www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4293586
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 132 - ver ahora
Transcripción completa

Te lo estoy diciendo a la cara y clarito.

O sea, que aún te compras aviones de juguete.

-No. Me gustaría decir que es más

como los de verdad, pero más pequeños.

-Vaya tela, en fin.

Esto ya me lo estás quitando del medio

y en 10 minutos clase de spinning.

-Tengo el transmisor, buen estado, seis canales.

Ideal para larga distancia.

-Tengo que pedirte un favor.

Solo quería saber si en tu laboratorio

hacéis análisis de sangre

para detectar tóxicos y metales pesados.

-Me encantaría repetir lo de anoche.

-¿Qué pasó anoche?

-Tendrás que quedar conmigo para recordarlo.

-¡Sulfato de talio!

-Deberías buscar mejor entre los que tienes alrededor.

¿Sabes que los mejores asesinos tienen cara de ángel?

¿Qué ocurre?

-Tiene cara de ángel.

¿Qué me impide salir ahí fuera

y contarles a todos lo que me estás haciendo?

-¿Quieres que esa foto llegue a todos los bufetes del país?

Porque con un solo "mail"

puedo arruinar toda tu carrera.

Le he hecho ver al juez que necesitamos saber

si el fallecido transportaba droga por sí mismo

o si formaba parte de una red organizada por Quintero.

La novedad es que por primera vez el juez

ha autorizado las escuchas a su móvil.

Hoy se acaba el plazo otorgado por el juez.

Si lo queréis ampliar, le tendréis que dar un motivo.

Si no, fin del operativo.

Átate.

Sí, tú solito.

Sé que sabes hacerlo.

Déjame hablarte de una joven abogada.

El segundo expediente más brillante de la facultad,

todos se la rifaban.

Aquella chica estaba tan enamorada...

Hacía todo lo que él le ordenaba.

Accedió a acostarse con los amigos de su principito

para darle satisfacción.

Cuando vio...

que no era más que un juguete en manos del apuesto...

Sergio Mayoral,

era un alma en pena.

Hasta que decidió tirarse por una ventana.

No se mató, pero...

la caída fue lo suficientemente dura como para dejarla en coma.

Laura, ¿tienes un momento? ¿Ahora? Me están esperando.

No sé qué le pasa a mi móvil, pero al navegar hace cosas raras.

Mañana me lo miro, cuando llegue me pongo.

Me espera Martín y llego tarde. No te preocupes.

Si te necesito, te llamaré.

Vengo a tomar algo mientras arreglan mi móvil.

Los informáticos lo están desinfectando de un troyano.

Parece que solo ha rastreado una carpeta con fotos.

¿De qué tipo de fotos hablamos?

Fotos mías de cuando era niña y adolescente.

(MARCELINO) "Sé que han espiado el móvil de Alicia

para conseguir fotos suyas".

-Tengo el teléfono con poca batería.

Si no te importa, ¿podríamos hablar de esto en otro momento?

-No me tomes por idiota.

"Me da igual lo que digan los análisis,

¡me da igual... que tenga tus genes!

Que Carmen nos engañara.

¡Me da igual que seas su padre biológico!"

(Música emocionante)

(Llaman a la puerta)

Hola.

Me han dicho que estabas aquí.

Si estás con el caso de Quintero, no quiero interferir.

(VOZ ROTA) Ahora ya da igual.

Hace una hora han finalizado las escuchas, no...

teníamos nada sólido para que se prorrogasen.

Entiendo.

O sea, que todo este trabajo para nada.

Tú lo has dicho.

Una mierda.

¿Ha pasado algo?

Oye, ¿es por Jairo?

Si está en algo chungo, quiero saberlo.

No te estoy pidiendo detalles.

No, no tenemos nada contra Jairo.

Menos mal.

Pero no te fíes.

Por mucho que sea tu hermano, también puede mentir.

La familia también sabe mentir.

¿A qué viene eso?

No me hagas caso. Llevo...

demasiado tiempo aquí encerrada.

Yo venía enterrar el hacha de guerra.

No quiero malos rollos entre nosotros.

Ni yo.

Entiendo por qué me apartasteis del caso.

Si investigase a tu padre, habría hecho igual.

Y yo lo entendería.

Cualquier cosa que se te escape o me quieras comentar,

yo chitón, ¿eh? Que soy una tumba.

¿Sabes? Eres...

una persona íntegra.

Tendría que haber más gente como tú.

¿Vienes a casa, a cenar conmigo?

No, no me encuentro bien.

Oye, Alicia,

¿has escuchado algo de Jairo y no quieres coincidir con él?

Por favor, no empieces. No tiene que ver contigo.

Vale, perdona. No he dicho nada.

Estar aquí encerrada escuchando los secretos de la gente es...

asqueroso.

¿Has escuchado algo importante?

No tiene nada que ver con el caso, ¿vale?

Necesito...

descansar. Mañana hablamos.

Vale.

A ver, Alberto, tranquilízate. ¿En qué hospital estáis?

Ya lo sabes de otras veces, le van a tener ahí...

Sí, hasta que haya habitación. Como en la UCI.

Bueno. ¿Y qué os han dicho los médicos?

(SUSPIRA) Siempre se ponen en lo peor.

Voy para allá, ¿vale?

Por eso no te preocupes, ya organizo con la tía.

Yo también te quiero. Adiós.

(RESOPLA)

-¿Qué pasa? -Nada.

-Lola, que nos conocemos.

-Acaban de ingresar a mi padre de urgencia

por una trombosis.

-¿Trombosis?

Tú tranquila, Lola,

que ahora les tienen muy controlados cuando pasa eso.

A mi tía le dio una hace poco y está tan ricamente en su casa.

O sea, que no es una cosa tan grave como era antes.

-Ya, pero mi padre ya pasó por esto el año pasado, Espe.

Esta vez tengo un mal presentimiento.

La última vez que estuve en Valladolid

estaba muy estresado y...

Lo ha intentado ocultar, pero le conozco perfectamente.

Yo creo que esto es grave.

-Oye...

Que aquí la paranoica, pesimista, hipocondríaca soy yo.

No te pongas en lo peor.

-¿Y si tengo razón

y estoy a cientos de kilómetros mientras...?

Tengo que ir para allá corriendo.

-En coche, ¿cómo voy a ir?

-¿Por qué no esperas a mañana?

-A que sea de día, a dormir un poco.

-Que no, que no. No voy a dormir.

-Ay, mira que eres cabezona, Lola, de verdad.

Conducir de noche, sin haber descasado y con el estrés

de lo de tu padre.

Prométeme que no vas a correr.

-¡Y que te pararás si te cansas!

¡Te pararás en un área de servicio, Lola!

-Inspectora,

¿alguna novedad de última hora?

¿No te habías ido a casa?

Sí, pero he vuelto porque necesitaba hablar contigo personalmente.

He estado pensando qué podríamos hacer

con el material de esta semana para hablar otra vez con el juez.

No te entiendo.

Si rebuscamos un poco, igual encontramos

alguna conversación que dé pie a la duda.

Como el chaval que trabajaba en los talleres,

que tenía antecedentes,

o cuando Quintero tiene prisa por colgar

porque cree que alguien la va a cagar.

Y...

¿qué quieres hacer con las grabaciones?

Vestirlas un poco, empaquetarlas...

Si jugamos un poco con la interpretación del informe,

igual generamos un contexto más sospechoso

que pique la curiosidad del juez.

Hablas de incriminar a inocentes.

Hombre, tanto como incriminar...

Estoy hablando de ampliar un poco las dudas

para ganar tiempo para las escuchas.

Te explicas perfectamente.

Me propones que amañemos unas diligencias.

Eh... Mira, Alicia, aquí el único que miente es...

es Quintero con todo el paripé que ha "montao".

Necesitamos al juez de nuestro lado para ganar tiempo

para acorralar a esa rata, Alicia.

Sí, pero haciendo un trabajo policial limpio,

motivando autos, investigándolos.

No haciendo trampas y poniéndonos a la altura de ese...

Quintero.

Se llama Fernando Quintero. ¿Por qué te cuesta pronunciarlo?

¿Es que aquí nadie quiere cazar a ese delincuente?

Si vuelves a cuestionar mi profesionalidad,

haré que te abran un expediente por lo que me has propuesto.

No pienso comerme más mierda de ti.

Está bien, compañera.

Una cosa es que esté en tu guerra,

pero no significa que haga las cosas a tu estilo

ni al suyo ni al de nadie.

Yo soy yo.

Y tomo mis propias elecciones.

Pongo las propias líneas rojas que llevan mi placa.

(ASIENTE) Yo no soy tú.

No soy nadie más que yo misma, ¿te enteras?

Perfectamente.

Guevara...

¿Qué le ocurre a Ocaña?

Pues que está cabreada, comisario, con mucha razón.

Está frustrada porque ha tenido poco tiempo

para la intervención de Quintero. Y yo también, que conste.

Porque usted sabe que lo normal son dos meses, por lo menos.

No, lo normal es lo que el juez estime oportuno.

Y esta vez os ha dado el tiempo que ha creído necesario.

No olvides que la vigilancia telefónica

es una medida excepcional

en la que se suspende uno de los derechos fundamentales,

Los delincuentes tienen sus métodos y nosotros los nuestros.

Si queremos pescar un pez chico, lanzamos la caña.

Pero si el pez es gordo, la caña se rompe, comisario.

Elías, si algo te ha sobrado en este tiempo

para demostrar que Quintero era un criminal

han sido medios y efectivos y, además, oportunidades.

¿Cañas, dices?

¡Has tenido arpones!

Pero cada vez que volvías de Transportes Quintero

tu red estaba vacía.

Como esta noche, Elías.

Es el criminal más listo con el que me he cruzado.

Y tú el policía más torpe de esta comisaría.

Eh, comisario. Torpe, sí.

Elías, torpe.

Hay que ser muy torpe para conseguir

que todos tus superiores y jueces aborrezcan un caso.

Tú solo te las has ingeniado

para agotar la paciencia de los jueces

y, de paso, la mía.

Elías...

He sido muy generoso permitiendo que estuvieras en el operativo

sabiendo el odio que le tienes.

Pero hazte un favor a ti mismo.

Olvídate de ese empresario. ¡Cambia!

¡Cambia la obsesión, Elías!

¿A qué se refiere con "obsesión"?

Está muy claro a lo que me refiero.

Te lo estoy diciendo a la cara y clarito.

Aquí el problema no es Quintero, el problema eres tú.

Si es un criminal, no te preocupes.

Acabará cayendo.

Pero lo tuyo con él es...

Es enfermizo, Elías. Es algo...

Que...

Como una adicción, ¿no es eso?

El exalcohólico que se engancha neurótico a cualquier temita.

¿Hum? ¿Eso quiere decir?

Elías, sabes que en el cuerpo hay asesoría psicológica.

De verdad, no estaría de más que acudieras.

Elías...

son buenos.

Conocen la presión a la que estamos sometidos.

Mire, comisario,

me da igual lo que piense.

Voy a seguir haciendo mi trabajo

cueste lo que cueste

y le pese a quien le pese.

Si te he dicho que no venía.

¿Que no venía?

Pero después de lo que me has dicho, pensé que lo arreglarías con ella.

Claro. Y he ido. ¿Y?

La verdad, estaba más rara que nunca

y no era por haberme ido del caso.

Le he pedido perdón por ponerme así.

¿Y te ha "perdonao"?

Ha dicho que entendía que estuviera enfadado

y me ha "dao" las gracias por disculparme.

Ha dicho que estaba cansada.

¿Le has dicho las cursiladas que me has dicho a mí,

que es especial y todo eso?

Resumiendo, quito sus cosas.

Si quieres dejarlo, igual puedes llamar a Paty.

¿Paty? Cenamos los Batista.

No necesitamos a nadie más.

¿Por qué dices eso? ¿Os ha pasado algo?

Qué pasar ni pasar. No ha pasado nada con ella.

Venga, voy yo y me lo creo.

¿Ahora que va ella detrás de ti eres tú el que se agobia?

Pues sí, me agobio, hermano. La verdad es que sí.

Pero no porque vaya detrás de mí, eso me encanta.

¿Entonces?

Pues que le he dado vueltas y no sé si lo nuestro tiene futuro.

Jairo, no digas tonterías, tronco.

Con la chapa que me diste, que me salía por las orejas,

y ahora vienes con esas.

Háztelo mirar porque...

Hermano, hay cosas de mí que no sé si está dispuesta.

¿Como por ejemplo?

Como, por ejemplo, el trabajo.

Tú siempre lo dices.

Lo de Alicia y tú funciona porque sois compañeros.

Estáis en el mismo ambiente, ¿sabes?

Pero no sé si entenderá mi curro.

Tu trabajo es cargar cajas en una empresa de transporte.

Justo eso. Ya está. ¿Qué miedo tienes?

Pues a decepcionarla, eso me da miedo.

En el fondo no sabe quién soy, no sabe nada de mí.

Y si así fuese,

¿qué sabe Alicia de mí o yo de ella?

Todos llevamos una careta.

¿Qué careta ni qué careta?

Una sonriente que enseña lo mejor de nosotros mismos.

Lo que importa es cuando el otro se la quita

y nos enseña sus miserias.

Pero para eso hace falta tiempo y confianza.

A veces lo que encontramos debajo merece la pena y otras no.

Ese es justo el punto al que voy.

¿Qué va a pasar el día que Paty descubra cosas que no esperaba,

que no le gusten, que le asusten...?

¿Sabes lo que te pasa?

No es un rollo del polígono, aquí te pillo, aquí te mato.

Te pasa que estás "enamorao".

Que te lo digo yo. Y eso te asusta.

Se puede tener miedo a muchas cosas,

pero al amor, Jairo...

Tío, que eres Jairo Batista.

Con la sutileza de una sierra mecánica,

pero con un corazón enorme y noble como tú solo.

Eso se llama amor de hermano.

Hazme caso, si te llega a conocer como te conozco yo,

no vas a tener problemas.

El Jairo chungo es del pasado.

Ahora eres un tío legal.

Mira, si hasta te duchas todos los días.

(RÍEN)

Tienes razón, tío.

Y buenos consejos, hermano.

Gracias.

Y que digo yo que... (RESOPLA)

me apetece hacer pollo al ajillo lo mismo que tirarme a un río.

Pizza. ¿Lo mismo de ayer?

(CHISTA) "Pos" claro.

Invito yo hoy. Pues venga, dale.

Que no. Quita, tira para allá.

(Ruido de platos y cubiertos)

Olga, ¿puedo comentarte algo?

-Sí, claro.

-Confundís las papeleras de reciclaje.

En concreto la amarilla con la azul.

Los bricks, aunque parecen cartón, llevan plástico y aluminio

y tienen que ir al amarillo.

-A mí me parecen de cartón.

-Ya, pues, aunque parezca cartón, intenta romperlo.

No lo rompe ni el más musculitos del gimnasio.

-Vale, pues al amarillo y ya está.

-Este es el rollo con lo que no se puede reciclar

y va a los vertederos.

Todo influye en el impacto medioambiental.

-Y más con la cantidad de bricks que uso.

Sé que lo vas a hacer bien.

Dice mucho de vosotros que recicléis,

ojalá lo hiciera todo el mundo.

-¿Crees que te puedo sobornar con esto?

-¡Helado de nata con cookies!

Eso es jugar muy sucio, ¿eh?

-¿Nos lo tomamos en el salón?

¿Sabes? Eres una caja de sorpresas.

El mismo día me entero de que eres el salvador del mundo

y de que te encanta eso del...

-Eso.

-¡Hum!

El próximo lo hago yo, verás qué bien me sale.

Los de fábricas tienen las cookies blandas,

pero cuando son recién chafadas,

está buenísimo.

¿Qué?

-Pareces un niño y que me encanta.

-Sí. Desde esta tarde no me quito esa imagen de la cabeza.

Te imagino pequeñito y rubito mirando por la ventana

cómo padre e hijo jugaban con el avión.

-Yo también pienso en eso.

Aunque no sé qué me da más envidia, el avión o...

o el niño por tener un padre que lo llevaba a jugar los sábados.

-Algún día serás padre y llevarás a tu hijo al parque.

-Me parece buena idea. Aunque no sé si seré buen padre.

-¿Por qué dices eso? Creo que serás el padre perfecto.

-Porque tú eres perfecto.

-Espera. Quedamos en que no íbamos a ir deprisa.

No quiero hacer nada que te sea difícil o incómodo.

-Pero eso era antes.

Ahora te conozco y sé que contigo nada es difícil.

Me siento muy segura contigo.

Tenemos una hora hasta que vuelvan mis padres.

No tengo aviones en la habitación, pero podemos dejarnos llevar

y volar un rato, si quieres.

-Venga, Jesús. ¡Al final tu mujer me va a dar a mí!

Hasta mañana.

¡Uf! A ver si fuera posible cerrar hoy el bar.

-Sí, porque estoy reventada.

-Pues anda que yo. Llevamos un día...

-Hay días que no hay manera.

¡Chicos! Que estábamos cerrando.

-Ya, ya. Si vamos a estar muy poco.

Es que venimos del cine y Laura se está meando de risa.

(AMBOS) -¡Literalmente! (RÍEN)

-¿Tan buena era la película?

-¡No!

Es el peor bodrio que hemos visto en años.

-¡Voy al baño, que no puedo más!

-Corre.

-Y... ¿me puedes hacer un favor?

-Si está en mi mano...

-Me gustaría que bajaras un poco la iluminación del local

para crear un clima más íntimo.

-¿Más íntimo?

-¡Ay, perdón, caballero! Es que estamos cerrando.

-¡Vuelva mañana! -Sí.

pero la dueña del bar soy yo.

-¡Caro qué sí, María!

Hazme caso, que luego lo vas a entender.

Vais a ser testigos de algo.

-Bueno...

(RESOPLA)

-¡Huy! ¿Se ha fundido la luz?

-Eh... ¿Te puedes sentar aquí?

-¿Tiene que ser aquí? -Sí.

-Siéntate, anda. -Eh...

¿Qué pasa?

-Eh... Vamos a ver...

Déjame soltar esto de un tirón porque, si no,

creo que no seré capaz.

Aquí fue donde nos conocimos.

Sentada en esa banqueta me llamaste "carroñero" por primera vez.

La primera de muchas.

Y sentada precisamente en esta banqueta te inventaste

un grupo de rock gótico para dejarme en ridículo.

(DUDA) -Vagamente, sí. -Vale.

¿Te refresco la memoria?

(RÍE) -¡No! -Sí, sí, sí.

-¡No! (RÍEN)

-Black Blood, ¿eh?

-¡No me lo puedo creer!

(RÍE)

-Sé que es inventado, pero me da igual.

A partir de entonces este es nuestro grupo.

(RÍEN)

Mira que hemos vivido cosas desde entonces, ¿verdad?

Hemos colaborado en unos cuantos casos

con bastante éxito.

Luego nos hemos "gritao".

Y luego me salvaste de unos justicieros.

Y luego nos gritamos otro poquito más.

Mira que he tenido detractores en mi vida,

pues nadie, ¡pero nadie!, me ha odiado como tú,

Laura Escalada.

Y nadie me ha querido como tú.

-Lo mismo digo.

-Ese primer día ya me di cuenta de que eras muy especial.

Única en tu especie.

Lo que no me esperaba es que me cambiases la vida así.

Que convirtieras a un gacetillero en un periodista serio.

Al menos lo intento.

Que fueses a convertir a un mujeriego escéptico

en un idiota enamorado.

Y a un lobo solitario en un futuro padre.

-Martín, ¿qué...?

-Puede que no sea el día perfecto para plantearte esto.

Porque has tenido una jornada horrible,

que lo sé.

Luego íbamos con prisa y hemos cenado

en un restaurante de comida rápida.

Y en el cine nos ponen una peli de mierda.

¿Sabes qué pasa?

Que me alegro de todo esto.

Porque me sirve para darme cuenta...

de que un día de mierda contigo...

-¡No!

-Merece mucho la pena.

De hecho...

un día de mierda contigo

es mejor que mi mejor día de antes de conocerte.

Así que por eso,

porque todos los días de mierda que estén por venir

yo los quiero vivir contigo.

(RÍEN)

¡Ay, perdona!

(RÍEN)

¿No podéis dejar solos un momento, por favor?

-¡Ah!

Claro, perdona. Estamos ahí en la cocina.

-Es que no sé qué decir. Estoy en shock.

-Es el momento donde normalmente la chica dice "sí".

(RÍEN)

-Ya. Eh...

Es que no sé.

Yo no sé tomar una decisión tan importante de repente,

aquí, en el bar La Parra...

-Tranquila.

¡Tranquila!

Me esperaba que contestaras algo parecido.

-Solo te pido tiempo.

-Por supuesto.

Lo entiendo. Lo entiendo perfectamente.

-Eres idiota. Lo sabes, ¿no, Martín Díez?

(RÍEN)

-Te propongo matrimonio y tú me insultas.

¿Cómo no te voy a querer?

(SUSPIRA) -De verdad.

(MARTÍN) -Te voy a esperar el tiempo que haga falta.

-¡Si lo que no pase en este bar!

-Bueno, y lo que nos quedará por ver, espero.

-Qué pareja.

(FORCEJEA)

(Silbidos)

-Yo que tú no tiraría, puedes hacerte daño.

Tampoco vas a poder hacer mucha fuerza,

te he inyectado Diazepam.

Junto con los efectos del talio de deja...

muy débil.

Por si acaso, te he atado un poquito más fuerte.

Hay que ver, ¿eh?

Con lo que te gustaban estos juegos con cuerdas.

Te has vuelto muy blandito.

-Ya no soy esa persona que conoció tu hermana, Elena.

He cambiado mucho desde entonces.

-Mira, justo de eso quería hablarte.

De cómo cambia la gente.

¿Qué ves ahí?

-Dos niñas pequeñas vestidas de negro.

Somos mi hermana y yo el día del entierro de nuestro abuelo.

Ese día mis padres estaban destrozados.

Así que fue ella quien cuidó de mí.

Me contó que...

a veces a las personas a las que queremos mucho

se van.

Pero yo no fui capaz de aceptarlo.

Saber eso me hacía sentir muy sola.

Pero me dijo que pasara lo que pasara

siempre nos tendríamos la una a la otra...

Siempre.

Y esta

es de poco antes de irse a estudiar el Máster en Nueva York.

Mis padres se acababan de divorciar y ella estaba considerando

rechazar la beca para quedarse en España conmigo.

No quería dejarme pasar sola ese trago.

Pero yo me hice la fuerte.

La animé a que siguiera su sueño.

Así que, en realidad, fui yo quien la convenció para que fuera.

Yo fui quien la envió al infierno contigo.

¿Eres consciente de cómo me hace sentir eso?

Y esta...

es de cómo está ella ahora.

Como un vegetal.

En una cama de un hospital, en coma.

¿No querías hablar de lo mucho que has cambiado?

Porque ella sí que ha cambiado.

Fuiste tú quien le hizo esto y quien merece estar en esa cama.

Tengo hambre.

¿Tú no?

Se ha hecho tarde, deberíamos cenar.

Había un bistec muy rico aquí, ¿verdad?

Toma.

Elige tú.

Yo te lo subo. No te cortes, pago yo.

Quiero que estés con energías.

Todavía nos queda mucho por delante.

(Se abre la puerta)

Ya está todo recogido.

Aunque mi madre entrase ahora en la habitación

no notaría nada.

-La próxima vez vamos a mi casa.

Así no estaremos pendientes de la Policía.

-Aquí hay que tener cuidado con la pruebas

en la escena del crimen.

Vaya ataque de tos te ha dado. Para una vez que vamos al teatro...

Pero me encantó la obra.

El personaje de Inma, el mejor.

Sí, es verdad.

Buenas noches.

Qué pronto habéis venido, ¿no? ¿Pronto?

No.

¿Teníais algo de comer en la nevera?

-Nos hemos "apañao".

-Bueno, yo me voy.

No, hombre. No te vayas.

Quédate un rato más y seguís haciendo...

lo que estuvierais haciendo.

Mañana madrugo y tengo que hacer cosas en casa.

-Sí, se ha comprado un avión y tiene que montarlo.

-Anda. De joven fui aeromodelista.

¿Qué es? ¿Un radio control o qué?

-Sí, un Sopwith Camel.

-Ah, pues ni idea. No lo conozco.

Pero suena bastante caro.

-Lo he encontrado barato.

Hay una nueva web, Colección +,

de cosas de segunda mano y ahí.

-Ya me meteré... ¡Lo que me faltaba ahora!

Ponerme con el aeromodelismo. ¡Sí! Lo que me faltaba a mí

es que volvieras a llenar la casa de aviones.

Quico, no te vayas. Espera.

Átate los cordones bien, no te vayas a caer.

(Golpe)

Buenas noches.

Bueno, me voy. Estoy supercansada.

¿No te llevas el ordenador para ver un capítulo de los tuyos

en la habitación o qué?

No, es que estoy muy cansada.

He tenido mucho lío hoy en la escuela.

Sí que has tenido lío, sí. Porque juraría que esta tarde

tenías la camiseta del derecho y, ahora, del revés.

¿Qué ha pasado?

¡Qué tonta!

Me ha caído una gotita de tomate y la he lavado

y no me he dado cuenta.

Una gotita de tomate.

Y yo me chupo el dedo.

Mira que ir con la camiseta del revés.

Hay que fijarse un poco.

Sí que hay que fijarse, sí. Hay que fijarse.

¡No lo pillo!

Ya le lo contaré luego.

(QUEJÁNDOSE) ¡Ay, por Dios!

María, ¿ya está apagado todo en la cocina?

-¿Eh? Sí, perdona.

-¡Sí!

Me había quedado pensando en lo bonita que ha sido

la pedida de Martín.

Nos debería pasar algo así de bonito todos los días.

(Teléfono)

Uh, qué número más largo.

¿Dígame?

Sí, soy yo. ¿Quién es?

¿Quién dices que eres?

¡Ah, corazón!

Claro, ahora sí que te conozco.

Eres el más pequeñín de Reinaldo.

De nada.

A ver, dímelo.

Huy, qué bonito y qué voz más dulce tienes, cariño.

Venga sí, pásame con tu padre.

Reny, ¿cómo se te ocurre llamar, con el pastón que debe costar?

Que sí, que no me des más las gracias.

Ya los oigo, ya.

Cariño, sabes que tienes una amiga en España

para lo que te haga falta. Lo sabes, ¿verdad?

Sí, Salima también está por aquí.

Te manda recuerdos.

Venga, cuídate mucho.

Yo también. Mucho, mucho, mucho.

Venga, un abrazo.

-¿Qué te han dicho? (SUSPIRA) -¡Ay!

Pues nada.

Primero se ha puesto el más chiquitajo

y me ha dado las gracias por el dinero que mandé.

Y luego Reny,

que quería que oyera las risas de sus hijos

para que viera que una buena acción tiene consecuencias en la vida real.

Y nada.

Estaban por allí como locos, armando un follón...

-Madre mía. Se veía muy unido a sus hijos.

-Sí. También me ha mandado muchos besos para ti.

-Cómo me equivoqué con él.

-En eso consiste la vida, en equivocarse, rectificar...

En ayudar a los demás cuando se puede.

-Bueno. ¿Pero ves? Tienes tu momento bonito también.

-La verdad es que sí. ¡La que fue a hablar!

La que tiene un novio en Grecia que no deja de llamar.

-Bueno, hoy tengo cine sincronizado con Eugenio.

-¿Y eso qué es?

-Pues quedamos a una hora del día para ver la misma película juntos

damos al "play" y podemos comentarla en tiempo real por el chat.

Me parece una forma muy bonita de estar conectados

a cientos de kilómetros.

-Me parece precioso, Salima. ¡Precioso!

-Bueno, seguro que tarde o temprano

encuentras a alguien con quien hacerlo.

-Prefiero que sea en el salón de mi casa

y con una cenica, si es posible, la verdad.

(RÍEN)

(Móvil)

-"Últimamente estás muy raro".

(Timbre)

¡Paty!

-¿Puedo pasar o sigues trabajando? -Pasa.

(CARRASPEA)

Lo único que vamos a hablar...

bajito, que está este sobando.

-Vale.

¿Qué ves?

-Una de tiburones zombies.

¿Quieres que la veamos?

-Hum... No.

No he venido hasta aquí para ver películas chorras.

-Ya...

Sí, sí, tienes razón.

-He venido para entender qué te pasa conmigo.

Te juro que me estás volviendo loca.

Un día eres... increíble.

Felicidad, todo es maravilloso.

Y, al día siguiente... estás en tu mundo.

Eres un tío torturado, oscuro.

-No me digas que el trabajo, que estás muy cansado, porque no.

Si tienes tiempo para pelis chorras, tienes tiempo para mí.

-Totalmente, no lo niego.

Te he estado evitando.

-No hace falta que lo jures.

¿Se puede saber por qué? ¿Qué te he hecho?

-No has hecho nada, no es nada que hayas hecho.

Últimamente he estado pensando mucho.

-¿Pensando? -Sí.

Me he dado cuenta de que eres mi primera relación seria.

Una relación de verdad.

Y eso, en parte, me da un poco de...

-De miedo.

-Pues sí. ¿Cómo lo sabes?

-Porque no somos dos chavales enrollándonos en una discoteca.

Somos dos amigos que han asumido que quieren estar juntos

y han dado el paso. Eso siempre da miedo.

-¿Pero tú tienes miedo?

-Pues claro. ¿Tú qué te crees?

-No lo entiendo. Sabes que estoy colado por ti.

-Precisamente por eso.

Me tienes en un pedestal tan alto

que estoy siempre pensando que voy a hacer algo que no te guste

o que te avergüence o...

O que no es lo que te esperas de mí. No sé.

Tengo mucho miedo a decepcionarte.

-Estoy flipando. Justo eso es lo que me pasa contigo.

-¿Tanto te cuesta decírmelo?

-Pues sí, porque es lo mismo, pero no es lo mismo.

Paty, tú no me vas a decepcionar.

Tú eres una tía cojonuda.

Y me gustas como eres.

Y si tú tienes algún mal rollo por ahí escondido

o alguna cosa turbia o lo que sea...

yo no me voy a asustar.

-Pues lo mismo te digo.

-Ya, pero no.

Tú te vas a llevar un día un chasco conmigo.

Pero un chasco grande, sí.

Sí, sí. Entonces me vas a decir que por qué te he engañado,

que no es para nada lo que te pensabas,

que has perdido el tiempo conmigo...

-¿Tú eres gay?

-¿Que si soy gay?

-¿Estás casado y tienes tres hijos?

¿Eres Jack el Destripador?

-Paty, no me vaciles.

(RÍE) -No te estoy vacilando.

Solo quiero que veas que intentas alejarme de ti.

Y tú eres un tío normal, con sus traumas y taras,

con mala leche cuando está cansado.

Lo normal.

-No sé yo, ¿eh?

-A ver...

¿Qué has hecho tan terrible para que me avergüence de ti?

La pregunta que realmente me importa es

¿tú me quieres?

¿Me quieres, Jairo?

¿O no me quieres?

-Sí, claro que te quiero. Como nunca he querido a nadie.

-Pues entonces ya está.

Ya está, yo ya estoy tranquila.

Las relaciones no son fáciles,

no son siempre un camino de rosas y hay peleas,

hay decepciones, días malos y días buenos,

pero hay que estar siempre.

Si dos personas se quieren, lo demás no importa.

-Tienes razón.

Perdóname que haya sido tan tonto contigo.

-Lo has sido.

-¿Te quedas?

No a ver la peli esta de zombies, a dormir conmigo.

Aunque, si quieres verla, la vemos juntos.

-Oye, mira, chaval. ¿Ves esto?

Pues compórtate y no lo pongas más difícil.

-Tranquilo, Sebas.

No te preocupes, me encargo yo.

Déjalo.

¿Pasamos a mi despacho?

Siéntate, por favor.

Bueno, si no te importa, sí me voy a sentar.

-Estás en tu casa.

-Bien, tú dirás.

-Estás dudando a ver si he venido a detenerte, ¿no?

-Con la cantidad de tiempo que llevas detrás de mí

y las ganas que me tienes, si vinieses a detenerme

estoy seguro de que ya me habrías esposado.

-Mis informadores me cuentan que llevas

toda la semana muy nervioso.

Supongo que para tus adentros estarás paranoico,

pensando qué has dicho o no por teléfono

que pueda incriminarte y meterte en la cárcel.

Sabes de qué te hablo, ¿no?

-Pues... No, la verdad.

No tengo ni idea, no te estoy siguiendo.

-Ya...

Mira, hoy no vengo a detenerte.

Aún no.

Pero estás viviendo con tiempo prestado.

Disfrútalo, porque te queda poco.

He venido porque me apetecía contártelo en persona.

-Espera un momento, Elías.

(TOSE) A mí también me apetece mucho...

comentarte algo.

Verás estoy...

Bastante cansado de toda esta guerra tan absurda

que nos traemos tú y yo desde hace un tiempo.

Estoy muy harto

de tanto insulto, tanta provocación y tanta falta de respeto.

Se podría decir que los dos somos

responsables de tener una relación tan tóxica, ¿verdad?

Pero, si soy justo y sincero,

tengo que reconocer que si hay un responsable, soy yo.

-Me tenía que haber traído la grabadora.

-¿Vas a confesar todos tus crímenes? -¡No!

No te equivoques, no he cometido ningún crimen en mi vida.

Y si he cometido algún delito contigo,

será el de aprovecharme de tu alcoholismo

para ponerte en evidencia delante de todos en aquel bar.

-Ahora sí que no te sigo.

-Pues es bien fácil.

Solo tienes que hacer un poco de memoria.

Pero, si quieres, yo te ayudo.

En aquella época, Elías, ninguno atravesábamos nuestro mejor momento.

Tú estabas hundido en el alcohol y yo...

navegaba en el éxito. Triunfaba con mis negocios, pero...

También caí en un gran pecado, la vanidad.

Pensaba que estaba por encima del bien y del mal.

Jamás tuve que haberte gastado aquella broma

para ponerte en evidencia delante de todos.

-Aquello no fue una broma.

Fue una humillación.

Eso solo lo hace un miserable.

-Lo sé. Lo sé.

Y entiendo que te sientas así, Elías.

Lo que te hice aquel día fue algo indigno

de cualquier ser humano.

Por eso quiero decirte algo que no te he dicho hasta ahora.

Me equivoqué.

Me comporté como un verdadero imbécil

porque tú no te merecías que te hiciese eso.

Y solo que gustaría que si en algún momento, algún día

pudieses perdonarme,

estoy dispuesto a hacer lo que sea.

(RÍE)

¿Se puede saber qué demonios te hace gracia?

-¡Tú pidiéndome a mí perdón!

Como si te importaran una mierda mis sentimientos.

Es así cómo lo hace Fernando Quintero,

Generando deudas.

Da igual que sean económicas o emocionales.

Y tampoco importa si es el concejal o el panadero.

¿Hum? Como...

Como el machaca ese, que le estarás pagando en negro

para que haga doble turno.

O el pobre Jairo, fijo para que espíe al hermano.

-Yo no hago nada de eso.

-Ya, seguro.

(RIÉNDOSE) Si te crees que tú a mí, pidiéndome disculpas,

¡tú a mí!,

me vas a comprar, eso solo puede significar una cosa.

Que estás "cagao" de miedo.

Y tienes motivos para estarlo.

Cuanto más entierras tus crímenes,

más profunda es la fosa.

Ya sabes lo que te va a pasar con tus amigos.

No van a ir a verte ni a la cárcel.

¡Ninguno!

Bueno, sí. Uno sí.

¡Yo!

A comprobar que sigues allí.

Pudriéndote.

(RÍE)

(Pasos acercándose)

-Anda, tómatelo.

-Mujer, pero si ha sido solo un mareo.

-¿Un mareo? Ya...

¿Cómo se te ocurre quedarte tanto en el bar?

¿Por qué no me llamaste? Te hubiera ido a buscar.

-Sí, lo reconozco.

Se me fue el sentido del tiempo tras charlar con Antonio.

¡Ah! Que, por cierto,

me ha dado esta lista para que no olvides

la frecuencia de tu medicación. -Sí, lo sabía.

Me llamó a media tarde.

Después de estar con Antonio, ¿por qué estuviste tanto en el bar?

No entiendo el motivo.

-No sé, tenemos ciertos problemas en el trabajo.

Sergio ha estado enfermo, González y yo, pues,

hemos tenido sobrecarga y supuse que me relajaría

y evitaría otro ataque de ansiedad.

-Ya...

(Se abre la puerta)

Hola, Alicia.

(Portazo)

Le dejo una tarde solo y se la pasa en el bar.

Eso hacen las personas con remordimientos.

¿No, papá?

¿Te pasa algo?

Me gustaría hablar con mi padre a solas.

¿Te importa?

Se ha traído las cosas para pasar aquí la noche.

Pues tendrá que ser otra.

Alicia, ¿qué manera es esa de tratar a Montse?

-No pasa nada.

Mis cosas se quedan aquí para otro día.

Mejor os dejo solos y hablad tranquilamente.

-Hasta mañana. -Hasta mañana.

(Se abre la puerta)

(Se cierra la puerta)

-¿Se puede saber a qué viene todo esto?

No te reconozco, hija.

Quizá porque no soy tu hija.

(CON DESPRECIO) Siéntate.

Tenemos mucho de lo que hablar.

(SUSPIRA)

¿Qué pasa, no tienes hambre? Te aseguro que está en su punto.

-Elena, por favor, termina esta locura.

-Mi hermana sí que estaba loca, pero de amor por ti.

No te imaginas la carrera que tenía por delante.

Antes de que le pasara todo esto

había recibido ofertas de los mejores bufetes del país.

¿Te suenan...

Ballester, Monpou, Ribarroja...?

-Claro que me suenan.

Y a cualquier que se dedique a esto. Tres de los grandes.

-Me alegro de que te suenen.

Quiero contarte algo.

Ya que Isabel no podrá trabajar con ellos,

he pensado que tal vez tú podrías tener una oportunidad.

Te he preparado una solicitud.

Y puedo enviarla junto a esta preciosa foto tuya.

-¡Hija de...!

-¿Eso significa que lo envíe?

-No, Elena, por favor.

¡Recapacita!

(Móvil)

-Un momentito, ahora seguimos.

Hola, mamá.

¿Pasa algo?

A ver, cálmate, por favor.

¿Pero cuándo ha sido eso?

Hemos pasado por eso otras veces, son reacciones espontáneas.

¿Cómo dices?

¿Y el médico os ha dicho eso?

(EMOCIONADA) No, claro que estoy muy contenta.

En cuanto tenga un rato, me paso. ¿Vale?

Adiós.

(Respiración agitada)

Sergio...

¿Un cuchillo de cocina frente a un arma semiautomática?

-Por favor, Elena. Termina esto.

He oído lo que dices.

Tu hermana se está recuperando, ¿Verdad?

¿Se ha despertado?

-Es una señal, ¿no lo ves?

El universo te la ha devuelto antes de cometer una tontería.

Si me sueltas ahora, nadie se enterará de esto.

Tienes mi palabra.

He aprendido la lección, Elena.

Por favor... Deja que me vaya.

-Te has soltado demasiado pronto.

Con mucha facilidad.

Voy a darte otra dosis de Diazepam.

¡O mejor!

-No...

Elena, por favor.

Tu hermana se está recuperando.

Eso es lo único que importa, ¿verdad?

¡Se va a poner bien, va a vivir!

-Que sea la última vez

que mencionas a mi hermana sin mi permiso.

(GRITA)

¡Mírame!

No soy tu hija, ¿verdad?

Al menos ten las narices de reconocerlo.

¿De dónde has sacado esa tontería? ¿De dónde?

¡De ti! ¡Lo he sacado de tu propia boca!

¿Cuándo, por Dios?

Hemos estado investigando a Quintero.

Hemos tenido el teléfono pinchado hasta esta noche.

A través del dispositivo oí tu llamada.

Estabas borracho y decías que te daba igual lo que dijeran

unos análisis de ADN.

Que te considerabas mi padre y no me enteraría de esto.

Así que, por favor, deja de mentirme

como a una niña y dime la verdad.

¿Soy hija de ese monstruo?

Fernando Quintero es tu padre biológico, sí.

Ni Fernando ni yo sabíamos nada.

De hecho...

Yo nunca supe que fue su amor de juventud.

(MURMURA) Qué asco.

¡Qué asco!

Sé que es espantoso que te enteres de esto así.

Pero hay algo a lo que no dejo de agarrarme.

Tu madre podría habernos contado la verdad.

Pero prefirió dejarlo como estaba

porque quería que fuésemos una familia

¡y eso es lo que debe importarte!

¡Por eso no debes hacer caso a lo que digan esos papeles!

¿Sabes?

Yo...

creía que iba a llegar aquí y que...

todo esto iba a ser una pesadilla.

Que me ibas a abrazar,

a darme una explicación y decir que era una broma de mal gusto.

Pero no, claro que no.

Mamá me engaño y tú también.

¡Eso habéis hecho! ¡Jugar conmigo todo el rato!

¡No es así! ¡Por supuesto que sí!

Mentira tras mentira, eso habéis hecho toda la vida.

¡Eso es lo único que habéis hecho! ¿Qué, qué?

¡Esta mierda, esta mierda!

Vuestra fiesta de aniversario, llevarme a esquiar...

¡Todo es una mentira, mi vida es una mentira!

No, mi amor por ti no es ninguna mentira.

Alicia, te he criado.

Y te quiero como lo que siempre has sido para mí,

Eres lo único que da sentido a mi vida

y no voy a permitir que ese Quintero me lo arrebate, ¿entiendes?

¿Desde cuándo lo sabes?

¿Cuánto tiempo llevas mintiéndome?

Tú... tú dices que eres mi padre,

pero me has ocultado la verdad sobre mí.

¿Adónde vas, hija? ¡No me toques!

No se te ocurra tocarme porque no eres nada mío.

Absolutamente nada.

Hija, ¿adónde vas?

Muy lejos.

Esto...

Esto no es mi vida.

(Portazo)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

¿Cómo está tu padre?

Le han operado de urgencia y le han quitado el trombo.

-No me coge el teléfono y no sé dónde está.

No pudo evitar pensar que le haya pasado algo malo.

¿Se te han pasado las neuras con piba?

Habla más bajo. No son neuras.

Está enamorada y acaramelada contigo,

no quiero que se decepcione.

Si no lo tienes claro, que no se cree falsas esperanzas.

No aprendes, ¿eh?

-Quintero siempre me sorprende. ¡Bueno!

¿No va y me pide perdón por haberme humillado?

-Tienes que pasar página, vas a perder la salud.

¿Has llamado a comisaría?

Sabes que para refugiarse de los problemas va allí.

Pasaré esta tarde por allí, por si le ha dado por ir.

Tranquilo, te tendré informado.

No lo estaré hasta saber que está bien.

Buenos días, señor Quintero.

El comisario estará fuera todo el día.

¿Si puedo ayudarle? Estoy a cargo de la comisaría.

Si no queda otro remedio...

Dígame qué desea.

Quiero poner una denuncia contra su compañero Elías Guevara

porque estoy muy cansado y harto de aguantar sus insinuaciones,

sus faltas de respeto, sus provocaciones y sus insultos.

"Marcelino, soy Rober".

¿Se sabe algo de Alicia?

No, en comisaría no saben de ella ni está en lugares donde suele ir.

No me coge el teléfono.

¿Y si ha hecho una tontería?

No sé por qué se está portando así, pero...

algo gordo ha tenido que pasar.

Ayer me pidió matrimonio.

-¿En serio? -Y tan en serio.

Con anillo y todo en La Parra. Me quería morir de vergüenza.

María y Salima mirando.

-¿Qué hiciste, qué dijiste?

-Bueno, le dije que me lo tenía que pesar.

Lo primero que se me ocurrió.

-¿Y ya te lo has pensado?

-Perdona, Marcelino... ¿Qué hay, Montse?

-Hola. -¿Qué pasa, González?

-Sergio no ha aparecido. Le he llamado y no contesta.

-Estará en alguna reunión.

-Si la tiene, pero no ha acudido.

Y es con un cliente importante, Jacinto Manrique.

¿Y si le ha pasado algo?

-Tal vez sea algo sin importancia, pero te lo tengo que contar.

  • Capítulo 132

Servir y proteger - Capítulo 132

07 nov 2017

Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a tener dudas sobre si su trabajo es compatible con su relación con Paty. Olga trata de superar sus miedos.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 132 " ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 132 "
Programas completos (147)
Clips

Los últimos 683 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 144 Completo 52:57 8% hoy
    Capítulo 144 hoy Quico y Eric se preparan para el sabotaje del Congreso. La comisaría se moviliza cuando se reciben las primeras noticias de lo ocurrido en el Pabellón. Alicia y Marcelino se preparan para la boda de...
  • Nuevo Capítulo 143 Completo 52:36 79% ayer
    Capítulo 143 ayer Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Nuevo Capítulo 142 Completo 53:51 93% pasado martes
    Capítulo 142 pasado martes Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% pasado lunes
    Capítulo 141 pasado lunes Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...