Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5282918
No recomendado para menores de 12 años Saber Vivir - 16/06/19 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos todos a "Saber vivir".

Hoy vamos a hablar de la celulitis, que tanto nos disgusta.

Y de las ensaladas de legumbre y de los patés vegetales

que tanto nos gustan porque son ricos y saludables.

Para comer bien, Aitor, y no engordar.

Sí, y no engordar no siempre pensando

únicamente en la vertiente estética.

Es decir, que no es únicamente por nuestro aspecto físico.

Sino que aquí, cuando hablamos de evitar sobrepeso y obesidad,

siempre lo hacemos también porque es la salud integral.

Es decir, porque va a permitir

que prevengamos ciertas enfermedades

que siempre se asocian con sobrepeso y obesidad.

Quizá haya gente pensando en casa a eso de:

"Pues mi abuelo comía así y duró más de 90 años".

Sí. Y precisamente como me lo estás contando,

a lo mejor tu abuelo era una excepción.

Es decir, nos centramos a veces

en unas anécdotas de falsa atribución incluso.

Es decir, mi abuelo llegó a los 90 años

y bebía todos los días una copa de vino. Vale,

pero esa no tiene que ser la causa de que llegase a los 90 años.

Seguro que tu abuelo hacía muchas cosas bien:

era una persona activa, también comía saludable.

O, a lo mejor, simplemente era la excepción

y por eso lo cuentas como una anécdota,

porque los abuelos que hacían lo mismo no llegaron a los 90 años.

Entonces, ¿los genes determinan o no mi peso?

No solo determinan tu peso, la genética predispone.

Es decir, son las cartas con las que empiezas el juego.

Esa carga genética es el inicio de la partida.

Pero tú, con tus hábitos, puedes cambiar mucho.

Hay gente que puede vivir en una familia obesa

y que, por lo tanto, tiene una predisposición genética

y también ambiental a tener malos hábitos;

pero si tú sigues una vida saludable,

no necesariamente vas a acabar en esa condición.

Hablando de familias, yo tengo aquí un álbum de fotos.

Muchos temen cuando ven un álbum de fotos en casa.

Pero yo no, porque soy una valiente.

Fíjate, qué buena era, pero estaba gordita de pequeña,

lo tengo que confesar. Y, bueno,

también es el vivo ejemplo de que los hábitos pueden cambiar

y, entre otras cosas,

el estado nutricional de las personas.

Tú has comentado que eras una niña gordita,

te voy a contar yo otra historia, vete a la página anterior.

Y ahí tenemos al Aitor del pasado y al Aitor del presente.

Que los dos estamos en un normopeso,

es decir, somos un niño y un joven, actualmente,

que estamos en normopeso. Pero, entre medias,

falta toda la niñez y la adolescencia

en la que yo tenía sobrepeso y obesidad.

Y fue por mis malos hábitos. Es decir,

los malos hábitos generaron que yo acabase

siendo un adolescente con sobrepeso

y los buenos hábitos también han hecho

que hoy en día yo sí que tenga un estado nutricional saludable.

¿Qué es lo que se hereda entonces?

Se heredan los dos cosas.

Por un lado, la carga genética de la que hablaba.

Los cromosomas, no puedes elegir. Te han venido dados.

Pero también, muchas veces, en las familias

se heredan los hábitos porque son contagiosos.

Es decir, tú, lo que comas en tu familia,

va a determinar los hábitos de tu hijo.

Si tú tienes un frutero en casa,

también tu hijo cuando sea mayor tenga un frutero

y tendrá mayor predisposición a comer fruta.

Así que empezamos a construir

toda la herencia de hábitos desde los genes

pero también desde lo que comemos en casa.

¿Cuáles son esos buenos hábitos que todos deberíamos heredar?

Aquellos que determinan nuestra salud.

¿Qué es lo que más influye en el desarrollo

o en la prevención de enfermedades? Nuestra alimentación.

Lo primero de todo:

podemos y debemos dar en herencia una alimentación

que sea perfectamente saludable, pero también una vida activa.

Es decir, irnos y salir a pasear,

hacer actividad física con nuestros pequeños

porque eso va a hacer que adquieran

una vida activa con actividad física.

Y, por último, no olvidemos,

especialmente si ya tenemos sobrepeso y obesidad,

que muchas veces recibimos críticas a esta edad que son muy duras,

tener una perspectiva positiva, es decir,

una actitud positiva de la salud en familia

que nos permita disfrutar de la vida y, al fin y al cabo,

saber vivir.

Es cierto que a muchas personas les cuesta adoptar

estos hábitos saludables, ¿por qué?

Nos cuesta porque implementar una buena rutina saludable

es complicado especialmente si analizamos

en qué entorno vivimos.

Nos gusta hablar en salud pública,

que vivimos en un ambiente "obesogénico",

es decir, que hace que haya

muchas familias con sobrepeso y obesidad.

Y esto se debe a que los alimentos más superfluos

están demasiado accesibles.

Tenemos mucha comida alrededor, siempre a primera mano,

en una máquina de vending,

la encontramos en supermercados en los mejores sitios.

¿Y sabes por qué?

Porque son alimentos que no hay que refrigerar,

que duran mucho,

que son muy buenos y son muy sabrosos.

Eso hace bueno, bonito, barato pero, desgraciadamente,

no saludable.

Además, fíjate que siempre se suelen asociar a felicidad.

"Toma esto que te vas a sentir feliz, más completo".

Incluso, a veces, desde esa perspectiva aspiracional,

que lo venden personas famosas que admiramos.

Pero no, no vamos a acabar como ellos.

Y es un error asociar comida malsana con felicidad.

Hay que disfrutar de esos hábitos saludables.

Y del trabajo y de la vida

también disfrutan nuestros siguientes protagonistas.

Se cuidan mucho y además, se cuidan de verdad.

Son miembros de la brigada paracaidista.

(Música)

Nos encontramos en León, la base aérea Virgen del Camino.

Yo me voy a ir equipando y así veis cómo es

un equipamiento completo de un lanzamiento de este tipo.

Ya tendríamos puesto todo lo que es el traje Gore-Tex.

Es una consola de navegación,

que se compone del GPS y una brújula.

Lo siguiente sería equiparnos ya el paracaídas.

Solo una mochila para lo que es un ejercicio, un tema táctico,

puede estar en unos 30 kilos.

Para realizar este tipo de lanzamientos,

hay que tener una buena condición física.

Firmes, ¡ya!

Carrera, ¡ya!

Para cuidarnos,

una de las partes fundamentales es hacer deporte todos los días.

Vamos a hacer un circuito de fuerza. ¡Ya!

En nuestro trabajo,

es muy importante ejercitar todos los grupos musculares

porque no solo empleamos las piernas,

necesitamos un abdomen fuerte para aguantar el chaleco;

un cuello fuerte que aguante nuestro casco.

Después de la sesión,

realizamos un estiramiento para relajar los músculos

y evitar así también lesiones.

Lo que buscamos es que cuando se nos dé una orden,

la condición física

no sea un impedimento para cumplir esa misión.

Buen trabajo, rompan filas. ¡Ya!

(TODOS) ¡Y unida vencerá!

Hacemos izquierda y vamos hacia el avión.

¡Buen salto! -¡Buen salto, chavales!

Nos colocamos cada uno su mochila.

El orden, en el avión, es a la inversa.

Entraría primero el último hombre en salir del avión y,

progresivamente, el resto.

Después de hacer instrucción, la gente viene a comer.

Hay dos primeros a elegir. Y dos segundos.

Se hace un cálculo aproximado de las calorías que se consumen

tanto en el ejercicio que hacemos aquí dentro de la base

como cuando estamos de maniobras.

De forma que la cocina prevea ese cálculo de calorías,

lo podamos recuperar para seguir cumpliendo con nuestro trabajo.

Los paracaidistas queman muchísimas calorías.

Por eso necesitan también alimentos que les aporten mucha energía.

Uno de ellos, Aitor, lo tenemos hoy bajo nuestra lupa, es el arroz.

Sí, vamos a profundizar sobre él.

Un cereal que es muy importante y que ha sido trascendente

para que puedan crecer

civilizaciones alrededor de este cultivo.

Esto se debe a que es denso energéticamente,

puede aportar muchas calorías a la dieta de las personas.

Principalmente, a base del almidón, de los hidratos de carbono.

Pero como también muchas dietas están basadas en el arroz

en distintos países del mundo, hay que tener en cuenta

que el aporte proteico es interesante.

No es lo más destacable de origen vegetal en proteínas,

sabemos que ese papel lo tiene la legumbre,

pero también tiene un aporte proteico interesante.

Y luego, por supuesto, en nuestro contexto, el arroz,

habría que destacar que es bajo en grasa,

con esa digestibilidad muy sencilla que hace que lo utilicemos

como herramienta, muchas veces, cuando estamos mal del estómago,

es decir, en dietas blandas.

Después de lo que me cuentas, no me extraña que sea,

no sé si el más,

o uno de los más consumidos como alimento en todo el mundo.

De hecho, lo tenemos de distintas variedades y colores.

Tenemos aquí un poco el normal, el integral, el arroz rojo salvaje,

tenemos el vaporizado.

Cuéntame, ¿son todos iguales? Te cuento un poquito de cada uno.

Este es el arroz blanco de toda la vida.

Lo que se digeriría mejor;

tiene menos residuos, tiene menos cantidad de fibra.

Es decir, si estamos malos o vamos a hacer el típico plato

que queremos que absorba sabor,

utilizaremos el arroz convencional o redondo.

Tiene almidón y va a absorber

todo el sabor que tenga esa preparación.

El integral, ya sabemos que tarda más tiempo a la hora de prepararlo.

Tenemos que estar ahí con una olla exprés, recomendaría.

Pero también es cierto que nos aporta

más cantidad de fibra y minerales

que están dentro de lo que rodea al grano, dentro de ese salvado.

Luego es cierto que tenemos nuevas variedades que son exóticas,

pero ya no nos suenan tan raras.

El arroz rojo, el arroz salvaje, un poco más exóticas,

con contenidos proteicos o de micronutrientes interesantes.

Luego habría que ver si vale la pena

lo que valen por todos los nutrientes.

Y versiones que, un poco, son de conveniencia.

El arroz vaporizado para que no se nos pase

porque le hemos eliminado parcialmente el almidón

y esa vaporización hace que se prepare más rápido.

Esto se utiliza mucho en cocina asiática.

Y ahora también se han puesto de moda los vasitos de arroz

que los preparas al microondas.

Hay gente que me pregunta si es saludable.

Como viene así, parece muy procesado,

es una preparación perfectamente saludable,

pero yo hago un llamamiento:

"Ojo, que estamos utilizando muchos plásticos

y quizá contaminamos más de la cuenta".

¿Es cierto eso de que el arroz no engorda?

Bueno, el arroz, como alimento energético,

hay que considerar las calorías que nos aporta.

Yo creo que podríamos introducirlo con más frecuencia

en dietas de personas más activas.

Si tú eres una persona muy sedentaria,

quizás reduce más cantidad de arroz

y mete en tus platos más verduras y no tanto de este cereal.

Dependerá un poco también de cómo lo cocinamos.

No será lo mismo un arroz con leche

que una paella de verduras y carne blanca que tenemos aquí.

No tiene nada que ver.

Como el arroz no es completo,

me gusta que utilicemos la paella de ejemplo para ver

que hay que complementarlo con la fracción proteica,

en este ejemplo, sería el pollo.

Yo le habría echado un poquito más de verdura a este arroz.

O acompañarlo de un primer plato que podría ser un gazpacho

o una ensalada. Ahí, el arroz sí que tendría un buen aporte

en un menú que sería saludable. Hablando de verduras,

después hablaremos de los patés vegetales

que se han puesto de moda.

Y también de las dietas para adelgazar de cara al verano.

Para avisaros de las trampas en las que no hay que caer.

Porque ahora continuamos con el arroz.

Vamos a conocer un poquito mejor antes de cocinarlo con Marta.

(Música)

Cuando cocinamos,

usamos arroz basmati que viene de una región especial de India,

que se llama Punyab, al norte de la India.

La llamamos reina de arroces.

Es un arroz largo y tiene una forma muy especial.

Es importante que el arroz no se rompa durante,

después de servir en la mesa.

Hay que mojar unos 20 minutos en agua.

Un poquito.

Y luego, a cocinar.

Pues esto que hemos rebosado ahora,

tiene que estar unos 15 minutos en la olla.

Mmm, qué rico.

Está listo para comer.

(Música)

En nuestra cocina japonesa,

se utiliza un arroz de grano corto que contiene mucho almidón

porque así, al hacer las piezas de sushi, el nigiri,

que es el la bolita de arroz con el trozo de pescado encima,

no se descomponga el arroz.

O los makis, que es el rollito.

Echamos un poquito de agua, y lavamos así.

Para quitar el almidón.

Después de lavar el arroz,

ya metemos a cocer durante media hora.

Cogemos el arroz, hacemos una bola.

(Música)

Utilizamos una arroz bomba,

que nos gusta mucho porque el grano es pequeñito

y absorbe mucho el arroz.

Y, luego, tiene ese punto durito a la hora de que,

cuando se seca la paella, se queda genial para comer.

Añadimos nuestro fumé

y ahora ya vamos a añadirle nuestro arroz bomba.

Este arroz necesita mucho caldo porque absorbe mucho el sabor.

El grano tiene que quedar, como veis aquí, sueltecito.

Es muy importante que tenga el famoso "socarrado".

¿Qué sería la vida sin arroz, Marta?

La vida sin arroz sería un rollo.

Imagínate, sin paella, sin arroz a la cubana,

sin arroz con leche,

sin arroz en las bodas.

Imagínate.

Y, hablando de bodas, el arroz casa con todo.

Sí, pero hay que saber cocinarlo también.

Claro, si nos queda duro, es un rollo.

Pero, además, si se te pasa el arroz, Miriam...

Peor todavía.

Pero para eso estás tú,

para enseñarnos a cocinarlo y que no se convierta en un rollo.

Hablando de rollos,

vamos a hacer un rollo de verduritas con papel de arroz.

Mira, por aquí tenemos el papel de arroz.

Es así, es muy durito.

Te voy a enseñar cómo funciona.

Lo metemos en agua.

Lo hidratamos durante un minutito más o menos

hasta que se nos quede así, mira qué elástico.

¿Dónde se compra?

En supermercados asiáticos o en grandes superficies

que tengan sección de comida internacional.

Esto ya está cocinado, no hace falta hacerle más.

Le metemos dentro las verduritas que queramos.

Es una forma genial de comer crudités.

Sí. Así.

Y, nada, simplemente enrollamos.

Y así hacemos un superrollito,

hacemos un buen rollito que quede bien prieto, es importante.

Varias vueltecitas.

Y, nada, acompañarlo con una salsa. Y listo para comer.

Está buenísimo. Oye, delicioso seguro.

Y podemos hacerlo triplemente delicioso,

no te digo más. ¿Cómo?

Y también más salvaje.

Ya me estás dando pistas.

Vas a hacer algo con arroz salvaje. Eso es, con arroz salvaje.

Os doy la idea de hacer

un arroz tres delicias más saludable, más nutritivo.

Añadiendo más fibra con el arroz salvaje,

que disminuye el índice glucémico;

mezclamos arroz integral con arroz salvaje;

más verduritas, pimientos de todos los colores.

Y propongo sustituir la carne por un poquito de tofu.

Aquí lo tenemos. Qué bueno, por favor.

Eso sí, me gustaría que me recordaras qué era el tofu.

Yo, de memoria, ando regular.

El tofu, para que nos acordemos,

es como hacer un queso a base de soja.

Estupendo.

Me parece genial la idea para primer plato.

Pero ¿de postre?

Mirian, ¿ya estamos con el postre?

Siempre igual.

El arroz va muy bien en el postre, lo sabes.

Sí, pero en la cocina como en la vida,

las cosas con moderación. Que no nos vamos a inflar, vale.

Nosotras no nos vamos a inflar pero el arroz sí.

Os voy a proponer una idea

para consumir un turrón más fresquito,

más ligero, más saludable. ¿De verano? Qué bueno.

Con copos de arroz inflado.

Así, sin más, sin que estén chocolateados,

sin que tengan miel.

Es así, con el chocolate,

con la variedad más pura que tengamos,

chocolate del 80%.

Lo mezclamos con nuestros copos de arroz

y a enfriar toda la noche.

Mira cómo se queda nuestro turrón más saludable,

qué rico.

Que se ve ahí todo el arroz.

Rico y saludable, no hace falta que lo digas.

Da muchísimo juego el arroz en cocina.

Para que veáis todo el juego que da,

os tengo preparada una receta de risotto más saludable,

sin queso, que te mueres. Vamos a verla.

Vamos a verlo.

(Música)

Buenos días, Guillermo.

Buenos días, Marta.

Hoy venía a pedirte setas, quiero hacer un risotto con setas.

¿Cuáles son las más aromáticas?

Yo te recomiendo las shitake.

¿De dónde son? Estas de La Rioja.

Me voy a llevar como unos 100 gramitos.

Vale. Gracias, Guillermo.

Hasta luego. Hasta luego.

Hoy vamos a hacer un risotto de setas y verduras superrico.

Así que empezamos con la parte más importante:

nuestro sofrito.

Cuando el aceite esté en frío, añadimos el ajo,

que es lo que va a dar alegría y sabor a nuestro sofrito.

Y cuando empiece a bailar el ajo, es cuando añadimos la cebolla.

Mientras se nos pocha la cebolla, tiene que quedarse transparente,

vamos con el caldo.

Para un risotto, es por una parte de arroz,

dos partes y media de este caldo de verdura,

porque es cremosito.

Siguiente elemento del sofrito, el puerro.

Y ahora, solo tenemos que esperar a que se poche todo.

Y ahora, os voy a enseñar cómo se limpian las setas shitake

que hemos comprado en el mercado.

Porque hay veces que ponemos las setas en agua y no,

porque son muy porosas y luego se nos van a cocer en el sofrito.

Así que, truco, dos formas de limpiar.

Uno, un trapito húmedo y lo frotamos por encima.

Si lo preferís con un cuchillo, podemos ir pelando las setas.

Vamos a picarlas en láminas,

que nos encontremos la seta y la mordamos,

que eso es lo que está rico.

Y ya, vamos a echar nuestras setas al sofrito.

Ya se nos han integrado bien las setitas

y es el momento de añadir el arroz.

Una medida de arroz y,

ya sabéis que dos medidas y media iguales que esta de caldo.

Y ahora vamos a empezar a mojar con el caldo nuestro risotto.

Ojo, no hemos echado sal porque el caldo ya lleva sal.

Superimportante:

no dejar de mover para que el arroz suelte el almidón

y que quede cremoso.

Cada vez que se evapore, volvemos a añadir dos cacitos de caldo.

Y así, unos 15 minutos.

Ya lo tenemos supercremosito y preparado.

Los risottos tradicionales

tienen o mantequilla o queso parmesano

para dar más cremosidad.

Nosotros vamos a daros un truco más saludable:

vamos a utilizar yema de huevo.

Y no sabéis la cremosidad que tiene y lo bien que huele.

Así que si queréis saberlo, hacedlo en casa.

Terminamos ya con una hojita de perejil.

Y el paso más importante de todos para que quede perfecto: comerlo.

Mmm...

Esto sí que es saber vivir.

Hasta luego.

Mira qué cuerpo se me ha quedado

después de ese plato con arroz, fíjate.

A ver, Miriam, aparta que ahora me quiero ver yo también.

De verdad, desde que estamos en "Saber vivir",

he tenido una transformación en mi cuerpo...

Yo creo que lo importante es tomarse la vida con humor.

Es muy importante aprender a reírse de uno mismo

porque, de esta forma,

estamos aprendiendo a relativizar la situación

y a verlo desde otro punto de vista.

Es como ver desde fuera y somos capaces de reírnos.

El problemas cuando los demás se ríen o se burlan de nosotros.

El problema es cuando te crees que se están riendo de ti

porque está todo en nuestra mente. Es cierto, es lo que dice Marta.

En muchas ocasiones, ni siquiera se ríen de nosotros.

Cuando tenemos algún complejo, ¿qué pasa?

Que estamos focalizando la atención hacia nuestro complejo

y cualquier persona con la que hablamos

o nos cruzamos en la calle, es: "¿Lo ves?

Se está fijando en mis cartucheras o se está fijando en mi tripa,

o en el grano que me ha salido".

Cuando realmente ni tan siquiera es así.

Y más ahora, que llega el verano y, encima,

nos ponemos menos ropa y se nos ve mucho más el cuerpo.

Cierto, de los complejos vamos a hablar hoy buscando una solución,

en nuestro espacio de "Psico".

Chicas, he recuperado el álbum de "Saber vivir"

para ver vuestras fotos.

Marta, estás para comerte. Para comerme, no sé,

pero yo me lo comía todo.

¿Eras delgada o gordita?

Era delgada porque me lo comía todo

pero no paraba de hacer ejercicio, de moverme.

Tú, Silvia, ¿has salido, a tu padre o a tu madre?

Creo que quizá físicamente, me parezco más a mi madre;

pero la personalidad, a mi padre.

Yo tengo ese gen Álava de carácter fuerte.

Y es que heredamos, pero heredamos no solamente el físico,

sino que las variables de personalidad

también se heredan.

Yo, viendo tu figura y tu carácter,

a mí me cuesta creer que tuvieras algún complejo.

Sinceramente no he tenido nunca complejos.

Suelen aparecer cuando somos pequeños.

Muchas veces, cuando somos pequeños, la infancia,

los niños son crueles.

Hay niños que están más gorditos, que llevan gafas y pueden ser,

en ocasiones, el blanco de las bromas de sus compañeros.

Pero hay otras cosas a tener en cuenta, a veces,

los complejos surgen en la edad adulta.

Y hay muchas variables que pueden influir.

Por ejemplo, cuando tenemos una personalidad más sensible,

somos mucho más susceptibles a cualquier comentario

que podamos escuchar de los demás.

O, en ocasiones, cuando tenemos la autoestima más baja,

cualquier defecto que nos veamos,

también se puede convertir en un complejo.

O les pasa mucho a las personas

que son muy autoexigentes con ellas mismas.

Como quieren ser perfectas y sabemos que la eso no existe,

pues cualquier cosa también es más fácil

que se convierta en un complejo.

Y hay que hablar mucho del entorno.

El entorno hostil tiene mucho que ver con los complejos.

Cuando vivimos en un entorno que no es agradable,

por ejemplo, en una relación tóxica de pareja,

que la pareja nos machaca; o en un ambiente de trabajo nocivo

en el que directamente se están metiendo con nosotros;

o determinados niños en el colegio

a los que les están haciendo bullying,

¿qué pasa?

Es más probable que se generen esos complejos.

Los complejos no son buenos y hacen mucho daño, Silvia.

Hacen daño porque la persona se siente francamente mal,

con la autoestima mucho más baja.

Y todo eso lo vamos a tener que ir trabajando para poderlo superar.

¿Qué pasa?

Sobre todo, como nos comparamos continuamente,

nos estamos sintiendo inferiores

y nos sentimos inferiores a los demás.

Nos cuesta valorarnos a nosotros mismos.

Valoramos mucho a los demás, pero a nosotros no.

Y, a veces,

incluso nos obsesionamos de tal forma

que dejamos de hacer determinadas cosas.

Por ejemplo, ahora que llega el verano,

hay determinada gente con tal complejo con su cuerpo

que les surge un plan de ir a la playa, a la piscina,

y dicen: "No, solo por ponerme en bañador, yo me quedo en casa".

Y ahí es cuando realmente tenemos un problema.

Ahora llega esa época crítica en la que nos miramos mucho,

le damos más importancia al aspecto físico.

Y es muy peligroso porque tendemos, a lo mejor,

a obsesionarnos con la comida.

Y hay que comer saludable, hay que hacer ejercicio,

una vida equilibrada y hacer una buena dieta, por Dios.

En esta época del año, alerta,

porque es un momento crítico el verano.

Sobre todo, porque vamos a enseñar más cuerpo.

Y cuando tienes los complejos,

es fácil que tomes peores decisiones.

De repente,

una dieta muy extrema y que llegas a desarrollar

incluso un trastorno de la conducta alimentaria;

o tomar decisiones como:

"Voy a resolver mi complejo con una operación estética".

Pero no solo con una que lo resuelvo y ya está,

sino que me meto en un ciclo en el que ya termino

poniendo en peligro mi salud,

por un complejo que, al final,

donde lo tenemos que arreglar es aquí dentro.

Como queremos hoy dar carpetazo a esos complejos,

vamos a hablar en positivo. ¿Qué nos recomiendas?

Lo primero de todo, aprender a aceptar nuestra forma de ser,

nuestra personalidad y nuestro cuerpo.

Porque todos somos seres únicos,

irrepetibles y maravillosos y tenemos que aprender a querernos

y a aceptarnos.

Y, sobre todo, relativizar.

En un determinado momento,

puedes tener las orejas de soplillo,

los ojos un poco más saltones, las piernas más gorditas,

pero ¿realmente es tan importante?

En la vida, hay que aprender a relativizar.

Y otra cosa muy importante,

igual que tenemos pequeños defectos,

tenemos muchas virtudes y hay que tenerlas en cuenta.

Podemos aprender también a potenciarlas.

Hay que darse mucho cariño, ¿verdad?

¿Tú cómo lo haces, Marta?

Yo siempre intento tomarme un tiempo del día para mí.

Me levanto antes y salgo a hacer ejercicio.

Muy bien. ¿Y tú, Silvia?

Yo creo que también es importante enviar mensajes positivos.

Sobre todo, a nosotros mismos.

Una técnica es, a lo mejor, ponernos un post it en el baño que,

cuando nos miremos en el espejo, tengamos ese mensaje positivo;

nos lo podemos repetir mientras nos lavamos los dientes;

también podemos utilizar las redes sociales

para mandarnos mensajes positivos y enviárselos a los demás,

que es una cosa que nos gusta a todos recibir.

Y hablando de redes sociales, recordad,

seguidnos en nuestras redes de Twitter, e Instagram,

estamos abiertos a recibir mensajes de cariño y cualquier consulta.

Faltaría más. Muchísimas gracias, Silvia,

por estos consejos para olvidarnos de una vez de los complejos.

Y tú, Marta, no te vayas lejos que, enseguida,

daremos trucos para hacer buenas ensaladas.

También vamos a hablar de las dietas milagro

para que no caigáis en ellas intentando adelgazar.

Pero, antes,

nos vamos a la playa para ver a personas mayores

haciendo ejercicio en bañador.

La verdad es que tienen muchos años pero ningún complejo,

da gusto verlos.

(Música)

Venga, chicos,

vamos a empezar la primera clase de gimnasia

en la playa de Benidorm.

Uno, dos, tres.

Hacemos de relajación, hacemos de mente, hacemos de hombro,

hacemos de muñeca.

Yo, cuando me jubilé, dije: "¿Qué voy a hacer ahora?".

Pues salgo con los demás.

El que se aburre Benidorm

es porque se aburre desde el nacimiento.

Me viene muy bien, sobre todo, en los brazos.

Si hacemos una clase completa de gimnasia,

unas 800 calorías.

# Que yo quería, lerén,

# montar en coche, lerén. #

-¿Qué tal os lo estáis pasando? -Fantástico.

Benidorm es único.

El sol, el ruido de las olas.

Y la gimnasia aquí.

Esto es lo máximo.

Yo calculo aquí movilizó al año, a unas 5000 personas.

Me voy de aquí nueva.

Esto es como la jota de mi pueblo.

Así me deshollino.

Entre el baño, la gimnasia...

Camino 10 km diarios, hago gimnasia, bailo, nado...

¿Estamos contentos en Benidorm?

(TODOS) ¡Sí!

# Que si me pierdo algún día,

# que me busquen en Benidorm. #

Ahora vamos a mover el esqueleto allí hasta las 13:45.

(Música)

¡Una movidita!

(Música)

Yo, estando bailando, soy feliz.

Te despeja la mente y te sientes más joven.

Este grupo se formó para quitar las penas a la gente.

Y si un día no puedo bajar porque tengo que hacer alguna cosa,

me falta algo.

Prefiero vivir 20 años menos, pero con calidad de vida.

Vamos a bailar la bachata tango.

Arriba.

Abajo.

Derecha.

Me encanta el baile, me encanta pasarlo bien.

Yo voy para 68.

En la flor de la vida.

(TODOS) ¡Esto sí que es saber vivir!

Pensando en playa, piscina, en bañador, sobre todo,

miles de personas estarían dispuestas

a hacer cualquier cosa con tal de adelgazar.

Y ahí está el problema,

están dispuestas y acabamos haciendo cualquier cosa.

Y cualquier cosa implica cosas irresponsables:

que cogemos un patrón de alimentación

que no es aconsejable, que veces tomamos medidas desesperadas.

Y aquí no estamos para eso,

estamos para saber vivir y hacerlo de modo saludable.

Es muy fácil, por tanto,

caer en la trampa de dietas trampa y milagro.

De dietas que es muy fácil identificar.

A mí me gusta hablar de que hay algunas banderas rojas,

hablando de playas,

que te advierten de que esa dieta no va a ser muy saludable.

Te voy a decir algunas claves. ¿Cómo lo vemos?

La primera de esas claves podría decir:

"Es que modelo de alimentación me está diciendo

que lo voy a hacer rápidamente".

Mira, no, eso no va a ser así.

Tú has tenido un sobrepeso y una obesidad

que te has currado durante meses y años

y no lo vas a poder corregir únicamente en dos semanas.

Lo segundo que te prometen es que lo vas a hacer sin esfuerzos

o a base de simplemente decir:

"Únicamente comiendo este tipo de alimento

o eliminando este que es el que tenía la culpa de todo,

lo vas a solucionar".

Y además, muchas veces,

la cuarta clave para identificarlas sería

que recurren a testimonios de gente famosa

o de personas que empatizan con nosotros, de decir:

"Mira, si está en la misma situación que yo;

es una persona que pasa mucho tiempo trabajando sentado

y que a esa persona, fíjate, le funciona".

Cuatro claves para identificarlas.

Vamos a centrarnos en la dieta de un solo alimento.

Por ejemplo, la dieta de la alcachofa, de la col,

de la piña, del pepino, del pomelo, son muy famosas.

Son muy famosas porque cumplen

esta bandera roja de centrarte en un alimento.

Obviamente,

si acabas adelgazando es porque solo estás comiendo ese alimento.

No es que el pomelo o la piña tengan propiedades adelgazantes

ni quema grasas, que no es completamente cierto.

Son alimentos sanos, pero no consiguen que tú adelgaces.

Si tú adelgazas es porque estás teniendo un déficit calórico.

Y esto se consigue de manera indirecta.

Sí tú solo comes col,

como no puedes comer otros alimentos

y apenas tiene calorías, acabas adelgazando.

Pero porque estás pasando hambre

y no estás introduciendo todos los nutrientes que necesita.

Además, estas dietas suelen indicarte

que solo las hagas durante una semana,

por ejemplo.

Esto es como una medida de salvaguardarse.

"Síguela solo cinco días".

Por qué si no, te va a producir errores

y déficit en tu alimentación grave.

Tú no puedes estar a base de pepino cinco o siete días.

Te están faltando muchos nutrientes y eso no es manera de adelgazar.

Insisto, no adelgazas por el pepino;

adelgazas porque no comes.

¿Cuáles son las pistas para saber

que estamos haciendo una mala dieta?

Yo creo que la peor consecuencia que tendrían o, digamos,

es efecto más perjudicial a largo plazo,

sería que estas dietas no te enseñan a comer.

Si tú has logrado perder peso a base de pomelo cinco días,

no has aprendido a comer.

¿Qué va a suceder una vez que termine la dieta del pomelo?

Qué puedes de recuperar esos malos hábitos.

Si estás únicamente tomando un único alimento

es másque probable que notes cansancio,

que te falte energía,

que estés desarrollando algún déficit.

Puedes incluso notar irritación, que tengas hambre.

¿Por qué como que estar cinco días a base de piña?

No vale la pena.

Lo peor de todo:

como no has aprendido comer y, segundo,

viene ese de una fase muy restrictiva,

es frecuente encontrar efecto rebote.

Es decir,

mi cuerpo se ha aletargado

porque ha estado unos días comiendo muy poco;

puede entrar en un modo ahorro y luego, encima,

recupero mis primeros hábitos.

No es que poco a poco vayas comiendo más,

sino que abandonas el consumo de alimentación saludable,

que debería ser basado en hortalizas, legumbres, verduras;

y ahora has recuperado lo mal que hacías antes.

En "Saber vivir", somos grandes amigos de la verdura,

no hace falta repetirlo.

Enseguida os vamos a hablar de los patés vegetales, los humus,

que se han puesto de moda.

Pero ahora vamos con otro alimento vegetal, las legumbres,

las reinas del guiso pero también

nos conquistan en una buena ensalada.

(Música)

Esta es la estrella del verano, la alubia ganxet.

Las legumbres son también para el verano.

De hecho, hay que consumir legumbre todo el año

porque nos aportan muchas proteínas,

nos aporta minerales y nos aportan muchas vitaminas.

En España, hay muchísima variedades de legumbres.

Lentejas, hay mucha variedad, sobre todo,

porque ya se empiezan a producir en España lentejas

que antes no teníamos.

Esta es nuestra lenteja más especial,

tanto por su aspecto físico como por sus propiedades.

Tiene cinco veces más hierro que la lenteja normal.

En 20 minutos la tienes cocida y en cazuela.

Explota en la boca al masticarla.

La lenteja verde Du Puy también perfecta para ensalada

porque es una lenteja que, aunque la cuezas mucho tiempo,

queda bastante enterita.

Tiene un sabor muy particular, es muy rica.

Las legumbres son beneficiosas para la salud.

Previenen el estreñimiento, son buenas para los diabéticos,

ayudan a controlar el peso.

La gente llega aquí a la tienda,

y nos pide consejos de recetas y cómo preparar las legumbres.

Y siempre les aconsejamos con las recetas.

Si quieres hacerla más rápido, te recomiendo la arrocina,

que en 10 minutos en la olla exprés la tienes lista.

Con langostinos y tal también va muy bien.

Ahora se compra más legumbre que antes.

Yo creo que la gente le está perdiendo

un poco el miedo al tema del cocinado.

¿Cómo voy a hacer un garbanzo, una lenteja?

Lo ven como algo súper difícil.

Yo siempre digo: "Es lo más fácil hacer".

Cuatro consejos para que hagáis las legumbres mucho más digestivas

y más fácil de cocinar.

Uno, el tiempo de remojo.

Es fundamental que la legumbre esté de ocho a diez horas en remojo.

Dos, otro truco,

ponerle una cucharadita de bicarbonato al agua de remojo.

Si no tenéis bicarbonato, le puedes poner jengibre molido,

también una cucharadita.

Y luego, el último es, a la hora de empezar a cocerlas,

añadir un trozo de alga kombu.

Es un alga que podéis encontrar en muchos herbolarios

o tiendas de venta a granel.

Y simplemente, echando un trocito, no aporta sabor,

pero sí que la hace mucho más digestiva.

La soja también es una legumbre,

que se puede cocinar para cualquier tipo de plato.

Y tenemos la verde, la amarilla y la roja.

Una de las propiedades que tiene la soja

es que va muy bien para la menopausia.

-Para mí, la soja amarilla es la más indicada para una ensalada,

aunque sea un poquito dura de trato porque necesita muchísima cocción.

Y la tengo cocinando casi cuatro horas.

Pero sabe a nuez y está riquísima.

El altramuz es una legumbre igual que el cacahuete.

Si tú sales a la calle y preguntas por el legumbres,

te darás cuenta de que la legumbre es una gran desconocida.

Qué me encantan las ensaladas, sobre todo para el verano.

Con el fresquito, se hacen cosas superfresquitas y muy fáciles,

no se tarda nada en hacer una ensalada.

Eso sí, para que esté rica,

más vale tardar un poquito más y tener buena mano.

Buena mano en el aceite en la sal, ¿no?

Bueno, nuestras ensaladas, mira,

esta es toda la sal que van a tener, nada.

Ni pizca, si le quitas la sal a la ensalada, te quedas en nada.

Que no, hombre,

yo te voy a enseñar a ti

y a todos cómo hacer las ensaladas bien ricas,

que te mueres y sin pizca de sal.

Así es la cocina: poner, quitar y que todo esté buenísimo.

A ver cómo te lo montas.

Vamos a empezar con unos aliños muy ricos.

¿Te gusta el yogur?

Me encanta.

¿Y te gusta la mostaza?

También. Pero ¿lo vas a juntar todo?

Sí. De hecho, te lo voy a enseñar.

Vamos a hacer una ensalada con un aliño de mostaza,

yogur y pepinillos agridulces que son encurtidos

y le dan un toque buenísimo.

Y la base, distinta,

no vamos a hacer la típica de lechuga,

que no pasa nada, pero...

Lombarda, que se puede comer en crudo.

El truco es cortarla en trozos muy finitos.

Este es el truco para que se pueda comer, que siga siendo agradable.

Queda muy crujiente también la lombarda.

Es un toque supercrunch.

Y además, lo vamos a aumentar con lo que te voy a enseñar. Mira.

Un poquito de nuestra lombarda por aquí

que la podemos romper un poco al echarla en ensalada.

Así, bien rica. Suficiente.

Vamos a añadirle otra hortaliza en crudo:

rabanitos, que están buenísimos.

Truco para cortar los rabanitos:

hay que hacerlo muy fino para que sea agradables al sabor.

Si no, en casa, con el rallador,

que tiene una parte así que también se puede cortar láminas finas.

Tú tienes muy buena mano cortando. Yo no sé si sabría hacerlo igual.

En casa, hay que coger bien así el cuchillo, ¿vale?

Cogemos bien el cuchillo y solo hay que deslizarlo.

Hay que poner las manos un poco como en garra.

Así para no cortarnos.

Y ya tenemos aquí nuestros rabanitos y los añadimos.

Otro toque crujiente para evitar el pan frito

es la soja texturizada.

¿Eso se compra así tal cual? Así tal cual.

Y es una opción también vegetariana.

Añadimos un poco de soja texturizada y, para terminar,

nuestro aliño tan rico, Miriam.

¿Has visto qué ensalada hemos preparado?

Una ensalada super original, fresquita,

no hemos tardado nada

y no hemos utilizado una pizca de sal.

Es supertodo, pero no se compra en el súper porque lo haces tú.

Y esta sí que es súper, súper.

Supernutritiva, con un montón de proteínas, supervitaminada,

supernutritiva.

Esta que te traigo por aquí.

¿Qué le vas a poner, también mostaza?

Esto también lleva mostaza,

que hoy me apetece utilizar mostaza.

Utilizamos una base de arroz integral,

de quinoa y vamos a añadirle un poquito de salmón ahumado

que a mí me encanta el toque que le da a las ensaladas.

Buenísimo.

Vamos a añadirle aguacate,

que recordamos en casa cómo se cortaba el aguacate.

Y cómo hay que saber si lo cortamos ya

o si está listo para comer. Es superimportante.

¿Cómo sabemos si un aguacate está maduro?

Con el pedúnculo.

Si el pedúnculo se mueve bien, como es este caso,

que se quita y todo, es que está maduro.

No falla.

Superfácil.

Vamos a hacer un corte así.

Dicen que el aguacate es la fruta con la que más accidentes hay

porque es superescurridizo.

Antes de conocerte a ti... Me peleaba con el aguacate.

Hasta aquí lo hacía todo bien, pero a partir de ahora...

Giramos bien, como siempre, así.

Nos quedamos con el hueso para quitarlo.

Truco, esta es la parte más peligrosa.

Clavamos el cuchillo bien clavado y giramos.

Y se nos queda en el cuchillo.

Y esto, con mucho cuidadito,

lo dejamos cortado en el propio aguacate,

no hace falta ni tabla ni nada.

Hacemos así, unos cortes. Ahí es donde yo fallaba siempre.

Unos buenos daditos y no hemos utilizado ni la tabla ni nada.

Y con la cuchara, vaciamos.

Ya tenemos nuestro aguacate cortadito para echarlo al bol.

Estupendo.

Y ya nos queda aliñarlo.

¿Cuál es nuestro aliño? De zumo de naranja y de mostaza.

Sin una pizca de sal.

Por aquí, un poquito,

lo mezclamos bien y otra ensalada que está que te mueres.

Mira qué bueno.

Qué maravilla, me encanta.

¿Has visto qué rica?

Vamos a por la siguiente propuesta que esta,

seguro que lleva mostaza también.

Esta ya no lleva mostaza porque lleva otro alimento,

otro ingrediente que tiene mucho sabor, que es el ajo.

El ajo, a mí me gusta,

lo que pasa que luego todo el mundo lo va notando.

Depende, porque si sabemos cocinar el ajo y utilizarlo bien,

ya sabemos que el cuchillo no nos huele;

las manos, Miriam, ¿me huelen? Nada.

Huelen a salmoncito ahumado, pero no huelen a ajo.

Y la prueba de la verdad, el aliento.

¿Huele a ajo? No, lo prometo, nada de ajo.

¿Por qué te digo esto?

Porque hemos utilizado un aliño genial

para una ensalada superoriginal que es con verduras asadas

como una típica escalivada, tú que eres de Cataluña.

Lo aliñamos con aceitunas negras y un poquito de ajo.

No hace falta añadir aceite

porque ya son muy grasas las aceitunas.

Podemos hacerlo también con aceitunas verdes.

¿Puedo probar un poquito? Claro, tú prueba.

Un poquito, solamente para tomar un poco el sabor aunque sea.

¿Cómo está?

Pues para poner ensaladas en nuestra vida todo el rato.

Claro, es cierto que antiguamente para tener una buena mesa,

tenías que tener siempre una buena ensalada.

Mi abuela lo hacía mucho.

En todas las comidas, había ensalada en medio de la mesa.

Para estar bien alimentado, hay que hacerlo.

Mi madre, siempre en todas las cenas,

nos ponía una ensalada.

Que tampoco hay que liarse, puedes poner lechuga y tomate.

Pero el caso es tenerla. Si queréis más alternativas

y queréis saber estar bien alimentados,

aquí tenéis el nuevo libro editado por RTVE "Alimenta tu salud",

con los mejores consejos de "Saber vivir".

Hay un capítulo para cada familia de alimentos:

frutas y verduras, legumbres, semillas, carnes y pescados.

Y también hay un capítulo dedicado a las malas digestiones

y otros problemas de salud tan frecuentes como la ansiedad

o el insomnio.

Todas las claves para aprender a comer bien,

porque la base de una buena salud es una buena alimentación.

Una buena alimentación y ejercicio físico,

que casan muy bien las dos cosas.

¿Sabes lo que casa muy bien

ahora que ha llegado la época de las bodas?

Un buen vals en una boda.

¿Te va a ti el vals?

Me vals, me vals, el vals me va.

Pues vamos a aprender a bailarlo bien,

de verdad y con nuestra profesora de baile.

Yo lo que no quiero es que bailando, me pises.

-Pues tendremos que apuntarnos a clase de baile.

-Pero ¿qué me dices? ¿Con un profesor?

-Claro, cariño, va a salir todo perfecto.

Lo que me gustaría es que abriéramos con la canción perfecta.

-Lo que tú quieras, cariño.

Tengo a los novios llegando para preparar el baile de su boda,

que va a ser el vals.

¿Cómo? Primer paso de vals.

Lo más importante, el ritmo, que siempre será:

un, dos tres; un, dos tres.

Paso junto, junto.

Un, do, tres.

Paso quieto, quieto.

¿Lo tenemos?

Vamos con el paso número dos.

Y un, dos, tres, detrás.

Un, dos, tres, desplazo y quieto.

Y esta parte de arriba se mantiene quieta

y lo que se va moviendo son los pies.

Vamos con el paso número tres que, al final,

es lo mismo que acabamos de hacer pero girando.

Un, dos, tres; un, dos, giro.

Un, dos, tres; un, dos, giro.

Un, dos, tres; un, dos, giro.

Un, dos, tres; un, dos, giro.

Fácil, ¿no?

Hola, ¿cómo estáis?

¿Preparados?

Oye, el baile más importante de vuestra vida.

¿Cómo nos agarramos?

Mano derecha en el omóplato de la chica.

La mano izquierda, aquí, para hacer pinza.

Y la otra, ahí agarrados.

Empezamos.

Uno, dos, tres.

Tres, dos, tres.

Lo mismo delante y detrás.

Un, dos, tres y girando.

Uno, no giro.

Dos, tres y girando.

Perfecto.

Oye,

¿nos atrevemos a coger al chico y a la chica y abrir y cerrar?

Abro, junto pies.

Cierro.

Cuando abro, miro recto a todos mis invitados.

¿Sí?

Y cuando cierro, es momento con mi pareja.

El baile es eterno, como el amor.

Y abrimos mucho.

Y la chica, ¿qué hace? Coger aire.

Momento de lucir vestido.

Y giro, giro, giro, cuidado la lámpara, giro, giro,

un momento con mi pareja y abrimos otra vez.

Y ahora viene el momento estelar, chicas, nos enroscamos,

nos agarramos a la cintura de nuestra pareja

y hacia atrás.

Ahora sí, os pongo música y tenéis que disfrutarlo

igual que vais a hacer el día de vuestra boda.

Venga, a bailar.

En las bodas, no puede faltar un buen vals y tampoco un canapé,

que suele ser normalmente con patés de origen animal,

como este que tenemos aquí.

Muy recurrido porque, además, en las bodas la gente está de pie,

está paseando, quieres un bocado rápido,

de pellizcar y echártelo a la boca.

Fíjate,

no sé si a veces nos paramos pensar

de qué llevan los alimentos que consumimos

y también del nombre.

Paté viene de "hepatos",

con lo cual ya nos está hablando de hígado.

Que significa hígado esta palabra.

El paté está hecho del hígado y de la grasa de un animal

que se mezclan.

Aquí tenemos el típico paté de hígado de cerdo,

pero también hay otros de morcilla.

Es decir, básicamente, tenemos la propuesta animal,

que viene en trozos con sales nítricas, un exceso de sal,

al fin y al cabo, carne roja procesada.

Ya sabemos que no es lo más saludable.

¿Qué te parece si en "Saber vivir" damos una opción más saludable?

Patés vegetales.

Patés vegetales está genial.

¿Qué tendría en cuenta a la hora de hacer un paté vegetal?

Lo primero, que cojamos, sobre todo,

una buena composición de materia prima fresca.

Es decir, ya sea una legumbre, una verdura, una fruta,

que tendrá gran cantidad de eso y lo acompañemos,

por ejemplo, de un aceite de calidad;

típico paté vegetal que hacemos con aceite de oliva virgen extra.

Y eso sí, que no nos pasemos luego con la sal añadida.

Con todo ello, tienes una cantidad infinita de patés vegetales

para hacer mucho más saludables.

Aquí tenemos algunos ejemplos, cuéntame.

Mira lo que tenemos aquí.

Yo creo que todo el mundo conoce ya el guacamole.

Está hecho básicamente a partir de aguacate.

Estamos añadiendo una grasa de muy buena calidad

y estamos utilizando una fruta, es decir,

imagínate el canapé de guacamole estaría mejorando

muchísimo más al de cerdo convencional.

Otras propuestas más modernas, el tapenade.

Un paté que pueda estar hecho a base de aceitunas.

También estamos incluyendo grasa de buena calidad.

Este sería el típico paté que no

hace falta añadirle más aceite de oliva

porque tanto el aguacate como la aceituna

tienen ya los ácidos grasos saludables.

Y podemos dar también el salto a otro grupo de alimentos,

como por ejemplo, las legumbres.

Me encantan.

Para tener una propuesta más proteica.

Mediante el uso de garbanzos o lentejas,

aquí tenemos dos propuestas de humus.

Los voy a mezclar.

Como los helados de dos sabores pero más saludables.

Estamos añadiendo más cantidad de proteína y, ojo,

está escondido y no lo vemos, el humus también tiene tahína,

es decir, pasta de sésamo.

Estamos añadiendo lo bueno de la legumbre,

pero también lo bueno de las semillas.

Puedes utilizar fruta, legumbres, semillas y también verduras.

Hay muchos patés, por ejemplo, de pimiento y también de berenjena.

Muchas opciones.

A ti te encanta "dipear" patés vegetales.

Sí.

Yo creo que es muy práctico.

La gente que está acostumbrada a coger unos nachos

y a lo mejor mojar en salsas que tienen malos aceites;

que, muchas veces, además,

estamos utilizando un producto frito con harina,

¿cómo podríamos darle la vuelta y hacer ese picoteo saludable?

Utilizando un buen paté, como hemos explicado,

pero también con qué mojamos.

Yo creo que aquí, los crudités,

esa propuesta de verduras crudas en casa, crujientes, duras,

para mojar.

¿Con qué podemos mojar?

Unos pimientos partidos a tiras, o una zanahoria,

que la zanahoria ahora mismo, si me das una,

yo me acabo ese humus.

No lo dudo.

Tampoco dudo que a los que están en casa les encantaría probarlos

y les encantan tus consejos,

que se pueden seguir dónde, cuéntanos.

En las redes sociales.

Si la gente sigue "Saber vivir" en redes sociales,

se va con ideas para todo, con recetas,

con consejos de sexología, de psicología, de medicina.

Estamos todos los colaboradores en redes sociales.

Voy a empezar yo haciéndote una consulta

ahora que llega el verano.

¿Hay algún alimento que reduzca la celulitis?

No. De hecho, si lo hubiera,

tendríamos menos celulitis de la que tenemos actualmente.

Lo que es clave es seguir unos buenos hábitos.

Lo que puede empeorar una celulitis o que aparezca antes

sería una mala alimentación y un mal estilo de vida.

Es decir, si haces poco deporte, si no te hidratas lo suficiente,

si comes mal.

Todo este conjunto de buenos hábitos son los que te pueden

prevenir no solo una celulitis,

sino otros problemas de salud que, incluso,

a veces repercuten en cosas que no te podías esperar como,

por ejemplo, la concentración.

Y también evitar un dolor de cabeza.

Enseguida, el doctor nos va a hablar

de los dolores de cabeza.

No os podéis perder su mensaje de salud en positivo.

Antes, nos detenemos en la celulitis,

el enemigo número 1 para muchas personas, sobre todo,

para las mujeres cuando se acerca el verano.

Natalia, por lo que he podido ver,

el tema de la celulitis es algo que interesa muchísimo, sobre todo,

en esta época del año.

Es cuando más nos consultan por eso y, sobre todo, las mujeres.

Esto es así porque casi el 80% de las mujeres tenemos celulitis y,

por lo tanto, es un motivo de consulta muy frecuente.

Hay muchas ideas que circulan en torno a la celulitis.

Me gustaría saber si son un mito o una realidad.

Para eliminar la celulitis o reducirla

es suficiente con llevar una vida saludable,

hacer ejercicio, comer sano o beber agua.

Pues ojalá fuese suficiente.

Lo cierto es que el seguir esos hábitos saludables va a hacer

que tengamos un menor volumen graso,

pero no va a evitar la aparición de hoyuelos en muchas situaciones.

¿funcionan las cremas?

Puede mejorar la superficie de la piel

haciéndola un poco más tersa y, por lo tanto,

podemos tener la sensación subjetiva de tener menos grasa,

pero esa crema no va a penetrar a la grasa en profundidad

y no va a hacer que se elimine.

Entonces, ¿qué hacemos? ¿Nos resignamos?

¿No hay nada que funcione para eliminarla?

Normalmente, nos tenemos que ir a técnicas más invasivas

como puede ser una liposucción en el caso en el que,

además de celulitis, hay un exceso graso;

o también hay un tratamiento más novedoso

que empleamos en España desde hace tres años...

¿Me lo enseñas? Sí.

El tratamiento consta de varias fases.

Hay una inicial

en la que se van dibujando los hoyuelos de celulitis.

En cada paciente, se diseña el tratamiento.

Es un tratamiento que se hace con anestesia local,

prácticamente no molesta.

Introducimos una pequeña lámina cortante

en la zona donde está el hoyuelo

y la giramos para cortar ese tracto de fibrosis

que es el que tira la piel hacia abajo

y el que da lugar al hoyuelo.

-Hola.

-Hola, Beatriz, ¿Cómo estás?

-Muy bien.

-Ya han pasado seis meses desde el tratamiento.

Cuéntame cómo te sientes ahora.

-Estuve el primer mes con algún hematoma, ya me avisaste.

Pero ahora, fenomenal.

-En los glúteos había unos hoyuelos

muy inestéticos que, a pesar de una vida saludable,

no era capaz de eliminar.

-Comía súpersano, hacía mucho deporte y, aun así,

no lo conseguía.

Después del tratamiento, ¿tengo que seguir alguna pauta?

-En realidad no hace falta cambiar lo que venías haciendo,

que ya era correcto.

Alimentación equilibrada, ejercicio físico,

porque sí que es cierto que estos resultados tan buenos

que hemos tenido se pueden mantener

con un estilo de vida saludable.

Entonces, llevar un estilo de vida saludable

es imprescindible para esto y para todo.

Hay que mantenerlo todo el año también.

Qué suerte que tenéis los hombres

de no tener celulitis.

No te creas, Miriam.

Aunque es verdad que genéticamente,

la grasa se distribuye diferente en hombres y en mujeres,

no creas que es la más peligrosa para la salud.

La celulitis no nos gusta estéticamente.

Pero la obesidad del hombre, de predominio en la barriga,

es más peligrosa en la salud que la celulitis.

Pero no hay que resignarse.

Esa palabra no existe en el vocabulario de "Saber vivir".

Siempre podemos hacer algo para mejorar nuestra salud.

La palabra que usamos nosotros es "relajarse".

Y eso va muy bien para la tensión.

Eso va bien para todo tipo de tensiones.

Por ejemplo, para la tensión arterial.

La tensión arterial,

está demostrado que cuando estamos estresados o preocupados, se eleva.

¿Sabes cuál es otra tensión que sí que da dolor de cabeza?

La tensión emocional.

La del estrés.

La del día a día, la de los agobios.

Esa tensión sí que nos produce dolor de cabeza

y esa podemos combatirla.

Precisamente pensando en el dolor de cabeza,

vamos a escuchar al doctor Fernando Fabiani.

Con su mensaje positivo y de salud, con simpatía.

Alguna vez has oído:

"Este problema me da muchos dolores de cabeza".

Y es que es exactamente así.

Aunque hay muchos tipos de dolor de cabeza,

el más frecuente es uno que se llama cefalea tensional.

Y, ojo, tensional no significa

que tenga que ver con la tensión arterial,

sino con la tensión emocional.

Es un dolor de cabeza un poco difícil de explicar,

es un poco como tener un casco apretado,

con una opresión muy fuerte en la cabeza y en el cuello.

"Me acuesto con el dolor y me levanto con el dolor".

Y suele empeorar a medida que avanza el día.

Normalmente, se asocia al cansancio, a la falta de sueño,

a situaciones de ansiedad o estrés y al exceso de trabajo.

Y apunta:

para diagnosticarlo, no te falta hacerse análisis,

radiografías, ni ningún otro tipo de prueba,

lo ideal es que procures evitar las situaciones

que pueden producir este tipo de dolor de cabeza.

Y hacer otras cosas que te pueden ayudar.

Intenta descansar y dormir lo suficiente.

Tómate con calma las situaciones estresantes

y tratar de resolver esos problemas o preocupaciones

que te generan estrés o ansiedad.

Haz ejercicio de modo regular,

eso disminuye el dolor, y además mejora tu descanso por la noche.

Y para tratar el dolor,

puedes ponerte un paño fresco en la frente o en la nuca.

También puede ayudarte darte un baño caliente

que siempre es muy relajante.

Si no mejoras con estos remedios,

puedes tomar calmantes habituales

como paracetamol de 500 o ibuprofeno de 400.

Pero algo importante, no abuses de la medicación.

Tomar muchos calmantes diariamente y de forma habitual,

aunque sea sorprendente,

puede favorecer que persista el dolor de cabeza.

Y, otra cosa,

evita tomar otros medicamentos para el dolor de cabeza

que quizá toma algún familiar, algún vecino,

hay otros tipos de dolores de cabeza como la migraña

que tienen un tratamiento más específico.

Consulta con tu médico de familia

cuando el dolor de cabeza no mejora a pesar de estas recomendaciones.

Si necesitas tomar muchos calmantes

o con mucha frecuencia

o si el dolor cambia de características,

se hace más fuerte o, por ejemplo, te despierta por la noche.

En el resto de situaciones, no te preocupes por él.

Recuerda: que el dolor de cabeza no te dé muchos dolores de cabeza.

No sé si te lo han dicho alguna vez,

tus consejos son muy inspiradores.

Vamos, que me han servido a mí

para pensar en el reto saludable de la semana que viene.

Se trata de parar cinco minutos cada día,

cinco minutos para respirar, para relajarnos,

para soltar tensiones.

Vamos a ver si lo conseguimos. ¿Qué te parece?

Me parece poco.

Yo diría 10 o 15 minutos, pero para empezar, está bien.

Cinco minutos para liberar tensiones.

Claro que sí.

Feliz reto, feliz semana, gracias por ver "Saber vivir",

un programa de servicio público en TVE.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber Vivir - 16/06/19

Saber Vivir - 16/06/19

16 jun 2019

En este programa aprendemos cómo influye la genética en nuestro peso, las propiedades de los diferentes tipos de arroz y cómo cocinarlo, cómo podemos eliminar la celulitis, a superar nuestros complejos, los peligros de las dietas “milagro”, cómo aliviar los dolores de cabeza… Y mucho más, ¡dale al play!

ver más sobre "Saber Vivir - 16/06/19 " ver menos sobre "Saber Vivir - 16/06/19 "
Programas completos (383)
Clips

Los últimos 2.954 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios