Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5086839 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - La red de la solidaridad (Ferrol) - ver ahora
Transcripción completa

"Ferrol es una ciudad abierta al mar por las Rías Altas.

Desde el Castillo de San Felipe,

que se encuentra bordeando la ría y guardándola, frente a frente,

con el Castillo de la Palma,

una de las antiguas fortalezas de la zona,

se aprecia la importancia de la industria pesquera,

comercial y naviera que tiene esta ciudad marinera."

(Música)

"Ferrol se enfrenta, como tantas ciudades de Galicia,

a la despoblación y el envejecimiento.

Vinculada al sector naval y a todos los servicios

que giran en torno a ella,

la crisis ha pasado factura a una ciudad

que en la última década, ha perdido cerca de 10.000 habitantes,

situando su población por debajo de los 70.000.

La Concatedral de San Julián de Ferrol,

del último tercio del siglo XVIII,

surge en su actual estructura,

asociada a la nueva ciudad departamental,

fruto de la construcción del arsenal militar

y los astilleros de la armada.

Muy cerca de la Concatedral, en la calle Magdalena,

se encuentra la sede de Cáritas de Ferrol.

Antes de abrirse sus puestas,

los voluntarios ya trabajan en la cocina,

preparando los desayunos que sirven todos los días.

Café caliente, leche, bocadillos, fruta...

Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol,

desde el centro de día de inclusión social Gabriel Vázquez Seijas,

ayuda a las personas sin hogar.

Les ofrece una atención integral

que cubre la acogida, la alimentación,

la higiene, la educación y una persona que les escuche."

Las personas que vienen a este centro, mayoritariamente,

son hombres de mediana edad, 40 y pico o 50 años, solteros,

con estudios primarios.

Sí que los últimos años vimos que aumentó el perfil de mujer,

sí que se está encontrando más mujeres en situación de sin hogar,

y nos obliga a adaptarnos a este nuevo perfil.

Que haya más coordinación con otros recursos específicos,

e intentar que no haya una doble victimización

por el hecho de ser mujer

y por estar en situación de sin hogar.

Durante este año nos tuvimos que ir adaptando a nuevos perfiles.

"El equipo de voluntarios que colabora con Cáritas

permite que el centro de día permanezca abierto todo el año.

Sus usuarios, la mayoría transeúntes,

además de poder desayunar y merendar,

son atendidos por técnicos que estudian su situación

para buscar alternativas que ayuden a salir de la situación de pobreza

y exclusión social en la que se encuentran."

Hay un día a día que hace posible que, por ejemplo,

este centro de día de inclusión social abra los 365 días del año.

Y permita que una media de 50 o 55 personas, a veces alguna más,

encuentren en este lugar un espacio de encuentro, de descanso,

de tomarse un café, un desayuno, de conversar,

de tener actividades y de conectar con el mundo

en actividades que son básicamente inclusivas.

"Miguel tiene 54 años, llegó a Cáritas de Ferrol en 2016.

Hoy es voluntario del centro y alumno de los talleres de yoga

y competencia matemática.

Gracias a su única familia, que hoy es el equipo de Cáritas,

ha superado una intervención quirúrgica.

Durante todo el proceso hospitalario,

una voluntaria estuvo pendiente de su estado.

Ahora trabaja de voluntario y asiste a los talleres formativos

con el objetivo de volver al mercado laboral."

Acabé viniendo aquí a Galicia.

Para mí, ha supuesto no encontrarme solo,

tener un apoyo, una ayuda,

y sentirme recogido, tener una familia.

Y, bueno, estar, tener confianza poco a poco,

tener confianza en lo que haces,

porque tienes unas personas detrás tuya que te ayudan.

-Ahora, por ejemplo, un chico se ha operado,

y yo me encargué de ir todos los días con él

al preoperatorio, al postoperatorio, a la operación.

Estuve con él todo el tiempo.

Porque, claro, si está solo, necesita a alguien.

Y lo que creemos y queremos desde Cáritas

es que nos consideremos su familia,

y que lleguemos a formar parte de ellos.

Que en su vida tengamos un huequito Cáritas.

"La situación de Miguel es muy similar

a la de tantas personas que buscan superar

el aislamiento que provoca la soledad.

Desde Cáritas,

se han puesto en marcha talleres que buscan integrar

a sus usuarios en la sociedad, como el de competencia matemática,

en el que se ayuda a solucionar cuestiones cotidianas."

Si en el almacén hay 500 kg. ¿Con cuántos kilogramos he salido?

"Hoy es un día especial en el taller de yoga.

El profesor que trabaja como voluntario se despide

porque ha encontrado un nuevo trabajo,

que le impide seguir dando clases.

Sus alumnos le obsequian con un regalo."

Tener un espacio en tu vida, sea el yoga o cualquier otra cosa,

que te permita conectar con algo más esencial,

le puedes llamar como te apetezca,

pero con una parte más auténtica de la de estar metido

en todo el estímulo externo de ajetreo

que parece que nos saca un poco del centro,

me parece muy saludable a todos los niveles.

Aunque sea solamente una hora y cuarto a la semana,

eso lo prácticas y después lo puedes llevar a tu vida, a todo.

Cualquier momento en el que te sientas

mínimamente estresado,

tener la capacidad de ir un poquito a la respiración, al cuerpo,

no hace falta que te pongas a practicar yoga por la calle,

pero momentos en los que sientas que estás un poco alterado,

que estás disperso, todo eso que has practicado en la clase,

de alguna manera,

estás educando a tu cuerpo y tu mente

para una actitud general con la vida.

Me parece muy positivo.

"Entre los transeúntes que han llegado hoy,

se encuentra una pareja

que ha dormido en la estación de autobuses."

Vienen de Barcelona,

y no conocen los recursos y durmieron esta noche en la calle.

El primer paso es buscar un espacio seguro donde dormir esta noche,

y cubrir sus necesidades básicas primordiales.

Hemos coordinado la atención de que esta noche vayan al albergue,

también la cocina económica,

para que puedan ir a comer a la cocina económica,

y después de la cocina, vendrán aquí, porque ahora mismo,

por su estado de embarazo,

necesita un cierto descanso y reposo.

Mañana, en principio, va a ser el tema sanitario,

nos preocupa un poco que no tenga controlado

todo el tema de su embarazo.

"Carmela tiene ocho citas diarias.

Casi todas sus entrevistas abordan situaciones de personas sin hogar."

Acompaño, básicamente,

a personas sin hogar y con perfiles muy variados.

Personas sin hogar que ya están asentadas aquí en Ferrol,

que llevan tiempo, que vienen siendo acompañadas

desde el centro desde hace mucho tiempo,

que tienen el centro como referencia y que, de alguna forma,

estamos acompañando procesos,

ya no tanto en la búsqueda o inserción laboral,

porque es complicado el perfil de personas sin hogar,

sobre todo porque es un perfil de personas mayores,

que no están en edad laboral de trabajar,

pero sí que intentamos sacar

o desgranar un poco lo mejor de sí de cada persona.

Poner en valor todo aquello que puede aportar,

desde acompañar en el centro, hacer voluntariado en el centro,

el sentido un poco de pertenencia que le queremos dar también

a nuestro centro de inclusión.

"La Iglesia Católica,

a través de Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol

ha creado una red de solidaridad

que ayuda y acoge a personas sin hogar

para que dejen de ser invisibles ante la sociedad.

El mayor problema de estas personas es hallar un alojamiento digno."

Son personas que están mucho tiempo en la calle,

que carecen de un hogar, que sufren soledad y aislamiento.

Un poco el objetivo del centro,

no nos limitamos a la cobertura de necesidades básicas,

que es muy importante, como los desayunos y las meriendas,

sino que este centro se configura como un lugar de encuentro,

un lugar donde generar vínculos, relacionarse,

donde iniciar un proyecto de vida, donde sentirnos acompañados,

con planes de acompañamiento que realizamos las técnicas,

y un lugar donde empoderarnos.

Este centro queremos que sea un lugar de encuentro,

también que sea un lugar donde iniciar un proyecto de vida nuevo,

acompañado por personal técnico.

"Arquímedes es voluntario,

quiere devolver a Cáritas con su trabajo el apoyo

y la ayuda que recibió cuando llegó de Venezuela."

Trabajo para Koopera,

que es una empresa que se dedica

al reciclaje y reutilización de ropa.

Ellos trabajan junto con Cáritas,

y yo me encargo de vaciar todos los contenedores

que están en estos momentos en Ferrol,

y voy también a los Cáritas de toda Galicia.

El mismo sistema de trabajo, retiro la ropa

y la llevo a un punto, una nave que tenemos acá en Ferrol.

El último domingo de cada mes

hago voluntariado aquí en la recepción de Cáritas.

Tengo un amigo de la infancia, que es venezolano.

Él se vino hace 17 años, es militar acá.

Llegamos a su casa y vivíamos aquí mismo en Ferrol.

Ahí fue cuando conocimos a Cáritas, y ellos, desde un principio,

nos acogieron y nos han hecho el seguimiento,

tanto a mi familia como a mi persona.

Hoy por hoy, que ya somos independientes,

que ya tengo mi empleo, mi esposa también,

nos sentimos agradecidos y, por eso,

es una manera recíproca de entregarle a ellos,

aunque sea un poco de tanto que nos dieron a nosotros.

Por eso estoy en el tema del voluntariado.

"Pilar Lourido lleva 25 años trabajando

en diferentes áreas de Cáritas.

Abre cada mañana su sede,

forma a los voluntarios

y ayuda a las personas necesitadas a mejorar sus vidas."

Hay mucho que hacer,

muchas personas a las que podemos ayudar a cambiar la vida,

con un saludo digno, una sonrisa, el nombre propio,

un acompañamiento ya sea en hospital,

una celebración de "he conseguido un puesto de trabajo",

o "tengo ya la tarjeta sanitaria",

o "estoy liberado de la cárcel y empieza una nueva etapa".

Estar en todo eso se puede estar de muchas maneras, a nivel social,

como un trabajador social,

tienes la garantía de un trabajo profesional.

Pero sin el voluntariado,

te faltaría el acompañamiento humano,

que es tan importante como el otro.

Es el que tiene más recorrido,

y ahí o te agotas, o tienes la paciencia,

que es lo que procuramos cuidar aquí

para seguir disfrutando de ese acompañamiento

y crecer juntos, porque no crece la persona que estaba en desventaja,

crece el voluntario o voluntaria

que está ahí aprendiendo con el otro.

"María Ángeles vivió durante 12 años en las calles,

y utilizaba las duchas de Cáritas para asearse.

Comenzó un proceso de integración

que le permite asistir al curso de alfabetización,

trabajar de voluntaria y tener cubiertas sus necesidades básicas."

Dormía en casas abandonadas, en las puertas de las iglesias.

Tuve suerte que nadie se metía conmigo nunca,

fue la suerte que tuve.

Viniéndome yo a duchar aquí, a desayunar,

cuando estaban las Cáritas viejas.

Luego fui para una pensión,

me alargaron la paguita y me ayudaron a alargarla.

Luego me llevaron para el piso de ellas que tenían.

Estuve como tres años

y ahora tengo mi hogar, mi casita.

Siempre me acuerdo,

ahora me da mucha lástima la gente que veo en la calle,

porque yo lo he pasado muy duro.

Cuando veo a gente así, me da mucha lástima.

Solo que tengo el corazón de a ver si se pueden ayudar.

Vengo aquí, soy voluntaria,

de dar cafés, los desayunos, el colacao.

Es lo que hago.

Me da mucha penita.

"El programa de alojamiento cuenta con ocho viviendas.

Cuatro para situaciones de urgencia temporal,

destinadas a familias en riesgo de vulnerabilidad,

y cuatro pisos de tránsito a la vida autónoma,

con capacidad para 12 personas."

Aquellas personas que, en algún momento,

manifiestan que quieren dejar ese proceso de calle,

ofrecemos esta posibilidad residencial,

donde trabajamos distintas habilidades.

No es que no las tengan,

sino que por situaciones de la vida han perdido

o hay que trabajarlos, hay que recuperarlos,

y sí que tenemos experiencias

cuando preparemos esa salida del piso de tránsito,

porque, como repito, es una estancia temporal,

esperando a que mejore su situación o su situación económica,

o que tengamos la fortuna de encontrar un trabajo

con las dificultades que eso conlleva.

Pero sí que a veces

no son tantos los logros a nivel laboral de búsqueda de empleo,

sino de incorporarte a la sociedad.

Y creamos mucho vínculo de pertenencia.

Inventamos que cuando salgan de las viviendas de tránsito,

ubicarlos en barrios donde se cree ese vínculo.

Trabajamos mucho en el tema de la parroquia, del asociacionismo,

que ellos se sientan parte de ese barrio donde van a vivir.

-Si os parece, comentamos un poco

varias cosas que traigo del orden un poco del día.

Dos cosas, la recarga de la tarjeta ya está.

Y lo único que os traigo es el modelo de cómo me gustaría

que cuando me entreguéis las facturas,

en lugar de entregármelas dobladas y esas cosas,

que sigamos un poco este mismo esquema.

"Elisa, Juan y Javi comparten un piso de tránsito

del programa 'Dentro fuera', destinado a personas sin hogar.

Tras compartir un café con Carmela, técnico de Cáritas,

que realiza su seguimiento en esta fase,

Javi, un senegalés que llegó a España en patera hace 13 años,

nos cuenta su situación."

Estaba trabajando en Lugo,

que tenía una oferta para volver a hacer los papeles.

Antes de que salieran los papeles,

un mes antes ya me tuvieron que operar,

y como no podía seguir trabajando, retiraron la oferta.

Es cuando vi a un asistente de Lugo y me mandaron para Ferrol.

Y conocí a Cáritas.

Desde entonces, me están ayudando.

"La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol está compuesta por 422 parroquias

y 58 Cáritas que se han convertido en el rostro de la misericordia."

Una de las cosas más bonitas

de esa integración es que algunas de estas personas

que han sido usuarios de Cáritas,

participan en las asambleas diocesanas como uno más.

Y yo he tenido la agradable sorpresa de encontrarme a las personas

de Cáritas en esas asambleas,

integrados dentro de la comunidad diocesana.

Creo que es un signo de ese trabajo que se hace en Cáritas

que, como digo, arranca desde el momento

en que la persona necesita alguna ayuda,

hasta el momento en el que después se ve integrada

dentro de esta comunidad diocesana.

Creo que la atención de Cáritas,

eso también lo estamos trabajando muy bien,

por eso no solo es material o social, sino que, además,

intentamos que también llegue

a la dimensión espiritual de la persona,

y eso siempre cuesta, porque es un estadio superior,

pero también lo tenemos presente.

El equipo de Cáritas Diocesana lo tiene presente.

Y también se les ofrece esta posibilidad que, sin duda,

les ayuda a integrarse mucho mejor.

"Acompañamos a Marta Pazo

durante el trayecto Ferrol-Villalba,

donde el programa de empleo ha puesto en marcha un curso

de alfabetización digital."

Estamos desarrollando un curso de alfabetización digital,

destinado a jóvenes en situación de desempleo,

jóvenes en situación de vulnerabilidad,

en situación de exclusión,

que están acompañados por nuestra Cáritas parroquial de allí.

Me gusta destacar que, desde Cáritas Diocesana,

lo que queremos es acompañar a las Cáritas parroquiales

de toda nuestra Diócesis.

En ese sentido,

los apoyamos dentro del programa de empleo

para el desarrollo de estas acciones formativas,

con el fin de poder un poco, a través de la formación,

mejorar la empleabilidad de estas personas.

-Desde nuestra Cáritas interparroquial de Villalba

estamos llevando diversos programas.

Principalmente,

el tema de la acogida entre un servidora y 12 voluntarios,

y una trabajadora social de Cáritas Diocesana,

para conocer las distintas necesidades.

Después, tenemos el programa de ayuda de alimentos,

que es reducido a unos vales.

Pero, principalmente, nuestra Cáritas de Villalba

está enfocada de cara a la integración

a través de la educación de las personas,

como opción social por la educación.

Es un programa de alfabetización digital, que hoy vais a visitar,

y también la escuela de español para inmigrantes,

así como diversas colaboraciones para apoyar a las personas

que quieren realizar unos estudios o una mejora laboral.

"Los voluntarios imparten el curso a los 11 alumnos

en el Centro Sociocomunitario de Villalba."

Les damos lo que es iniciación a la informática,

un poco de elaboración de tipo de letras, tamaño de letras,

algo de confección de textos, columnas, inserción de fotografías.

Un poco todo eso.

Luego, también damos un poco de hoja de cálculo, que es el Excel.

A llevar una pequeña contabilidad de la luz, el agua, el gas.

El poder llevar una contabilidad sencilla.

-Hay muchas cosas que las haces de una forma y luego de otra,

y te dices que las puedes hacer de esta forma o de esta otra.

Es un curso de Word,

y no es tampoco demasiado complicado.

-Yo no tenía conocimiento del curso.

Gracias a que una compañera me lo comentó, me interesó,

porque me gusta aprender cosas

y, bueno, vine y al conocer a los compañeros,

aprender un poco más de informática.

"Villalba es la capital de la fértil comarca

de Tierra Llana.

Esta villa lucense

está dominada por el Torreón de los Condes de Andrade,

desde donde se aprecia una tierra impregnada de leyenda,

donde el entorno fluvial y la llanura dominan el paisaje.

El barrio ferrolano de Canido

es un ejemplo de cómo el arte urbano puede cambiar por completo

no solo el aspecto exterior,

sino también el alma y la vida de sus vecinos.

En las fachadas hay más de 300 versiones

de las célebres Meninas de Velázquez,

de todos los tamaños, estilos,

y con todo tipo de mensajes que invaden las calles

de este popular barrio en forma de arte callejero.

Canido está asociado a su párroco, el padre Gabriel Vázquez Seijas,

dedicó toda su vida a los más necesitados.

De hecho, uno de los centros de Cáritas en Ferrol lleva su nombre.

Hoy día, la huella solidaria que dejó impregnada en el barrio

la continúan los voluntarios desde la parroquia."

La participación de Cáritas como elemento

que mantiene un poco vigilante la cuestión social,

porque cuando un barrio se pone de moda,

existe el riesgo de que la gente más desfavorecida quede excluida.

Y de hecho,

estamos detectando un incremento en el precio de la vivienda,

que afecta, sobre todo, a los más desfavorecidos.

Tenemos que estar un poco manteniendo ese equilibrio

entre un renacer en el ámbito cultural, urbanístico,

con un renacer también desde las políticas sociales

y desde la conciencia social.

-Hay una idea en Cáritas que es transformar,

en vez de que vengan aquí todos los días a recoger los alimentos,

hacer un sistema de vales.

Se está transformando un poco eso.

Yo, de momento, sigo en eso, en ese compromiso mensual.

Antes era dos veces, ahora es una vez al mes.

Y luego, intentamos hacer una reunión al menos una vez al mes,

para hacer intercambio de opiniones, sugerencias...

"Cáritas Parroquial de Santa Cruz de Canido

afronta el relevo y se prepara para el futuro.

Ayudan a usuarios como Javier,

que ha pasado de vivir en las calles

a dar clases de informática,

y a Cuper, un portugués afincado en el barrio desde 1995,

que ha encontrado trabajo y vivienda."

Al llegar aquí,

a través de unas amistades de familiares,

me ponen en contacto con la asociación de Canido,

de vecinos de Canido.

Y la propia asociación me puso en contacto con Cáritas.

A la semana ya tenía tanto solución habitacional

como opciones de trabajo.

Y, un mes después, esas opciones de trabajo

se han plasmado en realidad,

ya tengo trabajo.

No es un trabajo todavía de jornada completa,

pero espero que llegue y no en demasiado tiempo.

-Mi suerte fue conocer

representantes de Cáritas aquí en Canido.

Con la documentación que yo traía de Ferrol para aquí y por acá,

me atendieron en Ferrol de Cáritas,

también me dieron aquí en Canido.

Desde que vine aquí me siento como si estuviera en Portugal,

como si estuviera en mi casa.

Entonces, ahora yo ofrecí a Guillermo,

aparte de ser usuario, quiero ser colaborador de Cáritas.

Entonces, en eso estamos.

"Este año, la Iglesia Católica,

a través de Cáritas Diocesana de Mondoñedo-Ferrol

ha cubierto las necesidades básicas de más de 5000 personas.

Y se ha convertido en el corazón solidario del norte de Galicia."

(Música)

Pueblo de Dios - La red de la solidaridad (Ferrol)

24:21 24 mar 2019

Caritas Diocesana de Ferrol, casas de acogida y eventos religiosos

Los últimos 522 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 27 Ver más