www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4383542
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 161 - ver ahora
Transcripción completa

Estoy embarazada, Robi.

-Hombre, Alicia, ya te vale.

¿Qué pasa?

¡Que os vais a casar!

Y me tengo que enterar yo de refilón.

-Entre vosotros siempre ha habido mucha química y yo creo que ahí...

Ni de coña, hermano.

Con Alicia no lo voy a dejar, estoy perfectamente.

Pero si el niño es mío, me hago cargo.

Mira, Bika, he estado echando mis cuentas y...

No es tuyo, Rober.

Ayer Bika me dijo que estaba embarazada, ¿sabes?

No te chines, que el niño no es mío.

Qué mal lo he pasado, con una incógnita...

No podía parar de darle vueltas.

Te noto más preocupada, ¿ha pasado algo?

Además de preguntar por su hermana, ahora mi hija

se ha puesto a pronunciar el nombre de Sergio Mayoral.

Creo que no se conocían. No, por eso me extraña tanto.

-Entrégame ya mi 4x4 y mi moto o lo vas a pasar muy mal, abogado.

-Sergio, perdona...

-¿Cómo tengo que decirte que llames antes de entrar, González?

-Tranquilo, abogado,

no te conviene que tu personal te vea tan acelerado.

-Últimamente, ha estado recibiendo visitas de un tipo

bastante siniestro.

El tipo lo está chantajeando.

-Tengo un problema, quizá tú me puedes ayudar.

Sé que, para reforzar la seguridad de la empresa,

Quintero ha contratado a matones.

Sergio y la hermana de Elena fueron pareja.

Esto sucedió hace unos pocos años,

cuando los dos estudiaban en Nueva York.

Tenemos pruebas de ello y el testimonio de alguien

que estudiaba el mismo máster que la pareja.

Él dice que Sergio y sus amigos

practicaban una serie de juegos sexuales un tanto raritos.

Sí, Isabel y yo coincidimos en Nueva York

en un máster de Derecho. (ASIENTE)

Pero fue hace muchos años.

Isabel tenía una obsesión enfermiza conmigo.

Era psicológicamente muy inestable.

-Hay unos mangantes

que andan robando por el polígono este.

Roban a mujeres que salen de trabajar de una conservera que hay allí.

-Muy bien, tienes que darme la localización exacta, ¿de acuerdo?

-Ay, Hugo, no me engatuses, ¿eh?

-Estoy excitado, tengo la adrenalina por las nubes.

¡Madre de Dios! ¡Por fin sé lo que siente un policía!

-Mira, como no dejes de hacer locuras,

vas a saber lo que siente un detenido.

¡Y quítate ese uniforme!

¿Qué habrá hecho Sergio para que ese tipo le haga chantaje

y para que tenga que recurrir a unos matones

para darle un escarmiento? O algo peor, ¿no?

Mañana quedamos a las afueras y te doy tu 4x4.

-Esa es la actitud, abogado.

¿Ves? Por ahí vamos bien.

-Mira que es casualidad, ¿no?

Fuiste pareja de Isabel justo antes de su crisis

y fuiste pareja de Elena justo antes de su desaparición.

-Entiendo cómo se siente,

en una situación así, todos buscamos una explicación

o, mejor, un culpable.

Cualquier cosa menos vivir con la incertidumbre.

Estás muy alterada, ¿qué ha pasado? ¿Te ha contado algo relevante?

No me lo ha contado, lo he visto. Tiene una pistola.

"Dime, Claudia".

Alicia, cógete un K

y espérame en la puerta de comisaría en diez minutos.

Vamos a registrar la casa y el despacho de Sergio Mayoral.

¡No, no, no, no, no, por favor!

¡Por favor, por favor, espera! ¡No!

Todos estamos solo a una mala decisión

de cruzar al otro lado y convertirnos en monstruos.

(GRITA)

(Música emocionante)

(GRITA)

Hablo yo con él.

Quédate al lado del coche y atenta a cualquier movimiento.

Qué sorpresa verte por aquí.

Y veo que no vienes sola.

Yo también estoy sorprendida. ¿Qué haces aquí?

Voy de camino a una comida con un cliente en la sierra

y he parado un momento.

Necesitaba un poco de silencio para ordenar las ideas.

¿En un sitio tan peculiar?

Abre el maletero.

Perdona, pero esta situación me resulta un poco violenta.

Si esto fuera un control

y se lo estuvierais haciendo a todo el mundo,

pero esta forma tan arbitraria...

Lo que me pides es un atropello a mi derecho como ciudadano.

Un coche no tiene la inviolabilidad de un domicilio,

podemos registrarlo sin orden judicial,

a menos que vivas en él, cosa que dudo.

¿Podrías abrir el maletero, por favor?

Por supuesto.

(PISA EL ACELERADOR)

Sal del coche con las manos en alto.

Quedas detenido por resistencia a la autoridad.

¿Quieres que te lea tus derechos

o te los sabes de sobra?

(RESOPLA)

¿Eres consciente de que te podía haber atropellado?

¿En qué pensabas?

En detenerlo, Claudia.

Vamos a abrir el maletero,

a ver qué es eso que no nos quería enseñar.

Le conozco.

Estaba en el bufete cuando fui a ver a Sergio.

A partir de ahora, mucho cuidado, esto es el escenario de un crimen.

Voy a llamar a Científica, al juez, al secretario y al forense.

Yo me encargo.

¿Has matado a Elena?

No me puedo creer

lo que acabo de escuchar por el pocket.

Se ha cargado a un tipo, ¿eh?

¿A eso llamas tú rigor policial?

¿Y mi presunción de inocencia dónde queda?

Quiero que conste que el juez que lleve mi caso

sepa que soy víctima de acoso policial.

¿Por qué no te callas? No te está escuchando nadie.

No sabéis lo que ha pasado y me estáis condenando.

Señor Mayoral,

en el momento de su detención, conducía usted un coche

que llevaba un cadáver en el maletero.

Por el momento y hasta que se demuestre lo contrario,

es usted sospechoso de asesinato

y puede que no estemos hablando de un solo asesinato.

Ahora vuelvo.

Quietecito y callado.

Estarás disfrutando de verme así, ¿no?

Todo lo contrario.

Si es verdad que has matado a un hombre,

no tengo motivos para alegrarme.

Deja de fingir, a mí no me la cuelas.

Estás dando saltos de felicidad por dentro, se te nota en la cara.

Sergio, ¿de verdad crees que eres lo más importante para mí?

Mira, quiero que se esclarezcan los hechos

y, si eres culpable,

que te caiga todo el peso de la justicia.

Y disfrutarás con ello, ¿verdad?

No, de eso nada.

Me alegraré de haber hecho bien mi trabajo.

Rober, a lo tuyo, no le sigas el juego.

"Que te caiga encima todo el peso de la justicia".

Pero qué ceremonioso te has puesto, Rober.

Vamos, a ti te da igual que haya un cadáver de por medio,

lo único que quieres es verme entre rejas.

Siempre me has tenido envidia ¿y sabes por qué?

Porque yo soy todo lo que tú nunca llegarás a ser,

alguien a la altura de Alicia.

¿Envidia de ti, chaval? ¿Pero tú te has visto?

¿Te has mirado? ¿Eh?

Venga conmigo.

Pues me ha costado contenerme, ¿eh?

Pero, al final, no lo ha conseguido.

Y tú le has dado una lección de todo lo contrario.

Sí, al Rober de antes le hubiera salido su pronto Batista,

pero ahora, contigo a mi lado,

esas tonterías se acabaron ya.

Menos mal que estás aquí.

Todo esto es como una pesadilla.

¿Cómo es posible que haya matado a un hombre?

Pues no lo sé,

pero seguro que no es ninguna pesadilla.

¿Y si hubiéramos podido evitarlo? Vale, ¿y cómo?

A ver,

sabíamos que estaba buscando contratar matones

y que, probablemente, un hombre le estuviera haciendo chantaje.

¿Cómo no nos dimos cuenta de que estaba fuera de sí?

A lo mejor, si hubiéramos actuado antes,

ese hombre ahora estaría vivo.

Bueno, Alicia, mira, puede que tengas razón,

pero una cosa te voy a decir y que te quede muy clara:

tú no eres responsable de nada de lo que ha pasado.

De nada.

(Puerta)

¿Estás bien?

(SUSPIRA) Pues un poco descolocada, la verdad.

Yo creía que lo había visto todo en esta profesión,

pero está claro que no.

¿Sergio ha dicho ya algo?

Nada, repite como un loro

que tiene derecho a la presunción de inocencia.

Nada de nada.

Supongo que le habrás preguntado sobre Elena.

Sí, claro, pero no quiere decir nada.

Le estoy dejando

que se calme en el calabozo antes de interrogarlo.

¿Y estás completamente segura

de que la víctima es la misma persona

que viste en el bufete de abogados? Completamente. Rafael Ugarte.

Sin antecedentes.

Además, González, el socio más antiguo del bufete,

le ha reconocido.

Le he enviado una foto que me ha pasado Científica

y me ha dicho que cree que es un tipo

que estaba chantajeando a Sergio.

¿Y has hablado con alguien más?

Pues con el bufete, con la UIT y con el forense

y, hace un momento, he colgado a Científica.

Buen trabajo, como siempre.

A ver, cuéntame.

Hemos encontrado el arma homicida en la guantera del coche,

una Glock 17.

Balística ha determinado

que había sido disparada

poco antes de que detuviéramos a Sergio.

y aunque el forense no ha terminado, tiene muy claro

que la víctima murió por un disparo en el corazón

y que la bala había entrado por la espalda.

¿La pistola está registrada?

No, proviene del mercado negro. Va a ser muy difícil de rastrear.

¿Y huellas?

Dactiloscopia está extrayendo huellas

del arma y del coche.

Estoy esperando resultados y, en la inspección ocular,

Científica también ha encontrado un móvil deshecho.

La UIT lo está analizando,

pero baraja la hipótesis de que sea del fallecido.

Parece que la clave está en averiguar

por qué la víctima le hacía chantaje a Sergio.

Bueno, eso si es verdad que le estaba chantajeando.

¿Qué otra cosa podía ser?

Amenazas.

Sabemos que Sergio estaba buscando matones

y, según la madre de Elena, le había visto una pistola.

No sé,

es posible que Rafael Ugarte fuera un damnificado

de uno de los casos de Sergio

y que quisiera vengarse.

En el mundo de los abogados, esto tampoco es tan raro.

Menudo elemento, Sergio.

Y tiene cara de no haber roto un plato nunca.

Últimamente, tenía muchos enemigos.

Había querido vender el bufete a una empresa extranjera

a espaldas de Marcelino Ocaña.

Creo que también le había hecho chantaje a González

para que vendiera su parte.

Lo que no entiendo es

lo que tiene que ver la desaparición de la inspectora Ruiz

con todo esto.

Pues tampoco lo sé,

pero hemos encontrado fotos de Elena

en la tarjeta de su móvil en el coche.

Pero el coche era de Sergio, ¿no?

Lo conducía Sergio, pero no estaba a su nombre.

De hecho, en el registro no aparece a nombre de nadie

y la matrícula es falsa.

Estoy segura de que proviene del mercado negro.

Ya, ya sé, ya sé que esto es un rompecabezas

y que, de momento, no nos encajan las piezas.

Sergio me mintió

en cuanto a la relación con la hermana de Elena

y nos oculta todavía muchas cosas.

Tampoco tenemos un móvil para el asesinato de Rafael Ugarte,

pero estoy convencida

de que está relacionado con la desaparición de Elena

y, por desgracia, no pinta nada bien.

¿Crees que la mató?

(Puerta)

Adelante.

Disculpa las molestias.

Solo quería saber si hay alguna novedad.

Tras ver la pistola a Sergio, me quedé preocupada.

Lo siento, Maite, estamos en un momento un poco complicado.

En cuanto tengamos algo, serás la primera en saberlo.

Entonces, habéis encontrado algo más. Dime la verdad, por favor.

Verás, hemos detenido a una persona en relación al caso de tu hija,

pero todavía no está clara su vinculación

y no queremos adelantar nada

hasta que no tengamos algo más sólido.

Es Sergio Mayoral, está detenido, ¿verdad?

Comprende que no podemos decirte nada.

Claudia, te lo pido por mi hija, ¿a quién habéis detenido?

Efectivamente, hemos detenido a Sergio Mayoral,

pero hasta que no le interroguemos y no tengamos algo más definitivo,

le asiste la presunción de inocencia.

No puedo más.

Yo necesito saber dónde está mi hija.

Si Sergio sabe algo, tienes que conseguir que confiese,

tiene que decirnos qué ha hecho con ella.

Vamos a llegar al final de este asunto.

Vamos a sacarle a Sergio todo lo que sabe,

pero, por favor, ten paciencia. Déjanos trabajar.

Sergio, eres listo.

Sabes que te tenemos pillado

así que, por favor, ahórranos tiempo y energía

y dinos la verdad.

La verdad.

Yo maté a Rafa,

pero lo hice en defensa propia.

Explícate.

Rafa intentó asesinarme,

yo solo me defendí.

No tuve otra opción.

¿Y por qué quería asesinarte?

Porque sabía que yo había descubierto que él había matado a Elena.

¿Estás diciendo que Elena está muerta?

¿Que la han asesinado?

Eso es.

¿Y cómo descubriste que Rafa había asesinado a Elena?

Yo estaba muy preocupado

y veía que vosotros no avanzabais en la investigación,

así que decidí moverme por mi cuenta.

A través de la "deep web" compartí sus datos, su foto

y ofrecí mucho dinero

al que me diera alguna información sobre ella.

Aparecieron unos cuantos,

pero solo uno me proporcionó una historia que pareciera cierta.

Esa persona me dijo que había sido testigo

de cómo Rafa había matado a Elena

en el pantano de Trocamar.

¿Y por qué diste veracidad a esa historia?

A Elena le gustaba ir a nadar en aguas abiertas de ese pantano.

¿Cómo la mató?

Rafa era un tío raro,

un pervertido.

Le gustaba ir al pantano a ver a las chicas en bañador.

A Elena se le había acercado varias veces,

pero ella siempre le daba largas.

Alguna vez me habló sobre él.

Por lo que me contó el informante, un día él

debió cansarse e intentó forzarla.

Ella se resistió

y él la golpeó en la cabeza con una piedra,

con una piedra grande.

Imagino que no fue su intención, pero así fue como pasó.

Después, arrojó el cuerpo al pantano.

Pensó que nadie le había visto, pero se estaba equivocando.

¿Desde cuándo sabes esto?

Unos días, no muchos.

Y si creíste esa historia,

¿por qué no fuiste inmediatamente a la Policía?

Mi informante se negaba a testificar ante la Policía

y yo necesitaba pruebas que incriminaran a Rafa.

¿O qué tenía que hacer? ¿Dejar que se fuera de rositas?

Busqué una forma de acercarme a él.

Necesitaba alguna prueba que le incriminara,

alguna confesión.

Rafalín, que era como le llamaban sus más allegados,

no tenía muchas luces,

así que no me fue difícil hacerme amigo suyo.

Era un fanático de los bichos, de los peces.

Le regalé un par de cañas y quedamos en salir a pescar.

Es lo que íbamos a hacer esta mañana.

Pero, al final, la cosa se torció, ¿no?

Sí.

Aún no sé cómo, pero Rafa me descubrió.

Se enteró de que yo era el novio de la chica que él había matado

e intentó deshacerse de mí también.

Yo solo me defendí.

Entonces, el arma era de Rafa, ¿no?

Claro, era suya.

Forcejeamos y yo

se la quité y le disparé con ella.

Fue todo muy rápido.

Pero, cuando nosotros llegamos, tenías el cadáver en el coche.

Si hubieras actuado en defensa propia,

habrías llamado inmediatamente a la Policía

y no se te hubiera ocurrido manipular la escena del crimen.

Además,

te recuerdo que cuando te pedí que abrieras el maletero,

lejos de hacerlo, lo que hiciste fue pisar el acelerador.

¿Qué pretendías hacer con el cadáver?

Estaba nervioso, entré en pánico.

En ese momento no podía pensar,

es lógico, ¿no?

No, no es lógico.

Esta historia cada vez tiene menos lógica.

Claudia, yo jamás había matado a nadie.

En esos momentos estaba fuera de mí, no...

Ahora entiendo lo que es un estado de enajenación mental.

El coche no figura a nombre de nadie,

¿de quién es?

Se lo regalé a Rafa.

Quise tener ese detalle para ganármelo.

Necesitaba que confiara en mí.

En el coche hemos encontrado fotografías de Elena

y la tarjeta de su móvil.

¿Lo ve?

Fue él, estaba obsesionado con Elena.

Era un enfermo.

Obsesionado.

¿Igual que Isabel se obsesionó contigo en Nueva York?

¿Qué tiene que ver Isabel con todo esto?

Pues puede que mucho

porque todo lo que nos acabas de contar es mentira.

No me creo ni una sola palabra.

Tú mataste a Rafa

y nosotros te hemos desmontado el plan,

un plan chapucero y precipitado para incriminarlo a él,

a él, al tipo que te estaba chantajeando.

Y ahora, con el agua al cuello, lo que haces es improvisar.

¡No!

¡Soy inocente!

Lo único que he hecho ha sido defenderme,

lo juro.

Perdón por interrumpir.

Hemos registrado la casa de la víctima.

¿Y?

En su ordenador hemos encontrado esta foto.

¿Qué has hecho, Sergio?

¿A cuántas personas has matado?

(RECHISTA)

¿Pero tú quién eres?

¡Confiesa, joder!

Ocaña. Alicia, sal de la sala, por favor.

(LLORA) Fue un accidente.

Yo no quería matarla.

Mírame.

¿A quién no querías matar?

A Elena.

Fue un maldito accidente.

Perdona, eh,

¿Hugo Ferrer?

-Sí, sí, ese soy yo.

-¿Qué tal? Soy Martín Díez, periodista.

-Anda, mira.

¿Qué tal? Encantado.

El comisario Bremón me ha comentado

que estás aquí, en la comisaría de Distrito Sur,

documentándote para tu próxima película.

-"El latido de la calle".

Yo voy a interpretar al inspector Carvalho,

En comisaría me ayudan a encontrar

los últimos matices para el personaje.

-Ah, qué bueno.

Pues a mí me han encargado hacerte una entrevista.

-Ah, perfecto.

Estoy encantado de contar mis impresiones

sobre mi paso por la comisaría.

Es más, creo que todo el mundo, actor o no,

debería pasar por una experiencia parecida.

-Sí, bueno,

¿cuándo crees que podría ser la entrevista?

-Pues por mí ahora mismo, estoy libre.

-¿Ah, sí? Ah, bueno, pues perfecto.

-No sé qué te parece si... -Pobre mujer.

Es que el otro día la atracaron en el polígono,

el típico tirón desde una moto

y, como se resistió, pues la tiró al suelo y la arrastró.

-Qué sinvergüenzas. -Pues sí.

Además, le robaron el bolso, le hirieron el brazo

y se golpeó en la cabeza.

Ay, pobre, qué susto se llevó.

-En fin, ya sabrás

que este barrio pasa por ser conflictivo,

pero bueno, te aseguro

que no es ni la sombra de lo que solía ser hace unos años.

Y no sé si te han comentado

que a la comisaría la solían llamar Kabul.

-Sí, sí, algo me han comentado.

-Bueno, ¿te parece que nos sentemos en esa mesa para la entrevista?

-Claro, claro.

¿Te importa darme un par de minutos?

Solo serán dos minutillos.

-Claro, claro. Bueno, me siento y te espero.

-Perfecto.

-¿Me puedes poner un café? -Sí.

(CARRASPEA)

-Buenas tardes, señora, soy el inspector Carvalho.

Estoy al cargo de su caso.

Antes de nada, quería decirle que lamento mucho todo lo ocurrido

y que mis hombres están haciendo todo lo que está en sus manos

para que ninguna mujer vuelva a pasar por lo mismo.

-Muchas gracias.

-¿Le importa si le hago unas preguntas?

-No, por favor, siéntese.

(SUSPIRA) -Verá,

antes de nada, quiero que sepa que yo nunca doy un caso por cerrado.

Me da igual que el juez le quiera dar carpetazo por falta de pruebas,

para mí siempre sigue abierto.

-Gracias.

-Empecé a salir con Elena porque me gustaba de verdad.

Era guapa,

inteligente, divertida.

Con ella todo era sencillo, nos entendíamos muy bien,

demasiado bien.

¿Qué quieres decir? Que todo era mentira.

Yo me estaba enamorando

y ella solo fingía que todo era maravilloso

para poder destruirme.

Destruirte, ¿cómo?

Envenenándome.

Sí, la dulce inspectora Elena me envenenó con talio.

Es un elemento muy tóxico,

pero inodoro y fácilmente soluble en agua.

Lo descubrí por unos análisis que me hice

porque no entendía lo que me estaba pasando.

Aún los tengo, puedo demostrarlo.

Sí, sabemos que discutiste con Elena a causa de unos análisis clínicos.

Porque ella no quería que me los hiciera.

¿Y por qué iba a querer envenenarte

un prometedora inspectora de policía?

Por venganza.

Su hermana Isabel intentó suicidarse por mi culpa.

Bueno, por mi culpa, no, porque estaba mal de la cabeza.

Pero yo no supe nada de eso hasta que me lo contó Elena

hace muy poco.

Reconoces, entonces, que me mentiste en relación a Isabel

cuando fui a preguntarte al bufete.

Isabel y yo tuvimos una breve relación en Nueva York

y ella se enamoró de mí

y accedió a participar en algunos juegos.

¿Qué clase de juegos?

Sexuales,

pero nada ilegal ni delictivo.

Digamos que, en aquel entonces, me junté con un grupo de gente

atrevida. Explícate.

Éramos jóvenes,

estábamos lejos de casa en la ciudad más divertida del mundo

y nos dio por explorar el lado más extremo del sexo.

Pero que quede clara una cosa: yo jamás la forcé a nada.

Fue divertido.

No sé, para mí aquello no tenía importancia.

¡Pero para ella, sí!

Isabel era una chica con la que me lo pasaba bien,

nunca me enamoré de ella

ni le hice ver que lo nuestro era amor.

Jamás le prometí nada.

Además, no podía saber que era mentalmente inestable,

que padecía una leve psicosis.

Psicosis que se acentuó

cuando la dejaste sin la menor explicación.

No pudo soportar que yo ya no quisiera seguir saliendo con ella.

Afortunadamente para mí, desapareció y dejó de atosigarme.

¿Y sabes por qué desapareció?

Porque regresó a España antes que tú

y, sumida en una profunda depresión,

se tiró por una ventana.

Fue una desgracia que te cruzaras en su camino.

Yo no sabía nada de esa historia hasta que me lo contó Elena

y, en aquel entonces, no podía conocer las consecuencias.

Consecuencias directas de tus actos.

¡Bueno, yo no soy culpable de que acabara en coma!

¿Sabías que Elena era hermana de Isabel?

No,

ya se encargó ella de ocultármelo.

Lo descubrí después de enterarme que me estaba envenenando con talio.

¿Y por qué no acudiste a la Policía y la denunciaste?

Porque me drogó y me hizo unas fotos comprometedoras.

Me amenazó con enviarlas a los mejores bufetes de España.

Habría sido el final de mi carrera como abogado.

¿Qué pasó cuando descubriste que te estaba envenenando?

Empecé a tomar azul de Prusia,

es un antídoto para contrarrestar los efectos,

pero Elena me engañó y me secuestró.

Me tuvo dos días retenido en su apartahotel,

drogado con diazepam, atado a la cama y amordazado.

¿Cuál era su plan?

(RECHISTA)

Torturarme, humillarme,

hacerme sufrir y pagar por todo lo que había hecho.

Iba a enviar esa foto a los bufetes

y quería mirarme a la cara mientras me hundía para siempre.

¿Y por qué no lo hizo?

Porque, entonces, despertó Isabel.

¿Y qué pasó?

Que la convencí

para que me dejara ir al hospital a pedirle perdón.

Después de mucho rogarle, accedió y me desató.

Yo intenté quitarle la pistola y forcejeamos.

Ella se cayó

y se dio en la nuca con el pico de una mesa.

Fue así como pasó.

Un accidente.

Lo juro.

Pero en lugar de reconocerlo y acudir a la Policía,

te deshiciste del cadáver, ¿no?

¡Me asusté! No sabía qué hacer

y arrojé el cuerpo al pantano.

Creí que estaba yo solo, pero Rafa andaba por allí pescando.

Me vio y me hizo una foto.

Y, cuando te localizó,

comenzó a chantajearte.

Era un pobre diablo que pensaba que le había tocado la lotería.

Sus caprichos cada vez iban a más.

La última vez que le vi me había pedido un coche y una moto.

Estaba fuera de control.

Me amenazó con ir a la Policía a contarlo todo.

Yo no tenía otra opción.

Sí, sí tenías otra opción,

pero elegiste la peor.

No solo lo mataste, sino que pretendías inculparlo.

Las fotos de Elena y la tarjeta de su móvil

las colocaste tú en el coche, ¿o me equivoco?

No sabía lo que hacía.

Era una huida hacia delante.

Yo no soy un asesino.

Me vi superado por los acontecimientos.

¡No soy un asesino!

Para ser un asesino basta con matar a una persona.

Tú tienes dos muertos en tu espalda.

¡Ay, Dios mío!

(RESOPLA)

Anda, Salima, cóbrame.

-¿Qué te pasa?

-El Hugo este, el actor,

¿te puedes creer que me ha dejado tirado?

-Ya, ya le he visto salir corriendo.

-Sí, y me ha dejado con un palmo de narices.

¿Eh? Y sin entrevista.

Que luego dirá que los medios no le hacen caso,

pero vamos, ¡manda narices!

-No sé, a mí lo que me extraña

es que se haya puesto a hablar con la señora

que atracaron el otro día.

-Ah, bueno, pues yo qué sé. Le habrá gustado.

-A ver, Martín, le saca unos cuantos años.

-Pues será un rarito, no sé.

-Que no.

Además, yo me he acercado a la mesa y estaban hablando del atraco.

Y, esta mañana,

he visto cómo se daba un beso con otra.

-¿Pero, pero qué dices?

¿Con quién? -Con ella.

-¿Esperanza?

Pero bueno, no sé, un pajarito me ha dicho

que te has camelado a un joven galán del cine español.

-Pero Salima, ¿cómo le cuentas esto a Martín?

Por favor, que es periodista,

¿quieres que acabe en la portada de una revista?

-Perdona, que se me ha escapado.

-Bueno, no pasa nada.

Por cierto, ¿habéis visto a Hugo?

Lo he buscado por toda la comisaría

y no lo he encontrado en ninguna parte.

-Pues no, no, porque se ha ido después de dejarme tirado.

-¿Y ha dicho adónde iba?

-No, ha salido corriendo.

-¿Así, sin más?

-Sí, es que estaba hablando con la vecina a la que atracaron

y le han entrado las prisas.

-Espera, espera, ¿qué señora? ¿Qué atraco?

-La que atracaron el otro día en el polígono,

que le tiraron de bolso

y la estuvieron arrastrando por todo el suelo.

-Ay, ay, ay, que este la va a liar parda.

Ahora sí que vamos a salir en el periódico,

pero en la sección de Sucesos.

-Yo me voy, me voy a buscarle.

-Yo voy contigo, que esto me parece que va a ser mejor que la entrevista.

¿Qué quieres?

Entender.

(SUSPIRA) Siento haberte decepcionado.

Supongo que estabas al otro lado del cristal

y lo has oído todo.

El Sergio que yo conocía era una persona

educada, inteligente, detallista.

Manipulador, egoísta...

Solo repito tus propias palabras. Sí, es posible.

Pero de ahí a ser un asesino...

Mírate en qué te has convertido.

Mataste a Elena, luego a ese chaval,

chantajeaste a González

y le intentaste quitar el bufete a mi padre.

Nos has engañado a todos,

nos has hecho creer que eras alguien honesto

cuando, en realidad, eres un monstruo,

un asesino,

alguien sin sentimientos ni escrúpulos.

Tienes razón,

me he convertido en un monstruo.

Poco a poco he ido perdiendo el norte

y he ido dando tumbos

y hundiéndome cada vez más en la mierda.

Y todo porque nunca he logrado retener junto a mí

a la única persona que me ha importado de verdad,

tú.

¿Qué quieres decir?

Que si tú no me hubieras rechazado esto nunca hubiera sucedido.

(SE RÍE)

¿Ahora voy a tener yo la culpa? Yo te quiero, Alicia.

Siempre te he querido.

Haría cualquier cosa por ti.

Por eso borré los archivos que incriminaban a tu padre

en el fraude fiscal de Quintero.

Lo hice para que no sufrieras

¿y cómo le lo pagaste tú?

Enamorándote de ese paleto.

Yo te di todo lo que soy

y tú me dejaste de lado.

Esto es de locos, Sergio.

Yo no soy la responsable de nada de lo que has hecho.

Tú solito te has metido en este infierno.

Además, me acuerdo bien

de la conversación que tuvimos hace días

en la que me dijiste que tú nunca me habías querido,

que la única persona de la que estuviste enamorado

fue de Elena. ¿Y qué otra cosa podía decirte?

¡Te mentí!

No hablaba yo, era mi orgullo herido.

Estoy enamorado de ti

desde el primer día que te vi en clase.

Eres la única mujer con la que me he imaginado viviendo,

casándome, teniendo hijos... ¡Cállate!

Cállate.

Solo de escucharte me dan ganas de vomitar.

"Qué duro se hace Derecho sin ti.

Cuando no estás en clase, Alicia,

es un día perdido.

Verte es la única ilusión que me hace seguir.

Ojalá sintieras por mí la mitad de lo que yo siento por ti".

¿A qué viene eso?

Es la dedicatoria que te escribí en el libro de Procesal,

el que te presté en la facultad. Lo sé.

Te lo quise devolver la noche que...

La noche que por fin hicimos el amor,

la noche más feliz de mi vida.

Me sé esa dedicatoria de memoria, la tengo siempre presente.

Nunca he dejado de quererte. Ya.

Y por eso tuviste esa etapa de sexo salvaje

en Nueva York y antes en Madrid.

(SUSPIRA)

Mira, Sergio,

que precisamente tú me hables del amor platónico

es ya el colmo del cinismo. No entiendes nada.

Cada mujer con la que me he acostado, incluida Elena,

era un intento de llenar el vacío que tú me provocabas.

En Nueva York llegué a darme asco de mí mismo.

Entré en una fase autodestructiva cada vez más límite

y sí, es cierto, la hermana de Elena se llevó la peor parte.

A mí también me han rechazado, ¿sabes?

Muchas veces

y jamás he tenido esta reacción.

(SUSPIRA)

Yo no soy la responsable de nada de lo que has hecho,

tú solito has tomado tus propias decisiones.

No, Alicia,

desde que te conozco, no he podido decidir por mí mismo.

¿O es que fue una casualidad que le pidiera el trabajo a tu padre?

Lo hice para estar cerca d ti,

para volver a verte

y recuperarte.

¿Recuperarme?

Sí.

Tú y yo nunca hemos tenido nada.

No mientas, Alicia,

tú y yo siempre hemos estado conectados.

Lo sé, en la facultado me comporté como un estúpido

y te alejé de mí,

pero cuando por fin asenté la cabeza,

cuando tú me hiciste caso,

jugaste con mis sentimientos.

Mientras nos acostábamos, tú estabas tonteando con Rober

y, al final, me abandonaste,

me dejaste por él.

No,

yo te fui sincera

y te dije que no quería nada serio.

Cómo me pude enrollar con alguien como tú.

Eso duele, ¿sabes?

Pero no pasa nada, estoy acostumbrado a que me hagas todo el daño posible,

a que me insultes y a que me desprecies.

¡Porque eres despreciable!

Y deja de hacerte la víctima porque no te pega nada.

A ti lo único que te importa es el dinero.

Jamás, jamás me podría enamorar de alguien como tú.

Eres un ser ruin y egoísta,

eres todo lo opuesto de lo que respeto

y puede que Rober para ti no sea nadie,

pero es leal y generoso y tú jamás podrás llegarle,

ni siquiera a la suela de los zapatos.

Escucha... Cállate

y no vuelvas nunca a hablar de tu amor

ni de nosotros ni de nada parecido.

Eres asqueroso

y lo único que espero es que te pudras en la cárcel.

¡Espera, Alicia, por favor!

Jamás volveré a hablarte del tema, te lo prometo,

pero quiero, necesito que me consigas una cosa.

Es lo último que te voy a pedir,

por favor.

Hemos encontrado esto en el registro del bufete.

Unos análisis.

Sí, mira abajo,

en el apartado de metales pesados y de tóxicos.

Se confirma el envenenamiento por talio

pocos días antes de la desaparición de Elena.

En esto no nos engañó.

¿Qué sabemos de la búsqueda del cuerpo en el pantano?

Los buzos aún no han encontrado nada,

pero es pronto.

Una búsqueda así lleva incluso semanas.

Al final, tu olfato no te falló.

Tenías razón en sospechar de Sergio.

Pues sí, por desgracia, sí,

pero tarde, si hubiéramos reaccionado antes,

quizá el chantajista estaría vivo.

No podemos llegar a todo, inspectora.

No sé, igual te parezco ingenua,

pero tenía una lejana esperanza de encontrar a Elena viva.

No me hago a la idea de que esté muerta.

Es curioso,

Sergio fue sumando delitos, precisamente,

para escapar de la justicia.

Y otros nos sentimos culpables por actos que sabemos

que nunca nos van a acusar.

Aún no te has perdonado por lo de Natalia.

No creo que pueda hacerlo nunca.

Comisario, inspectora, os estaba buscando.

¿Ha pasado algo?

He bajado a los calabozos a ver a Sergio

y la conversación ha sido bastante poco agradable.

Me lo puedo imaginar.

Me ha pedido un favor,

quiere hablar con la madre de Elena.

(Motor)

(GRITA)

¡Socorro! ¡Al ladrón!

¡Desgraciado! ¡Se lleva mi bolso!

(GRITA) -¿Qué, eh?

¿Qué ahora, eh? Aquí acaba tu carrera, motorista.

-Voy desarmado. Alto, alto, para, para.

¡En la cara no! Vivo de mi físico, de verdad.

Soy Hugo Ferrer, a lo mejor me conoces.

De la tele. ¡No, para! ¡Mira!

-¡Alto, Policía!

Tira el arma.

¡Aquí!

A la pared, vamos.

-Espe, ¿puedo leerle los derechos?

Me los he aprendido esta mañana. -Anda,

deja ya de jugar a polis y cacos.

De esto me encargo yo.

Tiene derecho a guardar silencio.

Tiene derecho a no contestar a alguna

o a algunas de las preguntas que se le hagan

o manifestar que solo declarará ante el juez.

Vamos, al coche.

-Oye, Espe, ¿puedo meterlo yo en el coche?

-Vale, venga, pero con cuidadito.

-Toma.

-Venga, vamos.

¡Vamos, listillo!

¡Para dentro!

¡Adentro!

-Muchas gracias.

-Ahora avisaré a unos compañeros para que vengan a por usted, ¿eh?

Necesitaremos que responda a algunas preguntas en comisaría.

-Vale. -No se preocupe,

que yo voy a estar con usted hasta que vengan.

Voy a dar el aviso. -Gracias.

-¿Y esto?

-Hacemos un equipo cojonudo.

-Lo que tú digas.

-Oye, de cara al informe,

a lo mejor debería constar que, cuando habéis llegado,

yo estaba a punto de reducirlo, ¿no?

-Se llaman diligencias

y no voy a decir nada del numerito que has montado

ni de la cara de susto que tenías cuando te sacó el arma.

-¿Yo? ¡No, hombre!

Estaba actuando,

estaba actuando.

(CARRASPEA)

-¿Tienes la foto del beso?

-A todo color.

-Ah.

-Pedazo de beso de tornillo.

-Ni se te ocurra publicarla, ¿eh? (GRUÑE)

-Eh, ¿pero te importaría mandármela?

-Eso está hecho.

-Para tenerla de recuerdo.

(SE RÍE)

-Qué bien lo has hecho.

Toma, quédate con la vuelta, ¿eh?

Gracias.

-Hombre, pero si tenemos aquí al héroe del día.

-Muchas gracias, inspector. -Oficial.

Bueno, ya me ha contado todo Espe

cuando estaba con el ladrón del polígono

tocando el piano.

-Anda, mira, no sabía que teníais un piano en comisaría.

-Bueno, le estaba tomando las huellas.

-Ah, las huellas, las... ¡Es muy bueno!

Elías, uno no para de aprender cosas contigo.

-Ya, bueno, pero ahora hay que ponerlas en práctica.

Que la mitad de los polis de las pelis

son de Detroit, no de Parla.

-¿Sabes?

Ha sido un verdadero honor servir contigo.

-Casi hacemos de ti un buen policía.

Oye, perdóname si he sido así, un poco gruñón y borde.

-Nada, no te preocupes, me ha servido para curtirme.

Además, he hablado con los guionistas y, ahora, el inspector Carvalho

tenía un instructor así de borde, igual que tú.

-Ole, pero bueno, ¿y ese despliegue de medios?

-Pues nada, que Hugo me ha invitado a cenar

y yo he aceptado.

-Pues mira, me parece muy bien, a celebrarlo.

Además, hoy en comisaría

hemos resuelto un par de casos importantes.

-El otro, el de Sergio Mayoral sí que es grave, ¿eh?

¿Se sabe algo de la búsqueda del cuerpo?

-Bueno, ya te daré más detalles.

Ahora, venga, a divertirse, ¿eh?

Hazme caso.

-Adelante. -Guapa.

-Venga.

-¡Ah! ¡Ya sé a quién me recordabas, hombre!

Manuel Flores.

"Brigada Central", el inspector jefe, hombre.

-Me encantaba esa serie, Hugo. -¿Eh? ¿Has visto?

¡Ay, Elías!

Presiento que esto es el comienzo de una gran amistad.

-Venga.

-¿Sabes, Hugo?

No tengo mucha hambre, no hace falta

que vayamos a ningún restaurante de estrellas Michelin ni nada.

-Tienes razón.

Podemos pasar directamente al postre, ¿no?

-¿Sabes?

Ha sido muy especial.

Hacía tiempo que no estaba así con nadie.

Hace unos días,

le comentaba a Lola

que echaba de menos un poco de cariñito

y de emoción.

¿Qué pasa?

(SUSPIRA)

-Me he enamorado de ti,

pero somos compañeros, nena,

y esto solo nos va a traer problemas.

-Hugo, tú no eres policía

y nosotros no somos compañeros.

-Ya, ya lo sé, ya lo sé.

No era yo quien hablaba, era Carvalho.

En la película,

mi personaje se enamora de su compañera de patrulla

y se acuestan juntos.

-¿Y cómo es esa compañera?

-Bueno, pues es muy simpática, la verdad.

Es simpática, dulce, amable...

Eso sí, tiene, tiene mucho carácter, ¿eh?

-¿Y físicamente?

-Bueno, digamos

que no se ajusta a los cánones de belleza estándar

dentro de lo que sería la portada de una revista de moda,

pero tiene un gran corazón y, además, tiene esa chispa

que funciona tan bien dentro de una comisaría, ¿eh?

-Y si se hubiera ajustado

a los cánones de belleza estándar de revista de moda,

¿hubieras ido a por Lola?

-Nena, a mí solo me gustas tú.

-Que no me llames nena, que no me gusta.

¿Y eso qué era? ¿Otra frase de tu peli?

-No, no, todavía no, vamos.

Pensaba proponérselo a los guionistas,

bueno, proponérsela o imponérsela, que para algo soy la estrella.

Solo me gustas tú, nena.

Es mejor así, ¿no? Con el "nena" al final.

(RESOPLA) -Pero Hugo, ¿de qué estás hablando?

A ver,

¿yo con quién estoy hablando?

¿Con Hugo Ferrer o con el inspector Carvalho?

-Depende, a momentos.

Estoy en esa fase de la búsqueda

en la que a veces sí, a veces no. Entro, salgo...

Quiero decir,

es el método.

-Y, en esta última hora,

cuando estábamos ahí, ya sabes,

con quién he estado?

-Hombre, Espe, obviamente con...

(Móvil)

Es mi "repre". Un momento, tengo que contestar, perdona, ¿eh?

¿Qué pasa, figura?

Sí, dime.

Ah, ¿lo has leído?

¿Pero lo han publicado ya?

Un momento, no me cuelgues, ¿eh? Voy a abrir el "link".

(LEE) "La comisaría del Distrito Sur detiene al 'tironero' del polígono

gracias a la ayuda del conocido actor, Hugo Ferrer".

¡Pero bueno, bueno, bueno!

¡Esto sí que es una pedazo de promoción!

¿Sí o no?

¡Claro!

¿Eh?

¿Cómo?

Pero, vamos a ver,

¿y entonces todo el currazo no ha servido para nada?

Hombre, claro que es una faena, ya tenía al personaje...

Ah.

Bueno.

¿Mañana? ¿A Malta?

Sí, hombre, claro que voy a estar, ¿cómo quieres que no esté?

Anda, monstruo, que eres un monstruo.

No, tonto, yo sí que te quiero.

¡Anda, hasta luego!

Esto es alucinante.

¿Lo has oído? Al final no me dan la película,

que se la han dado a Mario Casas. (SE BURLA)

¡De verdad!

Bueno, dentro de lo malo, siempre hay cosas buenas.

¡Me han dado otra película!

Una de piratas.

¿Cómo te quedas? Mola todo, ¿no?

Bueno, mañana cojo un avión y me voy para Malta.

-¡Genial!

Pues te buscas a una mujer pirata y a mí no me marees más.

-Pero...

Espe, ¿qué he dicho?

Maite, escúchame, eso no es habitual.

Estamos haciendo una excepción,

no tienes por qué pasar por algo tan duro.

Eh, puedes cambiar de opinión.

Quiero mirarle a los ojos,

ver cara a cara al asesino de Elena.

Quiero saber qué tiene que decirme el mismo hombre

que arruinó la vida de mi otra hija.

Como quieras.

A ver, yo me quedo aquí, estoy a un paso de ti.

A la mínima que te encuentres mal nos vamos, ¿de acuerdo?

Venga. Vale.

Gracias por venir.

-Dime lo que tengas que decir.

-Yo quería a Elena.

-Siento mucho todo lo que ha sucedido

y juro que fue un accidente.

Yo no quería que pasara,

pero pasó

y ya no puedo dar marcha atrás.

Ahora voy a tener que vivir con ello

y espero, con toda mi alma, que algún día pueda perdonarme.

Maite, por favor. Un momento.

Acabo de recibir un mensaje.

Han encontrado en el pantano el cuerpo sin vida de Elena.

Vámonos.

(LLORA)

-Un momento.

Pides que te perdone. -Por favor.

-No voy a hacerlo, no voy a hacerlo jamás.

Me has quitado lo que más quiero.

Si he venido ha sido para poder mirarte a la cara y

poder avanzar.

Necesito hacerlo por Isabel.

Se encuentra mejor, ¿sabes?

Ya comienza a coordinar algunos movimientos

y lo mejor de hoy es que

no ha pronunciado tu nombre.

-Yo no quería hacer daño a Isabel.

No podía imaginar

que nuestra relación le iba a afectar de esa forma.

-Cállate ya, cállate.

Me haces venir aquí,

dices que quieres pedirme perdón, pero no es eso lo que quieres.

En el fondo, lo único que pretendes es quedarte tú tranquilo

para dejar claro que tú no has hecho nada.

¿No lo entiendes?

Para ti solo importas tú.

Pero eres culpable

de tus acciones, de las consecuencias,

culpable de todo.

Y, aunque no voy a perdonarte, tampoco pienso odiarte

porque el odio se contagia

y se lo pasaría a Isabel

y entonces ella no se recuperaría nunca.

Acabo de perder a una hija,

voy a centrar todas mis energías en cuidar a la otra

y en darle lo que tú nunca vas a tener de nadie,

amor,

cariño,

afecto.

¿No te das cuenta?

Sergio es un criminal y un manipulador.

Es de esas personas que se creen sus mentiras

y se las hacen creer a los demás.

Mi padre vuelve hoy y tendré que contárselo todo, ¿no?

Tu padre, es verdad, con el follón me había olvidado.

Directamente, me hablaba como si fuera compañera de patrulla,

Sofía, de la que se enamoraba

y con la que, por cierto, se acostaba también.

¿Y a que no adivinas cómo es Sofía?

-¿Con un aire a ti?

-Clavadita a mí, por eso me echó el ojo.

Qué tonta, de verdad.

Y yo pensando que un actor como Hugo Ferrer

se iba a fijar en mí

y solo estaba cumpliendo las exigencias del guion.

¿Pero tú no te ibas? Sí, me voy.

Si crees que va a ser tan fácil abandonar Planeta libre

la llevas clara. No puedes dejarnos tirados ahora.

-Lo siento,

pero no me quiero cambiar de compañía.

"No vuelvan a llamar a este número".

-Quico, ni se te ocurra colgarme.

-Tu padre se va a llevar un disgusto y de los gordos.

Al fin y al cabo, Sergio es socio del bufete

y esto nos va a salpicar.

-Alicia, ¿ocurre algo?

Me ha extrañado mucho encontrarte aquí

hablando con González. Sí, papá, ocurre algo.

¿Es Sergio?

¿Tiene que ver con él?

-¿Sabes cuántas veces he hablado en diez años con él?

De verdad, no tengo confianza para darle sorpresas.

-Bueno, ¿y cuándo la piensas tener?

Porque os habéis reconciliado hace poco

y, seguramente, te da un poco de miedo, lo entiendo,

pero si no te arriesgas y sales de tu zona de confort,

¿cuándo vas a avanzar en la relación con tu hijo?

-Cuando quiera una charla motivacional,

ya me busco un "coach" de estos que hay ahora.

Oye, Sergio se ha enterado de que tu padre viene

y quiere verle. Ahora se lo digo.

Tienes una cerradura de chiste, deberías cambiarla.

-¿Qué haces aquí?

-Como no dabas señales,

me he tomado la molestia de venir a verte.

Tienes un asunto pendiente y tienes que resolverlo.

Sabes que hemos detenido a Sergio Mayoral, ¿no?

-¿Por?

Hiciste bien en contarme que intentaba contratar a unos matones.

No contrató a matones, pero se hizo con una pistola

y cometió el asesinato él mismo. ¿A quién se ha cargado?

A un tío que le chantajeaba.

Te lo voy a contar porque me viniste a avisar,

pero en plan confidencial.

El tío este vio a Sergio arrojando un cadáver al pantano.

Era el de la inspectora Ruiz, una chica que estaba en prácticas.

Mi hermano me ha dicho que la Policía ha registrado su oficina

y han clonado el disco duro.

Pueden encontrar ahí un archivo comprometido

o cualquier historia. -No, tranquilo, eso no va a pasar.

He venido a hablarte de Fernando Quintero.

Blanqueabas dinero para él, ¿verdad?

Tú conoces su red de sociedades pantalla en paraísos fiscales.

¿Y a qué viene hablar de esto?

El dinero que blanqueabas para él procede del narcotráfico,

por si no lo sabías.

  • Capítulo 161

Servir y proteger - Capítulo 161

20 dic 2017

Sergio es detenido y acusado del asesinato de Rafael. El actor Hugo Ferrer, empeñado en resolver un caso, idea un plan en solitario para capturar al responsable de los tirones del polígono. Al poner en práctica su plan, la situación se complica y Espe debe acudir en su rescate.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 161" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 161"
Programas completos (184)
Clips

Los últimos 826 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 181 Completo 53:07 94% pasado viernes
    Capítulo 181 pasado viernes Felisa pide a Jairo que se aleje de Quintero, Salva le presiona para que le pase información y su amigo Tote quiere que le preste dinero. Se produce un atraco en un negocio del barrio y la hermana de Karim...
  • Nuevo Capítulo 180 Completo 54:40 94% pasado jueves
    Capítulo 180 pasado jueves Alicia y Rober tienen que trabajar junto a Salva. Amina, la hermana de Kariml, se presenta por sorpresa. La relación entre los dos hermanos es bastante tensa. Bremón, cada vez más desquiciado...
  • Nuevo Capítulo 179 Completo 54:58 90% pasado miércoles
    Capítulo 179 pasado miércoles Miralles cierra el caso de Planeta Libre. Elías se enfrenta a las consecuencias de la denuncia de Beto. Tras el tiroteo, Karim se recupera. Quintero y Jairo siguen preocupados la investigación de Sa...
  • Nuevo Capítulo 178 Completo 56:12 87% pasado martes
    Capítulo 178 pasado martes Con ayuda de Martín, los policías tienden una trampa a Nadia. Salva vuelve a Distrito Sur para investigar a Quintero. Miralles advierte a Bremón de los riesgos que está corriendo. Jair...
  • Nuevo Capítulo 177 Completo 56:49 95% pasado lunes
    Capítulo 177 pasado lunes Alicia se juega la vida intentando salvar a Quintero. Nadia consigue escapar y Olga cree que puede ir a por ella. Elías es denunciado por abuso policial. Felisa va a descubrir algo sobre Jairo que la llena...
  • Capítulo 176 Completo 57:01 88% 12 ene 2018
    Capítulo 176 12 ene 2018 Pedro sigue a Jairo hasta la casa de Alicia. Nacha tiene que someterse a una peligrosa operación. La policía sospecha de un posible atentado en Transportes Quintero. Alicia se ve obligada a visitar ...
  • Capítulo 175 Completo 54:03 86% 11 ene 2018
    Capítulo 175 11 ene 2018 Estrella vuelve al hotel dispuesta a ayudar a Elías a capturar a Beto. La lesión de Nacha se complica. Jairo habla con Lola sobre su padre. Espe no sabe cómo reaccionar tras el beso que le di...
  • Capítulo 174 Completo 55:19 89% 10 ene 2018
    Capítulo 174 10 ene 2018 Olga convence a sus padres para poder hablar una última vez con Quico. Rober se enfrenta a Jairo y se lleva a Felisa a vivir con él en casa de Alicia. Elías decide cazar a Beto por su cuenta,...
  • Capítulo 173 Completo 54:06 86% 09 ene 2018
    Capítulo 173 09 ene 2018 Pedro intenta convencer a Jairo para que interceda ante su madre. Rober se enfada ante la actitud de su hermano. Elías contacta con Estrella, la gogó que solía quedar con Beto, el mató...
  • Capítulo 172 Completo 57:19 94% 08 ene 2018
    Capítulo 172 08 ene 2018 Quico decide colaborar con la policía con el fin de arrestar a Nadia. Nacha digiere las noticias sobre su ceguera mientras Elías intenta dar con Beto. Rober aconseja a Jairo ignorar a su padre.
  • Capítulo 171 Completo 53:05 92% 05 ene 2018
    Capítulo 171 05 ene 2018 Nacha ha salido malherida tras el enfrentamiento con el grupo de matones de discoteca. Quico confiesa todos los detalles de su implicación en Planeta Libre. Miralles le ofrecerá un trato. Jairo cons...
  • Capítulo 170 Completo 54:45 92% 04 ene 2018
    Capítulo 170 04 ene 2018 Miralles ordena a Nacha y a Elías dirigir una redada de noche contra la mafia de porteros de discoteca. Ante las amenazas de Nadia y el miedo a que Quico acabe en prisión, Olga propone a su novio hu...
  • Capítulo 169 Completo 52:39 88% 03 ene 2018
    Capítulo 169 03 ene 2018 Quico confiesa a Nadia que su novia le ha descubierto. Nadia envía un mensaje a Olga en el que amenaza con matar a Quico si delata su identidad.
  • Capítulo 168 Completo 53:05 94% 02 ene 2018
    Capítulo 168 02 ene 2018 Quintero ofrece ayuda a Marcelino para salvar al bufete de la posible bancarrota. Olga está desesperada tras enterarse de que Quico pertenece a Planeta Libre. Se debate entre denunciarle o no. Un joven rec...
  • Capítulo 167 Completo 53:24 92% 29 dic 2017
    Capítulo 167 29 dic 2017 La policía investiga la explosión en la fábrica de pinturas. Olga decide enfrentarse a Quico y preguntarle si es un miembro del grupo eco-terrorista. Karim es el nuevo inspector de la UIT que...
  • Capítulo 166 Completo 51:47 89% 28 dic 2017
    Capítulo 166 28 dic 2017 Elías descubre que su hijo está sufriendo violencia doméstica por culpa de su pareja. La salud del comisario empieza a afectar al día a día de la comisaría. Nadia coloca ...
  • Capítulo 165 Completo 52:50 95% 27 dic 2017
    Capítulo 165 27 dic 2017 Nadia ordena a Quico que dé una paliza a Martín Díez. Elías descubre que su hijo ha sufrido un fuerte golpe y éste lo atribuye a una caída. Miralles, preocupada por la sa...
  • Capítulo 164 Completo 52:54 94% 26 dic 2017
    Capítulo 164 26 dic 2017 Elías sospecha que la relación de Israel y Felipe no es tan idílica como aparenta. Alejandro Somoza, importante narcotraficante colombiano, quiere hacer negocios con Quintero. Rober y Alicia ...
  • Capítulo 163 Completo 53:16 92% 22 dic 2017
    Capítulo 163 22 dic 2017 Nadia utiliza todas sus armas para tratar de convencer a Quico de que se quede a su lado en Planeta Libre. Elías intenta quedar con su hijo, que está en España, en varias ocasiones, pero Feli...
  • Capítulo 162 Completo 51:46 92% 21 dic 2017
    Capítulo 162 21 dic 2017 Alicia intenta convencer a Sergio, que sigue en el calabozo, para que declare contra Quintero. Nadia, líder de Planeta Libre, aparece por sorpresa en el apartamento de Quico. Marcelino regresa de su luna d...

Añadir comentario ↓

  1. Maria

    el capitulo de hoy cuando lo pensais subir?

    21 dic 2017