Dirigido por: Julián del Olmo

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4342281 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Los días más tristes en Turkana - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Pocas veces fuimos a contar una historia

donde no faltará ninguno de los elementos

para hacerla interesante.

Remotas tierras africanas, pueblos autóctonos,

culturas y ritos que sobrevivieron el paso del tiempo,

misioneros entregados a la causa de los más empobrecidos,

pero pocas veces como en esta ocasión nos habría gustado

no tener que contar esa misma historia

porque lleva añadidas sequías, enfermedades,

desastres naturales, hambre.

No fue fácil hacer esta crónica, que parece la del paso atropellado

de los caballos del apocalipsis

sobre las tierras del norte de Kenia.

(Música)

El cielo de Kenia lo cruzan a diario cientos de avionetas que tienen

su base en el aeropuerto Wilson, en Nairobi.

Las grandes distancias y las pésimas carreteras

hacen de las pequeñas aeronaves la mejor solución

para que turistas y trabajadores de organismos internacionales,

entre otros se desplacen por el país.

Joseph Waitaka superior de los misioneros

de la Consolata en Kenia, nos acompaña

y hace de guía en el viaje.

El imponente monte Kenia es un hito que nos avisa

de que si seguimos empeñados en volar en esa dirección

lo que nos encontraremos será la tierra reseca, ocre y sedienta

que cubre gran parte del país.

(Música)

Nuestro destino está a dos horas de vuelo

a orillas del lago Turkana, en el norte de Kenia,

en la pequeña población de Loiyangalani.

(Música)

Hemos venido hasta aquí por una llamada de urgencia,

la que hicieron los misioneros que rigen la parroquia del lugar.

Ante la extrema situación de necesidad de sus habitantes

pidieron a la ONG española, Manos Unidas,

una ayuda de emergencia para distribuir alimentos.

(Música)

En esta ocasión no se trataba de construir un colegio,

un centro de salud u otro de los muchos proyectos

de desarrollo que financia Manos Unidas.

No, se trataba de evitar la hambruna que comenzaba

a hacer estragos hace unos meses.

La llamada de emergencia fue respondida

y los alimentos ya se están distribuyendo a 10 000 familias

por las ocho misiones que los religiosos de la Consolata

tiene en la región.

No hay tiempo que perder y Joseph Waitaka

y el párroco de Loiyangalani, Stephen Mutuky,

emprenden viaje a uno de los poblados

donde se está llevando a cabo el reparto de alimentos.

En poco más de media hora llegaremos a esa comunidad.

Los caminos que cruzan esta tierra de rocas y arena

parece que atravesaran un paisaje lunar.

A no ser por el gran lago Turkana y los pastores

que llevan sus rebaños en busca de la escasa hierba.

Los turkana son un pueblo que tradicionalmente

vive por y para el ganado.

Eso hace que practiquen cierto nomadismo en busca

de los mejores pastos para sus animales.

Aunque habría que hablar en pasado porque la hierba

hace mucho que dejó de crecer por esta zona.

Los años de extrema sequía que sufre la región

han provocado que miles de animales, la única fuente de riqueza

de estas tribus, estén muriendo.

Las consecuencias están siendo terribles.

Por otro lado, el lago está sufriendo el impacto

de la gigantesca presa construida en Etiopía en el río Omo,

el que le surte de agua.

La pesca también se ha visto reducida.

La situación en Loiyangalani que nos llevó a pedir ayuda

a Manos Unidas, es una situación de hambre, de falta de agua,

de imposibilidad de cultivos agrícolas.

Y la gente, por tanto, vive en extrema pobreza y necesidad.

No hay alimentos.

A veces comen una vez al día, a veces cada tres días.

La situación es extremadamente grave.

Además de la promoción humana, hay que ayudar a la comunidad.

La llegada del coche de la misión a la comunidad de Komotevilas

se celebra como todo en estos rincones africanos.

(CANTAN)

Los cantos y danzas rituales expresan la alegría del momento

en medio de la dificultad.

(CANTAN)

Los misioneros han organizado con detalle

la distribución de alimentos priorizando a las familias

que tienen más necesidad.

Maíz, judías, arroz, azúcar, sal y aceite

son los suministros que se van a distribuir

entre las mujeres que llegan al lugar de reparto

y aguardan su turno, pacientemente.

Las madres quieren alimentar a sus hijos pequeños,

pero no hay comida y por tanto no hay leche

con la que amamantarlos.

Por eso llamamos a los amigos, llamamos a Manos Unidas

porque ellos siempre nos echan una mano

y porque realmente necesitamos ese auxilio en Loiyangalani.

Desde el año 2013, he tenido apoyo de Manos Unidas

que ha sido maravilloso y de enorme ayuda.

Manos Unidas ha dedicado algo más de 150 000 E

a esta acción de emergencia solicitada

por los misioneros de la Consolata.

Con esta congregación, con otras y con varias ONGs locales,

Manos Unidas lleva 37 años cooperando

en el desarrollo de Kenia.

Sanidad, educación, proyectos en la periferia

de las grandes ciudades y relacionados con la mejora

de la agricultura, son las grandes líneas de trabajo

de esta ONG católica.

A pesar de no ser una ONG de emergencia,

siempre hay unos fondos para esto y nuestros socios locales,

con los que hemos trabajado ya tantos años,

se acuerdan enseguida de nosotros porque saben

que probablemente podemos responder, nos escriben y nos dicen:

"estamos con un agobio horroroso, ¿podrías ayudarnos

a dar comida a la gente?". Y por supuesto,

lo primero que hacemos es levantarnos e ir a preguntar:

"¿hay fondos de emergencia?" Y si los hay, pues enseguida...

Son proyectos muy ágiles en los que no hace falta

perder mucho tiempo en ellos sino que se estudian

en un momentito y se presentan y se aprueban.

El caso de esta comunidad es especialmente grave

porque a la crisis alimentaria provocada por la falta de lluvia

se ha unido la de una dañina y violenta costumbre

entre estos pueblos, el robo de ganado.

Turkana, Pokot, Karimojong son tribus

que han hecho esto desde siempre.

Aunque últimamente estas prácticas son menos habituales.

Este poblado, esta comunidad, la hemos elegido porque está

especialmente afectada por la sequía, por el hambre.

Además muchos de sus animales los robó otra tribu

y a ellos no les ha quedado nada.

Por eso es bueno estar con ellos y apoyarles en este momento.

Aunque sea un poco, pero estar con ellos en este tiempo.

Es un caso muy especial porque les han robado sus animales.

La otra comunidad también había perdido los suyos,

pero no tenían derecho a hacer esto.

El problema del robo de ganado en estas comunidades es

histórico y cultural.

Ha formado parte de la historia de estos pueblos

y cultural en el sentido de que son pastores

y no se entienden sin animales.

Los animales son valiosos y por ejemplo en los matrimonios

ellos tienen que ofrecer animales a la mujer,

por eso ellos los roban.

¿Solución? Estamos apelando a su corazón.

Nosotros no usamos armas, llamamos a su corazón

a través de los valores del Evangelio.

Esta mañana de reparto de alimentos nos encontramos con varios

profesores de la escuela de Komotevilas.

Ellos también están preocupados por las consecuencias fatales

que está teniendo esta situación entre los más pequeños.

La situación es grave porque los padres no tienen

alimentos para dar a sus hijos, por eso vienen

a la escuela más alumnos.

No hay comida en sus casas y los chicos

vienen porque aquí comen.

(Música)

Una vez que ha terminado el reparto en algunos casos aún queda

un largo camino hasta volver a casa.

(Música)

Este grupo de mujeres tiene que recorrer 5 o 6 km

hasta llegar al hogar donde les esperan sus familias.

La difícil situación a la que se enfrenta

la población que vive en está zona norteña de Kenia

se enmarca en una realidad de cambio climático evidente.

En el periodo que va de 1967 a la actualidad,

las temperaturas medias máximas y mínimas aumentaron entre 2 y 3°.

Y los patrones de las estaciones de lluvia

han ido cambiando considerablemente.

(Música)

El cambio climático está afectando a esta región desde hace dos años.

La gente realmente tiene hambre, pasan dos y tres días sin comer.

Cuando hablas con los niños te dicen que solo

toman agua con alguna hierba, rezan y se van a la cama.

Por la mañana lo mismo y se van al colegio.

(Música)

La sequía, la muerte del ganado y el hambre

han hecho que en este último año hayan aparecido

por el colegio de la Misión varias decenas de niños

que antes no pisaban la escuela.

Las familias, en vista de lo grave de la situación,

han optado por mandar a sus hijos al centro escolar que dirigen

las hermanas de la Consolata en Loiyangalani.

El colegio lo lleva la hermana María Bernarda Roncacci

que hace 11 años que vive y trabaja en Kenia.

Esta religiosa y enfermera italiana estuvo durante 27 años en Somalia

hasta que todas las hermanas tuvieron que salir.

Un ataque con granadas al hospital en el que trabajaba en Mogadiscio.

Y finalmente el asesinato de otra misionera

le obligaron a dejar el país.

Pero María Bernarda no abandonó África ni a los africanos.

Para mí es un misterio cómo viven, porque no hay nada.

La vida es muy dura, sobre todo para la mujer

porque la mujer debe pensar en hacer acopio de leña.

A veces la tiene que recoger muy lejos.

Cuidar de los niños, encargarse de que coman.

Y tantas veces vengo y me dicen hermana, no hay nada, no hay nada.

Y si le ayuda con algo, pero no es la mejor forma de ayudar

porque mañana será lo mismo.

Claro, en el momento de emergencia hay que ayudar,

pero después hay que plantearse otra cosa, no solo dar la comida.

En los condados de Turkana y Marsabit

el índice de escolarización es de las más bajos de Kenia.

Los datos nos hablan que entre el pueblo Turkana

la tasa de analfabetismo es muy elevada.

Desgraciadamente ha tenido que ser el hambre el que empuje

a las familias a enviar a sus hijos al colegio de la Misión.

Más de medio centenar de niños llamaron

a las puertas de la escuela.

La hermana, como no podía ser de otra forma,

les abrió la puerta.

Hemos pensado que lo mejor que se puede hacer

es atender a estos 58 niños.

Además hay otros 33 niños más pequeños

que están en la escuela maternal a los que atendemos

sin que les cueste nada.

Solo tienen que traer el uniforme, es una forma

de que vengan a la escuela y no haya diferencias

entre los pobres y los que no lo son.

Todos van iguales.

Y las madres vienen dos veces al mes a trabajar

en el recinto del colegio

Hacer cualquier tarea de mantenimiento,

comen algo aquí con nosotras, pero de esta forma

son conscientes de que esto no es gratis.

Porque realmente esta gente sufre, y sufre mucho.

Se puede ir a cualquier poblado cercano y se puede ver cómo viven.

Estos que tenemos aquí son los niños que viven en esos poblados.

La pobreza es tanta...

La hermana María Bernarda vio clara la necesidad

que se le presentaba llamando a las puertas de la escuela

y se lanzó a darle respuesta.

Quedaba un asunto no menor, ¿cómo hacer frente a la manutención

de ese medio centenar más de niños y niñas?

Cuando abrimos esta clase había una cierta duda

de si seríamos capaces de llevarlo a cabo.

Hablé con mi superiora, me dijo que sí,

pero ¿cómo vamos a mantenerla?

He visto la providencia, he visto la mano de Dios.

Poco después de abrirla me ha llegado una carta de una persona

que ofrecía 5000 chelines para la escuela y ya me animé

porque vi que el Señor quería que se hiciera esto.

Después una persona que no conozco me ofreció comprar los plátanos

y las galletas para estos niños.

Después alguien del gobierno me ha ayudado con la comida diaria.

Por eso veo la providencia de Dios de una forma maravillosa.

Me dice que no tengan miedo de seguir adelante,

yo digo: "Señor, los niños son tuyos, son pobres,

si tú quieres voy adelante porque si no hay nada

los tengo que enviar a su casa".

Pero la providencia ha llegado y vamos adelante.

(Música)

Stephen, el párroco de Loiyangalani, no para.

Pese a ser una zona poco poblada hay mucho que hacer.

Sobre todo cuando se está atento a la realidad que te rodea.

Los misioneros de la Consolata, muy poco después

de su fundación en Italia, llegaron a Kenia

a comienzos del siglo XX.

La congregación se expandió por todo el país

y es una de las más queridas por la gente de Kenia.

La misión de Loiyangalani se fundó cuando ni siquiera había

una estructura administrativa, pues Kenia se había a independizado

unos meses antes.

Los misioneros llegaron antes que el Estado

y las grandes carencias las han cubierto ellos.

Ese mismo espíritu continúa hoy en día.

Para mí ver esta situación, ver el hambre que hay,

ver a la gente sin alimento, yo soy parte de ellos,

lo siento profundamente.

(CANTAN)

Y es por eso por lo que me comprometí con ellos y con mi congregación,

para buscar ayuda para esta gente.

Estoy con ellos porque son mi gente, visito los poblados

y veo cómo está la situación.

A veces no se pueden poner en pie por el hambre,

sufro por ellos y con ellos.

Stephen nos invitó a la visita que hace con frecuencia

por las familias de la comunidad.

Nuestra sorpresa fue que en esta ocasión le habían llamado

para dar la extremaunción a Rebeca, una anciana cuyas fuerzas

han sido vencidas por la escasez de alimentos.

El hambre silenciosamente va haciendo estragos

entre los más ancianos y los más pequeños.

La celebración del sacramento se hace con la misma naturalidad

con la que se asume en estos lugares la frágil frontera

que separa la vida de la muerte.

Estas personas, antes de la llegada de los misioneros, ya creían en Dios,

el que creó el cielo y la tierra, ya creían en Dios y adoraban a Dios.

Pero tras la llegada de los misioneros

ellos se acogieron a algo nuevo.

Que Dios pasa por nosotros a través de la historia de la humanidad.

Dios es parte de nuestra historia. Pobre, débil y sirviente.

Por eso este pueblo se identifica con Jesús que también sufrió.

De sufrimientos varios, conocen y mucho en el ambulatorio

que la Misión abrió hace años al mismo tiempo que la escuela.

Uno de los grandes problemas de los condados de Turkana

y de Marsabit es la escasez de profesionales sanitarios

y también de lugares donde ser atendidos.

(Música)

La mayor parte de las personas que viven en Loiyangalani

son personas muy pobres.

Muchos de ellos no son capaces de atender y cuidar a sus familias,

proporcionarles alimentos, nutrientes.

Por eso nos encontramos a mucha gente enferma todo el tiempo.

La situación que describe Meshack, el enfermero de Loiyangalani,

se refleja directamente en la patología de la población.

Gran parte de los niños, por ejemplo,

sufren patologías relacionadas con la mala nutrición

y con graves casos de deshidratación,

entre otras cosas, porque la lactancia materna

es casi imposible habida cuenta de la situación de las madres.

Aún así no deja de sorprender la resistencia

de las personas ante la adversidad.

La gente que vive en esta zona es muy fuerte,

realmente son personas muy resistentes

a pesar de las malas condiciones en las que viven.

Son muy fuertes.

Antes de irnos de Loiyangalani hay previsto otro reparto

esta vez en las mismas instalaciones de la misión.

De nuevo se produce el mismo ritual

ante el comienzo de la distribución de alimento.

En un informe publicado el pasado septiembre,

Naciones Unidas ha alertado que la seguridad alimentaria

empeoró gravemente en 2016 en varias zonas del África subsahariana.

Y como el deterioro se ha hecho más evidente en zonas

donde los efectos de los conflictos sobre la seguridad alimentaria

se vieron agravados por sequías o inundaciones.

La situación es especialmente urgente en el este de África

donde una tercera parte de la población pasa hambre.

Este porcentaje aumentó de el 31 % en 2015

al 34 en 2016.

Los turkana no están solos en esta catástrofe.

Hay 23 millones de personas afectadas por la sequía en la región

oriental de África y 15 millones se enfrentan a una situación

de inseguridad alimentaria.

(CANTAN)

(Música)

Las últimas luces del día se posan sobre Loiyangalani

y el sol parece que quiere retirarse a la orilla del lago

cansado de calentar demasiado esta región del norte de Kenia.

(Música)

Sus habitantes no viven su mejor momento,

aunque están acostumbrados a vivirlos muy malos.

Con la caída de la tarde llega la hora de preparar algo de comer,

si es que lo hay.

Alicia es una de las 160 beneficiarias de la ayuda

de emergencia que está ofreciendo la Misión en Loiyangalani

gracias a la solidaridad española.

Nos invita a su casa donde hay fuego encendido, buena señal.

(Música)

No tengo esposo y la verdad es muy duro criar a mis cinco hijos sola.

No sé cómo podríamos sobrevivir sin esta ayuda,

tendría que pedir a mis vecinas.

Parece que a Alicia y a sus vecinos de Loiyangalani

el cielo se les ha puesto en su contra

y por algún lugar se perdieron las nubes que traían el agua.

Tristes días, los más tristes, estos que se viven ahora

en la tierra de los turkana.

(CANTA)

(Música)

Pueblo de Dios - Los días más tristes en Turkana

26:20 03 dic 2017

La grave sequía que afecta el norte de Kenia está provocando la muerte de ganado y una hambruna entre las tribus turkana. Los misioneros de la Consolata han pedido ayuda de emergencia a Manos Unidas para paliar la situación.

La grave sequía que afecta el norte de Kenia está provocando la muerte de ganado y una hambruna entre las tribus turkana. Los misioneros de la Consolata han pedido ayuda de emergencia a Manos Unidas para paliar la situación.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Los días más tristes en Turkana" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Los días más tristes en Turkana"

Los últimos 486 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La larga sombra del Sida

    La larga sombra del Sida

    28:36 15 jul 2018

    28:36 15 jul 2018 Los hospitales de Chokwe y Chalucuane (sur de Mozambique), están regidos por Hijas de la Caridad. Son centros de referencia en el tratamiento del VIH y la tuberculosis. Manos Unidas ha contribuido a mejorar sus infraestructuras.

  • Al sur de Montevideo

    Al sur de Montevideo

    26:07 08 jul 2018

    26:07 08 jul 2018 A las afueras de Montevideo, capital de Uruguay, los dominicos mantienen una red de comunidades de base desde la que ayudan a los más necesitados. Visitas a lo vecinos, clases de manualidades... La ONG Selvas Amazónicas les apoyan económicamente..

  • El agua de la vida

    El agua de la vida

    23:10 01 jul 2018

    23:10 01 jul 2018 A los habitantes del Barrio 2013 de Xai Xai, en Mozambique, el desbordamiento del río Limpopo en 2013 los dejó sin casa y sin agua. Gracias a los proyectos que Manos Unidas ha desarrollado en el nuevo barrio, los desplazados pueden tener acceso al agua potable en sus propias casas.

  • Misión al Sur

    Misión al Sur

    25:47 24 jun 2018

    25:47 24 jun 2018 Hace 94 años que los misioneros combonianos llegaron a Sudáfrica. Contamos el actual trabajo de tres españoles destinados en ese país y en diferentes puestos misionales: Rafael Armada, Mariano Pérez y Vicente Reig.

  • Pobres de lujo

    Pobres de lujo

    26:30 17 jun 2018

    26:30 17 jun 2018 El Albergue de Santa María de la Paz de los Hermanos de San Juan de Dios, en el madrileño barrio de Sanchinarro, cuenta con nuevas instalaciones que a los ¿sin techo¿ les parecen un lujo. El reportaje muestra como una persona puede perder todo en la vida menos la dignidad.

  • Manos Unidas por Kenia

    Manos Unidas por Kenia

    29:12 10 jun 2018

    29:12 10 jun 2018 Manos Unidas lleva muchos años trabajando en Kenia. Visitamos sus últimos proyectos tanto en el mundo rural como en las afueras de Mombasa y Nairobi.

  • Misioneros de frontera

    Misioneros de frontera

    26:52 03 jun 2018

    26:52 03 jun 2018 Juan José Tenías, José Girau y Jesús Ruiz son tres misioneros combonianos españoles a los que visitamos y con quienes compartimos su trabajo cotidiano.

  • 26:06 27 may 2018 "Tejiendo Sueños" es un proyecto de formación y animación de profesores, padres y alumnos que llega gratis, cada año, a los 40 centros educativos más pobres y abandonados del El Salvador con el apoyo de la ONG marista SED.

  • Misión en La Ventilla

    Misión en La Ventilla

    27:31 20 may 2018

    27:31 20 may 2018 En La Ventilla, barrio del norte de Madrid, los jesuitas y la red de voluntarios, desarrollan una labor pastoral, educativa y social desde hace cien años.

  • 26:57 13 may 2018 Al departamento de Alta Verapaz, al norte de Guatemala, llegaron las Carmelitas de la Enseñanza Misioneras hace unos años para hacerse cargo de una capilla en el barrio de Nueva Esperanza, a las afueras de Cobán, y la puesta en marcha de la escuela "Futuro Vivo" en la aldea de Samac.

  • UVA de Vallecas

    UVA de Vallecas

    27:49 06 may 2018

    27:49 06 may 2018 La UVA de Vallecas es un barrio de viviendas sociales, en la periferia de Madrid, con cerca de 8.000 habitantes. La parroquia de San Juan de Dios de la UVA ha apoyado las iniciativas vecinales y municipales destinadas a mejorar la vida de los vecinos.

  • Los maristas del Quiché

    Los maristas del Quiché

    26:53 29 abr 2018

    26:53 29 abr 2018 En 1985, cuando la guerra civil de Guatemala asolaba la región del Quiché, los hermanos maristas decidieron fundar una comunidad en Chichicastenango para animar la pastoral indígena.

  • Dominicas de Salamanca

    Dominicas de Salamanca

    22:16 22 abr 2018

    22:16 22 abr 2018 El monasterio de Santa María de las Dueñas, en Salamanca, fue fundado en 1419. Desde entonces, este lugar de oración y vida contemplativa ha sido habitado por monjas dominicas.

  • La dignidad recuperada

    La dignidad recuperada

    25:10 15 abr 2018

    25:10 15 abr 2018 En Zaragoza, las Hijas de la Caridad, integran varios proyectos para acoger, atender y acompañar a personas en grave situación de exclusión social. Desde el desayuno de la mañana hasta la acogida nocturna, pasando por los centros de día.

  • Guatemala, sed de hogar

    Guatemala, sed de hogar

    24:53 08 abr 2018

    24:53 08 abr 2018 Viajamos a Santa Apolonia, en el altiplano guatemalteco. Conocemos los hogares de Santa María de Guadalupe que, desde hace más de treinta años, dirigen las Hermanas Escolares de San Francisco.

  • Cómo se hace un cura

    Cómo se hace un cura

    27:21 18 mar 2018

    27:21 18 mar 2018 Reportaje sobre los seminarios de Madrid y de Ávila

  • El corazón de Zaragoza

    El corazón de Zaragoza

    24:52 11 mar 2018

    24:52 11 mar 2018 La acción social zaragozana tiene un nombre, Cáritas. Entre los voluntarios y trabajadores atienden 103 puntos de acogida y 11 centros especializados.

  • 23:20 04 mar 2018 Las Oblatas llegaron hace más de 25 años a la ciudad de Bajos de Haina, República Dominicana, para ofrecer ayuda a las trabajadoras sexuales. Los Agustinos Recolets regentan una parroquia allí y tienen un dispensario médico.

  • 24:34 25 feb 2018 Honduras, Mozambique y Bolivia son algunas de las misiones vicencianas que visitamos en este programa, con la ayuda de la ONG COVIDE-AMV.

  • Con los niños de Peravia

    Con los niños de Peravia

    24:03 18 feb 2018

    24:03 18 feb 2018 En República Dominicana, en Baní, en el barrio de los Barracones, visitamos la Escuela Villa David, regentada por las Carmelitas de Orihuela y el Hogar para niñas de la congregación de las Hijas de la Altagracia.

Mostrando 1 de 25 Ver más