www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4250581
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 115 - ver ahora
Transcripción completa

A ver, les ha debido gustar mucho la entrevista que le hice a Nacha.

Lo siento, se te ve deportista, tienes una buena formación,

pero no puedo ofrecerte nada.

-Oye, Quico, no dejes de intentarlo con Max.

A lo mejor al final lo consigues.

Paty, tienes que ayudarme.

-Hablaré con él, pero no te prometo nada.

-¿Cuándo puedes empezar?

-Va a ser muy positivo para el gimnasio de mi amiga.

-Y para mí también. Me va a permitir... verte a menudo.

-Verás, necesito hablar contigo sobre un asunto de la ONG.

-¿Y sobre qué exactamente?

-Prefiero comentártelo en persona.

Creo que mi próxima rotación será en la UFAM.

Y como sé que parte del trabajo se hace

en coordinación con la ONG en la que colaboras tú...

-¿Quieres que sea tu guía en la ONG? -Solo si tienes un hueco.

-La inspectora Ocaña y tú, ¿estuvisteis juntos?

-No es ningún secreto, tuvimos... una pequeña historia.

-Perdona si te he parecido un poco cotilla.

Os vi el otro día hablando y...

la tensión se notaba a distancia.

-Ella es hija de Carmen y de otra persona.

Fernando Quintero.

Ibas a ir a la cárcel para hundir a Quintero.

Y ahora le abres las puertas de tu bufete.

A él y al impresentable de Sergio.

Alicia, no puedes irte así. Por supuesto que puedo.

(Respiración agitada)

Vale, sí, sí, enseguida voy para allá.

¿Qué pasa, Alicia?

A mi padre le ha dado un ataque al corazón.

Ha estado a punto de irse él antes que yo.

Pero eso no ocurrió, gracias a ti.

La vida continúa para ambos.

¿Estás pensando en irte con él?

Al menos hasta que sepa que se cuida solo.

Espe.

Natalia, la mujer de Emilio.

-Hola, Natalia.

Perdone, como estaba hablando con mi amiga, no me he dado cuenta.

-Tú eres la que está a cargo de UFAM, ¿no?

-Sí. -Lola.

Lola Ramos.

-Me sentí muy incómoda.

Me alegro de no haberle contado nada de lo nuestro.

No querría que te montara un numerito en público.

Emilio y yo estamos... -¿Qué? ¿Enamorados?

Es la crisis de la mediana edad. Es de manual.

-Se está equivocando.

-Si al final te llevas a Emilio, nunca podrás desplazarme,

porque yo siempre seré la madre de sus hijos.

En cambio tú solo serás la que destrozó nuestra familia.

-Me encanta verte suplicar, pero te juro que no te vas a librar.

(Disparo con silenciador)

(Respiración agitada)

-Deberías darme las gracias por haberte salvado la vida.

Ahora tenemos que pensar cómo resolvemos este marrón.

¿Por qué has tardado tanto? -El sitio está a tomar por saco.

Y la cantidad de horas que me tiré con la pala.

Ha aparecido el Fiti. ¿Y dónde está ese cabrón?

¿Dónde? No está. Lo han matado.

Las próximas 48 horas son vitales para nosotros.

No hay duda de que es él. Es Fiti. Róber, ¿lo ves?

Parece que va a entrar en Transportes Quintero.

¿Puedes conseguir una imagen mejor?

No hay otro ángulo donde se le vea entrar o salir.

¿Cómo has podido ocultar la relación de Fiti y de tu hermano?

He querido creer que había otra explicación.

Entiendo que encubras a tu hermano, yo lo hice con mi padre.

Aprecio a Jairo, pero...

aquí te tienes que comportar como el policía que eres.

No hablamos de un robo o de un trapicheo.

Se trata de un asesinato.

(Música emocionante)

-Hola, Nacha. -Hola, Espe.

-¿Te vienes a comer luego con nosotras a La Parra?

-No, me voy a casa. El comisario me ha dado la tarde libre.

-Porque tienes que descansar, ¿no?, para el combate.

-Aunque no sé si voy a ser capaz. Max me ha dicho cuarenta veces

que tengo que echar una siesta antes del combate, pero...

no sé si con estos nervios podré dormir.

-Yo también tendría miedo de lo que pueda pasar esta noche.

-No, si miedo no tengo. Lo que tengo es ansiedad.

Por mí, adelantaría el combate unas cuantas horas.

-¿En serio? (ASIENTE) -Yo quiero que empiece ya.

-La verdad es que Max se lo ha currado muchísimo contigo.

Yo lo veía ahí, cada dos por tres,

de La Parra al gimnasio, siempre con la "tablet" pegada

mirando vídeos de la chica con la que peleas, ¿cómo se llamaba?

-Vicky Martos. -Vicky Martos, sí.

Esa chica es bastante conocida, ¿no?

Hay muchos vídeos de ella por Internet.

(ASIENTE) -En el circuito de las "amateurs" es de las mejores.

-¿Y eso tampoco te da miedo?

-No. En el boxeo no hay miedo. Hay respeto.

-Si tú lo dices... Yo te veo soltando puños y pienso:

"Esta me suelta un zurriagazo que me manda al otro barrio rápido".

-El boxeo es un deporte muy reglado.

Si el árbitro ve que alguna rival

está en inferioridad, suspende el combate.

Además, vamos bien protegidas. Llevamos casco, coquilla, el bucal...

Es más difícil ir corriendo en Kabul

tras un ratero que subirme a un "ring".

-Por eso. ¿No tienes suficiente adrenalina ya con el trabajo diario?

-Más o menos.

-Espe... -Pero esconde eso.

-Eh, no, bueno, eh...

A ver, esto es de parte de Espe, Lola y yo.

Queríamos dártelo juntas, pero Lola llega tarde.

Mucha suerte para esta noche.

(RÍE) -Sí, venga, ábrelo, a ver si te gusta.

-Chicas, qué detalle. No tendríais que haberos molestado.

Bueno...

¡Me encanta!

-¿Te gusta? -Es espectacular.

Pero ¿cómo se os ocurrió? Me encanta, de verdad.

Está precioso.

(Llaman a la puerta)

(EXTRAÑADO) Natalia, ¿qué haces aquí?

Buenos días, ¿puedo pasar?

Sí, claro, pasa.

Vaya, reconozco que me llevo una sorpresa.

¿Por?

No esperaba encontrarte solo.

Ya.

¿Ocurre algo? ¿Están bien los niños?

Sí, no te preocupes, no tienes por qué alarmarte. No pasa nada.

Te presentas aquí sin avisar, pensaba que igual podía pasar algo.

Si tanto te preocupan tus hijos,

puedes ir a llevarles al colegio cualquier día.

O recogerles. Incluso llevarles al cine.

O pasar con ellos un fin de semana en el campo. En fin.

Fuiste tú quien me pidió que me alejase un tiempo

hasta que normalizáramos la nueva situación.

Alejarte de mí, no de tus hijos. Ellos te necesitan.

Yo también a ellos. Pues no lo parece.

Mira, Natalia, si has venido nada más que a darme el sermón

sobre lo mal padre que soy, has venido en mal momento.

Estaba a punto de irme.

(RÍE) Tú siempre estás a punto de irte

o tienes muchísimo trabajo, o estás reunido.

Nunca es un buen momento para ti.

Para dedicarme y prestarme un minuto de atención.

Toma, ya que tanto te preocupan tus hijos.

(SUSPIRA)

¿Qué es esto?

Te lo ha hecho Jaime esta mañana.

Se ha levantado tempranísimo y no ha parado de dibujar

hasta la hora de irse al colegio. No ha querido ni desayunar.

Y me ha hecho jurar que te lo traería hoy mismo.

"Mi padre es policía y trabaja mucho".

Con ocho años todavía no te lo echa en cara. Pero dale tiempo.

Marcos, sin embargo, no para de preguntar

por qué papá no pasa tiempo con nosotros.

Ya me imagino.

Te emplearás a fondo para hacerme pasar por el malo de la película.

No ha sido muy difícil. Digamos que te lo has ganado a pulso.

En cambio, el mayor ata cabos enseguida.

No quiero ni imaginar lo que les cuentas de mí.

Pues la verdad, que ya no quieres vivir conmigo

y que estás muy ocupado pensando en ti.

Natalia... ¿Qué?

No he sido yo la que se ha ido de casa

y se ha venido a vivir a un hotel.

Claro que así tendrás más tiempo para...

verte con quien quieras, ¿no?

Te agradezco mucho que me hayas traído el dibujo.

De verdad, me hace mucha ilusión.

Pero si cada vez que los niños hacen un dibujo,

vas a venir a recriminarme mi decisión,

el próximo lo dejas en comisaría. A ser posible, cuando no esté.

No recrimino tu decisión, Emilio.

Te estoy pidiendo cuentas de tu infidelidad.

(RÍE) No me hagas sentir como si fuera

una neurótica que se inventa cosas que no son.

¿O me vas a decir que no hay ninguna otra mujer en tu vida?

¿Tú ves a otra mujer aquí?

Emilio, que nos conocemos.

Si quieres irte con otra, vete.

Pero no me trates como si fuera una tonta.

Sé perfectamente que el motivo de alejarte de mí no ha sido

ni el trabajo, ni la monotonía, ni cualquier otra excusa.

Está bien.

Tienes razón.

Estoy enamorado de otra persona.

Vaya, por fin una verdad que sale de tu boca.

Será con alguien de la comisaría.

Sí, es una compañera.

Se llama Lola.

Es la oficial al frente de la UFAM.

O sea, que te has liado con... una compañera de trabajo

más joven y con un rango bastante inferior al tuyo.

Qué originalidad, Emilio.

No me he liado, Natalia.

Vamos a ver, Emilio, ¿qué va a ir en serio con una niña?

¿Qué sabrás tú cómo es Lola? Pues la conozco.

Sé quién es.

Y sí, te voy a reconocer que es muy mona.

Pero, en conjunto, me parece bastante vulgar.

¿Es necesario que la insultes?

¿Es necesario que abandones a tu familia

por una niña que hasta hace nada bailaba en la barra de un bar?

Bueno, ya basta, ¿eh? (RÍE)

Eres un irresponsable.

Vas a arruinar la vida de tus hijos por un capricho.

No es un capricho. Emilio, por favor.

Lo de la crisis de la mediana edad hasta lo puedo entender.

¿Necesitas sentirte deseado?

¿Salir con tus amigos de juerga de vez en cuando? Vale.

Pero de ahí a abandonar a tus hijos por una gogó...

Ese ha sido un golpe muy bajo.

¿Me vas a decir que lo que te atrajo de ella fue...

su personalidad, su cultura, su inteligencia?

No, no te voy a decir nada.

Mi relación con Lola no es de tu incumbencia.

Eres el padre de mis hijos. Yo creo que sí es de mi incumbencia.

No, Natalia, no lo es.

Ya no vivimos juntos y no voy a darte más explicaciones.

Y te sugiero que en lo sucesivo

hables con más respeto de la mujer a la que amo.

Hola, Salima. Ponme una tila, por favor.

-¿Una tila a estas horas?

¿Vas a dejar el café? -No necesito cafeína.

Tengo los nervios a flor de piel. -¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

Ah, por el combate de esta noche.

-Premio para la campeona.

(RÍE) -Y yo que pensaba que al Tigre de Moratalaz

no le daba miedo nada. -Oye, no te cachondees de mí.

-Que no es cachondeo. Pero viendo cómo has trabajado con Nacha

y siendo tú la persona que más sabe de boxeo del barrio,

no veo qué tienes que temer.

-Ya. Bueno, a ver si te lo explico. Vamos a ver.

¿Tú has visto a esos entrenadores de fútbol botando en el banquillo?

Tienen el culo "pelao" de competir, pero están nerviosos.

A veces es peor ver a tus pupilos que competir tú mismo.

-Eso tiene sentido.

Hombre, y viendo a Nacha ahí peleando en el "ring"

y tú aguantando en la esquina, tiene que dar un poco de miedo.

-No te lo puedes imaginar. Anoche tuve hasta pesadillas.

Me siento, ¿vale? -Vale.

-Hombre, Max, a ti precisamente te quería ver yo.

-¿A mí? (ASIENTE)

-¿Me dejo caer por el gimnasio una hora antes del combate?

Para hacerme al espacio escénico.

-¿Al espacio escénico? Pero ¿de qué hablas?

-¿No te han llamado de la Federación?

-No.

-Voy a ser el "speaker" esta noche. (MAX RÍE)

-¿"Speaker", tú? -Ya ves.

A ver, les ha debido gustar mucho la entrevista que le hice a Nacha.

Y luego dicen que si soy medio conocido del barrio,

que si esto que si aquello. En fin, yo qué sé.

Me han ofrecido el micrófono de la velada.

-Pero tú no eres experto en boxeo, ¿no?

-Pues no, ya me gustaría a mí, pero...

yo qué sé, intentaré compensarlo con labia.

De eso reconoce que ando sobrado. -Sí. (RÍE)

-Oye, y hablando de entrevistas,

¿tú por qué no me concedes una?

-¿Yo? (ASIENTE)

Bueno, sí, cuando quieras.

-¿Cuando yo quiera? Pues vas listo.

Ahora. -¿Ahora?

-Hombre. -Bueno, pues venga, va, dispara.

(RÍE)

-Vamos a ver. Espérate que ponemos en marcha el aparatito...

Vamos allá. A ver, la primera pregunta es muy fácil.

¿Cuándo empezaste a sentir vocación de hacerte boxeador?

-Bueno, desde que tengo uso de razón.

Desde que era niño quise boxear.

Siempre, y hubiera seguido mucho más. Pero luego cogí el gimnasio

y eso me quita mucho tiempo. Hay que sobrevivir.

-La vida de un boxeador es dura, ¿no? -Sí.

Si no estás en el "top ten" es durísima.

Es difícil pagar las facturas con los combates.

¿Cuánto crees que dura la carrera de un boxeador?

Ocho, diez años.

-Ya. Y otra cosa.

¿Qué cualidades crees que requiere ser entrenador de boxeo?

-Pues la primera, desde luego, saber motivar a tu pupilo.

Tienes que saber de técnica, estrategia,

y sobre todo, de evaluar los riesgos, porque...

-¿Porque...?

-Para esto, tío, para, anda.

-¿Qué pasa? -Joder, me estoy sintiendo fatal.

Me oigo y oigo a un cantamañanas. Esto es...

Yo nunca he entrenado a nadie profesionalmente.

Jamás entrené a nadie.

-Pero ¿qué estás diciendo? Oye, vamos a ver.

No estamos vendiendo nada falso. Aquí es todo verdad.

Con esta entrevista, va a salir un perfil tuyo.

Y lo que estás contando es tu experiencia, ¿no?

-Ya. ¿A quién le puede importar lo que yo opine?

Un tío con un gimnasio de cuarta en un barrio

y que soñó con ser entrenador. -Pero ¿qué dices, tío?

Que tú eres aquí una leyenda.

Todo el mundo se acuerda del Tigre de Moratalaz.

-Eso fue hace mucho tiempo.

-Para mí sigues siendo una institución.

Para mí y para mucha gente.

¿Y sabes qué te digo? Aunque no lo fueras. Me da igual.

Estos eventos son importantes.

Estás enviando un mensaje a la gente joven.

Les estás invitando a iniciarse en el deporte.

A implicarse en algo.

Así no están en la calle haciendo otras cosas... en fin.

Más chungas.

-Vale. (CARRASPEA)

Dale.

A ver, un... (CARRASPEA) un entrenador sobre todo tiene

que saber evaluar los riesgos.

Sobre todo para que su púgil no se lesione

y no sea castigado demasiado.

Motivarle, pero sin exceso de riesgo, ¿comprendes?

(Móvil)

-¿Lola? ¿Dónde te has metido?

-¿No te ha llegado mi mensaje?

-Sí, me ha llegado un mensaje de que llegabas un poco tarde.

Pero tu turno empezaba hace una hora.

-Ya es que he cogido la gripe o algo así,

porque me encuentro fatal. (SORBE)

-"Vaya, no me digas. ¿Y qué síntomas tienes?".

-Ay, Espe, no empieces.

-Si Miralles me pregunta, algo le tendré que decir.

(SUSPIRA) -Pues me duele la cabeza, me duele todo el cuerpo.

Tengo pinchazos en el estómago. (SORBE)

-Gripe estomacal. Eso son 24 horas.

Si mañana sigues igual, te pides la baja.

Y ahora a la cama. Mucho líquido, vitamina C y a descansar.

¿Quieres que te visite esta tarde? -"No hace falta, Espe, de verdad.

Hasta mañana". -Vale, que te mejores, guapa.

-¿Quién está enferma?

-Lola, que ha cogido una gripe y está en la cama.

¿Tú qué tal ayer con Sergio Mayoral?

-Curiosa asociación mental.

Dices "cama" y, de repente, piensas en Sergio Mayoral y en mí.

(RÍE) -Que no, mujer, que no estoy insinuando nada.

-Mejor, porque no hay nada. Nada de nada.

-Vale, vale. Entendido.

No seas tan susceptible.

Bueno, si hubiera algo, yo soy una tumba.

-No me cabe la menor duda.

-Pero, bueno, cuenta, ¿qué hicisteis?

-Pues qué vamos a hacer, visitar la ONG,

ponerme al tanto de su labor,

ver cómo podemos colaborar con sus trabajadores sociales.

Poco más.

-¿No fuisteis a cenar ni nada?

-Supongo que él cenaría en su casa, como todo el mundo. Sí.

-Pasas la tarde con Sergio Mayoral, ¿y no vais a cenar?

De verdad, chica, cómo desperdicias las oportunidades.

Con lo donjuán que es ese chico. Déjate agasajar un poco.

-Ah, ¿que es muy donjuán? Pues no me lo pareció, la verdad.

-Hola, chicas. ¿Interrumpo algo?

-Eh, no, no, qué va. ¿Qué necesitas?

-Pues venía a hablar con Elena,

por las charlas que vas a dar en el local de la ONG.

Se me han ocurrido un par de ideas para organizarlas.

Si tienes un minuto, te las cuento.

-Claro, vamos a mi mesa. -Vale.

Hasta ahora, Espe.

-Oye, si vamos a ir para adelante con las charlas,

necesito un tiempo para prepararlas.

-Tranquila, solo era una excusa para hablar contigo

sin que Espe esté poniendo la antena.

En realidad, he venido para invitarte a cenar esta noche.

¿Conoces el Loft19? Es un sitio en el centro.

Elegante, con terracita...

Conmigo. ¿Te apetece?

-Suena muy bien, pero me va a ser imposible.

Con esto de las prácticas, salgo siempre muy tarde.

-Bueno, si sales tarde, pues cenamos tarde.

No pasa nada. -Qué amable.

Pero no, de verdad. Es que acabo muy cansada

y lo único que me apetece es meterme en la cama.

No sería buena compañía.

-Una pena. Nos lo pasaríamos muy bien.

Pero no insisto más, el trabajo es lo primero.

-Pero... podríamos quedar mañana si quieres.

-Sí, mañana es perfecto.

(ASIENTE)

Pues mañana. -Muy bien.

Tú me mandas un mensaje y me dices dónde y cuándo.

Eso sí, el trabajo es lo primero, ya lo sabes.

-Siempre.

Pues nos vemos. (ASIENTE)

-Bueno, bueno, bueno.

Pero si lo tienes comiendo de tu mano.

¿Cómo lo haces? -Ay, Espe.

A ti cualquier cosa te parece un donjuán.

-Vaya con la nueva, qué espabiladita viene.

Igual que yo.

-Ey, Nacha.

¿Dónde estabas? Te estaba buscando.

-Aquí, ¿dónde voy a estar? ¿Tenías muchas ganas de verme?

-Sí, tengo ganas de verte. Sobre todo esta noche en el "ring".

¿Por qué no te has tomado el día libre?

-A la hora de la comida me voy a casa.

Cortesía del comisario. -A la hora de comer...

Para eso, te hubieras quedado ya. Además, hay poco que rascar.

-Pues han robado una bobina de cobre en una nave.

Y luego, un tipo que ha comprado un boleto de lotería con un amigo,

y ahora el amigo está "missing" con el boleto premiado. Ya está.

-Bueno, si quieres, empezamos con lo de las bobinas

y lo del billete de lotería lo podemos arreglar con un telefonazo.

-Por eso te digo que te vayas a casa a descansar.

-Para irme a casa a descansar tengo que tener la conciencia tranquila.

Y no la voy a tener si dejo a mi binomio solo ante el peligro.

-No estoy solo. Voy a estar con Antúnez,

que su compañero se está examinando para inspector.

Mira, puedes llamar al listo este de la lotería por teléfono.

-¿Seguro? -Sí. Por eso te lo digo.

Que te vayas a casa y te prepares para el combate.

-Bueno, está bien. -Oye, ey, ey, ey.

¿Te ha gustado el albornoz?

-Ah, sí, me encantó. (ASIENTE)

¿Estabas al tanto? -Sí, me lo han contado estas.

Yo no he tenido nada que ver, no he puesto dinero.

(CHISTA) -Yo te he traído otra cosita.

-¿Esto es para mí? (ASIENTE) -Mira.

Es una medallita de la Virgen del Carmen.

Para que te proteja esta noche.

Bueno, para que proteja a la otra. (RÍE)

¿Te gusta? -Es muy bonita.

No sabía que eras religioso. -¿Yo, religioso? No, para nada.

Es un regalo muy especial.

Me la regaló mi madre cuando le dije que iba a ser madero.

Para que me protegiera. Y mira, no me ha ido tan mal.

-Ay, Elías, yo no puedo quedarme con un regalo que te ha dado tu mamá.

-No, claro que puedes. Y te la vas a quedar.

A mí ya no me hace falta. Yo soy perro viejo.

Me tienen más miedo a mí las balas que yo a ellas.

Y "pa" lo que me queda en el convento...

-En serio que te lo agradezco mucho, pero es que...

Esto es algo muy personal.

(ASIENTE) Debería quedarse en tu familia.

Deberías regalársela a tu hijo.

-Cualquier cosa que le regale a mi hijo

la va a tirar a la basura.

-Elías, te estoy hablando en serio.

(ASIENTE) -La verdad es que la guardé para dársela a Israel algún día.

(EMOCIONADO) Pero sé que no la va a aceptar.

Lo sé.

-Guárdatela, anda.

Algún día te arreglarás con él y se la darás.

-Oye, ¿por qué no... no cambiamos de tema?

(NACHA SUSPIRA) Ven.

-Es que de verdad que...

-Tú eres ahora mismo la única persona que sabe entender el valor de esto.

¿Y sabes por qué?

Desde que patrullamos juntos,

te has convertido en una hija para mí.

Puede que te suene un poco a cursilería, pero...

Pero es verdad.

-Gracias.

-¿Qué tal? ¿Mucho trabajo en el gimnasio?

-No, qué va. Por ahora está tranquilo.

Pero ahora vamos a cerrar para preparar el combate.

Vamos a tener bastante lío.

-Me gustaría ir a animar, pero el bar no se puede dejar solo.

-Ya.

-Bueno, me voy a la terraza

a ver si los clientes quieren otra ronda.

-Me pregunto con qué delicia se van a encontrar

los afortunados que pidan menú hoy.

-Había pensado en hacer una "mousse" de chocolate.

-"Mousse" casera, a este paso no me podré ni acercar por aquí.

-¿No te gusta la "mousse"? -No, no, si me encanta.

De hecho, seguro que si me la haces tú, me fascinaría.

Lo que pasa es que soy entrenador personal y hay que dar ejemplo.

Mantenerse alejado de los azúcares y los carbohidratos

es lo primero para mantener la línea.

-No te preocupes. Si es por eso, te puedo hacer

una versión "paleo" sin harina ni azúcar.

-No sé qué me sorprende más.

El hecho de que estés al día de la dieta paleo

o que me vayas a preparar un postre solo para mí.

-Es lo mínimo que podía hacer

después de la bronca que te cayó ayer por mi culpa.

-No te preocupes, si al final se quedó en nada.

-Y, por cierto, soy una cocinera del siglo XXI.

Tengo versiones para todas mis recetas.

Tengo la versión paleo, la versión sin gluten,

la versión vegana, lo que quieras. -Qué nivel.

-Entonces ¿con Max todo bien? ¿No te va a despedir?

-No, qué va, si además, luego me felicitó por mi trabajo.

-Ahora voy a ir a preparar todo el ring y todo.

-No. Es que a mí lo de la violencia no me va.

-No, si a mí tampoco.

Si el boxeo y la violencia no tienen nada que ver. No son lo mismo.

El boxeo es mucho más que dos personas zurrándose.

El boxeo es una filosofía de vida.

-¿Una filosofía de vida?

-Ya, pero no te quiero yo aburrir con mis rollos.

-No, si me interesa. Nunca lo había visto de esa forma.

-¿Tú sabes quién es Muhammad Ali?

(OLGA ASIENTE) Pues Muhammad Ali dijo una vez:

"Solo aquel que sabe lo que se siente al ser derrotado

puede llegar hasta el fondo de su alma

y de ahí coger la fuerza necesaria para vencer".

Para mí eso es el boxeo.

-Pero eso es un poco como decir que el objetivo es ser derrotado.

-No, no. Es admitir que tarde o temprano en tu vida

te van a vencer, te van a derrotar.

Y no tenerle miedo a eso.

-Vamos, que el miedo no te paralice. -Exacto, es vencerle al miedo.

Salir a pelear a pesar de las condiciones.

Llevar tu cuerpo al límite.

Es una metáfora de la lucha por la supervivencia.

Lo sé, soy muy pedante.

(RÍE) -No, no. Me interesa.

¿Y tú desde cuándo practicas boxeo?

-Practico boxeo de vez en cuando. Hago artes marciales...

Lo bueno de la INEF es que tocas un poco todos los palos.

Y lo que me da mucha rabia

es que el boxeo tenga tan mala imagen

cuando es un deporte supernoble.

-Si te sirve de consuelo, a mí me has convencido.

No lo voy a volver a criticar.

-Me alegra mucho.

¿Te vas a venir entonces? -Ah, no, no, no.

Una cosa es que no critique el boxeo y otra, que me atreva a mirar.

-Pues nos veremos cuando prepares

alguno de estos postres tan maravillosos.

-Claro.

-Hasta luego. -Adiós.

(RESOPLA)

No paras de moverte. Estoy de los nervios.

Estoy por contárselo "na" más que entre.

Tranquilo, no te precipites.

No puedo encubrir un homicidio. Eso si no es un asesinato.

No puedes incriminar a tu hermano sin pruebas.

No tenemos claro si fue Jairo. Lo tengo clarísimo.

No hay pruebas, Róber. Pero si está más claro que el agua.

¿Qué nos dice siempre Bremón?

Que no quiere conjeturas, que quiere pruebas.

Se las daremos y le pediremos

una orden de registro para Transportes Quintero.

Y el resto puede esperar. ¿Puede esperar a qué?

Siento haberos hecho esperar.

Tenía que estar en un interrogatorio y se ha complicado la cosa.

A ver, ¿qué tenéis?

Hemos localizado a Fiti poco antes de su muerte.

Unas cámaras de la calle le grabaron.

En los exteriores de Transportes Quintero.

Pero ¿dentro de los edificios?

No, en los exteriores, pero sospechamos que se dirigía allí.

Y sospechamos que pudo morir dentro de la empresa.

Ya, y yo sospecho que este año el Athletic va a hacer triplete.

En que estuvo horas rondando el lugar.

Ya, pero no le tenéis dentro.

No, pero si nos deja revisar el circuito de cámaras,

seguro que le pillamos entrando.

A ver, un momento. Vamos por partes.

Según la autopsia, Fiti murió por la noche.

Y estas capturas son de por la tarde.

Aunque hubiera entrado en Transportes Quintero

no demostraría nada.

Mientras estamos debatiendo esto,

seguramente Quintero esté destruyendo pruebas.

No sé qué pasa en esta comisaría.

Estáis empeñados en que Quintero es Al Capone.

Pero nadie ha conseguido demostrarlo.

Y no será porque no le hayamos registrado el local.

No estamos diciendo que Quintero haya matado a Fiti.

Ah, ¿no? Solo creemos que pudo morir allí.

Entonces, me estáis diciendo que fue uno de sus empleados.

No lo sabemos y por eso necesitamos revisar las cámaras.

No os vuelvo a repetir la pregunta.

Si no lo mató Quintero, ¿quién lo hizo?

Estamos hablando de un asesinato. Esto es algo muy serio.

Espero que no me estéis ocultando nada.

Por supuesto que no le estamos ocultando nada.

Simplemente le estamos ahorrando las conjeturas.

Si pudiéramos ver las cámaras, sería más fácil.

Inspectora Ocaña, hace falta más para meterle el dedito en el ojo

a un ciudadano al que ya le hemos estropeado bastante la vida.

Así que traigan algo más sólido y ya hablaremos.

Hemos terminado. Pueden retirarse.

Anda, que ya te vale. Ya te vale a ti.

Has estado a punto de contárselo todo.

Y lo siento, pero no voy a dejar que arruines tu carrera.

(SUSPIRA)

Ya has visto cómo está todo, no se puede entrenar.

Mandé un "email" a todo el mundo. Lo tendrás en la carpeta de "spam".

Vente mañana, que abrimos normalmente, ¿vale?

Gracias.

Niño, ese tensor, un poco más arriba.

-Oído, jefe.

-Es que si no critica, no se queda a gusto.

-Menuda movida estáis montando.

-Todavía faltan algunos detalles.

¿Qué sabes de Nacha? ¿Se ha ido a la hora de comer?

-Ese era el plan, pero le he dicho que se fuera nada más llegar.

Porque es mejor que descanse.

-Muchas gracias. Un par de horas de sueño marcan la diferencia.

Porque la que se le viene encima es fina.

-Cualquiera que te oiga... ¿A qué viene ese tono tan derrotista?

-No, no es derrotista. Es que estoy un poco preocupado.

Vicky Martos es una grandísima boxeadora.

-Sí, es dura de pelar, pero Nacha está bien entrenada, ¿no?

Vamos, no creo que la dejaras subir ahí si no.

-Sí, está bien entrenada, pero puede pasar cualquier cosa.

-Tenías confianza. ¿Qué ha pasado para que te entre este miedo?

-No es miedo, Elías, es...

es que yo no soy un entrenador como Dios manda. ¿Comprendes?

Tuve mi momento de joven. Y mucho palique con los clientes,

pero nunca he entrenado a nadie profesionalmente.

-Total, que no pasa nada.

Que te ha entrado el canguelo, y ya está.

-Ojalá fuese eso.

-Pero ¿qué es lo que pasa? Suéltalo. -Nada, no pasa nada.

-Pues más a mi razón, Suéltalo, no seas "pesao".

(MAX SUSPIRA)

-Ayer... ayer tuve una pesadilla.

-Una pesadilla.

-Sí, sí, una pesadilla.

Soñé que Vicky Martos le hacía K.O. a Nacha. Se caía.

Entonces el árbitro le contaba: "Uno, dos, tres...".

Como en una película.

Y lo peor fue lo que vino después.

-¿Qué? ¿Qué pasaba después?

-Nacha estaba tirada en el suelo, como si estuviera muerta.

Y yo estaba en la esquina. Intentaba decirle cosas,

pero no podía moverme.

Todo era como a cámara lenta.

Como en un sueño.

-Sé lo que es un sueño. Cosas que pasan por la noche.

Nada que ver con lo que va a pasar al día siguiente, no me fastidies.

-Ya lo sé, ya sé que no es una premonición, pero...

deja mal cuerpo.

Además, Vicky Martos tiene muchas más horas de vuelo que Nacha.

-Eso de las horas de vuelo puede ser una ventaja o una desventaja.

Nacha viene fresca y bien entrenada.

Y se conoce todos los puntos débiles de esta Martos.

Nacha no tiene vídeos en Internet.

(SUSPIRA) -Puede que tengas razón. Puede que...

puede que eso juegue a nuestro favor.

-Y tiene un gran entrenador.

No me vengas ahora con falsa modestia.

Que tú eres grande, Max.

Venga, vamos a dar una vuelta a relajarnos.

Ay...

-Vamos, te quiero con la guardia alta, ¿vale?

Y controla el juego de pies.

Esta tía tiene un directo demoledor.

Cuando lo saque... -Ahí tengo que darle.

En el costado. -Exacto, tienes que cabrearla.

Oblígale a que saque el directo.

Y una vez que lo saque... -¿Me lo vas a repetir otra vez?

Ya sé que tengo que buscarle el costado y darle duro.

-¿Qué pasa? ¿Me repito? ¿Te aburre lo que digo?

¿Preferirías estar en otro sitio en vez de aquí?

-Escúchame bien. Te quiero concentrada.

Una vez que entres al cuadrilátero,

con la adrenalina, los gritos de la gente,

no es tan fácil acordarse de los consejos.

-¿Qué pasa? ¿Que tienes miedo?

-¿Miedo de qué?

-¿No me ves preparada?

Dime la verdad, Max. (DESPREOCUPADO) -Por favor.

Eres mi favorita, ¿vale?

Hipotecaría mi casa y lo apostaría todo por ti.

Pero no puedo, vivo de alquiler.

-Compañero, que tienes la máquina de refrescos vacía.

Deberías reponerla, que la gente está sedienta.

-Voy. Ahora vengo, no te muevas de ahí.

-Tú mandas.

-¿Qué? ¿Lista?

(SUSPIRA)

¿Qué?

-Lo he estado pensando y...

prefiero que la tengas tú.

-A ver, ¿no habíamos discutido ya esto?

-Te lo agradezco de corazón, y...

cuando me has dicho que soy como una hija para ti,

significa mucho para mí. De verdad.

-Entonces, ¿por qué no quieres la medallita?

-Porque también eres como un padre para mí.

Y no sé cuándo ni cómo, pero sé que arreglarás las cosas con Israel.

Ya, ya sé que no piensas igual. (SUSPIRA)

Pero como yo sé que ese día llegará, cuando llegue,

quiero que la tengas para dársela a él.

-Ya. ¿Y no me la puedes devolver después del combate?

Se supone que es para protegerte.

-Los acróbatas de verdad saltan sin red.

(SUSURRA) -Grábatelo aquí.

-Bueno. ¿Qué pasa, todo bien? -¿Eh? Sí.

-Bueno, pues pírate, no me la desconcentres.

Que vamos a empezar. -Bueno, ey, suerte.

-Venga, campeona, respira hondo.

Va, concéntrate y piensa en lo que hemos hablado.

(RESPIRA HONDO) Vamos, vamos.

(RESPIRA HONDO) Vamos.

(RESPIRA HONDO)

-Bueno, ya te puedes cubrir. Gracias. -No, gracias a ti, Antonio,

por atenderme a estas horas.

Miralles me abrirá un expediente, no has ido a cenar por mi culpa.

-No te preocupes. Tengo turno de urgencias hasta medianoche.

Y ya estamos más que acostumbrados a cenar solos con Olga.

Bueno, yo te veo completamente sana.

-¿Seguro? ¿Y mi corazón y los pulmones?

-Todo en su sitio. Nada de qué preocuparse.

-¿Y estos ahogos que me dan, estos mareos?

-No sé. He abierto un volante para hacer unos análisis de sangre.

Pero, vamos... Por si es alguna anemia, alguna cosa rara.

A ver la pupila.

Anemia no es, no.

(RESPIRA NERVIOSA) El 99 % de los casos

de estos síntomas están provocados por fatiga o por estrés.

Pero a ti fatigada no se te ve.

¿Tienes algún problema personal?

-Ya sabes que en la UFAM trato casos muy delicados

con los que es muy difícil no empatizar.

-¿Sigues yendo al psicólogo? -Sí.

-¿Quieres unos días de baja?

-No. Pedirme una baja por esto no me parece bien.

Yo pensaba que eran nervios. -La cabeza está en el cuerpo.

Los nervios son también problemas físicos.

-Ya, pero no estoy tan angustiada como para pedir una baja.

Yo pensaba que tenía algo en el corazón.

Perdona, voy a coger, no vaya a ser que sea de comisaría.

-Bueno. De todas formas, si persisten los síntomas,

Una persona en tu puesto de trabajo no puede ir a trabajar

si no está en perfectas condiciones, al 100 %.

(HIPERVENTILA)

¿Algún problema? -Sí, sí, es de comisaría.

-¿Algo grave? (HIPERVENTILA) -Perdona.

-Vaya. -Perdona.

No puedo respirar. -Tranquila, tranquila.

Relájate. No es nada, de verdad.

Respira profundamente y deja salir el aire despacito.

Despacio, despacio.

Eso es, profundamente respira y deja salir el aire despacio.

Así mejor.

A veces nos cargamos de tensión, Lola.

Guardamos los problemas como si barriéramos bajo la alfombra.

Al final, el mejor remedio es abrir las compuertas

y que salga todo de golpe. Y desahogarse.

¿Estás mejor? ¿Quieres contarme lo que te pasa?

(ANGUSTIADA) -Si tenías razón, Antonio.

En realidad, estoy pasando una situación muy, muy delicada.

Y... es que no te la puedo contar.

-¿Quieres que hable con el psicólogo a ver si te puede recibir ahora?

-No, no te preocupes, de verdad.

En el fondo, sé lo que tengo que hacer

para que todo esto se arregle.

Tenías razón. A veces lo único que hay que hacer

es abrir las compuertas. Y lo demás sale solo.

Gracias.

-Toma el volante.

No se te olvide.

-No, ya no va a hacer falta.

Si hago lo que tengo que hacer, voy a estar mucho mejor.

-Bueno, bueno, bueno. Estamos todos preparados, ¿eh?

¿Todos en nuestros puestos? Venga, vamos allá.

Bienvenidos y bienvenidas al campeonato "amateur"

de boxeo femenino ¡del Distrito Sur!

(Aplausos y vítores)

Esta noche contamos con dos púgiles de excepción.

A mi izquierda, curtida en el circuito "amateur",

con varios campeonatos a sus espaldas,

y a punto de dar el salto a la categoría profesional,

desde Badalona, con 59 kilos y 300 gramos,

¡Vicky Martos!

(Aplausos y abucheos)

Vamos, vamos.

(PÚBLICO) -Fuera.

-Y a mi derecha, y representando al gimnasio Atlas,

que tan generosamente acoge esta velada,

muchas gracias, Max,

una debutante con garra,

con brío, con ambición,

que seguramente dará mucho que hablar.

Desde Cali, Colombia,

con 58 kilos y 900 gramos,

¡Nacha Aguirre!

(Aplausos y vítores)

(Silbidos)

Bueno, bueno, está claro quién juega en casa.

Señoras y señores, el combate será a cuatro asaltos

de dos minutos cada uno.

Vencerá la púgil que acumule más puntos.

Pero no puntuarán los golpes que estén fuera de las normas.

Por ejemplo, no se puede golpear al oponente

con cualquier parte del guante que no sean los nudillos.

Está prohibido golpear por debajo del cinturón

y está prohibido agarrar.

Y también está prohibido golpear en la parte trasera

de cabeza, cuello o tronco.

¿Lo he dicho bien, señores jueces?

Sí, ¿no? Porque queremos una pelea limpia, ¿verdad?

Pero espectacular, ¿no?

Así que dicho esto, yo me retiro

¡y que dé comienzo el espectáculo!

¡Que gane la mejor!

(Aplausos)

(Campana)

(Gritos del público)

(MAX) Bien ahí.

Adelante.

¿Estás ocupado? Para ti nunca. Pasa.

¿Cómo estás? Me han dicho que estabas enferma.

(ESQUIVA) Ahora estoy mejor.

Te he mandado un mensaje, ¿lo has visto?

Te hubiera llamado, pero pensé "por no despertarla".

Sí, lo he visto, gracias.

Como no me has contestado...

Es que he tenido el móvil apagado todo el día.

Eh, Emilio, tenemos que hablar. Sí, ya lo creo.

Tengo una gran noticia que darte.

Emilio, déjame que te... Escucha.

He hablado con Natalia.

Le he contado todo.

Le he dicho que estamos juntos y que estoy muy enamorado de ti

y que vamos muy en serio.

(SUSPIRA)

Pensé que te alegraría.

(SUSPIRA) Yo también lo pensaba.

He soñado tantas veces con que llegara este momento...

Pero creo que este sueño se tendría que haber cumplido antes.

No entiendo lo que quieres decir. ¿Antes de qué?

Antes de darme cuenta de que estoy destrozando una familia.

Tú no estás destrozando nada.

Mi relación con Natalia estaba rota desde hace mucho tiempo.

Ya, puede ser, pero yo no quiero tener nada que ver con eso.

No quiero ser esa mujer joven que deja a unos niños sin su padre

y a una mujer sin su marido.

Si alguien es responsable

de que Natalia se quede sin su marido, es ella misma.

Lola, entrar en esa casa era recibir un reproche detrás de otro.

Mi padre también abandonó a mi madre.

No me lo habías contado.

Porque es totalmente diferente.

Cambiar de perspectiva es muy complicado.

La amante de mi padre siempre me pareció una arpía.

Y no me gustaría nada compararme con ella.

No te tienes por qué comparar con ella.

Es totalmente el mismo esquema.

No lo es. Sí, sí lo es.

Yo quería separarme de Natalia desde hace mucho tiempo.

Ya, pero lo has hecho cuando has tenido muy claro

que querías estar conmigo y no antes.

No es así, Lola.

Yo ya me había ido de casa

Estar una semana en un hotel no es nada.

¿Cuándo le has dicho "se acabó para siempre"?

¿Cuándo le has dicho que querías estar conmigo?

Ahora. No, es que no quiero estar en esta posición, de verdad.

Me resulta muy complicado. No puedo, de verdad, lo siento.

Es decir, que me vas a hacer pagar a mí los pecados de tu padre.

No. Yo a mi padre le perdoné hace tiempo ya.

De hecho, me llevo bien con él. Incluso no odio a la persona

que ahora sigue siendo su pareja, pero...

el divorcio me dejó una herida que...

que todavía no he cerrado.

Y, sinceramente, no le quiero provocar eso mismo a nadie. A nadie.

No lo entiendo. Pero ¿qué es lo que no entiendes?

Tú ya sabías que yo tenía familia.

¿Por qué has esperado hasta ahora para decirme todo esto?

Hoy ha pasado algo que me ha hecho darme cuenta de todo.

¿Qué es lo que ha pasado?

¿Eh? ¿Qué importa, Emilio?

Lo que importa es que lo tengo claro.

Si para ser feliz tengo que quitarle la felicidad a otra persona,

prefiero renunciar yo a ella, ¿entiendes?

Mira, no espero que lo entiendas, pero...

respétalo.

Lo siento mucho. Lo siento.

-¡Vamos, Nacha!

(MAX) ¡Vamos, Nacha, ánimo!

-Yo estoy de los nervios. -Pues anda que yo...

-Vamos a darle una oportunidad a la compañera.

(MAX) ¡Cúbrete un poco, hombre!

(Griterío del público)

(MAX) Sube la guardia.

Mira que se lo he dicho veces. ¡Sube la guardia!

(PÚBLICO) Vamos, venga.

-Yo no entiendo mucho de boxeo.

Pero esto pinta mal. -Espérate, que queda mucho combate.

-Con más razón. -Yo lo estoy pasando fatal.

(QUEJIDOS)

(Voces de ánimo)

(MAX) ¡Vamos!

(QUEJIDOS)

(Campana)

¿Estás bien, campeona? ¿Estás bien?

Vamos, tranquila. Así, eso es, eso es.

Lo estás haciendo muy bien. Toalla.

A ver, escúchame, campeona.

Estamos en el segundo asalto. Lo estás haciendo muy bien.

De verdad. La estás cansando. Pero sube un poco la guardia.

-¿Tú crees que la estoy cansando?

-Vamos, lo está haciendo aposta. Está haciendo teatro.

Quiere que pensemos que está bien, pero está fatal. Te lo digo.

-Me está haciendo polvo. ¿Cómo vamos de puntos?

-No pienses en eso ahora, por Dios.

-¿En qué quieres que piense? Me está machacando.

-Ese es tu problema, que siempre estás pensando.

-¿En qué momento te he dicho yo que tenías que pensar?

-A qué vinimos, ¿eh? -Escucha.

¿En qué momento te he dicho yo que tenías que pensar? Contesta.

-Pues a ver si empiezas a aplicar esto de una puñetera vez.

Aquí has venido a tres cosas. Enuméramelas, vamos.

-Guardia alta, juego de piernas, buscarle el costado.

-Eso es. Hazlas y confía en mí.

(Campana)

(Aplausos y vítores)

(Pasos que se acercan)

Tienes que acordarte, papá. El médico dijo que era importante.

Sí, descuida. Me he relajado porque estás haciéndome de enfermera.

Pero en cuanto vuelvas a casa de Róber, estaré pendiente.

A no ser que hayas vuelto para quedarte.

Bueno, ya veremos.

Hasta que no estés bien del todo, me quedo aquí.

Pues si lo sé, habría buscado el infarto mucho antes.

¿Cómo puedes bromear con algo así?

(DESPREOCUPADO) Perdóname.

Ya bastante culpable me siento, ¿sabes?

Pero ¿qué dices, hija? ¿Qué culpable ni nada?

Hombre, menudo numerito te monté.

Siento haberte echado en cara lo de Sergio.

La discusión no tuvo nada que ver.

El colesterol, que lo tengo por las nubes. La vida sedentaria.

Eso de que te enfadas y te da un castañazo pasa en las películas.

Los infartos te dan paseando, comiendo, viendo la tele.

Ya lo sé.

Aun así, no soy quién para decirte cómo tienes que llevar tu bufete.

A lo mejor sí.

A lo mejor es la manera de llevar el bufete

lo que me ha traído tantos problemas.

¿Por qué dices eso?

Papá.

Papá, ¿de qué problemas hablas?

Pues de todos en general.

Se me ha pasado la vida arreglando los asuntos de los demás

y no he vivido nada.

(Llaman a la puerta)

Hola. ¿Qué haces aquí?

Hola.

Hola, Róber.

¿Qué tal, Marcelino? Le veo bien.

Mentiroso. Acabo de verme en el espejo

y estaba de color verde.

Bueno, pero poco a poco, a recuperarse.

Seguro que sí. Tengo la mejor enfermera del mundo.

Espero que me perdones por habértela robado.

Oye, ¿quieres tomar algo? Hoy no te voy a acompañar, bueno...

Hoy ni nunca, me temo.

A ver qué me dice el médico cuando me recupere.

Pero, para mí, que me lo va a prohibir todo.

Seguro que no es para tanto.

Tengo que comentarte algo sobre la investigación.

Perdona las horas, pero es algo muy importante.

Nada, no te preocupes, vosotros a lo vuestro.

Yo me voy a acostar.

Buenas noches, papá. Buenas noches.

¿Qué pasa? Me he "quedao" muy "preocupao"

por lo que ha "pasao" ante el comisario.

No le des más vueltas, ya está hecho.

¿Has visto a Jairo?

No, pero casi que mejor. No estaba en casa.

No tienes ganas de verle la cara, ¿no?

A mí me pasó lo mismo con mi padre

cuando me enteré de que había lavado dinero negro para Quintero.

Y decidí perdonarle cuando supe que estaba dispuesto a denunciar.

Hasta que Sergio eliminó las pruebas.

Calla, no me lo recuerdes.

¿Cómo es posible que vuelva a formar parte del bufete?

No entiendo nada.

¿Tú crees que oculta algo?

Pues no sé, pero me parecería ya el colmo.

De todas formas, ahora mi padre no está para que le interrogue.

Y...

quiero que me prometas algo.

Lo que quieras.

No quiero que haya secretos entre nosotros.

Es doloroso enterarse de que alguien que quieres y cercano a ti

te ha estado ocultando cosas.

Vale, lo prometo.

Precisamente venía por eso.

Quería comentarte algo.

(SUSPIRA) Verás, cuando era más pequeño,

de más chiquitito, cuando vivía en el polígono,

participé en un atraco, y me salió mal.

¿Cómo que te salió mal? No tienes antecedentes.

Con antecedentes no se puede ser poli.

No tengo antecedentes porque Jairo se comió el marrón por mí.

Él era menor y yo sabía que no iba a entrar en el talego.

Pero se comió una buena temporada en el reformatorio.

Y no ha vuelto a ser el mismo desde entonces.

Por eso le encubrí con lo de las televisiones.

Era lo mínimo que podía hacer por él.

Él hizo mucho más por mí, él se sacrificó por mí.

Mi vida podía haber cambiado completamente.

Como tú dices, nunca hubiera sido policía.

De verdad, siento habértelo ocultado todo este tiempo, pero...

es que nunca se lo había contado a nadie.

(MAX) ¡Cúbrete, cúbrete!

(PÚBLICO) Vamos, venga.

(MAX) ¡Cúbrete, cúbrete! ¡Cúbrete, Nacha!

-¡Vamos, Nacha, vamos!

¡Concéntrate!

(SUSURRA) ¡Vamos, fuerte! ¡Dale!

Bien ahí, bien ahí.

¡Vamos, concéntrate, Nacha!

¡Bien ahí, bien!

(Aplausos)

Arriba, eso es. Dame la toalla. Vamos.

-Justo cuando estaba dándole, paran la pelea.

Qué mala suerte. -No te preocupes.

Escucha, solo queda un asalto y nos va ganando a los puntos.

-Solo tenemos dos minutos para darle la vuelta.

Y la cosa está jodida. -Bueno, tranquila.

Concéntrate, recupera el resuello. Respira. Eso, estira los ojos.

Respira, bien. -Tienes razón.

No tengo que pensar en nada.

Guardia alta, juego de piernas, buscarle el costado.

-No. Eso ya no nos vale.

-¿Cómo que no? -No, ya no nos vale.

Le has encontrado el costado varias veces.

Ella no va a volver a morder ese anzuelo.

-¿Y qué carajos hago?

-Abre la guardia.

Abre, abre la puerta.

Está cabreada porque una debutante le ha pillado su punto débil.

Abre, tienes que cabrearla. ¿Vale? Cabréala.

-Eso es. Vale, escucha. Estate atenta.

De un golpe te puede mandar a la lona.

Y eso no queremos que pase.

No queremos que pase. -No, no.

-Venga, tienes que cabrearla.

-Vamos a cabrearla. -Cabréala.

-Venga, vamos, campeona.

(Campana)

(Aplausos)

(PÚBLICO) Venga, Nacha.

(JADEOS)

(MAX) ¡Cúbrete, cúbrete!

¡Cúbrete, Nacha! ¡Arriba! ¡Sal de ahí!

(PÚBLICO) ¡Sigue, sigue!

(MAX) ¡Bien! ¡Otra!

¡Vamos, Nacha, dale!

¡Vamos, otra!

(Aplausos y vítores)

-¡Uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho!

(Gritos de alegría)

-¡A ver, afición, un momento!

Un momento, señoras y señores.

¡Qué emoción, señoras y señores!

¡Vaya combate!

Lo inimaginable. La debutante, nada menos que por puro K.O.,

venciendo en el cuarto asalto,

yo creo que ahora ya la tenemos que llamar

el ciclón, ¿verdad?

El ciclón de Cali,

¡Nacha Aguirre!

(Aplausos y vítores)

¡Y un fuerte aplauso para Vicky Martos!

(Aplausos)

-Menudo binomio, compañera.

Voy a ser el orgullo de todo el barrio.

-Has estado genial.

-Gracias, Espe.

-Enhorabuena. Si llego a saber que sufriría así, no vengo, tía.

(RÍEN)

-Necesitaba que estuvieras aquí.

-Enhorabuena.

Buen combate, tía. -Igualmente.

-Enhorabuena. -Gracias, Vicky.

-Buena estrategia.

Muy bien, enhorabuena.

Me gustaría luego poder hablar contigo.

Para nosotros ha sido un honor pelear contigo.

-Para mí también. Muchas gracias.

Max. -El mejor entrenador.

(Gritos de alegría)

Bremón no nos dará la autorización para solicitar al juez

una orden de registro para Transportes Quintero.

Eso es cierto.

Así que la única posibilidad que tenemos es

ir a hablar con Quintero sin acusarle de nada.

Debemos estar preparados para todo. Una huida, una detención.

Sé que lo dices por mi hermano. No, no lo digo por eso.

Debemos estar prevenidos para todo y no podemos descartar nada.

¿Y si a Róber le da por venir? -Bueno, pues le estaremos esperando.

Y lo recibiremos como se merece.

-¿Qué te pasa?

¿Que te has peleado con Bremón?

-Mira, Espe, hazme un favor.

Eres la mejor amiga que tengo entre estas cuatro paredes

y probablemente de fuera también.

No me vuelvas a hablar nunca más de Bremón.

Lola, mi familia es mi responsabilidad y no la tuya.

Ayer vi aquella foto de tu familia y...

¿Te envió una foto nuestra?

Nos gustaría hacerle unas preguntas en torno a una investigación.

Sí, por supuesto. Ya saben que yo siempre estoy

dispuesto para todo lo que la policía disponga.

Y también nos gustaría hablar con algunos empleados.

Nos gustaría empezar por Jairo Batista.

Ayer, después de terminar el combate,

Vicky Martos, la otra boxeadora, vino a darme la enhorabuena.

-Lo de Nacha es para quitarse el sombrero.

-Vino a darme la enhorabuena y a hacerme una proposición.

Quiere que sea su entrenador.

-Qué subidón verte de repente levantar los brazos cuando ganaste.

¿Y ahora qué? ¿Campeonato de España?

¿Cinturón de campeona del mundo? (RÍE)

-No te embales. -Tienes que ir a por algo más grande.

-Lo de ayer ya fue bastante grande para mí.

-Entonces, ¿qué? ¿No vas a seguir compitiendo?

-¿Qué pasa? -A ver, la boxeadora, Vicky Martos.

Me ha pedido que la entrene.

-¿En serio? Pero eso es genial.

-Sí, lo que pasa es que ella vive en Barcelona.

Tendría que entrenarla allí.

-Me ha costado muchísimo hacerme un hueco en el barrio.

Y ahora tengo toda mi vida en el Distrito Sur. Toda.

Y se va a ir todo al garete por esto.

(SERGIO) "¿Recibiste mi mensaje?".

-Sí, lo he visto. Ya contaba con cenar contigo esta noche.

  • Capítulo 115

Servir y proteger - Capítulo 115

06 oct 2017

Ha llegado el día del combate de Nacha. Rober explica a su novia que se siente en deuda con Jairo. Bremón confiesa a su esposa que está enamorado de Lola. El plan que ha trazado Elena para seducir a Sergio funciona a la perfección.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 115" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 115"
Programas completos (146)
Clips

Los últimos 679 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 143 Completo 52:36 78% ayer
    Capítulo 143 ayer Nacha y Elías siguen con el caso del asesinato del Laura. Una pista les lleva a una reunión de cosplay de temática medieval, a la cual Laura fue invitada semanas atrás. Paty recrimina ...
  • Nuevo Capítulo 142 Completo 53:51 93% pasado martes
    Capítulo 142 pasado martes Jairo decide romper con Paty, para no involucrarla en ningún peligro. Quico se muda a su nuevo piso y, junto a Eric, ultima los preparativos para sabotear el Congreso de Energía. Sergio entabla rela...
  • Nuevo Capítulo 141 Completo 56:11 95% pasado lunes
    Capítulo 141 pasado lunes Paty da un ultimátum a Jairo sobre su relación. Rober y Alicia, con la ayuda del Lupas, desarticulan la banda de descuideros. Olga está a punto de pillar a Quico cuando éste logra hace...
  • Nuevo Capítulo 140 Completo 53:05 86% pasado viernes
    Capítulo 140 pasado viernes Alicia y Rober siguen tras la caza de los descuideros que roban a ancianos. Martín, continúa destrozado por la muerte de Laura, quiere colaborar en esa investigación con la policía. Pa...
  • Nuevo Capítulo 139 Completo 54:31 86% pasado jueves
    Capítulo 139 pasado jueves La comisaría se prepara para despedir a Laura con honores en un acto que presidirá el Ministro de Interior. La aparición del Lupas, uno de los colaboradores callejeros de Rober, destapa un ca...
  • Capítulo 138 Completo 54:20 82% 15 nov 2017
    Capítulo 138 15 nov 2017 Tras encontrar a la inspectora Laura Escalada asesinada en un parque, Elías y Nacha comunican la fatal noticia en la comisaría. Alicia se enfrenta a Sergio. En La Parra, Salima cree haber encontrado...
  • Capítulo 137 Completo 53:47 91% 14 nov 2017
    Capítulo 137 14 nov 2017 Tras reconciliarse con su padre, Alicia descubre que Sergio fue quien le dijo que ella era hija de Quintero y que usó esa información para chantajear a Marcelino. Rober se enfrenta a Elías po...
  • Capítulo 136 Completo 54:33 93% 13 nov 2017
    Capítulo 136 13 nov 2017 Miralles pone en marcha un operativo para acabar con el cabecilla de la red yihadista. Además sospecha que hay algo raro en la desaparición de Elena y decide investigar. Marcelino decide hablar con ...
  • Capítulo 135 Completo 56:01 77% 10 nov 2017
    Capítulo 135 10 nov 2017 Miralles intentar alejar a Lorena del fanatismo islámico y trata de descubrir quién ha sido su captor. Sergio trata de que nada le incrimine tras la muerte de Elena. Elías, preocupado, decide...
  • Capítulo 134 Completo 53:42 73% 09 nov 2017
    Capítulo 134 09 nov 2017 Miralles decide emplearse a fondo en la investigación sobre un posible captador yihadista en el barrio. Elías decide cerrar la investigación sobre la venta de artículos robados por Int...
  • Capítulo 133 Completo 56:30 78% 08 nov 2017
    Capítulo 133 08 nov 2017 Miralles encarga a Nacha y Elías el caso de una web de internet que vende artículos de segunda mano que han sido robados. Por otra parte, Espe informa a Miralles de un posible nuevo caso de captaci&...
  • Capítulo 132 Completo 55:58 93% 07 nov 2017
    Capítulo 132 07 nov 2017 Alicia ha descubierto el más terrible secreto sobre su vida: es hija de Fernando Quintero. Sergio continúa secuestrado por Elena, que está a punto de cumplir su venganza. Jairo comienza a ten...
  • Capítulo 131 Completo 51:44 92% 06 nov 2017
    Capítulo 131 06 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 130 Completo 52:57 89% 03 nov 2017
    Capítulo 130 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 129 Completo 51:52 77% 03 nov 2017
    Capítulo 129 03 nov 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 128 Completo 53:56 90% 31 oct 2017
    Capítulo 128 31 oct 2017 Los policías creen que tienen pillado a Quintero. Sergio, que cada vez se encuentra peor de salud, decide visitar al médico. Elena se preocupa pues teme que su plan contra el abogado se malogre. Sal...
  • Capítulo 127 Completo 55:56 92% 30 oct 2017
    Capítulo 127 30 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 126 Completo 53:36 82% 25 oct 2017
    Capítulo 126 25 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 125 Completo 51:52 90% 24 oct 2017
    Capítulo 125 24 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...
  • Capítulo 124 Completo 54:48 93% 23 oct 2017
    Capítulo 124 23 oct 2017 La inspectora jefe Miralles es la policía más veterana de la comisaría del Distrito Sur. La inspectora Alicia Ocaña se incorpora a la comisaría. Ambas son el eje en torno al que...