www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4313018
Seguridad Vital - 19/11/17 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que el 55% de la población mundial

vivimos en ciudades?

¿Y que el 30% del tráfico que se genera

es por la búsqueda de aparcamiento?

Esto es "Seguridad vital". Hoy desde Palma de Mallorca.

Comenzamos.

Llevar las manos correctamente posicionadas en el volante

nos permite realizar las maniobras con seguridad,

pero en muchos casos lo olvidamos.

Nuestro Radar se fija esta semana en este problema tan común.

La bicicleta es cada vez más popular en las ciudades.

Hoy conoceremos las normas que deben cumplir

y los elementos de seguridad obligatorios de estos vehículos.

Lo obligatorio para circular en bici por ciudad es

un catadióptrico rojo, una luz trasera roja,

una luz delantera blanca

y nuestro timbre.

Analizaremos un informe que muestra cómo los jóvenes

son cada vez más conscientes de los riesgos de la conducción,

además de ser partidarios de endurecer los castigos

en cuestión de seguridad vial.

Y nuestros presentadores comprobarán en primera persona

lo peligroso que es llevar elementos sueltos en el coche

¡Oh, ni te digo! ¡Hala!

Madre mía, las mochilas atrás, el paraguas...

No han parado de golpearme cosas.

Muy buenas. Llevar un correcta posición de las manos al volante

cuando vamos conduciendo es fundamental

si queremos reaccionar bien cuando tenemos un imprevisto.

Según la DGT y todos los expertos,

hay que llevarlas más o menos en las diez menos diez

o, como mucho, en las nueve y cuarto.

Saludos. Es lo que nos enseñan en la autoescuela,

pero luego con el tiempo se nos olvida y nos relajamos.

Por eso no deben olvidar nunca

que conducir con una mano en el volante

no solo es peligroso, también motivo de sanción.

(AMBOS) ¡Pi, pi, pi!

Una posición adecuada al conducir

es vital para controlar el vehículo,

aunque a veces se nos olvida ir con las dos manos al volante.

llevar las manos bien colocadas en el volante

por tres razones. ¿La primera?

Ante una situación de emergencia,

seremos capaces de reaccionar muchísimo más rápido

ante cualquier situación inesperada.

¿Lo segundo? En caso de accidente,

si los brazos están agarrando correctamente el volante,

tenemos menos probabilidad de lesiones.

Y lo tercero es que cuando se realizan muchos kilómetros

los brazos deben colocarse a la posición de tres menos cuarto,

no demasiado arriba, porque cuanto más subamos

los brazos se cansan antes y, sobre todo,

reaccionaremos de forma más lenta

e incluso puede que ni siquiera lleguemos a reaccionar.

Peatones cruzando entre coches, animales en mitad de la carretera

o un atasco repentino son situaciones en las que llevar

las manos bien posicionadas puede salvarnos de un accidente.

La prueba se conoce como la prueba del alce.

Sería una situación de emergencia

donde no me da tiempo de frenar porque el obstáculo está muy cerca.

tienes que ir con la mano arriba del todo del volante, ¿no?

-Exacto. Si yo este ejercicio lo hago

con la mano en la posición horaria de las 12,

habrá mucha más imprecisión de giro, generaré más fuerza

y puede pasar algo parecido a lo que nos va a pasar ahora;

por ejemplo, que perdemos el control del vehículo.

De hecho, me he quedado completamente cruzado.

Si detrás de mí viniese algún vehículo,

lo más probable es que colisionase contra mí,

porque al no colocar correctamente las manos,

he perdido completamente el control.

-Hubiéramos podido hasta volcar. -Exacto,

podríamos habernos salido de la vía.

Ahora haré el ejercicio con las manos paralelas.

Verás que habrá más precisión de giro,

pues al repartir la fuerza entre los dos brazos,

el volante se moverá de forma menos violenta.

-El tiempo de reacción será el mismo,

pero tendremos más control del coche.

-Eso es, más precisión de giro

a la hora de realizar cualquier maniobra similar a esta.

Pues vamos a verlo.

Voy a ir a la misma velocidad,

pero verás como ahora el vehículo

no se descontrola de forma tan violenta;

incluso, si quisiera hacerlo, no controlo más rápidamente,

porque si tú haces fuerza con un brazo,

la haces de forma descontrolada;

pero si repartes la fuerza entre ambos brazos,

es más precisa. -Eso imagino que con lluvia

será muchísimo peor, ¿no? -Pero muchísimo peor.

Cuanta menos adherencia haya, llega un momento en que incluso

los sistemas electrónicos de seguridad,

como control de tracción y control de estabilidad,

ya no dan abasto y el coche se va sí o sí.

No llevar bien agarrado el volante es peligroso

y puede ser motivo de una sanción de 80 euros.

No dejemos que estas situaciones se nos vayan de las manos.

Buscamos su colaboración.

Si tienen fotos o vídeos como estos,

pueden enviárnoslos a nuestro correo

participacion@seguridadvital.es,

a nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram,

o enviando un whatsapp a nuestro número de teléfono.

Soy Sara Andrés Barrio. Hace cinco años, va a hacer seis,

de mi accidente de tráfico; fue con un coche.

El accidente me produjo una doble amputación

por debajo de la rodilla de ambas piernas.

Nosotros estábamos en una fiesta con unos amigos.

No habíamos bebido y cogimos el coche para volver a casa.

Yo iba de acompañante. Íbamos por la A-6

y, bueno, un coche se nos cruzó y nos dio de lado,

y pilló toda la parte del copiloto, que es donde estaba yo.

El del otro coche no se sabe si es que iba borracho o se durmió.

Yo me desperté sin saber muy bien qué ocurría.

Pasé tres días en la uci,

me bajaron a planta ya cuando estaba más estable,

y ahí ya puede comprobar que no tenía los pies.

Es verdad que evidentemente con ayuda de psicólogos,

de los enfermeros y enfermeras, los médicos, tu familia;

vas volviendo a creer un poco en el mundo,

en que puede existir vida así, aunque tengas una discapacidad;

que existen cosas tan maravillosas como unas prótesis

que te hacen la vida fácil,

y empiezas a creer que realmente no ha sido tan malo,

que has tenido una nueva oportunidad.

Una vez que te pones las prótesis, vuelves un poco a tu día a día,

vuelves a trabajar;

es verdad que yo sentí que me faltaba algo,

que era sentirme agotada, cansada, satisfecha;

lo que te da el deporte, ¿no?

Y empecé a correr.

Al principio me costó un montón; eran muchos dolores...

Y al poco tiempo, al año o así, conocí a una entrenadora

y me animó a empezar a competir.

Y como no tenía nada que perder, dije: "Pues me apunto", y competía,

y cada vez que competía mejoraba mi marca...

Hasta el punto que me clasifiqué

para ir a los Juegos Paralímpicos de Río

y el pasado julio conseguí dos medallas

en el Mundial de Londres, así que supercontenta.

No podía estar más contenta, la verdad.

Quizá de la adversidad puedes sacar mucha fuerza interior y decir:

"A esto puedo ponerle mala cara o buena cara; ¿cuál elijo?".

Y yo elegí ponerle buena cara.

Y con esa buena cara te salen cosas bonitas y buenas seguro.

Si bebes o estás cansado, no conduzcas.

Tú lo puedes evitar.

-Sí, alguna vez la he visto.

-Sí, en muchas ocasiones.

-Creo que no.

-No la he visto mucho, pero alguna que otra vez

cuando voy por la calle...

-No, en bastantes carreteras.

-En un montón de sitios. Sí, sí, en un montón de carreteras.

-Puede ser en una carretera nacional, una vía de camino...

de estas comarcales o pequeñitas de dos direcciones.

-O en autopista.

-En autopistas y demás no se ve.

-En una carretera más de ciudad.

-En algún cruce... En rotondas, no.

-Es un tramo en el que anteriormente

han pasado cosas por las que lo han puesto y demás.

-Sí, no me parece una señal rara.

-Significa que no puedes cambiar el sentido de tu marcha.

-Que si vas hacia delante,

no puedes usarla para volver hacia atrás, vamos.

-No se puede cambiar de sentido.

-Sí se puede girar a la izquierda o derecha.

-Puedo girar, pero no cambiar de sentido.

-Tienes que tirar recto hasta que encuentres un cruce

o donde esté permitido.

-Trío, vaya muermo.

Vamos de marcha. -Como vais, no.

-Vamos a echar la última.

-Como vas, no. -Bien hecho y bien dicho.

En risas, fiestas y demás, alcohol y coche, no.

¡Ojo, te lo dice un amigo!

En 1989 existía una gran preocupación

por los jóvenes conductores.

Ese año, con 6000 fallecidos,

se batió un triste récord de siniestralidad.

El 45% tenía entre 15 y 34 años.

Desde entonces han cambiado mucho las cosas.

Hoy la juventud española representa menos del 25%

del total de las víctimas mortales por tráfico.

Aun así, cada año 400 jóvenes fallecen en accidente;

o sea, más de uno cada día.

La inexperiencia al volante y la menor percepción del riesgo

son los principales factores

de la muerte de más de 400 jóvenes al año.

Pese a ello, es el grupo de conductores

que más ha reducido el número de muertes desde 2006.

Los jóvenes son un modelo para los demás grupos de edad.

Han reducido mucho más que las demás personas

su siniestralidad, conocen perfectamente los riesgos,

proponen muchísimas medidas

y están dispuestos a aceptar muchas más medidas de seguridad vial;

pero al mismo tiempo reconocen que en la práctica,

cuando salen un fin de semana, caen en esas situaciones de riesgo.

El estudio "Jóvenes y seguridad vial" de la Fundación Mapfre

muestra que estos identifican perfectamente

los riesgos más habituales de los accidentes.

Citan los tres clásicos;

exceso de velocidad, consumo de alcohol y otras drogas,

no uso del cinturón de seguridad;

pero además, añaden otros factores muy importantes,

como son el cansancio y las distracciones.

Los fines de semana y la noche

son los momentos más peligrosos para los jóvenes.

La mitad muere entonces, frente al 30% del resto de edades.

Los fines de semana y las noches tienen que ser todavía el foco

de aquellas acciones que ayuden a los jóvenes

a ser más seguros, a prevenir lesiones,

a prevenir incluso accidentes mortales.

En general son jóvenes muy capaces, muy conocedores;

pero que siguen estando expuestos

a los peligros de la noche y del fin de semana.

Para reducir aún más la siniestralidad,

los jóvenes se muestran mayoritariamente partidarios

de endurecer las sanciones

por conducir bajo los efectos del alcohol,

por usar el móvil al volante, no abrocharse el cinturón

o no usar los sistemas de retención infantil.

Y además, apuestan por la tecnología.

Los jóvenes demandan más tecnología en los vehículos.

Están a favor de sistemas

como el control inteligente de la velocidad,

como las cajas negras o como los "alcolocks",

que son aquellos sistemas que impiden arrancar el vehículo

si se ha consumido alcohol.

Limitar la conducción en horarios, fechas o distancias,

o la introducción progresiva en la circulación

de los conductores noveles

pueden reducir los riesgos de la inexperiencia al volante.

Los expertos también proponen

medidas para incentivar la buena conducción.

Reduciendo impuestos, las tasas de aparcamiento,

incluso los precios de los seguros;

esos incentivos ayudarían realmente a mejorar la conducción general,

pero en concreto en los jóvenes,

que seguramente con unas economías más ajustadas,

cualquier incentivo monetario sería mucho más eficaz

que en conductores de mayor edad o con mayor poder adquisitivo.

Las primeras señales de tráfico

se instalaron en la red de calzadas romana.

Eran bloques de piedra que indicaban

la dirección y la distancia a Roma.

En 1895 el Club del Automóvil italiano

ideó las primeras señales tal y como las conocemos hoy día.

14 años después, en 1909,

nueve Gobiernos europeos implementaron un sistema

de cuatro símbolos iguales:

peligro, curva, intersección y paso a nivel.

El resto de señales tardaron 20 años

en unificarse en toda Europa.

Poco a poco las adoptaron más países.

a pesar de ser muy parecidas alrededor del mundo,

sigue sin haber una unificación absoluta.

¿Cuánto falta, papá? -Mamá, ¿cuánto falta?

(NIÑOS) Papá, ¿cuánto falta?

-Vamos a jugar a un juego y tienes que adivinar.

-Te voy a dar una pista a ver si adivinas.

Es algo que te lo tienes que poner y que es negro.

-¿Petróleo?

-El asiento. El asiento es negro.

-Hay otras cosas. O gris.

-Es de tela. -De tela...

-Es un asiento, ¿no? -No.

-Huy, huy, huy... ¿Qué será?

-Piensa más qué cosas puede haber en el coche que son de tela.

-¿Una camiseta?

-El volante tiene un poco de tela.

-Está en todos los asientos.

-Ah, la almohada que tienen.

-Ah... sí, ya.

-Y una cosa más que necesitamos.

-Tienes que ponértelo y... -Cinturón.

-Sí.

-¿El cinturón? -Sí.

-¿El cinturón? -¡Sí!

-Por fin, ¡por fin!

La bicicleta es un vehículo rápido, práctico, saludable

y respetuoso con el medio ambiente.

Cuando en una ciudad como Palma uno elije pedalear,

sabe que contribuye a que haya menos atascos,

una circulación más agradable y aire mucho más puro.

Se dice que montar en bici es algo que nunca se olvida,

pero aunque hayamos pedaleado de niños,

es importante recordar una serie de normas

para coger la bici en ciudad.

uno de los medios de transporte más eficientes.

Las ciudades cada vez están más contaminadas

y necesitamos un medio como la bici para ir a cualquier lado.

Lo obligatorio hoy en día para circular en bici por ciudad es

un catadióptrico rojo, una luz trasera roja,

una luz delantera blanca y nuestro timbre.

Partes recomendables en la bici

serían unos reflectantes naranjas en las ruedas,

ropa reflectante, que podemos recurrir a un chaleco de coche,

y cualquier prenda que nos haga visible.

no es obligatorio llevar casco en ciudad;

solo es obligatorio en vías interurbanas.

Pero si somos menos de 16 años, deberemos llevarlo en ciudad.

Antes de circular con la bici,

debemos comprobar que el estado es el correcto.

Debemos comprobar el estado de las presiones,

la altura del sillín, que sea la correcta,

el desgaste y el estado de la cadena, que estén bien,

y el estado y el desgaste de nuestras pastillas.

En bicicleta debemos circular

lo más pegados a la derecha posible en la calzada

o, si hay, por un carril bici.

Si vamos a girar a la izquierda

debemos extender el brazo izquierdo totalmente.

Si giramos hacia la derecha,

debemos girar el brazo izquierdo hacia arriba

o extender el brazo derecho.

Por la acera no podremos ir montados en la bici;

debemos ir como un peatón más, andando con la bici al lado.

Lo mismo debemos hacer al cruzar un paso de peatones;

cogeremos la bici y caminaremos con ella al lado.

Cuando dejamos de ser peatones y nos convertimos en ciclistas,

tenemos las mismas normativas que en un coche.

No podemos usar cascos ni nuestro dispositivo móvil

No podemos dar más de 0,25 en aire espirado

en un control de alcoholemia.

Debemos utilizar 1,5 m

para adelantar y para que nos adelanten,

y, sobre todo, tener la misma responsabilidad que en coche.

-En 2016 los accidentes de tráfico aumentaron un 23% en Albacete

respecto a 2015.

Hoy invitamos a sus vecinos a subirse a nuestra móvil

para hablar sobre seguridad vial.

Buenos días. Somos de "Seguridad vital".

Venimos a hablar de cómo es la seguridad vial en Albacete.

¿Te animas? -Sí, claro.

-Llevo toda mi vida en Albacete.

Es una ciudad muy cómoda porque está en llano

y las distancias no son excesivamente largas.

-Hombre, ahora nos invaden un poco las bicis por las aceras y demás,

pero es fácil. Es muy cómoda la ciudad.

-Aquí el problema que hay creo

que es la gente que usa el coche de más.

-Yo creo que en Albacete, como aquí decimos,

no existen las distancias, está todo muy cerquita,

y hay gente que innecesariamente coge el coche

para distancias cortas.

-Pero cada vez hay más ciclistas urbanos

y muchísima gente que se mueve a pie.

-Ahora hay bastantes kilómetros de carril bici

-Lo que hay que respetar es el carril bici,

que hay gente que no lo hace.

-Suelo ir bastante en bici. A veces es fastidiado

porque los coches no respetan la distancia,

los carriles bici se cortan en mitad de la ciudad...

-Los carriles bici, cuando empezaron a ponerlos,

ocuparon el sitio de los peatones y a mí no me gusta eso,

porque estamos invadiendo el espacio de los peatones,

en vez de hacer el espacio de los coches más pequeño.

-Los peatones, al no estar bien señalizado el carril bici,

que no hay una separación, sino solo pintado en la acera,

no lo respetan, andan por el carril bici...

-Hay muchas calles peatonales.

-Esta es una zona peatonal y quieren peatonalizar más.

-Yo el centro lo veo peatonal a la larga.

-Y yo creo que está bien que se peatonalice.

-En Albacete, lo que es el centro, esta parte,

aquí tiene que ir uno andando.

Y disfrutando.

-Os querría enseñar antes de irme una cosa para que la vierais.

Esto para que la gente lleve cuidado con nosotros.

-Estas son las opiniones de los vecinos de Albacete.

Aunque sea una ciudad pequeña, es necesaria la convivencia

entre peatones, conductores y ciclistas.

Y nosotros seguimos viéndonos por el resto de España.

El coche autónomo ya es una realidad.

EE. UU. ha dado un paso muy importante

para permitir su normalización

al aprobar la primera ley que regula la conducción autónoma.

De hecho, en algunas ciudades norteamericanas

ya han circulado prototipos de estos vehículos autónomos.

Hemos hablado con el director de investigación

de una de las mayores empresas de automoción del mundo

y Gill Pratt cree que por aquí van a ir los próximos pasos.

Nosotros tenemos una visión particular

sobre la conducción autónoma.

Creemos que se desarrolla en dos dimensiones.

Una de ellas es la que denominamos "guardián" y la otra "chófer".

"Chófer" es cuando el coche conduce por ti,

como un chófer humano que te lleva a todos lados.

Por otro lado, el "guardián"

es una red de seguridad cuando estás conduciendo.

Si te encuentras en una situación de riesgo,

el coche te ayudará a evitar un accidente.

Es muy importante que tanto los Gobiernos como las compañías

desarrollen los estándares y la tecnología

para una buena conectividad, que será fundamental

para el desarrollo del coche autónomo.

Sin embargo, nosotros pensamos que tenemos que asegurarnos

de que los coches son seguros, incluso si la conectividad cae.

Porque puede fallar por muchas razones;

una catástrofe natural, un fallo de energía,

y la conectividad caería entera.

Por eso debemos asegurarnos de que nuestros coches

son capaces de funcionar incluso sin conectividad;

pero también queremos que pueda usar esa conectividad

para mejorar las prestaciones de los coches autónomos.

Los principales desafíos tecnológicos ya no consisten

en conseguir que el coche perciba todo lo que hay alrededor.

La parte más difícil es predecir

lo que el resto de seres humanos van a hacer.

La gente es muy impredecible,

ya sea como peatones o conduciendo otro coche;

nuestros sistemas deben ser capaces

de predecir lo que harán con más probabilidad

y cuáles serán sus siguientes movimientos,

y eso es en lo que estamos trabajando.

Existe un calendario para empezar a introducir

todas estas tecnologías.

Por un lado, la ayuda en carretera,

que conducirá de manera autónoma en autopistas;

lo que denominamos un nivel 2.

Esto significa que aún debes supervisar la conducción autónoma

e incluso hacerte cargo en ciertas partes

si el coche lo solicita. También se trabaja en nivel 4

de conducción autónoma, que es la ayuda en ciudad.

Este sistema permite al coche asumir la conducción en ciudad,

pero también te protegerá de accidentes

si decides tomar tú los mandos.

Estas dos tecnologías creemos que estarán listas

a partir de 2020.

Con el coche autónomo no se necesitará carné de conducir,

pero eso no significa que no podremos hacerlo

porque conducir es divertido

y creo que la gente querrá seguir haciéndolo

aunque sea solo por placer.

¡Allá vamos, eh! Esto se mueve, se mueve...

¿Por qué gira hacia mi lado, Carlos?

Qué sensación, qué horror.

Me acaba de dar una bola... ¡Hala, otra!

Otra, otra. Otra en la cara, ¡hala!

Qué sensación tan horrible... ¡Hala, hala!

Pues esto es lo que pasa. Estábamos dando la vuelta a 1 km/h

y lo que hay no son objetos punzantes o contundentes,

sino bolas de pimpón y otras pelotas de goma

Vamos a ver a Roberto, que nos cuente cómo debemos tener

bien colocadas las cosas dentro del coche.

Madre mía, qué sensación, qué mareo...

Hola, Roberto, de la escuela de conducción de Ilunion.

¿Qué tal? ¿Qué tal? Muy bien.

Es increíble, porque todo esto no hacía daño,

pero en la vida real hay cosas que te pueden matar.

Un boli puede salir como un proyectil disparado

y puede ocasionar lesiones muy graves.

De hecho, ha sucedido. Ha sucedido, ¿no?

Vamos a ver ahora con más objetos todavía:

botellas, papeles... Cosas que llevamos en el coche.

Bolsos... Para ver cuál es la sensación.

Lo vamos a hacer despacio; imagínense a toda velocidad.

Y luego nos dices cómo podemos evitar esto.

Muy bien. Venga.

Pues allá vamos.

Empieza lo bueno, esto empieza a girar.

Bueno, las piernas las tengo fritas y espérate...

Te estás poniendo guapísima. Sí, ¿no? Mira la botella.

Y eso que está vacía.

Vacía, y que estamos a 1 km/h.

Tú imagínate el vuelco de verdad a velocidad...

Oh, los papeles; todo. Hala, hala.

Cuidado que va.

Oh, ni te veo. Hala.

Madre mía, las mochilas atrás, el paraguas...

No han parado de golpearme cosas.

¿Cómo estás? Bien, porque me las voy quitando...

que a toda velocidad yo creo que te hace polvo.

Tú fíjate la que hemos liado. En un momento, eh.

Esto que a nosotros nos ha hecho gracia

en la vida real no tiene ninguna, con el choque a velocidad...

No es ninguna broma. Desde luego.

Vamos a ver qué nos cuenta Roberto.

¿Qué tal?

Bien, porque esto no era la vida real, pero...

Podemos contarlo, menos mal.

¿Cómo evitar esto? Todos los objetos deben ir

en la guantera, bajo los asientos...

Siempre bien agarrados, que no estén sueltos.

Porque si no, son golpes que vamos a recibir.

El bolso bien cerrado... O las maletas,

que a veces las llevamos en el asiento trasero

como: "No pasa nada".

Las maletas en el maletero

y, si tienen que ir en los asientos,

ancladas con el cinturón. Hemos aprendido la lección.

La hemos aprendido, pero bien. Pero bien, bien.

Gracias, Roberto. Adiós.

Me saqué el carné bastante mayor, a los 37 años.

Alguna de velocidad,

que me la han puesto sin yo darme cuenta.

Sí, alguna vez. Más de jovencita; ahora ya me va costando.

Porque me ha pasado alguna vez cuando más joven y sí.

¿La presión de los neumáticos?

Debo confesar que muchas veces se lo dejo a mi pareja

para que antes de un viaje lo controle.

Oye, que me estás pillando.

Que he dejado que pasen la ITV por mí.

Yo los llevo en la guantera de la derecha.

No sé si es lo correcto, pero...

Donde te pille para cogerlo, cuanto más cerquita, mejor.

Ante el volante soy prudente y con la velocidad también.

Un ocho... y medio... para nueve.

Me gustaría llevar una furgoneta como la de Scooby-Doo

y llevarme a todo mi elenco y a los directores también,

tanto a Mireia como a Fernando,

e irnos por ahí de excursión a buscar nuevos horizontes.

Sería muy divertido.

Esto ha sido "Seguridad vital"; gracias por estar ahí.

La próxima semana, mucho más.

Y para comer, pescado.

Y luego compramos sobrasada y ensaimadas.

Venga. ¡Adiós! Hala, adiós.

(RÍE) ¡Grabando!

Venga, le damos otra oportunidad a la Solano.

(RÍE) Es que es increíble.

¡Ahora, muy bien!

La juventud española está por debajo del "veintiquince"...

Joder, del "veintiquince". (RÍE) "Veintiquince"...

¡Grabando! Espera, no hemos dado palma.

El coche autónomo ya es una realidad.

EE. UU. ha aprobado... ¿Qué había aprobado?

Una ley, ¿no? "Ha dado un paso importante"...

Seguimos, seguimos. ¡Va!

Parecemos Tricicle.

Muy bien, tía.

Qué bonito es esto, oye. Pues sí.

Yo la cago mucho, pero doy unas palmadas buenísimas.

Venga. Una, dos y...

(AMBOS) ¡Pi, pi, pi!

  • Seguridad Vital - 19/11/17

Seguridad Vital - 19/11/17

19 nov 2017

‘Seguridad vital’ habla de la importancia de no llevar objetos sueltos por el coche. El programa de seguridad vial de La 1 también explicará cuál es la postura más correcta y segura al conducir y mostrará cómo circular en bici por la ciudad. Además, ‘La Móvil’ del programa visitará Albacete.

ver más sobre "Seguridad Vital - 19/11/17" ver menos sobre "Seguridad Vital - 19/11/17"
Programas completos (135)
Clips

Los últimos 1.378 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios