Reportero de la historia La 2

Reportero de la historia

Lunes a viernes a las 11.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4690201
Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

Estamos en Tiermes, al suroeste de la provincia de Soria.

Una zona muy deshabitada como se ve pero llena de historia.

En ella vamos a encontrarnos

con uno de los pueblos que caracterizó nuestro pasado;

los Celtíberos.

Los Celtíberos son los pueblos de origen Celta

que habitaron el centro de la Península Ibérica

entre los siglos VI y I a.C.

Se conocen varias etnias celtíberas:

Arévacos,

Pelendones,

Bellos,

Titos, Lusones.

Eran tribus ganaderas y aguerridas

acostumbradas a un clima hostil y a una tierra poco fértil.

Cuanto a partir del siglo II a.C. Roma amenaza con invadir la Meseta

empieza un periodo de guerras, tratados y treguas

entre romanos y celtíberos,

que se alargará más de cien años.

Muchos de ustedes pensarán que esta etapa de luchas

acabó con el asedio de Numancia

y el trágico desenlace de su resistencia en el año 133 a.C.

Sin embargo, a pocos kilómetros de distancia

hubo una ciudad que desafió al poderoso imperio

durante treinta y cinco años más: Tiermes.

¿Qué sucedió durante estas tres décadas?

¿Cómo resistió esta pequeña población

teniendo al ejército romano tan cerca?

Santiago Martínez, subdirector,

nos recibe en el yacimiento de Tiermes.

Tradicionalmente se ha asumido por la investigación

que tras la famosa conquista, tras un asedio de Numancia,

en el año 133 a.C.

Gran parte de lo que es la Celtiberia que todavía no había sido conquistada

El alto valle del Duero cayó en manos romanas,

lo que se produce con la caída de Numancia

es un importante avance de esa frontera del Valle del Ebro

hasta el alto Valle del Duero,

pero no mucho más adelante de Numancia, de tal manera,

que hacia el oeste en gran parte del territorio arévaco

y todavía permaneció más o menos independiente

dentro de un espacio que podemos denominar de frontera,

en el que sí existen un contacto intenso y muy directo

entre lo que es los territorios de dominio romano

desde el área de Numancia hacia el Valle del Ebro

y los territorios que todavía permanecen autónomos

hasta cerca de cuarenta años después,

cuando Roma decide avanzar esa frontera

y anexionarse nuevos territorios, en lo que es actualmente la...

y terminar entonces la Meseta Norte.

Quiénes eran los arévacos,

y qué importancia tenían dentro de lo que sería el mundo celtibérico.

Los arévacos es una de las etnias

en las que están distribuidos los grupos celtibéricos.

Eran los que vivían en la zona noroccidental.

En lo que actualmente es la provincia de Soria,

la zona sureste de la provincia de Burgos,

la zona oriental de la provincia de Segovia, y quizás,

la parte norte de la provincia de Guadalajara.

Estamos hablando de una sociedad aristocrática, jerarquizada.

Es decir, que está dominado por un grupo

que son los que controlan la propiedad.

Aquí la propiedad la tenemos que evaluar

a escala de rebaños, de cabezas de ganado,

de las propiedades agrícolas.

Esos grupos contra el conjunto de la sociedad.

Una sociedad, que además, está creando un modelo

de ciudad estado en la que hay otros grupos de población,

pero donde el componente militar es fundamental ¿no?

Ahora bien, reconocerlos arqueológicamente es complejo.

El mundo Celtibérico a pesar de que existían tribus o diversas etnias,

no existía un componente nacional definido,

ni tampoco existía un gran estado Celtibérico,

sino que cada ciudad y su territorio formaba

lo que se llama desde el punto de vista histórico una ciudad estado.

Roma establece relaciones con esas ciudades-estado

y tiene que avanzar eliminando, absorbiendo a cada una de ellas.

De tal manera que el avance es lentísimo por eso,

porque está siempre pendiente de juegos de alianzas,

de las perspectivas de avance en función del poder

que tiene cada una de esas ciudades, ciudades potentísimas como es Egeda.

Ahora está muy de moda las guerras lusitanas.

Aquí también, en Celtiberia hubo personajes muy parecidos a Galba.

Ese pretor malvado y traidor ¿no?

Aquí también hubo traiciones.

Sí aquí el ejemplo Galba que tenemos en la Celtiberia.

Además precisamente en Tiermes es Tito Didio,

el conquistador de Tiermes.

Famosas son sus intervenciones militares a partir del año 98 a.C.

Las matanzas que protagonizó este magistrado fueron importantísimas.

Dicen las fuentes que nada más llegar a Celtiberia

mató directamente a veinte mil arévacos.

La injuria, el deshonor, que muchas veces acompañaba

a las acciones de los magistrados republicanos

que ávidos y necesitados de gloria militar,

en vez de usar la vía diplomática

o intentar resolver un problema militar,

con una cierta contención,

decidían poner en marcha la máquina romana más brutal

y pasar por encima de lo que se les pusiera en medio.

Visitamos Tiermes en pleno invierno soriano

y comprobamos el rigor del frío que congela esas piedras milenarias.

Es el mismo que alcanzó a la máquina militar romana,

que avanzaba bajo condiciones de gran dureza

y la obligó por primera vez, a modificar su estrategia.

Las fuentes romanas hablan mucho del clima,

de lo agreste e inhóspito de la zona y del clima.

Hablan del Cierzo,

hablan de la dificultad de guerrear en unas condiciones

como las de aquí de la Meseta.

Eso era así.

Roma diseñaba sus campañas militares precisamente para ello ¿no?

Cuando tomaban el poder los cónsules o los pretores,

generalmente, en sus gobiernos provinciales,

que les capacitaban para hacer las campañas militares.

Por las fuentes sabemos que solían llegar entre junio y julio

Es decir, que no estaban aquí desde el primero de enero.

Tenían que resolver antes cuestiones en Roma

y ello les permitía únicamente uno, dos, tres meses de campaña;

es decir, después de llegar en barco a Ampurias o a Tarragona,

llegaban a la Meseta se hacían cargo de los ejércitos

iniciaban sus campañas militares.

El problema fue que en la Meseta norte ya tiene una cierta distancia

con respecto a la costa

y eso obliga precisamente,

que a mediados del siglo II a.C.

llega al estado romano

a hacer una especie como de cambio en el calendario

para permitir que los cargos militares pudieran llegar

a la provincia de Hispania mucho más tarde, y de hecho,

en las guerras celtibéricas de mediados del siglo II a.C.

las dificultades climáticas a las bases de invierno

provocaron que dentro de la estrategia de conquista

de la zona oriental de la Meseta fue el primer ejército romano

pasara un invierno completo fuera de sus bases

precisamente en territorio enemigo cerca de Numancia.

Y luego había el miedo ¿no?

Hay historiadores, por ejemplo, Orosio

que habla del terror delirante de los legionarios romanos

ante los celtíberos.

El celtíbero lo que está es defendiendo su territorio.

Está viendo como una potencia imperial está absorbiendo

todo lo que tiene alrededor.

Y que se plantaba aquí con tres regiones y con elefantes,

porque aquí varios ejércitos trajeron elefantes.

Debía impresionar bastante y muchísimas comunidades y ciudades

antes que guerrear contra Roma pues decidían hacer pactos

por una vía diplomática

que les introducía dentro del dominio romano

dando inicio a lo que se llama como el proceso de latinización.

Tiermes fue tomada en el 98 a.C.

Pero no arrasada.

Las legiones romanas ya no aplicaron su política destructora

sino que supieron aprovechar los espacios urbanos celtíberos

y adaptarlos a sus necesidades.

Unas estructuras de la ciudad Celtibérica

probablemente fueron reutilizadas por los romanos y readaptadas ¿no?

Pensaban en esa especie de anfiteatro que tenemos en...

Hablamos del graderío rupestre, el graderío del sur,

es un graderío en roca, bastante irregular,

no se adapta a los modelos típicos

o de lo que son los edificios espectáculos romanos: los teatros,

los circos, los anfiteatros;

porque tiene una cavia, es decir,

un conjunto de gradas bastante irregulares

que se abran sobre un gran espacio

que de mide cerca de 200 metros de longitud.

Las últimas investigaciones y las que hemos realizado,

apuntan a que se trata realmente de un edificio que cumple,

con las funciones de un campus.

Que es un edificio polifuncional

y con el mercado de ganado.

Tiermes es una ciudad ganadera,

Tiermes es una ciudad que necesitaba espacios

donde hacer mercados y ferias de ganado

y que mejor sitio que un espacio extramuros,

y además si evocamos ahora las tradicionales ferias castellanas,

no solamente era un hecho económico, sino un hecho social.

Hay un elemento muy emocionante cuando te sientas en esa gradería

que ves los buitres.

Los buitres son omnipresentes en la ciudad de Tiermes.

Pero los buitres tenían un papel bastante importante

en los ritos funerarios de los celtíberos.

Sí, por las fuentes clásicas sabemos

que uno de los rituales de los Celtíberos

era exponer a los guerreros muertos, en combate, a los buitres

porque es una manera de hacer llegar el alma a la esfera divina.

En el siglo III de nuestra Era,

Tiermes se fue despoblando porque el poder se fue repartiendo

entre las aristocracias rurales.

Pero la penetración de grupos germánicos en la península

puso en peligro la hegemonía romana

y Tiermes ganó entonces valor como plaza defensiva.

Se levantó la muralla romana cuyos restos aún perduran.

A inicios del siglo V la decadencia del imperio

dio pie a la consolidación de un reino Visigodo;

lentamente, Tiermes pasó de ser una ciudad romana

a convertirse en una pequeña aldea,

que a partir del siglo VII desapareció del mapa.

Entre el siglo XI y el siglo VII nos movemos

por un absoluto desconocimiento de lo que pasa en Tiermes

y cual es su proceso de transformación de ciudad en aldea

hasta que en el siglo XI, XII sabemos de la existencia de monasterios,

de la presencia de la ermita románica

que nos habla aquí de la existencia de una aldea.

Pero que sabemos poquito de ella hasta qué

si sabemos que en el siglo XVI

cuando empiezan a aparecer por aquí viajeros eruditos

hablan de Tiermes como un sitio despoblado, una ruina.

Así hasta ahora que está resucitando el fantasma.

Sí se lleva intentando desde final del siglo XIX,

desde principios del siglo XX

y luego a partir sobre todo de los años 1970

El actual equipo intentamos que todo llegue,

que todas estas preguntas que nos estamos haciendo

sobre el origen, evolución, desarrollo y fin de Tiermes

que tengan algún tipo de respuesta.

Tiermes fue un foco importantísimo de la cultura celtíbera

en nuestro país.

Aunque menos popular que en Numancia,

su lucha contra la Roma imperial, contra las legiones

tuvo un papel clave en la resistencia del pueblo arévaco

Gracias al esfuerzo de todos aquéllos que han dedicado su trabajo

a conservar y estudiar esta joya de la historia

conocemos un poco más de nuestras raíces.

Gracias a ellos, podemos entender,

un tiempo en el que se entremezclan lo celtíbero y lo romano,

el mito y la realidad.

Conocer Tiermes es despejar las tinieblas del pasado.

Isabel Burdiel catedrática en Valencia

es la autora de una excelente biografía de Isabel II.

Siguiendo al detalle los pasos de la polémica reina niña,

que suscitó esperanzas, decepciones, escándalos

y hasta una guerra civil.

Burdiel muestra la difícil entre liberalismo

y la monarquía del XIX

Y compone el fresco de un siglo clave,

del que gracias a su obra podemos ahora saber mucho más.

Sabemos un poco los orígenes de la actuación del poder monárquico,

que yo creo que no se conocía.

Sobre todo porque he trabajado con documentación privada

y confidencial de época

del archivo de la reina María Cristina de Borbón,

con lo cual tengo un tipo de material

que hasta el momento no se tenía.

Y que es un material que permite ver el punto de vista de la monarquía.

No en tanto, institución que glorificar,

sino en tanto que institución con una enorme responsabilidad

en las decisiones políticas, -que muchas veces fueron para mal-

y hay que saber por qué lo fueron

y eso es lo que yo he intentado explicar.

Bueno, como quizás se sabe,

Fernando VII se casó varias veces, su padre,

sin poder dar descendencia,

finalmente lo hizo con una sobrina suya.

Una napolitana a la cual se supla sus malas lenguas le suponían

una probada fecundidad,

y María Cristina de Borbón llegó a España,

finalmente tuvo una hija.

Esto hizo que el rey aboliese la Ley Sálica,

que era una ley que impedía, típica de la casa Borbón,

que impedía llegar al trono a las mujeres.

Abolió la Ley Sálica,

promulgando la llamada pragmática sanción,

que permitía llegar al trono a las mujeres.

Esto hizo que perdiese el trono su tío, el príncipe don Carlos,

y se suscitó una guerra,

que era al mismo tiempo una guerra dinástica.

Una guerra entre dos facciones de la misma familia,

pero también era una guerra política;

y su interés sobre todo es político.

Era una guerra entre los partidarios del liberalismo

y los partidarios del absolutismo.

Los partidarios del liberalismo decidieron apoyar a la reina niña,

que llegó al trono con tres años de edad.

En tanto que pensaban que a través de ella

se podía finalmente romper con el absolutismo.

Y eso hizo que su madre más por interés, que por convicción política

se apoyase en los liberales.

Mientras en las calles, en las ciudades y en los frentes

se luchaba por la reina en nombre de la libertad,

la reina era educada en una corte estrictamente absolutista,

con un tipo de educación,

más pensada para una dama de alta sociedad, que para una reina.

A los trece años subió al trono, a una edad,

absolutamente improcedente desde cualquier punto de vista,

incluso para la época, incluso para los contemporáneos

y llegó al trono con una preparación...

prácticamente nula, lo cual, convenía a mucha gente,

porque cuanto menos supiera la reina de los mecanismos del poder

y de los mecanismo constitucionales.

Además, con el sexismo de la época: mujer, niña, poco preparada;

más fácil era de manipular políticamente por unos y otros.

Después de la muerte del rey parecía que ya había llegado la ocasión

de romper definitivamente con el régimen absoluto en España

e instaurar un régimen liberal,

tanto en la escena nacional, como en la escena internacional.

Una escena favorable a la ruptura con el absolutismo.

Pero en España eso costó una guerra civil.

La primera guerra civil contemporánea,

que es la llamada Guerra Carlista

contra los partidarios del infante don Carlos,

que representaba el trono y el altar, es decir,

el absolutismo más reaccionario.

Durante el reinado personal de Isabel II,

lo que se produce es esa lucha, que es típica de toda Europa,

entre el Parlamento y la corona.

Quién va a tener la verdadera iniciativa política.

Y una característica del caso español es

la profunda connotación de obstáculo que tiene la corona

para intentar evitar las prerrogativas del Parlamento.

Es decir, la cultura política de la Corte,

es una cultura política de resistencia al liberalismo en general

Pues evolucionó mucho su imagen, primero tuvo imagen

que significaba la inocencia, significaba la libertad;

el país, la nación defendía su reina, su reina niña.

Que significaba todas las esperanzas.

Era el iris de la libertad.

Poco a poco eso va evolucionando según la reina se hace más mayor,

y ocurren dos cosas, una:

un sector del liberalismo se da cuenta de que la reina es enemiga

del liberalismo más progresista,

y por otra parte,

la reina va teniendo un comportamiento privado,

llamémosle escandaloso,

más publicitado por el hecho de ser mujer

y poco a poco, además, se van añadiendo connotaciones

de fanatismo religioso, con lo cual,

de una visión muy positiva se va ennegreciendo su visión

hasta llegar a una visión

por parte del liberalismo, muy negativa, de la reina

y lo que se pretende es degradar a la mujer,

para degradar al monarca, para degradar a la monarquía.

Este tipo de pornografía política era típica también, de toda Europa

y se utilizó mucho, por ejemplo, contra María Antonieta,

en los albores de la Revolución Francesa

o incluso contra la zarina, Alejandra de Rusia.

Fue una reina que practicó mucho como todos los Borbones,

lo que significaba dar y quitar poder a distintos políticos,

para evitar que ninguno de ellos llegara a tener demasiado poder

y se pudiera imponer sobre la corona.

El final de su reinado, como se sabe,

fue una revolución que acabó...

se quería acabar definitivamente con la dinastía borbona en España,

en 1868.

La reina marchó al exilio.

Allí siguió intentando ella y toda su familia

la restauración de la dinastía Borbón,

cosa que terminaron logrando después del fracaso de la monarquía de Amadeo

y de la Primera República.

Y lo curioso es que ella terminó siendo una exiliada perpetua.

Cuando su hijo, Alfonso XII llegó al trono,

Cánovas, Antonio Cánovas,

que la había padecido como ministro durante su reinado,

se negó a que Isabel II volviera a instalarse en España,

porque consideraba que era un elemento demasiado ligado al pasado,

demasiado ligado a los vicios del pasado,

y en ese sentido se intentó por todos los medios,

que si volvía a España fuera para visitas muy breves,

cosa que para ella fue realmente triste a lo largo de...

los treinta y tantos años que estuvo en el exilio.

El agua, la vida.

El agua es un patrimonio de todos los seres vivos

fuente esencial para la vida del planeta.

Esto reza la carta de Zaragoza,

que recoge las recomendaciones

para una cultura sostenible del agua.

La carta es fruto de los debates de la exposición internacional

de 2008

La preocupación por los recursos hídricos está hoy a la orden del día

y no es casual que fuera el objeto de aquélla expo,

porque está profundamente arraigada en Aragón.

Grandes proyectos de ingeniería hidráulica

fueron aquí concebidos por los ilustrados del siglo XVIII

Uno de estos ilustrados fue, Ramón de Pignatelli

proyectó el Canal Imperial de Aragón

que acompaña al Ebro desde Zaragoza hasta Fontellas, cerca de Tudela.

Pignatelli era un hombre con ideas avanzadas a su época

y concibió una gran obra de ingeniería

pensando en beneficio de todos, incluidos los más desfavorecidos.

Con Guillermo Pérez Sarrión,

catedrático de Historia Moderna, de la universidad de Zaragoza,

vamos a recorrer los puntos clave de este canal histórico.

El Canal Imperial de Aragón

es parte del largo esfuerzo humano del hombre por domar la naturaleza,

y en el caso concreto, que nos ocupa,

estamos delante de la casa de compuertas, del bocal,

donde nace el Canal Imperial de Aragón.

La historia del Canal Imperial de Aragón es,

la historia maravillosa de, por un lado,

el intento de los reformistas ilustrados, por conseguir,

que la prosperidad de los súbditos del rey

hiciera la prosperidad del rey,

y por otro lado, conseguir,

el histórico deseo de los habitantes de Zaragoza

que el agua del Ebro llegara a sus tierras y las regara.

Después de intentos de construirlo

en forma de acequia imperial de Aragón, en el siglo XVI

y con intentos y proyectos ya desde el siglo XV,

se construyera finalmente en el siglo XVIII

por obra y gracia de Ramón Pigmatelli

y de tres o cuatro grandes políticos ilustrados

que ocuparán nuestra atención.

Ramón de Pignatelli era segundón de casa noble,

que entró al servicio de la iglesia,

como canónigo del cabildo metropolitano

y fue la mano derecha de los reformistas ilustrados,

que fueron principalmente; el Conde de Aranda

y el Conde de Floridablanca

en los tiempos en que se construyó el Canal Imperial de Aragón.

El ambicioso plan de Pignatelli

pretendía que un canal de grandes dimisiones

comunicara el Cantábrico con el Mediterráneo.

Abasteciera los regadíos de la ribera alta del Ebro,

facilitara el transporte de productos agrícolas hasta el mar.

Las dimensiones del Canal Imperial son mayores

de las que hoy puede parecer, porque el canal

en un primer momento se creó,

estaba pensado para crearse como acequia de riego;

acequia para llevar el regadío a los grandes llanos de Zaragoza.

La construcción del Canal Imperial no fue una tarea fácil.

Exigió la colaboración de miles de obreros,

en su mayoría campesinos.

Llegaron a trabajar entre seis y siete mil,

con cuyas familias sumaban entre treinta mil y cuarenta mil

las personas que dependían de los salarios del canal imperial.

El papel de los ilustrados fue el intentar poner en marcha

un ideal de prosperidad, para España

siguiendo el modelo de Francia.

En Francia y en conjunto en Europa

los canales de riego y navegación eran un instrumento esencial

para la ordenación territorial del país,

en un momento en que los dictados de la razón exigían

organizar el territorio sobre el que se desarrollaba el estado.

La gestión del agua ha sido de una importancia vital

para el desarrollo económico de la Europa de los siglos XVIII y XIX

Figura como la de Joaquín Costa, de cuya muerte se cumplen 100 años

defendieron un cambio radical

en la aplicación de los recursos y energías de la península,

y una mejor distribución de las tierras.

En Aragón, la idea de que el desarrollo

y el crecimiento está unido al agua y está unido al regadío,

es una idea, que fue impulsada sobre todo, por Joaquín Costa

y no fue solo Joaquín Costa, ni fue solo Aragón,

dado que ese ideal de crecimiento económico agrario

estaba también presente en otras regiones españolas;

como Cataluña o Valencia.

Pero, Joaquín Costa dio una forma a ese mito o a ese espejo

que Aragón ha querido ver siempre en el agua

y que ha convertido el agua

en un asunto político de primera magnitud.

Nos encontramos justamente en el acueducto del Jalón,

cuyas aguas circulan en este sentido hacia Zaragoza,

que mide unos cinco kilómetros de un lado al otro.

La llegada del agua a Zaragoza fue muy importante,

porque supuso que el canal cumpliera el objetivo político

para el que había sido concebido.

Entre 1782 y 1784

hubo unos grandes repartos de tierras en Zaragoza,

que supusieron una inyección de moral a toda la política ilustrada

porque realmente puede decirse

que si en algún sitio la política agraria de la ilustración tuvo éxito

fue precisamente, en estas zonas,

en estos escasamente 15 kilómetros de tierras yermas o semiyermas,

que no eran propiedad señorial,

que no eran propiedad de la iglesia todavía

y que fueron puestas en cultivo gracias,

al agua del Canal Imperial de Aragón.

Mucha gente no creía en el proyecto y su promotor fue muy criticado.

En respuesta,

sobre todo la feroz oposición de los canónigos más reaccionarios,

Pignatelli mandó construir la llamada fuente de los incrédulos.

En ella grabó en latín ésta inscripción:

"Para convicción de los incrédulos y comodidad de los caminantes".

La fuente está situada cerca de las compuertas

y el Molina de Casablanca.

Y de ella brotaba el agua del Canal Imperial.

Todo un logro que no solo supuso un elevado coste económico,

sino también un importante precio político.

El precio económico fue enorme y el precio político también.

El canal se inició por una empresa privada,

se financió mediante préstamos

en el mercado de capitales de Ámsterdam

y las complicaciones derivadas de la gestión

y de los altos intereses de esos préstamos

hicieron que finalmente, los reformistas, los ilustrados

tuvieran que nacionalizar la empresa.

Esto determinó la ruina de un financiero muy importante

y también, la posterior prisión y caída en desgracia

de Francisco Cabarrus,

y el Conde de Floridablanca;

y Pignatelli murió un poco después.

Pero ya cuando el canal había llegado a Zaragoza

y cumplido al menos una parte de sus objetivos.

La navegación se limitó al transporte de viajeros y mercancías

entre el bocal de Tudela, en Navarra y Zaragoza.

El auge de la navegación fue hasta 1808

De 1788 a 1808, luego decayó mucho.

Después tuvo un nuevo auge

hasta que el ferrocarril, de Zaragoza al Sasua, en 1861

empezó a hacer poco rentable la navegación.

El canal principalmente,

ha tenido unos usos industriales, en Zaragoza.

Gracias a que el canal fue concebido como canal de riego y navegación

tenía un excedente de agua,

que permitió que Zaragoza creciera desde el punto de vista demográfico

sin ningún problema de agua,

y segundo porque ponía un gran caudal de agua,

cuya caída generó máquinas en forma de fuerza motriz.

En los años 70 hubo un gran peligro sobre el Canal Imperial,

porque se intentó cementarlo todo

para que el agua corriera más rápido

y pudiera haber más agua en Zaragoza.

Este peligro desapareció con la transición política del franquismo

Y hoy día, yo creo que el canal tiene un futuro en democracia, bueno.

En la nueva cultura del agua el canal es un símbolo.

El canal es un elemento

que forma parte de nuestro patrimonio histórico e ideológico común.

Es el símbolo del deseo de todos los aragoneses

y de todos los españoles,

por preservar los usos hidráulicos de los recursos que la naturaleza

pone a nuestro alcance.

Y en definitiva es una esperanza de futuro si sabemos preservarlo.

Subtitulación realizada por: María Sánchez Grano de Oro.

Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 2

09 ago 2018

Visitamos Tiermes el poblado celtíbero de Soria. Nos adentramos en el canal imperial de Aragón que fue el gran camino del agua que l0s ilustrados del XVIII pretendían unir el Cantábrico y el Mediterráneo. Entrevistamos a Burdiel autora de la biografía de Isabel II.

Histórico de emisiones:
06/10/2013

ver más sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 2" ver menos sobre "Reportero de la Historia - T2 - Capítulo 2"

Los últimos 40 programas de Reportero de la historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios