www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4441141
Para todos los públicos ¡Qué animal! - Bardenas Reales (Navarra) - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué insecto recorre más de 4.000 kilómetros

para cruzar el Sahara?

¿Cómo consigue volar la lechuza sin hacer ruido?

¿Puede el mago, Jorge Blass, desviar la atención del público

como la mariposa cardera lo hace con sus depredadores?

¿Qué carnívoro tenían los romanos en sus casas para perseguir ratones?

Las Bardenas Reales

son un sorprendente territorio yermo que se expande

entre los valles del Ebro y del Aragón, en Navarra.

Desde el año 2000 estas llanuras, cerros y barrancos

son reserva de la biosfera.

La erosión ha creado un paisaje desértico

de aspecto casi lunar.

Pero tras su apariencia desnuda e inhóspita

las Bardenas Reales albergan un oasis de flora y fauna esteparia.

En España, las estepas no son un paisaje natural

sino antiguos bosques

que se talaron y destrozaron para el cultivo,

sobre todo de cereales.

Existe áreas muy diferenciadas.

La zona central del territorio recibe el nombre de Bardena blanca

y es la más desértica.

Su formación más característica son los cabezos o cerros testigo.

Esas curiosas estructuras son el resultado de la erosión.

Hace miles de años el paisaje era llano

en algunas zonas había piedra caliza o arenisca en la superficie.

Y debajo, en cambio, arcilla.

Con el tiempo, la lluvia erosionó la parte blanda.

Pero dejó intacta la más dura,

y así se modelaron estos sombreros tan originales.

A esas formaciones geológicas

se las conoce por el poético nombre de chimenea de hadas.

La Bardena blanca se llama así por los afloramientos de sal

que le dan un color claro a la tierra,

y es que hace, millones de años, esta zona, era un mar interior.

Durante el mioceno, hace unos quince millones de años,

aquí vivían peces, cocodrilos e incluso tortugas.

Ahora ya sólo los encontramos fosilizados.

Hoy, otros animales ocupan su lugar.

En un paisaje tan abierto no es nada fácil esconderse.

La fauna aquí

tiene que buscar refugio en los lugares más insospechados.

En las Bardenas podemos encontrar

distintas especies de rapaces nocturnas,

como la lechuza común.

Esta ave, siente especial predilección

por las construcciones humanas,

ocupa desvanes, ruinas, iglesias, viejas buhardillas,

campanarios o graneros como este, en el que una pareja ha tenido crías

Los polluelos emiten un característico siseo

cuando reclaman alimento.

Como si quisiesen hacer callar a alguien.

La hembra reparte la puesta en diferentes días

así que entre un polluelo y el otro hay una semana de diferencia.

La cría mayor, come primero.

A diferencia de otras rapaces, tienen una tasa metabólica elevada

por eso deben comer a menudo.

De promedio, una lechuza adulta ingiere tres ratones por día

detecta a sus presas, con su desarrollado sentido del oído

y son muy sigilosas.

¡Aah!

Su vuelo es extremadamente silencioso,

un plumaje denso y suave amortigua el sonido.

Los flecos de los bordes de las plumas

les sirven para reducir las turbulencias.

El ratón no se da cuenta de su presencia

hasta que nota sus poderosas garras encima.

La lechuza regurgita las partes no digeribles de sus presas.

Estos ovillos de pelo y hueso se llaman egagrópilas

y nos permiten saber el menú del día.

La víbora hocicuda también tiene a los roedores

entres sus manjares favoritos.

Debe su nombre a un apéndice de la cabeza

que le da un curioso aspecto de nariz respingona.

A diferencia de las culebras,

las víboras tienen una pupila vertical elíptica.

Si se siente amenazada se hincha para aparentar mayor volumen.

Pero si el peligro persiste no duda en atacar.

Como todas las víboras, la hocicuda es venenosa

aunque no representa un peligro grave para nosotros,

pero si muerde a un ratón a penas dará unos pocos pasos antes de morir

Las relaciones entre humanos y serpientes

siempre han sido bastante controvertidas.

Algunas culturas han visto en estos reptiles el pecado original,

y otras dioses, parece ser que la víbora hocicuda

es el animal que inspiró la leyenda del alicante.

Cuentan que en una vieja choza una mujer tuvo un hijo

cansada del duro trabajo en el campo

a menudo se dormí mientras lo amantaba.

Justo en ese momento, el alicante, una enorme víbora,

apartaba al niño y se alimentaba de la leche materna

mientras introducía su cola en la boca del bebé

para que no se despertase.

Por la mañana, el niño aparecía con la boca llena de escamas

y llorando de hambre.

Una noche, la mujer espació ceniza

para seguir el rastro del misterioso infiltrado.

Al día siguiente dió con la guarida del alicante

y tras una fiera batalla, la mujer le arrancó la cabeza.

Los mitos y leyendas alrededor de las serpientes

han provocado que a menudo se las mate

de forma absolutamente injustificada.

Esta boa, por ejemplo, es inofensiva.

Pero incluso las especies venenosas como la hocicuda no tienen maldad,

su mordedura es el sistema que le ha dado la evolución

para cazar a sus presas.

sus antepasados eran reptiles cuadrúpedos,

las serpientes perdieron sus patas hace cien millones de años.

En las boas y pitones, los grupos más primitivos,

quedan unos diminutos huesos en su esqueleto

que recuerdan que antaño tuvieron patas.

En víboras y cobras no se observa ningún rastro.

La Bardena negra es la zona con más vegetación de las Bardenas Reales.

Los coscojales y pinares bordean las llanuras

donde se cultivan cereales.

Entre la vegetación baja se esconde un animal espectacular.

La avutarda es el ave voladora más pesada del mundo.

Los machos alcanzan los 16 kilos.

Sus dimensiones también son impresionantes.

Parece casi imposible que puedan levantar el vuelo.

Especies más pesadas, como el avestruz,

el pingüino emperador,

o el pavo doméstico no vuelan.

Parece que la avutarda

tiene el peso máximo que puede tener un ave para volar,

pero ¿es realmente el peso el factor limitante para surcar los aires?

En la antigua Grecia, en el siglo IV Antes de Cristo,

Aristóteles afirmaba que los cuerpos más pesados caían más deprisa,

Galileo estaba convencido de que no era así.

Realizó uno de los experimentos de física

más conocidos de la historia

para demostrar que el filósofo se equivocaba.

Cuenta la leyenda, que un día subió a la torre de Pisa para probarlo.

¿Qué llegará antes al suelo, esta bola de petanca o esta pluma?

Aristóteles habría dicho que la bola

y nuestra intuición también, ¿verdad?

Aparentemente los objetos más pesados caen más rápido.

No satisfecho con este resultado

Galileo decidió soltar dos objetos de peso distinto

pero con la misma forma.

Nuestra pelota de plástico pesa 8,7 gramos.

Y la bola de petanca

202,3, unas veintitrés veces más.

¿Qué sucederá si las dejamos caer al mismo tiempo?

Se admiten apuestas.

Aristóteles y nuestra intuición está equivocados,

no es el peso sino la resistencia al aire

lo que determina la velocidad de la caída.

El diseño aerodinámico de las aves o los aviones

son el elemento determinante para el vuelo.

Por este motivo no cae igual este avión de papel

que el mismo papel arrugado.

No es fácil ver el vuelo de la avutarda

debido a su peso prefiere caminar a volar.

Esta forma de desplazarse consume mucha menos energía.

Otro aspecto fascinante de esta ave es su cortejo nupcial

cuando llega la primavera

el macho despliega todos sus encantos

para atraer a las hembras.

Al macho adulto se le conoce como barbón, por sus bigoteras.

Cuando encuentra una hembra todo su cuerpo se transforma

para impresionarla.

Hincha su garganta y oculta su cabeza entre los bigotes erectos.

Al mismo tiempo, levanta la cola hasta pegarla a su espalda

mientras gira las alas

para exhibir el plumaje blanco de la parte inferior,

habitualmente oculto.

De esta guisa, se puede pavonear durante varios minutos.

Este comportamiento de cortejo se denomina rueda.

Los machos de las especies esteparias

suelen ser bastante miméticos con el entorno

en un espacio tan abierto la forma de evitar a los depredadores

es el camuflaje, pero en determinados momentos

los machos tienen que hacerse notar, como la avutarda con su rueda.

Otra especie el sisón común utiliza una estrategia diferente.

El sisón es un pariente de la avutarda.

En la época de celo el macho luce un collar blanco y negro muy llamativo.

Para atraer a las hembras emite un sonido corto y seco

y realiza pequeños saltos para que lo vean por encima de la vegetación.

Combina estos brincos con patadas en el suelo.

La Sociedad Española de Ornitología declaró al sisón ave del año 2017

para concienciar sobre su estado de conservación.

La sustitución de los cereales por olivos,

almendros o cultivos de regadío, así como la mecanización agrícola

suponen una amenaza para las aves esteparias.

España acoge más de la mitad de la población mundial de sisón común

pero en diez años ha mermado casi un cincuenta por ciento.

Salvar esta especie en nuestro país

es esencial para intentar mantenerla en el mundo.

Otra especie esteparia que podemos encontrar en la Bardenas

es el alcaraván.

El color de su plumaje le permite ocultarse en la estepa.

Es desconfiado,

con sus ojos penetrantes observa a su entorno.

Cuando se siente amenazado

se queda inmóvil para pasar desapercibido.

Construye el nido en el suelo

y decora su alrededor con piedras y pequeños palos.

Macho y hembra se alternan para incubar los huevos

que eclosionan en verano.

Algunas especies no están aquí todo el año

una pequeña mariposa realiza un viaje increíble

desde España hasta su lugar de hibernación, África.

Antes de emprender el trayecto

la oruga se tiene que convertir en crisálida,

de la que emerge la mariposa adulta que vuela a los pocos minutos.

La Vanesa de los cardos o cardera

se encuentra en todos los contienen del mundo excepto en la Antártida.

Es una de las especies de lepidóptero más cosmopolita.

Según un estudio reciente de investigadores

del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona

esta mariposa es capaz de migrar a más de 4.000 kilómetros.

Al llegar el otoño emprende un largo viaje

a través del Mediterráneo,

cruza entonces el desierto del Sáhara

hasta alcanzar su destino, la sabana africana.

Esta ruta es habitual en aves migratorias

pero la cardera es el primer insecto

que demuestra una resistencia tan increíble.

Para llegar hasta África se sirve de los vientos del norte

que la impulsan a volar a más de cincuenta kilómetros por hora.

En el laboratorio, los investigadores estudian

cómo se orienta por encima de las masas de agua y arena.

Es una mariposa con una coloración espectacular.

Se mimetiza muy bien en zonas áridas y desértica.

Sus alas tienen ocelos, unas manchas que parecen ojos

y que sirven para despistar a posibles depredadores.

Three, two, one, now.

Jorge, la cardera intenta distraer a sus depredadores

con los ocelos, ¿esa es también una de las estrategias de los magos,

la de desviar la atención?

Desde luego, los magos continuamente

tenemos que desviar la atención de nuestros espectadores

y en la naturaleza hay ejemplos maravillosos, como esta cardera

que consigue hacer un poco lo que hacemos los magos,

mirar a un sitio pero de repente volamos por otro sitio.

Esta mariposa, por el tamaño que tiene,

puede volar a velocidades increíbles

la velocidad de los dedos de los magos ¿también es importante?

La velocidad hace que podamos ser más rápidos que la vista muchas veces

Mira, te puedo mostrar algo, aquí tengo unas cartas blancas,

mira, tócalas, ya veras, mira que son blancas blancas,

todavía no han sido impresas, ¿no?

Sí. Entonces, mira,

vamos a hacer algo con ellas

porque estamos hablando de una especie muy mágica, ¿no?

Sí. Mira mira esta carta blanca,

mira mi mano, solamente hay que nombrar cardera

y de repente, mira. (Ríe)

Es como mágico, ¿no? Sí.

Mira que no hay ninguna mariposa en mi mano ni nada.

Ahora, todo empieza no con una carta no con una palabra,

todo empieza con esto, mira, ¿lo veis muy cerca?

Todo empieza con una oruga. Dios...

Así es como empieza todo y de ahí

pues continua todo lo demás.

Realmente la magia desafía la razón.

Los magos nos trasportáis a un universo donde pasan cosas

que parecen... Desde luego aparecen...Imposibles.

He estado pendiente y no he visto, bueno, no he visto...

Para mi imposible no es la magia es la naturaleza,

de hecho, mira, pon tu mano palma arriba

y voy a poner aquí esta oruga, ves, muy clarito muy despacio así, encima,

quiero que la tapes, le des un poquito de calor

si lo haces, poco a poco la crisálida empezará a surgir

y un poquito más tarde, unos días más tarde, ¿cuántos más o menos?

De entre siete y once. Aparecerá, poco a poco,

lo que todos identificamos como una preciosa...

mariposa.

¿Pero cómo lo haces? Tócalo tócalo, es real.

Sí, sí, pero no ya esta. El dibujo va evolucionando

igual que la especie natural. Qué bueno.

Oye, Jorge, cada vez en los espectáculos de magia

aparecen menos especies, menos animales reales,

pero hay un clásico que era el del conejo que salía de la chistera,

¿cuál es su origen?

Pues su origen es hace varios cientos de años

los magos siempre nos hemos fijado en los deseos de nuestro público

y en el escenario lo representamos artísticamente.

En una época de mucha hambre el mago, muy inteligentemente,

lo que hizo fue pedir una chistera a sus espectadores

e hizo aparecer frutas, un conejo que era comida en la época

y era algo muy valioso y aquella magia, aquella hazaña

se convirtió en un tópico de la magia y en un icono de nuestro arte.

Pero bueno, la magia ha evolucionado mucho

y ahora ya no utilizamos tantos animales, como bien decías,

sino más otro tipo de sueños, por ejemplo,

en el show ahora hacemos levitaciones nos teletransportamos,

hacemos aparecer billetes de la nada.Eso está bien.

Y bueno, pues de vez en cuando

sí que hay algunas colaboraciones de algún animal

que aparece inesperadamente pero bueno,

sí que ha evolucionado mucho la magia y yo creo que para bien.

Oye, Jorge, no sé si es abusar un poco de tu magia,

¿pero te importaría teletransportarme

de vuelta a las Bardenas?

Debo localizar un mamífero muy esquivo

y la verdad que me iría perfecto irme ahora mismo.

Pues estás en el lugar adecuando, en el escenario de un mago,

o sea, que vamos allá.

Te devuelvo la mariposa. Atención, vamos allá.

Mira, un truco que me enseñó Georges Méliès.

Y el gran final.

Evelyn, espero que hayas llegado bien.

Uff.

Además de insectos, aves y reptiles en esta reserva de la biosfera

se han descrito hasta 28 especies de mamíferos

unas son pequeñas, como el lirón careto

o algunas especies de murciélago.

Otras son de mayor tamaño, como el gato montés o la gineta.

Sus hábitos son estrictamente nocturnos,

sale al caer la noche en busca de roedores, aves,

lagartijas e incluso peces.

Trepa a los árboles con agilidad felina

y se sujeta a los troncos con sus zarpas retráctiles.

Cuando caza, utiliza primero el oído,

luego la vista y por último el olfato.

No se han encontrado fósiles de gineta ni en España ni en Francia

lo que sugiere que es una especie introducida en Europa,

probablemente desde África.

Se cree que antes de la llegada del gato doméstico

los romanos la tenían en sus casas para acabar con los ratones.

Aunque su aspecto sea muy parecido al de un gato,

la familia a la que pertenece es muy antigua.

Desde el punto de vista de la evolución

son los mamíferos más próximos al ancestro común,

que dió lugar a todos los carnívoros.

Las Bardenas Reales son un buen ejemplo

de la fuerza que tiene la vida para abrirse camino

y adaptarse a las condiciones más duras.

En este aparente desierto la vida no deja de fluir.

Subtitulación realizada por Beatriz Barroso Bravo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bardenas Reales (Navarra)

¡Qué animal! - Bardenas Reales (Navarra)

27 ene 2018

Programa de divulgación científica que se centra en las curiosidades de la naturaleza y fauna repasando los distintos hábitats de la península e islas.

ver más sobre "¡Qué animal! - Bardenas Reales (Navarra)" ver menos sobre "¡Qué animal! - Bardenas Reales (Navarra)"

Los últimos 41 programas de ¡Qué animal!

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios