Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5142043
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 14/04/19 - ver ahora
Transcripción completa

Tu hora de salud y bienestar empieza ahora mismo en TVE.

Conocerás a Superpaco,

un hombre de 81 años que corre todos los días del año.

Está en plena forma y, obviamente, come muy bien.

Seguro que con ese ritmo, Paco ve "Saber vivir".

Repasemos el menú de hoy.

Hablaremos de los espárragos,

tanto los frescos como los de conserva.

Hay mucha gente que todavía tiene dudas

sobre si las conservas vegetales son sanas o no.

Hablaremos también de las diferencias que hay

entre el pescado azul y el blanco, un repasito a los bocadillos,

que muchas veces son muy recurridos,

y por último, ese final de las comidas,

que mucha gente lo hace con el dulce.

A mí no me mires. Silvia.

Es verdad, hay mucha gente que termina con dulce

porque o bien tiene problemas de ansiedad

o a veces es por una baja autoestima.

Hoy aprenderemos a querernos más. Claro que sí.

Y para querernos más

tenemos que aprender cómo cuidarnos mejor.

No solo es importante el protector solar para la piel,

un champú adecuado,

sino que tenemos que cuidar nuestras uñas,

que son nuestra carta de presentación

y hoy veremos algunos trucos para tenerlas sanas.

Las manos, con ellas saludamos y también trabajamos.

Quien mejor las maneja es un mago,

un ilusionista como Jorge Blass.

Recuerden estas dos cartas, el cuatro y el siete de picas.

Dale la vuelta a esas dos cartas.

Rey de picas y rey de tréboles.

Voy a frotarlas así y mira lo que pasa con los reyes.

(Aplausos)

Los magos jugamos con la mente de los espectadores,

hacemos que pierdan cosas de vista

y otras veces recuerden hechos que no han sucedido.

El cuatro y el siete son un rato,

pero al rato vuelven a ser los dos reyes negros.

La magia es un arte comunicativo.

Tienes que llegar a gente, conectar con ella,

con lo cual, el nivel de concentración es importante.

Tienes que practicar continuamente, yo siempre tengo una baraja

y siempre estoy trabajando,

porque cada movimiento de cada falange es importante.

Si queréis acompañarme a mi rutina de entrenamiento.

En un show de magia

tenemos que aparecer, desaparecer, teletransportarte...

Para eso hace falta a veces correr mucho,

a veces tener un estado físico

que te permita estar hora y media delante del público.

Hace un año me atropelló un coche, un conductor ebrio,

y me rompí el cúbito y el radio de mi brazo derecho.

Un año después, ya estoy mejor. El ejercicio me ha ayudado mucho.

Los entrenadores son un poco magos, porque te distraen la atención,

entonces, tu mente se ocupa con algo

y no te das cuenta de que estás entrenando.

Me cambio y nos vamos.

Yo soy fan del aguacate,

me encanta porque para desayunar es perfecto.

-¿Cuántos te pongo? -Ponme tres.

Intento cinco veces al día comer algo

y siempre llevo un plátano...

Llevo un tiempo que me estoy cuidando

y noto que estoy mejor, que me permite no estar fatigado.

Ahí la alimentación es fundamental. Unas naranjas, venga.

Me gustaría pagarte, pero de una forma mágica.

Te voy a dar solo un trocito del billete.

Guarda el trocito. Lo voy a poner en mi mano.

Levanta la naranja y mira lo que hacemos.

Vamos a ver, con tu permiso, a ver qué pasa aquí.

-No puede ser. -Sácalo así.

Parece como un billete.

Solo puede ser el mismo si el trocito coincide.

Es el mismo billete, toma ya.

Hazte un zumito con esa naranja.

Un placer. A cuidarse y a saber vivir.

Yo no sé a vosotros, pero a mí me encanta la magia,

porque es verdad que nunca deja de sorprenderte,

aunque con los años uno descubre que siempre hay truco.

Claro, pero ese es el encanto de la magia,

que sabemos que tiene truco y, aun así, nos engancha.

Donde no hay magia ni trucos es en la ciencia y en la nutrición.

Ahí, certezas. Ahí no puede haber atajos.

Ni mucho menos.

Además, yo le diría a la gente que huyera de magos y atajos

que nos prometan resultados muy rápidos.

Todo lo que pinta muy bien, por lo general no es cierto

en alimentación. Bien dicho, Aitor.

Contigo, nuestro nutricionista y tecnólogo alimentario,

empezaremos analizando hoy un hábito muy extendido,

el de comer algo dulce y tentador después de comer.

Que yo me preguntaría por qué. ¿Acaso es necesario?

Ya hemos terminado nuestra ingesta, nuestra comida completa,

con todas nuestras necesidades,

¿por qué tenemos que ir hacia algo dulce

si ya hemos cubierto todos nuestros requerimientos?

Pues se debe a otros motivos.

Yo quiero saber cuáles son esos motivos.

Alguno tiene que haber. Claro que sí.

Hay gente que no regula bien las emociones

y, sobre todo, cuando se trata de emociones desagradables,

¿qué hacen?

Para regularlas de una manera bastante insana,

me como algo y en ese momento, además, elegimos alimentos dulces.

Como por ejemplo, las galletas, que siempre las tenemos a mano.

(ASIENTE) Cojo una y luego otra, otra...

Puedes, pero luego te tomas cuatro o cinco y no paras.

Las galletas no son una alternativa muy saludable,

porque sabemos de qué están hechas:

harina, azúcar, aceite de mala calidad...

Es casi imposible encontrar en el súper una galleta saludable,

pero no solo galletas.

La gente que está acostumbrada

a tomar ese dulce al final de las comidas yo le diría:

vamos a intentar mantener ese sabor dulce

y, progresivamente, ir a versiones más saludables.

Tenemos la fruta, que es dulce en sí misma,

es una chuche de lo sana que es.

¿Que no nos gusta todavía? La acompañamos con canela.

Y a la gente que termina las comidas con un bombón

les diríamos que un bombón tiene demasiada azúcar,

pero si vamos avanzando progresivamente

en el porcentaje de los cacaos, 70 %, 85 %, 90 %,

y luego ya el modo experto, 99 % de cacao,

que es para acompañarlo con un fruto seco, de degustación.

Parece que lo saboreas a medida que lo dices.

Es que huele. Te digo una cosa:

no solo es que me guste el chocolate,

es que le gusta a mi cerebro, Silvia, que creo que es lo peor.

Pero es lo que nos pasa.

Cuando comemos chocolate se segregan una serie de hormonas

que hace que nos enganche y nos atrape.

Por eso hay que tomarlo con una cierta moderación.

Nos quedamos con ese consejo.

Juguemos a nuestro juego de la lupa.

Ya os aviso que no es chocolate.

Cogemos esta lupa y ponemos la vista fija ahí.

Silvia, ¿tú qué ves?

No sé, a mí me parece la punta de un lapicero.

Sí, parece. Aitor, ¿se lo decimos? Tú lo sabes.

Es un cortecito. No quieras confundirla, te conozco.

Dile, dile. Es un espárrago.

Ah. (RÍE)

Sí, sí. Ahí se ve el tallito mucho mejor.

Estábamos viendo el corte. Espárrago verde, qué maravilla.

Luego te veo en tu espacio de psico, Silvia.

Hoy analizamos ese alimento, el espárrago,

en nuestra sección de nutrición.

Entramos de lleno en el mundo del espárrago.

Vamos a dejar las ideas claras, Aitor,

porque circulan muchos mitos en torno a este vegetal.

El primero: los espárragos hacen trabajar más al riñón

y eso hace que la orina huela distinto.

Es cierto que huele distinto.

Creo que todo el mundo que ha tomado espárragos

luego lo ha notado

y el que entra después de nosotros en el baño también.

Sí, es verdad.

Pero no porque haga trabajar más al riñón

ni produzca una sobrecarga.

Ese olor se debe

a los compuestos del espárrago, que son muy aromáticos,

después de metabolizarlos.

Uno de ellos es el ácido asparagúsico,

que dota a la orina de ese olor tan característico.

Que no hay que asustarse,

que no hay ningún problema con la orina.

No, lo importante para tener salud renal correcta

es alimentación saludable y una correcta hidratación.

De hecho, hay otros alimentos

que hacen modificar el aspecto de la orina.

Sí, el aspecto, el olor, el PH...

Esto no tiene nada que ver con la dieta del PH

que dicen que va a prevenir enfermedades,

pero sí es cierto

que algunos fluidos de nuestro cuerpo,

conforme a lo que comamos, puede cambiar su acidez

y también lo alcalina que puede estar.

El comer verduras de manera regular hace que tengamos una orina

que pueda prevenir la aparición de algunos cálculos renales.

¿Y comer espárrago frena el envejecimiento?

Ya nos gustaría. Todo el día comiendo espárragos.

Por la mañana, por la tarde...

De hecho, hay demasiada moda del antienvejecimiento.

Parece que se centran solo en una molécula,

en un compuesto del espárrago, de otra verdura o de otra fruta

y, si nos lo tomamos en una pastilla,

nos previene toda esta aparición de los signos del envejecimiento.

No, lo que es bueno para mantener una piel saludable,

porque muchas veces el "antiaging" hace alusión a nuestra piel,

es estar correctamente hidratado

y tener una buena alimentación basada en frutas y verduras.

Vamos a por otro mito.

Yo no sé si este se debe a la forma del espárrago,

que se suele decir que es afrodisíaco.

No es ninguna tontería lo que has dicho,

porque muchas veces las formas sugestionan

esas supuestas propiedades afrodisíacas de los alimentos.

Si lo pensamos, las fresas o las ostras,

que muchas veces se dice que son afrodisíacas,

nos recuerdan a los órganos sexuales femeninos,

pero no, es una simple relación.

Eso sí, ¿sabes qué es malo para una correcta salud sexual?

¿Qué? Estar en sobrepeso y obesidad,

con lo cual, una verdura, como el espárrago o cualquier otra,

nos ayudaría a estar en nuestro peso

y sí que se sabe que las personas en normopeso

rinden sexualmente mucho mejor.

Lo que da de sí el espárrago. Vamos a hablar de él

porque es un alimento de temporada que está en su mejor momento.

Aquí siempre se ha dicho

que el espárrago de abril, para mí, y el de mayo, para mi caballo.

Porque el de abril es más tierno.

Aquí vemos la raíz del espárrago y luego saca las yemas,

que es lo que cortamos en campaña.

Esto ya sería un espárrago.

Si escarbas un poquito, vemos que viene blanco.

Hasta que no sale de la tierra no se convierte en verde,

por la fotosíntesis.

El espárrago necesita, en el invierno,

tener temperaturas bajas, para que la planta se quede parada

para que cuando llegue la primavera eche los turiones.

No hay verdura que yo conozco que crezca más rápido.

De un día para otro,

en condiciones climáticas adecuadas,

puede crecer hasta 30 o 35 centímetros.

Cuando dejamos de cortar el espárrago,

en junio, aproximadamente,

el tallo crece y se hace esparraguera,

que puede llegar a medir un metro y medio, dos metros.

Los llevo a la cooperativa.

-¿Cuántos espárragos podéis sacar al día?

-Unos 500 kilos.

Es muy importante que no se rompan las puntas.

Una vez que el agricultor lo entrega,

nosotros le ponemos un poco de agua para rehidratarlo.

En primer lugar, se hace un corte de limpieza y su lavado.

A continuación, se realiza su calibrado.

La producción es de siete millones y medio de kilos.

El 25 % se queda en España y el 75 % va a Europa y Canadá.

Si va a comer un espárrago hervido, que va a añadirle salsa o mayonesa,

le recomiendo el espárrago grueso.

Si va a preparar un revuelto o tortilla, el espárrago pequeño,

lleva menos cantidad de agua y el sabor es más amargo.

Mientras que el espárrago grueso tiene el sabor más suave.

De las propiedades de los espárragos,

lo que podemos destacar es, sobre todo,

que tienen muy pocos azúcares, muy poca cantidad de grasa,

y, dentro de las hortalizas, es la que tiene más proteína.

Los espárragos son ricos en potasio

y es verdad que tienen un poco menos que el plátano,

pero la ventaja que tiene frente al plátano

es que los espárragos no tienen tanta azúcar.

Entonces, podrían servir

para favorecer esa reducción de líquidos.

Los espárragos son muy ricos en fibra

y esa fibra me puede proporcionar un efecto saciante,

luego estarían muy indicados cuando quiero llevar una dieta,

por ejemplo, para adelgazar.

El espárrago verde es el protagonista

del vídeo que acabamos de ver.

Yo quiero preguntarte:

¿Es más nutritivo el verde que el blanco o viceversa?

Son prácticamente iguales.

La diferencia entre ambos únicamente es el color

y por un motivo en su procesado.

Al espárrago blanco no le ha dado la luz solar.

Esa luz hace una activación dentro del tallo del espárrago

para que aparezca la clorofila, el pigmento verde,

pero, si analizamos qué nos aportan,

son prácticamente similares.

Los dos pueden estar en una alimentación saludable.

¿Y los dos son tan bajos en calorías como se suele pensar?

Sí, como la mayoría de verduras.

Es que las verduras apenas nos aportan energía

porque no tienen ni hidratos, ni proteínas, ni grasa...

Tienen un poquito de los azúcares naturalmente presentes,

en cantidades insignificantes.

Lo que se dice muchas veces que son casi todo agua,

pues eso es, agua y fibra. Con lo que hay que tener

un poco más de cuidado es con los aliños,

las salsas que acompañan al espárrago.

Sí, sobre todo si estás recurriendo, por ejemplo,

a una mayonesa o a una salsa no muy saludable.

Fíjate que muchas veces están hechas

a base de aceites que no son los más sanos,

como el de girasol.

Yo recomendaría a quien le guste los espárragos

que los coman con aceite de oliva virgen extra

y con un aliño de pimienta o de limón,

que le da un toque muy bueno.

¿Cuántas calorías puede tener esta cucharada de mayonesa?

Más que todos los espárragos que te puedas tomar.

Ya está, no me digas más.

Lo importante más allá de las calorías

es que son calorías de poca calidad.

Seguro que hoy tampoco me mandas a freír espárragos.

No, pero mira que podríamos, porque están muy buenos en tempura,

también los podemos tomar congelados,

que ya los encontramos congelados, y por qué no en conserva,

igual de saludables. ¿Nutritivamente son iguales?

Sí, porque mantienen todas sus propiedades interesantes.

Lo que se hace es escaldarlos, luego los metemos en el bote,

en ese líquido de gobierno. Este que ven aquí.

Que lo único que hace es aumentar la vida útil.

Si los tenemos aquí fuera,

estos espárragos se nos pondrían malos en unos días,

se pondrían un poco secos.

En cambio, conservados en ese líquido

nos permite conservarlos muchos meses.

Cuando volvemos, nos apetecen unos espárragos,

los abro y me los tomo.

¿Y esto sirve para el resto de conservas vegetales?

Sí, casi todas las conservas vegetales

tienen lo mismo en su líquido de gobierno,

que suele estar compuesto, aunque tenga ese colorcito,

por agua, sal y a veces lleva antioxidante, ácido cítrico,

que nos permite que no cambien de color,

si no, se podrían volver un poco marrones

y probablemente veríamos procesos de oxidación.

Fijémonos entonces en las conservas vegetales.

Eso sí, hay que tener en cuenta algo a la hora de comprarlas.

Sí, miremos siempre el listado de ingredientes.

Por lo general,

casi todas las conservas vegetales suelen ser sanas.

¿En qué puede variar?

En que a lo mejor tienen demasiada sal.

De hecho, hay versiones ahora

que tienen una cantidad reducida de sal,

mucho más preferibles.

En el mundo de las conservas, en general,

sí que le diría a la gente que miren qué aceites se utilizan,

que miren cuánto azúcar le añaden,

también si tienen algunos conservantes perjudiciales.

En ese caso, descartar el líquido de gobierno.

Insisto, no es que sean peligrosos esos conservantes,

pero si tú tienes unas legumbres o unas verduras

que únicamente tienen agua y sal, no tenemos que lavarlas tanto

como si es una composición que tiene más ingredientes.

Ya conocemos mucho más sobre el espárrago,

hablemos ahora de otro alimento de temporada,

también muy popular, el bacalao.

Mari Carmen, ¿quiere bacalao, que hay hoy muy bueno?

-Pues sí. -¿Quieres medio?

-La mitad. -Venga, uno de estos, fabuloso.

Esto es un bacalao noruego skrei fresco.

Es una pieza de casi 13 kilos, 12 kilos y pico.

Hay diferentes zonas de captura de bacalao.

Es verdad que el bacalao, normalmente ahora,

que es la temporada, viene bacalao muy bueno, el skrei,

que viene de Noruega.

Es un bacalao que normalmente está en el norte de Rusia

y hace una migración a Noruega.

Aparte de tener que bajar por el mar de Barents,

que son unas corrientes tremendas, y hay cientos de kilómetros,

él va contracorriente

y hace que desarrolle una musculatura,

por lo que la carne es mucho más firme, más jugosa...

El bacalao es casi como si fuese un cerdo de mar,

porque se aprovecha todo.

Una de las partes más reconocidas y jugosas es la cococha.

La cococha de bacalao se usa mucho para hacer en salsa,

en salsa verde, al pilpil, rebozada y frita,

y los cachetes, que es la parte que está debajo del ojo,

que es una parte más carnosa y no tiene espinas.

Se usa mucho para freír.

Bacalao, sí, desalado. -Desalado.

-Sí, del bueno.

-Esto es un bacalao en salazón, más o menos pesa un kilo,

y se puede partir como se quiera, trozos más grandes, más pequeños...

O bien para con tomate, en salsa o para potaje.

Dentro del salazón están los lomos o las migas,

hay otras partes que pueden ser las orejas.

La miga es la parte de la falda, que se usa más para hacer potajes,

para rellenar empanadas, para brandadas...

Es la parte más fina.

Si queremos preparar unos buñuelos en nuestras casas,

para mí, el mejor bacalao y el más económico es el desalado.

Además, la miga de bacalao.

También como llevamos una masa de harina, huevo, etc.,

el bacalao desalado tiene más sabor,

puesto que ha sufrido una deshidratación

durante su salazón.

Para hacer el plato de nuestro bacalao ajoarriero

vamos a usar los lomos.

Además, cuando los desmigamos

la lasca queda un poco más grande

y queda muy bonita en el plato.

Como cocinera me encanta el producto fresco.

Es verdad que también es muy agradable,

cuando empiezas a trabajar, ciertas salazones, como el bacalao,

y al final te lo llevas a tu terreno

y lo conviertes en algo bueno.

Y aquí los tenemos, bacalao fresco y en salazón.

(ASIENTE)

Aitor, nutricionalmente, ¿hay alguna diferencia?

Sí, cambian bastante porque esto es un alimento concentrado.

Hay que pensar

en qué se hacía en el inicio para conservar el bacalao.

Se le añadía sal porque queríamos deshidratarlo.

Cuando un alimento pierde agua no puede ponerse malo

porque las bacterias no pueden crecer,

necesitan agua para hacer esa proliferación.

¿Qué sucede al quitarle agua a la composición del bacalao?

Pues que se concentra en todo, en grasa, en proteína,

y, por supuesto, en el elemento de conservación,

que es lo que tiene el bacalao, sobre todo, sal,

pero si lo reconstituimos y le volvemos a añadir agua,

veríamos que alcanzaría un tamaño parecido al de origen.

¿Qué tipo de pescado es? Es un pescado blanco.

De los que tienen menos grasa. Sí.

Los animales que son pescado blanco no necesitan tantas reservas,

no hacen viajes tan largos,

y no tienen que almacenar tanta cantidad de energía,

porque tienen alimento a su alrededor.

Son alimentos menos grasos, no cuesta tanto digerirlos,

pero también tiene menos grasa de la que es cardiosaludable,

que conocemos que el pescado es fuente de omega 3.

El pescado blanco también tiene menos de esa grasa.

Vamos entonces a los pescados azules.

Tienen más grasa, por tanto. Sí, tienen más grasa

porque tienen que estar preparados para hacer grandes viajes,

de hecho, la cola también vemos que es distinta,

que tiene esa forma de semiluna

porque tienen que hacer grandes distancias.

Por tanto, el pescado azul tiene más grasa

porque se prepara, se abastece de energía para esos viajes

y, por tanto, también tiene más ácidos grasos omega 3.

Ojo, una observación muy importante:

los contaminantes,

que como sabemos que estamos cargándonos los mares,

los contaminantes del mar pasan también a la grasa de los peces.

Hay pescados azules pequeñitos,

como los boquerones, las anchoas, las sardinas...

Que tienen poca contaminación.

Luego están grandes predadores, que es pescado azul,

atunes, emperadores, tiburones...

Que se comen a los pescados pequeñitos.

Por lo tanto, los peces grandes azules

tendrán más niveles de contaminación

y por eso se recomienda a personas embarazadas o a niños

que en lugar de tomar grandes pescados azules

tomen de los pequeñitos.

Seguimos hablando del pescado azul, pero en conserva.

¿Qué diferencia hay?

Como hemos dicho anteriormente en las conservas,

aquí estamos utilizando el aceite como método de conservación,

no el agua.

Por lo general,

tendríamos que mirar que sea aceite de oliva virgen extra.

La composición final, ¿qué va a tener?

El alimento se va a impregnar,

aunque sea un pescado blanco o azul,

ganará aceite de oliva en su conservación.

Por lo tanto, miramos siempre

que se utilice aceite de oliva virgen extra

y también sabemos que es un buen recurso,

porque lo podemos llevar con nosotros,

no se pone malo en la despensa

y tenemos pescado de una manera más recurrente.

Buena opción, por ejemplo, para un bocadillo.

Sí, y sobre todo, si ese bocadillo nos lo llevamos de viaje.

Sorpresa. Y lo queremos preparar luego.

He escuchado "bocadillo"

y os traigo un par de opciones de bocadillos saludables.

Cuéntanos.

Por aquí tenemos base de pan integral.

A mí me gusta hacerlos originales.

A mí me encanta el momento bocata porque está buenísimo.

Os traigo dos pescados: ventresca de atún,

que me gusta acompañarla con cilantro, tomate...

Algo así fresquito. Qué bueno.

Como tiene grasa,

pues algo fresquito que nos limpie un poco el paladar.

Y por otro lado, salmón ahumado, que me encanta

y me gusta acompañarlo de un alimento más ácido,

como pepinillos, alcaparras y pepino.

Y como salsas: mostaza, mayonesa de tofu...

Hay muchas ideas para comer bocadillos ricos y saludables

e introducir verduras y pescados. Cómo sabe nuestra Marta,

pero lo que no nos ha dicho es cuántas calorías tienen.

Yo no me centraría tanto en las calorías,

que hay bocadillos mucho peores, de embutido, por ejemplo.

Estos son más saludables.

Estamos tomando ese pescado y un poco de verdura,

el pan integral...

Yo creo que para una media mañana o una merienda,

una opción saludable. ¿Qué nos traes luego?

Un pastel de bacalao,

así que tenemos otra idea para cocinar pescado.

Pescaíto frito nada, ¿no? No, pescaíto frito no.

Vamos a hacer una idea de pescado superguay y saludable y ligera.

No os la perdáis. Es que si fríes el pescado,

te cargas muchos de sus compuestos beneficiosos.

Vaya dos.

Toda esa información que nos están contando

pueden seguirla en la web de "Saber vivir"

y también en las redes, en las vuestras y en las mías.

Claro. Efectivamente.

Ahí lo tenemos destacado:

en las recetas de Marta, los consejos de todo el equipo...

Lo mejor de todo es que lo podemos compartir

con nuestros amigos y familia para que aprendan a saber vivir.

Di que sí. Gracias, Aitor. Y a ti, Marta, después te veo.

Ahora vamos a bailar con nuestra profe Helen Canadell.

Se acerca la Feria de Abril,

tiempo de pescaíto frito y de sevillanas.

(Música)

Lucero Cárdenas, ¿cómo estás? -Hola, ¿qué tal, Helen?

-Muchas gracias por recibirnos. -Bienvenida.

-Esta semana vamos adelante con las sevillanas.

-Un baile muy popular, muy divertido.

Son cuatro coplas.

-Pero que no se asusten los que estén en casa

que hoy vamos a trabajar la primera.

Vamos allá con el primero.

-Es el paso básico, se utilizará en las cuatro sevillanas.

-Pico, avanzo. Pico, detrás. Pico y cambio.

# Esa gitana se conquista # bailando por sevillanas. #

Son cinco veces. -Segundo paso.

Cruzo por detrás, abro. Cruzo por delante.

Y aquí era cuando me espero... -Dos tiempos.

-Perfecto.

# Mírala cara a cara, # que es la segunda. #

Ahora enseñamos el movimiento de las pasadas.

-Es el paso con el que terminamos cada parte de las sevillanas.

Paso, paso... -Pico arriba...

(AMBAS) Uno, dos y tres.

# Mírala cara a cara # que es la tercera. #

¿Y si queremos poner brazos?

-Pues vamos a hacer un poco de técnica de braceo.

Bajamos al lado, girando las manos, y subimos.

Y al lado. -¿Me sirve lo de la manzana?

-Sí, sí.

Coge la manzana, la muerdes y la tiras.

Hay que coordinarlo con los pies.

Es importante la postura, estar bien estirados,

alargando bien el cuello, pecho hacia arriba.

# Esa gitana se conquista # bailando por sevillanas. #

Olé. -¿Vamos a por el pescaíto frito?

-Venga, y un rebujito. -Vamos para allá.

(Música) -¡Olé!

(Palmas)

# Sevilla tuvo una niña # y le pusieron Triana.

# Le pusieron Triana.

# Sevilla tuvo una niña # y le pusieron Triana. #

Las sevillanas son el folclore, es el sur, es luz, es alegría,

es baile y es una forma de socializar y disfrutar.

(Música)

(ACENTO FRANCÉS) "Muy divertido

y a ver si puedo practicar en la Feria de Abril de este año."

(Música)

Es un baile muy alegre.

No es un palo del flamenco que vaya cambiando,

sino que siempre son las mismas.

Eso hace que una vez que las haya aprendido

se atreva a bailarlas.

(Música)

¡Olé!

¿Cuántas veces al día te miras y te pones delante del espejo

como estoy haciendo yo ahora? ¿Te gusta o no lo que ves?

Hoy, en "Saber vivir",

te enseñaremos a mirarte de un modo diferente.

Entramos en el espacio de psico.

Hablamos hoy de la autoestima con nuestra psicóloga Silvia Álava.

¿Por qué cada vez tenemos la autoestima más baja?

Porque en ocasiones,

basta que nos pongamos delante del espejo

para empezar a criticarnos,

a buscar cualquier pequeño defecto, por minúsculo que sea,

una nueva arruga, un granito... Que es lo que no nos gusta.

Y tenemos un diálogo interno tremendamente negativo.

Ahora que tenemos aquí un espejo,

¿qué ejercicios nos propones para hacer mirando nuestro reflejo?

Pues precisamente,

cuando estamos mirando nuestro reflejo,

para corregir ese diálogo interno, lo que podemos hacer es tratarnos

como si estuviéramos viendo a un amigo o una amiga.

¿Tú crees que serías tan dura con una amiga o un amigo?

Tienes razón, a un amigo o a una amiga

no le diría lo que pienso de mí ahora mismo en ese espejo.

Vamos a pararnos muy bien y a ver y pensar

qué pensamos sobre nosotros mismos,

porque en ocasiones somos tremendamente duros.

Además, esos pensamientos

harán que sintamos determinadas emociones,

que a veces pueden ser más desagradables.

Sobre todo, evitar compararnos, porque muchas veces

estamos en el espejo

y empezamos a compararnos con los demás,

incluso a compararnos con imágenes idílicas

que pensamos que tendríamos que tener

y que al final hacen que nos baje la autoestima

y que nos vayamos arrugándonos

y que nos sintamos pequeñitos delante del espejo.

En lugar de compararnos,

podríamos hacer un cambio de imagen,

sacarnos el máximo partido posible. Por supuesto.

Cuando nos vemos favorecidos

y la imagen que nos devuelve el espejo

es especialmente positiva, nuestra autoestima sube un poco.

Precisamente un cambio de imagen es lo que hemos probado.

Veamos el resultado.

Hola. Hombre, Fátima.

¿Estás preparada para este cambio de "look"?

Preparadísima y emocionada.

Confía en nosotros, ya verás qué bien.

¿Por qué quieres someterte a este cambio de imagen.

Volver a verme guapa

y tener ganas de arreglarme y de mirarme en el espejo.

Yo quiero ganar confianza. ¿Sabes qué te digo?

Que hoy vamos a intentar que te vuelvas a ver guapa.

¿Confías en nosotros? Sí.

Venga, que nos esperan en la peluquería.

Aquí te presento a Ana, la persona que te va a acompañar

en todo este cambio de imagen, tu asesora.

Lo que quiero realmente es potenciar todo lo que tienes,

porque tienes mucho.

Cuéntame un poco cómo sueles cuidarte el pelo.

-Secador y corriendo todos los días.

-Ahora mismo nos ponemos manos a la obra.

Ay, qué gusto.

No te podrás quejar, ¿eh? Hasta un masajito en las manos.

Muy relajada y con ganas de verme.

Relájate... Y disfruta.

¿Qué tal? ¿Cómo te ves? Estupenda, muy bien.

Estás maravillosa.

Ahora nos vamos a la sesión de maquillaje.

¿Preparada? Preparada.

Vámonos.

Aquí son unos auténticos profesionales del maquillaje.

Te van a enseñar a maquillarte y a sacarte el máximo partido.

Queremos para ella un maquillaje muy de diario, muy sencillo...

Poco a poco, la cosa evoluciona. ¿Tú sueles maquillarte diariamente?

Pues no, a diario nunca.

De momento, algún truquillo estás aprendiendo, ¿no?

Lo que hace el corrector y lo que hacen los truquitos.

Guau. ¿Qué tal?

Estás guapísima. Ah.

¿Cómo te sientes? Muy bien.

(RÍE) Como una estrella. Total.

Todavía no hemos terminado.

Esta es la tienda de moda

que hemos escogido para renovar tu armario.

Normalmente voy muy cómoda, con vaqueros, "leggings"...

-Vamos a buscar algo que sea "casual",

pero que a la vez te sofistique.

Y ahora a esperar.

Te queda muy largo.

Le damos una vueltita más, a por el siguiente.

Fátima, ¿cómo vas? Yo ya estoy.

¿Sí? Sí.

Guau. Mírate, por favor.

¿Cómo te ves? Yo me veo muy bien.

Supercómodo, te estiliza mucho.

Muchísimas gracias por este momento, es precioso.

Estoy muy emocionada. Gracias a ti.

Sobre todo, tienes que prometernos

que te vas a cuidar y a mimar a partir de ahora.

Todos los días.

Para ganar autoestima podemos hacer muchas cosas

y aprenderlas también de la mano de Silvia, ¿no, Marta?

Sí. Yo me he escapado de la cocina para atenderte,

porque me interesa mucho lo que vamos a hablar.

Seremos buenas estudiantes y aplicadas, prometido.

Silvia, te dejo que empieces. ¿Qué podemos hacer?

Lo primero, vamos a pararnos a observar cómo somos.

Tenemos que buscar un momento para observar

y saber cuáles son nuestros puntos fuertes.

¿Podéis decirme alguna cualidad que tengáis?

Sí, yo, por ejemplo, soy optimista. Fenomenal.

Sí, está muy guay. Además, lo eres de verdad.

Optimista. Muy bien.

Y yo soy atrevida. Sí que lo eres.

Fenomenal, atrevida.

Estos puntos fuertes son lo que en Psicología

llamamos las fortalezas.

Es fundamental, si queremos tener una buena autoestima,

conocer cuáles son nuestras fortalezas

y potenciarlas al máximo, pero también hay que ser

conscientes de nuestros puntos débiles

o las áreas de mejora, para poderlas trabajar.

¿Os atreveríais a decirme algún área de mejora?

Sí, empieza tú. Que empiece yo, que voy para largo.

No, Silvia, tú sabes que soy un poco desordenada,

eso ya te lo he dicho alguna vez. Pues apuntamos "desordenada"

y sería bueno aplicar las estrategias que vimos...

Estoy en ello. Para mantener la mesa ordenada.

Mira cómo tengo la mesa ordenada. Yo estoy muy desordenada entonces.

Desordenada. Yo soy muy nerviosa, Silvia.

Miriam está desordenada por fuera y yo tengo la cabeza hecha un caos.

(RÍE) Pero es bueno saberlo,

porque cuando ya sabes que eres una persona nerviosa

puedes aprender técnicas

para controlar los nervios o la ansiedad

como cuando hicimos la respiración diafragmática.

Claro, para relajarnos un poco.

Venga, vamos a potenciar lo bueno y a intentar mejorar lo malo.

¿Pero qué más podemos hacer? Podemos hacer otra serie de cosas.

¿Qué nos estamos exigiendo?

Porque en ocasiones somos superexigentes con nosotros mismos

y no nos permitimos tener errores

y una cosa fundamental es aprender de los errores que cometemos,

porque todos los vamos a cometer.

En ocasiones, cuando tenemos la autoestima muy bajita,

estamos inseguros y, entonces, no nos atrevemos a tomar decisiones

y dejamos que el resto decida por nosotros.

Otra cosa muy importante es tomar las riendas de nuestra vida

y tomar las decisiones y no buscar la aprobación de los demás.

Solo hay una persona que nos tiene que aprobar,

que, además, es la que más nos cuesta,

nosotros mismos.

Sin dejar de mirar con una buena sonrisa a la vida.

Esto sirve para todas las edades, que Marta es más joven que yo.

Esto sirve para todas las edades,

desde bien pequeños hasta muy mayores.

Siempre podemos mejorar nuestra autoestima,

aunque seamos bastante mayores.

Ya sé que has dicho que no hay que buscar la aprobación de nadie,

pero Marta y yo le ponemos nota. A mí me ha encantado.

Un diez. Un 15.

(Risas)

Hemos sido muy buenas estudiantes. Muchas gracias, Silvia.

Hay que ver la de cosas que se aprenden

solo mirando a la gente.

Te pasará en tu consulta mirando a tus pacientes.

Claro, mirando a los pacientes a los ojos,

pero también a las manos. A ver cómo tienes tú las manos.

Pues yo las tengo bien, Silvia,

porque estoy todo el día metida en la cocina,

así que imagínate.

¿Qué información nos pueden dar las manos?

Por ejemplo, la gente muy nerviosa se muerde las uñas

o no llega a mordérselas,

pero sí que tiene las manos en la boca

para bajar ese nivel de ansiedad

y nos da muchas pistas de lo que nos puede pasar

por dentro y por fuera.

Así que cuídate bien esas manos

que enseguida nos metemos en cocina,

pero antes nos vamos a la consulta de salud y belleza.

Con Natalia Jiménez, dermatóloga clínica y estética,

vamos a aprender a cuidar las manos y las uñas.

¿Cómo ves las mías?

Pues algo que veo muy importante es que no las traes pintadas,

por lo tanto, fenomenal para valorarlo,

si no, es imposible.

Un punto muy importante que veo en tu caso

es que no te las muerdes.

Bueno, tengo que decirte que eso en el presente,

porque hasta que empecé en "Saber vivir" me las mordía.

Lo reconozco. Toda la vida, de hecho.

Es muy importante evitarlo porque al morder las uñas

a veces hacemos que la uña ya crezca deformada,

pero a largo plazo podemos tener pequeñas heridas que se infectan.

Por lo tanto, hay que evitar morder las uñas

en la medida de lo posible. Algún padrastro sí tengo.

Muy poquito.

Aquí parece que le has dado un mordisquito en ese lado.

Sí, es verdad.

En general, están muy cuidadas e hidratadas.

¿Hay que limar las uñas o cortarlas?

En general, ambas. Normalmente empleamos la tijera

para dejar la longitud de uña que queremos

y luego lo retocamos con la lima

para que no queden bordes cortantes,

que pueden ser muy molestos. ¿Aconsejas cepillar las uñas?

Es un método más.

En realidad, tampoco tenemos que hacer

un cepillado muy intenso porque podría dañar las uñas,

pero de una manera semanal se puede hacer sin problemas.

Lo cierto es que alrededor de las uñas

también hay muchos mitos, por ejemplo, estas manchas blancas,

creo que me veo una ahí chiquitina,

siempre he escuchado que era falta de calcio.

Esto se ve mucho en la juventud, por suerte.

No tiene nada que ver con la falta de calcio.

Es un mito superextendido, pero, en realidad,

esto tiene que ver con pequeños golpes,

pequeños traumatismos que nos damos en las manos,

que pasan desapercibidos

y que dan lugar a estas pequeñas líneas blancas en las uñas.

Otro mito, cuando se rompen mucho se suele decir que falta hierro.

No tiene por qué.

Es verdad que la falta de hierro da lugar a unas uñas frágiles,

pero si pensamos en el motivo más frecuente

por el que se rompen las uñas es el usar demasiada agua,

es decir, lavar demasiado las manos,

cuando hacemos alguna tarea en casa no emplear guantes

y no hidratarlas bien.

Sobre todo, eso es

en lo que primero tenemos que hacer hincapié,

en la hidratación y en el lavado excesivo de manos.

Muchas gracias, Natalia, por todos tus consejos.

Yo estoy convencida de que esos consejos son útiles

y también los practica nuestra siguiente protagonista.

Es modelo de manos.

Mis manos son como yo, son muy delicadas, muy cuidadosas.

Yo soy una persona muy cuidadosa.

La uña es bastante alargada y tengo la terminación blanquita

y, sobre todo, son muy suaves, no tienen manchas, dedos alargados.

Mis manos son de este color y así se tienen que mantener

los 12 meses del año,

a mí no me puede dar el sol bajo ningún concepto.

Yo en mi casa, para cuidarme las manos,

no limpio sin guantes,

no se me ocurre abrir una botella de vino,

hay días que, si tengo rodaje, no cojo un cuchillo.

Puedes hacer rodajes de alimentación

que no hay ni un poquito de uña,

luego, si por ejemplo trabajas para joyas,

sí es conveniente que la mano tenga un poquito más de uña.

Mi truco maravilloso es poner una crema de glicerina,

después cojo los típicos guantes que coges para coger la fruta

y me los pongo.

Estoy como diez o 15 minutos, luego los quito.

Luego tengo una lima que tiene cuatro caras,

que pule, te da este brillo que yo tengo es brillo natural.

La especialidad de la foto de manos es que necesitas constante cuidado

de que la luz y la sombra conjuguen bien,

que la imagen que expresan esas manos

tengas la sensación de que quieras que te cojan.

La manicura me la hago dos veces al mes.

Una semana me hago la manicura completa

y a la semana siguiente me hago un tratamiento de hidratación.

Casi siempre me suelen pedir

el largo de uña de entre uno y dos milímetros, nada más.

Yo los esmaltes, si es el maquillado de la uña a color,

solo lo hago si lo requiere el rodaje,

si no, nunca la llevo maquillada.

Las modelos de manos son clientas muy especiales

a la hora de trabajar con ellas primero porque ellas mismas

se cuidan mucho su herramienta de trabajo

y porque es su carta de presentación.

Para hacer una manicura perfecta

vamos a hacer un cuidado integral de las manos y las uñas.

Si nos vamos a lo básico,

lo que no podemos descuidar es el limado,

cuidar las cutículas, por supuesto, y luego una potente hidratación.

Para el cuidado de las uñas de mujeres de mayor edad,

vamos a hacer hincapié en preservar su salud.

Piensa que con el envejecimiento de la queratina de las uñas

perdemos esa fortaleza.

Entonces, vamos a trabajar con sérums de manos,

con baños de parafina especialmente hidratantes...

Yo creo que tú podrías ser modelo de manos, Marta.

Yo me las cuido mucho en la cocina.

Para fregar los cacharros me pongo siempre guantes,

para manipular alimentos congelados,

para tocar el pescado... Y luego, siempre crema hidratante.

Precisamente, Aitor nos ha hablado hoy de pescado

y tú también. Eso es.

En nuestros trucos de cocina,

hoy te hablaré de recetas con pescado distintas, ligeras...

Aquí tenemos pescado blanco,

que es un pescado que tiene poca grasa

y la que tiene es saludable.

Te traigo por aquí una lubina bien rica.

Qué hermosa, me encanta.

La lubina casi siempre suele tener este tamaño,

como la dorada, más o menos, es un poco blanca por debajo.

Y te traigo otro pescado que no sé si conoces.

Son muy similares.

Este es semigraso y este es blanco, y es la corvina.

Ah. La corvina siempre es más oscura.

Una curiosidad: esta es del mismo tamaño que la lubina,

pero las podemos encontrar del tamaño de esta encimera.

No me digas eso. Sí, sí.

Como curiosidad: ambos pescados tienen la carne tersa.

Esto nos permite hacerlos en crudo y al horno.

Ahí quería yo llegar. ¿Por dónde empezamos?

Empezamos por el horno.

A mí me encanta una receta para hacer pescado blanco

y es que, como tiene poca grasa,

queremos que tenga la mayor jugosidad posible.

Entonces, lo cocinamos en mariposa. ¿Qué es mariposa?

Pues no sé, mariposa sé lo que es, pero en la cocina no.

Pues mariposa es "papillote" en francés.

Vale. Es la técnica del "papillote",

que consiste en cocinarla en un medio cerrado,

para que no haya pérdidas de los jugos del pescado.

Podemos hacerlo con silicona, con papel de aluminio

o con papel sulfurizado. ¿Con cuál te quedas?

Yo siempre con el papel sulfurizado.

Como lo hago yo es el filete o lomo del pescado

lo ponemos aquí con un chorrito de limón,

un chorrito de aceite, tomates cherry, cebolla...

La hortaliza que quieras añadir,

una especia, para reducir el contenido de sal,

en este caso, romero, orégano, tomillo,

180 grados y al horno.

Lo metemos aquí y es como si hiciéramos un sobre de regalo.

Sí. Se envuelve, al horno y ya.

Qué fácil y qué rápido.

¿Y cómo crees que va a estar esto? Que te mueres, seguro.

Pues tengo otra idea que también está que te mueres.

Cuéntame. Para hacer un cebiche.

¿Te suena esta palabra?

Sí, no sé si lo he comido alguna vez.

A veces digo: "¿Lo pido o no?" A veces dudo de lo que es.

Pues en "Saber vivir" os lo explicaremos hoy.

Cebiche, la palabra en sí, es cebo,

es un cebo para comer pescado. Qué bien.

Se cocina el pescado, que tiene que ser un pescado terso,

como por ejemplo la corvina, en un medio ácido,

que es la leche de tigre. ¿Qué es eso?

¿A qué te suena eso?

No te voy a decir a lo que me suena.

Tú dime qué es.

Pues es esta preparación, que es un caldito ácido,

donde vamos a añadir nuestros dados de corvina.

¿Qué lleva este caldo? Caldito de pescado casero,

raspitas de pescado, trocitos de pescado crudo,

cebolla morada, también jengibre, lima, que le da la acidez,

apio, cilantro, y también lleva ají.

Qué maravilla.

Trituramos todo y tenemos este caldito,

que es estupendo, de verdad.

Probadlo en casa, supersencillo y está riquísimo.

Añadimos nuestra corvina, la dejamos macerar unos 15 minutos,

que se cocine con el ácido, un poquito de cebolla por encima,

cilantro, maíz, que también se llama...

Tiene otro nombre mexicano.

Dilo, seguro que lo sabes, si no te acuerdas, no pasa nada.

Choclo. Ahí lo ha dicho, lo sabía.

Choclo, es un poco más grande y está... ¿Cómo está, Miriam?

Pues que te mueres. ¿Sabes lo que más me gusta de esto?

¿Qué? Que no es que solo

lo pueda ver yo aquí y ahora, por televisión,

es que lo podemos volver a ver todo por la web,

por las redes sociales. Eso es, chicos,

seguidnos en Instagram,

que compartimos todos estos trucos y más.

Y resolvemos dudas también. Yo también pregunto muchas cosas.

Sabes que hoy todavía tenemos que aprender más cositas de cocina.

Sí, todavía tenemos que ver tu receta, que es...

Un pastel de bacalao. Qué bueno.

Idea ligera, saludable y nutritiva de comer pescado.

¿Cómo está eso? Que te mueres.

¡Vamos a verlo!

Buenos días, Alberto.

Veo que tienes un montón de pescado y yo lo que quiero es bacalao.

¿Cuál tienes? Este que es salado y desalado,

que viene de las Islas Feroe, de Islandia.

Vale. Luego este, que es fresco.

Yo quiero hacer un pastel de bacalao,

que esté desmigado...

Pues este es el mejor que te va a salir.

Me lo llevo entonces. Muchas gracias.

Vamos a hacer un pastel de bacalao. Vamos a hacer por aquí

un puré de patata, que será la base de nuestro pastel.

Para eso necesitamos patatitas, que vamos a pelar y cocer.

Vamos a hacer el sofrito, que es la base de nuestro pastel.

Para ello utilizaremos un chorrito de aceite de oliva

y empezamos a picar las verduras y hortalizas de nuestro sofrito.

Voy a echar un poco de sal, para que suden bien las hortalizas.

Seguimos.

Tenemos nuestro pimiento verde y nuestra cebolla pochaditos

y vamos a añadir nuestro tomate rallado

y el bacalao desalado.

Esto tiene que estar así cinco minutos, que no se nos pase.

Mientras, vamos a colar las patatas y triturarlas

para hacer un puré superrico.

Ahora vamos a echar un poco de pimienta y nuez moscada.

Mezclamos todo muy bien.

Necesitamos una fuente apta para horno.

En la base ponemos un poco de nuestro puré de patata.

Siguiente capa de nuestro pastel de bacalao:

nuestro sofrito de bacalao.

Y echamos nuestra última capa de puré de patata.

Y terminamos nuestro pastel de bacalao

con un par de huevos batidos por encima.

Me lo llevo al horno, 180 grados, cinco minutos.

Vamos a emplatar.

Ya lo terminamos con unas hojitas de perejil, cilantro...

Lo que tengáis así bonito para darle un poco de frescor.

Aquí tenemos nuestro pastel de bacalao,

que está que te mueres.

Ay, qué poquito falta ya para la hora de la comida,

qué alegría, doctor.

Para la hora de la comida de verdad.

¿Cómo que de verdad?

Es que hay gente que lleva picoteando desde las 11:00.

Qué nos gusta un buen picoteo. Nos encanta,

pero es que hay gente que picotea tanto

que se le junta la comida con la cena.

Me lo apunto: menos picoteo.

Y si hay picoteo, que sea saludable.

Aitor y Marta nos han dado opciones de picoteos saludables.

Es verdad.

Que cuando hablamos de picotear no suelen ser zanahorias.

Saludable. ¿Y esa libreta, Miriam?

Que a mí me gusta apuntar las cosas para luego acordarme.

Y está muy bien que lo apuntes,

pero te recuerdo que esto se está grabando.

Esto lo puedes ver luego en la web a la carta.

Que ya lo sé, pero déjame a mí con mi libreta.

Apunta, sigue apuntando. Venga.

Después de comer tampoco hay que hacer mucho ejercicio.

No favorece la digestión. Eso igual me cuesta menos.

Ya. Y tampoco hay que abusar de la siesta.

¿Cómo que no?

A ver, la siesta es sagrada, pero una cabezadita en el sofá.

Tumbarte, ponerte en horizontal recién comido

puede favorecer que se te repitan un poco las cosas.

Se repiten un poquito.

Un poquito o hasta el día siguiente por la mañana.

Pues si es lo que te ocurre a ti,

que tienes problemas de mala digestión,

presta atención al mensaje que el doctor Fabiani

ha preparado para ti, un mensaje de salud en positivo.

Si llevas una temporada

que las digestiones te son muy pesadas,

que tienes ardores, que se te viene la comida a la boca,

que se te repite todo,

antes de tirarte de cabeza a tomar una pastilla,

sigue estos sencillos consejos que voy a darte.

Muchas veces son molestias digestivas temporales

que se resolverán espontáneamente.

Evita en esos días comer muy abundantemente.

Puede ser mejor comer menos en más ocasiones.

Las comidas muy abundantes dificultan la digestión.

Evita también alimentos muy grasos. Ojo, que a veces

el alimento no es graso en sí, sino la forma de prepararlo.

Igual esos días te cae mal el pescado frito,

pero si lo haces a la plancha o al horno, te cae estupendamente.

Además, es más saludable.

Evita también los alimentos muy fuertes,

los muy condimentados, muy ácidos, muy picantes...

"Es que estos días se me repite mucho

el salmorejo y las patatas alioli".

Pues igual no tienes que comerlo esos días

o tienes que revisar la receta,

que a lo mejor le puedes poner menos ajo.

Después de comer es muy importante

que no hagas mucho ejercicio físico.

Recién comido, correrte una maratón o hacer abdominales no es bueno,

pero tampoco acostarte.

Si te vas a dormir a las 23:00,

terminar de cenar a las 22:30 no es buena idea,

porque irse a la cama con el estómago lleno

ni ayuda a la digestión, ni ayuda a dormir.

Por supuesto, no fumar,

no excederte bebiendo bebidas con gas,

y no beber alcohol,

que no es bueno para la digestión ni para nada.

Y sobre todo, mucha precaución con los antiácidos

y con el mal llamado protector de estómago.

Esas pastillas, como todas, hay que evitarlas en exceso.

Todas las pastillas en exceso son malas,

porque todas tienen efectos secundarios,

y esas no son una excepción.

Tu estómago necesita esa acidez para hacer su trabajo

y su trabajo es hacer tu digestión, así que si lo tomas habitualmente

le estás poniendo las cosas bastante difíciles.

Solo si estas molestias digestivas se prolongan en el tiempo,

debes consultar con tu médico,

para que te oriente por si tienes que hacerte alguna prueba

o tomar alguna medicación.

Mientras tanto, recuerda,

sigue estos consejos y concéntrate en saber vivir.

Seguro que tiene buena digestión nuestro siguiente protagonista.

Se llama Superpaco, tiene 81 años y fijaos con qué energía se mueve

en esta carrera solidaria.

Es un campeón del deporte y de la vida.

Para terminar hoy,

un magnífico ejemplo de saber vivir.

La que está cayendo.

¿Qué tal, Borja? Miriam, ¿cómo estás?

¿Te has animado al final?

Estoy todavía en duda. Dame el dorsal, por si acaso.

Perfecto.

No importa que llueva, ¿no?

Cuando es ocio saludable, al aire libre, en el campo.

¿Qué más se puede pedir? Qué va, está el día estupendo.

A mí me encanta, por lo menos.

¿Cuántos años llevas tú corriendo? Pues llevaré cinco o seis años.

¿Cómo se siente uno antes y después?

Ahora, nerviosilla, la tripilla que te suena,

pero muy bien, contenta.

Necesito que me digas la verdad.

¿Tú crees que yo estoy preparada para esta carrera?

¿Tú entrenas o no? Poco, desde hace un mes.

Juan Rallo, desde hace un mes, a tope.

Si hace un mes, no debes.

Mejor esta vez no, pero el año que viene sí.

El año que viene te esperamos. Prometido.

El año que viene la corro con vosotros.

No sé si llamarle Paco o Superpaco.

(RÍE) Yo me llamo Paco. Pero le llaman Superpaco.

Yo no sería capaz de correr ni cinco kilómetros

y Superpaco va a hacer los 14 y a través del campo.

Él está acostumbrado a estas distancias.

De hecho, venimos de Granada, que hicimos ayer una de casi 30.

Usted es un ejemplo de que quien quiere puede.

(RÍE) Yo soy uno igual que todos.

Yo, al final, me he cogido un atajo.

Los espero en el primer punto de avituallamiento.

¡Vamos, chicos!

(Aplausos)

¡Vamos, Pepa! ¡Venga, Pepa, vamos!

¡Vamos, abuela! -¡Ánimo, mamá!

¿Pero qué edad tiene tu abuela? ¿68?

-68. Veterana, veterana.

Veterana femenina seguro de la carrera.

Estamos a unos ocho kilómetros de la meta.

82 primaveras y ahí lo tienen, Superpaco.

¡Vamos, Paco!

Casi una hora después,

está a punto de llegar el primer corredor a la meta.

(Aplausos)

¡Vamos, Pepa!

Mi chica.

Cansada, ¿no?

Un poquito, porque hemos pasado una zona de mucho barro.

Los pies eran llenos, llenos. No podía andar.

Pero unos olores a tomillo y a romero, precioso.

Muy bonito.

Esto, realmente lo que gusta es el paisaje.

Y al final es eso, la piña, la gran familia

y el ambiente que creamos con este tipo de deporte.

Paco no lo sabe,

pero cuando llegue a la meta le espera este reconocimiento.

Y yo diría que es un ejemplo de saber vivir, nunca mejor dicho,

y de hábitos saludables.

Por eso le vamos a hacer entrega...

Lo vamos a nombrar Corazón de Oro 2019.

(Aplausos)

¿Cómo estás, Paco? Enhorabuena. Muchas gracias.

De verdad que eres digno de admirar.

Qué va, qué va. Eso no lo hace cualquiera.

(RÍE)

El año que viene peleo por el pódium, prometido.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 14/04/19

Saber vivir - 14/04/19

14 abr 2019

En este programa hablamos de temas como por qué nos gusta el dulce, las propiedades de los espárragos, las diferencias entre el pescado blanco y el azul, cómo podemos mejorar nuestra autoestima, cuidar correctamente nuestras manos y uñas y cómo podemos evitar las malas digestiones. ¡Y muchos más consejos de salud y bienestar a un clic!

ver más sobre "Saber vivir - 14/04/19" ver menos sobre "Saber vivir - 14/04/19"
Programas completos (371)
Clips

Los últimos 2.811 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios