www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4381869
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 160 - ver ahora
Transcripción completa

Estoy embarazada, Robi.

-Hombre, Alicia, ya te vale.

¿Qué pasa? Que os vais a casar,

y me tengo que enterar de refilón.

-Entre vosotros siempre hubo química, y yo creo que...

Yo con Alicia no lo voy a dejar que estoy perfectamente,

pero si el niño es mío me hago cargo de él.

Tienes a un galán bebiendo los vientos por ti.

-No digas tonterías que Hugo no me está tirando los tejos.

En esta comisaría hay mujeres más inteligentes y guapas que yo,

por ejemplo tú. -Pues me lo he cruzado

y ni me ha mirado.

-Échale un ojo a esto, es una secuencia de mi guion

en "El latido de la calle".

Si aún soy capaz de algo en esta vida es...

de amar, y eso es gracias a ti, Sofía.

Te noto más preocupada que esta mañana, ¿ha pasado algo?

Además de preguntar por su hermana,

mi hija pronuncia el nombre de Sergio Mayoral.

Yo creo que no se conocían. Por eso me extraña.

-Entrégame ya mi 4X4 y mi moto o lo vas a pasar mal, abogado.

-Sergio, perdona...

-¿Cómo tengo que decirte que llames antes de entrar, González?

¡Largo!

-Tranquilo, abogado,

no te conviene que tu personal te vea tan acelerado.

-Últimamente ha estado recibiendo visitas de un tipo...

bastante siniestro, el tipo lo está chantajeando.

-Tengo un problema, quizá tú me puedes ayudar,

sé que para reforzar la seguridad Quintero contrata matones.

Si ese asunto tuyo afecta a mi padre, nos veremos las caras.

Ni busco matones ni le estoy haciendo la cama a tu padre,

y mucho menos me están haciendo chantaje a mí,

¿entendido? Pues por tu nerviosismo,

yo diría que las tres cosas son verdad.

Maite, ¿qué le sucedió a Isabel para que entrara en coma?

Hace unos años estuvo en Nueva York unos meses

estudiando un máster en Derecho.

Mi hija siempre había sido un poco frágil,

inestable,

pero cuando volvió vino con una depresión muy profunda.

¿Qué pasó?

Al poco de llegar se tiró por una ventana.

-Sí, Isabel y yo coincidimos en Nueva York en un máster de Derecho,

pero fue hace muchos años.

Isabel tenía una obsesión enfermiza conmigo,

era psicológicamente muy inestable.

Qué habrá hecho Sergio para que un tipo así le haga chantaje,

y tenga que recurrir a unos matones para escarmentarlo.

Un escarmiento o algo peor.

Mañana quedamos a las afueras y te doy tu 4X4.

-Esa es la actitud, abogado.

Ve, por ahí vamos bien.

A los bichos malos como tú no hay que perderles nunca la cara.

(Música emocionante)

"¿Sí?

Bika, soy Rober. Tío, ¿qué hora es?

Las siete y media, más o menos.

Pues qué pronto os levantáis los polis,

¿qué pasa? Te he despertado, ¿no?

Quería hablar contigo por lo de ayer que te dejé tirada,

salí muy tarde de trabajar, estaba molido.

No tienes que pedir perdón, y menos a estas horas.

Igual debía haberte mandado un mensaje.

¿Estás bien, Rober?

Sí, pero ¿podemos quedar para hablar?

¿Ahora?

Si puedes, claro.

Si no, a ser posible hoy.

¿A las doce o así?

Vale, a ver si me puedo escapar a La Parra.

Okey, allí nos vemos". Gracias, Bika. Un beso.

¿Cuánto tiempo llevas ahí?

Acabo de llegar, ¿por?

No te he oído y me he asustado.

Era Bika, como va a hacer un concierto

nos quería invitar, ¿te apetece?

Vale, sí. Genial.

Rober. ¿Qué? Dime.

¿Qué te pasa, por qué estás tan nervioso?

Si pasa algo me lo puedes decir. ¿Qué me va a pasar?

No sé, bajas de la habitación de puntillas para no despertarme

y te veo hablando en susurros. Puedes quedar con Bika,

no me voy a poner celosa ni nada parecido.

Sí, quería quedar con Bika

y he salido de puntillas porque no te quería despertar.

¿Y lo de las entradas? ¿Qué pasa con las entradas?

Pues que, evidentemente, es mentira. ¿Por qué dices eso?

No me parece un tema a tratar a las siete de la mañana.

Rober, ¿qué está pasando?

Alicia, no está pasando nada, no te rayes.

Vale, como quieras.

Luego dices que no te vas a poner celosa.

No estoy celosa.

No...

Igual un poco sí.

Si apareciera un exnovio mío superguapo, ¿no te pondrías celoso?

No, porque confío en ti. Claro,

porque la confianza es fundamental en la pareja, ¿no te parece?

Pues sí, he salido de puntillas porque no quería que supieras

que iba a quedar con Bika,

para que no te pongas paranoica como te está pasando ahora.

No sé, pero me parece que paranoica no es la palabra.

¿Para esto querías que viniera a vivir contigo?

¿Para estar pendiente de cada paso que doy,

para que no tengamos privacidad? ¿Privacidad? ¿De qué vas?

¿Te he preguntado de qué vais a hablar?

¿Te he pedido que no quedéis? Haz lo que quieras,

solo te pido que no me mientas, ¿eso es ser paranoica?

No sé qué está pasando,

pero si necesitas mentirme, no deberías comprometerte conmigo,

ni con nadie, la verdad.

"Conjunto de los mástiles de una embarcación

diez letras..."

-Gilipollas.

-Oye, pues son diez letras.

Pero me parece que la definición no concuerda.

-Cantamañanas.

-Esa tampoco.

-Llevamos aquí 20 minutos, la policía está para esto, ¿o qué?

-La verdad es que no, pero

son órdenes de Bremón.

-Si quería castigarnos, nos podía haber mandado al calabozo.

-Ármate de paciencia porque tenemos que darle una "masterclass" completa

incluyendo el manejo de armas.

-Con suerte se dispara en el pie y nos lo quitamos de encima.

¿Dónde está este payaso?

-Probablemente, poniéndose el uniforme y haciéndose selfis.

-Buenos días compañeros, ¿listos para salir de operativo?

Me parece que hoy nos toca pringar haciendo tronchos.

¿Qué tal me sienta el uniforme?

¿Qué marrón nos ha colocado hoy jefatura?

Alguna misión nos habrá asignado, ¿no?

-En jefatura no se mandan misiones,

y no sé qué no entendiste de no llevar gafas de sol ni comer chicle.

-Alguna licencia estética tendré que tomarme, ¿no?

Da igual, vayamos a lo realmente importante,

la pipa.

Me vas a enseñar a manejar la pipa, ¿o qué?

-¿Pero por qué tuerces el brazo así?

-Así, cómo. -Así.

-Porque mola.

-Si disparas en esa posición te podrías dislocar el hombro.

-Y que no le des a un burro a metro y medio.

-Bueno, ya estamos... -A ver,

el arma la debes sujetar con las dos manos,

eso es,

y pilas con el pulgar. Ahí, más abajo.

Si no, te vas a acabar pillando con la corredera.

-Y no metas el dedo en el gatillo cuando sujetes la pistola.

Así, fuera. Ahí.

-¿Y esto por qué?

-Porque el gatillo se te puede disparar solo.

La función del arma es básicamente disuasoria.

-Ya lo veo.

Y vosotros...

va, decidme,

¿os habéis cargado ya a alguien o no? -No tantos como nos hubiese gustado.

-Bueno, bueno...

-Si sigues haciendo eso, se acabó la clase, ¿vale?

¿Tú sabes lo que vale arreglar una "checa"?

Y puedes meter un tiro a cualquiera. -De verdad,

no me permitís ni una, ¿eh?

¿Tú la guardas aquí cuando vas de incógnito?

-Pues no, porque no me gusta reventarme las pelotas

para salir a trabajar.

¿Pasamos a otra cosa, o qué?

Pero sujétala, ¿crees que los cacos se van a quedar charlando

mientras los engrilletas?

-¿Y cómo lo hago? Solo tengo dos manos.

-¿Te hago una demostración? -No, no, mejor que no.

-Sí, una demostración,

yo soy el poli malo, tú eres el poli bueno...

-Exactamente, eso es, muy bien.

Tienes derecho a guardar silencio,

tienes derecho a no contestar ninguna pregunta,

y a reflexionar un poco mientras Nacha y yo nos tomamos un café.

-¡Dios, pero cómo lo has hecho!

-Pues mira, con cariño.

Venga, invito yo. -Eh, es broma, ¿no?

-Claro que es broma.

-Qué cortarrollos eres, de verdad.

-¿De verdad no quieres unas porras ni una pulga?

No tengo hambre, María, muchas gracias.

Deberías comer algo, tienes la cara más blanca que la cal.

He quedado con Bika, igual pedimos algo de comer.

Le podrías decir a ver cuándo hace otro concierto aquí,

aquella noche hice la caja más fuerte del año.

Y fue el final de mi carrera como músico,

después de aquello me retiro.

Ya te despides. -Hola, chicos.

-Hola, bombón, ¿quieres algo?

-¿Tienes unas porras? -Sí.

-Pues me vas a poner huevos revueltos con beicon,

un yogur con frutos secos,

un zumo de naranja,

y un café con leche con dos porras.

-No hace falta ni que me lo expliques.

-¿Qué pasa? No me mires así, me tengo que alimentar por dos.

Vamos a sentarnos.

Bueno, ¿dónde lo dejamos el otro día?

Ah, estabas a punto de contarme el bodorrio que vas a montar.

Bueno, va a ser una boda normalita.

Era broma, no estés tan tenso.

Dime cómo surgió.

¿Te pusiste en plan rodilla en tierra con el anillo

como en las películas? Sí, más o menos.

(RÍE)

¿Por qué estás tan cortado? Que hay confianza.

No sé, Bika, me siento raro hablando contigo de esto.

¿Por qué?

No lo sé, es una situación un poco rara.

Bueno. ¿Cuándo empezó esto?

La última vez que nos vimos saltaban chispas entre vosotros.

Pero ahí no estábamos juntos. Yo no he dicho eso, tranquilo.

Sí, pero algo había.

La verdad, con lo que chocábamos al principio, no sé cómo...

Me estoy acordando de ti en el polígono

cuando tenías 12 o 13 años,

todo gallito,

diciendo que eso del matrimonio era de pringados.

Ya, se me iba la fuerza por la boca, que todavía me pasa, por cierto.

Hoy no,

hoy está claro que quieres decirme algo

y parece que te lo voy a tener que sacar con tenazas.

A ver cómo te digo esto, Bika.

Que estás enamorado hasta las trancas.

Que te entiendo.

A veces, en la vida,

aparece una persona que te rompe los esquemas,

y por muy independiente que seas

estarías dispuesto a dar la vida por ella.

Pero estás hablando de... De la personita que llevo dentro.

Si alguien me hubiera dicho hace un año

que yo iba a ser madre,

les hubiera dicho exactamente lo mismo que decías tú de casarte

cuando eras un crío: "¿Yo? En la vida".

Justo de esa personita quería hablar yo.

He estado echando cuentas, y... No es tuyo, Rober.

¿Estás segura?

Este niño es "made in Sweden".

Ocurrió durante el festival de música de Estocolmo,

varias semanas después de lo nuestro.

El peso que te has quitado de encima. No, a ver,

quería estar seguro.

Puedes hacerte una prueba de paternidad.

Eso no hace falta ni que me lo digas, confío en ti.

Lo habrás pasado mal, ¿eh?

Tú a punto de casarte y aparezco yo con un bombo.

La verdad, no era el mejor momento,

pero me hubiera responsabilizado del niño.

Lo sé.

Pero no te preocupes, no es responsabilidad tuya.

Estás un poco blanco.

He tenido una mala noche, voy a lavarme la cara.

¿Y esto?

Eso porque vas a ser una madre como Dios manda.

Toma, cariño,

aquí te dejo esto y los cubiertos, el resto viene ahora.

¿Estás bien? -Muy bien, sí.

-Estás llorando. -Sí, serán las hormonas.

Pero no me olvido de lo que dijiste ayer:

"Valiente e independiente hasta la muerte".

-Hasta la muerte.

-¿Qué tal?

-Bien, repasando todo un poco.

Si no lo anoto se me olvida.

-Creía que los actores teníais buena memoria.

-Eso para los actores que solo hacen series de televisión,

los actores de verdad somos mucho más que memorizadores de texto.

-Siempre te veo anotando cosas en la libreta.

-Ahora mismo estaba anotando lo que me han enseñado Nacha y Elías.

Yo creo que con estas notas

ya estoy listo para salir a patrullar.

-Si tú lo dices.

-Por cierto, ¿sabes si ha llegado Espe?

No la he visto en toda la mañana,

y tengo ganas de enseñarle todo lo que he aprendido.

Yo creo que la voy a impresionar. -Ah, ¿sí?

¿Qué le vas a hacer?

-Le voy a sacar las esposas

y la voy a inmovilizar en menos de dos segundos.

-No creas que va a ser tan fácil, porque Espe tiene mucha fuerza.

-Lo sé, lo sé, es fuerte.

Es fuerte y valiente, decidida.

-Espe y tú habéis hecho buenas migas, ¿eh?

-Yo diría que buenas migas se queda corto,

¿cómo te lo explicaría?

Yo sin Espe soy como Mulder sin Scully.

-¿Eso qué quiere decir? Que sois muy amigos, ¿no?

-Más que amigos, incluso más que compañeros.

Entre Espe y yo hay magia.

A lo mejor te parece un poco moñas, pero es lo que siento.

¿Has visto "Luz de luna"?

-Yo es que vivo en un primero interior,

no veo el cielo. -No, "Luz de luna",

una serie de televisión con Bruce Willis y Cybill Shepherd.

¿No? -Ni idea.

-Lo decía por la tensión sexual,

pero si no la has visto...

-Ya. Mira, Hugo, me gustaría decirte una cosa,

cuídame a Espe, ¿vale?

Es la mejor amiga que tengo aquí.

Si tengo cualquier problema o duda, la persona con la que cuento es Espe.

-¿Quién me llama?

Que me pitan los oídos. -Compañera, qué bueno verte.

-El gusto es mío.

-Oye, ese uniforme te queda muy, pero que muy bien.

-Nacha y Elías le han dado un curso muy intensivo.

Y yo me voy a trabajar, así que, ahí os quedáis.

-Bueno, ¿y qué te han enseñado?

-Pues...

a manejar estas.

Si te portas mal tendré que ponértelas.

-Entonces, procuraré ser buena chica.

-Ya lo veremos.

¿Me has llamado?

Sí, me han dicho que tenías novedades en el caso de Elena.

Sí, pero no tengo nada concluyente,

solo indicios. No quiero precipitarme.

Por favor, precipítate, cualquier indicio es mejor que lo que tenemos.

(Teléfono)

Disculpa, tengo que cogerlo.

Miralles.

Sí, así es.

Se llama Piero, ¿verdad?

De la misma facultad de derecho.

Muy bien.

Muchísimas gracias, subinspector Solís.

Quedo a la espera de esas transcripciones.

¿Qué pasa? Que ya no hace falta precipitarse,

tengo algo más que indicios.

Por favor, Miralles, suéltalo.

Verás,

hasta ahora habíamos estado investigando

la relación de Sergio Mayoral con Elena por un lado

y la de Elena con su entorno por otro.

Pero resulta que Sergio y Elena tenían un nexo en el pasado

¿Se conocían de antes de...? No personalmente.

Explícate.

Sergio y la hermana de Elena fueron pareja,

esto sucedió cuando ambos estudiaban en Nueva York,

tenemos pruebas de ello y el testimonio

de alguien que estudiaba el mismo máster que la pareja.

Ni Elena ni Sergio comentaron nunca ese pasado en Nueva York.

No, pero cuando Isabel, la hermana de Elena,

despertó del coma pronunciando repetidamente

nombre y apellido de Sergio Mayoral,

me pareció evidente tirar de ese hilo.

Eso convierte a Sergio en sospechoso.

Nos ha ocultado ese dato, yo creo que es evidente.

¿Tenemos detalles de esa etapa en Nueva York?

Isabel se enamoró de Sergio, pero la relación siguió adelante

por lo que ella entró en depresión, y al volver a España

intentó suicidarse tirándose por una ventana.

¿Por eso estaba en coma? Exacto.

Esto Sergio no lo niega, pero dice que era todo cosa de ella,

que se obsesionó con él de manera enfermiza

y le hizo la vida imposible en Nueva York,

pero la llamada que acabo de recibir

me da una versión completamente diferente a la del abogado.

¿Crees que Sergio la tiró por la ventana?

No.

El subinspector Solís ha encontrado a un Italiano

que estudió con ellos en Nueva York,

un tal Piero Lombardi que vive en Barcelona.

Él dice que Sergio y sus amigos

practicaban una serie de juegos sexuales un tanto raros,

de hecho, él compartió piso con Sergio durante un mes,

pero que luego se mudó

porque no le gustaban nada las fiestas de Mayoral.

Explícame eso de los juegos sexuales.

Sergio y sus amigos

se ganaban la confianza de las chicas más inocentes,

las seducían y las invitaban a sus juegos.

Isabel fue una de sus víctimas. ¿Víctimas?

Aparentemente, todo legal y consentido,

pero Isabel, que debía de tener ya una frágil salud mental,

se debió de quedar tocada ante las humillaciones.

Ya, y cuando Sergio la dejó se vino abajo.

Se dio cuenta de que había estado jugando con ella

como hacía con otras chicas. Y que su príncipe azul

no era tan caballeroso como ella pensaba.

Lo que no sé es qué papel juega Elena en todo esto.

Yo tampoco, pero está claro que Sergio Mayoral

nos ha ocultado datos muy relevantes para el caso,

y eso le hace sospechoso se mire por donde se mire.

Vamos a especular.

Por un lado, todo podría tratarse solo de una enorme casualidad,

solo que...

Solo que tenemos a una inspectora desaparecida

y no nos podemos conformar con una casualidad.

Exacto, así que solo tenemos dos opciones:

o Sergio Mayoral tenía algún tipo de fijación

especial por las hermanas Ruiz...

O Elena se acercó a Sergio

porque había sido, precisamente, novio de su hermana

y porque sabía lo que había sucedido en Nueva York.

Se lio con él para investigarlo.

Para investigarlo o para vengarse.

Y ahora, si te parece bien,

voy a ser yo quien investigue a Sergio Mayoral

por la desaparición de Elena. ¿Piensas que la mató?

Pues es una posibilidad muy real,

pero también podría tenerla oculta en algún sitio.

Está bien, adelante.

Muy original, nunca había oído aquello de:

"Ese bolso me lo encontré tirado,

y justo ahora iba a llamar para devolverlo".

¿No se te ocurre otra cosa mejor?

-Está claro que este tío es nuestro hombre.

-¿Chapi? No está claro en absoluto.

-Elías, vamos a ver, blanco y en botella.

Lo encontramos en el lugar de autos con un bolso robado.

-Puede que sea un ladrón, pero no el ladrón que buscamos.

No tiene antecedentes por tirón,

y dudo que se haya montado en una moto en su vida.

-Espero que te equivoques porque es nuestro último cartucho, compañero.

-¿Y eso qué leches significa?

-Creo que sabe quiénes son los tironeros.

-¿Y qué dice? -Dice que no suelta prenda

si no lo soltamos en libertad sin cargos.

El bolso lo robó limpiamente,

y jura por su madre que está todo ahí dentro.

-Pues hablamos con la señora, y si no le falta nada,

lo soltamos.

Eso sí, siempre que nos lleve a alguna pista para alguna detención.

-Vale, tú ve hablando con la dueña del bolso

y yo hablo con Miralles.

-No, yo no quiero dejarlo solo, no me fío de él.

-Yo tampoco, no deberíamos hacer tratos con este pájaro.

-Que hablo de ti, listo,

yo no lo dejo solo más de cinco minutos.

-A mí me dejas cinco minutos a solas con este menda,

y te juro que acaba cantando "La Traviata".

-Te lo dejo, yo no puedo con él, de verdad.

-Vamos a ver, Hugo, una cosita,

como se te ocurra dirigirle la palabra a mí detenido,

tú sí que acabarás cantando ópera con voz de traviata.

No sé si me explico bien. -¡Ahí va!

Te explicas divinamente. -Hugo, compórtate.

-Vale, hombre.

(SILBA)

-No puede ser.

Tú eres el actor de los programas de baile.

-¿Qué demonios estás diciendo?

¿Qué haces de pie? ¡Que te sientes, joder!

¿Qué dices de un actor? Aquí no hay ningún actor, ¿me oyes?

¡El único farsante que hay eres tú!

(RESOPLA)

Me llamo Carvallo,

¿sabes quién soy?

Departamento Especial de Sustracción y Fuga.

Chapis, Chapis, Chapis...

Estás de mierda hasta el cuello, lo sabes, ¿verdad?

¿Qué es lo que quieres? ¿Inmunidad?

Ese barco ya zarpó, Chapis, ya zarpó.

¿Pero sabes qué?

Hoy podría ser tu día de suerte.

Por la sencilla razón de que me he despertado de buen humor.

¿Sabes qué voy a hacer, Chapis?

Voy a hablar con el comisario Bremón

y te voy a conseguir un trato,

pero tú deberías darme algo a cambio, Chapis.

"Quid pro quo", ¿me explico?

¿Qué? ¿Qué?

Te hace gracia, ¿eh?

¿Quieres saber lo que es gracioso de verdad, Chapis?

Mientras tú te haces el gallito,

en la sala de al lado están tus colegas cantando.

Y esto funciona así, el último en confesar paga el pato.

-¿Pero qué colegas?

Si solo he robado un bolso y ya he confesado.

-¡Eres un...! ¡Me cago en Dios!

¡Te juro que te vas a arrepentir! ¿Quién es?

-Pero vamos a ver... -Está a punto de confesar.

-Carvallo, que tú estás en Atención al Ciudadano.

¡Tira!

-Chapis, de verdad, te vas directo a Soto del Real.

-Compañero, ¡tira!

-Pero bueno, ¿y este tío?

-Chapis, tronquito, yo qué sé.

¿Podemos hablar? Claro.

Me he quedado con mal cuerpo esta mañana.

Pues anda que yo...

¿Es para mí? Claro.

Pensaba que te iba a apetecer. Sí, sí, claro.

¿Pero no estás enfadado? ¿Cómo voy a estar enfadado?

Te iba a pedir perdón.

¿Tú? Pero si he sido yo quien te ha puesto contra las cuerdas.

Te he tratado como a un mentiroso, y no te dejé explicarte.

Pero técnicamente soy un mentiroso.

A ver cómo te cuento esto.

Ayer Bika me dijo que estaba embarazada,

pero déjame terminar, Alicia, no te mosquees que el niño no es mío.

Me lo soltó de golpe, y como no tuvimos tiempo de hablar...

Qué mal lo he pasado, de verdad,

no podía parar de darle vueltas a la cabeza.

¿Y por qué no me dijiste nada? Pues tienes razón,

porque soy un idiota

y no sé cuándo hay que hablar, ni cuando hay que callarse.

Y quería estar seguro primero, ¿me entiendes?

¿Y ahora estás seguro al cien por cien?

El niño no es mío,

es de un sueco con el que tuvo una aventura en Estocolmo.

Lo siento mucho, de verdad, Alicia.

Te juro que estaba deseando contártelo, pero...

Por otro lado no podía parar de pensar en mi padre

diciéndome que si sigo los mismos pasos que él,

si tengo un hijo y no puedo cuidarlo y lo abandono...

No es por no tener un hijo, a mí no me asusta,

pero yo quiero tener un hijo contigo.

Ya.

No me digas que te has asustado,

porque lo típico es que se asuste el hombre.

¿Y qué tenemos de típico tú y yo?

Poca cosa.

Yo, la verdad, no me lo había planteado hasta ahora,

pero podemos darle una vuelta. Pero solo uno.

¿Uno? ¿Qué dices? Yo quiero tres.

Mínimo una parejita. Ya lo negociaremos,

con un sueldo de inspectora y otro de oficial

no da para formar una familia numerosa.

Tranquila, dame un par de años, y como voy a ser inspector

tú seguro que te haces comisaria. Sí, o ministra del interior.

Que no, no me tires de la lengua que no te puedo contar nada.

-O sea, me sueltas que estás ligando con alguien de comisaría,

¿y me dejas con la intriga?

Al final voy a pensar que es alguien que conozco.

-No, no lo conoces.

-Entonces dime quién es. -Bueno, sí lo conoces,

lo conoces, pero él no te conoce a ti.

-No sé qué quieres decir.

-¿Estás ligando con un famoso, o qué?

-Pues sí.

Es Hugo Ferrer, pero no se lo cuentes a nadie.

-¡Qué fuerte, Hugo Ferrer!

Se había escuchado que anda por el barrio

porque le vais a ayudar a preparar un personaje de policía o algo así.

-Exacto, y no sé qué le ha dado conmigo

que no me deja ni a sol ni a sombra.

Me suelta unos piropos que, al final, me los voy a tener que creer.

-¿Por qué no ibas a creértelo?

-No sé, como es actor y un pelín excéntrico...

-Pero si le gustas le gustas, sea actor, policía o bombero.

-Dios, aquí estás, qué ganas tenía de verte.

No sabes la experiencia que acabo de tener, ha sido alucinante.

-Al final vas a tener que creértelo.

-Cuéntame eso tan alucinante que te ha pasado.

-Mi primer interrogatorio a un sospechoso real

y lo he bordado. -¿A quién has interrogado tú?

-Al Chapis, un carterista,

el muy tonto se pensaba que se iba a salir de rositas.

Le he apretado las tuercas, lástima que ha entrado Elías

y me ha sacado de mala manera. -Cómo se te ocurre,

no puedes hacerte pasar por policía e intimidar a un detenido.

Eso es un delito: usurpación de cargo público.

-¿Sabes cuál es mi problema?

Que yo el poli malo lo bordo.

Pero si no me da la réplica un poli bueno,

tengo la sensación de que la escena se queda coja,

ahí es donde entras tú, necesito un poli bueno.

-Yo no sé si quiero entrar en esa escena.

-Ya sé cómo detendremos a los tironeros, actuaremos en equipo.

Tendremos que ir de incógnito, pero tú no te preocupes,

tengo un plan que no puede fallar.

-A ti lo que te falla es la cabeza. -Lo sé, lo sé,

estoy excitado, tengo la adrenalina por las nubes,

¡por fin sé lo que siente un policía!

-Como no dejes de hacer locuras, vas a saber lo que siente un detenido,

y quítate ese uniforme o vamos a tener un disgusto,

que eso solo te lo puedes poner

con un permiso específico para rodajes.

-¿Por qué me gritas? -Porque para ti todo es un juego,

¿qué será lo próximo? ¿Ir dando tiros por la calle?

Todo esto puede tener consecuencias, y no solo para ti, ¿eh?

Para el cuerpo también. -Pero Espe,

¿adónde vas? Oye, compañera...

No me puedes dejar tirado, te necesito.

-Pues búscate una actriz que te dé las réplicas,

que seguro que hay muchas tan locas como tú.

-Cuando trabajas mucho tiempo bajo presión, a veces

los nervios te traicionan, ¿qué quieres que te diga?

Debajo de este uniforme no hay un robot.

Los policías también somos seres humanos.

(Puerta)

¡Un segundo!

He dicho que un momento, ¿no?

-Tienes visita.

-Es mi día libre, no estoy para nadie.

-No soy tu secretario, mira a ver con qué tono me hablas.

-Sea quien sea, le dices que no puedo atenderle.

-No es un cliente, es la madre de tu novia,

si no, de qué iba yo a venir a avisarte.

-¿Ha dicho qué quiere?

-Te has puesto pálido. -¿Qué te ha dicho?

-Solo que quiere hablar contigo.

-Dile que no estoy.

-Díselo tú mismo, a ver si tienes el cuajo.

Qué vergüenza.

-¿Se puede? -Sí, ¿cómo está?

¿Quiere sentarse?

-Supongo que te sorprende mi visita,

de hecho, la policía me recomendó que no viniera a verte.

-A pesar de todo, me alegra conocer a la madre de Elena.

-De Elena y de Isabel.

Es curioso, porque Elena jamás mencionó tu nombre,

pero Isabel no deja de decirlo una y otra vez

desde que ha despertado.

-No sé si lo sabe, pero Isabel y yo coincidimos en un máster de derecho

en Nueva York. -No lo sabía.

-No es ningún secreto, se lo conté a la inspectora Miralles.

La verdad que no es algo que me gusta recordar.

-¿Tú sabes lo que le pasó a mi hija en Nueva York?

-¿A qué se refiere?

-Cuando volvió de Estados Unidos Isabel era otra persona,

no sé lo que le pasó, pero nunca volvió a ser la misma.

-Me gustaría poder contarle algo más,

pero cuando yo conocí a Isabel ella ya no estaba bien.

-¿En qué sentido?

-Isabel era una chica encantadora, muy cariñosa,

de hecho, tuvimos una breve relación.

Eso también se lo he dicho a la policía.

Para mí fue muy difícil.

Es terrible tener que contarle esto a una madre,

pero Isabel se obsesionó conmigo.

-¿Cómo?

-Empezó a acosarme por los pasillos,

a mandarme mensajes y llamarme a las tantas de la noche.

Yo no sabía qué hacer.

-¿Estuvisteis juntos en Nueva York

y en todo el tiempo que ha estado ingresada

no le has hecho ni una visita?

-Se me pasó por la cabeza varias veces,

pero me sentía culpable.

Ojalá hubiera sabido elegir mejor las palabras cuando terminamos,

pero no podía imaginar que nuestra relación le afectaría de esa forma.

-¿Cómo es posible que Elena no me contase nada?

-¿Puedo ofrecerle un café, una infusión, un zumo de tomate?

-Mira que es casualidad, fuiste pareja de Isabel

justo antes de su crisis y fuiste pareja de Elena

justo antes de su desaparición.

-Entiendo cómo se siente.

En una situación así, todos buscamos una explicación,

o mejor, un culpable.

Cualquier cosa menos vivir con la incertidumbre.

Yo no puedo comparar mi sufrimiento con el suyo,

no puedo,

pero le juro que sueño con Elena cada noche.

Me paso los días mirando esa puerta,

pensando que va a aparecer en cualquier momento.

-La policía tenía razón, no debería haber venido.

No quería hacerte pasar por esto, perdona.

-No hay nada que perdonar.

Y si necesita cualquier cosa

estoy a su disposición. -Gracias.

(Puerta)

¡Hombre! Qué sorpresa, pasa.

-Toma, esto es para ti.

-Qué bien, ¿y qué es?

-En primer lugar mi disco.

-¿Y esto qué es?

-Un par de entradas para un festival de pop folk,

por si te apetece ir y te llevas a alguna novieta.

-¿De pop folk?

Mola.

El problema es que no tengo ninguna novieta.

-¿No estabas con aquella chica del gimnasio?

-Tú lo has dicho, estaba.

-¿Qué pasó, no acabó bien?

Pensé que te gustaba mucho.

-A veces los planes no salen como esperabas

y lo único que queda es tirar adelante, ¿sabes?

Dáselas a otro que las aproveche mejor.

-Quédatelas,

lo mismo te ligas a alguna aficionada al folk en el último momento.

-Pues mira, sí, puede ser.

O me saco una pasta con la reventa.

Que es broma.

-Bueno, Jairo, yo me tengo que ir,

dile adiós a Rober de mi parte. -Vale.

¿Pero a dónde te vas?

-Sam y yo tenemos algunas ofertas para tocar fuera,

y tenemos que aprovechar. Por culpa de piratas como tú,

los discos ya no dan dinero,

así que, la música depende de las entradas de los conciertos.

-Pero tienes un concierto esta noche, ¿no?

-Sí, pero en cuanto termine nos echamos a la carretera.

-¿Sin quedaros a dormir en Madrid ni nada?

-Ya ves, la vida del artista.

No me quejo. -La verdad es que suena bien.

Yo había pensado que tenías planes

de quedarte por el barrio una temporada, no sé por qué.

-Sí, tenía planes,

pero como tú bien has dicho,

a veces no sales como esperas,

y no te queda otra más que tirar.

Cuídate.

-Tú también.

Espera, espera, Lola,

quiero hablar contigo de Elena Ruiz.

Por supuesto, ¿qué necesitas?

Cuando estuvo trabajando contigo y con Espe en la UFAM,

¿recuerdas si en algún momento mencionó a su hermana Isabel?

Sí la mencionó, me dijo que estaba en coma,

pero no me contó nada más.

Ya. ¿Y qué dirías de la relación que mantenía con Sergio Mayoral?

¿En qué sentido?

Si te parecía que estaban enamorados,

que había química entre ellos.

La verdad, el abogado parecía que estaba coladito por ella,

pero Elena no sabría qué decirte, era muy difícil

saber qué le pasaba por la cabeza a esa chica.

¿Y si yo te dijera que estaba con él por el interés?

¿Te resultaría coherente con lo que veías?

Interés interés, no lo sé,

lo que estaba claro es que esa chica

era muy extraña con respecto a lo emocional.

Explícate.

Tuvimos algunos roces cuando trabajó conmigo en la UFAM.

¿Como por ejemplo?

Estábamos tomando declaración a una mujer agredida por su marido,

y no me quedó más remedio que sacar a Elena de la sala.

No tenía ningún tipo de empatía con la víctima.

¿Qué pasó? ¿Le faltó al respeto o algo así?

No, era más una cuestión de matices,

era como si estuviera pasándole un examen a un alumno,

yo diría que, más bien, la despreciaba

por no tener muy claro el ponerle una denuncia al marido.

¿Y cómo reaccionó cuando la sacaste de la sala?

Al principio se enfadó mucho,

pero luego me pidió perdón y me dijo que tenía mucho que aprender de mí.

Con respecto a Sergio siempre la vi muy fría,

una vez se enfadó mucho porque se hizo unos análisis

y no le había avisado.

¿Qué tipo de análisis? No lo sé.

¿Podían ser de enfermedades de transmisión sexual?

Ni idea,

pero me pareció muy extraño que le reprochase

el haber ido al hospital para unos análisis.

Creo que deberías hablar con Espe de todo esto,

ella tuvo una relación más estrecha con Elena

antes de su desaparición.

Sí, por supuesto, hablaré con ella.

De acuerdo. Muchas gracias, Lola.

(Puerta)

¡Adelante!

Maite, ¿qué ha pasado? ¿Todo bien?

Sé que me recomendaste no ver a Sergio, pero lo he hecho.

Tenía que preguntarle qué pasó con mi hija.

Siéntate, por favor, estás muy alterada.

-¿Quieres un vaso de agua? -Sí, gracias.

¿Qué ha pasado, te ha contado algo relevante?

No es lo que me ha contado, tiene una pistola.

¿Cómo? Estábamos hablando,

él ha estado muy educado,

por supuesto, diciendo que no tenía culpa de nada,

incluso parecía emocionado,

pero yo sé lo que he visto:

una pistola asomando por un bolso sobre la silla.

¿Estás segura? Completamente,

ha sido verla y me he largado a la carrera.

He venido a contártelo. ¿Podría ser que a esa distancia

fuera otro objeto y te pareciera una pistola?

No es la primera vez que veo un arma, tengo una hija policía.

Era una pistola.

De acuerdo.

Lola, quédate con Maite y tómale declaración.

Que te cuente todo lo que me acaba de decir con detalle.

Enseguida vuelvo.

Gracias.

"Dime, Claudia.

Alicia, coge un K y espérame en la puerta de comisaría en diez minutos.

Vamos a registrar la casa y el despacho de Sergio Mayoral.

¿Qué ha pasado? Te lo cuento de camino.

Tú consigue el K mientras yo pido la orden al juez.

Es posible que esté armado, llevaremos chalecos antibalas.

Claudia, ¿estás segura?"

Te necesito preparada para todo, Alicia, ¿vale?

Comisario, al fin lo encuentro.

O me quita a Hugo Ferrer de encima o no respondo, de verdad.

Supongo que no sirve de nada decirte

que es mi primer momento libre en todo el día.

Este tío es un peligro, nos va a meter en un problema.

Ya veo que no sirve de nada.

Me acaban de decir en jefatura

que tengamos un poquito de paciencia.

Esto va a acabar pronto.

Nos va a traer beneficios. ¿Qué tipo de beneficios?

Publicidad.

La popularidad de Hugo Ferrer

redundará el buen nombre de la policía,

y en especial, el de la comisaría de Distrito Sur.

¿Hay algún periodista por aquí y yo no lo sé?

Habla usted como si hubiera una rueda de prensa.

No seas tan obtuso,

la policía necesita redundar su buen nombre,

y que gente famosa

diga que nuestro trabajo es estupendo

y resalte nuestra gran profesionalidad

viene muy bien, ¿entiendes?

Mientras tanto, yo llevo 24 horas aguantando sus tonterías.

Aguanta un poco más,

en cuanto acabe la entrevista esto habrá acabado.

¿Qué entrevista? Martín le va a hacer una entrevista

y creo que Nacha y tú también vais a intervenir.

No me haga eso, yo no me hago una foto con ese tío vestido de uniforme.

Anda, que no es para tanto.

Elías, son como unas vacaciones pagadas.

Yo prefiero estar cazando criminales,

usted no sabe lo que tengo que aguantar.

Ni lo sé ni me interesa.

¿Te lloro yo con lo que tengo que sufrir de jefatura?

¿O cuando me llaman del ministerio? No, ¿verdad?

Pues eso, haz tu puñetero trabajo, y las quejas al maestro armero.

No me quejo, pero la próxima vez que se cuele en un interrogatorio,

lo llevo detenido como me llamo Elías Guevara.

Escúchame, Elías Guevara,

vas a responder a esas preguntas de Martín,

y le vas a decir lo bien que te lo has pasado

con el gran actor Hugo Ferrer.

No me pida eso, comisario. No, no te lo pido,

te lo ordeno, Guevara.

Vete inventando alguna anécdota donde quede claro

que ese muchacho tiene un don especial para ser policía.

¿De acuerdo? Estupendo. ¿Alguna cosa más?

Sí, la próxima vez que vengas a estropearme el café

te irás a dar charlas a la escuela de arte dramático.

Ya que te gusta andar con los actores, ¿te parece?

No será necesario, haré esa entrevista con Martín

y dejaré a Hugo Ferrer por las nubes, que es un policía magnífico.

Eso espero. Por cierto,

esto lo pagas tú,

así aprenderás a no amargar el café a los compañeros.

Y sobre todo a tus superiores.

Salima, te lo paga Elías.

Qué guasa tiene. Anda, cóbrame.

-Es uno veinte. -Pues mira.

Como estos. -Gracias.

-"Sucram".

Con todo lo que lo desprecio,

soy incapaz de pensar que Sergio pueda ser un asesino.

Aún no sabemos si Elena está muerta o secuestrada,

tampoco que Sergio sea el responsable de todo.

Ya, pero es una teoría muy realista. Tenemos que empezar a contemplar

que ese escenario sea posible.

Te quiero con las ideas claras y la mente fría.

Hola, Alicia.

Inspectora Miralles, ¿en qué puedo ayudarlas?

Pues verá,

seré directa porque el tiempo apremia.

Necesitamos localizar inmediatamente a Sergio Mayoral,

¿sabe cuál puede ser su paradero en este momento?

Iba a ver a Turrión, un cliente del bufete, ¿por?

He de suponer que usted tiene el teléfono del tal Turrión.

Claro. ¿Podría comprobarlo?

Sí, cómo no.

Miriam, ¿puedes llamar al señor Turrión y ver si Sergio está con él?

Señor González, ¿ha observado usted algo extraño en Sergio últimamente?

Sí, muchas cosas,

hoy se alteró mucho al ver que venía la madre de su novia

a hablar con él. La inspectora está al corriente

de que Sergio intentó hacerse con el control del bufete,

así que, habla con libertad y no te guardes nada.

Sergio está siendo objeto de una investigación,

un caso criminal. ¿Criminal?

¿Sabe usted si Sergio Mayoral tiene licencia de armas?

Ni idea, no me suena.

La madre de Elena lo vio con una pistola en el despacho.

¿Una pistola?

(Teléfono)

Disculpe. ¿Sí?

Gracias, señoría.

Tenemos la orden de registro para el domicilio de Sergio.

¿Nos autoriza a echar un vistazo por aquí?

Por supuesto. Cualquier cosa que necesitéis, ya sabes.

Gracias. Gracias, González.

¿Qué buscamos, Claudia? Cualquier cosa

que se pueda relacionar con la desaparición de Elena,

y unos análisis. Sabemos que Sergio se los hizo

justo antes de que Elena desapareciera,

y por algún motivo a ella le molestó.

Vamos.

Me dicen que no solo Sergio Mayoral no está con Turrión,

es que Turrión lleva días fuera de Madrid,

y no tenía ninguna cita concertada con él.

Gracias.

¡Oh!

¡Qué belleza!

Pero si es perfecto, justo lo que te pedí.

-Yo siempre cumplo mi parte de un trato.

No como otros.

-No te quejes, abogado,

demasiado barato te está saliendo matar a una mujer.

¿O pensabas que con unos aparejos de pesca bastaría?

Qué menos que un coche.

Pero tranquilo, que aquí se acaba todo.

-Me cuesta creerlo.

Cuando un parásito coloniza un huésped

jamás lo abandona por voluntad propia.

Hay que exterminarlo.

-¿Te me estás poniendo chulo?

¿O quieres que te recuerde lo que pasó en ese pantano?

-No, me acuerdo perfectamente,

tú la mataste y luego me lo confesaste todo.

-¿De qué hablas?

-Estuviste acosándola durante un tiempo,

estabas obsesionado con ella.

Le hiciste fotos,

están en tu coche.

Míralas.

Eres un pervertido.

-¿Qué haces, tío, estás loco?

-¡Ni te muevas!

Llevas la tarjeta SIM de su teléfono en el maletero de tu coche.

Estuviste mandando mensajes desde su móvil para despistar.

Hay que estar muy enfermo.

-¿Pero qué cuento es ese? -Cometiste un crimen horrible

y luego intentaste ocultarla de la manera más chapucera posible.

Y lo más gracioso es que has venido solito a tu trampa.

-Nadie te va a creer, es tu palabra contra la mía.

-Exacto.

Es tu palabra contra la mía.

Yo soy un abogado de la clase alta,

soy inteligente y visto como Dios manda.

En cambio tú eres un muerto de hambre,

un pueblerino de mierda sin oficio ni beneficio,

el clásico psicópata sexual.

-¿Tú piensas que la policía es idiota?

Cuando yo les cuente lo que vi en ese pantano...

-¿Y quién te ha dicho que te voy a dejar vivo para que cuentes nada?

Te has arrepentido de lo que hiciste y has decidido quitarte de en medio.

Los remordimientos te han vencido.

Otro clásico.

-No, no, por favor,

por favor, espera, no.

Emilio, necesitamos geolocalización y alertar a todas las unidades.

Todo indica que Sergio Mayoral

está relacionado con la desaparición de Elena,

o al menos, tiene información clave para el caso.

No se nos puede escapar,

además, creemos que va armado.

De acuerdo. Gracias.

Tenemos que irnos. ¿Adónde vamos, a su casa?

La secretaria judicial está llegando al domicilio

y nosotras vamos para allá

mientras obtenemos la geolocalización de su móvil

a través de la UIT de Distrito 2.

Piensa un momento,

si tuvieras que apostar, tú que lo conoces bien,

¿dónde crees que estaría?

Alicia, no te puedes bloquear ahora. A ver, yo...

diría que el chantajista que venía al despacho

tiene un papel en todo esto, a lo mejor está con él.

Eso es lógico, pero no tenemos datos sobre él,

no podemos localizarlo,

vamos a seguir el protocolo e ir a su domicilio. Vamos.

No me puedo imaginar que una persona que ha sido mi pareja

sea capaz de cometer una monstruosidad así.

Te entiendo,

pero en esta vida todos estamos solo a una mala decisión

de cruzar al otro lado y convertirnos en monstruos.

Por favor, escucha,

escúchame un momento, piénsatelo bien.

-¿Te parece que no lo he pensado bien?

Estúpido.

Eres tú el que va por la vida improvisando,

yo tengo un plan,

yo siempre tengo un plan.

-¿Qué ganas matándome, si yo ya tengo lo que quería.

Déjame ir y no me verás en la vida.

A mí me da igual lo que hicieras a esa mujer,

yo solo quería sacar tajada. -Ya me fie de ti una vez,

y mira lo que pasó.

Si dejo que te vayas ahora,

mañana volverás a pedir más.

-No, no, te lo juro,

mis padres están enfermos, debo cuidar de ellos.

-No te esfuerces, Rafa,

no creo una palabra de lo que dices,

pero aunque me estuvieras contando la verdad,

no podría dejarte escapar,

sería demasiado arriesgado.

-Más arriesgado es matarme, seguro que dejas algún rastro.

-Tengo cierta experiencia haciendo desaparecer cadáveres,

¿recuerdas?

Esas carpas del pantano

se van a poner bien gordas.

"Si la vida nos empuja en la dirección equivocada

todos podemos caer".

"A veces solo hace falta un mal día, un acto injusto, un accidente,

para hacerte pensar que no tienes nada que perder".

¡Ah!

"Le puede pasar a cualquiera,

pero a ese hay que dejarle claro cuáles son las consecuencias

de cruzar la línea, y cuando la cruce

nosotros le estaremos esperando".

Lo que me extraña es que le echaras una bronca tú,

la mujer más zen que conozco. -Me pudo la rabia,

me estaba mareando el tío. -¿Por qué?

-Porque no sé por qué nos hemos dado dos morreos.

-¿Cómo, qué? -Que nos hemos dado dos besos,

y yo no sé si es verdad o es rollo película o qué.

Hemos encontrado esto en el registro del bufete.

¿Unos análisis? Sí.

Mira abajo, en el apartado de metales pesados y de tóxicos.

Se confirma el envenenamiento por talio

pocos días antes de la desaparición de Elena.

¿Habéis visto a Hugo? Lo he buscado por toda la comisaría y...

no lo encuentro en ninguna parte. -Pues no, porque se ha ido

después de dejarme tirado.

-Estaba hablando con la vecina que atracaron y le entró la prisa.

-¿Qué señora, qué atraco?

-La que atracaron el otro día en el polígono.

-Ay, que este la va a liar parda.

-¡Socorro, un ladrón!

¡Desgraciado, se lleva mi bolso!

-¿Qué, ahora...?

Aquí acaba tu carrera, motorista del infierno.

-No puedes dejarnos tirados ahora.

-Lo siento, pero no me quiero cambiar de compañía.

Y, por favor, no vuelvan a llamar a este número.

-Quico, ni se te ocurra colgarme.

¡Quico!

-Estoy harto de que me llamen las compañías ofreciendo gangas.

-¿Sabes, Hugo? No tengo mucha hambre,

no hace falta que vayamos a ningún restaurante de estrellas Michelin.

-Tienes razón.

Hablo yo con él, quédate junto al coche

y atenta a cualquier movimiento extraño.

Tienes una cerradura de chiste, deberías cambiarla.

-¿Qué haces aquí?

-Como no dabas señales de vida me tomé la molestia de venir a verte.

Tienes un asunto pendiente con nosotros y debes resolverlo.

(ACELERA)

  • Capítulo 160

Servir y proteger - Capítulo 160

19 dic 2017

Miralles estrecha el cerco en torno a la desaparición de Elena. Maite visita a Sergio. La tensa reunión hará que Sergio precipite sus actos y decida acabar de una vez con los chantajes de Rafa.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 160" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 160"
Programas completos (185)
Clips

Los últimos 830 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 182 Completo 53:30 96% ayer
    Capítulo 182 ayer El intento de atraco de Tote se complica. Lola aconseja al comisario que deje las pastillas pero él pierde los estribos en público. Antonio y Claudia llevan a Olga al aeropuerto. Jairo informa a Qui...
  • Nuevo Capítulo 181 Completo 53:07 94% pasado viernes
    Capítulo 181 pasado viernes Felisa pide a Jairo que se aleje de Quintero, Salva le presiona para que le pase información y su amigo Tote quiere que le preste dinero. Se produce un atraco en un negocio del barrio y la hermana de Karim...
  • Nuevo Capítulo 180 Completo 54:40 94% pasado jueves
    Capítulo 180 pasado jueves Alicia y Rober tienen que trabajar junto a Salva. Amina, la hermana de Kariml, se presenta por sorpresa. La relación entre los dos hermanos es bastante tensa. Bremón, cada vez más desquiciado...
  • Nuevo Capítulo 179 Completo 54:58 90% pasado miércoles
    Capítulo 179 pasado miércoles Miralles cierra el caso de Planeta Libre. Elías se enfrenta a las consecuencias de la denuncia de Beto. Tras el tiroteo, Karim se recupera. Quintero y Jairo siguen preocupados la investigación de Sa...
  • Nuevo Capítulo 178 Completo 56:12 87% pasado martes
    Capítulo 178 pasado martes Con ayuda de Martín, los policías tienden una trampa a Nadia. Salva vuelve a Distrito Sur para investigar a Quintero. Miralles advierte a Bremón de los riesgos que está corriendo. Jair...
  • Capítulo 177 Completo 56:49 95% 15 ene 2018
    Capítulo 177 15 ene 2018 Alicia se juega la vida intentando salvar a Quintero. Nadia consigue escapar y Olga cree que puede ir a por ella. Elías es denunciado por abuso policial. Felisa va a descubrir algo sobre Jairo que la llena...
  • Capítulo 176 Completo 57:01 88% 12 ene 2018
    Capítulo 176 12 ene 2018 Pedro sigue a Jairo hasta la casa de Alicia. Nacha tiene que someterse a una peligrosa operación. La policía sospecha de un posible atentado en Transportes Quintero. Alicia se ve obligada a visitar ...
  • Capítulo 175 Completo 54:03 86% 11 ene 2018
    Capítulo 175 11 ene 2018 Estrella vuelve al hotel dispuesta a ayudar a Elías a capturar a Beto. La lesión de Nacha se complica. Jairo habla con Lola sobre su padre. Espe no sabe cómo reaccionar tras el beso que le di...
  • Capítulo 174 Completo 55:19 89% 10 ene 2018
    Capítulo 174 10 ene 2018 Olga convence a sus padres para poder hablar una última vez con Quico. Rober se enfrenta a Jairo y se lleva a Felisa a vivir con él en casa de Alicia. Elías decide cazar a Beto por su cuenta,...
  • Capítulo 173 Completo 54:06 86% 09 ene 2018
    Capítulo 173 09 ene 2018 Pedro intenta convencer a Jairo para que interceda ante su madre. Rober se enfada ante la actitud de su hermano. Elías contacta con Estrella, la gogó que solía quedar con Beto, el mató...
  • Capítulo 172 Completo 57:19 94% 08 ene 2018
    Capítulo 172 08 ene 2018 Quico decide colaborar con la policía con el fin de arrestar a Nadia. Nacha digiere las noticias sobre su ceguera mientras Elías intenta dar con Beto. Rober aconseja a Jairo ignorar a su padre.
  • Capítulo 171 Completo 53:05 92% 05 ene 2018
    Capítulo 171 05 ene 2018 Nacha ha salido malherida tras el enfrentamiento con el grupo de matones de discoteca. Quico confiesa todos los detalles de su implicación en Planeta Libre. Miralles le ofrecerá un trato. Jairo cons...
  • Capítulo 170 Completo 54:45 92% 04 ene 2018
    Capítulo 170 04 ene 2018 Miralles ordena a Nacha y a Elías dirigir una redada de noche contra la mafia de porteros de discoteca. Ante las amenazas de Nadia y el miedo a que Quico acabe en prisión, Olga propone a su novio hu...
  • Capítulo 169 Completo 52:39 88% 03 ene 2018
    Capítulo 169 03 ene 2018 Quico confiesa a Nadia que su novia le ha descubierto. Nadia envía un mensaje a Olga en el que amenaza con matar a Quico si delata su identidad.
  • Capítulo 168 Completo 53:05 94% 02 ene 2018
    Capítulo 168 02 ene 2018 Quintero ofrece ayuda a Marcelino para salvar al bufete de la posible bancarrota. Olga está desesperada tras enterarse de que Quico pertenece a Planeta Libre. Se debate entre denunciarle o no. Un joven rec...
  • Capítulo 167 Completo 53:24 92% 29 dic 2017
    Capítulo 167 29 dic 2017 La policía investiga la explosión en la fábrica de pinturas. Olga decide enfrentarse a Quico y preguntarle si es un miembro del grupo eco-terrorista. Karim es el nuevo inspector de la UIT que...
  • Capítulo 166 Completo 51:47 89% 28 dic 2017
    Capítulo 166 28 dic 2017 Elías descubre que su hijo está sufriendo violencia doméstica por culpa de su pareja. La salud del comisario empieza a afectar al día a día de la comisaría. Nadia coloca ...
  • Capítulo 165 Completo 52:50 95% 27 dic 2017
    Capítulo 165 27 dic 2017 Nadia ordena a Quico que dé una paliza a Martín Díez. Elías descubre que su hijo ha sufrido un fuerte golpe y éste lo atribuye a una caída. Miralles, preocupada por la sa...
  • Capítulo 164 Completo 52:54 94% 26 dic 2017
    Capítulo 164 26 dic 2017 Elías sospecha que la relación de Israel y Felipe no es tan idílica como aparenta. Alejandro Somoza, importante narcotraficante colombiano, quiere hacer negocios con Quintero. Rober y Alicia ...
  • Capítulo 163 Completo 53:16 92% 22 dic 2017
    Capítulo 163 22 dic 2017 Nadia utiliza todas sus armas para tratar de convencer a Quico de que se quede a su lado en Planeta Libre. Elías intenta quedar con su hijo, que está en España, en varias ocasiones, pero Feli...

Añadir comentario ↓

  1. m José cases selva

    Desde hace días no puedo acceder. No se abren. Desde capitulo 156

    23 dic 2017