Reportero de la historia La 2

Reportero de la historia

Lunes a viernes a las 11.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4694528
Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 6 - ver ahora
Transcripción completa

Soy un reportero algo especial.

Recorro los lugares y los hechos

que han sentado las bases de lo que somos hoy en día.

Me gusta ver, preguntar, investigar y contar lo sucedido.

Porque soy un "Reportero de la Historia".

Subtitulado por TVE.

Sabemos poca Historia

y nuestro sistema educativo no hace mucho para llenar este vacío

Pero algo sí.

Hoy veremos la experiencia estimulante

de un grupo de investigadores universitarios

y veremos sus resultados, aplicados en un museo,

el primero en su género,

dedicado a la aviación republicana, durante la Guerra Civil.

Combinar el rigor de la investigación científica

con la amenidad de la exposición,

para divulgar mejor el conocimiento de la Historia,

es su propósito,

el mismo que inspira los reportajes de nuestro programa.

Arqueólogos, investigadores e historiadores,

saben que se necesita un cambio de mentalidad

para que sus materias sean mucho más atractivas

y su trabajo más eficiente.

Por este motivo, ya han empezado a adaptar

las tecnologías más modernas a sus estudios,

su enseñanza y su divulgación.

Hoy veremos

uno de estos nuevos enfoques didácticos y metodológicos,

que convierten en apasionante el estudio de la Historia.

Para ello,

visitaremos las dependencias del Grupo de Investigación

sobre Didáctica del Patrimonio y Museología

de la Universidad de Barcelona,

con el catedrático Xavier Hernández al frente.

¿Qué es lo que hacéis aquí?

Explícanos este concepto de didáctica de las Ciencias.

Aquí, lo que hacemos es integrar diferentes estrategias

para la investigación y su difusión y divulgación.

En este caso, trabajamos, principalmente, en Historia,

entonces, todo lo que es investigación en Historia,

divulgación, difusión y didáctica en la Historia,

es nuestro objeto de trabajo.

¿Cual es proceso, cómo se aplican estos sistemas?

El proceso, en general, a la Historia,

parece un atraso, en cuanto a metodología.

Nuestro principal intento es acelerar las metodologías de la Historia

para que estén acordes con las necesidades

y las posibilidades del siglo XXI.

Trabajamos siempre en equipo;

miramos de conjuntar

equipos de diversas universidades y empresas.

Trabajamos con tecnología punta.

Investigamos con tecnología punta, sobre todo en el campo,

en estos momentos, de... problemas bélicos.

E integramos, a la vez, todo lo que sean recursos,

estrategias para difundir, divulgar "musearizar",

aquello que estamos estudiando.

Es decir, desde el primer momento:

tecnología punta, trabajar en equipo, y pensar ya, directamente,

en la divulgación y en la apuesta en valor de esta investigación.

Utilizáis nueva tecnología, en electrónica, ordenadores...

Todo eso, aplicado al mundo de la Historia,

suena como raro, como... Sí, suena raro, pero la Historia...,

el futuro de la Historia va, precisamente, por ahí.

Fíjate que en Historia no tenemos laboratorios para hacer...

una investigación experimental,

pero nada nos va a impedir, en un futuro inmediato,

replicar, simular la Historia,

a partir de computación y súper-computación.

Eso, también lo estamos haciendo.

Por tanto, estamos utilizando,

todo lo que nos aportan otras ciencias y tipos de disciplinas

georadar, análisis, prospección geofísica,

trabajo con teledetección, etc.

y además, todo lo que es simulación computacional.

Esto va a ser el futuro,

igual que ha sucedido con la biotecnología,

que ha hibridado biología e informática,

lo mismo va a suceder en la Historia en muy poco tiempo.

No va a ser cuestión de decenios, sino de años.

Supercomputación aplicada a la Historia,

eso ya es como... mezclar dos mundos muy diferentes ¿no?

No, va a ser lo más normal, ya te digo, antes de diez años.

Es decir, la Historia es una suma de variables.

En el caso de la Historia Militar,

donde la gente acostumbra a comportarse

siguiendo comportamientos racionales,

porque lo que hay que hacer, básicamente, es sobrevivir,

y, a veces, lo más útil es sobrevivir en equipo,

todo lo que son planteamientos de defensa, de ataque,

de subsistencia... acostumbra a ser bastante previsibles.

Y eso hace que sea, especialmente, idóneo

para plantearte opciones de simulación.

Tú, en una batalla, puedes preveer la puntería, la moral,

si los soldados están relacionados con otros soldados que se conocen,

eso les da más factor de cohesión...

Toda una serie de variables que se pueden simular, hoy en día,

a pesar de que sean múltiples variables.

¿Es como un gran juego de estrategia?Exactamente.

Entonces, nosotros vamos siguiendo, en última instancia,

lo que sería la teoría matemática de juegos, aplicada a la Historia.

La teoría matemática de juegos, de alguna manera,

fue lo que impidió que la Guerra Fría acabara mal, ¿no?

porque, a partir de los juegos... dedujeron lo que podía pasar,

pues esto lo estamos aplicando a investigación en Historia

y creo que esto somos bastante punteros;

es decir, que las experiencias que llevamos sobre esto,

son bastante aleccionadoras y, efectivamente, es el camino

para la renovación de una Historia científica,

la matematización de la Historia como quimera que ahora,

prácticamente, está al alcance de la mano,

con los nuevos instrumentos y herramientas que tenemos.

Creo que tenéis proyectos para que la gente que, por ejemplo,

pasea por los campos de batalla,

pueda tener la información en el teléfono móvil.

Ese uso de las nuevas tecnologías para divulgar la Historia.

Sí, cuando tú haces un estudio sobre el objeto patrimonial que sea,

tienes que pensar en todo lo que es la socialización, la divulgación,

la didáctica y su puesta en valor, desde el punto de vista económico.

A los humanos nos interesa todo lo que acontece a los humanos,

y, por tanto, una batalla, un enfrentamiento, un aeródromo...,

son objeto de interés y está bien explicarlo.

Hasta ahora, se utilizaban mucho elementos museográficos in situ,

a parte de los guías humanos,

que naturalmente son los más interactivos, ¿eh?

pero no siempre están al alcance del momento, ¿no?

Entonces, el panelage supone un problema:

que es caro, se degrada muy rápidamente...

Entonces, la nueva museología va por elementos que sean portables,

que sean mucho más baratos,

que estén dotados de una iconografía didáctica

suficientemente potente como para que sea claro

el mensaje que dan, que sea reaplicable,

y eso, precisamente, también

es otro de los temas que estamos investigando.

Es decir, cómo a partir de telefonía móvil

y cómo a partir de tablas táctiles,

multiusuarios,

podemos... explicar cosas in situ,

sin necesidad de...

obstruir el paisaje,

o sin necesidad de impactar en el paisaje.

Vosotros ponéis un énfasis enorme en visualizar la Historia,

conseguir que la gente pueda ver la Historia,

hacer reconstrucciones,

tenéis muchas publicaciones de cómo eran los uniformes,

cómo vestían, cómo... hacer entender visualmente la Historia,

incluso trasladar a la gente al ámbito histórico

para que revivan y para que perciban la Historia de una manera directa.

Eso significa también democratizar el acceso a la Historia.

Desde el momento que tú haces imágenes comprensibles,

y una imagen vale más que mil palabras,

estás posibilitando que la gente acceda a la Historia.

De ahí que toda la filosofía de la iconografía didáctica

sea la que más nos interese,

y que, también es un problema técnico es el que estamos trabajando;

cómo hacer resoluciones en 3D

que nos permitan ver un poblado ibérico,

un castillo, una batalla, una ciudad del pasado,

indistintamente, en un teléfono o en una mesa multitáctil,

o en una iconografía o en un museo.

Este es uno de los aspectos absolutamente fundamentales.

La gente tiene que entender y eso no se consigue por casualidad.

Hay toda una serie de técnicas, de recursos, de posibilidades

que hay que explorar y que trabajar.

Explícanos casos concretos.

Bueno, nosotros trabajamos, sobre todo en esto,

en campos de batalla,

entonces... tipos de investigaciones que integren este proceso,

desde investigación de base potente hasta divulgación,

tenemos tres... importantes;

ahora estamos desarrollando uno sobre el periodo romano,

en el cual la metodología principal, por ejemplo, consiste en recuperar

los clavos de las calidas de los legionarios...

Las calidas de las sandalias. De las sandalias,

si llevan unos 50 clavos por sandalia, esas caen...,

con los detectores de metales, los recuperamos,

los marcamos con GPS,

los situamos en un sistema de información geográfica,

y tenemos un mapa de clavos de las calidas de legionarios,

que nos permiten estudiar por donde se movieron esta gente.

Eso ya lo utilizamos

cuando estuvimos investigando en batallas del siglo XVIII,

sobre todo en Prats de Reí, en Talamanca...

Tras las batallas de la Guerra de Sucesión española.

Que allí lo que recogimos fueron balas y restos metálicos

de un enfrentamiento que apenas duró dos o tres horas,

pero que generó su materialidad arqueológica.

Principalmente, localizamos los restos, los recuperamos igual:

los marcamos con el GPS

y eso nos permite estudiar su distribución espacial

y hacer nuestras hipótesis.

En este momento,

lo que estamos investigando es, principalmente, sobre la guerra aérea

vinculada a la Batalla del Ebro,

en los aeródromos desde los cuales despegaba la aviación republicana.

Las estrategias de investigación que se han seguido, son lo mismo:

prospección con georadar,

hemos enviado a gente a investigar en los archivos italianos,

recuperación de fotografías de los bombardeos italianos,

comparación de los resultados de los bombardeos

con lo que nos da el georadar y la prospección geofísica

con detectores de metales, localización de todas las piezas

en su sistema de información geográfica,

y valoración de las hipótesis que se habían hecho en un principio.

Eso, sumado con las primeras aproximaciones de simulación,

a partir de supercomputación, que estamos trabajando en ello,

a partir del siglo XVIII y también...

todavía no estamos suficientemente preparados, pero vamos a hacer,

en breve, sobre la guerra aérea y la Batalla de Barbate.

Te vamos a simular todo lo que pasa en la Batalla del Ebro,

a partir de supercomputación.

Para conocer, de primera mano, estas técnicas,

aplicadas al estudio y a la didáctica de la Historia,

nos desplazamos a la localidad de Santa Margarida i els Monjos,

en la comarca barcelonesa del Alto Penedés,

para visitar el Centro de Interpretación

de la Aviación Republicana y de la Guerra Aérea.

Está instalado en un antiguo campo de aviación republicano

y es uno de los pocos centros de investigación

dedicado a la actividad aérea del ejercito popular

durante la Guerra Civil.

Una historia fascinante y romántica

de batallas aéreas y pilotos aguerridos,

que vivió su punto culminante en la Batalla del Ebro, en 1938,

y que hoy cobra vida en este pequeño museo,

ubicado en un hangar.

Estamos en medio de una zona caliente de la Guerra Civil.

Un sitio donde se vivieron capítulos importantes de la Guerra Aérea, ¿no?

Sí, desde marzo de 1938,

en esta zona del Penedés,

hubo cuatro aeródromos de la aviación de caza republicana,

desde los cuales se realizaron las campañas del Ebro y del Segre.

Por lo tanto, hasta la retirada, a mediados del mes de enero de 1939,

constantemente hubo actividad aquí,

tanto de ataques de la aviación republicana, a dos frentes,

como de bombardeos de la aviación franquista y sus aliados

sobre las bases aéreas republicanas.

¿Cual ha sido la idea de hacer este pequeño museo, este hangar?

Esto forma parte de un proyecto más amplio

de investigación y divulgación sobre la aviación

durante la Guerra Civil.

El hecho de que la aviación tuviera un papel fundamental

durante la Guerra Civil,

y que la aviación republicana, dentro del ejército popular,

también tuviera este papel,

nos motivó a tirar un proyecto relacionado con la aviación

en la Guerra Civil,

pero este proyecto, que contiene una parte de investigación,

hemos creído que también debía tener una parte de divulgación

y de poner en conocimiento de la sociedad.

Es un museo que intenta aportar, no solo elementos técnicos,

sino también humanos, relacionados con la aviación:

los mecánicos, los aviadores, etc.

Y además porque estas comarcas acogieron a la aviación republicana

y padecieron los bombardeos de la aviación franquista,

que también se reflejan en el centro.

¿Cual ha sido el criterio para musealizar este equipamiento?,

porque veo que hay cosas que apelan directamente a la emoción,

como podrían ser algunos audiovisuales,

los propios figurines...,

y luego hay cosas más técnicas, ¿no?

Sí, nosotros hemos pretendido reflejar

el estado actual de la investigación,

y hacerlo de manera que hubiera una doble lectura:

por un lado, la de aquellas personas que entran,

por primera vez, en contacto con esta temática,

pero que también fuera útil para aquellas persona

que ya conocen los elementos básicos de la aviación republicana,

pero que aquí le añadimos un plus de información o de objetos

que permiten aumentar su conocimiento.

¿Qué se está haciendo en toda la zona

para conservar ese patrimonio de los campos?

Hay diversas iniciativas:

Unas relacionadas con la investigación

y otras relacionadas con la difusión.

En parte de este centro se han recuperado un par de refugios

que son visitables, en alguno de los dos aeródromos,

y por otro lado se está señalizando un itinerario,

del Vesper de la Gloriosa, que le llamamos...,

Vesper de la Gloriosa, qué bonito.

Y que permitirá recorrer los cuatro campos

y los elementos patrimoniales que todavía quedan,

y conocer la Historia.

Son campos que están a una distancia de 20 Km.

y que en un día permiten hacer esta ruta.

¿Son comprensibles, esos campos?

Sobre todo hay dos aeródromos, Sabanell y Pacs,

que son más comprensibles,

en el sentido de que no han estado urbanizados;

simplemente ha habido cultivo,

pero es muy fácil ver la estructura del campo.

En cambio, en los otros dos, Santa Oliva y Monjos,

es más complicado porque hay zonas urbanizadas.

¿Qué se podría decir de la aviación republicana,

en cuanto a su valor estratégico?

La aviación, tanto la republicana como la franquista,

tienen un papel fundamental en la guerra,

y si, en un primer momento, la aviación republicana,

podemos decir que es mayoritaria sobre la franquista,

en cuanto llegan las ayudas italianas y alemanas,

claramente, la aviación franquista es superior.

Los últimos análisis apuntan a que un factor decisivo

para decantar la guerra del lado franquista,

fue esta superioridad aérea.

¿Cómo era la vida de un piloto de la república,

durante la Guerra Civil?

La vida de un piloto era un poco complicada

y bastante arriesgada.

La vida de un piloto empezaba muy temprano, por la mañana,

desayunar..., en la residencia de los pilotos,

traslado al campo de aviación;

los mecánicos ya se habían levantado antes,

para probar los motores, ametralladoras, etc...

y salían a hacer el primer servicio,

de combate, de reconocimiento, de protección de líneas,

o de bombardeo, de escolta de bombardeo,

o lo que fuera...

Y eso durante..., pues a lo mejor cuatro o cinco servicios al día.

-En la guerra, yo recuerdo el entusiasmo que había,

entre los mecánicos y los pilotos, también.

O sea, que... y bien, idealistas, ¿no?

Y había indiferentes.

Había por fuerza, que se habían enrolado por fuerza.

Yo era un idealista.

Iba a la Escuela Industrial

y allí me forme como anarquista o comunista

y luego pues (ríe)...

en fin... estuve en el ajo y con ilusión, ¿no?

El piloto y el mecánico formábamos un dúo de hermanos.

Teníamos un trato de hermanos

y te dolía mucho, cuando venías del frente.

Cuando venían del frente, ya contabas:

"A ver, me falta mi aparato,

no llega este,

¿qué le habrá pasado?"

Y cuando llegaba, le ayudabas a salir de la cabina,

porque, a veces, en el combate, se estresaban tanto,

que llegaban que no podían salir de la cabina por sí solos.

Estaban desmantelados de la tensión nerviosa

que habían tenido en el combate,

los había dejado desmantelados.

Era un servicio peligroso, supongo. Sí.

¿Qué esperanza de vida tenía esta gente?

Pues, bastante bajo.

Se calcula que, aproximadamente,

el tanto por ciento que había de bajas era bastante elevado,

sobre todo sufridas por accidentes y por averías en combate.

Estamos descubriendo que muchos de los pilotos republicanos,

no es que estuvieran... tenían fama de que estaban mal preparados,

y que se les preparó con mucha rapidez,

pero la documentación rusa

y todo el material que hemos rescatado

de los últimos moscas, están demostrando,

y también las pruebas arqueológicas, están demostrando que, realmente,

el material que vino nuevo, no estaba lo suficientemente preparado.

Los motores fallaban,

las ametralladoras se encasquillaban, etc., etc...

y quizá, hay que dar, un poco, ese cambio o revisar esa historia

que se está dando de los jóvenes pilotos,

que siempre se les ha querido dar la aureola de pilotos,

dijésemos con poca experiencia, poco bagaje.

El tanto por ciento de accidentes era como más de un 30% de accidentes

y de pérdidas en combate.

¿Vivió usted alguna situación de peligro directo

en un ataque de esos?

Sí, muchas.

Recuerdo una de ellas en Villar del Arzobispo,

que nos atacaron y venían tres o cuatro "saboyas" de la parte sur,

y atacando y nos daban la pasada.

Era impresionante sentir la explosión porque...,

cuando estás en el suelo y escarbando

para ver si puedes hacer un agujero para esconderte,

aquello..., que te llama...

el instinto de ver si puedes hacer un agujero,

entonces, cuando estallan las bombas a dos o tres metros,

hacen como un soplido,

no hace una explosión "boom", no, no, "buf", como un bufido,

hace un vacío impresionante;

entonces das un salto,

de medio metro o más, cada vez que cae una bomba cerca.

Bueno, en aquella ocasión tuve suerte,

sí, cayeron cerca, pero no me tocaron.

Generalmente, en los archivos italianos

nos explican que ha generado más documentación

toda esta intervención italiana en España, durante la Guerra Civil,

que la que tienen de la II Guerra Mundial.

Suele pasar. Sí, también con la gente del archivo

de la gran batida italiana en Roma,

y la verdad es que es una fuente interesante

para poder ofrecer una visión amplia

de toda la importancia que tuvieron los italianos

durante la Guerra Civil española, porque se ha hablado muchas veces

de cual fue el papel que tuvo la aviación italiana,

si fue determinante o no, y, efectivamente,

barajando y consultando todos esos expedientes,

todos esos legajos, te das cuenta, realmente,

de la trascendencia que tuvo la aviación italiana

y del sacrificio que tuvo de pilotos, de tripulaciones y de...,

bueno, todo el esfuerzo económico.

Cuando mira usted al cielo, ¿vuelve a ver las alas de aquella aviación?

Bueno...,

había momentos de una mezcla de odio y de compasión,

y fastidio, porque...,

decías: ¿por qué habéis venido aquí? estabais bien en vuestra casa, ¿no?

Por ejemplo, los italianos que venían que, pobres chicos, también,

decían que habían venido voluntarios, pero... lo pasaron mal aquí.

Los italianos..., sí.

Aquí, en este museo, estamos viendo la aplicación de nuevas tecnologías

a la resurrección del arma aérea republicana.

¿Qué pueden aportar todas esas nuevas tecnologías

para revivir lo que fue esa gran aventura?

Puede ser una aproximación al pasado interesante,

para la gente que no conozca el tema.

Investigando, tanto el campo de batalla,

investigando siniestros aéreos, investigando los aeródromos,

e investigando los archivos, puedes generar una información

que luego puedes transponer

y puedas pasar a un equipamiento museográfico,

para que sea comprensible para todo el mundo.

A través de las nuevas tecnologías, a través de interactivos,

a través de textos de síntesis y de mucha iconografía

que sea didáctica y entendedora para un público en general

que pueda, como mínimo, introducirse en esta temática,

conocerla y que les interese.

¿Cual era la técnica para aproximarse a un caza enemigo

y tratar de derribarlo?

Hágalo con este avión, más o menos.

Con la mano, ¿cómo le perseguiría, cómo se situaría usted?

Bueno, siempre bajar.

Lo principal es procurar poner alto para ver el panorama abajo,

si hay combates y demás y ver cual puedes cazar, ¿no?Mmm.

Entonces, desde arriba, rápidamente, atacar.

Y luego, sobre todo, por debajo, también.

Y, sobre todo, haciendo la vertical.

Subir, subir, subir...

y entonces, por detrás,

a ver si se ha distraído un poco abajo..., atacarlo.

Bueno, la historia de cada campo es la historia para tenerla guardada

y que no se olvide,

porque cada campo de estos podría escribir un libro, ¿no?

-Tiene un periodo muy interesante de diálogo,

en el cual el viaje al pasado... la quimera humana;

el viaje al pasado, el viaje a la Historia,

el viaje en el tiempo;

en el momento que yo pueda conversar con Carlos V, con Felipe II,

Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 6

14 ago 2018

Hoy veremos la experiencia estimulante de un grupo de investigadores universitarios y sus resultados aplicados en un museo dedicado a la aviación republicana durante la guerra civil.

Histórico de emisiones:
01/06/2013

ver más sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 6" ver menos sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 6"

Los últimos 40 programas de Reportero de la historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios