Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5048319 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Jesús abandonado vive en Murcia - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Murcia es el séptimo municipio más poblado de España.

Concentra un tercio de la región

con casi medio millón de habitantes.

El turismo es uno de sus motores económicos gracias al buen tiempo

que disfrutan prácticamente todo el año.

La Catedral de Santa María es el templo principal de Murcia.

Y la sede de la Diócesis de Cartagena.

Muy cerca de aquí, se encuentra Jesús Abandonado.

La Fundación lleva más de 30 años acogiendo a personas sin hogar

y en situación de exclusión social, a orillas del río Segura."

(Música)

La bonanza del comercio,

convive con la sombra del paro y la indigencia.

Un 30% de los murcianos se encuentran en riesgo de pobreza

o exclusión social.

Muchos, acuden a Jesús Abandonado porque han perdido su trabajo

o porque no tienen un techo y una familia que les dé calor,

cuando el frío aprieta."

El fin último de la Fundación Jesús Abandonado

es erradicar la situación de las personas

que se encuentran en la calle, sin hogar.

Nosotros...

Hace más de 20 años estamos en Murcia,

empezamos en un sitio pequeño.

Pero es cierto que la Fundación poco a poco, ha ido creciendo,

tanto en número de personas a las que atendemos,

como el número de profesionales y también en número de voluntarios.

Eso ha hecho que necesitamos unas instalaciones más grandes

y hemos ido evolucionando según los perfiles de las personas

que atendemos.

(Música)

"Trabajar por una inclusión real

y acoger a las personas respetando su dignidad,

porque no la han perdido,

es la misión de la Fundación Jesús Abandonado.

Institución diocesana que cuenta

con la ayuda de la Orden Hospitalaria,

fundada por San Juan de Dios."

Es, digamos,

la obra de misericordia, también, por excelencia.

Dar de comer al que tiene hambre y dar cobijo

y albergue a los que andan por la vida sin techo.

"Por Jesús Abandonado pasan más de 4.000 personas al año.

Es como la gran sala de urgencias de un hospital de campaña,

donde reciben los primeros auxilios materiales,

sin preguntar por su pasado o procedencia."

Las personas que llegan a esta casa,

no te podría decir un perfil concreto, son personas.

En Jesús Abandonado,

no tratamos ni de atender a nacionales,

a personas extranjeras,

con menores sí que no trabajamos, mujeres, hombres, nos da igual,

trabajamos con personas.

-Es evidente que lo importante, tanto para Jesús Abandonado,

como para cualquier otra institución de caridad,

en la Diócesis, es la persona.

Y a la persona que se le acepta, se le quiere,

se le acoge, por lo que es, una persona.

Que es un hijo de Dios para nosotros.

Sea de la condición que sea, del color de piel que sea,

vivan donde vivan o hayan venido de donde hayan venido.

"Antes de ayudar,

hay que escuchar las necesidades

de las personas que acuden a la oficina de atención

y de información."

Hola, buenas tardes.

Vengo a ver si me dan cama y alojamiento.

"La acogida amable es el santo y seña de la casa.

Desde aquí, se les orienta uno a uno,

respetando sus ritmos y tiempos.

Muchas gracias, se agradece, gracias.

(Música)

Cada persona que en entra en nuestra Fundación,

tiene detrás de él un trabajador social.

Todos.

El acompañamiento

que se hace desde la Fundación es un tratamiento digamos, integral.

Es posible que, a lo mejor, antes de conseguir un empleo,

necesites unas gafas, una dentadura, otro tipo de imagen.

Para poder conseguir ese empleo.

"Salir de la marginación no es fácil,

el camino está lleno de prejuicios y dificultades."

Suelen ser personas que han pasado

por un ciclo vital muy complicado,

con diferentes situaciones

que les han llevado a estar en la calle.

O bien ha sido la pérdida de trabajo,

pérdida de vivienda o la pérdida de los lazos familiares

o familiares asociales.

-No he trabajado en mi vida, no me ha gustado que me mande nadie,

nadie.

Entonces, me metí donde me tuve que meter.

En una banda organizada, pero de personas mayores,

y yo era un niño con 16 años.

Y al cabo de un tiempo,

esos señores, era yo el jefe.

Era el que mandaba.

"Juan Carlos Matilla,

se siente acompañado y arropado en una tierra que no es la suya."

Vengo al Centro de Día,

estoy en el Centro de Día tomando un café.

Y luego,

me doy una vuelta por el parque y vengo aquí

a las 12:00, a comer, a esperar la cola.

Pero eso es todos los días.

"Entre los servicios que ofrece Jesús Abandonado,

está el comedor social.

300 personas comen y cenan a diario en el casco antiguo de Murcia,

gracias a la generosidad de personas

y entidades de toda la región."

Actualmente podemos hablar de que, a lo largo del año,

atendemos alrededor de unas 2.700 personas,

solamente en lo que es el comedor social.

Necesitamos unas instalaciones que sean apropiadas para ello.

"300.000 servicios de alimentación al año,

son muchos platos de comida.

Pepe, colgó hace años la chaqueta de banquero

para enfundarse una bata blanca y servir como voluntario."

Tenemos el comedor social,

lo tenemos en el centro de la ciudad.

Ahí se forma una cola de personas,

que, insisto,

personas que tienen la misma dignidad

que cualquier otro ciudadano,

que vienen a satisfacer una necesidad como es el comer.

"La pobreza visible en los centros urbanos,

nos recuerda que aún existen necesidades básicas.

En Jesús Abandonado, reescriben a diario la fábula

de 'La hormiga y la cigarra', para no caer en las etiquetas."

Recuerda que la cigarra cantaba y, mientras tanto, la hormiga,

ahorraba.

Guardaba.

Nosotros decimos que qué hacemos con la cigarra.

Es verdad que estaba cantando en verano, pero hoy,

en invierno tiene hambre.

Nosotros le queremos dar de comer a la cigarra.

Nos importa poco su origen o el origen de su problema.

Pero es que, la hormiga, si le ha salido mal,

si se le ha inundado el hormiguero,

también vamos a atender a la hormiga.

"La presencia de los hermanos de San Juan de Dios

en el comedor social,

aporta una pizca de alegría entre los fogones.

Ayudar a los que más lo necesitan está en el ADN de su vocación.

En la cocina del comedor social,

preparan a diario más de 300 bocadillos que, luego,

se reparten para la cena."

Todas las semanas tenemos actividades marcadas,

lunes, martes, miércoles, jueves y viernes.

Sin embargo, hay actividades que pueden cambiar.

"Las personas sin hogar cuentan con un Centro de Día.

En Murcia, no existe otro igual como el de Jesús Abandonado.

Un refugio abierto los 365 días del año.

Porque ya se sabe que el hambre y el sueño,

no entienden de vacaciones.

Los usuarios se reúnen periódicamente en asamblea

para decidir en común las actividades

que quieren celebrar en las próximas semanas.

Y para resolver los problemas que surgen por la convivencia."

(Música)

"Muy cerca del Centro de Día,

se encuentra el Centro de Empleo y Formación.

El aula está totalmente equipada para impartir certificados

de profesionalidad gracias a los acuerdos

que tienen con empresas de la zona.

En Jesús Abandonado,

imparten cursos de formación para preparar a las personas

que buscan la incorporación al mercado laboral."

Nosotros empezamos en el 2013 con un programa de empleo,

muy básico,

en el que bueno, con las personas de calle, de siempre, sin hogar,

trabajábamos el tema de habilidades sociales.

Personas que no tenían un graduado escolar,

precisan del graduado para tener una formación reglada y oficial.

Que les dé paso a un empleo estable y digno.

A partir del año 2016,

nos dimos cuenta que el perfil se modificaba, cambiaba.

Teníamos a personas que estaban preparadas,

o preparadas para prepararse.

Y, lo que necesitábamos,

era una formación que le diera ese repunte

y que pudieran encontrar un empleo

que realmente les hiciera

y les diera la autonomía de la que precisaban.

"El curso pasado,

nueve personas terminaron las competencias claves

y obtuvieron su primer título oficial.

Este año, han iniciado por primera vez un programa mixto de empleo,

destinado a personas que ya tienen una titulación,

pero que no han logrado un trabajo.

Son 15 usuarios afortunados a los que se les ofrece un contrato

remunerado durante nueve meses."

A lo largo de nueve meses tienen su teoría, por un lado,

tienen la práctica,

pero con el contrato de trabajo desde el primer día.

Con el salario mínimo interprofesional, y con eso,

ya les estás dando la seguridad de una cotización,

de unos ingresos a final de mes y además,

el sentirse ellos que pueden hacer algo y que realmente su fin

no es estar en la cola del paro

o estar en una institución

a la espera de que aparezca un empleo.

No, desde el minuto uno

se están formando y están empleándose.

(Música)

"La inclusión social real y efectiva,

llega cuando consigues un empleo y un sueldo estable.

Y para lograrlo, hay que estar presentables."

Para conseguir ese empleo, es preciso una imagen física.

Cuando una en persona se acerca a nosotros,

siempre hablamos de que tenemos una estructura integral,

cuando una persona se acerca a nosotros es posible

que le falten dientes,

que no vea bien, que no oiga, y que no lleve la ropa adecuada.

Desde aquí, con un equipo de voluntarios,

tenemos odontólogos,

oftalmólogos, un ginecólogo, tenemos un médico de cabecera.

Que nos ayuda con el tema de las medicaciones.

Tenemos psicólogos y psiquiatras.

Es decir, tratamos de hacer un...

al final, una atención de los pies a la cabeza.

-A mí, con cuatro años mi madre me puso el pendiente.

Y me echó gomina.

Y no me dio peine.

¿Cree que, desde pequeño hasta ahora, no he usado un peine?

Nunca.

Nunca, y siempre voy bien vestido,

me gusta usar las mejores colonias.

(Música)

"A 10 minutos en coche del casco histórico,

en la carretera de Santa Catalina,

llegamos al Centro de Acogida de Jesús Abandonado.

Por el Centro de Acogida,

pasan personas que viven en la calle,

en riesgo de exclusión o vecinos del barrio que acuden

porque no tienen un baño o electricidad para lavar la ropa.

En el complejo,

también residen cinco hermanos de la orden de San Juan de Dios.

Que trabajan la hospitalidad con profesionalidad.

En este Centro de Acogida,

llevan haciendo el bien, bien hecho, desde 1992."

Desde nuestro carisma,

nosotros pensamos que esto era una misión

muy Juandediana.

Y a través del Obispo Azagra,

entonces estaba aquí en Murcia la Diócesis de Cartagena,

pues vinimos a Jesús Abandonado.

Casi en su inicio, y desde entonces, estamos aquí.

Atendiendo a los pobres,

a las personas sin techo y todos los programas

que se realizan aquí en la Fundación.

Por eso estamos aquí, de una manera muy sencilla,

pero muy significativa, pienso yo.

"El Hermano Alfredo es trabajador social en Jesús Abandonado.

Fue director del centro hace 20 años, en sus inicios,

ahora regresa para aportar su madura experiencia."

Antes había menos programas porque había menos medios.

Ahora, las circunstancias han cambiado

y hay más medios a nivel de donativos,

a nivel de organización,

a nivel de colaboración con la administración pública...

Se han volcado más medios económicos, por supuesto,

y eso ha dado posibilidad de que se amplíen

los programas de atención para las personas necesitadas.

Desde esta realidad, hospitalaria y de acogida y de saber estar,

me llega siempre también a la mente las palabras

que decía San Juan de Dios, "Que el corazón mande".

Y aquí, en esta fase de mi vida profesional, última ya,

por la edad que tengo,

también noto que es el corazón el que va mandando,

más que la razón,

a veces profesional, que muchas veces tiene que imperar,

pero por mis circunstancias personales veo que es el corazón

el que ahora se deja más imbuir en el hacer de cada día.

"El Hermano Goñi, se encarga de la ropería,

vestir al pobre,

al desnudo,

es la misión que tiene encomendada.

Superado los 80 años, 30 de ellos en Sierra Leona,

tiene fuerzas de sobra para vestir

y calzar a todo el que se lo pida, con ayuda de sus voluntarios.

Primero, separan las prendas por categorías.

Luego, las clasifican, y más tarde,

se almacenan en los espacios reservados en las estanterías.

Cada año,

miles de personas se visten y calzan

gracias a esta ropería de Jesús Abandonado."

(Música)

El centro, acoge también a personas con problemas

de salud mental.

Con enfermedades crónicas

o una edad que no les permiten ser independientes.

Para mantener la mente ocupada,

cuentan con varios talleres de artesanía.

El objetivo,

es que puedan recuperar la salud y los buenos hábitos.

El taller de carpintería,

sirve como terapia ocupacional

a los usuarios del centro de acogida.

Con el trabajo de sus manos,

son capaces de demostrar habilidad y destreza con la madera.

También cuentan en el Centro de Acogida,

con otro taller.

En este caso, de cestería.

Es uno de los que más éxito tiene, nadie se lo quiere perder.

Ana es una de las usuarias

que participa en el taller de cestería.

Es de Cartagena, pero se quedó sin casa

y ahora está en Jesús Abandonado."

Hago cubiertas de ganchillo, hago fundas para los cojines.

Ese es mi trabajo.

Eso hay que hacerlo fabricación por fabricación, coserlo,

después unirlo...

Lleva trabajo, eh.

Pero a mí me gusta, me gusta mucho.

(Música)

"No todos pueden realizar trabajos manuales.

Babacar, es senegalés,

tiene una infección medular

y ha perdido sensibilidad en las piernas."

Yo vine aquí para trabajar,

viene de Senegal a España para trabajar y ayudar a mi familia.

Como yo estoy enferma no puedo hacer nada ahora, es eso.

"Con dos operaciones y cinco tornillos en la espalda,

no puede realizar una de sus pasiones, el deporte.

Ahora, se recupera en Jesús Abandonado

y espera con paciencia un futuro más prometedor."

Es muy difícil, claro.

Es muy difícil.

La cabeza, si tú no haces mucho esfuerzo en la cabeza,

es un problema.

Porque si tú estás aquí sin familia ni nada,

tú estás enfermo y no puedes...

Antes, era una persona fuerte que trabajaba y hacía de todo,

yo solo.

Ahora, tú no puedes hacer nada, es difícil.

"Los Hermanos comparten su carisma hospitalario con los voluntarios

y profesionales del centro."

Intentamos siempre...

formar a los colaboradores, voluntarios,

de manera que,

hagamos una especie de misión compartida

que considero lo más importante que podemos hacer.

Podemos ser muchos o pocos,

pero lo importante es que el carisma

de San Juan de Dios vaya delante

y sigamos atendiendo a todas las personas que lo necesitan.

"Desde la enfermería,

llevan un control cotidiano de las revisiones

y un listado con las medicinas que tienen que tomar,

así no se equivocan."

La verdad es que estás bastante bien.

(Música)

"La psicóloga del centro,

mantiene encuentros periódicos con ellos

para ver su evolución en el centro.

Lo que más necesitan es que se les escuche.

Y eso, ya es mucho."

Aquello que dijimos de darte una vuelta al centro

cuando estuvieras muy nerviosa, respirar profundamente.

-Ahora mejor.

-Muy bien.

-Pero he tenido una época muy mala.

"La pobreza, no da tregua.

En Jesús Abandonado están ultimando nuevos proyectos

para combatir los nuevos desafíos que son los de siempre."

Vamos a...

Estamos en proyecto de abrir una residencia para personas

sin hogar, pero con problemas mentales.

Que ya estamos casi, casi, tenemos el espacio.

Y vamos a iniciar pronto las obras.

Vamos a iniciar también un programa de pisos para mujeres

que están en la calle.

Mujeres sin hogar.

También nos hemos planteado

para un futuro la acogida de inmigrantes aquí en Murcia.

Lo hacemos en otros centros de la Orden Hospitalaria,

hacerlo aquí en la Fundación.

Pensamos que es un tema interesante

y que hemos de colaborar.

"Jesús Abandonado cuenta en Murcia

con más de 200 plazas de alojamiento,

repartidas entre el Centro de Acogida,

las viviendas con apoyo y el albergue que gestiona

la institución."

(Música)

"El proyecto, 'La vivienda lo primero',

'Housing First',

es pionero en Murcia.

Aunque empezó en Estados Unidos,

está destinado a personas en situación de emergencia

y en riesgo de exclusión."

Son sobre todo personas que nunca

van a tener unos ingresos regulares,

que les permitan tener una vivienda para ellos mismos

o el alquiler de una habitación

porque no pueden convivir con nadie.

Entonces, están abocados a vivir en la calle.

Se les facilita esta vivienda y bueno,

el programa es un acompañamiento.

Cada vez que ellos necesitan cualquier cosa, nos llaman,

hay un integrador, un trabajador social, psicólogos,

todo un equipo de profesionales y voluntarios detrás.

Y cada vez que necesitan algo, nosotros, estamos ahí.

En dos años,

podemos decir que el 80% de las personas

que tenemos en ese programa,

están funcionando y han salido de esa situación de calle.

(Música)

He estado casi 20 años viviendo en la calle,

vagando de un albergue a otro.

Prácticamente trabajando sin ningún seguro,

sin ningún tipo de seguridad.

"Miguel Ángel, es uno de los beneficiarios

del proyecto.

Antes de acceder a uno de los pisos,

vivía en la calle.

No quería un albergue porque la convivencia

no era su fuerte.

Cuando le propusieron participar en 'La vivienda lo primero',

no se lo creía."

Pasaron tres años y, me llamaron por teléfono,

me dijeron: "Miguel Ángel,

que tenemos una casa para ti".

Vamos, aquel día fue lo más impresionante

que me habían dicho, casi no me lo creía.

Era, no lo sé, llevaba muchos años en la calle,

me lo habían propuesto y yo la verdad que...

"La salud es lo primero que se pierde en la calle,

cuando duermes sin un techo, las enfermedades

y situaciones no deseadas,

llegan sin avisar."

Hace ya mucho tiempo que también era un gran consumidor de alcohol.

Estuve muchos años en el alcoholismo,

por la mañana tenía que estar con...

con botellas muy fuertes de alcohol.

A mí me preguntaban muchas veces que cuánto consumía.

Yo le decía:

"No es el consumo, es la cantidad de alcohol que consumo".

No es lo mismo 1 litro de vino que cuatro copas de coñac.

"Los que perdido todo se merecen una segunda oportunidad.

La vida te cambia cuando tienes vivienda.

Un espacio donde poder encontrarte contigo mismo."

¿Cómo ha cambiado mi vida?

La libertad.

Lo más bonito.

"153 personas salieron de las calles de Murcia

el pasado año,

gracias a los profesionales y voluntarios de Jesús Abandonado.

Y a los Hermanos de San Juan de Dios.

Hogar, salud, trabajo,

son antídotos muy eficaces para combatir la pobreza

y recuperar a la persona.

Porque la dignidad, como la familia,

es un tesoro en vasijas de barro

que hay que cuidar todos los días del año."

Me tratan muy bien, me llevo muy bien con ellos.

Y allí, tienes que tener una regla, claro,

te tienes que comportar como persona.

Pero estoy muy encantado de haber conocido

a Jesús Abandonado.

-La mejora que nosotros hemos observado, es sobre todo...

Se transforma,

su cara, su persona, se transforma.

En alegría, en reconocer que se les va ayudando.

Notan esa cercanía del día a día.

Ven lograda su dignidad como personas.

Tienen una autonomía y un hogar, no pleno con familia,

pero un hogar donde, ellos con su mascota, muchas veces,

o saber estar autónomamente,

invitarte a comer un día

el hacer ellos la comida,

y estar tú allí con ellos participando.

Todo esto nos llena a nosotros y a ellos, de satisfacción.

"Jesús Abandonado es la prueba de que se puede salir

de la exclusión y la marginación.

Las personas que llegan a la Fundación,

pasan a ser incluidos en la sociedad.

Porque ahora viven bajo un techo,

comen todos los días

y cuidan su salud para poder soñar con libertad."

Cuando una persona tiene un techo,

esta persona siente que ya tiene algo suyo.

Si le das el techo, la comida,

y le ayudas a que pueda ser autónoma buscando un trabajo,

esta persona, se reinserta en la sociedad.

Vuelve a formar parte de la sociedad.

De esa sociedad que le excluyó en un tiempo pasado.

-Son personas muy buenas, excelentes.

Se portan muy bien conmigo, están muy pendientes de mí.

"Abrígate, ponte una bufanda, que no cojas frío".

Están muy pendientes de mí.

Aquí se está muy bien.

-Hoy, soy una de las personas más felices del mundo

porque, después de casi 20 años,

tengo la garantía y la seguridad,

de que ya, nunca más volveré a la calle.

(Música)

Pueblo de Dios - Jesús abandonado vive en Murcia

27:25 10 mar 2019

Documentales y reportajes sobre la vocación misionera de la Iglesia.

Los últimos 513 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 26 Ver más