www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4802719
Para todos los públicos ¡Qué animal! - Tablas de Daimiel - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué animal esconde en sus genes el secreto de la inmortalidad?

¿Puede el humorista David Guapo,

ser tan seductor, como el ave Combatiente?

¿Cuál es el arma letal que utilizan los sapos y las ranas

contra sus presas?

¿Qué hacía un pariente de los elefantes en Ciudad Real

hace tres millones de años?

(Sintonía programa)

(Música)

La muerte,

un pensamiento incómodo.

Nos gusta pensar que el ciclo de la vida se puede detener,

que estaremos siempre aquí;

nosotros y las personas a las que queremos.

(Música)

¿Quién no querría vivir para siempre?

El biólogo evolutivo Richard Dawkins acuñó el término de "gen egoista";

bajo esta idea, los genes buscan la inmortalidad,

y los individuos, las familias y las especies

somos simples vehículos en este empeño.

"Somos máquinas de supervivencia,

autómatas programados a ciegas

con el fin de perpetuar la existencia de los egoístas genes,

que albergamos en nuestras células"

A la luz de esta teoría,

muchos de los comportamientos que observamos en la naturaleza,

obedecen a la voluntad de los genes de pasar de una generación a otra.

Según Dawkins,

los genes impulsan a los individuos a querer ser atractivos

para encontrar pareja, reproducirse

y, de algún modo, convertirse así en inmortales

a través de su descendencia.

(Música)

La hipótesis de Dawkins tiene más de cuarenta años

y en la naturaleza podemos descubrir comportamientos

que parecen corroborarla.

Vayamos en su búsqueda.

Voy a intentar encontrar esos comportamientos

y la clave de la inmortalidad en un lugar increíble,

un ecosistema casi único en Europa.

Dos ríos que se encuentran mezclando sus aguas,

charcas y lagunas que salpican un terreno llano,

y una larga historia de tensiones entre la conservación del entorno

y la explotación de los recursos naturales.

Estamos en el parque de Las Tablas de Daimiel,

un espacio que alberga el último ecosistema de tablas fluviales

que queda en la península ibérica.

Es el parque nacional más pequeño de España,

pero ya sabéis,

que a menudo la belleza se encuentra en lo más diminuto,

y en este caso quizás también el secreto de la inmortalidad.

"Las tablas de Daimiel ponen cielo en mi alma

que se irisa con resplandor sublime.

Diluye el poderoso río Guadiana, absorvido el salitre del Cigüela,

desparece soterrado y cuela

y en Tablas de Daimiel por ojos mana,

abriendo ojos en que el agua cuela donde la tierra Daimiel es plana"

Estos versos del poeta José M Lopera aludan al origen del agua

en este parque.

Las marismas se forman por la confluencia de dos ríos,

el Guadiana, que llega por el oeste,

y un afluente, el Cigüela, de agua salobre.

En este humedal,

las especies acuáticas son la fauna más significativa.

Somormujos, patos cuchara, viven aquí todo el año.

Garzas reales y grullas vienen solo a pasar

los meses más fríos del invierno.

La especie más emblemática del parque es el pato colorado,

pero la esencia de la inmortalidad, lo que yo busco,

no la voy a encontrar entre las aves.

Cerca de la orilla, podemos ver a unos fogosos amantes de sangre fría

que le dedican tiempo y calma a las artes amatorias.

El cortejo del galápago europeo suele producirse en el agua.

La cópula puede durar más de una hora.

Aunque una pareja capturada para su marcaje

mantuvo su acoplamiento durante tres días consecutivos.

¡Menudo aguante!

El sosiego de este reptil se extiende a otros aspectos

de su biología.

Su longevidad está alrededor de los 50 años,

aunque algunos animales en cautividad,

han llegado a superar los 100.

Parece que quieren alcanzar la inmortalidad,

en una única generación.

Los reptiles, y concretamente, las tortugas y los galápagos,

se encuentran entre los vertebrados más longevos del mundo,

junto con lo elefantes, las ballenas y los humanos.

Recientemente se ha descubierto, que quien se lleva la palma

es una especie de tiburón de Groenlandia.

Existe un ejemplar que tiene más de 272 años.

Se desconoce porque vive durante tanto tiempo,

aunque es posible que su baja temperatura corporal

provoque un metabolismo lento y un menor daño a los tejidos.

El galápago europeo, por ejemplo, tiene un crecimiento lento

y por eso tarda en alcanzar la madurez sexual.

En algunas poblaciones se ha visto que los machos se reproducen

a partir de los 12 años y las hembras a partir de los 20.

Las especies que tardan tanto en procrear son muy sensibles

a los cambios ambientales bruscos.

Tienen más dificultades para adaptarse

y pueden desaparecen en muy poco tiempo.

La fragmentación y alteración de los hábitats

y la aparición de especies exóticas han provocado

que el galápago europeo esté en retroceso

en algunas zonas de la península.

(Música)

En la corta existencia de una vida humana

tendemos a pensar que el entorno que nos rodea, no cambia

que ha sido siempre igual,

que Daimiel siempre ha tenido agua

que las especies animales que vemos siempre han estado ahí.

Pero la voluntad de los genes de perdurar no siempre se cumple.

Hace tres millones de años,

la fauna de esta zona era muy distinta,

como confirman los hallazgos paleontológicos cerca de aquí

en el yacimiento de las Higueruelas.

Este mastodonte es una buena muestra de ello.

Medía más de tres metros de altura y ocho de largo.

Aunque de forma coloquial, llamamos a estos dientes, colmillos,

en realidad se denominan defensas.

Podían llegar a ser casi tan largas como todo su cuerpo

y medir hasta tres metros.

Imaginad salir a merodear por Ciudad Real

y toparse con un pariente de los elefantes, como éste.

Y a diferencia de hoy día el paisaje era seco,

de aspecto estepario con algunas lagunas,

donde animales como rinocerontes, hienas o guepardos acudían a beber.

Cuando el clima cambió, no se adaptaron a las nuevas condiciones

todos ellos fueron desapareciendo de esta zona

e incluso de la faz de la tierra.

Para que otras especies no corran la misma suerte,

en Daimiel algunos animales cuentan con la ayuda de los humanos.

La misma especie que ha alterado sus hábitats,

ahora, contribuye a su supervivencia.

Esta construcción es un primillar,

una especie de guardería

para una de las rapaces más pequeñas de nuestro país,

el cernícalo primilla.

Los pollos que nacen en cautividad, se introducen aquí,

y se los alimenta

hasta que se pueden valer por sí mismos.

Esta técnica se conoce como "hacking".

El cernícalo es una especie filopátrica, es decir,

tiende a reproducirse cerca de donde se ha criado.

Así que, los que han crecido en el primillar,

volverán a procrear por esta zona.

Este pequeño halcón se alimenta de grandes invertebrados,

como ciempiés, saltamontes u orugas.

Es un aliado de los agricultores,

ya que come animales potencialmente devastadores para los cultivos.

Ya nos lo explicaba,

nuestro divulgador de la naturaleza más famoso.

" Yo les aseguro que el cernícalo lo que busca, generalmente,

en su planeo, en ese vuelo tan característico,

quieto en el aire, como si estuviera colgado de un hilo,

es un ratoncillo, un insecto, una lagartija.

Vean la tremenda pasada del cernícalo

que se ha llevado las garras alamantes..."

Hay que recordar a los maestros.

Su forma de capturar presas, se conoce como cernido,

de ahi le viene el nombre.

Se mantiene suspendido en el aire gracias a un rápido aleteo

y al timón de su cola.

Desde esa posición observa su objetivo

y desciende suavemente para pasar inadvertido.

En el pico tiene una protuberancia llamada, diente de halcón

que le sirve para matar rápidamente a sus presas.

Una especie de nombre beligerante se esconde por esta zona

y debe lucir unas plumas impecables si quiere triunfar.

Con el buen tiempo, los machos del Combatiente se reúnen en lugares

conocidos como "lex", para exhibirse de forma colectiva.

Bailan, muestran sus espectaculares penachos,

y se enfrentan a otros machos en interminables combates

para atraer a las hembras,

de ahí su nombre.

Bajo la hipótesis de Dawking,

estas contiendas emergen de sus genes

que se afanan para pasar ellos y no los de otro macho,

a la siguiente generación.

El Combatiente dedica muchos recursos a este comportamiento.

En términos energéticos, es muy costoso bailar, pelearse

y producir esos elaborados penachos.

Pero las ostentaciones del Combatiente son un inconveniente

en su día a día, ya que pueden atraer a los depredadores,

igual que la espectacular cola del pavo real.

Lo mismo le sucede al gamo,

su enorme cornamenta que le sirve para atraer a las hembras,

y sobresalir por encima de otros machos,

en cierto modo le perjudica,

ya que dificulta sus movimientos en el bosque.

Fue uno de los grandes genios de la biología, Charles Darwin,

quien explicó el porqué

de esos exuberantes despliegues de medios.

Llamó a ese mecanismo, selección sexual.

"En tales casos,

los machos han adquirido su actual estructura,

no por estar mejor acondicionados para sobrevivir

en la lucha por la existencia,

sino por haber ganado alguna ventaja sobre los otros machos.

(Música)

Los humanos, quizás, no lucimos cornamentas o colas ostentosas,

pero tambien utilizamos estrategias para resultar atractivos

con nuestras propias armas.

David Guapo es monologuista, guionista y actor.

Es uno de los grandes humoristas del panorama nacional actual.

Hola David. Hola Evelyn.

¿Qué tal? Muy bien.

Acabo de componer un temazo. Un temazo...ya te he oído ya.

Yo creo que será hit del verano.

Yo soy malísima para acordarme de los chistes y para explicarlos.

Explícame algún truquillo para ser graciosa.

Es que el truquillo es que ... yo creo que es predisposición.

Que tú tengas predisposición a hacer reír y a reírte, sobre todo.

Si tu tienes predisposición a divertirte,

la gente como que nota otra vibración.

y entonces es cuando puedes ser gracioso.

Oye, el Combatiente es un ave

que se hace un poquito el gallito para atraer a las hembras.

¿Çuál es tu arma de seducción?

Yo creo que nosotros tenemos pocas armas de seducción,

porque al final, yo creo, decide más la hembra.

Porque, a lo mejor, yo soy muy gracioso y no me funciona

y viene otro y es muy gracioso y le funciona.

Entonces, ahí tiene que haber algo más,

no bastará con ser gracioso.

Entonces en una batalla,

porque el Combatiente tiene justamente ese nombre

porque se pelea y se enfrenta a otros machos para tener más éxito.

En una batalla entre tú y este ave, ¿quién crees que ganaría?

Pues a picotazos, el ave,

porque yo pierdo mucho en batalla de picotazos,

pero tocando la guitarra yo porque no tendrá dedos ¿no? para tocar.

Si tiene dedos, no puedo con el Combatiente.

Gana. ¿Ganaría él?

Sí, un pájaro que toca la guitarra no puedo hacer nada contra eso.

Pues... te voy a proponer una... un reto.

Yo te voy a poner a prueba, si te parece.Vale.

Te digo cuatro palabras... Vale, venga.

Combatiente, seducir, amor y ¡Qué animal!

que es el nombre de nuestro programa.

Y qué animal..., pero esto no es una palabra, son varias.

Bueno, pues son cinco. Vamos allá.

No puedo decir tacos ni palabrotas ¿no?

¿Es horario familiar?

¿Tiene que ser amor suave? Amor....

Amor cortés, ¿no?, de ese romántico, guay.

Esto es importante también, porque me podía haber ido hacia...

#Haces que mi corazón sea latiente,

lucharía por ti, como ese pájaro tan guay...

el Combatiente#

#Tengo que elegir entre comida buena pero que me produce ardor,

o quedarme una noche contigo que lo que me das es mucho amor#

Has estado muy afinada ahí, ¿eh?

#Amor#

Van los coros...

#Amor...#

Canta fuerte, que si no... Me da una vergüenza...

¿Pero, cómo te va a dar vergüenza

si estás presentando un programa de tele?

#En verdad lo que yo quiero, es poderte frunjir,

pero antes tendré que... poderte...seducir#

#Si quedamos te prometo que no va a estar nada mal#

# Y al final de la noche gritarás...¡Qué animal!#

Genial. Madre mía...

me he emocionado y todo ¡eh? ¿ha sido bonito?

Muchísimo. ¿Lo dejamos aquí?

Lo dejamos aquí.

Oye David, yo me voy a quedar a ver tu espectáculo,

no me lo voy a perder para nada. Ya que has venido...

Y seguro que vas a seducir a todo el público.

(Música)

-Hola, buenas noches.

¿Hay menores en la sala? Allí.

¿Cuántos años tienes? ¿15?

¿Y menores de 15? ¿Cuántos?

¿13? ¿Y menores de 13?

¿Allí, que estás embarazada?

Fuerte aplauso para Evelyn que es de ...

¿de cuánto? Ocho.

¿De ocho? De ocho todavía no puede comunicar.

¿Se está riendo por dentro? Te oye, te oye.

Bueno, fuerte aplauso para Evelyn, por favor.

Y... están grabando el programa ¡Qué animal!

que es un programa de La 2, de animales.

Cuentales de qué va el programa, Evelyn.

Curiosidades de aninmales. Curiosidades de animales.

Y... ¿qué hacen aquí? [RISAS]

Pues hay animales que tienen una concepción diferente

del espacio y tiempo, y tú puedes pensar...

de Hospitalet a Barcelona, [RISAS]

Si fueras un guepardo, habrías llegado. [RISAS]

(Música)

El pájaro Moscón no utiliza su aspecto como el Combatiente,

sino su canto para llamar la atención de las hembras,

y a menudo no se conforma con una sola.

Construye un nido muy elaborado en forma de globo

que cuelga de las ramas.

De ahí deriva su nombre en latín , Pendulus.

Con la obra a medio terminar

concentra entonces sus esfuerzos en atraer a una o varias hembras.

Es polígamo.

Tener más de una pareja,

aumenta las probabilidades de que sus genes pervivan

y se prolonguen en el tiempo.

Encaramado en alguna rama cercana,

emite su canto nupcial, como diciendo:

¿Has visto que magnífico hogar estoy construyendo?

Si no acude ninguna candidata,

puede comenzar a construir otro nido nuevo,

Por eso, a menudo, se ven nidos inacabados.

Si tiene éxito,

macho y hembra terminan juntos su morada

con ramas y materiales suaves, como lana y pelusa.

El pájaro Moscón aprovecha la lana que queda enganchada en las ramas,

mientras las ovejas pastan, una gran obra de reciclaje.

Las crías abandonan el nido cuando tienen unos 25 días de vida.

Pero hasta ese momento,

los progenitores se esmeran en que no les falte de nada.

Todavía tardarán algunos meses

en desarrollar el característico antifaz de los adultos.

El pájaro Moscón se llama así porque se alimenta de moscas,

entre otros insectos,

igual que otro habitante de Daimiel, el sapo común.

Este anfibio segrega veneno, aunque no para cazar,

sino para defenderse de sus depredadores.

Cuando se siente amenazado, se hincha para parecer más grande.

Unas glándulas en su piel producen bufotoxina,

una sustancia tóxica muy potente.

Su veneno no supone ningún riesgo para los humanos.

Más allá de los cuentos, no besamos a los sapos,

esperando que se conviertan en príncipes.

Para un perro,

o cualquier otro animal que se lo quiera comer,

puede suponer la muerte.

La creencia de que su saliva es venenosa, es solo una leyenda urbana

Es absolutamente inofensiva.

Se bastan y se sobran con su lengua pegajosa para cazar su alimento.

Sapos y ranas son unos depredadores increíbles

que no suelen fallar en sus ataques,

pero necesitan que su presa se mueva para verla.

Cuando la víctima se desplaza,

no acostumbra a escapar de su rápida lengua.

Investigadores del Instituto de tecnología de Georgia en EE.UU.,

realizaron un estudio con la rana leopardo americana.

Demostraron que ese anfibio, puede cazar un grillo

en menos de siete centésimas de segundo.

Cinco veces más rápido que un parpadeo humano.

¡Increíble!

Pero las ranas cuentan con otra poderosa arma, su saliva.

Aunque no sea venenosa, esconde un secreto fascinante.

Los investigadores estadounidenses, también descubrieron

que a esta velocidad su saliva se comporta

como un fluido no newtoniano ¿qué significa eso?

Para explicarlo fácilmente,

vamos a fabricar un fluido no newtoniano de andar por casa.

Mezclamos harina de fécula de maíz con un poco de agua,

y la amasamos hasta obtener una masa homogénea.

Los fluidos no newtonianos se comportan de forma distinta

en función de la velocidad.

si metemos los dedos lentamente en la masa,

se comporta como un líquido.

En cambio, si golpeamos la masa con fuerza, es sólida.

Cuando la lengua de la rana o el sapo, toca al insecto,

la velocidad es menor y la saliva es más líquida,

de modo que rodea por completo la presa.

Pero cuando la dirige de vuelta a toda velocidad, hacia la boca,

la saliva es más viscosa y así el insecto, no puede escapar.

Cuando tragan, los sapos cierran los ojos,

como si estuvieran paladeando su alimento.

En realidad, como engullen las presas enteras,

lo que hacen es empujar con la musculatura de los ojos, el alimento

hacia el estómago.

Ya vemos que las apariencias engañan.

Sapos, supuestamente, inofensivos, que en realidad pueder ser letales.

Y temibles serpientes que no suponen ninguna amenaza.

La culebra viperina o culebra de agua que habita en Daimiel,

es totalmente inofensiva.

Su cabeza triangular,

la forma del cuerpo y el color, recuerdan a una víbora.

Para ahuyentar a posibles depredadores,

emite un olor pestilente.

Y, cuando percibe un peligro, silba, sopla y parece que ataque.

Aunque en realidad, ni abre la boca ni inyectan ningún veneno.

Ni siquiera muerde.

Una forma sencilla de distinguir una víbora de una culebra,

es por sus ojos.

Las pupilas de las culebras son redondeadas,

Mientras que las de las víboras son elípticas.

Esa culebra puede vivir unos nueve años.

Otras parientes suyas de mayor tamaño, como la Pitón o la Cobra,

pueden alcanzar más de treinta, eso sí, en cautividad.

El récord de longevidad entre los invertebrados vive

en el medio acuático.

Y lo tiene esta especie.

Se trata de una almeja encontrada en Islandia

que tenía la friolera de 500 años cuando murió.

fue hasta contemporánea de Cristóbal Colón.

El agua es fuente de vida

y contiene una enorme cantidad de seres vivos

aunque no todos son visibles al ojo humano.

¿Encontraremos aquí nuestro objetivo?

¿Desentrañar el secreto de la inmortalidad?

En un solo litro de agua puede haber hasta seis mil millones de bacterias

casi tantas, como humanos en el planeta.

Realizan un trabajo imprescindible,

descomponen la enorme biomasa que producen el carrizo y las masiega.

Como un ejército que avanza, van digiriendo los resstos vegetales.

Las bacterias tambien sirven de alimento al zooplacton,

pequeños animales microscópicos

como las pulgas de agua, los copépodos o los rotíferos,

que a su ve también son el bocado de animales más grandes.

En estas aguas podemos encontrar la hidra, un pariente de las medusas

que tiene una capacidad increíble de regenerarse.

si se corta por la mitad, sorprendentemente, vuelve a crecer.

La hidra se llama así porque su asombroso poder recuerda

al de uno de los seres mitológicos griegos,

más terroríficos que se conocen.

"La hidra era un despiadado monstruo acuático con muchas cabezas.

y un aliento venenoso.

Custodiaba la entrada al inframundo bajo las aguas del lago de Lerna.

El gran héroe Heracles acudió dispuesto a acabar con ella.

La hizo salir de su guarida con flechas

y aplastó una de sus feroces cabezas con una maza.

Pero por cada una que aplastaba, surgían otras dos.

Heracles decidió quemarlas una a una para que no volvieran a crecer.

con un certero golpe, cercenó la última

y la cortó en múltiples pedazos que luego enterró.

Antes de retirarse,

el héroe sumergió sus flechas en la sangre ponzoñosa de la hidra,

para envenenar al siguiente enemigo que se le cruzara por el camino."

La hidra es un organismo eternamente joven,

que puede regenerar partes dañadas y crear pequeños clones de sí misma.

Es la criatura más longeva que se conoce.

Un animal, potencialmente, inmortal.

Mi larga búsqueda, acaba aquí.

La inmortalidad, el preciado secreto que atesora la hidra reside

en un gen llamado FOX-0.

Ahora muchos investigadores de todo el mundo,

intentan descifrarlo para retardar el envejecimiento humano.

El sueño de muchos y todo un reto.

¿Podremos nosotros, también, vivir eternamente algún día?

Tener descendencia no deja de ser una forma de trascender

a nuestra propia existencia.

Según la idea de nuestro, ahora ya, viejo amigo Dawkins,

son los genes los que se empeñan en ser inmortales,

y nos empujan a reproducirnos.

Pero si algún día descubrimos el secreto

de la verdadera inmortalidad humana,

deberemos afrontar algunos problemas.

Imaginemos, por un momento,

que los humanos que vivieron hace 2000 años en este poblado,

ya conociesen este secreto

y ellos y todos sus descendientes, todavía estuviesen vivos.

En este escenario de ciencia ficción la superpoblación sería un problema

de una magnitud mucho mayor a la actual

y en un planeta finito y de recursos limitados,

como la tierra,

Ser inmortal nos podría parecer genial como individuos

pero supondría nuestro fin como especie.

Como dice el refrán,

"No hay vida sin muerte, ni placer sin pesar"

(Música)

¡Qué animal! - Tablas de Daimiel

20 oct 2018

¡Qué animal! recorre el Parque de las Tablas de Daimiel, un espacio que alberga el último ecosistema de tablas fluviales que queda en la península ibérica. En este capítulo descubrimos qué animal esconde en sus genes el secreto de la inmortalidad, cuál es el arma letal que utilizan los sapos y las ranas contra sus presas, y qué hacía un pariente de los elefantes en Ciudad Real hace 3 millones de años. El humorista David Guapo nos desvelará si puede ser tan seductor como el ave combatiente

ver más sobre "¡Qué animal! - Tablas de Daimiel " ver menos sobre "¡Qué animal! - Tablas de Daimiel "
Programas completos (24)

Los últimos 59 programas de ¡Qué animal!

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios