Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5269882
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 09/06/19 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Saber vivir".

Hoy hablaremos del dolor en músculos y articulaciones

y los gases en el aparato digestivo,

son problemas de salud

que tienen que mucho que ver con la alimentación

y por eso hay que saber comer, empezando por una buena compra.

Me gusta mucho este carrito,

porque ya nos está invitando a comprar solo lo necesario.

Cuando nos vamos con el carro o la cesta de la compra

muchas veces metemos cosas que no son necesarias,

porque nos creemos que son las saludables,

y luego no es así.

Lo cierto es que cada vez más

nos venden productos muy nutritivos,

pero que, aparentemente, son iguales al resto.

Por ejemplo, huevo con omega 3, leche con calcio o sin calcio,

o cereales enriquecidos con fibra o no.

A mí, además, me gusta que lo hayamos presentado así,

los alimentos desnudos,

porque cuando les quitamos el envase

y dejamos fuera todas esas declaraciones nutricionales,

vemos que no son distintos. Para nada.

Nos han hecho creer que por meter un nutriente

este alimento es mágico,

por eso ahora parece que los productos vulgares

no sirven para nada,

como si el huevo y la leche no fuesen nutritivos de por sí,

no hace falta irte a la versión enriquecida,

ya meterás esos nutrientes con otros alimentos.

O, por ejemplo, los cereales con fibra,

nos llaman mucho la atención

porque les han metido un poco de fibra,

¿pero qué es lo importante?

Que siguen siendo cereales de desayuno

y que tienen una pasada de azúcar.

Luego tenemos los alimentos sin.

Por ejemplo, mayonesa con grasa o sin ella.

Estos hacen el efecto contrario:

identifican un nutriente al que le tenemos miedo,

porque ha salido en prensa,

el aceite de palma, las grasas, las calorías, el azúcar...,

se lo quitan al alimento

y nos hacen pensar que es saludable.

Puede que lo hayan reformulado para mejor,

pero hay que ver el resultado final.

Que algo sea bajo en azúcares o sea "light",

que significa que tiene menos calorías,

no lo convierte en sano.

Aquí tenemos mayonesa "light". ¿Quiere decir que es saludable? No.

Es más, le han quitado parte de esas grasas para añadirle agua,

por lo tanto, estás comprando el mismo producto al mismo precio,

es decir, menos cantidad de mayonesa al mismo precio,

y sabemos que esas grasas no son saludables.

Las cosas sin no son necesariamente saludables.

Y para terminar, tenemos los alimentos con y sin.

Lo vemos en las galletas o en los refrescos.

El producto reformulado,

te quito azúcar, pero te añado edulcorantes.

Te quito azúcar en la galleta, pero te pongo polialcoholes.

O como pasa muchas veces en los cárnicos procesados,

te voy a quitar parte de grasa,

pero luego le tienes que meter algo,

se le añaden almidones, azúcar,

productos que no son de buena calidad...

Es decir, un alimento reformulado no siempre va a ser saludable

y por supuesto menos funcional, porque los alimentos funcionales

nos prometen mejoras en nuestra salud,

y esto necesariamente no las va a tener.

Entonces, y para dejarlo muy claro, ¿son necesarios estos alimentos?

No, es más, hemos visto

que muchas veces su uso está injustificado.

Lo que es necesario es seguir una dieta saludable

y todos estos nutrientes

o la falta de nutrientes perjudiciales

la tenemos que cubrir con una alimentación saludable.

¿Sabes qué te digo entonces?

Que antes de hacer la compra nos vamos a la consulta.

Conozco un doctor muy bueno yo. Sí.

Sentaos. Muy buenas.

Muy buenas, doctor Fabiani. Muy buenas.

Os he estado escuchando, porque las paredes son muy finas,

y os he escuchado hablar de los alimentos sin,

pero no de algo que me parece

algo especialmente útil para muchos pacientes,

los alimentos sin gluten o sin lactosa.

Es muy buen apunte,

porque los alimentos sin gluten o sin lactosa

no son funcionales,

no están reformulados para mejorar la salud de la gente,

sino que le quitamos esos nutrientes

porque son conflictivos para la gente intolerante.

De modo que no hay que irse a ellos creyendo que son más saludables.

Son una herramienta más en nuestras consultas,

pero no vamos a notar mejoras si no está justificado.

¿A quiénes van dirigidos entonces estos productos?

Los alimentos funcionales, en general,

les suelen preocupar a las personas

que están más sensibilizadas en que necesitan unos nutrientes,

por ejemplo, personas que tienen el colesterol alto,

o que tienen anemia, que sufren de estreñimiento,

que tienen osteoporosis... Saben que tienen que tomar

una dieta rica en determinados nutrientes.

A ellos se dirigen estas campañas de publicidad

para que consuman estos productos enriquecidos.

¿Cuál es la realidad?

Que si tú necesitas un determinado nutriente,

lo suyo no es buscar productos enriquecidos

en ese producto, sino productos que, de forma natural,

ya llevan una alta cantidad de ese nutriente.

Por ejemplo, si tú quieres aumentar tu ingesta de omega 3,

puedes comprar un lácteo enriquecido con omega 3,

pero igual la solución está en tomar boquerones o nueces.

De hecho, ahora hablaremos sobre el omega 3.

Porque tienen mucha más cantidad que el producto enriquecido.

O si quieres tomar más calcio,

algo que preocupa a mucha gente con problemas de osteoporosis,

pues puedes tomar leche enriquecida en calcio y vitamina D,

pero las almendras o los garbanzos tienen mucho calcio.

La clave no está en buscar alimentos enriquecidos en,

sino que tu dieta, de forma natural,

sea rica en esos nutrientes.

Si llevamos una dieta equilibrada y saludable

y nos encontramos bien, esos productos no nos hacen falta.

Ni encontrándonos bien,

ni sufriendo esas pequeñas patologías,

la clave es una alimentación

rica en los nutrientes que necesitamos

y siempre hacer ejercicio. Bien dicho, chicos.

Fijaos en el siguiente ejemplo, se llama Ana Carrasco,

pilota una moto de competición y es la primera mujer

que ha conseguido ganar el campeonato del mundo.

Así se cuida esta mujer supersaludable.

Empecé cuando tenía 3 años,

porque mi familia siempre ha estado relacionada

con el mundo de la moto.

Prácticamente desde que nací me regalaron la primera.

Normalmente entreno unas cinco o seis horas al día,

entre entrenamiento de moto por la mañana

y otras dos o tres horas por la tarde

de entrenamiento físico.

Intentamos mejorar cosas que me pueden ayudar

a la hora de afrontar las carreras:

adelantamientos, técnicas de hacer girar la moto...

La moto de carreras está sobre unos 150 kilos.

A nivel físico necesitas que tu cuerpo pueda soportar

el tema de la frenada, las aceleraciones, mover la moto...

Es muy importante tener la cabeza siempre despejada

y muy concentrada durante toda la carrera.

Cuando yo empecé a competir

no había ninguna mujer en el mundial,

así que supongo que, si no hay nadie,

es más difícil pensar que puedes llegar.

Ahora mismo, aparte de mí,

hay más chicas que están llegando al campeonato del mundo

y creo que todo lo que conseguimos y los buenos resultados

ayudan a que las siguientes tengan el camino más fácil.

En las carreras que estoy más tranquila

siempre suelo comer un plato de pasta con un poco de pollo.

Si estoy más nerviosa y no me apetece comer,

me hago un batido con avena, fruta, cacao...

En resumen, intento comer muy sano.

Verdura, carne, pescado a la plancha

y cosas que no tengan mucha grasa

para mantener el peso durante la temporada.

Aguanta el ritmo.

Tenemos que estar en un peso durante el año,

así que hacemos mucho cardio.

Bicicleta, por la posición, que es muy parecida.

También correr, un poco de elíptica

e intentamos hacer ejercicios de fuerza sin peso.

Asegúrate de respirar.

Ejercicios de equilibrio, de concentración.

Muy bien, Ana.

El sueño de mi vida era ser campeona del mundo

y, por suerte, lo he conseguido.

De cara al futuro, sería un sueño poder competir en la categoría

contra los mejores pilotos del mundo.

Lo importante es trabajar día a día

e intentar conseguir los objetivos cada temporada.

Supongo que, si algún día lo conseguimos, será algo grande.

Qué maravilla lo bien que se cuida Ana Carrasco.

Nos dice que es aficionada a los batidos de avena con fruta.

Es muy buen recurso utilizar batidos en casa

para incorporar la fruta de manera que sea saludable.

Hay que recordar que cuando estamos batiendo fruta

estamos eliminando la masticación,

que es lo que nos sacia y hace la fruta tan saludable.

Los batidos están bien,

siempre y cuando mantengamos la pulpa y la fibra,

pero si nos vamos a los licuados y los zumos

ya sabemos que ahí estamos añadiendo azúcar libre

y que no hay que abusar de ellos. Por ejemplo, ¿este de qué es?

A simple vista, si lo movemos un poco,

te das cuenta de que es un licuado, que es un zumo, no es un batido,

no tiene toda la pulpa, y, probablemente,

por este color morado tan llamativo,

te podría decir que lleva un licuado de remolacha,

quizás pitahaya, no sé si arándanos o algún fruto rojo.

¿Y qué te parece?

Insisto, pueden ser saludables,

además, tienen una pasada de antioxidantes

que, si los tomas crudos, te ayudarán,

incluso algunas veces se relacionan

con la prevención de algunos tipos de cáncer,

pero, insisto, siempre sin abusar de ellos

y priorizando las opciones que sean crudas.

Si te parece, nos vamos ya a la lupa de "Saber vivir".

Te doy una pista. Fíjate en esa imagen.

Y la pista es que es

uno de los alimentos que tenemos por aquí.

Está por aquí, ¿no? Sí, no tienes que irte muy lejos.

Pues viendo aquí lo que hay y esas pepitas del medio,

yo creo que es una berenjena, ¿no?

Muy bien, un aplauso para ti. ¿Es la reina de los antioxidantes?

No tanto.

Si miras el color de la carne, vemos que no es entera morada.

De modo que tiene esta concentración de antioxidantes

sobre todo en la piel.

Si tuviéramos que elegir

cuáles tienen mayor cantidad de antioxidantes,

yo me decantaría por los frutos rojos,

que son muy ricos y los comemos enteros,

todo el porcentaje de la fruta, y en el mundo de las verduras

probablemente la col lombarda, que, además, aprovecho para decir

que es muy buena idea

picarla finita y añadirla en ensaladas

y no solo siempre hacerla

con esas cocciones al horno o en guisos

que muchas veces destrozan gran cantidad de nutrientes.

Además, queda riquísima.

Y como los antioxidantes,

que es una palabra que llama mucho la atención,

yo creo que es el momento de decir

si ciertas ideas que tenemos en mente

son mito o realidad.

Por ejemplo, retrasan el envejecimiento.

Es cierto que retrasa el envejecimiento

el consumo de alimentos ricos en antioxidantes,

las frutas y las verduras, no solo tomar antioxidantes.

Si tomas un suplemento, no retrasas el envejecimiento.

La fruta y la verdura tienen antioxidantes,

pero también agua, fibra... Es el conjunto.

¿Ayudan a prevenir el cáncer? Sí, ayudan a prevenirlo,

pero recordemos que prevenir no es curar, ni tratar.

Si tomamos una dieta abundante en frutas y verduras,

especialmente crudas y con estos fitoquímicos,

podemos prevenir, comprar menos boletos para el cáncer,

pero una vez que ya tengamos un proceso oncológico

hay que llevar un modelo de alimentación diferente.

Sobre todo recordar que no se cura el cáncer con la dieta.

Y si son alimentos buenos, ¿nos podemos poner morados?

Aunque sean saludables, no podemos basar

nuestra alimentación solo en estos alimentos.

Hay veces que la gente piensa:

"Si es muy saludable, pues si como el triple,

será mejor".

La dieta tiene que ser variada y saludable

y no podemos comer solo un alimento,

ya sea la alcachofa, la piña o el arándano.

Es lo que se ha dicho siempre: todo en exceso es malo.

Me gusta este dicho,

porque todo en exceso es malo, sí, pero depende,

depende del exceso.

Yo no conozco a nadie que haya ingresado en el hospital

por un exceso de col lombarda. (RÍE)

Hay algunos alimentos de los que la gente sí suele abusar,

los dulces, la bollería, los refrescos...

Y hay otros que no hay que decirle a la gente:

"Cuidado, come verdura con moderación".

No está pasando, así que tenemos que darnos cuenta

de que la gente sí que abusa de alimentos malsanos,

pero no de los saludables.

Hay que animarse a comer más verdura

y precisamente por eso os queremos proponer

una ruta gastronómica, la de la berenjena.

Vamos a preparar unos palitos de berenjena.

Nos quedan más crujientes cuando los llevamos a la freidora

y por dentro nos queda un poco más tierna.

Nuestro secreto para los palitos de berenjena

es remojarlos, pasarlos por leche al menos unos 15 minutos,

de esta manera logramos que queden más tiernos

y absorban menos aceite, haciéndolos un poco más saludables.

Para todas nuestras frituras usamos aceite de orujo de oliva,

porque soporta muy bien las altas temperaturas

y aporta muy poca acidez a las verduras.

Vamos a hacer una berenjena

rellena de chuletón al horno.

Cortamos la berenjena a la mitad y la rallamos

para que se haga antes y poder vaciarla mucho más fácil

para meterle el relleno.

Ahora metemos la carne,

que es una carne madurada de vaca, 50 días.

Metemos el relleno.

Vamos a rallar un poco de queso parmesano,

para que pueda gratinar.

Aquí tendríamos nuestra berenjena rellena de chuletón.

Estos son los ingredientes que utilizaremos

para preparar nuestro hummus de berenjena con "crudités".

Esta es una receta muy fácil.

Para hacerla para unas cuatro personas

necesitamos dos berenjenas

y unos 250 gramos de queso de cabra.

En cuanto estén bien asadas en el horno, unos 40 minutos,

que veamos que tienen un color marroncito rico,

las metemos en un vaso mezclador, en una licuadora,

o en lo que tengamos, para hacer el puré o el hummus.

Es una receta muy fácil y sencilla, muy fresquita para el verano.

¿Y dónde creéis que acabará

esa berenjena que hemos visto en la huerta?

Es que la berenjena da mucho juego en la cocina.

Podemos hacerla al horno, a la plancha, en la sartén...

Es el destino de las hortalizas.

No solo de las berenjenas, de todas las hortalizas.

El problema es saber

cuándo echamos cada cosa cuando tenemos muchas hortalizas.

Tenemos, por ejemplo, pimiento, calabacín, puerro, zanahoria...

¿Cómo echamos todos los ingredientes a la sartén?

¿Tú cuál echarías primero? Yo creo que el ajo.

Muy bien, pues estás en lo cierto. Cortamos el ajo

y es lo primero que echamos en la sartén.

¿Y después? ¿Después del ajo, ajo?

¿Ya estás repitiendo el ajo?

El ajo ya se repite bastante para que lo repitas tú.

Es que no sé, estoy pensando. Igual todo lo demás.

Hala, venga, Miriam.

En la cocina, como en la vida, hay que echar las cosas en orden,

así que, de forma simbólica, voy echando esto en la sartén,

para que veas lo que va.

Primero, ajo; segundo, cebolla; después de la cebolla, el puerro.

Para dentro el puerro.

Después del puerro va la zanahoria, superimportante.

Y después de las zanahorias

es cuando echamos nuestros pimientos de colores,

bien ricos. Que me encantan.

Muy buenos los pimientos.

Y terminamos con las hortalizas blandas,

como el calabacino y la berenjena.

Me encantan este tipo de platos porque puedes comer mucha verdura,

mucha cantidad, sin que engorde. Pero es importante definir

que un sofrito no tiene que llevar muchísima aceite tampoco.

Para esta sartén,

con una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra

tenemos suficiente.

Que sea aceite de oliva,

que está bien rica y es antioxidante.

¿Y qué hacemos para que el ajo no se repita?

Eso es. Un truco muy bueno: cortamos el ajo por el centro

y te voy a enseñar una cosa que es el germen del ajo.

El germen del ajo está aquí, en el centro.

Justo en el centro.

Esto lo tenemos que quitar, porque es lo que nos repite.

Pero ahora, que he tocado tanto el ajo...

¿Ahora qué haces con las manos?

Un truco estupendo, probadlo en casa,

para que no se nos pegue el olor a las manos,

frotadlas con acero inoxidable, con el filo del cuchillo, así,

o con el grifo.

Eso lo voy a hacer en casa, porque es muy práctico.

Eso es, y el tomate.

¿Tú cómo cocinas el tomate? ¿Sin pelar? ¿Lo pelas?

Pues depende del día, porque da mucho trabajo

y a veces como que llevo medio tomate.

A veces es un poco complicado.

Truco en casa para que se pele estupendo:

hacemos un cortecito en el tomate, en la puntita, una cruz.

Una y dos, así de sencillo.

Lo echamos en agua hirviendo, un minutito, lo escaldamos,

y se nos va a quedar así, para poder pelarlo.

Qué fácil. Perfectamente. Está superbien.

Estos trucos me están encantando. ¿Pero cuándo vamos al postre?

Mírala, siempre con el dulce.

Mira qué pinta tiene, quién se resiste.

Pero porque esta es la base de una buena cocina,

hacer un buen plato, con abundantes verduras,

y luego nos vamos a un postre dulce y encima sin azúcar.

Y encima colorido.

Morado, porque hemos utilizado arándanos.

Os propongo una receta superrica.

Yogur de arándanos: yogur, arándanos, trituramos.

Podemos ponerle, para darle saborcito,

una base con avena, nueces, dátiles,

hacemos una buena masa como de galleta, pero saludable,

el yogur y lo terminamos por arriba con esta confitura de arándanos,

que no tiene nada de azúcar, lo único que lleva son arándanos,

calor en la sartén, los machacamos

y añadimos dos cucharadas soperas de semillas de chía.

Y mira qué rico.

¿Tú sabes que el morado es mi color favorito?

Claro, porque te encanta ponerte morada.

(RÍE) Qué lista ella. No es por eso, aunque un poco sí.

Pues ahora te vas a poner morada con esto y, además,

vamos a hablar de otro color.

Vamos a ver trucos con pescados que no son ni blancos ni azules.

¿Cómo? Me tienes que aclarar el enigma.

Antes quiero que veamos tu receta de cocina,

porque hoy toca repostería.

Eso es, va a ser para ponerte morada.

Voy a tomar buena nota. A ver.

Buenos días, Esperanza. ¿Qué tal, Marta?

Venía a comprarte melones,

porque quiero hacer un postre dulce.

¿Cuál es el más dulce de todos? Este.

Tiene mucha agua, es muy dulce.

¿De dónde es el melón? De Almería.

Me llevo este.

Muchísimas gracias.

Vamos a hacer unas brochetas de melón

con una "mousse" de sandía superrica y refrescante.

Lo cortamos.

Vamos a hacer bolitas con un sacabolas.

Para sacar las bolas hay que llevarlo hasta el fondo

y aquí es cuando ya giramos.

Ya tenemos nuestra primera bolita.

Meteremos unas cinco bolitas por brocheta.

Para nuestra "mousse" de sandía necesitamos

la pulpa de una sandía bien rica y bien dulce como esta.

Por si acaso no es dulce del todo

echamos una cucharada sopera de sirope de agave.

Ya vamos a triturar.

Y ahora vamos a por la nata, que la tengo en la nevera.

Para que la nata monte necesitamos tres cosas:

que tenga un elevado porcentaje en grasa, más de un 35 %;

que esté superfría;

y que el recipiente en el que vayamos a montar

esté muy limpio.

Tenemos la nata superfría y vamos a montarla.

Supertruco: papel de film, para que no salga todo despedido.

Lo ponemos a la mitad.

Ahora podemos meter las varillas, que no saldrá nada por fuera.

Pues esto ya está. Cuidado en casa,

porque creemos que cuanto más montemos, mejor,

pues no.

Con los alimentos que tienen grasa, como la nata, se puede cortar.

Así que suficiente.

Ahora mezclamos la nata con la pulpa de la sandía

con movimientos envolventes, poco a poco, para que no se baje.

Un poquito de nata montada y añadimos la pulpa de la sandía.

Y ahora dejamos reposar nuestra "mousse" de sandía

para que no se nos baje o se nos quede muy líquida,

en el congelador, durante una media hora.

Y ya vamos a emplatar. Lo metemos en la manga pastelera.

Así, movimiento circular.

Y terminamos con nuestras brochetas de bolitas de melón.

¿Cómo se come esto? Así de bien.

Tenemos la brocheta de melón y la mojamos en nuestra "mousse".

Por favor, por favor.

Que te mueres.

¿Has visto qué fácil, Miriam? Muy fácil.

Por eso cada vez me gusta más cocinar.

Es que cocinar

es una forma maravillosa para ocupar nuestro tiempo.

Si estamos solos o nos sentimos solos,

vamos a la cocina a pringarnos las manos.

Claro, además, es que en esta época

cada vez hay más personas que viven solas

y que se sienten solas,

en las ciudades y en los pueblos más pequeños.

Para comprobarlo me he ido hasta uno de esos pueblos,

con Silvia Álava, nuestra psicóloga.

¿Los de la tele cuándo vienen? Parece que se retrasan.

-Una hora.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Muy buenas. ¿Qué tal? Perdonad el retraso.

¿Cuántos vecinos son en este pueblo?

Pues 24 somos habitualmente.

¿Y la soledad cómo la llevan? Pues se acostumbra uno a todo.

-Pues bien, queramos que no, la tenemos que llevar bien.

Venga, vámonos.

Juanita y Perfecto, ¿cuántos años llevan casados?

Va a hacer ya 54. -54.

¿Cómo es un día a día aquí?

Pues hay días que no hay nadie y no puedes charlar casi,

pero bueno, siempre hay alguno.

¿Llegan a sentirse solos en algún momento?

-No. -Estando los dos, no.

¿Qué te parece esto que nos cuentan?

Al final, Perfe y Juanita nos están dando

una de las claves de la felicidad, que es mantener relaciones sólidas.

Si queremos que los demás se acerquen a nosotros

y tener buenos vínculos,

es muy importante generar emociones agradables, positivas.

¿Por qué? Porque así las otras personas nos van a buscar.

Fíjate que Juanita no ha parado de sonreír.

Eso genera un efecto positivo en los demás,

por eso la sonrisa nunca hay que perderla.

Lo bueno que tiene este pueblo

es que el que no tiene otra cosa con su mujer se acuesta.

(RÍEN)

Qué buen sitio este para hacer deporte al aire libre.

Vamos a conocer un poco mejor a Rufina.

Rufina, usted tiene 83 años, ¿verdad?

Sí.

¿Y siempre ha vivido sola? Sola.

¿Pero se siente sola o no? No.

Yo con lo mío estoy conforme.

Hay mucha gente que confunde el no tener pareja con estar sola.

No tiene por qué ser así.

Y yo creo que Rufina es una gran amiga para ella misma

y se pone a plantar los tomates, a dar un paseo, ¿verdad?

Claro, y no necesito a nadie.

Javier, tú que eres soltero,

¿qué te parece eso que ha dicho Silvia

de que vivir solo no tiene que ser sinónimo de soledad?

Pues lleva razón, porque muchas veces

uno tratándose bien y estando a gusto con uno mismo

también es importante y ya no estás solo tampoco.

Con esto no estamos diciendo que tener pareja sea malo.

No es que sea malo.

Cuando hay una pareja y funciona todo bien,

también estás muy a gusto y cómodo.

Pero si no, tampoco se está mal. No se está mal tampoco.

Muy buenas. Muy buenas.

¿Viene usted solo paseando? Solo, con el perro.

¿Pero por qué va solo?

Pues porque buey que vive bien suelto, bien se lame.

¿Y eso qué quiere decir?

Pues cuando quiero me paro y cuando quiero ando.

Lo dejamos que siga paseando.

Hasta luego.

Es que al final, Silvia, la soledad tiene sus ventajas.

Claro que sí. La primera ventaja:

nos ayuda a aceptar un cierto grado de madurez.

¿Qué pasa? Cuando estamos solos

somos capaces de hacer esa labor de introspección.

No me extraña que haya muchas personas que busquen la soledad.

Doris, tu mujer, y tú, Héctor,

¿cuánto tiempo lleváis viviendo aquí solos?

Para nueve años.

¿Dónde vivíais antes? En Madrid.

Un cambio radical de vida.

¿Cómo se entretienen aquí los niños de ciudad?

Aquí no hay móviles, no hay wifi,

hacen juegos, salen a dar paseos por el campo.

¿De qué manera podemos decir

que habéis sacado provecho a esta soledad?

Esto ha recuperado mi matrimonio. Guau.

Sí, sí, sí.

Menuda confesión que nos acaba de hacer Héctor,

pero, además,

me ha llamado la atención lo que ha dicho de los niños,

supongo que habrá que combatir en ellos la soledad desde pequeños.

Sí, desde luego es fundamental enseñar a los niños desde pequeños

que estar solo puede ser algo muy agradable.

Por eso es fundamental dejarlos en determinados momentos

que se aburran un poquito solos para perder el miedo a la soledad.

Claro, yo creo que, aunque la soledad nos acompañe,

con estos consejos se convertirá en una buena amiga.

Mandamos un besazo enorme

a todos los vecinos de Ribota, en Segovia.

Os confieso

que mientras estuve allí me olvidé por completo del estrés,

y mirad si eso es difícil.

Veamos ahora esta nueva propuesta de ocio saludable:

un día de piragua,

disfrutando de bonitos paisajes y en familia.

Nos encontramos en la provincia de Segovia,

concretamente en el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón.

Podéis traer ropa cómoda,

no tiene que ser de agua necesariamente;

calzado, si es de agua, mejor; protección solar; gafas; gorra.

El chaleco tenemos que llevarlo

siempre que vayamos en la embarcación.

Vamos a aprender ahora cómo vamos a propulsarnos.

Metemos la cuchara recta, empujamos el agua hacia atrás,

sacamos la cuchara recta,

y, cuando las dos cucharas están fuera del agua,

hacemos un pequeño gesto, damos la palada,

sacamos la cuchara, deshacemos el gesto

y otra vez a empezar.

Vamos para allá. Tres horas nos quedan de aventura.

Es la primera vez que lo hago,

pero tengo mucha curiosidad, muy buenas expectativas

y me encantaría que todo salga perfecto.

Somos un grupo de amigos,

queríamos hacer una actividad diferente,

siempre me habían llamado la atención las canoas.

¿Todo el mundo embarcado y listo? Pues en busca del buitre perdido.

Esta actividad es para todos los públicos,

no requiere ninguna experiencia previa,

ni ninguna condición física previa.

Solemos tener gente desde 5 años hasta más de 60.

Mirad, aquí tenemos un nido.

El buitre puede llegar a tener una envergadura

de entre 2,50 y 2,70.

Estas palas miden 2,10.

El buitre todavía es más grande.

Intentamos hacer siempre una parada

para descansar un poco, estirar las piernas

y, además, aprovechamos para almorzar un poco.

Lo que más me ha gustado de esta experiencia

ha sido ver los buitres tan de cerca, poder ver las crías,

los nidos, verlos sobrevolar sobre nosotros...

-Mi suegro nos dijo de venir y nos pareció una idea fantástica

para escapar de la rutina de la gran ciudad.

Venga, mamá. -Ey.

Hay quien dice que es un deporte de vagos, porque vas sentado,

pero es bastante completo,

porque se trabajan bastantes músculos.

Es muy difícil saber las calorías exactas,

alrededor de unas 200 calorías por hora.

Sería como hacer senderismo,

una actividad suave, aeróbica ligera.

La verdad que es supertranquilo, muy agradable,

te permite hacer algo de actividad física,

ver naturaleza.

Envidiable, la verdad.

Ahí tenéis otra sugerencia para salir de casa,

que es tan importante moverse como comer bien.

Sí, y las dos, moverse y comer bien,

son clave para prevenir un problema que nos preocupa,

que es malo para la salud, el sobrepeso y la obesidad.

De hecho, los médicos detectáis fácilmente

si una persona tiene sobrepeso, y no solo con la báscula.

Sí, te refieres más allá de a simple vista, ¿no?

Porque normalmente todos sabemos si nos sobran unos kilos.

Sí, podemos medirlo, y hay una medida

que es especialmente útil, el perímetro abdominal,

lo que nos mide la cintura, esto nos da un dato importante,

porque la medida de la báscula es útil para ver el peso,

pero el peso está influenciado por otras cosas, como la talla.

La medida del perímetro es muy útil.

En el caso de los hombres señala en rojo a partir de 102.

En el caso de las mujeres lo señala a partir de 88.

De ahí no debemos pasarnos.

Por encima de eso, ya hablamos de obesidad,

de un perímetro abdominal con riesgo para nosotros,

no ya desde el punto de vista cardiovascular,

sino que sabemos que la obesidad es una de las principales causas

de los dolores articulares, musculares...

(ASIENTE) Muchas veces se nos pregunta:

¿Cuáles son los alimentos que tengo que evitar

para que no me duelan las articulaciones?

A lo mejor hay algo que te lo causa y no es un alimento,

sino tu propia condición, tu estado nutricional.

Si tienes peso que te sobra, eso repercutirá,

es un lastre que tienes en tus articulaciones.

Vamos a transformar esa pregunta.

¿Qué alimentos debemos evitar para evitar el sobrepeso?

Aquellos que tenemos que evitar

son los que nos acercan al sobrepeso y la obesidad,

los que se relacionan con un aumento de peso:

las harinas refinadas, los refrescos...

También aquí entra en juego no solo lo que te aumenta el peso,

sino el efecto proinflamatorio que pueden tener algunos alimentos,

como las grasas de mala calidad, las refinadas,

y, por supuesto, los alimentos ultraprocesados.

Todo eso va a hacer que peses más

y que tengan un efecto proinflamatorio

en tus articulaciones.

Y algo que se ha puesto muy de moda:

el gran mito de que hay que tomar colágeno

para fortalecer las articulaciones. ¿Y no?

La verdad es que no.

No solo no es útil, sino que ni siquiera es necesario.

Se aprovechan de que muchas veces escuchamos y sabemos

que el colágeno está en nuestras articulaciones

y piensas: "Si tomo colágeno, irá directamente a la rodilla

y me la curará y me sentiré mejor".

Obviamente, no, nuestro cuerpo no funciona así.

Tú metes nutrientes y tu cuerpo ya los distribuye conforme toque.

El colágeno es una proteína

que, además, no es de mucha calidad,

por lo tanto,

tomar un suplemento de colágeno es como si tomases

pollo, pescado, legumbres, huevo... Y encima más caro.

Yo recomendaría dieta saludable con proteína suficiente.

Es una creencia que se basa

en el famoso "lo que se come se cría".

Creemos que por comer colágeno de animales

vamos a tener más colágeno en las articulaciones.

Sería lo mismo que comer uñas de animales

para que nuestras uñas se pongan más fuertes,

no tienen ningún sentido.

Veamos qué alimentos sí debemos tomar

porque van bien para nuestras articulaciones.

Pues aquellos que nos ayudan a no engordar

y también hay algunos que vienen bien especialmente.

Basar nuestra alimentación en materias primas frescas,

porque son muy saciantes

y, además, nos permiten tener mejores digestiones y movernos más,

es decir, todo está relacionado,

frutas, verduras, hortalizas, legumbres,

que esa grasa sea de calidad.

Si añadimos aceite de oliva, pescado azul, nueces,

alimentos que son ricos en omega 3,

también tienen ese efecto proinflamatorio,

e, insisto, alimentos,

no suplementos que tengan ese omega 3.

Y alimentos que sean saciantes: cereales integrales, legumbres...

Todo eso nos ayudará.

Hablando de grasas saludables,

los médicos recomendáis mucho el pescado azul.

Sí, por un motivo evidente: tiene ácidos grasos saludables,

y eso justifica que en muchas de nuestras consultas

recomendemos frutos secos, pescado azul

y el aceite de las semillas, que es perfectamente saludable.

¿Y nutritivamente es igual el de crianza que el fresco?

Cada vez nos damos cuenta de que la calidad depende

de cómo ha vivido ese animal y de qué se alimenta.

Hay pescado salvaje que es perfectamente saludable

y que tiene unas condiciones óptimas,

como también ahora alguno de piscifactoría.

Hay que hacer una reflexión,

y es que como cada vez contaminamos más los mares,

vemos esos contaminantes en el pescado,

que sigue siendo saludable,

pero tenemos que cuidar el medio ambiente.

Es muy importante que, de cualquier forma,

comamos pescado, nueces u otras cosas,

siempre mastiquemos bien.

Comemos muy rápido, masticamos mal

y luego eso pasa factura a la hora de la digestión.

De hecho, luego vamos a hablar de la digestión y los gases,

del pan integral y del multicereales.

Ahora nos vamos de pesca a una granja.

Nos esperan las truchas.

Estamos en Piscifactoría de Campoo.

Tenemos dos instalaciones, una en Villafría de la Peña

y otra cerca de Aguilar de Campoo,

al lado del Monumento Natural de Las Tuerces,

ambas en la montaña palentina.

La trucha es un pescado de agua dulce,

pero de aguas frescas, frías.

Nosotros tenemos una concesión, cogemos el agua del río Pisuerga.

Por el canal de entrada nos alimenta todos los estanques

y acaban en un canal de salida que devuelve el agua al río.

Nosotros prácticamente no consumimos agua.

Tenemos entre 600.000 y 800.000 peces.

Producimos trucha arcoíris, asalmonada.

Hola, Manolo, buenos días. ¿Qué tal?

-Buenos días. Voy a echar ahora de comer aquí.

-¿Este es el lote de junio? -Sí. Voy a echarles la comida.

-Echa un poquitín.

Nosotros las alimentamos con un pienso de alta calidad,

cuyos componentes principales

son harinas vegetales y de pescado y aceites vegetales y de pescado.

Recibimos la trucha desde que es una hueva

y la criamos hasta que alcanza el tamaño de venta.

Estos son los alevines, que son las truchas recién nacidas.

Hay un 10 %, un 20 % de hueva que no nace.

La trucha tarda en criarse,

en llegar hasta el tamaño de ración,

que son unos 300 gramos, unos 15 meses;

en llegar al tamaño para hacer filete, un kilo,

unos 18 meses;

y para llegar a lo que llamamos trucha gorda,

unos 2 kilos eviscerada, unos dos años y medio.

Así es cómo trasladamos los peces de un estanque a otro,

los trasladamos para homogeneizar tamaños,

porque la más fuerte come primero y no deja comer a la más pequeña.

Estamos viendo cómo los empleados echan la red

para juntar la trucha en un período reducido

para que esta bomba las pueda absorber

y las pueda trasladar a esta otra máquina,

que es una clasificadora,

que diferencia por tamaños las truchas,

sale por estos tubos.

Trasladamos aquí a las truchas más pequeñas.

En aquella jaula, las truchas más grandes

serán trasladadas a otro estanque.

Hola, Javi, ¿qué tal va? -Hola, va bien.

Estamos sacando la trucha que tiene tamaño de venta.

Trabajamos dos tipos de productos, frescos y elaborados.

Nuestro principal producto elaborado

es la trucha ahumada.

Una vez ha sido la trucha eviscerada,

el operario corta la cabeza de las truchas

para posteriormente poder meterlo en la filetadora,

que nos separa la trucha en los dos lomos.

Posteriormente, las operarias eliminan el resto de espinas,

para ir dejando el filete limpio para el posterior salado.

Pasa 24 horas en una cámara de refrigeración macerando.

Marta, ¿me vas a aclarar ya

lo del pescado que no es blanco ni azul?

Es que en la vida las cosas tampoco son ni blancas ni negras,

lo mismo pasa con el pescado. Me dejas igual.

Veamos, tenemos pescados azules,

que son los que tienen mucha más grasa;

y luego tenemos los pescados blancos,

que son los que no tienen casi grasa.

Luego están los semigrasos. ¿Y cuáles son esos?

Por ejemplo, la lubina, la dorada,

que tienen más grasa que un pescado blanco,

pero menos que uno azul,

la justa y necesaria y encima saludable.

¿Con cuál empezamos hoy tus trucos? Con la lubina,

y la vamos a cocinar con y sin sal.

Está enigmática hoy esta Marta.

Claro, porque vamos a enseñar a cocinar un pescado a la sal.

Lo cocinamos con sal,

se crea una costra que hace que esté superjugoso,

pero realmente no utilizamos sal luego dentro del pescado.

Truco para hacer el pescado a la sal.

Lubina, una camita de sal.

Ponemos nuestro pescado bien limpito ya.

Mezclamos la sal gorda con un chorrito de agua

para conseguir que se quede compacta,

y así conseguimos que nuestro pescado se cubra bien.

Muy bien. Cubrimos.

Mientras cubrimos os cuento temperaturas.

Venga. Temperaturas: 220 grados,

pero en función de cada pieza de pescado...

Así, cubrimos muy bien. Vale.

Se hará antes o después. Y como está bien cubierto,

¿cómo podemos saber si nuestro pescado está o no?

No lo sé. Os digo un buen truco.

Dejamos siempre la cabeza libre,

porque cuando los ojos del pescado se pongan blancos,

sabremos que ya está.

Así, como te miro yo a ti, a los ojos.

Pues mirándote a los ojos,

te pido que me hagas una buena salsa para este pescado.

Pues te voy a hacer una salsa verde.

Verde que te quiero verde.

Una salsa verde para acompañar al pescado,

como un pesto verde. Vale.

Un poquito de rúcula, que me encanta su sabor.

Hay gente que no le gusta. A mí me gusta en ensaladas.

Podemos sustituirla por canónigos, por ejemplo.

Un poquito de esto. Un poquito de nueces.

El pesto lleva piñones,

pues en este caso vamos a echarle nueces,

un poquito de eneldo, que le va muy bien al pescado.

Muy bien. Un poco más.

Un poquito de ajo, como todos los pestos.

Chorrito de limón.

Miriam, te voy a pedir que me eches un chorrito de aceite de oliva,

que tenemos por aquí. Te echo un chorrito.

Y para hacerlo más fluido, un chorrito de agua.

Así lo trituraremos mucho mejor. Cómo huele, ¿eh?

Trituramos. Ahí. Vamos al lío.

Mira, rápido.

Como hemos echado un poco de limón y de agua, nos ayuda a triturar.

Y ya tenemos nuestro pesto. Listo.

Podemos triturarlo un poco más, a mí me gusta así,

que tenga un poco de textura.

Mira qué rico.

¿Y esto le gustará a los más pequeños de la casa?

Por supuesto, los chavales tienen que probarlo todo,

siempre que sea bueno.

El caso es que a veces no quieren ni probarlo.

Pues para eso tenemos que ser inteligentes

y venderles el pescado por la vista.

Os traigo una superidea: albóndigas de verdel,

que están superricas.

¿Qué hay que hacer? Nada, como albóndigas normales.

Picamos el verdel como si fuera una carne picada.

Sí.

Un poquito de miga de pan empapada con leche.

Un poquito de ajito bien picado, perejil bien picado,

cebolla, que podemos ponerla cruda en la masa o haberla pochado antes,

le damos forma de bola y ya tenemos nuestras albóndigas.

Todo muy casero, me encanta.

Es que aquí todo lo que hacemos

es casero y de verdad, supersaludable.

Voy a dar algún dato más

por si queréis estar bien alimentados.

Aquí tenéis el nuevo libro editado por RTVE,

"Alimenta tu salud",

con los mejores consejos de "Saber vivir".

Hay un capítulo dedicado

a la artrosis, la osteoporosis y la obesidad.

El libro nos da todas las claves para aprender a comer bien,

porque la base de una buena salud es siempre una buena alimentación.

Buena alimentación y el ejercicio físico.

¿Esto es una indirecta hacia mí?

Qué va, es una indirecta muy directa.

Mira, que tenemos aquí unas "fit balls".

Me encantan. Adelante, pasa. Muchas gracias.

Están muy de moda en los gimnasios. Hay que saber hacerlo, eso sí.

Gracias a estas pelotas se fomenta la actividad física.

De hecho, nuestro entrenador personal

apuesta hoy por esta "fit ball".

Nos vamos con él a hacer deporte. Pues vámonos.

En este primer ejercicio vamos a trabajar el equilibrio

y también nos sirve de calentamiento.

El brazo contrario, eso es, hay que mantener el equilibrio.

Cuesta, ¿verdad?

Se contrae todo el cuerpo,

eso significa que estamos calentando.

Tres segunditos y cambiamos al otro.

Esto es un "fit ball", funciona como apoyo inestable

y los entrenadores lo utilizamos mucho.

Siguiente ejercicio: sentadillas.

Alfredo, cuéntanos cosas de este ejercicio.

-Este ejercicio es buenísimo para mejorar la fuerza de piernas,

mejora también la estabilidad del tronco

y la fuerza abdominal y la flexión de cadera.

-O sea, fantástico para la gente mayor.

De todos los ejercicios que he hecho hoy,

no había realizado uno, el de las sentadillas en la pared.

Me ha encantado.

Tengo 79 años, voy diariamente al gimnasio.

Utilizo el "fit ball" con bastante regularidad

y me gusta porque, al ser una situación inestable,

cuando te pones en él,

te obliga a estar más tensa y trabajas más.

Vámonos al suelo, pero no a descansar.

Este ejercicio es muy bueno para la coordinación, el equilibrio

y, sobre todo,

para el trabajo de fuerza en la parte trasera de las piernas

y en los glúteos y zona lumbar.

Levantamos una pierna en la pelota y hacemos el mismo ejercicio.

¿Qué podemos hacer

para terminar la clase de una forma relajada?

-Una posición muy cómoda es abrazar la pelota

y hacemos que la espalda adopte su forma.

Esto relaja las vértebras y dejamos caer la cabeza aquí.

El peso un poco hacia delante y nos relajamos.

Recuerda que hablamos de un apoyo inestable,

por eso es bueno que lo hagas con un monitor.

Es recomendable hacerlo con cierta frecuencia

y, en concreto, este es muy divertido.

Para mantenerse en forma, ejercicio físico y dieta.

Sí que es cierto que, para mucha gente,

ponerse a dieta significa dejar de comer esto, pan.

Es un primer paso,

pero no necesariamente el más importante.

Lo escuchamos mucho:

"Me he puesto a dieta y me estoy quitando el pan".

Es cierto que el pan es un alimento muchas veces superfluo,

que nos aporta calorías y no muchos nutrientes,

pero ni por un lado

quitarte el pan es el mayor problema de tu dieta,

seguro que tienes alimentos que sean peores,

ni tampoco es incompatible.

Tú puedes seguir una dieta saludable,

acompañado de pan, eso sí, un pan de calidad siempre.

¿Y el pan de trigo es el mejor? El pan de trigo es el tradicional,

porque para que, a partir de la harina,

podamos tener toda esa fermentación de las levaduras, que crezca,

necesitamos el gluten,

que es una proteína que encontramos en el trigo,

por eso, tradicionalmente, el pan se hace de trigo.

Fíjate que la primera clasificación que tenemos de los tipos de trigo

es si son duros, blandos, si es una harina de fuerza...

Esto hace alusión a la cantidad de gluten que tiene.

Si tú quieres una harina para panificar,

querrás que sea fuerte, que pueda subir y agarrar aire,

que es lo que hace el gluten.

¿Que no te interesa que suba porque es para repostería?

Puedes tener un trigo blando.

Esto respecto al trigo convencional.

¿Qué otras variedades de trigo hay? Dos que son ahora muy famosas.

Tenemos aquí un ejemplo. Esto es un pan de espelta.

Ajá. Que mucha gente lo consume ahora.

La variedad de espelta o kamut, que son tipos de trigo,

son más nutritivos,

tiene una fracción proteica de mayor calidad,

también tienen mayor cantidad de proteínas,

unas vitaminas y minerales interesantes,

pero siguen teniendo gluten.

Hay mucha gente que piensa que son cereales distintos.

Ojo, personas celíacas,

porque tampoco pueden tomar este tipo de trigos.

Kamut o espelta tienen gluten. Apuntado.

Estamos hablando de pan, vamos a hablar del pan integral.

Recientemente se ha aprobado una nueva normativa.

¿Qué nos puedes contar sobre ella? Pinta muy bien.

Afortunadamente parece que tendremos

una solución parcial al falso pan integral

que se nos vendía en muchos supermercados.

Entrará para este verano y contemplará

que cuando encontremos "integral" en un pan obligatoriamente

el 100 % de la harina tiene que ser integral.

Esto no pasaba ahora. Ibas a algunos supermercados

y te encontrabas panes que ponían "integral".

Mirabas los ingredientes y había que buscar qué porcentaje

y había panes integrales

que, en realidad, eran 0 % harina integral,

panes blancos a los que se les añadía salvado.

Corregido el tema de la harina 100 % integral

y luego también hay otros temas que están normativizados mejor.

Por ejemplo, el pan de masa madre, que ahora sí se contempla

qué tipos de levaduras se pueden usar,

cuánto tiempo hay que dejar el pan fermentando en la masa madre,

que es la clave, y una cosa también es positiva,

a pesar de que España trabajaba muy bien el tema de la sal

y progresivamente se ha ido reduciendo,

también se ha puesto un techo de sal,

el máximo que se puede usar en cada uno de los panes.

Y respecto al pan multicereales, ¿qué novedades hay?

Pues que antes "multicereal" o "de semillas" te decían:

"Mira, aquí tienes unas pipas".

Eso, en realidad, nada,

un pan con pipas no necesariamente es saludable.

"Multicereal" solo decía que estaba hecho de varios cereales.

Ahora, afortunadamente, cada cereal que se nombre en el envasado

tiene que contener necesariamente el 10 %.

Imagina esto, que es un pan de espelta,

pues si se llamase de trigo, de espelta y de kamut,

al menos debería llevar el 10 % de cada uno que nombra.

Muchísimas gracias por toda esta información,

que, como sabéis, también podemos seguir

a través de las redes sociales.

Que, además, nos plantean ahí dudas.

¿Este pan es integral o no?

Pues para eso están las redes sociales.

Claro que sí. Muchas gracias.

Las páginas de Internet y las redes sociales

también pueden ser un canal estupendo

de información y de educación, si se saben usar correctamente.

Vale la pena para la nutrición

y vale, especialmente, cuando hablamos de salud sexual.

Hemos venido hoy a hablar

de comunicación padres-hijos y de educación sexual.

¿Aquí hacéis educación sexual? -Claro.

Nos parece superimportante que los niños,

un tema que tienen tan presente,

puedan disponer de una guía y un acompañamiento.

-Ajá. ¿Creéis que podré hablar con papis, alumnos...? ¿Es posible?

-Sí, tenemos, además,

una sala preparada donde te esperan algunos alumnos.

-Genial, pues a por ello. -A por ello.

-¿Qué tal, chicos? Me llamo Nayara.

Es un hecho que a veces

nos cuesta comunicarnos con nuestros padres,

así que vamos a hacer una prueba.

¿Qué nota la pondríais a vuestra comunicación en casa

con vuestros padres?

Un ocho, un nueve. ¿Y tú, Clara?

¿Crees que de nuestros novios o novias o de sexualidad

también hablamos cómodamente con nuestros padres?

-Sí, yo de esas cosas hablo con mi padre.

Si tengo algún problema o duda sé que él podrá resolvérmelo.

-¿Y los chicos qué pensáis?

-Solemos acudir a los amigos. Hay otro tipo de confianza.

-¿Y nos ayudan los amigos?

Vale, Ada, en tu opinión,

¿qué crees que nos queda por mejorar

en la comunicación con nuestros padres?

-Se tendría que hablar más sobre los temas tabú

porque hay padres que se lo cuentan a sus hijos

y otros que no o se lo cuentan demasiado tarde.

-¿Qué temas nos hacen falta?

-El tema de parejas y sexualidad con la pareja.

-Que nos ayuden con los métodos de precaución.

-Y que nos entiendan, que no solo miren, por lo general.

-Ajá, que se pongan más en nuestro lugar.

-Claro. -¿Y creéis, en general,

que la educación sexual de chicos y de chicas es la misma?

-Pues no, no se habla igual,

porque no se abarcan los mismos riesgos

ni las mismas situaciones.

-O sea, que parece

que hay temas que son más de chicas y temas que son más de chicos.

Si hacemos eso, al final todos estamos desinformados.

-Claro, por eso habría que saber todos de todo,

aunque unas cosas les afecten a unos y otras a otros.

-Bueno, chicos, muchas gracias por participar.

Ahora vamos a ver qué opinan vuestros papis.

Hasta luego. (TODOS) -Adiós.

-Hola, Esther. Eres la madre de Unai, ¿verdad?

-Sí. -Qué bien.

-¿Qué hacemos cuando son ellos

los que no quieren hablar con nosotros?

Esto es habitual en la adolescencia.

-Sí, de repente no quiere hablar contigo.

Quiere hablar con sus amigos.

-¿Tenemos que responderle siempre a todas sus dudas?

-Yo creo que hay que responder siempre.

Podemos investigar con ellos también.

Es decir, ellos van a traerte más que nosotros.

O no nos hemos encontrado, o nunca hemos pensado,

o ni siquiera conocemos.

-Hola, Melanie, ¿qué tal? -Hola.

-Tú eres mamá de una niña adolescente, ¿verdad?

-Sí, 12 años.

-¿Y el tema de la sexualidad es importante abordarlo con ella?

-Tiene que formar parte del día a día

y que se pueda dialogar con ellos de una forma muy natural

y sin que sea "vamos a hablar de sexo".

Hemos hablado con los padres y con los niños,

así que ahora os voy a dar mi sistema de seis claves

para hablar de sexualidad con vuestros hijos.

Primera: prohibido evitar las preguntas.

Segunda: prohibido mentir.

Tercera: más vale ampliar información que recortar.

Cuarta: hay que hacer hincapié en los riesgos,

pero sin inculcar miedo.

Quinta: si no sé cómo responder, no pasa nada, lo intento.

Sexta: si no quieren hablar con nosotros, no pasa nada,

podemos aprovechar cualquier contexto de nuestra vida diaria

para empezar a hacer educación sexual.

El sexo es parte de la vida

y un sexo saludable es cuestión de educación,

doctor Fabiani. Y hablando de educación,

siempre se puede aprender algo nuevo.

Nunca es tarde para seguir aprendiendo cosas.

A mí me encanta cada día aprender algo nuevo.

Pues hoy vas a aprender algo nuevo, una palabra, "meteorismo".

Los médicos llamamos "meteorismo" a esos problemas de gases.

Hay veces que es un problema porque no pueden salir esos gases

y hay veces que el problema

es que no puedes dejar de hacer que salgan.

A veces ahí el problema no es para el que lo sufre,

sino para los que lo rodean. También es verdad.

Para evitar todas esas molestias, le pondremos remedio

siguiendo tus consejos de salud en positivo.

A poco que conozcas o hayas leído la tabla periódica,

seguro que conoces los famosos gases nobles,

pues aún más famosos, porque los conocemos todos,

son los gases que tanto los nobles, como los no tan nobles producimos

y, en el mejor de los casos, expulsamos.

Bueno, en el mejor de los casos expulsamos en privado,

porque cuando no somos capaces de hacerlo

podemos tener distensión, hinchazón, ruido y hasta dolor,

provocado por esa acumulación.

Los problemas de gases a menudo son por tomar bebidas con gas,

por comer alimentos especialmente flatulentos,

o por comer muy rápido, estresados o con ansiedad.

Otras veces pueden ser síntoma de intolerancia

a determinados alimentos

o de problemas digestivos frecuentes,

como el intestino irritable.

Y muchas veces, por causas desconocidas.

Si sufres de gases, apunta:

evita los alimentos que te sientan mal,

aunque es verdad que hay algunos alimentos

que suelen producir más gases que otros,

tú sabes mejor que nadie qué alimentos te dan gases.

No hagas comidas muy abundantes. No tomes bebidas con gas.

Recuerda que la mejor bebida es siempre el agua

y, en este caso, sin gas.

Come despacio, que no parezca que te van a quitar el plato.

Mastica bien los alimentos.

Y puedes hablar en la comida,

pero sin pasarse, o tragarás más aire que comida.

Es aplicable el "con la boca llena no se habla".

No abuses de chicles o caramelos y practica ejercicio físico.

Eso pone a tono tu intestino y es bueno para todo.

Y sí, hay algunas pastillas para los gases,

pero debes evitar tomarlas de forma habitual.

Aunque algunas pueden ser útiles,

como todas, tienen efectos secundarios.

Si los síntomas no mejoran con estos consejos,

o si nunca has padecido de gases y de pronto empiezas a sufrirlos

junto a dolor abdominal, estreñimiento o pérdida de peso,

consulta con tu médico,

por si hay que hacer algún estudio o algún tratamiento más específico.

En el resto de los casos, recuerda:

si eres de los que padecen de gases,

seguramente te aparezcan y desaparezcan los síntomas

a lo largo de la vida.

Mejorar tus hábitos suele ser la solución

para que esos problemas de gases se vayan volando.

Y volando se nos ha pasado esta hora de salud.

Vamos, que solo nos queda tiempo para contaros

cuál es el reto saludable

que os proponemos para la semana que viene:

contad el tiempo que tardáis en comer.

Os proponemos que tardéis, como mínimo, 20 minutos.

Excelente reto,

porque cuando uno come más despacio se sacia más,

controla la cantidad que come,

y mastica mejor los alimentos y las digestiones mejoran.

Excelente reto saludable.

Y nos podéis contar cómo os va a lo largo de la semana.

Aprovechad las redes sociales de "Saber vivir".

Nos lo decís y os estaremos animando

y ayudando a conseguirlo toda la semana.

Feliz reto, feliz semana. Gracias por ver "Saber vivir",

un programa de servicio público en TVE.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 09/06/19

Saber vivir - 09/06/19

09 jun 2019

En este programa hablamos de la nueva normativa del pan integral, los alimentos enriquecidos y si está justificado su consumo, trucos para cocinar los pescados semigrasos, ejercicios con la fitball, cómo combatir los gases, cómo podemos mejorar la educación sexual de nuestros hijos… ¡Y más a un clic!

ver más sobre "Saber vivir - 09/06/19" ver menos sobre "Saber vivir - 09/06/19"
Programas completos (376)
Clips

Los últimos 2.876 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios