www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3227048
Para todos los públicos  Seguridad Vital - 25/07/15
Transcripción completa

¿Saben lo que tardaríamos en llegar a la Luna si fuésemos

en un coche a una velocidad constante de 100 km/h?

Hombre, hay 400 000 km,

así que unos cinco meses y medio.

Esto es "Seguridad vital"; comenzamos.

Sabremos en qué avances increíbles

están trabajando los fabricantes de cascos de moto.

Conoceremos la diferencia entre conducir

sin control de estabilidad y con él.

Ahora, ahora. Ahí está.

¡Madre mía! Vale, para.

Marta y Carlos intentarán pasar de nuevo el examen de conducir.

Circular por el carril central son 200 euros

y continuamente vas por el carril central.

Edurne nos hablará de sus problemas a la hora de sacarse el carné.

El práctico a la segunda.

No fue culpa mía;

yo siempre lo digo. A mí me metieron en un callejón

superpequeño a aparcar; era imposible, lo hicieron a posta.

Hola. ¿Se han preguntado alguna vez cómo puede contribuir

la investigación de un accidente a prevenir futuros siniestros?

Pues para responder a esa pregunta, nos hemos venido hoy a Ávila.

Hola a todos. Estamos en un centro pionero de investigación.

Aquí reciben vehículos siniestrados,

los analizan y elaboran informes que mejoran la seguridad vial.

Ya sea por un accidente o por una avería,

quien más y quien menos ha visitado el taller mecánico

en una o en varias ocasiones.

Entonces los usuarios tienen claro lo que más les preocupa.

Principalmente el precio. -Pagar un precio justo.

-Lo que me vaya a costar. -Un precio ajustado.

Los expertos, sin embargo, no opinan lo mismo.

El coste no debe ser el primer peldaño en el que nos tenemos

que basar para juzgar si esa reparación es correcta o no.

Será correcta en coste

si se ha hecho convenientemente.

Desde 1983 en Cesvimap investigan los factores

a tener en cuenta cuando arreglamos el coche en un taller.

Veámoslo.

Si se ha hecho bien la reparación, el vehículo debe quedar otra vez,

como se diría vulgarmente, en perfecto estado de revista;

es decir, debe tener otra vez las mismas características

que tenía cuando salió de fábrica.

A igual coste, yo sustituiría.

Desde un punto de vista técnico, hoy casi todo es reparable;

lo que ocurre es que debemos echarlo a pelear con el coste.

Según sube el precio de la mano de obra,

como lo debemos duplicar por el factor tiempo,

puede hacer que el coste de la reparación sea

más caro que lo que sería sustituir la pieza por una nueva.

Efectivamente; una mala reparación influye en las sucesivas

y en la seguridad vial.

Una mala reparación puede hacer que una segunda reparación

del mismo daño o de uno muy similar vea incrementado su coste.

O también si está mal hecha, puede ir en contra de la seguridad

del propio vehículo o de otros usuarios de la vía.

Carlos, hemos comprobado unas cuantas veces viniendo

a Ávila cómo las incorporaciones son una de las maniobras

más comprometidas que existen para los conductores.

Sobre todo por que se hacen a alta velocidad.

No es una maniobra complicada,

pero como comprobaremos en nuestro radar,

las cámaras de "Seguridad vital"

han captado a numerosos conductores que no tienen muy claro

cómo hacer una incorporación.

Según el reglamento, una incorporación

es la entrada de un vehículo a la circulación,

ya sea desde un estacionamiento, un garaje, un camino

o desde una vía para salir a otra.

Es una maniobra que hacemos a diario,

de manera espontánea, casi sin pensar;

pero no debemos perderle el respeto.

Para entrar en una autovía con seguridad,

lo recomendable es seguir estos pasos.

Vamos a aplicar una regla que es RSM.

¿Qué significa RSM? Retrovisor, señalizar, maniobrar.

Nosotros nos vamos acercando a esa incorporación;

lo que tenemos que hacer primero

es observar que podemos hacer esa maniobra con seguridad.

Si no podemos hacerla con seguridad,

lo que dice la norma es que nos detengamos

al principio del carril de aceleración,

porque si yo me detengo al final del carril,

no tengo ese espacio para poder acelerar.

Una vez que ya he hecho esa R de observar, señalizo.

Y una vez que ya he señalizado, nos incorporamos.

Pero no solo los que se incorporan deben respetar las normas;

también los que ya están en la vía

están obligados a ayudar en la incorporación.

La norma dice que en la medida de lo posible

facilitemos la incorporación de los vehículos.

Podemos cambiarnos de carril, frenar un poco, incluso acelerar.

Por ejemplo, un autobús dentro de poblado,

en una parada señalizada,

nosotros debemos detenernos y cederle el paso.

Muchas veces para incorporarnos a otra vía

nos encontramos con un stop.

Cuando hablamos de un stop,

es una detención obligatoria.

Eso quiere decir que vengan o no coches

en la vía transversal a la que tú te estás deteniendo,

pues te tienes que detener sí o sí.

Si tú saltas o te pasas ese stop,

la infracción son cuatro puntos más la consecuente multa económica.

Aparte de eso, pues bueno,

que puedas tener un accidente y llevarte un golpe importante.

Queda demostrado que este tipo de infracción es frecuente,

pero no es la única imprudencia recogida por las cámaras.

Hay quienes pretenden arreglar un error de la peor manera posible.

Dentro de una autopista o autovía,

está terminantemente prohibido circular marcha atrás,

parar, estacionar; es una infracción muy grave

y son seis puntos lo que se le quita.

Circule con responsabilidad; recuerde que no está solo

y que su incorporación implica necesariamente a más personas.

Buscamos su colaboración.

Si tienen algún vídeo o imágenes que puedan ayudar a mejorar

la seguridad vial, pueden enviarlos a nuestro correo:

participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras de Twitter, Facebook e Instagram.

Me llamo Charo

y hace más de 20 años tuve un accidente de tráfico

y, como consecuencia del mismo, tuve una lesión medular.

El accidente ocurrió

en una carretera muy poco transitada,

en una carretera local, en una curva se fue el coche

y el hecho de frenar

o cogerla a una velocidad inadecuada

provocó que el coche volcara y, al no llevar yo cinturón,

pues salí disparada.

Si lo hubiera llevado,

pues posiblemente no me hubiera ocurrido nada,

porque a nadie le ocurrió nada, de los que iban conmigo.

No es que no me lo fuera a poner;

es que me lo iba a poner en la autovía,

y a los 15 km que me separaban no les di importancia,

y es donde te pasa.

Fue un poco impactante, ¿no?

Porque también el profesional que me tocó de turno

no tenía mucho tacto.

Me dijo que tenía una lesión medular

y que me hiciera a la idea de que nunca más podría caminar.

Ya te puedes imaginar lo que pasa por tu cabeza.

Cambia tu vida porque ya no puedes entrar a tu casa,

si tienes dos escalones,

ni en el ascensor, ni en las puertas...

Algo que para ti es tan normal del día a día

de salir de tu casa de pie o irte a tomar una caña o al cine

que ya no lo puedes hacer por ejemplo, ¿no?

Yo estuve ejerciendo;

terminé mi carrera y he ejercido de abogada.

Vivía sola, luego me casé y luego, por azares de la vida,

conocía a un médico que es el director de Aesleme,

y bueno, me propuso que si quería participar

en campañas de prevención.

Y me fue con Aesleme y es donde estoy ahora.

Ya no solo es los puntos,

porque "da igual, me ponen los puntos, la multa,

me lo paga el seguro".

Pero ¿y tu integridad, y tu salud? Eso no te lo paga nadie.

El porcentaje de que se queden en una silla de ruedas es muy alto,

al no llevar el cinturón, incluso en ciudad.

Igual de importante es que lo lleven

todas las personas del coche,

porque la persona que no lo lleva te puede quitar a ti la vida.

Porque tú das vueltas en el coche antes de salir disparado.

Si tú pesas 60 kg y vas a 120 km/h,

multiplica 60 por 120;

es con lo que tú me estás golpeando a mí, en mi espalda o en mi cabeza.

Átate a la vida,

porque te puede pasar a ti.

A veces gestos tan simples e importante

como llevar bien el cinturón los aprendemos de pequeños.

Los niños copian las cosas

buenas y malas que hacemos al volante;

por eso es muy importante

que tomen buenos hábitos de conducción desde pequeños

y para eso están las escuelas de seguridad vial infantiles.

Nosotros hemos visitado una de ellas.

Según estimaciones de la ONU, en el mundo fallece un niño

en un accidente de tráfico cada cuatro minutos.

Para intentar reducir estas cifras,

la DGT ofrece desde hace más de 20 años,

cursos para concienciar a los niños españoles

sobre la importancia de la seguridad vial.

La seguridad vial para los niños

va dirigida sobre todo a la concienciación.

Es importante el trabajo de sensibilización

de los policías locales

en educación vial para que los niños entiendan

la importancia del tráfico.

Una vez que han pasado la formación teórica,

lo que hacemos es traerlos aquí a tomar conciencia

de lo que pueden ser como conductores.

Ya en este parque, en el PIT que llamamos,

el parque infantil de tráfico,

lo que hacemos es demostrarles

la importancia del respeto de las señales,

la importancia de la convivencia,

en materia de educación y seguridad vial.

-Para los niños es importante aprender la seguridad vial

para que sepan socializarse dentro de la ciudad.

No solo eso, sino también concienciarlos

para cuando son mayores de edad,

cuando empiecen a conducir y a tener coche o moto,

que sepan ya unas bases

de la conducción y de la seguridad vial.

Aprender acerca de la seguridad vial es una apuesta de futuro

y ellos lo tienen claro.

La seguridad vial es importante porque si vas sin cuidado,

puedes hacerte daño tú y hacérselo a los de alrededor.

-Con ella podemos aprender de mayores a conducir bien.

-Respetar las normas es importante

porque podríamos hacer mucho daño a alguien

en cualquier momento.

-Si te chocas, puedes sufrir daños muy graves

con otros conductores o los peatones.

Y también los que van contigo en el coche pueden sufrir daños.

-Si te chocas tú, se chocan todos.

-Una de las cosas que trabajamos desde la educación vial

es que el niño hace a la vez de tutor de sus propios padres.

Efectivamente con la conciencia suficiente

que se les ha inculcado y se les ha enseñado esa necesidad,

los niños pueden también reprender a los padres

para que tengan una conducta

de seguridad vial adecuada.

(TODOS GRITAN)

¿Cuándo te sacaste el carné? No esperaste mucho, ¿no?

Me lo saqué a los 18.

El teórico a la primera,

eso sí; pero el práctico a la segunda.

No fue culpa mía, yo siempre lo digo.

A mí me metieron en un callejón superpequeño a aparcar;

era imposible, lo hicieron a posta.

Y por ejemplo, cuando estás al volante,

¿qué es lo que más te molesta que hagan el resto de conductores?

Sí me pone muy nerviosa que se peguen detrás. A veces digo:

"Pues ahora voy a ir un poquito más lenta".

Oye, ¿alguna vez has tenido

algún accidente, un pequeño susto, golpe...?

El único accidente

que he tenido en mi vida ha sido en un atasco.

Iba en el carril central

y quería cambiarme al carril izquierdo.

Y no vi que el de delante frenó.

Da hasta vergüenza decirlo, en un atasco...

¿Qué te gusta escuchar en el coche?

Todo tipo de música, poder mezclar...

Un día quizá me pongo un disco,

pero me gusta cantar diferentes canciones.

Y eso, me hago mi concierto personalizado.

No solo canto, empiezo un poco

con morros... A bailar. A ver cómo lo haríamos.

Yo lo haría en plan... Eh, eh, ¿qué pasa?

Te tengo que decir

que... estuviste estupenda, de verdad, en Eurovisión.

Yo estoy contenta; al final

creo que he uno de mis objetivos, que era un buen trabajo,

creo que estaba hecho. Ensayamos mucho, trabajamos duro...

No ha podido ser, pero por lo menos

yo lo he dado todo por España,

he intentado dejarnos una buena imagen;

así que me quedo con eso. Y es un tema

que va a seguir sonando

y está sonando muy fuerte este verano;

encima sacas el sexto disco

y va a ser el tema oficial de la vuelta ciclista a España.

#Devuélveme el alma en pie,

#devuélveme el amanecer...#

Creo que pega mucho con los ciclistas.

Yo les digo: "Antes de salir, por la mañana, ponemos "Amanecer",

que va a ser un chute de energía,

que ya veréis. Desde luego.

Anda, mira,

ahí hay un chico guapo

haciendo autoestop.

A ver quién es. ¡Si es Carlos!

Hola, ¿qué tal? Hombre,

¿qué tal? Oye, ¿me lleváis?

Pues mira, hum...

Edurne. Te lo digo claro.

¿Qué? Primero no,

porque no eres Brad Pitt...

¡Toma ya! Y segundo,

es que no hay sitio.

Oh, qué pena, Carlos. Lo siento.

Pero podemos estar un ratito contigo.

Me puedes preguntar lo que quieras. Bueno,

venga, tres preguntas y media.

¿Has cogido alguna vez

a alguien haciendo autoestop?

No, ni he hecho autoestop.

Puedes coger a alguien guay

o alguien que no sabes qué puede pasar.

¿Y qué es lo más marciano que te ha sucedido

conduciendo o yendo de copiloto? Un día,

que yo no daba crédito, digo: "Esto es una broma

o una cámara oculta; no es normal".

Pinchamos una rueda yendo a un concierto

y nada, a los 15 minutos,

otra rueda pinchada. ¿En serio?

No teníamos ya rueda de repuesto... Y ya ahí...

Estás yendo mucho a Mánchester, ¿se nota mucho la diferencia,

te despistas con eso de la conducción por la izquierda?

Yo pensaba que me iba a costar más y qué va, allí lo tengo dominado;

pero aquí en España me relajo y, cuando voy a una rotonda,

digo: "Ay, que es para allá; no, es para la derecha".

Carlos, ahí te dejamos.

Hala, ya os podéis ir. Viaje de chicas.

A ver si alguien me baja a Madrid.

Que sí, alguno bajará con espacio.

Arranca, que somos

Thelma y Louise.

Para ti, ¿quiénes conducen mejor,

hombres o mujeres?

Nos tienen a nosotras

muy mal consideradas y dicen genéricamente:

"Es que las mujeres...". No, las mujeres no,

porque yo he visto también hombres que tela.

Oye, ¿cómo eran, por ejemplo, anécdotas

de cuando eras pequeña, los viajes en familia, cantando...?

Todo el día cantando, pero pesada ya.

Ya mis padres decían:

"Por favor, hija, ¿no tienes sueño?".

Al final también ir de viaje en coche,

que vas con tu familia, es un momento de compartir, ¿no?

Cuando los fabricantes hablan

de lo que han evolucionado los coches en materia de seguridad,

dicen que lo más importante no es lo que sucede dentro del coche,

airbags y otras protecciones;

sino todo lo que pasa antes del accidente.

Por ejemplo, hablamos del control de estabilidad,

que ha evolucionado muchísimo en los coches.

Por eso estamos en el RACC, con el instructor Salvador Navarro.

Hola, ¿qué tal? Buenos días.

Para ver la diferencia entre conducir

con control de estabilidad y sin él.

Vamos a hacer un ejercicio muy sencillo a 20 km/h,

pero verás que a 60

ya se pone emocionante.

La cosa cambia. Empiezas tú.

Vale, hala. Sin ESP.

¿Entonces qué vamos a hacer?

Pues vamos a simular

una situación muy desagradable en carretera,

que es tener que esquivar un obstáculo que aparece de repente

y no tienes de frenar.

Lo vamos a hacer sin estabilizador, que hoy en día lo llevan

casi todos los vehículos. Sí, sí.

Venga. Vamos allá.

Vamos allá, yo te marco la velocidad.

Un poco más. 40, 50...

Más, confía en mí. Para, volantazo.

Ahora, ahora, ahora. Ahí está.

¡Madre mía! Vale, páralo.

Uh, uh, uh. Fíjate, eh.

No he dejado

ni un solo cono. Y eran conos; imagínate si son

peatones cruzando la calle. ¿Pero esto qué es?

¡Esto no es un coche! Yo no me he visto en una de estas,

pero mi coche desde luego me ayuda mucho más.

Me ayuda mucho más que este.

Lo mismo que te va a ayudar ahora este coche, con el ESP.

¿Y se puede activar y desactivar?

Eso es; tenemos un botón mágico...

Ahora ya lo llevas.

Bueno, y ahora con control de estabilidad.

Venga, segunda. Y más, más, más,

más, más, más, más,

¡venga! Eso es.

¡Guau, qué diferencia! ¿Qué te parece?

Guau, se nota; el coche te echa una mano.

Se nota. Ya te digo,

es un buen amigo. Y esto puede evitar accidentes...

A fecha de hoy a nivel mundial, le salva la vida diaria

a miles de personas y ellas ni se enteran.

¿Qué tal ha ido? Uf, pues...

sudores fríos, eh. No sé desde dentro;

desde fuera la diferencia

entre con es... brutal. Se ha notado muchísimo.

Has visto en la primera que me he llevado todos los conos;

en la segunda era Fernando Alonso. Increíble.

Además en la segunda creo que ibas hasta más deprisa...

Bueno, me toca. Te toca.

Venga. Suerte.

Aquí haciendo sufrir al pobre Salva.

Lo primero, sin, ¿no? Eso es.

Y debo poner el coche a 60 km/h. Sí, entre 60, 65 km/h.

En un caso simulando una esquiva repentina.

Sigue, sigue; ahora gira.

Rápido al otro lado.

¿Ves? Ahí va, ahí.

Mira, mira, mira.

¿Has visto? Uf.

Imagina en un caso real,

con coches enfrente o peatones... Te comes alguno o te sales.

Pues ahora ya tengo puesto

el estabilizador. Eso es.

Ahora notarás que el vehículo es más fiel a tus órdenes.

Hay que recordar que el coche hace lo que tú le pides,

el coche no actúa por sí mismo. Venga,

sigue, sigue, sigue.

¡Venga, rápido!

Rápido. Fíjate, qué maravilla. Bueno, bueno, bueno.

Una diferencia bestial. Y funciona.

Qué cara de felicidad.

¿Se nota o no? Es increíble con el control

cómo va exactamente donde tú quieres.

La diferencia es... Abismal, como habéis comprobado.

Menos mal que ahora es obligatorio para todos los coches nuevos

que salen de fábrica.

Sí, ya no hay que pedirlo; ya viene directamente.

Y luego, como siempre, a pesar de lo que llevemos

de estabilidad en el coche,

prudencia. Esa es la base, siempre.

Muchas gracias, Salva. Gracias. Hasta otra.

Use casco.

Usen casco.

¿Veis? Hay que usar casco.

El casco es uno de los elementos de seguridad vial

que más ha evolucionado en los últimos años.

Son cada vez más seguros y resistentes.

Y además, aportan más tecnología.

Vamos, que son casi de ciencia ficción.

Todo el mundo sabe que el casco

es la única prenda obligatoria al ir en moto, y su importancia.

Es nuestra cabeza la que va dentro; no la del vecino.

Entonces hay que protegerla.

En las últimas décadas investigación y tecnología

han dado un gran impulso a la mejora de un elemento

tan crucial en nuestra seguridad; sobre todo en los materiales.

El casco se compone de dos partes:

la calota exterior y una calota interior.

En la calota exterior,

han evolucionado de plásticos en fibra de vidrio,

a materiales últimos como son kevlar, carbono...

El exterior lo que tiene que hacer es absorber el golpe,

que el casco deslice.

La mejora en los materiales busca mayor seguridad en caso de impacto.

La aplicación de nuevas tecnologías

incide en algo fundamental de la conducción.

En una moto

debes estar un paso por delante para reaccionar ante un imprevisto.

Para ello es imprescindible centrar la atención

donde realmente debes tener tu vista.

Y tu vista está al frente y dominando tu campo de visión.

Una de las primeras innovaciones

ha sido incorporar un retrovisor en el propio casco.

Actúa como un periscopio.

De esa manera, puedes ver lo que tienes

a tu espalda sin mover la cabeza de sitio.

Eso implica mayor seguridad.

El desarrollo de la realidad virtual

ha dado un nuevo giro a los cascos del futuro.

Hace que mucha información quede reflejada

en una pequeña pantalla

que va en el interior de la propia pantalla del casco

y que cuenta con una cámara gran angular en la parte trasera.

Este gran angular hace que se refleje en esa pantalla

la imagen de 180 grados de lo que ocurre a tus espaldas.

También están los sistemas de navegación incorporados

dentro de las pantallas del casco.

Poder disponer de sistema GPS en una moto,

sin tener que retirar las manos del manillar

y que tú puedas ver esa información en la propia pantalla

es espectacular.

Otros aspectos, como la incorporación de luces led

para mejorar la visibilidad del motorista,

son otras innovaciones que desarrollan las marcas.

Pero para que lleguen finalmente a nuestras manos

deben pasar un test final.

El tema de seguridad en la moto es muy delicado

y deben ser todo productos perfectamente homologados

y que hayan sido probados hasta la saciedad.

Una homologación que asegura algo básico en temas de seguridad.

Que sepamos que el casco es bueno, que absorba el golpe,

que tenga una cierta calidad.

Seguridad en el caso de un impacto.

Buscamos su colaboración.

Si tienen algún vídeo o imágenes que puedan ayudar a mejorar

la seguridad vial, pueden enviarlos a nuestro correo:

participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras de Twitter, Facebook e Instagram.

Hoy trataremos el tema de los limpiaparabrisas.

Comprobaremos si hacen una buena barrida,

si no hacen chirridos y demás.

En primer lugar, si queréis,

podemos comprobar su estado externo.

Podemos tocar con la mano

y ver que su aspecto puede ser más o menos normal,

pero el tacto es duro.

A la hora de barrer,

vamos a ver que hace chirridos o incluso saltos.

Vamos a darle al agua para que veáis cómo barre.

Podemos comprobar que hay una franja

en la cual no limpia absolutamente nada.

Además, coincide con el ángulo de visión.

En la actualidad, el 95% de los vehículos usa

su limpiaparabrisas específico.

Este es un modelo de pinza y es sencillo de cambiar.

Vamos a cambiarlo.

Lleva dos lengüetitas,

las cuales apretamos y tiramos

hacia fuera. Sacamos el viejo.

Y ahora vamos a proceder a poner el nuevo.

Lo colocamos...

Retiramos la protección que trae.

Vamos a probarlos.

Una vez realizado el cambio,

nos garantizamos poder circular con seguridad.

-Esto es...

-Dos chavales jugando.

-¿Un parque cerca quizá?

-Es que no recuerdo.

-Se advierte de que juegan los niños con los papás.

-Niño jugando a la pelota en la carretera. Cuidado.

-Y pueden entrar coches, no hay prohibición.

-Es que es precaución o cuidado...

-Pero es de advertencia.

-Tienen prioridad los peatones

o que puede haber peatones jugando y que hay que tener cuidado.

-Pueden pasar los coches, pero con cuidado.

-Precaución que hay niños cerca...

-Es mi lógica, ¿no?

-Una zona donde tienen prioridad los peatones.

-Ah, es zona residencial.

-La caseta, con el guarda jurado, el vigilante...

-Es una señal de zona residencial.

-Donde hay que tener más precaución.

-Es que en zona residencial no he vivido ni vivo.

-Muy bien.

-¿Qué me dices?

Olvidamos el reglamento y tantas cosas.

¿Cuántas veces hemos pensado

si volviera a examinarme del carné, aprobaría o suspendería?

Con todos los vicios que tenemos. Yo 15 años

de carné de conducir. Yo 32 de vicios.

Bueno, y tú 25, Andrés Rodríguez, que es profesor

de autoescuela y profesor de profesores.

Por eso hemos confiado en él para ver cómo estamos

de bien o mal preparados para aprobar hoy el examen.

Yo empiezo con el práctico, Marta con el teórico.

No me da miedo; aprobé a la primera.

Está chupado. 30 minutos.

Yo creo que conduzco bien, pero no sé si tanto.

Venga. Hasta ahora. Suerte, chicos.

Hala, me voy a examinar.

Circular por el carril central son 200 euros

y vas siempre por ahí.

Muy bien. Muchas gracias.

¿Qué tal? De horror.

Me temo lo peor.

30 minutos. Gracias.

¡Hala, hasta ahora!

Uy, casi piso continua.

¿Qué tal?

Bueno, este es mi teórico. Ahora lo comprobamos.

Pues hala. Yo creo que bien, que apruebo.

Marta Solano Heredia, no apto. 9 fallos de 30 preguntas posibles.

Carlos García Hirschfeld, no apto. 8 fallos de 30 preguntas posibles.

El teórico, un desastre los dos.

¿Cómo ha ido el práctico? Bueno, la verdad es

que ha estado duro, difícil.

A ver. Venga, dispara.

Salgo para allá, ¿no? Sí.

Has empezado el examen y has señalizado después de salir.

Se debe señalizar con antelación a la maniobra.

Eso es falta leve.

Luego había un stop, que has hecho un pequeño amago de detención,

pero no has llegado a realizar una detención total.

Es es una falta eliminatoria;

que serían 4 puntos, 200 euros si te pilla la Guardia Civil.

Has vuelto a conducir a una mano en la carretera,

con la mano en la palanca, con el codo continuamente puesto

en la puerta. Un poco chulo, ¿no?

Te has cruzado en la rotonda desde el carril izquierdo;

otra falta grave.

A estas alturas, en un examen normal,

¿ya me habrías parado? Cuatro veces.

La verdad es que me río,

pero no me hace ninguna gracia.

Y luego al final, entrando,

no has observado y has puesto punto muerto.

Cuando quieras, puedes bajar del coche.

Resultado global:

25 faltas leves, 2 faltas graves

y una falta eliminatoria. O sea, he suspendido varias veces.

Has tenido para suspender casi cuatro veces.

Marta, vamos contigo. Miedo me das.

Has iniciado la marcha sin observar que venía un coche

y te has puesto en movimiento cuando no podías incorporarte.

Has circulado en punto muerto antes de la detención.

Debes detenerte con la marcha y después poner punto muerto.

Lo has hecho dos veces; dos faltas leves.

Entras en otra glorieta desde el carril izquierdo.

Repites las faltas. En el fondo yo esto lo resumiría

en dos faltitas... Circulas por la izquierda,

pones punto muerto y haces las glorietas mal.

Con una señal de velocidad máxima 30, ibas a más de 50.

Eso es grave.

No has metido la quinta; te has mantenido en cuarta.

Has puesto punto muerto de nuevo antes de detenerte...

Parada final junto al bordillo. Inmovilizamos el vehículo.

Y nada más; cómputo global:

28 faltas leves, 2 graves. Bueno, parecido.

O sea, estoy yo más suspendido; pero un desastre los dos.

Vamos a hacer aquí un compromiso. Va.

Equipo. Vamos a hacer un curso

de reciclaje que falta nos hace. Obligatorio.

Creíamos conducir bien

y no. Hemos suspendido.

Bueno, el carné de conducir me lo saqué a la primera

y no tardé mucho; creo que fue como en tres semanas.

No, no me han multado mucho; alguna, pero no muchas.

Pues la última vez... La verdad es que la última

que cambié la rueda, creo que hace mucho tiempo...

Que cambié las ruedas de un coche;

hace mucho, no sé qué decirte, como diez o doce años.

Pues casi yo diría que uso menos los intermitentes.

Los retrovisores sí los uso.

Quizá porque estoy acostumbrado a los circuitos,

a estar más atento a retrovisores que a intermitentes.

Bueno, no, al volante me considero una persona tranquila y pacífica.

Como he dicho, la adrenalina la suelto en los circuitos

y me gusta ir tranquilo en la conducción del diario.

Yo creo que ponerse nota como conductor es difícil,

pero hombre, yo sí me pondría un ocho.

Bueno, me gustaría llevar como copiloto a mi mujer

porque me encanta viajar con ella; o sea, que me la llevaría a ella.

Esto ha sido "Seguridad vital"; gracias por estar ahí.

La próxima semana, más. ¡Adiós!

¡Adiós!

¿Saben cuánto tardaríamos a velocidad "contas"...?

Constante.

¿Saben cuánto tardaríamos en...?

(Pitido)

Por eso es muy importante que aprendan... La-la-la.

Cómo con... Joder.

¿Para salir por aquí o por dónde?

Es una de las maniobras más comprometidas...

¿Dónde me lo pongo?

¿Y qué más digo?

Me puedo sentar más atrás. Lo puedes echar adelante.

Esta puerta se abre.

Una de las maniobras...

Estoy un poco encajonada.

Aquí estoy en medio.

Ya está, ¿no? Punto.

Marta Solano, no apto. Qué mal, ¿no?

Carlos García Hirschfeld, no apto.

Bueno, en la última columna solo un fallo.

¡Te he ganado, Solano!

(RÍE) He palmado, pero he ganado.

¡Somos las mejores!

Ay, me encanta los viajes de chicas.

¿Qué tal? (MARTA Y EDURNE RÍEN)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 25/07/15

Seguridad Vital - 25/07/15

25 jul 2015

 Esta semana Carlos García-Hirschfeld y Marta Solano nos hablan de las clases de seguridad vial para para niños, de cómo hacer bien las incorporaciones y qué nota tendríamos si volvieramos a pasar el examen de conducir.

ver más sobre "Seguridad Vital - 25/07/15" ver menos sobre "Seguridad Vital - 25/07/15"
Programas completos (146)
Clips

Los últimos 1.493 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos