www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4349404
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 152 - ver ahora
Transcripción completa

pedirle el divorcio.

Si crees que vas a deshacerte de mí como si fuera un mueble viejo

es que no me conoces bien.

-No me tienes nada que decir.

Ya jugaste tus cartas cuando me mandaste la foto de tus hijos.

-Por mi trabajo, he visto a muchos

intentando ahogar sus penas en el alcohol

y le digo que no es una solución, que solo aumenta los problemas.

-Ver con mis propios ojos cómo me engañáis.

-Le dices al señor Smith

que le garantizo el control absoluto del bufete

por tan solo un millón de euros.

-No pienso traicionar a Marcelino.

-No creo que a tu mujer le haga ninguna gracia

saber que sois tres en tu matrimonio. -Llegas tarde.

Anoche se lo conté a Marisa.

-¿Estás listo para raptar a tu doncella?

-¿De quién se trata? -Es tu compañera de trabajo,

-Acabo de hablar con un armero

que asegura que es el fabricante de la ballesta

con la que se mató a Laura. Él mismo vendió la ballesta.

Exacto, vio al comprador.

-¿Me estáis diciendo que este es el asesino de Laura?

-Al parecer, este tipo mandó grabar ese dibujito en la ballesta.

-Hemos localizado un usuario

que tiene el logo del escudo en la caché de una web que gestiona.

Tú conociste a los que la mataron,

así que ya me estás dando nombres, fechas de las partidas...

-¿Qué? -Me acaban de escribir.

Es él, es Iván. -¿Dice algo del "game master"?

-Dice que sabe que se llama Néstor y que vive en Madrid.

-Es él, Elías, coincide con el retrato robot.

-¿Este? -¿Conoces a este tipo?

-Lo vi ayer mismo hablando con Carlos.

-Para ingresar en la Orden de Waldor debía raptar una doncella

y traerla aquí y eso he hecho. -¿Por un momento creíste

que la misión consistía solo en raptarla?

-Rómulo y los primeros romanos solo secuestraron a las sabinas.

-Algunas murieron y esta no debe quedar con vida.

-Ha llegado esto para usted, señor Mayoral.

-No me dejes, Emilio.

Natalia, de verdad, es demasiado tarde.

¿Qué ha pasado?

Claro, claro, enseguida voy para allá.

Lola, Natalia ha tenido un accidente.

(Música emocionante)

Sí, Augusto, sí.

Los médicos la están operando, no pueden hablar ahora.

Sí, por supuesto, pienso ir ahora. Ahora mismo iba para allá.

No, no sé cómo es que se ha salido de la carretera.

Supongo que sí, que estaría nerviosa.

No, prefiero que os quedéis ahí, en casa, cuidando a los niños,

pero, por favor, no les digáis nada, ¿de acuerdo?

Bien, yo os llamo enseguida y os cuento, ¿de acuerdo?

Bien. Adiós, adiós.

(RESOPLA) ¿Qué te ha dicho tu suegro?

Estaba muy nervioso.

No le he podido contar que,

que Natalia tuvo el accidente después de salir de aquí

porque le había rechazado y que salió de aquí destrozada.

¿Te das cuenta, Lola?

Si a Natalia le ocurre algo, toda la culpa es mía.

No, no digas eso, Emilio, por Dios. No es tu culpa.

Sabes que sí, es culpa mía.

Me ha estado llamando

todo el rato y no le he cogido el teléfono ni una sola vez.

Visto así, yo tengo toda la culpa, Emilio,

porque te he impedido que lo hicieras.

He pensado que era lo mejor para que lo asimilara.

La culpa es solo mía.

Tenía que haberle cogido el teléfono,

aunque solo fuera una vez.

¿Te das cuenta? Mientras ella tenía el accidente,

yo era el hombre más feliz porque estaba a tu lado.

Lola,

en estos momentos, de verdad, me siento el hombre más,

más miserable del mundo.

¿Qué es eso?

(SUSPIRA)

Es su anillo de pedida.

Me dijo que me lo quedara, que no lo quería.

¿Quieres que te acompañe al hospital? No, no.

Augusto se puede presentar en cualquier momento

y solo me faltaba que me viera contigo.

Tampoco pasaría nada por eso.

Prefiero ir solo, de verdad.

Te esperaré en casa, por si necesitas cualquier cosa.

Te quiero, Emilio.

-¿De verdad creías que te ibas a salir con la tuya?

-No eres real, esto no es real.

-Pensabas que podrías deshacerte de mí

y olvidarme para siempre.

No es tan sencillo, no voy a dejarte escapar.

-Estás muerta, te tiré al pantano.

-Sigo viva en tu cabeza

y en la de mi familia

y mis compañeros de comisaría me estarán echando de menos.

¿Crees que no me van a buscar?

-Es imposible que te encuentren.

Nadie va a buscarte allí.

-Te crees más listo de lo que eres, Sergio.

Siempre hay un rastro que seguir.

La Policía sabrá encontrar las pistas

y acabarás pagándolo. -No.

-Sí.

Acabarás pagando por lo que le hiciste a mi hermana,

aunque me haya costado la vida.

-Esto no está pasando.

-Mi venganza está en marcha, Sergio.

Tu vida va a ser un infierno, ¿me oyes?

-¡Déjame! -¡Un infierno!

(Pasos)

-Yo ya me voy, señor Mayoral.

-Espera, Miriam.

Este sobre, ¿quién lo ha traído? No tiene remitente ni matasellos.

Te lo vinieron a entregar en mano. -Pues, ahora mismo, no sé.

-Bueno, pues piensa, que para eso te pago.

¿Te lo entregó una mujer?

-Debieron dejarlo en el buzón y por eso no lo recuerdo.

-Está bien, vete.

¡Que te vayas a tu casa!

-Hasta luego, Miriam.

No es nada fácil encontrar una buena secretaria,

Sergio, son muy valiosas.

Creo que deberías tratarla con un poco más de amabilidad,

¿no te parece?

-Ser mi cliente no te da derecho a opinar

sobre cómo debo llevar mi empresa.

(SE RÍE) -¡Tu empresa!

¡Vaya!

No sabía que todo esto ya fuese tuyo.

Según tengo entendido,

Marcelino Ocaña sigue siendo el accionista mayoritario, ¿no?

A no ser

que tengas alguna novedad que yo no sepa

sobre esos misteriosos inversores ingleses con los que estás tratando.

-No tienen nada de misteriosos.

Solo me falta cerrar los últimos flecos, ya te lo dije.

-Ya, pues parece que esos últimos flecos

te están dando muchos quebraderos de cabeza, ¿no?

Está todo controlado.

-¿Qué te pasa, Sergio?

Te estoy notando muy nervioso.

-¿En qué te puedo ayudar, Fernando?

-Eh, tranquilo, tranquilo, que vengo en son de paz.

Lo único que quería era agradecerte

la recomendación de esa agencia de comunicación,

los de Villa Ruedo.

-Ya le dije que David Salazar merecía la pena.

(ASIENTE) -Sí, eso parece.

Me ha propuesto un plan brillante

para contrarrestar toda la mala prensa

que me están dando esos malnacidos de Planeta libre.

-Me alegro de haber podido ayudar.

-A partir de ahora, vamos a escuchar

y a leer todos los días una noticia muy positiva

sobre Transportes Quintero. Estoy contento.

-Hoy día, invertir en "branding" es fundamental

para posicionar la empresa en el mercado.

Verá como Salazar proyecta una imagen dinámica

y moderna de Transportes Quintero. -Sí.

Empezaremos hablando de la cantidad de puestos de trabajo,

directos e indirectos que generamos en el barrio

y también, por supuesto, resaltaremos que Transportes Quintero es uno

de los principales motores económicos de Distrito Sur.

¿Qué te parece? -Perfecto.

Y ahora, si no le importa,

me gustaría dar por finalizada mi jornada.

Hoy ha sido un día muy largo y estoy cansado.

-¿Pero adónde vas tan deprisa? ¿Has quedado con alguien?

Precisamente, venía también a invitarte a cenar.

He reservado en un restaurante peruano

donde hacen un ceviche que está de muerte.

-Se agradece la invitación, pero tendrá que ser otro día.

Va a ser cierto eso de que estás cansado, ¿no?

Creía que eras un tipo duro.

Parece que te está costando llevar este bufete tú solo, ¿no?

¿Es demasiada responsabilidad para ti o qué?

-No lo es.

-¿Entonces?

¿Qué te está pasando, Sergio?

Aparte de nervioso, estás como muy alterado.

Si no es por asuntos del bufete,

supongo que será por algún lío de faldas, ¿no?

¿Tienes algún problema amoroso o qué?

-Tú y yo no somos amigos, ¿me quieres dejar en paz?

-Calma, calma, calma, calma, ¿eh?

Que parece que hace tiempo que no echas un...,

una canita al aire.

con esa policía nueva con la que estabas saliendo?

¿Cómo se llamaba? Elena. Va todo bien. ¿no?

-¿A qué viene hablar ahora de Elena?

-Bueno, me preocupa tu estabilidad emocional.

En tus manos están mis negocios más delicados.

-Si quieres quedarte hablando solo, cierra antes de salir.

-Quieto ahí, niñato.

Te voy a decir una última cosa.

No sé qué demonios te está pasando,

si me lo quieres contar, igual puedo ayudarte,

si no, será solo tu problema.

Pero te advierto una cosa:

no te voy a consentir ni una sola falta de respeto más.

¿Entiendes? Ninguna.

¿De acuerdo?

la señal del mensaje de Salima partió de esta zona.

-Lo más seguro es que Carlos y Néstor la tengan escondida

en alguna zona poco frecuentada.

-Muy bien, pues descartamos viviendas en una primera búsqueda.

-Vamos a centrarnos en naves, garajes y sótanos.

-Yo tengo un amigo que trabaja en el registro del Catastro.

-Bien, ¿y crees que nos podría echar un cable a estas horas?

-Bueno, me debe un par de favores,

pero creo que nos podría dar las claves telemáticas

para entrar por internet. Voy a ver.

-Vale.

Vamos a buscar todas las naves que están alquiladas en esta zona.

Subráyalas.

Aquí hay bastantes fábricas y yo creo...

-¿Qué tal? -Deberíamos centrarnos en esto.

Martín, no son horas, de verdad.

-Ya, no son horas para mí, pero para vosotros sí, ¿no?

Todavía estáis currando.

Ya veo que tenéis aquí una zona acotada.

Venga.

Nacha, por favor, venga, cuéntamelo. ¡Cuéntamelo!

-Martín, es demasiado pronto para decir nada.

-¿Pero cómo que demasiado pronto?

El comisario Bremón ha dicho que tenía...

-Está bien, está bien. Sí, vale, ha pasado algo.

Tenemos una potencial víctima y otro sospechoso.

-¿Y quiénes son?

-Lo más seguro es que Salima esté secuestrada

y el otro presunto asesino es Carlos, el nuevo pinche del bar La Parra.

-¿Salima?

¿La han secuestrado?

-Tenemos que encontrarla lo antes posible

si no queremos que le pase algo malo.

-Eso si no le ha pasado ya.

-Ha llegado la hora

del gran sacrificio.

-Sí, maestro.

-Carlos, ¿con quién hablabas?

-Con mi maestro.

-Me dijiste

que cuando viera que me habías traído aquí,

tu prueba se habría acabado.

Supongo que, ahora, me soltarás.

-No ha terminado la prueba. -¿Cómo que no?

¿Qué más quiere?

(GIME) No.

No, por favor, Carlos, ¡no, no, no!

¡Soy tu amiga! ¡Soy Salima! -Tú y yo no somos amigos.

Tú eres una doncella y mi misión es acabar contigo.

-¡Basta!

No me puede estar pasando.

¡Estás loco! -¡Yo no estoy loco!

Soy el escudero Alasfer, hijo de Alastor.

En nombre de la Orden Waldor y de mi maestro,

tengo que ejecutar este sacrificio.

-Un verdadero maestro no manda matar a una mujer indefensa.

Eso es propio de alguien cruel y cobarde.

-¡Cállate!

Yo no soy cruel

y mucho menos cobarde.

-Sí, sí, sí, perdóname.

Tienes razón.

Tú eres un chico bueno y tierno.

Carlos,

eres una buena persona.

-No me llamo así. -¡Claro que sí!

Sé que, en el fondo de ti, hay bondad.

Recuerdo cuando fuimos juntos al concierto de música electrónica

o cuando me aconsejaste preparar mis propias croquetas de bacalao.

María

pensaba que sentías algo especial por mí

y yo también, Carlos.

Yo también lo pensaba.

Tú no eres un mal chico, no, tú eres un chico bueno.

-¡Alasfer!

Debes sacrificar a la doncella.

-¡Tú!

-¿Qué haces?

¿No quieres convertirte en guerrero?

(LLORANDO) -No, no, Carlos, no le escuches.

No serás un guerrero por matarme,

¡serás un asesino!

-Cierra el pico.

Si no la matas,

olvídate de entrar en la Orden de Waldor.

Es tu única oportunidad.

-¡Carlos, por favor, soy Salima!

Tú y yo nos tenemos mucho cariño.

¡Él solo te quiere manipular!

¡Quiere convertirte en un criminal como él!

(GRITA)

-Es que no me lo puedo creer.

De verdad, Nacha, no me lo puedo creer.

Hemos tenido al asesino de Laura

delante de nuestras narices todo este tiempo.

-Bueno, vamos a tranquilizarnos, ¿sí?

Tienes que tener en cuenta que Carlos no actuaba solo,

contaba con el "game master" ese, Néstor.

-Ya, ya, ya, pero poco sabemos de él.

Vamos, que tenemos la foto y nada más.

-¿Qué te ha dicho tu contacto del catastro?

-Bueno, este tío es un hacha.

Ha acotado sótanos y almacenes y tenemos un hilo del que tirar.

Ha encontrado un almacén a nombre de un tal Néstor Aguilera,

que, según su edad, puede coincidir con la descripción que hizo Iván.

Vale, ¿y tienes la dirección?

-Y el mapa del geolocalizador.

-Venga, vámonos. -Venga, vamos.

-No, no, de ninguna manera.

Esa gente es peligrosa, esto es cosa de la Policía, Martín.

-¿Qué dices, Elías? Me da igual que sean peligrosos.

A mí lo que me importa es atrapar al asesino de Laura.

-Y lo vamos a hacer, pero no te voy a poner en peligro.

-Ya sabía que, al final, me ibais a dejar fuera.

-Oye, mira, que me da igual.

Una cosa es participar en las pesquisas

y otra cosa es meterte en un operativo

donde están a punto de matar a una inocente.

¿Ves la diferencia? -Sí, la veo.

Pero Elías, te lo pido por favor. -Que me da igual.

Igual que yo no me meto en tu artículo,

no voy a dejar que te inmiscuyas en este operativo.

¡Compañeros, vamos!

(LLORA) -Es que no entiendo

por qué habéis tenido que sedarla otra vez.

-Para que dejara de hablar.

No te convenía escucharla.

Reconozco que lo que ha dicho me ha dejado tocado,

pero es que la conozco. -No la conoces.

Ella no es Salima,

es una doncella y esto es la fortaleza palatina.

Este es nuestro mundo real, ¡olvida lo que hay en el exterior!

-Pero es que yo la quiero.

-Me he equivocado.

No eres digno de la Orden.

-Sí, lo soy.

-Eres débil y enfermizo.

Un ser despreciable que no merece mi atención.

Eres incapaz de superar tus limitaciones.

-¡Maté al guía del castillo y a la hechicera!

-¡Pero no eres capaz de hacer este sacrificio!

¿Sabes qué pasará a partir de ahora?

-¿Qué?

-Que volverás a ser un gusano

y seguirás con tu vida miserable, sin emociones, castradora.

Tendrás la misma importancia que tiene una cucaracha

y la Orden de Waldor

no abre sus puertas a bichos insignificantes como tú.

-Perdonadme.

Por favor, dadme otra oportunidad.

Haré lo que sea.

-Está bien.

Levanta.

Pero te advierto que mi paciencia tiene un límite.

-Perdón, maestro.

-¿Ya no recuerdas lo bien que te sentiste

del guardián del castillo en tus manos?

-Lo recuerdo. Me sentí poderoso, invencible.

Hacerlo me acercó más a mi objetivo de ser un guerrero.

-Matar a la doncella

será aún mejor.

Espera.

Falta algo.

Debes mirar a los ojos de la doncella para que el sacrificio tenga valor.

Ahora, sí.

Todo listo, portador de almas.

-No, por favor, Carlos.

¡Carlos!

-Estás a un paso de convertirte en guerrero.

No vayas a fallar ahora,

-Carlos. -No, no.

(SUSURRA) Carlos, por favor.

No, no.

No.

-¡Policía! ¡Suelta a la chica y tira eso!

¡Venga, los dos contra la pared y lejos de ella!

¡Nacha!

Quedas detenido... (GRITA)

-¡Se escapa!

(GRITAN)

-No te muevas o eres hombre muerto.

¿De qué te ríes, mamarracho?

-"The game is over", pero sigue siendo muy divertido.

-¿Divertido?

¿Matar a una persona excepcional que, además, era mi mejor amiga,

fue divertido?

-La hechicera de Thorne era un engendro.

-¡Yo también puedo divertirme!

¿Quieres que te mate, como a Laura?

Una bala directa en el corazón.

-¿Pruebo? -¡Nacha, Nacha!

¡Nacha, Nacha!

No lo hagas, Nacha.

Deja a la justicia que haga lo suyo, ¿vale?

Es lo que Laura hubiera querido, Nacha.

Tranquila, ¿vale?

Tranquila.

(RESOPLA)

(Puerta)

Adelante.

Comisario.

Nacha y Elías han detenido al presunto asesino de Laura

y de Carmelo Sánchez, el agricultor de Segovia.

Lo he oído por el pocket.

Lo sé, me lo ha contado Miralles. He vuelto del hospital por eso.

Comisario,

Como ha dicho que venía del hospital...

Creo que me voy a ir.

No tengo la cabeza para nada.

(SUSPIRA)

Rober, mi mujer ha tenido un accidente de coche.

¿Pero ha sido muy grave?

Sí, está en quirófano.

Ni siquiera sé si va a sobrevivir.

Lo siento mucho.

¿Y lo sabe su familia?

No, los niños están en casa de los padres de Natalia.

Mejor no darle la mala noticia a la familia.

La familia.

(RESPIRA)

(RESOPLA)

Ayer le pedí el divorcio a mi mujer

y, cuando tuvo el accidente, yo estaba en un hotel.

Pero una cosa no tiene que ver con la otra.

No lo sé.

En estos momentos, no sé nada.

Lo único que sé es cómo me siento y

te puedo asegurar que me siento como una mierda.

Si no me hubiera ido de casa,

si no hubiera estado en ese hotel,

si no le hubiera pedido el divorcio,

Natalia no habría tenido ese accidente.

(Móvil)

El hospital.

¿Dígame?

Sí, soy yo. Cuénteme.

¿Ha salido de quirófano?

Menos mal.

Sí, enseguida salgo para allá.

Muchas gracias, doctor.

Natalia está fuera de peligro.

¿Lo ve, como hay que tener fe?

quiero estar a su lado cuando despierte.

(Timbre)

González. Perdona que me presente así.

Espero no molestar.

¿Ocurre algo?

(SUSPIRA)

pero me corría prisa ponerte al corriente

de algo relacionado con tu padre.

Si le ha pasado algo, quiero saberlo cuanto antes.

que estará disfrutando de su luna de miel en Nueva York.

Entonces, ¿qué pasa?

Es referente al bufete.

Por favor, González, ve al grano.

Tiene que ver con Sergio.

Me está presionando para que venda mi participación

en el bufete y, así, poder ofrecérsela

a Smith and Partners, son unos abogados de Londres

que quieren implantarse en Madrid.

¿Me estás diciendo que Sergio está haciendo tratos

a espaldas de mi padre para vender el bufete

a una sociedad inglesa? Ese es el resumen.

Y aprovecha que Marcelino está fuera de circulación,

por así decirlo.

Qué desgraciado.

La verdad es que me espero cualquier cosa de Sergio Mayoral,

Supongo que esa es una buena definición.

Sí, pero no tiene suficiente porcentaje.

Mi padre es el socio mayoritario.

Lleva días rondándome para que le venda mi parte.

¿Y tú te lo estás pensando? ¡No! Yo le soy fiel a tu padre.

Ya.

Pero supongo que no va a parar hasta conseguir lo que quiere.

Es capaz, incluso, de usar métodos poco lícitos.

Me ha ofrecido mucho dinero a cambio, pero yo le he dicho que no.

Gracias, González. Seguro que mi padre sabrá agradecértelo.

Se lo debo, son muchos años a su lado.

No me perdonaría una deslealtad así después de lo que ha hecho por mí.

Pero supongo que, si estás aquí,

es porque te preocupa que siga adelante con esto.

Y no sé hasta dónde es capaz de llegar.

Aunque ahora, mi gran duda es otra:

¿debo informar a tu padre?

no me gustaría arruinarle su luna de miel,

que debería tomar cartas en el asunto.

Es un buen dilema. Por eso quería comentártelo, Alicia.

-Menudo arsenal tenían estos desgraciados.

Bueno, bien dentro de lo que cabe.

La drogaron y también la golpearon. Tiene una herida en la cabeza.

ya tienen la herramienta con los restos de sangre.

De menuda se ha librado, la pobre.

Menos mal que María nos avisó a tiempo.

Sí, ya le he dado las gracias.

Por cierto, también te las doy por tu amigo del Catastro.

No hay por qué darlas, somos profesionales.

¿Los sospechosos?

Pues están detenidos en el calabozo.

Hasta que pasen a disposición judicial,

nos encargamos nosotros.

¿Crees que pueden tener más cómplices?

Pues todo indica que actuaban ellos dos solos.

Vamos a investigar la guarida del tal Néstor este,

a ver si encontramos algo

y le hemos pasado a la UIT del Distrito Dos

bueno, sus identidades, que tendrá varias.

A esos dos los vamos a interrogar esta misma noche tú y yo, ¿eh?

A sus órdenes, inspectora.

-Con permiso.

Eh, disculpa... Descuide, inspectora.

No vengo como periodista, soy

el hombre que ha perdido a su chica.

¿Es,

es esta la ballesta con que la mataron?

Sí.

Pero ahora ya es una prueba policial,

no se puede tocar.

-Nos vamos a encargar a fondo de esos malnacidos.

De verdad que van a pasar un buen tiempo en el trullo.

-Insignificante, comparado con el daño que han causado.

-Bueno, ahora nada nos la puede devolver, Martín.

Y te aseguro que no pasa un día sin que la echemos de menos.

-Lo sé.

En realidad, quería agradeceros el trabajo que habéis hecho.

(SUSPIRA) Laura

estaría orgullosa de vosotros.

Gracias, Martín.

(RECHISTA) No hables ahora, descansa.

¿Dónde estoy?

En el hospital. Tranquila. Tuviste un accidente.

¿Qué ha pasado?

Te saliste de la carretera con el coche.

Pero te han operado y todo ha salido bien.

¿No recuerdas lo que pasó?

Fui a verte al hotel

a pedirte que no me dejaras,

pero acabamos discutiendo, como siempre.

¿No recuerdas nada más?

Luego cogí el coche para ir a casa.

Mientras conducía, recordaba

que os había encontrado juntos

y cómo me humillé al suplicarte que...

Me comporté de forma patética.

Olvida eso, Natalia.

No puedo.

Era lo que tenía en mente cuando tuve el accidente.

¿Qué pasó?

Conducía con una mano al volante

y con la otra te llamaba.

Pero claro, seguro que estabas con ella,

por eso no me contestabas.

Tenía que haberte cogido el teléfono,

pero lo tenía en silencio.

Natalia, si llego a saber que iba a pasar esto...

Lo siento, lo siento mucho, de verdad.

Luego no recuerdo nada más.

No recuerdo ni dónde fue el accidente.

En la carretera de las Cruces.

podías haberla hecho con los ojos cerrados.

La hemos hecho juntos miles de veces.

Pero estaba más pendiente del teléfono que de la carretera.

Podía haberme matado.

¡Mis pobres niños!

Natalia, escucha, la culpa es solo mía.

(LLORA)

Estoy cansada.

Necesito dormir.

Todavía tienes que eliminar la anestesia.

Mañana te encontrarás mejor, ya lo verás.

No creo, Emilio.

No te vayas esta noche con ella.

Quédate aquí, por favor.

No te voy a dejar sola.

Por favor, solo esta noche. Pensaba quedarme.

Voy a estar contigo hasta que te encuentres bien.

Mis padres.

Son muy mayores.

No quiero que me vean así.

No te preocupes por tus padres ni por los niños ni por nada,

que yo me ocupo de todo, ¿de acuerdo? Tranquila.

-¿Señor Bremón?

Soy el doctor Fontes, el cirujano. Encantado.

-¿Es usted quien me ha operado?

-Gracias por salvarme la vida.

-No hable y descanse.

Doctor, ¿me podré quedar esta noche aquí, con ella?

Sí, y, cuando vuelva a dormirse,

pida en control que me avisen para hablar.

Por supuesto. Lo buscaré.

María no tardará en llegar.

Te llevará a tu casa y se ocupará de ti.

Tómate esto.

Por suerte, no ha pasado nada más.

Me refiero a que podía haber sido más grave.

-Podía haberme matado.

Como a Laura.

-Pero no ha sido así, Salima.

que todo esto ha sido como una pesadilla.

Afortunadamente, ya despertaste.

-Yo no sé si voy a ser capaz

de borrarlo de mi mente.

-Eres fuerte, Salima.

Lo lograrás, yo estoy segura de que sí.

Lo que sí te aconsejo es que, pasados unos días,

vayas a la consulta del doctor Torres

porque es posible que te salgan algunas secuelas.

-¿De qué tipo?

-Psicológicas.

-¿Y me vais a tener que volver a interrogar?

-No, no, tranquila.

Con lo que nos has contado, ya es suficiente.

Ha sido muy amable hacer tu declaración hoy.

Esto nos ayuda mucho.

-Lo único que quiero es que condenen, que juzguen

a esos culpables por todo lo que me han hecho.

Y no solo a mí.

-Has sido muy valiente, Salima.

Otra en tu lugar estaría muerta de miedo.

-No, Nacha, estoy muerta de miedo.

Cuando me vi allí,

secuestrada por Carlos,

¡que era mi amigo!

¡Es un asesino!

-Tranquila.

Hay muchos lobos con piel de cordero.

-Pero el lobo ese es el Néstor.

No veas cómo le comía el coco y cómo le estaba manipulando.

-Menudo bicho.

Está lleno de veneno por dentro y pica para hacer sufrir a los demás.

-Yo no quiero disculpar a Carlos,

pero sé que, en el fondo,

se resistía a hacerme daño.

Tenía reparos a obedecer al otro

y no sé, a lo mejor,

en otras ocasiones,

no le tembló el pulso, pero es que conmigo no fue capaz.

-Creo que lo hubiera hecho si no hubiéramos llegado a tiempo.

-Tal vez sí.

-A ti te veía como una prueba de un juego de rol,

no como a una persona.

-Para intentar frenarlo

le repetía muchas veces su nombre

y le recordaba que éramos amigos.

-Hiciste muy bien.

Eso nos ayudó a ganar tiempo.

-Salima.

Dios.

No sabes lo que he sufrido.

-Ya imagino, María.

-Pero vamos, ni comparación con lo que has tenido que pasar tú.

¿Cómo estás?

-Tengo el corazón a mil y me duele mucho la cabeza.

Tengo que ir a casa a dormir y descansar.

-Nos vamos ahora a tu casa, yo me quedo contigo.

Mañana no abrimos el bar, ¿eh?

-Que no, que no hace falta.

Mira, con una noche es suficiente.

-Nacha, ¿me la puedo llevar ya? -Sí.

Salima, quiero que sepas algo,

que si actuamos tan rápidamente fue porque María tuvo un pálpito.

-Yo sabía que tú, con lo cumplidora que eres,

no podías faltar a trabajar, que algo pasaba.

Cuánto te quiero, Salima.

-Y yo a ti, María.

-¡Salima!

Menos mal, menos mal.

Cómo me alegro de que esto haya salido bien para ti.

-Gracias, Martín.

-Me la llevo ya, que ha estado demasiado tiempo aquí.

Venga, vamos. Trae.

-Gracias, María. -Hasta luego.

A descansar. -Adiós.

(RESOPLAN)

cómo me habría gustado estar allí con vosotros

para ver cómo los atrapabais.

-Fue tremendo.

No solo por lo que estuvieron a punto de hacer.

-¿Qué quieres decir?

(SUSPIRA)

-Martín, voy a contarte algo en confianza,

pero no lo puedes compartir con nadie, ¿sí?

(SE RÍE)

-Soy tu amigo, ¿no?

Soy tu amigo, Nacha.

Cuéntamelo.

-He tenido a tiro a uno de esos dos, al cerebro de todo,

al que ordenó la muerte de Laura.

Lo tenía inmovilizado y, el muy desgraciado,

se reía y se regodeaba contando cómo había disfrutado jugando.

-Matando.

-O mandando a que otro lo hiciera por él.

(SUSPIRA)

-Entiendo cómo te sientes.

-Si no llega a ser por Elías,

te juro que me lo cargo, Martín.

-Pues menos mal, ¿no?

Menos mal que apareció tu compañero

porque, si no, supongo que no te habrías podido perdonar

por haber perdido el control.

-Tienes razón.

(SE RÍE)

-¿Sabes qué pienso?

Que, aunque no hubiera aparecido Elías,

tú no le habrías matado

porque tú no eres una asesina.

Tú eres una policía.

-Sí.

Anda, vete a descansar.

-No.

Esto no se ha acabado para mí.

-¿Por qué dices eso?

-Necesito ver la cara del que disparó esa ballesta.

-Se acabó, ¿me entiendes? "Game over". Te suena, ¿no?

Cuanto antes confieses, mejor para todos.

-Solo los hombres de gran intelecto

saben que no existe una verdadera distinción

entre lo real y lo irreal.

No lo digo yo, lo dijo H.P. Lovecraft.

Ya tendrás tiempo de hablar de irrealidades con tu psiquiatra,

ahora vamos a los hechos.

Lo mejor será que te vayas quitando esa máscara de iluminado.

Y los hechos son que os encontramos a ti y a Carlos Molinero

en un sótano de tu propiedad

donde teníais secuestrada a Salima ben Ahmed.

tu compinche ha confesado ser el autor material

de los asesinatos de Laura Escalada y Carmelo Sánchez.

-¡Bravo!

Si ha confesado que fue él, ya está.

Ahí tenéis a vuestro peligroso asesino.

Yo no he matado a nadie. ¡No!

Tú no disparaste la ballesta ni empuñaste la espada,

pero está probado que manipulaste a Carlos para que lo hiciera

y eso es un delito,

inducción al asesinato

o, lo que es peor, coautor necesario.

-Salima ha sido testigo

de cómo le comías el coco al portador de almas.

-¡Ah, vaya!

Veo que estás puesto en la jerga de la Orden de Waldor.

Entonces, sabrás que soy el Gran maestro.

-El gran gilipollas.

-El único gilipollas aquí es Carlos,

que no ha aprendido a usar el dolor para transformarlo en placer.

Entiendo, entonces, que tú le dabas las órdenes a él.

si este es un cobarde que se escuda en el otro.

-No soy ningún cobarde.

Yo lo único que sé es que eres el tipo más inteligente

que me he encontrado en todos los días de mi carrera,

pero tengo dudas sobre tu capacidad de control.

¿A qué se refiere?

de que Carlos se está haciendo el tonto.

Es más inteligente de lo que parece.

Puede ser el cerebro de todo esto, el que dictaba las normas,

¡Venga ya!

Ese necio es incapaz de decidir nada por sí mismo,

por eso era mi arma perfecta.

pero necesito que me des detalles.

-¿Pero qué detalles? ¡Si este es tonto!

-¡Cállate!

Yo soy quien dictaba las reglas.

Efectivamente,

yo ayudé a un ser indefenso como Carlos

a convertirse en un guerrero valiente y seguro de sí mismo.

-¿Asesinando? ¿Secuestrando?

-Son pruebas de superación en el camino iniciático del héroe.

No entiendes de épica.

-Y tú no entiendes de Derecho penal. Te acabas de incriminar.

-Me da igual.

Es un momento de gran significación dramática,

lo asumo.

No hay placer sin dolor.

y me gustaría acabar con este primer interrogatorio cuanto antes.

¿Por qué elegiste a Carmelo Sánchez y a Laura Escalada?

No sé de quiénes me habla.

-El guardián del castillo y la hechicera.

-¡Ah, bueno!

Ahora ya lo entiendo.

A ellos me llevó el azar.

Para cometer el crimen perfecto

hay que tener un desconocimiento total de la víctima.

Ningún móvil, nada. Error.

Tu conocimiento de Laura Escalada es lo que nos ha llevado a ti.

Falso, yo no la conocía.

Para mí era la hechicera de Thorne.

Sabemos que la conocías, sabemos muchas cosas de ti,

muchas más de las que te crees.

¿Qué pasa?

-Solo hemos venido a hablar, será solo un momento.

-Yo no tengo nada más que hablar, ya lo he confesado todo.

-Sí, ya has hablado como un papagayo

porque tienes la lección bien aprendida,

pero te vas a pudrir en la cárcel

porque eres un criminal, un asesino y has matado a dos personas.

-No eran crímenes, eran pruebas para ingresar en la Orden Waldor.

Preguntadle al Gran maestro, él os lo va a explicar mejor.

Es muy emocionante.

-Repugnante, dirás.

Él ya nos ha contado su parte.

-Bueno, pues entonces ya sabéis que todo ha sido idea suya.

-Tú disparaste la ballesta.

No eres el muñeco de un ventrílocuo,

eres un adulto con capacidad de raciocinio.

-¿Pero tú a qué has venido? ¿A insultarme?

¿Por qué no te vas y me dejas dormir?

-¿Quieres dormir?

No sé cómo puedes tener la conciencia tranquila

sabiendo que eres un mierda.

-Sí, lo soy.

Al menos ahora vuelvo a serlo.

cuando estaba a las órdenes de mi maestro.

Él me sacó de las cloacas y me infundió valor.

Con él aprendí muchas cosas.

-¿Como qué?

-Como que el dolor solo es una vía para el conocimiento

o que las drogas más poderosas están en la mente.

-Déjalo, déjalo, Nacha.

(SUSPIRA)

Está claro que este niñato

tiene algún tipo de enfermedad mental.

-Lo que yo no entiendo es qué haces tú aquí.

¿Has venido a escribir un artículo sobre mí?

-Claro, podría.

(SE RÍE)

Podría escribir un artículo sobre cómo un fracasado

se convierte en un asesino

porque cae en las redes de un psicópata,

un psicópata

que lo manipula y le convence de que puede llegar a ser alguien

matando a personas inocentes.

-La aprobación de mi maestro lo era todo.

Con ello era invencible

y él es el que me ayudó a sobrevivir en este mundo de mierda.

No puedes justificar tus actos diciendo que te limitabas a obedecer.

Tú, tú lo que eres es un miserable.

-¡No, cobardes son los que abandonaron!

Yo pasé prueba tras prueba.

Primero robar, luego colarme en un centro comercial

y cada vez cosas más importantes.

-Hasta que decapitaste a un campesino,

hasta que le atravesaste el corazón a una chica inteligente

y hermosa. -Pues dos pruebas superadas.

He estado a punto de entrar en la Orden.

He estado a un paso de convertirme en guerrero Waldor.

No olvides poner eso. -¡Hijo de perra!

Lo único que quiero escribir sobre ti es tu epitafio.

Me has arrebatado a la persona que más he querido en toda mi vida,

has matado a mi mujer,

¡al amor de mi vida!

-Ya.

La hechicera de Thorne era mala.

El Gran maestro me lo dijo y no merecía vivir.

-¡Cállate, maldito demonio! ¡El que no merece que viva eres tú!

¡Cerdo!

-¡Maestro!

¡Maestro, ya está bien! ¡Sácame de aquí!

¡Yo solo estaba cumpliendo tus órdenes

y solo quería ser un guerrero de Waldor!

Sabemos que estuviste en contacto con grupos de "hackers" en Barcelona

en los mismos años en los que Laura se movía en esos ambientes.

Un argumento poco sólido.

Esforzaos un poco más, por favor.

y sabemos perfectamente que compartíais foros de internet.

Laura era una criatura insignificante, una sabandija,

por eso la elegí como objetivo de una prueba.

Mentira.

Tú eres Sagitario 24,

sabemos que llegaste a ella haciéndote pasar por un confidente

que le iba a dar información

sobre un caso de clonación de tarjetas

que ella estaba investigando.

-Y eso lo sabías porque "hackeaste" su ordenador.

¿Tantas molestias por una...? ¿Cómo era?

¿Criatura insignificante?

¿Qué,

qué pasó en Barcelona?

¿Te enamoraste de Laura y pasó de tu culo?

-¿Enamorarme yo de esa zorra? -¡Esa boca, eh!

-¡Ni de coña!

Tengo más gusto que eso.

¿Entonces?

¿Qué sucedió para que la odiaras tanto?

Era una borde y pecaba de soberbia.

Se creía que era mejor "hacker" que yo.

-Porque era la mejor del país. -¡Mentira!

¡Me humilló!

-¿Y tú no decías que no hay placer sin dolor?

Pues con Laura debiste gozar lo tuyo.

-Gocé mucho cuando la saeta le atravesó el corazón.

Hubo un tiempo en el que Escalada y yo éramos imbatibles.

¿Cómo que imbatibles?

Nos infiltrábamos donde queríamos,

saltando cualquier "firewall"

y, entonces, empezó a creerse mejor que yo,

desarrollando un extraño sentido de la moral.

-Laura era una persona íntegra, incluso como "hacker".

-¿Sí? -Sí.

-Se colaba en los sistemas informáticos

de los grandes bancos para dejar mensajes en sus webs:

"En casa del ladrón te roban hasta la respiración".

Ella tenía su particular sentido de la justicia.

-Y del honor.

-Entonces, discutimos

y me dejó en ridículo delante de la comunidad "hacker",

la muy imbécil. ¿Por eso la odiabas tanto?

¡Esa guarra se rió de mí!

¡Intentó joderme mi reputación! ¿Pero sabéis qué?

Que, como dice el refrán:

"El que ríe el último,

ríe mejor".

(SUSPIRA)

Hola.

¿Todavía estás despierta?

No, pero como soy sonámbula, me levanto y hablo dormida.

¡Qué tonta!

¿Qué tal tu noche? ¿Ha sido movidita?

Aburrida, más bien.

Solo hemos tenido un altercado en una discoteca

Lo gordo se lo han llevado Elías y Nacha.

Han detenido a los asesinos de Laura.

Han secuestrado a Salima y tenían intenciones de matarla,

pero a última hora han llegado Elías y Nacha

Han resuelto el caso en una noche, flipas.

¿Y sabemos quiénes eran estos tipos? ¿Los teníamos fichados?

No, pero a uno lo conocíamos,

el nuevo pinche del bar La Parra.

¿Carlos? Sí, sí, Carlos.

Estaba metido en un juego de rol y seguía instrucciones

de su "game master", era el brazo ejecutor.

No entiendo por qué eligieron a Laura.

Los han interrogado y han confesado.

De momento no sé nada más, pero mañana nos contarán.

Oye, ¿te apetece cenar algo?

y he hecho una receta: pato con peras,

si te apetece calentarte un poco. ¿Pato con peras?

Eso supera al pollo al ajillo.

No tengo mucha hambre.

¿Y si lo dejamos para mañana y nos acostamos,

que estoy cansado? Venga.

Oye, Alicia,

espera un momento, que quiero decirte algo.

¿Sí?

A ver, llevo todo el día pensando en nosotros

y en nuestro futuro

y he visto a Martín como alma en pena

esperando la resolución del caso de Laura.

Me ha dado por pensar en lo mucho que la quería,

cómo cuidaba de ella.

Ya.

La verdad es que no le salió bien.

Y luego ha pasado lo de la mujer de Bremón,

que ha tenido un accidente con el coche.

¿Qué? ¿Pero qué dices? Sí, me lo ha contado Bremón.

En todos los años que llevo trabajando con él

hablamos de temas profesionales. Ya sabes cómo es,

le gusta mantener las distancias con sus subordinados.

Pues hoy se ha sincerado

y, la verdad, lo está pasando bastante mal el hombre.

¿Y cómo está la mujer?

Está viva, pero de milagro.

Él está con ella en el hospital.

Sí que te ha afectado todo esto, ¿no?

No paro de pensar en nuestro futuro,

en lo valiosa que es la vida y

lo bonito que es el amor.

Pero bueno, te tengo a ti conmigo, aunque si te pasara algo...

No me va a pasar nada porque te tengo a ti.

Tú eres mi ángel de la guarda, ya me salvaste una vez.

Con Tokarev. Sí.

No me gusta verte tan serio.

Ya, pero es que lo que te voy a decir ahora

te lo tengo que decir serio.

Vamos, es lo más serio que he dicho nunca.

¡Mira que eres cuando quieres crear expectativas!

A ver, ¿qué pasa?

A ver, cómo te lo digo yo.

Pues...

¿Tú te acuerdas cuando nos fuimos a vivir juntos,

que te dije que nosotros íbamos a ser una pareja moderna

y que no íbamos a hacer bodorrios ni convites ni...?

Sí, y aquí estamos.

(RESOPLA) Vamos a ver.

Es que no sé cómo decírtelo.

Pues que he cambiado de opinión,

que me quiero casar contigo.

¿Qué me dices?

¿Qué? Pues

que lo sueltas de una manera... Es que no sé soltarlo de otra.

¿Qué?

Vamos a dormir, anda.

Vamos.

(SUSPIRA)

(SE QUEJA)

¡Claudia!

Estoy muerta, cariño.

No me extraña, con la hora que es...

¿Cómo está Salima?

Pues está bien, dentro de lo que cabe, no sé.

Pero habrá que hacerle un seguimiento.

Bueno, contad conmigo.

Oye, ¿no le habrás contado nada a Olga de lo del secuestro?

Le he dicho que ibas a interrogar a los asesinos de Laura.

Sí, y no veas qué piezas son.

(SUSPIRA)

Cuando creo que ya lo he visto todo en mi profesión,

se me pone por delante un caso que me deja sin palabras.

De verdad, yo

es que no entiendo la capacidad

que tiene el ser humano para hacer el mal,

es que, es que es asombroso.

Bueno, y para hacer el bien también, ¿no?

Voy a ver si le echo un ojo a Olga.

No, no, no.

No te molestes, no la vas a encontrar.

No está. ¿Y eso?

pero me pidió permiso para dormir en casa de Quico

y no me pude negar.

Pues si quieres que te diga la verdad,

después de lo que he escuchado esta noche en los interrogatorios,

me alegro de que Olga esté feliz con un chico,

no sé, tan normal y tan sano como Quico.

El cabecilla del maldito juego de rol

es que es un tío inhumano, es manipulador, sin empatía ninguna.

Mataba por diversión, Antonio.

Escúchame,

mañana te tomas el día libre por prescripción de tu médico.

Pues esta vez sí que me gustaría hacerte caso,

pero me parece que no puedo.

La mujer de Bremón ha tenido un accidente

y está grave en el hospital. ¿Ah, sí?

¿Se pondrá bien?

Pues no lo sé, esperemos que sí porque

Bremón está hecho polvo.

A ver si mañana tienes mejor suerte

y es un día tranquilo. Sí.

(SUSPIRA) No me lo puedo creer.

¿No te pueden dejar descansar un momento?

¿Sí?

Sí, ¿qué pasa?

¿Pero estáis seguros de que puede ser él?

(ASIENTE)

Oye, si tienes más datos, me llamas por...

Sí, sí, por teléfono, enseguida. No te preocupes.

Perfecto. Gracias, ¿eh?

Por lo menos, cuéntame.

Era un compañero del Distrito Cuatro.

Al parecer, en un control rutinario,

un motorista al que le iban a pedir la documentación

se lo saltó y, después de dos kilómetros de persecución,

se estrelló y muerto.

¿Y eso qué tiene que ver con tu comisaría?

Hay indicios de que es el sospechoso que puso los artefactos

en el congreso de Energías y sostenibilidad.

Porque llevaba la mochila llena de panfletos de Planeta libre

y la descripción coincide con la del terrorista.

Esto de tener un día tranquilo en la comisaría de Distrito Sur

es una quimera.

Ya sé que ayer no fue el momento más adecuado

para pedirte que te casaras conmigo, pero es que yo es lo que quiero.

¿Tú, no?

No sé, Rober, yo no he tenido el mismo proceso que tú.

Me acuerdo que entonces pensaba:

"Pero tío, pero déjalo, pero qué pesado eres,

pero si no te quiere".

de haber tenido las cosas tan claras respecto a Laura.

¿Y cómo lo conseguiste?

Supongo que es eso que dicen:

"Mejor arrepentirte de lo que has hecho

que de lo que nunca te atreviste a hacer".

Sé que, a veces, tenemos nuestras diferencias,

pero que sepas que puedes contar conmigo

para lo que necesites.

Gracias, Claudia. ¿Qué piensas hacer ahora?

Pues quiero permanecer junto a ella.

Claudia, ¿podrías hacerme el favor de sustituirme

y quedarte al mando de la comisaría? Pero claro que sí.

Tómate el tiempo que te haga falta

y yo intentaré estar a la altura del cargo.

Tengo una sensación rara,

como si no notara el peso de mi cuerpo,

sobre todo de cintura para abajo.

Estaban realizando un control rutinario

cuando un motorista se lo saltó al ir a pedirle la documentación

"y, en la huida, se estrelló con su moto".

¿Y cómo saben que era el sospechoso?

"Porque tenía mucha documentación sobre Planeta libre"

y, a estas alturas, sabemos que es el mismo individuo

"que habíamos distribuido como sospechoso".

¿Quién se ha muerto? ¿Alguien que conocías?

-Mi hermano.

-¿Qué? ¿Cómo ha pasado?

Hemos descubierto un piso franco

en el que, al parecer, se alojaba el sospechoso

y, además de un arsenal de panfletos clamando contra el cambio climático,

hemos encontrado esto.

El protocolo de seguridad del congreso de Energías.

¿Cómo lo consiguieron?

Primero no te quieres ir a la mansión con ella.

Luego te embalas, hermano, coges el turbo

y le dices que se case contigo.

La chavala estará a cuadros.

Deja de hablar del tema, que se me pone mal cuerpo

y a ver si me contesta, me va a dar algo.

Te quieres casar, te casas, no te quieres casar, no lo haces.

Es más sencillo que todo eso.

Hay que dejarse llevar por los sentimientos,

¿No deberías estar en comisaría?

Como no contestabas a mis llamadas...

Lo siento, lo tenía en silencio, perdona.

Emilio, ¿por qué no me miras cuando hablas?

Lola,

todo lo que le ha pasado a Natalia ha sido culpa mía.

Yo tengo la sensación de que el tal Eric Collado

sabía que estábamos detrás de él y que teníamos su foto.

Alguien debió avisarle. Pues seguro,

por eso han tenido tiempo de sacar la información al piso franco.

Menos el protocolo de seguridad del pabellón.

Sí, eso, sí.

Espero que no estén planeando otro atentado.

Pues ya le podemos pillar pronto, antes de que la vuelvan a liar.

Creo que Emilio y yo ya no vamos a volver, Espe.

Creo que esto no es pasajero, que esto es para siempre.

-Pero ¿habéis roto en el hospital?

Disculpe, doctor.

Supongo que ya tiene los resultados de las pruebas.

Me los acaban de entregar ahora mismo.

¿Ya sabes si Natalia podrá caminar?

  • Capítulo 152

Servir y proteger - Capítulo 152

05 dic 2017

Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite donde Carlos y Néstor tienen retenida a Salima. Rober pide matrimonio a Alicia.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 152 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 152 "
Programas completos (161)
Clips

Los últimos 740 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 158 Completo 53:00 92% pasado viernes
    Capítulo 158 pasado viernes Maite, la madre de Elena, comunica a Miralles que su hija Isabel ha vuelto a salir del coma. Olga y Quico se reconcilian, después del equívoco vivido con Pilar. La llegada del famoso actor Hugo Ferr...
  • Nuevo Capítulo 157 Completo 56:09 93% pasado jueves
    Capítulo 157 pasado jueves Olga discute con sus padres por sus ideas cercanas a los postulados de Planeta Libre. Cuando va a buscar apoyo en su novio, encuentra al chico abrazado a Pilar. Sergio tiene una idea para acabar con el chantaje d...
  • Nuevo Capítulo 156 Completo 51:44 94% pasado miércoles
    Capítulo 156 pasado miércoles Natalia no se conforma. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar 'Planeta Libre...
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 89% pasado martes
    Capítulo 155 pasado martes Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Capítulo 153 Completo 52:37 96% 07 dic 2017
    Capítulo 153 07 dic 2017 Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos