www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4393238
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 165 - ver ahora
Transcripción completa

¿Tenemos que llegar tan lejos?

Ya le he dado la sorpresa.

Imagínate, ni se lo esperaba.

Sí, ya. Voy para allá, sí.

No he venido solo, he traído a Felipe-.

-Te lo digo, es un peligro. Cuanto más lejos, mejor.

-¡No hables así de mi padre!

No es modélico, pero es mi padre.

-No lo querría ni ver porque tengo un poco de dignidad.

-¡Cojonudo! Me has fastidiado la mañana.

¿Qué no te gusta de él?

Pues creo que está malmetiendo.

Claudia, ese chico no es trigo limpio.

Creo que estás exagerando, Elías.

Claudia, son muchos años de policía y tenemos un sexto sentido.

¿Me quieres decir que es un delincuente?

No me atrevería a decir tanto,

pero si lo vemos con algo chungo, no me extrañaría.

-¡Hazme caso cuando te hablo!

(GRITA) ¡Que me mires, joder!

-Es increíble lo mucho que te apareces a tu madre.

Sois como dos gotas de agua.

Fuera de aquí.

Está bien.

Ya me voy.

-No puedes dejarnos tirados.

-Lo siento, no me quiero cambiar de compañía.

No vuelvan a llamar a este número.

-Quico, ni se te ocurra colgarme.

Toma, son los pensamientos de Eric.

Me pidió que te los diese si pasaba algo.

¿Martín Díez?

-Soy yo, ¿quién habla?

-La portavoz de Planeta Libre.

-¿Qué quieres?

-Saber si estás comprometido con la causa ecologista.

-Hum, no sé si te entiendo, ¿puedes ser más concreta?

-Conviértete en nuestro eco.

Investiga a las empresas del listado que enviamos a los medios.

Hasta la muerte de Eric Collado el portavoz era un hombre.

Puede que fuera él mismo.

Ahora esta mujer le coge el relevo.

Que no tenga acento extranjero no quiere decir

que no llamara de fuera, pero creo que están por aquí.

Más cerca de lo que imaginamos.

"Un mensaje positivo y esperanzador no podrá arraigar

impuesto a la fuerza".

-Tienes que darle un escarmiento. -¿A Martín?

-Es nuestro enemigo.

Está sentenciado por querernos humillar públicamente

y usar el nombre de Eric, tu hermano.

-Pásate luego por aquí porque tenemos que ir juntos

a una cita importante.

-¿A una cita importante yo también?

-Sí. Tú también, te digo.

-¿Quién era ese hombre?

-Uno de los hombres de Alejandro Somoza,

venía a hablar conmigo.

-¿Sabes quién es Alejandro Somoza? -No.

-Uno de los empresarios más poderosos de Colombia.

-¿En una hora en La Parra?

Sí, me viene perfecto.

(CONTENTO) Venga, allí nos vemos.

Un beso, hijo.

-Hola, Elías. ¿Qué tal?

-Hola.

No sabes lo que acabo de conseguir.

El agregado cultural de la embajada

nos invita a un cóctel esta noche.

Acudirá el embajador en persona y gente de la cultura.

-No puede ser.

Te escribía para decirte que cenaré con mi padre.

-Que no, no podemos cambiar esto.

Esto te puede venir muy bien.

-¿Justo hoy tiene que ser?

-El embajador de Francia no va a cambiar su agenda

para que cenes con tu padre.

-Quería ofrecerme un negocio. Dije que no.

He dicho que por ahora estoy muy bien solo

y no necesito traer socios.

Oye, que digo, lo que me preocupa es

la cena con mi madre.

No te avergüenzas de ella, ¿no?

¿Cómo me voy a avergonzar?

No sé, pues lo parece. Y no deberías.

Deberías estar muy orgulloso.

Sacar adelante a dos hijos en esas condiciones

tiene mucho mérito. Yo estoy muy orgulloso, pero...

Si yo estoy fuera de lugar en una cena así,

imagínate mi madre.

Sigue diciendo que su verdadero padre es Marcelino,

le da igual que sea mi sangre la que corre por sus venas.

Solo quiere creerse lo que dicen los papeles.

Ya ves, hijo,

para qué sirve tener tanto poder.

He comprado el respeto de media España,

de los colombianos, de mucha gente, pero...

no consigo tener el respeto de mi propia hija.

Mensaje de Quintero. ¿Qué quiere ahora?

Quiere hablar mañana de un tema personal.

¿No tienes idea de qué puede ser?

Ni lo sé ni me importa.

Eres un buen mánager,

pero no es buena idea que sigas siendo el mío.

Hemos mezclado pareja y trabajo

y a lo mejor se ha ido de las manos.

-Le habrá dicho a tu padre que antes de ser tu mánager

era camarero, ¿no?

-No, no ha salido el tema.

Pero no es ningún cuento.

Cuando te conocí eras camarero.

-Tú te lo has buscado.

(Música emocionante)

(Cliqueo)

(AMABLE) Buenos días.

Si quieres café, ahí está la cafetera.

-¿Has descansado algo?

Te dejé con el ordenador y te encuentro igual.

-Un par de horas, no puedo perder el tiempo.

Con la muerte de Eric se acumula el trabajo.

¿Qué pasa?

¿Quieres saber qué estoy haciendo?

Lo siento, es solo para los que seguimos adelante.

-Cuéntame lo que quieras.

-Tengo que estar en contacto permanente con los miembros

y mantenerme informada de los atentados medioambientales.

-¿Hay novedades?

-Siempre hay novedades.

Por ejemplo, este caso.

Nos avisan de un proyecto de construcción

de un hotel en zona protegida de Ibiza.

Si sigue adelante, tenemos que intervenir.

-¿Cómo piensas intervenir?

-Como sea para que vean que vamos en serio.

Si hace falta destrozar las oficinas del promotor, lo hacemos.

-Tienes que descansar. Es mucho trabajo,

mucha presión para ti sola.

-Estoy acostumbrada, no te preocupes.

Solo quiero honrar la memoria de Eric.

Él sí que me ayudaba de verdad.

Solo en él podía confiar al 100%.

-Yo también le echo de menos.

Sé lo duro que es perder a tu persona de confianza,

a tu pareja.

-Tú no sabes nada.

-¿Quieres hablar?

Te vendrá bien soltar lo que llevas dentro.

-Tonterías. No hay tiempo para sentimentalismos.

Tengo mucho que hacer.

-¡Hombre!

¡Bienvenida la campeona de kárate de España!

¿De kárate? ¿Qué dices?

Vaya noche me has dado.

Toda la noche dando patadas para aquí para allí.

Jo, cariño. Lo siento.

(SE QUEJA) Es que duermo fatal.

Tengo un problema en comisaría y estoy muy preocupada.

¿Un nuevo caso?

Qué va, es Bremón. (RESOPLA)

Entre visitar a su mujer al hospital de tetrapléjicos,

las obras de adecuación de su casa

y el trabajo, este hombre está desbordado.

Normal, se le ha venido el mundo encima.

Cuando su mujer vuelva estará menos estresado.

Permíteme que lo dude Yo creo que...

Creo que es más complicado.

¿A qué te refieres?

Ayer, sin ir más lejos, me dijo que todos los problemas

se solucionaría si él se muriera, que estarían mejor.

¿Te dijo eso? (ASIENTE)

Me dejó muy preocupada. Bueno...

Eso se dice sin pensar, no lo tengas en cuenta.

Me pareció que lo decía...

muy sentido. Lo noté hundido, de verdad.

¿Deprimido? Sí, eso es.

Bueno, es normal, ¿no?

En gente con familiares dependientes suele ocurrir.

Le he dicho que fuera a verte y le hacías un chequeo.

Dijo que no.

Va a ser muy difícil convencerle de que necesita ayuda.

Y eso que le vendría muy bien,

pero si no quiere ayuda, poco puedo hacer.

A lo mejor sí puedes hacer algo.

Ah, ¿sí? ¿Qué?

Hablar con él, convencerle de que vaya a la consulta.

Si no lo has conseguido tú, ¿lo voy a conseguir yo,

que lo conozco menos? Pero te respeta mucho.

Eres médico y un especialista en estos casos.

Y tienes una mano especial para hablar con la gente.

Antonio, no sé.

Siempre usas las palabras adecuadas.

Muchas gracias.

¿No crees que me meto donde no me llaman?

Yo te llamo, Antonio. Yo te llamo.

(RÍE)

Vale, hablaré con él.

Pues mira, si te apuras un poco

te lo encuestas en La Parra en un rato.

¿Quiere que vaya ahora mismo? Sí, cariño.

En una hora estará en La Parra tomándose su cafecito.

¿Qué mejor momento para abordarle y hacerse el encontradizo?

Bueno, vale.

Veré qué puedo hacer.

¡No me lo puedo creer!

Nuestra hija ha pasado tres noches seguidas en casa.

Mamá, si esto es una indirecta

para pasar más tiempo a solas con papá, dímelo.

Que no, no pasa nada. Me encanta que estemos los tres.

Lo que quiere decir es que nos extraña

que llevas varios días sin pasar la noche con Quico.

-Tiene mucho trabajo en el gimnasio,

y llega a casa reventado. Lo veré el fin de semana.

Muy bien, pero no te mosquees, ¿no?

¿Por qué te pones así?

(NADIA) Por fin una buena noticia.

-¿Qué pasa?

-La agenda de Martín Díez, me la acaban de enviar.

-¿Te la han enviado? ¿Quién?

-Un compañero de Planeta Libre ha hackeado su ordenador.

Por lo visto, nuestro amigo prepara un artículo

sobre un poblado de chabolas cerca del polígono de Distrito Sur.

¿Sabes lo que eso significa?

Esta tarde va a charlar con los vecinos de la zona.

Ocasión perfecta para que le des una lección,

tal y como habíamos hablado.

-Lo hablaste tú sola.

¿Tenemos que llegar tan lejos?

¿Qué quieres decir con "tan lejos"? Sabes que no podemos flaquear ahora.

-Ya, pero no es como Quintero o esas empresas que contaminan.

-Él es peor. ¿No ves lo que está haciendo?

Nos llamó "niñatos", se rió de nosotros.

-Pensé que los periodistas no eran parte de nuestro objetivo.

-Esta guerra se libra en muchos frentes.

La opinión pública es de los más importantes,

métetelo en la cabeza.

-Mira, Nadia, no lo veo.

Martín tiene muchos seguidores y se volcarán contra nosotros.

¿No sería mejor olvidarnos de él?

-¿Olvidarnos de él?

Escúchame, antes de que Martín Díez publicara sus artículos

teníamos apoyo de la gente en las redes.

La presión estaba en las empresas que habíamos denunciado.

¿Qué tenemos ahora, me lo dices?

-Pasará, se olvidarán de sus artículos.

-¡Al contrario!

Nos ha hecho parecer unos niñatos radicales.

Lo peor es que muchos de los que nos apoyaban

ahora le dan la razón al periodista.

¡Por eso debemos callarlo!

¿Vas a dejar que se cargue todo lo que Eric luchó?

¿Así vas a honrar su memoria?

-No, claro que no.

-No hay que dar ni un paso atrás.

-Mira, camino del poblado chabolista hay un descampado

donde puedes sorprenderle.

Dime que no nos fallarás ni a Eric ni a mí.

Dímelo.

(RECUERDA) "-¿Cuándo lanzas el comunicado?

-Cuando Nadia dé el OK.

-Mándale un saludo de mi parte.

Que gracias por confiar en mí para la primera acción.

-Estaré con ella planeando el próximo golpe.

Tú y yo estaremos una temporada sin vernos.

Contacta solo si te enteras de algo sustancioso de la Policía.

-Lo haré, hablaré por el teléfono libro.

-Sé discreto.

No te encariñes demasiado con Olga.

Te advertí de que esa relación puede dar problemas.

Cuando deje de ser de utilidad, tendrás que romper con ella.

¡Viva el Planeta Libre!

-¡Viva el Planeta Libre!".

-No os voy a fallar.

-Así me gusta.

Cuando cumplas la misión, lo mejor es salir a escape.

Usa mi moto.

Piensa en Eric.

Si tus pensamientos están con él, no fallarás a Planeta Libre.

Esta mañana sigue con tu rutina.

Ve al gimnasio, no levantes sospechas.

Quiero que ese miserable se trague cada una de sus palabras.

-Puede que necesites ayuda. -¿Ayuda?

Tanto mal rollo que me daba la cena de ayer

y, al final, mira.

Perdona.

No, digo que al final salió todo como la seda.

Fue muy bien.

(ASIENTE)

Menos por el mensaje de Quintero, que nos lo arruinó.

¿Qué has hecho? ¿Le has contestado?

No, ¿para qué?

No sé. Por curiosidad, ¿no?

¿No quieres saber qué es eso que quiere hablar?

No, no tengo ningún interés.

No me lo creo,

no estarías preocupada si no te interesara,

¿me equivoco?

No, no te equivocas.

Por un lado no quiero saber nada de Quintero, pero por otro...

No dejo de preguntarme qué es eso tan importante.

Igual es una estrategia para acercarse a ti.

Ya, ya lo he pensado.

¿Pero y si es algo relacionado con mi madre?

Algo que ella le dijera

y crees que es el mejor momento para contarlo.

¿Qué opinas?

Conociéndote, no vas a poder estar sin llamarle.

¿Eso crees?

Tú vas de frente, tu estrategia no es esconderte.

Si no sabes lo que es, estarás comiéndote la cabeza,

montándote películas.

No sé, igual es solo un azuelo para volver a pedirme

que lo acepte como padre.

¿Eso de da miedo? No, no me da miedo.

Sé perfectamente quién es mi padre.

Pero tener siempre su sombra detrás me agobia.

No sé, igual debería hablar con él y quitarte el agobio.

Sí, eso es lo que voy a hacer.

Enfrentarme a esto sin miedo.

Eso es.

Oye, cómo me gusta cuando te pones en ese plan.

¿Qué plan? No sé, es plan Superwoman.

¿Te estás burlando de mí? No, te lo digo en serio.

Me encanta verte así de valiente y decidida.

¿Y tú qué?

¿Cuándo te vas a decidir?

¿De qué hablas?

De llamar a tu madre, decirle que mi padre

quiere conocerla y contarle que habrá boda.

Pues...

tenía pensado decírselo en breve. (ASIENTE)

Mejor no esperar al día de la boda.

No voy a esperar al día de la boda.

¿Entonces cuándo?

Déjame que hable con ella, a ver cuándo le parece.

Róber, sé valiente tú también y hazlo.

Solo así se te va a quitar el agobio.

No tengo ningún agobio.

¿Te he dicho que me encanta cuando te pones en plan superhéroe?

Venga, vale. Me has convencido.

Voy a llamarla.

Hola, Salima. ¡Hola!

Ponme un café solo bien cargado, por favor.

Muy bien.

Qué bonito día se ha quedado hoy. (RÍE)

La verdad, ni me había fijado.

Es que a mí estos días me encantan.

Si por mí fuese, cerraría el bar

y me iría al campo a dar un paseo.

El otoño es mi estación favorita.

-¡Buenos días!

-Buenos días, Antonio.

-Sí que lo son. ¿Verdad, Emilio?

Si tú lo dices...

Un café con leche, por favor, como siempre, templada.

-Vale.

-Tienes mala cara.

Me madrugado mucho para ir a Toledo y ver a mi mujer.

Sí, me dijo Claudia que volvía a casa.

Buenas noticias, ¿no?

Supongo. Ya...

Pedí la tarde libre para ir a buscarla.

Es un centro estupendo el Centro Nacional de Parapléjicos.

La habrán atendido muy bien.

Estupendamente, ninguna queja.

Bueno, ¿y tú cómo estás?

¿Por qué lo dices?

Sé por experiencia que en estos casos

no solo los pacientes lo pasan mal.

Estoy bien, gracias. ¿Seguro?

¿Duermes bien? ¿No te estresa lo que pasa?

Ya, ahora lo comprendo.

Te ha pedido Miralles que hables conmigo

para convencerme de ir al médico.

No viene mal un chequeo de vez en cuando.

Sobre todo a estas edades, ¿no?

Ya te he dicho que no me pasa nada. Estoy bien.

Y no tengo tiempo de ir al médico.

Es Natalia la que necesita cuidados.

No te preocupes, será un momento. Estará todo preparado.

Tonterías.

Ya te he dicho que estoy bien.

Bueno, deja que sea yo quien lo diga.

Piénsalo.

Si te pones enfermo,

tu mujer y tus hijos tendrán un problema.

Tu salud es importante para mucha gente.

Tu mujer sabía muy bien lo que hacía

cuando te envió a hablar.

Bueno, eso significa que vas a venir a mi consulta.

Iré. ¿Cuándo?

Mira que eres insistente.

No te voy a entretener, será un momento.

Pronto, ¿contento? Bien.

Si necesitas a una enfermera para que os eche una mano,

habla conmigo, os puedo recomendar algunas.

Sí, me parece buena idea.

Lo hablo con Natalia y ya te digo.

Cóbrate, Salima.

Adiós, Antonio.

Te espero. Sí.

Hombre, mi yerno. Quico, ven.

Te invito a tomar algo.

-Hola.

Un café con leche y un cruasán.

-Ahora mismo te lo pongo. -¡Un cruasán!

Pensaba que los deportistas comían más sano.

-Tu hija me está aficionando a la repostería.

-¡Dímelo a mí! Bueno, ¿qué tal?

¿Agobiado ahora que llevas el gimnasio solo?

-Bueno, voy tirando.

Aunque las gestiones me quitan mucho tiempo.

-Ya me ha dicho Olga que os veis poco.

Estás muy ocupado.

-La verdad es que tengo muchas ganas de verla, pero...

es que estoy muy liado.

Llevar un negocio son imprevistos

y atareas desagradables.

-Ah, ¿sí? ¿Cómo cuáles? -¿Qué?

-¿Qué tareas desagradables tiene que hacer?

-Cobrar, por ejemplo.

Hay clientes que se retrasan y tiene que ir tras ellos.

-¿Seguro que es solo eso?

-¿A qué te refieres?

-No sé, tengo la impresión de que estás

metido en demasiadas cosas.

El máster, el gimnasio... Más de lo que puedes abarcar.

-No te preocupes, lo tengo todo controlado.

-Bueno, me alegro.

¡Salima! Apúntame lo del chico, anda.

-Te lo pago esta tarde, ¿vale? -Vale.

-Hasta luego.

(Portazo)

-¡Hombre!

¡Roberto Batista!

¿Me vas a contar tu puesta de largo con la realeza?

No me lo digas, confundiste los tenedores

y han renegado de ti.

Qué gracioso eres, hermano. Me parto contigo.

Lo siento, alguna pullita tenía que soltarte.

Fue bastante bien. Trae, no lo sueltes.

Me voy a echar un café.

Me alegro, pero si vienes a contarme los pormenores,

paso, que me aburren.

No, vengo a decir que mamá y tú estáis invitados

a una cena de Marcelino en su casa.

¿Mamá y yo a una cena en casa de Marcelino?

Sí, quiere conocer a mi familia.

Qué tío más raro, eso es de películas.

Es normal que os quiera conocer antes de que me case.

Si tú lo dices...

¿Se lo has dicho a mamá¿

Acabo de llamarla. No solo le dije esto,

también que me caso.

Ya te valía decírselo antes.

Prefería hacerlo en persona, pero Alicia me estaba picando.

Y has cedido, como siempre.

No te pases, Jairo.

¿Mamá cómo se lo ha tomado?

Bien, normal.

¿Bien, normal? ¿Eso qué es?

A ver, se ha puesto un poco nerviosa.

Natural.

De pronto su hijo se casa ¡y con la realeza!

Venga, Jairo.

Me callo, pero no sé qué pinto en esa cena de postureo.

Que eres mi hermano, por ejemplo.

Y así le haces compañía a mamá.

Vaya movida. ¿Qué me pongo de ropa?

Tú verás que te pones. Te digo una cosa,

ya puedes ir aprendiendo a diferenciar los tenedores.

Ya, ya. (RÍE)

Sí, sí, sí.

Me piro, tengo que volver al curro.

Espera, antes de que te vayas.

A ver qué pasa.

Eso digo yo, a ver.

Eh... ayer me enteré de una cosa

un poco fuerte

que tiene que ver con Alicia y con mi jefe.

Sí, es su padre biológico.

¿Ya lo sabías?

¿Por qué no me has dicho "na"?

No soy quién para contarte las intimidades de Alicia.

Es cosa de ella.

Me quedé "flasheado".

Me lo dijo hace tiempo, cuando se enteró.

La dejó descolocada y necesitaba contárselo a alguien.

Normal, mi jefe también está muy afectado.

Se lo noto. Sí, seguro.

Te lo digo de verdad.

Quiere tener una buena relación con ella.

Lo lleva crudo, no quiere saber de él.

Su único padre es Marcelino.

La entiendo, la ha criado y tal. Pero la sangre es la sangre.

En cualquier caso, no es asunto ni tuyo ni mío.

Ella no quiere saber nada. Mejor no le saques el tema.

Tranquilo, hermano. Yo...

Lo dicho. Cuídate, hermanito.

¿No está bueno?

-¿El qué? -El cruasán.

Llevas una hora mordisqueando como un ratón.

-No, sí está bueno. Gracias.

-Una cosa, ¿tú a estas horas no tienes que estar en el gimnasio?

-Ahora voy, tengo a un monitor encargado de todo.

-Vale, no me malinterpretes. No digo que te vayas.

Quédate el tiempo que necesites.

-Vale, gracias.

-No, no, no.

No, es genial.

-Mira, ahí tiene a uno que se pega las horas muertas en La Parra

y yo encantada.

-Te agradezco que me llames para darme un noticia tan buena.

Sí. Bueno, hasta luego.

-Qué animado vienes, ¿no, Martín?

-Sí, Salima, sí.

Puede que esté recuperando la ilusión por el periodismo.

-¿Y eso?

-En parte por el artículo sobre Planeta Libre.

La persona con la que estaba hablando

es el responsable de redes sociales del periódico.

Mi artículo no es solo es más leído,

sino que tiene una repercusión brutal.

-¿Qué dices? Madre mía, qué subidón. Me alegro muchísimo por ti.

-Estoy contento. Sí, estoy contento.

Y ha servido para desenmascarar a los de planeta Libre.

-He leído el artículo y deja las cosas bien claritas.

-Sí, ¿no? Creo que se entiende.

No son los salvadores del planeta que pretenden ser.

Son simple y llanamente terroristas.

-¿Quién va a ser ahora tu nueva víctima?

-Igual apunto muy alto, pero digamos que es el ayuntamiento.

¿Sabes del poblado chabolista del polígono?

Hace meses prometieron asfaltar las calles

y a día de hoy ni han instalado las letrinas.

-No puedo creer que siga habiendo gente viviendo en esas condiciones.

-No, créetelo, créetelo.

Los días de lluvia, el autobús escolar

no puede entrar para recoger a los niños.

No, es una vergüenza.

Voy para allá, a ver qué se cuece.

-Te envidio tanto, Martín, por cómo ayudas a la gente.

-¿Pero tú qué dices?

Tú puedes ayudarme mucho a mí.

¿Por qué no me pones un café? (RÍEN)

-¡Eso está hecho!

Me alegro tanto de verlo tan animado.

-¿Por?

-¿No sabes lo que le pasó? -No.

-Madre mía, que mataron a su novia.

Le clavaron una flecha en el corazón.

Era una policía de Distrito Sur.

-Ahora que lo dices, Olga me comentó algo hace tiempo.

Laura se llamaba, ¿no?

-Laura Escalada.

Era un cielo de chica.

Además, estaban a punto de casarse.

Qué horror.

El pobre, desde entonces, no levantaba cabeza.

Estuvo a punto de dejar su trabajo.

Me alegra tanto que le vuelva a ilusionar el periodismo.

-¡Hombre!

-¡El elixir de la vida! (RÍE) -¡Pues claro!

-Mi colega vive en el polígono, ¿sabes?

-Con mucha dignidad. -Claro.

-Vamos a presionar un poquito, ¿no?

-¡Menos mal que te pillo! Iba al gimnasio a buscarte.

-También voy para allá.

Hoy me tomo las cosas con calma, como me dijiste.

-Me alegro. Y más por lo que te voy a proponer.

-A ver, ¿qué tramas?

-Que vengas a la escuela conmigo.

-¿A tu escuela de cocina?

¿Qué pinto yo allí?

-Hay un concurso de pinchos y he hecho unos chipirones.

Me encantaría que los probases.

-¿Pero puede ir todo el mundo?

-Sí, amigos de los alumnos, quien quiera.

Y puedes probar los pinchos de mis compañeros,

que seguro que están buenísimos. Aunque no tanto como el mío.

-Estoy seguro y me encantaría ir, pero...

-Ya estamos con los peros. ¿Qué pasa?

-Tengo que volver a la hora de comer.

-¿No puedes pedir que te sustituyan?

-No es serio ir pidiendo cambios a última hora.

-Lo serio es lo abandonada que me tienes.

(SUSPIRA) -Lo sé, lo siento.

Sabes lo importante que es esto.

-Lo sé, que te hayan dejado a cargo del Atlas

es muy importante para tu carrera. Lo dices mucho.

-Es mi trabajo, ¿qué hago?

-Nada, tienes razón. Es mi culpa por no enterarme antes

de que podía llevar gente.

-Otro día quedamos y te lo compenso.

-De verdad, te hecho de menos.

Y estar abrazada a ti...

(Teléfono)

-¿Ves?

Mira, ya me llaman del gimnasio. Te tengo que dejar.

-Vale, no digas más. Ya me voy.

-Mucha suerte con los pinchos.

Dime, Nadia.

-"¿Cómo vas con lo nuestro?".

-Estoy en ello.

-"¿Has ido ya al poblado?".

-Relájate, ¿quieres? Está en el bar La Parra

tomando café. Está controlado.

-"Está bien, no pienses que desconfío de ti.

Es ese periodista.

Su artículo está volando en las redes

y eso nos perjudica mucho.

Es fundamental cumplir la misión".

-Ahora voy al gimnasio, me cambio, cojo la moto

y voy a por él, ¿vale?

-"OK, perfecto.

Déjale claro que como mejor está es con la boca cerrada".

-Arturo, no te preocupes tú por eso.

Ya encontraremos la fórmula perfecta para que todo estemos contentos.

Claro, quedamos para comer y ya cerramos todos los detalles.

Dime el día y la hora, yo busco el restaurante.

Por cierto, ¿te gusta la carne?

Porque sé de un sitio que es estupendo.

Eh... Arturo, discúlpame ahora. Me ha surgido un imprevisto

que tengo que atender. Te llamo dentro de un rato.

Venga, sí. Gracias, Arturo. Chao, chao. Adiós, adiós.

¡Alicia!

Qué alegría verte.

No esperaba que fueses a venir.

Vengo porque dijiste que querías hablar.

Sí, cierto, te dije eso.

Pero pensé que me devolverías la llamada

y quedaríamos en otro lugar.

No hacía falta que te presentases aquí.

El sitio da igual, ¿no?

Claro, por supuesto. Da lo mismo.

Pero no sé, pensaba que podríamos quedar en La Parra

o en cualquier otro sitio, como hace la gente normal.

Vengo a ver qué es eso tan importante,

no a concertar una cita.

O me lo dices ya o me vuelvo al trabajo.

Tranquila, Alicia, por favor.

No te pongas así.

Verás, yo... lo que quería decirte es...

que me gustaría hacerte un regalo por tu boda.

¿Cómo?

Eso que has oído, me gustaría hacerte un regalo por tu boda.

Y, bueno, la verdad es que también

me gustaría mucho asistir, aunque entiendo que eso

puede ser un poco más complicado, ¿no?

Sí, entiendes bien.

Bueno, al menos tenía que intentarlo.

(SARCÁSTICA) No sé, igual

quieres ser el padrino de la ceremonia

o sacarme a bailar en el convite.

Bueno...

Creo que no es tan raro que lo pida. ¿No lo es?

¿Piensas antes de hablar? ¿Que si pienso?

24 horas al día, Alicia.

No hago otra cosa que pensar en ti.

Estás mal de la cabeza por pensar que aceptaría.

Por lo menos podrías tomarte un tiempo para considerarlo.

Mira, Quintero, no necesito ni cinco minutos.

Dije que no formarías parte de mi vida.

Por eso no te invito a mi boda ni a comer ni a nada

que tenga que ver con mi vida. Olvídame.

¿Por qué tienes tanto miedo a aceptar la verdad?

¿Por qué no puedo ser parte de tu vida?

¡Soy tu padre! Mi padre

se llama Marcelino Ocaña.

Ni te imaginas lo injusto que está siendo para mí.

¿Injusto para ti?

Sí, Alicia, sí.

¡Injusto para mí!

Si Marcelino es tu padre es porque tu madre

se pasó todos estos años ocultándome que eras mi hija.

Maldita sea.

¿Crees que de saberlo hubiese permitido

que crecieses alejada de mí?

De haberlo sabido, si tu madre me lo hubiese dicho, Alicia,

tú ahora serías mi hija.

Marcelino no hubiese aparecido en nuestras vidas.

Ya que lo mencionas, no sé,

¿no te has preguntado por qué no te lo contó?

¿Eh? Si tanto te quería, ¿por qué te lo ocultó?

A lo mejor no quería que creciera con un delincuente.

Eso no es verdad.

No pensaba eso sobre mí. Ella me quería.

Puede que estuviera enamorada de ti,

pero no cerró los ojos ante la realidad.

Y a la hora de formar una familia eligió a Marcelino

por ser un buen hombre.

¿Y sabes qué?

Que yo me alegro de ello.

Parece mentira que hayamos podido comer juntos.

Ya pensaba que te volvías a París sin pasar un par de horas solos.

-Siento haberte dejado colgado tantas veces.

De verdad, no tuve otra opción.

-Entiendo que viniendo tan poco tiempo a Madrid

tengas la agenda muy apretada.

No ha sido solo por eso.

La firma del contrato nos llevó más tiempo del que pensábamos.

Felipe se empeñó en no dejar ningún cabo suelto.

-Ya...

-¿Entonces estás contento con Felipe como tu representante?

-Sí. Sé que no te parece la mejor opción del mundo,

pero creo que es el mejor que podría tener.

Nadie mejor que él para ocuparse de mi carrera.

-Estando tú contento, yo feliz.

Oye, estoy muy orgulloso de ti...

(SE QUEJA)

¿Qué te pasa?

-Nada, nada. -¿Cómo que nada?

Te rocé y has visto las estrellas.

-Un golpe que me di haciendo "footing" en el retiro.

-¿Y te caíste? Debió ser una caída morrocotuda.

-¿Te lo ha visto un médico? -No hace falta.

-¡Coño! Vamos a ver...

-¿Qué tal, Elías? -¡Hombre!

Antonio, te presento a mi hijo.

-Encantado. -Encantado.

-La verdad, me vienes de perlas,

porque me gustaría que le echaras un vistazo.

-No, no hace falta.

-¿Algún problema?

-Creo que se ha dado un golpe muy fuerte.

-¿Tendrías un rato para recibirle? -Sí.

-No hace falta.

-¿Dónde te has hecho daño? Cuéntame.

-Hijo, dile dónde tienes el golpe.

-Espera. -¿Qué?

(SE QUEJA)

-Tendrás un buen hematoma. Esa zona es muy sensible.

Por la reacción, puede que tengas

alguna fisura en una costilla.

O algo más grave, una fractura.

Hay que mirarlo. Si es un fractura

puede complicarse con una perforación del pulmón.

Estáis exagerando. Solo ha sido un golpe.

-Mejor que te eche un vistazo un médico.

-Eso es, te hago un hueco en una hora en la consulta.

-Muchas gracias, amigo. Allí estaremos.

-¡Salima, un café!

-Gracias por enseñarme el poblado.

¿Eh? La verdad es que es...

Es duro, ¿verdad?

Oye, yo te prometo que voy a hacer todo lo que pueda

para que la gente entienda cómo vivís aquí.

En qué condiciones, porque es... es una vergüenza.

Muchas gracias.

¡Eh, eh, eh! ¡Bueno!

¿Qué pasa? ¿Quién eres?

¿Eres de aquí, del poblado?

Si quieres contarme algo, podemos ir a charlar.

No sé si lo sabes, soy periodista.

Estoy escribiendo sobre vuestros problemas.

¿Vale? Puedo ayudaros con mi artículo.

-¡Tus artículos son basura!

-¿Que mis artículos...?

Vale, mira...

Eh... no sé quién eres y no sé qué te he podido hacer,

pero tranquilízate, baja de la moto y lo hablamos.

A ver... Qué...

¿Qué te pasa? Oye, espera, espera.

¡Oye! ¿Qué haces?

¿Qué? (GRITA)

Si me vas a pegar,

al menos me gustaría saber el motivo.

¿Qué es esto?

¿Planeta Libre?

(GRITA) ¿Así vais a salvar el mundo?

¿Dándole una paliza a un periodista?

¿Ves cómo al final tenía yo razón?

¡No sois ecologistas!

¡Sois unos matones!

¡Unos matones!

¡Martín! ¿Está bien? Estoy bien, estoy bien.

¿Qué es lo que ha pasado?

Pues ya ves.

Uno de estos... libertadores del planeta.

Ahora quieren arreglar el mundo

machacándome la cabeza.

¿Has podido ver la matrícula de la moto?

Pues no, lo siento. Pero estaba tan acojonado

que no he podido fijarme.

No te preocupes, vamos a comisaría.

No se aprecia rotura.

Parece que quedará en una fuerte contusión.

-¿Veis? Ya lo decía yo.

-De todas formas,

te haremos una radiografía para descartar fisuras.

-No hace falta, de verdad.

-Te voy a recetar analgésicos para el dolor.

Estos golpes dan guerra.

-Golpe, uno solo.

Ya os lo dije. Me caí cuando estaba corriendo.

-Si Antonio, que es médico, dice que fueran varios,

son varios golpes, hijo.

-Esos hematomas no se corresponden a los de una caída.

Tendrías raspones, cortes.

-Eso mismo pienso yo.

Creo que son puñetazos.

Llevo demasiado en el oficio como para no reconocerlos.

Hijo, ¿nos vas a contar qué te pasó de verdad?

-Está bien.

No me caí haciendo "footing".

-¿Entonces qué pasó?

-Me metí en una pelea.

-¿Y eso?

-Lo sé, ha sido lo más estúpido que me ha pasado.

Como un adolescente

me vi envuelto en...

En una pelea de discoteca.

-¿Qué discoteca?

-No sé, una...

una del centro, no me acuerdo del nombre.

Fuimos a tomarnos unas copas

para celebrar lo del contrato y...

Y unos tíos se pusieron a pegarse.

Yo fui tan tonto

que intenté separarlos.

-¿Y te dieron por intentar mediar entre ellos?

-Sí. Uno de ellos, el más violento,

se puso a pegar puñetazos

y yo me llevé alguno,

pero no sé si eran para mí o me los llevé por estar en medio.

-¿Nadie más intentó separarlos?

-Sí, los de seguridad.

-No tenías que meterte.

Sobre todo si había seguridad.

-Ya. Ahora ya lo sé.

Pero en aquel momento pensé que era lo mejor.

-La próxima, lo más lejos posible de una pelea.

-Lo que tiene que hacer es llamar a la Policía.

-Ya, ahora sí que lo sé. Pero bueno...

En aquel momento, no sé.

Todo fue tan rápido...

Además, la seguridad del local se encargó de todo.

-Ya...

¿No recuerdas el nombre de la discoteca?

Tribal, creo que se llamaba. No me acuerdo bien.

Pero, vaya, os aseguro que no vuelvo en mi vida.

Bueno, vámonos, que estamos molestando.

Seguro que tiene más pacientes.

-También sois mis pacientes, ¿no?

-Bueno, hasta luego. Gracias.

-No hay de qué. No olvides tomar los analgésicos.

-Gracias, Antonio.

Vamos.

¡Cuidado!

(Puerta)

Pasa, Martín. Siéntate, por favor.

¿Te ha visto el médico?

Sí, pero no se preocupe. Estoy bien.

Solo han sido unos rasguños.

Lo único que tengo roto es el móvil.

Me lo destrozó cuando lo tiró al suelo.

Me alegra que lo único que lamentar es un teléfono roto.

Pero el susto no te lo quitan.

Es ya una costumbre atizarme por mis artículos.

Ya me acuerdo de Verdugo98.

Esa vez no tuviste tanta suerte.

Efectivamente, ahí sí acabé en el hospital.

Si no llega a ser porque llega Alicia,

¿hum?, acabas en el mismo sitio.

Fíjese que ahí creo que se equivoca, inspectora.

Honestamente, creo que no me librado de la paliza gracias a Alicia.

¿Por qué dices eso? Ella me ha dicho

que el motorista se dio a la fuga cuando vio el coche.

Ya, pues yo creo que no, ¿eh?

Cuando llegó Alicia,

el tío ya había desistido de pegarme.

Me tenía a su merced.

Yo estaba ahí tirado,

levantó el puño para pegarme y, de repente,

se quedó mirándome unos segundos y se frenó.

Pues es extraño.

Quizás solo quería darte un susto por el artículo contra ellos.

Creo que en principio no.

Creo que en principio iba a por todas.

¡Llevaba un puño americano!

Se lo puso, me dio un empujón, me tiró al suelo...

Me tenía ahí, vendido. Se puso a horcajadas encima de mí

y cuando estaba para atizarme

se arrepintió de hacerlo.

Como si algo dentro de él le alertara.

Es extraño, ¿pero no crees que pudo oír el motor o algo así?

No esto completamente seguro.

Pero sí me dio la sensación de que se sentía mal consigo mismo.

Como la primera vez que se enfrentara a algo así.

¿Por qué crees eso? No lo sé.

A lo mejor se vino abajo por lo que dije.

Le dije que así, desde luego, no iban a salvar ningún planeta,

yendo de matones.

Me dio la sensación de que el tío se sentía enfadado,

pero no enfadado conmigo. Consigo mismo.

No lo sé.

Estoy seguro de que todo ocurrió antes de que llegara Alicia.

Está claro que recibió órdenes de atacarte.

Tu teoría es que se arrepintió y decidió no cumplir esas órdenes.

Eso es, exactamente.

Para mí es la mejor noticia del día. ¿Cuál?

Planeta Libre tiene conciencia.

Bueno, Martín, por el momento un miembro de Planeta Libre

parece tener conciencia.

Hemos visto que hay fronteras que no van a traspasar.

Que el motorista lo haya decidido no quiere decir nada.

Hay gente detrás que da las órdenes.

Gente sin escrúpulos

a las que no les importa atentar contra personas.

Ya, ¿pero y si empezase a haber deserciones en la organización?

Ojalá, pero no te hagas ilusiones.

Puede que hoy uno se eche atrás, pero no creo que vaya a suceder

en su próxima acción.

Hum, bueno. A mí al menos me parece un buen comienzo.

Martín, ten mucho cuidado.

Ya has visto que eres su objetivo.

Pueden volver a intentarlo.

Descuide, así lo haré.

No olvides firmar la denuncia y llevarte una copia.

¡Sí!

(SUSPIRA) -No hacía falta que vinieras a la radiografía.

Tendrías cosas que hacer.

-Ya, bueno, pero me he pedido la tarde libre para estar contigo

y me quedo más tranquilo sabiendo que está bien.

Por las radiografías, no es nada grave.

-Como te dije desde un principio.

-Lo que no me dijiste desde un principio fue la verdad.

¿A qué vino la tontería de la caída corriendo por El Retiro?

-Me dio vergüenza reconocer la pelea de discoteca.

-¿Vergüenza por qué?

No hay que avergonzarse por intentar mediar en una pelea.

-Ya, no es solo por eso.

¿Recuerdas cómo fue mi última visita a Madrid?

Acabamos en el hospital por la paliza de esa gentuza.

-¿Eso qué tiene que ver?

-Me hubiera gustado que esta vez fuera diferente.

No me gusta ser siempre la víctima.

-No te veo como una víctima.

-Pero sí como alguien débil que no sabe defenderse.

¿Por qué dices eso? No opino eso de ti.

-Te hubiera gustado tener un hijo

que supiera defenderse, alguien más... más hombre.

No alguien que siempre va recibiendo golpes

como un saco de boxeo.

-Estás equivocado, Isra.

Estoy muy orgulloso de ti tal y como eres.

Creía que esto quedó claro en otras conversaciones.

Ser hombre no tiene nada que ver con la opción sexual

o si sabes pelear o no sabes pelear.

Creía que esto ya lo habíamos hablado.

Me duele que pienses que te sigo viendo

con esa perspectiva de troglodita.

-No, no te sigo viendo con esa perspectiva.

Y me estás ayudando mucho, gracias.

-A ver, Isra...

¿me has contado la verdad de la discoteca?

-Claro que sí, papá.

-Mira, hijo, es mi oficio y hay algo que no me encaja.

Si no es verdad, cuéntamelo. Soy tu padre, no pasa nada.

-No hay nada que contar.

Voy a ducharme. Hablamos para vernos mañana.

-Bien, un beso.

Venga, corre.

-Hola. -Hola.

Yo ya me iba.

Isra se ha metido en la ducha.

-¿Os habéis divertido?

-La verdad, no mucho.

Hemos andado toda la tarde de médicos.

-¿Y eso?

-No te hagas el despistado.

Isra me ha contado cómo se hizo esos hematomas.

¿No tienes nada que decir al respecto?

-No sé qué quieres que te diga.

-Pues hombre, no sé.

Por lo menos decir que evitarás que se meta en otra pelea como esa.

Se llevó buenos golpes y pudo ser peor.

-Tienes toda la razón, Elías.

Tendré más cuidado con él.

-Me ha dicho tu padre que habéis estado en el médico.

-Sí, le dije que me metí a mediar en una pelea

y me llevé los golpes.

-¿Qué te ha dicho? ¿Estás bien? -Sí.

-Intenté aconsejarle para que fuera al médico, pero ya lo conoces.

-La próxima vez, hazle caso, Israel.

-¿Tienes prisa?

Podríamos cenar los tres.

-Pues...

Creo que hoy os apetecerá más estar solos.

En otra ocasión.

¡Ey!

Cualquier cosa, me llamas, ¿eh?

¡Bien!

Bueno, os dejo.

-¿Estás seguro de que estás bien?

¿Por qué te alejas? No voy a hacerte daño.

-Anoche sí que me lo hiciste.

-Lo sé.

Lo siento, no volverá a ocurrir.

-Siempre me dices lo mismo.

Que no volverá a ocurrir y acaba pasando.

-Si ponemos los dos de nuestra parte,

seguro que no volverá a pasar.

-¿Los dos? -Tengo parte de culpa y tú también.

No debiste enfadarme.

-Te enfadaste solo.

-No me gusta que me menosprecien y lo hiciste ayer.

Me duele que no valores el trabajo que hago contigo como mánager.

-A mí me duelen otras cosas.

Voy a ducharme.

(SUSPIRA)

-¿Dónde estabas? Llevo todo el día esperándote.

-Te olvidas de que llevo un gimnasio.

Se supone que llevo una vida normal y no voy dando palizas.

Dijiste que siguiera con mi rutina.

-Dime que le has dado una lección a ese periodista de mierda.

-Digamos que se ha llevado un buen susto.

-¿Un susto?

¿Qué significa un susto?

-Significa que Martín Díez ya sabe lo que piensa

Planeta Libre de sus artículos.

-Oye, no me vengas ahora con lo que significa o no

y dime qué ha pasado.

¿Le has dado una paliza o no?

Mírame a los ojos y dime qué has hecho.

-Nada.

-¿No fuiste a por él?

-Sí, lo intercepté en el descampado, como dijiste.

Lo tiré al suelo,

levanté el puño americano para partirle la cara,

pero yo no pude.

-¿Cómo?

¿Le dejaste escapar?

¿Por qué no has cumplido mi encargo?

-¡Porque yo no soy así!

No soy un matón. No voy dando palizas a la gente.

Me metí en esto para salvar el planeta,

no para ir rompiendo huesos.

-¡Eres imbécil!

Debiste mandar a ese cerdo al hospital.

-¿Tú te oyes? ¡Pareces una mafiosa!

-¡Soy una activista!

Una persona comprometida que sabe que la violencia

es el camino para salvar el planeta.

-Eso no es así, no lo es.

-¿Me vas a decir cómo tenemos que hacer las cosas?

-Martín Díez es un buen hombre.

Trata de ayudar a la gente con sus artículos.

-Lo que me faltaba por oír.

-¡Es una buena persona!

Trata de denunciar las condiciones en las que viven

en ese poblado. -Tonterías.

-Hace poco mataron a su novia.

¿Por qué tenemos que hacerle más daño?

¡Porque es un esbirro del sistema! ¡No te enteras de nada!

Está a sueldo de las grandes multinacionales

que matan el planeta.

-Pero eso no lo sabes tú.

Además, si fuera verdad, yo no cambio de opinión.

¡Nada justifica la violencia!

-Qué pena me das.

Con tu cobardía le estás fallando a Planeta Libre.

Le estás fallando a Eric.

-Si de verdad piensas así, mejor te marchas de mi casa.

-¿Vas a ser capaz de echarme de tu casa?

-Eres una persona mezquina.

Una cobarde que me chantajea con la memoria de Eric

para presionarme a hacer lo que tú no te atreves a hacer sola.

-¿Crees que no estoy comprometida?

-Confundes compromiso con fanatismo.

Vete de mi casa, por favor.

-Sí, sí.

Sí, me voy ahora mismo.

Claro que me voy.

No pienso pasar ni un segundo más delante de un traidor.

(Portazo)

-Oye, Pepe, ¿no hubo peleas anoche en la discoteca?

-"No, no hubo ningún altercado".

-Pues tengo una persona con varios golpes.

Me cuenta que fue por mediar en una pelea en la discoteca.

Pepe me dice que no ha habido altercados en la última semana.

-¿Y qué sospechas?

-Tengo la impresión de que fue su pareja

quien le propinó esos golpes.

-Lo normal es que la víctimas mientan sobre los moratones.

Si te hueles algo, actúa rápido.

Un día o unas horas pueden ser decisivos.

-No me lo puedo creer. ¿Investigas esa tontería?

-Hijo, no es ninguna tontería.

Solo le hice unas preguntas a un amigo.

-Me parece increíble que no confíes en mí

y me trates como un delincuente. -No te trato como un delincuente.

Sino como a la víctima de un delito de agresiones.

Siento que no voy a poder tirar adelante con todo.

Te sentirás asfixiado muchas veces.

Así es como me siento. A veces hasta me falta el aire.

¿Qué te parece ir al psicólogo?

Que te ayude a gestionarlo.

No tengo tiempo ni de planteármelo.

Antonio, muchas gracias por todo.

Espe, entiendo que esté muy estresado

con su situación en casa,

pero soy la que menos puede ayudar.

Además, nos comprometimos los dos a tener una relación

exclusivamente profesional.

-Salir con la hija de una poli te afecta al cerebro.

-Mi relación no tiene que ver.

Nunca pensé que cambiaríamos nada a cañonazos.

-Como no cambiaremos nada es de brazos cruzados.

Es hora de montar algo gordo para que reaccionen.

-¿Tenemos descripción del atacante?

No, solo que llevaba ropa oscura,

que no se quitó el casco en ningún momento

y que era más alto y corpulento que Martín.

Alicia y Róber, os quiero a tope con esto.

Planeta Libre tiene ganas de lío, no se cortarán con la violencia.

No me hago a la idea de que no lo volverá a ver más.

-Su muerte ha dejado un vacío muy grande en tu vida.

No es fácil de llenar.

¿Sabes?

Eric y yo siempre decíamos que la lucha por la causa

no es incompatible con disfrutar.

-A las víctimas les cuesta aceptar la realidad

y ver que los maltratadores son lo que son.

Admitirlo y no te digo más.

Contarlo y denunciarlo. Es un proceso muy largo.

-Lo que más miedo me da es que mañana se va

de la mano de su presunto agresor.

-No dejes que se vaya sin hablar una última vez.

-Sabía que no fallarías ni a Eric ni a la organización.

-Vengo a ver qué tienes planeado. Luego veré.

-Si queremos que nos tomen en serio, hay que hacer ruido de verdad.

Un atentado más potente que el del congreso de energías.

-No lo entiendo. ¿Ahora podemos contaminar?

-Son daños colaterales.

-Hemos terminado, Felipe.

No voy a aguantar tus insultos y golpes.

-Se acabó. -No.

No se acaba hasta que yo lo digo.

-Estoy harto de justificar tus palizas.

Unas veces por beber de más,

otras por tus nervios, tus celos.

¡Pero eres un maltratador de libro!

Cuando nos conocimos tenías más agresiones en tu historial.

-¿Quién te ha contado esa mentira?

-Sé que tienes antecedentes, pero cuando nos conocimos

olvidaste mencionarlo, ¿verdad?

-¡No me levantes la voz, que te parto la cara!

  • Capítulo 165

Servir y proteger - Capítulo 165

27 dic 2017

Nadia ordena a Quico que dé una paliza a Martín Díez. Elías descubre que su hijo ha sufrido un fuerte golpe y éste lo atribuye a una caída. Miralles, preocupada por la salud de Bremón, pide a Antonio que intente convencerle para que asista a su consulta.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 165" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 165"
Programas completos (186)
Clips

Los últimos 833 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 183 Completo 53:55 82% ayer
    Capítulo 183 ayer Karim se reincorpora a comisaría. Lola da parte a Miralles sobre el comisario. Rober acompaña a Salva a su cita con el confidente que tiene información sobre Somoza. Jairo, que no pasa por su...
  • Nuevo Capítulo 182 Completo 53:30 96% pasado lunes
    Capítulo 182 pasado lunes El intento de atraco de Tote se complica. Lola aconseja al comisario que deje las pastillas pero él pierde los estribos en público. Antonio y Claudia llevan a Olga al aeropuerto. Jairo informa a Qui...
  • Nuevo Capítulo 181 Completo 53:07 94% pasado viernes
    Capítulo 181 pasado viernes Felisa pide a Jairo que se aleje de Quintero, Salva le presiona para que le pase información y su amigo Tote quiere que le preste dinero. Se produce un atraco en un negocio del barrio y la hermana de Karim...
  • Nuevo Capítulo 180 Completo 54:40 94% pasado jueves
    Capítulo 180 pasado jueves Alicia y Rober tienen que trabajar junto a Salva. Amina, la hermana de Kariml, se presenta por sorpresa. La relación entre los dos hermanos es bastante tensa. Bremón, cada vez más desquiciado...
  • Nuevo Capítulo 179 Completo 54:58 90% pasado miércoles
    Capítulo 179 pasado miércoles Miralles cierra el caso de Planeta Libre. Elías se enfrenta a las consecuencias de la denuncia de Beto. Tras el tiroteo, Karim se recupera. Quintero y Jairo siguen preocupados la investigación de Sa...
  • Capítulo 178 Completo 56:12 87% 16 ene 2018
    Capítulo 178 16 ene 2018 Con ayuda de Martín, los policías tienden una trampa a Nadia. Salva vuelve a Distrito Sur para investigar a Quintero. Miralles advierte a Bremón de los riesgos que está corriendo. Jair...
  • Capítulo 177 Completo 56:49 95% 15 ene 2018
    Capítulo 177 15 ene 2018 Alicia se juega la vida intentando salvar a Quintero. Nadia consigue escapar y Olga cree que puede ir a por ella. Elías es denunciado por abuso policial. Felisa va a descubrir algo sobre Jairo que la llena...
  • Capítulo 176 Completo 57:01 88% 12 ene 2018
    Capítulo 176 12 ene 2018 Pedro sigue a Jairo hasta la casa de Alicia. Nacha tiene que someterse a una peligrosa operación. La policía sospecha de un posible atentado en Transportes Quintero. Alicia se ve obligada a visitar ...
  • Capítulo 175 Completo 54:03 86% 11 ene 2018
    Capítulo 175 11 ene 2018 Estrella vuelve al hotel dispuesta a ayudar a Elías a capturar a Beto. La lesión de Nacha se complica. Jairo habla con Lola sobre su padre. Espe no sabe cómo reaccionar tras el beso que le di...
  • Capítulo 174 Completo 55:19 89% 10 ene 2018
    Capítulo 174 10 ene 2018 Olga convence a sus padres para poder hablar una última vez con Quico. Rober se enfrenta a Jairo y se lleva a Felisa a vivir con él en casa de Alicia. Elías decide cazar a Beto por su cuenta,...
  • Capítulo 173 Completo 54:06 86% 09 ene 2018
    Capítulo 173 09 ene 2018 Pedro intenta convencer a Jairo para que interceda ante su madre. Rober se enfada ante la actitud de su hermano. Elías contacta con Estrella, la gogó que solía quedar con Beto, el mató...
  • Capítulo 172 Completo 57:19 94% 08 ene 2018
    Capítulo 172 08 ene 2018 Quico decide colaborar con la policía con el fin de arrestar a Nadia. Nacha digiere las noticias sobre su ceguera mientras Elías intenta dar con Beto. Rober aconseja a Jairo ignorar a su padre.
  • Capítulo 171 Completo 53:05 92% 05 ene 2018
    Capítulo 171 05 ene 2018 Nacha ha salido malherida tras el enfrentamiento con el grupo de matones de discoteca. Quico confiesa todos los detalles de su implicación en Planeta Libre. Miralles le ofrecerá un trato. Jairo cons...
  • Capítulo 170 Completo 54:45 92% 04 ene 2018
    Capítulo 170 04 ene 2018 Miralles ordena a Nacha y a Elías dirigir una redada de noche contra la mafia de porteros de discoteca. Ante las amenazas de Nadia y el miedo a que Quico acabe en prisión, Olga propone a su novio hu...
  • Capítulo 169 Completo 52:39 88% 03 ene 2018
    Capítulo 169 03 ene 2018 Quico confiesa a Nadia que su novia le ha descubierto. Nadia envía un mensaje a Olga en el que amenaza con matar a Quico si delata su identidad.
  • Capítulo 168 Completo 53:05 94% 02 ene 2018
    Capítulo 168 02 ene 2018 Quintero ofrece ayuda a Marcelino para salvar al bufete de la posible bancarrota. Olga está desesperada tras enterarse de que Quico pertenece a Planeta Libre. Se debate entre denunciarle o no. Un joven rec...
  • Capítulo 167 Completo 53:24 92% 29 dic 2017
    Capítulo 167 29 dic 2017 La policía investiga la explosión en la fábrica de pinturas. Olga decide enfrentarse a Quico y preguntarle si es un miembro del grupo eco-terrorista. Karim es el nuevo inspector de la UIT que...
  • Capítulo 166 Completo 51:47 89% 28 dic 2017
    Capítulo 166 28 dic 2017 Elías descubre que su hijo está sufriendo violencia doméstica por culpa de su pareja. La salud del comisario empieza a afectar al día a día de la comisaría. Nadia coloca ...
  • Capítulo 165 Completo 52:50 95% 27 dic 2017
    Capítulo 165 27 dic 2017 Nadia ordena a Quico que dé una paliza a Martín Díez. Elías descubre que su hijo ha sufrido un fuerte golpe y éste lo atribuye a una caída. Miralles, preocupada por la sa...
  • Capítulo 164 Completo 52:54 94% 26 dic 2017
    Capítulo 164 26 dic 2017 Elías sospecha que la relación de Israel y Felipe no es tan idílica como aparenta. Alejandro Somoza, importante narcotraficante colombiano, quiere hacer negocios con Quintero. Rober y Alicia ...