Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5107698
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 31/03/19 - ver ahora
Transcripción completa

"Bienestar" es la palabra que más nos gusta en "Saber vivir"

y cada semana queremos ayudarte a conseguirlo.

Hoy nuestra profe de baile nos enseña a hacer ejercicio

de la manera más divertida, a ritmo de chachachá.

Tengas la edad que tengas,

el baile es bueno para la salud del cuerpo y de la mente, Silvia.

Así es, bailar es bueno a todas las edades,

y, además, tenemos que hacerlo sin miedo.

Precisamente, hablaremos de los miedos en esta sección

y de cómo superarlos.

Hacer ejercicio y comer bien es la base de una buena salud

y eso empieza entre fogones, Marta. Efectivamente, chicas.

Sin miedo es como tenemos que cocinar.

Hoy haremos un plato rico en fibra con un alimento de temporada,

la alcachofa, y lo acompañaremos con otro que está muy de moda,

la quinoa. Qué rico.

Platos ricos en fibra, alcachofa y quinoa.

A ver qué le parece esta propuesta a nuestro experto en nutrición,

Aitor Sánchez. ¿Cómo me va a parecer?

Temporada y con una elección muy saludable.

Alcachofas con quinoa,

estamos metiendo una flor y un pseudocereal.

Hablaremos sobre ello hoy, pseudocereales,

que no lo habéis escuchado seguro en casa.

Quédate conmigo, porque veremos cómo se alimenta y cómo se cuida

nuestra primera protagonista de hoy,

una campeona del deporte y de la vida, Eli Pinedo.

Mi pasión por el balonmano empezó en el colegio

cuando yo tenía 10, 11 años

y empecé jugando con mis compañeras de clase.

Yo creo que el balonmano en mi vida ha sido un estilo de vida,

una forma de vivir, de entender la vida

y para mí ha sido como el día a día normal.

En realidad, en mi nueva etapa sigo haciendo lo mismo,

pero ya no compito, solo entreno.

Entonces mato el gusanillo

del que no me puedo olvidar tan rápido,

que es el estar con mis compañeras, entrenar con ellas,

lanzar a portería, los goles, la pega, el balón...

Procuro entrenar con ellas mínimo cuatro días a la semana,

porque necesito estar en forma y sentirme bien

para disfrutar del balonmano.

Si no estás fuerte y dura, sufres, te duele todo...

Dentro del balonmano hay diferentes tipos de entrenamiento.

Algunos entrenamientos son físicos, con pesas o con discos

o para trabajar toda la zona del core,

que es el abdomen, la zona lumbar ponerla fuerte.

Por algo nos llaman Guerreras.

Es verdad que igual a mi edad ya la gente no entrena a balonmano,

pero yo tengo la suerte de poder hacerlo,

de sentirme saludable, de compaginarlo con mi trabajo,

con mi buena alimentación y de seguir esos hábitos saludables

que he llevado toda mi vida como deportista profesional.

Bueno, me voy a trabajar.

Tengo la suerte de trabajar en una compañía

donde son muy importantes los hábitos saludables, el deporte,

está muy vinculado con el deporte.

Encima tenemos la suerte de tener un gimnasio así,

donde puedo complementar

mi trabajo de entrenamiento de balonmano,

complementarlo o, si no llego a entrenar algún día,

tengo la opción de venir aquí y hacer carrera continua, series...

En mi día a día, me gusta,

y creo que es lo recomendable para un deportista de élite,

que mi dieta sea equilibrada.

Hoy, por ejemplo, me apetecía un poke,

donde yo puedo elegir los ingredientes que lleva.

Tenemos opción de hidratos, tenemos opción de verdura

y tenemos opción también de proteína.

Aquí tienes. Buen provecho. -Muchas gracias. Qué buena pinta.

Que aproveche.

Eli Pinedo nos ha descubierto el poke,

un plato de moda llegado del Océano Pacífico, Aitor.

Que está de moda por motivos más que comprensibles.

Por un lado, es muy saludable y también es ligero.

De modo que a media mañana

nos permite tener una ingesta completa

con esa base de arroz

y, luego, pescado marinado y algunas verduras.

De hecho, "poke" significa en Hawái y otras islas del Pacífico

"cortado a trocitos".

Y sin carne. Y sin carne.

Se hace principalmente con pescado marinado,

luego "toppings" de origen vegetal, por lo general.

Y, de alguna manera, esto nos está diciendo,

es una corriente que cada vez estamos consumiendo menos carne.

¿Y qué te parece a ti esa corriente?

Yo creo que es muy comprensible, porque tenemos varias cuestiones

que se juntan a la hora de reducir carne.

Por un lado, la salud.

Por otro, la concienciación sobre el maltrato animal

y, por otro, hablando de sostenibilidad,

la carne es un alimento muy impactante,

genera mucha contaminación.

De modo que hay personas

que deciden dar el salto al vegetarianismo

y otras que únicamente reducen progresivamente.

Quiero que nos aclares

qué es exactamente una dieta vegetariana.

Pues una dieta vegetariana estricta,

que también se conoce como dieta vegana,

es aquella que no incluye

ningún tipo de alimento de origen animal, no solo verduras,

que hay gente que dice: "Es lechuga y calabacín".

No, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos... De todo.

Una dieta vegetariana,

también conocida como ovolactovegetariana

incluye lácteos y huevos,

de modo que tenemos esas dos variantes,

vegetariana estricta o vegetariana.

A veces pensamos que a una dieta vegetariana estricta

le faltan nutrientes, que no es del todo saludable.

¿Eso es cierto?

No tiene por qué. Depende de cómo esté diseñada.

La gente, por lo general, suele preocuparse de:

"Te va a faltar proteína, calcio, hierro..."

Muchos mitos que no tienen

por qué faltar en una dieta vegetariana estricta.

De lo que sí que tendríamos que estar pendientes

es de la vitamina B12. (ASIENTE)

Que es una vitamina de origen bacteriano,

que muchas veces encontramos en alimentos de origen animal.

De modo que si eres una persona vegetariana o vegetariana estricta

deberías tomarla como suplemento en tu alimentación.

Aprendemos a comer bien de la mano de Aitor Sánchez,

dietista, nutricionista y tecnólogo alimentario.

Como todas las semanas te voy a poner a prueba

con nuestro juego de la lupa. A ver.

# Veo, veo. ¿Qué ves? # A ver, parece una florecilla.

¿Qué florecilla es?

Yo creo que es una florecilla

muy típica nuestra, muy gastronómica.

Empieza por A. Empieza por A.

La alcachofa. Muy bien.

Qué hortaliza tan curiosa esta. Muy rica.

Es una flor. Qué curioso que estemos comiendo flores.

Es una cosa que muchas veces la gente no sabe.

