Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4834741 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Marineros en tierra - ver ahora
Transcripción completa

"Vigo es una ciudad abierta al mar por las Rías Baixas,

con una población que supera los 300.000 habitantes.

Los barcos pesqueros arriban a puerto

después de meses faenando en alta mar.

Los marineros llegan cansados de bregar con las redes

y de soportar la ausencia de la familia y en muchos casos,

la explotación laboral".

"El puerto y la factoría de coches PSA Peugeot Citröen

son el motor económico de Vigo.

La factoría tiene 5300 trabajadores.

Diariamente salen de la cadena de montaje 2300 vehículos.

El 87% destinado a la exportación.

Los coches se van en barco a los países de destino.

Los astilleros de Vigo

tienen buenas perspectivas de trabajo.

Un ejemplo es este crucero de lujo en avanzada fase de construcción.

Su botadura ha sido un acontecimiento en la ciudad.

La bendición del obispo de la diócesis

y responsable nacional de la Pastoral del Mar,

Luis Quintero, augura una buena singladura al nuevo crucero.

El faro guía por la noche a los barcos que navegan

por el Atlántico para que arriben a puerto seguro.

En 1937 el apostolado del mar construyó

en Panxón el templo votivo del mar,

dedicado a la virgen del Carmen,

patrona y protectora de la gente del mar.

El templo es el faro que guía

a los marineros en sus turbulencias personales y familiares.

La imagen de la virgen del Carmen

fue donada por los pescadores de Bayona,

que la trajeron en procesión hasta Panxón

escoltada por barcos de las Rías Baixas.

El segundo sábado del mes de julio la gente del mar acude al templo

para hacer la ofrenda anual a la virgen".

El mar ha estructurado una religión muy intensa,

muy intensa.

Por ejemplo, la patrona del Apostolado del Mar es...

La virgen del Carmen.

En España todavía se siguen

celebrando fiestas de la virgen del Carmen,

procesiones, que son absolutamente parte de nuestro ser.

Parte de nuestra gente.

Eso tiene una fortaleza inmensa porque el hombre del mar,

como el hombre del campo a su manera,

viven espontáneamente.

Viven cada día, hablando consigo mismos, con Dios,

es una experiencia que está ahí, profunda,

se transmite de padres a hijos, claro, ahora no tanto,

ahora los jóvenes procuran ir a otros sitios,

me parece muy bien porque es un trabajo durísimo,

pero hubo tiempos en que los jóvenes marchaban con 13 o 14 años al mar.

"La diócesis de Tui-Vigo tiene dos sedes catedralicias.

Una en Vigo y otra en Tui, al pie de la río Miño,

en la frontera con Portugal.

La catedral de Tui, románica en sus orígenes,

con aspecto de fortaleza militar

jugó un papel importante a lo largo de los siglos.

No solo en el mantenimiento de la fe

sino también en la defensa de la ciudad

en las guerras con los portugueses.

La Concatedral de Vigo, conocida popularmente como la Colegiata,

es obra del siglo XIX.

Se levantó sobre las ruinas de otra iglesia anterior destruida

por la explosión de un polvorín.

La diócesis de Tui-Vigo abarca a media provincia de Pontevedra".

La vida de esta tierra tiene mucho que ver con el emprendimiento.

Mucho que ver con el emprendimiento.

Entonces, creo que nosotros, la Iglesia,

tenemos que adquirir también ese impulso,

lo que nos dice el Papa,

salir.

Esta diócesis, los habitantes, salir.

Tenemos que aprender a salir y meternos en medio de la gente.

Esta es la clave que yo entiendo que la iglesia hoy tiene que ir,

nos llama el Papa a ello.

Hay que salir, hay que estar con la gente, hay que escuchar a la gente,

aquí hay mucho que aprender, mucho que aprender de esta gente,

mucho que aprender.

"La vida en los barcos pesqueros no es tan placentera

como en los cruceros turísticos, y si no,

que se lo pregunten a los marineros y a sus familias.

Las campañas de pesca de altura en alta mar duran entre cuatro

y seis meses y a veces más.

Se trabajan muchas horas seguidas

y durante la campaña los barcos no tocan en puerto.

La Pastoral del Mar de la diócesis de Tui-Vigo

está llevando a cabo

a través del centro Stella Maris una gran labor social

y espiritual con los hombres y mujeres del mar".

Es un mundo muy necesitado de ayuda

y yo creo que la presencia de la Iglesia

es la que al final llega al fondo de los problemas,

simplemente porque habla con la gente.

No hay otro misterio. Estar cerca de la gente.

Alguien que llega de meses, de otro continente,

que llega aquí a Vigo,

o a otra ciudad, Barcelona,

Tarragona, Valencia...

Llega y hay alguien en Stella Maris que lo espera,

le ofrece una llamada a su casa, a su tierra, la compañía,

eso es muy importante.

Eso es lo que realmente debe de preocuparle al apostolado del mar

y a la Iglesia.

"En 1959 se inició la pastoral del mar en la diócesis

de Tui-Vigo con la apertura en Panxón

de una residencia para huérfanos

de pescadores atendida por las Hijas de la Caridad

de San Vicente de Paúl.

El centro Stella Maris está en el corazón del puerto de Vigo.

Más de un centenar de marineros, la mayoría extranjeros,

acude anualmente a solicitar algún tipo de ayuda.

Maricarmen Grobas es la delegada diocesana de Pastoral del Mar".

En la mar hay millones de gente y en la mar no hay iglesias.

No tienen la pastoral que pueden tener en su tierra.

Entonces, cuando vienen a puerto, vienen a Stella Maris.

Es un centro, una oficina,

que les atiende en cualquier problema que ellos tengan,

un problema material, jurídico,

que son muchos porque no se respetan los derechos en la mar.

O simplemente de consuelo, de amistad,

porque están lejos de su casa.

Entonces,

nosotros intentamos hacer lo que dice el Evangelio

que hacía Jesús con la distancia suficiente.

Porque Jesús atendía a la gente que le iba con algún problema

y los aliviaba.

Eso es lo que queremos nosotros hacer aquí en Stella Maris.

Cualquiera que viene con algún problema de la clase que sea,

nosotros queremos que de aquí salga más aliviado.

"Los armadores reclutan marineros para sus barcos en países de África

y Asia.

Con los sueldos muy bajos

que en muchos casos no pasan de los 400 euros al mes.

La contratación se suele hacer a través de agencias intermediarias

que engañan a los hombres con falsas promesas.

La explotación laboral a la que los marineros

están sometidos ha sido calificada

de esclavitud silenciosa del siglo XXI.

La excepción confirma la regla".

Se trabaja 18 horas.

Empezamos muchas veces a las seis o siete de la mañana.

Terminamos muchas veces a la una o dos de la mañana.

Entonces, tenemos cuatro o seis horas de descanso y así.

Sobre todo, esto lo he vivido, lo vuelvo a repetir,

lo he vivido yo,

al arte de la espada me ha tocado vivirlo a mí,

en el arte del arrastre, no lo sé, pero lo que he vivido yo,

lo cuento, 16 o 18 horas trabajando duro.

Yo trabajé de marinero, de cocinero, pero era una buena empresa,

pagaba muy bien,

el armador se llamaba Agustín,

con su hermano y su hijo,

la verdad es que era una buena empresa.

Ganan menos que en tierra,

trabajan cuatro o cinco meses seguidos en la mar, trabajan 18,

19 o 20 horas a fuerza de café.

Te lo dicen ellos.

Un médico del "Esperanza del mar" del Instituto Social de la Marina

dice que muchos accidentes de los que ven ellos en la mar no

son por las condiciones del barco

sino que es por la fatiga y por el agotamiento que presenta la gente

porque ya se sabe que con fatiga se tienen menos reflejos,

se trabaja peor, a fuerza de cafés te dicen de que lo hacen,

los jóvenes de ahora que tienen desde el jueves descanso

y fiesta viernes y sábado,

¿cómo van a estar cuatro o cinco meses en la mar?

Trabajando cantidad de horas,

uno me decía que sabían que era domingo

porque tomaban cocido en la comida,

es lo que les hacía ver que era domingo, si no,

todos los días son igual.

Entonces, y ganando menos que en tierra,

¿cómo los armadores se quejan de que no tienen personal?

Que aún lo dijeron la semana pasada en un congreso. Es normal.

Vienen los extranjeros, que les pagan la mitad.

"La convivencia en los barcos

entre personas de distintas nacionalidades,

lenguas, costumbres y religiones es difícil.

En muchos casos la tensión se hace insoportable.

Pero tienen que sufrirla hasta llegar a puerto".

Imaginémonos cada uno de nosotros durante tres

o cuatro meses en el mar con esa carencia de comunicación,

es muy difícil, siempre el recuerdo de la familia.

Cómo estarán, como tal.

Hoy en día hay comunicaciones, pero no son tantas,

el mar es bastante difícil para realizar ese contacto,

contacto íntimo, personal.

Luego, después, la familia.

Hijos que difícilmente tienen una temporada larga con sus padres.

La madre tiene que hacer de padre y madre.

Es una situación realmente muy difícil.

"El centro Stella Maris es un puerto seguro

para los marineros más vulnerables y desprotegidos,

entre ellos, los extranjeros que al desembarcar

pasan a ser ilegales".

Hay una realidad que nos llega en muchas ocasiones a la parroquia

y son esos inmigrantes que vienen embarcados y al llegar a Vigo,

se quedan, se quedan entre nosotros,

ven una oportunidad para no volver a sus países y entonces,

es una situación en muchos casos irregular.

Eso hace que las instituciones públicas

no los atiendan como sería necesario,

nosotros tenemos que poner mucha más incidencia,

lo hacemos a través de clases de castellano,

otro tipo de atención integral y también lo hacemos

con algún taller como es de carpintería o soldadura

para que puedan incorporarse a otros trabajos aquí.

Aquí, de vez en cuando, si la cosa está un poco tal y eso,

puede pasar allí,

puedo decirle que no puedo pagar la factura de la luz y tal,

o que quiero hacer una cosa para mi hijo

que está en África y tal.

Y si la cosa no me llega y eso, llegó aquí, a veces te ayuda,

con la factura u otras cosas.

La verdad es que aquí ayuda mucho la gente.

"Cristina de Castro lleva 60 años trabajando en la Pastoral del Mar.

En 1991 fundó la asociación Rosa Dos Ventos

para esposas de marineros

que reivindican justicia y dignidad para la gente del mar.

A sus 83 años Cristina sigue luchando contra viento

y marea por la humanización del trabajo en el mar".

Un matrimonio que se casan para vivir juntos,

para tener hijos y para llevar una vida

como lleva cualquier ser humano,

saben que en la vida del mar eso no se puede dar,

porque están separados mucho tiempo,

viven cada uno en un sitio y unas condiciones distintas.

Eso es increíble. Que eso se dé como normal.

Esta gente sufre una barbaridad y sufre cuando su marido marcha

y cuando su marido viene,

sufre porque la educación de sus hijos

no es como tenía que ser.

Sufre por sus hijos, pobres, porque no ven a sus padres en meses.

Echaba mucho de menos mi país, mis hijos sobre todo,

tengo tres hijos.

Mucho de menos, muchas veces...

De impotencia he llorado de no estar.

Perdona.

Y, pues nada,

con el correr del tiempo

ya me iba...

empezando a sentirme bien,

arropado por mucha gente de aquí.

"En un anexo al colegio Apóstol Santiago

de los jesuitas el padre Benito organiza cursos

de formación profesional para gallegos e inmigrantes,

aunque en este curso todos son extranjeros.

Los cursos son de tres meses, con 15 alumnos como máximo

en cada uno.

El padre Benito es un cura obrero

que trabajó en los astilleros de Vigo,

al jubilarse montó talleres de soldadura para jóvenes

que quieren formarse profesionalmente.

Los maestros del taller son voluntarios

jubilados que trabajaron con el padre Benito en los astilleros".

Sentíamos la necesidad de ofrecer a estos chicos,

sobre todo africanos, también algunos de aquí,

sentíamos la necesidad de ofrecerles una oportunidad,

concretamente la soldadura, porque aquí, en Vigo,

es un oficio tradicional por los astilleros,

por una serie de empresas del metal,

sentíamos esa necesidad,

esa llamada, a prestar este servicio a esta gente.

Estamos muy satisfechos

porque no es que encuentren trabajo todos,

porque son cursos de iniciación, algunos sí,

un grupo numeroso ha encontrado trabajo,

pero sobre todo por la atención que se les presta, el respeto,

el cariño con que se crea aquí un ambiente,

no hemos tenido ningún accidente,

ningún detalle negativo para la salud de las personas.

Realmente nos preocupa

que salgan lo mejor preparados posible.

"El Acuarius, el barco que llevaba a bordo

629 personas rescatadas en el Mediterráneo,

de ellas 123 menores no acompañados,

que ningún país quiso recibir,

finalmente atracó en el puerto de Valencia.

A la acogida humanitaria del gobierno

se sumaron varios municipios de España,

el ayuntamiento de Vigo acogió a ocho nigerianos del Acuarius

y el padre Benito les da formación profesional

para que puedan encontrar trabajo".

Tenemos ese grupo de ocho nigerianos

que vinieron en el Acuarius, en el barco Acuarius,

y están atendidos por una organización no gubernamental

que llaman Provivienda.

Y se encargan, como hacen las demás organizaciones,

de prepararles la vivienda, atenderles en sus necesidades,

organizar las clases de español,

buscan también este tipo de complementos

como son cursos

donde vayan preparándose profesionalmente

para cuando tengan los papeles en regla

poder tener también su oportunidad laboral.

"La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Vigo es una parroquia

que ha salido a las periferias para dar

servicio pastoral a su feligresía

y ayuda a las personas más necesitadas de la ciudad".

En la parroquia del Sagrado Corazón de la que yo soy párroco,

es una parroquia de ciudad

aunque tiene incidencia también en el ámbito de inmigración,

una que entra por el mar, otra que está,

es la realidad de la gente,

sobre todo latinoamericanos,

la gente africana o también marroquí.

Tenemos una atención que tratamos que sea integral,

con la acogida,

la trabajadora social, con cada necesidad,

a lo mejor necesidades de servicios básicos en sus casas,

pero también tenemos un servicio como es el ropero.

Que damos un servicio, creo que importante,

para las personas y sus familias, que es el vestido.

Tenemos también clases de castellano

para que se integren con mucha más facilidad,

tenemos el tema de si hacen falta alimentos,

pagar algún recibo del agua o de la luz.

"El ropero parroquial se abrió hace 35 años.

Se surte de donaciones de la gente.

La ropa que no sirve se entrega a Cáritas para su reciclaje.

Más de 800 personas pasan al año por el ropero,

cada una se lleva lo que necesita.

El ropero está abierto los martes de 16:00 a 19:00 de la tarde.

10 voluntarias se encargan de recoger la ropa,

clasificarla y distribuirla".

De fuera muchísima gente y vienen con lo puesto.

La mayoría de la gente, con lo puesto.

Y hay que darlo, cuando lo piden, hay que darlo.

Porque no traen nada,

descalzos y con una sudadera y es lo que traen puesto.

Mucha gente.

Piden en ropa de cama, piden calzado, piden para vestirse,

piden de todo.

El martes pasado tuvimos tres familias de Venezuela

que no traían a nada.

Con niños.

Y venían sin nada.

Hubo que darles de todo, mantas, ropa, ropa de cama, de todo.

Es muchísimo más fácil dar que pedir.

O sea, ellos piden como si dijésemos,

un poco avergonzados de la necesidad que tienen y tú disfrutas dándole.

Siendo simpáticos con ellos, siendo cariñosos,

animándolos a que pidan.

El ropero, por tanto, tiene ese rostro de la vulnerabilidad,

aquí se encuentran todo tipo de inmigrantes,

desde subsaharianos,

marroquíes, latinoamericanos,

y algunas familias también españolas,

pero, como hemos dicho en ocasiones también,

antes era más presencia de españoles

y ahora es más presencia de inmigrantes.

"Asistimos a la clase de español para inmigrantes.

Las clases se imparten tres días

a la semana de 17:00 a 19:00 de la tarde.

Hoy es el primer día de clase para este grupo

de mujeres senegalesas.

Mercedes, la profesora,

les ha pedido que cuenten por qué vinieron a Vigo

y su interés por las clases".

Mi marido lleva 15 años en España.

Yo llegué hace siete meses.

Vengo a clase para aprender a hablar español

y entenderme mejor con la gente.

Llevo en España algo menos de un año.

Vivo con mi hermana.

Quiero trabajar, pero no encuentro trabajo.

Voy a venir a la escuela de Caritas los lunes, martes y jueves.

En clase son muy dóciles y aplicados y muy agradecidos, la verdad.

Sobre todo, son muy agradecidos,

cualquier explicación la agradecen muchísimo.

Voy a hacer sexto, pero estoy en quinto.

Yo sobretodo estoy satisfecho porque el bien que me hacen a mí...

A mí me ayuda muchísimo estar en clase con ellos,

hablar con ellos,

son mis amigos, porque son amigos míos todos.

Y eso para mí es una satisfacción.

Sobre todo, más de lo que yo le puedo enseñar,

es lo que ellos me enseñan a mí.

Enseñan mucho.

"En nuestro recorrido por la Iglesia

en salida a las periferias

llegamos a la Misión del Silencio en el centro de la ciudad de Vigo.

Entre los servicios que ofrece la misión

está el comedor social Virgen de Lourdes.

Cerca del centenar de personas come diariamente en dos turnos.

El 95% son españoles y el resto extranjeros.

La media de edad está en los 50 años.

La hermana Guadalupe es el alma de la Misión del Silencio".

La Misión del Silencio nació para atender a los sordos,

el mundo del silencio, entonces,

nosotros tendríamos a los sordos en todas sus facetas,

faceta evangélica, de catequesis, misa los domingos,

acompañar es al médico como intérpretes, logopedas,

después poco a poco,

el señor nos ha ido poniendo por el camino otras tareas,

un día llegaba una persona, llamaba al timbre

y es que quería comer.

Y le dabas algo.

Otro día otra, otro día otra, y llegó un momento

en el que dijimos: "Es que no puede ser".

Quedó libre un piso donde vivíamos en el primero,

lo alquilamos, invitamos a comer

porque no vienen al comedor, son nuestros invitados.

"La especialidad de la Misión del Silencio

es el respeto y el cariño con todas las personas

que vienen al comedor.

Nuestra cámara incomoda a los comensales

porque no quieren que su familia los identifique.

La comida de hoy consiste en sopa de fideos con pollo,

paella, ensalada, pan y fruta.

A los que no caben en el comedor

se les da una bolsa con comida caliente y bocadillos.

La hermana Guadalupe no consiente que nadie

que llame a su puerta se quede sin comer".

La gente aquí viene muy a gusto.

Y está en casa. Hay gente que viene desde hace muchos años.

No se le pide nada, no se le pregunta nada,

se le respeta y ellos te respetan.

Entonces, creo que si me sintiese en su situación,

aquí podría venir a comer tranquilamente,

yo vendría con tranquilidad a comer a esta casa.

Yo como en esta casa.

Yo como en esta casa, como la misma comida

que comen ellos.

No cabe duda que yo sería más feliz si no hubiera estas necesidades,

eso está claro.

Pero bueno, las hay, vivimos en un mundo de imperfecciones, las hay,

tiene que haber alguien que colabore

y que ayude y que comparta esos problemas y esas necesidades.

Yo intento poner un poco para colaborar

y que lo que se pueda hacer un poco, ayudas a alguien,

a uno, a dos, a tres...

Es una satisfacción.

Marineros en tierra firme y en alta mar.

Marineros,

marineros sin tierra y sin mar.

Marineros,

marineros que esperan que su sueño se haga realidad

en la tierra y en el mar.

Marineros.

Pueblo de Dios - Marineros en tierra

28:58 11 nov 2018

Visitamos Vigo, "Stela Maris", el padre Benito y las Hermanas de la Misión del Silencio.

Visitamos Vigo, "Stela Maris", el padre Benito y las Hermanas de la Misión del Silencio.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Marineros en tierra" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Marineros en tierra"

Los últimos 511 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 26 Ver más