Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

5269739 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Curas en el Tajo - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días nos de Dios.

(Música)

(Coro)

"Viajamos a la Alcarria cuando la naturaleza

aún no había despertado de su letargo invernal.

El objetivo del viaje

es conocer la historia de los Monasterios de la Alcarria

y la vida de los curas en las estribaciones

del Parque Natural del Alto Tajo.

(Música)

Iniciamos el recorrido en Brihuega,

donde la presencia de las monjas del Císter en la villa

se remonta a 400 años atrás.

El primitivo Monasterio de Santa Ana estaba en el centro del pueblo

y como amenazaba ruina construyeron uno nuevo

con vistas a la vega del Tajuña.

El traslado fue en 1969."

(LLAMA AL TIMBRE)

-Ave María. -Sin pecado concebida, hermana.

-Hola, buenos días.

-Buenos días, somos los de "Pueblo de Dios"

que venimos a veros. -Muy bien,

ahora mismo les abro la puerta.

-Muchísimas gracias.

-Hola, buenos días. -Buenos días, ¿cómo están hermanas?

-Pues bastante bien, gracias a Dios,

no nos podemos quejar, como dicen ahora.

"El Monasterio forma parte de la historia de Brihuega.

En los momentos de esplendor hubo 24 monjas,

ocho de ellas del pueblo.

Actualmente solo quedan seis,

la mayor de 96 años y la menor de 69,

dos de ellas de Brihuega."

Cuando más monjas ha habido en la Comunidad,

porque siempre ha sido una Comunidad pequeña,

ha sido cuando vinimos aquí, a este Convento,

que va a hacer ahora 50 años que estamos aquí.

Pero en vez de ir para arriba, hemos ido para abajo.

o sea, que ya este Convento que parecía que iba a ser pequeño,

pues se nos ha quedado muy grande ya.

Pero bueno, aquí estaremos mientras que Dios quiera.

"El pueblo ayudó a las monjas en sus necesidades

y estas le prestaron los servicios que estaban en sus manos.

Durante siglo han compartido las alegrías y penas de la gente

y rezado por los vivos y difuntos del pueblo."

Nuestra vida es de alegría porque es de alabanza a Dios,

y la alabanza a Dios, indudablemente que da juventud

a las personas y luego, pues estamos experimentando también

un momento de que, o sea,

tiempos de que en el pueblo pues nos quieren mucho,

nos demuestran mucho cariño, nos ayudan mucho

y bueno pues son momentos de fragilidad,

pues como se está viviendo en muchos sitios,

pues falta de vocaciones, falta de, no sé, pues esto,

también de juventud, pero que también estamos contentas

y estamos viviendo un momento de esperanza.

"La edad no perdona y algunas monjas necesitan ayuda,

como Sor Amelia, que entró al Convento con 21 años

y tiene 85.

Los voluntarios ponen manos y pies a las monjas

y ellas les pagan con cariño y oraciones."

Somos un grupo de chicos y chicas de aquí de Brihuega,

que nos encargamos de ayudarles en todo lo que podemos.

Todos los días bajamos Alicia y yo

a levantar a las mayores, las aseamos,

las bajamos a la Capilla y ya las dejamos allí,

después pues nos encargamos de recoger las habitaciones,

de ayudarlas, me subo al pueblo,

les bajo el pan, les hago la compra

y Alicia se queda haciéndoles la comida.

"Las monjas han hecho de todo para ganarse la vida,

trabajo en la huerta, costura, bordado y planchado.

En la última época trabajaron la cerámica.

Ahora el horno está apagado,

pero aún quedan restos que están a la venta.

(Música)

La iglesia conventual antes se llena de cantos y rezos

varias veces al día,

pero ahora solo sucede en momentos puntuales,

porque la Comunidad está bajo mínimos.

El silencio nostálgico de la hermana también es oración.

El futuro de la Comunidad del Monasterio de Santa Ana

está en manos de Dios.

(Música)

Seguimos nuestra ruta por la Alcarria

y nos detenemos en Yela,

un pueblo que bien merece una visita.

Llama la atención la iglesia románica del siglo XIII,

sobre todo por el claustro, que da prestancia al templo

y belleza a la Plaza de la Olma.

La emigración diezmó la población,

pero el pueblo conserva su encanto.

Dos hijos del pueblo son sacerdotes.

Por el Valle del Tajuña nos dirigimos a Cifuentes,

puerta de entrada al Parque Natural del Alto Tajo.

Cifuentes tiene 800 habitantes y mucha historia a sus espaldas.

Los castillos, palacios, conventos

y la ruta de la lana que pasaba por aquí,

dieron señorío al pueblo.

La Iglesia Parroquial de El Salvador

tiene aires de Catedral,

aquí fue bautizada la princesa de Éboli.

La portada románica del siglo XII es la joya del templo.

Félix Herranz es párroco de la villa desde hace 20 años

y Arcipreste de la comarca.

(Música)

Un grupo de sacerdotes y feligreses de las parroquias cercanas

se han reunido para orar por la paz en el mundo.

La asistencia es muy reducida,

porque en invierno los pueblos están sin gente."

# Y oramos la gracia

# de nunca pecar.

# Y oramos la gracia

# de nunca pecar. #

"En Cifuentes hubo tres Conventos, dos de frailes y uno de monjas.

El de Nuestra Señora de Belén se cerró en 2018,

cuando las tres clarisas capuchinas que quedaban

se trasladaron al Convento

de las clarisas franciscanas de Sigüenza.

El Convento de Nuestra Señora de Belén se construyó en 1945

sobre las ruinas de otro del siglo XVI

que fue destruido en la Guerra Civil.

En 2013, las cámaras de "Pueblo de Dios"

entraron al Convento de Nuestra Señora de Belén

cuando todavía quedaban seis monjas que soñaban

con la llegada de nuevas vocaciones que nunca llegaron."

El cierre siempre de un Convento o de un Monasterio

es un momento de dolor, un tiempo de dolor

para el pueblo,

para la Diócesis y por supuesto para el Obispo.

(Música)

"A pocos kilómetros de Cifuentes está Trillo,

que se localiza a distancia por las enormes chimeneas

de la Central Nuclear que lleva 30 años

produciendo electricidad

y dando trabajo y dinero a la comarca.

Trillo está entre dos ríos,

el Tajo, que discurre por el centro del pueblo

y el Cifuentes, que cae en cascada por detrás de la Iglesia

y muere en el Tajo.

Los ríos dan un toque de distinción al pueblo.

David Layna, el párroco,

fue misionero durante cinco años en la Amazonia brasileña.

Dos días a la semana se desplaza a Sigüenza

para dar clase en el Colegio Diocesano de la Sagrada Familia."

Estamos en el río Tajo,

y los curas tenemos mucho tajo,

En estos pueblos, ¿a qué nos dedicamos los sacerdotes?

A acompañar a la gente, a escucharla, a quererla.

Es verdad que en invierno quedan poquitas personas,

pero también hay que atenderlas

como las atendemos, en las celebraciones,

también el acompañamiento de los enfermos,

los pocos niños que tenemos en el servicio de la catequesis.

Luego en el verano los pueblos cambian,

se llenan, se llenas las calles, las plazas,

también a estos hay que acompañarlos,

porque aquí tienen sus raíces, aquí tienen su historia

y vuelven otra vez a encontrarse con ese pasado

y les ha ayudado pues a lo que son hoy en día.

"A un par de kilómetros de Trillo está el Balneario de Carlos III

que la Guerra Civil arruinó.

En 2005 se construyó uno nuevo para aprovechar las aguas termales,

que desde el tiempo de los romanos aliviaron los males de mucha gente.

Cerca del Balneario está la antigua leprosería de Trillo,

que ahora es una ciudad fantasma.

El sanatorio se abrió en 1943

y se cerró en 2012.

Había 400 enfermos venidos de regiones

donde la pobreza de la posguerra y el clima cálido

eran caldo de cultivo para el bacilo de la lepra.

El estigma de la enfermedad y la exclusión social

que históricamente han padecido estos enfermos,

eran más dolorosos que las lesiones que padecían.

(Música)

La atención religiosa corría a cargo de cuatro frailes franciscanos

y 40 monjas franciscanas de María.

Las monjas hacían de todo,

curaban a los enfermos, suplían la ausencia de las familias,

organizaban fiestas para alegrarles la vida,

preparaban las celebraciones religiosas

y les ayudaban a bien morir."

Aparte de los dolores físicos son los dolores morales,

por el aislamiento de la familia,

muchos han tenido que dejar a sus familiares,

otros ya se han muerto y claro, están completamente solos

y ahora se encuentran aquí prácticamente sin más familia

que entre ellos mismos o con nosotras.

"Entramos al recoleto cementerio

donde reposan los restos de muchas personas

anónimas para la sociedad, pero con nombres y apellidos

para Dios y sus cuidadores.

Dos religiosos y otras dos religiosas

que acompañaron en vida a los enfermos,

los acompañaron también en la muerte.

Descansen en paz.

Esta era la residencia de los religiosos,

las monjas ocupaban el ala derecha

y los frailes el ala izquierda.

Los separaba la Iglesia que compartían con los enfermos.

Cuando la leprosería estaba a punto de cerrarse,

la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha cedió

temporalmente la residencia al obispado de Sigüenza-Guadalajara.

Actualmente es la casa madre de la Comunidad

de la Sagrada Familia,

fundada por el Padre Calos San Félix.

(Música)

El Padre Carlos y el cura de Trillo atienden conjuntamente

a doce pueblos del Alto Tajo con una población que en invierno

no llega a los 700 habitantes.

La Comunidad de la Sagrada Familia cuenta con 22 miembros,

entre ellos siete hermanas y cuatro estudiantes de teología

consagrados a Dios y al servicio de la gente."

Nuestro carisma lo podemos resumir

como ser familia y dar familia humana y divina

en un momento que es difícil

el momento de la familia en el mundo entero, ¿no?

y queremos ser eso, familia humana y divina

para el entorno que nos rodea.

(Música)

En invierno resulta un poquito difícil,

también por la climatología, la nieve, el hielo,

pero bueno, llegamos hasta donde podemos.

Y luego en verano pues también es más ajetreo,

porque se acumulan las fiestas de los pueblos,

las fiestas patronales

y la verdad es que también hacemos mucha carretera,

muchos kilómetros.

(Música)

"Los fines de semana, los dos curas

y la Comunidad de la Sagrada Familia

se encargan de hacer las preceptivas celebraciones religiosas.

Mientras los sacerdotes celebran misa en unos pueblos,

las monjas hacen celebraciones de la palabra en otros.

La hermana Isabel lleva varios años celebrando en La Puerta,

un pueblo de apenas 40 habitantes.

El crestón rocoso que resguarda el caserío

de los vientos del poniente y la Iglesia del siglo XIII,

son sus principales señas de identidad."

Celebramos la liturgia de la palabra,

hacemos unos cantos de entrada

y luego pues se lee la lectura,

algún comentario de la palabra

y luego les doy la comunión

y se finaliza con unos cantos.

Luego salimos y compartimos con la gente,

preguntando cómo ha ido la semana,

cómo está su familia.

"La Puerta es uno de los 180 municipios

de la Guadalajara vaciada.

La gente se resiste a abandonar sus pueblos,

porque su vida y la de sus antepasados

han transcurrido en ellos."

Nosotros tenemos las cabras de hobby,

tenemos los perros de la caza de mi hijo,

tenemos las gallinas

y en el campo sembramos nuestro huerto,

que tenemos de todo en la casa,

¿pues qué pedimos? lo único que pido

es que Dios nos vaya dando salud y ya está.

Lamentablemente es una región bastante despoblada de la provincia

y tiene mucha vida en el verano

y en invierno está bastante pobre de gente,

entonces, nuestra labor fundamental con niños y la familia

y los enfermos es en verano,

el tiempo que va desde la Semana Santa hasta septiembre.

La realidad de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara

fundamentalmente es una realidad rural.

Tenemos más de 300 parroquias en la Diócesis

que son parroquias pertenecientes a pueblos pequeños

dispersos en 10.000 kilómetros cuadrados.

Por lo tanto, la pastoral en estos momentos

plantea fundamentalmente dos problemas:

Cómo anunciar el Evangelio

en unas realidades sin población o con muy poca población,

debido a la emigración acelerada de estos años pasados.

Y en segundo lugar, cómo mantener las Iglesias,

las Ermitas y los cementerios

cuando las parroquias no tienen recursos.

"Nos dirigimos a El Recuenco,

entre la serranía de Cuenca, La Alcarria y el Alto Tajo.

Apenas tiene 15 habitantes,

pero en sus buenos tiempos superó los trescientos.

Tradicionalmente, el pueblo ha vivido

de la explotación del mimbre,

que abundaba en los humedales de la Vega.

Como hace buen tiempo, algunos hijos del pueblo

que viven en Guadalajara y Madrid

han venido a pasar el fin de semana

por eso hay más gente de lo habitual.

Los pueblos se han vaciado, pero no están muertos.

Hoy toca celebración de la palabra

animada por la presencia y los cantos

de las hermanas de la Comunidad de la Sagrada Familia.

La hermana María preside la celebración poniendo alma,

vida, corazón y convicción en sus palabras.

En esta Iglesia se bautizó un hijo del pueblo

que luego sería Obispo en Colombia

y otro que fue sacerdote en la Diócesis

de Sigüenza-Guadalajara."

En general a la gente le encanta que vayamos las monjas

a celebrar a los pueblos,

nos dicen: "Le ponen un toque alegre",

como más maternal y la gente está tomando muy bien

que vayamos por los pueblos a celebrar la liturgia,

porque claro, los Padres no pueden llegar a todo

y sí, tenemos una respuesta muy bonita,

es más, alguna que otra vez han dicho:

"Yo prefiero la celebración de las monjas a la misa"

y decimos que bueno, que eso no es tanto, pero que sí, que yo creo

que está muy bien aceptado.

Me invitaron una vez a una peregrinación

a un Santuario, al norte de Argentina

y ahí tuve una experiencia de Dios tan fuerte, tan fuerte,

de sentir que el amor de Dios me traspasaba,

en un minuto entender cosas que nunca había entendido,

entender que Dios me había creado, que yo era su hija,

que me amaba, que tenía un plan para mí

y ahí empecé a sentir una sed de Dios cada vez más fuerte

y tener un deseo de Dios cada vez más grande

hasta que al pasar los días, al rezar el rosario,

pasar tiempo con la Virgen, ir al Santísimo,

sentí cómo el Señor estaba llamándome a entregarle la vida,

a darle todo.

"La comunión eucarística ha sido en la Iglesia

y la postcomunión, con caldereta de cordero incluida,

en el Centro Social.

Estos detalles comunitarios

hacen grandes a los pequeños pueblos.

La animación de la comida corrió a cargo de los miembros

de la Comunidad de la Sagrada Familia,

que llevan la alegría de Dios en el corazón

y la transmiten a donde quiera que vayan."

# Nosotros que vamos a comer,

# nosotros que vamos a comer,

# nosotros que vamos,

# nosotros que vamos,

# nosotros que vamos a comer. #

Yo creo que ha sido un aire fresco que ha venido a los pueblos,

sobre todo con las hermanas más jóvenes,

pues son muy alegres, cantan,

hay una que ella compone sus canciones

y entonces hay mucha gente que se siente tocada

por esas canciones, en la misa, también en los entierros

y después, también el hecho de venir a los pueblos

y jugar con los niños,

compartir con los jóvenes,

cantar canciones de ellos también,

y después, con la gente también anciana, se siente acompañada,

se siente querida

y yo creo que sí, que está siendo una muy buena experiencia.

(Música)

Siguiendo nuestra ruta por los pueblos del Alto Tajo,

llegamos a Villanueva de Alcorón,

que ronda los 70 habitantes.

La hermana Belu ha venido para llevar la comunión a Jesús,

que desde hace diez años cuida, las 24 horas del día,

a su mujer enferma e imposibilitada."

-¿Qué tal, Jesús? -Hola, muy bien.

-Hola Luisa, ¿qué tal estás?

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo. Amén.

El cuerpo de Cristo. -Amén.

"Zaorejas es la capital del Alto Tajo.

En otro tiempo tuvo más de mil habitantes y ahora no llega a cien.

Acompañamos a las hermanas María y Cori en su visita

a José Luís y a Adela,

que está bajo los efectos de la quimioterapia.

La pastoral de acompañamiento a enfermos y ancianos

ocupa buena parte del tiempo de los sacerdotes y monjas rurales.

(Música)

Estamos de nuevo en Trillo, que tiene 400 habitantes.

Es domingo y la gente acude a la misa de 12 que celebra David.

Trillo es cuna de clérigos notables,

entre ellos un arzobispo castrense cuyas vocaciones

se forjaron en el seno de las familias

y la Comunidad Parroquial."

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Porque Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo.

-Tomad y bebed todos de él,

porque ese es el cáliz de mi sangre,

sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada

por vosotros y por muchos para el perdón de los pecados.

(Música)

La religiosidad de las gentes del Tajo

está en la sencillez,

en torno a la veneración de la Virgen,

en sus diferentes advocaciones y nombres populares

y también en torno a algún santo

y bueno, cito sobre todo a San Antonio,

que de los doce pueblos que llevamos, en diez pueblos

celebramos las fiestas de San Antonio,

¿y en qué se basa esa religiosidad sencilla?

Pues sobre todo en un profundo amor

a Dios a través de los santos,

en sus pequeñas romerías, procesiones,

fiestas donde también se mezcla lo popular,

la tradición, el folklore, los cantos,

las coplas dedicadas a los santos

y luego, ese amor que se ha ido transmitiendo de abuelos a nietos

y que sobre todo, pues la gente incluso siente una gran emoción,

los que han tenido que emigrar cuando vuelven a su pueblo

a celebrar esas fiestas que sus abuelos, o incluso,

lo han vivido de pequeños, vuelven otra vez a su casa,

a su tierra, a su parroquia, a su ermita.

"Trillo es un pueblo abierto,

acogedor y solidario con las personas más vulnerables,

lo fue con los leprosos y ahora con las personas mayores.

En 1996 el Ayuntamiento construyó la Residencia Fuentealegre,

con 75 plazas para personas del municipio y sus pedanías.

El objetivo era que los mayores no tuvieran que salir

del entorno en el que vivieron.

Y se ha conseguido.

La visita de los sacerdotes

y miembros de la Comunidad de la Sagrada Familia,

alegra el espíritu y el cuerpo de los residentes.

A la vista está,

sus visitas semanales son esperadas y agradecidas

porque alteran la rutina de la cotidianidad."

Nuestra presencia aquí en la Residencia Fuentealegre

de Trillo es una ampliación de la labor que estamos haciendo

en la Parroquia y en los pueblos de alrededor.

Les acompañamos con nuestra presencia, nuestra oración,

la celebración de la misa una vez a la semana

y también el rezo del rosario que contamos con la participación

y ayuda de la Comunidad Sagrada Familia.

He tenido que venir a la Residencia porque mi marido se cayó

y ser rompió un tendón y yo no tengo hijos y estamos solos,

entonces, nos hemos venido aquí porque estamos cuidados y atendidos.

"Muy cerca de Trillo están los restos del Monasterio de Óvila,

del siglo XII.

La desamortización de Mendizábal

obligó a los monjes a abandonar el Monasterio

y con su marcha empezó el expolio.

El Estado lo vendió a un particular

y este a su vez lo vendió a un magnate norteamericano

que lo desmontó piedra a piedra

y se lo llevó a EE.UU.

El Monasterio de Óvila es la parábola de la España vaciada

y expoliada, que sigue viva porque la historia de los pueblos

está grabada en las piedras de sus templos y monumentos

y en la memoria de la gente.

(Música)

Pueblo de Dios - Curas en el Tajo

30:28 09 jun 2019

Pueblo de Dios visita los pueblos de la Alcarria, mostrando la España olvidada que queda en sus gentes y en sus monumentos.

Pueblo de Dios visita los pueblos de la Alcarria, mostrando la España olvidada que queda en sus gentes y en sus monumentos.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Curas en el Tajo" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Curas en el Tajo"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Matilde

    Estos pueblos son encantadores al igual que su gente. Los sacerdotes y las Hermanas le ponen mucho amor, alegría y esperanza a las personas que viven allí. Es un lujo ir a rezar con ellos. Lo recomiendo y cuando pueda volveré a visitarlos.

    10 jun 2019

Los últimos 522 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 27 Ver más