www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4338858
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 150 - ver ahora
Transcripción completa

que la muerte de Laura forma parte de un juego.

-Ya está decidida cuál será tu siguiente tarea:

debes raptar a una doncella y esconderla en la fortaleza palatina.

-Acabo de hablar con un armero que asegura

que es el fabricante de la ballesta con la que se mató a Laura.

¿Él mismo vendió la ballesta?

Exacto, vio al comprador.

-¿Estáis diciendo que este es el asesino de Laura?

-Al parecer, ese tipo mandó grabar ese dibujito en la ballesta.

-No, una loba y una torre, eso dijo el armero.

-¿Estás listo para raptar a tu doncella?

-¿De quién se trata?

-Es tu compañera de trabajo,

Salima.

-Hemos localizado un usuario que tiene el logo del escudo

en la caché de una web que gestiona,

o sea, que está en su ordenador.

-Chaval, tú no estás colaborando en ninguna investigación,

eres tú el que está siendo investigado.

-No he tocado una ballesta en mi vida.

-Entonces, nos vas a ayudar a saber quién lo hizo.

Para empezar me vas a explicar qué carajo significa este logo.

-Ahora tienes las indicaciones necesarias

para llegar a la fortaleza palatina y allí dentro encontrar la cámara

donde debes mantener cautiva a la doncella.

Su captura y su traslado a la fortaleza

son responsabilidad tuya.

-Tiene una parte "online" y una parte AFK, "Away from keyboard",

es decir, en la vida real, por así decirlo.

Esto es más grave de lo que pensaba.

Martín, ¿vas a publicar el listado que te han enviado

con las 50 empresas amenazadas?

Por supuesto que no.

¿Cuántas están en nuestro distrito? Cinco.

Y entre ellas está la de nuestro querido amigo,

"Fernando Quintero planta cara a los radicales de Planeta libre

y no cede a sus amenazas". ¿Eh? ¿Qué te parece?

-Hombre, es bastante desafiante.

-"A este tipo le vamos a tener que callar la boca".

-He recibido otra amenaza. En este caso, viene dirigida a mí.

Aquí tienes esto.

¿Y qué es lo que tenemos aquí, si se puede saber?

Pantallazos de esas amenazas

y las claves de acceso a la cuenta de correo electrónico

en la que he recibido esos mails.

-"He visto que has puesto la entrega del paquete en tu gimnasio.

¿No dijiste que era comprometido?".

-Lo era, pero la situación ha cambiado.

Estoy de responsable y nadie vigila lo que hago.

Es en mi casa donde se podrían complicar las cosas.

-"Espero que sepas lo que haces".

-Bueno, Román, venga, hasta otra.

Y acuérdate de traer el candado, que se te olvida.

-Me voy, tendrás trabajo. -No te preocupes.

Yo solo quiero estar a tu lado.

Y si Natalia se pone en mi contra o me quiere quitar a los niños,

si estás a mi lado no me importa, no tengo miedo.

No tengo miedo si estás conmigo.

Eres la mujer de mi vida, te quiero con locura

y quiero vivir contigo aquí, allí y donde sea.

Te quiero.

(Música emocionante)

Anda que ya te vale.

-¿Ya me vale de qué?

-¿Ni un triste mensajito para contarme qué tal te fue?

-Qué tal me fue, ¿el qué?

-Venga, Lola, no te hagas la tonta que nos conocemos.

-No sé, debo estar lenta de reflejos

porque no tengo ni idea de a qué te refieres.

-¡Calla!

¿Qué tal te fue con Bremón? ¿Hablaste con él?

Cuéntamelo todo.

(SUSURRA) -Estamos juntos, Espe.

Estamos juntos.

Y esta vez va totalmente en serio, ya no hay marcha atrás.

-¿En serio? -Sí, Espe, sí.

Vamos a tirar para adelante, le pese a quien le pese.

Nos hemos dado cuenta de que nos queremos demasiado

como para renunciar realmente a nuestros sentimientos.

-Si yo te decía que lo único que me importa es que seas feliz

y hoy tienes una pedazo de sonrisa

que no te veía desde hace mucho tiempo.

(EXCLAMA) Te mereces tanto ser feliz

después de todo lo que has pasado.

-Pues ya está. Lo que pasó, pasó

y ahora hay que mirar hacia delante con positividad.

-Tengo tantas ganas de estar con Emilio, Espe,

que no te lo imaginas.

Y es que presiento que va a ir todo muy bien.

-¿Estás bien? -Sí, sí, si es que...

A ver, que yo estoy muy feliz por ti y todo eso, ¿eh?

Pero es que...

A ver, que vas a decir que soy un poco envidiosa,

pero es que hace tanto tiempo que no me enamoro

que te veo a ti así, tan radiante y con tantas expectativas

y llena de ilusiones

y, pues me da un poco de pena

pensar en mi casa vacía y,

y yo sola, ¿no? Siempre sola.

-Yo pensé que querías estar sola,

que no te apetecía nada tener pareja seria.

-Que sí, que sí, ¿eh?

Que yo estoy muy a gusto sola, como estoy,

pero, pues pienso a veces

que, que sería muy bonito llegar a casa

y ver series juntos, por la noche

y luego comentar los capítulos o,

o, no sé, o planear las vacaciones

o llegar y que huela a comida recién hecha...

No sé, tonterías.

-Seriéfilo, viajero, cocinillas...

Sí que tienes claro lo que buscas, ¿eh?

-Que no, que no, yo hace mucho tiempo que dejé de buscar.

Qué va, si a ver, que no malinterpretes,

que a mí me gusta mi vida,

yo tengo unas amigas maravillosas

como tú y,

y me llena mucho mi trabajo.

pues claro que me gustaría compartir mi día a día con alguien

y, y tener ese brillo en los ojos

que tú tienes cuando hablas de Emilio.

-Pero mi amor.

Eso va a llegar, de verdad, en el momento más inesperado

vas y te enamoras.

Es lo que me pasó a mí.

-Pues sí, ojalá tengas razón.

-Aunque, con la suerte que yo tengo, seguro que me cae un tumor maligno

antes que un buen novio. (SE RÍE) -¡Anda!

Que no seas tonta, ¿tú te has visto?

Con lo dulce, amable, buena persona,

con ese tacto que tienes para decir las cosas que duelen,

pero que son tan necesarias.

-Que me vas a sacar los colores, tonta.

-Pero te lo digo en serio.

Eres una mujer fantástica, Espe,

y la pareja que te llegue va a ser alguien espectacular.

Porque solo una persona que sea capaz de ver tus cualidades

va a merecer la pena.

Pero lo bueno se hace esperar.

(SE RÍE)

-Qué tonta.

Venga, muchas gracias, compañeros, que habéis sido muy rápidos.

Venga, seguimos hablando.

-Es el parte médico de Silvia,

la chica que abandonó el juego de la Orden de Waldor.

Se rompió una pierna escalando el muro.

Coincide con lo que nos ha contado por teléfono.

-Los de la UIT del Distrito Dos corroboran la versión,

acabo de hablar con ellos.

Han rastreado sus comunicaciones

y no ha mantenido contacto ni con el "game master"

ni con demás jugadores, quitando a Nico.

De hecho, dejó todo contacto con el juego

cuando se enteró del accidente del muro.

-Ya, por teléfono parecía bastante asustada.

de lo del juego ese de la Orden de Waldor.

-No me extraña. No entiendo cómo alguien en su sano juicio

se deja liar en una cosa tan macabra, vamos.

-Sí, somos animales gregarios.

Todos necesitan pertenecer a un grupo,

incluso los que tienen perfiles más asociales.

-Ya, pero te puedes hacer fan de un club de fútbol

Hay que ser muy poco responsable para dejarse liar en algo así.

-Quizá sienten que no encajan en este mundo

y, de repente, aparece un fulano como este

que les convence de que son especiales, los elegidos.

No conocen a los otros jugadores, no compiten entre ellos,

solo contra sus propios miedos para reafirmar su identidad

y yo qué sé, aumentar su autoestima.

-Pues ya podían haberse pegado una sesioncita de psicólogo

antes de irse por ahí matando gente. -Ya.

Hola, Nico, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

-Venía por lo de la Orden de Waldor.

-¿Tienes información nueva? -Sí.

Bueno, no. No sé, quizá tenga algo.

-Bueno, chaval, ¿por qué no intentas empezar por el principio?

-Mira, siéntate.

Ayer, al salir de aquí, en la plaza,

me abordó el novio de su compañera muerta.

Fue muy violento y lo pasé bastante mal.

-A ver, un momento, ¿que Martín Díez te agredió?

-No llegó a las manos, pero me asusté bastante.

-¿Vas a denunciarle?

-No, pobre hombre. Bastante tiene ya con lo suyo.

Que te quiten así a la persona que quieres es injusto.

-Mira, en eso estamos de acuerdo.

-La verdad es que...

el encuentro me impactó muchísimo

y estuve dándole vueltas a la cabeza toda la noche

pensando en quién de mis colegas

sería capaz de enredarse en un juego hasta ese punto.

-¿Se te ocurre alguien?

-Sí. No lo conozco personalmente, pero...

Bueno, en realidad ni siquiera es contacto mío,

pero estuve toda la noche chateando con mis amigos de rol

y uno me habló de un tipo que conoció en un juego "online".

Al parecer, el tío es un crac.

¿Vale? Se pasa los juegos de primera, es un profesional.

A su lado, un veterano parecería un novato,

así que le escribió un mail en plan fan

para que le diera un par de trucos y eso.

-¿Tiene algo que ver con la Orden de Waldor?

-Le confesó que era el único juego que no se había pasado.

Lo abandonó a mitad porque le pusieron una prueba que no le moló.

-¿Sabes cómo se llama? ¿Tienes nombres?

Bueno, no sé si es su nombre real o su "nick".

-Bueno, ¿y algún teléfono, alguna dirección?

-Tengo su email.

Por lo visto vive en Chicago, se lo dije a mi amigo por los horarios,

por eso nunca coincidían para chatear. Se escribían mails.

-Tenemos que rastrearlo.

-Yo ya le he escrito y le he puesto lo que ha sucedido

Le he insistido en que, si sabía algo,

que se pusiera en contacto conmigo.

-¿Que has hecho qué, chaval?

-Tranquilo, Elías, que el chaval solo quería ayudar.

-Estoy hasta los mismísimos de que todos se crean policías.

-Ya. ¿Sabes lo que pasa, Nico?

Que, a estas alturas, cualquiera que haya participado en este juego

es sospechoso y, si tú has contactado,

lo has puesto en alerta y puede que desaparezca del mapa

y tal vez ni siquiera esté en los Estados Unidos.

-O sea que he metido la pata.

Yo pensé que querían contactar con él urgentemente.

-Lo urgente es contactar con nosotros.

Cuando tengas una pista, contacta con la Policía, ¿sí?

Lo siento, de verdad, yo solo quería ayudar.

Bueno, de todas formas, Iván no puede ser el "game master"

o, al menos, no se parece en nada al retrato robot que me enseñaron ayer.

-¿Y tú por qué lo sabes? ¿No decías que no lo conocías?

-No, pero mi colega sí que lo conoce por foto

y dice que tiene obesidad mórbida.

Por eso se pega todo el día enfrente del ordenador,

no se puede mover apenas porque pesa 160 quilos.

-Bueno, a los sospechosos ya los descartamos nosotros, ¿vale?

De todos modos, vamos a rastrear el email de Iván.

Espero que tengas razón, chaval,

y que no hayas puesto sobre aviso al cerebro de todo esto.

-Yo también lo espero.

Le prometo que le voy a avisar si se ponen en contacto conmigo.

-Gracias, Nico, de verdad.

Crucemos los dedos para ver si Iván también se anima a colaborar

como lo estás haciendo tú hasta ahora.

-Venga, tira.

Adelante.

¿Se puede?

Pasa, te estaba esperando.

Te traigo los informes que me habías pedido.

Era una excusa para verte.

Algo había sospechado porque ya te los envié al mail la semana pasada.

No se me ocurrió otra cosa.

Y la verdad es que tenía que hablar contigo urgentemente.

¿Qué ha pasado?

Verás,

he quedado con Natalia hoy para comer

y pedirle el divorcio.

Lola, lo tengo clarísimo.

Quiero estar contigo, a tu lado.

¿Qué te parece?

Después de lo que pasó entre nosotros ayer,

era lógico que lo hiciera, ¿no?

Sí.

He quedado a comer en un restaurante en el centro.

¿Y no era mejor quedar en casa y hablarlo tranquilamente?

No, te aseguro que lo he meditado mucho.

Es mejor que estemos en un restaurante, en un sitio público.

En casa puede montar la bronca

y quiero evitar que los niños escuchen.

Sí, ahórrales eso, te lo digo por experiencia.

Natalia se verá obligada a mantener las formas

y yo podré regresar pronto al trabajo.

Se lo va a tomar doblemente mal.

independientemente de dónde se lo diga.

Ella no se quiere divorciar y, bueno,

cuando lo digiera, pues hablare con ella tranquilamente

y supongo que lo entenderá.

(RESOPLA) Eh.

A ver, Lola, todo va a salir bien.

Oye, no somos la primera pareja que se divorcia ni seremos la última.

Además, nuestro matrimonio ya estaba roto.

Aunque tú pienses lo contrario, ella no va a estar de acuerdo.

Bueno, tarde o temprano tendrá que aceptarlo.

No puede obligarme a estar con ella.

No serviría de nada, ¿no?

Así que...

ya queda muy poco para que sea un hombre libre.

Solo un paso.

Y el más duro.

Mientras esté contigo, puedo con todo.

Venga. Y ahora, a trabajar.

No sé si me voy a quitar de la cabeza tu reunión con Natalia.

Pues tendré que expedientarte

porque te quiero centrada únicamente en el trabajo.

(ASIENTE) A sus órdenes entonces, comisario.

(SUSPIRA)

Hola, Natalia.

Sí, sí, a las dos.

¿Has recibido la ubicación?

Pues nos vemos en el restaurante a las dos.

¿Otro sitio? ¿Por qué?

No, no, por nada, por nada.

A ver, dime dónde.

No me parece apropiado, mujer.

Pues no sé, por nada, pero...

Bueno, vale, vale, es igual. Nos vemos ahí, ¿vale?

Venga, hasta ahora.

Necesito un poco más de tiempo,

la operación bien lo merece.

que le garantizo el control absoluto del bufete

por tan solo un millón de euros.

Es una prima más que razonable, se está llevando un buen bono.

Bueno, pues le tranquilizas.

Me consta que estás deseando volver a Madrid.

Eso es.

Bueno, pues le dices que en España tenemos un dicho:

"Que las cosas de palacio van despacio".

Muy bien.

Estamos en contacto.

Y dile al señor Smith que no se preocupe, que me encargo de todo.

(SUSPIRA)

-¿Otra vez hablando con esos posibles clientes ingleses?

-No, no son posibles clientes,

son posibles socios.

-Socios.

¿De qué estás hablando?

-Los ingleses quieren hacerse con el control de Ocaña Abogados.

Con todo el lío del Brexit, buscan tener un puerto seguro

en la U.E., por lo que pudiera pasar.

-Pues ya se están buscando otro despacho.

Marcelino nunca permitirá que su bufete acabe en manos extranjeras.

-No me estás entendiendo.

No necesitamos a Marcelino para esto,

basta con que les venda mi parte y la tuya.

Tu 10 % es fundamental para cerrar el trato.

-Estás loco si crees que voy a ayudarte con esto.

¿No te basta con haber conseguido que te nombren socio del bufete?

-No.

Quiero el control absoluto

y los ingleses me garantizan el puesto de director,

además de una generosa suma por mis acciones, por supuesto.

-Te ciega la ambición.

No pienso amargarle la luna de miel a Marcelino,

pero, en cuanto vuelva, le pondré al tanto de esto.

-Olvídate de Marcelino.

González,

juntos podemos hacer de Ocaña Abogados una firma internacional.

-Yo no soy ningún traidor.

Conmigo te has equivocado.

-Espera, González, espera.

Guárdate la dignidad hasta que hayas escuchado mi oferta.

Te he dicho que vendas tu parte, no que la regales.

¿Cuántas cosas crees que se pueden hacer con 500 000 euros?

Limpios, para tu bolsillo.

Es una cifra considerable.

-Vaya, ¿interrumpo algo?

Si he pasado ha sido porque Miriam me ha dicho que podía hacerlo.

-Por favor, adelante, Fernando.

González ya se iba, ¿verdad?

Podemos retomar esta conversación más tarde,

cuando hayas meditado mi propuesta.

Estoy seguro de que tomarás la decisión correcta.

Por favor, cierra la puerta al salir.

-Tengo que darte la enhorabuena

porque parece que te comportas ya como el dueño y señor de todo esto.

-No, todavía no, pero pronto.

Estoy trabajando en ello.

¿Puedo ofrecerte algo de beber?

-No, no, gracias, tengo prisa.

-¿A qué se debe tu visita?

No teníamos cita.

¿Necesitas hacer algún movimiento de dinero?

-Lo que me preocupan son mis negocios legales.

-Verás, necesito que me recomiendes una buena agencia de comunicación.

-Conozco a los mejores, Villa Ruedo.

Los tengo en mi cartera de clientes, ¿pero para qué los necesitas?

Pensaba que tu empresa iba viento en popa.

-Y va, va viento en popa,

pero me están colgando el San Benito de tener una de las empresas

más contaminantes de la Comunidad de Madrid.

¿Qué pasa, que no te has enterado?

-Sí, algo he leído en la prensa. Los ecologistas radicales esos, ¿no?

Pero vamos, yo no creo que tenga la más mínima credibilidad.

No me preocuparía lo más mínimo.

-Ya sabes lo que dicen: "Más vale prevenir", ¿no?

Y no quiero que mi empresa se vea perjudicada

por aparecer en esa maldita lista.

Si pones ahora mismo el nombre de Transportes Quintero en internet,

verás que casi todos los resultados

están asociados a esa bazofia ecologista.

Si quieres, te puedo poner en contacto con David Salazar,

el director de Villa Ruedo.

Fuimos compañeros de fiesta en mi etapa de estudiante en Nueva York.

(SE RÍE) -Es curioso, ¿no?

Cada vez que hablas de tu etapa en Nueva York,

te refieres más a fiestas y farras que a tu formación y a tus estudios.

-Cuando uno no duerme, hay tiempo para todo.

-Sí, claro.

Oye, ¿y ese compañero tuyo

es de fiar o es como tú?

-¿Con todo lo que yo hago por ti, Fernando?

-Sí, llámalo, anda.

Quiero poner en marcha esa campaña de lavado de imagen

antes de que sea demasiado tarde.

¿Miriam? Con Villa Ruedo, David Salazar.

Eso es.

Hola. -Hola.

-He quedado a comer con el comisario.

-Muy bien, Pues siéntese donde quiera,

no creo que tarde en llegar.

-¿Aquí suele comer habitualmente?

-Sí, y cuando tiene mucho trabajo,

solemos llevarle la comida a comisaría.

Pero bueno, siempre suele venir a la misma hora,

es de costumbres fijas.

-¿Y cuál es su mesa? Por no romper con esas costumbres.

-Bueno, realmente mesa fija no tiene, suele buscar la más tranquila.

-Ya.

¿Y sabes si suele quedar con otros compañeros?

-Bueno, depende del día sí que viene acompañado,

pero casi siempre viene solo, aunque yo tampoco me fijo mucho

porque a estas horas tenemos un trabajo...

-Ya, me imagino.

Bueno, pues nada, voy a esperarle aquí.

¿Si no te importa traerme una tónica mientras tanto?

-De nada.

-Ah, ya estás aquí.

Hola.

¿Te parece bien aquí?

Sí, bien.

Lo que no entiendo es por qué has elegido este sitio.

Bueno, ¿qué tiene de malo?

No sé, aquí es donde sueles comer habitualmente, ¿no?

No, qué va, no es eso, pero

hubiera preferido comer en otro restaurante.

Qué más da el sitio, ¿eh?

Lo importante es que podamos pasar un rato juntos.

La verdad es que

me ha hecho ilusión que me llamaras para invitarme a comer,

ya ves.

Ya no solemos comer entre semana.

Me ha hecho ilusión.

Sí, bueno...

He pensado que necesitábamos tener un momento de soledad

para hablar lejos de los niños, ya sabes.

¿Como cuando éramos novios?

(SE RÍE)

Todo el tiempo que pasábamos juntos nos parecía poco.

Antes, siempre que podíamos, nos escapábamos para comer juntos.

Sí, bueno, no teníamos tantas obligaciones como ahora.

Deberíamos volver a..., al restaurante del Retiro.

¿Sabes de cuál hablo?

Claro.

Nunca olvidaré aquella comida en la que me pediste matrimonio.

Fue perfecta.

El anillo en el plato del postre

mientras sonaba nuestra canción favorita.

¿Te acuerdas?

Claro, "Heaven", de Bryan Adams.

Yo mismo le pedí al camarero que

pusiera el CD.

Te declaraste justo en el momento en que la canción decía:

"Tú eres todo lo que quiero".

Y claro, yo no tardé ni un segundo en decirte que sí porque

no tenía nada que pensar.

Sabía que eras el hombre de mi vida.

Natalia, mira...

-Aquí tiene su tónica y el menú. Ahora les tomo nota.

-"Heaven" sigue siendo nuestra canción, ¿verdad, Emilio?

(SUSPIRA)

No quiero seguir hablando del pasado, Natalia.

Mira, hemos pasado momentos muy felices

y debemos quedarnos con eso, pero

tenemos que afrontar la realidad.

Las cosas han cambiado.

Ya, bueno, Emilio, pero

los matrimonios pasan por momentos de crisis, ¿no?

Tenemos que esforzarnos más.

El amor no se fuerza.

Pero hay que cuidarlo.

Natalia, a ver, el poco tiempo que estamos juntos

lo pasamos discutiendo.

Yo no quiero seguir así.

No es bueno para los niños, bueno, ni para ti ni para mí.

Por eso

quiero el divorcio.

Natalia.

¡Natalia!

Natalia, Natalia, escucha.

Tenemos que hablar, no te puedes marchar así.

¿Que me quede en tu bar habitual para que vean todos cómo me humillas?

Aquí, el único humillado he sido yo.

Nunca pensé que me montarías un numerito en público.

No, claro, me invitas a comer, ¿para qué?

¿Para pedirme el divorcio? ¿Ese era tu plan?

¿Pero cómo puedes ser tan cínico y tan mala persona?

Cálmate, no me montes un escándalo. ¿Y a ti qué más te da? Vamos a ver.

Si ya todo el mundo sabe que estás liado con esa gogó.

No la llames así.

¿Acaso no ejercía de bailarina de noche?

Lola Ramos es una policía y es una compañera.

Mira, ahí sí que has acertado,

compañera.

Que sepas que, desde que volví a casa,

no he estado con ella.

Qué considerado.

¿Y debería creérmelo?

¿Y por qué no?

¿Sabes qué? Voy a preguntárselo en la comisaría a ella.

Déjala en paz, que ha sufrido bastante.

Escucha, Natalia, esto es algo entre tú y yo, ¿eh?

Vamos a solucionarlo como gente adulta.

Me estás haciendo daño, Emilio, suéltame.

Lo siento, no era mi intención, de verdad.

Definitivamente, esa chica te ha sorbido el seso, ¿eh?

¿Que ella ya ha sufrido suficiente?

Lo que hay que oír. ¿Que ella es la que está sufriendo?

¿En serio?

Natalia, nuestra relación estaba ya estropeada

mucho antes de que ella apareciera en mi vida

así que, por favor, sácala de esta conversación.

Pues no haberla metido en nuestro matrimonio.

Por ella me has mentido, me has engañado

y has destrozado lo que habíamos formado juntos

y ahora no seas tan cínico de decir que es mentira.

Está bien.

Si ese cuento te sirve para asimilar nuestra ruptura,

créetelo, de verdad, créetelo.

Pero sabes que nuestra relación se había roto

desde hace mucho más tiempo.

Emilio, por nuestros hijos,

¡debemos intentarlo por nuestros hijos!

Precisamente por ellos no nos pueden ver discutir todos los días.

No es un buen ejemplo.

De verdad, es...

Si cada vez que estamos juntos es un suplicio.

¿Para qué vamos a continuar esto?

Mira, si crees que vas a deshacerte de mí

como si fuera un mueble viejo es que no me conoces.

No te lo voy a poner fácil.

(RESOPLA)

¿No me habías dicho que habías solucionado las cosas con tu mujer?

Sí, pusimos un parche,

pero, obviamente no ha funcionado.

Miralles, de verdad, siento mucho

que hayas presenciado este espectáculo.

Estás empapado. ¿Qué ha pasado?

Sí, bueno.

Natalia me tiró la tónica en La Parra.

Yo no quería quedar aquí,

pero ella se las ingenió para hacerlo.

Mira, yo no soy quien para inmiscuirme en tu vida privada

y, por supuesto, no necesito detalles.

Pero tú no puedes tener una bronca así con tu mujer

delante de comisaría.

Ha sido algo puntual, Miralles.

Le he pedido que me dé el divorcio.

(RESOPLA) Entiendo.

Pero precisamente tú, por la posición que ocupas,

es que deberías ser más cuidadoso con estas cosas.

Por la imagen del Cuerpo, por la de la comisaría

y, sobre todo, por ti mismo, Emilio.

Y que conste que no te digo nada que no me dirías tú.

Venga.

¿Me pones un zumo de piña, por favor? -Sí, ahora mismo.

-¿Puedo sentarme?

Vengo de comisaría.

-Oye, que sepas que,

que estás en tu pleno derecho de denunciarme, ¿vale?

Ayer me pasé mucho, pero muchísimo contigo.

-No, para nada, no pienso denunciarte.

Entiendo el dolor que debes sentir.

Yo nunca he tenido una pareja así, seria, pero

no puedo imaginar lo que tiene que ser que te la quiten así,

de esta manera.

No sé muy bien cómo se hace esto, pero, en fin,

que quería darte el pésame.

-Gracias.

No, no hay una forma correcta de decirlo, así que...

En fin, sobre todo te agradezco que,

que comprendas que ayer perdiera los nervios en la plaza.

-Quiero ayudarte, ¿sabes? Hacer algo útil.

Necesito ayudar a la Policía a cazar al que dirige este juego.

-Por eso es por lo que has ido a comisaría.

-He localizado a través de un colega

a uno de los exjugadores de la Orden de Waldor.

Conseguí su email.

-Bueno, ¿y ellos han hablado con él? ¿Ha dicho algo?

-Bueno, de momento, nada, no da señales.

Pero creo que la cagué.

Tenía tanta prisa por contactar con él

que le escribí por libre, sin avisar a la Policía.

Así que, si está implicado,

dicen que podría desaparecer por mi culpa.

-Vale, ¿pero tú crees que este puede ser el asesino?

-Yo no lo creo, pero me han echado una bronca del ocho

por pasarme de listo, claro.

Menuda mala leche que tiene el policía ese canoso.

-Elías Guevara.

Claro, no, no, yo me he llevado,

me he llevado unas cuantas broncas suyas.

No es nada personal, créeme. Es buen tío, pero...

¿Tú por qué crees que este exjugador no es el asesino?

-Es un "gamer" total, de los que lo ganan todo.

Y, precisamente, se salió de la Orden de Waldor

porque no le molaba su rollo.

(ASIENTE) -Además, vive en Estados Unidos.

pero no coincide para nada con el retrato robot de la Policía.

-Claro, es que yo pienso

que el comprador de las armas

no necesariamente tiene que ser el que cometió los crímenes.

Lo más seguro es que sea el organizador del juego,

el que propone las pruebas a los jugadores,

el "game master".

-Sí, el "game master". Estoy familiarizado con el término.

Aquí donde me ves soy periodista de investigación.

Al menos lo era, antes de, de que pasara lo de Laura.

Ahora es que, directamente, no sé quién soy.

-Espero que se haga justicia, de verdad.

-Yo también. Y que se haga pronto.

Más vale que pillen a ese "game master" cuanto antes

porque, si no, yo te digo que va a haber más crímenes.

-Hola.

Ha pasado algo muy grave.

¿Me sirves uno? -Sí, claro. Toma este.

-Oye, ¿soy yo, Espe, o todo el mundo está raro hoy?

-Raro, ¿por qué?

-Pues no sé, he notado alguna mirada por ahí.

Tengo la impresión de que cuchichean a mis espaldas,

como cuando sacaron mi foto de gogó.

Tengo esa misma sensación.

¿Estoy paranoica o qué?

-Bueno, ya se les pasará

cuando asuman que lo tuyo con Bremón va en serio.

Bueno, yo me voy que tengo una pila de trabajo...

-Quieta, quieta, quieta ahí.

¿Qué pasa? ¿Te has ido de la lengua? -¿Yo?

Lola, la duda ofende.

Yo no he dicho ni pío.

Y que conste que más de uno ha venido a intentar sonsacarme.

-¿Quién te ha preguntado? -Ay, no empieces tú también, Lola.

Que todo el mundo viene a preguntarme y luego yo soy la cotilla.

-Bueno, pero aclárame la situación. Ven, siéntate conmigo.

-Es que yo no te quería decir nada

porque supuse que Bremón te lo contaría en persona.

-Pero decirme, ¿el qué?

(RECHISTA)

-Por lo visto,

el comisario ha tenido una discusión subida de tono con su mujer

en medio de la plaza.

-¿Subida de tono? ¿A qué te refieres?

-Pues yo no los he visto, pero, por lo que me han contado,

Se ve que ella le ha tirado una copa a la cara al comisario.

Hay distintas versiones

sobre el contenido de la copa,

pero todas coinciden en que le ha puesto perdido.

Es que seguro que todos se piensan que es por mi culpa.

-A ver, que me han dicho que gritaba mucho, sobre todo ella,

y tu nombre ha salido a colación.

Pero no creo que nadie te culpe.

Estas cosas pasan, Lola. -Ya, bueno, pero no es agradable

que tu vida personal esté en boca de todos.

Pobre Emilio, lo tiene que estar pasando fatal.

-Pues cuando te diga quién ha presenciado la bronca...

-¡Ay, madre! ¿Quién?

-Miralles.

Me han dicho que ha esperado a que ella se vaya

para hablar muy seriamente con él

y no han sabido decirme qué le ha dicho, ¿eh?,

pero ya sabes cómo es la jefa cuando se pone seria.

-Lo que faltaba.

¿Se puede saber qué hacéis aquí?

-Vengo a que me cuentes qué es eso tan grave que ha ocurrido.

Sería mejor que me lo explicaras en persona.

-No podéis dejaros ver por aquí.

-Puedes atenderme como a un cliente más.

-Que la mitad de los clientes son policías,

que la comisaría está ahí enfrente. que no deberías haber venido.

-Tranquilízate y dime qué ha pasado para que estés tan nervioso.

-Tienen vuestro retrato robot

y saben que comprasteis las armas medievales.

-¿Pero cómo que muy bien? Tenéis que desaparecer.

Si tienen vuestro retrato es porque os han reconocido

-El verdadero guerrero de Waldor jamás abandona el campo de batalla

Si tiene que morir, asumirá su derrota con honor

y sin miedo, ¿lo has olvidado? -No lo he olvidado,

¿pero por qué correr riesgos innecesarios?

Podemos dejarlo reposar y volver cuando esté más calmado.

-Si eso es lo que piensas, mereces llevar ese delantal toda tu vida.

Pero si de verdad deseas convertirte en guerrero de Waldor,

debes seguir adelante con tu misión.

Captura a la doncella. No me defraudes, iniciado.

-Lo haré.

Ya lo tengo todo preparado.

He estudiado los planos de la fortaleza y tengo la llave.

-Esta noche es la señalada para que cumplas tu tercera tarea

y estarás un paso más cerca de formar parte de la orden.

-Sí, mira, tienes que salir todo recto

hasta el final de la calle

y justo, a mano izquierda, te vas a encontrar la parada de autobuses.

Subes fácil, ¿eh? No tiene pérdida.

-Me podías haber presentado a tu amigo.

-¿Qué amigo? Si ese era uno que se había perdido

y estaba preguntando indicaciones.

-Ah, pues me había parecido...

¿A que no sabes de dónde vengo? -No.

-De la gestoría.

Este es tu nuevo contrato, a jornada completa

y con el ajuste salarial que corresponde.

Ya léetelo y, si estás de acuerdo con todo,

pues mañana mismo firmamos, si te parece.

-Muchas gracias, María.

-Yo creo que va a empezar una nueva etapa en La Parra

y que va a ser fantástica.

Además, estoy muy contenta de haber delegado en Salima y en ti

porque aparte de que lleváis el negocio magníficamente,

hacéis un gran equipo.

-Bueno, sí.

-Yo sé que a ti Salima te sigue gustando,

pero no te preocupes porque eso queda entre tú y yo.

Hombre, Alicia, qué sorpresa.

Siempre es un placer verte y charlar contigo educadamente.

¿Qué te trae por aquí?

Eso debería preguntártelo yo.

¿Se puede saber qué haces en el despacho de mi padre?

Me ocupo de sus clientes en su ausencia.

Tengo que consultar algunos expedientes en su ordenador.

No me mires así, él está al corriente, puedes preguntarle.

No pienso molestarle en su luna de miel

para preguntarle por ti, precisamente.

¿Te importa dejarme el sitio, por favor?

Por supuesto.

¿Qué buscas? Igual te puedo ayudar.

Sí, ya me imagino que conoces al dedillo

el contenido de los cajones de mi padre.

¿Te has ido de casa sin llaves?

¿Te puedes quitar?

No, son para Rober.

Se viene a vivir conmigo, por si te interesa.

Qué gran idea. ¿Y lo sabe Marcelino?

Quizá debería decirle que se ha colado un quinqui en su chalet.

Eres imbécil.

Yo no hago nada a espaldas de mi padre

y espero que sea verdad que tienes permiso para estar aquí

porque, en cuanto vuelva, se lo contaré.

A Marcelino puedes contarle lo que quieras.

Con tu padre biológico creo que tengo yo más relación que tú.

Esta mañana hemos estado aquí reunidos.

Me alegro mucho de verte, González. -¿Has encontrado lo que buscabas?

Sí, gracias.

Ojalá todos los socios fueran tan legales como tú.

Cualquiera diría que tienes una oferta de medio millón.

-Te puedes meter el medio millón por donde te quepa,

céntimo a céntimo.

No voy a hacerle una jugarreta de ese calibre a Marcelino.

-¿Qué pasa, González?

¿Quieres más dinero?

-No es por dinero, es por lealtad.

Me consta que no sabes lo que es, pero para mí es importante.

-Vamos, González, la lealtad está sobrevalorada.

Échale un poco de imaginación.

Soy joven, guapo, un abogado brillante

y tengo a los ingleses en mi bolsillo.

-En cambio, Marcelino está de retirada,

más centrado en su amorcito enfermo que en otra cosa.

¿Quién crees que estará al cargo en un futuro muy próximo?

-No lo conseguirás sin mi ayuda

-Si siempre me vienes con el cuento

de los años que llevas trabajando en esta empresa.

Tómatelo como una recompensa.

-Precisamente, porque estoy en esta empresa desde sus inicios,

no voy a darle la estocada final dejándolo en tus manos.

¡No insistas!

-Quizás deberías consultarlo con la almohada.

O con Jenny.

Bonito nombre,

Jenny.

¿Qué pasa, no te gusta?

¿Qué crees que pensaría tu querida Jenny cuando se entere

de que has dejado escapar este dineral?

Con la falta que le hace para traerse a su pequeñín desde Perú.

-¿De dónde has sacado tú todo eso?

-Es lo que tenemos los abogados brillantes,

antes de ofrecer un trato, nos cubrimos las espaldas

no vaya a ser que nos digan que no.

¿Ves como tengo el talento necesario para cubrir este bufete?

-¿Lo sabe alguien más?

-Solo la persona que contraté para seguirte y espiarte,

pero tranquilo, es un profesional

y yo no tengo ningún interés en contarle a tu mujer

que tienes una amante peruana llamada Jenny.

Es más, me parece genial que lleves una doble vida.

-Calla. -¿Callar?

Mejor hablar las cosas.

Mira, yo soy ambicioso, ya lo sabes, pero no soy ningún chivato.

-No, eres una rata.

-Y tú un pobre cincuentón que está con una amante 30 años más joven

que solo está contigo por el interés.

Es el cuento más viejo del mundo,

pero tú, mi querido González, has caído con todo el equipo.

-No tienes ni idea de lo que estás...

-Sí que tengo idea de algo, sé que, con ese dineral,

podrías comprarle todos sus caprichos a Jenny

y, de paso, te ahorrarías más de un disgusto familiar.

Pero bueno, en cualquier caso, es una decisión

que tienes que tomar tú solo, libremente y sin presiones.

Buenas noches.

Nunca pensé que Natalia, en público,

me pudiera montar este numerito, pero, la verdad, no sé,

se lo ha debido tomar como una ofensa personal.

Bueno, mira, ya está hecho. Ahora no te tortures.

Mira, Lola, si por mí no es, yo me lo merezco,

pero lo siento por ti. No.

No, no deberías pasar otra vez por esta situación.

No, si estoy acostumbrada.

Sabía que iba a pasar esto desde que empezamos,

pero no sabía que iba a pasar tan pronto.

Gracias por ser tan comprensiva.

Hoy estarás hasta arriba de broncas, ¿no?

(RESOPLA) La verdad es que sí, tengo el cupo cubierto, ya.

Ya.

Lo que realmente me preocupa es lo que no me has contado.

¿A qué te refieres?

Miralles.

Me han contado que ha tenido unas palabras contigo después de todo.

Pues, desgraciadamente, sí.

de que viera toda la discusión en la plaza.

Ya. ¿Y qué te ha dicho? Verdades.

Que soy la máxima autoridad de esta comisaría

y que no puedo montar numeritos de esa manera

delante del vecindario y lo peor es que tiene razón.

No puedo controlar las reacciones de Natalia,

pero sí debería, al menos, saber controlar las mías.

¿Has vuelto a tener noticias suyas? No.

Pero supongo que esta noche,

cuando se dé cuenta de que no voy a ir a casa a dormir,

me freirá a llamadas.

¿Vas a ir al hotel? ¿Estás seguro? Sí.

Lo último que quiero es tener la discusión otra vez con ella,

pero, esta vez, delante de los niños.

La verdad es que, después del mal trago,

siento que lo peor ya ha pasado.

De verdad, Lola, a pesar de las amenazas de Natalia,

reconozco que, de alguna manera, me siento liberado.

Y es que lo tengo clarísimo,

clarísimo.

Te quiero a ti.

¿Por qué no te vienes al hotel y pasamos la noche juntos?

No, es mejor que hoy, no.

¿Por qué no?

(SE RÍE)

Es mejor que hoy se enfríen un poco los ánimos, ¿no?

Si lo prefieres, puedo ir a tu casa.

Es que no quiero pasar la noche solo.

Es mejor que hoy te quedes en el hotel

y reflexiones en calma y solo.

Lola, si no tengo nada que reflexionar,

lo tengo todo muy claro.

Mira, desde que rompimos no he hecho más que imaginarme

cómo sería la vida junto a ti.

Lo bueno es que, ahora, ya no es una fantasía, es real.

Pues por eso quiero dormir contigo, para creérmelo del todo.

Pero si antes lo has dicho tú,

Natalia no va a parar de llamarte en toda la noche y lo mejor es

que descuelgues el teléfono, hables con ella

y se calmen un poco las cosas, ¿no crees?

Hagamos las cosas bien.

Tienes toda la razón.

Tenemos mucho tiempo para estar juntos.

Ahora, tengo que centrarme en pasar página

y ver cómo lo puedo hacer sin causar mucho daño.

Vale, está bien, otra vez será. Muchas gracias, compañeros.

-¿Y bien? ¿Han podido localizarlo?

-Han rastreado su mail, sí.

Al parecer, la última ubicación, efectivamente, es en Chicago.

Han contactado con la Policía de allí para comprobar su dirección,

pero ni rastro de Iván.

Allí solo hay una señora con un chico pequeño.

Yo creo que nos encontramos ante una vía muerta.

(SUSPIRA) -Bueno, no desesperemos.

-Los del Distrito Dos me han advertido

que esa cuenta hace dos semanas que no se utiliza

y que bueno, y que los "gamers"

también suelen utilizar varias cuentas

para registrarse en diferentes juegos "online", no sé.

-Claro. O sea que es probable que ni haya leído el correo de Nico.

-Hola, quería comentarles algo.

-Ajá. -Claro, Nico, ¿de qué se trata?

-Hace un rato me han llamado de un teléfono oculto

y, al descolgar, se ha cortado. Me ha dado muy mal rollo

y como me dijeron que no hiciera nada solo...

-No, has hecho muy bien en venir. Podría tratarse de él, ¿no?

-Oye, no perdemos nada si intervenimos tu teléfono

y podemos registrar la llamada en caso de que te llamen.

¿Qué? -Me acaban de escribir.

Es él, es Iván. -¿Y qué dice?

-Dice que he tenido suerte de que conteste

porque esa cuenta no la usa.

-Pero bueno, ¿dice algo de la Orden de Waldor?

-Dice que jugó hace tiempo,

pero que las misiones eran cada vez más arriesgadas, incluso ilegales.

Superó tres pruebas y, a la cuarta, se negó a hacerlo y dejó el juego.

-¿Y dice por qué lo dejó? ¿Lo cuenta?

-Le dijeron que tenía que robar un perro de raza mastín,

grabarle con un fierro quemador

el escudo heráldico de la Casa Waldorf,

colocarle un collar de púas y luego abandonarlo en el campo.

Durante la Edad Media, solían ponerle al gran danés

y al mastín un collar de púas para llevarlo a la guerra.

-Ya, y de agredir animales pasaron a agredir personas.

-Tenemos que encontrar al cerebro de esa porquería

y acabar con este juego.

¿Dice algo del "game master"?

-Dice que sabe que se llama Néstor y que vive en Madrid.

(LEE) "Es un tipo delgado, de mirada turbia,

de unos 30 años y bastante asocial".

-Bien. Oye, mira, con permiso, chaval.

(LEE) "Hablé directamente con él una vez mediante un videochat

justo antes de cometer el robo del perro.

Tenía dudas sobre la misión

y el "game master" intentó disiparlas.

Le dije que necesitaba verle la cara y él accedió.

En cuanto le conocí, me di cuenta de que era un sociópata

y que todo aquello podía derivar hacia un lugar muy oscuro.

Corté cualquier relación".

(RESOPLA) -¡Tenemos una captura del videochat!

Tenemos la cara de este tipo.

-Es él, Elías.

Coincide con el retrato robot.

-Nos tienes que reenviar este mail inmediatamente.

Hablemos con Miralles. Hay que redistribuir esta foto.

-Estamos más cerca de ese monstruo que nunca. Pasémoslo.

No dejes de localizarnos, Nico. -Buen trabajo, chaval.

Siento si he sido borde esta mañana, ¿eh?

-Nada, me alegra haber sido útil. -¡Venga!

(EXCLAMA) Está buenísimo, esto, ¿eh?

La verdad es que estás dejando el listón muy alto.

Menú especial para nuestra primera cena en esta casa,

pero no te acostumbres a que me lo curre tanto.

Pues sí, porque yo la cocina... Ya sabes que soy muy simple.

Si pensaba que el pollo al ajillo era un plato de gran creación.

No te pases con mi pollo, que me sale muy bueno.

Cierra los ojos, anda, que te quiero dar una cosa.

Las llaves de casa.

Muchas gracias, cariño.

¡Ah, claro! Ahora lo entiendo.

Es el misterioso recado que te ibas a hacer, ¿no?

Hacerme una copia de las llaves.

Bueno, he ido a buscarlas al bufete de mi padre,

pero tenía que haber ido a hacer una copia.

Me he encontrado a Sergio y ha sido desagradable.

¿Le has dicho que me has dado una llave?

Sí.

Pues zasca.

¿Ahora te vas a poner también en plan gallito?

No, pero para todo lo que he aguantado de él,

que se veía casado contigo y todo,

que sepa que tengo unas llaves y que voy a vivir contigo y que rabie.

En el fondo creo que se lo he dicho para hacerle daño.

Pero es que me ha dado tanta rabia verlo en la silla de mi padre

sentado, creyéndose que el bufete era suyo...

Vamos a cambiar de tema,

que no vamos a dejar que Sergio nos arruine

nuestra primera noche juntos de convivencia.

Por supuesto que no.

¿Has colocado ya tus cosas? ¿Había hueco en los armarios?

Me sobra la mitad del armario. ¿Para qué quieres tantas perchas?

Pues no sé, manías absurdas de la gente

que va a trabajar en camisa en vez de en camiseta, ¿te lo crees?

Pero en el baño no me has dejado hueco.

Pero vamos, que te lo he reorganizado todo.

Pues que hay dos baños, Rober, por eso no he retirado mis cosas,

pero vamos a compartir este y a ver qué tal.

Pues mira, un baño menos que limpiar.

En realidad, Puri viene tres días a la semana.

¿Te acuerdas de ella? ¿La interrogaste cuando me robaron?

Sí, sí, me acuerdo.

Pensarás que soy un cateto, ¿no?

No. Lo que pienso es que eres el hombre más maravilloso

que he conocido

y quería darte las gracias por aceptar venir a vivir aquí.

Sé que tu barrio te encanta,

pero en esta urbanización vas a encontrar cosas que te gusten.

Esta urbanización tiene lo mejor de todo,

que eres tú, que estás en ella.

Y con eso ya me basta y me sobra para ir al fin del mundo,

si hace falta.

(SUSPIRA)

Madre mía, estoy reventada.

Tú también tienes pinta de estar cansado.

Oye, ¿quieres que ponga música electrónica

y así recogemos a gusto?

-No, creo que María bajaría si oyese ruido.

(SE RÍE) -Al final le estoy cogiendo el gusto a escucharla.

Debes raptar a una doncella

y esconderla en la fortaleza palatina.

-¿Como hizo Rómulo?

-Así es, iniciado.

Como hizo Rómulo con las doncellas sabinas.

Él fue el primero de la dinastía de guerreros

de la que somos descendientes.

Prepárate,

tu próxima misión será pronto.

Pronto recibirás nuevas instrucciones.

-Estaré preparado, maestro.

¿Me estás oyendo?

-No, perdona.

¿Qué me decías?

-Nada, te estaba hablando de música.

¿Qué tienes ahí?

María me ha dicho que ya te ha dado el contrato a jornada completa.

¿Lo has leído? Si quieres lo podemos mirar juntos.

-No.

-Sí, claro, perdona, es algo personal.

No sé, pero es que me apetece tenerte todo el día de compañero.

¿Estás bien?

Bueno, que igual te lo quieres pensar, claro.

Como has estudiado para otra cosa...

-Soy el escudero Alasfer, hijo de Alastor.

Mis enemigos me llaman "El portador de almas".

-¿Qué dices?

-Aspiro a ser un guerrero de la Orden Waldor

y para ello ya he completado dos misiones

encomendadas por el gran maestro.

-Venga, Carlos, que no tiene gracia, déjalo.

-En la primera tuve que decapitar con una espada Claymore

al guardián del castillo

y en la segunda, ayudado por una ballesta,

tuve que atravesar el corazón de la hechicera con una flecha.

-Pero ¿qué dices?

A la inspectora la asesinaron.

Oye, a Laura la mataron con una ballesta.

Carlos, ¿qué tienes que ver tú con eso?

-Ella era una bruja, igual que tú eres una doncella

y tú eres mi siguiente misión.

Debo llevarte conmigo a la fortaleza palatina.

¿No habíais decidido estar juntos? -Ya, pero tras el numerito

que montó ayer su mujer en La Parra, pues no sé,

he pensado que lo mejor era que se enfriaran los ánimos.

Además, por la noche le iba a freír a llamadas

y no me apetecía nada estar presente. -Yo también la entiendo a ella.

No debe ser fácil asumir

que tu marido te deja por una más joven.

¿Qué? ¿No se te ocurre nada?

-Nada, ¿de qué? -¡De Salima!

Igual te comentó si tenía un plan especial para hoy o algo.

-Vamos a ver, que yo tampoco tengo por qué saber dónde está.

-¿Por qué te pones así?

-He venido a decirte que dejo La Parra.

-Si buscas al comisario Bremón, está en su despacho.

-No busco a mi marido, sino a ti.

Tenemos una conversación pendiente.

-Mira, Natalia, no me tienes nada que decir.

Ya jugaste tus cartas cuando me mandaste la foto de tus hijos.

-Igual esto es meterme donde no me llaman,

pero es que, por mi trabajo, he visto mucha gente

intentando ahogar sus penas en el alcohol

y le digo, de verdad, que no es una solución,

que solo aumenta los problemas.

Natalia, ¿no ves que estamos en medio de una reunión?

¿Tu reunión es igual de importante que tu petición de divorcio?

Bueno, creo que lo mejor será que continuemos después.

No, no te vayas. Si es vox populi

que Emilio se está tirando a una jovencita de la comisaría.

Lola Ramos, para ser más exactos. Natalia, basta ya, por favor.

¿Qué tal está tu padre, por cierto?

Que me refiero a tu papá Quintero,

que está en el punto de mira de los ecoterroristas.

Déjame en paz.

El otro sí que anda en una nube,

lejos de las preocupaciones que da el despacho.

Pero para eso me tiene a mí, que me dejo la piel

para salvaguardar el nombre de los Ocaña.

Eres asqueroso.

¿Qué has decidido? ¿Vendes tu parte?

-No, no pienso traicionar a Marcelino.

-Mira que a tu mujer no le hará gracia saber

que sois tres en tu matrimonio.

No pretenderás que después del daño que me estás haciendo

sea comprensiva contigo.

O das un paso atrás

o conseguiré que un juez no te deje ver a los niños.

que te digo yo que este mensaje no lo ha escrito Salima,

-Acabo de empapelar el barrio

con fotos del sospechoso del crimen de Laura.

¿Te importaría ponerlo en algún sitio visible?

Voy a buscar a Salima, está desaparecida.

(Puerta)

Debe ser mi traje.

Lo dejé en el servicio de lavandería para que me lo lavaran.

Tu última novia ha desaparecido y pareces estar contento.

Miralles me tiene informado

y si a estas alturas no sabemos nada de ella

es porque sois una panda de incompetentes

que no hacéis más que dar palos de ciego.

-Ha llegado esto, señor Mayoral. ¿Quiere que le prepare algo?

-No.

-Para ingresar en la Orden de Waldor

debía raptar a una doncella y es lo que he hecho.

He cumplido mi tercera misión.

-La chica no volverá a trabajar

ni mañana ni ningún otro día.

  • Capítulo 150

Servir y proteger - Capítulo 150

01 dic 2017

Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotografía del game master del juego de rol gracias a la colaboración de Nico, un antiguo jugador.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 150 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 150 "
Programas completos (161)
Clips

Los últimos 740 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 158 Completo 53:00 78% ayer
    Capítulo 158 ayer Maite, la madre de Elena, comunica a Miralles que su hija Isabel ha vuelto a salir del coma. Olga y Quico se reconcilian, después del equívoco vivido con Pilar. La llegada del famoso actor Hugo Ferr...
  • Nuevo Capítulo 157 Completo 56:09 93% pasado jueves
    Capítulo 157 pasado jueves Olga discute con sus padres por sus ideas cercanas a los postulados de Planeta Libre. Cuando va a buscar apoyo en su novio, encuentra al chico abrazado a Pilar. Sergio tiene una idea para acabar con el chantaje d...
  • Nuevo Capítulo 156 Completo 51:44 94% pasado miércoles
    Capítulo 156 pasado miércoles Natalia no se conforma. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar 'Planeta Libre...
  • Nuevo Capítulo 155 Completo 54:44 89% pasado martes
    Capítulo 155 pasado martes Natalia no se conforma con su estado. Salima sufre estrés post-traumático. Sergio se verá obligado a satisfacer las extrañas demandas de Rafael, el chantajista. Quico quiere dejar '...
  • Nuevo Capítulo 154 Completo 54:16 97% pasado lunes
    Capítulo 154 pasado lunes Tras conocer las consecuencias de su accidente, Natalia dice a Bremón que no le quiere a su lado, pero el comisario no quiere abandonarla. Sergio conoce por fin la identidad de quien le envió el an&...
  • Capítulo 153 Completo 52:37 96% 07 dic 2017
    Capítulo 153 07 dic 2017 Miralles asigna a Rober y Alicia la investigación de la muerte de Eric. Quico sufre por su pérdida. Lola confiesa a Espe que intuye que lo suyo con Bremón se ha acabado para siempre. Nacha y ...
  • Capítulo 152 Completo 56:17 92% 05 dic 2017
    Capítulo 152 05 dic 2017 Natalia, la mujer de Bremón, es sometida a una delicada operación tras sufrir un accidente de coche. El comisario se siente culpable. Elías y Nacha averiguan el emplazamiento del escondite do...
  • Capítulo 151 Completo 53:48 99% 04 dic 2017
    Capítulo 151 04 dic 2017 Natalia no está dispuesta a aceptar que su marido le deje por Lola. Carlos tiene retenida a Salima, mientras María acude a comisaría y habla con Miralles y Elías. Sergio intenta hacers...
  • Capítulo 150 Completo 54:35 95% 01 dic 2017
    Capítulo 150 01 dic 2017 Bremón pide el divorcio a su esposa Natalia. Rober se muda a vivir con Alicia y ambos lo celebran con una cena romántica en el chalé. Elías y Nachan logran dar con el nombre y la fotog...
  • Capítulo 149 Completo 51:33 94% 30 nov 2017
    Capítulo 149 30 nov 2017 El escudo de las armas medievales lleva a Martín, Elías y Nacha a un antiguo jugador de rol llamado Nico. Carlos es incapaz de disimular ante Salima las tribulaciones de su nueva misión. Jair...
  • Capítulo 148 Completo 52:47 95% 29 nov 2017
    Capítulo 148 29 nov 2017 Néstor informa a Carlos cuál va a ser su siguiente prueba a superar. Carlos se queda aterrado al saber quién será su próxima víctima. Quintero hace unas declaraciones p&u...
  • Capítulo 147 Completo 54:24 92% 28 nov 2017
    Capítulo 147 28 nov 2017 La aparición de Eric complica la relación de Quico y Olga. La policía consigue contactar con el armero que fabricó la ballesta que acabó con la vida de Laura. Paty y Max se desp...
  • Capítulo 146 Completo 53:36 94% 27 nov 2017
    Capítulo 146 27 nov 2017 Alicia ofrece a Rober mudarse a casa de Marcelino, pero él no parece muy dispuesto. Elías y Nacha investigan una tienda de juegos de rol en busca del asesino de Laura. Paty duda si irse a Barcelona ...
  • Capítulo 145 Completo 54:38 83% 24 nov 2017
    Capítulo 145 24 nov 2017 Miralles pone a Alicia y Rober al frente de la investigación de lo ocurrido en el Congreso. La policía sigue sin pistas sobre el misterioso hombre captado por las cámaras de seguridad tras el...
  • Capítulo 144 Completo 52:57 83% 23 nov 2017
    Capítulo 144 23 nov 2017 Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Capítulo 143 Completo 52:36 79% 22 nov 2017
    Capítulo 143 22 nov 2017 Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Capítulo 142 Completo 53:51 93% 21 nov 2017
    Capítulo 142 21 nov 2017 Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Capítulo 141 Completo 56:11 95% 20 nov 2017
    Capítulo 141 20 nov 2017 Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Capítulo 140 Completo 53:05 86% 17 nov 2017
    Capítulo 140 17 nov 2017 Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% 16 nov 2017
    Capítulo 139 16 nov 2017 La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...