Dirigido por: Julián del Olmo

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4515258 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Pueblo de Dios - El corazón de Zaragoza - ver ahora
Transcripción completa

Hace casi 60 años comenzó una historia marcada por la solidaridad.

Por la lucha contra la pobreza,

por el trabajo, por un mundo más justo.

Es la historia de Cáritas Diocesana de Zaragoza.

Las viejas fotos en blanco y negro se vuelven ahora

memoria viva de esa historia.

Muchos ayudaron a construir esa aventura

y muchos tuvieron la suerte de encontrar ese corazón

que ha palpitado con fuerza durante estas décadas.

Hoy en día, la gente de Zaragoza sabe que ese corazón

sigue más activo que nunca.

Cáritas, como una red,

está presente también en los pueblos de la diócesis.

Buena parte del tiempo de una trabajadora social en los pueblos

es en el coche.

Arancha Martínez es la encargada de la zona

de las Cinco Villas y Alagón,

además de una enamorada del mundo rural.

A mí lo que me gusta de los pueblos es el ritmo

que lo marca mucho

el campo, la naturaleza,

lo marca...

Es un estilo de vida, en general,

aunque es verdad que todos nos hemos hecho muy urbanos

en muchas formas de nuestra vida diaria,

pero es verdad que el pueblo, y sobre todo los pequeños,

siguen teniendo esa pauta de vida diferente

y a mí eso me ha hecho...

me ha hecho cambiar muchas cosas de mi propia vida, incluso.

Tiene la facilidad de que la gente nos conocemos mucho.

Es verdad que llevo muchos años,

pero se crea una relación muy maja, muy espontánea, muy natural.

Eso también se lleva al trabajo con las personas con las que estamos.

Arantxa, que pasa gran parte de su tiempo en el coche,

tiene una docena de pueblos que atender, entre ellos Pedrola.

Hola, Arantxa. ¿Qué tal?

Qué frío, ¿no?

Su labor consiste en coordinar y formar los equipos de los pueblos

y desarrollar proyectos que mejoren la vida de sus habitantes.

Yo alimentos les llevé el otro día.

La mayor parte de los pueblos cuenta con un equipo de voluntarias.

En su mayoría son mujeres que dedican unas horas

de su tiempo a Cáritas.

De momento tranquilos porque fue alguien.

En el caso de Pedrola, Cristina, Pilar, Pura y Liliana

se reúnen en los salones parroquiales para trabajar

sobre los casos que llegan cada semana.

La cercanía con que las voluntarias viven su trabajo con la gente

tiene su lado bueno y otro que no lo es tanto.

A mí me ayuda, pero a lo mejor supone el que, como te conocen,

los tengas más cercanos a ti.

Ya no solamente te vienen aquí, al lugar de reunión,

sino que a lo mejor vienen a tu casa a cualquier hora

o cualquier día.

Es lo que lleva que todos nos conozcamos

y saber dónde vives.

-Hablan de otras bolsas de vivienda que hay...

El desempleo o el trabajo muy precario,

junto con la falta de una vivienda digna

son situaciones que llegan continuamente a la mesa de trabajo

del equipo de voluntarias.

Yo tuve problemas en mi casa. Cáritas nos ayudó.

No me arrepiento, ni me da vergüenza decirlo,

porque fue así.

Cuando yo la he conocido desde dentro,

la labor que desarrollan es muy buena para la gente que estamos

en esos momentos mal.

El equipo con el que te encuentras es muy importante.

Porque, el que tú tengas la...

La valentía no, pero, por ejemplo,

que vayas con tu madre, porque aquí vienen niños con sus madres,

y gente joven, y tener la valentía de que en un grupo que apenas conoces,

desarrolles tu problema e irte prácticamente con ganas de volver

y con ganas de volver a contar más cosas

y saber que esa gente está detrás tuya, es muy importante.

Entonces a mí me gusta hacer eso. A mí me lo hicieron sentir.

En todo caso, el papel de Arancha como formadora de los grupos

y coordinadora del trabajo, es fundamental.

La ayuda de Arancha es total.

Si no fuera por ella,

yo creo que nosotros mismos no podríamos resolver.

En cualquier momento, la tenemos cada 15 días,

pero si necesitamos o hay un caso urgente,

a ella enseguida la tenemos aquí.

Continuamente estamos en contacto con ella por teléfono.

A través de la asistenta social también nos tenemos en contacto

junto con ella y Arancha, resolvemos enseguida cualquier cosa.

Pero vamos, Arancha es el pilar.

Es nuestro pilar Arancha. Sí.

Muy contentas con ella.

(Música)

Buenos días. Arancha.

Antes de salir de Pedrola,

siempre hay tiempo para dedicarlo a visitar

a alguna de las familias atendidas por Cáritas.

Mira qué ventana.

La puerta lo mismo.

-Esos cristales que venden...

Los problemas son muchos, y en este caso,

Clara le cuenta sus vicisitudes.

Me trae una poca leña, lo que puede.

En el camión sí que cabe. Pero en los coches...

-¿Tenéis para coger en el monte? -Sí.

Comprarla sería mejor...

-No será buena la leña, pero por lo menos te calienta.

-Por lo menos me caliento.

-La zona que llevamos es amplia,

porque tenemos pueblos que están bastante distantes entre sí.

Ahora, por ejemplo, de Pedrola a Ejea tenemos 45 minutos para llegar.

Es un rato que te sirve para ir pensando,

organizando, ahora voy a este sitio,

tengo que hacer esta serie de cosas,

esto no me ha dado tiempo a dárselo a fulanito,

voy, se lo llevo.

A veces me llevo cosas en el coche,

ahora lo llevo lleno de juguetes para llevar a unos compañeros, en fin.

Es un rato majo. A mí no me cansa.

¿Cuántos críos llevas? -Cinco.

¿Y tú, Virginia? -Yo cuatro.

En Ejea de los Caballeros a Arantxa la esperan un par de voluntarios

del proyecto de apoyo escolar

que se realiza en varios centros del pueblo.

En este caso, vamos al colegio de primaria Ferrer y Racaj.

Miguel Ángel, Virginia y Nuria vienen un par de horas a la semana

a hacer su voluntariado.

Hijos de familias inmigrantes o desfavorecidas

tienen derecho a la integración y a que se cumpla sus sueños.

Mi experiencia como voluntario,

nada más puedo decir que es algo tremendamente positivo.

Es algo que está dando sentido a mi jubilación.

Cuando llego por la noche,

me doy cuenta de que ha sido y ha merecido la pena

hacer este tipo de actividades.

Veo que hay una necesidad

en un número importante de chicos.

Necesitan una ayuda suplementaria.

Yo salto, yo saltaba, yo saltaré. ¿Os dais cuenta?

-Para el centro es fundamental.

De hecho, ya tenemos esta actividad incluida

dentro de nuestra programación general anual.

Todos los años está sistematizada ya

y ya no lo concebiríamos sin este tipo de apoyo, ¿no?

Paso a paso, igual que estos chicos aprenden lengua o matemáticas,

otros jóvenes y mayores avanzan en medio de las inseguridades

y vaivenes de la vida.

Creo que sí que hay pequeñas cosas que merecen la pena

y por eso estamos.

Porque vemos que, en alguna medida,

incidimos en que el mundo cambie a mejor.

Muchas cosas han cambiado y siguen cambiando en el interior

de este edificio de la avenida Juan Carlos I de Zaragoza.

Y mucho tiene que ver con las vidas de quienes lo habitan.

Aquí, en la residencia de Santa Teresa

han encontrado un hogar personas mayores dependientes

y con escasos recursos.

Cuando hablamos de recursos, estamos hablando de económicos,

sociales, humanos.

Personas que están en una situación de soledad y dependencia.

Y que no hay una respuesta por parte de la administración

a estas personas.

Ni tienen tampoco la capacidad económica

para acudir a cualquier otra residencia.

-Hola, buenos días. (RÍE)

-Hola, Alba.

-¿Qué tal?

En Santa Teresa tienen claro que la persona y su dignidad es lo primero.

¿Qué tal todo? ¿Desayunaste bien?

Vale.

Esto no es un aparcamiento, ni un hotel, ni un hospital.

Es un lugar donde la persona cuenta.

(Música)

A las personas hay que tratarlas

con arreglo a las necesidades que tienen.

No con arreglo a la edad que tienen.

La edad lo único que va a hacer es que tenga una cultura diferente

a la nuestra.

Una cultura a la cual nos tenemos que adaptar

y de la cual nos podemos enriquecer, cuidado.

Porque han vivido todo una vida y nuestras personas,

las que han vivido desde la guerra hasta ahora,

nos pueden enseñar mucho, sobre todo de paciencia,

de generosidad y de amor.

Eso hay que escucharlo.

-Ah, no.

Dentro de esa idea de cuidar y respetar a la persona,

la residencia puso en marcha un novedoso y arriesgado proyecto.

Se trata de eliminar las sujeciones que, en otros lugares,

ponen a los mayores.

Otra vez.

-Muy bien.

-El proyecto de "Vivir la vida sin sugestiones",

que es tal y como se llama nuestro proyecto,

viene ya desde 2011.

En 2011 nuestra justicia de Aragón explicó en un librito

que las personas teníamos que vivir en libertad, que era un derecho.

La persona tenía que tener el derecho de si quiere rascarse

la punta del dedo, puede agacharse a hacerlo.

La persona si se quiere levantar del asiento tiene derecho a hacerlo.

Por supuesto, no hablemos nada de las ataduras en muñecas

o la atadura farmacológica que deja a la persona dormida.

Tendremos que adaptar el entorno a la persona,

y adaptarla para que no sufra ninguna caída,

entendiendo que la caída es fisiológica.

Tú te puedes caer, yo me puedo caer.

Podemos hacer hasta un verbo, ¿verdad?

Puede ocurrir, pero tenemos que hacer que esa caída

tenga la menor morbilidad posible, la menor repercusión para la persona.

Y, por supuesto, dejarla que avance por donde quiera

y camine por donde quiera.

Es mucho mayor riesgo una persona que no entiende

por qué tiene un cinturón y por qué la tienen sentada en una silla,

es muchísimo mayor riesgo que tenerla, que se puede levantar

y que a lo mejor no tenga la estabilidad suficiente.

De la otra forma puede irse al suelo con silla y todo.

Eso significa una cultura, un cambio en la mentalidad.

Un no tener miedo.

Hay que convencer a las personas que estamos trabajando,

a los familiares, a la sociedad.

-Hola, buenos días.

Alba Meri ha sido a una de las residentes

a las que se la han eliminado las sujeciones

que la mantenían atada a la silla de ruedas.

Su familia aceptó, no sin preocupación,

la propuesta de la residencia.

Ahora, pasado el tiempo, han comprobado sus ventajas.

Madre, ¿qué tal sin el cinturón? ¿Vas bien?

¿Mejor? ¿Más tranquila? ¿Te gusta?

¿Si te ponemos otra vez el cinturón? -No, no, no.

-Vale, solo era un decir.

-Ha sido bueno.

Ella empezó a colaborar más. Se sentía más libre.

Con más capacidad de movimiento. Le ha venido bastante bien.

Y le gusta.

Ha sido un buen proyecto, me parece a mí.

Que no se sientan tan atados y con un poco más de libertad.

-Esta señora, Leonor, es una residente

que no tenía capacidad por ella misma de caminar.

No puede levantarse por sí sola.

Pero hemos comprobado que alguna vez trataba de levantarse de la cama.

Entonces, para ella la barandilla le limitaba esa capacidad,

y la libertad y decisión que ella tenía de levantarse.

Además, le podía suponer una caída.

Así que decidimos retirar la contención,

pusimos unas colchonetas para tratar de evitar esa caída,

y en caso de que se cayese,

que las consecuencias fueran lo más leves posibles.

Con la barandilla retirada sí que quería levantarse de nuevo.

Pero no ha llegado ni a caerse, y, desde luego,

no ha habido ninguna consecuencia.

Creo que ella está más tranquila.

-Vamos, Enrique, muy bien.

Cáritas en Zaragoza cuenta nada menos

que con 1100 personas voluntarias.

82 de ellas acuden a Santa Teresa.

Juan y María Ángeles son dos veteranas

en esta tarea de hacer más llevadera la vida de los residentes.

Yo tuve a mi madre enferma mucho tiempo en el hospital.

Ahí me di cuenta de la soledad de la gente mayor.

Entonces me propuse que cuando mi madre falleciera,

aparte de que una auxiliar era voluntaria de esta residencia.

Entonces vino todo... Así, seguido.

En cuanto falleció mi madre, vine aquí.

Es una experiencia muy gratificante.

Llega un momento en que también...

Yo no me siento voluntaria, me siento parte de esta familia.

De hecho es que las quiero un montón.

Son muchos años. No sé.

Te vas encariñando con las personas y es algo muy bonito.

Llegó la hora de comer y el momento de irnos de esta casa.

Hace 40 años que Cáritas de Zaragoza creó su primera residencia

para personas mayores

y para quienes sufrían enfermedades crónicas invalidantes.

Cuatro décadas después,

el sello de calidez y calidad sigue presente,

y así lo sienten quienes viven el último tramo de sus vidas.

(Música)

Una característica de esta institución

es su extendida presencia por toda la diócesis.

Cáritas cuenta con más de 100 lugares de acogida

en la ciudad y los pueblos.

Como consecuencia de este trabajo,

casi 12 000 personas son atendidas.

Cáritas en Zaragoza tiene un impacto enorme en la ciudad.

Tiene casi 60 años de historia.

Es un poco la referencia de la acción social.

Incluso yo diría que es la referencia del nacimiento de las políticas

sociales públicas.

Las primeras políticas sociales, por ejemplo,

en el plan de la vivienda que se hace en Zaragoza,

nace fundamentalmente de Cáritas.

Luego es el ayuntamiento que toma la iniciativa.

Ya sabes que estamos cultivando en ecológico desde el principio.

Vamos a ver por qué nuestra huerta lo es.

Uno de los centros especializados en la intervención social

es este de San Nicolás.

Otras más fósforo y otras más potasio.

Aquí se trabaja con personas y familias,

cuyos problemas de salud, vivienda, empleo, formación o soledad

los ha hecho estar en situación de exclusión social.

Una de las muchísimas actividades que realizan las personas

que acuden aquí tiene lugar a muy pocos metros

la propia sede del centro.

Hola, buenos días. ¿Qué tal?

Se trata de un espacio que pasa desapercibido,

pese a estar en pleno casco histórico de Zaragoza.

El huerto de San Nicolás, en el monasterio de la resurrección.

(Música)

La fundación del monasterio tiene su origen

a principios del siglo XIV,

cuando se crea una comunidad de religiosas

de la orden del santo sepulcro,

que se instalaron en unas casas sobre la vieja muralla de la ciudad.

Aquí continúan, siete siglos después,

las actuales canonesas.

Tuvimos un capítulo general en el 2011,

que se tituló el capítulo

"Tejer solidaridad con nuestro planeta nuestro entorno".

Una de las ideas era también poder compartir

con otras actividades del barrio algún proyecto común,

con el cuidado de las personas y el cuidado de la tierra.

Cáritas en ese momento, el centro de San Carlos

estaba buscando también un lugar donde hacer un huerto ecológico.

Se juntaron las dos ideas, los dos proyectos.

Pudimos iniciar el huerto de San Nicolás

en el terreno que está aquí, junto al monasterio.

Como cuentan en Cáritas,

el huerto tiene vida propia tres días a la semana.

En cada una de estas jornadas,

una docena de personas trabaja en colaboración.

Participantes, voluntarios y educadores

han encontrado aquí un lugar donde poner en práctica

habilidades y relaciones fraternas.

La actividad de un huerto mejora la autoestima de la persona,

porque realmente se enfrentan un proceso completo

en el que ven el final.

Desde una semilla, ven una hortaliza o una verdura.

Ellos han participado en todo el proceso y mejora su autoestima.

La actividad de huerto también tiene la capacidad

de trabajar sobre la organización.

Sobre las responsabilidades.

Hay un trabajo que hay que organizar de principio a fin.

Unas normas, una secuencia para realizar cada actividad.

Hay que tener ese cuidado y organización de las herramientas.

Favorece la socialización porque trabajan en equipo

y, por supuesto, la sensibilización y la formación

sobre el cuidado del medio ambiente.

-Una experiencia muy buena.

Es una de las maneras de tener algo que hacer

mientras no hay nada que hacer.

Yo soy un parado de larga duración, claro.

Estoy en el paro... Ya siete años.

Como en tantos proyectos de Cáritas, aquí también acuden voluntarios.

Mariano, desde que se jubiló como profesor,

ha encontrado un motivo más para disfrutar

de esta nueva etapa de su vida.

Ganas más que pierdes.

Aunque ahora en invierno pasas mucho frío,

pero muy bien, oye.

Te hace ver la vida de otra forma, de otra manera.

Sus problemas, los que te lo cuentan.

Al proyecto del huerto acuden personas del centro de San Nicolás

y otras con enfermedad mental,

que son atendidas en el centro de rehabilitación

psicosocial de San Carlos.

Es una actividad supercompleta porque nos permite trabajar

a nivel cognitivo, a nivel afectivo, a nivel físico

y a nivel social.

Creo que todo el mundo tiene una idea de lo que es la enfermedad mental.

Ya sabéis que a nivel cognitivo hay un deterioro

de las funciones del pensamiento.

La memoria, la atención, la concentración.

El trabajo que se hace en el huerto, por ejemplo, a la hora de recordar,

conocer los nombres de las plantas, las plagas,

incluso la secuencia de la plantación de una lechuga,

ese proceso cognitivo ayuda a que ese deterioro mejore.

A nivel físico, creo que no hay que explicar mucho,

porque ya nos habéis visto cogiendo la azada, agachándonos.

El cuerpo se va flexibilizando.

A nivel psicológico y afectivo,

es una actividad en la que se trabaja en grupo,

en la que hay una relación entre los compañeros.

Solamente estar aquí, al aire libre, en este huerto urbano,

hace que la ansiedad, el estrés que pueden tener habitualmente,

disminuya.

-Anda, mira. ¿Paramos aquí un segundo?

Quería mirar una cosa de regalo.

A ver.

Hala, qué chulo, ¿no?

Cerca del huerto de San Nicolás y,

por seguir con el periplo por la obra de Cáritas en Zaragoza,

nos pasamos por La Artesa,

una tienda de artesanía especializada en comercio justo.

Hola, buenos días.

¿Os podemos ayudar en algo?

-Sí, buscamos un regalo para unas amigas.

Algo un poco distinto.

-¿Conocéis un poco el concepto de la tienda

o el porqué de la tienda?

Aquí nos recuerdan también la vocación de cooperación

internacional de Cáritas,

a la vez que es un escaparate de productos solidarios.

Lo que queremos es mostrar la realidad

de lo que hay detrás de los productos que vendemos.

Si os dais cuenta, hay un poquito de todo.

Nosotros trabajamos artesanía.

La tienda es única y exclusivamente artesanía,

y tenemos como dos partes.

Por un lado es el comercio justo,

lo que os decía, con todas las cooperativas con las que trabajamos,

en este caso tenemos de Perú, de Bangladesh,

Mauritania y Palestina.

También es una tienda solidaria,

porque no solo vendemos productos de comercio justo,

sino productos realizados aquí,

en alguno de los proyectos que acompaña también

Cáritas Diocesana de Zaragoza.

58 años después de su fundación,

Cáritas Diocesana de Zaragoza sigue empeñada

en estar junto a quienes los vaivenes de la vida

les golpean con más dureza.

Pase lo que pase, no les dejarán solos.

El corazón sigue latiendo con fuerza.

(Música)

Pueblo de Dios - El corazón de Zaragoza

24:52 11 mar 2018

La acción social zaragozana tiene un nombre, Cáritas. Entre los voluntarios y trabajadores atienden 103 puntos de acogida y 11 centros especializados.

La acción social zaragozana tiene un nombre, Cáritas. Entre los voluntarios y trabajadores atienden 103 puntos de acogida y 11 centros especializados.

ver más sobre "Pueblo de Dios - El corazón de Zaragoza" ver menos sobre "Pueblo de Dios - El corazón de Zaragoza"

Los últimos 478 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Misión en La Ventilla

    Misión en La Ventilla

    27:31 pasado domingo

    27:31 pasado domingo En La Ventilla, barrio del norte de Madrid, los jesuitas y la red de voluntarios, desarrollan una labor pastoral, educativa y social desde hace cien años.

  • 26:57 13 may 2018 Al departamento de Alta Verapaz, al norte de Guatemala, llegaron las Carmelitas de la Enseñanza Misioneras hace unos años para hacerse cargo de una capilla en el barrio de Nueva Esperanza, a las afueras de Cobán, y la puesta en marcha de la escuela "Futuro Vivo" en la aldea de Samac.

  • UVA de Vallecas

    UVA de Vallecas

    27:49 06 may 2018

    27:49 06 may 2018 La UVA de Vallecas es un barrio de viviendas sociales, en la periferia de Madrid, con cerca de 8.000 habitantes. La parroquia de San Juan de Dios de la UVA ha apoyado las iniciativas vecinales y municipales destinadas a mejorar la vida de los vecinos.

  • Los maristas del Quiché

    Los maristas del Quiché

    26:53 29 abr 2018

    26:53 29 abr 2018 En 1985, cuando la guerra civil de Guatemala asolaba la región del Quiché, los hermanos maristas decidieron fundar una comunidad en Chichicastenango para animar la pastoral indígena.

  • Dominicas de Salamanca

    Dominicas de Salamanca

    22:16 22 abr 2018

    22:16 22 abr 2018 El monasterio de Santa María de las Dueñas, en Salamanca, fue fundado en 1419. Desde entonces, este lugar de oración y vida contemplativa ha sido habitado por monjas dominicas.

  • La dignidad recuperada

    La dignidad recuperada

    25:10 15 abr 2018

    25:10 15 abr 2018 En Zaragoza, las Hijas de la Caridad, integran varios proyectos para acoger, atender y acompañar a personas en grave situación de exclusión social. Desde el desayuno de la mañana hasta la acogida nocturna, pasando por los centros de día.

  • Guatemala, sed de hogar

    Guatemala, sed de hogar

    24:53 08 abr 2018

    24:53 08 abr 2018 Viajamos a Santa Apolonia, en el altiplano guatemalteco. Conocemos los hogares de Santa María de Guadalupe que, desde hace más de treinta años, dirigen las Hermanas Escolares de San Francisco.

  • Cómo se hace un cura

    Cómo se hace un cura

    27:21 18 mar 2018

    27:21 18 mar 2018 Reportaje sobre los seminarios de Madrid y de Ávila

  • El corazón de Zaragoza

    El corazón de Zaragoza

    24:52 11 mar 2018

    24:52 11 mar 2018 La acción social zaragozana tiene un nombre, Cáritas. Entre los voluntarios y trabajadores atienden 103 puntos de acogida y 11 centros especializados.

  • 23:20 04 mar 2018 Las Oblatas llegaron hace más de 25 años a la ciudad de Bajos de Haina, República Dominicana, para ofrecer ayuda a las trabajadoras sexuales. Los Agustinos Recolets regentan una parroquia allí y tienen un dispensario médico.

  • 24:34 25 feb 2018 Honduras, Mozambique y Bolivia son algunas de las misiones vicencianas que visitamos en este programa, con la ayuda de la ONG COVIDE-AMV.

  • Con los niños de Peravia

    Con los niños de Peravia

    24:03 18 feb 2018

    24:03 18 feb 2018 En República Dominicana, en Baní, en el barrio de los Barracones, visitamos la Escuela Villa David, regentada por las Carmelitas de Orihuela y el Hogar para niñas de la congregación de las Hijas de la Altagracia.

  • 26:26 11 feb 2018 Manos Unidas lleva 38 años apoyando proyectos de desarrollo en Kenia. Visitamos dos de ellos a las afueras de Nairobi. El Hospital Comunitario Sant Francis y el centro para niños de la calle de los Misioneros de la Consolota.

  • Tesoro en vasija de barro

    Tesoro en vasija de barro

    28:49 04 feb 2018

    28:49 04 feb 2018 La Iglesia, desde sus orígenes, se ha ocupado de los enfermos. Congregaciones religiosas abrieron centros de salud para atender a los más desvalidos. En España, 53 hospitales católicos atienden a más de un millon de personas al año. Visitamos algunos de los más relevantes de la Comunidad de Madrid.

  • 27:40 28 ene 2018 Kenia declaró la gratuidad de la enseñanza en primaria y secundaria, pero la Educación sigue necesitando ayuda para mejorar su calidad. Manos Unidas lleva 38 años apoyando proyectos educativos en Kenia. Viajamos por todo el país, de la mano de esta ong, para conocer tres escuelas muy distintas.

  • De Orihuela al Caribe

    De Orihuela al Caribe

    25:18 21 ene 2018

    25:18 21 ene 2018 "Lleguemos donde otros no pueden llegar". Ese es el lema que Las Carmelitas de Orihuela llevan a cabo en República Dominicana desde 1949.

  • 24:54 14 ene 2018 Cuando David Martínez de Aguirre llegó a la misión de Kirigueti, en Perú, vio cumplido su sueño de ser misionero en la selva amazónica. Con él grabamos éste reportaje que recuperamos con motivo de la próxima visita del Papa Francisco a aquellas tierras en donde David es ahora el obispo.

  • 28:59 17 dic 2017 El monasterio Sancti Spiritus de Toro (Zamora) fue fundado en 1316. Actualmente viven nueve monjas dominicas que compaginan la oración y la contemplación con la fabricación y venta de dulces artesanos. En el reportaje se muestra su vida diaria y se recogen varios testimonios de las religiosas.

  • 27:19 10 dic 2017 La misión de Waterval se encuentra al noreste de Sudáfrica, a más de 400 kilómetros de Johannesburgo. Los misioneros combonianos llegaron hace casi un siglo a estas tierras. Desde entonces no han dejado de acompañar a la minoría católica y de preocuparse por los más pobres.

  • 26:20 03 dic 2017 La grave sequía que afecta el norte de Kenia está provocando la muerte de ganado y una hambruna entre las tribus turkana. Los misioneros de la Consolata han pedido ayuda de emergencia a Manos Unidas para paliar la situación.

Mostrando 1 de 24 Ver más