Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5293259
No recomendado para menores de 12 años Saber Vivir - 23/06/19 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Saber vivir".

Hoy hablaremos del calcio

que necesitan nuestros huesos para estar bien fuertes.

Os daremos consejos para cuidar vuestra relación de pareja

y para hacer frente a la gente tóxica.

Analizaremos el valor nutritivo de las semillas

que se han puesto muy de moda, por ejemplo, la chía.

Hablando de comida, a esta hora del día,

¿qué sería del almuerzo sin el bocadillo de toda la vida?

¿Qué sería del almuerzo, del desayuno, de la merienda,

de las excursiones...? Uy.

Los bocadillos que me habré comido yo de pequeño,

con la mejor intención de mi madre y, por supuesto, del tendero.

Bocadillos de crema de cacao, de chorizo,

de sobrasada, de lo que pillara.

Sí te digo una cosa: comíamos bocadillos muy potentes,

teníamos menos conocimiento de normas nutricionales adecuadas,

pero no parábamos.

El bocadillo se comía corriendo por el patio, la calle,

jugando con la bicicleta, saltando a la comba...

Qué recuerdos. Jugando al fútbol sin parar.

Esto, evidentemente, también suma.

Claro que sí. Igual que hoy en día, ¿no?

Ha cambiado mucho el gasto energético,

ahora lo hacemos como una actividad extraescolar,

más concentrado,

antes era un estilo de vida más activo,

tanto el ocio, como las propias rutinas.

Así nos pasa, que hoy en día hay veces

que les damos a los chavales lo mismo que solíamos tomar antes

y no está justificado,

porque te metes este bocadillo de chorizo de pan blanco

o este bocadillo de crema azucarada de frutos secos y cacao

y estás metiendo mucha más energía de la que están gastando.

Sin embargo, hay mucha gente que cree

que lo que valía antes también vale ahora.

No sé si habéis escuchado eso de:

"Yo siempre he comido así y aquí estoy".

Como si eso fuese un argumento válido.

Aquí estás, habrá que ver cómo estás

y eso no está justificado, porque hay veces

que mantenemos rutinas que no son del todo saludables.

Y aquí estoy, de momento.

Los problemas de salud se ven con el paso del tiempo

y llevar malos hábitos no suele traer cosas buenas.

Si no te la ha traído hoy, aprovecha,

estás a tiempo de cambiar

antes de que aparezcan las consecuencias.

Vámonos entonces a dar propuestas de bocadillos saludables.

¿Qué tiene que tener un bocadillo saludable?

Lo primero que tiene que tener un bocadillo saludable

es una estructura, lo que lo mantiene, sana.

Es decir, un pan 100 % integral, de grano entero.

Luego, que el relleno sea saludable,

que, a poder ser, tenga más alimentos de origen vegetal,

de los sanos,

que de crema azucarada de cacao es todo de origen vegetal,

pero no es sano.

Si puede ser saciante,

con una fuente proteíca o con algo de verdura, mejor.

Ojo a la cantidad del pan. El bocadillo puede ser saludable,

ahora veremos ingredientes saludables para un bocadillo,

está bien que el pan sea integral, pero que sea de un tamaño adecuado.

A veces nos comemos una barra y, evidentemente,

por muy saludable que sea, al final es mucha cantidad.

Es curioso, porque estoy viendo el pan integral

y antiguamente ese pan oscuro parecía de peor calidad

y se buscaba el pan refinado, muy blanco,

y ahora nos estamos dando cuenta de lo contrario.

Afortunadamente, está calando y la gente se da cuenta

de que ese pan es más útil,

aunque no sea tan blanco y refinado.

Ya hemos hablado del pan, hablemos del relleno.

Os he puesto aquí algunas alternativas.

Solemos muchas veces añadir salsas, mayonesas a los bocadillos.

Fíjate, si le echamos un chorro de aceite de oliva,

mejora siempre el bocadillo.

Incluso este, que es distinto, una versión dulce,

en lugar de una crema comercial de cacao,

añadimos un chocolate de un alto porcentaje en cacao,

del 80 %, y le hemos dado un toque distinto

con unas escamas de sal y aceite de oliva.

Este, por ejemplo, el típico bocadillo vegetal

que nos ponen a veces,

que no es vegetal, porque tiene huevo,

a veces tiene atún o mayonesa, ¿por qué lo llaman vegetal?

Pues este sí que sería un bocadillo saludable,

si lo aderezamos con un poco de aceite de oliva,

porque tiene la proteína del huevo, los espárragos, una hoja verde.

Fíjate, uno también distinto

y una forma diferente de meter la fruta,

que tiene que ser la reina de la media mañana.

También podemos meter fruta dentro del bocadillo.

Este está hecho de pechuga de pollo y de manzana.

Un toque distinto y que no sea lo típico.

Hay familias que dicen:

"¿Y si no se lo echo de embutido de qué se lo echo?".

Pues mira, muchas formas distintas.

Y volviendo de nuevo al pan, ¿qué opinas del pan de molde?

El pan de molde, como podemos ver aquí,

es un pan muy blanco, muy refinado,

que, además, para que esté tan blandito,

que sabemos que a la masticación apenas ejerce resistencia,

se le ponen aceites que no son de muy buena calidad,

también algunos ingredientes controvertidos...

No es la mejor alternativa para tomar pan.

Ojo, pan de molde solo nos dice la forma,

puede haber pan de molde que sea saludable,

pero, desgraciadamente, no es la norma.

Muchas veces buscamos ese pan de molde

porque se come rápido, sacia poco

y nos preocupa mucho lo de la comida rápida

y decimos mucho en el programa que hay que comer tranquilo,

pero hay veces que hay que comer rápido.

¿Hay algo de comer más rápido que una pieza de fruta

o un puñado de frutos secos?

Es compatible hacer una dieta saludable

teniendo que comer alguna vez un picoteo rápido,

porque necesito hacerlo.

Luego comidas rápidas, sí. Comer rápidamente, no.

Intentar medir, vigilar nuestra saciedad,

comer despacio y disfrutar de la comida.

Después vamos a hablar de más alimentos,

como las frutas de color rojo y las semillas,

que tienen fama de ser muy saludables

porque una buena dieta es la base de una buena salud

y más aún si tienes intolerancia a los alimentos.

Lo sabe muy bien nuestra siguiente protagonista,

la periodista y escritora Teresa Viejo.

Para mí, este es el mejor momento de mi vida.

Tengo una cosa que me gusta mucho más que la idea de felicidad,

tengo plenitud de vida.

Mi salud física, mi salud emocional,

mi salud espiritual y mi salud mental

y eso engloba desde tener una alimentación sana,

practicar el ejercicio necesario para oxigenar mi mente.

Me encanta andar y, además, hacerlo en un lugar como este,

es decir, sola, donde me pueda parar

a olfatear, a escuchar, a observar...

Es curioso, porque cuando escribo y siento que no me fluyen las ideas

tengo que salir a la calle y me pongo a andar

y con qué facilidad

aparecen todos los diálogos de los personajes.

Oh, Dios mío, qué hora es.

He quedado en la escuela de hostelería

y me tengo que cambiar de ropa.

Hola, Juan Carlos. -Buenos días.

-Es que vengo tarde. -Pensé que se había olvidado.

-No, pero me he ido a andar un rato y cuando ando, desconecto.

-Ponte un mandil. -Como está mandado.

-Por si acaso.

-La receta es fácil, no, lo siguiente.

-¿Te cuento cómo va la receta? -Dime.

-Dos huevos, panela.

Coco son 125, pero si te pide un poco más...

-¿Cómo es que te ha dado por las galletas sin gluten?

-¿Sabes qué pasa?

Cuando descubrí

que era intolerante al gluten y a la lactosa...

Lo que peor me sienta es la lactosa.

Dije: "Jolín, ¿y yo cómo desayuno?".

Porque a mí me gusta mucho desayunar algo dulce por la mañana.

Y cacharreando en Internet encontré esta receta.

Es la sensación

de que con los años nuestro cuerpo fuera encendiendo semáforos.

-Claro, las alarmas. -Sí, dice: "Pu, pu".

-Aquí tenemos la escuela abierta al público todo el año.

Entonces, el tema de las alergias está muy actualizado.

Cada día más y a más productos.

Todo esto tiene que venir de la alimentación que tenemos.

¿Cuánto tiempo lo tenemos?

-Está a 180, ¿verdad? -Sí.

-Como este horno es muy potente, diría que diez minutos.

Ya están. Me encantan.

-Yo no veo el momento de hincarle el diente.

-¿Empezamos?

¿Te das cuenta de que las cosas más ricas de la vida

no necesitan grandes elaboraciones? -No, no, no.

-Tres ingredientes naturales y sencillos.

Este es el aprendizaje de cumplir años

y saber vivir en condiciones. -Riquísimas.

Nuestro espacio de nutrición siempre va iluminado de rojo,

pero hoy está más rojo todavía

porque ahora el mercado se llena de ese color,

el rojo de las frutas y verduras de verano.

Claro que sí. Esto pasa en esta época del año.

Hemos hecho una selección que yo creo que es muy apetitosa.

Tenemos la sandía,

que junto al melón son los abanderados del verano.

Las cerezas, que nos llevan acompañando ya unos meses.

Estas ciruelas rojas, que están de temporada.

Y una selección distinta de frutos rojos,

por ejemplo, unas manzanas rojas,

y la guayaba, un fruto más tropical.

Distinta, pero muy rica. Se suele decir de los frutos rojos

que van muy bien para la salud de nuestro corazón

y de la sangre de nuestras arterias.

Tiene parte de cierto y también una parte de exageración.

Claro que los frutos rojos son saludables,

por todos sus nutrientes, esos fitoquímicos, antioxidantes,

el licopeno, que les da el color rojo,

pero podríamos decir

que en la misma medida que otras frutas.

Si cogiéramos frutas moradas, amarillas o verduras verdes,

son igual de buenas para prevenir enfermedades cardiovasculares

como los frutos rojos,

así que lo que importa es tomar frutas y verduras,

más allá del color.

Como no podía ser de otra manera,

hoy hemos puesto en nuestra lupa una fruta roja,

la reina de las frutas en el verano, la sandía.

Que es de la misma familia, las cucurbitáceas,

que el pimiento y el calabacín.

Para que te acuerdes, las semillas.

Tú sabes que cuando abres un calabacín

te encuentras esas semillas, o las que tiramos de los pimientos,

pues de la misma familia.

Mucha gente me pregunta

si las sandías sin semillas son transgénicas.

¿Lo son? No, simplemente son un híbrido

que hace que las semillas que tienen dentro no sean hábiles.

Después vamos a hablar de semillas.

Por cierto,

a la sandía se le conoce también como melón de agua.

Sí. ¿Por qué?

Porque tiene gran cantidad de agua. Junto con el melón,

es de las frutas más ricas en este nutriente,

que es una de sus características principales.

Por eso es una buena alternativa,

no solo para comerla como ración de fruta,

sino un buen aporte para hidratarnos.

Te puedes hidratar también a bocados de sandía.

¿Y qué más cualidades tiene?

Pues lo principal sería que es de fácil digestión,

porque no suele tener otros nutrientes.,

no es como una fruta muy grasa, una fruta muy pesada,

es casi todo agua,

y luego lo típico de todas las frutas,

que tiene gran cantidad de fibra y esas vitaminas y minerales

que nos ayudan a hidratarnos y nutrirnos.

Hablemos de calorías.

Por ejemplo, una tajada como esta, ¿cuántas puede tener?

Esta es especialmente fina,

yo creo que es de las tajadas de sandía

que puedes alimentar a una familia de 20.

Esta probablemente tenga 70, 80 calorías,

pero es que no es importante

centrarte en las calorías de la fruta,

porque no es un alimento ni muy calórico,

ni tampoco que se relacione con el sobrepeso o la obesidad,

así que no nos centremos en las calorías,

centrémonos en cuántas raciones estamos tomando a lo largo del día.

Y si la sandía es la reina del verano,

sin duda, la princesa es la cereza,

una fruta que también ponemos en nuestra lupa.

Es tan bonita como dulce. Qué buenas están.

Además, son intercambiables. Ahora que estamos en verano

podemos hacer un gazpacho

en el que sustituimos la mitad del tomate

por sandía o cereza.

Metemos una alternativa más frutal, más dulce, más refrescante.

Lo podemos utilizar tanto como un primer plato,

o como un batido, que podemos tomar a cualquier hora.

Qué buena idea.

Por cierto, dicen que las cerezas engordan,

al menos tienen fama de eso. ¿Es cierto?

No. Lo que hemos dicho antes de las calorías de la sandía.

Las cerezas tampoco engordan.

No hay nadie que vaya a nuestras consultas

y digas: "Usted tiene sobrepeso porque abusa de las cerezas".

A lo mejor tiene en su composición un poco más de azúcar,

pero no es preocupante.

Es el azúcar propiamente presente en la fruta

y, por lo tanto, no hay que limitarlo.

¿Y van bien para el estreñimiento?

Pues van bien, igual que otras frutas.

Aquí yo haría una llamada de atención

y es que la ración de fruta de una cereza

es menor, en peso, a la de la sandía.

Es decir, que te deberías tomar una tacita.

De hecho, hay personas

que cuando se dan un atracón de cerezas

sí que pueden tener alguna molestia digestiva

por el ácido que tiene, los azúcares y la fibra.

A lo mejor si te metes dos o tres tazas,

sí que puede que vayas esa misma tarde al baño.

Con esta magnífica introducción de este fruto

ya nos hemos animado a comprar cerezas,

pero antes hay que cosecharlas, es un placer para los sentidos.

Rubén. Hola.

Por fin te encuentro. ¿Qué tal?

Aunque te tengo que decir que no he perdido mucho el tiempo

porque alguna ya he probado.

Menudo sabor tienen las cerezas del Valle del Jerte.

Es lo que busca el cliente cuando compra esta cereza.

El sabor es insuperable.

¿Qué variedad es esta exactamente?

Ahora estamos cogiendo la variedad lapins.

Es una variedad de media estación tardía,

tiene mucho sabor, mucho tamaño, un color muy bueno

y es muy preciada.

Entre todos los agricultores del Jerte,

¿cuántas toneladas de cerezas podéis llegar a recoger?

Pues la agrupación de cooperativas

recolecta como unos 20 millones de kilos de media al año.

La cereza es un fruto muy delicado,

de hecho, no agarramos la fruta al cogerla,

agarramos el rabito y tiramos hacia detrás.

Aquí ya tenemos la picota del Jerte.

Sí. ¿Se puede coger ya?

Falta como una semana para que se empiece a coger,

pero, si la pruebas, ya vas a notar que tiene mucho sabor.

La picota es la cereza más dulce, con más sabor,

notarás que es muy crujiente. Buenísimo.

¿Y cómo diferenciarla? Porque yo sé que hay mucho engaño.

La manera es, cuando estás en el supermercado,

comprar la cajita o la tarrina

que tenga el sello de denominación de origen

de cereza del Jerte,

pero tenemos otra forma, que es morderla.

A ver.

Y por dentro no es roja, es prácticamente blanca.

Aquí se quitan las pocas malas que hemos ido cogiendo

y ya se meten en estos cajones, que van a la cooperativa.

-Esta tiene una raya del aire. Esta también.

Me imagino que lleváis mucho tiempo en esto,

porque vais con una velocidad.

Pues desde que nací. Me salieron los dientes aquí.

No sé si os pasa como a mí,

que algunas van a la cesta y otras van para dentro.

Bueno. ¿Es así?

Yo no como mucho. -Yo sí.

(RÍEN)

¿Qué me traes esta mañana?

En un día como hoy,

¿cuántas cajas o kilos pueden llegar?

Unos 6.000 o 7.000 kilos en esta cooperativa

es lo que recogemos,

tanto por la mañana, como por la tarde.

¿Se puede decir

que estas son las últimas manos que tocan el fruto

antes de que llegue al consumidor? Correcto.

Una vez que la calibradora ya ha separado por tamaño,

en esta zona de empaquetado tenemos toda clase de maquinaria

para poder servirle al cliente el formato que quiere.

Aquí se hace una última selección para comprobar

que no hay ningún fruto que lleve daño

y, a partir de aquí, va subiendo y pasa a formar parte

del empaquetado que demande el cliente.

¿A qué países exportáis cerezas? Estamos exportando a Europa.

En Europa estamos en la mayoría de supermercados,

sea cual sea, Escandinavia, Reino Unido, Alemania, Italia...

Así que del Valle del Jerte al resto del mundo.

Sin lugar a dudas,

el rojo es el color más llamativo de la comida.

Eso es, pero es que en la comida, en la fruta, en la ropa.

Qué guapa. En el maquillaje. En muchas cosas.

Menos en la cocina,

que, si hay algo rojo, puede ser sangre

y es que nos hemos cortado.

Yo no, que siempre sigo tus trucos e intento no cortarme nunca.

Claro que no te cortas, pero tú, para lo que no te cortas

es para comer y probar todo lo que te hacemos.

El semáforo rojo te voy a poner.

Eres un poco exagerada. Me vas a poner roja o colorada.

Te voy a poner roja, pero de gazpacho.

Prueba esto. A ver.

A ver.

¿Qué te parece que es este gazpacho?

No es el gazpacho que suelo tomar yo.

¿A qué te sabe? Está muy fresquito.

No sé, a algo rojo, a sandía, no. Efectivamente, sandía.

Aquí tenemos un gazpacho original,

con otros alimentos rojos, como la sandía.

Medio kilo de sandía, dos tomates bien rojos,

un cuarto de cebolla morada, seguimos con esos tonos rojos,

un poco de ajo, medio pimiento rojo.

Trituramos y ya está. Venga, apuntado queda.

Vamos a por el siguiente truco. Que también se bebe.

Un batido de fresa y remolacha. Qué rico.

Es supersencillo.

Necesitamos unas fresas, así, ya limpitas y bien cortadas.

Si tenemos remolacha, echamos remolacha.

Claro.

Así, media remolacha, un cuarto de remolacha.

Para dar un poco más de fluidez y que se triture mejor,

una tacita de agua.

Si queremos, podemos utilizar leche, lo que nos apetezca.

Un poco de dulzor, si queremos, con un par de dátiles deshuesados.

Genial.

Un poco de jengibre, que me gusta mucho,

da ese toque fresco.

Un pelín de canela.

Y tenemos un batido superrico y refrescante.

Venga, a darle. Hala.

Esto siempre con paciencia.

Mira qué color rojo coge ya. Yo solo por el color me lo comería.

Pues ya está.

Sabiendo que me lo has hecho tú, todavía más.

Preparado. No hemos tardado ni 30 segundos.

¿Has visto qué rico? Riquísimo, seguro.

Me encanta. Además, a mí las fresas y la remolacha me encantan,

pues juntas, todavía más.

Porque claro, hay que probar todos los alimentos,

siempre y cuando sean saludables.

Por ejemplo, os voy a dar otra idea con alimentos rojos.

El pomelo. No suelo tomarlo yo mucho.

La gente no lo suele probar porque es distinto.

Hay que probarlo todo, porque es saludable.

Te voy a abrir un pomelo para que veamos el color.

Pues es verdad.

Además, podemos acompañarlo con una vinagreta con frutos rojos.

Venga. Unas frambuesas.

Esto está buenísimo. Frambuesas. Por aquí.

Qué buenas. Se me hace la boca agua.

Ya, hija. Todo el rato.

Unos pistachos, que vienen fenomenal.

Un poquito de vinagre balsámico y un chorrito de aceite de oliva.

Tenemos un aliño con frutos rojos para una fruta roja, el pomelo.

No deja de sorprendernos esta Marta.

Luego sí que te voy a sorprender más, porque, Miriam...

¿Qué? Te la voy a dar con queso.

(RÍE) Porque nos vas a hacer trucos con queso, ya lo sé yo.

Con queso y con tomate, pero con tomate de verdad, rico.

Si tomar, tomo, que yo me apunto rápido.

Además, también vamos a tomar

una receta muy rica que hemos preparado

con frutos rojos, que nos va a dejar helados.

Pues vamos a verla. A ver.

Buenos días, Guillermo. ¿Qué tal, Marta?

Venía a pedirte unas frambuesas. Pues aquí las tenemos.

¿De dónde son? Ahora son de Palos.

Son muy buenas y es temporada. Me llevo dos cajitas.

Gracias, Guillermo, hasta luego.

Adiós. Adiós.

Qué calor, por Dios.

Con este calor apetece comer algo fresquito

como los polos de fruta que vamos a preparar hoy.

Para eso necesitamos solo fruta. Una forma distinta de comerla.

Empezamos con las frambuesas, la base de nuestro helado.

Y trituramos. Fíjate tú qué complicado.

Hala, a tope de "power".

Ya lo tenemos. Mirad qué monada.

Vamos echándolo.

Y ahora vamos con la otra parte de nuestro relleno,

que es pulpa de mango.

Si el mango está bien maduro,

echamos simplemente mango y ya está.

Si no, como nuestro caso,

lo complementamos con el zumo de una naranja.

Ya tenemos nuestros mangos pelados

y le añadimos la pulpa a una licuadora.

Si no tenéis, también vale batidora de mano.

Y para ayudar a licuar,

incorporamos el zumo de una naranja.

Bueno, para que veáis que cocinar también es hacer ejercicio.

Ya está. ¿Veis qué fácil el relleno?

Es otra forma superdivertida de comer fruta.

Trituramos a tope, que se haga una buena cremita,

para que luego sea superagradable comernos el polo.

Ya tenemos nuestra pulpa de mango y zumo de naranja preparada.

Vamos rellenando nuestros polos.

Tened en cuenta que no hay que rellenarlos del todo,

que se salen.

Ya tenemos nuestros polos rellenos. Colocamos.

La parte de arriba.

Ya está. Solo quedan que se enfríen.

Al congelador dos horitas y a comer.

Ya tenemos nuestros polos. Como habéis visto,

les he dado con agua templada en la base

para poder desmoldarlos mejor.

Simplemente tenéis que hacer unos movimientos y ya salen.

Voy a sacar estos dos,

porque uno me lo voy a comer mientras me despido de vosotros.

Buenísimo.

Una forma genial de comer fruta en verano

y todo riquísimo y fresquito.

Hay que ver qué contenta se te ve siempre,

delante y detrás de las cocinas.

Pues porque siempre intento cultivar día a día mi alegría,

cocinarla a fuego lento y mantenerla siempre activa.

Digo yo que también tendrás tus días apagados, como todos.

Claro, pues también tengo días apagados,

también porque te puedes relacionar con alguien tóxico,

pero yo hago como en la cocina con la sartén,

la aparto del fuego, si algo me quema, igual.

Eso es una buena táctica, ¿no? Sí.

Dependerá mucho de cada caso, pero, sobre todo,

nos paramos a observar muy bien cómo nos hacen sentir las personas.

Ahí tendremos la clave

de si estamos ante una persona tóxica.

Pues precisamente de las personas tóxicas

hablaremos en nuestro espacio de psico.

Es cierto, se habla mucho de las personas tóxicas,

¿pero qué es exactamente una persona tóxica, Silvia?

Lo que tenemos que pensar es que todos y cada uno de nosotros

generamos emociones en los demás

y podemos generar emociones agradables y positivas,

¿y entonces qué pasa? Que la gente nos busca.

O podemos generar emociones desagradables o negativas

y esas son las que llamamos personas tóxicas.

Al final, lo podemos resumir

en que en la vida podemos elegir ser un corcho, es decir,

estas personas que nos sacan a flote,

que ante cualquier problema, se lo cuentas

y te buscan el lado positivo, te inspiran energía

y las puedes utilizar incluso de salvavidas;

o, por el contrario, gente plomo o tóxica,

que dices: "Me absorbe la energía

y son capaces de llevarme al fondo de la piscina".

Yo creo que nuestra Marta es corcho, ¿no?

A mí me gusta ser corcho, intento ser corcho,

porque a mí también

me gusta rodearme de personas corcho,

que me ayuden a superarme, y alejarme de las personas plomo,

que te machacan.

Además, en el mundo de la cocina y la alimentación,

hay que tener mucho cuidado

con esos comentarios relacionados con la cocina,

que te machacan.

¿Por qué las personas tóxicas son así?

Hay muchas diferencias individuales,

no podemos decir que haya una ley general,

pero, por regla general,

podemos decir que es gente insegura,

que en todo momento busca la aprobación de los demás

y también suelen ser muy envidiosas,

están fijándose continuamente en qué tienen, en qué no tienen

y, además, cuando alguien ha conseguido un éxito a su lado,

tienden a darle poco valor.

"Es que es un enchufado, ha tenido suerte...".

Y suelen ser absorbentes.

Esto seguro que lo habéis detectado.

Sí. "Me está robando la energía".

Además, en ocasiones

también pueden ser muy manipuladores.

Por conseguir salirse con la suya,

no le importa manipular tus emociones y sentimientos.

Además, este tipo de personas están en todas partes,

también delante y detrás de cocina.

¿Cómo debemos actuar entonces, Silvia?

Al final, yo creo que tenemos que hacer mucho caso

a las emociones, a los sentimientos.

¿Qué sentimos cuando estamos al lado de otra persona?

Hay una cita muy bonita de una profesora, Elisa Barrett,

que dice: "Al final, lo mejor y lo peor

para un sistema nervioso humano es otro ser humano".

A veces estamos al lado de determinadas personas

que nos ayudan a sentirnos bien, empezamos a generar endorfinas

y nos contagian su energía, su buen rollo.

Sin embargo, cuando estamos con otras personas

generamos mucho cortisol, que es la hormona de la ansiedad,

porque nos hacen sentir especialmente mal.

¿Qué hacemos nosotros ante esas situaciones?

Una vez que ya las tenemos detectadas,

vamos a aprender a ponerles límites.

Si hace falta, decirles que no,

que es una de las cosas que ya hemos hablado aquí,

y no entrar al trapo,

porque, en ocasiones, son muy buenos,

nos empiezan a explicar,

y cuando entramos a dar explicaciones,

ya nos han liado.

En el caso de que sea necesario, se corta la relación, no pasa nada.

Esto último sirve también para las redes sociales, ¿no?

Claro, lo que os acabo de comentar.

Yo me salgo de los grupos de WhatsApp

y yo evito los problemas, ¿no? Claro.

Si estoy en un sitio, bien sea físicamente,

o a través de redes sociales, donde no me encuentro bien,

me voy, me salgo.

En ocasiones no hace falta dar muchas explicaciones.

Simplemente nos vamos y ya está. Muchas gracias, Silvia,

por todos tus consejos ante esas personas tóxicas

que nos encontramos todos diariamente.

Tú no te me escapas, Marta,

porque yo sé que vamos a hablar enseguida de calcio

y de truquillos con queso. Eso es.

En mi sección de cocina saludable haremos trucos con queso

saludables para todas las horas del día.

Pues antes de todo eso, nos vamos a la playa

con una propuesta de ocio saludable que, además, es muy refrescante,

el cable ski.

Estamos en la playa de Levante, en el Rincón del Loix,

y justo detrás de mí tenemos el cable ski de Benidorm,

que lleva aquí desde 1966.

Es un invento que viene de Alemania y permite hacer esquí náutico

sin necesidad de utilizar una embarcación.

Con cuatro esquinas, una vuelta es un kilómetro,

la gente va arrastrada por un cable.

Tenemos gente de todas las edades.

Desde niños de 6 o 7 años,

hasta gente mayor de 83, 85 años.

Bueno, chicos, estamos en el cable ski.

Cogemos todos un par de esquís,

un chaleco y el que quiera y tenga frío, un neopreno.

Colocaos el esquí, apretad en los pivotes

y ajustadlo al talón.

Primera posición de salida: trabajaremos una buena flexión,

aguantaremos el tirón de salida, para, poco a poco,

levantarnos y quedarnos esquiando en esta posición.

Vale, ¿qué ocurre si nos caemos?

Lo primero que hacemos es soltar la cuerda.

Nos desplazamos nadando hacia el exterior del circuito.

¿Todos preparados?

Tengo 12 años y hemos venido a probar el cable ski de Benidorm

con mis padres y mi hermano.

Me llamaba mucho la atención desde la playa.

-Es como ir a la nieve,

pero en vez de que tú vayas libre, te lleva un arrastre.

A mí me gusta más que hacer otros deportes

porque es muy divertido.

-¿Estás nerviosa? -No.

Yo tengo 65 años.

Me encanta el esquí acuático,

es algo que llevo haciendo más de 45 años.

Eso para mí es lo importante, estar en movimiento.

La edad no influye.

En esta barca recogemos a todos los esquiadores que se caen.

Una vez que se aprende, la experiencia es muy buena.

Aparte, la exigencia en el deporte, también.

Las calorías que podemos quemar aquí

pueden ascender a lo que corresponde

a una hora de bicicleta.

Aquí se trabaja todo, el equilibrio, la fuerza en pierna,

la fuerza de espalda...

Es un deporte de muchísima resistencia

y muchísima agilidad.

El ejercicio físico es fundamental para tener los músculos fuertes,

pero también los huesos, doctor Fabiani.

Sí, el ejercicio físico es clave para que los huesos sean fuertes,

para crear una buena masa ósea, para evitar que se rompan.

Cuando hablamos de la fractura de cadera,

una de las que más nos preocupan,

hablamos de que se rompe este hueso, el más largo, el fémur.

Sí se rompe la cadera, pero este también.

Normalmente por aquí o por aquí,

la zona alta que está pegada a la cadera.

El ejercicio es para hacerlo más fuerte.

Ese sí que es grande.

Este sería de una persona de cinco metros, prácticamente.

Y para fortalecerlo, el ejercicio, pero también evitar fumar,

evitar beber alcohol, que nos dé el sol

y una dieta rica en calcio.

Has dicho una palabra clave, calcio.

Vamos a relacionarla con la osteoporosis.

Claro, es que a este material

de construcción hay que ponerle dentro nutrientes

para que podamos crecer y que alcance estas dimensiones.

Cuando nacemos el fémur no es así. ¿Cómo va creciendo?

Con la incorporación de nutrientes estructurales,

entre ellos, el calcio, que yo creo que este hueso

tiene, más o menos, todo el calcio de este queso.

Yo creo que sí. Vamos a empezar por el principio.

¿Cuánto calcio necesitamos?

Así, redondeando, un gramo de calcio al día es suficiente.

Es verdad que en algunos momentos de la vida,

por ejemplo, en el embarazo, hay que suplementarlo un poco más,

porque se está formando otra criatura en el interior,

pero redondeando, un gramo, que tenemos que obtenerlo

de los alimentos que tomamos a lo largo del día.

Te doy una pista: no solo son los lácteos.

Aitor, ¿cuáles son esos alimentos que tienen calcio?

Hay mucha más variedad.

Probablemente el queso sea el más famoso,

especialmente los quesos curados,

porque son alimentos muy concentrados.

Es que este queso tiene varios litros de leche

en su composición.

Si nos vamos a los alimentos de origen vegetal,

vemos que hay verduras como, por ejemplo, los berros,

el brócoli, la col kale,

que se está poniendo de moda y ya es más común en los hogares,

semillas como el sésamo, que ahora hablaremos de ella,

las legumbres, muy ricas en calcio,

las lentejas, los garbanzos, la soja y las alubias,

algunos frutos secos, especialmente las almendras,

y no olvidemos que el pescado, si nos lo comemos entero,

estamos comiéndonos el esqueleto, y eso hace que en muchas personas

eso sea un aporte muy interesante de calcio.

¿Nos olvidamos de los alimentos enriquecidos con calcio?

Nos olvidamos fundamentalmente porque ya tenemos alimentos

que están naturalmente enriquecidos.

Las dietas ricas en calcio son suficientes

con alimentos que podemos encontrar.

Productos enriquecidos,

complementos, suplementos de calcio,

solo si nos lo recomienda nuestro médico.

Claro. Y para llegar a esa dosis que nos decía Fabiani

de un gramo de calcio al día,

¿cuántas porciones de estos alimentos debemos tomar?

¿Qué sería una distribución más o menos lógica?

Que por la mañana te bebas

un vaso de leche o bebida vegetal con calcio,

que luego te hagas una ensaladita,

un bocadillo o un canapé de estas sardinas,

unos frutos secos entre horas, y un plato de legumbres.

Ya están cubiertos con cinco fuentes de calcio distintas

todos tus requerimientos de este mineral.

¿Entonces no hay que limitarse únicamente a los lácteos

para tener calcio? Ha sido bastante evidente.

De hecho, las personas que no pueden tomar leche

por intolerancias o alergias tienen muchas alternativas.

Y os adelanto algo, hay culturas

que no tienen este hábito de los lácteos como nosotros,

como la asiática,

y no creas que tienen peor calidad ósea que nosotros.

Claro, porque tienen un estilo de vida saludable

y ese calcio y otros nutrientes

los incorporan a partir de otros alimentos.

¿Qué es típico de la cultura asiática?

Semillas como el sésamo,

algunas verduras de hoja verde, como la col china,

y las legumbres, como la soja y algunos derivados de esta soja,

como el tofu, tienen una gran cantidad de calcio.

Además del calcio,

¿necesitamos algo más para tener los huesos fuertes?

Sí, de hecho, otro nutriente muy famoso con el calcio,

que tiene una función hormonal y de regulación

es la vitamina D, que es cierto que está en algunos alimentos,

como los pescados azules,

que se enriquecen algunas leches con ellos,

también está en las setas,

pero la vitamina D también depende mucho de los hábitos.

Un hábito que en nuestro país conocemos de sobra,

disfrutar del sol.

En otros países, lo del sol es complicado.

Eso sí, como siempre que hablamos de sol,

con precaución.

El sol es una fuente fundamental para nuestra vitamina D

y tenemos que recordar que deben ser exposiciones cortas,

diez o 15 minutos al día, evitando las horas centrales,

nunca entre las 11:00 o 12:00 y las 17:00,

que a esas horas el sol castiga especialmente.

Y exponiendo al sol nuestra cara, los antebrazos

y con eso tenemos más que suficiente

para esa vitamina D que nos aporta ese que siempre nos acompaña.

Vale, calcio y vitamina D. ¿Algo más?

Cuando hacemos todo esto para prevenir tener fracturas,

lo que queremos es evitar que se nos rompan los huesos,

está bien fortalecerlos,

pero también hay que evitar no caerse,

y esto es muy importante,

porque, aunque hagamos muy bien las cosas,

todos entendemos que con 15 años te caes

y es difícil que te rompas nada,

pero cuando cumplimos años el riesgo de fractura es alto.

Es muy importante que nuestros mayores recuerden

que, además de todos estos consejos,

tienen que tener mucha precaución para no caerse:

calzado adecuado, mucha precaución con eso.

A ver si lo he entendido bien. Por la mañana, ejercicio;

después un paseíto, para que nos dé el sol,

de unos diez minutos;

y luego, para comer, por ejemplo, una ensalada con queso.

Eso podría ser una alternativa.

O esa ensalada, si la hacemos de base con unas hojas verdes,

ya tenemos más calcio de entrada,

pero el queso lo podemos sustituir en una ensalada,

por ejemplo, una ensalada de garbanzos,

una ensalada que lleve una caballa, unas almendras o unas semillas.

Fíjate cuánta variedad, que no todo era queso.

Después vamos a hablar de las semillas,

de chía, de lino, quinoa...

Seguro que os interesa.

Pero antes nos fijamos en el queso, de vaca y de oveja.

Veamos cómo se elabora

y después Marta nos cocinará algo con queso.

Las ovejas, en primavera, pastan durante todo el día

y el pasto que tenemos es de flores, de plantas aromáticas.

El queso toma ese sabor.

Aquí tenemos la leche. Es más blanquecina y se caracteriza

por tener más contenido en grasa, proteínas y minerales.

La oveja manchega da un litro y medio al día.

Nosotros necesitamos sobre cuatro litros

para hacer un kilo de queso.

Ahí es donde el maestro quesero

va jugando con el tiempo, la temperatura.

Forma la cuajada.

Esa cuajada se corta hasta un tamaño grano de arroz.

La oveja tiene una producción mucho más baja que la vaca,

entonces es una leche mucho más rica,

con mucha más grasa y más proteína,

y es por eso que el queso manchego es un queso tan sabroso.

Seguimos utilizando el molde artesanal,

donde se le pone el paño de algodón,

para permitir que el suero siga saliendo a través del molde.

Después viene aquí, donde se sumergen con agua y sal

durante 22 horas

y pasan a la cámara de secado.

Aquí están alrededor de un mes.

Cuando tiene el queso diez o 12 días

se va cubriendo de moho.

El moho es muy importante

porque protege el queso y le da mucho aroma.

Aquí tenemos un queso con cuatro meses.

Le vemos ya los ojos,

distribuidos irregularmente por toda la superficie.

Tiene que ser un sabor contundente en boca,

con un regusto cuando lo tragamos que sea largo.

Las vacas están todo el día en la calle.

Están comiendo alfalfa, avena.

Influye muchísimo en el color del queso,

en la textura de la leche, en el sabor de la leche.

Tiene mucho omega 3.

Estas vacas producen 14 litros de leche al día

y para hacer un queso estamos utilizando

entre siete y diez litros por kilo de queso.

Esta es la leche que hemos ordeñado esta mañana.

Tiene un color amarillento.

El cuajo que nosotros utilizamos

es un extracto de un cuajar de un cordero.

El cuajar es el estómago verdadero de ese cordero

antes de empezar a comer.

Vamos a separar la parte de cuajada de la que tiene el suero.

Este es el paño que utilizaremos para enmoldar la cuajada.

Lo vamos a ir llenando de cuajada con la jarra.

Aquí vamos a tener el sabor a la hierba que están pastando.

Nos encontramos en la sala de maduración.

Elegimos salar los quesos a mano y en seco

y aplicamos la sal sobre toda la superficie del queso

y es el queso el que, de alguna manera,

absorbe lo que necesita.

Este es el queso que hemos elaborado hoy,

el de pasta cocida y prensada.

Al cabo de dos años de maduración esto es lo que hemos conseguido.

Se ve la elasticidad de la pasta.

Tiene un olor a hierba y pasto.

El sabor, con respecto a la oveja, es mucho más suave.

¿Sabes lo que me pasa a mí siempre con el queso?

Que me gusta el de vaca, el de oveja

y no sé decidirme por uno. Pues yo te voy a ayudar.

Te doy más opciones y te acabo de liar.

¿El de cabra te gusta? Me encanta.

Vale, ¿y te gusta el de búfala? ¿La "mozzarella"?

También. ¿Y el fresco?

Me encanta. Todos, todos.

Hoy sí que te va la voy a dar con queso, pero bien.

Hay que ver cómo suena eso.

Hoy, en la sección de trucos de cocina más saludable,

vamos a hacer propuestas con queso

para el primer plato, el segundo y el postre.

Vamos con los trucos del primer plato.

Por aquí tengo unas brochetas

que vamos a hacer de ensalada caprese.

Lo típico que se toma siempre en forma de ensalada,

vamos a hacerlo más original.

Un poco de "mozzarella", que lo tenemos en bolitas pequeñas.

Tomate.

Queso. Más fácil imposible.

Tomatito, queso y terminamos con...

¿Qué hierba aromática lleva casi siempre la caprese?

Buen ejemplo. Albahaca.

Buen ejemplo de dieta mediterránea.

Dieta mediterránea por los cuatro costados.

Ya sabes tú que también

estamos muy influenciados por la cocina italiana.

Sí.

Y por eso vino esa maravillosa palabra que es la pizza.

Me encanta, uno de mis platos favoritos.

Pues hoy vamos a traer otra opción de pizza más saludable.

Pizza con masa de coliflor. Qué buena.

Para hacerla utilizamos una coliflor.

Tiene pintaza. Sí, sí.

Utilizamos una coliflor, un paquete de queso "mozzarella",

la cocinamos, lo mezclamos con un huevo,

y mira, mira. Así de rica.

Qué base de pizza. Es verdad.

Nos queda riquísimo. Con "toppings".

Por ejemplo, tenemos queso de cabra.

El queso de cabra es más digestivo porque tiene menos lactosa.

Truco que te doy. Me lo apunto.

Vamos con el siguiente truco. Como ya hemos pasado el primero,

ahora tú quieres llegar al postre, ¿verdad?

Sí, ya tenía ganas de llegar a ese momento.

Como los últimos siempre serán los primeros,

vamos a hablar de algo

que ya hemos hablado en el programa de hoy.

Me pones a prueba, ¿no?

Algo rojo que pega mucho con el queso.

¿Qué puede ser? Rojo, rojo. Tomate, tomate con queso.

Eso es.

Por aquí os traigo queso fresco, mira qué rico.

Y vamos a acompañarlo con una confitura de tomate.

Me encanta. Nunca he sabido hacerla.

La normal lleva mucha azúcar.

Nosotros hemos sustituido parte del azúcar

por un endulzante acalórico, tipo stevia,

y por unos dátiles, luego añadimos semillas de chía,

que ya sabéis me encantan,

porque aportan textura de mermelada sin darnos azúcar,

y nuestro quesito, así que vamos a cortarlo

y a preparar unas rebanadas de postre buenísimas,

con mermelada de tomate y queso fresco.

Qué poco te estoy ayudando hoy.

La verdad es que sí, pero me vas a ayudar a comer.

Luego lo vas a probar. Ve probando, a ver qué te parece.

Prueba, prueba. Algo aporto, aunque sea probando.

¿Qué tal? ¿Te gusta? Me encanta.

Mira estas rebanaditas

de queso fresco con confitura de tomate

llenas de sabor y color. Mira lo que te voy a sacar de aquí.

¿El qué? El libro.

Alimentos de todos los colores y sabores

hay en el nuevo libro editado por RTVE, "Alimenta tu salud",

con los mejores consejos de "Saber vivir".

Cada capítulo está dedicado a una familia de alimentos.

Las frutas y verduras, las legumbres y los cereales,

los productos de origen animal, los pescados y mariscos,

las grasas, aceites y salsas, y las bebidas más saludables,

para aprender a comer bien,

porque la base de una buena salud es una buena alimentación.

Eso es, pero es que la base de una buena alimentación

es una buena cocina.

Y la base de una buena cocina es una buena compra.

Y la base de una buena compra es tener un buen plan.

Y un buen plan incluye ejercicio.

Y el ejercicio te lleva al gimnasio.

¿Y el gimnasio dónde nos lleva? A Juan Rallo.

Juan Rallo, nuestro entrenador personal,

que hoy nos habla

de un sistema de entrenamiento de moda en todo el mundo, el TRX.

¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Muy buenas. -Hola, Juan, ¿cómo estás?

-Ya veo que estáis preparando el TRX.

-Sí. -Una herramienta buenísima

para trabajar la musculatura y la tonificación.

Este ejercicio va muy bien

para trabajar la espalda y los brazos.

Vale, vamos a por los abdominales.

Para ello vamos a hacer una plancha,

mantenemos la postura aquí y todo desde la fuerza abdominal.

Buenísimo para la pared abdominal y todo el core.

La ventaja de esta máquina

es que tú mismo te regulas la intensidad con un pasito.

Das un pasito atrás, restas intensidad.

Metes inclinación, subes la intensidad.

El entrenamiento en suspensión es un invento de los americanos,

cuyos militares, a falta de tener un gimnasio a mano,

cogían las cuerdas que tenían y trabajaban con ellas.

Han revolucionado el mundo del fitnes.

Mira, otra de las ventajas que tiene el TRX

es que podemos seguir trabajando en el exterior,

y no tenemos que estar entre cuatro paredes.

¿Qué estamos trabajando con esto, Gonzalo?

-Como si fuese una sentadilla, pero maximizándolo en una pierna,

así trabajamos más el glúteo y el cuádriceps.

Eso sí, cansa bastante.

Es muy motivador entrenar con elementos externos.

Si es versátil como este,

que te permite trabajar todos los grupos musculares, perfecto.

Me ha gustado bastante,

porque me parecen ejercicios muy completos,

trabajas todos los músculos del cuerpo.

Como veis, tenéis miles de posibilidades,

así que fuera pereza y animaos a entrenar.

Para rendir bien en el gimnasio hay que tener buena energía.

Claro, pero no podemos comer mucha energía

para rendir como la gente del gimnasio.

Hay personas que dicen:

"Voy a comer más cantidad, porque yo necesito mucha energía".

Y a lo mejor eres una persona sedentaria

y no necesitas comer tanto. Claro.

Hablando de energía,

hablaremos de un alimento muy energético,

precisamente porque es una vida en potencia,

que son las semillas,

que tienen gran concentración de nutrientes,

sobre todo, de ácidos grasos esenciales,

porque tienen toda esa cantidad de energía

para que luego salga una planta de esa semilla.

Aquí tenemos una muestra de semillas.

Tenemos de sésamo, de chía, lino, amapola, calabaza y girasol.

Empezamos, si te parece, por las de sésamo.

¿Qué tienen en particular? Habrá gente que nos esté viendo

que solo haya comido las de sésamo en el pan de hamburguesa.

Hay que intentar comerla de otras formas.

Las semillas de sésamo son superricas en calcio,

una de las mayores fuentes de calcio vegetal,

y con ellas se puede hacer, por ejemplo, el tahini,

la pasta de semillas de sésamo

que luego se puede usar para hacer tostadas o el hummus.

Muy rico. ¿Y qué nos aporta la chía?

Tanto las semillas de chía como las de lino son dos ejemplos

de las mayores fuentes de omega 3 de origen vegetal.

Es decir, a nivel de ácidos grasos,

de las mejores que podemos encontrar.

Un truco para tomar estas semillas de chía

es dejarlas por la noche en remojo,

por ejemplo, en una bebida vegetal o en leche.

Durante toda la noche sueltan la fibra que tienen, los mucílagos,

y se va a hacer una especie de gel

que a la mañana siguiente te puedes desayunar con cuchara.

Esos son trucos que nos ha dado Marta alguna vez.

Aquí tenemos la de lino. ¿Van bien para el estreñimiento?

De hecho, van bien para el estreñimiento casi todas,

por la gran cantidad de fibra,

pero creo que las de lino tienen una utilidad tecnológica

muy interesante, y es que si las dejas en remojo,

todo ese gel que se forma

lo puedes usar para sustituir al huevo,

pero no estás añadiendo huevo,

de modo que puedes usarla en recetas veganas

y también para personas que tengan alergia al huevo.

Un huevo vegetal hecho poniendo estas semillas en remojo.

Qué maravilla.

Aquí tenemos también las de amapola, superchiquitinas.

Yo creo que, sobre todo, las he visto en panes.

Sí, ahora se empiezan a ver

en panes de hamburguesas, en hogazas...

Hay personas que se piensan que ese pan será más saludable

porque tiene semillas de amapola alrededor.

¿De qué está compuesto ese pan? De un 99,9 % de harina.

Habrá que prestar atención a de qué calidad es la harina,

no tanto si lleva semillas de amapola por fuera.

Estas yo creo que son como de toda la vida,

las pipas de calabaza y girasol.

Claro, y que estas sí que se toman en mayor cantidad.

De semillas de amapola no te tomas ni un gramo,

pero de calabaza o de girasol,

si te pones, puedes tomar una cantidad considerable.

Por eso es importante

que las tomemos en las versiones más saludables.

Intentamos evitar las que están muy saladas o fritas

y optamos por aquellas que están crudas o tostadas,

que es una preparación aceptable.

La conclusión está clara:

hay que añadir semillas a nuestra vida.

Claro, y hay muchas alternativas.

No es cuestión de tomarlas a cucharadas,

en el yogur, o añadirlas simplemente en los platos.

Puedes hacer con ellas patés vegetales, como el tahini.

Las puedes dejar en remojo para hacer esos púdines.

Hay formas tan chulas de cocinarlas

que creo que cualquier persona que nos esté viendo

puede descubrir dentro de las semillas

un nuevo ingrediente muy versátil. Seguro que sí,

aunque dicen que es más difícil cambiar de dieta que de religión.

Sí, y hay gente que mantiene esa dieta durante toda la vida

y, si estás siendo fiel a esos hábitos,

que no son los más adecuados,

quizá no estamos en el camino de "Saber vivir".

Hay que hacer cambios progresivos y ser adherentes.

Esa es la palabra, adherencia,

para poder estar siempre acompañados de unos buenos hábitos.

Hay que ser fiel a los hábitos saludables.

De hecho, el doctor Fabiani nos habla enseguida

de una medicina natural

a la que todos deberíamos seguir fielmente,

la medicina de andar,

pero antes entramos en los minutos de salud sexual

para hablar justo de lo contrario, la infidelidad.

¿Qué harías tú si descubres que tu pareja te engaña?

La infidelidad es uno

de los principales motivos de ruptura de pareja.

Hoy vamos a hablar de infidelidad.

Les he lanzado una pregunta a mis seguidores de Instagram

sobre si han sido o no infieles alguna vez.

Veamos qué me han respondido.

Mirad lo que me dicen.

(LEE) "Estuve en total cuatro años de relación

con alguien que claramente no era para mí ni yo para él.

Al final sí que fui infiel,

siempre con la misma persona, que era realmente mi gran amor."

Chico que dice que no.

Un par de chicas que dicen que nunca.

Un chico que reconoce que sí lo ha sido.

De los que han confesado haber sido infieles alguna vez,

tenemos un 25 % de mujeres y un 34 % de hombres.

¿Serán los hombres más infieles que las mujeres?

Comprobémoslo con alguien que sabe mucho de este tema.

Alicia Lerma, detective, te pillo trabajando.

-Sí. Ahora mismo estoy haciendo un seguimiento

para confirmar una infidelidad.

-¿Y las personas son muy infieles en general?

-Cuando llegan a nuestra agencia

es porque tienen unos indicios bastante claros

y yo diría que el 95 % aproximadamente se confirma.

-Un 95 % es mucho.

-Mira, por ejemplo, está saliendo ahora el investigado,

nos tenemos que mover.

He hecho una encuesta en mis redes sociales

y salía que los hombres son más infieles que las mujeres.

¿Estás de acuerdo con eso?

-Es verdad que antes nos contrataban más las mujeres

porque a los hombres creo

que les daba más vergüenza contratar nuestros servicios,

pero ahora ya nos contratan muchos hombres.

Como ves, se ha sentado ahí.

Parece que está esperando a alguien.

-Y en tu opinión, ¿quiénes son los que mejor ocultan la infidelidad?

-Sin lugar a dudas, las mujeres, somos mucho más precavidas.

-¿Y cómo se pilla a la persona que es infiel?

-Por ejemplo, dejar el correo abierto,

con una reserva en un hotel,

o un billete de un viaje que no se tiene que producir...

-¿Y cómo reacciona tu cliente cuando le muestras

que, efectivamente, le están siendo infiel?

-Suelen descansar bastante, porque muchas veces están dudando

si son imaginaciones suyas,

porque lo tachan de estar loca, o que es un paranoico.

A esta chica la hemos seguido ya varias veces

y, si coge el metro, es que va a ver a esta persona,

y, si coge el autobús, es que se va para casa.

-Al final de toda esta trama, ¿suele haber un perdón?

-Depende, porque hay mucha gente que sigue enamorada de su pareja,

o por tema de hijos, entonces sí hay un perdón,

intentan llevarlo lo mejor posible.

-Según las encuestas que yo hago en mis redes,

perdonan más los hombres que las mujeres,

pero, después de un tiempo,

el 50 % de las personas que han perdonado se arrepienten,

así que... Oye.

-Coge el metro, eso es que va a ver al supuesto amigo.

A ver si la pillo en el metro.

-Que vaya bien. -Gracias.

Para que una pareja funcione, doctor Fabiani,

una de las claves es ser fiel.

Sí, y por eso nuestra pareja funciona tan bien,

porque somos muy fieles. Es verdad.

Somos muy fieles los dos al compromiso

de aprender cada vez más a vivir de una manera saludable.

En ese sentido, ¿qué mensaje nos traes hoy?

Bueno, hoy no traigo un mensaje. Hoy te voy a mandar a paseo.

¿Cómo es eso? No te lo tomes a mal.

Te voy a mandar a dar un paseo hacia una vida más saludable.

Eso ya me gusta más.

Y para eso no te he traído una medicina, te he traído esto.

Qué bien me va.

Son de mi talla, perfectas para andar y para correr.

Vamos a hacer un homenaje a Chicho Ibáñez Serrador,

que se lo merece.

Motivos para hacer ejercicio, por ejemplo, mantenerte en forma.

Un, dos, tres, responda otra vez. Mantenerte en forma.

Sentirte más activo. Cansarse menos.

Controlar el peso. Dormir bien.

Conocer otra gente haciendo ejercicio.

Tener menos dolores. Ostras, muchísimas.

Pues para conseguir todo eso de la manera más natural,

atención al mensaje del doctor Fabiani,

el médico de familia en "Saber vivir".

Yo sé que no paras, seguro que estás todo el día liado,

pero una cosa es no parar, y otra es hacer ejercicio.

Sí, ejercicio.

"Es que a mí lo que me gusta es estar tirado en el sofá".

Pues entonces haz ejercicio,

porque la mejor forma de disfrutar del descanso

es cansarse antes.

Eso es como el agua,

que cuando realmente sabe buena es cuando tienes mucha sed,

porque beber sin sed no es lo mismo.

"Pues yo no hago ejercicio, a mí me duele todo".

Pues muévete.

El ejercicio ha demostrado que disminuye el dolor crónico.

El ejercicio físico es genial para tu salud.

Si estás sano, para ayudar a que sigas así.

Y si tienes algún problema de salud,

para que mejore o aumente tu calidad de vida.

No te preocupes, que no te voy a pedir

que te conviertas en "runner" de un día para otro,

ni que mañana hagas un triatlón

o que te hagas una etapa del Tour de Francia

en una bicicleta sin cambios.

¿Qué te parece si al menos empiezas a andar?

Sí, andar, aunque con matices.

Dar un paseo viendo escaparates

y parándote a saludar a todo el barrio,

igual no es suficiente.

Ojo, que, aun así, es mejor eso que estar tirado en el sofá,

pero lo ideal es hacer un poco más.

Camina, al menos, 30 minutos al día,

cinco días por semana, y a un paso rápido.

¿Sabes cuál es una pista de que vas a buen ritmo?

Que te cueste trabajo ir charlando con la persona que te acompaña

o que notes que empiezas a sudar un poco.

Si haces ejercicio más intenso,

con la mitad de tiempo puede ser más que suficiente.

Y, en cualquier caso, podrás ir aumentando progresivamente

esa cantidad de ejercicio físico,

porque verás que te encuentras cada vez más en forma.

Por cierto, si tienes más de 65 años

y no tienes problemas de salud importantes,

puedes hacer exactamente lo mismo.

Yo tengo pacientes de 75 años

que cuando se ponen los zapatos de deporte

no hay quien los coja.

Recuerda: cada paso que das haciendo ejercicio

te acerca más a tu salud.

Y paso a paso hemos llegado al final de este programa.

Es el momento de lanzar

nuestro reto saludable de la semana,

que hoy me lo has puesto prácticamente en bandeja.

Propongo caminar cada día durante 30 minutos a paso ligero,

cada día de la semana. 30 minutos.

Si son 35 o 40, no nos vamos a enfadar.

Un perfecto hábito para incorporar con este reto.

Venga, a ver si lográis mantener esa rutina.

Probadlo y nos vais contando cómo os va

en las redes sociales de "Saber vivir".

Os vamos a estar animando y ayudando a conseguirlo.

Feliz reto y feliz semana.

Muchísimas gracias por ver "Saber vivir",

un programa de servicio público en TVE.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber Vivir - 23/06/19

Saber Vivir - 23/06/19

23 jun 2019

Descubrimos cuáles son las claves para mantener unos huesos sanos y fuertes, las propiedades de las semillas, trucos de cocina con frutas rojas, cómo podemos entrenar con TRX, las pautas para alejarnos de las personas tóxicas, una receta de polos de frambuesa y mango, cómo podemos hacer ejercicio caminando y muchos más consejos de salud y bienestar.

ver más sobre "Saber Vivir - 23/06/19" ver menos sobre "Saber Vivir - 23/06/19"
Programas completos (379)
Clips

Los últimos 2.912 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios