.

David Merino, no sé si te suena.

-Eh, sí.

Sí, claro que me suena. -¿Sí? ¿Qué tal?

-¿Me perdonas un momentito?

Ahora vuelvo contigo. -Venga, vale.

-¿Qué haces aquí?

-Nada, estaba dando una vuelta y, de casualidad,

he encontrado un ofertón para un viaje

justo en la agencia de la esquina.

Es una viaje a Londres para dos personas.

Si no me equivoco, son las fechas que tenías libre.

-A Londres. -Sí.

Me acuerdo de que una vez dijiste

que tu película favorita era Notting Hill.

He visto que hacían un "tour" por el barrio

donde grabaron la película, pensé que te gustaría.

Pero vamos, que ha sido casualidad.

-Hombre, tampoco...

Mucha casualidad no habrá sido.

Esta mañana me dices que volvamos a estar juntos y...

Y ahora te presentas en el trabajo

proponiéndome que vayamos de vacaciones.

-Bueno, visto así...

Me has pillado, pero, vamos,

que lo he visto y me he lanzado.

-Bueno, lo hablamos esta noche en casa.

Estaba atendiendo a esa chica, no la quiero dejar colgada.

-Claro, claro.

Está bien.

(Música sentimental)

Seguimos revisándolo en comisaría, ¿vale?

¿Mejor?

Me pensado que este sitio de mierda

era lo último que iba a ver en mi vida.

Cualquiera se hubiera rendido, pero has aguantado hasta el final.

En el CNI nos preparan para estas cosas, pero...

en la realidad es distinto.

Como Somoza me descubrió pensé

que la casa iba a dejarme tirado.

Que nadie vendría a por mí.

Pero ¿por qué pensaste eso?

¿También lo creíste de mí?

(SUSPIRA)

Para el CNI debo haber pasado a ser un juguete roto.

Ahora mismo no seré un agente útil.

Oye, no pienses eso.

El operativo ha estado coordinado con Fidalgo, nadie te deja tirado.

Lo que más miedo me daba era

haberos puesto en peligro.

A Leo y a ti.

Cariño, ya ha pasado todo, ¿vale?

Somoza me suministró opiáceos.

Quería alterar mi consciencia

para que le diera información sobre la operación.

Pero yo solo veía...

una cuna vacía y una madre devastada.

Debí centrarme en la misión y dejar los sentimientos.

Fallo de principiante.

Un principiante no hubiera llegado hasta aquí.

Me importa una mierda haber fallado al CNI.

Lo que me daba miedo era haberos puesto en peligro.

Iker, escúchame.

Tú no has fallado a nadie.

Somoza está donde debe estar gracias a ti.

Se acabaron las amenazas y el miedo.

Has sido una pieza clave en todo esto.

Fin de la historia, ¿vale?

Mírame.

Ahora vamos a casa, a ver qué opina Leo de este juguete roto.

Seguro que aun roto sigues siendo su juguete favorito.

Pensé que no volvería a veros.

Está disfrutando todo esto, ¿cierto?

Le gusta que me vean esposado.

No sabe lo que dice, vamos.

¿Lo hace para humillarme o simplemente

para colgarse la medalla delante de todos?

Cállese y disfrute de la libertad por última vez.

Como cuando paseaba pensado que no lo íbamos a atrapar.

Esto es solo el principio, señora.

Así como estoy entrando,

así mismo voy a salir.

¡Inspectora jefe!

Mire, inspectora jefe,

a usted y toda su ridícula comisaría

esto le queda grande, ¿oyó? Eso es solo una opinión.

A la justicia le importan las pruebas

y tenemos muchas contra usted. ¡Ah! ¿Dónde?

¿En esta cochambrosa comisaría llena de policías de segunda clase?

En esta cochambrosa comisaría nos acordamos de Salva Jerez,

y de Rober Batista.

Nosotros ni perdonamos ni olvidamos.

Otro detenido para el calabozo.

(Aplausos)

Gracias, chicos.

Lo celebraremos cuando podamos. Queda mucho que hacer.

A trabajar.

(Música animada)

Hola.

-Ah, eres tú. Bueno, adiós, David.

-Espera, por favor.

-Mejor que me dejes.

-¿Podemos hablar, por favor?

¿De qué? Me has dejado claro esta mañana que no tienes interés

en saber nada de la academia ni de tus compañeros.

-Sé que fui un poco borde contigo

y te hablé mal. Lo reconozco, perdóname.

Estos días no estoy atravesando un buen momento.

-Lo siento mucho, pero eso no te da derecho a ser tan borde conmigo.

¿Reniegas de ser policía? Bien, es tu problema.

No lo pagues conmigo.

-No, yo no reniego del cuerpo.

No.

Precisamente eso es lo que me tiene de mala leche.

Saber todo lo que he dejado atrás.

Tú me conoces.

Sabes la ilusión que tenía por entrar en la academia de Ávila.

¿Cuántas veces he hablado de las pruebas de tiro,

las técnicas de investigación?

-Un montón, por eso no entiendo que tires así la toalla.

No lo entiendo yo ni lo entiende nadie.

-Es un tema personal.

Juro que no tiene nada que ver con mi vocación de policía,

con la academia... Mucho menos con los compañeros.

-¿No hay posibilidad de que lo reconsideres?

Entiendo que tendrás tus razones

y no quiero entrar en tu intimidad,

pero las cosas en semanas pueden cambiar.

-No.

No, y esto es lo más duro de todo.

Es una renuncia para siempre.

Por eso me duele tanto cualquier cosa que me recuerde

que nunca más voy a poder ser policía.

-Incluida yo, ¿no?

Ahora lo entiendo todo.

Verme nada más que te hace recordar

a todo lo que estás renunciando.

En fin, creo que es mejor... -No, espera, espera.

No me molesta verte.

Todo lo contrario, me encanta verte y saber de ti.

Pero preferiría que...

no me hablases solo de la academia y las oposiciones.

-Lo intentaré.

-Me has demostrado que no solo eres una buena compañera.

Eres una buena amiga.

Espero que pronto seas una buena policía, que no lo dudo.

Estoy deseando verte con la placa puesta.

-Espero que nos veamos antes de que llegue ese día.

-Hecho, sabes dónde encontrarme.

-Bueno, ahora te dejo.

Tengo que irme, nos vemos pronto.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-No sabía que conocieras a Pilar.

-Eh, sí.

Nos conocemos de la academia, de las oposiciones de Ávila.

-No me lo habías dicho, no lo sabía.

Es una tía guay, es maja.

Ha pasado por cosas muy duras, pero ha sabido seguir adelante.

-Sí, será una buena policía.

Estoy seguro. -Sí, seguro.

-La pena es que no estaré para verlo.

-¿Habéis encontrado ya comprador para la tienda?

-Pues no, de momento no.

Mi padre apenas ha puesto la venta en marcha.

¿Te alegras?

-No, no es eso, no.

Bueno...

En el fondo deseo que toda la idea esta de la venta

sea como antes y os echéis atrás. -No.

No, esta vez es distinto.

Ahora no tenemos nada que nos ate al barrio.

A ninguno de los dos.

Es una decisión tomada entre los dos.

Queremos empezar en otro lugar.

-Imagino que vuestros motivos tendréis.

Me va a dar pena que os vayáis.

-Sí, a mí en parte también.

Pero mientras, toca seguir currando.

-Venga, pasa.

(Música emocionante)

-¿Por qué te sorprende tanto verme aquí sentada?

-Por nada, te imaginaba con los preparativos de la boda.

-¿Para qué tomarse tantas molestias?

Pronto seré viuda.

Aprovecho para ir pensando cómo va a ser esto

cuando yo tome el mando.

La decoración es muy masculina.

¿No te parece?

Le daría un aire más sofisticado.

Pero antes voy a necesitar otra cosa.

Que dejes de ser cobarde.

-El valor sin una estrategia no sirve de nada.

Hay que asegurar el después antes de dar el paso.

-Me estoy cansando de tus excusas.

-Espero que te des cuenta de la locura que supone.

¿Sabes por qué venía la policía buscándolo?

-Ni idea.

Solo sé que fueron realmente maleducados.

-A ti no se te ve preocupada por esa visita.

-Como imaginarás, durante mi matrimonio

muchos policías vinieron preguntando por Alejandro.

¡Y en varios idiomas!

Aún no han logrado pillarlo.

-Ni desbancarlo del trono.

-Falta poco para eso.

Y tú vas a ayudarme.

-Necesitamos una estrategia.

-La estrategia ya está en marcha.

He convocado una reunión con los cabecillas en Colombia.

Esos hombres se manchan las manos de tierra y sangre

para fabricar y sacar la droga.

-¿Que has hecho qué?

¿Cómo se te ocurre hacer una cosa así?

¿Sabes lo fácil que es que esa información llegue a él?

-Tengo mis contactos.

Confía.

Muchos de esos hombres matarían por mí.

Ahora solo hace falta que cumplas tu parte del plan.

-Entregar las llaves del imperio fiscal.

-Exacto.

-Sin mi colaboración y con tu marido muerto,

no tendrías acceso al dinero.

-Veo que vas comprendiéndolo todo muy bien, Sergio.

Así que no te hagas de rogar.

Sé que me prefieres a Alejandro.

Entre nosotros hay respeto,

un lenguaje común y una relación muy especial.

Conmigo tendrás más seguridad y más dinero.

Somoza no soportará que otro rey le haga sombra.

Pero yo me convertiré en la reina de Cali.

Necesito a alguien con quien compartir mi trono.

(Móvil)

(Teléfono)

-Hay un registro en Transportes Quintero.

-Está bien.

La policía también está aquí.

He de informarles de que la Policía Nacional

lleva a cabo un registro del edificio

en colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia.

Es muy probable que se requiera su ayuda.

Imagino que se estará haciendo con la orden de un juez.

¿En calidad de qué me requiere ese documento?

Si lo hace como abogado de Somoza, le recuerdo

que está vulnerando las condiciones de la libertad condicional

que le impuso el juez.

En sus circunstancias...

mejor permanecer callado.

Deme unos minutos para que intente localizar a mi exmarido.

Descuide, sé perfectamente dónde está.

Vengo de estar con él en las dependencias de la comisaría

del Distrito Sur.

Lo digo porque en los calabozos no se pueden recibir llamadas.

Cuando termine el registro, podrán dirigirse a comisaría

si quieren conocer los delitos que se le imputan.

Mientras tanto, por favor,

no pongan impedimentos y colaboren en lo que se les requiera.

Si me disculpan, tengo que continuar.

La verdad, me adelanté en decir que estaba muerto.

Esta tarde se veía bastante despojado.

Quizás es que hoy no era el día.

Ya sabe lo que dicen.

Nunca hay que fiarse de las apariencias.

Me imagino que le habrá faltado tiempo para solicitar

un parte de lesiones al sanitario que lo asistió.

Así puede justificar su flojera ante sus compañeros.

Debe ser muy humillante que lo rescate la mujer de uno.

En España, cuando un médico ve indicios de agresión

debe seguir un protocolo. No hizo falta que abriese la boca

para que viese que había sido drogado y torturado.

Ahora hace falta que un juez le crea eso.

Que le crea quién y cómo.

La verdad, esta historia es tan rocambolesca

que dudo que le crea.

Usted lo ha dicho.

De momento.

Debe ser bastante frustrante

haber pasado tantos meses infiltrado

con una montaña de mentiras,

tanta gente trabajando en una operación,

para que lo único que tenga sobre mí sea un informe que diga

que Alejandro Somoza le hizo unas pupitas.

¿Por qué está tan seguro de que no tenemos nada?

Sin incluir delitos por narcotráfico,

crimen organizado y blanqueo de capital,

es responsable del secuestro y tortura de una agente del CNI.

Un delito menor.

Además de atentado a la autoridad y lesiones

hay privación de la libertad.

Privación de libertad.

¿De verdad cree que le van a creer eso?

Estaba trabajando de infiltrado en mi organización.

Puedo decir que me acompañó libremente.

Será su palabra contra la mía.

Hay testigos, Somoza.

¿Cree que mis hombres testificarán en mi contra?

Soy experto liberándome de falsas acusaciones.

No es el primero que ha intentado jugármela.

Ni va a ser el último.

¿Le parece este operativo un intento?

Llevo meses infiltrado en su organización.

He sido testigo de primera mano de todo lo que ha hecho.

De sus operaciones de blanqueo, de narcotráfico,

incluso de encargos de acabar con la vida de personas.

¿No recuerda que mató a Tano delante de mí?

El que mató a Tano fue usted, hijo de puta.

Pero bueno.

De todas maneras ese cuerpo no lo van a encontrar.

Ahora...

¿Cómo va a hacer para incriminarme en los delitos de los que me acusa?

¿Cómo está tan seguro de que nadie testificará en su contra?

Porque es imposible.

Porque yo las cosas las hago muy bien

y mis hombres saben a qué atenerse si me traicionan.

Si siquiera con que me hubiera hackeado el ordenador hubiera...

(RÍE)

O sea, que sí me lo hackeó.

No.

Me imagino que habrá encontrado paja.

Oficial, usted lo que me da es lastima.

Debe ser el peor agente de España.

Con que todos sean como usted...

Si quisiera, le cortaría el cuello ahora mismo,

me interesa dejarle claro que se pudrirá en la cárcel

y yo mismo me encargaré de ello.

Fíjese, voy a contratar a los mejores abogados del mundo

para que me saquen de aquí.

Después que esté afuera,

voy a demandar a todos los agentes de esta comisaría

y a los de su agencia de inteligencia

por todas las faltas procedimentales hechas en mi contra.

Espero que el Estado español les haga una defensa digna.

Por lo pronto, sé que voy a estar en la calle

bebiéndome mi roncito preferido.

Confíe un poco más en la justicia, Somoza.

Podrá andar lo libre que quiera, pero no sus negocios.

Estarás vigilado, tus cuentas intervenidas

y tu entramado legal desmenuzado.

Iría buscando a alguien de confianza

para que lleve tus negocios,

porque no vas a salir de la cárcel.

Eso no va a ser necesario.

Mi imperio está a salvo, ¿pero usted?

¿Eh?

Su misión fue un fracaso.

¿Cree que la agencia seguirá protegiendo a su inspectora

y a su bebito?

¡Escúcheme!

No permitiré que les ponga un dedo encima.

¿Yo?

¿Cómo voy a hacerlo yo si me dice que voy a estar aquí metido?

Por ahí hay un camión de cerdos hambrientos todavía, ¿oyó?

No, no.

Quiero que registréis cada centímetro cuadrado

de este edificio. Si algún empleado

os pone el mínimo impedimento le recordáis

su obligación de colaborar.

Hola, jefa. Dime.

El registro de oficina y las naves de T. Quintero está por terminar.

¿Y?

No hay nada concluyente, no son muy optimistas.

Queda por analizar todo el material requisado.

Por lo menos nos ayudará el CNI.

Fidalgo se ocupa personalmente de supervisarlo.

Si hubiera sido más insistente ahora sabríamos lo que está pasando.

No soporto esta improvisación.

-No sé qué ha ocurrido, pero no van a encontrar nada, tranquila.

Son ellos los que están improvisando.

-¿Estás seguro? Ya has oído a la jefa.

No dejarán nada sin revisar.

-Desde que me ocupo de la contabilidad opaca

puse un sistema de protección y borrado de archivos.

Todo está en un servidor virtual, sin dejar rastro.

-¿Por qué tanta protección?

-En T. Quintero tuvimos algunos registros.

Mi jefe me enseñó a guardar bien las fichas tras cada partida.

Tuve un buen maestro.

-Ya...

Eso en lo que se refiere a tu trabajo en lo fiscal.

¿Y si encontraran algo de lo que no sabemos nada?

-En ese caso, estaremos tranquilos, no estaremos involucrados.

Solo tenemos que colaborar con ellos

y actuar con normalidad hasta que termine.

Por sus caras, creo que será pronto.

¿Alguna novedad?

Nada, todavía nada.

No puede ser posible.

Son las oficinas del narco más importante de Colombia

y no encontramos nada.

Esta gente lleva evitando

a los de antinarcóticos de su país durante años,

y a la mismísima DEA.

Si no fuimos capaces de trincar a Quintero,

¿cómo vamos a trincar a un capo cien veces mayor?

Hemos tenido un infiltrado.

Es la vez que más cerca ha estado alguien de pillarlo.

Tiene razón, apenas acabamos de empezar.

Nos queda por analizar todo el material incautado.

En cualquier caso, saldré fuera a llamar a Fidalgo.

Tengo que informar.

¿No te apetece tomar nada?

No, de verdad. No hace falta.

Ahora mismo estoy bien.

¿Qué tal en el calabozo?

(Timbre)

Ya veo que esta tranquilidad va a durar poco.

Hola, ¿qué tal?

-Buenas noches, hija.

-Toma. Gracias.

Espero que no hayáis bañado al chiquitín.

Porque le he traído un juguetito, a ver si le gusta.

¿Eh?

¡Pero por Dios!

¿Qué te ha pasado, muchacho?

Ya sé que tiene mala pinta, Marcelino.

Pero ha sido un precio razonable

a cambio de meter a Somoza en la cárcel.

¿Habéis detenido a Alejandro Somoza?

Sí, todo ha sido gracias a Iker.

Lleva meses trabajado con él,

arriesgando su vida para obtener pruebas.

¡Que has trabajado son Somoza!

¿Te ha contratado sin saber que eras policía?

-Cariño, Iker no es un agente de policía.

Es agente del CNI, papá.

Un espía.

¿Y tú lo sabías? -Sí.

Miralles y yo seguíamos sus pasos desde el principio

Cuando vio Bremón que nos acercábamos,

nos dijo la verdad.

Vino a Madrid para infiltrarse en la organización.

Me hice pasar por policía corrupto

para ganarme su confianza y reunir pruebas contra él.

¿Por qué no me dijisteis nada?

-Era información reservada, Marcelino.

Teníamos que proteger su identidad ficticia a toda costa.

Su vida estaba en juego.

En defensa de tu mujer diré

que me estuvo investigando desde que llegué a comisaría.

Fue una auténtica piedra en el zapato.

Montse enseguida sospechó que era un corrupto.

En realidad era la tapadera que necesitaba para infiltrarse.

Tengo que decir que al principio también dudé de su integridad.

Pero sabía que en el fondo estaba con los buenos.

Al final ha sido él quien nos ha ayudado a atraparlo.

Entonces...

ha merecido la pena.

(Llanto)

Eh, ya voy.

-Enhorabuena, Iker.

(Televisión)

-Hola. -¿Qué tal?

-Ha sido un día bastante intenso en comisaría.

Por eso he salido tan tarde.

Ya estaba con el té,

iba directo a la habitación.

¿Quieres que te prepare algo para cenar?

Hemos hecho algo de hummus.

-No tengo hambre, gracias.

-No tenemos que terminar la conversación

que hemos dejado pendiente.

Lo digo porque tienes cara de cansada.

-No mientas.

Estás esperándome porque sé que no vas a dormir esta noche

como no terminemos esta conversación.

-Es que... desde que me dijiste que...

no te querías involucrar

en una relación que no sabías adónde iba...

Le he estado dando vueltas, ¿sabes?

Cuando terminamos era porque creías que la distancia

iba a ser un impedimento y no te querías desilusionar.

-Me dolió mucho tomar esa decisión, sí.

Pero creo que fue acertada.

-La complicidad entre los dos sigue existiendo.

Ninguno hemos estado con otras personas.

Lo más importante de todo,

nuestra química sigue intacta.

O sea, lo que la otra noche fue algo especial.

El tiempo ha demostrado que lo nuestro

no es algo pasajero, que si queremos

podemos llevar una relación a cabo.

-Sí, la verdad es que lo de la otra noche

fue maravilloso, Karim.

Pero de ahí a que haya una relación, pues...

-¿Y qué lo impide?

Si se trata de los viajes

puedo venir las veces que quieras.

Si no pudo venir, vienes tú. Pago el billete, La Haya es bonita.

Además, piensa que sería algo pasajero.

En cuanto salga la siguiente convocatoria

pedimos un destino más cerca.

-Tienes que pensar en tu carrera.

-Ahora mi carrera no es lo más importante.

El amor es así, Espe.

Te pido que dejes el discurso racional a un lado.

El amor no entiende de razones, obstáculos ni nada de esto.

(Música triste)

(LLORA) -Es que...

quizá...

ese sea el problema.

-¿Los obstáculos?

-El amor, Karim.

A ver...

No sé cómo decirte esto, pero...

Es que...

creo...

que...

no siento por ti lo que debería sentir.

Y te quiero.

Pero no de la manera que tú me quieres a mí.

Esto suena horrible, ¿verdad?

Pero no quiero engañarte,

porque no será justo.

(TARTAMUDEA)

-Me podía imaginar cualquier cosa, pero no esto.

-Lo siento mucho, Karim.

-Tranquila, que lo voy a superar.

Ya soy mayorcito.

Pero dime la verdad.

¿Hay alguien más?

-¿Eso qué tiene que ver?

-Eso no es una respuesta.

-Ahora...

lo único que importa es que no quiero hacerte daño.

Necesito que volvamos a ser amigos, Karim, por favor.

-Si es lo que quieres, claro que sí.

Seremos amigos.

Ahora, si no te importa, me apetece salir a tomar el aire.

(LLORA)

Aunque no tengas sed, sigue las instrucciones de tu médico.

(GIME) Anda, bebe.

(SE QUEJA) ¡Lo que faltaba!

Está todo pensado.

Venga.

¡Va!

(REFUNFUÑA)

¿Estás mejor?

Sin contar con que tengo que beber con pajita,

la cabeza la tengo a punto de explotar

y no me puedo tumbar de este lado...

de maravilla.

Lo siento, no sabía que mi padre vendría.

No te preocupes, Alicia.

Eso no es lo que me da dolor de cabeza.

Bueno, en cualquier caso...

¿Sabes?

Lo que peor llevo no es el dolor.

(Música romántica)

Sino el no poder besarte.

Creo que a Somoza le hace falta algo más para poder separarnos.

¿Te ha dolido?

No, el beso no.

Es más lo que has dicho de Somoza.

Supongo que la visita al calabozo no ha sido muy agradable.

Ni siquiera está preocupado.

¿Te lo puedes creer?

Está convencido de que en días estará en la calle.

Me hierve la sangre solo de pensarlo.

Vas le vale cambiar de actitud porque no le pasaré ni una.

¿Sabes?

Cómo me gustaría verlo y decirle todo lo que le tengo que decir.

Pues...

será mejor que no lo hagas.

(GIME)

Solo conseguirías alterarte más.

Tienes razón.

No volveré a cometer el mismo error.

Para lo poco que nos queda,

No deja de aumentar el número de pedidos diarios.

-Será una buena noticia para los interesados en el anuncio.

¡Por cierto! Mira.

Ya está colgado en la web de la inmobiliaria

y los portales de sector.

-Así que es definitivo.

Estamos en venta.

-Nosotros no, la tienda.

-Y veo que por un buen precio.

-Pues sí, sí.

Con lo mucho que hemos currado

tiene mejor valoración ahora que cuando la compramos.

Para que al final El Color de la Huerta será rentable.

He hablado con el encargado de la inmobiliaria y me ha dicho

que con la clientela fija que tenemos

y con el auge de lo ecológico nos la van a quitar de las manos.

-¿Qué pasa?

¿No te alegras?

-Se me hace raro currar tanto en algo que no será nuestro.

-No pienses en eso.

Ese es tu problema, le das demasiadas vueltas a las cosas.

Hasta que no haya una oferta encima de la mesa,

este es nuestro sitio.

Venga, nos vamos ya. Oye, David, estaba pensando...

¿te apetece que hagamos algo?

Podríamos ir al cine.

-¿Al cine tú y yo?

Nunca vamos juntos.

-¿Qué pasa? ¿Has hecho planes?

-No sé con quién.

-Mira, por ejemplo, podrías ir

con la chica que vino esta mañana.

Pilar se llamaba, ¿no? -Va a ser que no.

-Pues díselo tú.

La tienes ahí esperando.

Me voy, te toca cerrar a ti.

No vuelvas antes de una hora.

Hola. -Hola.

-Entra, no te quedes ahí.

Estoy acabando de barrer.

(Música emocionante)

-¡Somoza!

Tiene visita.

-¡Mi amor!

¿Cómo estás? -Ay, Sofía, mi amor.

-¿Qué ha pasado? La policía no me dice más.

Hablan de una retención ilegal

y un abuso a un policía.

¿No tenías a alguien a sueldo?

-Un malparido que me ha vendido.

Resultó ser un infiltrado.

Pero tú no te preocupes, mi amor. Todo está bien.

Esta gente no sabe con quién está jugando.

No les creas nada de lo que te dicen.

Ahorita tenemos que hacerle caso a lo que me digan mis abogados.

Ellos me va a sacar de aquí pronto.

-¿Eso cuándo va a ser?

-En unas 48 horas o en un par de semanas.

Aquí no me pueden retener mucho tiempo.

-No te preocupes por el tiempo, espero lo que haga falta.

Tenemos una boda que celebrar.

Sabes que puedes confiar en mí, ¿verdad?

Lo que haga falta, Alejandro.

Dime si hago alguna llamada o cualquier cosa por la empresa.

-No te preocupes, mi amor.

Tengo hombres clave con instrucciones específicas

para momentos como este.

Tú tranquila.

Lo único que sí me preocupa es mi regreso.

No quiero que me vean como un apestado.

-Me encargaré que todo esté como si nada hubiera pasado.

-Después de tanto trabajo y todo lo que he hecho.

Después de haber perdido a nuestros hijos.

No voy a permitir que me quiten todo eso.

Los Somoza unidos somos invencibles.

(Pasos acercándose)

El turno de visitas se ha terminado.

Adiós, mi amor.

-Venía a traerte esto.

Está algo pintarrajeado

porque algunos compañeros lo han usado.

-¿Esta es tu letra?

-Sí.

Pensé que si volvieras no estarías tan perdido.

-Está lleno de notas y de apuntes.

¿Esto qué es?

-Nada.

Eso no es nada.

-¿Qué pasa? Déjame ver.

-No, es que me da mucha vergüenza.

Se me había olvidado.

Y, bueno, no sé.

Fue aquella tarde que estuvimos tantas horas juntos y...

-Y que... ¿qué más?

-Que decían que eras muy especial.

-Ajá... -Y te pedía una cita.

-Ah, ¿sí?

(Música romántica)5

Sabía que este día llegaría.

La felicito, inspectora.

Es usted muy buena capturando sospechosos.

Sobre todo cuando no se trata de su verdadero papito.

Estuvimos mucho tiempo detrás de Quintero.

Pero...

al parecer, él era más listo que usted.

Claro, le ayudó no tener un hijo que fuera un asesino.

¿Cómo se atreve a mencionar a mi hijo Andrés en este momento?

Porque ahí fue donde comenzó todo.

Andrés Somoza se metió en un lío

y Batista tuvo que meterlo en el calabozo.

En este mismo, precisamente.

Bueno.

Lo cierto es que ahora los dos están muertos.

La muerte no distingue entre bueno y malo.

No conoce de leyes.

Así es.

(Música de tensión)

Por eso es una buena noticia que usted esté vivo.

La ley es para los vivos y pone a cada uno en su lugar.

Está usted muy segura de eso.

Tonto como de que los cadáveres que ha dejado lo acompañan ahí.

Salva Jerez, Cayetano Céspedes, Jairo...

Y Rober Batista.

¿Qué se siente?

Paz.

Se siente paz porque cada uno de ellos cumplió su misión.

Lo que pasa es que no lo ve

porque se mueve por el odio y el rencor.

Puede ser.

Aún sueño de vez en cuando

con mi vestido de boda ensangrentado

y el cuerpo sin vida de mi futuro marido.

Cuando miro a mi hijo sigo pensando en lo injusto que es

que no conozca a su padre.

Ay. Qué lástima.

Pero, en contra de lo que usted cree,

no está ahí por mis recuerdos.

Sino por todos los familiares a los que juré proteger.

No merecen respirar el mismo aire que un asesino y mafioso.

Déjese de moralidades, inspectora.

Ya ve, al final...

la historia termina como comenzó, con un Somoza entre rejas.

Podemos decir que el ciclo ha terminado.

(RÍE)

La verdad es que es usted bastante ingenua.

¿De verdad cree que el ciclo terminó?

Esto apenas está empezando

y yo soy el que va a dar la última palabra...

Cuando a mí me dé la gana.

Está acabado.

Grábeselo, el único futuro que le espera es la cárcel

y por mucho tiempo.

No se preocupe, no va a estar solo.

Todos los que han muerto por su culpa

lo van a acompañar y recordar cada día por qué está ahí.

Deje esos muertos en paz, pues.

Ni lo sueñe.

Me encargaré de enviarle un recordatorio

cada día con los nombres.

Porque tengo entendido que le gustan mucho las postales.

¡Ah!

Y una cosa más.

Usted y yo sí que tenemos algo en común.

Yo tampoco perdono ni olvido.

Buenas noches.

Descanse algo, si es que puede.

Mañana le espera un día muy largo.

Buenos días.

¿Ya te vas? ¿No te tomas ni un café?

-Es que ya he desayunado.

-A ver qué encuentra del CNI en el material incautado

en los registros de sus empresas.

No parece que tengamos donde agarrarnos,

crucemos los dedos para encontrar algo

y desmantelar la organización.

Por favor. De lo contrario, Somoza no tardará en estar libre.

Eso sí sería motivo de preocupación.

Alicia, entiendo que quisieras desahogarte.

Pero me preocupa que te expongas tanto con Somoza.

Es un criminal capaz de mover los hilos

estando dentro de la cárcel. Lo sé, Iker.

No quiero que te pongas en su punto de mira más.

¿Hay algo que no me has dicho?

Como todos sabéis,

ayer fue detenido Alejandro Somoza.

En breve pasará a disposición judicial.

El oficial Lemos es y ha sido siempre

un agente del CNI destacado en esta comisaría

para cumplir una misión concreta.

Quería preguntarte si David y tú estáis liados.

-Por cierto, ¿qué tal ayer con Pilar?

-La verdad es que estuvimos muy a gusto.

-¿Qué vas? David, ¡cuenta!

Que tengo que sacarte la información con sacacorchos.

-Tenemos muy buen rollo. Como si nos conociéramos de siempre.

Hacía tiempo que no estaba tan a gusto.

-Pero no eres nada de David. Amigos y ya está.

¿Quieres que esté esperando a que te decidas si estás con él?

-No, si tienes razón.

No somos nada, pero...

Pero da rabia enterarte de que a tu ex le gusta otra.

-Si está conociendo a alguien no he venido en buen momento.

-Karim, estás ya un poquito pesado con el tema igual.

¿Lo podemos dejar?

Lo mejor para la convivencia

y para ti, sobre todo,

y para la cohesión del piso

es que te vayas de la casa.

Mira, Fede, si te fías de mi olfato de espía,

te diré que a Espe le gustas tú.

¿Tú crees?

No sé, entonces igual funciona mi estrategia.

¿Qué has hecho?

No he hecho nada.

Fede, que nos conocemos.

Es increíble, ¡vaya panda de ineptos!

Pagas una pasta por un seguro de asistencia 24 horas

y te atienden como les da la gana, ¡increíble!

-Sí, hay pocas empresas de las que te puedas fiar.

Parecen una cosa y luego son otra.

Mira los de Construcciones SZ.

-¿Qué pasa con Somoza?

-Por lo visto, no es el empresario respetable que aparenta.

Se pasó la noche en calabozos, ayer lo detuvieron.

-¡Ponedme las esposas y acusadme de desacato!

¡Así me llevaréis a los calabozos y podre escupir a Somoza!

-¡Basta! Estás nervioso, no sabes lo que dices.

-¡Claro que lo sé! No lo sabes tú.

-Por favor.

Tranquilo, esto no te llevará a ninguna parte.

Escúchame, estoy pensando

que quizá deberíamos decirle a Julio que su padre vive.

No tienes que temer nada.

Ayer Alejandro me dijo que lo tenía todo bien atado.

-¿Sí? Por si acaso me voy ahora mismo de España.

Una cosa tengo clara, no pienso volver a la cárcel.

-Si sales del país ahora, lo pondrás en evidencia

y Alejandro no te lo perdonaría.

Encontraré un sitio donde sus hombres no puedan llegar.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 343

Servir y proteger - Capítulo 343

11 sep 2018

Somoza quiere acabar con Iker pero ignora que el cerco policial se cierra. Alicia discute con Miralles porque quiere participar en el operativo. Al no poder localizar a Somoza, Sergio y Sofía creen que sus planes peligran. Karim intenta convencer a Espe de retomar su relación.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 343" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 343"
Programas completos (356)
Clips

Los últimos 1.477 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Piscis69

    Ayyy. Pobrecito ,como te dejo Somoza, esperemos q se le pueda encerrar ,porq miedo me da. Y me falta una cosita....una escena con Leo, es decir de Iker con Leo ,seria lo natural . Bueno pues ya podemos respirar un poquito. Enhorabuena a todos, porq no puedo pasar un dia sin veros, ya formais parte de mis tardes,

    12 sep 2018