www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4695718
Para todos los públicos Pura magia - T2 - Gala 5 - ver ahora
Transcripción completa

¡Abel!

(Canción en inglés)

Nina, ¿qué te ha parecido? Es mono, ¿no?

¿Puedo ser tu ayudante algún día?

-Claro que sí, Nina, cuando quieras. -¿No podía hacer de ayudante yo?

-Claro, hacemos un número. Cogemos la palabra fácilmente.

Va, esto de las cadenas, ¿no lo quieres repetir conmigo?

(RÍEN)

Detrás, detrás.

-Pasión.

No, no, Abel y yo. No, no, ¿eh?

Eso, eso... No pongas esa cara.

Y, Nina, yo te quería preguntar.

El otro día dijiste que querías aprender a hacer magia.

¿Qué concursante te gustaría que te enseñase?

(RÍE)

(RÍEN)

Ay, pillín...

No, es la pregunta, es la pregunta. Pillín, pillín.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Vítores y aplausos)

(Palmas)

(Vítores)

(TODOS) ¡Oh!

(Continúa la música)

(Aplausos y vítores)

(Música cabecera)

Bienvenidos a "Pura magia", el único programa

en el que el presentador hace "chas" y aparece a tu lado.

(RÍE)

Y después de esta broma tan graciosa,

vamos a presentar a nuestros nueve concursantes.

¡Fuerte el aplauso para ellos!

(Aplausos y vítores)

¡Bravo!

Muy bien, chicos, ya podéis ir a vuestros sitios.

Bueno, he dicho nueve, solo hay ocho,

porque a una la tenemos trabajando, ahora veremos qué pasa con ella,

y lo que vamos a hacer es dar la bienvenida

a nuestro jurado de lujo. ¿Cómo estáis?

Aplauso para ellos: Poty, Inés, Nina y Blake.

(Vítores)

Muchas gracias, guapos.

Inés, te quería felicitar.

Qué bien lo has hecho. ¿Ah, sí?

Esto de hacer un opening bailando... Madre mía.

Muy bien, ¿no? Madre mía.

Con esta partenaire... (RÍEN)

Bueno, hay que decirlo, la partenaire ha sido inmejorable.

Yo creo que nos hemos ganado la inmunidad esta semana.

Sí, sí, yo creo que sí. ¿Sí o no?

Sí, o la nominación directa. (RÍE)

No, me quedo. Una cosa...

Me quedo con cualquiera de las dos y paso el relevo a Blake,

a ver si Blake es capaz de superar esto.

¿Te imaginas un número donde Blake hace un opening

y hace aparecer a Poty? (RÍEN)

¡Uh!

A ver, a ver, a ver...

Es que... (TODOS) ¡Que lo haga, que lo haga!

¡Que lo haga, que lo haga! No entiendo...

¡Que lo haga! (TODOS) ¡Que lo haga, que lo haga!

¡Que lo haga, que lo haga! Es que...

¡Que lo haga! Es que, me vais a perdonar,

pero es que no entiendo las risas.

¡Vais a flipar! (RÍEN)

¡Vais a flipar! Bueno...

Vamos con desventaja. Si tú estás...

Te lo puedo asegurar. ¿Sí o no, maestro?

Hecho. Hecho.

(Vítores)

¡Atado! Ya está.

Vais a flipar. Estoy temblando.

Pero Jordi Dalmau te tiene que vestir igual que Nina, ¿eh?

Con esta...

Oye, felicidades, Poty,

la coreografía que has montado ha sido estupenda.

Sí... Supongo que harás lo mismo

cuando hagas el número con Blake. Bueno, piensa que era

mi primer trabajo en televisión y le puse mucha ilusión.

(RÍEN) Mag Poty.

(RÍE) Mag Poty.

Oye, dime una cosa, Blake.

Estamos ya en el ecuador del programa,

¿quieres darle algún consejo a los chavales?

¿Qué tienen que tener en cuenta a partir de ahora?

Miedo. Miedo.

(RÍE)

Miedo.

Miedo, porque cada día se va a caer uno

y se va a caer con todo el equipo.

Sobre todo, porque a partir de este momento

es cuando ellos van a demostrar si es verdad

que tenían nueve números para responder

a las nueve importantes galas que tenemos una vez a la semana.

Uh... -Joe...

(Aplausos)

¿Lo habéis entendido? ¿Sí?

Pues aquí a Blake, donde lo veis, es jurado, es profesor,

es jefe de estudios y cada semana después de la gala

tiene una reunión con los chavales donde habla de cómo ha ido todo,

cómo ha ido la gala y estas reuniones, a veces,

son provechosas o a veces son... puro terror.

(Música suspense)

Buenos días. (A LA VEZ) Buenos días.

¿Cómo estáis?

Samu, creo que es la primera vez en este concurso

en donde el público se te levanta para aplaudir por el número.

(Música emotiva, vítores)

¡Bravo!

Sigue así, por favor.

David, te he preparado algo muy especial,

que me gustaría que lo vieras en la pantalla.

(Canción en inglés)

¿Alguien me puede decir la diferencia

de lo que estamos viendo? El elemento es totalmente diferente.

¿Y a mí qué me importa el elemento?

Sabes que a la vista del espectador estás haciendo lo mismo

y lo que importa es la vista del espectador,

no del mago ni del especialista. Técnicamente no es igual.

Pero técnicamente al público le importa un bledo,

porque no conoce la técnica. Si la conociera, estarías arruinado.

Pero usted me ha dicho que técnicamente es igual

y no es así. Estás discutiéndome, David?

Estoy intentando hacerte una crítica constructiva

y estoy intentando decirte dónde te estás equivocando

y no lo quieres ver.

No me gusta nada esa actitud.

A fin de cuentas, el que te la estás jugando eres tú.

¡No, no, no, no, no, no! No, David, no.

Lo dije un día y lo vuelvo a repetir, aquí se viene llorado.

Por favor te lo pido, ¿eh? Si quieres llorar,

te vas al camerino, te encierras tu solo y gritas.

Si no somos capaces de encajar una crítica seria,

como tiene que ser, y no somos capaces de admitir

dónde hemos tenido el error, mal vamos.

Judith, sinceramente, no sé qué voy a hacer contigo.

Te salvaste por un comodín. ¿Cómo llevas la temperatura?

¿Cómo temperatura? ¿De frío? Sí, el frío y el calor.

Mal. ¿Mal? Pues vete preparándote.

¡Ah! Vale. Tú sabes que Víctor Cerro tiene...

Tiene, bueno, un récord, llámalo como te dé la gana,

de permanencia entre hielo. ¡Ahí va la leche!

Prepárate para el frío.

Y yo te pediría que no te ocurriera lo mismo que te ocurrió a ti,

Darío.

Yo te pediría que fueras capaz de superarla.

Quiero veros a todos un poco arriba.

Sobráis ocho. ¿A qué estáis esperando?

Que tengáis buen día.

(Aplausos)

¿Qué tal, David? ¿Cómo estás? ¿Estás mejor?

Mejor, sí. Cuando te pones a llorar,

yo te pregunto: ¿esto es de rabia o de pena o qué te pasó?

De pena no, es de rabia, porque yo hice aquí un número,

con toda la ilusión del mundo, todo el trabajo,

y, pues bueno, no salió como debería salir

y si encima Blake pinchaba y pinchada,

pues, al final, a mí me dolía, ¿no?

Porque, aparte de estar yo conmigo mismo enfadado,

si encima otra persona viene y encima mete el dedete...

Pero lo que te decía Blake, tú, ahora que han pasado días,

¿tenía razón o no? Sí, sí, tenía totalmente la razón,

lo que pasa es que justo pasaron dos días después de la gala,

yo seguía todavía con el número dentro,

entonces, pues me fastidió y eso fue.

Bueno... Blake, ¿cómo lo ves?

Vamos a ver, desde el punto de vista técnico,

David es uno de los que más se ve que han trabajado

y que los que más trabajan, sin lugar a dudas.

Pero lo importante no es eso,

lo importante es el punto de vista del público.

Si estamos hablando de trabajar para magos,

los magos pueden apreciar la diferencia técnica,

pero el público no.

Vuelvo a repetir lo mismo, aquí se viene llorado.

Nina, ¿por qué estás tan seria?

(TITUBEA) Sí, te he visto ahí como...

Me has pillado... (RÍEN)

Luego te diré el porqué, ahora no te lo puedo decir.

(RÍEN) No, no, ahora, ahora.

No, no, lo diré en directo, lo diré en directo.

¿Lo dirías en directo? Dentro de unos 10 minutos.

Ah, muy bien... ¿Vale?

Vale, vale. Nos vas a tener a todos ahí...

No lo pudo decir ahora. Luego te lo digo.

Yo tengo una duda, yo tengo una duda.

Blake, ¿tú hubieras pensado lo mismo si la manipulación

la hubiera hecho otro concursante? Vamos a ver,

si la hubiera hecho otro, lo he dicho varias veces,

les he dicho a los concursantes: "Estás haciendo el mismo número

que hizo otro compañero tuyo la semana pasada".

Varias veces. Punto. Vale.

Por cierto, gracias por apoyar a un profesor, a un compañero.

No, hombre, yo planteo... No, no, gracias.

Simplemente planteo la duda. No, no, no.

Porque yo lo tengo claro. Ni planteamientos ni nada.

Puede haber espectadores que se pregunten lo mismo.

Vale, vale, no os peleéis. Soy la voz del público.

Tenemos mucho programa por delante. Qué feo, qué feo.

Venga, aplauso, aplauso, lo rompemos.

La siguiente concursante, bueno, la primera concursante de esta noche

va a ser Gisell.

Esta noche va a mezclar magia con mimo.

Esta semana traigo... (SUSPIRA)

-Una rutina de manipulación de bolas. -Sí.

-Donde haré unas transformaciones de colores.

(Música animada)

Voy a presentar algo que tiene otro registro,

actoral también.

Ahora quiero arriesgarme y quiero cambiar un poco

y ver otro tipo de registro de Gisell.

(Música animada)

He visto la bola dos o tres veces.

¿Sí? Sí.

De roja pasa a blanca... Ah, vale, vale.

He visto la blanca después. Vale.

-Dani Polo hizo una rutina con bolas. -Sí. Sí, sí.

-¿Entonces? -Eh... No tiene nada que ver.

-No tiene nada que ver, ¿no? -No, no, no.

-Vale. -Bueno, la he creado yo.

En la última nota, en el... (TARAREA)

¿Pueden hacer así?

Bueno, bueno. Foto, foto, "chas".

Eh, Gisell, muy linda, ¿eh? Muy chulo eso.

A ver, espero que les agrade y yo voy a poner todo de mi parte.

(Aplausos)

(Música animada)

(Aplausos)

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Continúa la música)

(Aplausos)

(Vítores)

Gisell, fuerte el aplauso.

(Aplausos)

¡Bravo!

Muy bien. Poty, ¿qué te ha parecido?

Felicidades, porque consigues combinar la magia

con los movimientos escénicos, con las coreografías...

Y las músicas, superbién elegidas, así que, chiquilla,

muchísimas felicidades. Muy bien. Inés.

Gisell, enhorabuena. Me ha gustado muchísimo.

No has podido hacer más magia en menos tiempo.

Has hecho en la unión de unos juegos a otros perfectamente ejecutada.

Ten cuidado con lo que te ha dicho Lari,

pero, mira, haz así un poquito... ¿Cuántos corazones tienes ahí?

Tres. (RÍE) Sí.

Pues aquí tienes el mío también. ¡Ay!

¿Vale? Mírala, olé.

Nina, ¿te gustado? Qué chulo.

Es maravillosa la propuesta, ella, el maquillaje,

lo que cuenta con el cuerpo, todo.

Es que es...

Es... No sé, es un gusto verte trabajar.

Es un gusto verte trabajar.

(Aplausos)

No nos quieres contar... Tiene vergüenza.

Tu cara de pensativa... ¿Tenemos que esperar más?

No, aún no. Aún no, no es el momento.

No. No. Vale, vale.

No pasa nada, estoy bien. Lo llevo bien.

Puedo aguantar, Nina, puedo aguantar.

Cartas arriba.

Corazón, corazón, corazón. Venga, venga, joker de corazones.

Felicidades.

¿Qué tal? ¿Cómo te has visto? ¿Cuatro ases?

Increíble, increíble.

Vamos a continuar con el reto extremo de esta semana.

¿Quién va a ser? Judith Trilirí.

Vamos a ver qué le hace.

Judith Trilirí...

Trilirí, trilirí, trilirí,

porque la vamos a congelar viva.

Judith se va a enfrentar a esto.

Un sarcófago de hielo, papel film,

un brebaje secreto

y tan solo sus calorías como fuente de energía.

El récord del mundo está en 4 horas y 10 minutos

soportando bajas temperaturas.

(Aplausos)

Cada semana se lo ponemos más difícil a nuestros concursantes.

Esto es muy difícil, muy peligroso y, sobre todo, no lo hagan en casa.

Vamos a conectar con ellos.

Judith, Víctor Cerro. ¿Cómo estáis?

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido la preparación?

Ahora mismo estoy empezando a estar muy nerviosa.

Pero tengo unos amigos que me han ayudado,

me han enseñado a respirar, a meditar un poquito

y voy a intentar que este reto sea favorable para mí

y aprovechar que tengo un momento para mí sola.

Desde aquí le vamos a mandar un beso muy fuerte,

es más, un abrazo muy caluroso. Lo va a necesitar.

Y bromas aparte, pues es difícil.

Le vamos a pedir que esté media hora en este sarcófago de hielo.

Sepan ustedes que media hora puede parecer poco, pero es mucho.

El récord mundial lo tiene Víctor Cerro,

que estuvo cuatro horas y media. Está vivo.

De hecho, es él el que lo estaba enrollando.

Yo le quería preguntar a nuestro jurado.

¿Os atreveríais vosotros a meteros ahí?

De perdidos al río. De perdidos al río.

Inés. Yo no.

Nina. No, no, no.

¿Sin previo entrenamiento? No...

No, ni con entrenamiento.

Chiquilla, no hay que entrenarse ni calentar.

¿Qué consejo le darías tú, Blake?

¿Sinceramente?

Que lleve a cabo lo que le dijeron varios amigos

de que simplemente cierre los ojos y trate de meditar.

Que baje un poco el nivel de respiración

y que se mantenga con una imagen lo más clara posible en su cabeza

durante el mayor tiempo posible.

Lo típico, bajar la respiración.

Meditar...

Ahora, quien va a venir al escenario es Abel.

Nos ha pedido un piano de cola.

Hoy más que nunca, tengo curiosidad por saber

"A-Bel" qué es lo que va a hacer.

El número que tengo para la quinta gala

es un número que fusiono la pasión, la fuerza y la innovación.

Tútodo lo que haces es potente,

entonces no se qué puedes hacer más potente.

Es algo que lo voy a sacar de mi corazón.

Seguro que puede quedar muy bien.

Podemos ofrecer un espectáculo interesantísimo.

Es algo muy glamuroso, a la vez que sexy

a la vez que poderoso y apasionado.

Eres el James Bond del programa, eres el MacGyver del programa,

eres una bestia parda.

Vale.

Un, dos, tres, padebure. Un, dos, tres, padebure.

¿Te acuerdas que te dije que ya está bien,

que te planteases el rollo este tan heterosexual de esta tía...?

Me encanta cuando salen los dos bailando.

Ya está bien chico y chica.

Yo me he emocionado y todo. Me he emocionado.

¡Bravo!

Lo que traigo es algo realmente nuevo y que no existe,

así que os va a encantar.

(Aplausos)

(Piano)

(Aplausos)

(Aplausos)

(Aplausos)

¡Abel!

Muchas felicidades a todos.

¿Qué tal, Abel? Tápate, que está Nina.

Nina, podemos saber lo que vas a decir ya o no.

Estoy un poco despeinada ya.

A ver si es ahora lo que quería decir Nina.

No he visto nada.

Dilo, dilo, dilo...

Abel, es decir...

¿Alguien ha dicho quién ha fabricado esto?

No, dilo tú. Es que es muy importante.

Este hombre ha fabricado este piano, ha tenido esta idea,

este guión. Además, lo ejecuta como lo ha ejecutado.

Es impresionante.

Podéis aplaudir. A él, a él.

-Gracias.

Primera vez que Nina se levanta

y viene al escenario por iniciativa propia.

¿Puedo? Ven, ven. No te cortes.

Yo creo, Abel, que podrías mejorar un pelín este número.

Más que mejorar...

Yo es que creo que voy a ir, porque creo que molesto.

Lari... Noto una temperatura...

Lari, ¿me das permiso?

Claro, faltaría más.

Ven. ¿Puedes cerrar la tapa?

Cierra tapa. Cuidado.

Nada, en fin... Nosotros estamos aquí.

Podéis hacer la vuestra y comentar. ¿No tenéis que ir al baño?

Es igual. Ven.

Como que no quiere la cosa, él se ha desaprovechado otra vez.

Siéntate. Disimuladamente.

¿Puedo subir? Ayúdame.

Hombre, ha habido no sé cuánta gente encima.

Siéntate.

(Aplausos)

Estaba esperando este momento.

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

¿Tengo futuro como partener? Tenéis que acabar con un beso.

Falta un beso de final. ¿Pero tengo futuro como partener?

Hombre, yo creo que sí. El beso, el beso.

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

Gracias, Nina.

Gracias.

Nina, está clarísimo que tienes futuro como partener.

Ya os puedo decir por qué estaba tan seria.

Ya os lo puedo confesar.

Cuando he visto el ensayo esta mañana

me he acordado de "Los fabulosos Baker Boys"

y he dicho: "No, esto lo tengo que hacer".

Tengo que hacer de Michelle Pfeiffer

y he estado ensayando la letra porque no me la sabía.

-Me ha encantado. Gracias por este regalo. Gracias.

Y ha sido totalmente improvisado. Muchas gracias, Nina.

Inés, Inés.

Ahora me toca a mí. Podemos ir a la parte final, ¿eh?

Lo de encima del piano no hace falta.

Dale un beso, dale un beso, que tiene celos.

Cierro los ojos, ¿eh?

Qué valiente, qué valiente.

Bueno, yo creo, Nina, que te ha gustado.

Blake.

Me gustaría decir una cosa que creo que es importante. ¿Puedo?

Sí.

Yo creo que los magos que hacen grandes ilusiones,

una de las dificultades que tienen es justificar

toda la cacharrería, aparatos, cajas que sacan a escena.

Un piano está brillantemente justificado.

Así que enhorabuena por este regalo. Gracias.

Gracias.

Muy bien. Gracias.

Blake.

Vamos a ver... Vamos a ver... Abel.

¿Quieres un besito también? No.

Eso ya sería corrupción.

Ya hay un poco de corrupción con el hecho de los picoteos entre ellas,

con lo cual, se está ganando a base de picoteo su historia.

Te estás poniendo celoso. No, celoso ninguno.

Me vuelves a dar corazones, gracias, mi reina.

Siempre igual. Un abrazo.

Te queremos, Blake.

Yo sé que me queréis y me queréis mucho.

Perfecto. Me ha parecido magnífico.

Me ha parecido maravilloso.

Cuida mucho la iluminación

y el ángulo cuando colocas la tela delante.

Totalmente de acuerdo.

Es cierto, es completamente cierto.

Eso en este pedazo de número es para matarte.

Gracias.

Ahora, enhorabuena por el número.

Gracias.

Cartas arriba.

Felicidades. Gracias.

Puedes irte.

Increíble, fantástico.

Me siento muy bien.

-Olvídate del número, los besos.

-Ha sido increíble.

No me esperaba que me iba a besar con las dos chicas del jurado.

-Ha faltado Blake. En la próxima.

Me comentan que Judith Trilirí está a punto.

Vamos a conectar con ellos. Víctor, buenas noches.

¿Estáis preparados?

Sí, Lari, efectivamente.

estamos ya totalmente preparados

y vamos a proceder a meterla en esta tonelada de hielo.

Vamos.

(Música tensión)

Bueno, ya está tocando el hielo. Ya podemos activar el cronómetro.

Vamos a hacerlo, vamos a conectar el cronómetro

a ver cuánto tiempo aguanta.

Iremos conectando con ella para ver si resiste, si se agobia.

Tenemos a la sirenita en hielo.

Vamos a presentar al siguiente artista.

Él es Dani Polo.

Nos va a hacer un número con números.

A ver si le salen las cuentas,

porque si no le va a tener que dar explicaciones a Iván Asenjo.

Y todos sabemos cómo son sus encuentros.

¿Qué vas a hacer?

El número que voy a hacer esta semana es un número

en el que voy a arriesgar un poquito porque mi zona de confort, digamos,

creo que son las rutinas musicales y esta vez voy a hacer algo hablado.

-Vamos a escuchar tu voz por primera vez.

Escoge la palabra con la que quieres que se escuche tu voz

por primera vez.

Es que es importante.

-Saldré y diré:

"Buenas noches, ¿qué tal? ¿Cómo estáis?".

-Alguien algún día podría salir y no decir:

"Buenas noches, ¿qué tal? ¿Cómo estáis?".

Currároslo un poco.

¿Sabes qué pasa? Que no tiene ningún valor esa palabra.

Ni el buenas noches, ni el qué tal, cómo estáis.

-Y además de mentalismo, porque Blake en esta gala pasada

dijo que quería ver mentalismo, que nos atreviéramos con ello,

y la verdad es que lo voy a intentar.

-Voy a arriesgar, creo que es necesario.

Cuando hablas de que nos arriesgar,

¿quieres decir que es un número que lo has hecho nunca,

que lo has hecho muy pocas veces o que lo tienes dominado?

A ver, no se me ocurriría presentar algo que no tenga dominado.

Hay un factor de que puede fallar.

Pero el que no arriesga no gana. Vamos a por todas.

Entonces sal. Blake.

-Blake, vas a ver mentalismo. -No. Blake y te paras.

¿En qué te puedo ayudar?

Igual un poquito en la estructura del número.

Hay un sobre con predicción dentro.

Tres espectadores distintos van a elegir al azar el número que quieran.

Se formará así un número de tres dígitos que, si sale bien,

tendrá que estar escrito en el periódico.

¿Por qué no haces que tres espectadores escriban tres números

y en la suma final aparezca ese número?

Ponte las pilas, tío. De verdad.

No te puedo decir más que felicidades.

Muchas gracias, Blake.

(Música)

Poty, Nina, por favor, acompañadme al escenario

y les damos todos un fuerte aplauso.

(Aplausos)

Poty, Nina.

-Dentro de este periódico tengo una predicción.

Quiero que lo guardes, que lo protejas y,

sobre todo, que no lo abras.

Okey.

Para ti, Nina, una libreta dividida en tres partes.

Cada una de estas partes tiene números puestos del uno al nueve,

completamente aleatorios, al azar. Ahí está.

Parte número uno.

Parte número dos.

Y parte número tres.

Vamos a escoger ahora un número de tres dígitos.

Quiero que sea completamente aleatorio.

Pon así un dedo y abre la primera parte por donde tú quieras.

Ahí está, perfecto.

Segunda parte.

Número uno.

Y última parte, Nina.

Número uno también, casualidad.

Número elegido. 411.

Poty, por primera vez, abre el periódico y enseña a todo el mundo

que ahí se encuentra escrito el número 411.

Nina, ayúdale, porque no lo encuentra.

Tiene que estar, pero el sudoku no vale.

-¿Y confías en que lo encuentre yo, no?

Sin las gafas, además. -Yo no veo nada.

-¿Esa es la hoja que yo te di, Poty? Sí, sí. No está.

¿No?

Vamos a hacer una cosa, Nina. Coge por aquí el periódico, Poty.

Tú por aquí.

Ahí está.

Y claro, no tendría mucho sentido que yo viniera de Galicia

y ahí no estuviera escrito el número 411.

Lo que vais a ver es pura magia.

(Música suspense)

(Aplausos)

Qué bueno.

Qué bueno.

Ahí está, el 411.

Toma, Poty.

Qué contrastes.

Una con frío y el otro aquí quemando.

Sí, sí.

Inés, ¿qué te ha parecido? Yo me he quedado un poco fría.

Este juego lo presentas en la primera gala

y digo: "Bueno, bien".

Me parece que es un juego muy de primero.

Técnicamente lo has hecho bien,

pero no es para una quinta gala.

Creo que realmente la técnica es lo de menos.

¿Al público le ha gustado? (PÚBLICO) -¡Sí!

Ya, ya, ya.

Estamos en la quinta gala. Estás compitiendo.

El nivel tuyo es muy alto, todo lo que has presentado es muy alto.

A mí me sorprende que tú, en una quinta gala, elijas este juego.

La propuesta que te hizo Blake me parece mucho más interesante,

porque es más interesante que tres espectadores te den tres números...

Ya, pero por una cuestión de tiempo era imposible hacerlo.

Eso es otra cosa.

No me ha gustado algo que acaba de ocurrir en este momento.

Y otra cosa, y otra cosa.

Tú tienes que tener dos reseteos para hacer el juego

en el ensayo distinto que en el plató.

Dani, a mí me ha parecido espectacular.

No tengo nada que ver con la magia, aparte de trabajar con vosotros.

Me parece increíble.

No sé en qué nivel pones este juego.

Dices que es de primero. No, no, no.

No voy a decir que es de primero, ni de quinto,

ni de sexto, ni de ninguno.

No te lo puedo consentir, sintiéndolo mucho,

es que busques la aprobación del público,

cuando la aprobación tiene que ser de este jurado.

Sí, pero obviamente... No, no, no.

Eso es verdad, eso es verdad.

Has buscado la aprobación del público

por encima de la aprobación del jurado.

Yo te di una alternativa el día que estuvimos hablando.

No hiciste caso.

No, no me daba...

Tú mismo me dijiste que lo valorase en función del tiempo.

Te puedo asegurar que te daba tiempo.

Yo lo he hecho cientos de veces.

Te puedo asegurar que da tiempo. Hay que tenerlo claro.

Pero, por favor,

no se te ocurra nunca más volver a buscar la aprobación del público

cuando el público aquí para lo único que está

es para aplaudir y pasárselo bien.

Ni pincha ni corta.

Blake, perdóname... Tiene razón. Es verdad.

Perdonadme.

Antes, Blake, pero sin reñirme,

antes te juro que he pedido la aprobación al público.

Digo: "¿Cómo ha bailado Abel?".

Por favor, creo que...

Una cosa es bailar y otra cosa es hacer magia.

En el baile perfecto que busques la aprobación del público.

Estamos mostrando un trabajo.

He pedido aprobación porque realmente lo ha hecho espectacular.

Si estás más rato de pie mirando al público que mirándome a mí.

Mírame a mí, que me he puesto guapo.

Estás guapísimo. Estáis guapísimo los dos.

Creo que demuestra un dominio de escena.

Viene aquí, se lo quiere merendar a él

y pide la aprobación del público.

Como no me dejan hablar, déjame decir que yo te doy las gracias

por haber arriesgado a hacer algo pequeñito,

que nos puede sorprender y en principio que sea para mal,

porque nos tienes acostumbrados a cosas muy buenas y espectaculares.

Gracias también por hablar.

No sé si has enseñado el ejercicio que te he enseñado.

-Lo hice, lo hice ahora.

Ahí, mientras actuaba Abel.

-Se te notaba, has hablado perfectamente.

¿Cómo es el ejercicio?

A mí lo que me ha sorprendido es que Nina,

haya salido aquí, a Abel le haya dado un beso y a mí no.

Te lo tienes que ganar.

Pero al final me lo ganaré. -Muy bien.

¿El ejercicio este en qué consiste?

El ejercicio consiste en hablar con el bolígrafo en la boca.

Cuando te lo sacas, todo fluye mucho mejor y se te entiende mejor.

También serviría para tenerlo aquí cuando te habla el jurado,

no contestar. Has estado un poco contestón ahora.

Estás aquí para aprender, niñato.

Pero yo estoy aprendiendo mucho.

(Aplausos)

Pero, pero...

¿Sabes qué pasa, también, jurado?

Que cuando están haciendo números aquí,

si son espectaculares porque son espectaculares,

si son sencillos, porque son muy sencillos.

Creo que la presión que tienen es alta.

Y ver facetas distintas de un mismo alumno creo que también es bueno.

Pero aún así, estoy de acuerdo con lo que te ha dicho Blake.

Sí, quería también decir que es eso.

Lo que quiero intentar en este programa

es mostrar diferentes facetas de la magia,

ver qué se puede hacer un poquito de todo y ya está.

Hoy ha tocado mentalismo.

Pues vamos a ver si lo aprueban o no lo aprueban.

Cartas arriba.

Yo sí.

Por la actitud. Por la actitud, lo siento mucho.

Te he dado siempre un corazón e insisto,

creo que te mereces el corazón,

pero no te lo puedo dar por la actitud.

Inés. Yo tengo la duda.

Si darte el joker por lo que has presentado,

en comparación con tu trabajo previo,

o el corazón, porque también hiciste un opening

y nos regalaste una magia maravillosa

y quemaste uno de tus juegos.

¿Tú crees que tu juego está a la altura de una quinta gala?

Yo creo que no son necesarios grandes aparatos para que algo sea bueno.

De hecho, el maestro René Lavand decía:

"La belleza de lo simple".

Esto puede ser simple y ser muy bello.

(Aplausos)

Inés. Decídete, por favor.

A mí me ha parecido simple, pero no me convence, Dani.

Lo siento. Pues nada.

¿Y para esto tanta parafernalia?

Aún así, no estás nominado. Felicidades.

Bien, muy bien.

Llevas cuatro galas y siempre corazones.

Y es la primera vez...

-Ya, pero bueno...

Podría ser mejor.

El público. La reacción ha sido buena

y nosotros hacemos magia para el público.

(Aplausos)

Inés, yo pensaba que le ibas a decir que sí al final.

(RÍE) Pero bueno, estoy de acuerdo contigo.

Creo que le podía haber dado un giro

para que el efecto fuera más potente.

Y era muy sencillo. (ASIENTE)

Y creo que él, al utilizar una coreografía,

no confía tanto en el número,

porque está haciendo un efecto de mentalismo.

O lo lleva por la parte cómica o lo lleva por la parte seria.

Quedarse a dos aguas no me ha convencido.

Pero que conste... Pero he tenido la duda.

Yo creo que están echando toda la carne al asador.

No, no, no, no. Y no lo digo porque sí, ¿eh?

Lo digo porque esta semana los hemos invitado a una barbacoa.

(RÍE)

(Risas)

Lo que pesa esto. (RÍEN)

¿Quién va a hacer la carne? (A LA VEZ) -El argentino.

(Música)

-Necesitamos palitos, Alfonso. -Palitos, palitos...

-Palitos. -Palitos.

-Vamos, venga. -Aquí. Esto, esto. Mira.

-¿Eso es tu criterio de "gordo"? Tienes un problema.

-Mira. -Eso sí.

(RÍEN) -Rubén es el maestro.

(Canción en inglés)

-¿A qué hemos venido? ¿A preparar esto o a...

hacer papiroflexia?

-¡No la muevas!

-¡No se toca la carne! -Claro.

(RÍE)

-Avívalo.

-¡Olé, olé, arsa!

-Si os tuvieseis que ir a una isla desierta

con uno de los magos... -Con ella.

-Tú con ella. ¿Tú?

-¡Conmigo! -Yo...

(RÍEN)

-Yo me iría con Rubén Darío.

-¿No falta alguien? -Abel.

-¿Dónde está? -Está trabajando con su número.

Dice que es una ilusión que se ha inventado él.

-Dice que cada semana son nuevas. -Siempre dice que se las inventa.

-Dice que es una creación de él, y que la ha patentado porque...

dice que es una pasada.

-Quiero hacer algo, pero no sé qué hay que hacer.

A ver, argentino, ¿por dónde vamos?

-Un poquito de picoteo ya, ¿eh? -Picoteo.

(APLAUDEN Y VITOREAN)

-Coge la puntita. -Ya tengo otra, pero bueno.

-¿Me permiten que bendiga la mesa? -Bendice ahí.

-Señor, te damos gracias por este momento. Amén.

-Aquí es cuando salgo ardiendo. -¡Bravo!

-Por mucho que este mire de reojo, esta nena va a ganar.

-Sería feliz si ganara.

-¡Ja! ¡Mentiroso! (TODOS) ¡Ah!

-Magos, magos, ya tenemos el asado de tira.

Así que acaben el chorizo ya porque vengo en un segundo

con el asado. -¡Vuela!

(DA PALMAS) ¡Vuela! -Os llamo.

¡Chicos! (APLAUDEN Y VITOREAN)

-10 segundos de silencio,

de respeto al animal que ha sacrificado su vida.

-Ahí, ahí. Es lo que quería ver.

-Ahora viene el vacío... -Esto es toro guisado.

-Que son dos kilos de tocho carne gorda...

sangrienta exquisita.

-Oye, cómo se nota que no estáis en cocina.

(RÍEN)

-Lo has hecho mejor que tu primer numero,

porque madre mía. -¡Ahí va!

-¿Alguien puede pasarme un pan? -Podemos hacer así... ¡Mira!

-¡Uh! -¡Gracias!

(APLAUDEN)

-Chicos, ya está el vacío. ¿Quién lo va a buscar?

(Canción en inglés)

¿Le has puesto la maleza que estaba ahí al lado?

-Espero que no. -Eso está meado por los perros.

(Continúa la canción)

-¡Y ese que falta!

(APLAUDEN Y VITOREAN)

Aromáticas del bosque. Guapa.

-¿Cómo estáis, chicos? -¿Qué pasa, Abel?

-Qué camisa más bonita tiene. -Está tan durito...

Míralo, tiene...

Yo soy un santo.

(VITOREAN)

-Vamos a ver...

(RÍEN) (IMITA) -Soy Iván Asenjo.

(RÍEN) -Y voy a comerme una... una...

-Una morcilla. -Déjalo ahí.

(Canción en inglés)

(Aplausos y vítores)

Tú eres el amo de la fiesta, ¿no?

Sacaste el argentino que llevas dentro, ¿no?

Yo veo carne y... me vuelvo loco. (RÍE)

Suerte que viniste, porque si no... Qué aburridos, ¿no?

Bueno... Estabas muy simpático, ¿no?

La carne es una cultura para mí. ¿Y el pinche quién fue?

¿El pinche? Eh... Alfonso. Alfonso.

Alfonsito, sí. Vale, muy bien...

Argentino, ¿eh? El cocinero, ¿eh?

Hizo alguno... Cometió errores graves.

(ASIENTE)

Se quisieron hacer los graciosos con la carne, cosa que no...

Y hablando de carne,

¿tú no te sientes un poco un trozo de carne?

(RÍEN)

Porque, claro, aquí te soba todo el mundo.

(RÍE) No sé, digo yo.

Nina... Nina te tira la caña, el otro te toca la teta.

¿Qué está pasando? Inés... Inés también te quiere.

¿Qué está pasando? (RÍE)

¿Cómo te sientes? Es verdad.

En "Pura magia" suceden cosas muy mágicas, ¿no?

(ASIENTE) Es como que las manos aparecen,

desaparecen... Ya, ya, ya.

Uno nunca sabe lo que puede pasar. (RÍE) Sí, sí.

Lo que es curioso es que llegué un poquito más tarde a la comida,

y me dejaron un plato con cuatro alcachofas...

Se comieron toda la carne

y me dejaron a mí un plato con cuatro alcachofas,

que me quedé con más hambre que cañón.

Ya, ya, ya, ya. Había cantidad.

Qué drama. Había cantidad...

De esto estamos hablando, ¿eh? Eres un mago cambiando de tema.

(RÍEN)

Bueno, muy bien. Vamos a conectar con Víctor Cerro

a ver cómo está Judith. Judith. ¿Está criogenizada?

Aquí la vemos a Judith,

envuelta... En este sarcófago de hielo.

La vemos concentrada.

Como decíamos, la concentración es muy importante.

Rubén, ¿lo ves más difícil que lo tuyo de ponerte en agua?

Pues de aquí me da terror. Solamente de verlo. Odio el frío.

¿Prefieres el frío o el agua?

El frío. El frío. Muy bien.

Pues yo creo que el secreto es eso, estar concentrado, no moverse,

sobre todo, no gastar energía.

Y, bueno, conectaremos después con ella otra vez a ver cómo está.

Y ahora vamos a presentar al siguiente concursante, Edgard.

La semana pasada a Edgar

Nina le dijo que quería ver un Edgar distinto.

¿Le habrá hecho caso?

Mi nuevo numero para ser una...

una forma muy peculiar de entender el desamor.

Una locura. ¡Una locura! ¿Qué locura?

De... Supera por bastante el ventilador.

Ah, ¿sí? Sí, pero me gusta mucho

porque el efecto mágico es muy contundente.

Tengo mucha fe. Que es muy novedoso,

y, sobre todo, me parece que tiene un final muy divertido

y muy...

Y muy humano al final.

Yo tiraría más confeti.

Porque lo veo soso.

Es un número que no lo hemos hecho muchas veces,

pero creo que es ideal para... para hacer en televisión.

Bueno, estoy convencida que vas a proponer algo de calidad,

y aunque digas que no lo tienes muy trabajado, no te creo.

Tengo un poco de miedo a ver...

Son de estas cosas o que te gustan mucho

o que no hay punto medio, ¿no? Choca.

¡Hale! ¡Adiós!

(RÍEN) (BESA)

(Aplausos y vítores)

(VOZ EN OFF) "Ella se fue esperando que él la detuviera.

Él la dejó ir, deseando que ella regresara.

¿Por qué será que la vida, cuando más vacía, más nos pesa?".

(Música)

Flaca,

no me claves

tus puñales

por la espalda

tan profundo.

No me duelen,

no me hacen mal.

(Para la música)

(VOZ EN OFF EN INGLÉS)

(Canción en inglés)

(Aplausos y vítores)

(Continúa la canción)

(Aplausos y vítores)

(Continúa la canción)

(Aplausos y vítores)

(Canción en inglés)

(Canción en inglés)

(Aplausos y vítores)

¡Hala, a disfrutar!

(Aplausos y vítores)

Nina, tú tienes la palabra la primera.

No, por favor. Sí, hombre, claro.

La semana pasada le diji... Ya estamos haciendo la pelota.

(TODOS) ¡Oh! Qué grande. Qué caballero.

(RÍE)

(Aplausos)

Retome... Mira... Pero mira...

¿Tú no ves que tenemos a Inés, que es más celosa que...?

¿Tengo bigote? Ya sabe que la quiero muchísimo.

(RÍEN)

Aunque tengas bigote también se te pueden dar las rosas, ¿eh?

Ah, pues sí. Pues sí.

A ver, retomemos, retomemos. Nina te dijo

que ibas por una línea de presentación muy parecida

todas las semanas. ¿Qué opinas, Nina?

A ver, ah...

Como se me va a notar en la cara

si digo algo que no pienso, pues diré lo que pienso.

Creo que sí, que está en la línea, y es la línea, y es él, y es Edgar.

Pero no pasa nada.

Me ha encantado el sentido del humor.

Me ha encantado la historia, me ha encantado el guion,

y me han encantado los dos personajes. Es genial.

¿No te parece que ya es demasiado tiempo

hablando del sentido del humor?

Que tiene un buen sentido del humor, magnífico,

pero ¿no es demasiado? A ti te convendría un poco más,

eso te lo tengo que decir. Tengo un gran sentido del humor,

no te quepa duda. ¡Zasca!

No te quepa ninguna duda

que tengo un maravilloso sentido del humor.

(CANTA EN INGLÉS) (HABLA EN INGLÉS)

Nada, que sí, Edgar, que sí que...

Lo valoro. No sé quién quieres...

Sí, me gusta... Me gusta reírme.

(HACE BURLA) Ji, ji. Ja, ja. Qué bonito.

¿Y lo hace bien o no?

Sí. Lo hace bien.

Muy bien. Eh...

Oye, Nina, y nos gustas, ¿eh?

Nos gustas mucho porque...

Me gusta mucho que opines así porque, claro,

yo, conociendo a Edgar y cómo lo hace, yo pensaba:

"Decirle que Edgar deje de ser como es...".

No, no... Hemos tenido este drama esta semana.

No. Cómo plantear el número

para que a Nina le guste.

Estoy contento de que guste. No hay que dejar de ser como uno es,

lo que pasa que si...

No sé, si lo traslado a un concurso de cantantes o de canciones,

si haces nueve galas y cantas siempre un tema rock

o un tema jazz o un tema... ¿No? Y no te veo cantando otras cosas...

Para mí es un poco lo mismo, ¿no?

Dicho esto... ¿Cómo que montáis el número

para sorprender a Nina? Poty, ¿qué te parece?

Valoraremos un poco lo del jurado, que tiene su enjundia también.

Me encanta que le contestes con una canción.

Es que, claro, a Blake que dices cositas...

A mí también me gusta que le cante,

pero tienes que valorar al concursantes.

Vale, vale. Explícamelo, porque dos cositas...

Bueno, iba a decir una barbaridad. Dilo, dilo.

(RÍE) Mira, yo... Yo es que...

Yo te dije el otro día que soy fan tuyo.

Me parece que lo decía Nina, ¿no?

El guion me encanta. Tú te sientas a escribir

y luego lo trasladas al escenario

con el aparato, con toda la puesta en escena...

O sea, las levitas... Eres el hijo secreto de Dick Turpin.

Te quedan como a nadie.

Es espectacular la planta que tienes.

Está superbién hecha la magia.

Desde mi punto de vista bastante humilde, por cierto,

y creo, y creo, no quiero llevarle la contraria a Nina,

pero si dejas de ser tú, Edgard, no vuelvas la próxima semana.

Vale, gracias.

(Aplausos)

Inés.

Pues mira, Edgard.

A mí me ha gustado muchísimo, ¿vale?

Siempre nos traes una propuesta con una historia, un montaje,

todo megacuidado, todo muy bien trabajado.

Yo entiendo perfectamente lo que dice Nina,

pero estamos en un concurso de magia y yo te voy a valorar como mago.

Y a mí me ha gustado. Muchas gracias.

Muchas gracias. Vamos a valorar, señoras y señores, cartas arriba.

(PÚBLICO) ¡Oh!

Tienes tres corazones, Blake...

¿Y por qué? No entiendo. Blake, ¿no te ha gustado?

Vamos a ver... Blake, ya está, ya está.

Blake, no vamos a justificarnos, ya está.

No tengo por qué justificarlo.

No hace falta. Muchas gracias, Edgard.

(Aplausos)

¿Contento? -Muy contento, sí.

Me sentido muy bien actuando, me ha gustado la comedia,

me ha gustado.... cojonudo. -Estupendo.

-Estoy muy contento, de verdad.

Esta semana se ha estrenado como profesora Inés.

Les ha dado una clase de cómo hacer magia exprés.

Es que en esta escuela se aprende de todo,

solo faltan clases de cocina.

Vosotros durante el programa vais a tener llamadas de medios

que os querrán hacer una entrevista.

Y os dan un tiempo pequeñito, tenéis que sorprender.

Para todos nosotros, que os quiero mucho.

Vais a ver cómo atraviesa. 1, 2, 3.

No lo podéis tocar, pero sí que os lo podéis creer.

(Aplausos)

No lo puedes ver del todo bien, porque puedes pensar que...

Hazlo todo como tú querrías hacerlo.

¿Qué tal, señoras y señores?

Tengo un anillo, una cuchara.

El anillo entra por un lado, pero no sale por el otro.

Lo que ocurre es que esto tiene un secreto.

En realidad no es una cuchara, es una varita mágica.

Fíjate. Uno, dos, tres.

¡Tachan!

(RÍEN)

Tienes un morro que te lo pisas, te has dado cuenta, ¿no?

No hace falta descargar. ¿Ves?

(RÍEN)

Mira, mira, el joker negro.

Un as de picas y cuatro, tres cartas diferentes.

Y un as.

El as de picas, que es el más potente,

nunca se quiere quedar solo, siempre quiere estar con sus ases.

Solo hay que hacer así para que de repente se vengan aquí

los cuatro ases.

Así que presten máxima atención porque no lo verán ni una vez más.

(RÍEN)

Si son las tres rojas, cuando cambien a ases, el impacto es mayor.

No intenten hacer esto en casa, porque...

Esto está mejor de lo que hiciste ayer en la gala.

Te has dado cuenta, ¿no?

El juego se llama la salchicha.

Lo que tienen que hacer es coger los dos dedos

y se lo tienen que poner en los ojos.

Entonces, tienen que mirar a un punto fijo

y separar los dedos.

Verán una salchicha volando.

-No sé cuántos espectadores van a querer ver una salchicha.

Hoy vamos a hacer un juego, queridos amigos telespectadores,

con dos pendrives de 16 gb cada uno.

Tenemos uno de color rojo y uno de color negro.

Los ponemos en la mano claramente y cogemos, por ejemplo, el negro.

Hacemos así y, de repente, se viene aquí el rojo

y aquí el negro.

Pero lo bueno es que cogemos en negro, hacemos así,

lo podemos estirar y no son 16 gb, sino que es 1 terabyte,

que mola mucho más.

Os veo un poco dormidos, ¿qué os pasa?

Estáis en un concurso, en un concurso de magia.

Entonces, la magia tiene que ser lo mejor que podáis.

Yo estoy acostumbrado siempre a asumir riesgos,

cosas que pueden fallar.

Tú prefieres ser técnico para alimentar tu ego

y el ego de la profesión que diga:

"Qué gran manipulador, qué buena técnica,

pero el juego una mierda".

(Aplausos)

Ahora le preguntaremos a Inés,

pero a mí me parece que estabais un poco dormidos en clase, ¿no?

¿Estabais dormidos o atontados? ¿Qué pasaba?

Era muy prontito, pero bueno... Muy prontito.

¿Puede ser, me ha dicho un pajarito,

que os vais de fiesta mágica por ahí?

¿Qué montáis pollos en los bares?

Yo sé de un mago que cogió una guitarra del otro día,

empezó a tocar en un bar.

Tú tranquilo, yo no sé tocar la guitarra.

Tú no sabes tocar la guitarra...

Vaya cara más dura. Algo toco, algo toco.

Algo tocas, claro. Inés, ¿cómo los viste?

Mienten muy bien, muy bien,

porque nos dicen que tienen juegos y repertorios y se les ve el plumero.

Y os tenemos caladitos. Así que mucho cuidadín.

¿Tú crees que tienen pánico a la hora de hacer números rápidos?

No, yo creo que tienen que hacer un listado con el material que tienen

para que no les pille de sorpresa.

Aquí tenemos una profesora nueva.

Hay que hacerle caso y portarse bien y menos fiesta.

Tanta tontería. O poner las clases más tarde.

Es tan gracioso este chaval. Vamos a hacerle desaparecer el primero.

Lo he dicho de verdad. Que te calles.

Vamos a presentar al siguiente artista, ya me he perdido,

David Díaz.

David Díaz ha prometido

que esta semana va a ser un número muy distinto.

De hecho, dice que es un número que Blake no lo ha visto nunca.

Si es así, dice que le va a hacer de becario gratis durante dos años.

¿Qué vas a hacer esta semana?

Esta semana voy hacer una idea que he tenido hace mucho tiempo,

pero nunca la he puesto en la práctica.

Haré una magia de cerca con cartas, con otros elementos,

en los que tendremos un tapete blanco, ¿no?

Y un pequeño flexo.

Nos dará la luz para jugar con esas sombras

y jugar con los elementos que hay en la mesa.

Sí que se ve en los últimos programas que soy un mago supertécnico,

que me gusta mucho la técnica,

y esta semana he pensado en hacer algo diferente sin tocar.

No sé si es una cosa que tú haces generalmente

o la vas a hacer por primera vez en el programa.

Por primera vez la haré en el programa. Es idea...

Pues me parece que...

Lo que es el efecto lo tengo. Vale.

Lo que no tengo es la composición del número,

pero lo que no tengo es la estética y tal.

A mí me parece bien, pero estás en un concurso,

estás compitiendo con otros que sí que van a presentar

cosas que a lo mejor tienen más trabajadas

o que han probado en público y tú no.

Tú vas en desventaja. Me dejas un poco tocado, porque...

¿Por qué?

Porque después de esta semana pasada y si ahora traigo esto y...

No la cagues.

Vale.

Venga. Adiós.

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

Muchas gracias.

Felicidades. Público contento.

Inés, ¿qué te ha parecido?

Me ha parecido que has hecho un muy buen, un muy buen trabajo,

porque en el ensayo me dijiste

que no tenías todavía montada la rutina,

que tenías una idea en la cabeza, pero no sabías muy bien por dónde ir

y la verdad es que para haber presentado lo que has presentado,

trabajándolo desde la semana anterior,

has hecho un trabajo muy, muy, muy grande y muy bueno.

Solamente te quiero decir una cosa.

Yo siempre te veo preocupado y eres un manipulador increíble.

Relájate, porque haces un trabajo magnífico

y no te veo casi nunca contento, te veo triste.

Yo te quiero ver contento.

Relájate.

(Aplausos)

David, ¿cuántos años tienes? ¿Eh?

¿Cuántos años tienes? 18.

Es brutal cómo trabajas y todo lo que haces lo haces muy bien.

Confía más. Soy muy exigente.

Entonces, cuando cualquier cosita ya tal,

a mí me afecta, pero muchísimo. No te puedes imaginar.

No te preocupes tanto, vas muy bien.

18 años. Por eso se lo he preguntado.

(Aplausos)

Blake, ¿qué te ha parecido?

Precisamente porque tienes 18 años vete con cuidado.

A mí me pasa como a ti, me encanta la técnica,

me encanta saber para poder hacer bien las cosas

y a mí me entusiasma tu técnica, me entusiasma,

me emociona tu técnica.

Me emociona ver que eres tan exigente y que lo haces todo tan limpio,

que te tomas el tempo para parar y mirar al público

y contar qué estás haciendo.

No solo lo que vemos, sino lo que tú nos dices con tu cara.

Me emociona.

Qué bien. Poty.

Voy a hablar.

Yo creo que... Volvemos a lo de los 18 años.

Me parece que esto es el éxito del momento.

En "Pura magia" tener 18 años y hacer estas manipulaciones.

Y no solo nosotros estamos orgullosos de ti,

creo que estará súperorgulloso de ti el maestro Jorge Luengo,

que es un manipulador de cartas espectacular.

Así que para mi gusto, felicidades.

Una pena, una pena, porque tú también aburres a un camello

con ese carácter en el AVE. De Barcelona a Madrid nos aburres.

Pesado.

Disfruta lo que tienes.

Disfruta lo que tienes. Cartas arriba, cartas arriba.

Perdón, perdón, perdón.

(Aplausos)

Póker de corazones. Felicidades.

Disfrútalo.

Pues a mí me vais a perdonar, pero estoy muy nervioso

y quiero ver cómo está Judith.

No le diré: "Hola, Judith, ¿cómo estás?",

porque no puede contestarnos, pero sí vamos a ver las imágenes.

Ahí la tenemos, dentro de ese sarcófago de hielo,

aguantando envuelta en papel film.

Ya se está empezando a deshacer un poquito el hielo,

le van cayendo gotas, no le gusta mucho.

Es un poco angustiante.

(Música suspense)

Podemos saber una cosa.

Si supera media hora, va a ser la primera mujer del mundo

que aguante tanto tiempo, porque esto los magos lo hacen,

pero maga va a ser la primera.

(Aplausos)

Yo esa prueba la pararía ya, porque no os habéis dado cuenta...

Deja que bata el récord, la media hora.

Como mínimo, la media hora. Inés, escúchame.

Se la han puesto las uñas de los pies moradas.

Que no, que las tiene pintadas, que te lo crees todo.

No confundir esmalte con moretones.

Va, es igual. La próxima semana no vengo.

Mira Nina cómo está con la flor.

A vosotras os comen la cabeza a las primeras de cambio,

de verdad, es que parece que no se os acercan tíos en la vida.

(RÍEN)

-En eso tienes razón. A los 52 años cuesta un poco.

¿Que a ti no se te acerca nadie? No me ofendas.

Parece un parvulario esto, de verdad.

Vamos a presentar ahora a Samuel Pons,

el inmune de la semana pasada. Aplauso para él y ven aquí.

(Aplausos)

Tenemos aquí a Samuel.

Como fuiste el inmune, fue el número que más gustó la semana pasada,

como premio has podido actuar esta semana

ante un público un poco difícil, ¿no?

En una residencia de gente mayor. Eso pensaba yo,

pero luego, la verdad, es que eran muy achuchables, muy agradables.

Eran muy agradables, pero tuviste

algún algún problema de comunicación, me parece.

Sí, sí.

¿Estás contento del resultado?

Sí, la verdad es que quedé muy contento.

¿Quieres verte? Venga.

A ver si te gustas.

(Música)

La verdad es que hoy actuando aquí me he sentido como muy querido.

Ha sido una experiencia superchula.

Me he sentido como el nieto de todos,

porque todos me saludaban, me abrazaban,

me tenían mucho cariño y era superbonito.

(Aplausos)

Muy buenas, ¿qué tal?

Bueno, yo soy Samuel. Encantado, mucho gusto.

Muy buenas. Deme la mano, no se ponga celoso usted.

¿Que tal? ¿Todo bien?

-Nuestra labora aquí es que intentar conseguir

la máxima calidad en las personas que tenemos a nuestro cargo.

Poderles proporcionar no su casa, que no es una casa propia,

pero sí una segunda casa.

-Una, dos y tres.

Y fijaros que con el soplido de Pedro el nudo salta.

Fuerte el aplauso para Pedro. Muchas gracias, de verdad.

(Canción en inglés)

Una tarde como la de hoy esto supondrá

una semana, como mínimo, de comentarios.

Y bueno, es una alegría para ellos.

(Canción en inglés)

¿Preparada? Fíjese.

Una carta he cogido.

(Música)

(Aplausos)

Quiero que se la quede de recuerdo.

La verdad es que he sacado a ciertos de ellos

que no lo voy a olvidar yo creo que casi nunca.

Que ha habido uno de ellos que me ha llamado la atención,

que se llamaba Jesús, que tiene 96 años.

Una pregunta, Jesús. ¿Usted alguna vez ha querido ser mago?

-Yo sí, porque...

-Mire al público, perfecto. Cara de sorpresa.

(Canción en inglés)

(Aplausos)

Una alegría, porque es una cosa que sale de la monotonía habitual.

Entonces, esto te alegra.

Ojalá repitáis, porque alegra el ánimo.

Yo tengo 96 años, estoy un poco triste,

porque con mi esposa llevamos 60 años juntos

y ahora tiene una enfermedad, alzhéimer, y casi no me conoce.

Pero yo vengo cada día aquí y estamos juntos.

(Canción en inglés)

Enséñales a todos. La uno y la dos. Aplauso para Jesús.

Muchas gracias. -Este hombre es un mago.

-Un abrazo. Muchas gracias.

Yo creo que al venir aquí hoy y hacerles el mini show de magia

he conseguido por lo menos que se sientan un poquito más acompañados,

un poco más arropados y que por lo menos lo disfruten,

se lo pasen bien y yo lo he disfrutado como el que más.

(Aplausos)

Bueno, ya lo has visto, ¿estás satisfecho?

La verdad es que fue todo muy agradable

y eran todos muy adorables, eran encantadores.

El reto, yo creo, que era conseguir su atención

y a ver si eras capaz de darles las instrucciones precisas

para que te ayudasen correctamente y yo creo que lo lograste, ¿no?

Sí, sí.

La verdad es que fue muy divertido y me lo pasé superbién.

Había un señor, que iba diciendo:

"Yo no te voy a ayudar, que no puedo andar".

Y él no le había dicho nada. Y al de un rato:

"Yo no te voy a ayudar, que no puedo andar".

¿Cómo no habéis visto, jurado?

Poty, ¿qué te ha parecido?

Pues sigo todavía como en estado de shock.

De todas formas, ha sido fácil lo que ha hecho,

porque él es así y tiene una empatía tremenda.

Al principio, recordéis, que le dije unos improperios de los míos,

pero es verdad, es que te ganas a la gente

con esa actitud que tienes y luego con el buen hacer como mago.

Así que, chico, felicidades. Hoy me ha encantado.

Inés, Blake, vosotros sabréis hechos miles de veces sesiones.

Todos los magos hemos hecho sesiones de magia de una manera...

Yo no sé qué es más difícil, si hacerle magia a niños pequeños

o gente mayor. ¿A ti qué te parece que es más difícil?

Es bastante parecido, creo yo, pero no sabría qué decirte.

Los chiquis son complicados, pero la gente mayor también.

Lo bueno era que el hecho de que yo estuviera allí

a ellos ya les alegraba.

Solo cuando llegué, ya una alegría.

Daba igual que hiciera magia, que cantara, ya les encantaba.

Muy bien. Yo es que lo acompañé, me reí tanto,

estaba una mujer ahí peleándose

para ponerle el capuchón del rotulador a un hombre.

Cosas que nos lo pasamos...

Felicidades, muchas gracias, puedes volver con tus compañeros.

(Aplausos)

Vamos a continuar.

Y ahora le toca a Darío Proximity.

Nos va a hacer un número muy peligroso.

No porque sea peligroso, sino que la última vez que lo hizo,

hace un año, se lesionó.

Esta semana mi número va a ir cantado.

Voy a aprovechar eso que comencé con el programa cantando.

Aleluya, volvemos a recuperar

el señor que tiene una habilidad extraordinaria

por encima de los demás.

(CANTA EN INGLÉS)

-Vocalmente, solo una cosa.

No aprietes al final, porque puede que te quedes ahogado.

¿Qué vas a hacer? Arenas del desierto.

Estuve ensayando un tiempo y lo dejé por un accidente

y me corté. Lo sé, lo sé.

Forzaste con la muñeca y eso corta y corta mucho.

Trata de hacerlo de la manera mejor posible

y, sobre todo, ya no le tengas miedo.

¿Sí? Tienes que aguantar mi resistencia.

Verás que tendrás que hacer menos esfuerzo con la laringe.

(CANTA EN INGLÉS)

No puedes perder a ese tío que conquistaba a una mujer

acercándose y diciéndole: "Aquí está el guapo que te va a fascinar".

Abre los brazos, al cielo.

(CANTA EN INGLES)

(Aplausos)

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

Ven, ven aquí. Sécate si quieres.

Unos tiran confeti, otros tiran arena, agua, claro que sí,

como no limpiáis vosotros. Nina.

Yo creo que tienes que ser la primera en valorar,

porque ha cantado.

Entonces, como es poco habitual

que un mago cante y haga magia al mismo tiempo,

¿qué te ha parecido?

Que es muy valiente, que lo ha hecho muy bien,

que es una apuesta hermosa, preciosa,

y que te animo a que lo sigas haciendo,

porque, no sé, es algo distinto,

que no sé si es muy común en el mundo de los magos,

vosotros lo sabréis más... No.

Bueno, yo canto, pero poca gente más lo hace.

No, no, no, canto, y como una almeja además.

Perdón, no quería yo aquí...

Pues, entonces, Darío, aprovecha.

Felicidades, felicidades, muy bien. Blake, ¿qué te ha parecido?

(Aplausos)

Vamos a ver.

Vamos a atacar directamente dónde hay que atacar,

porque hay que ir directo, directo y al saco.

Sí, a la yugular, a la yugular. A la yugular, exactamente.

Parece que te tengo manía, no te tengo ninguna manía.

Ninguna, absolutamente ninguna, todo lo contrario.

Me parece que tienes un valor añadido,

que es lo que acabas de hacer, que es cantar,

y además has tenido la fortuna y la suerte de encontrarte

con una mujer como Nina que te ha enseñado a colocarte

en tu tono, fundamentalmente,

porque durante los ensayos te ibas por arriba,

que no te lo quiero ni contar, y no tienes esa tesitura tan alta.

Cuando estuvimos hablando durante el día que estuvimos,

que te pregunté qué era lo que ibas a hacer,

te pregunté qué tipo de material ibas a utilizar.

Y te dije: "No utilizarás el material que...".

Etc., etc., etc.

Sabes de lo que te estoy hablando, y me dijiste:

"No, no, no. Estoy utilizando el mejor".

No estás utilizando el mejor material, sinceramente.

No estás utilizando el mejor material.

Luego, volvemos a lo mismo.

El antes y el después son descarados.

No puedo decirte otra cosa.

¿Tú cantas, Blake, haciendo magia? Yo en la ducha.

Y en la ducha cantamos todos porque con la humedad del ambiente

la voz queda mejor montada.

Te montamos una ducha ahora mismo, Blake,

te montamos una ducha en "Pura magia".

Inés, ¿qué te ha parecido?

Pues, mira, a mí me llama la atención

que utilices el color verde y amarillo

en vez de utilizar un color, por ejemplo, azul,

para que contraste más.

Porque en la tele el amarillo y el verde son prácticamente...

(HABLA) ¿Cómo?

Que en eso no quiero ni entrar. Vale. Eso lo primero.

Luego, recuerda que tú haces magia.

Entonces, las coreografías, la música,

está al servicio de la magia, pero no al contrario.

Entonces, dudo que sorprenda a mucha gente.

Hay mucha gente que no lo sabe, pero hay otra gran mayoría que lo sabe.

Entonces, esa es la gran pega que yo le veo a este juego.

Perdóname, perdóname, Lari.

Es que ya si que me quedado de pasta de boniato.

Yo me compro este número ¿y ya soy mago?

Perdonad, perdonad. Luego hay que saber hacerlo, ¿vale?

Pero esto muchos niños lo saben hacer.

¿Por qué? Porque lo compro en una juguetería...

Inés, hablas demasiado, mi vida. Hablas demasiado, mi amor.

Te quiero mucho, te voy a comer la boca,

pero hablas un poco demasiado.

Hablando de comer la boca, hablando de comer la boca.

Blake, es una evidencia.

Es una evidencia muy grande.

No dejes la evidencia tan explícita, por Dios te lo pido.

Es la verdad. O sea, mis sobrinos los tienen todos.

Evidentemente que es la verdad,

pero, por favor, no seas tan explícita.

Intentemos guardar el error del mago para que el público no lo sepa.

Blake, me lo vas a decir tú a mí que yo no sea explícita.

Me he quedado descolocado.

Si veis la cara de Nina, piensas como yo,

que nos hemos quedado de pasta de boniato.

Bueno, no, yo entiendo, entiendo su punto de vista

y están viendo todo el tiempo la técnica y es lo que deben ver

y lo que deben poner en valor, ¿no?

Pero, bueno, yo veo otras cosas, veo que lo has integrado,

veo que lo que hablamos lo has hecho, que has integrado.

Yo creo que lo que decía Inés, que tiene toda la razón,

y has sabido hacerlo, has sabido poner al servicio del número.

Quizás si lo ensayaras 50 000 veces más,

lo integrarías más, sí, pero yo eso lo tengo que poner en valor.

Bueno, pues nada, vamos a valorar.

Hemos charlado mucho. Cartas arriba, por favor.

Falto yo, ¿verdad?

Pues yo, a pesar de lo que te he dicho...

Vamos a valorar directamente, Inés, no alargamos más.

Te voy a dar un corazón, porque lo has hecho bien.

(Aplausos)

No estás siendo coherente.

No estás siendo coherente, Inés.

Miembros del jurado, les voy a repetir las normas,

son las siguientes.

En el momento en que enseñáis la banderita esta,

luego ya no valoramos ni nos justificamos, ¿de acuerdo?

Y también yo opino como Blake. Tú dices una cosa y votas otra, Inés.

No, no. Sí, sí, sí.

No, porque estoy valorando que lo hace bien,

pero también tendré que...

Pero das imputs negativos y luego das positivos.

No, no, no. Descolocas un poco.

Eso no ha pasado mucho, no.

Valoro que lo ha hecho bien,

pero le veo la pega que tiene este juego, ya está.

Bueno, yo me alegro por ti, tres corazones, evidentemente,

te libras de la nominación, muchas gracias, felicidades.

Puedes volver con tus compañeros.

(Aplausos)

Ha salido bien, hasta en el accidente del agua final.

¿Cómo lo has visto? -Lo he disfrutado mucho.

-¿Mereció la pena? -Sí.

Bueno, a ver, nuestros concursantes saben mucho de muchas cosas,

pero lo que es bailar, bailar están un poco verdes.

Por ello les hemos puesto una clase de danza grupal con Estela.

Bueno, chicos, esta semana creo que vamos a cambiar un poco del registro.

Vamos a hacer cosas más de baile.

Entonces, con Nina vais a potenciar más el lado de la voz

y conmigo el lado más del cuerpo.

Venga, chico, vámonos.

-La clase de Estela ha venido con mucha potencia.

-Uno, dos, tres, cuatro, cinco... ¡Callaros!

Seis, ta, y de aquí hago, uno, dos y clavo.

-Espera, espera, a mi me cuesta retener, te lo juro.

Aún no tengo claros los pasos.

Pa, pa, ahora es, libero, pa, pa, pa.

(RÍEN)

-Yo qué sé, aún no lo he aprendido.

-Aparto. -Aparto y aparto.

(RÍEN)

-Sí, os reís, pero sale como un cuadro.

-Esto es un desastre.

-Aparto.

-Es que es muy difícil, es muy difícil concentrarte en la cara

si ni siquiera sabemos los movimientos.

-Me estás dando todo el rato pegas.

Si alguno tiene todo el rato pegas,

no hace la clase, te lo digo en serio.

-Lo hago lo mejor que puedo.

-Pero no estés: "Ay, pero yo no bailo,

ay, pero yo no sé qué".

-Estoy bailando, no estoy diciendo nada de eso.

-Chicos, ¿estoy loca? Pues no.

-Vale.

-Hay que tener un poco de respeto con los profesores, porque...

-Lo que no entiendo, Estela, es qué sentido tiene

que nos saques a bailar aquí delante de todos

cuando sabes que lo hacemos mal y nos ponemos nerviosos.

-Es que tú, Samuel, siempre estás con los sentidos de las actividades.

No le encuentras sentido a ninguna actividad.

Hombre, basta ya, tío.

-Bueno, clase con Estela,

ha habido momentos que no han sido muy agradables,

porque ha habido ciertos roces.

-Yo creo que hablamos mucho y no dejamos que ella nos dirija,

es que, de verdad, todo el tiempo estamos hablando, hablando.

Hay que ser dispuestos.

-Pero, vaya, que yo me quiero ir de buen rollo de esta clase.

-Hoy ha sido divertida.

-Buen rollo. -Ya está, un aplauso para la clase.

(APLAUDEN)

(Aplausos)

Yo he visto cosas, he visto cosas en este vídeo.

Edgard, qué mal bailas, ¿eh? Bailas mal de cojo... Muy mal, ¿eh?

Pero mal, mal.

No me puedo defender, tienes toda la razón.

¿Cómo es eso de apartar? A ver. Aparta y aparta.

Samuel, ¿qué te pasa? Sigues con el dedo en la frente.

¿Has visto o no? ¿Te has dado cuenta?

Le rechistabas todo. Cosas que decía: "No, pero es que...".

¿Sí o no? Sí.

¿Y eso por qué es? Me ponía nervioso bailando.

¿Y por qué te pone nervioso tanto? No entremos en detalles...

Yo pregunto: ¿Los que se pelean se desean?

No, ¿pero qué te pasa? ¿Qué te pasa con ella?

No, no, que me ponía incómodo. Decía: "Sal aquí, baila delante de todos".

Algo que yo nunca había bailado y no es mi fuerte...

Estaba nervioso con el aparta, aparta.

Por aquí se ríen.

Hay mamoneos en este programa, ¿verdad? O me lo parece a mí.

Sí, yo veo cosas. Yo veo cosas raras,

pero bueno, vamos a dejarlo, vamos a seguir.

Me comunican que Judith está a punto de conseguir el reto.

Vamos a conectar con ella y con Víctor Cerro.

¿Hola?

(Música suspense)

Acaba de conseguir el tiempo,

así que lo mejor es que la saquemos cuanto antes,

que empieza a ser peligroso ya.

(Música)

(Aplausos)

Lo ha conseguido, gran alegría, por favor, compañeros,

quitarle rápido todo este hielo, todo lo que podamos evitar,

mejor para ella.

Se ha convertido en la primera mujer del mundo

que hace este récord. Muchas felicidades.

Te voy a pedir, Judith, aunque no me oigas,

que te lo digan, que te esperamos aquí, en plató.

Tápate, tápate, es muy importante, coge un poco de calor

y ven aquí, ¿de acuerdo? Hasta ahora, Judith.

(Aplausos)

Y el turno ahora es para el último concursante de la noche, Alfonso.

Alfonso en las clases de Inés, estas clases de magia exprés,

aprendió a hacer magia con las orejas.

¿Le sirve de algo? No.

A ver.

¿Con qué nos vas a sorprender?

Vamos a hacer la serrada de Alan Wakeling.

Es una ilusión donde una chica será partida por la mitad.

Sé que es difícil, pero vamos a intentar

que la gente lo sienta desde casa y que sienta la tensión que requiere.

¿Cuántos veces lo has hecho? Nunca. No soy...

Perdona.

Sí, no soy un mago de grandes ilusiones.

Madre del alma bendita.

Pero, te explico.

Yo acepto los retos y voy a intentar con todas mis fuerzas.

Me parece muy bien que te arriesgues,

pero...

Es que no me puedo jugar con otra cosa, Blake.

Evidentemente, porque sabes que estás en los más débiles.

¿Qué dificultad has puesto el número?

Que todo quede muy clarito y directo.

Que es un no suponga que des mal las instrucciones

y como consecuencia los espectadores se vean como un pulpo en un garaje

y no sepan lo que hacer

porque no les has explicado con claridad lo que tienen que hacer.

(Aplausos)

Desde que soy mago,

me han hecho un montón de preguntas a lo largo de estos años.

Si podemos cambiar un billete de 20 para transformarlo en uno de 10,

si podemos hacer desaparecer a las suegras,

si podemos coger a una persona y partirla por la mitad.

Hoy, damas y caballeros, vamos a hacer la mujer partida.

He invitado a dos espectadores para que lo vivan desde aquí conmigo.

(Aplausos)

Os presento a Alba.

Hola, Alba, guapísima.

Quiero que levantes un poco la cabeza para que todo el mundo vea

que van a estar cogidos por una cuerda.

Quiero que es tires y cojas desde muy cerca.

Ahí está. Paula, por favor. Quiero que veas.

Eso es, bajamos.

Vas a estar todo el rato cogiendo para que en todo momento

ella esté tensa.

Damas y caballeros, corta, corta, que esto a mí no me pega, tío.

Vamos a hacerlo más cómico. ¡Modo Alfonso Junior!

(Aplausos)

(Música marchosa)

(Palmas)

(Continúa la música)

¡Atentos!

(Música)

Vamos a cortar, por favor.

Que no puedo seguir, no pudo seguir.

Soltamos.

(Música)

Damas y caballeros...

No pasa nada.

Perdonadme todos, ¿vale, chicos?

(Aplausos)

No pasa nada. No pasa nada, claro.

Es lo que hay. Que no ha salido y ya está.

No hemos podido parar. Vamos a sacar la chica, si no te importa.

Es un detalle, es un detalle.

Que es muy buena chica, ¿eh?

Es muy buena chica, no las cortó por nada en especial.

(Aplausos)

Es un concurso. Él hacía señales así como de tiempo, tiempo,

vamos a parar, evidentemente, es un concurso.

No se puede parar, el tiempo avanza y...

Es lo que nos pasa a los magos profesionales.

Tenemos que saber improvisar y saber...

El espectáculo empieza y se acaba, eso está claro siempre.

Entonces, ven aquí, Alfonso. Es lo que hay, no pasa nada.

Vamos a valorar.

Nina. Él lo ha hecho.

Si algo hay que decir, es que has tirado hacia adelante

y que no te has venido abajo por ello.

Me sabe muy mal que justamente cuando, el día que arriesgas

y que sales de tu zona de confort

y haces algo que no habías hecho nunca...

-Y os prometo en todo el cariño que he preparado la semana,

os prometo que en ningún ensayo ha salido mal,

pero por cosas así... Eso es mentira, eso es mentira.

No engañes, no digas cosas que no son,

porque hemos ensayado aquí ha salido mal.

O sea que no lo digas, no lo digas.

A mí me da pena, Alfonso, porque me imagino que esta gran ilusión

la has conseguido hace poco

y no has tenido el tiempo suficiente para ensayarlo.

Y lo hemos visto también en el ensayo de esta mañana,

que tampoco te salía.

Entonces, cuéntame qué es lo que te ha pasado.

¿Cuánto tiempo llevas preparándolo?

Llevo, sinceramente os lo digo, es una semana.

Os cuento el juego, ¿vale?

Es un juego que normalmente esto procede de Alan Wakeling, ¿vale?

Alan Wakeling...

No nos cuentes rollos, responde a la pregunta.

Este juego para ver que está totalmente atada,

se ve que esta es una chica que está totalmente...

Vale ya, virgen santa, ¡vale ya!

¡Es que es dramático lo que acabas de hacer!

Cuánto tiempo llevas preparándolo.

¡Te lo dije en la clase!

Si no lo has hecho nunca, Dios mío de mi vida.

Y lo dije. Ha ocurrido exactamente lo mismo.

Ha sido dramático y encima, ya para más inri,

has dejado a tu ayudante dentro de la caja sin sacarla,

cuando ya todo había ocurrido mal.

Me parece una falta de profesionalidad

y de detalle totales.

Alfonso, no, no y no.

Desde mi punto de vista, sintiéndolo mucho

y desde este momento, estás fuera.

Gracias. Gracias igualmente.

No hay más.

Es así, no pasa nada, hay que asumir los errores.

No hay más, no hay más, no hay más.

Alfonso, una pena que te haya fallado el número entero.

No una cosa, entero desgraciadamente.

Espero que el jurado sea consecuente

con lo que está diciendo en este momento.

Sí, señor. Cualquiera dice lo contrario.

Para mí, estoy harto de ver cortar señoras.

Nunca más una señora cortada. Esto me parece tremendo.

Me ofrezco libremente.

Si alguien más tiene previsto hacer un número de estos,

me encantaría ser el hombre cortado, de verdad lo digo de corazón,

y me gustaría hacerlo por dos razones.

Una, porque me encantaría cambiar el rol de señora a señor,

y segundo, porque siempre me he preguntado,

siempre me he preguntado, cómo se puede cortar a una persona.

Y casi has tenido la puñetera mala suerte de desvelármelo.

Y me ha matado eso.

Yo tenía una ilusión tremenda con este número

y sea me ha caído el alma a los pies.

Alfonso, por mi parte lo siento, pero ya estoy para nominarte.

¿Quieres contestar?

(Aplausos)

Al menos yo soy feliz.

He intentado y he puesto todo el cariño que he puesto cada semana,

he trabajado 24 horas al día, no he dormido,

he soñado con los números como dice Blake

y, al menos, quitando lo que he intentado demostrar,

al menos soy feliz.

Más que sueños deben haber sido pesadillas.

Vamos a valorar, por favor. Cartas arriba.

(Aplausos)

Yo cuando he fallado en un juego, he seguido hacia delante.

(Aplausos)

Esto no había ocurrido nunca en "Pura magia".

Que alguien tenga que suspender un número, que no se puede hacer.

Es grave, es grave.

Es que no tiene más explicación ni más historia.

Falta de preparación, falta de madurez,

falta de conocimiento, falta de entendimiento,

falta de todo y falta de educación con la ayudante, imperdonable.

Bueno, vamos a ver una actuación que nos va a dar un poco de alegría,

porque él es un antiguo concursante de "Pura magia".

Durante la actuación de él, vamos a poder deliberar

para analizar qué es lo que ha pasado, porque...

Cosa rara, solo tenemos un nominado.

Señoras y señores, con todos ustedes, fuerte el aplauso

¡para Ernesto y Pico!

(Aplausos)

Ya está aquí, ¿qué ha pasado? Ernesto y Pico ha llegado.

Oye, esto lo he hecho yo, yo solito.

Yo tengo mi sonrisa que es un arma de enamorar.

(RÍE)

(Canción en inglés)

Dios mío, qué mal bailas, qué mal.

-Me he esforzado.

Este chico necesita algo más que clases de baile.

Cuidado que se le escapa,

cuidado con el tiburón, Ramón.

(Aplausos)

(Música tensión)

(Aplausos)

(Canción en inglés)

(Aplausos)

Muchas felicidades.

Qué contento estoy de tenerte. Dilo, dilo.

Ya está aquí, ¿qué ha pasado? Ernesto y Pico a "Pura magia".

Tú no de tú, de dos, ha llegado.

(Aplausos)

Digo: "Si no lo dice, lo echo". Muy bien, muy bien.

Estamos muy contentos de tenerte aquí otra vez.

Yo sí que estoy contento, Lari. (RÍE)

Es que es gracioso hablando normal. ¿Nos has echado de menos?

Pues la verdad es que muchísimo.

La única pena que tengo hoy es que hoy vengo con un pantalón antiguo.

¿Sabes por qué? No.

Porque está arrugado.

(Aplausos)

Es que vengo de Málaga, no tengo plancha aquí, por vago.

No pasa nada. ¿Les darías algún consejo a los concursantes?

Pues la verdad es que sí. Venga, dale.

Pues, mira, mi consejo...

Mi consejo es que no vais como yo.

Mi consejo es que esto, la verdad, es una experiencia única,

que la disfrutéis, que el año que viene queréis repetir de nuevo,

pero no podréis, habrá otra "Pura magia 3" no podréis estar.

Que disfrutéis este. Muchas gracias.

(Aplausos)

Señoras y señores, la tenemos aquí, criogenizada, viva,

bueno, como sea, fuerte el aplauso para Judith.

(Aplausos)

Voy a hacer una cosa que estáis deseando hacer todos.

Mira, está fría.

Pensaba que me ibas a dar un pico. No, no, no.

Hombre, todo el mundo aquí besándose menos yo.

Oye, cuéntanos, ¿cómo ha sido esto?

Bueno, ha sido difícil, sobre todo, frío.

No, en serio, se me ha dormido una mano,

es lo que más nerviosismo me ha dado,

y los pies no los sentía, me dolían muchísimo,

toda la espalda, era...

Era todo muy duro, muy duro.

Y, bueno, lo que hice fue centrarme en lo que estaba haciendo

y lo utilicé para mí, para hacer trabajo conmigo misma.

Porque todo este rato supongo que se hace larguísimo, ¿no?

¿En qué piensas todo este rato?

Pensaba en controlar mi respiración, meditaba,

controlaba desde la punta de los pies hasta el último pelo de mi cabeza

y pensaba en momentos bonito como estar aquí, por ejemplo.

Qué mona, qué mona.

Qué diferencia hoy que ha superado el reto

y que yo creo que eres la mujer que ha aguantado más tiempo,

un reto tan extremo como este,

del otro día que estabas llorando aquí desconsolada, ¿sí o no?

¿Ves como la vida da alegrías? ¿Qué opináis?

Judith, enhorabuena.

Me parece increíble.

La cara y el cuerpo entumecido que casi no podías moverte,

cómo te levantabas, no he estado ahí,

pero me creo que has estado más de media hora en esa situación.

No sé, yo no lo haría en la vida, no sé si felicitarte o no por ello,

pero, bueno, en cualquier caso, es como la semana pasada decía:

"No sé qué es lo que tengo que valorar o decir".

En cualquier caso, lo has hecho y esa concentración

y esa calma que tenías...

Utilízala luego, para cuando te pasen cosas en el escenario

como la semana pasada.

-De esto he aprendido, esto voy a utilizarlo para todo,

para mi nerviosismo y todo esto. Por eso era un momento para mí.

-Eso que sacas de positivo.

Qué bien. Blake, ¿qué te ha parecido?

No sé hasta dónde llegarás, sinceramente,

no sé hasta dónde llegarás en "Pura magia",

pero no me cabe ninguna duda que experiencias como esta

te tienen que curtir y, sobre todo, y, sobre todo,

te vuelvo a ver sonreír.

Has vuelto a recuperar a Judith, que era lo importante,

porque la habías perdido en los últimos programas.

Dudabas de Judith. ¿Y lo guapa que va? Con estas cosas.

Ese pedazo de escote tan maravilloso.

(Aplausos)

Por cierto, aquí los tíos les comían,

les dan piquitos a las chicas,

¿y las chicas no le dan piquitos a los chicos?

A mí me ha dado un pico. ¿A ti?

Sí, yo soy un chico. Sí, claro. En el fondo soy un chico.

En el fondo hay una forma. Lo demás es otra historia.

Ya se por dónde vas tú.

Si quieres, le puedes dar un beso en la mejilla.

Venga.

(Aplausos)

Mira, mira, mira. Déjatelo.

Todo para mí. Por supuesto que lo dejo.

Déjatelo, que estás muy guapo,

y puedes sentarte con tus compañeros,

porque vamos a la buena noticia de la noche

que es decidir quién es el inmune.

Qué número de los que habéis hecho nos ha gustado más,

lo hemos deliberado.

Señores miembros del jurado, Blake portavoz,

¿qué número consideras tú que debe tener inmunidad

de cara la semana que viene?

Bueno.

Después de mucho darle vueltas, después de mucho mirar,

porque, evidentemente, esta noche hemos tenido,

hemos tenido dos que ya han tenido

sus cuatro corazones correspondientes.

Sinceramente, pensamos que por la originalidad

y por su propio invento y por la forma de llevar el número

y por el atrevimiento de cómo presentó su número,

sinceramente, creemos que el inmune de esta semana

tiene que ser...

¡Abel!

(Aplausos)

(Música)

Ponte de pie, hombre, que te veamos. Ahora.

(Aplausos)

(TODOS) ¡Abel, Abel!

Muy bien. Ya está, ya está. De verdad, de verdad.

El próximo día os daremos bocadillos sin jamón dentro,

que tenéis demasiada energía.

Pues tenemos, tenemos repetidor de inmunidad.

Yo quería deciros que os felicito a todos

porque es una gran alegría la gala de hoy.

Todos los números, si os fijáis, casi no hemos tenido nominados.

Yo os tengo que felicitar por el trabajo que habéis hecho.

Tenemos el inmune, pero ahora quiero decir una cosa.

Quiero decir, en nombre de la escuela,

quién de vosotros se va a tener que enfrentar al reto extremo.

Porque queremos que se salga de su zona de confort,

quien va a someterse a este reto va a ser...

¡Edgard!

(Aplausos)

¿Y por qué hacemos esto?

Por que hoy es una gala absolutamente inusual.

Normalmente tenemos tres nominados,

hoy, por eso digo que estoy contento,

lo habéis hecho todos tan bien que nominado solo hay uno.

Por lo tanto, tenemos que buscar quién de vosotros

merece salir de su zona de confort.

Te hemos dicho a ti, Edgard, porque, precisamente,

es lo que reclama Nina. No lo ha dicho de nadie más.

Al tener solo un nominado,

toda la escuela, el jurado hemos decidido,

que quien debe abandonar la escuela de "Pura magia"

sea el único nominado de hoy.

Alfonso, puedes venir, por favor.

(Aplausos)

Y tengo que decirte, una puntualización.

Tú antes has dicho que has intentado defender el número hasta el final

Y eso no es cierto, no es cierto,

porque a ese hecho ha sido dos veces como dando a entender

que querías que parásemos para volver a repetirlo.

Tú sabes que esto es un concurso. Cuando empezáis, tenéis que acabar,

y hecha la puntualización, no sé, solo me queda despedirte.

Agradecerte tu paso por la escuela.

Si quieres, es tu turno para que comentes lo que quieras.

Lo primero que quería decir es dar las gracias por darme la oportunidad.

Ya no estar en la quinta o en la primera,

yo por haber entrado en "Pura magia",

y siempre lo diré, por Mag Lari, y lo quiero decir públicamente,

que lo llevo siguiendo desde que era un niño.

Eso es verdad. Segundo.

A toda esta gente que conozco que los quiero con locura,

al jurado por haber aguantado, aunque sea cada minuto de mi espectáculo,

porque lo hecho con todo el cariño, Blake, aunque no lo pienses,

y, aunque no lo pienses, quiero decir:

"Sueño con pesadillas", y, al revés,

para mí vivir de la magia es un sueño.

(Aplausos)

Y soy feliz.

Muchas gracias, muchas gracias.

¡Este aplauso para Alfonso! Gracias, Alfonso.

(Aplausos y vítores)

Y gracias a todos ustedes.

Esto es "Pura magia", súper Pura magia

y la vida, no sé, que no les sea pura, pero que le sea muy mágica,

hasta la semana que viene.

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T2 - Gala 5

Pura magia - T2 - Gala 5

15 ago 2018

Pura Magia llega al ecuador de su segunda edición y la competición cada vez está más reñida. Sólo quedan nueve concursantes y todos están dispuestos a sorprender al jurado con sus números e ilusiones en la quinta gala.

ver más sobre "Pura magia - T2 - Gala 5 " ver menos sobre "Pura magia - T2 - Gala 5 "
Programas completos (18)
Clips

Los últimos 191 programas de Pura magia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios