Dirigido por: Julián del Olmo

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

4049599 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Clase de Solidaridad - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Granada, la lujosa ciudad palatina del reino nazarí,

tiene arte y belleza en la Alhambra.

Tiene duende en el barrio del Albaicín

y grandeza en su gente,

mezcla de razas y culturas de ayer y de hoy.

(Música)

"Pueblo de Dios" ha venido a Granada

para asistir a las clases de solidaridad,

teóricas y prácticas,

que los hermanos maristas imparten en el colegio la Inmaculada

y en los barrios populares de La Chana y Casería de Montijo.

Son clases que abren la mente y el corazón de jóvenes y mayores

para que la fraternidad y la solidaridad

sean norma de vida para todos.

Los hermanos maristas llegaron a Granada en 1927

para dedicarse a la educación de la infancia y juventud.

90 años después,

aquí siguen ejerciendo su vocación docente en el colegio la Inmaculada,

que tiene 950 alumnos de Primaria, Secundaria y Bachillerato.

En el proyecto educativo marista,

la solidaridad es asignatura de obligado cumplimiento.

El colegio está comprometido con dos obras sociales en Granada:

"Tierra de todos", en el barrio de La Chana,

y "Alpargate", en el barrio de Casería de Montijo.

Siguiendo el carisma de Marcelino Champagnat,

en el colegio tratamos de dar a los alumnos una educación integral.

Pero no nos preocupamos solamente de una formación académica,

que es muy importante,

sino también de unos valores humanos y cristianas

que ayuden a desarrollar la personalidad de nuestros alumnos.

Un aspecto fundamental que tenemos en el colegio

es la solidaridad.

Y por eso, la comunidad educativa, los hermanos, los profesores, todos,

nos esforzamos en ser ejemplo

y dar testimonio con nuestra vida de esa solidaridad.

Estamos en La Chana,

un barrio popular en el noroeste de la ciudad

con un alto grado de mestizaje de razas y culturas

debido a la inmigración.

La comunidad marroquí es la más numerosa,

pero también hay muchos senegaleses, nigerianos y rumanos.

Los hombres trabajaban en la construcción,

pero la crisis los dejó en el paro.

Las economías familiares dependen, en gran medida, de las mujeres.

Muchas de ellas empleadas en el servicio doméstico.

(Música)

Es la hora de entrada a los colegios.

El colegio público Santa Juliana

tiene 300 alumnos de Infantil y Primaria.

El 50 % de ellos hijos de inmigrantes.

Los inmigrantes han aportado población al barrio,

sobre todo niños.

La asociación "Tierra de Todos" vinculada al colegio marista,

realiza en este colegio público actividades educativas y de ocio

con niños y niñas del barrio.

El proyecto marista "Tierra de Todos"

es un proyecto que nace de un grupo de personas

pertenecientes al colegio marista de Granada

compuesto por algunos profesores, antiguos alumnos,

y había un interés de crear también una línea de trabajo en lo social.

Y decidimos apostar por un barrio concreto,

por el barrio de La Chana,

y a partir de ahí empezar a trabajar con familias.

¿Qué tipo de familias?

Pues un perfil de una realidad bien distinta

a las familias que tenemos en el colegio marista de Granada.

Dejamos a los niños en clase y acompañamos a un grupo de madres

que participa en el programa "Contigo aprendo".

Vienen a aprender español

en la sede de la asociación "Tierra de todos".

Hola. -Hola, buenos días.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Muy bien.

-¿Qué tal? -Bien, ¿y tú?

La asociación tiene su sede

en la antigua casa del guardagujas de Renfe

cuando el tren pasaba por La Chana.

Ahora, la casa es del ayuntamiento y se ha cedido a la asociación.

Buenos días.

Vamos a empezar a leer algo de nuestra ciudad, Granada.

Venga, empieza tú. -Vale.

(LEE) "En la Palacio de la Alhambra de Granada

destaca la fuente de los

dos leones". -Sigue.

Las clases de español se imparten en grupos reducidos.

Entre otras razones, por falta de espacio.

Los alumnos, la mayoría mujeres,

son inmigrantes que quieren prepararse

para pasar el examen de nacionalidad.

¿Alguna palabra que no entiendas?

-Nosotros ofrecemos este servicio en horario de mañana

por la conciliación familiar,

porque, sobre todo, también tenemos muchas mujeres

que vienen buscando clases de español en horario de español

ya que los niños están en el colegio.

Y tenemos dos niveles,

desde alfabetización,

vienen del árabe y no conocen nuestro alfabeto,

hasta personas como Aliou,

que ya tienen un nivel un poco más avanzado

y quieren perfeccionar su uso del castellano

para encontrar un trabajo.

-¿Qué tal? -Bien.

Me llamo Aliou Joussouf. -Yo soy Sara, encantada.

Sara, la coordinadora de la asociación,

atiende a los inmigrantes que vienen a pedir información

sobre recursos sociales, orientación laboral

y asesoramiento jurídico.

Aliou es de Guinea Conakri.

Lleva un año en Granada.

Es biólogo y habla varios idiomas.

Yo he venido aquí en...

A "Tierra de todos"

para ayudarme a aprender la lengua

porque todo puede empezar para la lengua.

Si tú sabes hablar español,

tú puedes conseguir muchas cosas.

Y ahora yo hablo francés e inglés.

Cuando yo voy a hablar español bien,

escribir y entender bien, yo puedo conseguir muchas cosas.

-"Tierra de todos" lleva ya trabajando cuatro años en el barrio.

Entonces, muchas veces nos llega gente

porque se lo han recomendado familias que ya están con nosotros

en una de nuestras actividades.

Tenemos el programa de empleo,

donde trabajamos el tema de orientación laboral.

Aparte de eso,

sobre todo, principalmente,

trabajamos en actividades de tipo educativo,

ya que, bueno, venimos de un colegio.

Las actividades educativas están destinadas tanto a niños,

como a jóvenes, como adultos.

-Estoy estudiando

y necesito algo de apoyo.

Por ejemplo, hay algunas asignaturas

que me cuesta el tema de idioma, que me cuesta entenderlas,

entonces, yo hablo con ellos

para que me busquen algún voluntariado que me eche una mano

y para poder resolver las dudas que tengo.

Por la tarde, cuando acaban las clases

en el colegio público de Santa Juliana,

más de 60 niños de 10 nacionalidades

participan en las clases de refuerzo de escolar.

Esta actividad está dentro del programa Contigo Aprendo,

que promueve la Asociación Tierra de Todos.

El director del colegio ha puesto a disposición de la asociación

un par de aulas y el patio para que realice sus actividades.

Son alumnos que carecen de espacio en sus casas

para hacer los deberes o tienen problemas de aprendizaje

y sus padres no pueden ponerles un profesor particular.

Somos conscientes de la complejidad

que tienen nuestras familias y nuestros alumnos,

porque el primer problema al que se enfrentan

es que sus padres tienen dificultad con el idioma.

Muchos llevan o poco tiempo en nuestro país

o no han tenido la oportunidad de poder aprender.

Por lo tanto, nosotros estamos aquí

para apoyar y reforzar la parte académica,

ya que es uno de los mayores problemas

a los que se enfrentan los niños.

Por lo tanto, en apoyo de escolar lo que intentamos

es hacer una continuidad con el colegio.

La clave que tenemos es que contactamos con los tutores

para ver cuáles son las dificultades

a las que se enfrentan nuestros alumnos e intentar reforzar.

(Música)

Las clases de refuerzo escolar son de dos horas,

de 16:00 a 18:00 de la tarde de lunes a jueves.

Los voluntarios son pieza clave

porque hay que estar muy encima de los niños

para que se centren en el estudio

y la asociación apenas tiene personal contratado.

Cada día vienen seis voluntarios, la mayoría universitarios

que estudian Ciencias de la Educación.

El tema del voluntariado yo lo empecé en Úbeda,

donde hacía voluntariado con los jesuitas.

Entonces, al llegar a Granada, un poco buscando,

también con la ayuda de una compañera de clase

conocimos el voluntariado que tenían los maristas

y, como nos gustan los niños, estudiamos Educación Social,

nos interesó el tema y decidimos unirnos.

Y, la verdad, estoy muy contenta

porque los niños se hacen querer

y te das cuenta que el trabajo que dedicas,

al final, tiene su fruto y ves cómo cambian.

No sé, a mí me gusta mucho.

(Música)

Buenas tardes.

Deciros que en Tierra de Todos

vamos a empezar con la reunión de escuela de familias.

Continuamos, si os parece...

Algunas madres aprovechan

que sus hijos están en clase de refuerzo escolar

para asistir a la escuela de familia que la asociación

ha abierto en el centro de servicios sociales del barrio,

al lado del colegio de Santa Juliana.

Hoy han venido cinco madres marroquíes y dos cubanas

que están encantadas con Tierra de Todos

porque, con su apoyo, sus hijos aprueban los cursos

y a ellas les enseña a educarlos mejor.

Estamos muy contentos en Tierra de Todos

porque ayudan a los niños y les enseñan muchas cosas.

Mis niñas también están muy contentas.

-Estamos muy contentos porque después del comedor,

cuando sale mi niña a las 15:00

y está jugando hasta las 16:00,

luego se van a hacer los deberes con Tierra de Todos

y les ayudan muy bien.

Porque con nosotros en casa,

que a veces los deberes lo entendemos para ayudarles,

a veces no lo entendemos, y ahí se lo hacen muy bien.

-Soy la madre de cuatro niñas.

Llevan dos años en Tierra de Todos.

Contentos y sacan notas buenas,

hacen todos los deberes,

el sábado disfrutan de jugar y todo.

A mí, gracias a Tierra de Todos, a los profesores,

Almudena, Sara, Ricardo, todo bien.

-Nos reunimos aquí los jueves cada 15 días

para intercambiar con el profesor

los problemas más fuertes

que tenemos con nuestros niños, los comportamientos...

Entonces, entre nuestras compañeras

intercambiamos los comportamientos de sus niños

y así valoramos cómo podemos tratarlos,

cómo los ayudamos, cómo los enseñamos

a que se comporten con el resto de compañeros,

a que respeten, en fin.

El objetivo de la escuela de familia es que los padres se formen

y se impliquen en el proceso educativo de sus hijos.

Pensamos que estas familias tienen una cultura, un idioma,

unas inquietudes, a lo mejor,

totalmente diferentes a lo que nosotros tenemos,

que se complementa con lo que nosotros hacemos.

Consideramos que la ayuda es mutua y, en ese sentido,

teníamos claro como grupo humano perteneciente a los maristas

que, además de lo académico, también queríamos trabajar

esta línea social y, de esa manera, poder responder un poco

a las necesidades e inquietudes que ellos tienen.

-Bueno, chicos, como sabéis, todos los sábados...

Los sábados lúdicos es una actividad de la asociación

con los niños del barrio consistente en juegos educativos.

Temas que se han tratado algún sábado.

-La amistad. -Los buenos modales.

-Muy bien. Que me levante la mano

quien sepa explicarme muy bien qué es la generosidad.

Venga, Regina. -Es compartir, ser amigos...

-¡Eh!

-¡Yo portero, portero!

Los educadores y voluntarios de Tierra de Todos

derrochan imaginación para transmitir buenos valores

y hacer que los niños se diviertan y aprendan a convivir

por encima de razas, credos y nacionalidades.

Este proyecto es un proyecto, ante todo, educativo,

porque debe seguir la línea de nuestra institución.

Es un proyecto educativo que pensamos

que transfiere en lo social, afecta a lo social,

pero claramente nosotros intentamos apostar

por que la educación debe ser la llave

que permita a todas estas familias

abrirles la puerta a una mejor vida, a una vida de mayor calidad.

Por eso trabajamos desde los niños, las madres, los padres,

en todas las facetas, en todos los ámbitos.

(Música)

Dejamos el barrio de la Chana para venir a Casería de Montijo,

al norte de la ciudad de Granada.

Casería de Montijo es un barrio de casas baratas

construido en los años 70 del siglo pasado.

El barrio, con cerca de 4000 habitantes,

muchos de ellos inmigrantes,

ha sido castigado por la crisis económica,

que ha dejado al 60% de la población en paro.

Algunos han recurrido a la economía sumergida

y la droga para sobrevivir.

Hay familias que viven de las pensiones de los abuelos.

(Música)

"El barrio de Casería de Montijo es popular, pero muy bonito.

Yo creo que es maravilloso. Me enamoré de él

y por eso vivo ahora aquí, ya desde hace un tiempecillo".

Y la asociación Alpargate, en concreto, nace hace unos 21 años.

Y casi desde el principio los hermanos maristas

colaboran en esta asociación.

Hace unos años tenían una casa y vivían en comunidad aquí,

y mi mujer, que también es del barrio, recuerda desde joven

cómo pasaba mucho, mucho tiempo en la casa,

y recuerda con mucho cariño a los hermanos maristas.

-En general, el barrio de Casería de Montijo

es un barrio con muchísima gente joven,

mucha infancia y juventud.

Entonces, lo bonito del barrio es que los niños están en la calle

y disfrutan de jugar en la calle,

pero también acarrea muchos problemas

porque la calle, pues, trae cosas feas a veces,

como puede ser la droga o mucho absentismo escolar.

Entonces, nuestra idea principal es proponerles otra opción.

Proponerles algo de ocio y tiempo libre sano,

en el que ellos puedan disfrutar de gente del barrio,

de otras realidades, que conozcan valores.

Y en la parte de educación, pues también ahora

nos estamos moviendo un poquillo más por el tema del absentismo escolar.

A finales de los años 90 vivió en Casería de Montijo

una comunidad de hermanos maristas que apoyó el movimiento asociativo

e impulsó la creación de la asociación Alpargate.

La idea inicial de la asociación surge porque se veía

que no existía una alternativa laboral válida

para los jóvenes de esta zona.

En cierta medida, porque no tuvieron una formación adecuada

y porque no le daban la suficiente importancia

a la educación.

Entonces, surgen dos actividades fundamentalmente,

una de apoyo escolar,

y la otra, de educación en valores mediante el juego.

La idea es: jugamos con los chicos y enseñamos una forma de jugar sana,

en familia, sin agresividad, como queremos que jueguen,

con buenos valores.

Y luego, apoyando eso, tenemos el apoyo escolar,

para que le den importancia de verdad a la educación,

y así, en un futuro, tengan una alternativa real

y laboral válida.

Alpargate está orientada a la educación de los niños

y jóvenes del barrio en riesgo social,

con peligro de caer en la delincuencia

o en el consumo y tráfico de drogas.

La asociación tiene tres proyectos.

Alpargate, con actividades para educar en valores

a niños de entre 5 y 16 años,

Alpargate XL, dedicado al desarrollo personal y comunitario

de jóvenes de entre 17 y 24 años,

y Alpargateando, que ofrece clases de apoyo escolar

a alumnos de secundaria.

En los proyectos de la asociación participan un centenar de personas

y 30 monitores voluntarios.

Alpargate cuenta con apoyo del colegio marista La Inmaculada

y de la ONG SED.

(RÍEN)

(RÍE)

"La asociación es muy pequeñita.

Para mí, que llevo mucho tiempo,

pues es un sitio muy familiar.

Entonces, lo que intentamos es que la gente del barrio

y los niños, sobre todo, se sientan parte de esa familia".

Porque al final, queriéndote, y con el amor, es como las cosas

de verdad salen bonitas y salen chulas.

Intentamos que todo el mundo se sienta parte de Alpargate

y a partir de ahí trabajar por un mundo mejor.

Y ya está. No es mucho más, la verdad.

-Muchos niños del barrio que necesitan nuestra intervención,

para eso, para que les ayudemos a transmitirles valores,

que no se queden todos los días jugando a la videoconsola,

que conozcan más cosas, otros sitios.

"Cuando salimos de campamentos ven otras cosas,

otros lugares. No siempre estar encerrados en el barrio".

-"La gente se pregunta que por qué nos gusta tanto,

que por qué echamos tantas horas aquí.

Y eso, les pica el gusanillo y se vienen".

Es gente convencida lo que necesitamos,

que les enamore esto.

Son voluntarios en los que no pedimos compromiso de permanencia.

El compromiso sale porque les encanta.

Terminan viniendo más.

Pero no les exigimos eso. Sale de forma natural.

(Música)

Volvemos al colegio La Inmaculada, donde está el epicentro

de la obra social marista en Granada.

(Música)

Bien, vamos a continuar nuestra clase de religión

el este aspecto de la solidaridad, que es importante en nuestra vida.

Muchas veces ya os he dicho que la religión

no tiene que ser teoría.

La religión tiene que ser práctica.

¿Qué pasaría en nuestra vida si en Granada, por ejemplo,

estuviésemos ya seis años de guerra?

¿Cómo nos sentiríamos?

El profesor de religión es el hermano Manuel Jorques.

Hoy ha sacado el tema de la guerra de Siria

y la situación de los cristianos.

Entre ellos, los hermanos maristas de Alepo.

Para ello ha recurrido a la proyección

de imágenes de jóvenes sirios que viajaron a Beirut

para celebrar la Pascua de Resurrección

con jóvenes libaneses,

en el contexto del Proyecto Fratelli,

que los maristas y los hermanos de La Salle

lleva a cabo en Líbano.

¿Yo? -Muy bien, Manuel. Ánimo.

-Gracias.

(LEE) "La amenaza continua de las bombas,

nos obligaba a dormir por turnos. Un rato mis padres y otro nosotros.

He visto salir sangre a borbotones de los cuerpos de personas

que sufrieron impactos de obuses.

Y no soporto el olor de la sangre".

-Pues esto es, un poco, lo de estos jóvenes...

La clase de religión está dando frutos.

La prueba es que prácticamente todos los alumnos

de primero de bachillerato

realizan algún tipo de voluntariado fuera del colegio,

a través del plan sociopastoral. ¿Qué podemos hacer nosotros

para ayudar por la paz de Siria?

-El plan social, en colaboración con el plan social de Cáritas

de las diócesis de Granada,

lo que pretende es que sus estudios y conocimientos

no se queden en algo teórico.

Hace años se daban en otras asignaturas,

ahora se da como parte de la asignatura de religión.

Entonces, estos alumnos pueden tener estudios teóricos

de lo que es el hecho religioso y las religiones,

pero, sobre todo, después tienen la parte práctica,

el contenido social de esa educación que tienen.

Y eso lo viven a través de un proyecto voluntario

en distintas asociaciones y centros de toda Granada.

-Es una propuesta del colegio que hemos aceptado unos amigos,

y ahora mismo voy con unos compañeros y amigos, somos cuatro,

que vamos con un acompañante, que va un profesor del colegio,

que estamos yendo al pueblo de Belicena,

que es un pueblo cercano de Granada, que en la parroquia del pueblo

hay una mesa de estudio,

hay una habitación con una gran mesa donde podemos estudiar

y ayudamos principalmente a niños de primaria y secundaria

que tienen realidades más difíciles que las nuestras.

-Lo que yo aprendo es la realidad que ellos tienen,

y ha sido bastante distinta a la mía.

Porque yo he tenido unos profesores que han estado encima de mí,

unos padres que también han estado encima de mí,

y... pues no sé... el...

el ver su realidad de su día a día y el ver el mío, pues...

no es que sea completamente distinto, pero ellos viven unas cosas

que yo, a lo mejor, las he vivido con muchas más facilidades.

Entonces... Y ellos me aportan también

esa tranquilidad o, a veces, ese nerviosismo, pero no sé...

el empatizar con ellos me ayuda también en mi día a día

a ver las cosas de otra forma.

El día que grabamos este reportaje

SED, la ONG marista,

había convocado un acto en el colegio La Inmaculada

para presentar el disco-libro "Los tambores hablan".

Asistimos al ensayo de la canción que los alumnos

de tercero de primaria cantarán junto a Fran Fernández,

que es uno de los 21 artistas que intervienen en este disco

que nos habla de África y de solidaridad.

Mirando al público. ... con vacas y tierra.

SED tiene una delegación en el colegio La Inmaculada.

Son 20 madres de alumnos y exalumnos,

con un corazón sin fronteras,

que organizan movidas dentro del colegio,

con el fin de conseguir dinero para financiar proyectos de SED

en países en vías de desarrollo.

... la mejor pieza de carne del mercado.

-Desde 2003 estamos trabajando en distintos proyectos

que nos vienen desde SED Mediterránea,

en la que buscamos financiación, y...

y ahora mismo estamos trabajando

en la adecuación de un espacio educativo,

en la consecución de un pequeño autobús

y una serie de becas

para un colegio en Tatum, Camerún.

El camino de tierra roja, en el camino...

Unid las letras y corazones que cuentan cuentos.

Ideas de niño, tarta y canción.

Es el camino hacia la escuela...

En el camino de tierra roja, en el camino...

El salón de actos del colegio está a rebosar.

"Los tambores hablan" son 11 canciones originales

interpretadas por artistas de primera fila,

como el granadino Miguel Ríos, Víctor Manuel,

Rozalén o Pasión Vega.

Los beneficios del disco-libro se destinarán a la financiación

de proyectos de desarrollo en África.

(Aplausos y vítores)

Buenas tardes. Yo he tenido la suerte de ir a África

y ver la labor de una ONG como SED en persona.

Como mucha gente de a pie, la labor de las ONGs

a veces puede ser dudosa o no saber bien qué pasa.

He tenido la oportunidad de estar en África,

de ver que SED, Solidaridad, Educación y Desarrollo,

hace un gran trabajo.

Cuando estábamos allí oí a Javier Salazar decir:

"Nosotros queremos cambiar el mundo".

Pensé que realmente es posible hacer algo por los demás,

que realmente es posible ayudar a la gente.

-Muy bien. Muchas gracias. Un aplauso.

(Música)

Muy bien, muy bien.

El lenguaje del tantán cada vez... Javier Salazar, director de SED,

es el presentador del acto y el que lleva la voz cantante,

aunque no cante.

El sonido de los tantanes nos están ayudando

a que ese mensaje que traemos desde África

se extienda por toda España.

Queda mucho mundo por andar... Los tambores africanos han hablado

y todos hemos sentido su llamada a la solidaridad.

... y palabras de amor que pronunciar.

-Aún tenemos sed de nuevos senderos,

miradas distintas,

de besos sinceros.

-Aún tenemos sed de tierras sin dueño.

Desde otras orillas

se ve un mundo nuevo.

Se ve un mundo nuevo.

Pueblo de Dios - Clase de solidaridad

27:15 04 jun 2017

Los 950 alumnos del colegio La Inmaculada, de Granada, reciben clases teóricas de Solidaridad. Luego, muchos de ellos la ponen en práctica con chavales de toda la ciudad a través de las asociaciones Tierra de Todos y Alpargate.

Los 950 alumnos del colegio La Inmaculada, de Granada, reciben clases teóricas de Solidaridad. Luego, muchos de ellos la ponen en práctica con chavales de toda la ciudad a través de las asociaciones Tierra de Todos y Alpargate.

ver más sobre "Pueblo de Dios - Clase de solidaridad " ver menos sobre "Pueblo de Dios - Clase de solidaridad "
Xcerrar

Los últimos 457 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 23 Ver más