Reportero de la historia La 2

Reportero de la historia

Lunes a viernes a las 11.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4688902
Reportero de la Historia - Capítulo 15 - ver ahora
Transcripción completa

Soy un reportero algo especial, recorro los lugares y los hechos

que han sentado las bases de lo que somos hoy.

Me gusta ver, preguntar, investigar y contar lo sucedido.

Porque soy un "Reportero de la Historia".

Sintonía

El programa de hoy adopta el formato de monográfico

para celebrar el 1.100 aniversario del Reino de León.

Viajaremos en el tiempo para conocer el León medieval.

Imperio totius Hispaniae, una democracia parlamentaria,

germen de la épica castellana. León, la Historia en mayúsculas.

A principios del s. X, García I fue coronado aquí

como el primer monarca leonés. Nacía así el Reino de León.

Conoceremos momentos culminantes de su historia.

Nos centraremos en el periodo en que León fue independiente,

hasta el s. XIII, cuando su corona se unió a la de Castilla

y a otros reinos de España. Retrocederemos, pues, 1.100 años.

Son los tiempos convulsos de la España medieval,

un periodo de luchas entre cristianos y musulmanes

donde nuestra cultura forjó algunas de sus bases más sólidas.

El Reino de León es heredero del Reino de Asturias.

Nace como consecuencia de la muerte del rey astur Alfonso III

y de la división del territorio entre sus hijos.

García I es el elegido en 910, pero la capital, León,

había nacido muchos siglos antes a partir del campamento romano

de la legión séptima, protegido por una impresionante muralla.

Desde la caída de Roma en el s. V hasta el nacimiento del Reino,

este territorio estuvo dominado por los suevos,

por los visigodos y luego por los musulmanes,

quienes habían invadido casi toda la península.

Con la coronación de García I, la ciudad se convirtió en capital

de los reinos cristianos

y abanderó lo que vino a llamarse "reconquista".

¿Cómo era aquella Edad Media?

¿Cómo vivían y convivían sus gentes?

¿Cómo era su música? ¿Su arte? ¿En qué creían? ¿Por qué luchaban?

¿Cómo se convirtió esa población en la capital de un reino?

¿Cómo se convirtió León, una población

que había permanecido despoblada, en capital de un reino?

-Piensa en una ciudad romana que fue cuatro siglos la capital militar

de la Península Ibérica y el norte de África. Eso es León.

Una ciudad amurallada con una potencia defensiva fortísima,

que se encuentra en el nodo de comunicaciones

norte-sur y este-oeste, y está entre el Duero,

la cornisa cantábrica y Asturias. Esa es la razón fundamental.

En cuanto a la despoblación. Ese es uno de los tópicos

de la historia de España. No es cierto.

La gente que vivía aquí ni pertenecía al Reino de Asturias

ni se sentía cómoda en territorio musulmán.

Era una ciudad medieval muy viva de puertas afuera

y de puertas adentro, ¿qué nos encontramos?

Nos encontramos con los grandes monasterios,

las grandes residencias señoriales, el palacio real...

Y luego existen una serie de hospitales donde

donde se alojan los peregrinos, sedes de cofradías

y también tenemos el obispado,

la institución eclesiástica más potente.

Era una época muy turbulenta. ¿Cómo eran las guerras entonces?

Coloquémonos en León a principios del s. X.

Visualicemos la frontera en el Duero,

pongamos un puntito en Mérida

y coloquemos otro en lo que es Sevilla.

Las campañas leonesas llegaron hasta Sevilla en el año 914.

¿Qué quiere decir esto? Que son campañas de "blitzkrieg",

como decían los alemanes. Campañas relámpago.

Llegas hasta lo más lejos posible, robas lo que consigues transportar

y de una manera rapidísima regresas a tu territorio.

Digamos que no había sentido de reconquista.

Hasta lo que sería un poquito el s. XI,

hasta que Al-Ándalus quiebra. Entonces es cuando queda claro

que hay que iniciar la reconquista

de viejos hitos de la historia España.

Y Toledo se convierte en el principal objetivo. ¿Por qué?

Primero, porque es el centro de España.

Si conquistas Toledo, reivindicas algo antes del 711.

Por tanto, tienes legitimidad para ir pieza por pieza completando eso.

El primer rey de León, García I,

murió sin descendencia en el año 924,

y el país se sumió en un continuo de luchas y disputas familiares.

Fue Ramiro II, apodado el Grande, quien a partir de 931

inició un momento brillante de la incipiente historia del reino.

Ramiro expandió y repobló el reino, guerreó contra los musulmanes

y llevó las fronteras hasta Salamanca.

En León, Ramiro II mandó construir el Palat del Rey,

un barrio donde se ubicó el palacio, el cuerpo de guardia,

los almacenes y una iglesia mozárabe, San Salvador de Palat,

de la que, en parte, podemos disfrutar hoy en día.

En el s. X, León era una ciudad en ebullición donde convivían

clérigos, nobles, vasallos, judíos, cristianos y gentes venidas

de toda Europa a través del camino de Santiago.

En este ambiente cosmopolita, hay que destacar

la influencia cultural de los mozárabes.

¿Qué tipo de persona es un mozárabe?

-En sentido estricto es el cristiano que vive en territorio musulmán

y que mantiene su culto. Había obispos de Sevilla y de Córdoba.

Había personas de una cierta relevancia,

pero en general era una población marginada en el sur

y que, curiosamente, fueron incluso marginados

o parcialmente marginados en la zona cristiana.

Porque son sospechosos de haber convivido con el enemigo.

De hecho, es una cultura muy rica, porque lo que hacen es asimilar

incluso la manera de vestir, la manera de hablar.

¿Qué papel tienen los mozárabes en el Reino de León?

Tienen un papel fundamental de transmisores de la cultura clásica

y de la primera cultura cristiana.

Y luego un papel de dinamización incluso en lo social.

¿Se puede hablar de un arte y de una arquitectura mozárabes?

Vinculándolo a grupos sociales es complicado.

De hecho, es uno de los aspectos más espinosos.

Se le ha llamado "arte del s. X",

"arte de repoblación", "arte condal".

Estamos hablando de una arquitectura que está hecha para una liturgia

que no es la liturgia romana.

¿Qué diferencia había entre liturgia romana y mozárabe?

Que es mucho más ceremonial.

Hay momentos en los que el celebrante

da la espalda a los asistentes.

A partes del rito, los asistentes no tenían acceso visualmente.

Eso al final te va a condicionar los espacios.

La división tripartita de los altares, la puerta del coro,

que tenía cortinajes y ocultaba a los asistentes

parte de las cosas que ocurrían.

Tras la muerte de Ramiro II en el año 951, siguió un periodo

de inestabilidad provocado por las disputas entre sus descendientes,

agravado por las revueltas de unos nobles,

que se aliaban a su conveniencia con los caudillos musulmanes

El más conocido de estos fue Almanzor.

En los últimos 30 años del siglo, atacó hasta 14 veces

diversas ciudades del reino. La capital, la arrasó en 998.

En los albores del milenio,

la subida al trono de Alfonso V estabilizó

la situación política, al promulgar en 1017 el fuero de León.

¿Qué era el fuero de León?

-El fuero de León es una consagración a unas libertades.

Imaginémonos a finales del s. X, la nobleza es la élite guerrera,

pero también están los funcionarios del estado,

las personas que gobiernan territorios, los consejeros del rey,

y las incursiones de Almanzor les habían dado un poder creciente.

Cuando el rey se encuentra con esto, a partir de la muerte de Almanzor,

necesita dar un cambio.

Lo primero es controlar la nobleza. No, recordemos dónde está cada uno.

La cúspide del esquema social es la monarquía.

En 1017, Alfonso V intenta revertebrar el reino.

Lo primero es delimitar el poder de la nobleza.

Lo segundo es reconstruir los territorios, y lo tercero

es proteger a aquellos que gobiernan.

Se prohíbe dar muerte

a los siervos cuando se escapaban de los territorios,

se respeta a la mujer. Una de las primeras ocasiones

en las que se dice que uno no puede entrar a placer

en una casa vecina y violar o matar a una mujer,

porque no es una mercancía y está al mismo nivel que un hombre.

Y está penado ese crimen. ¿Y quién lo protege? El rey de León.

Es interesante, la posibilidad de ascenso social en el reino.

La clave está en esa sociedad preparada por y para la guerra.

¿Qué pasa si yo sacrifico a toda mi caballería en una batalla?

El reino queda desprotegido. ¿De quién tengo que tirar?

De la masa campesina y de hombres libres.

¿Qué te doy a cambio? Pues que, si me sirves como caballería,

entres dentro de lo que es la caballería.

Ese es el gran motor de la guerra entendido de alguna manera.

Alfonso V sentó unas bases jurídicas que, en 1039,

Fernando I consolidó y amplió.

Fernando I de León inició una política aperturista con Europa,

avanzó con la reconquista e incluso pactó una paz estable

con los musulmanes, aprovechando la desintegración

del califato de Córdoba en los reinos de Taifas.

La pujanza leonesa hizo que, a partir de 1072, Alfonso VI

se autocoronase como emperador de Hispania, imperator Hispaniae.

Hemos visto a grandes rasgos las peripecias de reyes y nobles.

Pero la historia la hacen y la sufren los pueblos.

¿Cómo vivían sus súbditos? Los siervos, los artesanos,

los comerciantes, los agricultores.

¿Cómo era León en la Edad Media?

-La vida de la gente común era durísima. La esperanza de vida

se situaba entre los 40 y 50 años el que conseguía superarla.

Había mucha artritis. También por el clima. Son condiciones muy duras.

Era una vida durísima, pero que se podía sobrellevar,

porque tenían libertad, que es lo fundamental en un ser humano.

Si se es libre para aceptar esa vida impuesta

o para irse a una frontera y buscarse un mejor destino, eso le da

una confianza en sí misma que hace bueno el dicho de que

"el aire de ciudad te hace libre". En este caso, el aire de León

te hacía en cierta medida libre.

Para aproximarnos más a la gente, ¿cómo vestirían o qué comerían?

Los hombres vestían con varias capas superpuestas

para protegerse tanto del frío como del calor,

algo que siguen haciendo los árabes, como los africanos.

Y si vamos aumentando hasta el estamento nobiliario,

adviertes cómo iba de menos a más el lujo, hasta el extremo

que lo que más se valoraban eran las sedas andalusíes, los brocados.

Y después, lo que serían los caballeros,

llevaban un auténtico equipamiento militar brutal.

Se luchaba con lanza y también con espada,

que se podía llevar de varias maneras.

Ah, la leonesa. ¿Verdad que se llevaba a la espalda?

Sí, señor. Además es una costumbre también romana

porque es la forma más fácil de desenfundar.

Dinos un poco del ocio. Creo que la música era

muy importante en la Edad Media aquí en el Reino de León.

Sí, en esas miniaturas de las que antes hablábamos,

que son cuadros de época, se ven claramente flautas, timbales...

Existía una serie de instrumentos curiosamente asociados a mujeres.

A otro nivel, había entretenimientos muy divertidos como el bordo,

un entrenamiento para la guerra.

Se colocaba en una explanada una especie de tablero,

que a veces tenía forma musulmana, y se esperaba a que el caballero,

situado a una distancia de un estadio,

se acercase hasta ese tablado.

Entonces tenía que lanzar su bordo, romperlo, y en el menor espacio,

dar la vuelta al caballo. Era un ejercicio caballista.

Se jugaba a los dados. De hecho, hay grandes peleas por esos juegos.

Existía lo que llamaríamos el alanceamiento de toros,

una especie de rejoneo propio de caballeros.

Y, a nivel popular, había juglares que recorrían los caminos

y entretenían a la población.

Los cantares de gesta son épica y también crónica.

¿Cuánto hay de cierto y de leyenda en los cantares?

¿Quién fue en realidad el Cid?

El Cid Campeador es hijo y nieto de una de las principales familias

nobles leonesa, los Laínez, muy vinculado a la monarquía

que cometió un error gigantesco. En el año 1038, un antepasado suyo

se negó a entregar la capital, a quien consideraba

un golpista, a Fernando I. ¿Qué trajo como consecuencia eso?

Pues que a buena parte de los Laínez se les desterrara.

Entre ellos el padre del Cid Campeador, Diego Laínez,

que acabó en la frontera a la espera de que alguien lo matara.

Era una forma de condenarte a muerte, pero sin hacerlo.

En la frontera se casó con una dama de frontera.

Ahora situémonos en quién es Rodrigo Díaz de Vivar.

Es un hombre que se sabe descendiente

de la más alta nobleza,

que, sin embargo, es hijo de un desterrado sin fortuna

y que a través de las armas intenta recuperar lo que su estirpe tuvo.

Y cuando muere, muere como perfecto vasallo.

Es un gran caballero mercenario, puro y duro,

y de una talla humana muy interesante debajo del mito,

porque es un hombre que lucha contra su propio destino

e intenta volver a lo que a su familia le quitaron injustamente.

Si lo que quieres vender es que, a través de las armas,

cualquiera puede llegar lejos, estás maquillando una realidad.

¿Qué función tenían los cantares de gesta?

¿Por qué se hacían?

¿Por qué tergiversaban de alguna manera la Historia?

Porque se intentaba crear una realidad paralela, un mito.

Cuando uno habla del Cid, tienes presente el origen humilde.

No, perdón. Su familia era nobilísima.

Eso es un mito que se vende, es un eslogan que engancha

para intentar mantener una sociedad en guerra

con un mínimo de ilusiones.

Es marketing puro y duro, la leyenda cidiana.

Estamos a finales del s. XI,

una época en que, gracias al camino de Santiago,

el arte Románico entró con fuerza en la Península Ibérica.

La colegiata de San Isidoro de León

es uno de los máximos exponentes del arte románico en España.

Sus muros albergan lo que se conoce

como la capilla Sixtina del románico,

un conjunto de pinturas murales excepcionales

que decoran precisamente el panteón de los reyes de León.

¿En qué fases se construye la colegiata?

-Hay un primer momento que es el más militar,

porque todavía estamos apegados a lo que era el Reino de Asturias.

Se construye una primera basílica

que es reformada y ampliada en el segundo gran momento,

probablemente el inicio de la fase de esplendor del Reino de León

y también de la colegiata, que es del románico.

Luego hay una tercera aportación artística al edificio,

fruto del lamentable incendio de la cabecera,

con lo cual el último momento del gótico de León,

ese estilo flamígero que llamamos en el s. XV,

deja su aportación en la cabecera de la catedral.

¿Qué representan las esculturas que adornan las puertas?

Ambas son de carácter sintético. La más espectacular

probablemente sea la de la puerta del cordero.

El tímpano lo preside un medallón central con el agnus dei,

el cordero pascual, con esa figura incluso de ese agar

que puede representar a los agarenos, a los musulmanes,

tensando su arco contra el cordero.

Aunque también podemos considerar que es propaganda

porque León es un reino que justifica su existencia

en su lucha contra el musulmán.

Esa propaganda se acaba traduciendo a la creación artística.

Sin embargo, la puerta del perdón,

tiene una iconografía que es la de la resurrección de Cristo.

Es una puerta, además, que se abre en determinados momentos

normalmente está cerrada.

Y tiene un contexto mucho más albífico y relacionado

con el monumento religioso en el que se integra.

Los temas representados en esculturas y pinturas

son la Biblia de los pobres.

En ese momento, el catálogo de imágenes es muy reducido,

hay pocos sitios donde ver imágenes, ni siquiera la propia en el espejo.

Con lo cual, cualquier imagen y más si tiene magnificencia

de esas esculturas o de esas pinturas,

primero sobrecoge y después te puedes detener en la lectura.

La iconografía y la pintura van de la mano,

pero también la escala. Este es el claustro de la catedral de León.

Hoy día, entramos en la catedral y nos sobrecoge.

A mí gusta imaginarme lo que uno de estos paisanos de León

que vivían en una cabaña con techo de pajizo,

que podía tener 2 o 3m de altura, cuando entraba en un edificio así.

¿Qué elementos destacarías del interior de la basílica?

El sobrecogimiento que produce al entrar.

San Isidoro, desde el punto de vista arquitectónico,

es casi un libro de estilo de arquitectura románica,

para lo bueno y lo malo. Hay ensayos frustrados.

Es un edificio que no destaca por las soluciones que aporta.

Lo interesante es que las aporta sobre la marcha.

Del panteón real, ¿qué escenas hay representadas?

Tienes la resurrección de Lázaro,

tienes a los propios donantes bajo el calvario.

Yo destacaría una escena por el carácter casi costumbrista

que es la adoración de los pastores.

Permite reflejarse a la sociedad de ese momento,

una sociedad que no suele encontrar muchos foros de expresión

como eran los campesinos.

¿Qué eran los códices? Son la memoria

recogida fundamentalmente por monjes y clérigos,

en cuyas manos se conservó la cultura en esos siglos.

Además tienen dos valores.

Un valor en cuanto al contenido,

y luego un valor físico, material y estético. El artístico.

Si nos deslumbra la iconografía del s. X,

es gracias a las miniaturas.

Tanto esa estética de la Alta Edad Media

como la propia mente románica, hoy están de moda,

si se puede hablar así, porque alude

a lo que hoy no somos, que es inocentes.

En el año 1109 se produce un hecho de gran importancia.

Tras la muerte prematura de diversos pretendientes,

Urraca I es coronada reina de León.

Es la primera vez, en la España medieval,

en que una mujer hereda un cetro y ejerce la potestad regia.

Tras un reinado de 17 años, su sucesor al trono, Alfonso VII,

permitirá la expansión de la orden del Temple,

que ubicará en Ponferrada una de sus sedes principales.

A finales del s. XII, los reyes de León donaron Ponferrada

a la orden del Temple con la misión de socorrer

a los peregrinos que pasaran aquí.

El castillo comenzó a construirse en el s. XI,

y perteneció a los templarios hasta 1312,

cuando se disolvió la orden.

¿Qué importancia tuvieron para el Reino de León?

-Tomar un eje de protección al peregrino,

que es la gran función del Temple en Oriente.

Venía a ser como la guardia civil.

Tienes que proteger los caminos.

Queda un poco extraña la asociación de ideas,

pero la orden del Temple ayudó en la reconquista junto con

las grandes órdenes peninsulares: Calatrava, Alcántara, etc.

Pero las grandes encomiendas quedan más vinculadas a esa retaguardia

que protegía el cruce entre León y Galicia, para entendernos.

¿Qué relación hay entre el Camino y el Reino de León?

Todo ese mundo del peregrinaje.

Pues total y absoluta. Realmente el primer camino de Santiago,

que es el de Alfonso II el Casto, rey de Asturias,

un camino al norte, el de la costa, que pasa por Oviedo, etc.

Cuando se conquistan los territorios al sur de la cantábrica,

retoma la vieja burdigala, la arteria romana.

Es una de las autopistas de aquella época.

El Camino de Santiago es nuestro eje vital, camino francés.

El Reino de León es el Camino de Santiago.

A Santiago se lo tomó como estandarte

en la guerra contra los moros.

Pero Almanzor, por ejemplo, respetó la tumba del apóstol.

A Santiago y a su tumba no solo acudían cristianos.

También iban musulmanes en peregrinación.

Y algunos desde Oriente. ¿Por qué se produce esa peregrinación?

Porque los musulmanes respetan a varios profetas

y, por debajo de Mahoma, el hombre más perfecto es Jesucristo.

La tumba de Santiago estaba asociada con el hermano del Señor.

Vendría a ser uno de los apóstoles del Señor.

Cuando Almanzor llega a Compostela y se plantea esa campaña brutal

a finales del s. X, lo que ve es que consigue golpear

el corazón religioso del reino.

Pero no tiene por qué pisotear la tumba de un santo.

Otro mito de la Edad Media es que los hombres de religión

no eran hombres guerreros. Aquí tenemos el ejemplo de obispos

que realmente iban a la batalla con la bandera en la mano.

(RÍE) Totalmente. Los obispos eran señores feudales en la práctica.

Esos señores feudales convocaban a su propia hueste

que se sumaba a las reales y participaba en las conquistas.

Los había de forma más suave y de forma más drástica,

y a la hora de reivindicar derechos de conquista,

eran los primeros.

Ante todo son nobles que se dedican al oficio de Dios.

Cuando Alfonso IX hereda el trono en 1118,

se encuentra con un reino amenazado por todos sus flancos.

Para hacer frente a las dificultades,

el jovencísimo monarca

convocó cortes reales que marcarían un hito en la historia europea.

Hablemos de Alfonso IX y las cortes,

de esta especie de cuna del parlamentarismo europeo.

Es uno de los episodios más destacados de la historia leonesa

y creo que de la historia de Europa.

Ocurre en 1188. Imaginemos un rey, su padre, que tiene varias esposas,

entre ellas la madre de nuestro protagonista,

y se casa con su amante.

Caso no extraño entre los monarcas medievales, pero su amante

era una mujer de armas tomar: Urraca López de Haro.

Es la única mujer que yo conozca en la documentación hispana

en las que un rey dona "por los buenos servicios en la cama".

Algo tremendo, pero que nos habla de dónde venía su poder.

Es muy interesante.

En todo momento intenta que su hijo sea el heredero de León.

Esto supone que Alfonso IX sufre unas enfermedades muy extrañas,

oportunamente sanadas cuando se alejaba de la capital

y de la esfera de influencia de su madrastra.

Cuando su padre muere, su madrastra intenta ocultar el cadáver

el tiempo suficiente para ganar adeptos a la causa de su hijo

frente a la causa del legítimo rey,

que es medio portugués, su madre es portuguesa.

Y su único apoyo es su legitimidad y el que le quieran dar. ¿Quiénes?

¿Condes, obispos, clérigos, que apoyaban a doña Urraca?

¿El pueblo? Demos voz al pueblo.

¿Por qué no jugar a que se escuche lo que ellos piensan?

Ese es el momento en el que cambia

esa especie de chip simbólico del rey,

un rey joven, de 17 o 18 años.

Quiere cambiar una estructura, quiere eliminar

que unas familias muy concretas decidan el futuro de un territorio,

Y por primera vez elige a las ciudades más representativas

y a una serie de ciudadanos representativos

sin origen noble, para que trasladen la opinión del pueblo.

Y se escuchaba igual que las otras dos.

Es más, incluso el rey acepta, en 1188, autolimitar su poder,

"No declararé la paz ni la guerra ni haré treguas, salvo que vosotros

me deis vuestro consentimiento".

Sanciona las leyes de sus antepasados,

que en su momento fueron punteras,

ofrece voz a los sin voz y es un modelo que chocó mucho.

E incluso, entendía que se podía pactar los musulmanes.

¿Por qué andar matando si uno puede llegar a acuerdos?

Al fin y al cabo, son gente con la que se puede hablar.

Un rey progresista. Absolutamente.

Y esas cortes se adelantan un poco a la Magna Carta inglesa,

que se tiene por la cuna del parlamentarismo europeo.

Realmente fue aquí, no en Inglaterra.

Por primera vez en Europa, aquí, en San Isidoro, 1188,

se escuchó la voz del pueblo en igualdad de condiciones

a la nobleza feudal y al clero feudal.

A León se le ha cargado con tales tintas,

que se han olvidado sus muchos logros.

Somos los padres, los leoneses y los españoles, en general,

de lo que hoy llamamos parlamentarismo.

Alfonso IX supo cohesionar un estado fuerte y poderoso,

capaz de permitir el ascenso de nuevos grupos oligárquicos urbanos.

Protegió a la importante comunidad judía de León, y creó el embrión

de la Universidad de Salamanca, el Estudio general de Salamanca,

a partir de las escuelas catedralicias,

que llevaban funcionando casi un siglo.

¿Cuál fue la política de Alfonso IX con los judíos?

-Fue pragmática como la que tuvieron casi todos sus parientes.

Había que hacer algo positivo para el reino.

Para el reino era buena la presencia de judíos, esa fuerza

para la propia administración, para el mundo económico,

para el mundo del comercio.

¿Y cómo eran las relaciones entre judíos y cristianos?

Yo considero que normales. Solamente hay un caso

de violencia extrema contra la comunidad judía,

en una Semana Santa,

una violencia que tiene que ver, más que con la Semana Santa,

con problemas políticos.

Hay que entender que las juderías eran propiedad del rey.

Cuando parte de la nobleza está en contra del rey,

no es raro que se ataquen las propiedades reales.

Suárez de Quiñones, que era un desleal noble leonés,

por atacar a una de sus propiedades, atacó a la judería leonesa

y ya que atacó la judería como parte de sus propiedades,

aprovechó para robar y hacer desaparecer sus cuentas,

porque tenía grandes deudas con mucha gente de la comunidad.

¿Tenían los judíos su propia estructura de poder?

Digamos que de poder no, pero administrativa sí.

Tenían la "hama", que era como el concejo judío.

Tenían una entidad administrativa, que incluso tenía capacidad

incluso de relación normativa con otras administraciones.

¿A qué se dedicaban en León? Tenían todo tipo de actividad.

Hay una actividad propia que es la de finas pieles, los guadamecíes.

Tenían una actividad normalizada en el ámbito de la agricultura.

Se dedicaban a todo el tema de las vides.

Por supuesto, también el tráfico comercial.

Hay que entender que esto era parte del Camino de Santiago

y el comercio siempre ha sido una de las principales actividades.

Los judíos tomaron las armas y participaron en la defensa.

Evidentemente, hubo judíos que hubieron de defender a su rey.

Hay que entender, que eran propiedad real.

Sabían que eso les defendía a ellos.

Llama la atención la idea de los judíos tomando las armas

y participando como soldados.

Eso va contra el tópico que tenemos del judío en la España medieval.

Hombre, bien dices que eso es un tópico.

Hay compañías de ballesteros que toman parte

en diversos momentos de conquista y adquieren por ello

la posibilidad de cambiar su apellido

y acceder a este apellido.

Esas cosas ocurren en momentos dados en toda la historiografía hispana.

El rey Alfonso IX continuó con la reconquista por el oeste

y llevó las fronteras del reino hasta las puertas de Sevilla.

Tras conquistar Badajoz, el monarca comenzó su peregrinaje a Compostela

con el fin de agradecer el triunfo al apóstol Santiago,

pero la muerte detuvo su camino en Villanueva de Sarria.

¿Cuál es la mayor aportación del Reino de León a la Historia?

-Pues tendríamos que centrarnos en dos factores.

El primero, el respeto a la mujer, a las libertades,

la inviolabilidad de domicilio. Y el segundo,

es que por primera vez en la historia de Europa

se dio voz y voto al estamento ciudadano en las cortes de 1188.

-Quizá sea esterilizar los esfuerzos bélicos

del califato de Córdoba respecto a las potencias cristianas

del resto de Europa. Hay que entender que la pelea

que mantuvo durante tantísimos años con el Reino de León

le impidió entrar a Europa.

¿Cuál es la mayor aportación del Reino de León a la Historia?

Pues yo creo que los leoneses.

Los leoneses y la sangre que corría por sus venas, porque cuando repasas

la historia de León, lo que es espectacular es el arrojo

que demostraron independientemente de la escala social.

Hubo batallas en las que murieron reyes y obispos.

1230 es la fecha que puso fin al reino independiente de León.

Un reino que nos legó una herencia importante:

unas cortes precursoras del parlamentarismo europeo,

el Camino de Santiago trufado de románico,

el fruto de la convivencia de tres culturas

y los fundamentos de la Universidad de Salamanca.

Todo ello se fue decantando con los siglos,

pero surgió del momento primordial de la primera coronación.

Hace ahora justamente, y nada menos, que 1.100 años.

Los 1.100 años del Reino de León

son parte esencial de la historia de España.

Una historia compleja, un laberinto dinástico,

un mosaico de conquistas y reconquistas,

una densa telaraña que conforma eso que llamamos Historia.

Reportero de la Historia - Capítulo 15

08 ago 2018

Este programa se dedica de manera monográfica a la historia de León con motivo de su décimo primer centenario.

Histórico de emisiones:
27/07/2010

ver más sobre "Reportero de la Historia - Capítulo 15" ver menos sobre "Reportero de la Historia - Capítulo 15"
[an error occurred while processing this directive]
[an error occurred while processing this directive]