www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4623342
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 274 - ver ahora
Transcripción completa

Parece que mi investigación empieza a dar sus frutos.

Esta noticia es de hace un año.

-Me gustaría ver ahora mismo su cara de cabreo

después de leer este artículo.

Todavía queda la visita del inspector de trabajo,

lo van a crujir.

-Estos pendejos murieron hace años y yo salí absuelto.

Esto es cuestión del malparido de Quintero.

-No se preocupe, esa noticia mañana será historia.

No le hará daño.

-Nadie habla mal de Alejandro Somoza, nadie.

En las últimas semanas hemos tenido denuncias

por desaparición de perros.

Esa banda merodea buscando perros desatendidos en una furgoneta negra.

Creemos que se los llevan mientras el dueño compra en la tienda.

Van con una perra en celo para atraer a los machos.

Suponemos que los sedan, estamos investigando cómo lo hacen.

Según los análisis,

Luque tenía un alto contenido de anabolizantes en sangre.

¿Anabolizantes no es lo que usan los culturistas

para desarrollar músculo?

Se lo inyectaron para hacerlo más agresivo.

Es habitual en la cría de perros de pelea.

Quiero que apuestes 10 000 euros, pero eso lo hablamos en otro momento.

-Se ha quedado una mañana preciosa.

-Sí, aprovecho que no tengo pacientes hasta la tarde

para ir al Parque Lineal. -Es un sitio precioso.

-Me voy, que tengo trabajo.

-¿No crees que merecería la pena

que le dieseis una segunda oportunidad a lo vuestro?

-Claro que sí.

Pero no serviría de mucho porque hay un problema de base.

¿Para qué insistir? -¿Cómo que para qué?

Para darle otra oportunidad al amor.

-Me alegro mucho de verte.

-Quiero conocerle.

-Él también está deseando conocer a su madre.

-Hola Jesús. -Tu pedido. Ya me lo pagas luego.

-Espera que te lo pago, y si quieres te invito a un pincho.

Y si te esperas de doy un beso de cine.

-Me voy. Ya hablamos.

-Que no, una cosa es tener prisa y otra cosa es otra cosa.

-Quiero que sepas que si te oculté todo esto,

no fue por falta de confianza, ni nada de eso.

Para mí, hacía muchos años que Marina estaba muerta.

Hacía casi 20 años que no sabía nada de ella.

-"Soy Marina". -¿Qué tal, Marina? ¿Por dónde andas?

-"Me es imposible ir esta noche, perdona".

-¿Cómo que imposible? ¿Por qué?

¿Sabes la ilusión que le hacía a David?

Lleva una hora esperándote, ¿y ahora le haces esto?

-"Lo siento mucho, pero no puedo".

-¡Pásamelo!

Hola, soy David, ¿me oyes?

Ha colgado.

-Ahí la tiene.

Esta limpia, solo tiene que apretar el gatillo.

Eso es una orden.

-¿Cree que el guapito será capaz de hacerlo?

-Más le vale, Tano.

Si no, el cadáver será el de él.

(Música emocionante)

Siento mucho lo de su perro, doña Clotilde.

-Pobrecito.

Yo quería a Golfo como a un hijo.

-Yo le prometo que daremos con los culpables de su muerte.

Y van a pagar por lo que han hecho.

Mucho ánimo. -Muchas gracias.

Espe,

esa señora es la dueña de Golfo, ¿verdad?

Sí, estaba horrorizada.

Se ha llevado un disgusto tremendo al ver la foto de su perro.

Pobre animal...

Seguramente lo utilizaron como "sparring".

¿Has leído los resultados de la autopsia?

Le inyectaron testosterona y anabolizantes

para hacerlo más agresivo.

Me parece monstruoso que haya gente dispuesta

a provocar ese sufrimiento a los pobres animales.

Las peleas clandestinas mueven mucho dinero.

Hay gentuza dispuesta a lucrarse como sea.

La gente está con la mosca detrás de la oreja.

A primera hora me he pasado por el parque

y no había nadie paseando perros.

Pero eso no frena esta red mafiosa.

Se los llevan de cada esquina y a plena luz del día.

Hemos recibido varias llamadas de ciudadanos

alertando sobre situaciones sospechosas.

Le di los datos a Iker y ha ido a investigarlo.

Ojalá consiga información relevante.

Buenos días, ¿ya te vas?

Iba a tomar un café, pero si tienes novedades,

soy toda oídos. Pues escúchame,

porque Jano, el carnicero del mercado

oyó a un cliente decir

que tenía auténticas fieras que había entrenado personalmente,

para pelear. No sé, se podía referir

a algún deportista que está preparando un combate de boxeo.

El tipo llevó diez kilos de la peor comida que tenían:

huesos, vísceras... Dudo mucho que un deportista

se alimente de esa basura.

¿Cuándo atendió Jano a ese cliente?

Esta mañana, nada más levantar la persiana.

Pero aún no te he dicho lo mejor,

oyó que se van a reunir esta tarde a las siete,

para una pelea de perros.

¿Dónde? Eso no consiguió oír,

porque el tipo se alejó.

Tenemos que revisar el listado de sótanos, garajes y...

locales insonorizados o aislados donde se puedan celebrar peleas.

Eso lo hemos hecho desde ayer. Hay que seguir intentándolo.

Si sumamos todos esos sitios tenemos más de cien.

Será como buscar una aguja en un pajar, hay que buscar otros medios.

¿Cómo va el rastreo de anabolizantes?

Si descubrimos quién los fabrica... Fede está en ello.

Y debe rastrear las cámaras de seguridad del mercado,

Supongo que tendrás una descripción del sospechoso.

Tenemos que darnos prisa,

tenemos unas horas antes de la próxima pelea, y hay que evitarla.

Fede, soy Iker.

Necesitamos que rastrees las cámaras del exterior del mercado.

Entre las ocho y las ocho y media de la mañana.

Buscamos un tipo de complexión delgada,

aproximadamente de 1 metro 85, de pelo rizado y perilla,

que vestía una cazadora gris.

Estuvo comprando en la carnicería de Jano.

Sí, es urgente.

Lo más fuerte no es que Jesús

le tuviera las manos cogidas a esa mujer,

lo más fuerte fue cuando me la presentó.

Me dijo que es Marina.

La madre de David.

Vamos, por poco me da algo.

Entre que pensaba que estaba muerta y la cara que tenía la pobre...

Fue como ver un fantasma.

No te veo muy sorprendida, ¿tú sabías que Marina estaba viva?

-Sí, lo siento mucho, pero no te lo podía contar.

-Ya... Me dijo Jesús

que David lo había descubierto por su cuenta.

Te lo habrá contado él, ¿no? -Sí, pero me suplicó

que no se lo dijese a nadie.

-Ya lo sé, Paty.

Es algo muy delicado,

esas cosas no se pueden airear así, lo entiendo.

-Imagínate,

David lleva toda su vida pensando

que su madre murió en un accidente de tráfico,

y ahora descubre que está viva.

Está el pobre flipando.

-Imagínate Jesús,

¿qué otra cosa le podía decir a la criatura?

¿Que su madre lo abandonó porque era una yonqui?

-Ya, pero...

Si yo fuera Jesús, le habría contado la verdad.

-No sé, me pongo en su lugar...

Es muy duro, no sé si le habría dicho la verdad.

Lo importante es que la madre ha vuelto a aparecer.

-¿Estabas cuando David la conoció? -No, David no estaba.

Por eso dijo ella de volver por la noche.

-Ah...

¿Cómo habrá sido el reencuentro?

-Muy emocionante, seguro, imagínate.

Esa madre y ese hijo...

que se miran por primera vez a la cara.

Se me ponen los pelos de punta solo de pensarlo.

Hola, Jesús. -Hola.

-¿Qué tal? -Ahí vamos.

Ponme un café bien cargado, me he pasado la noche en blanco.

-¿Cómo fue el reencuentro?

-De ninguna manera. Marina no se presentó.

¿Tienes algo de lo nuestro? Sí, sí.

Ya vi las imágenes del mercado,

y tengo al tipo que habló con el carnicero.

Ya he pasado las imágenes y lo están comprobando.

¿Y sabemos algo del rastro de anabolizantes.

He hecho un listado con todos los laboratorios

que fabrican ese conglomerado hormonal para perros.

¿Y? Hay un laboratorio en Villaverde

que me tiene con la mosca en la oreja.

¿Por algo en concreto? Porque han sido los más reacios

a la hora de colaborar y de dar información.

Eso es indicio de que ocultan algo.

Además, este es el único laboratorio

que fabrica este conglomerado hormonal

con los mismos índices de testosterona

detectado en las autopsias de los perros.

Entonces, tenemos motivos para hacerles una visita.

Yo no lanzaría las campanas al vuelo.

¿Por qué no?

Porque esa concentración de testosterona en los perros

se usa para la terapia androgénica de reposición.

Yo entiendo que cualquier veterinario puede pedir esa fórmula,

lo que pasa es que este laboratorio

lleva trabajando mucho más de lo normal en el último mes.

Incluso han metido a dos técnicos extras.

Y un mes es el tiempo que llevan organizando las peleas.

Son demasiadas casualidades. Buen trabajo, Fede.

Muchas gracias.

A ver si conseguimos parar a esta gente.

Vamos al laboratorio, tienen muchas explicaciones que dar.

No es por tocar las narices, pero puedo ir solo.

No voy a correr ningún riesgo por ir a un laboratorio.

Que pueden estar colaborando con una organización criminal.

¿Me acompañas o no? Chao, Fede.

Chao.

-Sí, habíamos quedad sobre las nueve,

en la tienda, a la hora de cerrar. Pero no apareció.

-¿No os llamó por teléfono? -Sí, eso sí.

Pero como si no lo hubiera hecho.

Llamó, dijo que no podía venir,

que lo sentía mucho y colgó.

Sin darnos opción a preguntarle nada más.

-Yo no me quiero meter, pero...

igual sigue enganchada y por eso no se presentó.

-Yo no descarto nada después de su espantada,

pero creo que ya no sufre ninguna adicción,

si no, no había dado el paso de aparecer.

¿Cómo le puede hacer esto a David?

Le crea la expectativa de venir a conocerlo y luego no da la cara.

-Igual le entró miedo de enfrentarse con su hijo.

No sé, se siente culpable...

-Yo la vi muy nerviosa, intenté tranquilizarla,

pero no sirvió de nada.

-Igual tuvo un ataque de pánico.

-Puede ser.

-Hay que ponerse en su lugar, que menudo panorama tiene.

-Igual se agobió,

e hizo lo que siempre ha hecho; huir y quitarse de en medio.

-Pobre David, tiene que estar hecho polvo.

¿Él está en la tienda?

-Sí, y creo que le iría bien hablar con una buena amiga.

Yo no sé qué más decirle para que no se venga abajo.

-Me encantaría ir a verle.

-Tira. -¿Sí?

-Claro.

-Ahora vengo.

-Hasta luego. -Adiós.

-Parece que lo de Marina no solo le está afectando a David.

A ti también te tiene un poco...

-Más de lo que te imaginas.

La verdad es que se me está removiendo todo por dentro.

-¿Cómo todo?

-Entiéndelo, yo en el pasado estuve muy enamorado de ella.

Sufrí mucho cuando nos abandonó,

y ahora estoy descolocado con su aparición.

Pero el final de esa época fue horrible,

yo no volvería atrás ni loco.

Tengo a Iker y Alicia haciendo pesquisas en la calle,

no creo que tarden en venir a contarme.

Ya sé que está creando alarma social,

pero no podemos ir más rápido.

En cuanto vengan yo te llamo.

Entran por la puerta. Ahora te llamo.

¿Cómo os ha ido en Villaverde?

Bien, les hemos apretado las tuercas y nos han pasado el listado

de veterinarios que encargaron anabolizantes.

Uno de ellos los solicita en cantidades y con una frecuencia

fuera de lo normal.

Y la mayoría de las dosis las ha solicitado en el último mes.

El tiempo que se llevan celebrando las peleas.

¿Creéis que el laboratorio está implicado?

No, no lo creemos,

ellos ponían la mano y miraban para otro lado.

Mirar para otro lado debería estar en el Código Penal.

Lo más importante es que tenemos una buena pista.

Hay que preguntar a ese veterinario.

Ya estáis tardando, pero, eso sí,

entrad con una buena estrategia, si no, se cerrará en banda.

Si está implicado, necesitamos los nombres de los cabecillas

para pillarlos "in fraganti" esta tarde.

¿Y si hablamos con los de la Unidad Canina?

¿Para qué? Para que nos dejen un perro,

así podemos ir de clientes y no estar a la defensiva.

Disculpa, pero no seas peliculero,

a mí no me gustan estas puestas en escena.

Aparte, un veterinario reconoce un perro policía

a la primera de cambio.

Y no hay tiempo para experimentos. Ya veo que no os parece buena idea.

Lo mejor es seguir el protocolo oficial.

Si cae en contradicción, lo traemos para interrogarlo con garantías.

Me parece buena idea.

Y recordadle las acusaciones a las que se enfrenta.

¿Y sabemos algo del tipo que habló con Jano, el carnicero?

Rivas ha confirmado que puede tener antecedentes

por estafa, maltrato y apuestas ilegales.

Pues tiene toda la pinta de que sea uno de los cabecillas.

En un arresto hirió de gravedad a un compañero.

Ha pasado más tiempo entre rejas que fuera.

No lleva ni seis meses fuera,

y si todo sale bien, hoy no dormirá en casa.

Y tú eres incapaz de quedarte un solo día en comisaría.

Siempre terminas saliendo.

Salgo a investigar, nunca participo en operativos.

Solo faltaría...

Pero la visita a ese veterinario

va a ser lo más lejos que vayas en este asunto.

Si hay que organizar un operativo lo hará Iker

con otros compañeros. Ya lo tenía asumido.

Iros ya, el tiempo corre en nuestra contra.

Os recuerdo que puede ser esta misma tarde.

Hola. -Hola, ¿qué tal?

¿Cómo vienes a estas horas?

-Porque tu padre me ha contado lo que pasó ayer.

Que habías quedado con tu madre para conoceros, y no vino.

-Entonces sabes que pasa de mí y que no le importo nada.

-No tendrías que darlo todo por perdido.

Estoy segura de que aparecerá.

-A mí ya me da igual si viene.

No tengo ningún interés en conocerla, que le den.

-No hables así, eso no es verdad. -Sí que lo es.

Llevo toda la vida esperándola, ¿sabes?

Estoy harto.

Y estoy segurísimo de que no va a volver.

-¿Por qué eres tan pesimista? -Porque no le importo lo más mínimo.

Ni siquiera dejó un teléfono, y llamó desde un número oculto.

Yo no entiendo nada.

Yo me había hecho a la idea de no conocerla.

Y de repente aparece y dice que viene a verme,

¿tú sabes cómo me puse?

Tenía el corazón a mil por hora. Estaba...

nervioso, pero muy feliz.

-Igual ella no estaba preparada para verte.

-Ella me había visto, y lo tuvo muy fácil para hablar conmigo.

-¿Cómo que ya te había visto?

-¿Recuerdas la mujer que nos preguntó por la calle de Los Molinos?

-¿Esa era tu madre?

¿Y tú cómo lo sabes?

-Porque se lo contó ella a mi padre.

Por lo menos puedo decir que conozco a mi madre de vista.

-Tu madre ha tenido que tener una vida muy difícil,

como la de todos los que están enganchados.

Yo creo que por eso actúa de forma tan desconcertante.

-Tener una adicción no lo justifica todo.

Además, se supone que ya está curada.

-De su adicción a las drogas igual sí,

pero de la culpa de haberte abandonado

estoy segura de que no. -Y de la cobardía.

Ha podido pedirme perdón por abandonarme

cuando era un recién nacido, y...

no ha sido capaz de hacerlo.

-Mira, yo no me quiero poner pesada,

pero estoy segura de que va a volver, no des todo por perdido.

Y no es por darte falsas esperanzas, es porque creo de verdad

que va a aparecer, tiene que ser así.

El paso más difícil ya lo ha dado, tienes que darle tiempo.

Ya lo verás.

-¿Tú sabes la decepción que me llevé ayer?

Me he pasado la noche llorando de rabia.

Ya está. Se acabó.

No me haré más ilusiones.

Me arrepiento de haber contactado con ella.

He sido un imbécil, un imbécil.

-No has sido imbécil, has sido muy valiente.

No todo el mundo puede hurgar en esa herida,

y tú lo has hecho, porque, realmente, lo necesitabas.

Y no voy a permitir que te machaques más.

Aparezca tu madre o no, debes mantener la cabeza bien alta.

¿Me has entendido? -Sí.

-Vale.

-Gracias, Paty, siempre sabes hacerme ver las cosas de otra manera.

-Parece que tienes mejor cara.

¿Has comido algo? -Sí, un poco de fruta.

Pero lo que me ha sentado bien es hablar con Paty.

-Anda, si yo no he hecho nada.

Solo escucharte y darte otro punto de vista.

-Es justo lo que necesitaba.

-Luego nos vemos. Hasta luego, Jesús.

-¡Hasta luego!

¿Qué relación tiene con la red que organiza las peleas?

¿Desde cuándo colabora con ellos?

¿Dónde se celebra la pelea esta tarde?

Está bien.

Vaya buscándose un buen abogado.

Con los indicios que tenemos podemos acusarle

de obstrucción a la justicia,

colaboración con organización criminal, y maltrato animal.

No pueden acusarme de nada.

Y, tal vez, de apuestas ilegales.

Usted sabe mejor que nadie qué perro tiene posibilidades de ganar.

Dudo mucho que no haya cedido a la tentación de apostar

a través de terceras personas.

No tienen nada contra mí.

Eso ya lo veremos.

En cuanto el juez autorice el registro de su casa,

la pondremos patas arriba, y también su consulta.

¿Qué pasa?

¿Por qué se pone tan nervioso?

¿Ha recordado que dejó un fajo de billetes mal escondido?

Tendría que haber sido más previsor.

Estoy segura de que

decidió hacerse veterinario por vocación.

¿Verdad?

Y me imagino que de niño le encantaban los animales.

A lo mejor...

un día vio un gorrión u otro pájaro malherido

y se lo llevó a casa para curarlo.

Lo cuidó y alimentó durante varios días,

y, finalmente, el pájaro

podía valerse por sí mismo y desplegar sus alas.

Quizá, sintió la tentación de quedárselo, pero no lo hizo,

decidió soltarlo y dejar que el animal viviera libre.

Y, no sé,

a lo mejor esta situación fue lo que le corroboró

que quería dedicarse a esto.

Seguro que en ese momento,

Jamás pensó que años más tarde se vería involucrado

en un caso de maltrato animal.

Todavía está a tiempo de impedirlo.

Puede impedir que esa red mafiosa

siga lucrándose a costa del sufrimiento de esos perros.

Para ello, tiene que decirnos

dónde se celebra la pelea esta tarde.

El juez tendrá en cuenta su colaboración.

Ha hecho lo correcto.

Ahora necesitamos saber los detalles.

¿Todas estas pruebas por un simple mareo?

-Bueno, tenemos que saber por qué se ha producido.

Lo más normal es que no tenga ninguna importancia, pero...

Puede ser síntoma de un trastorno más serio, algo del corazón...

-La próxima vez que tenga algo no vengo a verte.

-No digas eso.

-Se me está poniendo el cuerpo malo. -No tendrías por qué,

las pruebas son para descartar una patología más severa.

Nada más.

-Muy bien.

Gracias. Adiós.

-¿Estás bien, papá? -Sí, estoy bien.

He dormido poco.

-Yo venía a invitarte a un café como en los viejos tiempos.

Es una cosa que echaba de menos de Madrid.

-Yo también.

-¿Seguro que no te pasa nada? -Sí, estoy bien, tranquila.

Y estaré mucho mejor cuando tomemos ese café juntos.

Disculpa, Chelo.

Si viene algún paciente mío, se lo derivas a Cristina.

Si no es urgente, dale cita para mañana.

-¿Te vas a ir antes de acabar el horario de consulta?

-No tengo más pacientes, y no es normal que vengan sin cita.

Desde que volví de Méjico tengo la agenda más despejada.

-¿Y eso por qué?

-Los pacientes han elegido otros médicos

mientras estaba fuera.

-Papá, dime la verdad.

¿Estás así porque has dormido poco o no duermes porque algo te preocupa?

-Cada vez te pareces más a tu madre en los interrogatorios.

-No cambies de tema. Si te pasa algo quiero saberlo.

-No te contaré nada si no es delante de mi abogado

o tomando ese café que me has prometido.

-Pero luego no te escaquees que te conozco.

-¿Entonces sabes lo que necesito?

Un abrazo de mi hija. Venga.

¿Cómo ha ido el interrogatorio?

Cuando ha empezado a hablar no ha parado, se siente avergonzado.

A buenas horas mangas verdes.

Cuándo hay dinero por medio

se les olvida la conciencia, pero cuando los acorralamos

se arrepienten.

Nos ha contado que no lo hacía solo por pasta.

Entonces, ¿por qué? ¿Es un sádico? No, no.

Uno de esos mafiosos lo tiene chantajeado por un asunto personal.

Un tema de adulterio.

¿Ha confesado el lugar de la pelea de esta tarde?

Es a las siete cerca del parque de Barlovento.

Nos ha dado la descripción de los tres cabecillas.

¿Alguna de las descripciones coincide con el hombre identificado?

Sí, uno de ellos habló con el carnicero esta mañana?

Iker, ve preparando el operativo,

tira de Elías, Nacha, y los efectivos disponibles.

En cuanto lo tengas nos avisas y Alicia y yo lo supervisamos.

¿El juez ha autorizado el registro

de la consulta y la casa del veterinario?

Márquez y Rivas estaban esperando a que acabaseis con él

para que estuviera presente en los registros.

Lo digo porque parece que tiene escondido el dinero

que le pagaron los mafiosos por sus servicios.

Y según nos ha contado está intacto.

He pensado que si investigamos los números de serie de los billetes,

pueda aportar datos interesantes.

Me parece bien. Cométalo con Fede. Otra cosa,

llevad jaulas y tranquilizantes.

Es posible que en el operativo los perros quieran huir

y provoquen situaciones de peligro.

Con los estragos que han causado

y el dinero que movía en las apuestas,

han demostrado que no tienen escrúpulos y son muy peligrosos.

Son capaces de cualquier cosa por mantener su negocio.

De acuerdo. Venga.

Enhorabuena.

Si el operativo sale como esperamos,

habréis resuelto el caso en tiempo récord.

Para estar contenta lo disimulas muy bien.

Estás muy seria, Claudia.

Pero no es por esto, es por otro asunto.

¿Y te apetece contármelo? Ay...

Antonio ha vuelto de Méjico peor que se fue.

¿Y eso?

La denuncia por negligencia con aquel hombre que falleció...

ha hecho estragos.

Pero esa denuncia no tenía ningún fundamento,

de hecho la viuda la retiró y le pidió perdón.

Sí, pero Antonio no ha superado lo que pasó.

Se siente muy inseguro en el trabajo, y...

me da miedo de que esté al borde de una depresión.

Antonio lo conseguirá.

Con un poquito de tiempo y de paciencia.

Va a recuperar la confianza.

Está atravesando un periodo de inseguridad.

El asunto quedó zanjado, ¿no? Sí, sí, y todos los compañeros

que dudaron de su actuación le pidieron disculpas

porque se demostró que no tuvo responsabilidad

en la muerte de aquel hombre. Pero...

Es que, una cosa es la realidad

y otra muy distinta cómo la interpretamos.

Quizá Antonio se reprocha algo en su manera de actuar.

Eso es lo que me desconcierta.

El trabajo siempre fue un territorio donde se sentía muy seguro,

y ayer, cuando le vi dudar de esa manera, me dio una pena...

Yo nunca lo había visto así.

Todos nos sentimos vulnerables alguna vez, y entonces

magnificamos las cosa.

Pero seguro que hoy está de otro ánimo.

Pues no lo sé. Esta mañana cuando me he levantado ya se había ido.

Me ha dejado una nota que tenía que ir temprano al trabajo

para revisar unos informes.

Estoy pensando que, quizá, debería hacerle una visita.

¿Eso te parece una buena idea?

Igual, al verte en la consulta, se siente más inseguro.

Pues no.

Sinceramente, no me parece buena idea.

Pero no paro de darle vueltas.

Ha llegado de Méjico peor que se fue.

No te preocupes más de la cuenta,

Seguro que con tu apoyo y el de Olga saldrá de esta situación.

Recuperará las riendas de la consulta.

Ojalá tengas razón, es lo que más deseo en el mundo.

La próxima vez te pido cita para la consulta,

no pienses que estoy abusando. No lo pienso en absoluto.

Por lo pronto te invito al café.

No te invito porque no me he traído ni el monedero.

Dios mío, qué vergüenza. No te preocupes, te invito yo.

Gracias.

Nacha, ¿tú no tenías que estar con lo del operativo?

Sí, pero he venido a coger un café para llevar.

Pues cógelo y ve rápido a comisaría.

Gracias. De nada.

Hola.

-Hola...

Paty, ponme un café para llevar, pero ya.

-Vale, pero tranquilita.

-Es que tengo muchísima prisa.

-¿Me cobras a mí...? -Con leche templada...

-¿Os habéis puesto de acuerdo para hablarme a la vez?

-No creo, ella y yo no nos ponemos de acuerdo en nada.

Vemos la vida de forma muy diferente.

-Gracias.

-¿Podemos hablar?

-Me parece que no tenemos nada de qué hablar.

Me encantaría tener buena relación contigo,

pero si no es posible, es mejor no tener ninguna.

-Perdóname, ya sé que cuando nos vemos no tengo la mejor actitud,

y no es por justificarme, pero...

es que lo estoy pasando muy mal.

-Pues no es excusa.

Yo estoy mal también y no te tiro dardos envenenados

cada vez que te veo.

-¿De verdad lo estás pasando mal?

-Claro que sí.

No sé por qué te sorprendes, yo tengo sentimientos igual que tú.

-Verá, inspector,

en Colombia no existe una normativa tan estricta

como la Prevención de Riesgos Laborales de aquí.

-Y, por lo que veo, tampoco conocen el concepto de falsos autónomos.

O que la confección de las nóminas tiene que ser de acuerdo

al convenio laboral.

-Le aseguro que he tomado nota de todas esas irregularidades,

y pronto las vamos a resolver.

-Eso por descontado, pero tendrá que pagar una sanción.

-No se ponga de malas, socio.

Le aseguro que esos errores son por desconocimiento

y no por mala fe.

-No sé en Colombia, pero aquí el desconocimiento de la ley

no exime de su cumplimiento.

-Permiso.

-Inspector...

yo siento admiración por lo eficaz y riguroso

que es usted haciendo su trabajo.

Pero creo que puede pasar por alto esos errores que ha encontrado.

¿Cree que esto será suficiente para que haga la vista gorda?

-El soborno es un delito muy grave, señor Somoza.

-¿Dónde cree que va?

Mi patrón no ha terminado.

-Mire, inspector...

yo le ofrecí ese dinero porque no me gusta poner sobre la mesa

los asuntos personales.

Veo que usted está casado con una linda empleada

de la oficina de Correos de La Elipa.

Que lleva un lindo matrimonio, ¿no?

No querrá que su esposa tenga un accidente, ¿cierto?

-¿Qué me está contado? ¿Es una amenaza?

-Es una advertencia.

No sea huevón y agarre ese dinero.

Váyase de vacaciones, lleve a su mujer de viaje.

Disfrute de la vida que eso es lo único que nos queda.

Mire, Tano,

yo le aseguro que ese fue el malparido de Quintero

que mandó al funcionario.

-Probablemente, pero le ha salido el tiro por la culata.

-Ya ve, como siempre le digo,

todo el mundo tiene un precio.

(Teléfono)

Coja ese teléfono, que me tiene obstinado la vibración esa.

-Sí, perdón, patrón.

¿Qué pasa?

"Encima que te llamo para hacerte un favor..."

¿Qué carajo quieres?

"Mal día para las apuestas, socio".

"Ni se te ocurra aparecer por el garaje de Barlovento".

"Para que luego dudes en qué bando estoy".

¿Todo bien?

-Sí, todo bien, era un primo mío, ningún problema.

-Tano, usted sí que miente mal.

Espero no se esté metiendo en ningún problema.

-Tranquilo.

-Tranquilos están los muertos.

Sírvame un ron que me voy a echar un trago

mientras resuelvo este asunto con Quintero.

-¿Qué es lo que piensa hacer?

-Ya verá.

-Pues muy bien.

si eso sirve para mejorar la imagen de la empresa,

más que un gasto es una buena inversión.

-Genial. Ahora lo pongo en marcha.

(Teléfono)

-Espera un momento, hijo.

Nuestro amiguito el colombiano.

Me voy a dar el gustazo de contestarle.

Estará cabreado tras recibir la visita del inspector de trabajo.

¿Qué tal, amigo? Espero que esté teniendo un buen día.

-No se vaya tan arriba, hombre.

-"¿Por qué no? Tengo motivos para estar contento".

Me han dicho que la prensa va a sacar más trapos sucios sobre usted.

-Baje su euforia, Quintero.

El asunto de mandarme un inspector laboral le salió mal.

"La guerra sucia la inventé yo y en ese terreno soy bueno".

-Pues muy bien. Le felicito.

-"Y yo pensaba que usted atacaría con algo más contundente, ¿sabe?"

Un simple funcionario laboral no es enemigo para mí.

Digamos que se fue con el miedo en el cuerpo.

"Pero como yo soy tan buena persona me dio lástima

y le di una pequeña contribución".

Dicho esto,

con un emisario como ese, usted no tiene ni por dónde empezar.

Adiós, socio.

-¿Qué ha pasado con el inspector de trabajo?

-Somoza lo ha sobornado.

-¿Qué?

Eso no puede ser, nosotros ya le dimos un fajo de billetes.

-Pues parece que no ha sido suficiente.

-No puede ser...

Ese cabrón está siendo un hueso demasiado duro de roer.

-¡Joder, hemos sido unos ingenuos!

-Empiezo a estar cansado

de tener que gastar tanta energía en esta absurda guerra.

Desde que llegó ese impresentable, solo nos ha causado problemas.

-No podemos flaquear ahora.

Tenemos que plantarle cara.

-Eso tendría que haber hecho desde el principio.

Ponerme delante y meterle dos tiros entre ceja y ceja.

Es la única forma de acabar con ese malnacido.

-Lo haré yo. -¿Qué vas a hacer?

-Matar a Somoza.

-¿Tú estás tonto? No digas locuras, hombre.

-Sé perfectamente lo que he dicho. -Te he dicho que no.

Y no me gusta que hables como Jairo.

-No me temblará el pulso. -¡Que te he dicho que no!

Tú nunca te vas a manchar las manos de sangre.

Nunca.

Esas decisiones no se deben tomar en caliente.

-Tú lo has puesto encima de la mesa.

-Porque no sé lo que digo y estoy cansado de esto.

-Pues acabémosla, papá.

La única forma de terminarla es acabando con Somoza.

Vamos a contratar a los mejores sicarios,

y que maten al colombiano. -No, no...

Lo haré yo con mis propias manos, y me daré el gustazo de hacerlo.

Se lo prometí a Jairo.

Y pienso cumplir mi promesa.

"Ten cuidado, no corras ningún riesgo innecesario".

"Tened cuidado, no corráis ningún riesgo innecesario".

¿Te sirvo algo, Alicia?

¿Me estás escuchando?

Perdona. Sí.

Gracias, Lola.

¿Te ocurre algo?

No, no llevo...

nada bien lo de no participar en los operativos.

Supongo que lo dices por el que Iker ha preparado

contra la mafia de los perros.

Tranquila, después del parto ya volverás a la carga.

Ahora entiendo que los futbolistas lo pasan mal en el banquillo.

Pensaba que era un tópico,

pero se pasan más nervios que jugando.

Pero es que este partido es contra una mafia de auténticos salvajes.

No puedes arriesgarte a participar en un operativo así.

Lo sé.

No sé cómo hay gente que disfruta con semejante espectáculo.

Pobre perros...

Los malos siempre se ensañan con los más débiles.

He visto tu cara de angustia cuando se ha ido Iker.

Te preocupa que le pase algo, ¿verdad?

Uno de los cabecillas de la organización

hirió de gravedad a un compañero.

Sí, estoy preocupada por Iker

igual que por Nacha, Elías o cualquier otro compañero.

No pasa nada por sentir miedo

de que le pase algo a una persona en concreto.

No sé a qué te refieres. Yo creo que sí lo sabes.

Yo sé que lo estás pasando muy mal, entiendo que ha sido muy duro

todo lo que pasó el día de la boda.

Y, para colmo, han asesinado al hermano de Rober.

Pero tienes derecho a rehacer tu vida.

Te da vergüenza reconocer que sientes algo especial por Iker, ¿verdad?

Yo no siento nada especial por Iker.

Alicia, yo tengo un radar para estas cosas.

Y conmigo no tienes que disimular.

Porque me alegro de que sea así.

Significa que estás saliendo del pozo.

Yo sé que lo haces por mi bien,

pero no estoy preparada para hablar de este tema.

Entiendo, no te quería forzar. Solo quiero que sepas una cosa:

no te sientas culpable por intentar ser feliz.

¿Cómo va el operativo?

Ya está en marcha. Hay varios hombres dentro del local,

y la situación controlada. ¿Cómo de controlada?

Tenemos a los peces pequeños y quedan los cabecillas.

Están Iker, Nacha y Elías esperando.

Esa es la situación más delicada. Voy a escuchar las comunicaciones

Alicia...

todo va a salir bien.

Gracias.

Me temo que...

estabais hablando de algo intenso, ¿no?

-De eso que dicen que mueve el mundo.

-¿Dinero? -No, amor..

-Me ha llamado amor...

O no.

Esto no me huele bien, compañeros.

Esos tipos tendrían que haber aparecido.

Tranquilo, todavía no hay motivos para ponerse nervioso.

Son cerca de las siete, ya tendrían que estar por aquí.

A los peces gordos les gusta cubrirse las espaldas,

siempre llegan los últimos. Fíate de un perro viejo como yo.

Está bien, espero que tengas razón.

"Una cosa..."

¿Veis a Márquez y a Rivas desde ahí? Sí, los tenemos.

-Quería pedirte perdón por lo de ayer.

-¿Por qué? -Porque estuve algo duro contigo.

Tú también estuviste muy borde cuando nos encontramos con Teresa.

Entiendo que lo estás pasando fatal.

-Gracias, pero no tienes que pedir perdón.

Tenías razón con la bronca que me echaste.

-Pero no quiero que se estropeen las cosas y os pueda separar.

-Tienes razón. Tuve la oportunidad de cruzarme con Teresa

y pedirle disculpas por mi pésima actitud.

-Eso está muy bien. ¿Y ella qué te dijo?

-Que también lo pasa mal, por muy psicóloga que sea.

-Iker, son ellos, van para allá.

¿Estáis preparados?

Vamos allá, tranquilitos.

Vamos.

¡Alto, policía!

¡Venga!

¡Las manos en alto y todos tranquilos!

Es un sparrow...

Muy bien. Quedáis detenidos por maltrato animal,

apuestas ilegales...

Y me ahorro la retahíla que la conocéis de sobra.

Ven acá, listo.

Muy amable.

-Venga. Tirando.

-Venga, aquí está bien.

-A ver...

Por favor qué monísimo...

Pobrecito. Qué cara de asustado tiene.

-Este no va a ser muy difícil de identificar,

lleva una chapa con el número de teléfono del dueño.

-¿Qué habéis hecho con los otros perros?

-Se han encargado los de la protectora de animales.

Los van a identificar por el chip y localizar a los dueños.

¿Te importa llamar al dueño de este?

Tengo que ver a Miralles.

-¿Y cómo veo el número? Yo la mano ahí no la meto.

-No seas tonta, está supertranquilo.

-En cuanto abra la jaula, seguro que se me echa al cuello.

-Pero ¿qué dices?

Está medio dormido, le hemos dado un sedante.

Si te fijas bien,

puedes ver el número a través de la reja.

Venga. Adiós, bonito.

¿Os encargáis vosotras de estos elementos?

Los llevo al calabozo hasta que declaren.

Vamos.

¿Se puede saber por qué has apagado el "pocket"?

No podía tenerlo encendido en el operativo.

Lo sé, pero después sí.

Esos pinganillos hacen ruido, están para tirarlos a la basura.

Y con lo bien que ha salido no me merezco una bronca.

Perdón.

Estaba preocupada, y me enteré de que hirieron a un compañero.

A Juanjo le mordió un perro en el garaje.

Pero la detención de los cabecillas ha sido limpia.

Me alegro.

Ahora hay que reunir las pruebas contra esos salvajes

para que les caiga una buena.

Espera un momento, Alicia...

¿Te puedo preguntar una cosa?

Pruébalo a ver.

¿Estabas igual de preocupada por mí que por Nacha o Elías?

¿Por ejemplo?

Sí, claro. Ya...

La verdad, no lo entiendo.

¿No entiendes el qué?

Que no asumas tus sentimientos.

Sé que has tenido un pasado doloroso, pero...

Precisamente por eso, tener una persona a tu lado

que te quiera y te cuide, no estaría mal.

Y se supone que esa persona eres tú, ¿no?

Pues sí, sí.

Porque me gustas mucho, y yo sé que a ti también, y...

espero que también mucho, ¿o me vas a decir que no?

Enhorabuena.

Esto podía haber acabado con muchos heridos,

y, sin embargo,

solo tenemos al pobre Juanjo en el hospital con una mordedura.

Felicidades. Gracias, inspectora.

Voy a felicitar al resto de los compañeros.

Alicia...

Por favor, reconócelo.

Reconoce que te preocupas por mí más que del resto de compañeros.

Lo único que te puedo decir es que...

estoy centrada en mi embarazo, y...

no puedo pensar en nada más.

Papá, ¿Me puedo ir a casa ya?

-Sí, ya me encargo yo de cerrar.

¿Qué pasa? ¿Te ha dado bajón otra vez?

-¿Qué quieres, que esté saltando de alegría?

-¿Y por qué no intentas ver el lado bueno de las cosas?

-¿Qué cosas?

-Pues no sé...

Por ejemplo, que tiene un padre que siempre ha estado a tu lado,

apoyándote.

Que se ha dejado la piel para que no te falte de nada

y pudieras estudiar lo que te apetezca.

-Yo valoro mucho todo lo que has hecho por mí.

Pero eso no me olvido que mi madre me ha vuelto a decepcionar.

-Si te digo esto no es para ponerme galones, sino...

porque me gustaría que te centres en lo que tienes,

no en lo que te falta.

Créeme, esa es una buena filosofía de vida.

-Lo intentaré.

De todos modos, gracias por localizar a mi madre.

Sé que fue un trago duro reabrir esa herida, y aun así,

lo has hecho por mí.

Voy a por mis cosas.

-Hola.

Siento lo de ayer.

Tenía un buen motivo para no venir.

-¿Había algo que justificar? ¿Hacer sufrir así a David?

¿No fue bastante lo que nos hiciste?

-Siento mucho haberos hecho sufrir.

Pero mi vida no ha sido un camino de rosas.

Saber que las personas a las que más quieres están mejor sin ti,

no es fácil de asumir.

-Yo te apoyé para que dejaras las drogas.

Tú no quisiste escucharme.

-En ese momento no podía dejarme ayudar por nadie.

Solo pensaba en la siguiente dosis.

Afortunadamente, todo ese tiempo tan negro ha quedado atrás.

Soy otra mujer.

-¿Y entonces, qué?

¿Qué excusa tenías ayer para fallar de nuevo a tu hijo?

-Hola, David.

-Hola.

-¿Puedo darte un abrazo?

Imagino que estás sorprendido.

Tengo tantas cosas que explicarte, pero ahora necesito...

darte un abrazo.

-¿Y luego qué harás?

¿Cuánto tardarás en salir corriendo otra vez?

-Perdóname

por no haber venido ayer.

Pero, sobre todo, por favor,

perdóname

por haberte abandonado cuando solo tenías unos meses.

Perdóname.

Supongo que...

Sufría una adicción bastante jodida.

Desaparecí porque no era digna del amor de un hombre bueno y generoso.

Ni del amor de mi propio hijo.

-No te creo.

-Es justo, pero te estoy diciendo la verdad.

En aquella época no tenía ningún control sobre mí misma.

No era persona, no era nada.

No podía cuidar de mí, ¿cómo...?

¿Cómo iba cuidar de ti?

Pero te juro...

te juro que he soñado toda mi vida con conocerte.

-Muy bien.

Pues ya me has conocido.

Ahora puedes irte.

-Entiendo que soy una desconocida para ti...

y que no quieres saber nada de mí.

Pero te pido perdón,

Perdóname, por favor.

Perdóname todo el daño que te he hecho.

Me merezco todo tu desprecio, lo sé.

Bueno, me...

me marcharé y no te molestaré más.

Quiero tu felicidad.

Pero créeme, por favor,

créeme que no ha habido ni un solo día de mi vida

que no haya pensado en ti.

-Espera...

Yo...

ahora mismo...

no sé ni qué pensar ni qué decir...

Pero...

yo también necesito...

ese abrazo.

-Ven aquí.

(MARINA SOLLOZA)

-Es una decisión que tienes que tomar libremente.

-Sí, supongo, pero...

Su opinión me importa mucho.

-Ella te va apoyar decidas lo que decidas.

-No creas, seguro que dirá que es una renuncia, o peor,

una acto de cobardía.

-¿Crees que si a Claudia le pasa algo así no te lo confiaría?

-En esto del trabajo confía más en uno de sus compañeros,

en Elías Guevara.

-Uno de mis "confites" conoce a un tipo que mueve mucho dinero

y que no se pierde una pelea.

Pero, casualmente, no estaba cuando hemos hecho la redada.

¿Tenemos la identidad del individuo? Sí, es Cayetano Céspedes,

alias el Tano, uno de los guardaespaldas de Somoza.

¿Estás seguro de eso? Totalmente, sí.

-Ese vicio de usted lo puso en el punto de mira de la policía.

-La policía no tiene nada contra mí,

están dando palos de ciego. -Claro, palos de ciego.

Por eso estaba aquí la inspectora jefe.

Ese vicio le corre por las venas, y eso lo va a meter preso.

-Me parece una pasada que viniera Marina a casa y cenáramos juntos.

-Me gusta mucho verte así, pero...

hay que ser prudentes. -¿Cómo que prudentes?

¿Crees que no ha dejado las drogas y nos ha mentido?

-No es eso, estoy convencido que las ha dejado,

se nota que se ha rehabilitado. -Entonces, ¿qué miedo tienes?

-"Nerea, me corre prisa comentar unos asuntos contigo".

-Estoy en Distrito Sur.

-"Supongo que con un caso del turno de oficio".

"Pasa urgentemente por mi despacho".

-¿Sabes por qué quiere verme?

-Se supone que a primera hora tenía que recibir un informe fiscal

para Mario Tena.

-Ha sido un error puntual. -¡No es un error puntual!

Si tus pobres diablos son más importantes que mis clientes,

dímelo ya.

-Está removiéndole por dentro.

-Lo veo perfectamente normal. -Ah, ¿sí?

¿Y ves normal que el otro día en la frutería me presentara

delante de ella como su amiga, muy buena amiga,

no su novia, ni su pareja, sino una buena amiga.

-¿Y tú qué? De amores digo.

-Bien, bien, no me quejo.

-¿Y tú, Marina, de novios qué?

-Nada importante.

Nada que se parezca a lo que tuve con tu padre.

-¿Fuiste a hablar con él? -Sí.

Y tengo suerte de que no me odie después de lo que le hice.

-¿Por qué no intentas recuperarlo? -Porque está reciente lo de Jairo.

Además, dudo que David quiera darme una segunda oportunidad.

-Desde la muerte de Jairo no es el mismo.

Tendrá cargo de conciencia.

Pero yo no me preocuparía, seguro que sabe salir adelante,

ya lo hizo tras la muerte de mi madre, el amor de su vida.

No sé cómo sería entonces, pero ahora es distinto.

No entiendo qué quieres exactamente.

Alicia, papá te quiere con locura.

En estos momentos tan duros un gesto tuyo le ayudaría mucho.

Un tío al que le vuelven loco esas peleas

y, precisamente, no está en el momento que hacemos la redada.

¿Qué estás insinuando?

Que alguien le tuvo que avisar.

Alguien de dentro de comisaría.

No fastidies, Claudia.

Pues me duele decirlo.

Creo que tenemos un topo.

¿No dices que solo te estuvo sondeando?

Quiero que averigües por qué.

Está bien. Sumaremos eso al favor del soplo

que te ha permitido librarte de la cárcel.

A cambio, tú harás algo por mí.

¿Qué?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 274

Servir y proteger - Capítulo 274

04 jun 2018

La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que gira la vida personal y profesional de sus compañeros y los casos policiales que afectan al barrio.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 274" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 274"
Programas completos (354)
Clips

Los últimos 1.467 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos