Dirigido por: Julián del Olmo

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

3820095 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Segovia, la huella de Cáritas - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

(Música)

A los pies de la sierra de Guadarrama,

en plena meseta castellana, a 1000 m de altitud, se levantan

las torres de la catedral y del alcázar de Segovia.

Una ciudad coqueta y recogida en la que se conserva

la mayor obra de ingeniería civil construida por los romanos

en la península ibérica.

Segovia y su acueducto fueron declarados

Patrimonio de la Humanidad en 1985.

El turismo es la principal fuente de ingresos

para sus 53 000 habitantes.

Según el Instituto Nacional de Estadística,

1 de cada 4 segovianos está en riesgo de pobreza

o exclusión social.

Nada menos que el 26,1 % de la población.

Los datos contenidos en la memoria de Cáritas Segovia

hablan de una cronificación de la pobreza.

Pero, sobre todo, de la importancia de acoger

con el máximo respeto a cada una de las personas

que se acercan hasta ellos.

Hay una cosa clara en Cáritas:

Que la persona es el centro de Cáritas.

Y la dignidad de la persona es fundamental en Cáritas.

Eso lo tenemos todos asumido, desde los directivos, trabajadores,

voluntarios... Todos sabemos que el centro

de la actividad de Cáritas son las personas, no son los números.

-Ahora mismo, el fuerte que tiene Cáritas Segovia

es esa acogida grande, que no solo es Cáritas Diocesana,

sino, en muchas parroquias, que están haciendo

esa función importante primera de acoger, de acompañar y escuchar.

(Música)

La organización caritativa de la Iglesia católica atendió,

durante el último año en Segovia, a más de 4000 personas

sin recursos suficientes para llegar a fin de mes.

En el programa de acogida,

se realizaron 3600 intervenciones con casi 1000 personas.

La atención va más allá de la ayuda inmediata.

Lo que buscan, desde Cáritas, es la promoción de la persona

a partir de su participación activa.

(Puerta)

Belén, está aquí tu cita.

Filip, ya puedes pasar.

Filip es uno de los 4214 beneficiarios

de Cáritas en Segovia.

El proceso de atención tiene distintas etapas

en las que se produce un intercambio entre profesionales,

voluntarios y demandantes de ayuda. Como hablamos el otro día,

vas a poder ir a la tienda solidaria a comprar ropa, ¿vale?

Entonces, te voy a hacer el carné y, con ese carné, tú vas.

¿DNI?

-Hemos abierto una tienda de ropa y el futuro es hacer una tienda

de segunda mano para que cualquiera de nosotros podamos ir.

No solamente los que están yendo ahora,

que son personas que no tienen posibilidad

de ir al centro a comprar, a cualquier tienda;

pero sí que con un precio mínimo, van a ir allí

y eligen lo que quieren. Hemos pasado del ropero

de toda la vida, que la gente iba, pedía y se llevaban bolsas,

a que ellos vayan allí, se prueben, eligen y se llevan.

Si no les gusta, no se la van a llevar.

Y aportan una cantidad.

(Música)

Filip tiene 56 años.

Nació en Bulgaria, aunque se fue a Rusia muy joven,

poco después de hacer el Servicio Militar.

Allí estuvo viviendo 10 años

en los que se ganó la vida como albañil.

Hace 22 que aterrizó en España.

Que te está pequeño. -¿Sí? ¡Vale!

Primero estuvo en Madrid.

Luego, pasó por Málaga, Castellón, Barcelona...

hasta que en 2008, llegó a Segovia.

(Música)

A Filip le conocimos viviendo en el coche

y es cuando intentamos entablar relación con él

y ayudarle a salir de esa situación de vivir en un coche.

-¡Hola! ¿Qué tal? ¿Cómo estamos? -Bien, muy bien.

-Lleva en España muchos años, lleva más de 20 años.

Y entró en contacto con Cáritas y es cuando empezamos a entablar

relación con él. Llegó a estar en el piso de emergencia de Cáritas

y, posteriormente, pasó al piso de indomiciliados del Ayuntamiento.

Es un piso para estancias temporales, para situaciones muy puntuales,

muy concretas, con un principio y un fin.

Pues de personas que están en un proceso vital

que necesitan un espacio de vivienda. En el caso de Filip, por ejemplo,

pues fue para recibir a su hijo, con el que llevaba 20 años

sin conectar, prácticamente ni se conocían.

Entonces, fue aquí donde se produjo el encuentro familiar

entre él y su hijo y, bueno, pues recuperar un poco

esas relaciones familiares.

-Mejor persona, aquí, en Cáritas. Me ha ayudado mucho.

Siempre.

Primero, para ayudarte, tres años tuve que aguantar en la calle.

Aquí, en el coche. Y aquí, para ayudarte,

tienen que estudiarte para saber quién eres tú.

-Filip está cobrando una prestación del INEM

y tiene trabajos esporádicos. Ahora mismo,

se va a ir a la uva, en breve. Entonces, hacer ese tipo de trabajo.

Carga y descarga, la uva, alguna cosa de construcción...

Pero pequeños trabajos, unas veces con contrato

y otras veces sin contrato. Ese es Filip.

Los salones parroquiales del Santo Cristo del Mercado

acogen la bolsa de empleo de Cáritas.

Los miércoles por la mañana, entre las 10 y las 12,

aquí se pueden llegar a atender hasta 50 personas

que, como Filip, buscan trabajo.

Buenos días, Filip. ¿Qué tal?

-Bien. -¿Cómo estás? ¿Cómo te va?

-Estoy bien, mejor que antes. -Bueno...

Sabemos que si no venís por aquí es porque las cosas van bien.

Porque has tenido trabajo, has estado ocupado.

Mira, tenemos tu ficha desde 2014. Vamos a actualizarla

para ver qué datos han cambiado, y si ha cambiado algún dato,

para que lo tengamos actualizado. Y nos cuentas lo que has hecho.

En Filip se juntan varias cosas.

Que es extranjero, que el castellano lo habla regular,

que tiene una edad a partir de la que es muy difícil

conseguir trabajo...

No tiene cargas familiares. Entonces,

para las ayudas también se le complica.

Ha hecho cursos con nosotros, ha hecho formación...

En cuanto hemos tenido alguna posibilidad de un trabajillo,

aunque fuese cosa de poca cosa, pues hemos intentado ayudarle

y ha trabajado con nosotros.

-Yo soy camionero.

Ahí, donde estudiaba,

estudiamos camiones y todo eso.

A los 18 años, ya tenía el carné de conducir de camión.

De militar he estado 12 años y cuatro meses.

Como militar, como camionero.

Después, me fui a Rusia a trabajar como albañil o peón.

-Las personas encuentran trabajo, por un lado,

pueden tener un déficit de formación y necesitan formarse.

Ya sea porque no tienen nada, la gente joven

o ya sea porque la actividad a la que se han dedicado

de forma habitual, por ejemplo, la construcción,

ya no hay forma de conseguir trabajo y necesitan reciclarse

y aprender otras cosas.

El centro intercultural es un lugar de encuentro y convivencia.

Aquí imparte Cáritas sus cursos y talleres

orientados a la búsqueda de empleo.

Desde cursos avanzados de pintura, jardinería, costura o cocina

hasta el aprendizaje de informática, pasando por el inglés.

Bueno, buenos días a todos. Bienvenidos al centro de Cáritas.

Empezamos las clases de inglés.

Es un grupo de inglés básico, como ya sabéis.

Ya me conocéis, yo soy Maite. Y eso voy a presentar

a las que van a ser vuestras profesoras estos días.

Ella es Laura, Emma, Clara...

Y ella es Mandy.

Como son americanas, son nativas. También es un lujo.

Bueno, pues espero que el curso os guste,

que le saquéis provecho, que aprendáis todo lo posible.

Espero que lo aprovechéis.

(Aplausos)

(Música)

(Chirrido)

Hola, buenos días.

En mayo de 2012, los efectos de la crisis

en las personas más vulnerables de Segovia eran patentes.

A través del economato solidario Virgen de la Fuencisla,

Cáritas trata de cubrir las necesidades de 490 familias.

Este servicio no se entiende fuera del programa

de acogida y atención primaria

que coordinan trabajadores sociales de Cáritas.

El carné para comprar en el economato

siempre está asociado a una intervención integral.

Para poder comprar aquí, es necesario mostrárselo

a alguno de los 20 voluntarios que hacen posible este servicio.

Julián y Ramona son una pareja a la que la crisis

ha golpeado duramente.

Tienen una hija de cinco años. Los dos están sin empleo.

Viven en Segovia con los padres de Julián.

A mí, Cáritas me ha ayudado bastante, pues haciendo compras

en el economato y buscándonos empleo. De por sí, he estado trabajando

para ellos una semana asegurado, haciendo unas cosas de pintura.

Nos están ayudando en todo lo que pueden.

-Nos han echado una mano cuando hizo falta.

Siempre. Por ejemplo, cuando nació mi hija,

que va a cumplir cinco años, pues con las vacunas,

que son bastante caras cada una. Entre 70 y 90 E.

Nos echó una mano con eso. Ahora mismo, con las compras.

-Hay gente que no tiene para pagar el alquiler o la luz

o para comer... Y esa pobreza, hoy día,

es más intensa. Viene menos gente a Cáritas,

pero los que vienen son más pobres. -Ya no es el perfil de antes,

que eran unos colectivos específicos, sino gente normalizada

que ha pasado por situaciones difíciles

con motivo de la crisis y que han acudido a Cáritas.

El perfil va por ahí.

A lo largo del último año,

320 personas pasaron por el programa de empleo.

Cáritas acompaña, asesora y orienta a cada una de ellas,

según sus características, con el fin de lograr

su plena inserción social y laboral.

He estado trabajando de pintor profesional

y, luego, de capataz forestal. Estaba fijo

en una empresa bastante grande de aquí, de España.

Se terminaron los contratos y nos dejaron en la calle en 2010.

Desde entonces, estoy sin empleo.

-Tocino blanco, hueso blanco, que es lo importante...

-Julián y Ramona llegan a Cáritas porque necesitan ayuda.

-Es un plato, ya lo sabéis, fuerte. -Una vez que conocemos,

que yo conocí bien a Ramona y a Julián, pues nada.

Nos planteamos a qué ofertas pueden acceder

y... derivamos, por un lado, a formación,

si creemos que lo necesitan, como fue el caso.

Por otro lado, a entrevistas para ofertas de trabajo

que nos llegan a nosotros.

(Música)

Hace 16 años que Penélope llegó a Segovia desde Guayaquil.

Comenzó trabajando en hostelería y en el servicio doméstico.

Encontró el amor en España y tuvo dos niñas.

Pero una enfermedad rara le afectó el cartílago de la rodilla

y, desde entonces, no ha dejado de entrar y salir del hospital.

Hace dos años que usa una silla de ruedas para desplazarse.

Desde que tuvo a su primera hija,

ha sentido el apoyo y la cercanía de Cáritas.

Yo no tenía documentación. Pero, a pesar de eso,

pues nos ayudaron con comida, con cosas que nos hacían falta.

Sobre todo, con la atención. Que cómo estábamos,

que qué nos hacía falta y esas cosas.

Siempre nos ayudan, una llamada de teléfono.

¿Qué necesitas? ¿Estás bien?

¿Qué te hace falta? ¿Cómo sigues?

Eso anima mucho.

Y se nota quién está contigo. -Este chorizo,

sus propiedades son extraordinarias...

Juan es uno de los 426 voluntarios de Cáritas en Segovia.

Tiene vocación de servicio. Ha sido alcalde de un pueblo

y siempre ha mostrado una sensibilidad especial

con los más vulnerables. Juan ha encontrado en Cáritas

un lugar en el que seguir creciendo como persona recibiendo

más de lo que da. Yo aporto esas cosas

que ahora parece que no tienen importancia.

Tengo 60 años y, cuando llegas estas alturas,

lo que uno tiene en la vida es poso. Y ese poso te lo da

el paso de los años, el conocimiento de tu profesión,

el desarrollo de toda una vida. -Lo grande que tiene Cáritas ahora

son los voluntarios. El contar con más de 400 voluntarios,

casi 450 personas, que dedican tiempo a niños,

a mayores, jóvenes...

en la tienda, en el economato, en las residencias...

Eso es la fortaleza que tiene Cáritas.

(Música)

La Lastrilla es un pueblo segoviano que está a tiro de piedra

de la capital. Tiene una población de 3600 habitantes

y una notable comunidad magrebí.

Hasta hace unos años, los niños se desplazaban caminando

hasta Segovia para asistir a las clases de refuerzo escolar

en una de las parroquias de la ciudad.

Buenas tardes. Chicos, ¿cómo estáis?

(A LA VEZ) ¡Hola!

Juan se puso en contacto con Cáritas para organizar

las clases de refuerzo escolar en La Lastrilla, donde él vive.

El problema era que la parroquia del pueblo

no cuenta con locales. Entonces, Juan se encargó

de hacer las gestiones con el Ayuntamiento

para involucrarle esta acción social.

Los miércoles por la tarde, un grupo de voluntarios

da lo mejor de sí para que estos 20 chavales

aprendan castellano y no pierdan comba en clase.

Es el primer paso para su integración

y el de sus familias.

El programa de infancia y juventud de Cáritas Segovia

llega a 172 chavales en riesgo de exclusión social.

Es posible gracias a la profesionalidad

de dos trabajadores de la institución católica

y, sobre todo, a los 58 voluntarios de este programa.

Se trata de una actividad gratuita. La mayoría de los niños

son derivados por Servicios Sociales,

la Consejería de Educación o los propios trabajadores sociales

de Cáritas.

Dos días a la semana ofrecen a los menores apoyo escolar

y merienda en seis grupos como este de La Lastrilla.

Entonces, Juan, ¿este año no continúas?

-Este año es imposible. Fíjate que me gusta esto

porque las sensaciones que los niños vierten sobre nosotros,

que estamos ahí, dándoles apoyo... No solamente es el apoyo escolar,

es la enseñanza de la lengua. Ellos vienen que hay veces

que no saben las palabras que en el colegio les dicen...

No saben lo que significan. Intentarles explicar qué es

lo que quiere decir cada una de las palabras

que les enseñan, ¿sabes? Quizá, eso es lo más importante.

-Realmente, aquí venís con la idea de ofrecer ayuda

y es mucho más lo que os lleváis que lo que venís dando, ¿no?

(Música)

La zona rural está muy pobre.

La zona rural carece de los servicios básicos.

No tienen, por ejemplo, transporte para venir a la capital.

A veces, no tienen, por supuesto, el médico para 8-10 pueblos

o farmacias o los centros escolares.

Y la soledad de los mayores. La soledad de los mayores

es una de las pobrezas más importantes que tenemos aquí.

La parroquia de Santo Tomás Apóstol es una de las que participan

en el programa de mayores de Cáritas.

Aquí funciona todas las semanas la sala del mayor.

Los miércoles por la tarde, profesionales, como Begoña,

o voluntarios, como Maricruz, se encargan de dinamizar

a la gente mayor que vive sola. El objetivo es crear lazos

y relaciones entre ellos. Que se conozcan.

Bienvenidas al curso un año más.

Nos encontramos aquí todos los miércoles, de 5 a 7.

Ya sabéis, a pasarlo bien, hacer amigos y disfrutar, ¿vale?

Muchas gracias.

(Aplausos)

En Segovia, capital y provincia, pues no hay medios de vivir

la gente joven. Se tienen que marchar a Madrid

o a otros sitios. Y esa es la causa

de que nuestra población esté tan envejecida.

Claro, luego, la baja natalidad que hay también.

¿Cuántos años tienes?

-Voy a hacer 83.

(Música)

El aumento de la población entre los mayores de 65 años

ha provocado un cambio en la intervención profesional.

Desde Cáritas, se optó por la atención en residencias

para cubrir los aspectos biológicos, psicológicos y sociales.

La mayor parte del presupuesto anual,

hasta un 60 %, se destina a la gestión y atención

en las tres residencias de ancianos que tienen abiertas

en Cuéllar, La Lastrilla y Sepúlveda,

tres pueblos de la provincia. En total, atienden a 205 personas.

Nuestra diócesis, nuestra Cáritas es pequeña

y los recursos no son grandes tampoco.

Entonces, tenemos que adecuar los recursos a las necesidades.

-Cáritas Segovia es una Cáritas pequeña.

Somos pocos.

Pero trabajan mucho y muy bien. Y eso es muy importante.

(Música)

Filip llegó a Segovia hace ocho años.

Los tres primeros los pasó durmiendo en coche.

A sus 56 años, este búlgaro está a punto de comenzar

una nueva vida en Cantimpalos, a 20 km de Segovia.

Un pueblo de 1300 habitantes en el que reside

una pequeña colonia búlgara.

Aquí estamos en un pueblo.

Para vivir aquí a partir de hoy.

Más tranquilo va a ser.

Buscamos vida aquí, en el pueblo.

Cáritas Segovia ha acompañado a Filip

durante todo su itinerario personal. Lo que tienen que ayudar

son los hechos. Y los hechos mucho más que tienes que hacer.

Para vivir, para ver a mi hijo...

No le había visto en 22 años. Vive en Andalucía.

No sabía nada de él.

(Música)

Algún día voy a ir a ver a mi nieto.

Es lo que quiero en el futuro.

Luego quiero cambiar un poco todo.

Me gusta... andar en el bosque, en el campo...

Pero hay que buscar alguna manera... para cambiar todo.

La vida en algún sentido, ¿me entiendes?

(Música)

"Practica la justicia, deja tu huella".

Ese era el lema de la última campaña que puso en marcha Cáritas Segovia.

Y lo explicaban de este modo:

Si somos capaces de lograr un equilibrio

entre nuestra forma de vivir, de pensar y de actuar,

lograremos mejorar nuestro entorno y haremos posible que nuestra huella

sea sostenible y solidaria, capaz de transformar la realidad.

(Música)

(Música créditos)

Pueblo de Dios - Segovia, la huella de Cáritas

23:50 04 dic 2016

"Practica la justicia. Deja tu huella" fue el lema de la última campaña de Cáritas Diocesana de Segovia. Durante 2015 atendieron a más de 4000 mil personas sin recursos para llegar a fin de mes y ayudaron, con orientación y formación, a casi 400 personas a encontrar un empleo.

"Practica la justicia. Deja tu huella" fue el lema de la última campaña de Cáritas Diocesana de Segovia. Durante 2015 atendieron a más de 4000 mil personas sin recursos para llegar a fin de mes y ayudaron, con orientación y formación, a casi 400 personas a encontrar un empleo.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Segovia, la huella de Cáritas" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Segovia, la huella de Cáritas"

Los últimos 453 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 31 Ver más