Es que tomamos partes muy distintas de las plantas.

Tomamos raíces, tomamos flores, frutos...

Y la alcachofa es una flor muy saludable.

Además, lleva muchos mitos detrás.

Lo aclaramos en nuestro espacio de nutrición.

Ya saben que aquí apostamos por el rigor

y más hablando de salud y alimentación.

Por eso vamos a aclarar esos falsos mitos

que hay en torno a un alimento como es la alcachofa.

El primero: la alcachofa depura el organismo,

nos limpia por dentro.

Ya me gustaría que tuviéramos una herramienta nutricional

que te limpiase por dentro el organismo.

Cuando a veces utilizamos

palabras como "depurativo", "drenante", "te limpia"...

Yo creo que nos recuerda como que nos vamos a sentir bien,

pero es palabrería que, desgraciadamente,

no tiene algo verdaderamente científico.

Hay algo que ya nos purifica el organismo,

los riñones, el hígado. Eso es lo que nos limpia por dentro

y, desgraciadamente,

la alcachofa, aunque sea sana, no nos depura.

¿Es palabrería también decir

que ayuda a la retención de líquidos?

Mucha gente dice que ayuda a combatirla,

pero la retención de líquidos

es una situación que hay que tratar,

no podemos dejarla en manos de una única verdura.

Hay gente que se cree que tiene retención de líquidos

y luego resulta que no. Vaya.

No nos vale

porque nos lo hayan dicho en un herbolario.

Para esa situación sí que viene bien perder peso

y comer de manera saludable,

pero una única verdura no te lo va a solucionar.

Hablando de perder peso,

¿ayuda a adelgazar la dieta de la alcachofa?

Ayuda a adelgazar

en la misma medida que cualquier otra verdura.

Es decir, una dieta de adelgazamiento tiene que basarse

sobre todo en frutas, verduras, hortalizas, legumbres...

Porque son muy saciantes,

pero no tiene capacidades adelgazantes,

ni tampoco un extracto,

ni una dieta solo a base de alcachofa.

Si te tomas algo derivado de la alcachofa y pierdes peso,

no es porque tenga propiedades adelgazantes,

sino porque no has tomado nada más.

A lo mejor, esta florecilla tendría propiedades adelgazantes

si solo comes florecilla.

Si solo te comes la flor, pues imagínate.

Vamos a por el siguiente:

ayuda a combatir la resaca.

No, no ayuda a combatir la resaca,

de hecho, no es un alimento práctico para combatirla.

Si ya estamos en una situación de resaca, mal, llegamos tarde,

habría que hidratarse lo máximo posible

y, además, si hablamos de reducir la absorción del alcohol,

de manera simultánea al consumo de alcohol

habría que tomar alimentos un poco más contundentes,

más ricos en grasa,

que hacen que la absorción sea más paulatina.

De modo que una verdura tan rica en agua

no va a prevenir una resaca. Interesante.

Lo que seguro que no es un mito, sino una realidad

es que en España producimos las mejores alcachofas del mundo.

Viajamos a Tudela, a la huerta de Navarra.

La temperatura influye mucho en la formación de la alcachofa.

No es un hielo fuerte que hace que no crezcan tan rápido

y las mantiene prieta, y eso es bueno.

Los hielos del invierno, cuando la alcachofa la tenemos

que no ha producido todavía el fruto,

hacen que aumente la reserva.

Cuando produce la eclosión hace que la alcachofa

tenga un sabor mucho más tierno, más dulce

y tenga una calidad superior

a cuando ha estado la alcachofa sin helar

y ha estado produciendo constantemente.

Nos encontramos en el cerro de Santa Bárbara

observando la Mejana de Tudela, una de las zonas más fértiles.

Si observamos el puente,

los cuchillos están puestos casi al revés.

Esto nos dice que el Ebro llevaba un curso totalmente distinto.

Se va desplazando

y deja toda esa tierra de aluvión, toda esa tierra fértil

que es Mejana.

Es muy parecido a lo que podría ser el origen, de dónde viene, Egipto.

El Ebro sería el Nilo

y Mejana sería cualquier isla de las que forma el Nilo.

Como veis, el sol ya está calentando,

la escarcha ya se ha eliminado por el efecto de la temperatura

y aquí tenemos una alcachofa con la característica

que tiene que tener la blanca de Tudela,

redonda, compacta y con el hoyuelo en medio.

Una señal de que la alcachofa tiene buena calidad es el crujir.

(Crujido)

El consumidor cree que está comiendo un fruto

y, en realidad, lo que nos comemos es la flor de la alcachofa.

Si tú comparas esto con un capullo de rosal,

es prácticamente igual uno que otro.

Tenemos aquí los pistilos, todo esto es el cáliz

y todo esto serían los pétalos.

Y esto, veis, es un corazón perfecto,

un corazón de alcachofa.

Te lo puedes comer crudo perfectamente.

Esto con un suave trago de agua sabe dulce.

Procuren fijarse en la etiqueta y que sea blanca de Tudela.

Aitor, no deja de sorprenderme que cuando comemos una alcachofa

estamos comiendo una flor,

como algunas de las que tenemos aquí,

pensamiento, geranio, clavel...

O la flor de calabaza, la flor de calabacín, crisantemo...

En realidad, están muy extendidas en otras culturas.

En la gastronomía japonesa, en la italiana...

Y están riquísimas, con muy buenas propiedades.

¿Y todas esas alimentan igual que la alcachofa?

Depende de lo que entendamos por alimentar.

Una alcachofa es una flor grande,

que tomamos bastantes en una ración

y hace función de verdura.

Si por el contrario, metemos en alguna de nuestras recetas

un poquito de una flor, que es casi ornamental,

no podemos asumir que eso tiene grandes propiedades.

Es como el perejil, que es un alimento muy rico en vitamina C,

se habla genial sobre él, ¿pero cuántos gramos te tomas?

Poquísimo. Muy poco.

¿Da igual si las comemos así, naturales,

o de las que vienen en conserva?

Desde el punto de vista nutricional, frescas, en conserva,

hasta congeladas conservan todas sus propiedades.

Lo que cambia, sobre todo, es lo organoléptico.

(ASIENTE)

Están mucho mejor recién hechas, con un poco de sal y limón.

En la conserva sabes que han perdido un poco de textura,

pero tienen las mismas propiedades nutricionales.

Sí que es verdad que es un poco más fácil comerlas.

Lo que pasa con la alcachofa es que nunca sabes dónde parar.

Empiezas a pelar y dices: "¿Tendría que quitarle otra capa?"

Eso no te pasa con la alcachofa congelada.

Buscando la combinación más saludable,

¿con qué podemos comer alcachofas?

A mí se me ocurre, por ejemplo, con jamón.

Es una receta que, culinariamente, tiene sentido.

Gastronómicamente, una verdura y una fuente de proteína.

Carne roja procesada, podemos mejorarla.

Yo te propongo, con la misma coherencia,

alcachofas con huevo, una tortillita

o alcachofas gratinadas con un poco de queso,

también hay algunas recetas con mejillones, con calamares,

con garbanzos...

Estamos metiendo verduras y fuente proteica.

¿Y con patata?

Claro, ahí meteríamos los hidratos de carbono.

Podríamos hacer un guiso de alcachofa y patata,

acompañarlas de calabaza,

un arroz con su puerro y sus alcachofas, está genial.

Proteína, hidratos de carbono y la verdura,

que en este caso sí que sería la alcachofa.

Vale, no la tenemos aquí,

pero también se me ocurre alcachofa con quinoa.

Con quinoa iría genial,

porque nos está haciendo el juego del arroz,

pero con más proteína todavía.

Este pseudocereal, la quinoa, que es un pseudocereal,

es muy interesante nutritivamente.

Nos quedamos con esa palabra.

Conocemos mejor esa familia de alimentos,

que la humanidad empezó a cultivar hace más de 5.000 años,

los pseudocereales.

La mayoría de nuestros productos se producen en España,

pero sí que tenemos una parte de ellos,

que por sus características no se dan aquí.

Por ejemplo, los pseudocereales,

el teff, la quinoa, el amaranto...

La quinoa es un pseudocereal

típico del altiplano boliviano y peruano.

Aquí tenemos la quinoa blanca de Perú,

la quinoa real boliviana, que es la de mayor calidad.

Esta quinoa es muy curiosa, es negra porque tiene

un antioxidante que se llama antocianina.

Luego tenemos esta quinoa roja que a mí, personalmente,

es la que más me gusta porque la textura es muy crujiente.

Tenemos el trigo sarraceno.

Tiene una forma muy curiosa,

tiene estos granos en forma triangular.

Se llama trigo sarraceno, pero no es un trigo.

Es un pseudocereal, pero sus propiedades nutricionales

y la forma de aplicarlo en cocina son equivalentes a las del trigo.

Siempre ha sido muy popular

en países como Rusia, Polonia, el centro de Europa.

Tenemos el amaranto,

un pseudocereal que viene de la India.

Lo utilizaríamos como un arroz, en guarniciones, en ensaladas...

Si lo echamos en una sartén muy caliente

se abre y se toma como una palomita.

Ahora vamos a hacer una paella con verduras de temporada,

pero en vez de arroz utilizaremos el trigo sarraceno.

Voy a echar el trigo sarraceno, porque lo voy a rehogar un poco

para que coja el gustito del pimentón y las verduritas.

Qué bien huele, ¿verdad?

Lo dejamos cocinar un poquito y en unos 20 minutos o así...

Tiene más o menos el mismo tiempo de cocción que el arroz.

-Yo he venido a este curso

porque yo no conozco pseudocereales.

Conozco alguno, como la quinoa, pero, concretamente,

el amaranto y el trigo sarraceno no sé cómo se usan.

"Y así queda nuestro plato,

verduras guisadas con trigo sarraceno."

Ya sabemos de dónde vienen

y cómo se preparan los pseudocereales,

¿pero cuál es la diferencia entre cereales y pseudocereales?

Son plantas distintas y los pseudocereales

son un pelín más completos que los cereales.

Por eso se están poniendo de moda.

Por ejemplo, si los comparamos,

un cereal suele ser fuente de hidrato de carbono,

es cierto que tienen un pelín de proteína,

pero cuando nos vamos a los pseudocereales

vemos que les ganan

tanto en cantidad de proteína, como en calidad

y luego también en la cantidad de fibra,

que es importante.

Ejemplos de pseudocereales que tenemos por aquí:

quinoa, que la hemos comentado antes con las alcachofas.

Ojo, un pequeño consejo para la quinoa:

hay que lavarla bien antes de cocinarla,

porque, si no, te amarga, hay que retirarle la saponina.

El trigo sarraceno sería el siguiente pseudocereal.

Aunque tenga la palabra "trigo" en su nombre,

no es un tipo de trigo, de modo que no tiene gluten.

De hecho, a veces se hacen

algunos productos derivados y parecidos a la pasta,

por ejemplo, los espaguetis o panes de trigo sarraceno,

que no tienen gluten.

Para las personas que tienen celiaquía son aptos,

aunque se llame trigo. (RÍE) Aclarado.

Y luego tenemos otros ejemplos como el amaranto,

la chía, que se utiliza también en formato semilla.

La gente suele añadir las semillas de chía al yogur.

Es una de las mejores fuentes vegetales

de ácidos grasos omega 3 y por eso, a veces,

esa cucharadita de yogur, dejando un tiempo para que se infle,

viene genial para hacer

un aporte de estos ácidos grasos tan saludables.

Y de todos estos, ¿la quinoa sería el más saludable?

Yo creo que más que el más saludable,

el que nos puede aportar más

por la cotidianeidad en la que lo incorporamos,

porque algunos platos que hacemos con arroz,

directamente podemos incorporar quinoa.

Una ensalada que antes la hacíamos con arroz,

ahora le echamos quinoa, quizás una guarnición...

Entonces, por la cantidad sí que puede ser el más relevante.

Me gustaría aclarar algo. Nos has hablado de la chía,

que no sé si pertenece o no a la misma familia.

Es de la familia de los pseudocereales,

pero como usamos la semilla

y también es más rico en fibra y ácidos grasos,

nos recuerda más al sésamo, al lino...

También se parece mucho a la semilla del lino,

porque tiene gran cantidad de ácidos grasos polinsaturados

y omega 3.

Así que un pudin de chía es un gran chute de ácidos grasos.

Ese podría ser un buen consejo para tomarla,

un pudin, por ejemplo.

El pudin, añadirla al yogur, porque, además,

cuando la dejas en remojo suelta mucílagos y crea un gel.

De ahí que se haga un pudin solo añadiendo semillas de chía.

Vale. ¿Aconsejas estos pseudocereales

en dietas de personas que, por ejemplo, quieran adelgazar?

En la misma medida en que añadiríamos los cereales.

Hay gente que porque ha escuchado: "Es que la quinoa es sana,

es que el pudin de chía es saludable".

Y empiezan a incorporarlo quizás con demasiada presencia.

Son alimentos sanos,

pero que tienen también aporte calórico.

Tendríamos que incluirlos

en el mismo modo que haríamos con un cereal,

a pesar de que sean un pelín más interesante nutricionalmente.

En el caso de las alcachofas y la quinoa,

en una dieta de adelgazamiento le damos más importancia

a las alcachofas y a las verduras, que tienen que estar siempre.

Pues ahora nos metemos en cocina

para preparar el plato de alcachofas con quinoa.

La chef de "Saber vivir", Marta Verona, nos abre el apetito.

Buenos días, Juan Manuel. Buenos días.

Quiero que me des las alcachofas más ricas que tengas.

Esta, que es la de Tudela,

que es tiernísima y buenísima de sabor.

Pues kilo y medio, porfa. Muy bien.

Aquí tienes.

No sé si alguna vez habéis pelado o limpiado alcachofas,

pero es supersencillo.

Tenemos que quitar un montón de capas,

porque solo se come el corazón.

Quitamos la parte de arriba y la parte de abajo.

Para que no se oscurezcan

tenemos otro truco que os voy a enseñar hoy

y es el perejil, que tiene un montón de vitamina C,

así que si lo echamos en el agua de nuestras alcachofas

tampoco se van a oxidar.

Ahora cocinaremos las alcachofas durante unos 15 minutos

en agua hirviendo.

Vamos a hacer los "crackers" de quinoa.

He mezclado quinoa roja con quinoa blanca.

Vamos a triturar y hacer una harina casera.

Ahora vamos a mezclar nuestros 150 gramos de quinoa

con 70 gramos de agua bien fresquita

que tengo en la nevera.

Mezclamos nuestra quinoa con el agua.

Mezclamos esto con una espátula.

Echamos nuestra masa en el papel sulfurizado.

Cubrimos con otra hoja de papel de horno

y aplastamos con el rodillo.

Al final se nos va a pegar aquí la masa.

200 grados, cinco minutos.

Mientras tenemos los "crackers" de quinoa en el horno

hacemos el aceite de especias.

Comino, orégano y pimentón.

Mezclamos muy bien y ya tenemos nuestro aceite de especias.

Nuestros "crackers" de quinoa ya están.

Vamos a pintar con este aceite de especias que acabamos de hacer.

Nuestras alcachofas ya están cocinadas.

Vamos sacándolas.

¿Cuál es el siguiente ingrediente principal y protagonista

del hummus?

Los garbanzos que hemos cocido.

Otro ingrediente supertípico del hummus es el tahini,

que es una pasta de sésamo.

Otro ingrediente típico del hummus es el ajo.

Utilizamos medio diente.

Y seguimos con aceite de oliva virgen extra.

Para terminar,

añadimos un poquito de agua para que sea más fluido.

Ahora nos toca triturar.

Y toca emplatarlo.

Y nuestros "crackers" al ladito.

Terminamos espolvoreando un poquito de pimentón dulce.

Voy a probarlo.

Buenísimo.

Pues vamos a ver si es verdad eso de que está que te mueres.

Bueno, Miriam, a mí me parece que siempre que cocinemos

hay que hacer las cosas bien ricas.

Y algo que hace que las cosas sepan mejor

es que entren por los ojos. Claro que sí.

Por ejemplo, tenemos aquí unas alcachofas,

seguimos con la fibra, en conserva.

Es verdad que así no son muy bonitas,

pero te recomiendo darles más sabor y aumentar su valor nutricional

con una vinagreta que podemos hacer todos en casa.

Vale, perfecto. Necesitamos hortalizas de colores,

como pimientos amarillo, verde, y rojo y cebolla morada.

Lo cortamos finito, añadimos un chorrito de limón,

aceite de oliva y tenemos semillas de mostaza, en seco,

que se pueden cocer como si fueran arroz,

unos 15 o 20 minutos en agua hirviendo, y se añaden.

Y hacemos un vinagreta riquísima por encima de nuestras alcachofas.

Que sepas que esto no cae en saco roto,

que yo estos trucos los hago luego en mi casa.

Qué bien, me encanta, porque luego mejoramos todos

y engancha. Claro que sí.

Aitor nos ha hablado

de la importancia de consumir fibra.

No sé si tú me das algún truco para incorporarla a la dieta.

Pues te lo doy, Miriam.

Aparte que es un truco muy aplicable,

porque es para la primera ingesta del día.

El desayuno. Eso es.

Es un momento del día

en que podemos meter alimentos con mucha fibra.

Por ejemplo, Aitor y yo estamos conectados

y te ha hablado de esto que tenemos aquí.

Chía. Eso es.

Hemos hecho un pudin de chía. A ver cómo.

Por la mañana solemos tomar fruta, un lácteo...

Pues aquí tengo el lácteo,

que es un vaso de leche, un yogur, bebida vegetal...

Añadimos una cucharadita de semillas de chía,

lo mezclamos bien,

dejamos que repose unas cinco horas en la nevera

o lo hacemos por la noche para desayunar al día siguiente

y mira qué textura se queda. Parece un yogur.

Sí, es como un pudin, porque la chía genera un mucílago,

que hace que espese.

Y lo terminamos con unas frambuesas, frutos rojos,

que tienen mucha fibra. Y también le da un poco de color.

¿Más trucos para introducir fibra en el desayuno?

Las tortitas, las típicas que hacemos,

pues yo te propongo cambiar la harina

y hacerlas 100 % integrales. Muy bien.

Necesitamos solo un "turmix" como este o un robot de cocina.

Tenemos... Copos de avena.

Efectivamente, enteros. Para dentro.

Y tenemos otro pseudocereal del que hemos hablado hoy.

Lección aprendida, quinoa. Quinoa. Todo al "turmix".

Los cereales que queramos, que tengamos en casa.

Trigo sarraceno, espelta... ¿Así de fácil?

Eso es. Y a tope.

Y así de rápido también. Hombre.

¿Y qué hacemos con esta harina? Máxima potencia.

Cuando tengamos la harina hacemos nuestras tortitas.

Lo utilizamos como base de nuestra masa.

Media taza de esta harina, medio plátano, dos huevos,

una cucharadita de sirope de agave, para que sea un poco más dulce,

y una especia que asociemos a un sabor dulce,

como la vainilla o la canela. Estupendo.

Y tenemos estas tortitas maravillosas que te traigo.

Qué rápida es.

Pero... ¿Para qué me das la sartén?

Tú sabes que en esta sección aprendemos muchas cosas de cocina

y yo quiero que aprendas a darle la vuelta a las tortitas,

que siempre se nos pegan en casa. Uy, vamos a ver.

¿Te atreves a darle la vuelta? Claro que me atrevo.

Damos golpecitos para arriba, para que se despegue.

Vale. La llevamos al borde.

Está en el borde. Y cuando esté en el borde,

con fuerza para arriba, altura, para poder maniobrar,

y le damos. Venga. Tres, dos, uno, ya.

Ya está. Otra vez, que me ha gustado.

Una, dos y... Eso es, Miriam. Eh...

Superfácil. ¿Y cómo está? Pues que te mueres.

Muchas gracias por estos truquitos, Marta, y te paso la sartén.

¿Quieres otro reto? Me encantan los retos, ya lo sabes.

Aprender juntas me encanta. Pues te voy a proponer uno

en el que podamos combinar dulce y salado.

Muy bien. ¿Sabes que hay un truco, unos sabores que combina muy bien,

que son las fresas con vinagre?

Algo te traeré parecido para el próximo domingo.

No deja nunca de sorprendernos esta mujer.

Seguimos tus consejos en las redes, también en la web, ¿no?

Eso es. En las redes, en Instagram.

Estad atentos porque compartimos todo lo que hacemos aquí

y, además, otros contenidos que no os podéis perder.

Si es que no se nos acaban los contenidos.

Y si quieren saber más para estar bien alimentados,

aquí tienen también nuestro libro,

editado por Radio Televisión Española,

"Alimenta tu salud",

con los mejores consejos de "Saber vivir"

y el primer capítulo está dedicado a los sabores del dulce al salado,

donde se explica lo que tienes que saber sobre el azúcar,

las alternativas para endulzar con salud,

los tipos de sal

y las especias y hierbas que dan más gusto a la comida

sin necesidad de poner sal,

porque la base de una buena salud es una buena alimentación.

Marta, y tú con lo alegre que eres...

Sí.

Tú seguro que escuchas música mientras cocinas.

Me encanta Alaska, Fangoria, me vengo arriba.

Cocina y hago ejercicio bailando.

Pues cógete una alcachofa y dame otra.

¿Qué es esto? ¿Un micrófono? Sí.

Vámonos con "A quién le importa lo que yo haga".

(Música) Nos vamos con música a otra parte.

Y con nuestra profesora de baile. Hoy toca chachachá.

Uy, qué guay. Nosotras seguimos aquí con Alaska.

Madre mía, qué difícil. Hombre, Miriam.

Pasa, pasa. No tiene nada de difícil. Ya verás.

¿No? Madre mía. Es superfácil para empezar.

Esta semana, chachachá. ¿Empezamos por lo básico?

Lo más básico, cuatro pasos.

Izquierda, regresa y chachachá en el sitio.

Derecha, regreso y chachachá.

Y vamos a mover las caderas cada vez que hago el chachachá.

Subimos los brazos a la altura del ombligo, más o menos,

y mientras nos vamos moviendo dejamos que se muevan.

Así está perfecto. (RÍE)

Me nace solo, ¿eh? (RÍE)

Ahora vamos con el paso básico de chachachá.

Venga. Paso, paso y chachachá.

Derecha detrás,

izquierda delante,

y en medio, que está el chachachá,

ahora hay que desplazarlo un poquito hacia el lado.

Estoy entrando en calor. Pues para seguir,

¿te parece que continuemos con el tercer paso?

Vale. Fíjate.

¿Y si siempre vamos delante? ¿Y ahora otra vez delante?

Qué bien. Y girando un poco. ¿Ves?

Enseñamos un poco la espalda aquí.

Incluso, si quieres, puedes estirar el brazo aquí.

Estirar el brazo allí.

Chachachá, me giro.

Chachachá.

Te voy a enseñar un paso un poco más difícil.

Venga. Para que movamos más el culete.

Vale. ¿Vale?

Chachachá, chachachá, chachachá. Bien.

Uno, dos, tres, cambio.

Uno, dos, tres... (RÍE)

Vamos a probar los cuatro seguidos. Venga.

Paso, paso, chachachá. Paso, paso, chachachá.

Básico. Pierna delante, chachachá de lado.

Chachachá.

Y vamos a cambiar el "New York", que era girar, chachachá, girar.

Y vamos con un "break", rápido.

Tiqui, tiqui, tiqui, tiqui, ti. Tiqui, tiqui, tiqui, tiqui, ti.

¡Bien, muy bien!

¿Sabes cómo sería más divertido? ¿Cómo?

Con más gente. ¡Vamos, chicas!

A ver esas caderas.

¿Por qué vienes a aprender chachachá?

La gente, desconectar de todo, mis problemas del día a día,

me lo paso superbién.

¿Por qué cualquiera puede aprender chachachá?

Es un baile superdinámico, muy fácil de aprender,

se puede bailar solo o en pareja y es superdivertido.

Y al final con canciones que todos conocemos.

Cualquier canción comercial, con un compás de ocho,

que es la gran mayoría, podemos practicar todos los pasos.

Y giro...

Aún recuerdo yo tus primeras palabras

en esta temporada de "Saber vivir" cuando me dijiste aquello

de que hay que bailar sin vergüenza, dándolo todo.

Sin vergüenza y sin miedo a hacer el ridículo.

Que muchas veces es lo que nos paraliza,

el miedo al ridículo. Así es.

Hay que vivir sin miedo y no tener miedo a vivir.

Esto nos vale para todas las edades,

desde bien pequeñitos hasta muy mayores.

Y yo me pregunto: ¿a qué tienes tú miedo?

Hoy hablamos del miedo porque es una emoción

que todos hemos sentido alguna vez en la vida, Silvia.

Así es, el miedo es una emoción de las que llamamos básicas.

Tenemos seis emociones básicas, la alegría, la tristeza,

el miedo, la ira, la sorpresa y el asco.

El miedo es una emoción

que, además, nos ha valido para seguir vivos como especie,

porque el miedo ocurre cuando hay una situación

que se vive como potencialmente peligrosa.

Nos activa, abrimos mucho los ojos, podemos abrir un poco la boca,

sobre todo, tenemos mucha tensión, en el cuerpo,

puede latir el corazón más rápido, porque nos prepara para huir,

porque no sabemos muy bien qué va a ocurrir.

¿Y cuántos tipos de miedo hay?

Pues vamos a dividirlo en dos grandes grupos de miedo.

Por una parte está el miedo adaptativo,

es decir, ante una situación que es potencialmente peligrosa

es muy bueno tener miedo y es muy bueno activarse

porque, si no tuviéramos miedo, ¿qué nos ocurriría?

Que lo mismo nos metemos en un problema.

Cierto.

Si de repente resulta que yo estoy dando un paseo

y viene un perro que parece que se ha soltado,

con pinta de rabioso y que me va a morder,

pues tener un poco de miedo para ver si tengo que correr,

para ver si me tengo que quedar quieto me va a ayudar.

El miedo nos ayuda a eso.

Nos vamos a fijar ahora en un miedo irracional,

como es la oscuridad.

Claro. Hay un segundo tipo de miedo,

los miedos irracionales.

El miedo a la oscuridad. ¿Qué pasa?

Este es un miedo muy habitual en los niños cuando son pequeños.

¿Por qué?

Porque cuando son pequeños llega la noche

y es cuando salen los fantasmas.

Cuando el niño es pequeño no sabe muy bien

si esos fantasmas existen o no y todavía se los creen.

¿Qué pasa cuando somos adultos?

Sabemos que los fantasmas no existen, pero luego,

durante la noche, aparecen todos esos fantasmas que tenemos...

Otro tipo de fantasmas.

Tenemos ideas que nos rondan que se pueden potenciar

por la noche cuando está todo a oscuras.

Y hablando de oscuridad, luego hay otro miedo,

que es el de la tormenta. Claro, eso también ocurre.

Hay gente que tiene miedo a las tormentas,

no lo controlan, piensan que pueden quedarse a oscuras,

que puede haber un apagón, que les puede caer un rayo encima,

una inundación...

Empiezan a darle un montón de vueltas,

anticipando en negativo ante esa sensación de no control

y de me puede pasar algo a mí o a los que me rodean.

Y por tu experiencia en consulta,

¿qué otras cosas pueden darnos miedo?

¿Qué es lo más común? Depende mucho de las personas.

Por ejemplo, cuando hay miedos que son de tipo específico,

los llamamos fobias y puede haber muchos tipos.

Por ejemplo, a las alturas, a los ascensores,

hay gente que no sube en ascensor o en metro, en avión...

Cuando son espacios abiertos, a animales...

Hay muchas fobias específicas,

pero también hay otro tipo de miedo,

el miedo a sufrir nosotros o a que sufran los que nos rodean.

¿Y por qué nos cuesta tanto superar estas situaciones?

Generalmente, porque no nos han enseñado a superarlas

y, además, cuando sentimos miedo el cuerpo se activa mucho.

Es una sensación desagradable.

Y hemos aprendido que cuando yo tengo el miedo,

si yo no me enfrento a ese miedo, ¿qué ocurre?

Que automáticamente la sensación desagradable pasa,

porque deja de palpitar tan rápido el corazón,

dejas de sentir la tensión. ¿Y qué aprende nuestro cerebro?

La forma de superarlo es no enfrentándome,

porque dejo de sentir esas sensaciones desagradables.

Y todos podemos superar nuestros miedos.

Absolutamente todos y, además, a cualquier edad.

Es un buen consejo para disfrutar de la vida

sin renunciar a experiencias tan emocionantes

como la que viene ahora.

¿Conocen el Caminito del Rey?

Viajamos a Málaga para conocer sus desfiladeros.

Os impresionarán.

Bienvenidos al Caminito del Rey.

En total desde aquí andarán unos cinco kilómetros.

Recuerden que han venido a un paraje natural protegido.

Es importante respetar el entorno.

Estamos en Caminito del Rey, una pasarela que se construyó

para realizar el mantenimiento de un canal

que cruza estas montañas a lo largo de cuatro kilómetros.

Se llama Caminito del Rey por la visita de Alfonso XIII

el 21 de mayo de 1921.

El rey acudió a este lugar

a presenciar la colocación de la última piedra.

Y el rey hizo ese recorrido.

-¿Estamos pisando el camino original?

-No. Con helicóptero se trajeron

estructuras de acero inoxidable, las láminas de pino...

Nos vamos a acercar ya al primer cañón.

Estamos alrededor de 50 metros sobre el río.

Además, tenemos paredes verticales por encima de nosotros

impresionantes.

Hay alturas de 200 metros, de 300 metros

y de más de 400 metros desde el lecho del río.

La altura impacta,

sobre todo en sitios donde habrá muchos centenares de metros

y con el viento que hace hoy impresiona aún más.

El punto más alto que cruzamos en este lugar

se encuentra, precisamente, en el puente colgante,

30 metros de longitud a 105 metros de altura

por encima del río Guadalhorce.

Es mejor venir a este lugar sin vértigo,

pero, si uno tiene vértigo,

añade un poco de emoción a cruzar las pasarelas.

¿Qué sentís cuando os asomáis? -Adrenalina a tope.

-¿Es la primera vez que venís? -Nosotros sí, pero ella es la guía.

Es la tercera vez que viene. -¿Y el momento del puente?

-Hoy un poco más acojonante que otras veces.

-Hace mucho viento.

-Impresionante. Verte en el vacío impresiona. Bien.

Hace mucho viento y se mueve un poco

y sí da un poco de impresión. -Sensación de vértigo.

El Caminito del Rey puede hacerlo todo el mundo,

solo tienen que tener más de 8 años,

acudir con calzado adecuado, cómodo, con ropa cómoda,

con agua, con algo de comer...

Eso es más que suficiente

para recorrer este impresionante lugar.

Hay un miedo del que todavía no hemos hablado,

un miedo muy íntimo y personal, es ese miedo,

ese temor a envejecer,

a que se nos llene el cabello de canas,

que nos salgan arrugas... El miedo al paso del tiempo

y que, además, se nos note ese paso del tiempo.

Además, es algo

que nos suele preocupar un poco más a las mujeres que a los hombres.

¿Y qué consejo darías a alguien que tiene ese miedo?

Sobre todo, focalizar todas las cosas buenas

que tiene el paso del tiempo.

Al final ves las cosas que has conseguido, la familia,

todas las cosas buenas

que has conseguido a lo largo de la vida,

no solo en el ámbito profesional, también en el personal,

pues la familia que has creado, ver crecer a tus hijos,

cuando llegan los nietos es un momento de gran alegría

que, por un lado, implica envejecer,

pero que, por otro lado, implica muchas cosas positivas.

Sí, señor. Muchas gracias, Silvia.

Con tus palabras de ánimo y consejos

entramos en la sección de belleza y salud.

Hoy la dedicamos al cabello.

Sobre la salud del cabello siempre ha habido mitos

circulando de boca en boca.

Ocurrió en el pasado y sigue ocurriendo hoy,

sobre todo en Internet.

Vamos ya con el primer mito:

lavar el pelo todos los días es malo, se cae.

No tiene por qué, para nada.

Va a depender la frecuencia con la que lavamos el pelo

de nuestro cuero cabelludo.

Habrá personas con un cuero cabelludo graso,

que necesiten lavar el pelo todos los días,

para eso emplearemos un champú de uso frecuente,

pero en otros casos de cuero cabelludo más seco,

puede ser días alternos, incluso cada tres días.

Lavar el pelo no hace que se caiga más.

¿Y para tener el cuero cabelludo fuerte y sano

qué tipo de champú recomiendas?

Aunque es cierto que existen champús anticaída,

fortalecedores del crecimiento del cabello,

el propio champú en sí

no es capaz de penetrar en la raíz del cabello,

entonces no tendrá un efecto anticaída

el propio champú, es decir, no depende del champú

el que tengamos el pelo mejor o peor.

Vamos a por el segundo mito: me voy a quedar calvo

porque cuando me ducho se me cae mucho el pelo.

Es otro falso mito, porque que se caiga el pelo es normal.

Nuestro pelo tiene un ciclo de crecimiento

y el pelo que se cae va a volver a nacer.

Eso es lo habitual, pero el que se caiga el pelo

es diferente a que yo, por ejemplo, note que con el tiempo

tengo menor densidad capilar

o incluso algunas zonas del cuero cabelludo clareen.

En ese caso, sí podemos estar ante una alopecia,

pero que se caiga el pelo es totalmente normal.

Incluso hasta cien cabellos al día es una cifra normal.

Vamos a por el tercero:

me corto el pelo porque así me crece más fuerte.

Pues lo siento, pero es otro falso mito.

Se escucha muchísimo. Me lo han dicho muchas veces a mí.

Eso es verdad, pero lo cierto es que al cortar el pelo

no influimos en el crecimiento,

simplemente la punta estará saneada.

Esto es como si tenemos un árbol,

lo que hagamos en las ramas no influirá en la raíz.

Por lo tanto, el cortarlo no hace que crezca más.

Buena manera de explicarlo.

¿Cuántas veces en casa habéis cambiado el corte de pelo?

Es una decisión muy personal

y pocas veces te atreves a romper con tu corte de pelo habitual.

Fíjate qué propuestas tan sugerentes nos hemos encontrado.

Atrévete.

Irene, cuéntame qué te gustaría mejorar de tu cabello.

-Es que me lo veo como sin gracia, me gustaría algo más cortito,

que me dé más alegría al pelo, que me lo veo un poco soso.

-Vamos a mostrarte varias imágenes

para que tengamos varias inspiraciones.

El corte bob sería media melena,

ligeramente más corta de la parte de la nuca.

Por su tipo de cabello, su tipo de piel

y por su óvalo facial,

le favorecería mucho una melena más media.

También podemos apostar por un flequillo,

pero tiene que ser un flequillo más abierto.

Acompáñame a la sala de color.

Una parte fundamental del cambio de estilo e imagen

es el color.

En esta ocasión aprovecharemos su raíz natural

y trabajaremos con una coloración ácida,

que no le creará un efecto raíz como un tinte,

pero le creará luminosidad.

La parte más importante de este cambio es el corte.

Empezamos realizando la base del largo.

Vamos a unir

la parte de los laterales con la parte de atrás.

Vamos a hacer ligeramente más largo de la parte de delante.

Este es uno de los acabados, el acabado de un cabello más liso.

¿Qué te parece? -Me encanta.

Como tendencia para esta primavera-verano

vienen los cortes desenfadados, cortes bob, medias melenas

o melenas XXL estilo Jennifer López.

Otros de los puntos que viene pisando muy fuerte

son los flequillos.

Este año hemos tenido como colores principales

el tono cobrizo, tonos caramelos, tonos cobres...

Este es el resultado del cambio. -Me encanta.

Cada día son más los chicos que nos cuidamos,

que nos gusta llevar un "look" impecable,

cada día nos atrevemos,

hay más clientes que vienen al salón

buscando un toque de color en el cabello, tratamientos...

Una barba está de moda, pero tiene que estar bien cuidada,

que se vea bonita, que se vea que esté limpia e hidratada...

Te voy a poner un paño calentito para hidratar un poco el poro

para que a la hora del afeitado no le moleste ni le tire.

En este caso vamos a aplicar una crema de afeitado,

Para finalizar el afeitado vamos a aplicar

una loción hidratante o "after shave".

¿Qué? ¿Cómo lo ves? -Bien.

Es muy curioso cómo afecta a nuestro estado de ánimo

el paso por el peluquero, ¿no? Totalmente.

Nos vemos con un cambio de "look", un cambio de color de pelo,

cambio en el corte...

Nos vemos mejor y eso afecta al estado de ánimo.

Vamos allá con el siguiente mito del día:

cuando se me empieza a caer el pelo tengo que tomar vitaminas.

Pues está superextendido ese mito, pero es falso.

En realidad, es raro que nuestro pelo caiga

porque tengamos falta de vitaminas, salvo que nos alimentemos mal,

pero, en general, las vitaminas las obtenemos de la nutrición.

Cuando se cae el pelo lo fundamental es acudir al médico

para establecer el porqué.

Normalmente, nos sacarán una analítica general

para ver si tenemos problemas de hierro o tiroides,

incluso harán una exploración física

para determinar cuál es la causa

y sabiendo la causa podremos poner un tratamiento,

pero mandar vitaminas alegremente, en general, no es una solución.

Precaución con ese tema.

Otro importante para los amantes de la laca, la gomina y la espuma:

poner gomina va mal, también se cae el pelo.

Eso es falso. Podemos poner gomina, laca, espuma... Lo que queramos.

Eso no va a afectar a la raíz del pelo

y, por lo tanto, eso no hará tampoco que se caiga más.

En función de gustos, usaremos gomina, laca o nada.

Depende de cada uno. Interesante.

Nos empiezan a salir canas, a todos nos pasa,

algunos utilizan tintes sin que tengan canas, es cierto,

¿pero es cierto que los tintes con amoníaco van mal para la caída?

Tampoco, el tinte actúa en el pelo, pero no en la raíz

y no va a hacer que se caiga más.

Sí es cierto que podemos tener problemas con algunos tintes

si somos alérgicos a algún componente.

En eso hay que estar atentos,

pero no va a hacer el tinte en sí que se nos caiga más el pelo.

Seguimos hablando de canas. ¿Cuántas veces nos habrán dicho

"te están saliendo canas, pero así no se te cae el pelo"?

Eso es una ilusión que se cuenta,

pero el pelo canoso es un pelo envejecido,

que ha perdido el pigmento

y que se puede caer igual que un pelo no canoso.

Tenemos personas con alopecia con pelo blanco

y personas que mantienen en la madurez

un pelo blanco perfecto, pero el pelo canoso se cae igual.

Bueno, pues venga.

Pregunta del millón: Si mi padre es calvo, ¿yo seré calvo?

Tienes papeletas para tener calvicie con mayor predisposición,

tanto si viene de la rama paterna como de la materna,

podemos generar genes de alopecia androgenética

de ambas ramas, pero lo bueno a día de hoy

es que hacemos diagnósticos precoces

y los tratamientos puestos de manera precoz

pueden frenar el desarrollo de esa alopecia.

Hay que consultar. Gracias, Natalia.

Seguimos con tu consejo soltándonos el pelo

para soltarnos el estrés.

Nos subimos ahora a la cama elástica.

Es un Trampoline Park, tiene 2.400 metros cuadrados

y unas 70 camas elásticas y dentro de esas camas elásticas

hay un montón de atracciones para toda la familia.

Una experiencia de ocio

en la que poder disfrutar y divertirte practicando deporte.

Es verdad que nuestro público principal tiene entre 8 y 16 años,

pero al final este es un espacio en el que padres y madres

pueden venir a disfrutar con sus hijos.

Hemos salido del colegio y les hemos dado una sorpresa

y los hemos traído aquí, que venimos de vez en cuando.

Nos mola jugar con los dados

y con el tobogán.

He venido con mi tía, mi primo y mi hermano.

Llevan tiempo diciéndome que venga

y he venido con ellos a pasar la tarde.

Yo pensaba que no lo iba a poder hacer

y sí puedo.

¡La mejor de manera de hacer ejercicio!

Podemos jugar al pilla pilla.

Él nos pilla y podemos subir a las cuerdas.

Lo que más nos ha gustado es saltar.

-¿Y a ti? -El "airbag".

-¿Y a ti? -Los mortales.

-¿Y a ti?

-A mí que se cansen para que duerman bien esta noche.

¡Una, dos y tres!

Se lo compré y dije: "Bueno, pues venga, a probar".

Para pasar una tarde con él, que me apetecía un montón.

¿Cuántas calorías se pierden? No tengo ni idea, pero sudas mucho.

Aquí se hace mucho ejercicio.

Con menos de una hora acabas agotado.

Nos gusta mucho el deporte

y es más divertido saltar que ir al gimnasio.

Esta es una forma muy divertida de hacer ejercicio.

Al final me estoy pensando lo de volver

porque me está gustando.

Sobre todo los niños se lo pasan superbién

y creo que es una manera

de que se diviertan haciendo ejercicio.

Los quitamos de las consolas y...

El tipito que se me va a quedar después de esto...

Pero qué maravilla, qué energía sobre las camas elásticas,

están llenos de vida, y eso que estamos en primavera.

No hay más que verlos.

¿Pero qué tiene que ver que estemos en primavera?

No sé, que empieza la astenia primaveral, ¿no?

A ver, Miriam, tengo una noticia que darte.

¿Qué? La astenia primaveral no existe.

¿Cómo que no? Que no existe. Vamos, sí existe,

pero le ponemos unos nombres a las cosas

que parece que estamos enfermos.

Realmente, la astenia primaveral como tal no es una enfermedad.

Pero si yo conozco mucha gente que ahora que empieza la primavera

se encuentra más cansada. Sí, claro, yo también los conozco,

y vienen a la consulta,

¿pero tú crees realmente porque llega la primavera?

¿Tú crees que está el cuerpo esperando el 21 de marzo?

No parece, ¿no? Dicho así no tiene mucho sentido.

Claro que no.

Pero es que es normal que en esta época haya gente

que se pueda encontrar un poco cansado, hasta ahí,

pero no es ninguna enfermedad.

A mí me pasa, estoy un poco más cansada.

Pero lo tuyo es porque anoche te acostaste tarde.

¿Y tú qué sabes? Tengo mis fuentes.

Bueno, no voy a desvelarlas. Volviendo al tema,

no me tengo que hacer un análisis, ¿no?

Ahora mismo te lo explico. Pues escuchemos con mucho interés.

Atentos al consejo de nuestro médico de familia.

Un consejo de salud en positivo.

En estas fechas es normal que te encuentres un poco cansado,

que te cueste dormir un poco más,

incluso que esté el ánimo un poco revuelto,

que te encuentres más tristón,

es lo que se llama popularmente astenia primaveral y no existe,

quiero decir, que sí existe, pero que ni es una enfermedad

ni tiene que ver exactamente con la primavera.

Hay personas a las que les cuesta más trabajo

adaptarse a los cambios, al cambio de temperatura,

al cambio horario,

al cambio de duración del día y la noche

y en ese proceso de adaptación a los cambios

tienen estos síntomas,

pero son síntomas que se resuelven espontáneamente

y que no requieren, por tanto, ningún tipo de tratamiento.

Se van a terminar cuando te acostumbres al cambio.

Por lo tanto, tienes que evitar preocuparte pensando:

"A ver si tengo anemia, a ver si tengo un problema de tiroides

o a ver si es que estoy empezando con una depresión".

Ese tipo de procesos dan síntomas mucho más intensos

y, sobre todo, más duraderos, más prolongados,

así que consulta por ellos solo si se intensifican

o duran mucho tiempo.

Por supuesto, puedes olvidarte de:

"Tómate estas vitaminas que a mí me vienen muy bien".

Las vitaminas en estos casos

solo les vienen bien a las personas que las venden.

Ni complejos vitamínicos, ni ginseng, ni jalea real...

No te van a hacer nada y no te van a ayudar a que mejores

y, por supuesto,

¿qué decir de las bebidas falsamente energéticas?

Eso no tiene energía ninguna,

lo que tienen son muchos estimulantes y mucha azúcar.

Por lo tanto, si te las tomas, estarás igual de cansado,

pero nervioso y con el azúcar disparado.

No te preocupes, esto se quita solo.

Si quieres ayudar un poco, si estás más cansado, descansa más.

Duerme un número suficiente de horas, aliméntate bien,

toma fruta, verdura, disfruta de la naturaleza,

bebe líquido y no te preocupes, que se resolverá solo,

no tiene ninguna importancia.

Si tienes estos síntomas, recuerda,

es señal de que viene el buen tiempo.

Claro que sí, hay que aprovechar el buen tiempo, por ejemplo,

en la naturaleza y, sobre todo,

recordar los consejos que damos en "Saber vivir".

Además, son muchos consejos.

"Saber vivir" es una hora llena de consejos.

Y lo que está claro es que una hora da para mucho

y, además, podéis volverlo a ver en nuestra web de "Saber vivir".

Ahí podéis encontrar los programas para verlos a la carta

o las secciones que más os interesan.

Los mensajes del doctor Fabiani, las clases de baile,

la psicología con Silvia Álava,

el espacio de sexo y pareja con Nayara Malnero

y los consejos de belleza con la doctora Natalia Jiménez.

Y también podéis seguirnos en redes sociales,

Twitter e Instagram,

para interactuar con nuestros colaboradores.

No os perdáis las sugerencias de nutrición de Aitor Sánchez

ni los trucos de cocina de Marta Verona.

Recordad que os leemos con el "hashtag" #sabervivirtve.

Os esperamos en "Saber vivir".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 31/03/19

Saber vivir - 31/03/19

31 mar 2019

En este programa, entre otros temas, abordamos las propiedades de los pseudocereales, descubrimos qué es exactamente la astenia primaveral y cómo combatirla, desmontamos mitos sobre la salud del cabello, aprendemos cómo podemos superar nuestros miedos y conocemos los pasos principales del chachachá. ¡Eso y mucho más a un clic!

ver más sobre "Saber vivir - 31/03/19" ver menos sobre "Saber vivir - 31/03/19"
Programas completos (383)
Clips

Los últimos 2.954 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios