www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4696658
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 325 - ver ahora
Transcripción completa

Si tú quieres, puedes liberarte de trabajar para él.

Digamos que puedo ofrecerte las condiciones necesarias

para que lo mandes a paseo.

No necesito que me des una respuesta ahora. Piénsalo.

-¿Me quieres regalar tu dinero a cambio de nada?

No me cuadra. Tú no eres así.

-Nerea, habré hecho muchas cosas mal en la...

-Haz lo que quieras, pero no cuentes conmigo

y no me hables del tema.

No quiero que Somoza sospeche de que me involucro en algo así.

-El dueño se ha ido a Ámsterdam. Está montando una exposición de diamantes.

No vuelve hasta pasado mañana.

-¿Cómo lo tienes tan claro? ¿No tiene familia?

-Llevo mucho tiempo preparando este golpe.

No he dejado ni un cabo suelto, ¿entiendes?

Deja de tocarme las narices con tus dudas.

-Vale ya, por favor.

-Antes el conductor era mi tío. -El Fitipaldi, mítico.

No había quien le echase el guante. -Hasta que se estampó en una cuneta.

25 años tenía cuando la palmó. -Máscara.

Venga, apartaos. -¿Y qué pasa?

-Que David está desaparecido del mundo.

No me coge el teléfono, no me contesta a los mensajes.

Los mensajes ni le llegan. Mira, una rayita.

-A lo mejor en ese pueblo no tiene cobertura.

-¿Tantos días sin un poco de cobertura?

María, un poco raro, ¿no?

-¿Tú otra vez? ¿Pero estás tonto? -Al contrario, viejo.

Soy el único con cerebro de los cuatro. Venga, los diamantes.

Me voy a llevar la bolsa, puede ser por las buenas o por las malas.

¡Dame la bolsa, ya! -Vas a tener que venir a por ella.

-Te juro por Dios que te mato. -Y yo te mato a ti.

Ángel Camacho. Es argentino, pero lleva años viviendo en España,

concretamente en nuestro barrio.

Su familia vive en Argentina y está recibiendo estas fotos

junto a mensajes pidiendo dinero. Lógicamente, están desesperados.

¿Sabes otra cosa que no me encaja?

¿Por qué los secuestradores le pidieron a la familia

el pago del rescate a plazos? Saben que les va a costar conseguirlo.

-Lo más raro es que secuestran a alguien

cuya familia no tiene dinero, eso es lo más raro.

Muy buenas, comisario. Ya tenemos un sospechoso.

-Sí, es un expresidiario.

Estuvo en la cárcel cumpliendo una pena por secuestro.

Además, un testigo lo ha visto reiteradas veces hablando con él.

-Si nos sacas de aquí antes de que lleguen los guardias,

por mi parte está olvidado. -¿Goliat?

-Yo solo quiero mi parte.

No he venido a matar niñatos, he venido a robar.

-¿Estamos en paz? -Estamos en paz.

-Pero ¿qué haces, cabrón?

-Ayúdame, Goliat, cógelo por los hombros.

-Menudo chasco, Nacha. ¿Quién era ese?

El principal sospechoso del secuestro de Ángel Camacho.

¿Por qué se marcha? No tenemos nada contra él.

-Apártate, Toño. -Déjalos pasar. Vamos.

(Música emocionante)

¿Tenéis algún dato más sobre ese hombre desaparecido?

Si te digo la verdad, no estoy al tanto del caso.

Llegó por Interpol y Bremón se lo pasó a Nacha y a Fede.

Vinieron a verme. Se enteraron de que venía por el centro de salud.

Pude darles pocos datos, la verdad, y miré en el historial

y le daba una medicación específica para una cefalea.

No creo que les sirviera.

Te preguntarían si te había hablado de familiares o conocidos, ¿no?

Sí, pero no les pude dar muchos datos. Solía venir solo.

A veces le veía hablar con un hombre, otro paciente

que al parecer trabajaba en una ONG. Les di el contacto.

¿Y nunca te habló de su familia en Argentina?

No, ya les dije que no.

¿Fueron ellos quienes denunciaron la desaparición?

Es posible que no estemos ante una desaparición,

es posible que estemos ante un secuestro.

¿Un secuestro? Fede y Nacha no me dijeron nada.

Bueno, cariño, en una investigación hay que ser discretos.

¿Un secuestro con petición de rescate y todo?

¿Aquí, en el barrio?

Bueno, es el último domicilio que tenemos de él.

Me dejas helado. No sé su familia argentina,

pero parecía una persona humilde.

Oye, ¿y cómo le recuerdas?

Me dijo que había perdido su trabajo y bueno, no sé,

le vi muy alicaído. No es una persona de mucho hablar, la verdad.

¿Recuerdas si te comentó algo concreto

o tuvisteis alguna conversación que te interesara o algo?

Una vez me dijo que si le pasaba algo, nadie le echaría de menos.

Ya te digo, una persona muy alicaída.

Desde luego es triste, ¿eh?

Con todos los avances tecnológicos que hay para la comunicación

y cada día nos sentimos más solos. Lo que nos debe hacer pensar

que tenemos mucha suerte de seguir juntos.

-Buenos días. Buenos días, cariño.

Bueno, ¿y eso qué es?

Mira, es el "packaging" de mi empresa, ¿qué os parece?

A ver.

Pero esto está vacío, ¿no? Claro, mamá.

Es el embalaje, donde serviremos nuestros postres.

-Es muy importante, el 50 % del éxito de una empresa.

No es lo mismo un bizcocho en una bolsa de plástico

que en un paquete bonito como este.

Sí. A ver si vamos acabando de una vez con los plásticos.

¿Sabes lo que te digo, cariño? Que esto está muy bonito, ¿eh?

Yo creo que tu empresa va cogiendo forma.

Sí y hay que tomar muchas decisiones. Solo de pensarlo, me agobio.

-La responsabilidad del empresario. -Ya te digo.

Y la responsabilidad del estudiante.

Que sí, mamá, que no se me olvidan los estudios.

-¿Qué tal la página web? -Mira, te la voy a enseñar.

A ver.

Qué maravilla.

-Que no pasa nada, que a la vuelta ya arreglamos cuentas.

Sí, no te agobies, tonta, no.

Sí, tengo un nuevo caso en la UFAM, Marcela.

Es que lleva poco tiempo en el barrio.

Sí, ha decidido separarse, pero su marido le pone problemas.

Sí. Yo creo que la he convencido para que finalmente denuncie.

Es Lola. -Ah, mándale recuerdos.

Que qué tal su hermano.

-Fede te manda recuerdos a ti y a Alberto.

Vale, yo se lo digo. Venga, besitos, bonita. Chao.

-¿Qué tal está? ¿Está mejor? -Sí, muy bien.

Pero está agobiada porque se ha olvidado de pagar

los gastos del piso de este mes.

-O sea que se está aburriendo de lo lindo.

-Bueno, es que ayer se acordó de que no había hecho la transferencia

y se puso, vamos, de los nervios.

-Lo que te digo yo, que se está aburriendo.

-No pasa un día sin que me llame con cualquier pretexto

para preguntarme por los casos de la UFAM.

-Por lo que he escuchado, tú ya tienes uno propio.

-Sí. Estoy más contenta.

Conseguir que una mujer se decida a denunciar

es toda una victoria.

-Enhorabuena. ¿Qué pasa? ¿Que no vas a desayunar en casa?

-No, es que he quedado con Marcela a primera hora

porque su marido tiene turno de noche y duerme hasta las 12:00.

Es cuando ella aprovecha para hacer las compras,

para ir al mercado y hemos quedado para que no sospeche nada.

-La verdad es que es terrible que una mujer tenga

que vivir presa del miedo a su marido.

-Sí, con miedo y con la creencia de que no hay otra salida.

-Bueno, pero parece que sí la hay.

-Oye, ¿tú cómo llevas la investigación con Nacha?

-La verdad es que no estoy muy optimista.

Hemos perdido las pistas, sobre todo la del testigo.

Ahora solo nos queda seguir el rastro del dinero enviado.

-Pero tú en eso eres un hacha.

-Sí, pero creo que más que ayudar, estoy lastrando a Nacha.

-Pero ¿qué dices? Si estás superentregado.

No creo que piense eso Nacha de ti.

-Ya, pero tiene mucha presión de Bremón y no sé,

yo creo que no soy el más acertado para ayudarla.

-Luego dices que Lola se come la cabeza, anda que tú...

Oye, escúchame.

Hay muy pocas personas que dominen tan bien las tecnologías

y las redes como tú, ¿eh? -No sé.

Es que, además, no sabemos ni cuánto tiempo lleva secuestrado.

Vamos, no sabemos si está vivo o no.

-Oye, arriba ese ánimo, ¿eh? No te quiero ver así.

Arriba, sonriente y a comerse la vida.

Venga, luego te veo.

(Móvil)

-¿Sí? "Soy Bremón".

Sí, a sus órdenes, señor comisario. ¿Hay alguna novedad?

"Tenemos un audio del propio Ángel Camacho".

"Interpol nos lo ha hecho llegar. ¿Te lo envío?".

Mo, si estoy ya vestido para ir a comisaría, vamos.

No tardo nada.

"Te espero en comisaría. No tardes".

Venga, hasta luego.

-David.

Estoy muy contento de tenerte de nuevo aquí.

Pero sigo pensando que estarías mejor en casa, descansando.

-Quien debería haberse quedado eres tú.

He estado sin moverme encerrado en el zulo.

En cambio tú, tú sí que has tenido que pasarlo mal

con lo que ha ocurrido y la tensión acumulada y lo de ayer.

-Bueno, ahora tenemos que hacer vida normal para que nadie sospeche.

-Sí. -Demasiadas cosas raras han pasado.

Toma.

(Puerta)

Primero tuve que fingir que te habías ido a El Bonillo,

después, Toño todo el día merodeando por aquí.

Normal que levantara sospechas a Elías.

-¿Crees que la policía ya sabrá lo del robo en el chalet?

-No sé, no creo, vamos.

He estado mirando y nadie ha publicado nada al respecto.

-Lo dices como si fuera malo. -Eh, no, en principio es positivo.

Vamos, si alguien nos hubiera visto, ya lo habrían publicado.

-Supongo que ese momento rompiendo la caja fuerte

te hizo pensar en el pasado, ¿no?

-Eh, David, si no te importa, prefiero cambiar de tema.

Quiero pasar página. -Sí, será lo mejor.

Yo también necesito centrarme de una vez en las oposiciones.

Aunque con estos antecedentes no sé si estoy llamado a ser policía.

-David, espera, escucha.

Yo en mi vida he cometido muchos errores, ¿eh?

Pero del que más me arrepiento es de haberte mentido.

No voy a permitir que renuncies a tu futuro

por culpa de mis errores. No voy a dejar que tires la toalla.

Tú no has tenido la culpa de nada, ¿vale?

-Estos días en el encierro he tenido mucho tiempo para pensar.

Hay veces que la desesperación unida a las malas compañías

nos pueden llevar a tomar una mala decisión.

-¿Qué lo dices? ¿Por Goliat? -Creo que es una buena persona.

-Sí, yo también pienso lo mismo.

-He aprendido que, algunas veces, el robo y la delincuencia

no son una elección.

También creo que la gente puede cambiar como tú.

-¿Eso qué significa? ¿Que me perdonas?

-Sí, pero si me prometes que no va a haber más mentiras entre nosotros.

Ya sé que lo haces por protegerme,

por evitar que me avergüence o que sufra.

-Ya, lo peor de mentir es que es una bola que va creciendo

y cada vez afecta a más personas.

Mira, ahora te va a tocar a ti mentir para encubrirme.

-Por si la policía llega aquí. -Sí, pero no solo eso, no.

Paty estuvo preguntando por ti.

Estaba preocupada porque no respondías a sus llamadas.

-¿En serio? -Sí.

E incluso llamó a varios bares de El Bonillo

para asegurarse de que estabas bien y no te había pasado nada.

Y María... -¿Qué pasa con María?

-Toño me obligó a romper con ella. Hacía demasiadas preguntas.

E incluso le amenazó para protegerme. Así que tuve que separarme de ella

para que no descubriera nada. -Se quedaría hecha polvo.

-Sí. ¿Y tú crees que si le contara a María

todo lo que tú sabes ahora sobre mí, ella me seguiría queriendo?

No, el desengaño sería brutal. No quiero hacerle más daño,

así que creo que es mejor que todo siga como hasta ahora,

que cada uno vaya por su lado.

-Papá, quiero que sepas

que me parece muy valiente todo lo que has hecho.

-¿El qué? ¿Mentir a todo el mundo?

-Romper con tu pasado y empezar de cero.

Has tirado para adelante solo

y has renunciado a muchas cosas por mí

solo para que yo tuviera una oportunidad distinta.

María, es una lástima que ella no sepa

lo mucho a lo que renuncias por no herirla.

Eres una buena persona, papá.

-"Mariela, soy yo, Ángel. Dicen que quieren más dinero".

"5000. Por favor, tienen que ayudarme".

"O les 'mandás' más dinero o me...".

-Parece que alguien entra al final, cuando deja de hablar.

¿Puedes, Fede, poner solo el trocito del final?

-Sí, por supuesto.

-"O les 'mandás' más dinero o me...".

¿Hay alguna forma de limpiar las pistas

para ver si podemos arreglar esos sonidos y sacar algo?

Sí, la hay. Si me da un rato, en cuanto la tenga, se la paso.

¿Sabemos si Interpol ha conseguido localizar

el lugar exacto donde se hizo la llamada?

Negativo, pero están en ello.

¿Habéis podido determinar en qué momento

alguien vio a Ángel por última vez? Sí, fue hace diez días.

Estuve averiguando y estuvo haciendo una compra en el súper del barrio.

¿Qué tipo de compra?

Algo de comida precocinada, refrescos, snacks...

Ya, la típica compra de alguien que no cocina y come solo.

¿Y en el registro a la casa encontrasteis algo de violencia?

¿Algo que nos indique que lo sacaron de allí contra su voluntad?

Nada, la puerta estaba en perfecto estado, comisario.

No había ningún objeto por el suelo

ni ningún indicio de que allí hubiera ocurrido un forcejeo.

Todo apunta a que lo secuestraron en la calle,

o sea, con una furgoneta o algo similar.

-Bueno, hemos estado revisando las cámaras de seguridad

en un radio de 500m del súper donde aquel día hizo la compra.

-Y en el registro del domicilio no estaba la compra.

Tampoco había restos de lo comprado, ni refrescos, snacks, nada.

Quizá sacó la basura ese día. No, tampoco.

Revisamos el cubo de la basura y tenía restos de varios días.

Es lo que nos lleva a pensar que Ángel, el día que hizo la compra,

no llegó a pasar por casa.

Bueno, no está mal como punto de partida.

Seguid con ello, a ver si nos lleva a algún sitio.

Nacha me ha dicho que investigase otros casos

de secuestro con chantaje a ver si respondían a los mismos patrones

o era cosa de una sola banda. ¿Y algún resultado?

Pues negativo porque todos los casos que hemos encontrado

son casos antiguos y ninguno es transoceánico

como el que nos ocupa a nosotros.

Parece que todo nos lleva a callejones sin salida.

Además, hay una cosa que es muy rara en este caso

y es que la familia argentina no es adinerada.

Además, el perfil de Ángel tampoco corresponde

al típico secuestrado. Además, la familia vive muy lejos.

-Sí, y eso complica los pagos.

Eso sin hablar que el secuestrador sigue exigiendo pagos

sin liberar a la víctima y sin borrar el rastro.

Todo parece como si fueran secuestros exprés,

por las cantidades pequeñas, pero no terminan de liberar a la víctima

y no hace más que pedir más dinero.

¿Cómo propones que actuemos a esta nueva petición?

Que paguen, comisario.

El secuestrador ha sido bastante avaricioso y bastante descuidado.

Los pagos se han realizado a través de agencias de envío de dinero

y se han recogido desde la misma sucursal.

¿Por qué no acudisteis allí?

No nos facilitaban los datos y no teníamos la orden de un juez.

¿Y por qué no se ha solicitado ya esa orden?

Sí, está todo en trámite y estamos esperando a que nos den noticias

con la documentación de las horas y las fechas exactas

de las retiradas anteriores.

También nos van a facilitar los documentos

que han utilizado para generar todas las retiradas:

DNI, pasaportes, NIES...

Bien, llamaré para agilizar los trámites.

Si el pago es nuestra única baza, habrá que jugarla.

El plan puede funcionar.

Comunicaré a Interpol lo que tenemos.

El siguiente paso será informar a la familia del nuevo plan.

Gracias. A usted.

-O sea, que eres una "crack" de campeonato de "cracks".

De "cracks", la primera, ¿eh? "Chapeau".

-A ver, que estas son las primeras pruebas.

En el horno industrial quedará mejor, más crujiente.

-¿Mejor?

Esto está increíble, tía. -¿De verdad?

-Mira que te salía bien cuando trabajabas aquí,

pero es que ahora, nivel superior. Se nota que has estado en París.

Ahora, lo que no te voy a perdonar en la vida

es que esto sea lo primero que cate desde que has vuelto.

-Ya, lo siento. He estado muy liada, de verdad.

Oye, ¿pero por qué no organizamos una cena en casa de Julio?

Te puedes traer a David, si quieres. -Será si lo encuentran.

Clara, tus cosas.

Además, que prefiero una cena de chicas.

-Pero ¿qué pasa? ¿Aún no sabes nada de David?

-No y su padre no me ayuda nada. ¿Sabes que ayer fui a la frutería?

Le dije que creía que David no había ido al pueblo ¿y sabes qué dijo?

Que David no es de ir de bares,

que seguro que está en casa estudiando las oposiciones sin parar

y que es normal que nadie se diera cuenta de que está

porque vive en una casa alejada del mundo.

-¿Y qué hay de raro en eso?

-¿Que tenía respuestas para todo y todo sonaba a excusas?

Que no, tía. Además, se notaba que estaba deseando que me fuera de allí

y dejara de preguntar. Estos ocultan algo seguro.

-¿Qué van a ocultar, Paty?

-¿Y si David está en peligro?

-A ver, digo yo que si David estuviese en peligro,

su padre sería el primer interesando en que no le pasase nada.

-Pero piénsalo, ¿y si David está en peligro

y su padre no puede pedir ayuda por miedo a que le hagan daño?

-A ver, Paty, que son dos fruteros, que es que te estás rayando.

Y todo esto porque David no te contesta a las llamadas,

su padre te pone excusas y nadie lo ha visto en el pueblo.

-¿Y te parece poco?

Y la historia que me ha contado de que no tienen cobertura en el pueblo.

Que no, aquí pasa algo.

-Si tan segura estás de que le pasa algo,

tienes que ir a la policía. Mira.

-¿Qué pasa? ¿Me he vuelto a pintar la cara con boli?

-Tengo que hablar contigo, Espe.

-Perfecto. Entonces me las envías ahora mismo, ¿no?

Vale, muy bien. Pues muchas gracias.

Hombre, me las sé apañar bien sin Guevara, ¿qué te crees?

Bueno, que cierto es que mi compañero, Fede Alarcón,

me está ayudando en el caso.

Sí, ya quedaremos.

Vale, muy bien. Venga, hasta luego. Gracias.

Madre mía, qué pesadito es a veces Rebolledo.

A lo que íbamos, dice que te ha enviado la documentación.

A ver si te ha llegado. -A ver. Sí, me acaba de llegar.

Bingo. Todos los retiros de dinero se han hecho con el DNI de Camacho.

-¿Será que le han robado el DNI?

-Lo descubriremos ahora mismo. Vamos a irnos preparando para el operativo.

-Vamos a atrapar a la persona que se hace pasar por Ángel

para retirar ese dinero. Vamos.

-¿No crees que es una historia un poco enrevesada?

No sé, no tienes pruebas de lo que me has contado.

Bueno, sí, que no responde a tus llamadas.

-No me creáis si no queréis, pero yo sé bien que algo pasa.

-A ver, yo, cuando estaba estudiando la oposición, me agobié un montón

y pensé que si no me aislaba del mundo

pues no me prepararía las pruebas lo suficientemente bien

como para aprobar, así que preferí alejarme de cualquier distracción.

-¿Qué distracción va a tener David aquí?

Además habíamos quedado para preparar las pruebas físicas juntos.

-Lo mismo tú, Paty.

-Teniendo en cuenta vuestros vaivenes.

-O las discusiones con su padre. Me habías dicho que discutían, ¿no?

-Claro y hacerse mala sangre no es bueno para concentrarse.

Habrá preferido poner tierra de por medio.

-Que no, que aun así no me quedo tranquila, Espe.

Por favor, intenta investigar a ver qué descubres.

-Mira, vamos a hacer una cosa para que te quedes tranquila.

Voy a hablar con Jesús a ver si es cierto esto que me cuentas

de las tensiones y las excusas y ya veremos lo que hacemos.

-No va a hacer falta, ¿eh?

-Hola. ¿Qué pasa? Parece que habéis visto un fantasma.

-¿Tú de qué vas? ¿Qué es eso de no llamarme ni una vez?

¿Qué pasa?

-Sí, tienes razón. Déjame que te explique.

-Bueno, yo me voy a ir, ¿eh? -Yo también. Venga. Chao.

-Lo primero de todo, lo siento mucho,

pero ha sido una semana muy complicada.

Discutí con mi padre y me fui al pueblo.

-Muy bien, hasta ahí lo entiendo perfectamente.

Lo que no entiendo es que no respondas a mis mensajes

ni me hayas llamado y no me sueltes la bola

de que no hay cobertura en el pueblo porque no.

-A ver, eh...

Perdí el móvil en el campo y tardé casi dos días en encontrarlo

y cuando lo encontré estaba mojado porque había llovido. Ya está.

Paty, ponme un café para llevar.

Pero lo importante es que estoy aquí de vuelta, ¿no?

Y todo solucionado. ¡Paty!

Veo que esto se está llenando y tengo curro en la tienda.

Nos vemos.

(Móvil)

Lemos. "El dispositivo está preparado".

"Tiene que estar en el descampado del Alamillo en 30 minutos".

Perfecto. Voy para allá.

¡Iker, tu café!

Gracias, Paty. Te lo he dejado allí, ¿vale?

Adiós. Hasta luego.

Adelante.

Disculpa, hasta ahora no he visto el mensaje.

No pasa nada, Miralles. Es por lo del secuestro, ¿no?

Que ha dicho Antonio que no ha podido aportar gran cosa.

No, pero Nacha ha conseguido un filón.

Ha estado investigando cómo se hacían los ingresos de dinero

y ha visto que se hacían a través de la misma agencia de envío de dinero.

¿Ah, sí? Sí.

Todas las retiradas eran desde una misma sucursal.

Bueno, para retirar el dinero de cualquier sitio

siempre hace falta un documento acreditativo.

Todas fueron retiradas con el propio DNI de Ángel Camacho.

He solicitado una orden al juez para que la agencia de envío de dinero

nos facilite el nombre de quien hace las retiradas

y nos acaba de llegar hace un rato.

Si las retiradas se han hecho con el DNI de Ángel Camacho,

se lo robarían o los captores le han obligado

a que haga él la retirada, ¿no? Muy pronto lo sabremos.

Interpol ha interceptado esta mañana

otra llamada a la familia pidiéndoles dinero.

Les hemos pedido que acepten para llevar un seguimiento.

Estamos organizando un operativo para detener a la persona

que recoja ese dinero.

Es un operativo, aparentemente, sencillo.

Si necesitáis refuerzos... No te he llamado por eso.

Confío en Nacha. Está haciendo un buen trabajo.

Ah, pues tú dirás.

Hay un congreso de Seguridad ciudadana en Mallorca

y nos han pedido que acudamos a exponer el caso de Planeta Libre.

Al parecer quieren usarlo como ejemplo

para prevenir posibles casos de terrorismo ecológico.

Fantástico. Ahora te preparo la documentación

con los puntos álgidos del caso.

No, Miralles. Me gustaría que fueras tú.

Nadie mejor lo va a hacer. Fuiste tú la que lideró esa investigación.

Ya, pero no sé, así, de repente...

Sería una pena que no fuera nadie de esta comisaría.

Yo iría, pero no quiero dejar sola a Natalia.

Lo entiendo.

Esta semana le hacen otra vez la resonancia

y siempre es como si le dijeran por primera vez

que no va a volver a caminar y no quiero dejarla sola.

Verás, Emilio, me gustaría decirte que admiro profundamente

la entereza con lo que lo estás llevando todo.

Es para sentirse orgulloso. Bueno, no siempre fue así.

Me costó un tiempo aceptarlo y cometí muchos errores.

De eso no se acuerda nadie. Me acuerdo yo.

Y Natalia también, de vez en cuando se encarga de recordármelo.

Pero bueno, no cambies de tema

que estamos hablando del congreso en Mallorca.

Que no cambio de tema. Venga, dime.

Necesito una respuesta cuanto antes. Si no va nadie de la comisaría,

tendrán que reprogramar toda la ponencia.

Me gustaría que fueras tú, por eso te lo he pedido.

Déjame pensar, debo reorganizar el trabajo en comisaría

y tengo que hablar con la familia.

Por el trabajo en comisaría no te preocupes, me encargo yo.

Y seguro que tu familia se apaña.

No creo que tu hija te extrañe mucho tras vivir tanto tiempo en París.

Pues no me echará de menos porque es mayor e independiente,

pero me da ciertas preocupaciones, no te voy a contar.

No me quiero meter. Piénsatelo y ya me dirás algo.

Vale, no te preocupes. Enseguida te lo digo.

"El objetivo está saliendo de la oficina con el dinero".

"Va en dirección sur. Lleva gafas de sol y una barra".

-Oído.

-Aquí está. Responde a la descripción dada.

-"Vamos allá".

-Disculpe, no le había visto. -Déjeme pasar.

-No puedo.

-Policía. Tengo que hacerle unas preguntas.

Quietecito. Me va a acompañar a comisaría.

Hay dos formas: por las buenas o las malas.

-Yo no he hecho nada. -Eso está por ver.

-¿De qué me van a acusar?

-Tendría que decidirme si por suplantación de identidad

y utilizar un DNI de otra persona o por fingir un secuestro.

Haga el favor de quitarse la gorra y las gafas.

-Es Ángel Camacho. -Les repito que yo no he hecho nada.

Me tenían secuestrado. Me soltaron para que cobrara un dinero.

Si no llega a ser por ustedes,

no sé si hubiese aguantado en manos de esas bestias.

-¿Y por qué cuando me identifiqué como policía

intentó huir en vez de llevarnos a ellos?

-Tuve miedo. Me están vigilando.

Tienen que creerme. Les digo la verdad.

-Llévenos hasta ellos para detenerlos.

-No sé dónde están. Habrán huido.

-Pero habréis quedado para darles el dinero.

-Bueno, sí, en una furgoneta negra.

-¿Dónde? Porque no veo por aquí ninguna furgoneta negra.

-Bueno, seguro que cuando los vieron a ustedes, escaparon.

-¿No recuerda el número de matrícula? -No.

-¿Cuántos eran? -Creo que eran dos.

-¿Cree? Venga, nos está mintiendo. Vamos a comisaría.

-Yo no soy culpable de nada, tienen que creerme.

-Muy bien. Me lo vas a contar en comisaría,

en una salita muy mona. Hay café y todo.

Y cuidadito con hacer cualquier tontería.

-Me pillaron en la calle y me metieron en una furgoneta.

-¿Cuántos eran?

-No sé. Me pusieron una venda en los ojos.

No pude ver nada, pero por las voces, mínimo eran dos.

-¿Y después?

-Bueno, después me llevaron a un zulo.

La furgoneta estuvo dando bastantes vueltas,

no fueron en línea recta.

-¿Y cuánto duró el trayecto? -No sé, unos 20 minutos.

-¿Y el zulo cómo era? ¿Tenía ventanas?

Quiero que me describa perfectamente ese sitio

y lo que recuerde de los secuestradores.

Cualquier detalle: las voces, los sonidos, los ruidos...

-Eh, bueno, había un catre y no había ventanas.

"Los secuestradores eran dos, uno alto y el otro bajo".

Pero llevaban siempre las caras tapadas, nunca los vi.

Sí creo que era un sótano porque había como olor a humedad

y el váter estaba fuera en una especie de pasillo

donde me sacaban cada vez que se lo pedía, menos de noche.

Bueno, digo yo, no sé, porque no había luz natural.

-Y la comida que le llevaban, ¿recuerda si era de algún sitio

que usted pudiera especificar?

¿O hablaban de alguna ubicación, alguna dirección?

-No, ya les he dicho todo lo que sé.

No entiendo por qué no están buscando a los tipos que me retuvieron.

-Bueno, vamos a ver, porque no nos ha dado la información suficiente

que necesitamos para investigar.

-Ángel, me gustaría que me contara

cómo era cuando lo llevaban a buscar el dinero.

-Pero si ya se lo conté cuando veníamos para acá.

-Sí, ya lo sé, pero quiero volverlo a oír con los detalles claros.

-Me sacaban del zulo, me metían en la furgoneta, ¿eh?,

y me llevaban hasta el sitio.

Ahí me daban el DNI y las instrucciones para sacar el dinero

y ellos se quedaban esperando en esa furgoneta.

-¿Y ellos tenían armas? -Sí.

-Y, no sé, ¿cómo lo amenazaban para que no pudiera pedir ayuda

a la gente de la calle o al cajero que le hacía entrega del dinero?

-Me amenazaron de muerte.

-¿Cómo? Si ellos estaban en la calle

y usted dentro de la sucursal de envíos de dinero.

-¡Y yo qué sé! Yo estaba asustado, me tenían secuestrado.

¡Tenía miedo! ¿Qué más quieren que les diga?

-Pues, no sé, la verdad, ¿no? Para empezar.

-Ah, pero ustedes no me creen.

-No, es que no nos está aportando nada fundamental.

A mí, sinceramente, esto me suena bastante peliculero.

Mire, Ángel, la gente suele recordar el sitio donde ha estado encerrado.

El olor, los ruidos y también los detalles de los secuestradores.

No sé, sus voces, las manos, si son extranjeros,

si dicen tacos... ¡Algo!

-Bueno, uno de ellos, ¿eh?, tenía acento del este.

El otro era español. ¿Qué más pruebas quieren, eh?

Están las llamadas pidiendo el rescate, los pagos.

La paliza que me dieron.

Tu turno.

Así que le dieron una paliza.

-Sí. -Sí, ¿pero dónde?

Porque no manifiesta ningún rasgo de haber recibido una agresión.

-En todas partes, en la cara, en el cuerpo.

-Es verdad. En una foto que enviaron a sus familiares en Argentina

presenta una brecha. -¿Ve? ¿Ve, señorita, como no miento?

¿Eh? Esas bestias me molieron a palos.

Todavía tengo dolores. Es más, creo yo que,

que me rompieron algún hueso.

-Dígame dónde, porque comparando esta fotografía

y el estado en el que se encuentra, yo no veo ni rastro de una paliza.

-Bueno, pero ustedes me localizaron dos semanas después.

-Vamos a ver, señor. Cualquier médico forense

puede adivinar que, con el tiempo transcurrido,

esos moratones tomarían un color amarillento

y serían absolutamente visibles.

-Por no hablar de la brecha, ah, y la cicatriz.

¿Qué pasa? ¿Desapareció por obra y arte de magia?

Mire, Ángel, estas heridas son tan falsas

como el secuestro que se ha inventado.

-Quiero llamar a un abogado.

-Se va a tener que esperar porque no hemos terminado.

Estos son los movimientos de su tarjeta de crédito.

El día anterior a que enviara la fotografía a su familia

pidiendo el rescate de su secuestro, usted se fue de compras.

-Sí, cierto, compré en un supermercado.

Pero ¿qué pasa? ¿Ahora comer es un delito?

-No, pero es que antes de ir al supermercado,

estuvo en una tiendecita de disfraces

y mi compañero y yo estuvimos hablando con el dueño.

-Mire, sabemos que compró maquillaje y silicona para simular una cicatriz

hace exactamente 14 días.

-Y resulta que el dueño se acordaba muy bien de usted, Ángel,

porque estuvo explicándole cómo hacer una brecha.

Y, sinceramente, felicitaciones, está muy logrado.

Y ha delegado en mí para dar la ponencia.

Dice que yo soy la persona más adecuada

para explicar el caso de Planeta Libre porque dirigí el operativo.

¿Y tú quieres ir? (RESOPLA)

Por un lado me da una pereza que me muero,

pero es una buena oportunidad de poner a Distrito Sur en el mapa.

¿Tú qué crees?

A mí no me hace ni pizca de gracia, ninguna.

No sé, Antonio, me dejas parada, a ver.

Cuando te salió el congreso de México,

yo te animé a que fueras y eso que estabas mustio

y no querías ir.

¡Llevamos mucho tiempo juntos y aún te la cuelo!

¿Cómo puedes pensar que puedo decir una cosa así?

Primero, que no me atrevería

y segundo, que es una gran oportunidad.

No la debes perder, tienes que ir.

Sí, me ayudará a ver los enfoques de otros compañeros. ¡No te rías!

Y, sobre todo, que no es un operativo.

Vamos a estar tranquilos sabiendo que no corres peligro.

Porque un congreso de policías es un lugar seguro, ¿no?

Parece que todo son ventajas, ¿no? Pues sí.

Aunque yo pongo una pega. ¿Cuál?

Que te voy a echar de menos y me encanta Mallorca

y te voy a envidiar mucho.

En otras condiciones, te dirías que vinieras.

No lo digas dos veces. Pido permiso en el centro de salud,

echo un bañador a la maleta y busco un vuelo.

¿Y Olga? Se ha pasado meses en París.

¿Qué va a pasar porque se quede tres días sola en Madrid?

Si no es por eso. ¿Ah, no?

Todavía estás mosca con lo de Julio.

No me puedo olvidar de que es el hijo de un narcotraficante

al que he investigado en muchas ocasiones.

Trabajó con su padre codo con codo

y vete tú a saber las relaciones que establecería.

Y ahora monta un negocio con nuestra hija, tú me dirás.

Razón de más para que te vayas al congreso.

¿Perdona?

Tienes que tomar distancia y lo ves bajo otra perspectiva.

Te conviene cambiar de aires y no te preocupes,

que te voy a sustituir en el papel de perro guardián.

Cómo voy a echar de menos esas miradas cariñosas.

Mira que eres ganso, ¿eh? No soy ganso, desdramatizo.

Pues lo haces muy bien.

Toma, Ángel.

Tengo que confesarte que al principio de esta investigación,

cuando las pistas apuntaban a ti, pensaba que era todo muy ruin.

-Entiéndenos, aquí estamos acostumbrados a luchar

contra crímenes reales, vemos cosas muy duras.

-Y fingir un crimen es muy injusto para las víctimas reales.

-Sobre todo si son tus familiares.

-Pero en la medida en que esta investigación iba avanzando,

mi percepción empezó a cambiar porque pensé:

¿y si no le quedaba otra salida?

-Es que el delito que has cometido es grave.

-Pero yo puedo entender tus razones

porque esta sociedad es muy injusta, ¿verdad?

Y parece que cuando uno llega a una cierta edad,

todo lo que uno ha aprendido y ha aportado a la sociedad,

los conocimientos como que ya pierden valor.

Pero si tú colaboras con nosotros,

el juez tendrá en cuenta tu gesto y podría empezar a ver las cosas

como las estamos viendo nosotros.

-Sí, tener algún tipo de indulgencia a la hora de decidir la condena.

-Pero ¿eso es posible? ¿No me están engañando?

-Claro que no. La colaboración es algo que se tiene en cuenta.

Y en tu caso, que no tienes antecedentes,

pues muchísimo mejor. Si devuelves el dinero, además,

el juez sería bastante generoso contigo

y podrías evitar ir a la cárcel.

-Tiene razón. -¿En qué?

-En que estaba desesperado. En todo, en general.

Esta sociedad me ha tratado como si fuese una basura.

Me cansé de ser bueno.

¿De qué me ha servido seguir las reglas?

¿Eh? ¿Para vivir solo como un perro, amargado?

-¿Y tu familia? ¿No pensaste en todo el daño y el dolor

que les podrías ocasionar con esta historia?

-Mi familia. Ellos nunca se han interesado por mí.

Nunca intentaron ayudarme.

Sí, está bien, puede ser que no tengan mucho dinero,

pero nunca me han devuelto una llamada.

Jamás me llamaron para mi cumpleaños.

-Pero ¿estaban al tanto de la situación?

-Sí, lo que pasa es que es más fácil mirar para otro sitio.

Me volví invisible para el mundo,

para mi familia, los amigos, los antiguos compañeros...

Y no hablemos para el mercado laboral.

Llegué a sacar la edad de mi currículum

para que vieran mis años de experiencia.

Usted tendría que haberles visto la cara, ¿eh?

Cuando me veían entrar, el "no" se les dibujaba en los ojos.

Me hacían las dos preguntitas de rigor, miraban sus relojes

y después me decían: "Bueno, ya lo llamaremos".

-Y esa llamada nunca llegaba. -No.

-Bueno, Ángel,

yo siento mucho que haya tenido que pasar por ese trago,

pero tenemos que seguir hablando del secuestro simulado.

(CARRASPEA)

¿Había algún colaborador? -No.

¿Qué pasa? ¿No cree que lo pudiera hacer solo sin ayuda de nadie?

-No, no.

-A ver, Ángel, lo que pasa es que nos tendrías que explicar

cómo planificaste esto del secuestro

y, sobre todo, saber qué hiciste con el dinero.

-Sí, está bien. Sí.

-Papá, lo acabas de mirar hace dos minutos.

No creo que hayan actualizado nada.

-Lo sé, pero me parece raro que no haya saltado a los medios.

-Cuanto más tiempo pase, mejor, ¿no?

-Con lo bien que estábamos con nuestra vida.

(Puerta)

¿Estáis locos? ¿Se puede saber qué hacéis aquí?

-Relájate, hombre, relájate.

No hay testigos ni movimiento por la zona.

-¿Cómo se os ocurre venir al barrio? -Hay que estar informado, Chispas.

La información mejor si la pillas de primera mano,

por eso venimos a verte,

para contarte que todo está saliendo bien,

que estés tranquilo. -Ya me habéis informado. Fuera.

-¿Esa es forma de tratar a los amigos?

-Solo estaré tranquilo cuando deje de recibir visitas.

El trato era que yo participaba y vosotros os largabais.

-¿Así nos pagas que tengamos el detalle de venir

a contarte lo que sabemos? -Me podías llamar por teléfono.

-Es verdad, se me quitan las ganas de darte la oportunidad

de que trinques tu parte.

-¿Cuántas veces lo tengo que decir? ¡No quiero mi parte!

-Piensa en el chico y su futuro. Podrías comprarle un buen piso.

-No pienso gastar ni un céntimo que no haya ganado.

-Ya estamos con la moralina. ¡No las aguanto!

Última oportunidad. De aquí nos vamos a Barcelona.

O lo coges o lo dejas. -Venga, largaos.

Solo quiero que cumplas tu trato.

No quiero volver a veros aquí, ¿entendido?

-Vámonos, Goliat. Este tío es un amargado.

Déjalo que se pudra aquí con sus verduritas.

-David, pórtate bien y estudia para ser un buen policía

o lo que quieras, pero no dejes de luchar por tus sueños.

Nunca se sabe cuándo podrás necesitarlo.

Jesús, te admiro de verdad.

Si yo tuviera todo esto, tampoco me arriesgaría.

(Puerta)

-Has hecho muy bien, Ángel, no lo dudes.

Colaborar era la mejor opción.

-Sé que soy el único responsable, pero estaba desesperado.

Ustedes tienen que decírselo al juez, ¿eh?

Él tiene que saberlo. La sociedad me ha empujado a esto.

-Usted no se preocupe. Está todo en su declaración.

-Bien. Bueno, si voy a la cárcel,

por lo menos no estaré solo, ¿no?

Tendré gente para charlar, amigos, un plato de comida todos los días.

-Bueno, también le pueden dar una ocupación nueva,

aprender un nuevo oficio... Nunca es tarde.

-Me gustaría volver a sentirme útil.

-Me lo llevo. Acompáñame.

-Hasta luego, Ángel.

Parece mentira que el sistema funcione para esto

y no sirva para ayudar a personas como Ángel para que no acaben así.

Enhorabuena, Nacha. Habéis hecho un buen trabajo.

Se lo diré a Fede.

Ahora queda el tema de comunicar a la familia que ha sido un engaño.

Yo creo que sería mejor que fueran las autoridades argentinas

quienes se lo digan en persona.

Tiene que ser muy duro recibir una noticia así por teléfono.

Estoy de acuerdo. Que se encarguen ellos, mejor.

Nacha, escucha. Lo has hecho muy bien.

Has tenido instinto en la investigación

y mano izquierda en el interrogatorio.

Primero le has apretado las tuercas y luego te has mostrado sensible

para que se confiara. Muy bien jugado.

Si le digo la verdad, al principio de esta investigación

no sabía si sería capaz de sacarla.

Pero he tenido la suerte de contar constantemente con el apoyo de Fede.

¿Has pensado en la posibilidad de prepararte para ser inspectora?

No, la verdad es que no lo había pensado.

Pues deberías pensarlo. Lo haré.

Nacha, una cosa más.

Cuando regrese Elías, ¿qué vamos a hacer con él?

Pues, no sé, deberíamos decirle que mandara menos.

Por Dios, que no quiero alquilar un coche. Qué pesadilla.

Mamá, ¿necesitas ayuda?

Sí, porfa. A ver si me puedes sacar la tarjeta de embarque.

A ver. ¿Mallorca? Sí.

Tengo que ir a un congreso de Seguridad ciudadana.

Bremón me ha pedido que exponga una ponencia sobre un caso de comisaría.

A ver, ¿quieres asiento preferente? Ni hablar.

La comisaría no está para dispendios.

Vale, pues ya está. Te lo mando al móvil, ¿vale?

Sí.

Oye, no me habías dicho que te ibas de viaje, ¿no?

Lo mismo me lo has dicho, pero estoy muy liada.

Qué va, me he enterado hoy.

Bremón no puede ir y me ha pedido que vaya yo.

Eso sí, dejando el pabellón bien alto de Distrito Sur.

¿Y estás nerviosa? ¿Por el viaje?

No, por la ponencia.

Si me dicen que de un día a otro me tengo que preparar una ponencia

sobre seguridad ciudadana y exponerla en una sala llena de policías,

a mí me puede dar algo.

Bueno, pues un poco, sí, para qué te voy a engañar.

¿Y de qué es la ponencia?

Cada representante de las comisarías tenemos que exponer los casos

que hemos tenido que abordar, las soluciones que hemos adoptado

y saber si esas soluciones son aplicables a otros lugares.

Cuando pienso en vuestros trabajos, son tan importantes...

Pueden cambiar el mundo. Sin embargo el mío, por mucho que me esfuerce...

Eh, no, cariño, no lo menosprecies.

Lo que tú haces es muy importante.

Tú cocinando proporcionas felicidad a la gente

y la felicidad es superimportante.

Además, es un bien escaso y necesario.

¿De verdad piensas eso de mi trabajo?

Pues claro que sí, por supuesto que lo pienso.

Debería haber más gente como tú, gente vocacional

que es capaz de transmitir energía positiva

e ilusión en lo que hace, ¿eh? ¿Qué pasa? ¿Que no me crees?

Sí, pero a veces pienso que no confías en mí.

Algún día te darás cuenta de lo difícil que es ser madre.

Los padres todo lo hacemos por instinto de protección a los hijos.

¿Y sabes qué pasa?

Que un día los hijos empiezan a pensar por sí mismos

y ¿qué hacemos con ese instinto de protección?

¿Qué hacemos? Yo sé lo que podemos hacer.

Hablar como estamos haciendo ahora. Claro que sí.

Y papá, si quiere, se puede venir aquí, con nosotras y charlar.

Sí, porque lleva un buen rato ahí, ¿no?

¿Me has llamado o qué? -¿Si te he llamado?

Anda, ¿te crees que no sé que estás con la oreja puesta?

Haces mucho ruido, cariño.

Bueno, y tú, ¿qué? Saca el billete.

Parece que empieza a hacer efecto Mallorca, ¿no?

(SE RÍE) Qué bobo eres.

Ya te dije que no me viene bien,

es un momento delicado en el trabajo

y prefiero que retrases el viaje.

(Puerta)

Bueno, haz lo que quieras. Total, que siempre lo haces.

Bueno, pues. Hasta luego.

¿Malas noticias? No, exactamente.

Una visita inoportuna que no voy a poder evitar.

¿Quiere que me encargue? Lastimosamente, no puede.

El único que se puede encargar de mi exesposa soy yo.

No tiene el dinero suficiente para mantenerla.

Entiendo. Un mal divorcio. ¿Y cuál es bueno?

Tuvieron hijos, ¿no?

Sí, tuvimos dos, Valentina y Andrés, pero la muerte de nuestra hija hizo

que nuestro matrimonio se fuera a pique.

Eso nos lastimó mucho a los dos. Debió ser muy duro.

Lo es, pero prefiero no seguir hablando de eso.

Quiero pedirle el favor de que se ocupe de la seguridad de Sofía.

¿Cómo? ¿Acaso está amenazada o huyendo de alguien?

No, pero prefiero cubrirme las espaldas.

Habrá quien piense que es un flanco para atacarme

y no quiero sorpresas.

¿Podrá diseñar algún dispositivo de seguridad?

Sin problema. Perfecto.

Bueno, oficial, ahora que no está de servicio

me aceptará una copa, ¿cierto? Gracias, pero no.

Solo vine a traerle esto.

Para que vea que siempre cumplo con mi promesa.

Imagino que estos ya no podrán decir nada, ¿cierto?

Así es. Solo eran unos aficionados.

¿Y la policía qué va a pensar de esto?

Ya me he encargado de que no encuentren sus cuerpos.

Entonces sí tenemos algo que celebrar, oficial.

Ahora sí se puede tomar la copita. De acuerdo.

-Imagino que ahora, sin Elías, mucho lío en la comisaría, ¿no?

-Como siempre, pero sin Elías y la inspectora Miralles de viaje,

pues tenemos los turnos apretados.

-Ya. Pues parece que el barrio está tranquilo, ¿no?

Por lo menos visto desde fuera.

-No te entiendo. Primero te vas al pueblo, te recluyes

y ahora vuelves y necesitas un paréntesis.

-Ya sé lo que hago, no hace falta que me estés controlando.

-No, te estoy dando mi opinión. -¿Dejamos de hablar de esto?

Me parece que te estás poniendo intensa con el examen.

-Sí, vamos a cambiar de tema.

Hablemos de por qué no me llamaste cuando recuperaste tu teléfono.

Tengo miedo.

No va a pasarme nada y a vosotros, tampoco.

No, no es eso.

Tengo miedo de que esto acabe. Ah.

Yo pensaba que querías ver a ese tío entre rejas y que esto terminase.

Claro que quiero que termine, pero

cuando esta misión acabe, te asignarán otra.

¿Qué posibilidades hay de que te envíen...?

A ti te sigue gustando.

-No. Lo que hago es preocuparme por él como una amiga.

-Claro. Hala, dame un beso, que me voy.

-Tengo la sensación de que te da igual este tema.

-No, pero la casa es tuya.

No sé si me corresponde a mí tomar esa decisión.

-Bueno, pues ya está. No te molesto más. Ya está.

-No me molestas, pero no te lo tomes por donde no es.

-No entiendo esta actitud.

O pasas de los temas domésticos o hay algo más.

¿Hay algo más?

-Eres injusta, Alicia. Lo fuiste conmigo y con Nerea.

Sergio, no tengo nada de qué hablar y menos de mi familia.

Doy esta conversación por zanjada. Ya me has robado suficiente energía.

Acostúmbrate a verme por aquí. No te hagas la despistada la próxima vez.

-Eso de que estoy estupendo para mi edad me hace sentirme un carcamal.

Yo me siento más joven de lo que la gente me trata.

Pero últimamente, después de lo de mi amiga Flor...

-¿A Flor? ¿Qué le pasa? -Falleció la semana pasada.

Venía a solicitar mi incorporación antes de agotar la baja

y a cogerme la jornada reducida.

Ya sabes que de estos temas está más al corriente Miralles,

pero por mí no hay problema,

si estás segura de que es lo mejor para ti y el niño.

El niño está feliz y muy espabilado y yo necesito volver a trabajar.

Estar metida en casa me saca de quicio.

Ese es su aspecto últimamente. Es muy guapa.

Sí, la verdad, lo es.

Oficial, recuerde que estoy confiando en usted

para que la cuide y no le pase nada malo.

¿Sigue sintiendo algo por ella? Perdone la indiscreción.

Es que me gustaría saber qué vigilancia quiere que le haga.

Acostarme con Sergio Mayoral fue un gran error.

Me arrepiento muchísimo de haberlo hecho.

Estaba en un momento de bajón.

Vivía en un hotel, haber roto la relación con vosotros...

Estaba enfadada, me sentía sola y pasó, sin más.

¿Qué dice el forense? Murió hará unas 48 horas.

Solo tenemos el informe preliminar.

Los de la Científica llevaban allí 20 minutos cuando yo llegué.

Nos mandarán las fotografías. ¿En el informe hay algo concluyente?

Aparentemente, murió por herida de arma blanca

de una laceración en el costado y una herida en el pecho.

También llevaba una mancha grande de sangre

y pinta que lo llevaron allí después de muerto.

-"Encuentran un cadáver entre residuos orgánicos".

-Sigue leyendo.

Pone que el cuerpo es de un tal Mario Fernández, apodado el Pincho.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 325

Servir y proteger - Capítulo 325

16 ago 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 325" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 325"
Programas completos (353)
Clips

Los últimos 1.463 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos