www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
4017451
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 11 - ver ahora
Transcripción completa

quién le gusta o quién no.

-¿Qué te ha "pasao"?

(ATURDIDA) -Me han violado.

No le vi la cara. ¿Llevaba una máscara?

Había algo extraño en ese hombre.

¿El qué?

Su olor. ¿Cómo era?

Era una mezcla de colonia... y algo más.

¿Como si fuera un producto químico? No me acuerdo, lo siento.

(ELÍAS) ¿Crees que es el mismo? O alguien que le imita.

¿Diez años después? Esta vez le cazamos.

Puede que estemos ante la misma persona.

Esta es la publicidad que menos nos hace falta ahora.

¿A quién no le hace falta, a la comisaría o a ti?

Si hace diez años hubieras hecho bien tu trabajo junto a Elías

esa chica, Pilar, no habría sido violada.

Podemos empapelar a Miralles por la muerte de Jorge Hernández.

No sacrificaré a mi mejor policía por una venganza personal.

No sé qué tienes pendiente con Miralles, pero pasa página.

La persona elegida para ser la jefa de la UFAM...

es Lola Ramos.

La gente dice que Bremón te ha dado el puesto porque...

se muere por echarte un polvo, si no lo ha hecho ya.

-Asegúreme que no hay motivos más que profesionales.

Solo son motivos profesionales, por supuesto.

Me gustaría que trabajáramos juntas en la UFAM.

-¿Crees que es posible? -No.

-Vengo a por la píldora del día después.

-¿Son para ti las pastillas?

Cuando le pregunté acabó confesando

que no eran para ella, sino para una amiga.

¿En qué estabas pensando, Olga?

-No volverá a pasar, pero estoy asustada, necesito la pastilla.

-Iré al centro de salud.

Lo que no es normal es dejarla hacer lo que quiera

y que se salga con la suya.

Es una niña, ¡una niña! Y es tu hija.

Si no me recordaras tantas veces que tuve que adoptarla

y por qué tuve que hacerlo.

Hace 3 semanas fuiste con Márquez al desalojo de unas chabolas.

¿Dónde estaba Martínez entonces?

(TENSO) No sé, solo sé que Martínez no vino esa noche.

¡Un policía de mi comisaría sabe cosas que no me quiere contar!

Pues denúnciale. No puedo acusarle sin pruebas.

Porque sabes que fue un accidente.

-No sé dónde está Martínez. -Creo que está metido en un marrón

porque ayer me frieron a preguntas.

-No me importa lo que haga con su vida.

-No quiero que me salpique.

Hace dos o tres días Martínez me vino a ver,

para decirme que quería irse de viaje a Sudamérica,

Y quería hacerlo conmigo.

Martínez compró un billete a República Dominicana ayer mismo.

Debe estar tostándose en una playa de Samaná.

¿Me preguntas si tengo pareja?

La respuesta es no. ¿Y tú?

Haber aprovechado tu momento en la facultad.

Fuiste tú quien me rechazó. No porque no me gustaras.

No entiendo. No quería ser una más.

¿Has terminado de tontear con ese? Te estás pasando un poco.

No sabía que ese era tu tipo.

Pero ¿tú qué sabes cuál es mi tipo?

Disimula un poco, que se te ven los celos de aquí a Lima.

Te equivocas, no es mi tipo. No tenemos nada en común.

Ya. -Para mí nunca fuiste una más.

La que me gustaba de verdad eras tú.

Me sigues gustando.

(SUSURRA) Más que entonces.

(Música emocionante)

Anda, ¿y esto?

Papá, pero ¿qué haces aquí?

Anulé el viaje a Valencia. ¿No te lo dije?

No, por eso me he asustado.

¿Y tú qué haces levantada?

Pensaba que hoy empezabas más tarde.

Sí, lo que pasa es que iba a la cocina a por un vaso de agua.

Ah. ¿Y este libro?

No me digas que piensas retomar tu carrera de Derecho.

No, lo encontré en el armario haciendo limpieza,

y voy a hacer una caja de libros para llevarlos a la parroquia.

¿Lo ibas a regalar?

Si es que ya no lo quiero para nada.

Y seguro que muchos estudiantes lo necesitan más que yo.

"No lo quiero para nada".

Supongo que he fracasado al transmitirte mi amor por el Derecho.

Oye, ¿vas a ir con esta corbata? Sí, ¿qué le pasa?

Que tienes otras más bonitas y que pegan más.

¿Y si te pones la azul que te regalé?

Es estrecha, este cuello es muy ancho.

Qué va. Ve a ponértela, verás lo bien que te queda.

Bueno, si tú lo dices voy a buscarla.

(SUSURRA) ¡Corre! ¡Corre!

Es mi padre, no hagas ruido. -¿Cómo?

Pero si me dijiste... ¡Ah, ah! ¡Que no hagas ruido!

¿No me vas a dar un café? Sí, con tostadas.

¡No, papá, esa no, que es muy estrecha!

Vete o lo que te doy es una torta. Vale, ya me voy.

Pero dame un beso.

Ha sido una noche...

-Ali, te referías a esta, ¿verdad?

Sí, esta era.

Hubo un tiempo en el que no salía de casa

sin que tu madre me hiciese el nudo de la corbata.

Todos los días.

No se quedaba tranquila hasta que me daba el visto bueno

antes de salir a trabajar.

Tú me recuerdas mucho a ella.

Te quiero, hija.

Y yo a ti, papá.

(LA BESA)

¿Dónde habré dejado mi móvil?

Hola, soy Alicia.

Estoy muy bien, ve al grano y dime dónde está Martínez.

¿Por qué no puedes decírmelo por teléfono?

Está bien, nos vemos donde tú me digas.

De acuerdo.

¿Algún problema, hija?

Nada. Nada...

(SUSPIRA)

¡Jairo! ¡Jairo, ven aquí!

¿Qué pasa?

Eso digo yo, ¿no te das cuenta de que vas a quemar la casa?

Como solo tienes pan duro, lo he metido al horno para tostarlo.

¿Y lo metes, te encierras en el baño y te olvidas?

Qué agonías eres. Es un trozo de pan "quemao".

Mira, chaval, agonías no.

Que te quede claro que esta también es mi casa.

Lo siento mucho.

Si tanto te jode, deja que me pire. No estoy aquí por gusto.

Pero ¿dónde te vas a pirar?

¿Qué quieres, que te coja el Fiti por banda?

Si tuviera guita, me iba ya, pero no me sueltas ni un puto euro

y aquí estoy, igual que en la trena.

¿Para qué quieres dinero si no puedes salir de casa?

Pues "pa'airearme".

(CON SORNA) ¿"Pa'airearte"?

Y "pa'atender" un asunto.

No digas tonterías, ¿qué asunto?

No es nada malo. Mamá está mala y quiero ir a verla.

¿Y si está mala por qué no me lo ha dicho?

Qué te va a decir, nunca te quieres preocupar.

Olvídate del polígono, si quieres saber algo de mamá, llámales.

Rober, quiero ir a verla.

¿Es que no ves que allí solo hay gentuza? ¿Qué buscas?

¿Qué gentuza? Pero si es tu gente. ¿O se te ha "olvidao"?

Mira, no se me ha "olvidao", por eso mismo. Sí, gentuza.

Ya veo como no se te ha "olvidao".

Jairo, tío, por favor, estate aquí tranquilo.

Olvídate de ir a ver a mamá.

Te vas a cruzar con el Fiti.

Tú mismo me dijiste que el Fiti ni está en España,

¿en qué quedamos, tronco? No hay quien te entienda.

(Portazo)

Este Jairo...

(SUSPIRA)

¡Me voy a comisaría!

¿No te habías ido?

Bueno, menos mal que me hablas.

No me has dicho nada desde anoche.

Solo te he oído la voz cuando te has despedido de Olga.

(ENFADADO) ¿Vas a venir a comer?

¿Es todo lo que me dices, que si voy a venir a comer?

Antonio, ¿podemos hablar?

No me gusta ir a trabajar con esta sensación.

¿Qué sensación?

Ya sabes que no me gusta que estemos enfadados.

Y para que no tengas esa sensación tenemos que tener una conversación.

¿Es lo que quieres?

Pues podríamos.

(RESOPLA) Ayer nos dijimos cosas muy feas.

No quiero hablar. La que te pasaste y mucho fuiste tú.

Ah, claro, siempre soy yo la que me paso.

Antonio es el hombre tranquilo, el que dice las cosas bien.

Y el que aguanta hasta que no puede más.

Pues que sepas que tú también dices cosas que hacen daño.

¿No te bastó con recordarme...? Bueno, mira, déjalo.

Mira... (BALBUCEA)

Ay, Antonio, lo siento. Siento haberte recordado eso,

es que supongo que tengo miedo.

¿Miedo? Sí, miedo, Antonio. Ya me conoces.

Tengo miedo por Olga, que le pase algo,

que se aleje de nosotros, que no me quiera.

Eso no va a pasar.

Eso ya está pasando. Está pasando conmigo.

Pues estás a tiempo de evitarlo. Pero ¿y cómo?

No es fácil, Antonio. Te juro que lo estoy intentando,

pero creo que cada vez que me acerco a ella, me equivoco.

Olga no es un agente al que puedes ordenar tareas.

Es una adolescente, solo eso,

con mucho carácter. Hay que dejarla respirar.

Sí, pero lo de anoche...

Es normal que tenga relaciones sexuales.

Las chicas ya no llegan vírgenes al matrimonio.

Yo tampoco soy una mojigata.

Ya imagino que tiene relaciones, solo pido que tome precauciones.

¿Qué te crees, que yo no se lo pido?

Las cosas no son como cuando éramos jóvenes.

Lo sé. Me gustaría que encontrara a un buen chico,

un chico majo, que esté bien.

¿Bien para ti o para ella?

Bien para Olga. Entonces háblalo con ella.

(RÍE) Sí, hombre, sí, lo voy a hablar con ella.

Como que me va a contar a mí con quién está,

quién le gusta o quién no.

Conmigo no se abre, Antonio. Además, eso es lo que me da rabia

que no tiene confianza en su madre.

Sí que la tiene.

Es una adolescente, simplemente.

No la presiones, hay que dejarla respirar.

Vale.

Vale.

(GIME CARIÑOSO)

(Móvil)

Ay, espera, que es de comisaría.

¡Sí, ya estoy yendo para allá!

Te quiero. Y yo a ti.

¡Y yo a ti! Que tengas buen día.

(CARIÑOSA) Tú también.

¿De verdad estás mejor?

¿Y qué te ha dicho el médico?

Eso son buenas noticias.

Sí, mamá, son pruebas de rutina, ¿quieres que te acompañe?

Vale, pues ve con la tita Chelo.

Sí, Jairo bien, en casa.

Está más centradito, sí.

Nos llevamos bien, como buenos hermanos.

Mamá, te tengo que dejar, que estoy en el curro.

Un besito, te quiero mucho.

¿A que no sabes con quién he hablado?

¿Con Martínez? No, desgraciadamente, no.

He estado en la comisaría del distrito 2, con Salva.

¿Mi amigo Salva? Tengo ganas de cruzármelo por la calle.

Ahora intenta dar buena imagen a los nuevos mandos.

Se vista como se vista, será un payaso toda su vida.

Me llamó porque creía saber dónde estaba Martínez.

¿Y? Sabe menos que nosotros.

Solo oyó que se iba a Sudamérica. El viaje ha sido en balde.

Vaya mierda.

Pero he averiguado algo.

He comprobado la compañía en la que voló Martínez.

Y no llegó a tomar el vuelo, me lo han confirmado.

¿Te lo puedes creer? Qué raro.

Tenía un billete a República Dominicana.

¿Se habrá "enterao" de que estábamos detrás de él?

Estoy en un callejón sin salida. Sin Martínez, no tengo nada.

Ya encontraremos algún hilo del que tirar. Yo te ayudo.

¿Estabas hablando con tu madre?

Sí, está un poco pachucha.

Me hace gracia escucharte tan cariñoso.

¿Por qué?

No sé. Porque no sueles emplear un tono tan...

¿Tan qué?

Tan dulce.

Madre no hay más que una, y a ti te encontré en la calle.

Me encontraste en la comisaría. Y un respeto que soy tu superior.

Y me alegro de que así sea.

Si mi madre me viera tratarte con tanto respeto...

se sentiría muy orgullosa. ¿Por qué?

Le cuesta que tratemos bien a las chicas.

Como ella se ha "llevao" al más sinvergüenza

y machista de la rifa...

(Móvil)

Inspectora Ocaña.

De acuerdo, enseguida vamos para allá. Gracias.

Hay que enviar las diligencias. Odio el papeleo.

Y yo, pero hay que hacerlo. Venga, vamos.

Pilar, ya sabemos que no viste el rostro de tu agresor,

pero, tal vez, has podido recordar algo después.

¿Algún detalle? ¿Una marca, un piercing? No sé.

Ya les dije ayer todo lo que sé.

Solo me acuerdo que llevaba una máscara. Eso es todo.

-Ayer estabas en "shock",

quizás hoy puedas recordar algo, algún detalle.

-Apenas había luz y fue todo tan rápido...

que apenas pude ver nada.

Ya.

Pasa, Elías, pasa.

Mira, Pilar,

él es el oficial Guevara. Siéntate.

Es un excelente policía.

Estuvo investigando hace 10 años un caso parecido al tuyo.

Quiero que estés muy atenta a lo que te va a contar.

Te va a referir algunos detalles sobre aquel agresor

y si ves que hay alguna coincidencia

con la persona que te agredió, nos lo dices, ¿vale?

Bien, al parecer, el agresor que perseguimos

tiene una complexión corriente,

no es especialmente alto ni muy gordo.

Pero hay un rasgo

en el que todas las chicas que fueron atacadas coinciden:

su olor.

Al parecer, todas coinciden en recordar un fuerte olor.

Es lo mismo que nos dijiste tú ayer.

Sí... Recuerdo ese olor.

¿Y puedes describirnos un poco más el olor?

¿Te recordaba a algo?

Como una mezcla de productos químicos

y colonia barata.

Se me metía en la nariz.

Tranquila, Pilar. Respira. Lo estás haciendo muy bien.

¿Estás bien?

¿Sí?

Pilar, ahora te voy a mostrar un retrato robot

hecho según la descripción de las otras chicas.

Tienes que decirnos si te recuerda a él.

¿Estás preparada para verlo?

¿Sabes si era esta máscara?

¿Y era de color blanco?

Igual pudiste tocarla. ¿Recuerdas el tacto que tenía?

¿Sabes si le cubría toda la cabeza?

¿Y tenía algún dibujo?

De payaso.

¿Era una máscara de payaso?

(ANGUSTIADA) Sí, de payaso.

(Gritos)

Ahora lo recuerdo bien.

-Tranquila. -Era una máscara de payaso.

Espera, espera. De payaso horrible.

Tranquila, respira.

Está hiperventilando.

Súbele los pies, que se relaje. Respira, respira.

Pilar, tranquila. Coge aire por la nariz,

échalo por la boca.

Respira, tranquila.

Perdona, guapa, que no te he visto.

-No, si no hace falta que lo jures.

A ver si vas con un poquito más de cuidado.

-Sí, es imperdonable que no me haya fijado en una chica tan guapa.

-Me ha "tocao" el ligón de turno.

-No se me da mal, qué quieres que te diga.

-¿De verdad pillas algo con esa técnica?

-Pillo bastante. -Ah.

O sea, cuando veas a una que te mola, "la" rompes una pierna

y en el hospital, rematas la faena, ¿no?

-Eh, eh, ¿a ti te he roto algo?

-Pues, hombre, no sé...

Dímelo tú.

-Perdona. Te compro otra media docena.

No, te compro una docena, qué coño.

-Anda, guárdate eso, que no te da ni para un huevo.

A ver ahora qué cena mi padre.

-Escucha, te debo una docena de huevos.

O mejor, te invito a cenar.

(RÍE) -¿A cenar, tú? ¿A qué, a unas pipas?

Anda, aire, que tengo prisa.

-¿Qué?

¿Se te ha "escapao" el pichón o qué?

Pero primo, con la de pivas que tienes en el polígono,

¿y le entras a la flacucha esa?

No tiene ni por dónde agarrarla. -¿Qué haces aquí?

-Hablarte de un trabajito.

-No hago trabajitos "pa" nadie.

-Este sí, coño, que este te va a gustar.

Anda, déjame que te cuente, por los viejos tiempos.

¿Eh?

Ya verás, este te va a gustar.

-"Cuidao" con la dieta.

Nada de grasas, embutidos ni fritos, ¿vale? Solo eso.

Adiós, cuídese.

Pasa. Sentaos.

Bueno, ella es Pilar, Antonio.

-Ah, ya me habló mi mujer de ti.

-Pilar, él es Antonio, es marido de la inspectora Miralles,

te va a tratar muy bien. -¿Cómo estás, Pilar?

-No muy bien. Le ha dado un ataque de ansiedad

cuando le hemos hecho unas preguntas.

-Voy a recetarte unos ansiolíticos para estos días.

Pero lo más importante es que visites a un psicólogo.

¿Has hecho relajación alguna vez?

-En gimnasia rítmica, antes practicaba.

-Estupendo.

Procura respirar profundamente un par de veces al día,

y relajarte.

Trata de evitar el estrés y piensa en positivo.

-¿Cómo quiere que piense en positivo?

Ese cabrón ha arruinado mi vida.

-No le des esa satisfacción.

Nadie te puede arruinar la vida si tú no quieres.

Ahora estás deshecha, pero ya verás,

poco a poco todo volverá a la normalidad.

Ya lo verás: y un día verás que lo has superado.

Confía en mí, la vida está llena de etapas.

Esta que estás dejando atrás es muy desagradable,

pero pronto verás que forma parte del pasado

y tendrás cosa maravillosas que vivir en un futuro. ¿Vale?

-Gracias, doctor. -Mucho ánimo, Pilar.

Eres una mujer maravillosa, nadie va a poder contigo.

Recuerda lo del psicólogo,

es quien mejor te puede ayudar.

Te voy a dar la dirección de un conocido que quiero que veas.

Y al salir te tomas una pastilla de las que te he recetado.

¿De acuerdo?

-Es usted muy buen médico.

-Te dije que Antonio te ayudaría.

-Ánimo, Pilar.

-Muchas gracias.

Hola, guapa. (SORPRENDIDA) Hola.

Se te ve atareada. No lo sabes tú bien.

Encima sin haber dormido mucho.

Lo siento, pero tengo trabajo. Aquí tienes tu libro.

Supongo que quieres que me vaya.

Tengo mucho trabajo

y a Bremón no le gustan las visitas familiares.

Interesante, me consideras de la familia.

No te embales.

Has sido tú, te ha traicionado el inconsciente.

Empiezo a ser importante en tu vida.

Insisto, vas muy rápido.

Pues póngame una multa, agente.

En primer lugar, soy inspectora,

y segundo, el hecho de que nos acostáramos anoche

no significa que seamos novios.

¿Echo el freno entonces?

Solo te pido que aminores, Fernando Alonso.

Vamos, que no tengo que pedirle la mano a tu padre.

Por ahí vas mejor. Entiendo.

Aunque yo creía que la Alicia que conocía

le daba más importancia a pasar la noche con alguien.

Es que ya no soy la Alicia que conociste.

¿Aún no te has dado cuenta?

Perdona, tengo que contestar.

Me marcho.

Hablamos. Dime, Rober.

"Buenas noticias. Ayer hubo follón en el Burbujas".

¿Qué clase de follón?

"Tengo que hablar con Svetlana, la chica de Martínez.

Según mi confite, ella estuvo presente.

Me voy a acercar. ¿Te vienes?"

No, tengo muchísimo trabajo en comisaría.

Y no quiero levantar la liebre investigando algo extraoficial.

¿Te encargas tú? "Sí, cuenta con ello".

Gracias, Rober.

(RÍE PARA SÍ)

Parecía bastante entera después de lo ocurrido.

Bueno, Pilar es una chica fuerte.

Pero ya sabes que las peores secuelas

son las que no se ven a simple vista.

Seguro que te vino a la cabeza el caso aquel.

No lo he olvidado en diez años

y como supondrás ahora pienso en ese monstruo más que nunca.

Lo que está claro es que este tipo de delincuentes

reinciden una y otra vez con el mismo patrón.

Y este repite el mismo esquema.

Chicas jóvenes que llevan minifalda

a las que asalta en lugares apartados

cubriéndose el rostro con un fuerte olor químico.

Ay, perdona.

(Móvil)

¡Sí!

Sí, ahora mismo voy para comisaría.

Vale. Venga.

Espera, espera...

Al hablar con Pilar he pensado en Olga.

Sí, a mí también me ha pasado lo mismo.

Tenemos que advertirle del peligro, pero sin asustarla.

Lo que pasa es que es muy difícil

encontrar el equilibrio entre tener miedo y ser precavido.

Claudia, démosle un voto de confianza.

Tratémosla con madurez. No podemos encerrarla en casa.

Vale, esta noche hablamos con ella. Los dos.

¿De acuerdo? Sí, sí. De acuerdo.

Hale, hasta luego. Hasta luego.

Si dudas, recurre al protocolo de atención a las víctimas.

No intentes improvisar,

porque puedes provocar más daño que ayuda, ¿eh?

(REZONGA)

Está más verde...

Tendré que estar encima de él si no queremos que líe alguna.

-Pero con lo buena maestra que eres, aprenderá rapidísimo.

-¿En qué andas?

-Una denuncia del centro de salud.

Ha llegado una chica con contusiones y no se creen su historia.

-Pues ve a preguntar a los vecinos de la mujer,

a ver si han oído gritos o signos de riña.

Seguro que sacas algo.

-Sí lo había pensado, pero desde que he visto a esta chica, Pilar,

no se me va de la cabeza.

Espero que no estemos ante un violador en serie, porque...

-Dios quiera que no vuelva a actuar.

-Oye, Espe, ¿estás muy liada?,

me podrías echar una mano con lo del centro de salud.

¿Lola?

Te dejé claro que la UFAM era responsabilidad tuya

y que Espe quedaba fuera del grupo.

Bastante tiene con Atención Ciudadana.

-Disculpe, pero creo que Espe tiene capacidad de sobra

para llevar Atención Ciudadana y para ayudarme.

Además, estoy desbordadísima,

me vendría muy bien que me echara una mano.

Lola, si decidí que Espe quedara fuera de la UFAM

fue porque en ti vi capacidades que no creo que Espe tenga.

Por supuesto, ella tendrá otras.

No es que me quiera entrometer,

pero creía que podía elegir a mis colaboradores.

Sí, es una posibilidad.

Los jefes de grupo pueden proponer candidatos, sí.

Pues si no le importa, me gustaría proponer a Espe como candidata.

Está bien, Lola, tus argumentos me han convencido.

Espe, quiero que te pongas de inmediato a trabajar

a las órdenes de Lola.

Creo que podéis hacer un buen trabajo juntas.

Muchas gracias, comisario, no le defraudaremos.

Eso sí, Espe,

no puedes desatender tus otras obligaciones, ¿vale?

De acuerdo, comisario, descuide.

-Perdona, ¿eres de aquí?

-¿Qué quieres?

-No quería asustarte.

No soy de aquí y busco una dirección.

-Déjame, por favor, déjame.

-Pero ¿qué te he hecho para que te vayas así?

¡Oye!

-¿Qué pasa? ¿Pasa algo?

-Yo que sé. Esa chica, le quería preguntar,

pero ha sido verme y como si hubiera visto al demonio.

(RÍE) -Tampoco asustas tanto. -Eso creo yo.

Si usted pudiera ayudarme... -Claro, tú dirás.

-Busco la calle Vistalegre,

me han dicho que es por aquí.

-Por allí. La primera a la izquierda y la segunda a la derecha.

-Cuánto se lo agradezco, caballero.

Da gusto encontrarse con un buen samaritano.

¡Vaya usted con Dios!

¿Seguro que no quieres que te acerquemos al centro de salud?

No, gracias, estoy bien.

¿Cómo te lo has hecho?

Me caí.

¿Dónde?

En el baño.

El baño que tenéis en el Burbujas tiene mucho peligro.

No es la primera vez que ocurren accidentes.

Creo que es el baño más peligroso de la ciudad.

¿Qué queréis de mí? ¿Por qué me habéis traído aquí?

Ya lo sabes, que nos cuentes lo que te pasó anoche.

Yo no sé nada, no estaba.

¿Y dónde estabas?

Por ahí.

Svetlana, no nos mientas.

Sé que anoche estuviste en el club, me lo han contado.

¿Qué pasa, me tenéis vigilada?

Nos gusta tener ojos en todas partes, sí.

¿Entonces para qué me preguntas? Si ya lo sabes todo.

Vamos a hacerlo por las buenas.

Anoche en el Burbujas hubo una pelea,

¡una pelea!

Y por lo visto, tú recibiste de lo lindo.

Svetlana, aquí estás segura.

Puedes hablar con confianza.

¿Qué prefieres, seguir recibiendo palizas?

Tienes que confiar en nosotros.

Si nos cuentas lo que pasa en el Burbujas, podremos ayudarte.

Al contrario,

si hablo, me pegarán mucho más.

¿De quién tienes miedo?

¿De Tokarev? ¿Es él quién te ha hecho esto?

Mira, Tokarev tiene los días contados.

Le vamos a denunciar por tráfico de personas,

por explotación laboral, sexual... Se va a hinchar.

Le van a colgar más delitos que bolas a un árbol de Navidad.

¿Te das cuenta? Se puede salir del agujero,

y nosotros te ayudaremos.

Verás volver a ser libre.

¿Libre?

Es lo único que quiero, volver a ser libre.

¿Y por qué no eres libre ahora?

(SOLLOZA) Me engañaron.

Me dijeron que tendría trabajo,

una casa, seguro social... Todo mentira.

Me encerraron en un club al llegar a España.

Primero en Huelva,

después en Almería, donde los invernaderos.

Y ahora aquí, en la capital.

Diferentes destinos, misma mierda.

Al principio me engañaban con mentiras.

Luego, con amenazas.

Al final, con golpes.

¿Es Tokarev quién lleva el negocio?

Tokarev es un monstruo, le gusta pegar,

humillarnos.

Pero no es el único, forma parte de una red muy peligrosa.

Traen a chicas, como yo, del Este.

Se quedan nuestros pasaportes y nos obligan a prostituirnos.

(SOLLOZA) Es un infierno.

Tranquila, Svetlana.

Has hecho bien en contárnoslo, nosotros vamos a cuidar de ti.

No tienes por qué tener miedo.

Pero ¿cómo? Tokarev es muy poderoso.

Nosotros somos más fuertes.

Tú solo tienes que contarnos todo lo que sabes.

Te daremos pasaporte, protección

y podrás salir de ese infierno.

Si Tokarev se entera de esto, me molerá a palos.

No puedo volver ahí.

Esta noche no vas a dormir en el club.

¿Dónde, entonces? Tú no te preocupes.

Dormirás en un lugar seguro, confía en mí.

Gracias.

Muchas gracias.

-No me puedo sacar a esa pobre chica de la cabeza.

Parece que aún la estoy viendo

con la mirada perdida y esa "carica".

-Ya, yo también pienso mucho en ella.

(MARÍA RESOPLA)

¡Es que me da mucho coraje!

A esos cerdos habría que cortárselo.

-¿Recojo las sillas?

-Sí, recoge, porque a estas horas no vendrá nadie.

¿Crees que pillarán pronto a ese "desgraciao"?

-¿Ya estáis cotilleando sobre el agresor?

-Si vas a decirnos que no hablemos de ello, llegas tarde.

Ya ha venido Lola "pa" decirnos lo mismo.

"Estaros" tranquilos, que sabemos lo que podemos y no podemos decir.

-Si no es por mí, es por el comisario.

Se cree que por no contar las cosas, no existen.

-Pero si no se habla de otra cosa.

-A la gente hay que darle información. Si no, se la inventan.

Luego le llega a la prensa y se crea alarma social.

-Esos se inventan cualquier cosa con tal de vender noticias,

pues menudos son.

-En cualquier caso, vosotras chitón, ¿vale?

-¡Te digo que somos superdiscretas!

¿Es o no, Salima? -Sí, muy discretas.

-Pero ya que estamos en confianza, ¿se sabe algo nuevo?

-Ponme un zumo. -¿Se sabe si el tipo es del barrio?

-Y dale. ¿Yo que sé si es del barrio

o si es de fuera y viene porque no le conocen?

-O sea que es de fuera del barrio, trabajáis en esa línea.

-Imagínate que es alguien que conocemos,

algún cliente al que le servimos el café.

-Yo no he dicho eso, no os inventéis historias.

-No han cerrado, ¿verdad?

-Estamos abiertos, ¿qué se le ofrece?

-Quería cenar algo. ¿Un bocadillo de jamón puede ser?

-Puede ser. -Cuánto se lo agradezco.

Todavía tengo mucho trabajo esta noche

y no sabía si podría cenar en algún sitio.

(DUBITATIVO) ¿A qué hora cierran ustedes?

-Pues... -Enseguida.

Cerramos enseguida y nos vamos las dos a casa,

juntas.

Así que si quiere algo, pídalo "rapidico".

-Un refresco de limón, por tomar algo mientras espero.

-"Mu" bien.

-Bueno, familia, uno que se marcha.

-¿Y eso? ¿Tan pronto?

-¿No ibas a cerrar ya?

-Ven, que te acompaño a la puerta.

-Pero ¿qué te pasa?

-Que no me fío de nadie.

¿De verdad que no hay novedades? ¿Nada de nada?

-Mira que eres, sí.

Tú si te enteras de algo, estate atenta.

Si ves algo sospechoso, corre a decírnoslo.

-Hasta mañana. -Hasta mañana.

¡Salima! -Hasta mañana.

Bueno, ¿qué? ¿Dando una vueltecita? No le había visto por el barrio.

-No, vengo para una temporada.

Acabo de alquilar un piso aquí al lado, en Vistalegre.

-Anda, mira, un vecino nuevo. ¿Has oído, Salima?

Pues nada, bienvenido al barrio.

Y tú, mucho ojo, alerta. Ya has oído.

-Buenas noches. ¿Se puede picar algo todavía?

¿Tenéis cocina abierta? -Estamos a punto de cerrar.

-¡No, no, de eso nada! Usted se queda.

Me da mucho gusto verlo por aquí.

-No me llames de usted, que me he criado en estas calles.

-Siempre tan humilde. ¿Qué va a tomar?

-¿Un mixto podría ser?

-Claro que sí. Salima, prepara un mixto, por favor.

¿Un día duro de trabajo?

-No sabes tú bien. Y lo que me queda,

todavía tardaré en llegar a casa.

Esto de ser empresario y emprendedor

es como ser policía o bombero, de servicio 24 horas al día.

-Pues al ritmo que voy, me voy a unir a ese club rapidísimamente.

-Sí, dime.

No, no hagáis ese envío todavía.

(SERIO) He dicho que no y punto.

Oye, Jairo...

¿Este táper qué hay en la nevera? ¿Qué táper?

Este táper, mío no es. Ni idea, macho.

Este táper es de mamá.

¿Eres Sherlock Holmes? Mamá está mala.

¿Has ido a ver a mamá? Te dije que no fueras al polígono,

¿te da igual todo?

Sí, fui a verla, ya ves qué drama. Calla, que no me entero de "ná".

De lo que no te enteras, es de que te la estás jugando.

Te van a ver y van a ir con el cuento al Fiti.

¡Y dale! A saber dónde está el Fiti ya.

Pero "pa" que estés dándome la tabarra, prefiero que venga

y que acabemos con esto. El Fiti es lo de menos.

¿Qué quieres decir?

Que Quintero no es un cualquiera, y ya tiene sus teles,

pero espero que lo deje estar.

¡No me des la brasa, me estás agobiando!

Me siento como un hámster,

¿por qué no me pones una rueda de esas?

Cállate.

Encima que voy a verla, con lo "delicá" que está.

¿Cómo está mamá? ¿Cómo la has visto?

Te lo estoy diciendo, está "delicá".

Siempre dice que está estupendamente para no preocupar,

pero la tita Chelo me ha dicho que no está bien.

Voy a calentar esto ya que lo tenemos.

Por una vez vamos a comer decente en esta casa.

Ah, una cosa. No te han visto entrar, ¿no?

No, ya me cuido yo de que no me vean.

He visto al Cef hoy en el barrio.

¿Ah, sí? ¿Y qué ha "venío" a hacer por aquí?

Pues no sé. ¿Tú le has visto?

Ya estás desconfiando. ¿Te he dicho que le haya visto?

Te conozco como si te hubiera "parío". Has "estao" con él.

No andarás metido en líos. No.

No ando en nada con él. Créeme.

¿Has hablado con él? Sí.

Me propuso una de sus mierdas

pero te juro por mi madre que le he "mandao" a paseo.

No me lo creo. ¿Cómo sé qué es verdad?

¡Porque te lo digo yo y punto!

Es que estás siempre desconfiando.

Siempre, colega.

-Papá, de verdad que es un desastre.

Está "empanao", le llamamos el Mr. Bean.

-Un respeto, es tu profesor.

-Pero es que tendrías que verle, de verdad.

Él se pone a hablar de Sócrates, entonces entra en un trance

con no sé qué tonterías que dijo el filósofo ese.

-Sócrates no dijo ninguna tontería.

-Pues yo prefiero a Cristiano Ronaldo.

-Eso sí que no te lo consiento.

Que compares el fútbol con la filosofía es demasiado.

-Papá, si la filosofía no sirve para nada.

¿Cómo que para nada?

La filosofía habla de la vida. ¿Te parece poco importante?

¿Has oído eso de "tómate las cosas con filosofía"?

-Eso es un refrán, ¿no?

-Es una verdad como un templo, pero veo que ahora eso ni lo oléis.

¡Bueno!

Los canelones.

¿Canelones? ¿Y qué celebramos?

Pues celebramos que estamos juntos, que estamos bien

y que me apetecía comer canelones.

Pero ¿los has hecho tú? Sí.

Bueno, más o menos.

Son congelados, pero de una marca buenísima que me ha dicho Espe.

Aparte, que yo los he metido en el horno.

Es un arte meterlo en el horno. Sí, sí... un arte. Vamos.

Espera, primero nos comemos la ensalada, así reposan.

Uy, qué "mosqueíto" con tanta felicidad.

Pero, bueno, ¿no se puede ser feliz? ¿No está bien?

Hombre, así sin motivo ninguno es de estar un poquito "pa'llá".

Perdona, pero sí que hay motivo. Tengo una hija estupenda,

tengo un marido de anuncio, ¿eh?

¿No puedo estar contenta? Te montas fiestas por poco,

el día que pase algo, ¿vas a tirar cohetes?

Bueno, pues ¿por qué no? Además,

yo creo que tenemos que celebrar

que nuestra hija se nos está haciendo mayor.

(POCO CONVENCIDO) Sí, sí, claro.

Estás en una edad en la que

hay que tener cuidado con las relaciones sexuales.

He pasado por una farmacia y me he dicho:

"Voy a comprar una caja".

A lo mejor los necesitas.

¿Me has comprado preservativos?

Pues sí.

¿Qué queréis? Controlar mi vida, tenerme controlada.

No, cariño, no es por controlarte.

Esto es que es un tema que nos preocupa.

Sí.

-Siempre estáis igual, no me podéis dejar privacidad,

¡tenéis que estar siempre mangoneando las cosas!

Que no, cariño, por favor, que no es eso.

No me digas nada, Antonio, si ya sé que la he "cagao",

la he "cagao" como siempre.

No, bueno, a mí el gesto me ha parecido muy bien...

Pero tú no lo hubieras hecho.

Esto de mezclar los canelones con los preservativos

sin solución de continuidad... No sé, ¿un poco fuerte?

¿Y qué hago?

¿Me quieres decir qué hago? Si no puedo hablar con ella,

me acerco y se cierra como una ostra.

No tiene confianza en mí, Antonio.

Gracias.

¿Te duele?

Eso no es nada.

Estoy acostumbrada, me han dado palizas peores.

No sé cómo has podido soportarlo.

Con el tiempo te acostumbras.

Me han encerrado sin comida ni bebida en un cuarto sin luz.

Me han pegado con el cinturón, con una silla,

con lo que encontraban a mano.

Era lo normal para Tokarev y su gente.

Es horrible.

Has tenido que sufrir mucho.

Con el tiempo, aprendes a tratarlos.

Llegas a saber cómo piensan esos monstruos antes de que actúen

y así consigues evitar los golpes.

Aunque... no siempre.

Es terrible lo que has vivido.

Te acabas por hacer fuerte.

Aprendes a fingir,

a ser complaciente, a darles lo que esperan de ti.

Aunque por dentro...

sientas asco.

El truco está...

en partirte en dos.

¿Cómo? No te entiendo.

Partirte en dos, ¿cómo te explico?

Tu cuerpo está allí...

(LLORANDO) ...pero tú no.

Tú estás en otra parte, muy lejos.

Como si fueras dos personas.

Yo pensaba en mi casa, en Rusia.

¿De qué parte eres?

De un pueblo en la estepa.

Un pueblo pequeño, pero muy bonito.

Cerca de un lago que en invierno se helaba completamente.

De niños nos gustaba ir a patinar en él.

Era muy feliz entonces.

¿Tienes ganas de volver?

¿Me vas a deportar?

¡No!

No quería decir eso.

Solo quería saber si lo echabas de menos.

Algunas cosas sí, mucho.

Mi madre, mis hermanos...

Y, sobre todo,

mi hijo.

Me lo cuida mi madre.

Por él me vine a Europa.

Allí no había trabajo ni oportunidades.

Yo quería ser enfermera,

pero en casa no había dinero para que estudiara.

Me quedé pronto embarazada y...

Ya sabes el resto de la historia.

Vamos a cuidar de ti,

te lo prometo.

Siempre había tenido miedo de la policía.

Nunca pensé que...

que podía haber gente como tú.

Voy a ir a preparar algo de cenar, seguro que tienes hambre.

Yo te ayudo. (NIEGA) Tú eres mi invitada.

No te muevas del sofá.

No quiero incomodarte.

No lo haces.

Voy a estar contigo hasta que te libres de Tokarev.

Mañana irás a un piso protegido,

pero hoy prefiero que te quedes conmigo. ¿De acuerdo?

Yo también lo prefiero.

Contigo estoy muy a gusto.

(EMOCIONADA) Todo va a salir bien,

confía en mí.

Hace mucho tiempo que no me sentía como ahora.

(RÍE) Bien,

tranquila, segura.

Y todo gracias a ti.

Me alegro mucho.

¿Puedo abrazarte?

(RÍE) Claro.

(LLORA)

Ojalá todos los policías fueran como tú.

Siento que te hayas topado con uno que no lo era.

A Martínez no podía quitármelo de encima.

Svetlana, por favor,

cuéntame la verdad de Martínez.

Era un habitual del club,

porque tenía tratos con Tokarev.

¿Tratos?

Cobraba una...

¿Cómo se dice? Mordisco.

Mordida. Eso.

(RÍEN)

Tokarev le daba un dinero

y Martínez avisaba si venían redadas

o visitas de policía.

En el club no solo se paga por sexo,

Tokarev trafica con droga.

¿Y Martínez permitía eso?

Supongo que prefería mirar para otro lado.

¿Y qué relación tenías tú con él?

Cuando llegué al Burbujas

él se encaprichó de mí.

Como gracias a Tokarev podía acostarse conmigo gratis

cuando quisiera, pasamos bastante tiempo juntos.

Qué cerdo.

Él dice que se enamoró de mí,

de hecho, nunca escogía a otra, solo a mí.

Extraña forma de amor. Menudo tonto, ¿no?

Enamorarse de una puta...

¿Y qué pasó?

Quería que me fuera con él al extranjero,

quería retirarme, que solo estuviera con él.

¿Algo más? ¿Sabes, no sé, qué planes tenía?

¿Por qué parece que se lo haya tragado la tierra?

(Móvil)

(SUSPIRA)

Es Tokarev.

No contestes.

Me va a matar.

Lo va a hacer. No, no te va a pasar nada.

Mírame, Svetlana.

Yo te protegeré.

(LLORA)

Vamos a archivar la causa del tiroteo de Jorge Hernández.

El juez ha dicho que la declaración es incongruente.

Así que has tenido suerte.

Qué mente más retorcida tenéis los de Régimen Disciplinario.

Para los policías de verdad

ver morir a un compañero nunca es tener suerte.

Lo siento. -¡Tronco, ¿otra vez tú?

¿Tienes complejo de coche de choque? -Lo siento.

-Como vuelvas a cruzarte conmigo sí que lo vas a sentir.

Que me dejes de mirar, ¿sabes quién es mi padre?

-Ni lo sé ni me importa. -Pues es el dueño del gimnasio,

y campeón de boxeo, así que mucho cuidadito conmigo.

-¿Y qué le vas a decir, que venga a pegarme?

-Te quería pedir perdón, anoche me porté como una niñata.

Es que no quería que te enterases.

No estaba enfadada contigo, sino con papá.

¿Y por qué estabas enfadada con él?

Por contarte lo de la píldora. ¿Fue él?

Si me lo hubieras contado tú.

Como voy a frecuentar mucho este bar a partir de ahora,

¿qué tal si nos tuteamos?

-Sí, claro.

-Qué chico más raro. -A mí tampoco me gustó anoche.

-Con esa cara de mosquita muerta... Me da mala espina. Y ese olor...

(Gritos violentos)

Rober, ¿qué pasa?

Nada, cosas mías. ¿Este qué ha hecho?

Ha dado un palo a una joyería.

Iba por la M-40 a 150 por hora con un coche "robao".

Total, "pa" cuatro mierdas. Una chapuza.

Ahora me preocupa otro caso.

El violador de la máscara. Exacto.

En cualquier momento puede volver a actuar

y entonces nos estallará en la cara.

Para evitarlo, lo mejor sería adelantarnos a los acontecimientos

y controlar la historia. Informar a la ciudadanía.

No estoy de acuerdo.

No quiero crear alarma social. Discreción absoluta, ¿estamos?

El tema de la agresión sexual está muy caliente todavía.

O sea, que es verdad, ¿no?

No te puedo dar nada más.

¿Entonces por qué le he hecho una entrevista a medida?

Diría que para publicarla, pero aún no la he visto.

Le prometo que la verá.

Bueno, a no ser que se me borre del portátil.

Estos accidentes pasan,

porque estos trastos ya sabe cómo son.

¿Es una amenaza?

Estamos en el mismo barco, comisario, yo quiero lo mismo.

Pero necesito saber qué ha pasado en realidad.

Oye, ¿estás bien? Te veo un poco pálida.

-Déjame, estoy bien.

-Oye, tú, déjala.

¡Policía!

-¿Cómo que policía? Un momento.

-¿Qué pasa, Salima? -Ese hombre la está acosando.

-Apártese, por favor. ¿Qué pasa?

Svetlana, te tengo que pedir que seas valiente

y que denuncies a Tokarev.

Debo detenerle para que nunca le haga a nadie

lo que te ha hecho a ti.

Si voy con él ahora...

...a lo mejor me perdona.

No puedo permitir que hagas eso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 11

Servir y proteger - Capítulo 11

12 may 2017

Elías y Nacha se encargan del caso del violador. Miralles y Antonio hablan sobre Olga. Alicia y Rober sigan la pista de Martínez. Mientras ella decide ir más despacio con Sergio y Rober intenta que Jairo no se meta en más líos. Pero Jairo conoce a Paty.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 11" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 11"

Los últimos 136 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 21 Completo 51:08 78% ayer
    Capítulo 21 ayer Miralles consigue que Eugenio confiese que el día de la primera violación estaba en Madrid. Además decide hablar con Antonio para saber qué pasa con Ibarra. Por su parte, la muerte de ...
  • Nuevo Capítulo 20 Completo 53:45 80% pasado jueves
    Capítulo 20 pasado jueves La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 19 Completo 50:19 81% pasado miércoles
    Capítulo 19 pasado miércoles La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Nuevo Capítulo 18 Completo 50:05 79% pasado martes
    Capítulo 18 pasado martes Miralles da una rueda de prensa para intentar calmar los ánimos, al tiempo que intenta encajar que su marido haya vuelto a ver a Ibarra. Alicia y Rober siguen los movimientos de Martínez. Olga cree ...
  • Nuevo Capítulo 17 Completo 50:34 73% pasado lunes
    Capítulo 17 pasado lunes Alicia interroga a Martínez. Rober no quiere reconocer que siente celos de Sergio y promete ayudarle a investigar la muerte de su madre. Antonio y Miralles están muy preocupados por Olga y la inspec...
  • Capítulo 16 Completo 50:03 77% 19 may 2017
    Capítulo 16 19 may 2017 Miralles y su familia están conmocionados tras el atasque sufrido por Olga. Martínez le propone un trato a Alicia. Rober y Sergio tienen un nuevo choque. Bremón le propone a Martín hac...
  • Capítulo 15 Completo 51:42 77% 18 may 2017
    Capítulo 15 18 may 2017 Alicia intenta sacarle información a Martínez, al tiempo que Sergio y Rober empiezan a competir por atraer su atención. Sigue la tensión entre Miralles y su marido y la inspectora, ade...
  • Capítulo 14 Completo 50:18 77% 17 may 2017
    Capítulo 14 17 may 2017 Con la ayuda de Svetlana, Alicia y Rober tienden una trampa a Martínez. El caso del violador hace que Miralles reviva una parte complicada de su pasado. Y el dolor se acentúa cuando sorprende a su m...
  • Capítulo 13 Completo 50:02 76% 16 may 2017
    Capítulo 13 16 may 2017 El artículo de Martín crea alarma social en el barrio y es el motivo de una fuerte discusión entre Miralles y Bremón. Por su parte, Alicia y Rober estrechan el cerco en torno a Tokarev...
  • Capítulo 12 Completo 52:35 73% 15 may 2017
    Capítulo 12 15 may 2017 Alicia y Rober preparan el dispositivo para detener a Tokarev. Miralles sigue tras la pista del violador, mientras el periodista Martín Díez presiona a Bremón para obtener información....
  • Capítulo 11 Completo 51:02 74% 12 may 2017
    Capítulo 11 12 may 2017 Elías y Nacha se encargan del caso del violador. Miralles y Antonio hablan sobre Olga. Alicia y Rober sigan la pista de Martínez. Mientras ella decide ir más despacio con Sergio y Rober inten...
  • Capítulo 10 Completo 51:16 75% 11 may 2017
    Capítulo 10 11 may 2017 Una joven del barrio es violada. Miralles se pone al frente de la investigación, temiendo que se repita un caso que quedó sin resolver diez años atrás. Además descubre que Olga ...
  • Capítulo 9 Completo 51:36 75% 10 may 2017
    Capítulo 9 10 may 2017 Alicia descubre que su madre quería divorciarse y decide pedir consejo a Miralles. Por su parte Antonio se da cuenta de que Olga ya no es tan pequeña como piensan. Espe y Lola acaban enfrentadas. La...
  • Capítulo 8 Completo 53:26 75% 09 may 2017
    Capítulo 8 09 may 2017 Asuntos Internos investiga a Miralles por el tiroteo en el que murió Jorge. Rober decide ayudar a Alicia en el caso de la muerte de su madre. Además les encargan detener a un peligroso carterista. R...
  • Capítulo 7 Completo 49:53 75% 08 may 2017
    Capítulo 7 08 may 2017 Miralles aún muy tocada por la muerte de Jorge, se reconcilia con Olga. Alicia sigue tras la pista de los jóvenes que dieron la paliza al medigo, mientras trata encontrar a Martínez.. Por su ...

Añadir comentario ↓

  1. Sara S.

    Dos mujeres como protagonistas de una serie es algo estupendo y necesario. No son "esposas o hijas de", no son ningunas mantenidas, son inspectoras de policía (una profesión donde las mujeres todavía siguen abriéndose camino). Las sorpresas siguen al ver que se tratan temas como la violación, el maltrato y la forma de combatirlos y ayudar a las víctimas explicando los protocolos de actuación de la propia policía nacional. Me gusta la serie, no la fastidiéis.

    15 may 2017