www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4544499
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 230 - ver ahora
Transcripción completa

Explícamelo, quiero saber qué ha pasado.

Como un amigo, te lo digo.

-Pues que en pleno furor me dijo que me quería.

-¿Y eso es malo?

-No, malo no es. Probablemente hasta será normal,

pero me entró un bajón...

-Quiero que sea mi pareja de verdad.

Sí, es la primera vez que le digo "te quiero",

pero ella se ha mostrado tan fría y distante...

-Prefiero que lo dejemos aquí.

Eres fantástico y te mereces a alguien que te corresponda.

-Me ha gustado mucho su oficina y me gustó mucho lo que vi.

-Uy, perdón. No sabía que estaban.

-(MARCELINO) Nerea, te presento al Sr. Somoza.

Ella es Nerea Ocaña, mi sobrina y mi más reciente fichaje.

-Nerea, un placer conocerla.

-Alejandro Somoza nos visitó en el bufete.

¿Le conoces? Lo tenemos en el punto de mira

porque creemos que su negocio es el narcotráfico.

O sea, tu padre estaba en lo cierto.

Por eso quería rechazarlo como cliente.

Aún no he podido probarlo, pero creo que Somoza

ordenó el asesinato de Rober.

¿Por qué me tengo que humillar y consultárselo?

Ya he comprobado que funciona perfectamente a pie de obra.

-Nadie te está pidiendo que te humilles ante nadie.

Esto ya está pasando a un terreno personal.

Solo te pido que consultes la utilidad de ese maldito programa

con el responsable de ese departamento, nada más.

¿Has perdido algún albarán?

-Qué albarán voy a perder, si los cuido como a mi novia.

-Pues entonces tenemos un problema.

Porque faltan albaranes y tenemos un descuadre en la contabilidad.

-Al comprobar que faltaban algunos, se me ocurrió mirar las cámaras

para ver qué había pasado, quién los había perdido.

(CHISTA) Las manos quietas.

-Jairo. Jairo, dame eso.

¡Jairo, dame eso! -(CHISTA)

(Puerta)

-¿Qué está pasando aquí? Vete al muelle y sigue trabajando.

¡He preguntado qué demonios está pasando!

¿Es un caso para la UFAM? Negativo.

Otro robo con violencia.

¿En pleno día? Sí, hace un rato.

Mientras uno lo amenazaba, los otros le destrozaban la casa

en busca de algo de valor. O actuamos rápido

o esto va a ser una epidemia. Ya van tres robos así esta semana.

Todos con el mismo sello.

Los golpes son rápidos y muy coordinados.

Suelen tener todos preparación militar

y también tienen acceso a todo tipo de armas.

Hay una nueva banda de atracadores en Distrito Sur.

Creemos que son del Este y muy violentos,

así que estate atenta, ¿vale?

Por supuesto, a tus órdenes.

(GRITA)

¡Dame eso! Da...

Vale, vale... Tranquilo.

(Puerta)

(JADEA)

(Pasos)

¿Qué ha pasado? ¿Está bien? Sí, estoy bien.

¿Le ha apuntado con un arma? Sí, no pasa nada.

(Música emocionante)

-¿Qué está pasando aquí?

-Nada, Don Fernando, era una tontería.

-Si es una tontería o no ya lo decidiré yo.

-Créame, no era nada importante.

-Julio.

Dime qué está pasando aquí.

-Nada, era una discusión sin importancia.

-¿Pasa algo con esa "tablet"? -No.

Nada. -¿Nada?

Bueno, vamos a verlo.

Dámela, Jairo.

¡Que me la des!

¿Qué es esto?

Supongo que has sido tú

quien ha conseguido estas imágenes de las cámaras, ¿no?

-Sí, he sido yo.

-Y supongo que habrá sido para enseñarle a Julio

cómo han desaparecido esos albaranes, ¿verdad?

(SUSPIRA) A ver, hijo...

¿tienes algo que decirme?

-¿Qué quieres que te diga?

Parece que ya me has condenado. -No, yo no te he condenado,

han sido las imágenes de las cámaras, no yo.

Así que será mejor que me contestes...

y que me digas la verdad.

-Sí, robé los albaranes

para que pareciera que Jairo la había cagado.

Y al final quien la ha cagado he sido yo.

-Muy bien. Jairo, déjanos solos.

-Papá, sé que estás enfadado... -Enfadado no, ¡estoy muy cabreado!

(GRITA) Sobre todo porque me has decepcionado mucho

No solo me has mentido,

sino que has intentado sabotear mi empresa.

-Mi intención no era sabotearla,

quería dejar mal a Jairo delante de ti.

Quitarte la venda de los ojos y que dejaras de idolatrarlo.

-¿De qué demonios me estás hablando?

-Hablo de que estás siempre hablando bien de él.

Haciéndome sentir como una mierda, comparándome con él.

Le cuentas cosas que a mí no me cuentas, papá.

Y parece que solo él te importa.

-Mira, Julio, creo que estás muy celoso de Jairo.

-Pues es porque tengo motivos.

Te enorgulleces de él mucho más que de mí.

-¿Cómo puedes decir una cosa así? -¡Porque es la verdad!

A veces...

A veces creo que preferirías que Jairo fuera tu hijo y no yo.

Y eso es algo que no puedo soportar.

-Julio, espera.

¡Julio!

(CHISTA)

(SUSPIRA)

-Ya he dicho que no los denunciaré. Si te robaron

y te sacaron una pistola. No quiero líos.

¿Y tampoco quieres recuperar tu mochila?

No llevaba nada de valor.

Esos criminales se cruzaron en tu camino y te agredieron.

Nadie te está acusando de nada.

¿Te vas a hacer ahora mi amiguito?

Eso es imposible, eres policía y a mí no me gusta la policía.

Y eso no me hace sospechoso de nada, ¿verdad?

Así que devuélvanme mi DNI y si no estoy detenido, me voy.

Tano, deberías colaborar.

Esos tipos son miembros de una mafia del Este.

Y tú has sido testigo de un delito. ¡No he sido testigo de nada!

Muy bien, entonces quizá un juez te obligue a testificar.

Ten en cuenta que si a ti no te gustan los policías,

a nosotros tampoco nos gustan los tipos como tú.

(SUSPIRA)

Está bien, ¿qué queréis?

Una descripción detallada de esos hombres.

Muy bien, llevaban pasamontañas

y me sacaron un arma a la mínima, no se andan con chiquitas.

No os puedo contar nada más.

¿Habéis probado de interrogar a los vecinos? Igual...

Mira, no nos digas lo que tenemos que hacer.

¿Qué llevabas en la mochila?

Poca cosa.

Un libro, unos guantes y unas herramientas.

¿Qué herramientas?

Un taladro, unas brocas y unas escuadras.

Me la prestó la empresa para colgar una estantería.

Hasta donde yo sé, eso no es delito.

Supongo que esa empresa es Construcciones SZ.

Vaya, la constructora de Alejandro Somoza.

Lo sabes perfectamente, Alicia.

Nos cruzamos allí el día que fuiste a ver a mi jefe.

Zanjemos esto de una vez, no hay tiempo que perder.

Firma la denuncia.

Que yo no voy a firmar nada.

Muy bien, nosotros buscaremos tu mochila igualmente.

Me parece fenomenal. Yo no puedo perder más el tiempo.

Así que si me da mi DNI, me voy.

Ese tipo no es trigo limpio.

Lo de la mochila es muy raro.

¿Crees que está compinchado con los atracadores?

No creo. Es el guardaespaldas de Somoza y no tiene relación

con mafias ni atracadores de Europa del Este.

Se los habrá cruzado de casualidad.

Eso lo ha colocado en una posición bastante incómoda.

¿Llevaría droga en la mochila? No lo sé.

¿Por qué no recapitulamos toda la información del robo

y dejamos a este desgraciado para luego?

Solo tenemos el testimonio de algunos vecinos,

pero vamos a ver si las cámaras del banco nos revelan algo más.

(Teléfono)

Perdona.

¿Sí?

Sí, soy yo.

Claro, dígame.

Ajá.

Vale.

Muy bien, den las gracias a su madre.

Sí, claro, estaremos en contacto.

Era Sofía, a quien robaron antes.

Ha recordado que decían con insistencia una palabra:

"Jadan".

¿Y esto qué significa?

Primero vamos a averiguar qué idioma es.

¿Cómo fue tan torpe de dejarse robar así en la calle?

-No eran unos cualquiera, señor. Eran profesionales del Este.

-¡No me jodas, Tano!

Pudo haberles hecho frente. -Lo hice,

pero me apuntaron con un arma.

Juro que intenté rescatar esa mochila.

-No lo contraté para que cometiera esas cagadas.

-Con suerte, la policía no los detendrá

y no encontrarán la mochila. -(RESOPLA)

Que los agarren no es la peor de las posibilidades, Tano.

La peor es que agarren esa pistola, cometan otro crimen

y lo relacionen con el asesinato de Yanakis.

-La policía no sabe que me la robaron.

-De momento.

-Es imposible relacionarme con ese arma.

-¿Pero cómo va a ser imposible?

Es todo cuestión de aten cabos.

Si relacionan esa pistola con usted, nos meteremos en tremendo lío.

-Lo siento, señor.

-A ver, dígame una cosa,

¿quién está investigando esto?

-Ocaña y Lemos. -(REFUNFUÑA)

Hombre... La viudita Batista y madre de su futuro hijo...

Eso sí está mal.

¿Usted no leyó el informe sobre Alicia Ocaña? ¿Eh?

¿No vio la efectividad que tiene "pa'" resolver sus casos?

¡Conteste, malparido!

-Ocaña es una buena policía, sí.

-¿Entonces cómo cree usted que me voy a tranquilizar?

-Supongo que no puede, no. -Por supuesto que no.

La pregunta es, ¿qué hará "pa'" tranquilizarme

y que no tome represalias en contra suya?

-Patrón, no le he fallado en diez años,

no le fallaré ahora.

Le juro que encontraré el arma.

-Pues ya me falló, Tano.

Dígame qué va a hacer para que no me arrepienta

de darle una segunda oportunidad.

-Le juro que no se arrepentirá.

Nada va a relacionarle con la muerte de Yanakis.

Ojalá así sea.

Porque si no, los peces del Manzanares van a estar felices.

-La macedonia estará riquísima, pero estamos quedándonos sin fruta.

-Pues que hoy todo el mundo coma macedonia.

-¿Y si alguien quiere una pieza entera?

¿Por qué no vas a El Color de la Huerta

y haces la compra?

-No, mejor llama a David y que nos traiga el pedido.

-Vale, una pregunta:

(DUDA)

¿Has hablado con Jesús o lo has visto desde la otra noche?

-No.

-Ya...

No será que lo estás evitando, ¿o me lo parece a mí?

-No lo estoy evitando, no me apetece encontrármelo.

-Chica, sigo sin entenderlo. Con lo bien que estabais.

-Pues sí, con lo bien que estábamos, de repente empieza a ignorarme.

-¿Él a ti o tú a él? -No, él a mí.

¿Te parece normal que después de pasarlo fenomenal en la verbena,

al venir tengamos una conversación y coja la puerta y se vaya?

¿Y hasta hoy?

-(VACILA) ¿Pero solo por hablarle de su anterior mujer se pone así?

Es que no...

-Pues sí, hija.

Fue nombrarle a Marina, que así se llamaba la muchacha,

y parecía otro hombre.

Cambió, se puso mustio, ya no quiso hablar más...

y si te he visto, no me acuerdo.

-La verdad es que es para estar un poco mosca.

-Yo no soy tonta, sé perfectamente qué le pasa.

-¿Y qué le pasa?

-Que sigue enamorado de ella.

-¿Pero qué dices, María?

Si la mujer... Vamos, murió hace ya tiempo, ¿no?

-¿Qué tendrá eso que ver?

Hay amores que nunca se olvidan, Paty.

Por eso no ha vuelto a tener pareja.

-No digas tonterías, ¿sabes lo que tienes que hacer?

Tienes que preguntarle directamente, tiene que haber algún motivo

por el que reacciona así.

Trágate de una vez el orgullo, hija. -Que no es por orgullo, Paty.

Es porque no tengo edad de ir detrás de nadie.

No me hace falta, estoy muy a gusto así.

-Sí, lo que tú digas.

Pero tus ojos hablan por ti...

y la mar de a gusto, no estás.

-Porque estoy decepcionada, Paty. Eso me pasa, estoy decepcionada.

Y no quiero hablar más del tema.

Voy a ver lo que falta y te hago una lista.

Vas tú a la tienda.

-Bueno. -Ni se te ocurra decir nada, ¿eh?

-No. -Te corto la lengua.

-Vale.

-(RESOPLA)

(Puerta)

¿Sí?

Jairo, ¿dónde estabas? Te estaba esperando.

-Estaba ayudando a descargar un par de camiones.

¿Qué hacías descargando camiones?

¿No hay suficientes mozos en el almacén?

-Teníamos un poco de prisa porque necesitábamos el camión

para otra entrega.

-Tú no tienes por qué estar descargando camiones.

-Tampoco se me caen los anillos por descargar un camión.

Aunque sea el encargado. -Me parece bien,

pero tus funciones en la empresa son otras, no lo olvides.

-No quería estar aquí cerca mientras usted hablaba con Julio.

-Ya, ya.

Verás, precisamente por eso quería hablarte.

Quiero pedirte perdón como padre en nombre de Julio.

Y como tu jefe, también me gustaría disculparme por...

haberte echado esa bronca tan injusta sobre los albaranes.

-Como jefe no hace falta, hizo lo que tenía que hacer.

O sea, la disculpa sobra.

-Pero me reconocerás que ha sido una injusta, ¿no?

-Relativamente.

Es normal que pensara

que me había equivocado, porque sí que había un fallo.

-Sí, sí.

Había un fallo provocado por Julio y eso es lo que más me duele.

Me duele mucho descubrir que ha sido mi hijo

quien ha saboteado tu trabajo para desacreditarte.

-En ese sentido, le diré que lo entiendo porque...

sé cómo te sientes cuando alguien de tu familia te decepciona.

Sé que es duro de encajar. -Ya. Sí que lo es.

Sí que es bastante duro.

Pero verás...

Jairo, no es por justificar a Julio, pero...

(VACILA)

Sabes que es bastante inmaduro aún, como que está saliendo del cascarón,

y tú ya tienes mucha calle, eres más listo que el hambre.

Te pediría que no se lo tuvieses en cuenta y que...

que tuvieses algo de paciencia con él.

-Pero es que hay que tenérselo en cuenta.

Don Fernando, en esta empresa no estamos "pa'" perder el tiempo

con juegos de hermandad universitaria.

No. Porque hoy ha saboteado mi trabajo, pero mañana...

¿Qué le puede dar mañana? -Sí, sí.

Lo sé, Julio ha cometido un error, por juventud, inexperiencia...

Pero un error. Y todos cometemos errores.

¿Cuántas veces la has cagado tú conmigo?

Unas cuantas, ¿no?

En el fondo sé que Julio es un chico inteligente

y si le ayudamos y estamos a su lado aprenderá rápido y bien.

-Bueno, yo no tengo problema con estar a su lado, lo tiene él.

Y no sé por qué.

-¿Aún no te has dado cuenta con lo listo que eres?

Está celoso, Jairo.

Cree que tengo predilección por ti.

-O sea, ¿que es eso?

¿Y de dónde se saca esa tontería?

Yo soy un empleado y su hijo es él. -(RÍE) No, no.

Tú no eres un empleado más, Jairo. Y lo sabes.

Eres mi hombre de confianza, mi mano derecha y un ejemplo.

Eso es lo que le duele a Julio.

Él piensa que estando tú a mi lado...

aquí no pinta nada.

-Pero eso no justifica su comportamien... Ahí está.

-Julio, ¿qué tal?

Pensaba que ya te habías vuelto a casa.

-No, solo me fui a dar una vuelta.

Necesitaba recapacitar antes de volver.

-Ajá.

-Jairo. -¿Qué?

-Perdóname.

Me he portado como un estúpido contigo.

Has vuelto a demostrarme que me das mil vueltas y...

que soy un imbécil. -No hace falta que te pongas así

contigo mismo.

Ni siquiera cuando mi padre te presionó me dejaste mal.

-Te debo una. -Vale, pero ya está. "Olvidao".

Yo ya lo he "olvidao".

-No sé qué me pasó, te juro que no soy así.

-(JAIRO) Julio.

Estás perdonado.

De verdad, justo lo que hablaba con tu padre,

perdón y cuenta nueva porque aquí estamos para trabajar.

-Yo creo que tiene razón.

Deberías hacerle caso, lo mejor es hacer borrón y cuenta nueva.

-Ya no vais a tener que sufrir más por mi culpa.

Ni por dónde meto las narices ni por las preguntas que hago.

-¿Cómo?

-Que esto ha servido para darme cuenta de que no encajo.

-Perdona, ¿qué quieres decir, hijo?

(INSPIRA PROFUNDAMENTE)

-Mañana me vuelvo a Miami, papá. -¿Qué?

(TARTAMUDEA) ¿Cómo que...? Espera.

¿Cómo que mañana te vuelves a Miami? No habrás comprado el billete, ¿no?

-Sí, salgo a primera hora.

-Julio, un momento, por favor. Hablemos de todo esto con calma.

-No me vas a convencer.

A grandes males, grandes remedios. -No digas tonterías, hijo.

Si aquí no ha pasado nada grave. -Me voy a hacer el equipaje.

Jairo, adiós.

Suerte con todo.

-Igualmente.

Sabemos algo más sobre su "modus operandi".

Entran con llave falsa y un percutor,

así fuerzan la puerta, pero no dañan la cerradura.

Es lo que se conoce como "bumping". Son tíos profesionales:

rápidos, silenciosos y muy violentos.

¿Qué se llevaron?

Dinero, pero sobre todo joyas.

La mujer tenía todas las joyas en casa, una pequeña fortuna.

¿Cuántos eran, los asaltantes? Tres.

Y otro que esperaba en un coche para salir pitando.

No entiendo por qué vienen a Distrito Sur

y no van a zonas más ricas de la ciudad.

Aquí no hay tanta vigilancia ni porteros

y salir huyendo por la M-30 es mucho más sencillo.

Además, aquí también están sacando suculentos botines.

¿Sabemos de dónde son?

Alicia ha hecho una deducción crucial.

Una de las víctimas, Sofía Sanchís, ha recordado que decían "Jadan".

La he buscado y significa "desgraciada" en croata.

¿La banda puede estar compuesta solo por esos cuatro miembros?

Pueden ser dos subgrupos que actúan al mismo tiempo

para despistarnos y ser más eficaces.

Al menos tendrían que ser siete u ocho.

Deberíamos atraparlos cuanto antes, porque puede que luego se muevan

a otro punto del país.

¿Cuántos heridos han causado en los asaltos que llevamos?

Cinco vecinos con heridas de diversa consideración.

Sí, y también está lo de este Tano.

¿Qué Tano?

Sí, los atracadores arroyaron a un transeúnte

tras el asalto en la calle Cabo de Gata.

Es Tano Céspedes, guardaespaldas de Somoza.

¿Estaba precisamente en esa calle?

Sí, pero no creemos que Somoza ni él tengan nada que ver.

Más bien se trataría de una víctima colateral.

Se tropezaron con él y se llevaron su mochila.

¿Qué llevaba en esa mochila?

Según él, un libro, unos guantes y material de bricolaje.

(Puerta)

¡Ah, comisario!

Lemos y Ocaña me estaban reportando sobre el último asalto.

Ese es el penúltimo.

Con posterioridad se ha producido otro en un chalé de El Carrascal,

en el límite oeste de Distrito Sur.

¿Cuánto tiempo hace de eso? Hace una hora.

H-50 envió un aviso y acudió una patrulla a Distrito 2.

Hay que incluirlo en la investigación.

No creo que se trate de la misma banda,

no pueden tener el don de la ubicuidad.

O sí. Creemos que pueden ser dos subgrupos.

¿Han dado algún rasgo de los asaltantes?

Que son muy violentos.

Le dieron una paliza al dueño para que abriera una caja fuerte

y el hombre está en el hospital.

No se teme por su vida,

pero le han roto la nariz y varias costillas.

Entraron con llave falsa, ¿no?

Por lo que han dicho, sí.

Son ellos y, como dices, están divididos en varios grupos.

Bien, vamos a coordinarnos con Distrito 2.

Id al chalé e inspeccionad la zona.

(RESOPLA)

Me preocupa Alicia, ¿de cuánto está?

De tres meses.

Se va a resistir, pero tendré que dejarla sentada ya en su mesa.

Manzanas, peras, uvas, plátanos... ¿Algo más?

-No, creo que nada más. -Bien.

-Aunque creo que podríamos hacer una sorpresita a María, ¿no?

-¿Una sorpresa?

-Sí, no sé.

¿Qué más le añadirías a la macedonia?

-Pues no sé...

¿Unas frambuesas bien ricas?

-Son un poco caras. -No, yo te arreglo el precio.

Además, le dará un toque muy especial

e incluso puedes hacerlas con zumo de naranja o nata.

-¡Qué ricas!

-Entonces, ¿te las pongo? -Sí, pónmelas.

Le diré a María que son recomendación tuya.

Aunque también podrías ir tú y decírselo tú mismo.

Así la compensas.

-¿Compensarla por qué?

-Por haber pasado de ella últimamente.

-Bueno, es que no he pasado de ella.

-Un poco sí, que hace días que no te pasas por el bar.

-Bueno tampoco tanto, no exageres. He estado liado.

-Ya, pero antes te pasabas todos los días.

-Ya, pero no puedo dejar la tienda sola si David no está.

Tú ya sabes cómo van los negocios de cara al público.

-Sí, ya lo sé.

-Además, ¿por qué debo darte explicaciones?

-Porque es María y a los dos nos importa,

¿o a ti no te importa que ella esté disgustada?

-¿Está disgustada?

-Pues sí.

Y normal, porque la tienes muy olvidada.

-No, eso no es verdad.

-Entonces, ¿por qué no vas a verla? Y le llevas las frambuesas.

-¿O sea que soy yo quién no va a verla a ella?

¿Y por qué no viene ella a comprar en vez de mandarte a ti?

-Porque no te quiere poner en un compromiso.

Además, fuiste tú quien salió corriendo el otro día.

-O sea, que te lo ha contado.

-Sí, pero porque tenemos mucha confianza.

-Ya, ya...

-María no entiende qué te pasa. -(SUSPIRA) Que no me pasa nada.

-Si no te pasa nada, por qué no hablas con ella

y terminas ya con esta situación tan rara.

Ella se está rallando mogollón y lo está pasando mal.

Vale, que sí. Iré a hablar con ella un día de estos.

-Gracias. -(JESÚS) (SUSPIRA)

-¿Cuánto te debo?

-Nada, si tienes cuenta, ya lo sabes.

-Es verdad. -Venga.

Aquí tienes.

-Gracias. -¡Hasta luego!

-Ah, y una última cosa.

-Por favor, no le digas a María nada de esto.

-Sí, no te preocupes.

-Guay, ¡hasta luego! -¡Hasta luego!

¿Qué, cenando ya?

Es un tentempié hasta llegar a casa "pa'" hacerle la cena a la chica.

Yo sí que le echaré algo al estómago, que no me espera nadie

y tengo curro toda la noche.

Iker, ¿te pongo algo? Pues sí, María.

¿Me pones un pinchito de tortilla con queso?

Ahora vengo.

-Con la banda de atracadores, ¿hay algún progreso?

De momento poco. Los tíos van a un ritmo que no veas.

Eso tiene pinta de ser una banda organizada.

Exmilitares, exactamente. Creemos que son croatas.

Si puedo echaros una mano, contad conmigo.

Ah, muchas gracias, Fede. ¿Qué te parece

si dejamos de hablar de trabajo y pasamos a otro tema?

Cuéntame, ¿qué tal con Lola?

Ahora tienes luz verde sin el tal Ramón por el medio, ¿no?

(RESOPLA) Pues no lo sé.

-Aquí tenéis. Muchas gracias.

Mira, Fede, está claro que Lola ya ha pasado pantalla.

Lo del sevillano es historia, aprovecha la oportunidad.

¿Pero qué oportunidad?

A mí solo me ve como un amigo sin derecho a roce.

¿Eso te ha dicho ella? No exactamente.

Me ha dicho que soy muy majo, que le gusta estar conmigo,

que se lo pasa muy bien... Vamos...

una mierda.

Tío, tampoco te quejes. Mírame a mí, cenando solo.

A ti te esperan dos pibones en casa para que les hagan la cena.

Sí, que "les" prepare la cena, que "les" dé conversación

después de hacerles la cena,

que "les" arregle los electrodomésticos.

Yo lo del roce, pues chico, no lo veo por ningún sitio.

Debe de ser "pa'" otros. Bueno.

Voy para casita.

Venga. Chao.

Hasta luego, María. -Adiós, Fede, majo.

-¡Eh!

Majo, ha dicho.

-¿Qué he dicho? Si no era nada malo.

No te preocupes, María. Es un tío muy sensible

Ah... -Buenas noches.

-(MARÍ) Buenas, ¿qué le pongo? -Caña y mixto.

-Muy bien.

¿Qué? ¿Te has acordado de algo ya

que nos pueda ayudar a detener a esos ladrones?

No, seguro que la policía va a hacer bien su trabajo.

Aunque visto lo visto...

¿Lo dices porque estoy cenando?

No pretenderás que no tengamos ni un descanso.

Es que mientras la policía cena, pasan cosas.

Por ejemplo, acabo de ver en un diario digital

que los atracadores son croatas, ¿lo sabías?

No hablaré de esto con alguien que no nos soporta.

Eh, eh, eh. Que aquí, la víctima soy yo.

¿Sí? Y también el guardaespaldas de Somoza.

¿Eso me hace menos víctima?

Verás, esta tarde...

cuando te llevamos a comisaría para que denunciaras,

no parecías muy interesado en colaborar, así que...

¿a qué viene este súbito interés por tu mochila?

Es que llevaba dentro una herramienta de un compañero.

Es importante devolvérsela.

¿Y no tenéis dinero para reponerla?

Bueno, ¿me vas a decir si habéis averiguado algo nuevo?

Nada que nos lleve por el camino de recuperar tu mochila...

de momento.

(MARÍA) Aquí tiene su sándwich y la caña.

-Gracias.

María, cóbrame.

Pues cinco.

Oye, no sufras por tu mochila.

La acabaremos encontrando e incautaremos a los ladrones

(IRÓNICO) las herramientas que te robaron.

Sí.

¿Has vuelto a conducir, Nacha?

-(RÍE) Todavía no, pero no tardaré en hacerlo.

Sobre todo, si me toca con Elías quiero ser yo quien maneje.

Él es así como regular, ¿sabes?

-¿Tú conduces mejor que él? -Claro.

Aunque él nunca lo reconocerá.

Al principio, al patrullar juntos, me tocó organizarme bien

para alternarnos los seguimientos.

-El otro día, cuando nos encontramos y me preguntasteis por Lidia,

parecía que os llevabais muy bien, ¿no?

-Sí, nos ha costado tiempo hacernos el uno al otro,

pero Elías es muy buen compañero y es mi amigo.

Hemos compartido...

(RESOPLA)

un montón de cosas juntos y muy importantes.

-¿No te gustaría trabajar en las oficinas?

-Ni hablar, para mí, eso es muy aburrido.

Yo soy más como de calle, acción... Eso no me gusta.

Teresa, ¿te puedo decir algo?

-Claro, aquí puedes decir lo que quieras.

-(COGE AIRE)

Es en relación con el caso de la chica suicida.

Sobre todo, lo que tiene que ver con Lidia.

Tú nos diste la clave para salvarla y eso me hizo reflexionar mucho.

Dijiste que para esta chica,

la amistad es un vínculo superfuerte en la vida

y eso a mí me caló hondo porque para mí también lo es.

-Me alegra haber podido ayudaros en el caso.

-También te quería decir que si me das el alta.

-Ah, ¿tú crees?

-Sí.

Sandra ha salido del coma y ha sido una gran noticia.

Creo que esto me ayudará a intentar ser la de antes.

-Nacha, en mi opinión,

tus conflictos no vienen por poder conducir o no.

El otro día dijiste cosas muy reveladoras

y mostraban otro tipo de conflictos.

Los conflictos más profundos no se muestran de manera evidente,

sino que aparecen como pequeños fogonazos inesperados.

El otro día sucedió y hoy ha vuelto a ocurrir.

-¿Ah, sí?

-Has dicho que la amistad es muy importante,

más que la familia, ¿no?

-Sí, pero no veo que eso sea un fogonazo de nada.

En la primera sesión hablaste de la muerte de tus padres.

Otro fogonazo.

-No sé por qué hablé de eso, es algo que no me gusta recordar.

-¿Todavía te duele cuando lo recuerdas?

Cuéntame cómo murieron.

-(RESOPLA)

Prefiero no hablar de esto ahora.

-Todavía nos queda un ratito.

Cuéntamelo, por favor. Te va a venir bien.

-María, tu tortilla está riquísima. La echaré mucho de menos en Miami.

-¿De verdad que te vuelves a Miami?

-Pues sí, dentro de unas horitas.

-Me da lástima por tu padre.

Está tan feliz de tener aquí a su único hijo...

-Seguiremos en contacto por teléfono.

-Bueno, pero ven de vez en cuando, aunque sea de visita,

que aquí te hemos cogido mucho cariño.

-Gracias, tú sí que eres maja. -Este "pinchico" va por mi cuenta.

-Gracias, y dime lo que te debo. -Venga.

Jairo. -Hola, guapa.

¡Hombre!

Julio.

Te hacía preparando el viaje, macho.

-Ya está todo listo, no tengo tanto que llevarme.

-Ah.

¿No deberías estar con tu padre?

-Cierto, te dejo cenar tranquilo. -No, hombre, espera, no corras.

-¿Ya has olvidado lo que te hice? -Te he perdonado

delante de tu padre y no estaba disimulando,

si lo digo es porque es así, está todo en orden.

-Todo está en orden porque me quito de en medio.

Así ya no seré un obstáculo en vuestra relación.

-No, te estás equivocando mucho.

Desde el momento en el que naciste, apellidándote Quintero,

y yo nací apellidándome Batista, la relación fuerte es la vuestra.

-Los lazos de sangre no son siempre los más fuertes.

-Yo lo sé muy bien.

Pero no es el caso de tu padre. Él mataría por ti o por Alicia.

-Seguro que también mataría por ti.

Que no, que mi madre tenía razón. Nunca debí volver.

Fui estúpido. ¿Cómo iba a tener una relación normal con él?

-Yo más que estúpido, te veo valiente, macho.

Con la vida resuelta, venir desde la otra punta del mundo

"pa'" conocer a tu padre, con quien nunca has tenido relación,

es de tenerlos bien puestos. -¿Y de qué me ha servido?

Vuelvo a Miami y tampoco hemos avanzado mucho,

y he hecho de todo para ganarme su cariño.

-Si su cariño ya lo tienes. -Mi padre lleva una máscara.

Ha ocultado muchas cosas y no me refiero solo a lo de Alicia.

Me refiero a sus negocios,

que tú conoces perfectamente.

-(SUSPIRA) (CHISTA)

-Pero bueno, ya da igual.

María, cóbrate, por favor. Quédate con el cambio.

-Venga. Que tengas muy buen viaje. -(RÍE)

-Venga, solete. -Gracias.

-Cuídate mucho. Jairo, ¿qué te pongo?

-Ponme unos huevos con pimientos. -Muy bien.

-Espera, espera un momento.

Déjame decirte algo, ya que te vas. Te diré por qué te equivocas.

Si te vas, a tu padre le va a doler mucho.

Y te aseguro que no sabes lo que es tener a un padre chungo.

-No digo que sea chungo... -Ya lo sé, ya lo sé.

Y tampoco digo que sea perfecto,

ni que tenga que ser fácil haberlo tenido como padre.

Pero al "lao" de mi padre, por ejemplo,

Don Fernando es una bendición.

-¿Qué ha hecho para que sea tan malo?

-Mi padre está en prisión

por intentar matar a mi madre con un cuchillo.

A mí me agredió, me dejó inconsciente

cuando fui a defenderla.

-¿Qué dices? -Mi vida ha sido así.

Es la vida de mierda que mi padre nos ha dado.

-(RESOPLA)

Qué duro, Jairo.

Lo siento. -No lo sientas.

Tienes que darte cuenta de que si yo tuviera un padre como el tuyo,

no estropearía la relación por una tontería.

-Jairo, ¿te pongo también unas "salchichicas"?

-Y si te quieres volver a Miami para seguir tu vida que es...

totalmente normal y seguro que está mejor que este barrio,

pues bien.

Pero haz primero las paces con él,

que si no te vas a arrepentir, macho.

-Oye, Jairo, que...

Gracias.

-Los asesinaron en un tiroteo.

-(TERESA) ¿Dónde?

-En un restaurante, en Cali.

Estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado.

-Lo siento mucho.

Debió de ser terrible cuando lo supiste.

-No lo supe, lo presencié.

Estábamos celebrando mis 15 años, la puesta de largo.

-¿Y quién los mató?

Unos narcos de una banda rival.

-¿Y qué teníais que ver con los narcos?

-Nada. Simplemente...

había una familia al lado nuestro que celebraba los 15 de otra niña

y justamente su padre era el capo de esta banda rival.

Así que estos narcos...

arrasaron con decenas de personas, mis padres incluidos.

-Y te quedaste huérfana, claro.

-Con mis cuatro hermanas.

-¿Te hiciste cargo de tus hermanas?

-No, nos vinimos a España, a casa de mi abuela.

Entonces sí que tienes familia: tu abuela, tus hermanas...

Mi abuelita ya se murió y...

Mis hermanas regresaron. Unas a Colombia, otra está en México

y yo me quedé aquí.

-¿No crees que merece la pena sanar esa herida?

-Esa herida ya cicatrizó.

-¿Estás segura?

Piénsalo.

Es un camino que no será llano,

pero si lo recorres te quedarás en paz con tu familia.

-¿Crees que no estoy en paz con mi familia?

-Eso lo descubriremos juntas si quieres.

-Me lo voy a pensar. -Claro.

Hasta pronto.

-Gracias.

Chao.

Nos ha llegado el expediente de Barcelona

y habrá que mirarlo con lupa. ¿Qué tenemos?

La Científica no ha avanzado ni con la huella

ni con nada relacionado con los últimos asaltos.

A ver, la calle Cabo de Gata está a una considerable distancia

de la urbanización de El Carrascal.

Teniendo en cuenta que ambos robos se produjeron casi simultáneamente,

creo que podemos confirmar que son dos grupos diferentes.

Ocurre igual con los dos atracos de hace unos días:

casi simultáneos, como si quisieran despistarnos.

Tendrán su centro de operaciones en Distrito Sur.

O no muy lejos. ¿Hablasteis con la última víctima?

Poco, la familia no nos dejó hablarle.

Y estaba bajo los efectos del "shock" y no recordaba nada.

Aun así nos ha confirmado que fueron dos tipos cachas,

encapuchados y vestían ropa oscura.

Y uno de ellos hablaba español con acento eslavo.

Bueno, creo que podéis descansar, mañana volveremos a la brecha.

¿Y tú?

Yo quiero recopilar toda la información que tenemos

y cotejarla con el expediente de los atracadores de Barcelona.

Puede que no sean la misma banda, pero estas bandas internacionales

suelen estar conectadas.

A lo mejor sacamos algo de ahí.

Si quieres puedo revisar el material de la Europol

y hago la comparativa. No, no te preocupes. Gracias, Iker.

Venga.

¿Interrumpo? No, no. Ellos ya se iban.

Ah, por cierto.

Que sepáis que me gusta mucho cómo lo estáis llevando.

Si apenas hemos avanzado nada.

Me refiero al trabajo en equipo.

Formáis una buena pareja. El mérito es todo de Alicia.

Tiene mucha paciencia conmigo.

Pues contigo, Alicia, tengo que hablar mañana.

Espero que no sea sobre el embarazo.

Iker puede decirte que me estoy portando bien.

Hablamos mañana. Venga.

¿Qué tal, cariño?

¿Te acuerdas de que habíamos quedado para cenar?

¡Claro!

¿Cómo se me iba a olvidar? Si...

Es que estoy completamente absorbida por este tema.

Es una banda de atracadores croatas que están arrasando el barrio.

¿Quieres que anule? No, no.

No podemos hacerle ese feo a La sota de oros,

nuestro primer restaurante de novios.

¡Entonces, te acuerdas!

Qué pesadito eres. Pues claro que me acuerdo.

Déjame que ponga en orden la mesa, me cambio y nos vamos.

Esta mañana he escuchado que habían atracado a una familia

en la urbanización El Carrascal. Al hombre le dieron una paliza.

Si solo fuera él...

Ya te he dicho que están arrasando el barrio.

Además, les da igual entrar a robar de día o de noche,

o que haya gente o no en el domicilio.

Se va a extender la alarma social. Me siento culpable.

No. ¿Te quieres callar?

Que no, que tenemos una cita por prescripción de la terapeuta.

Le pondré un monumento a la terapeuta.

En cinco minutos me cambio y estoy aquí.

(SUSPIRA)

-Estamos "cerraos".

-Ah, Jesús, eres tú. Pasa.

-Ya sé que has cerrado. Si lo prefieres vuelvo mañana.

-No, si ya he "terminao". ¿Quieres tomar algo?

-No, gracias, no.

Vengo porque...

porque creo que debo darte una explicación.

Gracias.

(SUSPIRA)

-¿Vas a estar así mucho rato o vamos a hablar algo?

-No, quería decirte que...

que me he portado muy mal contigo.

-Hombre, mal no.

No te has "portao", más bien. -He escondido la cabeza bajo el ala.

-Pues sí, Jesús, y la verdad es que no lo entiendo porque...

lo pasamos tan bien bailando y todo y...

y fue nombrarte a tu mujer y todo se torció.

-No te lo voy a negar, no.

-A ver, no te preocupes, que yo me hago cargo.

-¿Te haces cargo de qué?

-De lo que te pasa, de que...

de que sigues enamorado de...

de tu mujer, de la madre de tu hijo, de tu primer amor.

-(SUSPIRA)

-Y no te sientas mal porque...

el amor es un sentimiento muy bonito.

Fíjate, yo, hará cosa de un año,

me enamoré de un hombre y pensé que era el amor de mi vida.

Luego esa historia se acabó y bueno...

Me costó muchísimo salir del pozo.

-¿Y por qué se acabó?

-Por lo mismo que tu historia con Marina. Él murió.

Bueno...

lo mataron.

-Lo siento.

Debía de ser un hombre fantástico.

-Sí que lo era, sí.

Como Marina, ¿no?

-(SUSPIRA)

Digamos que Marina no...

no era una perla, no guardo muy buen recuerdo de ella.

No me mires así.

Esa mujer me hizo sufrir muchísimo.

¿Sabes qué pasa?

Marina tenía un problema con las drogas, era politoxicómana.

-Pero tuvo un hijo, ¿no?

-Sí, David fue lo único bueno que me dio.

-¿Y ser madre no la hizo cambiar? -No.

Tuve que criarlo yo solo, hacer de padre y de madre.

(SUSPIRA) -Madre mía.

¿Qué edad tenía la criatura cuando ella...

-David era muy pequeño, casi no guarda recuerdos de ella.

-Madre mía, Jesús, qué historia tan terrible, no tenía ni idea.

-Sí, más de lo que te imaginas.

-Madre mía, y yo agobiándote con el tema de Marina.

Qué poco tacto, Dios mío. -No, no ha sido tu culpa.

¿Cómo ibas a saber lo que pasó?

-Lo siento mucho, no volveré a hablarte de ella, pero...

Pero debo darte las gracias por venir y abrirme tu corazón así.

-Pero te pido que no se te escape nada delante de David.

No quiero que sepa cómo era su madre.

-No, claro. Ya.

-Siempre le he dicho que era una chica normal

y que lo quería mucho.

No sabe que era una egoísta,

(RESOPLA) que solo pensaba en ella y que en realidad...

su hijo le sobraba.

-Y haces muy bien, en vez de decírselo.

Haces muy bien, Jesús.

(SUSPIRA)

-¿Sabes qué pasa?

Últimamente, David me pregunta mucho por ella.

Entonces yo le doy largas y...

(RESOPLA) Me siento un miserable.

-No, hombre, no se lo dices por su bien.

-Además, también me siento culpable contigo estos días por...

por haber huido y...

-Que no, que no. Ahora lo comprendo todo, qué va.

Al contrario, te agradezco que hayas venido a aclararlo todo.

Y que sepas que...

Que aquí tienes una amiga para lo que necesites.

Siempre que me necesites.

-Oye, a mí aún me apetece salir contigo.

Quiero decir a bailar y estas cosas.

-Por supuesto, cuando quieras bailar, me lo dices

y me planto el vestido de fiesta. -Estarás preciosa con ese vestido.

Vamos, con ese vestido y con cualquier otro.

La verdad es que eres guapísima.

-Gracias.

-Bueno pues...

buenas noches.

-Buenas noches.

(SUSPIRA) Pobre...

-(CHISTA)

(SUSPIRA)

Julio, hijo, eh...

¿Qué tal? ¿No has escuchado mis llamadas?

-Perdona. Me he quedado sin batería y tenía aquí el cargador.

¿Me has llamado? -Sí, claro que sí.

¿Cómo no te iba a llamar?

Menos mal que he visto la maleta. Pensaba que ya te habrías ido.

-No iba a irme sin despedirme de ti. -Sí, claro, supongo.

Aunque como estabas tan enfadado...

-No es que esté enfadado, papá, es que...

Bueno, ya da igual.

-Sí, supongo.

Eh... ¿Has cenado?

-Sí, he picado un poco en La Parra. Me quiero ir a dormir pronto.

-¿Y a qué hora sales?

-Temprano. Tengo que estar en el aeropuerto a las cinco.

¿Aviso un taxi ahora o...? -No, no.

No hace falta que llames a ningún taxi, te acerco yo.

-Papá no te pegues el madrugón.

-Julio, espera un momento.

Me gustaría decirte algo.

Verás, yo...

no quisiera que te fueras con la sensación

de que no quiero que estés a mi lado, ni de que me estorbas

ni nada de eso. -Papá, no te justifiques.

No hemos conectado y ya está.

Cabía esa posibilidad cuando decidí venir.

-Bueno, yo no lo veo exactamente así.

-¿Ah, no? -No.

-Llevamos muchos años sin tratarnos. La cosa no ha fluido como esperaba.

Éramos dos desconocidos y lo seguimos siendo.

-(CHISTA) Ya.

Me duele mucho escucharte decir eso.

-(CHISTA) A ver, no te estoy echando la culpa,

pero es la verdad.

Aquí tienes tu vida hecha. He sido un incordio.

-No eres ningún incordio, hijo. Quiero que te quedes aquí en Madrid.

-Tu trabajo no te deja tiempo para una vida familiar.

Además, estás acostumbrado a vivir solo.

-No, no te equivoques, Julio. Verás yo...

desde el primer momento en el que llegaste...

Te estoy conociendo, de verdad, como hijo

y como persona, y me siento muy orgulloso de ti.

Volver a sentir lo de ser tu padre es lo mejor que me ha pasado

en estos últimos años.

-A parte de ser el padre de Alicia.

-Con ella ya sabes que no puedo ejercer como padre,

por más que lo intente, pero...

No lo sé.

Supongo que me habré ganado a pulso esto de...

de no sentir el aprecio verdadero de mis hijos.

-A ver, Papá, tampoco tenemos que dejar de vernos.

Volveremos al régimen de antes.

Citarnos una vez al año en Miami para tomar un café.

-(SUSPIRA)

¿Y no te parece que es muy triste vernos solo una vez al año, hijo?

¿Eh?

¿De verdad es eso lo que quieres? ¿Irte?

¿Es lo que deseas?

Yo estoy dispuesto a hacer lo que sea, a intentarlo otra vez,

a cambiar algo, si es que tengo que cambiar.

¿Y tú? -Si es que ya tengo el billete

y he avisado a mamá. -No digas tonterías,

todo eso tiene arreglo.

(TARTAMUDEA) Verás...

Julio, estoy dispuesto a cambiar lo que sea,

estoy dispuesto a hacer lo posible para que no sientas

que confío más en Jairo que en ti. -Si es normal que confíes más.

Con él tienes mucha complicidad, conoce tus secretos y...

si hasta pienso que os parecéis. -No digas tonterías, hombre.

Si dejas un poco a un lado los celos que tienes por Jairo

y pones solo un poco de tu parte, seguro que esto lo arreglaremos.

-¿Te refieres a mi cagada con los albaranes?

-Si te soy sincero, eso sí que me ha dolido bastante.

Que sospeches de mí o que entres en mi despacho para espiarme

no ha estado bien.

-Es lo que te digo, papá, no hemos conectado.

Además, me avergüenzo mucho de haberte fallado tanto.

-Julio.

Julio, mírame, mírame a los ojos, por favor.

Quédate, hijo, te lo ruego.

-Papá, lo peor de todo es que Jairo tiene razón.

Quiero dejar de ser un niñato, un hijo de papá.

-No hagas caso de lo que te haya dicho Jairo.

Él estaba enfadado por lo que hiciste, pero ya está.

También puede cometer errores como tú, yo o todo el mundo.

Pero la vida siempre nos da una segunda oportunidad

para arreglar esos errores.

¿Qué me dices?

¿Te quedas?

¿Sí?

-Vale. -Ven aquí.

Gracias, hijo.

Gracias.

Te prometo que haré lo que sea

para demostrarte que puedo ser un buen padre.

-Ya lo eres.

-Descansa, venga.

(RÍE) ¡940 pesetas!

Nunca se me va a olvidar esa cifra.

¿Cuánto será eso en euros?

Eso en euros son 6 euros. Vamos, una caspa

comparado con los 43 euros que nos ha costado la cena.

¿Sabes cuántas pesetas son eso? ¿Cómo lo voy a saber?

Si ya no sé calcular en pesetas. Pues en pesetas son...

7.000 pesetas, un dineral de la época.

Oye, te advierto una cosa:

Para nosotros, en aquella época, también era un dineral 940 pesetas.

Bueno porque... Casi te desmayas al ver la cuenta.

Porque no llevaba tanto dinero encima.

En la primera cena romántica tenía que impresionarte.

No podía pedírtelo y aprovecharme.

Sí que me impresionaste, sí.

(RÍE) Sobre todo cuando te pillé hablando con el propietario

para ver si te dejaba ir al día siguiente

a pagar lo que te quedaba, lo que le debías.

(RÍE) Me pillaste "in fraganti".

Pero me dio igual porque estaba bien coladita.

¿Ah, ya no lo estás? Que sí, hombre, que sí.

Mucho más que antes.

(Teléfono)

Espera. Ese sonido no. Chist.

No lo escuches, por favor, no. Eh.

No nos pueden hacer esto ahora, no, por favor.

Relájate, vete al dormitorio

que yo voy en seguida. No contestes.

Lo liquido en un minuto. Un minuto.

(SUSURRA) Vete, va. Un minuto.

(SUSURRA) Métete en la cama.

Sí.

(SUSPIRA) Sí, dime Robledo.

¿Ha pasado algo?

Sí, sé dónde está la calle Poeta Rosales.

¿A qué hora?

¿Los dos?

Vale, voy para allá ahora mismo.

¿Habéis avisado a Científica y al juez?

Sí, sí, no te preocupes, ahora llamo a Bremón.

Dijiste un minuto.

Ha ocurrido una desgracia. Han robado en un ático

en la calle Poeta Rosales. ¿Hay víctimas?

Dos personas...

los propietarios de la vivienda.

Les han dado una paliza hasta matarlos.

¿Los atracadores croatas? No me cabe la menor duda.

¿Tienes que irte? Sí, lo siento.

Debo organizar un operativo ya, aunque no sé si los atraparemos.

Escucha, Emilio.

Sí. Los croatas han llegado más lejos.

Sí, un robo en Poeta Rosales. Han matado a las dos personas

dentro del domicilio.

Sí, yo estoy yendo para allá.

Venga. Hasta luego.

Sí...

No te preocupes...

(SUSPIRA)

-Dígale a Ocaña que le deje trabajar para Somoza Construcciones.

-Eso va a ser imposible.

Las causas de las que le hablé son...

sociales.

Humanitarias, podría decir.

-Entonces tendré que esforzarme

"pa" que me vea como un caso humanitario, ¿cierto?

Hay traumas que damos por resueltos,

pero permanecen latentes hasta que afloran de nuevo.

Por eso, la mejor forma de curarlos es enfrentarse a ellos.

Yo preferiría no desenterrarlos, pero Teresa me recomienda

que vaya a terapia y que trabaje todo eso

para enfrentarme a esos miedos.

No sé, yo me fío mucho del criterio de Teresa.

Si te sientes insegura, puedes pedir consejo

de otro profesional. No, no.

No quiero a otro, estoy encantada con ella

y es un encanto, es...

es muy profesional.

Los croatas mataron anoche a dos personas, un matrimonio.

Al hombre lo golpearon

hasta provocarle una conmoción cerebral irreversible.

A su mujer la mataron de un tiro.

¿Lo hicieron para no dejar testigos?

O porque entró en pánico al ver lo que le hacían a su marido

y no se anduvieron con contemplaciones.

No vas mucho a la iglesia, ¿no? -No, no mucho.

Pero creo que le puedo decir:

A ver, la más nueva es la de San Miguel,

luego está la de Santa Catalina

y por último, la de San Jerónimo. -Era esa.

San Jerónimo, en mi país, es muy popular.

Quédate en comisaría coordinando la investigación.

¿Cómo? No lo vamos a discutir.

Iker, me alegro de que te quedaras. Sales con Menéndez.

Es una orden.

Hola, inspectora Ocaña.

Ya le dije lo que sabía, no puedo decirle mucho más.

-¿Qué quiere esa pendeja ahora?

-Interrogarme otra vez por lo de los croatas.

-Esto no me gusta nada, no me da buena espina.

-No se preocupe.

Si fuera sospechoso, me habrían detenido.

-Vaya tranquilo y actúe normalmente.

-Esa visita nos sirve para que sonsaque a la policía.

Así nos damos cuenta de su línea de investigación.

¿Este qué hace aquí?

Lo interrogaré otra vez. No me convenció

y, como dijiste, hay que repasarlo todo.

Ajá. Suerte.

Apriétale, que no me gusta nada.

Julio se merece una segunda oportunidad.

-Por mí no hay problema, Don Fernando.

Lo de los albaranes está "olvidao" y "hablao", y él lo sabe.

Pero no nos confiemos, porque si sigue por aquí,

Julio puede meterse donde no le llaman.

-No te preocupes por eso, ya he pensado en algo.

Verás, lo voy a nombrar director de "marketing"

de Transportes Quintero, ¿qué opinas?

-No es el monstruo que tú crees.

Está claro que tenemos diferentes visiones de Quintero.

Pero te aconsejo que no te dejes arrastrar por él.

Sabe cómo manipular y engatusar a la gente.

Fuiste a una cata con tu amigo Nano, ¿no?

Yayo. Yayo, eso, sí.

Y no, no hemos reincidido.

No tenéis nada en común, es evidente.

Vamos, no te van los tíos tan estirados y redichos.

Sabrás tú qué tíos me van.

Bueno...

Un poquito sí que lo sé, ¿no?

Hace años sufrí mucho por un hombre.

¿Hablas del hombre...

que me contaste el otro día? ¿El que murió?

-No, Miguel Osorio era una bellísima persona.

Hablo de mi exmarido.

-¿Has estado casada?

Es de Científica.

¿Buenas noticias? Parece que sí.

Parece que por fin los atracadores han cometido un error.

  • Capítulo 230

Servir y proteger - Capítulo 230

29 mar 2018

Alicia e Iker interrogan a Tano tras el atraco sufrido. Tano les oculta que los atracadores le han quitado una pistola que podría probar que él asesinó al sicario Yannakis. Quintero carga contra su hijo por haber saboteado a Jairo. Sintiéndose desplazado, Julio anuncia que regresa a Miami.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 230 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 230 "
Programas completos (327)
Clips

Los últimos 1.367 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. M. Ángeles

    La serie me encanta, pero sigo echando muchísimo de menos a Rober, no sé porqué lo han eliminado!!! Para mí era uno de los protagonistas indispensables. Pero me gustan todos mucho y estoy deseando que vuelva Olga

    07 abr 2018
  2. Blanca

    Creo que en España se respeta mucho el viernes santo x ser país católico xeso no hubo capitulo

    02 abr 2018
  3. Cpmty

    Pues si creo que tenéis razón estos dos y el médico no son tan buenos como el resto. Aunque como salen muy poco pues no se nota tanto . Me encanta la drñerie . Me gustaría que la pusieran también el fin de semana por lo menos sábado o domingo. No entiendo porque ahora solo He podido ver hasta el capítulo 230 y no los siguientes tres hasta 233

    01 abr 2018
  4. Elsa Isabel Barreiro

    Yo la veo desde Argentina y me encanta la serie. La comisario Miralles y su pareja son súper naturales y muy buenos actores. La historia de Quintero es alucinante. Solo espero que Elías encuentre una pareja porque es mi personaje preferido.

    01 abr 2018
  5. Maria Guma

    La verdad es que todos son excelentes actores, trabajan con mucha naturalidad, Jairo es buenisimo. Por eso se nota la deficiencia de Montse, que es buena pero no llega a la excelencia de los demás. Patty es otra tan natural. Me encanta esta serie. Ahora entró Somosa que es bello y un actorazo. Elias me encanta, no asi su compañera y no por homofobica, ni Bremon. vale? Felicitaciones a todo el elenco!!

    31 mar 2018
  6. Naranjas de la china

    Estoy de acuerdo. Montse y Marcelino ademas de no actuar bien (en especial ella) son repetitivos y cansinos. Siempre hablando de lo mismo, de su preocupación por Alicia y de su odio a Quintero. Está serie está mejor planteada que Acacias donde aburren hasta al apuntador. Lo que no me gusta nada es que todas las parejas de Alicia tengan que enamorarse de ella. Está claro que Íker bebe los vientos por ella a pesar de su careta de mujeriego. Rober es su amor y aunque tenga todo el derecho a enamorarse lo que no entiendo es como los guionistas no plantean la escala del tiempo en las series más acorde con la realidad. El escáner del bebé no encaja con las semanas de embarazo y el tiempo que lleva Olga en París incluso antes de que le dieran una beca para seguir allí es más de 2 meses. No es tan difícil llevar las cuántas y encajar los tiempos señores guionistas.

    30 mar 2018
  7. Luis Barreda

    una serie muy interesante que te engancha desde el primer capitulo, que lamentable que personajes como rober hayan dejado de existir, cuando existen otros como Marcelino Ocana y Montse que ya deberian de haberse retirado del programa es decir despues del matrimonio haberse retirado a Francia porque realmente no encajan en la serie. Seguid adelante

    29 mar 2018